SANTIBÁÑEZ - Origen y función YUMPU

palestra.editores

ORIGEN Y FUNCIÓN DE LA ARGUMENTACIÓN

Pasos hacia una explicación evolutiva y cognitiva


Cristián Santibáñez

Origen y función de la argumentación

Pasos hacia una explicación evolutiva y cognitiva

Palestra Editores

Lima — 2018


341.4

S25

Santibáñez, Cristián, 1973 -

Origen y función de la argumentación. Pasos hacia una explicación evolutiva y cognitiva / Cristián

Santibáñez; 1a ed. - Lima: Palestra Editores, 2018.

369 p.; 20.5 cm.

D.L. 2018-05925

ISBN: 978-612-325-037-9

1. ¿Por qué argumentamos? La tesis 2. Cooperación, reciprocidad y confianza: hacia la normatividad

argumentativa 3. Flexibilidad, mindreading y representación: hacia la destreza cognitiva de argumentar

4. Infraestructura inferencial 5. Con alma de niños: desde la ostensión y las falsas creencias

a la protoargumentación en infantes 6. Razonamiento a la luz de la práctica argumentativa: el caso

de la TAR 7. Desacoplamiento en la argumentación 8. Prototipicidad e inclusividad en la práctica

argumentativa: metáfora. 9. Engaños, mentiras y argumentos: eldespliegue de doble filo 10. Si

no fuera por las imágenes

ORIGEN Y FUNCIÓN DE LA ARGUMENTACIÓN

Pasos hacia una explicación evolutiva y cognitiva

Cristián Santibáñez

Palestra Editores: Primera edición, mayo 2018

© 2018: Cristián Santibáñez

© 2018: Palestra Editores S.A.C.

Plaza de la Bandera 125 Lima 21 - Perú

Telf. (511) 6378902 - 6378903

palestra@palestraeditores.com

www.palestraeditores.com

Impresión y encuadernación:

Grández Gráficos SAC

Mz. E, Lt. 15 - Urb. Santa Rosa - Los Olivos

Mayo, 2018

Diagramación:

Gabriela Zabarburú Gamarra

Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.º 2018-05925

ISBN: 978-612-325-037-9

Tiraje: 500 ejemplares

Impreso en el Perú | Printed in Peru

Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, bajo

ninguna forma o medio, electrónico o impreso, incluyendo fotocopiado, grabado o almacenado

en algún sistema informático, sin el consentimiento por escrito de los titulares del Copyright.


Contenido

PREFACIO......................................................................................................11

INTRODUCCIÓN GENERAL.....................................................................15

Parte I

LAS RAZONES FUNDAMENTALES

DE LA EVOLUCIÓN DE LA ARGUMENTACIÓN

Capítulo 1

¿POR QUÉ ARGUMENTAMOS? LA TESIS.................................................23

1.1. Introducción.............................................................................................23

1.2. Raíces sociales de la argumentación: explicaciones

evolutivas alternativas................................................................................25

1.3. El beneficio recíproco de argumentar........................................................30

1.4. El desafío de precisar.................................................................................35

Capítulo 2

COOPERACIÓN, RECIPROCIDAD Y CONFIANZA:

HACIA LA NORMATIVIDAD ARGUMENTATIVA...................................39

2.1. Introducción.............................................................................................39

2.2. Normatividad argumentativa: intencionalidad y recursión........................41

2.3. Cooperación: bases de la normatividad argumentativa..............................44

Cooperación como categoría específica.....................................................46

Mutualismo..............................................................................................47

Altruismo .................................................................................................48

2.4. Acumulación tecnológica, inteligencia e intencionalidad compartida........50

2.5. Acumulación de capital cognitivo y construcción de nicho........................54

5


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

2.6. Confianza.................................................................................................57

2.7. Volver a la reciprocidad.............................................................................61

2.8. Conclusiones: La argumentación como proceso objetivador......................65

Capítulo 3

FLEXIBILIDAD, MINDREADING Y REPRESENTACIÓN:

