Views
3 months ago

TEC-17

FACEBOOK, EL ORIGEN DEL

FACEBOOK, EL ORIGEN DEL ESCÁNDALO En marzo de 2018, medios liderados por The Guardian, The Observer y The New York Times revelan que Cambridge Analytica influyó en las elecciones de 2016, en Estados Unidos. Para ello, utilizó información de millones de usuarios de Facebook. Esto fue lo que ocurrió, según la investigación periodística: 1 2 3 FACEBOOK permite que Aleksandr Kogan, profesor de la Universidad de Cambridge, recabe datos de sus usuarios. Kogan usa la app thisisyourdigitallife. Los usuarios autorizan el acceso a su ubicación, amigos y a todos sus likes. EL PROFESOR entrega esos datos a Cambridge Analytica (CA), con lo que supuestamente viola las reglas de Facebook. Son más de 50 millones de perfiles. CA es contratada por el equipo de campaña de Donald Trump en 2016. FACEBOOK insiste en que no hubo violación de datos, porque permite que investigadores tengan acceso a su información para fines académicos (los usuarios dan su consentimiento al abrir una cuenta, asegura). Fuentes: CNNespañol, The New York Times. EL BOT MEXICANO Un grupo de integrantes de UNAM Mobile, encabezado por Alejandro García Romero, diseñaron EMI, un bot que permite saber cuáles son las tendencias del electorado para las próximas elecciones presidenciales de México. En una entrevista con UNAM Global, García Romero explica que EMI fue entrenado para responder cualquier tipo de preguntas sobre los candidatos, a través de la aplicación Messenger de Facebook. A través de esta conversación, detecta la postura electoral y sabe si el interlocutor va a anular su voto o no. “El muestreo que hacemos lo llevamos a cabo con perfiles reales de Facebook de todo el país y en lugar de utilizar un muestreo de cien mil personas, como la mayoría de las encuestadoras, aquí se tiene uno más grande y detallado: podemos hacer que EMI tenga presencia en todos los estados de la República, según las condiciones de cada uno y el muestreo será mucho mayor”, señala. En estas técnicas, destaca la agencia rusa Internet Research, también conocida como Kremlinbots o Trolls de Olgino. Su “granja de bots” produjo y diseminó miles de post orgánicos en Facebook e Instagram para apoyar la campaña de Trump, tal y como reportó en profundidad la revista tecnológica Wired. El hecho está tan comprobado que, en febrero de 2018, el Departamento de Justicia estadounidense condenó a Internet Research por haber interferido con sus procesos políticos. Métodos similares son empleados por los gobiernos de China y Rusia, para apoyar las ideas del régimen o desviar la atención en asuntos delicados. Y han saltado a la palestra en países como Francia, donde protagonizaron un intento fallido para desprestigiar a Macron. O Polonia, donde se usaron para difundir publicidad de compañías farmacéuticas, tal y como revela un estudio de Robert Gorwa en la Universidad de Oxford, en 2017. Los bots políticos son útiles para difundir cientos de miles de comentarios de apoyo a un candidato, acosar a un contrincante o a un activista molesto con una riada de comentarios agresivos... o pulsar millones de “Me gusta” o “Share” en un post o un tuit para hacerlo viral. Incluso, se usan para “introducir el caos y la desinformación y emponzoñar el discurso público”, señalan los expertos Renee DiResta, Johan Little, Jonathon Morgan, Lisa Neudentand y Ben Nimmo, en un artículo publicado en Motherboard. Así, ya no es necesario contratar a millones de personas para subir la popularidad en las redes de un aspirante a la presidencia, los programas de computadora hacen este trabajo sucio sin ningún esfuerzo. Lo malo: “su misión es engañar al público, hacerle creer que son personas quienes están expresándose en internet y que sus mensajes representan, por tanto, la opinión de una mayoría de la sociedad”, advierten 40 TEC REVIEW MAYO / JUNIO 2018

