SOMOS - Revista SOMOS Vol. 2 No. 1

laalianzapr

REVISTA OFICIAL DE LAALIANZA DISTRITO DE PUERTO RICO

VOLUMEN 02 | No. 01 | MAY/JUL 2018

QUE TODOS

ESCUCHEN

QUE TODOS

ENTIENDAN

QUE TODOS

ENCARNEN

QUE TODOS

EXTIENDAN

pag. 20 pag. 22 pag. 24 pag. 26


EDITORIAL

VOLUMEN 02 | No. 01

EDITOR

Pastor José Ahmed Pérez

“Papi, te amo”. Escuché su dulce voz expresar

su amor y mi corazón quedo inundado de

alegría en un instante. Pero ¿porqué me

lo dijo? Ese día en particular yo no había

hecho nada especial por ella. La acababa

de recoger en la escuela e íbamos camino a

casa en completo silencio. El radio apagado,

apenas habíamos conversado, yo pensando

en lo que tenía pendiente el resto del día y

ella observando el movimiento afuera del

carro cuando hizo esa sencilla declaración de

amor a su papá. Emma Sophia tiene solo seis

años. Que gran alivio es para mi saber que

en la medida que ella crece, madura y conoce

a su papá, puede decir con toda libertad que

me ama. Ella no conoce todo sobre mi y

son frecuentes las lágrimas de una niña que

todavía no entiende que en ocasiones papá

dice que no a sus peticiones porque la quiere

proteger, cuidar o simplemente no tiene los

recursos para darle lo que desea, pero lo que

conoce de mi es suficiente para decirme que

me ama.

Pienso que de la misma manera es nuestra

relación con Dios. Decimos que lo amamos

porque hemos visto su amor demostrado

en la cruz del calvario y hemos recibido su

regalo de vida eterna sin merecerlo, pero

el conocimiento de Dios no termina ahí.

El es Dios eterno, suficiente en sí mismo,

no está sujeto a límites de espacio, tiempo,

conocimiento o poder, y anhela que nosotros

le conozcamos íntimamente. Nuestro

asombro ante la grandeza de Dios estará

directamente relacionado a la profundidad

de nuestra relación con él y cuanto le

conocemos. Muchas personas se enfocan en

hacer cosas para Dios pensando que de esa

manera mostramos nuestra gratitud a él, y

aunque puede haber algo veraz en esto, estoy

convencido que lo que más anhela Dios es

que vivamos cerca de él. El apóstol Pablo en

su carta a los Efesios les pide que “arraigados

y cimentados en amor, puedan comprender, junto con

todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo

es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor

que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean

llenos de la plenitud de Dios.” (Efesios 3:17-19).

Conocer la inmensidad y profundidad del

amor de Dios tiene como consecuencia su

llenura en nuestras vidas. Y aunque nuestro

conocimiento de Dios sea incompleto, como

Emma Sophia le dijo a su padre terrenal en el

carro, le podemos decir con todos los santos

a nuestro padre celestial, “Papi, te amo”. ¿Qué

más le podrías decir a Dios si profundizaras

en tu conocimiento de él?

En esta edición de la revista SOMOS

dedicamos un espacio a conocer lo que

significa la vida profunda en Cristo, como

alcanzarla y las implicaciones que tiene esto

para la formación espiritual de nuestras vidas.

También continuamos desarrollando lo que

significa una iglesia centrada en el evangelio.

Esperamos que sea de gran bendición a tu

vida.

CORRECTORA DE ESTILO

Gisel Laracuente Lugo

DISEÑO GRÁFICO /

ILUSTRACIÓN

Víctor J. Velázquez

FOTO PORTADA por Yarilou Morales

durante VACOP República Dominicana.

es una publicación de La

Alianza Cristiana y Misionera Distrito

de Puerto Rico, PO Box 1625, Sabana

Hoyos, 00688, P. R.

Querido lector, esta es su revista. Léala

y disfrútela de principio a fin. Si tiene

algún comentario se puede comunicar

con nosotros a través de correo

electrónico al:japerez@laalianzapr.org

Pastor José Ahmed Pérez, Editor

Director Ministerio a Obreros Oficiales

www.laalianzapr.church


MAY/JUL 2018

04 VIDA PROFUNDA

Rev. José Martínez Villamil

12 FORMACIÓN NIÑOS

Gabriela Martínez Seda

14 ALMA SALUDABLE

Rev. Rob Reimer

20 ESCUCHEN

Pastor José Ahmed

24 ENCARNEN

Brenda Rodriguez Rivera

CONTENIDO

pag. 08

30 VISITA A PUERTO RICO

Rev. Terry Smith

ADEMÁS

02

16

28

32

EDITORIAL

JAPR

MOVILIZACIÓN

VACOP

16

30


LA VIDA PROFUNDA

Por: Rev. José Martínez Villamil

La vida cristiana profunda no es un privilegio para

unos pocos. Es la invitación que el Amado nos hace a

vivir en comunión íntima con Él, y la hallamos cuando le

respondemos afirmativamente. Esta clase de vida ha sido

clave y fundamental en la Alianza Cristiana y Misionera

desde sus inicios.

Para el tiempo en que comenzó la Alianza, la Iglesia

Protestante en Estados Unidos experimentaba uno de

sus peores momentos. Las corrientes de la teología liberal

proveniente de Europa estaban socavando con fuerza el

fundamento de las Escrituras.

Con una visión naturalista de la Biblia, toda creencia en

lo sobrenatural parecía haberse convertido en un mito. Se

dejó de creer en los milagros, se descuidaron las misiones, se

menospreciaron los dones espirituales y la vida del Espíritu.

A.B. B Simpson . Simpson

En medio de este ambiente oscuro, Dios levantó

figuras que recogían la piedad de los grandes avivamientos

del pasado en Inglaterra (George Whitefield y John Wesley) y

la piadosa tradición puritana. Entre ellos estaba Alberto

Benjamín Simpson, fundador de la Alianza Cristiana y

Misionera.

Su énfasis en la sanidad divina y en la vida profunda

espiritual fueron dos de las características más sobresalientes

de las enseñanzas de Simpson. Ante una iglesia de fe débil,

Simpson se levantó, junto a otros paladines, con un mensaje

de vuelta a la vida del Espíritu, a la vida profunda.

Se podría argumentar incluso que la mayor pasión de

nuestro fundador no eran la evangelización ni la sanidad

divina, sino Cristo mismo. Y creo que es ahí donde

encontramos la clave para la vida profunda que él enseñó.

Esta pasión queda retratada en su conocido poema Él mismo.

Antes buscaba bendición,

ahora busco al Señor;

antes era el sentimiento,

ahora su revelación.

Antes Sus dones quería,

hoy tengo al Dador;

antes buscaba ser sano,

ahora sólo al Sanador.

Antes sufría intentando,

ahora plenamente confío;

antes a medias salvado,

Ahora, en todo sentido.

Antes un incesante asirle,

ahora de mí se ase él;

antes en constante deriva,

ahora anclado a Él.

Antes por planes llevado,

Ahora por la oración;

Antes afanado y turbado,

Ahora su decisión.

4 SOMOS MAY/JUL 2018


MAY/JUL 2018 SOMOS 5


Antes siempre mis caprichos

Ahora lo que quiera mi Amado;

Antes pidiendo y pidiendo,

Ahora en gratitud extasiado.

Antes servir en mis fuerzas,

ahora sólo las del Señor;

antes trataba de usarlo,

ahora me usa su amor.

Antes “el poder” yo buscaba,

ahora al “Poderoso Señor”;

antes por mí mismo obraba,

ahora el trabajo es de Dios.

Antes esperaba en el Mesías

“Él mismo” (Himself) por A. B. Simpson

, ,

Ahora Él es mi posesión.

Antes mi lámpara languidecía,

Ahora brilla, intensa, con su

resplandor.

Antes por la muerte esperaba

Ahora anuncio que vuelve sin

demora;

Y mi esperanza anclada se halla;

Segura y firme donde Dios mora.

Trad. JRMV (5.2013)

Esta era la principal pasión de Simpson, “Cristo mismo”.

Motivacion y Pasiony Pasion

A la fuerza interna que mueve a actuar al ser humano los

psicólogos le llaman motivación, y dicen que toda conducta

es motivada. Todo se hace con un propósito. Pero cuando

una motivación predomina sobre todas las otras, a eso le

llamamos pasión.

Esta pasión puede apreciarse en algunos personajes

bíblicos. Podemos verla, por ejemplo, en el profeta Elías

que “sintió un vivo celo por Jehová de los ejércitos”. Así

también con un David indignado ante las palabras del

gigante con las que había provocado “al Dios de los escuadrones

de Israel”. (I Reyes 19:10; I Samuel 17:45).

Y, por supuesto, Jesús. Con frecuencia nuestro Maestro

hablaba de que hacía la voluntad del Padre, decía las palabras

que le había oído decir al Padre y hacía las obras que había

visto hacer al Padre. Incluso allí en Getsemaní, cuando sus

rodillas humanas temblaron ante una copa que prefería no

tomar, es exactamente su pasión por la obediencia al Padre

lo que le mantuvo en el camino hacia la cruz.

El Apostol Pablo Pablo

Al buscar en el Apóstol Pablo una pasión semejante,

podríamos pensar que esta era la predicación del Evangelio.

Pablo dice cosas como “¡ay de mí si no predicó el Evangelio!”;

“desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado

del evangelio de Cristo” y “de esta manera me esforcé a predicar el

evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar

sobre fundamento ajeno” (I Co 6:19; Ro 6:19; 15:19-20).

Pero permítanme sugerir que podemos discernir una

fuerza más intensa, más importante y más determinante

en el interior del Apóstol Pablo: su anhelo apasionado de

conocer mejor a Cristo.

En el tercer capítulo de Filipenses Pablo explica que

todo aquello de lo que hubiera podido jactarse no tenía

comparación con el objeto de su mayor pasión: Jesucristo

mismo. A un intenso preámbulo que no se aprecia en la

traducción le siguen las palabras de los versos ocho y nueve

—que analizaremos en breve—, dando paso a una poderosa

y sublime afirmación. Todo lo que antecede, dice Pablo,

“dejar todo lo que queda atrás”, tiene un solo propósito: “A fin de

conocerle [a Cristo]”. Para Pablo no había cosa más importante

que conocer más y mejor a su Señor.

¿Es que acaso Pablo no conocía ya a Cristo? Por supuesto

que sí. Pero existe una gran diferencia en que Pablo conozca

a Cristo “para salvación” y conocerlo en una relación íntima.

Pablo no habla aquí de un conocimiento superficial, sino

de uno profundo: la diferencia entre conocer del Señor y

conocer al Señor; entre conocer la palabra de Dios o al Dios

de la palabra; entre trabajar en la obra del Señor o para el

Señor de la obra.