HACIA LA DESTREZA COGNITIVA DE ARGUMENTAR......................67

3.1. Introducción.............................................................................................67

3.2. La hipótesis de la inteligencia social: cerebro, plasticidad e inferencia........68

3.3. Atención, atención....................................................................................75

3.4. Mindreading generalizada..........................................................................85

3.5. Otras nomenclaturas: mindshaping y mindvaults........................................93

3.6. Representación..........................................................................................96

3.7. Conclusiones..........................................................................................106

Parte II

TRAZADOS FILOGENÉTICOS Y ONTOGENÉTICOS DE LA

DESTREZA COGNITIVA DE ARGUMENTAR

Capítulo 4

INFRAESTRUCTURA INFERENCIAL......................................................111

4.1. Introducción...........................................................................................111

4.2. Sin palabras... al comienzo: categorización, analogía y causalidad............112

4.3. De inferencias ancestrales: Razonamiento en primates.............................132

4.4. Razonamiento deóntico..........................................................................139

4.5. Conclusiones..........................................................................................147

Capítulo 5

CON ALMA DE NIÑOS: DESDE LA OSTENSIÓN Y LAS FALSAS

CREENCIAS A LA PROTOARGUMENTACIÓN EN INFANTES..........149

5.1. Introducción...........................................................................................149

5.2. Razonamiento y ostensión en infantes.....................................................150

5.3. Declaración y negación en pequeños.......................................................154

5.4. Falsas creencias: reconocimiento de escenarios contradictorios................156

5.5. Teoría de la mente en los infantes............................................................172

5.6. Inferencias: causalidad y categorización tempranas..................................179

5.7. Conclusiones: Protoargumentación revisitada ........................................183

6


CONTENIDO

Parte III

MANIFESTACIÓN DE LA DESTREZA COGNITIVA

DE ARGUMENTAR

Capítulo 6

RAZONAMIENTO A LA LUZ DE LA PRÁCTICA ARGUMENTATIVA:

EL CASO DE LA TAR..................................................................................189

6.1. Introducción...........................................................................................189

6.2. La división cognitiva del trabajo argumentativo......................................190

6.3. Vigilancia epistémica y sesgo de confirmación ........................................196

6.4. Huellas de una sensibilidad temprana para argumentar

(en TAR y otras teorías) .........................................................................200

6.5. Conclusiones: ¿cooperación, controversia, o solo comunicación?.............205

Capítulo 7

DESACOPLAMIENTO EN LA ARGUMENTACIÓN .............................211

7.1. Introducción...........................................................................................211

7.2. Desacoplamiento representacional: ¿qué es?............................................214

7.3. El caso como capacidad cognitiva general en infantes .............................217

7.4. El caso en los argumentos: el bucle de Toulmin.......................................218

7.5. Conclusiones: ¿Recursividad?..................................................................223

Capítulo 8

PROTOTIPICIDAD E INCLUSIVIDAD EN LA PRÁCTICA

ARGUMENTATIVA: METÁFORA..............................................................227

8.1. Introducción...........................................................................................227

8.2. Lenguaje, intención y cognición social ...................................................230

8.3. Razonamientoy esquema-imagen............................................................234

8.4. Razonamiento práctico, esquema-imagen y prototipicidad

en funcionamiento..................................................................................237

8.5. Expresiones metafóricas, metáforas conceptuales y argumentación..........239

8.6. Conclusiones: ¿la prototipicidad y la inclusividad se orientan

hacia la convencionalización?..................................................................245

Capítulo 9

ENGAÑOS, MENTIRAS Y ARGUMENTOS: EL

DESPLIEGUE DE DOBLE FILO ...............................................................251

9.1. Introducción...........................................................................................251

9.2. El engaño generalizado............................................................................253

7


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

9.3. Argumentando dentro del sesgo de influencia social:

entre beneficio y daño.............................................................................270

