Views
3 months ago

Libro

tad de Antropología de

tad de Antropología de la misma Institución. No todos quisieron continuar su relación con la nueva Alemania unificada luego de la caída del Muro, pero yo continué estudiando, e incluso saqué otras becas durante los 90. Ahora soy becaria del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y para mí, la experiencia sí valió la pena”. ELOGIO DE UNA GENERACIÓN BECADA Aunque algunos no lograron nunca trabajar en las áreas donde se especializaron, aunque otros se sintieron defraudados luego de haber estudiado al otro lado del charco para luego venir a caer en el desempleo, aunque muchas mujeres sufrieron maltratos, discriminación y acoso, lo cierto es que la revolución nicaragüense le dio una gran oportunidad a esta generación de jóvenes que soñaban con superarse y lo lograron. No todo fue justo. El gobierno sandinista quedó en deuda con este importante grupo de entusiastas becados que esperaban regresar a Nicaragua y servirle al país. No obstante, sobrevivieron. Y no sólo sobrevivieron, también impusieron su tenacidad a lo largo de los años. La mayoría no pudo desarrollar lo aprendido, pero todos coinciden en que haber estado tanto tiempo en un país de Europa, lejos del trópico nicaragüense, de sus familias y de la comodidad de sus hogares, no sólo les abrió la mente y les permitió vivir una experiencia única, sino que también les permitió contrastar el sistema socialista de Nicaragua con el de otras potencias mundiales de la época, como Alemania o Rusia, por ejemplo. Con el desmoronamiento de la URSS, la caída del Muro de Berlín y el histórico fracaso electoral del FSLN en el año 90, también se vinieron abajo los sueños de todos estos brillantes jóvenes becados que, a pesar de las penurias que encontraron al regresar a un país arruinado por la guerra, 76

tuvieron la voluntad de seguir adelante. Los llamaron comunistas, los discriminaron, los minimizaron cerrándoles puertas y ventanas y, sin embargo, hoy brillan por lo que son. Se trata de la generación becada; son los ocho testimonios que representan a la generación de estudiantes que lograron surgir en medio de los cambios políticos, la división entre comunismo y capitalismo, la hostilidad de un mundo sin esperanzas y el desgaste de una sociedad dividida. IV MEMORIAS DE UNA GENERACIÓN FEMINISTA (2012) Mi madre tiene más de 50 años y es abogada. Los años la han golpeado con la dureza de los tiempos, pero ella mantiene una actitud firme ante la vida y un espíritu inalterablemente combativo. Luchó contra la dictadura somocista desde su natal ciudad de León, y aunque su participación fue muy anónima, así como fue la participación de otras muchas mujeres en dicha lucha, ella dio su grano de arena para que este país fuera otro. Ella también es una de las hijas de Sandino, porque, al igual que las otras hijas de Sandino que son retratadas magistralmente por Margaret Randall en su libro, mi madre es una de las tantas madres que, bajo los ideales del general de hombres y mujeres libres, participaron en la Revolución para no dejarse someter al poder patriarcal y al machismo imperante que caracterizaba la sociedad nicaragüense pre-revolucionaria. Un puñado de mujeres provenientes de varias partes de Nica- 77