Views
6 months ago

Edición 14 de abril de 2018

| Artículo | Existencia

| Artículo | Existencia – Localización – Identidad RAFAEL LARA-MARTÍNEZ Tecnológico de Nuevo México rafael.laramartinez@nmt.edu Desde Comala siempre… I. II. Existencia y localización Una discusión central de la correlación entre los enunciados (1a) y (1b) gira en torno al demostrativo “there (ahí)”. Para unos, se trata de un locativo que los interpretaría según una inversión (X). El doble indefinido — el lugar (there) y el objeto (a pencil, “un lápiz”)— se vuelca hacia una determinación de la cosa y de su lugar concreto, según lo indica el artículo (the) y quizás el dedo que lo señala. La localización revela la presencia inmediata; el existencial su simple duración vaga. Para la segunda teoría, el existencial en inglés denota una falta de localización específica, por lo cual el lugar (there) es un simple sujeto ficticio (dummy), carente de sentido. Por demostración formal, la existencia sería la presencia vaga de un ser sin la necesidad de especificar un sitio determinado de su estadía. Ese sitio estipularía una ficción lógica carente de significación inmediata, tal cual el mar en el altiplano desértico—por clonación en invernadero (véase III)—, las cerezas tropicales o el Naranjal (l’Orangerie) parisina junto al Axolotl cortazariano. Por esta duplicación, la metáfora huye de la fórmula matemática —breaking glasses / hearts / news— ya que “meaning” significa los “means (maneras / recursos / métodos…)” que, durante una pausa (break), utiliza el intérprete para volcar los sonidos en sentido: c = see = sea à c ≠ ver ≠ mar. Para extender el único sentido potencial — el locativo— es posible que el “there (ahí)” inglés haya sufrido el mismo proceso de fosilización que la “i griega (y)” final del hay español, a exponer en seguida (I.V.). Se trataría de un lugar indefinido. La única ficción (dummy) la instaura el imperativo categórico de localizar toda entidad en un espacio-tiempo, fuera del cual no existe. Acaso, en reiteración, se trata de una presencia indefinida. La exigencia matemática formal jamás excluye el sentido primario de la existencia: ser en el estar. Tampoco eliminaría la indagación etimológica como premisa obsoleta de una época mítica ya caduca. Se recuerda que existir se desglosa en dos palabras. La primera implica la salida (ex- ) hacia un porte fidedigno que especifica la segunda, quizás la del Homo Erectus: -sistir. Por ello, se presentan múltiples derivados que se relacionan etimológicamente, a saber: a- / de- /con- / in- / per- / re- / subsistir. Sólo el olvido desgaja esas palabras de su significado original, de igual manera que el lugar (there / estar) queda sin referente concreto. La existencia como posición (-sistir) la resalta el náhuatl-mexicano, al multiplicar los verbos estativos bajo una obvia connotación posicional. Además del existencial-locativo (on)-câ más neutro, se presentan ìcac, “está de pie (hombre y cosas largas como colinas, pilares, árboles)”, onoc, “está echado (de personas o cosas largas)”, mâni, “está (de cosas llanas y anchas, hombres y bestias en multitud)”. (6) ofrece los ejemplos de estos verbos (véase: I.V.I.). (6) (a) te-tlan n-ìcac, “estoy familiarizado con alguien” (b) ye te-pan onoc, “es público / sabido” (c) to-pan mâni, “está sobre nosotros, nos gobierna”, nótese el uso de locativos (-tlan y –pan, sufijos locativos de Cuzcatlán y Ahuachapán). En contraste, la existencia como movimiento perenne la recalcan las hablas locales de Centroamérica que utilizan nemi, “vivir, andar”, en sustituto del existencial netamente locativo: pan nemi weey, “hay mucho pan”; nemi siwaanawal, “existe la Siguanaba”. Acaso la postura y la marcha —estancia y andanza— complementarían la neutralidad de toda existencia. Su evidencia gramatical la ofrecen otras lenguas indígenas que articulan posicionales y/o direccionales al existencial puro. De ello, quizás, en náhuatl-mexicano sólo quedan vigentes las posturas antedichas y el direccional on- que antecede a –câ. A la lingüística histórica le correspondería resolver el