REVISTA PESCA DICIEMBRE 2018

mkisner

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Proporciona información e ideas obtenidas de diversas fuentes, que exponen la temática de la pesca en el Perú y el mundo, con el objeto de contribuir a la formación de opinión propia en base a la lectura de las notas publicadas.

Siendo la pesca una actividad poco difundida y poco conocida por el ciudadano común, la Revista Pesca pretende contribuir a la generación de mayor conocimiento individual. Se publica en forma mensual, en formato digital y su descarga es gratuita para quien desee conocer el sector pesquero y mantenerse informado sobre su temática.

EDICION DIGITAL DICIEMBRE 2018 Nº: 209w - 12/18 www.revistapesca.blogspot.com

DIRECTORES FUNDADORES: ELSA ESPARZA / ALEJANDRO BERMEJO

GANARSE LA VIDA CON LA PESCA ARTESANAL EN EL SIGLO XXI

CHILE: LA INTRICADA RED DE

RESPONSABILIDADES EN EL

TRÁFICO DE MERLUZA

ARTICULACION DE

MERCADOS ACUICOLAS

EL DESAFÍO DE ACABAR CON EL SECRETISMO

DE LA INDUSTRIA PESQUERA

¿CÓMO SE DEBEN DISTRIBUIR

LOS DERECHOS DE PESCA?

LA DECADENTE INDUSTRIA PESQUERA ARGENTINA

FAUNA MARINA: AL MARGEN DE LA LISTA DE ESPECIES AMENAZADAS

EN PERÚ

LA GUERRA DEL PESCADO

Revista Pesca diciembre 2018 1


TARIFAS DE PUBLICIDAD 2018

Ponemos a su disposición tarifas de publicidad

competitivas y el acceso a la publicación de artículos

y temas que fuesen de su interés. Su

anuncio puede ser acompañado con un publirreportaje

sobre su empresa o sobre el tema que

Usted desee.

Para publicidad interior en la edición de la revista,

enviar su diseño en formato PDF indicando en

qué página desea que sea colocado.

EDICION REVISTA PESCA

MENSUAL

Página interior 300.00

Media página interior 150.00

Cuarto de página interior 75.00

Facturación y cobranza

Los precios están expresados en soles. Se coordinará en su momento la forma y oportunidad de pago.

Si desea anunciar con nosotros, contáctenos. Estaremos gustosos de atenderlos. Para mayores detalles sírvase

dirigirse al correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia de la

necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del cuidado del

medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre la

problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis individual.

https://issuu.com/revistapesca

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca diciembre 2018 2


Revista Pesca diciembre 2018 3


Fundada en 1960 DICIEMBRE 2018 * Vol. 209 * Número 12-18

C O N T E N I D O

EDITORIAL 2

EL SECTOR PESCA EN CIFRAS 3

OCEANO Y AMBIENTE 6

Horrores de la acuicultura 8

La voz de Sylvia Earle 12

La Antártida en peligro 13

Seis mil millones de peces capturados en 64 años 16

Mar para conservar 19

Fauna marina desprotegida en Perú 21

Los espacios vírgenes del planeta 23

BITACORA 26

Ganarse la vida con la pesca artesanal en el siglo XXI 27

La pesca explota más de la mitad de los océanos 30

La guerra del pescado 32

Chile y la red de tráfico de merluza 35

Trazabilidad y etiquetado de los productos pesqueros 39

El secretismo de la industria pesquera 41

Perú y la información satelital de su flota pesquera 46

Articulación de mercados acuícolas 48

Primer congreso internacional del atún 50

POLITICA Y PESCA 52

Como se deben distribuir los derechos de pesca 53

Nuevos derechos de pesca en Perú 55

Un rico caladero para producir pienso para cerdos 56

Que los malvinenses estudien en el continente argentino 57

España aprueba estrategias y normas hasta 2020 59

Desarrollo sustentable, pobreza y capitalismo 61

La decadente industria pesquera argentina 62

Chile sube los impuestos a la pesca 67

La pesca sin control pone en riesgo a los océanos 68

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos

firmados, los cuales son de responsabilidad de sus autores.

Revista Pesca diciembre 2018 1


EDITORIAL

El Estado tiene la responsabilidad de minimizar los impactos negativos sociales y ambientales que genera la pesquería,

lo que lo obliga a intervenir mediante capacitación y educación, el dictado de normas sanitarias y medio

ambientales; y la fiscalización de su cumplimiento. No puede sancionar si primero no regula y enseña.

Los actores de la cadena productiva de la pesca artesanal, además y en especial, requieren de medios financieros

que les permitan implementar las innovaciones tecnológicas que requieren. Para cumplir estas exigencias, deben

constituir empresas formales que sean sujetos de crédito. La formalización no puede estar referida solamente a

la regularización del permiso de pesca, sino que debe incluir el aspecto tributario también para convertirse en

sujetos crédito. Deben formalizarse ante la autoridad tributaria.

La seguridad alimentaria del país es una responsabilidad de gobierno, por lo cual tiene que crear las condiciones

básicas para la promoción del consumo y la atención del mercado nacional en las mejores condiciones calidad e

inocuidad, en especial a los sectores más necesitados de proteína. Siendo que la alimentación de las poblaciones

vulnerables puede no ser un negocio rentable para el sector privado ni su obligación tampoco, procede el diseño

de programas sociales que atiendan esta necesidad utilizando los recursos hidrobiológicos de mayor abundancia,

los cuales son provistos en su mayor parte por la pesca artesanal.

La renta de los actores de la cadena, basada en la extracción de un recurso natural que es propiedad de todos

los peruanos, debe generar una equitativa participación del Estado en la rentabilidad del negocio, de forma tal

que le permita financiar la capacitación, la fiscalización y las acciones de investigación y desarrollo, así como de

promoción y alimentación de las poblaciones más vulnerables.

Intervenciones en la mejora de la competitividad de las cadenas productivas de pescadores artesanales, sugiere

que la pesquería artesanal tiene deseos de modernizarse; pero que carece de la capacidad técnica y financiera

para hacerlo. Requiere de apoyo; pero ello implica formalización y participación con el Estado a través de los impuestos

que correspondiesen y a través de derechos de pesca.

Se requiere de un curso de acción que obliga a la intervención del Estado en modalidades que no se abordan

debidamente todavía.

Revista Pesca diciembre 2018 2


Revista Pesca diciembre 2018 3


LA ANCHOVETA EN CIFRAS DE

DESEMBARQUE

ANCHOVETA PARA

PARA CHI

TMB

AÑO DESEMBARCADAS

1998 1,205,500

1999 6,732,000

2000 9,555,600

2001 6,347,600

2002 8,082,900

2003 5,335,500

2004 8,797,100

2005 8,628,400

2006 5,891,800

2007 6,084,700

2008 6,159,400

2009 5,828,600

2010 3,330,500

2011 7,000,100

2012 3,693,900

2013 4,754,100

2014 2,263,933

2015 3,686,798

2016 2,777,500

2017 3,165,480

109,321,411

Los desembarques de anchoveta para CHI, es decir para su reducción

en harina de pescado, se muestran en estos cuadros y se aprecia una

tendencia a la baja especialmente desde el año 2009.

Fuente: boletines y anuarios estadísticos de Produce. Elaboración: Revista Pesca

Revista Pesca diciembre 2018 4


LA ANCHOVETA EN CIFRAS DE

DESEMBARQUE

ANCHOVETA

DESEMBARQUES

TOTALES

Los desembarques totales de anchoveta, es decir para CHI y CHD, se muestran

en estos cuadros y se aprecia una tendencia a la baja en la presente década.

Los picos más altos se dieron la década del 60 y del 2000.

DECADA TMB

1950 A 1959 3,290,993

1960 A 1969 75,330,771

1970 A 1979 42,381,442

1980 A 1989 16,319,459

1990 A 1999 55,452,482

2000 A 2009 71,138,055

2010 A 2016 28,159,205

292,072,407

El canon pesquero

existe desde el año

2003.

PARTICIPACION DEL PAIS EN EL NEGOCIO PESQUERO

PERIODO 2003 AL 2017

En soles

EXPORTACIONES PESQUERAS DEL 2003 AL 2017 104,507,898,364 100.00%

RECAUDACION DE IMPUESTO A LA RENTA DE TERCERA CATEGORIA 2,410,400,000 2.31%

RECAUDACION DE DERECHOS DE PESCA 714,660,837 0.68%

CANON PESQUERO 957,312,856 0.92%

Fuente: boletines y anuarios estadísticos de Produce. Elaboración: Revista Pesca

Revista Pesca diciembre 2018 5


Revista Pesca diciembre 2018 6


LIMA, PERU

Revista Pesca diciembre 2018 7


PECES AGONIZANDO HASTA MORIR

Y OTROS HORRORES DE LA

ACUICULTURA

MARÍA R. CARRERAS

@MERICARRERAS

Una investigación de la ONG italiana Essere Animali

documenta por primera vez en Europa la industria

de las piscifactorías intensivas. Incluye imágenes de

peces hacinados y muertos por asfixia.

de aletean antes de morir, mientras trabajadores pasan

a su lado sin inmutarse.

https://youtu.be/wImDWAA_ALc

PONER PUERTAS AL MAR: EL AUGE DE LA ACUI-

CULTURA

Los peces aún conscientes son atados por la cola con un

hilo que pasa a través de sus branquias ESSERE ANI-

MALI

La organización italiana Essere Animali ha documentado

por primera vez en Europa la industria de las piscifactorías

intensivas. Lo ha hecho con una investigación encubierta

llevada a cabo en 2017 y 2018 entre los principales

proveedores en Italia.

En el vídeo se pueden ver imágenes del proceso de cría

y transporte de los peces, desde los tanques a los contenedores

y hacia los compradores finales. Los fotogramas

muestran a algunos animales hacinados, a otros

muriendo asfixiados en hielo o incluso en el suelo, don-

Desde que en 2015 la Organización Mundial de la Salud

(OMS) puso en conocimiento de la población los peligros

de la carne roja y la carne procesada, el consumo

de peces ha aumentado como alternativa alimentaria.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la

Alimentación y la Agricultura (FAO), “la gente nunca ha

consumido tanto pescado como ahora”. El mayor consumo

de peces ha traído el problema de la sobrepesca y

de especies al filo de la extinción, pero también ha tenido

como consecuencia la proliferación de piscifactorías

intensivas. Así, la acuicultura es el sector dentro de la

explotación animal que ha tenido mayor crecimiento en

el mundo en los últimos años, desde que en 2013 la

cantidad de peces provenientes de la piscicultura superaron

a los que se obtienen de la pesca.

La acuicultura o piscicultura se puede llevar a cabo en

depósitos de cemento en tierra o en jaulas en el agua,

dulce o salada, que pueden albergar hasta 300.000 peces.

Grandes cajas de hormigón llenas de agua en las

que dan vueltas sin cesar cientos de peces, normalmente

bajo luz diurna, para acelerar el ritmo de crecimiento

y reproducción.

CUANDO EL RÍO SUENA…

Revista Pesca diciembre 2018 8


Durante dos años, activistas de Essere Animali se han

infiltrado en las granjas que proveen a los principales

mercados del país italiano con los peces más consumidos

por sus habitantes: doradas, lubinas y truchas. No

se trataría, pues, de casos aislados de la industria: de

estas piscifactorías es de donde vienen la mayoría de

peces que van a parar a las mesas de los italianos.

Con cámaras ocultas han descubierto granjas acuáticas

“con problemáticas similares a las de las terrestres”,

grabando imágenes que, según la ONG “muestran a millones

de peces obligados a vivir encerrados en jaulas,

en condiciones de hacinamiento y privación de estímulos.

Son manipulados y transportados como si fueran

objetos. La muerte llega después de una larga agonía,

ni siquiera se les concede el aturdimiento para minimizar

su dolor”.

Según la investigación, los peces “vivirán hacinados

unos 18 meses, lo que tardan en alcanzar el peso mínimo

para su comercialización”. Después, los sacarán de

allí de diferentes formas: mediante tuberías, o utilizando

redes “en las que se aplastan unos a otros”. Aún vivos,

los trasladarán a depósitos llenos de hielo y agua “en

los que empiezan a asfixiarse, donde continuarán su

viaje hasta que se les mate a golpes, sin sedación previa”,

explica la asociación italiana.

conforme a declaraciones de Salvador Arijo Andrade,

biólogo y profesor de la Universidad de Málaga para

Ecologistas en Acción, “facilita la propagación de enfermedades

infecciosas, ya sea a través del agua, por

rozamiento entre los peces o por canibalismo de peces

enfermos o muertos”.

Según el biólogo, para tratar y prevenir las enfermedades

de los peces, que empeoran debido al estrés continuo

al que se ven sometidos, la solución es el uso generalizado

de antibióticos, desinfectantes, alguicidas y

otros métodos “con un alto impacto sobre el ecosistema

y sobre los consumidores”, entre los que destacan los

baños de formol, que según Arijo “se utilizan para la

eliminación y prevención de parásitos y bacterias de la

superficie externa de los peces” y son completamente

legales, “a pesar del impacto ambiental que puede producir

la liberación al medio acuático de una sustancia

tan tóxica”.

Además de lo que suponen estas prácticas para la salud

humana y del planeta, podríamos detenernos también

en un problema añadido que comenta Arijo Andrade,

con respecto a alimentar a los peces con piensos compuestos

por harina de otros peces, que no solo provoca

una pérdida energética notable (“para producir 1 kg de

dorada se necesita en torno a 4 kg. de otras especies de

peces”), sino que plantea un problema ético añadido, ya

que “las capturas de peces para su transformación en

harina se realizan fundamentalmente en las costas de

países empobrecidos (Perú, Namibia, Sahara, etc.) con

una importante merma de sus recursos pesqueros”.

Los que están en el fondo de la red son heridos y aplastados.

ESSERE ANIMALI

La masificación a la que se ven sometidos los peces,

Hembras literalmente exprimidas para extraerles sus

huevos. ESSERE ANIMALI

Revista Pesca diciembre 2018 9


LO DICE LA CIENCIA: LOS PECES SIENTEN DO-

LOR Y TIENEN MEMORIA

Además, prosigue Balcombe, “Son inteligentes. Pueden

utilizar herramientas y tener conciencia de sí mismos,

una prerrogativa atribuida hasta ahora a muy pocas especies

evolucionadas. Se ha documentado que experimentan

emociones tanto positivas como negativas: sufren

estrés, experimentan placer en el juego e incluso

se ayudan unos a otros en las dificultades. Según la especie

tienen, además, una excelente memoria. Son capaces

de recordar lugares, laberintos y caminos complejos,

incluso después de mucho tiempo, mejor que muchos

otros animales”.