4 5 6 CUANDO ALEXANDRE Nix, ex CEO de CA, es líder SCL Group, se obtienen datos en Caribe y África, donde las reglas de privacidad son laxas. En 2013, prueban mensajes psicográficos en las elecciones a gobernador de Virginia. VYACHESLAV POLONSKY PIENSA QUE VIVIMOS EL AMANECER DE UNA NUEVA ERA, DONDE LA POLÍTICA ES LA GUERRA Y EL BIG DATA ES UNA DE SUS ARMAS MÁS PODEROSAS EN 2014, Cambridge Analytica moviliza contratistas y empleados de SCL Group en todo Estados Unidos, debido a las elecciones legislativas. EN LAS ELECCIONES presidenciales de 2016, CA dirige anuncios digitales que modelan la participación del electorado y paga 5 millones de dólares en anuncios de tv. los investigadores. También se puede introducir en el programa de IA de estos usuarios-autómatas la habilidad de buscar y detectar en la red a individuos afines a su línea ideológica, para conectar con ellos y enviarles propaganda, pues estos aliados humanos serán proclives a difundirla sin saber que están siendo manipulados por bots. Así las cosas, “si las plataformas digitales no se ocupan de solucionar este problema, seguirá disminuyendo la confianza en las conversaciones on line y degradándose el discurso público, mientras las redes sociales se vuelven cada vez más engañosas”, opinan Di- Resta y sus colegas. GANAR LA GUERRA Y LA ELECCIÓN Cuando inició la campaña del Brexit en el Reino Unido, no estaba tan clara la victoria de los independentistas. Es más, los primeros sondeos aseguraban que ganaría el “no”, pero no tenía a su lado una buena compañía de propaganda digital de precisión. Ése es uno de los temas que ha estudiado Vyacheslav Polonsky, del Instituto de Internet de Oxford, que analizó 28,000 posts en redes sociales y 13,000 hashtags para sacar sus conclusiones: “Las personas escépticas hacia la UE y los que apostaban por el Brexit dominaban el debate y eran más efectivos en su uso de Instagram para activar y movilizar a la gente en todo el país. También tendían a ser más apasionados, activos y extrovertidos en su comportamiento on line. Incluso, generaban de media casi cinco posts por cabeza más que sus oponentes”. También en Twitter había más hilos de conversación sobre salir de la UE que sobre quedarse, como constató la consultora Talkwalker. Otro caso que Polonsky examinó es el del intento de boicotear a Emmanuel Macron en las elecciones francesas de mayo de 2017. “Activistas conservadores y ejércitos de bots se dirigieron a Facebook y Twitter con las filtraciones de #MacronLeaks (correos electrónicos escritos por personas cercanas al presidente) mezcladas con reportes falsificados para dar a entender que Macron era un fraude y un hipócrita”, escribe Polonsky en World Economic Forum. Halló que 50 % del contenido de Twitter había sido generado por 3 % de las cuentas. “Alrededor de 22.8 millones de usuarios de Twitter estuvieron expuestos a esta información durante el día de las elecciones”. Como respuesta, el equipo de propaganda de Macron usó sus propios bots para contrarrestar el efecto de los alborotadores. Y no sólo ganó las elecciones por eso, sino porque se había pasado meses midiendo al detalle su actividad en redes sociales. “Todas las interacciones con los simpatizantes eran grabadas y analizadas semánticamente para extraer palabras clave que resonaran con los votantes. Estas palabras eran usadas por Macron en sus discursos, adaptadas a diferentes audiencias y regiones. Los mítines eran retransmitidos en vivo a través de Facebook, mientras un equipo de creadores de contenido armaba cada tuit con una dedicación artesana”, explica Polonsky. Cuando se le pregunta por la diferencia entre propaganda de precisión y manipulación, el investigador defiende “la individualización ética de las campañas electorales, reconociendo que cada individuo tiene diferentes necesidades y gustos, que requieren un enfoque distinto”. Y asegura que el microtargeting (mensajes a la medida de cada usuario), los bots y el perfilado del discurso on line serán las tendencias de las próximas elecciones. Polonsky creó la empresa Avantgarde Analytics, de la que es CEO, la cual hace hincapié en que todas esas estrategias pueden emplearse limpiamente, conservando principios éticos. “Usamos la inteligencia artificial para combatir las noticias falsas y su amplificación. Luchamos contra la propaganda computacional que intenta distorsionar el sentimiento político”, asegura. Por el momento, ofrece asesoría en su página web y el apoyo digital de sus algoritmos de forma gratuita para campañas a favor de causas sociales. Las nuevas estrategias de propaganda de precisión llegaron para quedarse. Estamos, dice Dipayan Ghosh, en “la era de la desinformación algorítmica”. Polonsky piensa que vivimos el amanecer de una nueva era, donde la política es la guerra y el big data es una de sus armas más poderosas. Así, quien domine el armamento liderará el discurso político en la dudosa “democracia” digital. Porque, como dice, “en Facebook, Twitter e Instagram, todo el mundo puede hablar, pero no todo el mundo puede ser escuchado”. MAYO / JUNIO 2018 TEC REVIEW 41

Lo + Tec
2016/17
2016/17
16/17
REVISTA DE: Yineth Pérez, Alí Moreno Tec. Inf
J5 01_017 Ficha Tec WEB - Autos Jac
LA VEU.17 DE 15.04.2011
17 cat.indd - Generalitat de Catalunya
Cuaderno-de-pensamiento-17-Harvard-ES