Views
4 months ago

REVISTA PSICO

C O N T E N I D O Un

C O N T E N I D O Un reto para la psicología 3 la fama y el tras. espectro autista 4 asperger una forma de vivir 5 ascopa costa rica 6 estrés académico 7 bullying 8 comentarios 9 créditos 12

U n r e t o p a r a l a p s i c o l o g í a l l a m a d o “ T r a s t o r n o g e n e r a l i z a d o d e l d e s a r r o l l o n o e s p e c i f i c a d o ” El Manual Diagnóstico y Estadístico sobre Trastornos Mentales (DSM-V) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría trajo consigo nuevos cambios a la forma en la que los expertos definen y diagnostican el autismo y sus trastornos relacionados. Con esa nueva edición, el término "trastorno generalizado del desarrollo" fue sustituido por el de “Trastornos del Espectro Autista (TEA)” y fueron excluidos de él el síndrome de Rett y el trastorno desintegrativo de la infancia, quedando únicamente el autismo, Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Se trata de cambios que no pueden ser calificados como menores, pues modifican la forma en la que los psiquiatras y psicólogos trabajan con personas que padecen estos trastornos, así como las investigaciones que se realizan sobre los TEA. No es de extrañar entonces que el trastorno generalizado del desarrollo no especificado sea uno de los menos estudiados y comprendidos en la actualidad, dadas las constantes modificaciones que hace la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y la severa limitación a la discrecionalidad del experto para diagnosticar a una persona que no cumple con todo el cuadro sintomatológico de estos trastornos. Como es conocido, para diagnosticar a una persona con autismo o Asperger se requiere que esta cumpla con una serie de requisitos o presente síntomas claramente definidos, pues de lo contrario no recibirá ese diagnóstico. Lo anterior genera que personas que padecen de síntomas de Autismo y Asperger, pero que por una u otra razón no desarrollaron todos los síntomas o lo hicieron a una edad tardía, queden encasillados en el tercer tipo de los Trastornos del Espectro Autista, bajo la etiqueta “no determinado”. Según datos del año 2004 del Departamento de Psiquiatría y Neurociencia de la Universidad McMaster en Canadá, las personas diagnosticadas con trastorno generalizado del desarrollo no especificado son, a su vez, subdivididas en tres grupos: uno (25%) de alto funcionamiento, cuyos síntomas se asimilan a los del síndrome de Asperger pero sin retraso en el lenguaje, otro (25%) con síntomas que se asemejan al trastorno del espectro autista pero que no cumplen todos los signos y síntomas y finalmente un grupo grande (50%) que cumple todos los requisitos para ser diagnosticado con trastorno del espectro autista, pero pero cuyos comportamientos estereotípicos y repetitivos son notablemente leves. 3

Revistas G2 - Psico Aprendizaje
El Hombre como Unidad Bio-psico-socio-cultural y Espiritual
REVISTA DEL ESTE