Revista Agropecuaria Nuevo Siglo Número 172 - OCTUBRE 2018

revistanuevosiglo

Revista agropecuaria, mensual, de distribución gratuita que se reparte en Chaco, Santiago del Estero, Corrientes, Formosa y Norte de Santa Fe, en el Norte de Argentina.
Producción Yennt Marketing&Publicidad (Charata - Chaco).

Número 172


PARADIGMAS

AGROECOLOGÍA

Cada vez se la nombra más en los medios, pero no es tan claro el

conocimiento que tiene la ciudadanía y los productores sobre la

misma.

En el ámbito del INTA se dice que la

agroecología (AE) es un concepto

dinámico y en construcción, ya que

debido a la amplitud de su campo de

acción, existen numerosos matices en

su conformación conceptual y por lo

tanto, en su materialización operativa.

Francia (INRA), la Empresa Brasileña

de Investigación Agropecuaria

(EMBRAPA) de Brasil y el INTA en

Argentina con el Programa Nacional

Recursos Naturales, Gestión

Ambiental y Ecorregiones (PNNAT) del

INTA.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 02

Case IH subió un escalón

más en su capacidad

productiva con la

incorporación de los tractores

Steiger. Estos equipos de

origen norteamericano son

articulados, lo que permite un

gran poder de tracción

respecto a los tractores que

no lo son y llegaron a

Argentina para facilitar las labores

más pesadas como tracción de

implementos de gran ancho o

implementos de subsolado de suelo.

Los Steiger son propulsados por

motores Cursor 1 3 de FPT Industrial

que disponen de 1 2.9 litros de

capacidad y cuentan con una

potencia nominal de 450hp. A su vez,

poseen turbo con sistema Wastegate,

lo que brinda un control total de la

alimentación del motor en todas las

situaciones, logrando así el máximo

rendimiento.

La transmisión del nuevo tractor es

totalmente automática y tiene 1 6

velocidades variables entre 0 y 40

km, generando de esta forma un

cambio suave y reduciendo la fatiga

operacional al final del trabajo. Por su

STEIGER

parte, el sistema de Gerenciamiento

Automático de Productividad (APM)

de Case IH ayuda al tractor a realizar

los cambios de marchas manteniendo

la presión constante del embrague y

economizando el consumo de

combustible.

“Estos equipos fueron diseñados

para realizar las más pesadas labores

del campo buscando la más alta

calidad para la actividad

agropecuaria. Al ser tractores

articulados, su tracción permite

aplicación en gran variedad de tareas,

tanto en la tracción de implementos

como también en la parte forrajera,

utilizándose por ejemplo para la

compactación y manejo del material”,

afirmó Rodrigo Alandia, gerente de

Marketing de Case IH para Argentina

y países de América Latina.

De acuerdo a Gliessman (2002), la

Agroecología trata de “la aplicación de

conceptos y principios ecológicos para

el diseño y manejo de agroecosistemas

sostenibles”. En el mismo

sentido Altieri y Nicholls (2000) afirman

que “La disciplina científica que enfoca

el estudio de la agricultura desde una

perspectiva ecológica se denomina

«Agroecología» y se define como un

marco teórico cuyo fin es analizar los

procesos agrícolas de manera más

amplia. El enfoque agroecológico

considera a los ecosistemas agrícolas

como las unidades fundamentales de

estudio”.

Reconocida por la literatura científica

en los años 30 del siglo pasado, surge

en el continente americano en los ´70

como expresión de una nueva manera

de hacer agricultura, asociada con la

sustentabilidad de los sistemas y sus

impactos ambientales y en la salud

humana.

En los ´80, aparece ligada a

movimientos sociales y campesinos en

Centroamérica hasta llegar, no sin

controversias y con debates en plena

vigencia, a ocupar un lugar destacado

en la agenda institucional de los

organismos de ciencia y tecnología.

La institucionalización alcanza a

organismos como el Instituto Nacional

de Investigación Agronómica de

Buscar respuestas

Si bién los movimientos ligados a la

"agroecología", por lo general

desechan el modelo productivo basado

en el uso de agroquímicos y

fertilizantes no orgánicos tiene

conceptos y prácticas interesantes que

podrían adaptarse e interrelacionarse

con los otros sistemas de producción o

paquetes tecnológicos, ya sea para la

pequeña o gran escala.

Se debe tener en cuenta que toda

intervención del hombre sobre la tierra,

sin importar el nombre o la etiqueta

que se le asigne, tiene resultados y

positivos, y además la dinámica de la

biota de su explotación le plantea

desafíos constantes en su proceso de

adaptación frente a esa intervención.

Es decir que estamos frente a un

constante desafío, encontrar nuevos

paradigmas en la relación

producción/medio ambiente, es un

proceso en constante movimiento y

puede ser de utilidad para el productor

y los profesionales de las ciencias

agronómicas, nutrirse de distintas

fuentes al momento de buscar las

respuestas a las reacciones que

plantea la naturaleza ante la incesante

necesidad de lograr más y mejor

producción de alimentos por parte del

hombre.

AGROECOLOGÍA: corrientes

Dentro de la Agroecología hay varias corrientes, que incorporan a

las técnicas productivas, conceptos de arquitectura, paisajismo, forma

de vida y hasta componentes espirituales.

En la Argentina existen varias

corrientes y muchos movimientos de

distinta envergadura que se

encasillan en algunas de estas tres

que presentamos a continuación:

-AGRICULTURA ORGÁNICA: es un

planteo tecnológico que evita el uso

de insumos derivados de la industria

química recurriendo a su sustitución

por insumos de origen biológico y al

uso de tecnologías de proceso.

Algunos autores denominan a esta

corriente de sustitución de insumos,

por entender que es la que menos se

diferencia en su metodología práctica

de la agricultura convencional.

-PERMACULTURA: es una

propuesta integral de vida, que

incluye una técnica agropecuaria.