Aunque silencioso al oído humano, el dolor de los peces

es real. La ciencia ha corroborado desde hace años ya

su capacidad para experimentar dolor y emociones. “El

de los peces es un sufrimiento sobre el que es urgente

intervenir. Por eso pedimos a las principales cadenas de

supermercados presentes en Italia que adopten políticas

estrictas para las granjas proveedoras de peces”, comentan

desde la ONG italiana.

Para Essere Animali, y avalados por autoras como la

doctora en biología Victoria Braithwaite o el etólogo Jonathan

Balcombe ( What a fish knows: 2016 ), los peces

sienten dolor: “Tienen la anatomía necesaria para sentir

dolor, son conscientes de las respuestas dolorosas a los

estímulos y pueden experimentar un sufrimiento prolongado”.

Peces muriendo en el suelo. ESSERE ANIMALI

Hace casi diez años, en 2009, la Unión Europea declaró

que existen suficientes pruebas científicas que demuestran

que los peces son seres sensibles y sienten dolor.

Múltiples estudios [por ejemplo: 1,2,3,4] prueban estas

afirmaciones.

Según diversas investigaciones de otras científicas como

la doctora Lynne U. Sneddon de la Universidad de Liverpool,

los peces tienen nociceptores y muestran respuesta

al dolor mediante su comportamiento. Sneddon mantiene

por ello que “su bienestar debería ser tenido en

cuenta”, en línea con lo afirmado en la Declaración de

Cambridge sobre la Consciencia de 2012. Otros estudios

[ejemplos: 1,2,3,4,5] afirman, también, que tienen memoria,

con lo cual no solo sienten el dolor, sino que

pueden recordar haberlo sentido, por mucho que Pixar

les haya puesto fama de olvidadizos.

MARÍA R. CARRERAS

¿Es esto consumo responsable?

La organización italiana asegura que los peces carecen

de protección legal suficiente en Europa.

Sin embargo, según la ONG italiana, a pesar de estar

confirmado que son animales con capacidad de sentir,

los peces carecen de protección legal suficiente en Europa.

Las leyes europeas mencionan que el “sufrimiento, estrés

o dolor de los animales debería ser evitado dentro

de lo posible” . La Organización Mundial de Sanidad Animal

(OIE) cuenta desde 1995 con el Código Sanitario

para los Animales Acuáticos (Código Acuático), que dedica

un capítulo al “bienestar de los peces de cultivo”,

Revista Pesca diciembre 2018 10


afirmando la necesidad de una “responsabilidad ética de

velar por su bienestar”.

Los peces se asfixian en contenedores con hielo y agua. ESSERE

ANIMALI

Los peces son lanzados con una bomba a alta velocidad dentro de

los camiones. ESSERE ANIMALI

El estudio de la Comisión Europea Welfare of farmed

fish referente al bienestar de los peces de acuicultura,

publicado en 2017, se hace eco de las prácticas durante

el transporte y la matanza de los mismos. Este documento

recomienda también “minimizar el sufrimiento de

los peces”. Dicho informe resalta también el estrés y la

falta de bienestar de los peces durante su transporte,

causados por varios factores, entre ellos, “los cambios

en la densidad de la población, la manipulación, el movimiento

del agua y la mala calidad del agua”, que afectan

a cada especie de un modo muy diferente.

La asfixia en el hielo desoye, evidentemente, el bienestar

mínimo de los animales del que habla la Comisión

Europea e inclumple las normas de la OIE. Esta práctica

para matar a las lubinas y las doradas no es solo frecuente

en Italia, por cierto, sino también en Grecia y

España, según el informe oficial anteriormente mencionado.

Por todo ello, la asociación italiana Essere Animali ha

lanzado una petición en change.org solicitando al comercio

minorista que tome medidas concretas para resolver

estos problemas, confirmados como tales por la

EFSA, la OIE y la Unión Europea.

Fuente

https://www.elsaltodiario.com/antiespecismo/ong-italianaessere-animali-muestra-peces-agonizando-hasta-morir-y-otros

-horrores-de-la-acuicultura-piscicultura

La importancia de los recursos naturales renovables y no renovables adquiere, en un escenario de crisis y

de la globalización, una perspectiva que le permite plantear al Estado un aumento del margen de su participación

proveniente de su explotación. El control y el acceso a estos recursos y a sus utilidades financieras,

que son vitales para el país, merece verse en una nueva perspectiva.

En un contexto mundial en el que la globalización impone altos costos, intolerables a veces, la posesión

de reservas energéticas, la potencialidad de producción de alimentos a gran escala y una importante reserva

de materias primas, constituyen un factor estratégico de poder que debe considerarse a la hora de

planificar opciones estratégicas de desarrollo para el país. Más aún para un país emergente, con carencias

y tratando de salir del subdesarrollo, pero con potencialidades en términos de recursos naturales

Revista Pesca diciembre 2018 11


LA VOZ DE SYLVIA EARLE

Por: RAFAEL VERGARA NAVARRO

Al recibir el premio princesa de Asturias la bióloga de las

profundidades afirmó:

“El único planeta oceánico es la Tierra y la mayor parte

no se conoce ni se ha explorado.

Descubrimos que el océano posee el 97% del agua y es

motor del clima y condiciones meteorológicas, genera la

mayor parte del O2 en la atmósfera, absorbe gran parte

del CO2, induce la química del planeta y es hogar de la

mayor parte de la vida.

Las nubes surgen del mar y el agua vuelve como lluvia,

nieve y granizo. Cada inspiración que realizamos, cada

gota de agua que bebemos nos conecta al mar. El

océano es piedra angular de nuestro sistema de soporte

vital. Sin él no hay vida. Sin azul, no hay verde.

En la mitad del siglo XX, sin ordenadores, celulares,

plásticos o internet echar basura y otros desechos químicos

al mar parecía buena idea y además se consideró

que la fauna marina era la solución para alimentar los

tres mil millones seres y su crecimiento. Ahora sabemos

que todo ello cambió la química del mar. Las tecnologías

de la guerra fueron adaptadas para guerrear contra el

mar. Sonar, satélites, GPS, materiales de pesca se utilizan

para grandes capturas. Los peces no tienen dónde

esconderse. La extracción ha reducido alrededor del

90% de muchas especies; el bacalao, atún y tiburones,

los peces plateados sustento de los grandes. La ruptura

de los ciclos de nutrientes afecta la producción de O2 y

la captura de CO2. Los procesos oceánicos antiguos fueron

deshechos en décadas. En medio siglo, 50% de los

arrecifes de coral desaparecieron, junto con manglares,

pantanos y praderas marinas. Los vastos campos del

plancton oceánico que producen más de la mitad del O2

disminuyen. El océano tiene problemas y nosotros también.

Es la mala noticia. La buena es que podemos calcular,

medir y comprobar el daño y lo que hay que hacer para

curar la Tierra. Y hacer las paces con la naturaleza, clave

para hacer la paz entre nosotros mismos. ¡Este es el

momento óptimo!

Medimos derretimiento del hielo polar y su relación con

las emisiones de CO2, destrucción de los bosques, deterioro

del plancton y las especies que captan el carbono

azul. Sabemos que al proteger grandes áreas de parques

y reservas naturales, preservamos nuestro sistema

de soporte vital. Para revertir las alarmantes perdidas

en el mar se necesitan con urgencia los parques y reservas

azules, los hope spots o puntos de esperanza.

Las acciones de los próximos 10 años determinarán el

futuro para los próximos 10 mil. Sabemos la dependencia

absoluta del mundo natural. Nunca más habrá oportunidad

mejor para actuar, todavía estamos a tiempo.

Los niños al mirar atrás cuestionarán ¿Por qué no hicisteis

algo mientras todavía había tiempo? O puede que

digan: Gracias, por la sabiduría de proteger a la Tierra

cuando había oportunidad de hacerlo”.

Ante tal trasparencia sinteticé para Ud. su mensaje.

*Abogado ambientalista y comunicador.

Fuente

http://www.eluniversal.com.co/opinion/columna/la-voz-de-sylvia-earle-

15362

Revista Pesca diciembre 2018 12


ANTÁRTIDA EN PELIGRO

BLOQUEAN EL PLAN PARA LA

RESERVA MARINA MÁS GRANDE

DEL MUNDO

Grupos ecologistas dicen que Rusia, China y Noruega

participaron en el plan de rechazo.

Los expertos dijeron que también habría desempeñado

un papel clave en la lucha contra el cambio climático, ya

que los mares que rodean la Antártida absorben enormes

cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera.

Pero tras los días de conversaciones en Hobart, Tasmania,

la CCRVMA rechazó el plan, que necesitaba un

acuerdo unánime para aprobarlo.

Cola de ballena jorobada Una ballena jorobada muestra sus

aletas mientras se alimenta en aguas antárticas. Fotografía:

Jiri Rezac / Greenpeace / EPA

Se rechazó un plan para convertir una gran extensión

del prístino océano antártico en el mayor santuario del

mundo, lo que pone en duda el futuro de uno de los

ecosistemas más importantes de la Tierra.

Los grupos ecologistas dijeron que Rusia, China y Noruega

participaron en el bloqueo de la propuesta. Los

otros 22 miembros de la Comisión para la Conservación

de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, la organización

creada para proteger las aguas antárticas, la respaldan.

La reserva de 1,8 millones de kilómetros cuadrados, cinco

veces el tamaño de Alemania, habría prohibido toda

pesca en una vasta zona del Mar de Weddell y partes de

la Península Antártica, protegiendo especies como pingüinos,

orcas, focas leopardo y ballenas azules.

Los grupos ecologistas, que habían movilizado a 2 millones

de personas en apoyo del plan, reaccionaron con

consternación.

“Esta fue una oportunidad histórica para crear el área

protegida más grande de la Tierra en la Antártida: salvaguardar

la vida silvestre, enfrentar el cambio climático

y mejorar la salud de nuestros océanos globales”, dijo

Frida Bengtsson de la campaña Proteger la Antártida de

Greenpeace.

“Veintidós delegaciones vinieron aquí para negociar de

buena fe, pero, en cambio, las propuestas científicas

serias para la protección marina urgente fueron descarriladas

por intervenciones que apenas se involucraron

con la ciencia”.

Dijo que en lugar de presentar “oposición razonada por

razones científicas, algunas delegaciones, como China y

Rusia, implementaron tácticas dilatorias tales como la

destrucción de enmiendas y el filibustering, lo que signi-

Revista Pesca diciembre 2018 13


ficaba que casi no quedaba tiempo para una discusión

real sobre la protección de las aguas antárticas”.

La CCRVMA no respondió a las solicitudes de comentarios,

pero un informe en su sitio web dijo el viernes que

hubo “mucha discusión” sobre los planes para nuevos

santuarios oceánicos, y agregó: “los miembros continuarán

trabajando entre sesiones sobre las propuestas para

estos [santuarios] antes de son considerados nuevamente

en la reunión del próximo año “.

El gobierno del Reino Unido respaldó el plan, con una

delegación del Ministerio de Relaciones Exteriores presente

para las conversaciones en Hobart, Tasmania. El

ministro Alan Duncan dijo: “No está en nuestras posibilidades

hacer esto de manera unilateral. Está sujeto a un

tratado internacional que requiere un acuerdo más amplio

con otros países. En la CCRVMA, estas propuestas

fueron rechazadas debido a las objeciones de otros “.

Dijo que el gobierno británico continuará presionando

para la creación de santuarios oceánicos en la Antártida

en los próximos años.

El fracaso en la creación de nuevas zonas protegidas en

el Océano Antártico se produce en medio de una evidencia

creciente del impacto devastador de los humanos.

Esta semana, los principales científicos advirtieron

que las personas han eliminado el 60% de las poblaciones

de animales salvajes desde 1970, con consecuencias

potencialmente devastadoras para el futuro de la

humanidad.

El mes pasado, la ONU advirtió que solo faltaban 12

años para prevenir una catástrofe climática.

El gobierno del Reino Unido ha respaldado una propuesta

para garantizar que el 30% de los océanos del mundo

estén protegidos para 2030, un movimiento anunciado

por los ambientalistas como un momento decisivo.

El secretario de medio ambiente, Michael Gove, le dijo a

The Guardian que estaba “completamente detrás” de la

creación del santuario antártico, que dijo que sería un

momento clave en el esfuerzo por proteger los océanos

del mundo.

Pero tras la decisión del viernes, Greenpeace dijo que la

CCRVMA había fracasado en su misión de proteger las

aguas antárticas. Bengtsson dijo: “Nos estamos quedando

sin tiempo y los científicos tienen claro que necesitamos

crear santuarios marinos en al menos el 30% de

nuestros océanos para 2030, para proteger la vida silvestre,

garantizar la seguridad alimentaria de miles de

millones y ayudar a combatir el cambio climático”.

Dijo que aunque la evidencia científica era clara, “los

esfuerzos diplomáticos parecen estar más preocupados

por la expansión de la pesca que por la conservación”.

Ella dijo que eso significaba que era más urgente que

nunca que el público se uniera a la lucha y presionara a

los políticos para que salvaran los océanos antes de que

fuera demasiado tarde, y agregó: “Si organismos como

la Comisión del Océano Antártico continúan fallando en

su mandato de conservar” el océano, claramente no son

aptos para un propósito y no son parte de la solución.

En cambio, debemos mirar las negociaciones históricas

que tienen lugar en la ONU hacia un Tratado Global del

Océano ”.