Este es el momento para preguntarnos si la presencia en

Pablo de esta pasión por Cristo pudiera ser la explicación

para tantos otros rasgos en su personalidad y en su ministerio.

Quizás de aquí es que nace su celo evangelístico, su celo por

el bienestar de la Iglesia de Cristo, su celo por el evangelio,

su disposición al sacrificio y una vida tan fructífera en el

Señor.

Pregunta Importante

Tenemos que enfrentarnos ahora a otra importante

pregunta. ¿Por qué no hay entre nosotros más creyentes

como Pablo? ¿Por qué entre nosotros los cristianos, el

pueblo de Dios, no parece verse esa devoción intensa por

nuestro Salvador?

No estoy hablando de una pasión traducida como

dedicación intensa al ministerio cristiano. Eso es otra cosa

y a algunos de nosotros eso se nos hace relativamente fácil.

Dedicarse con celo a una tarea es más fácil que dedicarse

con celo a una persona.

¿Qué es conocer a Cristo íntimamente? ¿Cuál es la relación

de esto con la “vida espiritual profunda”?

Una vida de intimidad espiritual con nuestro Señor

se reflejará en la oración de diálogo íntimo y genuino o,

mejor aún, en los largos períodos de silencio en los que

el Señor nos habla. Cuando se vive así el Espíritu Santo,

a veces de madera dulce y otras veces dolorosa, corrige

nuestro camino, cambia nuestro rumbo, reprende nuestras

motivaciones, altera nuestros planes y nos dirige por

caminos de sufrimiento.

Una vida así es la clase de vida que vivimos cuando

estamos rendidos a Cristo. Una vida así es una en la que el

6 SOMOS MAY/JUL 2018


anhelo constante de nuestro corazón es agradarle y nuestro

mayor dolor es pecar contra Él. Es una vida en la cual el

Espíritu tiene la libertad de señalar y de quemar nuestros

pecados y nuestras tendencias pecaminosas. En una vida de

santidad.

Una vida de intimidad con Cristo es una vida en la cual,

por encima de todo y de todos, amamos a Jesús. Es una vida

en la que sufrimos al no considerarnos fieles, por no dar

más fruto. Una vida de intimidad con Cristo a veces, más

que un gozo exterior, representa un profundo dolor interior

por estar identificados con el dolor del mismo Dios ante la

conducta de su pueblo. En esta clase de vida nos extasiamos

ante la inmensidad y belleza de nuestro Dios. Igualmente,

como Isaías, podemos temblar ante el retumbar del celestial

trisagio “Santo, Santo, Santo”. Una vida de intimidad así con

Cristo es deleitosa. También puede ser dolorosa.

Visto todo esto, volvemos a la pregunta: ¿Por qué no

hay más cristianos como Pablo, cuyo anhelo evidente sea

conocer más y mejor a Cristo al precio que sea?

Puedo pensar en tres posibles razones.

,

Razon Intelectual

Históricamente hablando, la despedida a la edad Media

representó el alejamiento de Dios y la entronación del

intelecto humano. Desde el humanismo, reviviendo ideas

griegas como la de que “el hombre es la medida de todas las

cosas”, pasando por el “pienso, luego existo” de Descartes y

finalmente llegando a los siglos XIX y XX con sus adelantos

científicos, la influencia de la cosmovisión materialista ha

alejado a la humanidad de creer en lo sobrenatural. Los

cristianos no hemos sido exentos de tales influencias y nos

hemos convertido en creyentes incrédulos y fríos.

Da maneras directa e indirecta nuestra fe se ha sofisticado

a tal punto que los cristianos somos ahora más educados y

menos crédulos; con más cabeza y con menos corazón; con

más intelecto y con menos fe. Así las cosas, la dimensión

profundamente espiritual de la fe cristiana, “la vida profunda”,

la hemos movido a la trastienda de nuestra alma.

,

Razon Emocional

Conocemos la fragilidad de las emociones humanas y su

susceptibilidad a la manipulación. Miramos consternados

los excesos de los cristianos autodenominados “llenos del

Espíritu” y huimos aterrados de todo lo que se asemeje al

emocionalismo.

Sin embargo, lloramos como niños viendo una película

y gritamos como locos en los eventos deportivos, pero

descartamos a toda costa que esas mismas emociones sean

parte de nuestra experiencia cristiana. Somos demasiado

sesudos para eso.

Oramos a Dios que nos llene de su Espíritu, pero nos aterra

lo que nos pueda pasar cuando lo haga. Nos acercamos al Rey

del Universo y Creador de todas las cosas con condiciones sobre

cómo Dios debe tratarnos. Decimos algo como “Señor, lléname

de tu Espíritu Santo, pero dile al Espíritu que se modere; nada

de lenguas o de emocionalismos”, sin entender lo que estamos

diciendo.

Queremos un Espíritu Santo que no demande más de

nosotros ni que nos lleve al sacrificio. Queremos un Espíritu

Santo amaestrado y dócil que sepa comportarse en público y que

aunque “a la presencia de Jehová tiembla la tierra”, a nosotros no se

nos mueva un pelo. Preferimos “el silbo apacible”.

,

Razon Espiritual Espiritual

Aquí yace, sin duda, la principal explicación de nuestra renuencia

a amar a nuestro Señor con esa clase de amor extravagante que

nos conduce a una vida de profundidad espiritual.

Cuando Pablo escribe en Filipenses que “perdía para ganar”,

estaba reflejando un drástico y dramático cambio de perspectiva

en todo lo que había sido su vida antes. Pablo perdió lo que

antes consideraba ganancia (v. 7) y todo lo que le daba prestigio

religioso. Pablo perdió “todas las cosas” (v. 8a), lo perdió “todo” (v.

8b) y aun llega a considerar todo eso que antes era valioso para

él como si fuera “basura” (desechos, estiércol, v. 8). Y todo esto,

“a fin de conocerle”.

¿Cuán profunda será nuestra vida espiritual? ¿Cuánto

deseamos conocer a Cristo? ¿Cuánto conoceremos de Él? Todo

depende de cuánto estamos dispuestos a perder.

Probablemente no conocemos más de la experiencia de Pablo

—“a fin de conocerle”— porque no estamos dispuestos a “perder

para ganar”. Estamos aferrados tenazmente a cosas y costumbres

que estorban nuestra experiencia de “conocerle”. Y lo sabemos.

La vida cristiana profunda no es privilegio para unos pocos. Es

la invitación que el Amado nos hace a vivir en comunión íntima

con Él, y se encuentra cuando correspondemos a Su amor con

el nuestro. Cueste lo que cueste. Estamos dispuestos a “perderlo

todo para ganar lo mejor”.

“Ninguna persona gana si no se rinde a Cristo, y ninguna persona pierde

habiendo rendido todo a Cristo”. —Hawthorne

No es un tonto quien pierde lo que no puede retener, para ganar lo que no

puede perder”. —Jim Elliot

Dr. José Martínez Villamil es el pastor titular en la

Catredral de la Esperanza. En septiembre de 2018

junto a su esposa Sonia Maldonado, saldrá como

obrero internacional de LAALIANZA a España.

Podemos escucharlo en Redentor 104.1 todos los

lunes en su programa Biblikka.

MAY/JUL 2018 SOMOS 7


Dios nos ha salvado por su gracia por medio

de la fe en la persona y obra de nuestro Señor

Jesucristo. En el momento en que respondimos a su

llamado, arrepentidos de nuestro pecados y creyendo

en el mensaje del evangelio, Dios nos dio perdón y

vida eterna. Esta obra de redención fue afirmada y

cimentada por medio de la adopción – donde Dios

nos declara sus hijos e hijas y nos une a una familia

espiritual (la Iglesia) al darnos su Espíritu Santo. Es la

obra del Espíritu que nos ayuda cada día a vivir para la

gloria de Dios. Todo este “evento” ocurre en el momento

de nuestra conversión y da comienzo a una relaciónde

amor que debe durar toda la vida.

Dios nos llama a conocerlo profundamente: a

amarlo a El y a aprender a amar las cosas que El ama.

Muchos cristianos, lamentablemente, no descubren a

tiempo las herramientas que nos ayudan a crecer y a

disfrutar de esta relación con Dios, con la Iglesia y con

los propósitos de Dios en el mundo. Algunos viven

la vida cristiana como una pesada carga espiritual y

otros parecen vivir agobiados por “todo lo que se tiene que

hacer” para estar en comunión con Dios. Jesucristo, sin

embargo, dijo: “Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les

doy es liviana” (Mat. 11:30 / NTV). En otras palabras, lo

que Jesucristo exigía de sus discípulos no era difícil de

hacer y podemos argumentar que es agradable hacerlo.

Las Disciplinas Espirituales:

Herramientas Para Conocer a Dios

Dios se ha dado a conocer por medio de la Biblia. Al

leer su Palabra todos los días le brindamos al Espíritu

Santo la oportunidad de “hablar” a nuestro corazón. El

Espíritu quiere que entendamos los planes y propósitos

de Dios Padre y el alcance del amor de Jesucristo (2 Tim.

3:14-17). Al leer la Biblia descubrimos las intenciones

de nuestro corazón (Hebreos 4:12) y cómo el Espíritu

nos guía a vivir la vida que le agrada a Dios (Rom. 8:1-

9). Leer la Biblia provee un “escudo” para nuestra mente

(Rom. 12:2 y Heb. 8:10) y nos ayuda a apartarnos del

pecado (Salmo 119:11). Conocer y entender cómo y

por qué Dios obra llena el corazón de gozo y nos ayuda

a confiar en los momentos cuando no encontramos

explicación al proceder de Dios.

Dedicar diariamente tiempo a orar nos ayuda a

conocer y entender el amor de Dios (Efe.3:14-19). La

oración es el medio inmediato y poderoso de conexión

con Dios. El Espíritu Santo nos guía a orar porque

al orar ganamos fortaleza espiritual para combatir

el pecado (Marcos 14:38). Cuando aprendemos a

oramos como es debido, descubrimos que el tiempo

de oración, en lugar de ser una pesada carga llena de

aburrimiento es realmente un tiempo de gozo y de

comunión en el Espíritu Santo (Juan 16:24). Jesucristo

dedicó gran parte de su tiempo de preparación a la

oración y mantuvo una disciplina de oración que fue

admirada por sus disípulos (Luc. 11:1). Las oraciones

de Jesús revelan la profundidad de su comunión con el

Padre y el amor y confianza que experimentaba en su

ministerio como resultado de sus oraciones. La oración

es una disciplina que llena de gozo al corazón y que

mientras más la practicamos más la deseamos.

