Un mar de fueguitos 2° 2018

ceciliadriazrecchi

Un mar

de

fueguitos

Por los chicos de

grado


Un niño tiene un cuerpo y una historia. Y nosotros también. Es decir

que venimos “completos”, “con envoltura” “con cáscara” …Y eso

juega en todo momento en la vida de uno y cómo no, también en la

escuela.

Un cuerpo con su tamaño, su forma, su encanto, sus imperfecciones,

sus particularidades, su identidad. Con sus sensaciones grabadas de

cariño, de miedo, de ternura. Con su impresión hacia los otros que

reclama asegurarse.

Con su necesidad de gustar, con su seguridad de lo que le gusta y de

los que no le gusta. Con su manera de estar, de moverse, de hablar,

de presentarse al afuera.

Un cuerpo gestado en otro cuerpo. Un cuerpo que parte de otros y ha

de ir a la consecución de una identidad diferenciada y nueva. Un

cuerpo con su nombre, con su voz, con todo los suyo.

No somos iguales y todos somos respetables en nuestras diferentes

identidades. Laspersonas, los grupos, las instituciones, las culturas,

los países…. Sin embargo, a veces nos cuesta verlo, prestarle oídos,

quizás porque ser iguales ofrece una cierta calma, aunque sea

mentira y ser “diferentes” es, un poco más difícil, un poco más

“solitario”.

La palabra IDENTIDAD significa: conjunto de caracteres que

individualizan y diferencias a una persona, cosa o colectividad. Viene

del latín ídem “el mismo” (ídem: igual a sí mismo) y está formada por

ens, “ente”, y entitas “entidad”. Una redundancia que da fuerza a la

palabra: “la entidad de ser” o “ser con entidad”


MI FAMILIA ES UN DIBUJO


La familia de A

Retratos de la familias

de b


DE AYER A

HOY…


¡Cuánto

crecimos!!

Coleccionamos bellos momentos…

Miren a A !!

Y a B!!


Receta para una familia feliz

Caricias, mimos y besos

en abundante cantidad,

bien mezclados con dulzura, cariño

y complicidad.

Respeto, tolerancia y mucha comunicación.

En algunas ocasiones agregar también, perdón.

Tamizar las diferencias con algo de comprensión.

Evitar que se hagan grumos de pelea

y mal humor

Luego llevar al horno sin descuidar su cocción,

desmoldar con paciencia

y espolvorear con unión.


¿COCINAMOS EN FAMILIA?

Veamos ….

A

B


JUNTOS … PERO NO

REVUELTOS


En este cuento se nos invita a trabajar el desapego con amor.

Es fundamental soltar lazos para crecer, para experimentar y

fluyendo para que así las cosas sucedan para nuestro

aprendizaje.


¡Ahora te dicto yo!

Los invitamos a leer las versiones propias de los dos grupos,

dictadas a las maestras.

La familia de la soga

Por A

Un día de primavera, Juan y María se ataron con una soga blanca y

flexible. Ellos tuvieron dos hijos llamados Juancho y Marita, que también

los ataron cuidadosamente con un nudo. Si lo piensan, no es difícil de

imaginar.

La Familia Delasoga estaba todo el tiempo atada y cuando los chicos

estaban en el cole que quedaba a la vuelta de la casa, la mamá sentía

que la soga le tiraba mientras cocinaba. El papá trabajaba al lado de la

casa, en un taller y cuando los chicos llegaban del cole y se ponían a

ver la tele, la soga tiraba un poquito porque Juan


A la familia Delasoga le gustaba estar juntos, pero cada uno quería hacer

cosas distintas, por ejemplo; María quería visitar a su amiga que vivía en

Barracas, Juan quería ir a la cancha de ferro a gritar los goles y eso le

daba un poquito de rabia en secreto.

Maríta y Juancho también querían hacer distintas cosas, Juancho quería

dar una vuelta de manzana en sus patines con rueditas amarillas y Marita

quería ir al kiosco a comprar revistas.

Una tarde María estaba tejiendo y comenzó a cortar pedazos de tela y de

repente vio que la tijera estaba brillando, nunca antes había brillado así.

Ella tampoco había pensado en la soga como en esa tarde, que se la

quedó mirando con rabia y en vez de cortar la tela, cortó la soga.


“TricTrac” primero la que estaba más cerca, después otra y las demás sogas

las cortaron Juancho y Marita.

Después de cortar las sogas se asustaron y casi, casi, salían a comprar

otro rollo, pero Juan dijo – Casi, casi me iría a la cancha de ferro y

María respondió – Casi, casi me iría a lo de Concepción a Carracas.

Juancho agarró los patines y se fue a patinar, Marita dijo chau y se fue

al kiosco.