Matthew Taylor corresponsal de Medio Ambiente

Artículo original (en inglés)

Fuente

https://www.ecoportal.net/paises/antartida-en-peligro-bloquean-el-plan

-para-la-reserva-marina-mas-grande-del-mundo/

Revista Pesca diciembre 2018 14


CHINA, RUSIA Y

NORUEGA

VETAN LA

CREACIÓN DE

UNA GRAN

RESERVA EN LA

ANTÁRTIDA

ESTHER SÁNCHEZ

Imagen de una foca en la Antártida. GETTY IMAGES

El Santuario de la Antártida tendrá que esperar. Tras

dos semanas de reuniones en Hobart (Tasmania, Australia)

los 25 Gobiernos que integran la Comisión del

Océano Antártico (CCAMLR, según sus siglas en inglés)

no han logrado llegar a un acuerdo para su creación. El

proyecto preveía la protección de 1,8 millones de kilómetros

cuadrados y su conversión en el área marina

protegida más grande del planeta. Han votado a favor

de la propuesta 22 de los 25 países presentes, incluido

Estados Unidos, lo que para Frida Bengtsson, delegada

de Greenpeace en la cumbre anual, es "la buena noticia".

El problema es "que lograr que todos los países

implicados lleguen a un acuerdo es muy complicado",

añade la ecologista.

La masa de tierra de la Antártida está protegida, pero el

océano que la rodea no. En una zona solo habitada por

los científicos de las bases, la mayor amenaza que existe

es la pesca industrial del kril, un pequeño camarón

cuya captura se ha incrementado debido a su uso en la

farmacología y como complemento nutricional, al ser

muy rico en omega 3 y vitaminas, explica Pilar Marcos,

de Greenpeace España. El kril es básico en la dieta de

muchas especies que viven en esta zona de la tierra,

como pingüinos, focas o ballenas.

La aprobación del proyecto hubiera supuesto la protección

de 1,8 millones de kilómetros cuadrados y su conversión

en el área marina protegida más grande del planeta

"La pesquería está bien regulada, pero la creación del

santuario hubiese supuesto acotar este tipo de actividades",

añade Marcos. La ecologista sostiene que "se ha

perdido una oportunidad histórica para crear el área

protegida más grande de la Tierra y salvaguardar la biodiversidad".

Sí ha habido un acuerdo en la protección de los ecosistemas

de fondo marino descubiertos por Greenpeace.

"De hecho, es uno de los únicos resultados tangibles de

esta reunión de la Comisión del Océano Antártico. Este

resultado es una contribución enorme para salvaguardar

el medioambiente marino antártico y debemos estar

muy orgullosos de ello", afirma la representante de la

organización ecologista.

Pero el rechazo al santuario es difícilmente entendible,

dado que el 85% de la industria pesquera se había mostrado

a favor del proyecto, recuerda la ONG. Frida

Bengtsson rechaza especular sobre si las razones económicas

son las que han llevado a China, Rusia y Noruega

a vetar el acuerdo, solo indica que, "por alguna

razón, la naturaleza no tiene prioridad". Greenpeace

aclara que los dos primeros Estados han utilizado tácti-

Revista Pesca diciembre 2018 15


cas dilatorias para desmantelar y destruir las enmiendas,

de tal forma que se han obstruido todas las oportunidades

para cooperar y crear el espacio protegido.

Estos países no han actuado de "buena fe", asegura la

organización. Recuerdan que cuando Rusia presidió la

Comisión del Océano Antártico en 2016 acordó proteger

el mar de Ross, "pero, desde entonces, solo persigue

intereses de pesca industrial".

Noruega, en cambio, estaba de acuerdo con la propuesta,

pero presentó su propio proyecto, que incluía partir

el área en dos. Greenpeace ha reclamado a ese país

"que establezca un plan de trabajo con un calendario

claro".

Pilar Marcos recuerda que "la protección marina sigue

siendo un reto pendiente", porque solo un 6,9% de los

mares y océanos están protegidos, incluyendo las aguas

nacionales dentro de las zonas económicas exclusivas.

"Y de ese casi 7%, apenas un 2% se refiere a espacios

bien vigilados y donde la actividad humana industrial

queda prohibida", puntualiza.

Fuente

https://elpais.com/sociedad/2018/11/02/

actualidad/1541166822_491341.html

SEIS MIL MILLONES DE TONELADAS

DE PECES SE HAN CAPTURADO EN

64 AÑOS SEGÚN WWF

El cambio climático es una amenaza, pero las principales causas

de la pérdida de biodiversidad siguen siendo la sobreexplotación

de especies, la agricultura y la conversión del suelo.

Foto: Cortesía de la organización WWF.

La naturaleza proporciona servicios valorados en unos $ 125

mil millones de dólares al año. Es una de las conclusiones

del informe Planeta Vivo 2018 que el Fondo Mundial para la

Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) publica cada dos

años.

La edición actual hace foco en que condiciones básicas para la

vida, como la salud o la producción de alimentos, dependen

de la biodiversidad. "Los investigadores se preguntan si es

posible continuar con el desarrollo humano sin sistemas naturales

sanos", señala el documento.

La percepción cultural de que la protección de la naturaleza

es un asunto secundario frente al aumento del crecimiento

económico, la generación de empleo o la reducción

de la pobreza da cuenta del deterioro ambiental

del planeta.

Un ejemplo es la sobreexplotación de los océanos. Desde

1950 se han sacado de los mares del mundo casi 6.000 millones

de toneladas (t.) de pescados e invertebrados.

La captura anual aumentó de 28 millones de t. en

1950 a 112 millones de t. en 2014, último año del que

Revista Pesca diciembre 2018 16


hay datos compilados y completos. El incremento va de la

mano con la demanda.

La sobrepesca afecta a las especies marinas como esta tortuga

atrapada en una red de pesca en el Mar Mediterráneo.

Desde 1800, la población mundial se ha septuplicado, pasando

a los 7.600 millones y la economía es 30 veces mayor, dice

el documento.

Para el investigador marino Fernando Félix, la sobrepoblación

es lo que más está afectando los ecosistemas marinos

y terrestres.

En el caso de la pesca, la medición de la huella ecológica que

deja es costosa y compleja, más aún en Ecuador, un país en

vías de desarrollo.

Una buena parte de la flota pesquera

industrial nacional incluye

observadores a bordo que verifican

las capturas y hacen un seguimiento.

El problema es que la

información que recopilan no está

siempre disponible para el análisis.

"Hay que transparentar

esa información, normativas

hay muchas, pero el problema

es el control", dice Félix.

De ahí que se complica determinar

si realmente ciertas especies

como los tiburones son capturados

o no de forma incidental.

"En pesca usted pone una red con una línea de mil o dos mil anzuelos.

¿Qué espera que caiga? todo lo que pasa, yo puedo decir esto no es una

pesca dirigida pero si la pongo en una zona donde hay tiburones pues

caerán", agrega Félix sobre la política nacional que permite la comercialización

de los escuálidos que sean pescados de forma incidental.

Si bien el informe Plantea Vivo 2018 hace foco en la flota industrial del

mundo, el especialista afirma que en el caso de Ecuador hay que centrarse

en la flota artesanal: "Esta tiene alrededor de 30 mil embarcaciones

artesanales que no tienen observadores, la mayoría no están

ni registradas, no hay un censo completo de las naves, de las

artes de pesca usadas, ese es el principal problema para el país porque

al menos los industriales tienen un mejor control".

Ejemplares de albatros, en Galápagos. Estas aves

son víctimas de la pesca con palangre. Foto: Cortesía

de la organización WWF

Revista Pesca diciembre 2018 17


60% menos de poblaciones de vertebrados

Al problema de la sobrepesca se suma la pérdida de hábitat

en la superficie terrestre que tiene a más especies al borde de

la extinción.

El informe de la organización WWF indica que hay una disminución

del 60% en los tamaños de las poblaciones

de las especies de vertebrados entre 1970 y 2014.

Esto es más pronunciado en América del Sur y Centroamérica

con una pérdida del 89%. Un poco más de 25 000 especies

de las más de 60.000 evaluadas están amenazadas,

pero en el mundo se estima que hay 1,3 millones de

especies conocidas, dice el documento.

Roja de la Unión Internacional para la Conservación

de la Naturaleza en las categorías de amenazada.

Los bosques lluviosos están desapareciendo: casi el 20% de

la selva del Amazonas, conocido como el pulmón del planeta,

ha desaparecido en solo 50 años, indica el informe.

Amenaza Global

Una cuarta parte de la Tierra está libre del impacto de la actividad

humana. Se estima que al 2050 sea la décima parte del

planeta.

El deterioro pone en riesgo la producción de alimentos porque

hay menos abejas y otros polinizadores, lo que tiene a la biodiversidad

del suelo en riesgo, argumenta el informe. (I)

La agricultura es responsable de la mayor parte de la conversión

de los bosques. Un estudio reciente sobre más de 19 000

especies de aves, anfibios y mamíferos determinó que la deforestación

aumentó sustancialmente la probabilidad

de que una especie llegara a formar parte de la Lista

Fuente

https://www.eluniverso.com/noticias/2018/10/30/

nota/7025378/seis-mil-millones-toneladas-peces-se-hancapturado-64-anos-segun

Vista aérea de un camino sin pavimentar que

divide un monocultivo de soya en Brasil. Foto:

Cortesía de la organización WWF

Revista Pesca diciembre 2018 18


MAR PARA CONSERVAR

Juan Tió Idrogo / Imágenes, Textos y Contenidos /Mar para Conservar ©

El Mar Peruano, en sus doscientas millas

de mar territorial alberga a los ecosistemas

más productivos y diversos

del planeta; actualmente en sus orillas,

más de la mitad de la población

peruana viene concentrándose con sus

actividades productivas, alcanzando el

desarrollo gracias al beneficio de los

numerosos servicios ambientales, como

la pesca, alimentación, trabajo,

transporte, paisaje, recreación, cultura

e identidad, que el Mar Peruano dispone

generosamente para el desarrollo

de nuestro país.

Sin embargo, como creciente población

costera, todavía no nos hemos identificado

con el mar que baña nuestras

propias costas, aún no hemos interiori-

zado al Mar Peruano como importante artífice en el desarrollo

de nuestro país; todavía no hemos hecho parte de nuestro

pensamiento colectivo la idea que el Mar Peruano no solo es

uno de mares más ricos y productivos del planeta, sino que

también es una área natural sensible con una capacidad limitada

para superar constantemente los posibles impactos de

nuestra propia actividad humana y al mismo tiempo continuar

ofreciéndonos tanta riqueza, biodiversidad y servicios ambientales

a la población costera, sin que tengamos que pagar al

ecosistema marino por ello, para alcanzar nuestro desarrollo.

Frente a este panorama y conscientes que la educación es la

herramienta más adecuada para poder conservar el mar, MAR

para CONSERVAR, se institucionaliza como un Proyecto Educativo

para Comprender y Conservar el Mar Peruano, disponiendo

entre sus diversas actividades educativas y de sensibilización,

nuestra Plataforma Educativa del Mar Peruano, que

refleja el objetivo principal del Proyecto, de educar, sensibilizar

y motivar mediante contenidos del mar, imágenes de la

Biodiversidad Marina y de los Ecosistemas Submarinos del

Perú, para generar conciencia en la población nacional sobre

la gran necesidad de conservar al Mar Peruano, desde nuestras

actividades diarias, con miras a asegurar la continuidad y

vigencia de sus servicios ambientales marinos para el beneficio

de las actuales y futuras generaciones de peruanos.

Mar Peruano, Conozcamos ¿por qué es uno de los mares

mas productivos del planeta? y ¿Por qué debemos

conservarlo?

El mar que baña nuestras costas, generalmente no es un mar

añil como el del Mediterráneo, ni sumamente cristalino como

el del Caribe, por el contrario, desde que uno lo observa desde

la orilla, generalmente es un verdeazulado mar, usualmente

frío y pocas veces transparente; sin embargo, la pérdida de

transparencia está grandemente compensada por la sobreabundancia

de microorganismos del plancton, que es el génesis

de la gran cadena trófica que caracteriza a la riqueza y

productividad de los ecosistemas del Mar Peruano que, finalmente,

en la misma proporción, brinda valiosos servicios para

el desarrollo de nuestra población.

El milagro de la vida en nuestro mar, esta fundamentalmente

sustentada por varios factores que milagrosamente confluyen

Revista Pesca diciembre 2018 19


en esta singular región oceánica que denominamos como Mar

Peruano; este milagro de la vida en nuestro mar, representada

por la diversidad de especies y alta productividad de sus

ecosistemas, está sustentada en la interacción de varios factores,

entre los más significativos, la circulación de la fría

Corriente Peruana procedente de la Antártida, la Corriente del

Niño que llega desde la línea ecuatorial, la ocurrencia de los

intensos fenómenos de afloramiento costero, la ingente cantidad

de nutrientes que ofrendan los diversos ríos que bajan de

Los Andes para alimentar a este mar, la presencia de un amplio

zócalo continental y un cálido y húmedo desierto que en

su interacción conjunta dan nacimiento a la gran riqueza y

alta productividad del Mar Peruano.

En la caracterización de los mares del mundo, los mares de

ubicación tropical generalmente se distinguen por estar rodeados

de una densa vegetación en sus orillas y por aguas

marinas sumamente cálidas, muy cristalinas pero con baja

diversidad bilógica y modesta productividad; en esta caracterización,

paradójicamente, el Mar Peruano se distingue por

ser una milagrosa excepción a la regla; a pesar de su ubicación

cercana al Ecuador, es un mar por lo general frio, poco

transparente, acompañado por un gran desierto que deja de

ser inerte por los numerosos ríos de régimen irregular que

después de dotar de verdor a múltiples valles costeros, alimentan

de sedimentos naturales a los intensos fenómenos de

afloramientos costero y que el Mar Peruano convierte en altísima

productividad primaria y valiosa biodiversidad.

El Mar Peruano que irriga 3,080 Km de nuestro litoral costero,

gracias a la general frialdad de las aguas de la Corriente Peruana,

a sus intensos fenómenos de afloramiento y a su particularmente

alta productividad de nutrientes, es una de las

regiones naturales más productivas del planeta, su productividad

reflejada en sus diversos servicios ecosistémicos, han

permitido, desde la antigüedad, dar inicio al origen y desarrollo

de antiguas civilizaciones andinas en el Perú y que, en la

actualidad, permite al país seguir contando con sus generosos

pero, no por ello inagotables servicios ecosistémicos, traducidos

en actividades de desarrollo económico y cultural como la

pesca, la acuicultura, el turismo, la identidad cultural, el comercio,

la economía y el desarrollo del país.