Vida Consagrada

- L A S R E C O M P E N S A S -

8 SOMOS MAY/JUL 2018


Dios nos llama a conocerlo

profundamente: a amarlo

y a aprender a amar las

cosas que Él ama.

Existen otras dos herramientas de la vida profunda,

que a mi entender son las menos comprendidas y por

ende, las menos aprovechadas. La meditación en la

Palabra de Dios debe ocurrir como parte de nuestro

tiempo de lectura de la Biblia y de nuestro vivir diario.

Dios le revela a Josué que debe dedicar tiempo a la

meditar “día y noche” en el libro de la Ley (Josué

1:8). En la meditación habamos con nosotros mismos

acerca de Dios. La definición más completa que he

encontrado sobre lo que significa meditar en la Biblia

la encontramos en el libro El Conocimiento del Dios

Santo, de J. I. Packer: “La meditación es la actividad que

consiste en recordar, pensar y reflexionar sobre todo lo que uno

sabe acerca de las obras, el proceder, los propósitos y las promesas

de Dios. Es la actividad del pensar consagrado, que se realiza

conscientemente en la presencia de Dios, a la vista de Dios,

con la ayuda de Dios, y como medio de comunión con Dios”

Packer luego indica lo que la meditación debe lograr:

“…aclarar la visión mental y espiritual que tenemos de Dios

y permitir que la verdad de la misma haga un impacto pleno y

apropiado sobre la mente y el corazón”.

Finalmente, la Iglesia de Jesucristo es la herramienta

que nos permite crecer en comunidad. En la Iglesia

aprendemos a amar como Dios ama: incondicionalmente

a gente que es difícil amar y tolerar. El Espíritu Santo ha

repartido dones y capacidades para que sirvamos a otros

como si estuvieramos sirviendo a Jesucristo mismo (Mat.

10:42). Es en la vida de comunidad de la Iglesia donde

aprendemos y practicamos los valores del Reino de Dios:

adorando, orando y ministrando unos a otros. Como un

ejército, la iglesia nos mueve a dar testimonio de Jesucristo

aquí, allá y en todo lugar (Hechos 1:8) para cumplir la Gran

Comisión.

Conocer a Dios y sus propósitos, vivir con gozo, amar

como Dios ama, ganar fortaleza para vencer el pecado y

la tentación, renovar nuestra mente para tener la mente

de Cristo y ganar a nuestra comunidad y al mundo para

Jesucristo son algunas de las recompensas que podemos

disfrutar hoy – si aceptamos vivir la vida consagrada a

Dios.||

Rev. Felix Rivera actualmente es Pastor en LAALIANZA

Betania en el pueblo de Barceloneta.

MAY/JUL 2018 SOMOS 9


El Salmo 139 pinta una hermosa imagen del Dios

Creador. Dios, a través de David, se nos presenta

como un hábil artesano entretejiendo un cuerpo

en el vientre de una mujer. Dios se nos presenta como

un ingenioso dramaturgo registrando en Su libro cada

detalle de nuestra vida. Este Salmo me permite ver a

un Dios gozoso, con preciosos pensamientos sobre

cada uno de nosotros. Al leer ese Salmo me parece

evidente que Dios, al escribir Su libro, diseñó cada

etapa de nuestras vidas con una hermosa y particular

oportunidad de conocerle a Él, el Dador de la vida.

Respetar el diseño de Dios para nuestras vidas implica

darle valor a la formación espiritual de los niños.

Es precisamente en la etapa de la niñez, entre

los cinco y siete años, cuando es formado nuestro

concepto de quién es Dios, basado en los padres y en

los adultos significativos en su vida. Alrededor de los

doce años deciden qué van a creer y desde ese punto en

adelante se trata de defender sus creencias. No quiero

decir que un niño, eventualmente un adulto, con un

mal concepto de Dios y que ha escogido creer algo

incorrecto es un caso perdido, no hay nadie fuera

del alcance del Espíritu Santo. Lo que sí quiero decir

es que si queremos que sean adultos que realmente

vivan la vida más profunda que Dios a través del

Evangelio de Jesús nos ofrece, debemos aprovechar

la hermosa oportunidad de formación en esta etapa.

Si realmente queremos ser una Iglesia centrada en el

Evangelio, nuestros niños deben estar escuchando y

viendo el Evangelio encarnado en sus padres y en los

adultos de su comunidad de fe para que, guiados por

el Espíritu Santo, comiencen a entender sus profundas

implicaciones para sus vidas. Ante esta realidad es

seguro decir que de las mejores inversiones que

podemos hacer para el Reino de los Cielos es invertir

con intencionalidad tiempo y recursos en su formación

espiritual.

Quizás ahora mismo estás asintiendo con tu cabeza.

¡Sí, creo eso! Pero, entre manualidades, audiovisuales,

juegos y meriendas, ¿cómo lo hacemos? Lo primero

que debemos tener presente es que se trata de la obra

sobrenatural del Espíritu Santo. El Espíritu Santo

inicia, dirige y completa la formación espiritual del

niño a través del mensaje del Evangelio encarnado en

Jesucristo. Nuestra responsabilidad como ministros

consiste en unirnos a lo que el Espíritu Santo ya está

haciendo en sus vidas y sus familias. En dependencia

del Espíritu Santo, podemos hacer que nuestros

ministerios sean uno de los lugares donde se pueden

encuentrar con Dios.

Me gustaría aclarar que el mejor escenario de

formación es la vida familiar del niño. Por lo tanto,

debemos animar y capacitar a los padres para que

levanten a sus hijos según el Evangelio. Pero, también

hay una parte que nos toca a nosotros, los ministros

de niños.

La primera pregunta que podemos hacernos en este

proceso es: ¿qué le estamos enseñando? En ocasiones,

los líderes de niños somos expertos en seleccionar qué

historia vamos a enseñar y determinar en una oración

lo que queremos que nuestros chicos se lleven. La

historia de José y su túnica de colores se convierte

en una oportunidad para enseñarles a compartir.

Compartir es un valor importante, pero ¿realmente

10 SOMOS MAY/JUL 2018


ese es el propósito de la historia? Al hacer esto, nos

perdemos de poder compartir toda la historia de

redención, de que vean el carácter de Dios y cómo ellos

pueden encontrarse con Dios en medio de su dolor

y sus circunstancias. Privamos a estos niños de poder

ver a Jesús. Si nuestra meta es que Cristo sea formado

en cada uno de ellos, entonces debemos enseñarles

constantemente el Evangelio y cómo este se anticipa,

se cuenta y se explica a través de toda la Biblia de forma

apropiada para su edad. Contar toda la narrativa bíblica

implica que habrán historias difíciles y dolorosas, pero

también hay redención, gracia y sobre todo un Dios

que quiere relacionarse tanto con nosotros que nos dio

a Jesús. Solo así podrán conocer al verdadero Jesús, en

quien habita toda la plenitud de Dios y quien nos hace

a nosotros completos.

La segunda pregunta que debemos hacernos es: ¿qué

tipo de preguntas estamos haciéndoles? Muchas veces

hacemos preguntas cerradas, para evitar que Pablito

comience a contar algo que no tiene nada que ver con

el tema y nos afecte toda la clase. Sin embargo, nosotros

queremos que esta generación entienda el Evangelio,

por lo tanto tienen que desarrollar pensamiento crítico.

Nuestras preguntas deben ayudarlos a pensar sobre

la fe y cómo se aplica a sus situaciones particulares.

Usando la historia de José como ejemplo podemos

preguntar: ¿Cómo creen que José se sintió cuando

fue traicionado por sus hermanos? ¿Qué podemos

aprender de la historia de José? ¿Cómo pueden ver a

Dios en esta historia? Quizás nos causa miedo hacer

ese tipo de preguntas porque perdemos el control, sin

embargo, podemos descansar en Aquel que tiene todo

en sus manos.

Además debemos preguntarnos: ¿estamos separando

espacios de tiempo para que los niños aprendan a estar

solos con Dios, hablándole y buscando escucharle?

Debemos ser intencionales en enseñarles los hábitos

que los ayudarán a relacionarse con Dios cuando

estén fuera de nuestros ministerios. Podemos invitarles

a pasar dos minutos en silencio aquietando su mente

para hacer espacio para Dios. También podemos

invitarles a pasar diez minutos reflexionando con una

pregunta relacionada al tema del día. Puedes leerles una

porción corta de la historia bíblica que discutieron e

invitarlos a responder escribiendo o dibujando lo que

les venga a la mente. Puedes aprovechar los momentos

de disciplina y convertirlos en momentos de oración

donde le recuerdas que cuando no podemos portarnos

bien, Dios nos ayuda.

Finalmente, si realmente buscamos la formación

espiritual de nuestros niños lo más importante que

podemos hacer es profundizar en nuestra relación con

Jesús, predicándonos constantemente el Evangelio,

colocándonos día a día en un lugar donde Él pueda

hacer en nosotros lo que no podemos hacer en

nosotros mismos. Solo así podremos unirnos a Su

obra en la vida de estos niños. Solo así nuestra vida

producirá la clase de buenos frutos que traerá honra y

gloria a nuestro Jesús.||

Gabriela Martínez Seda es la Directora del Ministerio

de Niños y Familia de LAALIANZA La Cumbre.

MAY/JUL 2018 SOMOS 11


Por Rob Reimer

Un edificio nuevo fue construido en nuestra

ciudad no hace mucho tiempo. Tomó un tiempo

desproporcionadamente largo establecer los

cimientos correctamente. Durante meses, solo había

un gran agujero en el suelo. Sin embargo, una vez que

se estableció la base, el exterior del edificio se levantó

rápidamente. Los constructores entienden que, si la base

es defectuosa, no importa cuán buenos sean los materiales

de construcción, no importa cuán hábil sea el constructor,

el edificio está en peligro.

Tu identidad en Cristo es la base de tu alma. Si no

integramos las cosas que Dios ha declarado verdaderas

sobre nosotros en nuestras vidas diarias, habrá grietas en

las paredes de nuestra alma.

Las grietas aparecieron en mi vida unos cinco años

después de mi matrimonio. La iglesia que plantamos estaba

creciendo; la gente venía a la fe en Cristo, pero mi esposa,

Jen, ya no me quería. Esa dolorosa realidad me hizo darme

cuenta de que mi alma no estaba alineada. Descubrí que,

aunque podía articular las verdades de mi identidad en

Cristo, a menudo no vivía con ellas como mi fundamento,

y esto estaba afectando mis relaciones.

Aférrate a la verdad

Con demasiada frecuencia, el problema en nuestras vidas

cristianas no es que no creamos las cosas correctas, es que

no hemos integrado esas cosas a la manera en que vivimos.

Me di cuenta de que necesitaba cooperar con el Espíritu

Santo para reparar la base de mi alma.