Sobre la crítica de la sociedad

“moderna”, la permacultura propone

un estilo de vida austero, retirado de

las grandes urbes, conviviendo en

armonía con la naturaleza y con los

demás seres humanos. Toma como

práctica agropecuaria a la agricultura

natural, desarrollada por el japonés

Masanobu Fukukas. propone un

conjunto de pautas y principios, más

que una suma de recetas técnicas,

por lo que plantea que es imposible

que dos campos permaculturales

sean iguales. Cada campo debe

adaptarse a cada situación especial, y

las técnicas aplicadas para uno

pueden no ser las correctas para otro.

-AGRICULTURA BIODINÁMICA:

considera a la granja como una

unidad, como un organismo, no

concibe a las producciones por

separado sino sumamente

interrelacionadas, y ubica al ser

humano en un rol clave en el manejo

de la granja, en una interacción íntima

con cada elemento y con el todo. No

concibe un campo sin animales, ya

que supone que cumplen un rol clave

en el reciclaje de nutrientes a través

del estiércol y en el descanso de los

suelos ocupados con pasturas.

Asigna una gran importancia al

reciclaje de nutrientes a través de la

técnica del compostaje, considerando

al compost como el “corazón” de la

granja.


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 03


BIOCONTROL

EN PRODUCCIÓN FRUTÍCOLA

El INTA apuesta por el control biológico de plagas e insectos

vectores de enfermedades en la producción frutícola de Cuyo y del

NEA, en esta última región buscando minimizar el impacto del HLB

en la producción de cítricos.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 04

El control biológico es un método de

control de plagas, enfermedades y

malezas que consiste en utilizar

organismos vivos con el objeto de

controlar las poblaciones de otro

organismo.

El concepto de control biológico hay

que diferenciarlo del control natural,

que es el control que sucede en las

poblaciones de organismos sin

intervención del hombre y que incluye

además de enemigos naturales la

acción de los factores abióticos del

medio. Por ello hay que entender el

control biológico como un método

artificial de control.

Avispas contra el HLB

Conocida como la enfermedad que

mata los cítricos, una vez infectada la

planta no se recupera, investigadores

y productores deben agudizar el

ingenio para frenar el avance del

Huanglongbing en la Argentina y

consolidar la producción de limones,

naranjas y mandarinas en el mercado

internacional.

En este caso se pone en marcha una

biofábrica en el INTA Bella Vista,

Corrientes, que comenzará con la

multiplicación masiva de Tamarixia

radiata, un parasitoide que disminuye

las poblaciones de Diaphorina citri,

que es el insecto vector que transmite

la enfermedad. El uso de este enemigo

natural permitirá el control de la plaga

sin productos químicos, en zonas

urbanas.

Aportes

La posibilidad de contar con un

aporte no reembolsable de más de

seis millones de pesos, realizado por

el fideicomiso Fondagro, administrado

por el Banco de Inversión y Comercio

Exterior (BICE), permitirá al INTA Bella

Vista contar con esta biofábrica.

Federico Cafasso, titular del BICE

fideicomisos, hizo referencia al rol del

banco en el desarrollo de las mejores

herramientas fiduciarias para impulsar

la producción agroindustrial. “En esta

oportunidad, acompañamos a la

Secretaría de Agroindustria y al INTA

en este proyecto clave para el control

biológico de una enfermedad que

afecta los cítricos”, señaló.

El convenio de aporte y

administración de fondos, firmado

entre el INTA y el BICE, permitirá

potenciar la producción nacional de

cítricos. En este sentido, Juan Balbín,

presidente del INTA, destacó la

importancia de construir una biofábrica

dedicada a la multiplicación de

biocontroladores para el vector que

transmite el HLB.

“La cría de estos enemigos naturales

nos va a permitir controlar la sanidad

en áreas de traspatio, zonas urbanas y

periurbanas”, aseguró Balbín quien

puntualizó: “Con la tamarixia, se evita

el uso de productos químicos”.

El aporte del BICE permitirá construir

un invernadero metálico, para la

producción de mirto o planta huesped,

y tres cámaras de cría acondicionadas,

para la cría de Diaphorina citri y

Tamarixia radiata y la cría de un

insecto predador. Además, se prevé la

compra de insumos, materiales,

equipos y la contratación de cuatro

operarios.

“Todas las etapas de cría se

realizarán en confinamiento, con

ambientes climatizados y con estrictas

medidas de seguridad biológica”,

afirmó Alcides Aguirre, referente del

laboratorio de Entomología del INTA

Bella Vista, Corrientes.

“Gracias a esta inversión, podremos

criar unas 500.000 avispitas al año que

servirán para liberar en el casco

urbano de la ciudad”, manifestó

Aguirre quien, además, aclaró que

“debido a que no hay experiencias en

CEMUBIO en INTA Alto Valle

Con una inversión de $ 5.800.000,

el nuevo Centro de Multiplicación de

Biocontroladores (Cemubio) del INTA

Alto Valle permitirá generar

tecnologías para la cría masiva de

insectos autóctonos que se usan en

el control biológico de plagas, en

distintos cultivos.

Liliana Cichón, especialista en

control biológico de plagas en

fruticultura del INTA y líder

del proyecto, sostiene que

se trata de un proyecto

“innovador a escala

mundial” que arrancó en

los años 90 “cuando

introdujimos por primera

vez en la región la

posibilidad de trabajar en

la reducción de productos

químicos, para luego

desarrollar áreas sustentables”.

“Hoy los mercados son más

exigentes, con restricciones cada vez

más grandes en cuanto a calidad e

inocuidad: dos elementos que

muchas veces se contraponen.

Además, hay un marcado aumento

de las producciones orgánicas en

frutales y hortalizas”. En este sentido,

para Cichón resulta “fundamental”

crear la tecnología de escalamiento

de cría masiva de enemigos naturales

nuestro país sobre la dosis a utilizar, la

cantidad de adultos del parasitoide a

liberar se ajustará a las condiciones

locales”.

de un modo económico y práctico, de

la mano de lograr una estrategia de

empleo precisa en el terreno.

En la Argentina, el control biológico

se desarrolla a escala experimental, a

excepción de algunos casos exitosos.