En sus 200 millas de mar territorial, el Mar Peruano está caracterizado,

principalmente por dos grandes sistemas, el Gran

Ecosistema Frio de La Corriente Peruana y el Ecosistema del

Mar Tropical del norte, por los cuales, mayormente han permitido

identificar al Perú como el primer país pesquero, el

mejor país gastronómico, el de creciente producción acuícola,

el mar más biodiverso de la región y uno de los más productivo

del mundo; pero que, a pesar de brindar valiosos servicios

ecosistémicos a sus ciudadanos de la costa, en gran número

jóvenes, paradójicamente aún no se ven identificados con

este dadivoso mar, evidenciando que la creciente población

costera del país, no solo necesita identificarse con el mar

frente a su ciudad sino que necesitan comprender que, todas

sus actividades cotidianas desde sus ciudades deban mejorarse

de tal manera que puedan disminuir o impedir los impactos

negativos sobre los valiosos, productivos, pero delicados ecosistemas

marinos de nuestro país.

El Mar Peruano, si bien es uno de los mares más ricos y generosos

del planeta, también es un área natural sensible con

capacidad limitada para degradar constantemente los impactos

de la actividad humana, su gran generosidad no lo convierte

en una fuente inagotable de recursos, tampoco en un

infinito vertedero; su frágil naturaleza, necesita de esfuerzos

desde la sociedad para lograr la conservación de sus productivos

y diversos ecosistemas y asegurar la continuidad de sus

valiosos servicios ambientales, de allí que para conservar haya

primero que conocer el Mar Peruano.

En este proceso de educar y sensibilizar para conservar el

mar, antes, es imprescindible conocer la biodiversidad marina

que el Mar Peruano guarda celosamente bajo el brillo de sus

olas; a diferencia de otros ecosistemas terrestres como los de

las selvas del país, cuya biodiversidad y estado de sus ecosistemas

es fácilmente apreciable a simple vista, en el mar esta

visión ha venido dificultada por la incapacidad humana de ver

y respirar bajo el agua; sin embargo, el Proyecto Mar para

Conservar, se ha sumergido en el Mar Peruano, para descubrir

y mostrar la biodiversidad y sus ecosistemas submarinos,

mediante la práctica del buceo y la disciplina de la fotografía

submarina, para educar, sensibilizar, para conservar el Mar

Peruano, desde nuestra propia sociedad y asegurar la conservación

de sus servicios ambientales y de sus diversidad biológica

para las presentes y futuras generaciones del país.

Fuente

https://marparaconservar.wordpress.com/mar-peruano/?

fbclid=IwAR260_21epkZsfuYU6M3hCERWiCXcl7RKBu26xfMElI

idbQJ7U2xjIlzSgU

Revista Pesca diciembre 2018 20


FAUNA MARINA, AL MARGEN DE

LA LISTA DE ESPECIES

AMENAZADAS EN PERÚ

Escribe: Alicia Kuroiwa

Científica Asociada de Oceana Perú

El tiburón ballena es una especie en peligro

de extinción a escala mundial, su pesca está

prohibida en Perú | Foto: Oceana/ Carlos

Suárez

El Libro Rojo de la Fauna Silvestre

Amenazada del Perú se publicó este

2018, después de 27 años desde la

primera versión.

Esta publicación, que presenta 389

especies amenazadas, es el resul-

tado de un gran esfuerzo realizado por el Servicio

Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor),

investigadores y naturalistas, especializados en cada

uno de los grupos de especies, llamados grupos taxonómicos,

incluidos en el libro.

Sin embargo ¿Por qué no se hace referencia a ballenas,

delfines, peces e invertebrados marinos?

¿Ninguna especie de estos grupos se encuentra amenazada?

En realidad, no son reconocidos como fauna

en la legislación peruana, sino como “recursos hidrobiológicos”.

Según el Reglamento de la Ley General

de Pesca son especies animales y vegetales

que desarrollan todo o parte de su ciclo vital en el medio

acuático y pueden ser aprovechados por las

personas; por lo tanto, su manejo recae sobre el Ministerio

de la Producción, mientras que el resto de la

“fauna” es competencia de Serfor.

Aunque sabemos que varias especies deberían estar

listadas en alguna categoría de amenaza (pensemos

en algunas especies de tiburones y mantas), al no ser

considerados “fauna silvestre”, no es posible clasificar

el estado de conservación de los peces. ¿Tendremos

algún día una lista roja que incluya a la fauna acuática,

sea marina o de agua dulce? Miremos la Lista Roja

de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza,

autoridad mundial sobre el estado de la naturaleza

y los recursos naturales, que sí incluye a las especies

acuáticas.

Esto ha conllevado a que, como país, no se manejen

las especies acuáticas (marinas o de agua dulce) de la

misma forma y con los mismos criterios que la flora y

fauna silvestre. El Estado lleva a cabo esfuerzos para

lograr políticas articuladas y con una visión integral del

manejo de vida silvestre.

Revista Pesca diciembre 2018 21


(El caballito de mar del Pacífico está protegido en todo el mundo,

pues está en peligro / Foto: Housssine Kaddachi)

La Estrategia Nacional de Diversidad Biológica integra

y aterriza lo estipulado en la Ley sobre la conservación

y aprovechamiento sostenible de la diversidad

biológica (Ley 26839) y su respectivo Reglamento

(DS 068-2001-PCM). Mientras que el Plan de Acción

de la Ley Orgánica para el aprovechamiento sostenible

de los recursos naturales (Ley 26821) trata la

diversidad biológica de manera integral. Así mismo,

en la “Estrategia nacional para reducir el tráfico ilegal

de fauna silvestre en el Perú”, incluye algunas

especies acuáticas.

Sin embargo, las acciones planificadas no se han realizado,

la fauna marina se maneja de manera diferente

que la terrestre y no hay una categorización de amenaza

para las especies marinas.

Sobre la autora

Debemos tener una mirada integral de la vida silvestre

y de su rol en los ecosistemas si queremos llegar a

gestionar nuestros recursos naturales de manera eficiente,

y eso implica a todas las especies, incluidas las

acuáticas.

La oportunidad está a la mano. Este octubre, el Serfor

inició el proceso de actualización de la lista de clasificación

y categorización de las especies amenazadas

de fauna silvestre legalmente protegidas, con un taller

de capacitación sobre la aplicación de los criterios de

la IUCN. ¿Se sumará Produce a este proceso?

Bióloga con especialización en estudios de fauna, diseño y uso de

herramientas en gestión de Áreas Naturales Protegidas. Ha liderado

el Programa de Gestión para la Conservación en la Wildlife Conservation

Society (WCS). Fue investigadora asociada del Centro para

la Sostenibilidad Ambiental de la (UPCH).

Fuente

https://laprensa.peru.com/actualidad/noticia-fauna-marina-al-margenlista-especies-amenazadas-peru-82232/1

Es importante tener en cuenta que la ecuación de poder político real de todo Estado, es la resultante de la aplicación

de políticas de Estado que deben ser ejecutadas por la administración. Las decisiones políticas, en un sistema

democrático, se sustentan en el derecho que concede el pueblo con su voto a las autoridades políticas para administrar

en beneficio del país.

Para viabilizar esta concepción se necesita fomentar mediante la educación, una auténtica conciencia de cultura

pesquera y de sostenibilidad ambiental. Es deber del Estado prestar preferente atención al desarrollo de un modelo

educativo que tenga como principal público objetivo no solamente a las comunidades de pescadores, sino a las poblaciones

costeras, lacustres y fluviales. Es preciso crear conciencia social sobre el cuidado que debe darse a los

recursos ícticos y al ambiente. Este estado de conciencia social es crucial ya que, solo a partir de la existencia de

una planificación integrada sobre la base de un diagnóstico realista, se podrá proteger efectivamente el potencial

pesquero que posee el país

Revista Pesca diciembre 2018 22


EL FUTURO DEL 70% DE LOS

ESPACIOS VÍRGENES DEL PLANETA

DEPENDE DE CINCO PAÍSES

Aún podemos salvar la naturaleza, pero dependerá de

los pasos que den (o no) Rusia, Canadá, Australia, EE

UU y Brasil para asegurar el futuro de la Tierra

estos países supernaturales para asegurar el futuro de

los últimos espacios vírgenes de la Tierra.

Montañas en Alaska (EE UU). CHAD PELTOLA/UNSPLASH

Según el nuevo mapa mundial de la naturaleza que acabamos

de publicar en Nature, el 94% de los espacios

naturales que quedan se encuentra en tan solo 20 países,

sin incluir altamar y la Antártida.

Los espacios naturales son vastas extensiones de tierra

y mar indómitas e inalteradas. Estén donde estén, desde

la selva de las tierras bajas de Papúa Nueva Guinea,

los altos bosques de la taiga del Ártico Ruso o los vastos

desiertos del interior de Australia, hasta áreas del Pacífico,

el Antártico y el Índico, estas zonas son las últimas

fortalezas para las especies en peligro de extinción y

ejercen funciones vitales para el planeta, como almacenar

carbono, minimizando los efectos del cambio climático.

En muchos espacios naturales, los indígenas, que

son a menudo los más marginados política y económicamente,

dependen de ellos por sus modos de vida y sus

culturas.

Hace un siglo, los espacios naturales se extendían por

casi todo el planeta. Hoy en día, solo un 23% de la superficie

—al margen de la Antártida— y un 13% de los

océanos están exentos de los efectos perjudiciales de la

actividad humana.

Más del 70% de los espacios naturales se encuentran

en tan solo cinco países: Australia, Rusia, Canadá, Estados

Unidos (Alaska) y Brasil. Aún podemos salvar la naturaleza.

Pero dependerá de los pasos que den (o no)

Sin embargo, pese a ser importantes y a estar tan amenazados,

la política medioambiental internacional pasa

por alto los espacios naturales y sus valores.

Revista Pesca diciembre 2018 23


En la mayoría de los países, la naturaleza no ha sido

formalmente definida, cartografiada, ni protegida. Lo

que significa que no hay nada que obligue a rendir

cuentas sobre la conservación de los espacios naturales

a los gobiernos, a las industrias y a las sociedades locales.

Más allá de las fronteras

Casi dos tercios de los espacios naturales marinos se

encuentran en aguas internacionales, fuera del control

inmediato de los países. Esto, efectivamente, lo convierte

en un salvaje oeste marino, donde las flotas pesqueras

tienen barra libre. Hay ciertas leyes que regulan la

pesca en esas zonas, pero no hay ningún acuerdo vinculante

para la conservación en altamar, aunque

Naciones Unidas está negociando dicho tratado. Es

crucial que se garantice que la naturaleza marina no se

pueda explotar.

Y no podemos olvidarnos de la Antártida, que es el mayor

espacio natural de la Tierra y uno de los últimos lugares

del planeta en cuyas extensas regiones el ser humano

no ha puesto el pie.

Aunque el aislamiento y el clima extremo de la Antártida

han ayudado a protegerla de la degradación que han

sufrido otros lugares, el cambio climático, la actividad

humana, la contaminación y las especies invasivas amenazan

cada vez más la fauna y los espacios naturales

del continente.

Los firmantes del Tratado Antártico deben cumplir con

sus compromisos para ayudar a reducir el impacto humano.

Hay que reducir urgentemente las emisiones globales

de carbono antes de que sea demasiado tarde.

[Nota del editor: Las noticias no son halagüeñas. El pasado

2 de noviembre, la Comisión del océano Antártico

(CCAMLR, según sus siglas en inglés) no llegó a un

acuerdo para crear un área protegida en la Antártida de

1,8 millones de kilómetros cuadrados. China, Rusia y

Noruega rechazaron la creación de esta gran reserva.]

Nuestro mapa muestra los pocos espacios naturales que

quedan y cuánto se ha perdido en las últimas décadas.

Cuesta creerlo, pero entre 1993 y 2009 se perdió la impactante

cantidad de 3,3 millones de kilómetros cuadrados

de espacios naturales terrestres, una superficie mayor

que la India, debido a los asentamientos humanos,

la agricultura, la minería y otras actividades.

En el océano, las únicas regiones libres de pesca industrial,

contaminación y barcos son los polos y los remotos

estados insulares del Pacífico.

Salvando la naturaleza

Casi todos los países han firmado acuerdos medioambientales

internacionales encaminados a acabar con la

crisis de biodiversidad, así como con el peligroso cambio

climático. Los acuerdos también pretenden alcanzar los

objetivos mundiales de desarrollo sostenible.

En la Cumbre de la Biodiversidad (COP14) que tendrá

lugar entre el 13 y el 27 de noviembre de 2018 en la

ciudad egipcia de Sharm El Sheikh, los 196 países firmantes

del Convenio sobre la Biodiversidad trabajarán

con los científicos para desarrollar un plan estratégico

de conservación más allá de 2020. Es una oportunidad

única para que todas las naciones reconozcan que los

espacios naturales están desapareciendo y para exigir

su conservación.

Preservar el 100% de los espacios naturales que quedan

es posible, aunque requeriría evitar que actividades

industriales como la minería, la explotación forestal y la

pesca se expandieran a nuevas zonas. Pero si los países

se comprometen expresamente con este objetivo, a los

gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales

les sería más fácil obtener financiación y aplicar las medidas

pertinentes en los países en vías de desarrollo.

JAMES ALLAN

Revista Pesca diciembre 2018 24


De forma similar, las funciones de los espacios salvajes

a la hora de protegernos del cambio climático, como,

por ejemplo, almacenar enormes cantidades de carbono,

también se podrían documentar debidamente en

la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el

Cambio Climático (CMNUCC), cuya conferencia

anual tendrá lugar a primeros de diciembre en Polonia.

Esto incentivaría a los países a centrar sus estrategias

en la protección de los espacios naturales.

Las herramientas como REDD+, que permite que los

países en vías de desarrollo puedan reclamar una indemnización

por conservar los bosques tropicales que

iban a destruir, se podría extender a otras áreas naturales

ricas en carbono, como las praderas marinas vírgenes.

También a los espacios naturales de países ricos

que no reciben ayuda para la lucha contra el cambio

climático, como la tundra canadiense.

Los países tienen muchas oportunidades, mediante la

legislación y con recompensas por buena conducta, para

evitar la expansión de las carreteras y rutas marítimas,

y para imponer límites al desarrollo a gran escala y a la

pesca industrial en áreas naturales. También pueden

establecer áreas protegidas para frenar la expansión de

la actividad industrial hacia los espacios naturales.