Según Romanos 8:16, "El Espíritu mismo le asegura a

nuestro espíritu que somos hijos de Dios". Cuando las

personas dan un testimonio, cuentan lo que han visto, lo

que han escuchado y lo que han experimentado. El Espíritu

mismo ha escuchado al Padre declarar que le perteneces

a Él y tú eres su hijo amado. El Espíritu ha escuchado a

Jesús declarar en los ámbitos celestiales que tú has sido

purificado por Su sangre derramada. El Espíritu te está

declarando, testificándote, las cosas que ha escuchado en

el cielo.

El problema es que con demasiada frecuencia no vivimos

las cosas que la Palabra y el Espíritu declaran que son ciertas

acerca de quiénes somos en Cristo. No estamos viviendo

con esas verdades eternas como nuestro fundamento.

12 SOMOS MAY/JUL 2018


Alma Saludable

- FUNDAMENTOS -

MAY/JUL 2018 SOMOS 13


Pablo dijo: “No se amolden al mundo actual,

sino sean transformado mediante la renovación de

su mente.” (Romanos 12: 2 NVI). El patrón de este

mundo es demostrar nuestro valor y nuestro significado

a través de cosas como el desempeño, control, y como

le agradamos a las personas. Pablo dice que tenemos

que ser transformados por la renovación de nuestras

mentes. Debemos participar activamente para cambiar

la forma en que pensamos; nadie cambia la forma en

que piensa pasivamente.

Juan 8: 31-32 es uno de los pasajes más citados

erróneamente de las Escrituras. Decimos: “y conocerán

la verdad y la verdad los hará libres”. Pero eso no fue lo

que Jesús prometió; hizo una declaración condicionada.

Jesús dijo: “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas,

serán realmente mis discípulos; entonces conocerán la

verdad, y la verdad los hará libre” (énfasis añadido).

Debemos aferrarnos a la verdad precisamente cuando

las mentiras de este mundo compiten por posición en

el centro de nuestras almas.

Echemos un vistazo más profundo a las tres

mentiras principales contra las que debemos luchar.

La Mentira del Desempeño

Una de las mentiras a las que a veces nos

conformamos es la mentira del desempeño. A veces

nos sentimos bien con nosotros mismos si hacemos

las cosas bien moralmente. Pero si caemos en un

viejo patrón de pecado, permitimos que la vergüenza

nos controle y que la auto conversación condenante

gobierne nuestras mentes. Podemos sentirnos bien

con nosotros mismos si obtenemos la calificación de

A en nuestra boleta de calificaciones o revisiones de

desempeño, pero en el momento en que obtenemos una

mala calificación o una mala revisión, nos ponemos a

la defensiva o nos sentimos mal por nosotros mismos.

Un día, en medio de nuestra lucha matrimonial, di

una charla en la iglesia que no funcionó. Llegué a casa y

me acosté en el sofá sintiéndome mal. Estaba un poco

deprimido, y mientras yacía allí, escuché al Espíritu

susurrarme: "¿Por qué estás acostado en el sofá?" Le

dije: "Señor, estoy teniendo un mal año. A mi esposa

no le gusto, y la charla salió mal ".

Escuché al Espíritu susurrar: "Tu valor no depende

de tu desempeño. No te amo más cuando das tu mejor

charla o te amo menos cuando das tu peor discurso.

Ahora bájate del sofá y no te quedes aquí otra vez si

das una mala charla”.

El Espíritu me testificó acerca de dónde proviene

mi valor, no de mi desempeño sino del amor de mi

Padre hacia mí. Me levanté del sofá y me aferré a la

verdad.

La Mentira del Control

Otra mentira que nos influencia es acerca del

control. Nos sentimos mejor si podemos controlar los

resultados, eventos, resultados e incluso las personas

que nos rodean. Nos sentimos mejor con nosotros

mismos cuando nuestro ministerio es fructífero o

nuestros hijos se portan bien o las personas bajo nuestra

supervisión prosperan o nuestro hogar es pacífico y

nuestras finanzas son abundantes. Pero cuando estas

cosas no se unen de la manera en que imaginamos que

deberían hacerlo, nos enojamos, nos deprimimos o nos

duele, y empezamos a luchar por el control.

Por lo general, no soy dado a las personas que

controlan, pero cuando no puedo obtener los resultados

que deseo, veo que mis niveles de ira aumentan y mi

decepción aumenta. Estoy parado sobre esta base

defectuosa y estoy tentado de demostrar mi valía

haciendo que algo suceda. Muy a menudo esto me

lleva a tratar de hacer que algo suceda en la carne, para

probar mi significado. Debo detenerme y aferrarme a

la verdad de que mi valor no está determinado por el

comportamiento de las personas o los resultados que

deseo.

El Padre no me ama más cuando mis circunstancias

abundan o menos cuando mis circunstancias son

estériles. El Padre me ama porque Él es amor y yo soy

Su hijo.

La Mentira de Agradar a la Gente

A veces estamos influenciados por la mentira de

que tenemos que complacer a la gente para sentirnos

digno. Si la gente está feliz y satisfecha con nosotros,

nos sentimos bien, pero si las personas comienzan

a quejarse de nosotros o se enojan con nosotros,

sentimos que debemos ganarlos para sentir paz.

Estamos parados sobre un fundamento defectuoso.

14 SOMOS MAY/JUL 2018


Nuestro valor no depende de si ciertas personas nos

quieren.

Cuando comencé a trabajar en el ministerio, la gente

se me acercaba y me decía: "Necesito hablar contigo".

Concertaba una cita con ellos, y luego comenzaba la

conversación interna. “¿Qué le dije a Joe? No recuerdo

haberle dicho nada a Joe que debiera haberle molestado.

Bueno, había una cosa, pero no debería haber estado

molesto por eso. No quise decir nada por eso. No

puedo creer que esté molesto por eso.”

Entonces tendría una conversación imaginaria

en mi cabeza. Pensaría en lo que Joe diría, en cómo

respondería, y pensaría y pensaría una y otra vez. Al

final de estas conversaciones imaginarias, Joe estaría de

rodillas arrepintiéndose por sus caprichosas maneras.

Con demasiada frecuencia, cuando me reunía con

Joe, él decía: "Estoy luchando con mi matrimonio". Y

yo pensaba: ¡Acabas de malgastar tres días de mi vida!

Por supuesto, no fue Joe quien desperdició mi tiempo;

fui yo. Estaba parado en la plataforma defectuosa de

complacer a la gente, y cuando te paras en una mentira

desperdicias una enorme cantidad de energía emocional

tratando de mantener esa mentira apuntalada. Una

mentira nunca te hará libre.

amado profundamente y que mi valor se estableció en

la cruz.

Luego, intencionalmente, cambié la conversación

conmigo mismo. "Quiero Jen me quiera; la vida es

mejor cuando Jen me quiere. Pero, incluso si Jen no

me quiere, Jesús me ama, y eso es suficiente para mí.

Mi valor se asienta en la cruz ". Luego volví a entablar

una conversación con Jen, reconociendo todos lo que

errores que podía recordar había cometido en nuestra

relación y aferrándome a la verdad de quién soy en

Cristo. No solo me cambió, sino que también cambió

nuestra relación.

Nadie puede construir una vida saludable sobre una

base defectuosa. Debemos aferrarnos a la verdad en el

momento exacto en que la mentira está destruyendo la

base de nuestro valor. Solo cuando tienes la verdad, la

verdad puede liberarte.||

Dr. Rob Reimer es el pastor fundador de la iglesia

"South Shore Community Church in Brockton, Mass.

Además es el autor de los libros "Pathways to the

King: Living a Life of Spiritual Renewal and Power"

y "Soul Care"

Valioso y Digno

Mi valor no depende de si estoy cumpliendo con

algún estándar o si tengo el control o si ciertas personas

me quieren. Mi valor fue establecido en la cruz.

Cuando Jesús murió en la cruz, Él declaró mi valor

por toda la eternidad. En sus ojos, yo era digno de su

sangre, su muerte y su amor redentor. En medio de

mi lucha matrimonial, tuve que llegar al lugar donde

establecí mi valor; Tenía que aferrarme a la verdad.

Necesitaba integrar mi identidad en Cristo en la forma

en que vivía mi vida.

Jen y yo entablamos una conversación difícil cuando

ella me dijo por qué estaba molesta. Mi mente corrió;

mi corazón estaba ansioso; mis sentimientos fueron

heridos; mi postura era defensiva. Sentí que mi valía

estaba en juego. Tuve que aprender a estar a solas con

Dios y a aferrarme a la verdad.

Medité sobre Romanos 8, Efesios 1 y otros pasajes

que declaraban lo que Dios pensaba de mí. Luego

esperé y escuché el testimonio del Espíritu: que fui

JOHN STUMBO VIDEO BLOG No.58

Este mes, John aborda ocho de los errores de liderazgo

más comunes que se producen en las reuniones. Él

ofrece un reto para tomar en serio los momentos clave

que las reuniones ofrecen para dar forma a la cultura de

nuestros equipos, que a menudo reflejan a los líderes a

los que pertenecen.

https://www.cmalliance.org/video/watch/40837/?autoplay=true

MAY/JUL 2018 SOMOS 15


RIESGOS DE FE

ESTOY VIENDO LO INVISIBLE

16 SOMOS MAY/JUL 2018


BARCELONETA BOCA

11 NOVIEMBRE

UTUADO

25 NOVIEMBRE

MAY/JUL 2018 SOMOS 17


“¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre

vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales

combaten en vuestros miembros?” Santiago 4:1

En la Biblia aparecen inumerables episodios de conflicto:

• Abraham y Lot (Gn.13)

• Asunto tratado en el concilio en Jerusalén (Hch.15)

• Pablo y Bernabé (Hch.15:36-41)

• Evodia y Síntique (Filipenses 4:2-3)

¿Por qué los conflictos? Santiago nos revela que nuestra

naturaleza caída y nuestras pasiones están involucradas (Stg

4:1-2). De acuerdo con Ken Sande “el conflicto surge cuando

usted está en desacuerdo con otra persona sobre lo que

usted piensa, quiere o hace”. Alguien dijo que en medio de

los conflictos sale nuestro verdadero yo.

nos lleva al perdón, la unidad, el amor y la paz, la reconciliación

y a glorificar a Dios.

El Apóstol Pablo dice en Colosenses 3:12-13: “Vestíos,

pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable

misericordia, de benignidad, de humildad, de

mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros,

y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra

otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también

hacedlo vosotros”.

Para lograr eso necesitamos el poder del Espíritu Santo y

la disposición de actuar como escogidos de Dios. Necesitamos

aplicar la pacificación bíblica. ¿Pero qué es? De acuerdo

con Ken Sande, autor del libro El pacificador, pacificación

es poner en práctica los principios de Dios y el evangelio

para resolver los problemas de la vida diaria”.