asunto. Ex–sistir significaría salir (ex-) de sí — direccional— para localizarse en un lugar (there), al adquirir una posición (-sistir). La existencia la define la localización —a / un(a)à the / el-la— aun si la evolución de las lenguas desgaje el existencial (there is/ are.. / hay…) del existir. Esta paridad resulta más flagrante en español —que en inglés o francés— al sustituir el “ser” por “existir”. Por ejemplo, el lema cartesiano clásico se glosa “pienso luego existo (I am / je suis)”. En este reemplazo “existir” expresa su sentido pleno, mientras “ser” autoriza su función puramente copulativa. En insistencia, según esta hipótesis —al abolir el sinsentido formalista— el “there” inglés se relacionaría a la “i griega (y)” final del español “hay”, al presente también carente de significación (véase: I.VI.). Acaso la evolución de las lenguas no sólo ofrecería ascensos hacia estructuras y sentidos más depurados. A la vez, fosiliza elementos claves como el lugar (there / y) indeterminado. Quizás la misma ambigüedad la ofrece “here (aquí)” que, del sitio puntual del hablante, se extiende hacia su entorno amplio: “here, in my house / in MA, it is snowing (aquí en mi casa / en MA nieva)”. En la ciencia-ficción —moda técnica actual— “aquí (here) en el planeta X, hace sol; ¿y ahí (there) en la Tierra?”. O como dicen las entrevistas: you are going there (Socorro) (ahí (a este sitio) vas) ≠ / X there you go (ya vas / la hiciste / ahí te va / ya me entendiste). I. II . I. Soleá en tenencia Para concluir esta sección del inglés, brevemente se comenta el uso peculiar de “to have” —supuesto verbo posesivo, “tener”— cuyo sentido se desliza hacia el existencial y hacia la demanda. En efecto, “there is” parece invertirse (X) en “to have” al expresar la existencia. Así resulta que (7a) lo glose (7b), (véase también: I.V.I). (7) (a) there is a big event at the Natural Museum, “hay un gran evento en el Museo Natural” X (b) the Natural Museum is having a big event, “el Museo Natural organiza (está teniendo) un gran evento” (c) I am having a gardener clean my yard, “le pido a un jardinero que limpie el patio (estoy teniendo un jardinero limpiar (que limpie) el patio)”. No obstante, la inversión (X) presupone un cambio tajante en la significación del enunciado. (7b) ya no sólo anuncia la existencia del evento. A la vez, el sitio del suceso, el Museo Natural, asume la responsabilidad activa de su organización. Cual lo desglosa una entrevista, “to have” se vuelve un verbo semi-transitivo que “hace existir” el presunto objeto poseído. Se trata de una doble tematización: sujeto y punto de partida de la oración; “hacedor” borgeano del ser real en su lugar (there / estar). En efecto, la función poética —cualidad del habla diaria que produce e interpreta mensajes— dilucida la jerarquía entre el poseedor, con derecho a nombrar, y lo poseído, el receptor pasivo del subs-tantivo. “Si te nombro, soy tu amo / de un segundo” (Pedro Salinas). La facultad misma que asigna calificativos inherentes equivale al goce contiguo del ente receptor. “Cuando te nombro, / todo lo cerca que estamos” (Salinas). El poseedor —quien tiene (have)— dispone del objeto a su arbitrio: “if I have you…”. Tal cual lo declara (7c), “to have” desempeña un papel netamente transitivo de petición o exigencia que el sujeto le solicita a la persona, quien ejecutará la acción del encargo. En cuanto verbo comodín (joker), el inglés “to have” adquiere sentidos inusuales e intraducibles: we had rain / wine /our friend (for dinner)… last night ≠ the rain / wine / our friend (for dinner) is our (véase I.V.I.). “Thanks for having / inviting me here” ≠ “I thank you. because I belong to you”. Acaso el poseedor afianza condiciones reservadas a otros cargos, despojados de toda tenencia. Del usufructo que el teniente dispone a su provecho surge la potestad transitiva de agente. Quizás… CARLOS ANDRÉS VILLACORTA, Escritor Contenta y feliz, la nueva mariposa, de experimentar la satisfacción y el privilegio de volar. Voló y voló más. Se sentía dichosa y cuando penetraba en bosques floridos donde había