Views
4 months ago

15-Ponsati-Murla-Oriol-San-Agustin

católica. Sus

católica. Sus seguidores propugnaban una interpretación rigorista del cristianismo que excluía de la comunión eclesial a todos aquellos que, durante los últimos períodos de persecución, no habían sido suficientemente firmes en la defensa de su fe. Fe: en san Agustín, es la aceptación racional de Dios (los seres irracionales no creen en Dios). Aunque se apoya en la revelación, no va contra la razón, al contrario. En el obispo de Hipona se asiste a la conciliación entre fe y razón, pues solo así es posible razonar y debatir en torno a los principios de la fe. «La fe que no sea pensada no es fe», es el principio agustiniano. G r a c ia: don que Dios concede a los seres humanos para que puedan aspirar a la salvación. Gracias a ese acto gratuito e incomprensible queda borrado el pecado original que marca a todos los hombres desde que nacen. Con su énfasis en la importancia de la gracia, Agustín relativiza la voluntad y la libertad humanas. La doctrina de la gracia será el principal punto de desencuentro con el pelagianismo. Interpretación alegó rica (de la B ib lia): corriente exegética que propone ir más allá del sentido literal en la lectura de las Sagradas Escrituras para extraer de ellas todo su valor espiritual. Orígenes y san Ambrosio son dos de los teólogos que descollaron en este tipo de interpretación bíblica, toda una revelación para Agustín. L ibertad: para Agustín, la única libertad perfecta es la de Dios, puesto que todo lo demás le está sometido. Después de Dios, el primer hombre gozó de una forma de libertad también casi perfecta, puesto que estaba a su alcance hacer el bien o el mal. Para los hijos de Adán, en cambio, incluso la realización del bien solo es posible en la medida que se adecúa al orden preestablecido por Dios y sin la ayuda del cual (la gracia) no se daría ni siquiera la posibilidad de reingresar al estado previo al pecado original. M a l: desde el punto de vista agustiniano, el mal es la ausencia de bien. El mal es pura negatividad y esto implica que no se lo puede pensar de forma positiva, como se hace cuando se reflexiona sobre el bien. El mal es más bien una tendencia a la nada, es decir, a la negación absoluta del bien. Todo aquello 150

G losario 151 que es, es algo y es algo bueno en la medida que se adecúa a un orden preestablecido. Si este orden es alterado, lo que es deja de ser lo que debía ser y se hace malo. M aniqueIsmo: doctrina sincrética basada en las enseñanzas del p r o ­ feta persa Mani, que propone una visión dual y simplista de la realidad a partir de dos principios de naturaleza contraria, bien y mal, identificados a su vez con la luz y la tiniebla. Paz: concepto que Agustín articula como punto de encuentro entre los intereses de la ciudad de Dios y la de los hombres. Pelagianismo: herejía que debe su nombre a su principal impulsor, Pelagio, un monje de origen británico que se opuso de forma contundente a la doctrina del pecado original y defendió la noción del libre albedrío que Agustín había empezado a negar sistemáticamente desde el año 397. El férreo posicionamiento del de Hipona fue definitivo para que la Iglesia condenara como heréticas las doctrinas de Pelagio. Razón: es la prosecución de la sabiduría sobre los fundamentos firmes de la fe. La razón necesita a esta si quiere aspirar a la verdad, una y otra no pueden seguir caminos separados. Según san Agustín, «cree para que entiendas, y entiende para que creas». El de Hipona distingue también entre una razón inferior, que mira hacia el mundo, y una razón superior, que lo hace hacia las razones eternas de Dios. Sabiduría: para Agustín, si Dios es sabiduría y la filosofía es amor a la sabiduría, entonces la dedicación filosófica solo puede ser amor a Dios. De este modo, el de Hipona dirige su atención hacia Dios y pone en Él las condiciones de posibilidad del conocimiento. Dado que conocer el mundo de forma directa no es posible, la única posibilidad de conocer correctamente el mundo está fuera del mundo, en Dios. Los sentidos, como los de los animales, solo proporcionan información, no conocimiento. T iempo: a partir de la paradoja: «¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé. Si debo explicarlo ya no lo sé», Agustín considera el tiempo como una categoría de conocimiento que está solo en el alma, por lo que propuso sustituir las nociones de pasado, presente y futuro, carentes de realidad, por las de

Publicación mensual de San Agustín del Guadalix - Ayto San ...
Obras de SAN AGUSTÍN II - Escritura y Verdad
plan estratégico institucional - Universidad Nacional de San Agustin
Buscando Sentido - Colegio San Agustín
MÁS DE 6 AÑOS CAMBIANDO LA ACTITUD DE NUESTRO AGUSTINO.
Informe - Instituto Geográfico Agustín Codazzi
Crónicas de las Comunidades - agustinos de la provincia del ...
Entrevista con Agustín Díaz Yanes - Las Ventas
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
Nº 3 Congregación A.H.A. - Agustinas del Amparo
Informe 2004 - 2005 - Instituto Geográfico Agustín Codazzi