Views
3 months ago

doc_icr9

FOTO 4.11: Forma de

FOTO 4.11: Forma de proceder al replanteo de una galería de acueducto trasladando los datos de alineación y cotas desde el exterior. Una vez trasladados estos datos al interior de la galería, esta se podía empezar a excavar desde cualquiera de los pozos y en cualquiera de las direcciones. Se fijaba en el techo de la galería un hilo bien tensado con clavos, de él se colgaban plomadas y mediante ayuda de iluminación artificial podía mantenerse la dirección perfectamente. Mediante el nivel de agua (libra aquaria) puede llevarse la cota, a partir de cualquiera de los pozos, a través de la galería y en cualquiera de las direcciones, aplicando el incremento de cota necesaria por unidad de longitud según la pendiente requerida. Pueden establecerse para ello marcas en el techo o en la pared una vez refinada a su perfil definitivo. El nivel de agua trabaja bien en pequeñas longitudes de unos diez o veinte metros, ya que en mayores distancias y con los materiales utilizados en la época (intestino de animales) pueden producirse roturas, fugas u otros problemas. Por tanto, es necesario arrastrar la cota en pequeños tramos. Excavada una importante longitud de galería, antes del refino definitivo del suelo del canal, puede introducirse un corobate en el interior y realizar los estacionamientos necesarios para marcar el nivel con mayor precisión, ayudándose de iluminación artificial para ver la referencia horizontal móvil en cada punto a nivelar dentro de la galería. 76

Uno de los retos, en la topografía de las galerías de los acueductos, era el replanteo de la perforación simultánea por las dos bocas, en montañas muy inaccesibles en las que no existía posibilidad de guiarse mediante pozos intermedios que hubieran requerido de enorme altura o sencillamente no eran necesarios por la poca distancia total de la galería. Existen muchos casos de esta índole en los que las huellas de excavación delatan el comienzo por las dos bocas y el encuentro de la obra en el tramo central 78 . Adam 79 propuso un método en el que, utilizando un corobate y una groma que debían estacionarse muchas veces, pretendía arrastrarse la dirección y el nivel deseados hasta la otra boca. Este método requiere de tantos estacionamientos de ambos aparatos, normalmente muchos más que los idealizados en la pequeña colina que dibuja, con tan enorme acumulación de errores por este motivo, que llegar a la boca contraria con la dirección y la cota deseada realmente hubiera sido prodigioso. Eso, sin contar el esfuerzo de los múltiples apeos del corobate tipo mesita que utiliza, para los que en determinadas laderas se necesitaría de verdaderos andamiajes, una labor de deforestación de las laderas para posibilitar la visualización, etc. 78 Son famosos el túnel de la isla de Samos (Grecia), de Briord (Francia) o el de Bologna (Italia), en el que se detectaron problemas serios en el encuentro de las galerías iniciadas por ambas bocas. 79 ADAM, J. P. 1989, pp. 9 y ss. 2ª ed. esp. 2002: La Construcción romana. Materiales y técnicas… ob. cit. 77