Views
2 weeks ago

inminente muestra

Novela de aventuras en muchos sentidos, las páginas de este libro construyen un espacio narrativo muy vasto donde aparecen grandes capitales del mundo, aviones, viajes, llanadas internacionales, hasta que su agitada acción se concentra en una ciudad mexicana donde viven su vida intensa un puñado de personajes en cuya esfera hay grandes fortunas, un núcleo familiar complicadísimo y en el epicentro un trauma de infancia que impulsa el inicio de un rutilante imperio de finanzas y bienes raíces.

L. Bustillos –Bien.

L. Bustillos –Bien. ¿Y tú que has hecho? –Como no te encontré, contacté a un amigo de tú padre. –¿A quién? –Le llamé al fiscal general del estado, es amigo de tu padre y de inmediato ha actuado conforme a la gravedad de la situación. No me agrada lo que acabo de escuchar, pero no la puedo culpar. –¿Y mis hermanos? –Ellos no lo saben aún. Están en el colegio. –¿Los dejaste solos? –No. Agentes de la fiscalía vigilan el colegio y los alrededores. Igual no han de tardar en llegar. –¿Qué más? –Los teléfonos están intervenidos. La casa ahora está casi vacía, pero por la mañana hubo mucho movimiento de los agentes. –¡Joder! Quiero hablar con la persona a cargo. –Te lo comunico. Segundos más tarde escucho una voz de acento grave. –Agente Ortega a la orden. –¿Qué información me puede proporcionar? –A las 8 horas nos han informado del secuestro. A las 10 horas hemos tenido todo instalado para rastrear las llamadas entrantes. Hay personal calificado vigilando a los jóvenes Gasol. Tenemos personal especializado investigando y actuando acorde a la situación. No tiene porqué dudar, haremos todo lo posible por traer a su padre de regreso. En estos casos lo aconsejable es… Lo interrumpo –Según tengo entendido ya se han comunicado. –Sí, pero fue antes de que nos llamaran. –¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última llamada? –Ocho horas señor. 16

I n m i n e n t e –¿No le parece extraño que no hayan vuelto a llamar para exigir sus demandas? –No. Y le repito todo está siendo manejado de una forma profesional. Tenemos un alto porcentaje de éxito en estos casos y… –Lo vuelvo a interrumpir –Páseme a la señora. –Maximiliano. –Solloza Amanda. –Habla con mis hermanos, cuéntales la verdad. No son niños. Si necesitas ayuda para ello házmelo saber. Voy a comunicarme con una persona que sabe lo que hay que hacer en estos casos. Espera mi llamada de regreso. Por cierto, si surge algo nuevo llámame, voy a estar disponible para cuando me requieras. –Añado, como si esto resarciera la culpa por no haber respondido cuando se me necesitó. Aldo no me quita la mirada de encima, para entonces ya se ha estacionado a la orilla de la calle. –¿Qué pasó? –Pregunta Aldo intrigado. –Secuestraron a Carlos. Es hora de acudir a Gael. Gael es mi otro amigo del MIT, tiene formación militar, no terminó la carrera porque decidió cambiar de profesión a pesar de su beca, era el más listo del grupo. Ahora trabaja como consultor independiente o remediador de asuntos difíciles, por llamarlo de alguna forma. En el pasado nos ha ayudado tanto a Aldo como a mi en algunos asuntos delicados, y él tiene toda mi confianza. A pesar de que no es alto pero sí delgado, es muy fuerte y por su físico pasa desapercibido, lo cual ha sido un arma en su campo de trabajo, además de ser muy jovial. Si te lo topas por la calle jamás adivinarías su profesión. Es adicto a la adrenalina. Tiene una doble vida, está casado y tiene gemelos de dos años. Siempre luce tranquilo, nunca lo he visto perder la compostura. Creció en una familia estable, sus padres continúan casados. También tiene raíces mexicanas, todos los domingos asiste a misa y cree firmemente en la institución del matrimonio. 17