Views
1 week ago

Libro

ca más difícil de

ca más difícil de nuestra historia reciente: la guerra de los 80s. Amaron Nicaragua como si fuera un país propio, se apegaron no sólo a su gente, sino también a sus costumbres, sus paisajes, su historia y su lucha infatigable. Se trata de una generación de rebeldes pacifistas que se metieron en camisas de once varas, arriesgaron sus vidas en el campo de guerra y tuvieron el espíritu humanista necesario para emprender una aventura sin fronteras en la patria del pinol. Muchos se casaron, hicieron una familia y tuvieron hijos para luego quedarse en nuestro país y nacionalizarse. Otros se fueron, pero no volvieron a ser los mismos. Hoy agradecen haber vivido una historia única, una historia que no se va a repetir y que fueron dichosos de haber presenciado. Muy en el fondo, todos ellos supieron acercarse a un pueblo sufrido, el cual los acogió con lo que pudo, a pesar de venir de las entrañas del imperio. Mochileros “sandalistas”, como solían llamarles durante la década revolucionaria, fueron testigos valiosos de una lucha que todavía no termina, la lucha de Nicaragua contra su propia miseria. La mayoría dejó el placer, la holgura y la prosperidad del primer mundo para enfrentar, desde “territorio enemigo”, a su propio gobierno. Y tuvieron que enfrentarse a sí mismos para aceptar el compromiso social que adquirieron. Para nuestra suerte, todos sobrevivieron a su gran aventura por Nicaragua y hoy pudieron “vivir para contarla”. 122

VI MEMORIAS DE UNA GENERACIÓN COMPROMETIDA (2013) El nuevo Papa de la Iglesia Católica, Jorge Bergoglio, quien decidió ser identificado como Francisco I en alusión a Francisco de Asís, ha desatado una ola de esperanza entre los fieles, religiosos y religiosas de todo el mundo, quienes ven en él un rostro diferente y compasivo, pero especialmente un hombre capaz de reflexionar sobre las realidades profundas de nuestros golpeados países de América Latina. La llegada al Vaticano de un hombre jesuita, argentino y con vocación de servicio, también acerca a la gran cantidad de quienes trabajan en los sectores rurales, los barrios y las zonas más afectadas de países del Tercer Mundo. En este histórico contexto pensé que sería interesante rescatar las memorias de algunas religiosas que abandonaron sus cómodos hogares para venir a Nicaragua y prestar su servicio desde hace más de 10 años. La gran mayoría de estas mujeres tienen historias tan conmovedoras como anónimas y silenciosas; son personas que han entregado su vida a un proyecto de fe, donde se han mantenido cerca de los pobres y han acompañado a otras personas de escasos recursos, enfermos, analfabetas y miembros marginados de la sociedad, para reinsertarlos en este mundo descomunal donde los que más abundan son los que tienen menos. Hermanas de diversas congregaciones y originarias de países distintos, forman parte de esta colección de voces solidarias que se quedaron en Nicaragua a pesar del patriarcado no sólo de nuestra sociedad, sino tam- 123

libre
LIBRO
Libro
libro
libro
libro
libro
Libro
libro
libre
libro
libro
libro
libro
libro
libro
libro
LIBRE
libro
libro
libre
libro
libro
libros
libres
libro
libro
libro
libro
libro