Views
1 week ago

Quiero perdonarlo

Al día siguiente me

Al día siguiente me sorprendió que nuestra actitud hubiera captado la atención de la ciudad. Pensé que los reportajes se enfocarían en el asesinato. No fue así. Después del funeral, nos impactaron los titulares de dos periódicos: “¡Triunfa la paz!”, escribió el Winnipeg Sun, que dedicó las primeras cuatro páginas a nuestra historia. El reportaje del Winnipeg Free Press se dedicó a Candace. Ambos sugerían que, de alguna manera, dentro de toda esta tragedia, el bien había prevalecido. Mi padre, que se estaba quedando con nosotros, estaba callado, algo raro en él. Noté sus reacciones al leer los artículos. Cuando dejó el periódico en la mesa, su cara mostraba serenidad. “Ahora entiendo todo”, dijo suavemente. “En el tren estaba muy confundido. Me preguntaba cómo Dios había permitido que algo así sucediera. Pero ya comprendo”. RECUERDO QUE, al principio, yo confiaba mucho en Dios. No tenía alternativa: todo estaba fuera de control y necesitábamos creer en una fuerza superior. No obstante, con los años, poco a poco, pero sin lugar a duda, mi resentimiento creció. Dios no nos ayudó a localizar a Candace en el momento crítico. Cuando descubrieron su cadáver, no nos ayudó a encontrar al homicida. Cuando se dijeron mentiras y se insinuó que podríamos haber estado involucrados en su muerte, no resolvió nada. En lo que a temas reales se trataba, como el bien y el mal, Él nos había abandonado hacía rato. No debería sorprendernos que la violación criminal del código moral y el contrato social nos haga dudar del orden del universo y el papel del Creador. Sin embargo, la ira hacia Dios desemboca en una oscuridad terrible. Recuerdo que un día de 1990 conducía a casa, preocupada por Odia. Ahora que ella era adolescente, yo manifestaba la típica ansiedad. ¿Qué hacer con Odia? Mi reacción natural era rezar, encomendarla a Dios. Pero en esa ocasión no pude. Estaba desconcertada. No tenía problema en orar por el legado de Candace y por mi trabajo como defensora de las víctimas; ¿por qué no hacerlo por Syras y Odia? Fue cuando me di cuenta de que no quería que Él supiera que tenía más hijas. No se las confiaría a un Dios que había dejado morir a Candace. Es muy difícil permanecer apacible tras haber sido violentada. Es complicado resistir la tentación de externar las frustraciones que sientes. Ante la duda y la ira hacia Dios tenemos dos opciones según nuestra fe. Si pensamos que Él controla todo lo que sucede y es quien permitió la transgresión, tendríamos que perdonarlo y asumir que cometió un error. Sin embargo, si creemos que no se equivocó, tendríamos que reconocer que, aunque es el creador del universo y controla las ciencias del mundo, nos 05•2018 | 109

SELECCIONES Candace (derecha) con Cliff, su padre, y Odia, su hermana, en 1978. ha dado la libertad de elegir. La vida nos sucede. El mal existe. HABÍAN PASADO 22 años desde la muerte de Candace. Estaba por llamar a Cliff al celular cuando vi que su camioneta se detenía en la entrada. Esperábamos a la policía; venían a decirnos algo. Permanecimos en contacto con ellos a través de los años, pero esta visita era distinta. Un poco después, tres oficiales estaban en la puerta. Los hice pasar a la sala y colgué sus pesadas chaquetas de piel en el armario. No recuerdo la conversación completa; fue algo así: —Lo encontramos —dijo uno—. Encontramos al asesino de Candace. Esperaban una respuesta. —¿Están seguros? —pregunté al fin. —Sí. Miré a cada uno por separado. Todos asintieron. —¿Lo conocemos? —No, no lo conocen —afirmó el policía que inició la conversación. —Solo quiero que sepan que no es ningún conocido de su familia —dijo, inclinándose un poco hacia el frente. —Nadie que conozcan —repitió el supervisor, que estaba a mi lado. —Entonces no es nadie que conozcamos —afirmé, incrédula. FOTO: CORTESÍA DE LA FAMILIA DERKSEN

el árbol del pan y otros cuentos - Revista Qantati » SPLASH
¿Quién te quiere a ti? Guía para padres y madres - Save the Children
Publicación No. 114 - a7.com.mx
¿Quieres empezar a leer? - Roca Editorial
¿Quieres empezar a leer? - Roca Editorial
Presentación_microrrelatos [Modo de compatibilidad] - Facultad de ...
Teatro moderno español. Collección de piezas dramáticas en prosa ...
Cuentos_del_Aranero_Libro
Un recuerdo navideño Truman Capote
La soledad descansa cuando muere el invierno - Publicatuslibros.com
Los misterios de Paris - University of Toronto Libraries
Cuentos del Aranero Libro - Ministerio del Poder Popular para la ...