La adopción de esta herramienta

tiene un alto valor para el diseño de

programas sanitarios de escaso

impacto ambiental, pero se enfrenta a

la ausencia de tecnologías para la

producción masiva de

biocontroladores y a la falta de

conocimiento sobre el uso del

bioinsumo a campo.

Por ello, desde 201 6 el Cemubio se

enfoca en generar tecnologías para el

escalamiento de la cría de insectos

benéficos autóctonos, enemigos

naturales de las plagas que provocan

pérdidas millonarias en los cultivos.


REM: MOSTACILLA Y NABO

La Red de Conocimientos en Malezas Resistentes en poco mas de

un mes emitió dos alertas rojos por resistencia a herbicidas, se

trata de una especie de nabo con resistencia múltiple y ahora una

mostacilla con resistencia a ALS.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 05

Las Brasicaceas o Crucíferas siguen

siendo noticia. En menos de un mes

de tiempo se difundía la resistencia

múltiple de un nabo (Brassica rapa)

con resistencia múltiple a glifosato,

ALS y 2,4D en el centro-sur de Buenos

Aires y ahora se trata de una

mostacilla (Rapistrum rugosum) con

resistencia a ALS.

Nabo

Las Brasicaceas o Crucíferas se

están incorporando a la lista de las

familias de malezas con más casos de

resistencia en Argentina, luego de las

gramíneas y seguida por las

amarantáceas (Yuyos colorados). Hay

cuatro especies de crucíferas con

resistencia en Argentina: Raphanus

sativus (Nabón), Brassica napus

(Colza o Canola), Brassica rapa

(Nabo) e Hirschfeldia incana (Nabillo)

(ver Cuadro 1 ). Entre estas, se

presentan biotipos con resistencia a

glifosato, a inhibidores de ALS y a

2,4D, a uno o a dos de estos sitios de

acción, pero este resiente caso de

Brassica rapa es el primero con

resistencia múltiple a los tres sitios de

acción. En el 201 6 habían confirmado

la resistencia a 2,4D en el biotipo, pero

ahora, nuevos estudios del equipo de

la Facultad de Agronomía de la

Universidad Nacional del Centro de la

Provincia de Buenos Aires (UNCPBA)

compuesto por los Ing. Agr. Víctor

Juan, Federico Núñez Fré, Horacio

Saint André y Ricardo R. Fernández,

confirmaron también su resistencia a

los otros dos sitios de acción

mencionados.

Mostacilla

Se trata de una mostacilla (Rapistrum

rugosum) con resistencia a ALS.

Esta mostacilla es una maleza muy

frecuente en los lotes de Entre Ríos.

Ante fallas de control, el equipo de la

Facultad de Ciencias Agropecuarias de

la Universidad Nacional de Entre Ríos

compuesto por los Ing. Agr. Fabian

Ayala, Esteban Muñiz Padilla, Diana

Fresoli, Sergio Milera y el Sr. Miguel

Ahumada se pusieron a estudiar

biotipos del Departamento Paraná.

Trabajaron con los herbicidas

Clorsulfuron y Metsulfuron-metil,

ambos pertenecientes a los inhibidores

de ALS, y los resultados mostraron una

marcada resistencia a ambos activos,

con valores de índices de resistencia

mayores a 80.

La resistencia a inhibidores de ALS

ya fue confirmada en otras Crucíferas

de Argentina. Hace 1 0 años en

Raphanus sativus (Nabón), en el 201 4

en Brassica rapa (Nabo) y el año

pasado en Hirschfeldia incana

(Nabillo), de manera que no es una

resistencia rara dentro de las

crucíferas. Hasta el momento, en el

caso de la Mostacilla entrerriana, la

resistencia no se encuentra apilada

con otros sitios activos, como ya

sucede con biotipos de Nabo y Nabillo,

pero se pierde un grupo de herbicidas

muy utilizados en los cultivos de

invierno y en los barbechos.


BIOTECNOLOGÍA

RESISTENCIAS

La aparición de resistencia por parte de los insectos a las

tecnologías transgénicas no puede evitarse, solo puede retrasarse

con Buenas Prácticas Agrícolas. La Facultad de Ciencias

Agronómicas de la UNNE trabaja en esta cuestión.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 06

Los productores argentinos han

adoptado rápidamente los cultivos Bt

porque al brindar protección contra el

daño de insectos plaga permiten lograr

mayores rendimientos con menos

aplicaciones de insecticidas, mayor

flexibilidad en el manejo del cultivo y

mejor calidad de grano. En el caso del

maíz, la introducción de los cultivos Bt

fue clave para permitir la siembra

exitosa del cultivo en regiones

tropicales y en fechas tardías o de

segunda, donde hay mayor presión de

plagas.

Quiebres y alertas

"Entre los productores viene

creciendo la toma de conciencia sobre

el cuidado de las tecnologías

transgénicas disponibles para la

agricultura en la actualidad", enfatizó

la Ing. Agr. Celsa Balbi, profesora de la

Facultad de Ciencias Agrarias de la

Universidad Nacional del Nordeste, en

diálogo con Nuevo Siglo Rural Radio.

Para la profesional, esto se acentuó

"desde el quiebre de la resistencia del

evento que se lo conoce como

Hérculex, cuya proteina se llama

Cry1F. A esto también se sumaron

algunas fallas de otros eventos como

VT Triple Pro y del Powercore", explica

la docente que en los dos últimos dos

eventos, no son resistencias

declaradas, "pero si se detectaron

fallas a campo que pueden deberse a

otras situaciones y no a un quiebre

propiamente dicho".

Esta preocupación viene siendo

mencionada en los sectores

académicos y de investigación al tener

la Argentina un bajo nivel de

implantación de los llamados

"refugios".

Balbi reconoce que, más allá de la

preocupación actual, aún se cree que

son muchas las hectáreas que se

siembran con estas tecnologías y que

no cumplen con la implantación de los

refugios.

Acciones

Balbi destacó la importancia de la

puesta en marcha del programa

Manejo de resistencia de insectos

(MRI) por parte de las empresas

socias de ASA, tanto desarrolladoras

de tecnología Bt como licenciatarias,

ArgenBio y CASAFE.