Como personas reconciliadas con Dios por la muerte y

resurrección de Jesucristo, creemos que estamos llamados a

Esto lo vemos en diferentes escenarios: hogar (marital,

paternofilial, filial), trabajo (patrono, compañeros de trabajo),

iglesia (pastor-líder, líderes, miembros) y sociedad (vecinos,

asuntos políticos, religiosos), entre otros.

Hay una gran verdad expresada por Kevin Johnson: “La

pacificación no le fluye naturalmente a nadie. Siempre va

en contra de nuestros impulsos humanos normales. Pero

cuanto más nos valemos del poder de Dios y cuanto más

estudiamos lo que Dios enseña y lo obedecemos, mejor podemos

resolver los desacuerdos con otros”.

Es ahí donde entra en juego la pacificación bíblica.

Necesitamos aprender lo que Dios nos enseña en Su Palabra

y aplicarlo en el poder del Espíritu Santo. Vivimos entre

dos culturas contrapuestas: una mundana y otra de paz

que Dios ha establecido. La primera nos impulsa al egoísmo

y prácticas mundanas contrarias a la ley de Dios. La segunda

responder al conflicto de una forma marcadamente distinta

de la forma como el mundo encara el conflicto. Eso es el

evangelio, un estilo de vida a través del cual el Señor nos

permite practicar los principios para la pacificación en cada

momento de la vida. Es la respuesta de Dios para nuestra

incapacidad de vivir en paz.

¿Qué cosas debemos aprender y hacer?:

1. Aprender como las personas responden a los conflictos, y cuáles

serían las respuestas de paz.

a.Existen tres tipos de respuestas:

i.Escape

ii.Ataque

iii.Buscar la paz

18 SOMOS MAY/JUL 2018


2. Aplicar los cuatro principios o columnas de la pacificación:

a. Glorificar a Dios (1Cor.10:31 - 11:1) –

Actuando como Dios espera de nosotros.

i.¿Cómo puedo agradar y honrar a Dios

en este asunto?

b. Sacar la viga de nuestro propio ojo (Mt.7:5) –

Asumir responsabilidad.

i.¿Cómo puedo mostrar la obra de Jesús

en mi asumiendo la responsabilidad por

mi contribución al conflicto?

c. Restaurar humildemente (Gálatas 6:1) – Buscar

restaurar y no condenar de una manera personal

y amable a las personas cuyas ofensas parecen de

masiado serias como para pasar por alto.

i.¿Cómo puedo servir amorosamente a

otros ayudándolos a asumir la

responsabilidad por su contribución al

conflicto?

d. Ir y reconciliarnos (Mateo 5:24) – Buscar

soluciones justas y mutuamente beneficiosas a

nuestras diferencias.

i.¿Cómo puedo demostrar el perdón de

Dios y promover una solución razonable

para este conflicto?

3. Poner en práctica los siete elementos de una confesión (Mateo7:3-5;

1 Juan 1:8-9; Proverbios 28:13)

a. Diríjete a todas las personas involucradas

b. Evita usar “si”, “pero” y “tal vez”

c. Reconocer la ofensa concretamente

d. Reconocer el daño

e. Aceptar las consecuencias de lo hecho

f. Cambiar tu comportamiento

g. Pedir perdón

4. Poner en práctica las cuatro promesas del perdón (Mateo

6:12; 1Corintios 13:5; Efesios 4:32)

a. No me detendré en este incidente

b. No volveré a mencionar este incidente para

usarlo contra ti

c. No hablaré a otros acerca de este incidente

d. No dejaré que este incidente se interponga

entre nosotros o entorpezca nuestra relación

personal

Como ven el conflicto (visto por muchos como algo negativo)

nos brinda la oportunidad para:

• Glorificar a Dios

• Confiando en El

• Obedeciéndole

• Imitándole

• Servir a otros

• Ayudándoles con sus cargas (Gál.6:2,10)

• Ayudándoles a cambiar a través de la

confrontación constructiva (Gál.6:1)

• Con nuestro ejemplo

• Crecer para ser como Cristo

Una pregunta importante es: ¿Qué pasa si hago mi

mejor esfuerzo para solucionar el conflicto, pero este no se

soluciona? Pablo dijo: “Si es posible, en cuanto dependa de

vosotros, estad en paz con todos los hombres” (Ro 12:18).

No siempre los conflictos se resolverán, pues hay cosas que

dependen también de la otra parte. Debemos recordar que

el éxito a los ojos de Dios no es una cuestión de resultados

específicos, sino de obediencia fiel y dependiente.

La pacificación bíblica debe ser el plan A y no B de la

Iglesia. Es la forma de desarrollar una cultura de paz en

nuestro distrito. Muchos conflictos en nuestras iglesias

pueden convertirse en asuntos críticos y severos si no se

maneja adecuadamente el problema original. Queremos

aprender juntos, “porque juntos es mejor”.

Es una bendición el que nuestro distrito cuente con un

Ministerio de Pacificación que nos ayude a glorificar a Dios

en medio del conflicto. El evangelio tiene que ver con todo.

Ruego a Dios que tengamos un corazón humilde que nos

permita ser ayudados y equipados cuando lo necesitemos,

y que apliquemos estos principios como un asunto de

mayordomía, conscientes de que el conflicto es una realidad

y oportunidad, y no un accidente.

Que nuestro servicio como pacificadores traiga alabanza

a nuestro Señor y lleve a otros a conocer su amor infinito.||

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados

hijos de Dios” – Mt.5:9

Pastor José "Tony" Rosario es el pastor de LAALIANZA

El Encuentro en Río Piedras.

MAY/JUL 2018 SOMOS 19


“¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la

paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos

10:15 RVR1960).

Es un verso bíblico inspirador que posiblemente

en los últimos años hemos reducido a mencionarlo

solo cuando hablamos de las misiones mundiales o los

misioneros. Nos olvidamos de que el contexto de este

pasaje que escribe Pablo es mayor.

Comienza con la declaración del apóstol anhelando

en su corazón que sus compatriotas judíos sean

salvos (10:1). Luego, en una de las explicaciones

más simples en el Nuevo Testamento sobre

qué es el evangelio, nos dice la manera

de recibir ese regalo de salvación:

“si confiesas con tu boca que Jesús es el

Señor, y crees en tu corazón que Dios lo

levantó de los muertos, serás salvo”

(10:10). De inmediato

nos recuerda el

alcance de esa

confesión:“todo

aquel que en

él creyere,

no será

pueda escuchar las buenas nuevas de redención. Para

lograrlo, el ministerio a los obreros oficiales se enfocará

principalmente en los siguientes tres objetivos: una

vida interior saludable, el liderazgo espiritual y la

predicación expositiva.

En una ocasión Jesús le dijo a los discípulos que la

vida eterna es conocer a Dios, “el único Dios verdadero, y

a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3 RVR1960). Es

común escuchar que esto se refiere al momento inicial

de creer en Cristo para ser salvo. Aunque en parte

esto es cierto, no se detiene ahí; más que el

aspecto intelectual, conocer a Dios significa

vivir en relación y comunión con él. Una

vida interior saludable es únicamente

posible a través de una profunda

y constante relación con Dios.

Esto implica el desarrollo de

las disciplinas espirituales

que nos ayudan a

conocerle y a ceder

el control de

nuestras

vidas al

avergonzado”

(10:11).

Toda persona,

en cualquier nivel

de edad, puede ser

salva si cree en las buenas

nuevas del evangelio, “porque

todo aquel que invocare el nombre del

Señor, será salvo” (10:13). Por tal razón

las preguntas que hace Pablo en los

versos siguientes no deben sorprendernos.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído?

¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo

oirán sin haber quien les predique?” (10:14). Para poder

creer el mensaje del evangelio hay que escucharlo y,

por ende, tiene que ser predicado.

Por eso la estrategia para lograr que cada iglesia

del Distrito de Puerto Rico de la Alianza Cristiana

y Misionera (ACM) esté centrada en el evangelio

comienza con una clara exposición de este mensaje,

para que toda persona en cualquier nivel de edad

Espíritu

Santo.

C u a n d o

nuestro mundo

interior está en

orden, se refleja con

claridad en nuestra vida

exterior.

El producto de una

vida interior saludable es un correcto

desempeño en el liderazgo espiritual.

El líder espiritual saludable se distinguirá

esencialmente por tres cosas. En primer lugar,

por una vida llena del Espíritu Santo, manifestando

el fruto del Espíritu en su vida y la manera de servir.

Lo segundo es que el liderazgo espiritual está orientado

al servicio y no a ser servido, actitud modelada por el

mismo Jesús en su ministerio terrenal (Mateo 20:28).

20 SOMOS MAY/JUL 2018


Lo tercero también lo vemos modelado por Jesús en

los evangelios y por Pablo en el Nuevo Testamento; un

liderazgo espiritual que busca la gloria de Dios en todo

momento, incluyendo dentro del sufrimiento, y no la

gloria del líder. Este tipo de liderazgo inspira a otros a

conocer y servir mejor a Dios.

Uno de los mayores retos que encontramos en

la iglesia moderna es la crisis en la exposición de

la Palabra de Dios. Parece ser que cada vez más las

predicaciones están dirigidas o motivadas más por las

opiniones personales o por llevar un mensaje positivo

que agrade a la gente. Pablo fue enfático en nuestra

responsabilidad. A Timoteo le encargó que predicara

la palabra (2 Timoteo 4:2) porque es la única inspirada

por Dios y útil para toda la tarea ministerial (2 Timoteo

3:16-17); a los corintios les recuerda que predicamos un

solo mensaje: a Cristo crucificado (1 Corintios 1:23).

El autor de Hebreos declara que la palabra es “viva y

eficaz” (Hebreos 4:12-13) y el profeta Jeremías dijo que

la palabra es de Dios es como “fuego y martillo que pulveriza

la roca” (Jeremías 29:23). Por eso es que para que todos

escuchen el mensaje del evangelio tenemos que predicar

la Palabra de Dios y no nuestra palabra. La predicación

expositiva, la que es dirigida por el texto bíblico, es clave

en alcanzar la claridad del mensaje que necesitamos.

Nuestro anhelo es que no solamente los obreros

oficiales de la Alianza en el Distrito de Puerto Rico

puedan alcanzar estas metas, sino que todo creyente lo

haga y, a su vez, pueda expresar con claridad el precioso

mensaje del evangelio, para que todos escuchen y para

que sean contados como aquellos de hermosos pies que

vivieron anunciando la paz.||

Pastor José Ahmed Pérez es pastor en LAALIANZA

Catedral de la Esperanza y Director del Ministerio a

Obreros Oficales del Distrito de PR.

