Views
7 months ago

doc_icr9

IIMAGEN 3.18 : Primeras

IIMAGEN 3.18 : Primeras pruebas de calibrado, estacionamiento y precisión de nuestro corobate, en mayo de 2004. FOTO 3.19 : El corobate compitiendo con el nivel óptico moderno, en septiembre de 2004. Todo el sistema es susceptible de perfeccionamiento con pequeñas modificaciones y sencillos dispositivos que permiten aumentar la eficacia, siempre que su construcción sea correcta. De esta forma, es posible incluir una alidada de pínulas horizontales que permite observaciones muy precisas sobre la referencia de la mira que es portada por el operario a lo largo del terreno y que sirve para fijar el nivel trasladado. Esta alidada permite igualmente la observación a muy largas distancias, cuando es necesario el empleo de esta técnica, en las que no pocas veces hay que auxiliarse de elementos de visualización especiales, como los luminosos, de los que siempre se han empleado en operaciones topográficas a larga distancia y de los que luego hablaremos. 42

FOTO 3.20 : Exhibición del funcionamiento del corobate, durante los actos de Tarraco Viva de 2008, junto al acueducto de Tarragona. 3.11 La Dioptra Los técnicos romanos ordenaban el territorio con precisión, sobre él construían grandes obras públicas, llegaban a trazar largas alineaciones rectas de decenas de kilómetros para sus carreteras y parcelaban extensiones con una cuadrícula exterior exacta geométricamente y de enorme magnitud. Pero, todas estas labores, requerían de un replanteo previo de gran alcance y precisión. Quienes conocen hoy el arte de la topografía saben perfectamente que estas proezas kilométricas no son posibles sin una buena triangulación previa del terreno. Nunca hubieran existido de otra manera. Establecer vértices geodésicos en lugares prominentes y bien medidos, a los que se pueda referenciar las alineaciones y sus ángulos, es absolutamente necesario para trazar rectas de 43