9.4. Conclusiones..........................................................................................278

Capítulo 10

SI NO FUERA POR LAS IMÁGENES........................................................281

10.1. Introducción..........................................................................................281

10.2. Imagen: procesos cognitivos elementales.................................................283

10.3. Teoría contemporánea de la argumentación visual .................................292

10.4. Teoría cognitiva responsiva y endoxón-máxima......................................302

10.5. Conclusiones: argumentos distribuidos y extendidos..............................306

CONCLUSIONES GENERALES................................................................313

BIBLIOGRAFÍA............................................................................................323

ÍNDICE ANALÍTICO..................................................................................365

8


A mi mujer, Rebekka Bremmer Bartlett

9


Prefacio

Nací nueve días después del golpe militar en Chile que derrocó al

gobierno de Allende en 1973. Luego le siguieron casi diecisiete años de

crueldad y falta de razón. Ni atisbo de buenas explicaciones de por qué las

decisiones que se tomaron eran, si alguien se atrevió a pensar, correctas.

Una vez me preguntaron en Antigua, Guatemala, qué significaba para

mí haber sido —y en muchos sentidos sigo siéndolo— hijo de la dictadura.

No tengo respuesta. De todos modos, para psicólogo no gano. Lo que sí sé

es que mientras algunos piensan que la ola modernizadora en algo iniciada

en la dictadura está explicando varias de las tensiones que se viven hacia el

2017, las secuelas de un período tan largo donde se trastocó todo aún no se

manifiestan completamente. En la deriva, Chile es un lugar más irritablemente

injusto que lo que los defensores modernizadores quieren reconocer;

sus almas hoy están altamente histericidas, las explicaciones públicas son

pobres, la bufonería se toma radios y canales televisivos, la contaminación

en varias ciudades hace mella en los pulmones de nuestros hijos, en los

tests internacionales en educación resultamos paupérrimos, la envidia nos

carcome, nos molesta el mapuche, el autoengaño es oficio bien aprendido,

etcétera, etcétera. Las cosas se hacen sin discutirlas, porque el hábito fue

eliminado de cuajo en 1973. En su reemplazo, que tampoco es el infierno,

ha tomado el protagonismo la columnita de opinión de los domingos, y hay

más analistas que la cantidad de puntos de vista distintos en una disputa

sobre un asunto público.

11


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

Es un panorama triste y pareciera sin salida. Me consta que varias luces

y espíritus trabajan arduamente para cambiarlo, para recuperar el hábito

de hablar con razones y escuchar las del otro, pero la ceguera y ambición

son cancerígenas y están aún en la mayoría de una élite autorreferente.

Este contexto y realidad chilenos son los que han estado de fondo en mi

trabajo académico en torno a la facultad argumentativa. Me he acercado a

ella desde muchos ángulos, como la dialéctica, la retórica, la cognición, el

análisis del discurso y la evolución. El libro que a continuación detalla mis

ideas recoge estas direcciones.

El libro no podría haber llegado a buen puerto sin el acompañamiento

y respaldo de muchas personas que, con o sin saberlo, han estado allí. En el

ámbito de la academia, quiero agradecer primero a quienes me acompañaron

en el Centro de Estudios de la Argumentación y el Razonamiento de la

Universidad Diego Portales durante más de diez años. A varios miembros

de la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales: Alemka Tomicic,

Claudio Martínez, Paulina Chávez, quienes fueron parte de varias

iniciativas del CEAR o escucharon y retrucaron algunas ideas mías. A las

autoridades de mi Universidad, quienes han creído en el proyecto CEAR y

me han permitido ir y volver. A Cristian Noemi, de la Universidad de La

Serena, quien siempre me ha apoyado decididamente. A Oscar Lermanda,

quien me ha ayudado en diseminar mi escritos con un gran trabajo editorial.