enredaderas de campánulas, rosas fragantes poco a poco fue descubriendo que su misión era llevar con sus patitas el polen de flor en flor. En una ladera agreste se encontró con un asno, y su sorpresa fue muy grande pues el asno le decía que saliera de sus propiedades y rebuznaba en forma escandalosa, la mariposa le preguntó sorprendida por la malcriadeza del burro, dime que te he hecho para que me trates así, a lo que el burro contesto: me llamo Roberto Candilejas y no soporto las mariposas, pues yo no puedo volar y ustedes las mariposas vuelan de rama en rama como lo hacen los pájaros. De eso no tengo la culpa contesta la mariposa, Dios nos hizo así frágiles y bellas, amamos al viento, al sol y a las estrellas, cuando los poetas escriben sus versos siempre nos mencionan, pues somos parte de su inspiración. Entonces el burro se molestó más, la mariposa huyó y 4 TRESMIL Sábado 14 / abril / 2018 CONTINUACION DEL VUELO DE LA MARIPOSA voló se alejó lo más lejos posible y se unió con otras mariposas que iban de viaje. A lo lejos se escuchaban los rebuznos del burro que estaba muy enojado los animales que estaban cercanos al burro salieron huyendo despavoridos. Todos ya sabían que el asno estaba medio loco, pues decían gentes muy formales del lugar que el asno comía de una planta y que sus hojas le producían tal efecto, aunque no lo aseguran pero creen que era marihuana que lo ponía en ese estado. A alguien el escucho decir: que Dédalo el de la mitología griega había descubierto el secreto de las aves para volar él dijo: haré lo mismo que Dédalo, pero al darse cuenta que todos sus intentos eran un fracaso comenzó por odiar a toda ave, a toda mariposa, a los zopilotes, a las guacalchillas y a toda pájaro que por ahí se acercase, un día pasó una libélula y quiso comérsela, pues todo lo que volaba le molestaba ya que él no podía volar. Sin embargo a pesar de todas estas desviaciones mentales del burro su dueña lo quería mucho y sentía gran compasión por él, todo este escenario se desarrollaba en la propiedad de la finca san Diego ubicada en las faldas del volcán de San Vicente (Chichontepec) propiedad de la señora Belisa Candilejas y es por eso que lo había bautizado con el nombre de Roberto Candilejas. Y por esta razón fue que trató tan mal a la mariposita.

PRIMER AÑO | Edad Media | 1 2 1 3 EL PLAN DE EDUCACIÓN LITERATURA LA EDAD MEDIA, SOCIEDAD Y CULTURA La sociedad medieval, la alta y la baja Edad Media, del feudo a la corte, principales expresiones literarias de la Edad Media: La épica medieval, la literatura religiosa, la poesía cortesana. LA ESPAÑA MEDIEVAL La reconquista, los tres mundos (El cristiano, el hebreo y el musulmán), expresiones literarias de la península ibérica. LENGUAJE UNIDAD Dos LA COMUNICACIÓN HUMANA Elementos en el acto de comunicación: emisor, receptor, mensaje, canal, código y contexto. La literatura como comunicación. FUNCIONES DEL LENGUAJE Función representativa, expresiva, conativa y poética. El Amadís de Gaula fue probablemente, el primer libro que se imprimió en la península ibérica sobre tema caballeresco, de él que puede decirse que provienen todos los demás. Abre un ciclo cerrado luego por el Quijote, que viene a ser uan general parodia de las novelas caballerescas. El texto original de Amadís pudiese datar alrededor de 130; sin embargo su edición española más antigua conocida es la de 1508. Impresa en Zaragoza. Se ignora quién es su autor, y originalmente constaba de tres libros. Es, por su estilo, una de las obras más bellas de nuestro idioma. Su universalidad radica en su cosmopolitisismo e intemporalidad; es decir, en la ausencia de color local y de época. Pese a su idealización, lo personajes tienen psicología, vida interna y humanidad. En relación a su valor literario, afirma Menéndez y Pelayo: “es una de las grandes novelas del mundo, una de las que más influyeron en el orden cronológico en las primeras novelas modernas. I Parte Referencias novelas de caballería En el siglo XV en España Las novelas de caballería perteneciente es este ciclo aparecieron en el norte de Francia, particularmente en Bretaña, se introdujeron luego en España, donde fueron vertidas al castellano. El primer libro que se imprimió en la península sobre tema caballeresco, parece haber sido Amadís de Gaula, y de él puede decirse que provienen todos los demás. Entre los orígenes hispanos de este género podemos citar la Gran conquista de ultramar y El caballero Cifar. 