Los programas de Manejo de

Resistencia de Insectos (MRI) son

programas destinados a retrasar la

evolución y selección de resistencia de

insectos a las tecnologías Bt o a

cualquier otra práctica de control.

"Este proceso de difusión es muy

importante, desde la Facultad se está

por firmar con ASA una carta acuerdo

para profundizar acciones en este

sentido, además hacer trabajos de

tesis, pasantías, principalmente para

obtener información sobre si los

productores realizan refugios y que

manejo llevan adelante en ellos. En el

caso de que no siembren refugios, el

porqué no lo hacen".

Este trabajo se realizará a través de

encuestas, para luego ya con los

resultados procesados, evaluar la

forma de llegar de una manera más

eficiente con la información que el

productor necesita.

"Los especialistas indican que al

menos hasta el 2025, no se obtendrían

nuevos eventos de este tipo, por lo

tanto el esfuerzo para cuidar lo que se

tiene debe ser compartido", explicó

Celsa Balbi, quién aportó

recomendaciones en el armado de

refugios para nuestra versión radial.

CULTIVOS Bt

Los cultivos Bt son cultivos

modificadas mediante ingeniería

genética para brindar protección

frente a ciertas plagas a través de la

expresión, en sus tejidos, de

proteínas insecticidas denominadas

proteínas Bt. Los genes que codifican

para las proteínas Bt provienen de la

bacteria del suelo Bacillus

REFUGIOS

El refugio es una porción del lote

sembrada, en la misma fecha, con un

híbrido/variedad no Bt de similar ciclo

de madurez que la del cultivo Bt. Es

una herramienta clave para disminuir

la presión de selección de resistencia

de insectos a las proteínas Bt.

El refugio funciona como reserva de

insectos susceptibles, y permite que

los insectos resistentes que pudieran

sobrevivir sobre la porción Bt del lote,

encuentren individuos susceptibles

para cruzarse y generen

descendencia

susceptible,

manteniendo baja la frecuencia de

insectos resistentes.

Si no hubiera refugio, los eventuales

insectos resistentes seleccionados en

el cultivo Bt se cruzarían entre ellos,

aumentando rápidamente la

frecuencia de insectos resistentes en

la población.

La siembra de refugio es una BPA

fundamental para todas las

tecnologías Bt.

La proporción del lote que debe

destinarse a refugio y la distancia

máxima a la que debe sembrarse

dependen de cada cultivo y sus

thuringiensis. Cuando los insectos

ingieren tejido vegetal con proteínas

Bt, la toxina (delta endotoxina) es

activada, se une a receptores

específicos de las células intestinales

formando poros en la membrana.

Estos interrumpen el proceso

digestivo del insecto provocando la

muerte de la larva.

Fuente: MRI

plagas principales.

Para cada cultivo Bt se han

establecido los tamaños y las

distancias adecuadas para la correcta

implementación del mismo, de

manera de generar un número

suficiente de insectos susceptibles y

maximizar las probabilidades de que

estos se apareen con los resistentes.


EL CREA EN CORRIENTES

El 21 de septiembre se realizó en la

Sociedad Rural de Curuzú Cuatiá, la

primera jornada de presentación de

los Grupos Crea, en el marco del

convenio de cooperación rubricado

entre el Gobierno de Corrientes, a

través del Ministerio de Producción, y

la Asociación Argentina de

Consorcios Regionales de

Experimentación Agrícola (AACREA),

a partir del cual esa entidad

contribuirá con acciones que

promuevan la formación de grupos de

productores como herramienta para el

desarrollo empresario y la

incorporación de tecnologías.

Con la participación de unos 65

productores y técnicos, la primera

charla fue ofrecida por el Ing. Agr.

Martín Lesser explicando las ventajas

de trabajar en grupo y los aspectos

metodológicos de los grupos CREA.

El Ing. Agr. Mariano Pizzio mostró

los resultados comparados de las

gestiones CREA quedando claro que

el resultado económico no depende

de la escala sino de otros factores

como el ingreso por hectárea que a

su vez depende de la producción por

hectárea y del precio de venta.

El coordinador del Plan Ganadero

de Corrientes, MV Eduardo Ortiz,

explicó los motivos por los que la

provincia a través del Ministerio de

Producción apuesta a la formación y

trabajo en grupos como herramienta

para mejorar la adopción de

tecnologías y el resultado de las

empresas.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 07

COPROSAVE CORRIENTES

La provincia de Corrientes quiere

mantener a su zona algodonera como

"zona verde" en materia de presencia

de Picudo del Algodonero. Esto quedò

reflejado en la reunión de la Comisión

Provincial de Sanidad Vegetal

(COPROSAVE), convocada para

tratar sobre la marcha de los

programas que se ejecutaron con el

presupuesto correspondiente al

componente de sanidad vegetal del

Fondo de Desarrollo Rural.

Picudo

Se aprobó técnicamente la ejecución

del programa de Picudo del Algodón

para la campaña 201 8-201 9,

financiado con el Fondo Nacional

Algodonero de la Ley 26.060,

prorrogada por la 26.933.

El programa reconocerá el gasto de

combustible que demanda la

destrucción obligatoria de rastrojo del

cultivo y continuar con el monitoreo de

plaga.

Cabe destacar que la localidad

correntina de Sauce, actual zona de

producción, continúa como área verde

o libre de Picudo del Algodonero

(Anthonomus grandis).

Polilla del tomate

Se presentó también el Programa

Trampeo Masivo de Polilla (Tuta

absoluta) en tomate que prevé

incorporar la tecnología de control

etológico, con el atrayente sexual de

machos de polilla y consecuente

interrupción de la cópula y generación

de descendencia, en el marco de la

promoción y apoyo del manejo

integrado de plagas. Con esta técnica

se busca disminuir las intervenciones

de control químico. Para la ejecución

de este programa se creará un fondo

rotatario que permitirá acceder a la

tecnología a más de 1 20 pequeños

productores que cuentan con menos

de media hectárea de producción y

otros 80 productores en el rango de

media hasta 3 hectáreas. La

administración del fondo se realizará

a través de la Fundación Correntina

de Sanidad Vegetal (FUCOSAVE).,

como entre sanitario vegetal en la

provincia.


