Views
4 months ago

MADAME BOVARY-Gustave Flaubert

Madame Bovary (título completo en francés: Madame Bovary, Mœurs de province) es la novela del escritor francés Gustave Flaubert, publicada en 1856. El personaje vive más allá de sus posibilidades para escapar de las banalidades y el vacío de la vida provincial. Cuando la novela se realizó por primera vez en La Revue de Paris entre el 1 de octubre de 1856 y el 15 de diciembre de 1856, los fiscales atacaron la novela por obscenidad. El juicio resultante en enero de 1857 hizo la historia notoria. Después de la absolución de Flaubert el 7 de febrero de 1857, Madame Bovary se convirtió en un éxito de ventas en abril de 1857 cuando se publicó en dos volúmenes. Una obra seminal de realismo literario, la novela se considera ahora la obra maestra de Flaubert, y una de las obras literarias más influyentes de la historia. El crítico británico James Wood escribe: "Flaubert estableció, para bien o para mal, lo que la mayoría de los lectores consideran narración realista moderna, y su influencia es casi demasiado familiar para ser visible".

Capítulo III Una

Capítulo III Una mañana el tío Rouault fue a pagar a Carlos los honorarios por el arreglo de su pierna: setenta y cinco francos en monedas de cuarenta sueldos 9 , y un pavo. Se había enterado de la desgracia y le consoló como pudo. —Ya sé lo que es eso —decía, dándole palmaditas en el hombro—, yo también he pasado por ese trance. Cuando perdí a mi pobre difunta, me iba por los campos para estar solo, caía al pie de un árbol, lloraba, invocaba a Dios, le decía tonterías; hubiera querido estar como los topos 10 , que veía colgados de las ramas con el vientre corroído por los gusanos, muerto, en una palabra. Y cuando pensaba que otros en aquel momento estaban estrechando a sus buenas mujercitas, golpeaba fuertemente con mi bastón, estaba como loco, ya no comía; la sola idea de ir al café puede creerme, me asqueaba. Pues bien, muy suavemente, un día tras otro, primavera tras invierno y otoño tras verano, aquello se fue pasando brizna a brizna, migaja a migaja; aquello se fue, desapareció, bajó, es un decir, pues siempre queda algo en el fondo, como quien dice… un peso aquí, en el pecho. Pero como es el destino de todos, no hay que dejarse decaer y, porque otros hayan muerto, querer morir… Hay que reanimarse, señor Bovary; ¡eso le pasará! Venga a vernos; mi hija piensa en usted de vez en cuando, ya lo sabe usted…, y ella dice, ya lo sabe también, que usted la olvida. Pronto llegará la primavera; iremos a tirar a los conejos para que se distraiga un poco. Carlos siguió su consejo. Volvió a Les Bertaux, encontró todo como el día anterior, es decir, como hacía cinco meses. Los perales estaban ya en flor, y el buen señor Rouault, ya curado, iba y venía, lo cual daba más vida a la granja. Creyéndose en el deber de prodigar al médico las mayores cortesías posibles por su luto reciente, le rogó que no se descubriera, le habló en voz baja, como si hubiera estado enfermo, e incluso aparentó enfadarse porque no se había preparado para él algo más ligero que para los demás, como unos tarritos de nata o unas peras cocidas. Contó chistes. Carlos hasta llegó a reír; pero al recordar de pronto a su mujer se entristeció. Sirvieron el café; y ya no volvió a pensar en ella. Recordó menos, a medida que se iba acostumbrando a vivir solo. El nuevo atractivo de la independencia pronto le hizo la soledad más soportable. Ahora podía cambiar las horas de sus comidas, entrar y salir sin dar explicaciones, y, cuando estaba muy cansado, extender brazos y piernas a todo lo ancho de su cama. Así que se cuidó, se dio buena vida y aceptó los consuelos que le daban. Por otra parte, la muerte de su mujer no le había perjudicado en su profesión, pues durante un mes se estuvo hablando de él: «¡Este pobre joven!, ¡qué desgracia!». Su nombre se había extendido, su clientela se había acrecentado; y además iba a Les Bertaux con toda libertad. Tenía una esperanza indefinida, una felicidad vaga; se encontraba la cara más agradable cuando se cepillaba sus patillas delante del espejo. 9 El sueldo era una moneda equivalente a 1/20 del franco (0,05 f). Una moneda de 40 sueldos equivalía a 2 francos. 10 Alusión a la costumbre que tienen los campesinos de matar y exhibir los animales que consideran dañinos para la agricultura.

