Views
1 week ago

tesisi de bancoRamírez_oa

38 riesgos. Los

38 riesgos. Los criterios son útiles para determinar si la administración de los riesgos es efectiva y en caso de no serlo brinda las pautas necesarias para lograrlo. El riesgo es visto como una oportunidad para alcanzar las metas organizacionales, no como algo negativo mejorando la capacidad de la organización de generar mayor valor para los accionistas. Las empresas deben aprender a convivir con el riesgo, analizar y administrarlo de manera que las amenazas se puedan transformar en nuevas oportunidades de crecimiento futuro. Por otra parte existen otros marcos que hablan de la administración adecuada del riesgo en las organizaciones, como por ejemplo: Basilea II Y III, los esfuerzos de Canadá: COCO y Australia: Australian/New Zeland Standard: Risk Management, AU/NZS 4360, entre otros, para mejorar el control interno. Comité de Supervisión Bancaria Basilea. El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, brinda un conjunto de principios y recomendaciones sobre supervisión bancaria y tiene como objetivo propiciar la convergencia regulatoria hacia estándares más avanzados sobre medición y gestión de los principales riesgos en la industria bancaria. Las ventajas en seguridad y estabilidad que ofrece el esquema propuesto por Basilea II, han sido efectuadas en el sistema financiero peruano. El acuerdo de Basilea comprende 3 pilares: El Pilar 1, referido a los capitales mínimos. El Art. 199° de la Ley General del Sistema Financiero peruano ha sido adecuado y establece que el patrimonio efectivo debe ser igual o mayor al 10% de los activos contingentes ponderados por riesgos totales, que corresponde a la suma de: - Requerimiento del patrimonio efectivo por riesgo de mercado, multiplicado por 10. - Requerimiento del patrimonio por riesgo operacional, multiplicado por 10. - Los activos y contingentes ponderados por riesgo de crédito.

39 En el 2009 la SBS publicó los reglamentos para el Requerimiento de Patrimonio Efectivo por Riesgo de Crédito (Res. SBS N° 14353, 2009), Requerimiento de Patrimonio por Riesgo de Mercado (Res. SBS N° 6328, 2009) y Requerimiento de Patrimonio Efectivo para cubrir el Riesgo Operacional (Res. SBS N° 2115, 2009). Asimismo se publicó el reglamento para la Gestión de Riesgo Operacional (Res. SBS N° 2116, 2009). El Pilar II referido al proceso de examen supervisor, ha ganado protagonismo debido a la crisis financiera mundial. Tiene por finalidad asegurar que cada entidad financiera cuente con procesos internos confiables para evaluar la suficiencia de su capital, considerando los riesgos que no han sido incluidos en el Pilar 1; por lo tanto su implementación es altamente compleja y depende de la sofisticación de cada institución financiera. En este sentido, la SBS ha publicado el Reglamento para el Requerimiento de Patrimonio Efectivo Adicional (Res. SBS N° 8425, 2011), el cual establece los mecanismos que la entidades financieras deben seguir para formar los denominados “colchones de capital”, los cuales tienen que acumularse durante las épocas de crecimiento sostenido de la economía y ser utilizados en los periodos de desaceleración; en consecuencia brinda un carácter más predecible y ajustado al perfil de riesgo de cada entidad, las que tendrán un plazo de cinco años para adecuar el total de su patrimonio efectivo al nivel solicitado. El Pilar III referido a los requisitos de transparencia o disciplina de mercado, está diseñado para facilitar el empleo de los mecanismos de mercado con fines prudenciales. Como consecuencia de la crisis financiera internacional en Basilea III se evidenció la necesidad de fortalecer la regulación supervisión y gestión de riesgos del sector bancario. Las reformas que plantea Basilea III están referidas al incremento del capital requerido, la introducción de un estándar global de liquidez y el aumento de la sensibilidad al riesgo, con ello se busca que los bancos estén en mejor situación para afrontar periodos de tensión económica y financiera, asegurando la capacidad de absorber pérdidas financieras.