Views
5 months ago

Quiero perdonarlo

visto a Candace?”.

visto a Candace?”. Durante siete semanas le suplicamos al público que nos ayudara a encontrarla, exponiendo nuestras vidas destrozadas. Ahora que habían hallado su cuerpo, supimos a ciencia cierta que alguien la había raptado, se la había llevado a un cobertizo, la había atado de pies y manos y dejado ahí para que se muriera en las heladas temperaturas del primer frente frío intenso del invierno. —La mataron en la tienda de rosquillas —añadió. Parecía haber contado la historia muchas veces. Mientras él hablaba, yo me preguntaba qué lo había motivado a venir a nuestra casa tan tarde. Ya no podía trabajar, porque no lograba concentrarse en nada más que no fuera el asesinato de su hija. Nos contó hasta el último detalle del día en que la mataron. Me obsesioné. Sospechaba que los vecinos podrían estar involucrados en la desaparición de mi hija”. Estábamos agotados; había sido un día muy pesado. Después de hablar con la policía, fuimos a la morgue del hospital para identificar el cuerpo. Después, nuestros amigos llegaron con comida y palabras de consuelo. Y ahora aparecía este extraño y prometía responder las preguntas que nos hacíamos. —También asesinaron a mi hija —empezó a contar. Fue entonces cuando lo reconocimos; lo habíamos visto en los noticieros de la televisión. Era una historia local muy conocida. No derramó una sola lágrima mientras hablaba, aunque yo también podía hablar de mi hija sin llorar. A veces mi llanto era incontrolable; otras, no sentía nada. Sacó una colección de libretas negras de su chaqueta. Había anotado con lujo de detalle, y meticulosamente, todos los procesos judiciales. Ya se habían celebrado dos juicios. —No descansaré hasta que se haga justicia —afirmó—. He perdido tanto… todo —agregó. Negaba con la cabeza. A continuación hizo una pausa. —Hasta he perdido el recuerdo de mi hija —se lamentó. El asesinato le había arrebatado a su hija, pero las secuelas se habían llevado su vida entera. La peor parte era que, para él, esto no parecía tener fin. Estábamos atónitos y espantados. Yo no podía creer su osadía de venir a contarnos todo esto en el peor día de

SELECCIONES Candace Derksen, en una foto de la escuela en 1984.

El pueblo quiere la paz - addh.org.es
¿QUIÉN TE QUIERE A TI? - Save the Children
La molinera; comedia en un acto, traducida del francés por Isidoro Gil
el árbol del pan y otros cuentos - Revista Qantati » SPLASH
Mitos y realidades del SIDA - Centro de recursos - Alboan
¿Quién te quiere a ti? Guía para padres y madres - Save the Children
Publicación No. 114 - a7.com.mx
¿Quieres empezar a leer? - Roca Editorial
¿Quieres empezar a leer? - Roca Editorial
El último paso - Cien de Cine
Biblioteca de autores españoles, desde la formacion del lenguaje ...
Comedias de Don Pedro Calderon de la Barca - University of ...
Culdbura nº 3
Cuentos_del_Aranero_Libro