NUEVO SIGLO || Número 171/SEPTIEMBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 08

BIO BEDS

En la agricultura actual es necesario

implementar diversos métodos de

manejo contra las adversidades que se

presentan en los cultivos, integrar

estos métodos de control es de suma

importancia, y una de las herramientas

disponibles es el uso de productos

fitoterapicos o fitosanitarios, al

momento de realizar la carga de estos

al tanque de la pulverizadora

(maquinas autopropulsadas, de

arrastre o mochilas), se pueden

producir derrames accidentales en el

suelo, algo similar ocurriría al

momento del lavado de las maquinas

posterior a su uso.

Derrames

Una alternativa sencilla para evitar

que los fitosanitarios lleguen al suelo,

es un método de biopurificación

llamadas camas biológicas o biobeds,

esta consiste en una biomezcla

contenida en una excavación de 60

centímetros de profundidad, que se

ubica por debajo de la zona de carga

de la pulverizadora, filtrando,

reteniendo y degradando

biológicamente cualquier tipo de

producto agroquímico que pudiera

derramarse. Esta excavación deberá

hacerse en una zona elevada, no

inundable o donde se verifique

Buenas prácticas en el manejo de fitosanitarios

afloramiento de nivel freático

recurrente, la superficie total que

abarcara la excavación será igual al

largo por el ancho de la pulverizadora,

sumándole a este un metro más en

todas sus secciones como medida de

precaución, asegurándonos de esta

manera que no se produzcan

derrames por fuera de la cama

biológica. La biomezcla que ocupara el

espacio de la excavación está

compuesta por las siguientes

proporciones, un 50% deberá ser

residuo de material vegetal con alto

contenido de lignina (aserrín, viruta,

paja de maíz, trigo, etc), un 25%

materia orgánica estabilizada que

permita buena aireación y retención de

humedad (turba o compost) y el 25%

restante estará integrado por suelo de

un lote agrícola de los primeros 1 0

centímetros del perfil, esto permitirá

extraer una muestra con alto contenido

microbiano, posteriormente se

mezclan estos componentes de

manera homogénea. Estos favorecen

el crecimiento de microrganismos

como ser hongos y bacterias, que

rompen biológicamente la estructura

molecular de los fitosanitarios de modo

tal que el remanente tenga bajo o nulo

impacto ambiental.

Las camas biológicas o biobeds

pueden ser abiertas o cerradas, en

ambos casos el fondo debe ser

impermeabilizado con piso de cemento

o plástico de 200 micrones, forma

parte también una estructura que

permita soportar el peso de la

maquinaria. La diferencia de la cama

biológica abierta es que tiene un

sistema de colección y recirculación de

los líquidos desde tuberías a una

bomba que vuelve a asperjar sobre la

cama biológica, en cambio las

cerradas no permiten la salida de los

líquidos, salvo por

evaporación

y

evapotranspiración

generada por una cobertura

vegetal destinada a este fin

de intercambio de humedad.

Este sistema se puede

adaptar también para las

mochilas pulverizadoras, en

este caso se rellena con la

biomezcla un barril de 200

litros, esta es una versión

llamada mesa biológica y sirve para

adaptarlo a diferentes escalas

productivas, constituyendo esta

metodología una parte fundamental de

las BPA.

Fuente: Instituto Agrotécnico “Pedro M.

Fuentes Godo”

FCA-UNNE


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 09

Nada para inventar

La plaga en EEUU

En Argentina intentamos evitar la

dispersión de la plaga con un

programa de prevención y

erradicación, que salvo contadas

excepciones, nunca pudo funcionar

en plenitud.

Las pérdidas que provoca el picudo

algodonero, cuesta a los productores y

en definitiva a la economía Argentina

unos US$ 1 40 por hectárea año. Si

tomamos el promedio de siembra de

algodón de los últimos 30 años,

Argentina en promedio cerca de

500.000 hectáreas por año, que

representarían pérdidas de más US$

70 millones de dólares anuales, es el

costo de no tener un programa

eficiente de erradicación del picudo

algodonero.

Ya para 1 .999 un análisis económico

de varios programas de erradicación

del picudo algodonero en todo Estados

Unidos, arrojó como conclusión una

mejora significativa de la situación

financiera del productor, al aumentar la

productividad del cultivo por mayores

PICUDO del Algodonero

rendimientos y menores costos de

producción.

El programa de Erradicación del

picudo algodonero en Georgia

(Estados Unidos), produjo los

siguientes resultados, los costos de

control de plagas se redujo de US$

309 a US$ 1 63 por hectárea y los

rendimientos en el mismo periodo han

aumentado de 540 a 840 kg de fibra/

ha. Los ingresos brutos del algodón

pasaron de US$ 777 a US$ 1 .271 ,5 /

ha; mientras que los ingresos netos

(ingresos brutos del cultivo menos los

costos de manejos de plagas) pasaron

de 462 a US$ 1 .11 4 ha.

Mc Govern (1 996), menciona que

Estados Unidos, el costo del programa

de erradicación prácticamente se

amortizó en tres años o menos.

En la Argenitna no hubo (¿habrá

hoy?) una fuerte decisión política de

resolver el problema, como si hubo en

Estados Unidos donde los productores

de los estados del Sur exigieron a sus

políticos que presionen a su Congreso

nacional, para disponer un programa

nacional de erradicación con un fuerte

apoyo en la investigación y la

extensión. En este caso el éxito se

debió a la fuerte iniciativa de los

productores que supieron hacerse

escuchar por sus políticos y exigirles

que trabajen para despejar los

obstáculos que los estaban ahogando

financieramente.

En 1 992 se cumplieron 1 00 años del

ingreso del picudo en EE. UU, e

irónicamente en el momento en que en

ese país se lograba un rotundo éxito

con la erradicación del picudo, en

Argentina comenzaba a expandirse,

dejando en evidencia nuestra

incapacidad de organización. Hoy

Estados Unidos puede cultivar algodón

casi sin usar insecticidas, porque ya el

picudo esta erradicado; mientras aquí

en Argentina los costos de producción

no han dejado de incrementarse,

Se deberá lograr una sinergia entre el

sector público y privado, ya que no son

excluyentes, sino complementarios. La

meta de la erradicación total del

picudo en Argentina es completamente

factible y podría devolverle

competitividad al algodón, en lugar de

controlarlo con numerosas

aplicaciones químicas todos los años.