Un día llegó hacia las tres; todo el mundo estaba en el campo; entró en la cocina, pero al principio no vio a Emma; los postigos estaban cerrados. Por las rendijas de la madera, el sol proyectaba sobre las baldosas grandes rayas delgadas que se quebraban en las aristas de los muebles y temblaban en el techo. Sobre la mesa, algunas moscas trepaban por los vasos sucios y zumbaban, ahogándose, en la sidra que había quedado en el fondo. La luz que bajaba por la chimenea aterciopelando el hollín de la plancha coloreaba de un suave tono azulado las cenizas frías. Entre la ventana y el fogón estaba Emma cosiendo; no llevaba pañoleta y sobre sus hombros descubiertos se veían gotitas de sudor. Según costumbre del campo, le invitó a tomar algo. Él no aceptó, ella insistió, y por fin propuso, riendo, tomar juntos una copita de licor. Fue a buscar en la alacena una botella de curaçao, alcanzó dos copitas, llenó una hasta el borde, echó unas gotas en la otra, y, después de brindar, la llevó a sus labios. Como estaba casi vacía, se echaba hacia atrás para beber; y, con la cabeza inclinada hacia atrás, los labios adelantados, el cuello tenso, se reía de no sentir nada, mientras que, sacando la punta de la lengua entre sus finos dientes, lamía despacito el fondo del vaso. Volvió a sentarse y reanudó su labor, el zurcido de una media de algodón blanca; trabajaba con la frente inclinada; no hablaba. Carlos tampoco. El aire que pasaba por debajo de la puerta levantaba un poco de polvo sobre las baldosas. Carlos lo miraba arrastrarse, y sólo oía el martilleo interior de su cabeza y el cacareo lejano de una gallina que había puesto en el corral. Emma, de vez en cuando, se refrescaba las mejillas con la palma de las manos, que luego enfriaba en el pomo de hierro de los grandes morillos. Se quejaba de sufrir mareos desde comienzos de la estación; le preguntó si le sentarían bien los baños de mar; se puso a hablar del convento, Carlos de su colegio, y se animó la conversación. Subieron al cuarto de Emma. Le enseñó sus antiguos cuadernos de música, los libritos que le habían dado de premio y las coronas de hojas de roble abandonadas en el cajón de un armario. Le habló también de su madre, del cementerio, a incluso le enseñó en el jardín el arriate donde cogía las flores, todos los primeros viernes de mes, para ir a ponérselas sobre su tumba. Pero el jardinero que tenían no entendía nada de flores; ¡tenían tan mal servicio! A ella le habría gustado, aunque sólo fuera en invierno, vivir en la ciudad, por más que los días largos de buen tiempo hiciesen tal vez más aburrido el campo en verano y según lo que decía, su voz era clara, aguda, o, languideciendo de repente, arrastraba unas modulaciones que acababan casi en murmullos, cuando se hablaba a sí misma, ya alegre, abriendo unos ojos ingenuos, o ya entornando los párpados, con la mirada anegada de aburrimiento y el pensamiento errante. Por la noche, al volver a casa, Carlos repitió una a una las frases que Emma había dicho, tratando de recordarlas, de completar su sentido, a fin de reconstruir la porción de existencia que ella había vivido antes de que él la conociera. Pero nunca pudo verla en su pensamiento de modo diferente a como la había visto la primera vez, o tal como acababa de dejarla hacía un momento. Después se preguntó qué sería de ella, si se casaría, y con quién, ¡ay!, el tío Rouault era muy rico, y ella… ¡tan guapa! Pero la cara de Emma volvía siempre a aparecérsele ante sus ojos y en sus oídos resonaba algo monótono como el zumbido de una peonza: «¡Y si te casaras!, ¡si te casaras!». Aquella noche no durmió, tenía un nudo en la garganta, tenía sed; se levantó a beber agua y abrió

