Views
2 months ago

inminente muestra

Novela de aventuras en muchos sentidos, las páginas de este libro construyen un espacio narrativo muy vasto donde aparecen grandes capitales del mundo, aviones, viajes, llanadas internacionales, hasta que su agitada acción se concentra en una ciudad mexicana donde viven su vida intensa un puñado de personajes en cuya esfera hay grandes fortunas, un núcleo familiar complicadísimo y en el epicentro un trauma de infancia que impulsa el inicio de un rutilante imperio de finanzas y bienes raíces.

L. Bustillos ocasión es

L. Bustillos ocasión es diferente. Sí te quieres involucrar de la forma como me lo has hecho saber nos espera mucho trabajo de campo. No solo al de estar detrás de un escritorio como estamos acostumbrados. –No es tan diferente a lo demás Giulia. También ahora le vamos a inyectar dinero y a contratar a la gente adecuada. No obstante vamos a tener que trabajar un poco más para lograr unificar la cadena a lo largo y ancho del planeta. Ciertamente son más viajes de lo acostumbrado porque hay que revisar de cerca la calidad y los avances del trabajo. ¿No crees que sería demasiado fácil y aburrido continuar haciendo lo usual? –Resuelvo convincente. Cabe mencionar que tengo conocimientos en el área de la construcción. Esa es la razón principal por la cual tomé este reto. No en vano invertí tres años en la compra. Digamos que para mi, más que cumplir un capricho es hacer realidad un sueño de juventud. –Pues… viéndolo desde ese punto de vista. Es solo que siento que salgo de mi zona de confort. Soy muy buena manejando las cifras y tomando las decisiones adecuadas para el manejo y administración. Saber cuándo, cuánto y en qué invertir es mi área. Pero ahora quieres que nos involucremos hasta en el color de las paredes de las habitaciones, cuando podemos contratar a profesionales especializados en el área y supervisarlos desde aquí. –No olvides quién te enseñó el qué, cómo, cuándo y dónde. El problema contigo es que comenzaste desde arriba. –Empecé siendo tu secretaria. A pesar de mi MPhil 1 en… –No me refiero a eso. –La interrumpo. –Me atrevo a aseverar que nunca has visitado ni por error alguna de las empresas. Sabes comercializar, sabes interpretar la bolsa, sabes tomar decisiones. Pero no tienes la sensibilidad de ver al trabajo desde sus cimientos. Y esta es una buena oportunidad para ello. 1 Maestría en Filosofía. 10

I n m i n e n t e –No entiendo para qué. ¿Tienes alguna queja con mi trabajo? –No. Pero al final del trayecto me lo vas a agradecer. –Solo espero que por tu nuevo capricho o aburrimiento no descuides lo que sí te está generando ganancias. Y desde ya te digo que no quiero hacerlo. Además necesitas a alguien de confianza mientras no estés. –No te confundas. –¿A qué te refieres con eso Max? –Que compartamos la cama no significa que tengas la autoridad suficiente para pasar sobre mí. Si yo digo que te vas a Sierra Leona a pescar diamantes te vas a Sierra Leona sin chistar. –¿Serías capaz de hacerme algo así? Río inconscientemente. –Pruébame. –No me puedes obligar a hacer algo que no quiera. Nunca vas a poder. Antes renuncio. –Todos somos reemplazables Giulia. Incluso yo. –¿Me estás pidiendo mi renuncia? –No. Tú fuiste la que soltó el drama. ¿Andas en tus días o qué? (Las mujeres siempre tan complicadas). –Si quieres puedes averiguarlo tú mismo. –Me incita utilizando un tono seductor y desafiante a la vez. Cabe mencionar que hoy está usando su vestido azul rey, aunque es de ejecutiva, se ve como una diosa, le entalla al cuerpo y tiene el escote perfecto, lo suficientemente sexy sin caer en lo vulgar. Se acerca sigilosamente hacia mí mordiendo mi labio inferior a la vez que acaricia mi cabello. Coloco mis manos en su diminuta cintura y bajo lentamente. Desabotona mi camisa e introduce su mano lentamente entre mis pantalones… Cuando me encuentro excitado se aleja bruscamente... a propósito. –¡Me voy jefe! Si no te gusta ¡Despídeme! –Enfatiza la palabra “jefe” antes de abandonar la sala de juntas con una sonrisa burlona, dejándome bien parado. 11