Se deben adoptar nuevos enfoques, y el sector privado

debe colaborar con los gobiernos para que la industria

proteja los espacios naturales en lugar de dañarlos. La

clave será la financiación y los criterios de funcionamiento

para organizaciones como el Banco Mundial y

su Corporación Financiera Internacionaly los bancos regionales

de desarrollo.

Nuestro planeta no solo se enfrenta a una crisis por la

extinción de especies, sino también por la desaparición

de los espacios naturales. Una vez se hayan perdido,

nunca volverán. Puede que esta sea nuestra última

oportunidad para salvar lo que queda. Y no podemos

desperdiciarla.

Autores: James Allan, James Watson, Jasmine Lee y Kendall Jones.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en The Conversation.

Fuente

https://elpais.com/elpais/2018/11/06/

planeta_futuro/1541515021_952514.html

—¿Qué forma de gobierno es preferible?

—¿Y aún lo preguntáis? —contestará inmediatamente cualquiera de mis jóvenes lectores—.

—¿No sois republicanos?

—Republicano soy, en efecto, pero esta palabra no precisa nada. Res pública es la cosa pública, y por esto quien ame la cosa pública,

bajo cualquier forma de gobierno, puede llamarse republicano. Los reyes son también republicanos.

—¿Sois entonces demócrata?

—No.

—¿Acaso sois monárquico?

—No.

—¿Constitucional?

—Dios me libre.

—¿Aristócrata? —Todo menos eso.

—¿Queréis, pues, un gobierno mixto?

—Menos todavía.

—¿Qué sois entonces?

—Soy anarquista.

¿Qué es la propiedad?(1840) de Pierre-Joseph Proudhon:

Revista Pesca diciembre 2018 25


Revista Pesca diciembre 2018 26


GANARSE LA VIDA CON LA PESCA

ARTESANAL EN EL SIGLO XXI

JORGE RODRÍGUEZ

El narcotráfico, la debilidad institucional, la falta de acceso

a la educación y el calentamiento global son algunas

de las amenazas para las poblaciones de pescadores

de la región centroamericana

Un pescador realiza sus actividades en las aguas del Canal de

Chiquimulilla, en la comunidad de Las Lisas, en la costa del

Pacífico guatemalteco. JORGE RODRÍGUEZ

En 1983, Otto Julián Obregón, con 21 años, decidió

adentrarse en el océano Pacífico en busca de sustento y

oportunidades laborales a través de la pesca. Y al igual

que él en sus inicios, muchos jóvenes de entonces, y de

ahora, son los que ven en esta actividad una oportunidad

de aventura, dinero y cohesión social con sus pares.

Porque en los pueblos costeños, la pesca no solo es

fuente de alimento, sino también el hilo conductor de

las actividades sociales para hombres y mujeres.

Y como la variedad de vida que habita en el Pacífico, las

oportunidades para los nuevos pescadores son abundantes.

Con el tiempo se convierten en especialistas

empíricos que van adquiriendo conocimientos durante

cada viaje que realizan. “Uno se puede dedicar solo a

sacar camarón o tiburones o langosta. Hay quienes, con

solo dar un vistazo al mar y al cielo, saben dónde encontrar

los bancos de peces”.

Es esa abundancia la que hace que, no solo en Centroamérica,

sino en todo el mundo, se tenga la idea de que

los recursos marinos son ilimitados. “Yo he estado en

varias situaciones en donde la pesca de un día podía

llegar a las tres toneladas, de la que solamente aprovechábamos

tres quintales. Lo demás lo tirábamos”, añade.

Impacto en los recursos naturales

El creciente interés mundial sobre el estado de los océanos

motiva a prestar atención a todas las actividades

que se realiza en ellos, al tiempo de procurar oportunidades

de desarrollo para las comunidades que viven

directamente de los mares. Centroamérica no es ajena a

ello.

“Existen muchas amenazas, como la debilidad institucional,

la falta de educación y preparación, el narcotráfico

y, en última instancia, las costumbres en las prácticas

artesanales que están muy arraigadas en la población”,

dice Manoel Cifuentes, quien realiza investigación y

desarrollo en la Dirección de Pesca del Ministerio de

Agricultura y Ganadería (Dipesca-Maga) de Guatemala.

En los [años] ochenta nosotros no teníamos idea

de que los recursos eran limitados. Realizábamos

prácticas dañinas para los ecosistemas y solamente

pensábamos en el beneficio económico

El narcotráfico, en particular, genera otras problemáticas,

no solo para los pobladores locales, sino que afecta

Revista Pesca diciembre 2018 27


los procesos de investigación, implementación de normativas

y capacitación. “El Pacífico es tierra de nadie”,

añade Cifuentes. Hay casos como el de Plaplaya, una

comunidad garífuna al noreste hondureño en donde el

dinero ilícito trajo algunos beneficios, como apertura de

comercios, compra de lanchas y equipo para pesca, entre

otras cosas, pero al mismo tiempo provocó inestabilidad

y violencia.

los países en donde más se pesca de toda la región.

“La importancia de profesionalizar a los comunitarios

haría de esta actividad una más organizada, le brindaría

trazabilidad e inocuidad a los productos y tendría un

impacto positivo en el cuidado y manejo de los recursos

naturales”, dice Reinaldo Morales, director ejecutivo de

Ospesca. Esto cobra mayor relevancia debido a que el

Todo esto se agrava cuando se toma en cuenta la falta

de preparación y educación de parte de los habitantes

de las comunidades pesqueras. “En los [años] ochenta

nosotros no teníamos idea de que los recursos eran limitados.

Realizábamos prácticas dañinas para los ecosistemas

y solamente pensábamos en el beneficio económico”,

recuerda Otto.

Y esta, probablemente, sea la mayor dificultad con la

que se encuentran los países de la región. La falta de

conocimientos técnicos, aunado a la continua práctica

de artes de pesca poco beneficiosos para la vida marina,

la contaminación y las pobres condiciones laborales

60,7% de los hogares de las 1.093 comunidades pesqueras

centroamericanas dependen del trabajo del pescador.

En la región se desarrollan algunos proyectos, como el

de Conservación y uso sostenible de la biodiversidad en

áreas protegidas marino-costeras, que es desarrollado

por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

(PNUD), con recursos del Fondo para el Medio Ambiente

Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) y la participación

de entidades locales e internacionales. Esto ha

dado pie a que se impulsen proyectos de investigación

para conocer el impacto que las actividades humanas

generan en el ecosistema marino-costero.

y sociales de los comunitarios crean un panorama complicado

para los mares y la vida marina de la región.

Investigación y preparación técnica

Unas 145.000 personas se dedican a la pesca artesanal

en Centroamérica, según un estudio de 2011 de la Organización

del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo

Centroamericano (Ospesca), una entidad integrada por

representantes de los ocho institutos y direcciones de

pesca de la región. Generan una producción de 175.564

toneladas métricas, provenientes del océano Pacífico, el

Caribe y aguas continentales. Nicaragua y Panamá son

En Guatemala se han dado, o están en proceso, hasta

50 proyectos diferentes de educación, investigación,

científicos y normativos. En otros países, como Costa

Rica, ya existen algunos programas que diferencian a

los tipos de pesca que se realiza: pequeña escala, semiindustrial

y artesanal avanzada. En Panamá hay un programa

de recolección de redes fantasma, es decir,

aquellas que han sido abandonadas.

La idea es profesionalizar los procesos pesqueros, es

decir, recolección, clasificación, venta y distribución de

las ganancias. “Estamos buscando generar condiciones

Revista Pesca diciembre 2018 28


para el desarrollo de los comunitarios. Acceso a créditos,

seguridad social y formación de profesionales a pequeña

escala”, añade Morales.

mediano plazo”, dice Morales.

Y esta nueva apertura ha permitido la participación de

la mujer, algo muy poco usual en el pasado. “Cuando

Mientras todo eso se logra, se realizan investigaciones

para mejorar las prácticas de los pescadores. En 2017

se realizó un estudio cuya finalidad es la de generar registros

de tipos de especies que se capturan, artes de

pesca y costos de producción. La idea es poder tener un

panorama claro para determinar ciclos de reproducción,

tamaño de los peces y épocas propicias para la pesca,

lo que repercutirá en una mejora en las condiciones de

la vida marina y en las ganancias de los pescadores.

era niña, la visita de una bióloga guatemalteca nos permitió

conocer el comportamiento de las ballenas que

visitan estas aguas y ahora tenemos la oportunidad de

llevar turistas a contemplarlas”, dice Andrea Marroquín,

quien acompaña a su padre como guía de turistas en los

recorridos de avistamiento de cetáceos, algo que también

ocurre en Panamá y El Salvador.

También es importante diversificar los mercados y promover

la sectorización de los pescadores. En El Salvador

“Según los resultados obtenidos, en el corto y mediano

plazo se podría implementar un periodo de veda. Esto

permitiría restaurar poco a poco los niveles de poblaciones

y permitir que la captura de estas especies sea más

rentable”, dice Juan Carlos Hernández, del Centro de

Investigaciones Acuícolas y Pesqueras La Paz, México.

Hacia la sostenibilidad

El calentamiento global ha provocado que las temporadas

propicias para la pesca se reduzcan. “Antes navegábamos

cinco millas náuticas para conseguir buena pesca.

Ahora hay lanchas que se introducen hasta 60, 70 o

más dentro del mar. Además de ser más peligroso, hace

que los costos se eleven”, cuenta Otto.

Sin embargo, existen otras alternativas para reducir los

riesgos para los pescadores y generar desarrollo económico

para las comunidades. “El avistamiento de cetáceos,

el turismo marítimo y el empoderamiento general

de los pescadores son algunas de las acciones viables

para crear condiciones y desarrollo sostenibles en el

existe una cooperativa, El Cuco, que ha logrado abrir

mercado en Estados Unidos y exportan sus productos al

país norteamericano. “Es necesario involucrar a los pescadores

en todos los procesos. Para ello se debe de capacitarlos

y que sean ellos mismos quienes le hablen a

otros pescadores. Se pueden tener las mejores normativas

del mundo, pero si ellos no son parte del proceso de

la creación de dichas normas, es muy poco probable

que funcionen”, concluye Morales.

Y eso es algo en lo que Otto coincide: “De jóvenes no le

prestamos atención a los temas ambientales ni a la organización

comunitaria. Ya de mayores es que empezamos

a tomar conciencia y puede que sea un poco tarde.

Es básico que todos tengamos ciertos conocimientos

para evitar que los recursos se terminen”

Fuente

h t t p s : / / e l p a i s . c o m / e l p a i s / 2 0 1 8 / 0 9 / 1 8 /

planeta_futuro/1537298362_384341.html

Revista Pesca diciembre 2018 29


LA PESCA EXPLOTA MÁS DE LA

MITAD DE LA SUPERFICIE DE LOS

OCÉANOS DEL MUNDO

La pesca explota más de la mitad de los mares y océanos,

según los datos recopilados gracias a las transmisiones

de buques pesqueros de todo el mundo. La superficie

es cuatro veces más grande que la destinada a

la agricultura.

de los mares y océanos están sujetos a la explotación

industrial.

La actividad pesquera explota más de la mitad de

la superficie acuática del planeta. Este inquietante

mapa pesquero de nuestro planeta se obtiene tras el

análisis de los investigadores de Global Fishing

Watch, publicado en la revista Science Magazine. El

área dedicada a la pesca es incluso más grande que

la dedicada a la agricultura, de hecho, casi cuatro

veces más.

Si lo comparamos, el área dedicada a la pesca es incluso

cuatro veces mayor que la dedicada a la agricultura

en todo el mundo. Los datos nos dejan sin palabras,

teniendo en cuenta que, según los expertos, los productos

marinos solo contribuyen al 1,2% del consumo calórico

mundial.

Rastreado por más de 70,000 barcos de pesca

Rastreo gracias a los satélites

Es la ventaja de un mundo interconectado: gracias al

análisis de 22 mil millones de mensajes de identificación

transmitidos por embarcaciones que navegan alrededor

del mundo, los investigadores del proyecto Global Fishing

Watch, pudieron rastrear constantemente la actividad

de los barcos de pesca alrededor del planeta. La

imagen obtenida no es nada alentadora: más del 55%

Los investigadores analizaron los datos provenientes de

los transpondedores, la localización del radar y las herramientas

de identificación, que ahora deben incorporar

todos los barcos pesqueros más grandes. El sistema

requiere que cada barco libere constantemente datos

sobre su posición, rumbo y velocidad. Estos mensajes

se pueden almacenar desde los satélites en órbita ya

que en los últimos años se han lanzado varios satélites

para este propósito.

Revista Pesca diciembre 2018 30


to. El resultado es un mapa que muestra el alcance excepcional

de la pesca mundial, sin tener en cuenta, entre

otras cosas, los buques más pequeños que no llevan

transpondedor incorporado ni la caza furtiva. Aunque no

nos pille por sorpresa, China lidera el ranking de las naciones

pesqueras más grandes, con una distancia abismal

en relación con Taiwán, España e Italia.

«Lo más emocionante es lo que viene ahora», dijo David

Kroodsma de Global Fishing «Gracias al mapa de

actividad, ahora podemos cruzar datos con los movimientos

de peces y ver si alguna especie está en riesgo

debido a esta actividad y a las zonas de pesca». Los datos

también permitirán monitorear los efectos de las

políticas pesqueras, el cambio climático o los precios de

los combustibles en las actividades de los pescadores.

«Ahora, por lo menos, – explicó Kroodsma – podemos

mantener una discusión basándonos en hecho, a partir

de datos tangibles».

El equipo de Global Fishing Watch, un proyecto lanzado

entre otros por Google, con el objetivo de hacer que la

actividad pesquera mundial sea transparente y pública,

ha recopilado datos desde 2012 hasta 2016 de más de

70,000 barcos pesqueros y los ha procesado a través de

un software especialmente diseñado para este propósi-

Para observar la actividad de la pesca en tiempo real,

puede visitar el mapa interactivo.