  • Page 3 and 4: PRIMERA PARTE
  • Page 5 and 6: El «novato» se levantó; la gorra
  • Page 7 and 8: decirle cosas desagradables, perman
  • Page 9 and 10: En las hermosas tardes de verano, a
  • Page 11 and 12: Capítulo II Una noche hacia las on
  • Page 13 and 14: aunque eran castaños, parecían ne
  • Page 15: no fuera por las colzas del año pa
  • Page 19 and 20: aldabilla temblaba todavía. Al dí
  • Page 21 and 22: entre el trigo verde, se alargó en
  • Page 23 and 24: Cuando llevaba andados cien pasos a
  • Page 25 and 26: Finalmente, sabiendo su marido que
  • Page 27 and 28: Capítulo VI Emma había leído Pab
  • Page 29 and 30: imprudencias de la música, la atra
  • Page 31 and 32: Capítulo VII A veces pensaba que,
  • Page 33 and 34: Entretanto, según teorías que ell
  • Page 35 and 36: Capítulo VIII A mansión, de const
  • Page 37 and 38: detrás, en el espejo, entre dos ca
  • Page 39 and 40: una especie de mareo se apoderó de
  • Page 41 and 42: Cada miércoles se decía al desper
  • Page 43 and 44: que tenía, alejándose de su cara,
  • Page 45 and 46: hecho? Ella hubiera querido que est
  • Page 47 and 48: consolas, repitiéndose en los peda
  • Page 49 and 50: SEGUNDA PARTE
  • Page 51 and 52: y hoces. Los tejados de paja, como
  • Page 53 and 54: contra la chimenea. Su cara no expr
  • Page 55 and 56: La hotelera tomó la defensa de su
  • Page 57 and 58: Capítulo II Emma fue la primera en
  • Page 59 and 60: —¡Ah!, no le haga caso, Madame B
  • Page 61 and 62: través de las ventanas sin cortina
  • Page 63 and 64: Poco a poco, el recuerdo de aquella
  • Page 65 and 66: de beber mucho aguardiente, frecuen
  • Page 67 and 68:

    Después de haber aguantado sus exp

  • Page 69 and 70:

    Al principio él había ido a visit

  • Page 71 and 72:

    Tan pronto oía la campanilla, corr

  • Page 73 and 74:

    Capítulo V Fue un domingo de febre

  • Page 75 and 76:

    verdosa del crepúsculo, como peque

  • Page 77 and 78:

    Le pareció, pues, así tan virtuos

  • Page 79 and 80:

    Capítulo VI Una tarde en que senta

  • Page 81 and 82:

    —¡Ah, no me hable, Madame Bovary

  • Page 83 and 84:

    Cuando Carlos, a las once de la noc

  • Page 85 and 86:

    —Está ausente —repitió. Enton

  • Page 87 and 88:

    —Tiene usted razón —interrumpi

  • Page 89 and 90:

    no apareció ningún sol, se hizo n

  • Page 91 and 92:

    Carlos entró en la sala. El señor

  • Page 93 and 94:

    sostenía; y cuando se detuvo en es

  • Page 95 and 96:

    a buscar un cocinero a Neufchâtel!

  • Page 97 and 98:

    Aquel gesto de Emma, sin embargo, n

  • Page 99 and 100:

    dando resultado, pues no sabía ya

  • Page 101 and 102:

    Pero en este momento la voz del con

  • Page 103 and 104:

    ha alcanzado estos últimos años u

  • Page 105 and 106:

    «¡Setenta francos!». —Cien vec

  • Page 107 and 108:

    abundancia. Cada cual se tomaba por

  • Page 109 and 110:

    Capítulo IX Pasaron seis semanas.

  • Page 111 and 112:

    Al día siguiente a mediodía Rodol

  • Page 113 and 114:

    —Ya que no hay más remedio —re

  • Page 115 and 116:

    Rodolfo iba a buscarla allí y colo

  • Page 117 and 118:

    hasta la noche torturándose la men

  • Page 119 and 120:

    Rodolfo apagó la luz. —¿Tienes

  • Page 121 and 122:

    ¿Pero quién la hacía tan desgrac

  • Page 123 and 124:

    Bovary se encargaba incluso de prop

  • Page 125 and 126:

    Lo cual no impidió que, cinco día

  • Page 127 and 128:

    —¡Esos son inventos de París!

