Views
1 week ago

revista - copia

La importancia de la

La importancia de la psicomotricidad en el aprendizaje de la lectura y escritura. Inicialmente la actividad de la psicomotricidad estuvo centrada en la reeducación psicomotriz, en el tratamiento de los trastornos psicomotores. Posteriormente, autores como Wallon, Piaget, Vygotski, Luria o Gesell, empezaron a estudiar el desarrollo madurativo basándose en las posibilidades de desarrollo psicomotor y de socialización propios de la psicomotricidad. A continuación, los denominados psicomotricistas franceses, fundamentalmente Picq y Vayer, Le Boulch, Lapierre y Aucouturier, trasladan al ámbito educativo el trabajo con la psicomotricidad, estableciendo importantes relaciones entre ésta y el aprendizaje. Las aportaciones1. La psicomotricidad constituye un elemento fundamental dentro de la dinámica del centro educativo para favorecer la adaptación del niño en sus primeros momentos de escolarización. 2. La práctica psicomotriz presenta muchas posibilidades de trabajo educativo con personas con necesidades educativas especiales: discapacidades físicas (parálisis cerebral, alteraciones motoras), psíquicas (discapacidad mental) o sensoriales (visuales, auditivas). Piaget (1956), por otra parte, indica que la acción motriz: a. Interviene en todos los niveles de desarrollo de las funciones cognitivas. b. Todos los mecanismos cognitivos se apoyan en la psicomotricidad: el conocimiento es en primer lugar una acción motriz realizada sobre un objeto

Teorías de la escritura y su aprendizaje. Este trabajo consiste en un análisis de las teorías sobre la escritura y su aprendizaje de Vygotsky y Luria. Se hace referencia a los modelos teóricos del proceso de escritura de L. Rosenblatt y de F. Smith. El objetivo fundamental es encontrar relaciones entre escribir, pensar y enseñar a escribir, con el fin de comprender cómo la escritura puede ser un instrumento de desarrollo del pensamiento y de elaboración de conocimientos. Se concluye con la idea de que escribir permite la realización de variadas formas de pensamiento y conocimiento, al exigir un manejo consciente del lenguaje y una ponderación de lo que se ha dicho o escrito antes, en un diálogo interhumano, siempre renovado, en la cultura donde se aprende la lengua. Además, porque en el lenguaje oral la situación contextual es inmediata y las motivaciones son compartidas por los interlocutores; ellas se crean y se transforman en el curso de la conversación. “Las motivaciones cambiantes de los interlocutores determinan en cada momento el rumbo que tomará el lenguaje oral, que no tiene la necesidad de ser conscientemente dirigido, la situación dinámica se hace cargo de ello” (Vygotsky, 1979, pp. 137-138).

REVISTA ZENCART - copia
Copia de revista 6 CON TAPA.qxd - Buenos Aires Ciudad
Publicación1jk - copia