VIDEO MAGAZINE

DIOS CON NOSOTROS

Miré hacia el cielo y dije: 'Escucha, Dios. Te llamo en

mi angustia. Si estás allí, ayúdame ". Para obtener más

información, visite la página web del Día de la Gran

Comisión.

https://www.cmalliance.org/video/watch/40376/?autoplay=true

BEYOND ORDINARY (ESPAÑOL)

Judy Gaskin, una misionera de la Alianza en Indonesia

durante casi 45 años, habla sobre ser una "hillbilly de

Alabama" de una familia disfuncional. Salvada por el

amor de la esposa de un pastor de la Alianza, Judy

siguió su llamado al ministerio de niños en el extranjero,

a través del cual miles de niños han venido a Cristo.

"Dios se deleita en usar las cosas simples, alguien común

como yo, para hacer grandes cosas por Él", concluye.

Para obtener más de su historia, vea "Judy's Kids" en

el número de enero / febrero de la revista Alliance Life.

https://www.cmalliance.org/video/watch/38590/?autoplay=true

MAY/JUL 2018 SOMOS 21


La operación que el Espíritu Santo ha realizado

en la vida de un creyente es tan poderosa,

milagrosa y transformadora que ha despertado

en ese corazón una disposición de querer vivir a

diario las enseñanzas de Cristo. Esto no significa que

la batalla contra la carne haya desaparecido o que

milagrosamente ya podemos vencer por nosotros

mismos todas las tentaciones que se nos presentan. Al

contrario, el que despierta en su corazón un genuino

deseo de querer más de Dios, automáticamente

despierta un reconocimiento perpetuo de la

necesidad de Dios para poder vencer.

Esa dependencia divina produce una —cada

vez más— creciente búsqueda de dirección y

control del Espíritu del Señor. Debemos reconocer

que no siempre fue así. Hubo un cambio. Hubo

una regeneración. El corazón ablandó, pasó de

tinieblas a luz, de la arrogancia a la humildad, de la

misma muerte a la vida. Ese corazón fue operado y

transformado, y ahora es capaz de entender. A esto se

le llama nuevo nacimiento. A diferencia de una silla

nueva, que hay millones de sillas nuevas similares a

esa en el mundo, la obra que el Espíritu Santo hizo en

usted es única: completamente nueva en el mundo y

diferente a cualquier otra. Esa obra nueva, ahora es

capaz de entender el Evangelio. ¿Por qué? Porque el

que inspiró las Sagradas Escrituras mora en usted y le

ayuda a entender lo que la Palabra significa y cómo

la obediencia a esta le conduce hacia la madurez

cristiana.

El Apóstol Pablo expresó de una manera poderosa

y clara que es posible alcanzar tal entendimiento del

Evangelio: “…hasta que todos lleguemos a la unidad

de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón

perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de

Cristo…” (Ef 4:13). Muchos piensan que esto no es

posible. En cierto sentido tienen razón. Ningún ser

humano puede alcanzarlo en sus propias fuerzas o

conocimiento. Tampoco será posible en gente que

no haya nacido de nuevo. Pero para los verdaderos

creyentes, caminar acompañado por el Maestro

convertirá cada “valle de sombra y de muerte” en una

experiencia enriquecedora.

Charles Austin Miles le puso música al

acompañamiento divino cuando escribió: “Él

conmigo está, puedo oír su voz / Y que suyo, dice,

seré / Y el encanto que hallo en Él allí / Con nadie

tener podré”. Ese deseo de caminar con Él, de oír

Su voz y de ser sensible a su llamado al alma es lo

que permite que su Palabra comience a echar raíces

en nuestro corazón y llene nuestras emociones,

nuestros pensamientos y nuestras palabras. Se trata

de Cristo y su bendita presencia. Es su Persona, su

vida, su Palabra, impregnando la vida del creyente y

haciéndole entender las profundas implicaciones del

Evangelio.

Pero esto no ocurre sin que produzca una

transformación en nuestra vida y genere una

verdadera comprensión (entendimiento)

de lo que es la comunidad bíblica,

el acompañamiento cristiano y

nuestro acercamiento diario a

Dios mismo.

COMUNIDAD

BÍBLICA

El que

camina con

D i o s

entiende

lo que

es la Iglesia

del Señor, su

importancia en el

mundo, y vive como

parte de ella. Debido a su

conexión con Cristo, la Iglesia

es un organismo vivo, lleno del

22 SOMOS MAY/JUL 2018


poder del Espíritu Santo, plenamente consciente

del propósito para el cual existe y que desarrolla el

ministerio que Cristo le enseñó. El aprecio por la

Iglesia del Señor nos llevará a sentir un profundo

amor y cuidado por nuestros hermanos, con quienes

formamos una comunidad local que sirve al Señor.

No podremos entender el propósito de Dios para

nuestra vida si no entendemos la importancia de ser

parte de un todo. Cuando entendemos la importancia

de ser parte de un todo, acompañamos y nos dejamos

acompañar.

MENTORÍA

Entender lo que es el acompañamiento cristiano

a través de mentores es fundamental para el

entendimiento de las Escrituras. De esta manera

reconocemos que Dios tiene gente con una gran

experiencia que compartir con nosotros. Timoteo

tuvo a un Pablo, Eliseo tuvo a un Elías, los

once tuvieron a Jesús... ¿A quién tienes tú?

Decir que tienes a Cristo y solo Cristo

es una forma liviana de despachar el

asunto. Dios usó a Pablo, a Elías y

a Jesús para formar la vida de

discípulos. Dios usa la vida

de mentores para formar

la nuestra; déjate guiar,

rinde cuentas y

aprende a escuchar a tus mentores.

DISCIPLINAS ESPIRITUALES

Las disciplinas espirituales son sumamente

importantes, pero no nos confundamos... Aun cuando

las disciplinas espirituales son imprescindibles en la

vida cristiana, no tienen mucho valor si no nos abren

la puerta para que pasemos a enfrentar nuestra

realidad ante el Señor de la Cruz. De lo contrario,

adornaremos nuestro tiempo para obtener un poco

de tranquilidad en nuestra apretada agenda. Los

encuentros con Dios son transformadores, o no son

encuentros. Las disciplinas espirituales son ejercicios

que nos llevan a un encuentro con la Persona de

Cristo. De lo contrario, ¿qué diferencia tendría el

orar de los cristianos con el yoga de los budistas?

Todos sabemos que cuando usamos las disciplinas

espirituales correctamente, nos conectan a un Cristo

vivo y nos hacen sensibles para obedecer su voz.

Queremos animar a cada líder de iglesia local y a

cada hermano a confiar en el mensaje del Evangelio

que nos motiva y nos capacita para encarnar el

Evangelio es un mundo que necesita la luz. ||

Rev. Rafael Candelaria es el pastor titular en LAALIANZA

Barceloneta Pueblo. La primera iglesia de LAALIANZA

en Puerto Rico. Además es el Director del Ministerio a

los Líderes de Iglesias de nuestro distrito.

"... Dios anhela que respondamos

a su extravagante e infinito

amor, no con un superficial "rato

a solas" plagado de culpabilidad,

sino con un verdadero amor

expresado por medio de nuestras

vidas."

-Francis Chan -

MAY/JUL 2018 SOMOS 23


Cuando

hablamos

sobre la misión, estamos

hablando de

la misión de Dios,

la cual existe simplemente porque

Dios ama a las

personas y no desea que

nadie perezca (2 Pedro 3:9).

Su amor nos alcanza, lo aceptamos y desde entonces

no hacemos más que corresponder a su amor. Como nos

enseña el evangelio, “amamos porque él nos amó primero”

(1 Juan 4:19, Juan 3:16). Entonces, la misma esencia del

Dios de amor, ahora morando en nosotros a través de

su Espíritu Santo, produce en cada uno la capacidad y

el deseo de amar al Señor con todo nuestro corazón, con

todo nuestro ser y con todas nuestras fuerzas, y al prójimo

como a nosotros mismos (Mateo 22:37-39). Nuestras vidas

quedan centradas en ese amor inconmensurable llamado

evangelio y en la ejecución del mismo.

Ese deseo de amar a Dios y al prójimo, como describe

el evangelio, no es algo natural en el ser humano, sino un

deseo que nace del corazón de Dios y que es puesto para

que lo vivamos en carne propia tan pronto nos acercamos

a Él en arrepentimiento y fe.

El Señor Jesús nos envía a este mundo a unirnos a Su

misión como testigos de su mensaje de reconciliación

(Juan 17:18). Cristo mismo, revelado en cada página de las

Escrituras, se inserta y renueva nuestro intelecto, voluntad,

emociones y conciencia, y nos impulsa a enseñarlo a otros

para que ellos hagan lo mismo aquí y hasta lo último de la

tierra (Mateo 28:18-20). Estoy convencida de que podemos

llevar a cabo esta gran tarea aparentemente imposible (Juan

14:12-17).

Entonces, como individuos y como iglesia, no solo

tenemos la tarea de vivir una vida con plena consciencia

de esa realidad, sino que ahora el “id” es mucho más que

un lugar en términos geográficos. Se trata de un estilo de

24 SOMOS MAY/JUL 2018


vida que en todo lugar apunta con todo su ser y sus recursos

hacia un mismo objetivo: cumplir con la Gran Comisión y

hacer discípulos entre todos los grupos de personas en la

tierra para que todos tengan la oportunidad de ver al Padre

y le glorifiquen (Apocalipsis 7:9).

Steven Saint, en su libro La gran omisión, dijo: “En el

siglo XX cometimos un error crucial que debilitó lo que

de otro modo hubiese sido un gran esfuerzo. Dejamos

a la mayoría de combatientes fuera del conflicto… cada

creyente, sin importar su educación o capacidad económica,

o talentos o dones espirituales, tiene un lugar en la gran

comisión”.

Por esa razón, como individuos y como iglesia, somos

conscientes de que nuestra responsabilidad va más allá de lo

que sucede dentro de las paredes de su templo. La misión es

un compromiso personal y también un asunto de la Iglesia.

Es mirar al mundo con el mismo amor, gracia y compasión,

es encarnar a Cristo, encarnar el Evangelio.

En la Alianza Cristiana y Misionera creemos que todo

creyente merece la oportunidad de colaborar, llevar y crear

acceso al evangelio, tanto local como globalmente.

Como ministerio de movilización ofrecemos

oportunidades para orar, dar, ir y enviar. Una de ellas es el

Fondo de la Gran Comisión.

FONDO DE LA GRAN COMISIÓN.

Es una fuente principal de financiamiento y envío de

obreros internacionales. El FGC es una de las maneras

más efectivas de unirnos y convertirnos en un participante

activo en el plan de Dios para reconciliar a todos los pueblos

consigo mismo.