A varios colegas repartidos en Chile que trabajan en estas materias y me han

ayudado de una u otra forma: Flavia Carbonell, Constanza Ihnen, Bernardo

Riffo, Jorge Osorio, Cecilia Quintrileo, Claudia Muñoz, José Julio León,

Manuel Ugarte, Matías Villalón, Alberto Coddou, Juan Ormeño, Katherine

Strasser, Mónica Tapia, Rodrigo Coloma. A quienes, en su momento, fueron

estudiantes de posgrado y confiaron en mi supervisión: Sebastián Montenegro,

Raúl Madrid, Paloma Valenzuela, Álvaro Mardones, Alberto Merino,

Marjorie Gallardo, Javier Ortega, Mateo Goycolea, Guido Olea, Gabriela

Huepe, Andrés Asenjo. A mi hermano, Aldo Santibáñez, quien me acercó

a una parte del mundo en la que tiene sentido hablar de argumentación. A

mis ayudantes Antonia García, Fernanda Aeschlimann, Valentina Salvatierra,

Nicolás Alarcón. En el ámbito académico internacional, son muchas

las personas; si se me olvidara alguna, es por mi debilidad de recordar (los

chilenos somos mandados a hacer para esto: olvidar): Julder Gómez, Pablo

Porto, Frans van Eemeren, Maia Migdalek, Celia Rosemberg, Chistopher

12


PREFACIO

Tindale, Hubert Marraud, Ralph Johnson, Harvey Siegel, Frank Zenker,

Dale Hample, Chiara Pollarolli, Hans Hansen, Steven Patterson, Steve

Oswald, Luis Vega, Elvira Arnoux, Roberto Marafioti, Paula Olmos, Raúl

Puello, Lilian Bermejo-Luque, Jens Kjeldsen, Michael Gilbert, Thomas

Goodnight.

También quiero agradecer a la Universidad Católica de la Santísima

Concepción, particularmente a su Facultad de Educación, que comienza a

cobijarme para desarrollar investigación en el ámbito.

Al clan Santibáñez Yáñez. A mi madre, Ana María, a mi padre y mis

hermanos Dimas y Francisco, y sus familias Estefanía, José María, Diego,

Gaspar, Lucas. Claramente, la mesa abundante, pertinentemente bien regada

y conversada está en el origen de esto.

Muy especialmente a la familia Bremmer, agradezco el enorme cariño

y apoyo que nos han brindado en los últimos años.

Este libro está dedicado a Boaz, Noemi y Ezra, por la alegría y fuerza

que dan cada día, y por el estímulo que significa tratar de entender lo que

tiene realmente importancia.

A Rebekka, sobre todas las cosas, la razón de este libro. La mujer cuya

belleza, virtud e inteligencia orientan mi hacer.

13


Introducción General

Si no se esgrimieran razones que justificaran una idea, plan, decisión o

acción, quizás nuestros brazos y piernas hubiesen evolucionado monstruosamente

para que un semejante acatara, golpe seco y decidido mediante,

nuestras ideas, planes y acciones.

Ciertamente, no hay que entender el acto de argumentar como uno

representativo de un comportamiento primitivo de corte pacifista, sino como

aquel acto genuinamente cooperativo que puede explicar motivacional o

causalmente por qué las cosas son como son y no solo son como el más

fuerte quiere que sean. Este hábito beneficia tanto al que argumenta como

al que recibe una argumentación, ya que, desde el punto de vista del menos

favorecido, el mundo podría ser de otra forma si su ingenio le permite

construir un buen caso, y desde el punto de vista del líder, que podría verse

amenazado por una alianza que aglutine fuerza suficiente, el recurso de la

convicción se transforma en su mejor aliado para cambiar las cosas. Algo

tendrá que explicar por qué argumentar es una estrategia evolutiva estable,

desde el momento en que favorece al humano, que no ha parado de reproducirse

exitosamente y utiliza esta vía para llamarle, justificadamente, amor.