3. Explique el ciclo carolingio perteneciente a las novelas de caballería En Francia, la épica se centra en el llamado ciclo carolingio. Los poemas del ciclo carolingio se refieren al emperador Carlomagno y a sus caballeros. El más famoso de todos es la Chanson de Roland (Cantar de Roldón) de autor anónimo, escrito en el siglo XI, tres siglos después de los hechos en los que se inspira: la derrota de Carlomagno en el enclave pirenaico de Roncesvalles a manos de un ejército árabe y la muerte del caballero Roldán, traicionado por Ganelón. Fue una obra muy exitosa, le gusto a toda la gente y fue una de las primeras novelas de caballería publicadas, así que la gente vio esto como una novedad y le gustó a la comunidad El posible autor de la novela Amadís de Gaula es Enrique de Castilla ARGUMENTO El Amadís de Gaula, tras una introducción en la que se afirma que fue encontrado en un arcón enterrado, se inicia con el relato de los amores furtivos del rey Perión de Gaula y de la princesa Elisena de Bretaña, que dieron lugar al nacimiento de un niño abandonado en una barca. El niño es criado por el caballero Gandales e indaga sobre su origen en medio de fantásticas aventuras, protegido por la hechicera Urganda, llamada la Desconocida porque nunca se presenta con la misma cara ni con el mismo aspecto, y perseguido por el mago Arcaláus el encantador. Atraviesa Amadis de Gaula el arco hechizado de los leales amadores en medio de la Ínsula firme, vence al terrible monstruo Endriago, donde conoce a su hermano Galaor, y atraviesa por todo tipo de peligrosas aventuras, por amor de su amada Oriana, hija del rey Lisuarte de la Gran Bretaña. La obra original (antes de las modificaciones incluidas por Montalvo) acaba trágicamente, como todas las obras del llamado Ciclo Artúrico. El original (reconstruido) acaba como sigue: Lisuarte, mal aconsejado por avariciosos consejeros, echa de su lado a Amadís, lo reta e intenta casar a Oriana con un enemigo del héroe. Oriana es rescatada por Amadís y llevada a la Insula Firme por este. Lisuarte le declara la guerra a Amadís acompañado por Galaor (envidioso de Amadís) y Esplandian (a quien Lisuarte ha criado sin saber que es su nieto). Tras varias batallas Galaor reta a Amadís y este lo mata. Lisuarte reta y Amadis también lo mata. Un tercer reto enfrentará a Amadís y a Esplandian, matando este último a Amadís. Oriana, que observa la batalla desde una ventana, al ver la muerte de Amadís se lanza al suelo y muere. Urganda aparece y revela la verdad sobre sus padres a Esplandián. La versión de Montalvo modifica sobre todo este final, haciéndole durar todo el libro cuarto. El final de los personajes es distinto. Lisuarte y Amadís hacen las paces, se conoce la identidad de Esplandian de una forma menos trágica y Galaor ni siquiera aparece en la batalla (está enfermo). Para cerrar la obra se usa un subterfugio que la hace acabar bruscamente. Lisuarte es encantado y Amadís debe dedicarse a gobernar. La historia continúa en las Sergas. La obra también relata las hazañas de otros valerosos caballeros emparentados con Amadís, como su hermano Galaor, su medio hermano Florestán y su primo Agrajes de Escocia. Se desconocen por completo sus verdaderas fuentes, pero es indudable que esta obra proviene de las obras francesas del ciclo Bretón, aunque también hay en ella elementos del ciclo Carolingio. Se caracteriza por un cierto latinizamiento de la sintaxis, que suele situar al verbo al final de la frase al modo latino, y otros rasgos de esta naturaleza, como el uso del participio de presente, que lo aproximan al tipo de lenguaje de la escuela alegórico-dantesca del siglo XV, si bien resulta mucho más claro Sigue en página 6/ Sábado 14 / abril / 2018 TRESMIL 5