  • Page 129 and 130:

    —Pero puede que fuera un valgus

  • Page 131 and 132:

    Y añadía con un tono meditabundo:

  • Page 133 and 134:

    hablando con otras mujeres? Ellas l

  • Page 135 and 136:

    —¡Qué mujer! —dijo él viénd

  • Page 137 and 138:

    —Déjelo todo en su casa. En cuan

  • Page 139 and 140:

    Al cabo de unos minutos se detuvo;

  • Page 141 and 142:

    «Después de todo, es cierto, pens

  • Page 143 and 144:

    el torno. Emma, apoyada en el vano

  • Page 145 and 146:

    ellos que siempre han mezclado arom

  • Page 147 and 148:

    Capítulo XIV En primer lugar, no s

  • Page 149 and 150:

    El cura se maravillaba de todas est

  • Page 151 and 152:

    Allí estaba Binet, un poco más ab

  • Page 153 and 154:

    No veía ningún impedimento; su ma

  • Page 155 and 156:

    extendía por los brezos. Por otra

  • Page 157 and 158:

    desde la escena, al tiempo que repr

  • Page 159 and 160:

    Y cambiando de maniobra ante aquell

  • Page 161 and 162:

    Capítulo I El señor León, mientr

  • Page 163 and 164:

    Ella parecía decidida a dejarle ha

  • Page 165 and 166:

    —¡Qué niño es! ¡Vamos, sea ju

  • Page 167 and 168:

    —No —dijo León. Y primeramente

  • Page 169 and 170:

    Pero León sacó rápidamente una m

  • Page 171 and 172:

    Capítulo II Al llegar a la posada,

  • Page 173 and 174:

    de la sociedad? Pero para esto hay

  • Page 175 and 176:

    —Sí. Cuando quitaron el mantel,

  • Page 177 and 178:

    —El que lleva usted ahora está b

  • Page 179 and 180:

    León, en el suelo, al lado de ella

  • Page 181 and 182:

    Fue por aquella época, es decir ha

  • Page 183 and 184:

    Capítulo V Era los jueves. Emma se

  • Page 185 and 186:

    ¡Cuánto les gustaba aquel cómodo

  • Page 187 and 188:

    hueca, tenía algo de lejano que tr

  • Page 189 and 190:

    En efecto, el viernes siguiente, Ca

  • Page 191 and 192:

    anquero en Rouen, iba a descontar a

  • Page 193 and 194:

    Rouge». No había nadie. Pensó qu

  • Page 195 and 196:

    Capítulo VI En los viajes que hac

  • Page 197 and 198:

    —Es un truco —dijo el farmacéu

  • Page 199 and 200:

    Emma vivía totalmente absorbida po

  • Page 201 and 202:

    Después la llamó otra vez para en

  • Page 203 and 204:

    empresas. El más mediocre libertin

  • Page 205 and 206:

    —Él se volvió lentamente, y le

  • Page 207 and 208:

    Capítulo VII Estuvo estoica al dí

  • Page 209 and 210:

    aconsejaba un delito. Entonces tuvo

  • Page 211 and 212:

    señor Homais salió de la farmacia

  • Page 213 and 214:

    Se arrastraba de rodillas hacia ell

  • Page 215 and 216:

    —Habría que azotar a esas mujere

  • Page 217 and 218:

    Capítulo VIII Por el camino se iba

  • Page 219 and 220:

    Repitió varias veces: —No los ti

  • Page 221 and 222:

    metió en él la mano, y, retiránd

  • Page 223 and 224:

    —Bien —replicó Homais—, habr

  • Page 225 and 226:

    demonio. Su mirada, más cortante q

  • Page 227 and 228:

    personalmente desagradable, pues la

  • Page 229 and 230:

    Capítulo IX Siempre hay detrás de

  • Page 231 and 232:

    El boticario, a quien pesaba el sil

  • Page 233 and 234:

    —Pero ¡caramba! —exclamó el e

  • Page 235 and 236:

    Capítulo X No había recibido la c

  • Page 237 and 238:

    cielo claro estaba salpicado de nub

  • Page 239 and 240:

    Capítulo XI A día siguiente, Carl

  • Page 241 and 242:

    «A pesar de las leyes contra el va

  • Page 243 and 244:

    Entonces Homais se inclinó hacia e

Madame Bovary. Gustave Flaubert El argumento - Colegio Lourdes
“Madame Bovary” de Flaubert: un estudio sobre la envidia y la ...
Annie Goldmann. Madame Bovary vista por Flaubert, Minnelli y ...
Madame Bovary, Anna Karénina y La Regenta - Los Medios
Gustave Flaubert Madame Bovary
Madame Bovary - Biblioteca Virtual Battaletras
Madame Bovary contada por Carlos el señor Bovary - veredas ...