No es tampoco una casualidad que recientemente haya habido un

gran esfuerzo por acentuar la idea de que la cooperación es un mecanismo

15


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

sustancial del desarrollo evolutivo humano 1 . Por ejemplo, Kim Sterelny

(2012) publicó sus Jean Nicod Lectures centrándose, como en otras de sus

publicaciones (Sterelny, 2003), en la explosión cooperativa que tuvo lugar,

de acuerdo con algunos estudios arquelógicos (Thieme, 1997), hace 400

mil años cuando los Neardentales ya eran capaces de cazar en grupos, con

armas relativamente sofisticadas y con un estudio de los movimientos y

hábitos de animales medianos y grandes. Este comportamiento cooperativo

para Sterelny explicaría en gran parte el camino evolutivo de la complejidad

cognitiva y social humana.

La cooperación puede ser vista como una selección natural para el éxito

adaptativo. En esto último, por su generalidad, hay acuerdo. Sin embargo,

a medida que avanza la investigación en biología evolutiva y ciencias de la

cognición, algunas posiciones observan más bien este fenómeno como un

tipo específico de selección cultural en una coevolución entre gen y cultura

(Henrich, 2016; Henrich & Henrich, 2007; Richerson, Boyd & Henrich,

2003) 2 , mientras que otros, con un énfasis más psicológico, señalan que la

cooperación como estado psicológico es expresión de un mutualismo colaborativo

(Tomasello, Melis, Tennie, Wyman & Herrmann, 2012; Tomasello

et al, 2009; Tomasello, 2008).

En la historia del siglo XX de la reflexión sobre la materia, habría que

comenzar por dar crédito al trabajo conjunto de Axelrod y Hamilton (1981)

y al volumen de Axelrod (1980) en el que ofreció evidencia para sostener

que la conducta cooperativa, al menos en la escena competitiva de juegos,

tiende a la larga a crear una relación estable de cooperación, reduciendo la

1

El adverbio recientemente lo utilizo aquí con cautela. Las reflexiones de comienzo

de siglo XX que abordaron el problema del altruismo como un fenómeno típico

de cooperación (Dugatkin, 2006) son antecedentes básicos. No obstante, esto es

precisamente lo que se pone en cuestión en la literaruta más contemporánea, pues

el altruismo viene a ser un tipo específico de comportamiento cooperativo y no

necesariamente el más representativo.

2

Los biólogos evolutivos señalarían que el trabajo de Wynne-Edwards (1962) fue

uno de los primeros esfuerzos explícitos en sentar la idea de una selección grupal

y cultural. La propuesta de Wynne-Edwards fue atacada enérgicamente, y solo a

partir de la década de 1980 esta línea de razonamiento recibió un nuevo impulso,

en particular con el modelamiento matemático del comportamiento de grupos.

16


INTRODUCCIÓN GENERAL

importancia y recurrencia de los movimientos inciales de un agente en un

juego, tendientes al egoísmo y búsqueda de beneficio individual.

La literatura al respecto sigue acuñando y combinando distintos términos

para distinguir este fenómeno; así, por ejemplo, Gintis y Bowles (2011;

Bowles & Gintis, 2004) han puesto un enorme énfasis en las nociones de

reciprocidad fuerte y preferencias sociales en interacciones repetidas, que moldean

un tipo de psicología del agente humano que evolucionó a partir de la

selección grupal 3 . Por otra parte, un lugar también especial en la discusión

contemporánea tiene la asociación entre castigo y conducta cooperativa

(Boyd y Richerson, 1992; Richerson & Boyd, 2005, Gintis, 2008), que

enfatiza la interdependencia entre ambos fenómenos.

Ciertamente, el problema de la cooperación ha recibido gran atención

entre biólogos evolutivos, psicólogos evolutivos, estudiosos de la cognición

y filósofos de la biología, por nombrar algunas de las disciplinas y aproximaciones

téoricas que participan del debate; y lo que muestra la discusión,

que hace cita cruzada de los autores en estos dominios, como se verá en

el desarrollo de este libro, es que hay una falta total de acuerdo en puntos

esenciales 4 .

