Views
1 month ago

doc_icr9

Hemos recurrido a

Hemos recurrido a nuestra experiencia topográfica con instrumentación rudimentaria hoy ya en desuso pero tan habitual y eficaz cuando, antaño, disponer de un nivel óptico no era fácil. Cuando examinamos el funcionamiento de las niveletas 47 y los sabios consejos que los técnicos de principios del siglo XX daban para su correcto uso, descubrimos que este instrumento es algo así como un corobate desmantelado, pero no menos eficaz, manejable y versátil, aunque diferente en la forma de poner en estación. A pesar de su sencillez, su precisión puede llegar a ser muy semejante a la de los instrumentos modernos, dependiendo sobre todo de la vista y la pericia del topógrafo. Las niveletas han sido usadas en la construcción de canales, ferrocarriles, carreteras y un largo etcétera de obras de ingeniería a lo largo de la historia, desde tiempo inmemorial, y modernamente hemos sido testigos de su uso y de su grado de competencia frente al nivel óptico actual. FOTO 3.16: Caso real de empleo de las niveletas en la construcción del ferrocarril del siglo XIX. A partir de estos conocimientos y siguiendo las instrucciones de Vitruvio, hemos colocado un listón de 5,92 m (20 pies) de longitud sobre trípode robusto, mediando entre ambos una sencilla base nivelante giratoria de fabricación artesanal. El listón se remata con unas ménsulas transversales unidas a él mediante gruesas espigas a las que quedan sujetas las ménsulas. 47 Instrumento en forma de cruz truncada usado en grupos de tres, auxiliado con el nivel de agua para poner en el plano horizontal las dos primeras. Muy eficaz en nivelaciones de acequias y canales y, por tanto, perfectas para pendientes de ferrocarriles y carreteras. 40

La forma y el encaje de todos estos elementos permiten la puesta en estación precisa y rápida, ayudándose por hilos aplomados como indica Vitruvio. El corobate puede ser estacionado y las ménsulas colocadas en un plano horizontal, eficazmente, en pocos segundos. El calibrado del corobate es igualmente rápido. Con ayuda del nivel de agua (libra aquaria) se coloca en el plano horizontal rápidamente y solo quedará marcar la posición de los hilos aplomados para que siga funcionando sin problemas. Esta operación puede repetirse cuantas veces se estime conveniente si se sospecha que la madera se ha deformado o cualquier ajuste ha sufrido una modificación por alguna circunstancia. El resultado del primer corobate que fabricamos en Zaragoza en mayo de 2004 fue sorprendente desde el primer momento. Consiguió competir en precisión con el nivel óptico moderno en distancias relativamente largas de más de cincuenta metros y suficientes para el fin buscado. Tras ir puliendo algunos detalles sucesivamente, hemos llegado al modelo final que proporciona una exactitud en las nivelaciones muy semejante a la del nivel óptico en distancias superiores a 70 metros, siempre que el topógrafo tenga buena vista. Es decir, una exactitud excelente toda vez que visuales más largas son siempre inadmisibles en nivelaciones de los itinerarios, debido al grado de error que a partir de esa distancia ocasiona la esfericidad de la tierra. FOTO 3.17: Esquema del corobate, interpretado y reconstruido por nosotros. Patentado como COROBATE ROMANO (26/11/2004 – Pat. nº 200402837). © Isaac Moreno Gallo. 41