Views
2 months ago

cascada de poemas

Las peralejas retoñan.-

Las peralejas retoñan.- Son muchos los tallos que vuelven y nacen como dedos de manos.- Y las leñateras… se van acabando… Mujeres que fueron MI DOLOR.- En el espacio límite de mi pensamiento Está mi dolor.- Vive ahí… y a veces se desgañita viajando en las ondas sonoras de su propio grito y cuelga su amargura… en las grietas sangrantes de mi corazón.- valores humanos. La meditación no hace raíces, Ya no hay leñateras como en el pasado.- Los fogones de leña fueron relegados.- El macoco se oxida se desvanece como una burbuja… que el aire destroza.- Y los pingajos de la mente quedan colgados del albur que los arroja al torbellino del silencio.- en un rincón olvidado, añorando los tiempos cuando tuvo trabajo.-

Hay un fantasma de penumbras LA NOCHE LLORÓ que convulsiona la luz sobre las sombras.- Y la meta horizontal de los recuerdos Se desvanece de la mente soñadora.- Y queda el pensamiento galopando La noche lloró… con lágrimas negras.- Y en un raudal de sombras gimió de oscuridad.- en el abismo de una noche sin aurora.- Su corazón era dolor.- Mi dolor se profundiza y acicatea con mano dura: Los dominios del amor y la pradera de la idea haciendo muy oscura… Toda su vida era: agonía de luto convulsionada en tinieblas.- la senda que recorro, como hombre en la existencia y me envuelve en la demencia… taciturna de la angustia y de la duda.- Siempre se la llamó: antro del crimen.- Y dicen que las sombras propician el delito.-

Untitled - Poemas de Fuego y Tierra
Doloras y poemas por Ramón de Campoamor. Con un prólogo de ...
Jocelyn; poema en verso, diario encontrado en casa de un cura de ...
Untitled - Frente de Afirmación Hispanista
Alegraos nº 4
Poemas (Pdf) - Sector Lenguaje y Comunicación
Francisco Massiani PDF - Arquitrave
libro SILENCIOS ROTOS DEL PIÑEIRO 04 11 a curvas - Hospital ...
2012-moises-ruz-lorenzo-1 - Hermandad de San Benito
REVISTA HISPANO-AMERICANA Cuarta Época No. 437/438 Enero ...
1 - Ayuntamiento de Murcia
Pasionarias, poesías. Con un prólogo por Ignacio M. Altamirano