No obstante estos desacuerdos teóricos en torno al papel de la cooperación

en el desarrollo evolutivo de la cognición general humana, lo que

me importa enfatizar de entrada, en tanto una de las tesis que aquí desarrollaré,

es que la competencia argumentativa es un mecanismo específico

a través del que la capacidad y necesidad de cooperar en la especie humana

se manifiesta y asegura. Pero para llegar a este resultado, explicaré conceptos

asociados y distinciones básicas que permitirán juzgar la pertinencia de este

punto de vista. Por ejemplo, este libro discutirá los vínculos que hay entre

3

Aquí evidentemente late el trabajo de Hamilton en la década de 1960; véase

Hamilton (1996) para una compilación de sus ensayos fundamentales en biología

evolutiva.

4

De acuerdo con Blute (2010: 105), la Web of Science ya registraba —en el 2010—

más de tres mil artículos sobre la evolución de la cooperación entre 2005 y 2010,

y existe también una lista extensa de monográficos sobre la materia, algunos de

los cuales forman parte de la bibliografía de este trabajo. Hoy incluso se habla de

hipercooperación para refeirse a esta fundamental característica humana (Burkart

et al, 2014).

17


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

reciprocidad y reputación social, que se supone en la literatura como parte

de un fenómeno cooperativo más amplio.

No dejaré para las conclusiones generales, como suele hacerse, mi

posición, sino que en la primera parte intentaré desplegarla sin vaguedad y

apropiadamente. Esta primera parte está compuesta por tres capítulos donde

anuncio, pimero, la tesis del libro, mostrando las raíces sociales de la argumentación

y declarando que argumentar beneficia a todos los involucrados;

luego discuto con cierto detalle el problema de la cooperación, enfatizando

la idea de construcción de nicho, intencionalidad colectiva y evolución

cultural; y termino con una discusión sobre la infraestructura cognitiva

básica que una facultad argumentativa supondría: plasticidad cerebral, el

problema cogntivo de la atención, la teoría mindreading, el fenómeno de la

representación, entre otros. Cada apartado de cada capítulo no sólo tiene

mis acentos explícitamente indicados, sino que además en las conclusiones

parciales de cada capítulo resumo tales acentos. Estos tres capítulos se han

basado, respectivamente, pero con variaciones, en los siguientes artículos

míos publicados: Steps towards an evolutionary account of argumentative

competence (Informal Logic, 35 (2): 168-183, 2015), La argumentación a la

luz de la filosofía de la biología (Revista de Filosofía, 72,165-182, 2016), y

Mindreading, representación, inferencia y argumentación (Revista Co-herencia,

12 (23): 171-204, 2015).

La segunda parte del libro, compuesta solo por dos capítulos, está

dedicada a detallar y profundizar varias de las dimensiones discutidas en

la primera parte, pero vistas a partir de las perspectivas filogenéticas y

ontogenéticas. Ocupo bibliografía cognitiva para describir tanto la capacidad

de categorizar como el comportamiento causal y el razonamiento

analógico; ocupo luego literatura evolutiva para rastrear filogenéticamente

el razonamiento en primates, para mostrar ciertas continuidades en el paso

evolutivo; el capítulo V lo dedico, y reconozco que con algo de extensión y

densidad, a la comprensión de habilidades cognitivas pragmáticas basadas

y/o apoyadas en los parámetros cognitivos indicados en el capítulo IV,

como son la ostensión, el fenómeno de la declaración —producción de

aserción— y negación —manifestación de rechazo—, el reconocimiento

de falsas creencias, pero casi exclusivamente desde un ángulo ontogenético,

vale decir, en el desarrollo temprano en infantes.