Sus ofrendas le permiten a nuestros obreros

internacionales:

• Proclamar la verdad de Jesucristo a aquellos que no han

escuchado.

• Bautizar y discipular a los nuevos creyentes, ciñéndolos

a la Palabra de Dios.

• Plantar nuevas iglesias entre los pueblos menos

alcanzados, incluyendo a Estados Unidos.

• Proporcionar atención médica crítica en regiones

desesperadas del mundo.

• Capacitar y equipar a futuros líderes nacionales de la

Iglesia.

• Ayudar a reconstruir las vidas de aquellos devastados

por la guerra o un desastre natural.

• Realizar docenas de otros ministerios que llevan la luz y

que señalan el camino hacia Jesús.

LLAMADOS A SERVIR

Otras iniciativas sobre apoyo a la obra misionera u

oportunidades de servicio como obrero internacional:

Corto plazo:

• VACOP - Respalda, moviliza y conecta a los llamados a

través de oportunidades de servicio a corto plazo (una

semana a un mes) en proyectos que fortalecen comunidades

en y fuera de Puerto Rico, mientras profundiza en su

compromiso con el Señor. Puedes contactarnos a través de

distrito@laalianzapr.org.(PROCESO EN ESPAÑOL)

• Envision - Identifica y desarrolla líderes misioneros que

innovan, establecen y fortalecen comunidades de fe en

entornos urbanos clave. Esto se logra a través de viajes

de corta duración (una semana a dos años), internados,

desarrollo de liderazgo y oportunidades de ministerio en la

familia de la Alianza. Para más información sobre Envision

puedes hacer contacto a través de www.weareenvision.

com/ (PROCESO EN INGLES)

Largo plazo- Como obreros internacionales,

vocacionales, de mercado y de socorro la oportunidad de

servir es amplia. Escríbenos a distrito@laalianzapr.org. o www.

cmalliance.org/serve/international-work/

ÉNFASIS MISIONERO

Cada año la familia de la Alianza tiene la oportunidad de

conocer y compartir con obreros internacionales. Eso hace que

las relaciones sean más personales y que podamos orar por lo

que Dios está haciendo en el mundo y por cada uno de los 700

obreros destacados en 71 países.

Cuando nos visitan, ellos...

• Informan sobre sus ministerios.

Nos proveen una visión clara sobre la obra misionera

alrededor del mundo y abundan sobre su campo y equipo,

sus proyectos y la región del mundo donde están destacados.

• Inspiran a su congregación a tener un compromiso aún

mayor con las misiones de la Alianza.

Hace muchos años escuché decir a un misionero: “La luz

brilla en la oscuridad. Jesús es la luz del mundo y nos llama

también a ser la luz del mundo”. ¡Encarnemos la luz al vivir el

evangelio y enseñarlo a otros mientras damos, oramos, vamos y

enviamos! Cuando una luz brilla, no se sabe la magnitud de su

alcance ni la amplitud de todo su efecto.

Hermanos y hermanas, nuestros esfuerzos cuentan. Vivamos

el evangelio… Que todo lo que somos apunte al Señor y que

con cada acción le adoremos y extendamos Su gloria a cada

familia de la tierra. Recordemos que es Su misión y Él nos ha

dado el poder para hacer la tarea y terminarla. ||

Brenda Rodríguez es la directora del

Ministerio de Movilización de LAALIANZA

Distrito de Puerto RIco

MAY/JUL 2018 SOMOS 25


"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio

(Evangelismo) a toda criatura." 19 Por tanto, id, y haced

discípulos a todas las naciones (Comunidad), bautizándolos

en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20

enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado

(Influencia); y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta

el fin del mundo. Amén" Marcos 16:15; Mateo 28:19 y 20

Frecuentemente he escuchado el argumento, no

hacen falta más Iglesias, ya tenemos iglesias suficientes

en Puerto Rico. Te confieso que he pensado de

la misma manera y muchas veces he llegado a la

misma conclusión. Pero esa premisa me lleva a

preguntar, ¿Es cierta esa percepción? ¿La cantidad de

iglesia es sinónimo de la calidad del mensaje que se

predica? ¿Están las Iglesias siendo de impacto en las

comunidades, en la predica, en el desarrollo de líderes

y en el enviar a otros? Dónde La Alianza no tiene

iglesias, ¿es porque nuestra denominación no tiene esa

responsabilidad? ¿Son las iglesias existentes iglesias

saludables, centradas en el Evangelio?

Seguramente no tenemos todas las contestaciones

a estas preguntas, posiblemente a ninguna de

ellas. Lo que sí tenemos es el conocimiento

de que nuestra denominación la Alianza

Cristiana y Misionera en Puerto Rico

está Centrada en el Evangelio,

además de ser una organización

responsable y deseosa de

compartir EL Evangelio

con tantos como sea

posible.

Hace más o

menos un

año atrás,

después

del

perspectiva de la plantación y del desarrollo de

iglesia. Mi nuevo concepto de plantación

y desarrollo no está fundamentado

en la cantidad de Iglesias, ni en la

necesidad de otras, doy por

sentado la necesidad de

desarrollar las iglesias que

lo necesitan, proveer

recursos a las que

están fuertes y

abrir nuevos

Puntos de

taller

Iglesia

Invernadero

ofrecido por el

Pastor Carlos Vélez,

me abrí a una nueva

Evangelismo,

en nuevas

Comunidades para

ser instrumento de

transformación e Influencia

(P.E.C.I.) para la gloria de

26 SOMOS MAY/JUL 2018


Dios y la Expansión del Reino.

No debemos ignorar la existencia de una alarmante

cantidad de iglesias en nuestro país, pero es igualmente

cierto que aún existe una alarmante necesidad de

alcanzar al perdido, transformar las comunidades y

enviar a tantos como sea posible a lugares donde el

evangelio aún no ha sido predicado. No hay duda de

que los tiempos han cambiado, por ende, nuestra visión

de desarrollo y Plantación de Iglesias debe cambiar.

Queda claro, más y mejores Puntos de Evangelismo,

Comunidad e Influencia (P.E.C.I.), saludables,

Centradas en el Evangelio con una visión y misión

claramente establecida siempre son necesarias,

llevándonos a otras preguntas, ¿Están todas nuestras

Iglesias lo suficientemente saludables para plantar

o ayudar en el desarrollo de otras Iglesias? ¿tienen

nuestras Iglesias esa visión y esas expectativas? y mi

contestación para ambas es NO. ¿Pero esa tiene que

ser siempre nuestra respuesta?, y mi contestación

nuevamente es NO.

Nuestra denominación en Puerto Rico se ha expandido

a través de iglesias plantando y desarrollando iglesias

en todos los lugares empezando con una (1) en

Barceloneta hasta más de 60 al momento. Piensa por

un momento, si estás en una iglesia de La Alianza en

Puerto Rico que no sea la de Barceloneta Pueblo, estás

siendo bendecido por los esfuerzos de plantación

o rehabilitación de otra iglesia o del distrito de La

Alianza en Puerto Rico. Analiza por un momento,

al igual que hoy vives la bendición de las personas e

iglesias que fueron los que atendieron esa necesidad

en la iglesia que tú perteneces; ¿podrías tú bendecir

la vida de futuras generaciones formando parte de un

esfuerzo de plantación o desarrollo de una iglesia a la

que ellos pertenecerán? ¿podrás sentir la satisfacción

que otros han experimentado, plantado o ayudado en

el desarrollo de otras Iglesias llegando a comunidades

y personas no alcanzadas, anunciando el evangelio,

enviando misioneros y siendo parte comunidades

bendecidas y almas salvadas a través de esas iglesias?

Mi propósito al escribir estas líneas no es sólo el

que reflexiones, es motivarte a evaluar, a considerar

la posibilidad de invertir en el reino y alcanzar

con el mensaje del Evangelio a través de nuevos

o desarrollados P.E.C.I. de la Alianza Cristiana y

Misionera en todo Puerto Rico.

Sin duda habrá grandes retos. Estoy consciente,

que se hace necesario fortalecer nuestras Iglesias

para poder plantar y desarrollar otras. También es

necesario, capacitar a líderes y pastores a una nueva

manera de plantar y desarrollar Iglesias con el fin de

alcanzar al mundo para Cristo. Te invito a que oremos

juntos, soñemos juntos planifiquemos juntos y juntos

sembremos para futuras generaciones en cada pueblo

de la isla y más allá de nuestras costas el glorioso

mensaje del Evangelio. Eso es multiplicación, eso es

Multiplicación de Iglesias.

Extendamos el Evangelio juntos.

Rev. Víctor Monroig Butter es el pastor de LAALIANZA

Oasis en Vega Baja y Director del Ministerio de

Multiplicación del Distrito de Puerto Rico.

MAY/JUL 2018 SOMOS 27


NUESTROS OBREROS

I N T E R N A C I O N A L E S

LOS ARIAS en ALEMANIA

desde 2017

No podía entender al principio lo profundo de un llamado para servir al Señor, pero sí tenía la disposición. Un

día en 1983 participé de una reunión abierta de jóvenes en la Alianza Cristiana y Misionera (ACM) de El Batán en

Quito, Ecuador. El conferenciante de la ocasión fue el reverendo David Volstad, quien compartió un mensaje que

nunca pude olvidar: “Obreros a la mies”, basado en Mateo 9:38. Luego él hizo un llamado y “fui movido” al frente,

deseando con todo mi corazón responder a tan grande solicitud. Todavía recuerdo sus palabras: “Ni ser presidente

de la República o alcalde de una ciudad es más importante que ser un siervo del Rey de Reyes”.

Ese fue el comienzo de mi deseo

profundo de conocer a Jesucristo.

Han pasado tres décadas y después

de hermosos ministerios en Ecuador y

Puerto Rico, esta vez junto con mi amada

esposa Ida, la voz del llamado de Dios se

hizo nuevamente presente en nuestras

vidas. Y como confirmación, la visita de

Melanie Chinchilla, quien sirve junto con

su esposo José en Berlín, y fue asignada

a la Conferencia Misionera en Puerto

Rico en 2017. Melanie hizo un llamado

para que “rogáramos al Señor que envíe

obreros a su mies”. Ida y yo estábamos

en el proceso de nuestro llamado con la

oficina de Ministerios Internacionales de la

oficina nacional de la Alianza en Colorado

Springs, así que su visita cumplió, entre

otros propósitos, el darnos confirmación

y dirección sobre el lugar de nuestro

llamado.

Ida ya había respondido al llamado de

Dios cuando en 1979, con la bendición

de sus amados padres Andrés Matos y

Carmen Lydia Freytes, se movió a continuar

sus estudios en St. Paul Bible College (hoy

Crown College) en Minnesota, Estados

Unidos. Fue durante esa experiencia de

estudios que su interés en las misiones

creció por medio de su participación

activa en el comité Gabinete Misionero.