La manera más rápida e inteligente

de conseguir algo es seguir los

pasos de quienes ya lo hayan

logrado. Si comenzamos con un plan

ya probado, podríamos literalmente

convertir décadas de esfuerzos en

años de logros.

Ing. Agr. Marcelo Polak

FULCPA - Fundación de Lucha Contra

el Picudo del Algodonero


AGROAPLICACIONES

BPA = Sustentabilidad

El ordenamiento de políticas sobre aplicaciones de fitosanitarios

en zonas periurbanas necesita un ordenamiento nacional, para ello

ya se hizo conocer un documento con principios y recomendaciones

elaboradas por un grupo interministerial y otras organizaciones.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 10

El trabajo que llevó adelante el grupo

interministerial conformado mediante

la resolución conjunta entre el

Ministerio de Ambiente y la Secretaría

de Agroindustria de la Nación, con la

participación de otros actores, produjo

un documento a través del cual se

proponen principios y

recomendaciones para ordenar las

políticas públicas nacionales sobre

aplicaciones de fitosanitarios en zonas

periurbanas.

Puntos básicos

Desde la Cámara de Sanidad

Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE)

se destacó la determinación de dos

puntos muy importantes que deben ser

considerados al momento de

establecer una legislación:

-Uno de estos es que debe haber

rigor científico y tecnológico, o sea que

se deberán gestionar los riesgos, que

deben ser evaluados por las

autoridades públicas competentes y

con criterios e información científica y

tecnológica relevante, validada por

fuentes institucionales.

-El otro punto es que no se

recomienda establecer una zona de

exclusión, sino una zona de

amortiguamiento. La diferencia entre

ambas es que en la primera no se

permite la aplicación de ningún

agroquímico en esa zona establecida,

mientras que en la segunda es la

superficie más próxima a

determinadas áreas sensibles que, por

su naturaleza y ubicación, al momento

de aplicar un producto fitosanitario

requiere de un tratamiento especial

para garantizar la conservación del

espacio protegido, permitiendo las

actividades productivas que allí se

desarrollen y simultáneamente

minimizando los riesgos para el

ambiente y para la salud.

Lo que no se establece en esta

resolución es de qué manera trabajar

dentro de la zona de amortiguamiento.

Para esto, la Secretaría de Gobierno

de Agroindustria, en conjunto con

CASAFE y con otras instituciones

Claramente, éste es el momento de las

BPA. Éstas dejaron de ser una utopía y

pasaron a ser una realidad. La realidad con

la que debemos trabajar para poder lograr

una agricultura sustentable. Una

agricultura donde se maximice la

productividad y, a su vez, no se generen

afectaciones al ambiente ni a la salud de las

personas.

CASAFE

públicas y privadas, vienen

organizando las jornadas de

demostración de aplicaciones. En

estas jornadas se realizan aplicaciones

bajo las BPA y, como consecuencia de

esto, los resultados después de 32

demostraciones y 4 años recorridos,

son que la deriva producto de una

aplicación terrestre fue en promedio de

11 metros, mientras que la aérea es de

49 metros.

Recomendaciones

Estas son algunas de las

recomendaciones de cómo trabajar en

las zonas de amortiguamiento:

-Asesores Fitosanitarios presentes en

el momento de la aplicación, o sea un

profesional de las ciencias

agropecuarias con su matrícula y

registros al día, para poder aplicar en

esa zona.

-Respetar las condiciones

ambientales adecuadas al momento de

la aplicación, y asegurarse que la

dirección del viento sea contraria a la

zona sensible.

-Certificación de

empresas

de

pulverización como, por

ejemplo, mediante la

Norma IRAM 1 41 30.

Esta es una excelente

oportunidad para

demostrar que

mediante la certificación

damos un mensaje de

que podemos ser

sustentables.

-Que los aplicadores que trabajen en

esta zona cuenten con el registro al

día, con curso y examen aprobado, al

igual que la necesidad del Registro y

matriculación de las Pulverizadoras, y

que éstas estén visibles a distancia,

para que cualquier persona pueda

distinguir una máquina autorizada a

trabajar en esta zona de otra que no lo

El gobernador del Chaco, Domingo

Peppo, rubricó un convenio de

cooperación técnica e institucional

con el presidente de la Fundación

“Red Yaguareté” Nicolás Lodeiro

Ocampo para la conservación de

áreas naturales potenciales para esta

especie protegida y declarada

“monumento natural de la provincia”.

“Sentamos las bases para iniciar un

proceso estratégico de preservación

de estos animales”, señaló Peppo.

Además, la Provincia se adhirió por

decreto, al protocolo en el marco del

Plan Nacional de Conservación del

Yaguareté. De esta manera, Chaco es

la primera provincia en adherir al

protocolo y poner al Estado al frente

de la defensa de sus especies

emblema para frenar el proceso de

extinción.

“Apuntamos a repoblar la provincia

con yaguareté, la protección de

especies autóctonas y la promoción

del turismo forman parte del plan de

desarrollo provincial”, subrayó.

La firma del protocolo de acción

está.

-Señalética a campo, sobre todo para

escuelas, la cual debe colocarse

inmediatamente después de la

aplicación, e indicará horario de

dictado de clases en la escuela, fecha

de la aplicación, producto que se

aplicó, el tiempo que debe transcurrir

desde la aplicación hasta el reingreso

al lote, y demás datos para evitar

inconvenientes.

-Centrales meteorológicas que

permitan la visualización on line a

través de una página web creada al

efecto en el municipio, en la cual

cualquier persona tenga acceso a

visualizar si la aplicación se está

realizando en condiciones ambientales

adecuadas o no.

-Caja Negra en la pulverizadora, o

sea un dispositivo que tenga la

posibilidad de registrar de la aplicación

en tiempo y espacio.