18


INTRODUCCIÓN GENERAL

El estudioso común de la argumentación, luego de estas dos primeras

partes del libro, estará algo irritado porque hasta entonces no he hecho

casi mención de la teoría argumentativa estándar (¡ni de sus próceres!). La

tercera parte del libro está dedicada, como la llamo, a la manifestación de

la destreza cognitiva de argumentar, y desde aquí, en efecto, ya comienzo

de forma directa a hacer uso de tal teoría y sus avances. Esta parte del libro

está compuesta por cinco capítulos. Comienzo analizando la manifestación

argumentativa discutiendo, y de hecho desechando, una aproximación desde

la teoría argumentativa del razonamiento, para cuyo efecto incursiono en la

tesis de la división del trabajo cognitivo y la preocupación por el sesgo de

confirmación. Este capítulo está basado, hasta cierto punto, en el artículo

que publiqué como Mercier and Sperber’s Argumentative Theory of Reasoning.

From the Psychology of Reasoning to Argumentation Studies (Informal Logic

32 (1), 132-159, 2012). El capítulo VII lo dedico a una manifestación

estructural del argumento, que he nombrado desacoplamiento argumentativo;

aquí ocupo, solo para ejemplificar, el modelo propuesto por Stephen

Toulmin (me perdonarán los devotos del británico por usarlo solo como

ilustración). En el octavo capítulo, muestro cómo se manifiesta en concreto

la categorización, la analogía, la prototipicidad, entre otros fenómenos

cognitivos vistos en las dos primeras partes del libro, a través del discurso

metafórico argumentativo; me he basado en un artículo y en dos capítulos

de libro que publiqué: Metáforas y argumentación: Lugar y función de las

metáforas conceptuales en la práctica argumentativa (Signos 42 (70), 245-269,

2009); Notas sobre la relación metáforas y argumentación: de lo estratégico a lo

conceptual (Santibáñez, C. & Osorio, J. (eds.); Recorridos de la metáfora:

mente, espacio y diálogo (pp. 241-276). Concepción: Cosmigonon Editores,

2011; y Razonamiento, Argumentación y Cognición social. El caso del subproceso

Esquema-Imagen (Ibáñez, A., Riveros, R., Escobar, M. & Barutta, J. (eds.),

La Neurociencia Social en Sudamérica. Una aproximación multinivel a

perspectivas biológicas y sociales (pp. 247-272). Santiago: J.C. Sáez Editorial,

2009). Luego, y para quien crea que mi aproximación pueda adolecer

de una ingenuidad infantil, trato en el capítulo noveno la manifestación

argumentativa de la mano del engaño, la mentira y la manipulación (una

familia no muy digna de comportamientos), para mostrar que la cooperación

se equilibra, contingentemente, con una conducta prevaricativa general y

potencial; me he basado en el artículo que publiqué como Strategically wrong:

19


CRISTIÁN SANTIBÁÑEZ

On the relationship between generalized deception and persuasive behaviour

(Journal of Pragmatics, 114, 16-31, 2017). En el último capítulo de este

libro, el número 10, me divierto —esa es la verdad— con la manifestación

visual de la argumentación; utilizo aquí a Wittgenstein —a propósito de ver

como—, también un tanto de literatura sobre ilusiones ópticas, reproduzco

imágenes de argumentación publicitaria y política, recuerdo a la teoría y

modelo de análisis argumentativo de la Escuela de Lugano, a algunos colegas

con aproximaciones retóricas, y termino tematizando lo que se conoce

como segunda y/o tercera ola —de la bibliografía— cognitiva en relación

con ver a la argumentación visual como una manifestación de cognición

distribuida y extendida.

Me enfrento, ya en las conclusiones generales, con preguntas críticas

fundamentales que un teórico evolutivo pudiera tener para aceptar el análisis

de la argumentación en tal perspectiva. Vinculo la facultad con el problema

de la unidad de selección, con la convención como una estrategia evolutiva

estable, vuelvo al problema del nicho y la evolución cultural, reviso los asuntos

de la adaptación, la normatividad, la ecología argumentativa, y distingo,

por ejemplo, entre funciones próximas y ulteriores de la argumentación,

En este viaje reflexivo he dejado sin tratamiento varios temas que la

argumentación supone y cubre. Uno de ellos, muy sensible, que no he

integrado, es la dimensión de las emociones. Pero para hablar de ellas, no

obstante, debo prepararme.

20

More magazines by this user