A la noche, volvieron a la casa y se contaron lo que hicieron por la

tarde. Juan y María se abrazaron, Juancho contó que tenía un nuevo

amigo que no se llamaba Juan, sino Bartolo y Marita dijo que en el

kiosco había hermosas flores.

De la soga no hablaron más. Para que iban a hablar de sogas una familia

tan unida.

Fin


La familia Delasoga

Por B

Había una vez una familia muy unida, llamada Delasoga.

Juan y María se conocieron en un día de primavera y desde ese día se

ataron con una soga blanca, flexible y elastizada, para no

separarse nunca.

Un tiempo después, María y Juan tuvieron hijos y los llamaron Marita

y Juancho. Apenas nacieron les ataron una soguita en la cintura

suavemente, pero con nuditos.

Durante muchos años estuvieron atados y se acostumbraron a tener

tropezones y tirones. La soga era flexible pero no tanto. Los chicos

podían ir a la escuela porque quedaba a la vuelta de su casa y el

papá podía ir al taller porque, por suerte, quedaba al lado.

La vida de la familia Delasoga no era tan divertida porque: Marita no

podía ir sola al kiosco a comprar revistas, Juancho no podía estrenar

sus patines, María no podía visitar a su amiga Encarnación porque

vivía en Barracas y Juan no podía ir a la cancha de Ferro a gritar

goles.

Una tarde en la que el sol brillaba y la tijera de María también,

María cosía un pantalón gris aburrido y todos miraban.

De repente, María agarró la tijera, miró las sogas y las cortó -Tris,

tras-. Al principio tuvieron miedo y casi se van a comprar otro rollo

de soga, pero decidieron hacer las cosas que querían hacer hace

mucho tiempo.

A la nochecita se encontraron muy cansados y todos contaron lo

que hicieron durante la tarde.


Y se dieron cuenta que no necesitaban estar atados para estar

unidos.

FIN


“La casa

de los sueños”


A Tato le suceden cosas que normalmente no suceden. Y todo

comienza al despertar, cuando al lado de su cama encuentra un

dinosaurio gris. De inmediato, recuerda que era el mismo de su sueño.

Un rinoceronte cariñoso porque no había venido de una pesadilla,

había venido de un sueño lindo”. Su padre le dice que eso “ocurre”

por creerse los sueños y su madre asegura que es porque nunca

termina de despertarse. Es la abuela quien decide prepararle “pasto

seco a la nigeriana” al nuevo visitante. Como la casa de Tato es

muy grande, todo vuelve a la normalidad, hasta que al lado del

rinoceronte gris aparece una bruja de sombrero negro. Y así,

resulta que es una bruja buena porque proviene de un sueño lindo

y de nuevo los comentarios de sus padres, y la abuela que

intercambia recetas con la recién llegada a la casa grande. Pasa el

tiempo, la vida transcurre con tranquilidad, hasta que al lado de

la bruja aparece un astronauta. Y de ese modo, se repiten

situaciones con una lista de personajes y reacciones, palabras y

frases, porque el recurso del autor es la repetición y la

acumulación

…hasta que la abuela le cuenta a Tato un secreto.


Veamos como narran este hermoso cuento, los

chicos de segundo.

A

B


“Niña bonita”


Este cuento es la historia de una niña negra bonita, muy

bonita, y la de su vecino curioso e insistente, un conejito

blanco. El conejo estaba totalmente prendado de la belleza

negra de la niña. Para él, la niña bonita era la persona más

linda que había visto en su vida y deseaba tener una hija así

de bella y negra cuando se casase. Tal era su admiración, que

el conejito decidió preguntar a la niña en tres ocasiones

distintas cuál era el secreto para ser tan negrita. La niña, en

su ingenuidad y de una forma imaginativa, le respondió en las

tres ocasiones como sigue: la primera, afirmó que un frasco de

tinta negra le había caído encima; la segunda, que de muy

pequeña había tomado mucho café y, la tercera, que de

chiquita había comido mucha uva negra. El caso es que, en

las tres ocasiones, el conejo, como un buen científico, decidido

a comprobar estos tres motivos y convertirse en un conejo tan

negro como ella, fracasó en sus intentos.

Al final, es la madre de la niña bonita la que le da al conejo

blanco la explicación verdadera. Y es aquí cuando el conejito

blanco se da cuenta que debe casarse con una conejita negra

para tener una hija negrita y linda como la niña bonita. Y así

lo hace. Y tuvieron muchos conejitos de la que niña bonita se

hizo madrina.

Y, cuando a la conejita negra le preguntaban por su secreto

para ser tan bonita, ella lo tenía claro: "Ningún secreto.

Encantos de mi madre que ahora son míos".


Los chicos de segundo la ilustraron así:

A

B

More magazines by this user
Similar magazines