Este se encargaba de preparar las cápsulas

misioneras del Colegio. Ida sintió que Dios

la estaba llamando para este ministerio y

al finalizar su bachillerato en Educación

Cristiana en mayo de 1982, sometió su

solicitud para servir como misionera en la

Alianza Cristiana y Misionera. Su solicitud

“El que tiene esperanza es el que puede ver más lejos. Nosotros somos mensajeros de la

esperanza. La esperanza no está a sujeta a las leyes de la entropía. La verdadera esperanza se

mueve, es activa”. —Salvador Delutrie

28 SOMOS MAY/JUL 2018


fue aceptada y luego de pasar por los

procesos de evaluación, la asignaron a

la bella ciudad de Quito como misionera

asociada por un término de dos años.

Dios continuó trabajando en nuestras

vidas, y en el contexto de la pregunta “¿y

ahora qué, Señor?”, nuevamente el desafío

de “obreros a la mies” se hizo presente en

2018. Ida respondió dos veces al llamado

de Dios para salir fuera de Puerto Rico,

esta vez conmigo a un nuevo campo en

Europa. Después de pasar los procesos de

aceptación por parte de la oficina nacional,

fuimos aprobados y comisionados para la

nueva encomienda de servir en el ministerio

hispano en Berlín.

Con sentido de urgencia nos movimos

a la capital de Alemania el pasado mes

de abril. En nuestro primer mes en Berlín

hemos visto la cara de su amada Iglesia en

la tierra que una vez fue cuna de grandes

ministerios que llevaron la gloria a Dios

en el pasado y que hoy encajan en estas

milenarias palabras: “Los campos están

listos para la siega”. ¡El trabajo no ha

terminado y todavía hay esperanza!

En este corto tiempo, gracias a Dios

y con la ayuda de nuestros líderes de

equipo, logramos conseguir los permisos

necesarios para movernos en la ciudad y

mudarnos a un nuevo apartamento, obtener

internet, teléfono celular y cuenta bancaria.

Hemos aprendido a movilizarnos en trenes

y, créanlo o no, a ubicarnos correctamente

en la multifacética “Ciudad Creativa”. Poco

a poco nuestros oídos van captando las

expresiones de un idioma desconocido

para nosotros y podemos ver y conocer el

rostro de multitudes de etnias diferentes que

viajan cada día en los trenes y nos muestran

una vez más que la Gracia de Dios es para

ellos también.

Un niño pequeño nos preguntó por

medio de su mamá si nosotros amábamos

a Alemania. Nuestra respuesta fue ¡We will

love!, afirmativamente amaremos porque

Dios la ama.

Ya participamos en dos reuniones

importantes. Una fue el Concilio 2018

de MAKD (ACM en Alemania) y otra fue

el Field Forum (Berlin-Waren and Balkan

Fields). Esto nos ha permitido conocer la

obra y sus protagonistas, y nos ha dado la

oportunidad de hacer puentes de amistad y

compañerismo. Nuestra nueva experiencia

es como cuando un niño se levanta y mira por

el borde de la ventana para ver que hay un

campo más grande afuera y siente un anhelo

de salir y correr para ocuparlo.

Actualmente estamos concentrados en

el aprendizaje del idioma alemán. Pero más

adelante estaremos involucrados de lleno en

el Proyecto Cherry Tree, que es plantación

de la iglesia hispana, lo que involucra

ministerio de la niñez, mujeres,

jóvenes y hombres, al igual que

evangelismo y discipulado. Además,

participaremos del Instituto ABI

para formación de obreros.

“Juntos, Dios nos usa como

familia para impactar al mundo y

ver vidas y países transformados”.

—Bill Mangham

MAY/JUL 2018 SOMOS 29


Fue un privilegio para mi visitar la

isla de Puerto Rico por primera

vez los días 20 al 23 de enero.

Fui acompañado por Rosilio Román

III, su hijo nativo y mi valioso colega

del ministerio. El propósito de esta

visita fue observar el progreso que

las iglesias de la Alianza han logrado

en la recuperación del huracán maría

y, sobre todas las cosas, animar a

nuestros pastores y otros hermanos y

hermanas en el Señor.

Durante nuestra breve estadía

tuvimos la oportunidad de asistir

y predicar la Palabra de Dios el

domingo en la mañana en la iglesia

de la Alianza en Magnolia Gardens

en Bayamón; reunirnos con una

docena de pastores ese mismo día en

la noche; reunirnos con el Sr. Stephen

Lausell, Secretario Corporativo de

la AC&M; visitar cinco iglesias de la

Alianza y al Reverendo Julio Aponte

en el Seminario Teológico de Puerto

Rico y pasar un tiempo significativo

conversando con el Superintendente

Javier Gómez y otros líderes de la

oficina del Distrito.

Pude observar que, por la gracia de

Dios y su fortaleza, nuestras iglesias y

personas de la Alianza y las personas

en Puerto Rico están superando

la adversidad y demostrando una

gran capacidad de recuperación.

El reverendo Román había estado

en la isla en octubre y ahora había

regresado después de tres meses.

Notó una mejora sustancial en la

moral y la esperanza de nuestra gente

de la Alianza. Mientras estábamos

en algunas áreas donde aún no se

había restaurado la energía eléctrica

y todavía quedaba trabajo por hacer

en los hogares y edificios de iglesias,

también observamos un gran progreso

en la reconstrucción. En una iglesia, el

santuario había sido restaurado para

su uso después de un esfuerzo masivo

de limpieza. En el seminario, las aulas

habían sido reparadas y preparadas

para el nuevo semestre.

Otra observación que hice fue que

el Distrito de Puerto Rico ha sido

MI VISITA A PUERTO RICO... TRES MESES DESPÚES

30 SOMOS MAY/JUL 2018


endecido con un gran liderazgo. Su

superintendente de distrito ha liderado

bien durante un momento muy difícil.

Me impresionó la forma en que está

mirando el proceso de recuperación,

además de mirar más allá de ese

proceso para el futuro ministerio

de las iglesias en la isla. El Dr.

Gómez está rodeado por un equipo

de líderes fuertes. También tienen

pastores fuertes que dirigen bien a

sus congregaciones en el proceso de

reconstrucción, pero también buscan

personas en sus comunidades que aún

necesitan conocer a Jesús.

También pude observar que sus

iglesias están mirando más allá de

sus propias necesidades y sirviendo

a sus comunidades en el nombre

y amor de Jesús. Una iglesia había

servido más de seis mil comidas

y estaba ayudando a las personas

en su comunidad a reconstruir sus

hogares. Otra proporcionaba cajas

de comida semanales para varias

personas, mientras que otra había

servido comidas a los que ayudaron

con el proceso de recuperación.

Como resultado de esfuerzos como

estos, varias iglesias informaron que

nuevas personas asisten a los servicios

de adoración y algunas personas han

llegado a conocer a Jesús.

Al considerar lo que están

enfrentando ahora y en el futuro

inmediato, me acuerdo de 1

Corintios 16: 8-9 (NVI), donde

Pablo escribe: "Me quedaré en Éfeso

hasta Pentecostés porque se me ha

presentado una gran oportunidad

para un trabajo eficaz, a pesar de

que hay muchos en mi contra”. Al

enemigo de nuestra fe le encantaría

utilizar las secuelas de esta tormenta

para desanimarlos y destruirlos. Sería

fácil desanimarse frente a las personas

que salen de la isla en busca de nuevas

viviendas y empleo. No es una tarea

fácil avanzar en el ministerio de una

iglesia cuando el veinte por ciento

de su gente se ha ido, reduciendo la

cantidad de líderes y trabajadores,

así como los recursos financieros

disponibles. Estoy seguro de que

es tentador retirar los ministerios e

incluso rendirse.

Sin embargo, debemos recordar

que nuestro Dios toma malas

circunstancias y produce buenos

resultados. Su poder excede el de

cualquier tormenta y el enemigo

de nuestra fe. Incluso después de

la tormenta, "Jesús está edificando

su iglesia y las puertas del infierno

no prevalecerán contra ella" (Mateo

16:18). Nuestro Señor Jesucristo quiere

tomar esta tormenta devastadora y

hacer algo que promueva su causa y

extienda su gloria. Les exhorto a ver

estos días desafiantes como una puerta

abierta de oportunidad espiritual.

Para muchos puertorriqueños, el

huracán María ha traído una nueva

conciencia de su mortalidad: que esta

vida es temporal y puede terminar de

repente. También puede haber traído

una reevaluación de las prioridades,

ya que las personas vieron evidencia

clara de la naturaleza temporal de las

cosas que poseen. Dios está obrando,

deseando usar esto para provocar un

despertar espiritual en las vidas de

miles de personas.

Además, este es un tiempo de

despertar espiritual para nuestras

iglesias. Creo que la tormenta ha

traído a nuestras iglesias un enfoque

más preciso en el campo de la cosecha.

En las iglesias de todo el mundo

perdemos fácilmente nuestra pasión

por el evangelismo. Nos atrapamos y

atascamos por mantener funcionando

la maquinaria de la iglesia. Eventos

como el que ustedes ha vivido nos

recuerdan que nuestro principal

propósito es extendernos más allá de

los muros de nuestras iglesias para

ganar personas para Jesús. Cuando veo

que eso sucede, tengo que creer que

esta podría ser una gran temporada

de cosecha para nuestras iglesias de la

Alianza en Puerto Rico. Imagina por

fe que nuestras iglesias se llenan de

personas que están llegando a conocer

a Jesús.

A medida que continúen caminando

a través de esta puerta abierta, tengan

la seguridad del apoyo continuo de

sus iglesias hermanas de la Alianza en

todo Estados Unidos. Las oraciones

por ustedes continúan subiendo ante

el Señor. Continuaremos ayudándoles

financieramente a medida que surjan

las necesidades y ya las iglesias

están listas para enviar equipos de

personas para ayudar con el proceso

de reconstrucción. Me encanta ser

parte de esta "Familia de Hechos

1: 8 centrada en Cristo" y ver a los

hermanos y hermanas que se ayudan

mutuamente en el momento de

necesidad. A menudo en el pasado

han bendecido a otros y ahora es

nuestro turno de bendecirles. Juntos,

celebraremos la cosecha que está por

venir.

¡Mantengan la fe!

Rev. Terry D. Smith es el Vice-

Presidente de Ministerio a las

Iglesias de LAALIANZA.

MAY/JUL 2018 SOMOS 31


REVISTA OFICIAL DE LAALIANZA DISTRITO DE PUERTO RICO

PO BOX 1625

SABANA HOYOS, 00688, PR

787.816.0101

32 SOMOS MAY/JUL 2018

More magazines by this user