Views
6 months ago

3 cuentos CVMD 201810

RAFAEL GARCÍA HERREROS

RAFAEL GARCÍA HERREROS y de su Hijo para pagarle de un modo inefable todas las buenas obras. Doña Amelia se sentía inmensa, divinamente satisfecha. No podía suponer que así fueran a recompensarla por lo que había hecho. Y cuando llegó al trono ofuscante de divina luz, donde está nuestra Señora y donde está Jesús, se sumergió en un piélago infinito de gozo, de beatitud silenciosa, imposible de traducir con palabras humanas. San Pedro dejó a doña Amelia y regresó a revisar las cuentas de Clovis. Miró los papeles y vio que efectivamente estaban todos en orden. Había sido una mujer buena, honrada y piadosa. –– Pasa, Clovis, todos tus pasaportes están muy bien. Bendito sea Dios. –– ¿No se lo decía yo? Nosotras las cucuteñas, cuando decimos una cosa es porque es así. –– Ya lo creía, pero usted comprende, Clovis, que el oficio me manda revisar las cuentas antes de dejar pasar a nadie. Siga, viejita y busque su puesto, por ahí donde mejor vea, donde le parezca mejor. Clovis no se resignaba: estaba desconcertada. Dio dos o tres pasos y se paró. Aguardaba que toda la corte celestial viniera a su encuentro como cuando entró doña Amelia, y esperaba que le tocaran los músicos su piececita a ella también. Y nadie se movía. Todos estaban mirando el triunfo de la bienhechora. Clovis no se la aguantó. No tenía pelos en la lengua y con mirada un tanto resentida, 354

CUENTOS TOMO II se acerco a san Pedro: –– Señor san Pedro, hágame el favor de bajar otra vez el puente colgante. –– ¿Y eso? ¿Qué se le quedó? –– Nada, señor. Pero yo me voy de aquí. Para cualquier parte, pero me largo. –– ¡Señora, por Dios! ¿Qué le está pasando? ¿Quiere irse lejos del cielo? ¿Va a abandonar su premio? ¿La visión adorable de Dios? –– Sí, señor san Pedro. Estas diferencias entre ricos y pobres no me las aguanto yo. Me voy para mi tierra. Allá en Cúcuta somos todos iguales; a nadie le damos la acera, al que nos saluda lo saludamos y al que no, tampoco; allá la retreta es para todos y el agua igual para todos y el sol calienta igual para todos. Yo pasé la vida aguantándome muchas ganas, sólo por entrar al cielo. Daba limosnas a los que eran más pobres que yo, a nadie robé aunque hubiera podido hacerlo. Nunca fui al cine porque el padre nos lo prohibió. ¿Y salirme ahora son éstas? Que para doña Amelia, retreta; que para ella, palmas; que para ella, felicitaciones; ¿y ¿para mí no? Ese cuento no me lo aguanto yo, señor san Pedro. ¿Usted cree que yo soy tonta para soportar esas diferencias? San Pedro comprendió el íntimo choque, los 355

3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Cuento (Tale) Op.62 n.3 - Just Classical Guitar Club
TOMO 2 Cuentos CPD p1-362.internet.indd - Banco de Reservas
Soriano, Osvaldo – Cuentos de los años felices - Lengua, Literatura ...
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Cuenta Pública MOP Valparaíso 2011 Parte 3 (11,4 Mb. PDF)
Edificio Puerta del Príncipe cuenta con viviendas de 2, 3 y 4 ...
cuenta pública año 2013 - Liceo Rafael Sotomayor
reglamento del premio de cuento darío herrera - Universidad de ...
municipio de rafael lucio, ver. fiscalización de la cuenta pública ...
La revolucin social en los cuentos de Josefina Peate y ... - Istmo
LA HORMIGA PRODUCTIVA Y FELIZ Y OTROS CUENTOS
Cuentos Infantiles-Preterito e Imperfecto
Cuento y cuaderno de actividades "Segundo techo" - THAM
3 - Tribunal Vasco de Cuentas Públicas
- 3. Otras disposiciones - Cámara de Cuentas de Andalucía
EL CUENTO POR ENTREGAS 5 CUENTOS BREVES El burro y la ...