Fuente

https://www.innaturale.com/es/la-pesca-explota-mas-de

-la-mitad-de-la-superficie-de-los-oceanos-del-mundo/

Revista Pesca diciembre 2018 31


LA GUERRA DEL

PESCADO

Por Gustavo Sierra

Especial para Infobae America

Aumentan los conflictos por la pesca en todo el planeta. China construye

islas artificiales y enormes barcos pesqueros. Rusia intenta

dominar el derretido Polo Norte. El Atlántico Sur es uno de los campos

de batalla

Los humanos siempre dependimos del mar. De allí proviene

uno de nuestros alimentos esenciales. Una tercera

parte de la población global tiene en el pescado su principal

fuente de proteínas. También es muy antigua la

disputa por el control de los océanos y sus riquezas. ¿A

quién pertenecen los mares? ¿Quién es el dueño de los

peces? Son algunas de las preguntas que nos abrumaron

por siglos. Ahora, la respuesta simple a ese dilema

la están dando las grandes flotas que salen a pescar y

depredar en aguas internacionales y de soberanía nacional

sin hacer distinción entre unas y otras. Los conflictos

por la pesca indiscriminada ya son cada vez más frecuentes.

Y aunque pueda parecer anacrónico, aumentan

las probabilidades de que la disputa sobre

los derechos de pesca se convierta en un conflicto

armado importante. La competencia de las

grandes potencias por quedarse con un bien cada vez

más escaso y necesario crece en forma acelerada y ya

se preparan para la guerra del pescado.

"El petróleo está vinculado a entre el 25% y el 50% de

todos los conflictos interestatales en el mundo desde

1973. ¿Podría pasar lo mismo con la pesca en un futuro

no demasiado lejano?", se pregunta la prestigiosa revista

Foreign Policy. Una investigación de Global Fishing

Watch, revela que solo cinco países acaparan el

85% de la pesca en alta mar, lejos de sus zonas

económicas exclusivas: China, España, Taiwán, Japón y

Corea del Sur. Y los mayores conflictos han involucrado

a embarcaciones procedentes de China, el

mayor exportador de pescado del mundo y cuya población

consume más del doble del promedio de otros países.

"China está construyendo una flota pesquera estatal

para ocupar el Mar Meridional y usarla al mismo tiempo

como fuerza de defensa. Utiliza su flota pesquera, de

unos 2.500 barcos, como el tercer brazo de su Armada",

dice el último informe anual del Pentágono para las

Revista Pesca diciembre 2018 32


comisiones de Inteligencia del Congreso estadounidense.

Es allí, en el mar del sur de su país, donde el gobierno

de Xi Jinping construyó varias islas artificiales

como forma de ocupación del territorio marítimo

internacional. Beijing dejó muy en claro que su soberanía

en esas islas disputadas es "irrefutable" y amenazó

con utilizar la fuerza militar si cualquier otro país, incluido

Estados Unidos, intenta excluirlos de las aguas

circundantes a las de su soberanía.

Claro que no es sólo esa zona más cercana a su territorio

la que explota la enorme flota pesquera china. Tampoco

lo es para las otras potencias pesqueras, como la

española y la rusa, que faenan indiscriminadamente en

el Atlántico y el Pacífico sur. Esos barcos se adentran

constantemente en las aguas territoriales de las

200 millas marinas de varios países latinoamericanos

para extraer el calamar o el bacalao en aguas de

Argentina; el atún en las de Chile; el tiburón en las de

Colombia y Ecuador; o la totoaba en las de México. Esto

ya trajo enfrentamientos como el sucedido en 2016

cuando un barco guardacostas argentino hundió un pesquero

chino que estaba faenando dentro de su zona de

exclusión económica. Poco después se produjo un entredicho

diplomático con México por la pesca y comercio

chino de la totoaba, una especie mexicana en riesgo de

extinción que habita en el Golfo de California. La presencia

de embarcaciones chinas también provocaron

conflictos en todo el oeste de África y aguas de Corea

del Sur, Vietnam, Indonesia y Filipinas.

La pesca y el tráfico de la totoaba alcanza también a los cárteles mexicanos

Al mismo tiempo existe una excesiva concentración

de las zonas más ricas para la pesca y de los países

que dominan el mercado global. Aquí se puede

comparar, nuevamente, con la industria del petróleo: la

mitad de la producción del último año provino de solo

cinco países mientras que la mitad de las reservas recuperables

están en Oriente Medio. En el caso de la pesca

sucede algo similar. Aproximadamente el 60% del atún

del mundo, la especia más apreciada y requerida, se

captura en el Océano Pacífico occidental y central. El

Pacífico se convierte así en el Oriente Medio del atún,

donde los países más necesitados compiten por el valioso

recurso. En esa región que contiene 22 pequeños

estados insulares y territorios se registra la mayor cantidad

de disputas por la sobrepesca y los derechos de

pesca. Para dirimir los conflictos se creó la Comisión de

Pesca del Pacífico Central y Occidental (WCPFC), que

paso a ser un poderoso ente en el que se pelea en forma

sorda por su control político.

En las últimas décadas, la demanda de pescado

se duplicó: en los años 60 el mundo consumía un poco

menos de 10 kilos de pescado per cápita al año; en

2016, el consumo aumentó a 20,3 kilos. A medida que

mejora la calidad de vida de cientos de millones de personas

en todo el mundo, también lo hace la demanda

de alimentos, particularmente de proteínas como las

que proporciona el pescado.

Las Naciones Unidas estiman que entre este 2018 y

2050, el número de humanos en la Tierra aumentará en

un 29%, de 7.600 millones a 9.800 millones. La mayor

parte de ese crecimiento de la población se producirá en

Asia, África y América Latina, áreas donde millones de

personas han pasado recientemente de la pobreza pro-

Revista Pesca diciembre 2018 33


funda a la clase media. Y parte de un estilo de vida de

clase media es una dieta que incluye muchas más proteínas

de las que consumen las personas más pobres.

Como resultado de ese cambio, cree la organización de

la ONU para la Agricultura y los Alimentos (FAO), la demanda

global de proteínas superará el crecimiento de la

población, aumentando entre un 32% y un 78%. Satisfacer

esa demanda podría requerir entre 62 y 159 millones

de toneladas adicionales de proteína por año. En

este sentido, la FAO proyecta que podría aumentar en

21% la demanda de pescado para el año 2025. En algún

momento se pensó que la cría de algunas especies,

como la del salmón y la trucha, tanto en el mar como

en los lagos, iba a suplir parte de la pesca silvestre. Pero

la producción de peces de criadero es aún muy pequeña

y apenas cubre la demanda de la población local.

Por lo tanto, el control de los recursos pesqueros se

convierte en una cuestión estratégica para muchos países.

También hay un importante componente en este

peligroso cóctel de la lucha por los recursos

alimenticios: la pesca ilegal, no declarada y no

reglamentada. Junto a las flotas de bandera aparecen

estos "barcos piratas" que se quedan con entre el 20%

y el 30% del total de la faena mundial. El mercado pesquero

mueve cada año unos 150.000 millones de dólares.

La pesca ilegal se queda con otros 36.000 millones

de dólares. Esto hace que alrededor del negocio se armen

flotas navales de gran porte y con poder de fuego.

Muchos se mueven en verdaderas flotillas que son custodiadas

por lanchas rápidas artilladas. Y son más dañinos

aún que los enormes barcos factoría de las potencias.

Infligen daños económicos, sociales y ambientales

en algunas de las poblaciones más vul-

las comunidades pesqueras artesanales. Entre estos

barcos ilegales operan las organizaciones criminales

transnacionales que también explotan a los peces para

financiar sus otras actividades: los cárteles de la droga

mexicanos, por ejemplo, diversifican sus ingresos traficando

con los peces totoaba, cuyas vejigas natatorias,

que algunos denominan como "la cocaína acuática", se

venden a 20.000 dólares el kilo.

La pieza más cotizada de la especie marina: la vejiga natatoria

Además de los aproximadamente 100 millones de toneladas

que se consumen para la alimentación cada año,

los peces también proporcionan aceite de pescado, pegamento,

alimento para animales de cría y fertilizantes;

también, desempeñan un papel cada vez más importante

en la investigación biomédica. Sin contar la cría de

peces, la pesca marina genera aproximadamente 260

millones de empleos en todo el mundo. Si el sector colapsa

debido a prácticas pesqueras insostenibles, tendrá

consecuencias calamitosas para muchos países. Los líderes

políticos de las naciones emergentes ya están soportando

una enorme presión para asegurar los recursos

que exigen sus ciudadanos, incluso si eso significa

violar las normas y reglas internacionales. Esta presión

podría sembrar las semillas del conflicto potencial. Ya

estamos viendo la utilización de las flotas pesqueras como

arma para ejercer influencia en las aguas en disputa

y algunos analistas de la industria creen que pronto

nerables del mundo, y compiten en forma desleal con

Revista Pesca diciembre 2018 34


esos barcos tendrán armamento militar. Otra predicción

de estos conocedores del mercado es que

Estados Unidos y sus aliados van a ejercer una

defensa cada vez más agresiva de sus recursos e

intentarán conquistar nuevos territorios marítimos.

Mientras que el deshielo provocado por el Cambio

Climático en el Polo Norte ya tiene un potencial muy

grande de enfrentamientos armados por la expansión

rusa que intenta dominar las estratégicas rutas que se

abrieron para sus cargueros y su flota pesquera. Dinamarca,

Islandia y Canadá, que tienen jurisdicción sobre

parte de esas aguas, ya mantuvieron varios incidentes

Los alimentos fueron desde siempre materia de conflicto

entre los humanos. La pesca estuvo en el centro de

esas disputas. Aunque por siglos se pensó que se trataba

de un recurso inagotable y que las nuevas tecnologías

lo iban a hacer siempre accesible. Ahora, sabemos

que no es así. Y como sucedió siempre en la Historia,

cuando los pueblos sienten amenazados sus

recursos alimenticios se lanzan con furia en procura

de lo que necesitan para mantenerse vivos.

Fuente

https://www.infobae.com/america/mundo/2018/10/21/la-guerra-delpescado/

diplomáticos con el Kremlin.

CHILE: LA INTRICADA RED DE

RESPONSABILIDADES EN EL

TRÁFICO DE MERLUZA

POR MICHELLE CARRERE

En el debate de culpabilidades todos parecen converger

en que la pesca ilegal ha sido engendrada

por múltiples razones pero donde la mala gobernanza

cumple un papel fundamental.

139 500 toneladas de merluza se desembarcaron en

2003. Hoy la cuota es de 25 000.

Hasta 300 millones de dólares anuales se transan

por pesca ilegal.

Si una caja de ocho docenas de merluzas, el pescado

tradicional de la comida chilena, es vendida en unos 40

mil pesos (60 dólares), la misma caja, pero con merluza

ilegal, puede llegar a costar 15 mil pesos (22,5 dólares)

en el mercado negro.

Aun así, las ganancias son millonarias puesto que el negocio

no está en los precios sino en los volúmenes que

se ofertan en un amplio mercado dispuesto a ofrecer

pescado traficado. De hecho, solo en dos regiones del

país, la Metropolitana y la de Valparaíso, existen 1700

ferias libres, cada una con un promedio de tres puntos

de venta de pescados y mariscos. Es así como, según

cálculos del Servicio Nacional de Pesca, unos 300 millones

de dólares anuales son transados anualmente por

pesca ilegal. En ese total, participan al menos unas 33

mil toneladas de merluza que anualmente son pescadas

sin ser reportadas, principalmente por el sector artesanal,

y luego vendidas por intermediarios a los comerciantes

de ferias y mercados.

Estas cifras se suman a un problema antiguo de pesca

Revista Pesca diciembre 2018 35


indiscriminada que en 2014 llevó a la merluza al estado

de colapso. Hoy, esta pesquería, la más tradicional e

importante del país, ha logrado una mejora dejando

atrás la categoría de agotada para ubicarse en la de sobreexplotada.

El Servicio Nacional de Pesca se muestra

optimista, sobre todo luego de las recientemente reveladas

cifras de incautaciones de pesca ilegal, realizadas

durante el pasado mes de septiembre, mientras la merluza

estuvo en veda reproductiva. Según el organismo,

se decomisó un 86 % menos de merluza negra que el

año pasado, cayendo de 4509 kilos a solo 661 kilos.

A pesar de la buena noticia, algunos prefieren no cantar

victoria. La experiencia ya les ha demostrado antes que

las estadísticas no siempre conversan con la realidad y

que más vale no fiarse de ellas.

Breve historia en picada de la merluza

Hasta 139 500 toneladas de merluza se desembarcaron

en la época de oro de la merluza. De esa cantidad, un

70 % era para la pesca industrial y un 30 % para la artesanal.

Corría el año 2003. En 2005, los desembarques

cayeron abruptamente y la cuota anual total se redujo a

73 mil toneladas, la mitad de lo habitual, y continuaría

cayendo. Por primera vez se comenzaba a hablar de

crisis de la merluza.

En 2012, la entonces nueva Ley de Pesca generó una

institucionalidad que revalorizaba el trabajo científico y

obligaba a hacer efectivas sus recomendaciones. Se

crearon los Comité Científicos Técnicos y para el año

2015 éstos recomendaron a la Subsecretaría de Pesca, y

debido a la deteriorada biomasa del recurso, establecer

una cuota total de 23 000 toneladas.

Con la caída de las cuotas a niveles nunca antes vistos,

las empresas pesqueras se fusionaron para sobrevivir a

la crisis y los artesanales continuaron siendo pescadores

individuales con sus ingresos reducidos a la mitad.

Un sistema de subsidios se puso en marcha para amortiguar

la crisis socioeconómica del sector artesanal, pero

según un estudio realizado en 2016, por el Centro de

Desarrollo y Pesca Sustentable CEDEPESCA, “en los hechos,

este sector percibe las compensaciones económicas,

por la reducción de cuotas, como claramente insuficientes

y las complementa con pesca no reportada

(ilegal) para mantener estables sus ingresos familiares

(…) por encima de los 350 000 pesos (523 dólares)”.

El estudio señala que paradójicamente “el sistema de

cuotas habría conducido a una elevación de las capturas.

Ello puesto que la sobreoferta, que se produce a

partir del pescado desembarcado ilegalmente, genera

una significativa disminución de los precios y una necesidad

económica de más pescado realimentando el

círculo vicioso de esta pesca no reportada”.

