Views
6 days ago

Revista Hegemonía. Año I Nº. 2

Hegemonía es la revista digital de análisis político y sociológico de La Batalla Cultural. Aparece mensualmente. Hegemonía se sostiene con el aporte de sus lectores mediante suscripciones regulares y de auspiciantes, exceptuándose de estas por definición las empresas de capital privado. Para suscribirse y/o auspiciar esta revista, contáctese al teléfono (2245) 41-2008 o al mail hegemonia@labatallacultural.org. Todos los derechos reservados. Las opiniones emitidas en esta revista y eventualmente firmadas son de exclusiva responsabilidad sus autores y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de La Batalla Cultural.

CONTENIDO EXCLUSIVO

CONTENIDO EXCLUSIVO INFORME ESPECIAL El padre de los pueblos ERICO VALADARES La región nordeste es históricamente la más atrasada de Brasil. Dominada en gran parte de su territorio de 1,5 millones de kilómetros cuadrados por un clima semiárido que es prácticamente incompatible con la vida, en esa vasta región las largas sequías fueron un problema central hasta la concreción del proyecto de transposición del Río San Francisco. La obra es monumental y consta de cientos de kilómetros de canales de irrigación construidos en hormigón sólido y ya representa, a poco de ser inaugurada, beneficio real para unos 12 millones de habitantes de la región nordeste de Brasil. Dicha obra, el milagro de la transposición del Río San Francisco, existió como proyecto en Brasil desde 1847, pero únicamente pudo ser realizada durante el gobierno de Luis Inácio da Silva, más conocido local y mundialmente por el sobrenombre “Lula”, o el entrañable Lula da Silva. Mientras la transposición del Río San Francisco no pasó de un proyecto cajoneado por gobiernos a los que poco les importaba la suerte de los miserables de la región nordeste, millones de esos miserables murieron de hambre, de sed y de enfermedades derivadas de la falta de agua; otros tantos tuvieron 10 HEGEMONIA - MARZO DE 2018

que migrar como refugiados en condiciones precarias hacia las demás regiones del país en búsqueda de mejor suerte, principalmente al sudeste industrializado. Entre estos últimos está Lula. Lula da Silva tenía siete años de edad en 1952, cuando su familia logró eludir la miseria y la muerte en Caetés, Pernambuco, y dirigirse a Sao Paulo en un viaje que duró 13 días y se hizo sobre la caja de un viejo camión por caminos improvisados. De acuerdo con el mapa vial de hoy —considerando las rutas ya construidas y debidamente asfaltadas— los 2.900 kilómetros de distancia que hay entre Caetés y Sao Paulo pueden recorrerse en alrededor de 40 horas, cómodamente y en automóvil. Pero en 1952 las cosas eran muy distintas y el viaje de Lula con su madre y sus hermanos abandonados por el padre debió haber sido infernal. Lula llegó por fin a Sao Paulo y pronto tuvo que salir a trabajar, aun siendo un pibito de tan solo siete años de edad. Vendió naranjas en el muelle, lustró botas y fue cadete, hasta llegar a ser tornero mecánico en una fábrica de bulones, ya siendo un adolescente de 16 años. En esa fábrica Lula tuvo el accidente en el que perdió su dedo meñique, aplastado por una máquina. Tras esperar varias horas hasta que el dueño de la fábrica se hiciera cargo del siniestro, Lula finalmente recibió atención médica. 11 HEGEMONIA - MARZO DE 2018

Revista Hegemonía. Año I Nº. 1