CHACO: Convenio Yaguareté

frente a la caza de monumentos

naturales protegidos (Oso

Hormiguero, Tatú Carrera, Tapir y

Yaguareté, entre otros) incluye una

estrategia comunicacional de

prevención de estos hechos delictivos

y el accionar judicial frente a los

responsables del daño que ocasionen

contra la fauna silvestre.

Se trata de un compromiso para

revertir la caza de estas especies en

peligro de extinción a través de la ley.

De esta manera, ante cada hecho

que se detecte, fotos o imágenes que

se difundan al respecto, se iniciarán

los respectivos procedimientos

administrativos y penales para aplicar

las penas que correspondan.

Si bien hay varias leyes nacionales y

provinciales que protegen al

yaguareté, se implementará un

protocolo que entre otras cosas,

instruye a la Fiscalía de Estado a ser

querellantes en causas y convertirse

así en abogado del yaguareté y tener

además de la multa, sanción judicial y

condenas penales.


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 11


EL ESTADO EN LA RENTA AGRÍCOLA

Cada $1 00 de renta que genera una

hectárea agrícola, $61 se lo lleva el

Estado, según el índice de medición

de septiembre de la Fundación

Agropecuaria para el Desarrollo de

Argentina (FADA).

Se trata de un incremento de 5

puntos por los derechos de

exportación, combinados con la baja

de precios y amortiguados por la suba

del tipo de cambio.

Para la Fundación Agropecuaria

para el Desarrollo de Argentina la

medición de septiembre de este año

marca una participación de los

impuestos sobre la renta agrícola del

60,9% para el promedio ponderado

de los cultivos de los principales

cultivos, es decir soja, maíz, trigo y

girasol.

Mientras que el promedio ponderado

de cultivos a nivel nacional es de

60,9%, la participación del Estado en

soja es del 67,7%, maíz 55,6%, trigo

48,1 % y girasol 62,2%.

Los investigadores atribuyen el

incremento de la participación del

Estado en la renta agrícola por el

restablecimiento de los derechos de

exportación.

AVENIDA SRL: se potencia

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 12


INVESTIGACIÓN

Maíz para CAMBIO CLIMÁTICO

Un equipo de investigadores ha descubierto que puede aumentar

la productividad del maíz dirigiéndose a la enzima encargada de

capturar el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, según

publicó la revista científica Nature.

NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 13

Los responsables del estudio, del

Centro de Excelencia ARC para la

fotosíntesis traslacional de la

Universidad Nacional Australiana

(ANU), desarrolló un maíz transgénico

diseñado para producir más Rubisco,

la enzima principal que se encarga de

la fotosíntesis.

El resultado, según explicó el

investigador principal Robert

Sharwood, fue “una planta con

fotosíntesis mejorada y, por tanto, con

mayor crecimiento, lo que podría

aumentar la tolerancia a condiciones

de crecimiento extremas”.

“Estas condiciones aumentarán las

amenazas contra la seguridad

alimentaria mundial y la única forma de

prepararse para ellas son

colaboraciones internacionales de

investigación”, agregó.

Para Sharwood y sus colegas “existe

una necesidad urgente” de ofrecer

nuevas especies de cultivos de alto

rendimiento y altamente adaptadas,

“antes de que los cultivos se vean

afectados por la condiciones del

cambio climático”.

Tal y como explica el estudio, el maíz

es una alimento básico para miles de

millones de personas en todo el

mundo, con una cantidad cultivada que

supera a la del arroz o el trigo.

El maíz es un tipo de planta C4, una

modalidad de fotosíntesis para

capturar el dióxido de carbono de la

atmósfera que es más eficiente que la

C3, que utilizan el arroz o el trigo.

Mejora en la

producción del maíz

Las plantas C4 incluyen algunos de

los cultivos de alimentos, piensos y

biocombustibles más importantes del

mundo, que representan entre el 20%

y el 25% de la productividad terrestre

del planeta.

Estas plantas están especialmente

adaptadas para prosperar en

ambientes cálidos y secos, como los

que se espera que sean más

frecuentes en las próximas décadas.

Así, los investigadores señalaron que

su estudio resulta “muy emocionante”

porque muestra que existe margen de

mejora productiva “incluso en las

especies tipo C4”.


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 14

AgroMillennials

La "Generación Y" en el campo

Hoy en día podemos encontrar en

casi todas las empresas familiares

agropecuarias y agroindustriales a

jóvenes de entre 1 8 y 38 años, ya sea

que estén dando sus primeros pasos

junto a su padre, tío o abuelo o en

muchos otros casos incluso

haciéndose cargo casi por completo de

la misma.

Es común que en estas situaciones

ocurran dificultades y desacuerdos en

el trabajo, muchas veces originados

por la brecha intergeneracional.

Generaciones

Hay una generación que quiere

empezar a dejar en manos de la

próxima el negocio familiar, pero ve

ciertas actitudes y formas de trabajar

que no le transmiten seguridad, puesto

que se quiere delegar, siempre y

cuando las cosas se sigan haciendo

como se hicieron siempre.

Por otro lado, hay

una generación joven

(generación Y o

Millennials) que está

ansiosa por tomar las

riendas convencida de

que lo puede mejorar

todo.

Tensiones

De un lado se

pueden escuchar

frases como: “cree que puede

solucionar todo por internet”, “así lo

hizo tu abuelo, así lo hice yo, no se

puede inventar la pólvora”. Del otro:

“no puedo creer como se hacen las

cosas en esta empresa”, “cuando yo

me haga cargo voy a cambiar un

montón de cosas”.

Ésto no ocurre sólo en su empresa, ni

mucho menos sólo en el sector

agropecuario, es más, ni siquiera es

sólo menester de las empresas. Se

trata de un cambio social, algo que

ocurre con cierta frecuencia en el

mundo.

Las personas nacidas entre los años

1 980 y 2000 aproximadamente, son

los llamados Millennials (porque

entraron a su edad adulta con el

cambio de milenio).