En 2017 el Fondo Mundial para la Naturaleza WWF determinó,

a partir de una investigación, que la pesca ilegal

de merluza común podría alcanzar las 40 mil toneladas

anuales: casi dos veces la cuota total anual permitida.

Y es que en las regiones de El Maule y Bío Bío, en la

zona centro sur del país, donde hay mayores concentraciones

de merluza, la pesca ilegal de artesanales es hasta

7,21 veces superior al desembarque declarado. Al

igual que CEDEPESCA, el informe señala que la principal

razón que incentiva esta práctica es la pérdida de ingresos

debido a las bajas cuotas.

Aun así, el año pasado las autoridades anunciaron una

recuperación en los stock de merluza. Según un informe

elaborado por los Comités Científicos Técnicos para recomendar

las cuotas de captura para el 2018, “este proceso

de recuperación se confirma a partir de una mejora

relativa de las tallas medias en las capturas y en los

rendimientos de pesca industriales. Del mismo modo, el

crucero de evaluación directa efectuado en agosto de

2017 muestra signos leves de recuperación, observándose

un aumento de la biomasa de un 24 % respecto a

2016”.

La merluza superó así su estado de colapso y hoy se

encuentra en la categoría de sobreexplotada con una

cuota anual de extracción de 25 mil toneladas.

Pero no todos comparten el optimismo de los organismos

de Estado. Hugo Arancibia, biólogo marino del De-

Revista Pesca diciembre 2018 36


partamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción

ríe y luego dice: “es puro artilugio matemático.

Simplemente cambian algunos criterios y la bolita de

cristal dirá que pasamos de agotado a sobreexplotado”.

Quién mató a la merluza

Según datos del Servicio Nacional de Pesca, al 2 de octubre

de este año, el consumo de la cuota global ha alcanzado

un 55 %. Es decir, que en lo que queda de

año, aún queda por extraer, holgadamente, casi el 50

% de las cantidades autorizadas. “El problema —dice

Arancibia— es que esos porcentajes están calculados

con las cifras oficiales de desembarques y no es considerada

la pesca que no fue registrada, la ilegal”.

El informe de CEDEPESCA señala que “estas capturas no

declaradas producen una distorsión enorme en la evaluación

del stock, incrementando hasta valores difíciles

de calcular la incertidumbre de dichas evaluaciones”. En

otras palabras, la sugerencia del Comité Científico Técnico

estaría ampliamente sobrepasada por lo que la real

recuperación de la merluza sigue siendo una incógnita.

Por otro lado, el biólogo marino Stefan Gelcich, quien ha

venido estudiando el fenómeno de la pesca ilegal en el

sector artesanal, explica que “los mayores índices de

ilegalidad no se dan en períodos de veda reproductiva,

sino cuando el precio de la merluza está bajo”. En ese

sentido, si bien las estadísticas de SERNAPESCA, respecto

de las incautaciones de merluza durante el mes de

septiembre son significativas en términos comparativos

al 2017, no serían determinantes para afirmar una reducción

de la pesca ilegal.

A la hora de establecer culpables, la maraña de responsabilidades

se hace difícil de desenredar. Los artesanales

culpan a los industriales, los industriales culpan a los

artesanales, los académicos culpan a los sucesivos gobiernos

y hasta la jibia, el calamar gigante, es culpable

de la crisis de la merluza.

Héctor Bacigalupo, gerente general de la Sociedad Nacional

de Pesca (Sonapesca) que agrupa a los industriales,

recuerda que “por el 2005, al mismo tiempo que

comenzábamos a darnos cuenta del escenario real de la

merluza, irrumpió la jibia que devoraba 230 mil toneladas

de merluza al año. Si ya no era sostenible la 130

toneladas de cuota, menos lo eran 360”.

Quiroz recuerda que “nosotros —los artesanales— pedíamos

que por favor los industriales capturaran la jibia,

se la llevaran. Después, como es la vida, cuando nos

quedamos sin merluza, la jibia fue una bendición”.

En el debate de culpabilidades todos parecen converger

en que la pesca ilegal ha sido engendrada por múltiples

razones pero donde la mala gobernanza cumple un papel

fundamental.

Además de la errónea percepción del estado de conservación

de la especie, plasmada en estadísticas calculadas

a partir de cifras oficiales que difieren de la realidad,

Arancibia es crítico al señalar que “los subsidios —

las compensaciones que los gobiernos entregan a los

pescadores artesanales cuando bajan las cuotas— son

incentivos perversos”. Ello puesto que “subsidian una

actividad que si no fuera subsidiada no tendría la dimensiones

que hoy tiene”.

En efecto, el sector ha ido creciendo progresivamente

en el tiempo.

En 2010, cuando el terremoto y tsunami golpeó las costas

del centro sur del país, “barcos, redes, motores llegaron

por medio de subsidios y donaciones internacionales

para apoyar a los pescadores artesanales que habían

perdido su fuente de trabajo” recuerda Arancibia.

Según señala Bacigalupo, “hubo personas que, antes

del tsunami, no tenían botes y que luego se vieron beneficiadas

con embarcaciones. O pescadores que tenían

malos botes y que recibieron otros nuevos, lo que aumentó

el poder de pesca”.

En contraposición a este aumento, la reducción a la mitad

que en 2012 se le impuso a la cuota de merluza,

provocó la ecuación fatal y miles de pescadores se quedaron

prácticamente sin ingresos.

Revista Pesca diciembre 2018 37


A pesar de ello, el registro de pescadores artesanales de

merluza ha seguido aumentando y hoy son 10 000 según

datos del Servicio Nacional de Pesca. Y es que la

pesca es un sector productivo que históricamente ha

recibido a los desempleados de otras industrias. El problema

es que “cuando hablamos de aumento de pescadores,

hablamos de aumento de los que tienen autorizados

recursos, pero también tenemos una cantidad no

determinada de pescadores que no tienen permisos y

que están también trabajando en el mar”, explica Montes.

Además, dicho registro no ha sido revisado ni actualizado

por lo que “existen personas que no están trabajando

en el mar, pero que están inscritas y cobran las compensaciones”,

dice Eduardo Quiroz, secretario de la federación

de pescadores artesanales Nuevo Amanecer,

que reúne a las principales caletas de la región de Valparaíso.

“También existen casos de personas que venden

sus cuotas y que luego siguen pescando sin registrar

los desembarcos”, explica.

Por otro lado, Montes señala que “existe una mala

orientación de los financiamientos” invertidos en proyectos

que no ven la luz y que no contribuyen al desarrollo

del sector artesanal, condenándolo a la dependencia de

los subsidios. “Existen muchos elefantes blancos: proyectos

que se postulan que no tienen un sistema de

acompañamiento, ni de chequeo para comprobar si fueron

exitosos o no. Tenemos una visión centralista de

cómo solucionar los problemas de las pesquerías y no

hay una bajada territorial a las realidades de cada caleta

o región”. Los ejemplos son varios, como un moderno

muelle en Duao que no puede ser utilizado porque fue

construido en un lugar donde la marea baja a tal punto,

que los botes no pueden atracar junto a él. O una caleta

de pescadores que logra, gracias a la consultoría de una

universidad, comercializar sus productos directamente,

prescindiendo de un intermediario, pero que vuelve a su

antigua práctica una vez que la consultoría termina porque

en realidad nunca aprendió el método.

ir a esa persona que no pesque ilegalmente, porque tiene

que poder vivir”, dice. La solución que el dirigente y

el sector artesanal en general demandan, es una redistribución

de las cuotas entre industriales y artesanales

las que actualmente están divididas en 60 % y 40 %

respectivamente.

Lo que piden los artesanales

A Quiroz no le parece justo que 10 000 pescadores artesanales

tengan que repartirse 9810 toneladas en el año

y que 14 760 toneladas se repartan entre cinco barcos

pertenecientes a dos empresas pesqueras: Pacific Blu y

Landes.

La pesca industrial de merluza en Chile se realiza mediante

la técnica de arrastre. El arte de pesca considerado

el más destructivo debido a que sus redes, de gran

tamaño y peso, se arrastran por el fondo del mar para

capturar especies marinas removiendo, aplastando y

destruyendo hábitats que albergan a una gran cantidad

de organismos. Una extensa bibliografía científica da

cuenta de estos impactos, además del hecho que la red

de arrastre captura a una gran diversidad de especies,

que no son el objetivo de la pesca, y que una vez fuera

del agua en su mayoría son descartadas y arrojadas

muertas al mar. De hecho, la Organización de las Naciones

Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

invierte actualmente esfuerzos para implementar tecnologías

que permitan reducir los impactos de la pesca de

arrastre, principalmente en la capturas de descarte.

Las merluzas de mejor calibre, que son capturadas por

la flota industrial, son exportadas a Estados Unidos, Alemania,

Venezuela, Australia, Brasil y España, mientras

que con el resto se procesan productos derivados como

por ejemplo los naguet de merluza.

La pesca que también opera por arrastre es la de crustáceos

y, según los análisis, su captura de descarte alcanza

el 20 % y es justamente de merluza.

Los pescadores artesanales ven así, en esta industria,

una amenaza que se ha visto concretada en episodios

como el denunciado en septiembre del 2014 cuando, en

plena época de veda de la merluza, barcos de arrastre

de crustáceos devolvieron al mar toneladas de estos

Revista Pesca diciembre 2018 38


peces muertos tras ser capturados por sus redes.

Además, puesto que el langostino vive dentro de las

primeras 5 millas calculadas desde la costa, los barcos

de arrastre operan dentro de este espacio que, por ley,

se le ha asignado con exclusividad a los pescadores artesanales.

La ley sin embargo, en su artículo 49, supo

incluir una excepción para la pesca de crustáceos.

Alicia Gallardo, Directora Nacional del Servicio Nacional

de Pesca, dijo a Mongabay Latam que se está trabajando

para dimensionar y analizar la incidencia de los descartes

y que “de aquí a fin de año será exigible para los

industriales, la implementación de unas cámaras que

registrarán la pesca efectiva de las embarcaciones”. Según

explicó Gallardo, después de cada desembarque

ese registro deberá ser entregado a SERNAPESCA para

que sea revisado.

El actual gobierno asumió durante su campaña la revisión

y modificación a la ley de pesca. Esto, debido a la

comprobada corrupción mediante la cual fue formulada

y aprobada en 2012. Según evidencias judiciales, la industria

pesquera cometió cohecho, al pagar a parlamentarios

y otros protagonistas del sector, para que aprobaran

esta ley que entregó a perpetuidad los derechos de

pesca a siete grupos económicos. Entre ellos, los dueños

de Pacific Blu y Landes, las dos empresas que controlan

la pesca industrial de merluza en Chile.

El pasado 12 de septiembre, el Senado aprobó la Ley

Corta de Pesca, que busca modificar la Ley General de

Pesca y Acuicultura para terminar con la renovación automática

y a perpetuidad de las licencias de captura del

sector industrial. En 2032 se podrá realizar la licitación

del 100 % de los derechos pesqueros.

Sin embargo, la medida ha generado disconformidades

dentro del sector artesanal quienes señalan que esta no

se hace cargo de las necesidades urgentes. Para ellos

los correcto es “la derogación de una ley corrupta”.

Fuente

https://es.mongabay.com/2018/10/oceanos-pesca-ilegal-de-merluza

-en-chile/?utm_source=Latam&utm_campaign=1f4bcff785 -

EMAIL_CAMPAIGN_2018_10_19_08_48&utm_medium=email&utm_t

erm=0_e3bbd0521d-1f4bcff785-77169105

PARA LA TRAZABILIDAD Y EL

ETIQUETADO DE LOS PRODUCTOS

DE PESCA

El CSIC coordina desde Galicia el proyecto europeo

SEATRACES

CSIC/DICYT El Consejo Superior de Investigaciones

Científicas (CSIC) inicia la coordinación desde Galicia de

un nuevo proyecto europeo acerca de la trazabilidad y

el correcto etiquetado de los productos de pesca, con el

que da continuidad al proyecto LABELFISH. Se trata de

SEATRACES, liderado, al igual que el anterior, por el

Grupo de Bioquímica de Alimentos del Instituto de Investigaciones

Marinas.

LABELFISH, que se desarrolló de 2012 a 2015, tenía

como cometido conocer el grado de cumplimento de la

normativa europea en materia de etiquetado y la percepción

del consumidor al respecto. Se propuso un procedimiento

estándar por primera vez en Europa para la

identificación y autentificación de especies marinas en

productos de la pesca, basado en el empleo de un marcador

genético universal. Por otro lado, se observó que

hay importantes diferencias en el correcto etiquetado de

los productos de la pesca en consonancia con el valor

comercial, tipo de producto y país.

Revista Pesca diciembre 2018 39


“A partir de estos resultados se ha diseñado un nuevo

proyecto con el que se pretende avanzar en el desarrollo

de técnicas que permitan dotar a los laboratorios de

control de herramientas para determinar con mayor eficacia

y rapidez el grado de cumplimiento con las normativas

de etiquetado europeas. En este sentido, el consorcio

desarrollará nuevos métodos para definir el origen

geográfico o la presencia de agua añadida, además

de métodos rápidos que permitan el control in situ de

especies pesqueras. Otro de los objetivos es la creación

de una plataforma europea desde la que se podrá acceder

y otra de etiquetado y autenticidad de productos de

la pesca”, avanza Carmen González Sotelo, investigadora

del CSIC en el Instituto de Investigaciones Marinas y

coordinadora del proyecto.

“También pretendemos llevar a cabo análisis de opinión

de consumidores para determinar en los seis países participantes

(España, Portugal, Irlanda, Rendo Unido,

Francia y Alemania) el nivel de interés por un etiquetado

de calidad, tales como de pesca local y sostenible o

de origen geográfico, y analizar mediante casos de estudio

los beneficios o desventajas que este tipo etiquetado

puede suponer para los productores”, añade la investigadora.

El objetivo general de SEATRACES es demostrar a los

diferentes actores de la cadena de valor y a los consumidores

que el correcto etiquetado y la trazabilidad de

los productos marinos son esenciales para proteger y

valorizar la pesca y la acuicultura de la zona atlántica,

haciéndoles ver que el fraude en el etiquetado y la pesca

ilegal representan un riesgo para la economía de la

denominada zona Atlántica de la Unión Europea y dotándoles

de herramientas que les permitan adoptar una

actitud responsable hacia la producción, comercialización

y compra de productos del mar.

