Views
2 weeks ago

DEP MEX Q1 2018

número limitado de

número limitado de personas, gente deseosa de experimentar y sumergirse en la exquisita naturaleza del lugar». Hartnoll insistió en que el entorno natural virgen sufriera el menor perjuicio posible: «El desarrollo sustentable y un sistema ecológico fueron la máxima prioridad durante todo el proyecto». El complejo tardó cinco años en completarse. Su compromiso por conservar el medio ambiente obligó a crear el resort con métodos manuales y prescindir por completo de maquinaria pesada. Sin las trabas de una fecha de entrega concreta, los constructores abordaron la obra con una precisión y devoción excepcionales. Esta inigualable forma de trabajar ha propiciado la creación de una idílica isla privada donde la pasión sustituye al simple beneficio monetario como auténtico motor del proyecto. «Estamos muy orgullosos con los resultados. El resort ha quedado tal y como esperábamos –sonríe Hartnoll–. Me encanta dar un paseo por la isla con la marea baja, hacer esnórquel por los alrededores del arrecife; en definitiva, disfrutar viendo cómo el entorno se integra de manera natural y comprobar el deleite en las caras de nuestros huéspedes». Los visitantes desembarcan en un sinuoso embarcadero que se extiende por el agua y la playa. Enfrente una alberca infinita y las tres cúpulas con techo de paja del Grouper Bar, el restaurante Treetops y el bar Jules Verne enmarcan la isla. Dos caminos flanqueados por higueras y almendros malabares se bifurcan en dirección a las 35 villas –unas sobre el agua, otras en la playa y otras con jardín–, que permiten acomodar a 70 huéspedes. También está el spa, el centro de deportes acuáticos y el restaurante Boat House. Por toda la propiedad se aprecian detalles muy personales y un diseño sencillo y sin pretensiones que no se puede dejar de admirar. Las villas junto a la playa y las villas con jardín son de bambú y cuentan con amplias terrazas y paredes de lona impermeable que pueden levantarse como un estor para dejar pasar la luz y disfrutar del exterior. Por su parte, las villas situadas sobre el agua están construidas en madera de teca reciclada y, desde sus terrazas flotantes, ofrecen vistas hipnóticas del mar. Todas las habitaciones, extraordinarias por su sencillez, incluyen un cómodo mobiliario exterior de Dedon, espaciosos baños con regaderas y tinas de cobre reciclado, tocadores en madera de lichi y grifería sin cromar. En el centro de bienestar Aura, las altas paredes de piedra dan la impresión de estar en una fortaleza, mientras que la extensa cubierta para practicar yoga se asoma directamente sobre el exuberante bosque. Para comer, el chef italiano Omar Bernardi brinda una experiencia gastronómica muy variada creando cada día platillos adaptados a las preferencias de los huéspedes. Elabora recetas sencillas, como el tempeh local con berenjenas, aguacates, jitomates y flores comestibles, cuyo planteamiento se centra en aprovechar lo que Bawah ofrece y los ingredientes que se cultivan en el huerto de la propiedad. También prepara pícnics que se sirven en cualquiera de las muchas playas que se extienden por las seis islas del atolón. Los distintos bares y restaurantes ponen la nota teatral y extravagante al repertorio culinario. El Boat House, por ejemplo, tiene los asientos de la barra atados con cuerdas a una viga del techo, convirtiéndolos en una especie de columpios. En el Grouper Bar se levanta una enorme escultura de un mero, hecha de madera de balsa, mientras que, en el Treetops, las pantallas de mimbre de las lámparas imitan a medusas gigantes. Este trío acuático se completa con el bar Jules Verne, decorado con un imponente pulpo de malla metálica realizado por un artista local con los restos de alambre que quedaron después de la construcción del resort. Más diversión está en camino: se planea un campamento infantil con tiendas suspendidas entre las ramas de los árboles e imaginarias búsquedas del tesoro. En el mar, las vistas son igualmente atractivas, tanto que los huéspedes lo tendrán muy difícil para elegir. Bawah posee tres lagunas y hasta 13 alucinantes playas, todas esperando a ser exploradas. Los más marineros pueden ir en kayak hasta Coconut Beach o utilizar las tablas de paddle surf hechas de madera. Bajo la superficie hay abundantes arrecifes repletos de peces de San Pedro, peces damisela, peces loro, estrellas de mar de color azul eléctrico, peces cocodrilo, tiburones de arrecife de punta negra y vibrantes corales del género acropora. La pesca está prohibida, lo que ayuda a que la fauna marina se desarrolle. Hartnoll confía en que, dentro de una década, este santuario oceánico reciba el reconocimiento de Reserva de la Biosfera de la Unesco. Sin embargo, aquí la experiencia se centra más en estar que en hacer. Las habitaciones no tienen televisión y son el único lugar con Wi-Fi (las áreas comunes no disponen de conexión inalámbrica con la esperanza de que los huéspedes se desconecten de verdad, un acto que define Llegando a Coconut Beach, una de las 13 playas del atolón; abajo a la derecha: rústicos escalones de piedra que ascienden sinuosamente desde la alberca del Grouper Bar hasta el restaurante Treetops FROM TOP LEFT: xxxxxxxxxxxxxxxx 72 DEPARTURES-INTERNATIONAL.COM

Las habitaciones no tienen televisión y son el único lugar con Wi-Fi con la esperanza de que los huéspedes se desconecten de verdad FROM TOP LEFT: xxxxxxxxxxxxxxxx la filosofía de Bawah). Tom Blachere, el dinámico director de origen francés que trabajó en varios hoteles de las Maldivas durante más de una década antes de tomar el timón de Bawah, así lo explica: «Queremos que el huésped se desconecte y comience a vivir la vida, ya sea durante cinco horas en el mar o cinco horas en la playa. Nosotros lo llamamos “explorar nuestra auténtica naturaleza”. En una isla, podemos empezar de cero para construir un mundo que nos lleve a alcanzar la auténtica armonía de vivir». La armonía es un tema recurrente en Bawah. El personal no está organizado de forma jerárquica, sino que cada miembro es considerado parte de una gran familia y tiene la posibilidad de opinar. «Al principio, descargábamos juntos el material de las barcazas en plena noche –recuerda Blachere–. Es importante que todos colaboremos y nos ensuciemos las manos. Eso crea lazos familiares de forma natural». La armonía también se aplica a las prácticas ecosustentables del resort, como el huerto explotado mediante permacultura, el vivero que está repoblando los árboles de la isla, los sistemas de filtración biológica o los paneles de energía solar. Además, los visitantes pueden mejorar su propio equilibrio natural aprendiendo del biólogo marino o el arborista del resort. «Muchos de nuestros huéspedes están acostumbrados a tomar decisiones. Nosotros queremos animarlos a que aporten ideas que ayuden a arreglar el mundo», dice Blachere. ¿Existe una causa más noble y en armonía con el planeta? bawahisland.com ♦ DEPARTURES-INTERNATIONAL.COM 73

Nuevos Espacios Arquitectónicos - Ayuntamiento de León
Un nuevo hotel Barceló Premium en el corazón ... - Barcelo.com
Un nuevo hotel Barceló Premium en el corazón ... - Barcelo.com
capitulo i movimiento punk - Universidad Tecnológica Equinoccial
Recibirá Jan Hendrix la condecoración Águila Azteca - La Caja Negra