La revolución digital y la globalización

hizo que esta generación tenga ciertas

características particulares. Las

mismas no los hace mejores ni peores,

pero conocerlas permite entenderlos.

Incluso para un milllennial, conocer el

porqué piensa diferente a sus

mayores, le da la posibilidad de calmar

la ansiedad, uno de los mayores

problemas de esta generación, y

empezar a consensuar las

transiciones.

Debemos admitir que la transición es

inevitable, y que cada empresa elige

cómo abordarla. Los años que puedan

trabajar juntos padres e hijos (o

abuelos, padres e hijos) pueden

resultar maravillosos para la familia

si el proceso se da de forma

armónica.

Abordaje

Las frustraciones e incomprensiones

que se dan debido al desfase

intergeneracional, sólo pueden ser

solucionadas al diagnosticarlas y

tratarlas, es decir, hay que

identificarlas y hablar sobre ellas en la

empresa.

Debemos admitir que la transición es

inevitable, y que cada empresa elige

cómo abordarla. Los años que puedan

trabajar juntos padres e hijos (o

abuelos, padres e hijos) pueden

resultar maravillosos para la familia si

el proceso se da de forma armónica.

Además se puede aprovechar para

potenciar la empresa con los aportes

de unos y de otros logrando una

sinergia. Ésto no es utópico ni mucho

menos imposible, aunque sí requiere

compromiso de los involucrados y

ayuda profesional para lograr la

mediación y una organización eficaz.

Juan Cruz Rivero Aspek

Ingeniero Agrónomo


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 15

BIOINSUMOS

III Jornada Nacional de Bioinsumos

“Hacia una agricultura sustentable”

Con la Participación de más de 1 30

asistentes, el pasado 27 de

septiembre, se realizó en la sede

central de la Estación Experimental

Agroindustrial Obispo Colombres la III

Jornada Nacional de Bioinsumos,

bajo el lema “Hacia una Agricultura

Sustentable”.

En el evento hubo amplio acuerdo en

la importancia de expandir el uso de

bioinsumos en la agricultura para

contribuir con la sustentabilidad de la

actividad y la seguridad alimentaria, y

hacer frente a la creciente exigencia

de los mercados.

La jornada fue la tercera en su tipo a

nivel nacional impulsada por la cámara

empresarial para posicionar al sector

de los bioinsumos como actor

fundamental en el desarrollo de una

agricultura sustentable y eficiente.

El programa

El extenso temario propuesto dio

comienzo con las presentaciones del

IICA, El Instituto Interamericano de

Cooperación para la Agricultura y su

acción Hemisférica, a cargo del Med.

Vet. Krotsch, especialista en Sanidad

Agropecuaria y la Cámara Argentina

de Bioinsumos, CABIO: El desafío de

representar al sector, del Dr. Roberto

Rapela.

Tres bloques temáticos marcaron la

continuidad de la jornada, en la que

especialistas locales y de otras

regiones intercambiaron y expusieron

sus experiencias al auditorio, que

asistió atentamente a cada una de las

exposiciones. Bioinsumos de uso

agropecuario. Marco teórico y

consideraciones generales, nos

permitió adentrarnos en tema y ocupó

la primera parte del interesante

temario. El repaso de las experiencias

exitosas en la utilización de

Bioinsumos

agropecuarios

(Bioestimulantes, Biorremediadores

Ambientales, Biocontroladores y

Biofitosanitarios), nos permitieron

reconocer el potencial de los

bioinsumos como diferencial en los

sistemas tradicionales de producción.

Con las exposiciones a cerca de los

Avances en investigación y utilización

de Trichoderma brindaron el cierre de

ésta propuesta, tan enriquecedora por

lo variada y diversa en su naturaleza.

Disertantes

“Estamos ante un nuevo paradigma

que queremos que se imponga.

Tenemos la oportunidad de imponer

estos productos sustentables”, destacó

el presidente de CABIO, Roberto

Rapela, durante el encuentro, al que

asistieron más de 1 30 personas.

El especialista en Sanidad

Agropecuaria del IICA y médico

veterinario, Tomas Krotsch, destacó el

rol de la seguridad alimentaria que “va

a depender de las Buenas Prácticas

Agrícolas y del manejo integrado de

plagas” y de “tener a disposición

herramientas complejas con una base

científica que enaltecen el trabajo.

Esto es un camino de ida”, enfatizó.

El Director de la EEAO, Daniel

Ploper, relevó que en la emblemática

estación experimental se trabaja con

proyectos específicos sobre

bioinsumos que buscan difundir.

“Desde hace 18 años dimos un paso

de la investigación al desarrollo de los

bioinsumos, de productos que sirven

para no usar o usar mucho menos

agroquímicos de síntesis, creemos que

es posible generar nuevos

agroquímicos biodegradables,

fundamentales para el desarrollo

sostenible, económico, ambiental y

social", sostuvo Atilio Castagnaro del

Instituto de Tecnología Agroindustrial

del Noroeste (ITANOA).

El biólogo de la Dirección de Calidad

Agroalimentaria del Servicio Nacional

de Sanidad Agropecuaria (Senasa) de

Argentina, Mariano Lattari, uno de los

disertantes en el evento, señaló que,

en el marco de las Buenas Prácticas

Agrícolas, los insumos tienen un papel

destacado en el diseño y manejo de

agroecosistemas sustentables y

explicó que los bioinsumos se basan

en procesos biológicos, como la

biopolinización, los ciclos de nutrientes

y el control natural de plagas.

Ploper evaluó que “los trabajos

expuestos demuestran que es un tema

de indudable interés, no solo por la

preservación del ambiente, sino

también porque las exigencias son

cada vez mayores. Los mercados

internacionales son cada vez más

exigentes y el mercado interno

también deberá adecuarse a las

circunstancias y los bioinsumos juegan

rol fundamental”.


NUEVO SIGLO || Número 172/OCTUBRE 2018 || Revista Agropecuaria y de Producción || Página 16

Ruta N 1 6, Km 207, Avia Terai (3706) Chaco

Respública Argentina

+54 9 3644 65 9876 info@gensus.com.ar

More magazines by this user
Similar magazines