El proyecto busca también demostrar, a través de casos

de estudio en cuatro regiones europeas (Galicia, País

Vasco, sur de Irlanda y centro de Portugal), cómo la

innovación tecnológica en trazabilidad y etiquetado repercute

en un incremento de los ingresos por comercialización

de productos marinos. Para ello, se prestará especial

atención al caso de los bivalvos y de la pesca artesanal,

cuyas empresas comercializadoras son fundamentalmente

pymes, con posibilidades de innovación

limitadas y que se enfrentan a un mercado en crecimiento

fuera de la Unión Europea.

El consorcio del proyecto SEATRACES cuenta con la participación

de los socios del proyecto LABELFISH, a los

que se unen nuevos socios y se incorporan a los productores.

Por España, además del CSIC como líder, participa

el Consello Regulador do Mexillón de Galicia, la

Fundación AZTI, la Xunta de Galicia, el Ministerio de

Agricultura, Pesca y Alimentación y la Agencia Española

de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Por

parte de Portugal participa el Instituto Português do Mar

e da Atmosfera y Exporsado, Comércio e indústria de

Productos do Mar. Por Irlanda, Indigo Rock Marine Research

Station y Sea-Fisheries Protection Authority y

Fastnet Mussels. Por el Reino Unido, The University of

Salford, The University Court of the University of Aberdeen,

Marine Stewardship Council y Department for Environment,

Food and Rural Affairs. Por Francia, Muséum

National D'Histoire Naturelle y Service Commun des Laboratoires.

Por Alemania participa el Max Rubner- Institut.

Además, participa el organismo internacional dependiente

de la Comisión Europea Joint Research Centre.

“Contamos con un consorcio transnacional e interdisciplinario,

con representantes que abarcan toda la cadena

de valor de los productos marinos: desde productores y

administración a consumidores, pasando por grupos de

investigación, además, están presentes todos los países

del área Atlántica”, concluye Carmen González Sotelo.

Fuente

http://www.dicyt.com/noticias/un-proyecto-europeopara-la-trazabilidad-y-el-etiquetado-de-los-productos-de

-pesca

NOTA DE PESCA

¿Podría hacerse algo similar en el Perú, en beneficio

de los consumidores nacionales de productos

hidrobiológicos?

Revista Pesca diciembre 2018 40


EL DESAFÍO DE ACABAR CON EL

SECRETISMO DE LA INDUSTRIA

PESQUERA

POR MICHELLE CARRERE

"El valor de un tiburón vivo es

más de $5 000 000 de dólares durante

su vida completa, mientras que el

valor de las aletas de un tiburón en el

mercado chino es más o menos de

$200 dólares”.

"Veías a los pescadores artesanales

sacando atunes gigantescos y los

tiburones ahí, en la bahía, buscando

las sobras de los peces. Es un lugar

bastante increíble.”

Juan Mayorga, investigador colombiano,

apasionado por el mar, trabaja

liderando una colaboración en-

Foto: Juan Mayorga

tre Sustainable Fisheries Group, un grupo de investigación de

la Universidad de Santa Bárbara en California USA, el programa

para la conservación marina Pristine Seas de National

Geographic y la organización Global Fishing Watch, creadora

de una plataforma que muestra la ubicación y la actividad

pesquera de 70.000 barcos a nivel global.

¿Cuál es el objetivo de Global Fishing Watch?

El objetivo es acabar con la falta de transparencia, que ha

sido un problema de las pesquerías globales desde el principio.

La falta de transparencia es justamente el problema que

tienen en común la sobrepesca, la pesca ilegal y la pesca no

regulada.

El objetivo de esta colaboración es potenciar las tecnologías

para avanzar en ciencia y en conservación marina.

En esta entrevista, Juan Mayorga conversa con Mongabay

Latam sobre los desafíos de las tecnologías que se están

desarrollando para investigar lo que ocurre en los océanos y

así poder trabajar en beneficio de la conservación de la biodiversidad,

pero también de su historia personal y de cómo llegó

a insertarse en las grandes ligas de la investigación marina.

Antes de que existiera esta herramienta, era muy difícil que

una persona pudiera acceder a datos de las industrias pesqueras

para saber quiénes están pescando y dónde. Es información

que tradicionalmente se ha mantenido en secreto y

muy cerca a la industria pesquera.

Global Fishing Watch está buscando romper con esa confidencialidad

tratando de que todo sea más transparente, porque

la verdad es que sin transparencia la sostenibilidad es muy

difícil de alcanzar.

Revista Pesca diciembre 2018 41


¿Esta herramienta funciona a partir del supuesto de

que todas las embarcaciones, a partir de un cierto tamaño,

tienen un dispositivo GPS para que puedan ser

rastreadas?

El arma más fuerte de Global Fishing Watch, o con la que

empezó a trabajar, son los sistemas de identificación automática

AIS que tienen los barcos. Son dispositivos parecidos a

un GPS que los grandes barcos utilizan para trasmitir su posición.

Pero estamos muy conscientes de que no todas las embarcaciones

tienen ese dispositivo, por lo que Global Fishing

Watch está empezando a incorporar otros datos diferentes

que pueden ayudar a llenar esos vacíos de información. Entonces

estamos buscando, entre otras cosas, colaborar con

los gobiernos para que ellos nos compartan información de

sus sistemas de monitoreo VMS.

¿Cómo funciona ese sistema VMS?

También es satelital, pero es un aparato que se comunica

única y exclusivamente con una central de información que

tienen los gobiernos de cada país. Cada uno tiene su información,

pero no es compartida con otros países, es privada. Entonces

se hace muy difícil la colaboración y transparencia regional.

Global Fishing Watch está haciendo negociaciones directamente

con los gobiernos para que estos compartan esa

información.

¿Y cuál ha sido la recepción de los gobiernos ante esa

propuesta?

Por ahora el país que ha tomado el liderazgo ha sido Indonesia.

A partir del año pasado este país está haciendo públicos

sus datos VMS lo cual nos ha permitido añadir a nuestra base

de datos unos 5000 barcos que antes no teníamos. Esto llena

un vacío de información muy importante, sobre todo en esa

área del sudeste asiático donde no hay muchos barcos que

tengan sistema de AIS.

También Costa Rica y Perú se han comprometido a seguirle

los pasos a Indonesia y compartir sus datos. Todavía no se

concreta, pero las conversaciones están en camino. Asimismo

con Ecuador, con Panamá y con Colombia. La idea es atraer

cada vez más países para que se unan al movimiento de

transparencia.

¿Todos los países tienen un sistema de

monitoreo VMS?

Los países alrededor del mundo que tienen

una industria pesquera desarrollada tienen

esos sistemas ya funcionando.

La flota artesanal por lo general no tiene. Por

eso estamos muy abiertos a colaborar con

personas que tengan datos o que están haciendo

proyectos pilotos, de pronto a pequeña

escala, que estén trabajando en pesca artesanal

y poner esto también en la plataforma. En

ese sentido estamos empezando a explorar

esas posibilidades con algunas comunidades

artesanales en México, pero es algo todavía

muy reciente. Por ahora la plataforma está

Foto: Juan Mayorga

dirigida a pesca industrial.

La mayor parte de la actividad pesquera que aparece en la plataforma sigue siendo por medio de AIS más los datos VMS de Indon e-

sia. También se puede ver una nueva fuente de datos, que es muy interesante, que está hecha a partir de imágenes satelitales tomadas

durante la noche. Estas permiten identificar barcos en altamar que están usando luces para atraer peces. Es otra tecnol ogía

que nos permite llenar vacíos de información, sobre todo para las pesquerías que dependen de las luces para atraer a los pece s como

por ejemplo la pesca de calamar que es muy importante en las costas de Perú, Argentina y un poco en Chile.

Revista Pesca diciembre 2018 42


¿Hay alguna investigación de pesca ilegal en que la

participación de Global Fishing Watch haya sido clave?

Sí, hay un caso muy famoso de un barco carguero chino que

se encontró con cargamento de tiburones en la reserva Galápagos.

El investigador Pelayo Salinas, que también es parte

de Pristine Seas, vive ahí, en Galápagos, y nos informó lo que

estaba pasando. Ahí mismo mis compañeros de Global Fishing

Watch y yo, lo que hicimos fue ver cuáles eran los barcos con

los que el carguero había interactuado, porque queríamos

saber exactamente de donde pudieron haber venido esos tiburones.

Entonces, efectivamente pudimos ver que antes de

entrar a Galápagos, el carguero se reunió con 4 diferentes

barcos que estaban usando palangres para pescar en esa zona

del Pacífico. No sabemos exactamente cuáles de esos cuatro

barcos o si todos descargaron los tiburones, pero digamos

que fue un ejemplo muy interesante de cómo podemos empezar

a darnos cuenta de lo que está pasando allá afuera,

cosa que antes simplemente no había ninguna manera de

saber.

¿Cómo sabían ustedes que esos barcos, que proveían

al carguero, pescaban con palangres?

Algo muy importante de Global Fishing Watch son los

modelos de inteligencia artificial que se utilizan para detectar

actividad pesquera. Son modelos capaces de diferenciar

entre diferentes artes de pesca. Los barcos se

mueven de manera distinta cuando están pescando con

una u otra arte de pesca. Un barco que utiliza redes de

cerco, que está tratando de pescar un cardumen de

atún, va a hacer una maniobra circular alrededor del

cardumen.

Un barco que está poniendo un palangre en el agua de

mil anzuelos hace un movimiento diferente, es más en

zig zag. Entonces son patrones que se pueden enseñar

a un modelo de inteligencia artificial para que los reconozca

automáticamente. Así es como podemos decir

con seguridad que ese barco está usando, por ejemplo,

palangre o cerco.

¿Por qué te interesaste en los temas marinos?

familia me inculcó desde pequeño, aun siendo de las

altas montañas de Colombia. Cuando me gradué de ingeniería,

las cosas no estaban yendo muy bien porque

no estaba muy apasionado con eso. Decidí simplemente

un día darle un giro de 180 grados a mi vida y empecé

a estudiar mucho, por mi propia cuenta, todo lo que

tuviera que ver con biología marina. Empecé a buscar

en internet programas de maestría y de doctorado en

este tipo de proyectos y así fue que poco a poco, tocando

muchas puertas, se me abrieron dos. Una fue un

grupo que se llama Sea Education Association, basada

en Massachusetts Estados Unidos, que me ofreció una

beca para participar en un programa de oceanografía y

biología marina que duraba seis meses. La idea era hacer

biología marina y oceanografía aplicada a bordo de

un velero y navegamos a través del Pacífico por un par

de meses.

Fue una experiencia bastante increíble donde aprendí

muchísimo. Fue mi primera experiencia en el campo.

Simultáneamente yo estaba aplicando maestrías y doctorados

y se me abrió otra puerta aquí en la universidad

de California, Santa Bárbara, donde existe un programa

que cada año trae a cuatro o cinco jóvenes de América

Latina para estudiar problemas de pesquerías en Latinoamérica

y ayudar a solucionarlos. Yo apliqué a ese

programa y afortunadamente logré entrar. Una vez aquí

en Santa Bárbara empecé a trabajar fuertemente con mi

profesor que es quien lidera el grupo para el que estoy

trabajando hoy, Sustainable Fisheries Group y a través

de él hice conexión con Pristine Seas.

Cuando yo estaba pensando en temas para el proyecto

final de la maestría, Pristine Seas estaba trabajando en

Galápagos, tratando de ayudar con la creación de la reserva

Marina. Entonces se presentó la oportunidad de

hacer el análisis económico del valor de los tiburones

para la economía de Galápagos. Es decir, calcular cuánto

vale un tiburón vivo para el turismo y la economía de

las islas, versus cuánto vale si lo matas y lo vendes en

el mercado chino.

Yo nací y crecí en Bogotá. Estudié ingeniería, pero siempre

tuve una fascinación por el mundo marino que mi

Revista Pesca diciembre 2018 43


FOTOS: JUAN MAYORGA

¿Y cuál fue el resultado?

¿Cuál fue la ruta de ese viaje por el océano Pacífico?

El resultado de eso fue exorbitante puesto que el valor de un

tiburón vivo, si mal no recuerdo, era más de $5 000 000 de

dólares durante su vida completa mientras que el valor de las

aletas de un tiburón en el mercado chino es más o menos de

$200 dólares. Es una diferencia grande y entonces fue un

argumento bastante decidor para negociar con el gobierno la

creación de esta área Marina 100 % protegida que ahora

existe en Galápagos.

Ese es un proyecto que fue bastante exitoso y una vez que

me gradué, se presentó la oportunidad de trabajar haciendo

análisis, parecidos a lo que hicimos en Galápagos, para otras

partes del mundo, pero también involucrándome mucho en lo

que estaba creciendo en ese momento dentro del Global Fishing

Watch.

Desde la isla de Moorea en la Polinesia francesa, cerca de

Tahití, navegamos hacia el norte hasta llegar a Hawái. Cruzamos

del hemisferio sur al hemisferio norte.

¿Qué fue lo que más te sorprendió?

Más que en un lugar específico, lo que más me impactó fue la

experiencia de estar dos meses en altamar sin ver a otro barco

en el océano Pacífico que es increíblemente gigante. Un

componente de este programa era enseñarnos un poco sobre

navegación celestial, usando las estrellas para ubicarnos. La

experiencia de navegar bajo las estrellas es algo bastante

único y especial.

Revista Pesca diciembre 2018 44


¿Nunca viste otro barco?

¿Hay proyectos nuevos?

No. Nunca vimos otro barco durante todo el tiempo que estuvimos

navegando. Excepto cuando parábamos en algunas

islas, pero cuando estábamos en altamar nunca vimos otro. Y

bueno, también me impactaron ciertos lugares espectaculares.

En nuestro trayecto pasamos por una isla que se llama

Nuku Hiva, pertenece al archipiélago de las Islas Marquesas.

Es muy pequeña con una población también muy pequeña de

nativos polinesios. Está en la mitad de la nada, es muy salvaje,

llena de vegetación, de montañas altísimas y el mar es

extremadamente productivo. Veías a los pescadores artesanales

sacando atunes gigantescos y los tiburones ahí, en la

bahía, buscando las sobras de los peces. Es un lugar bastante

increíble.

¿Cuál es el lugar en el océano que más te interesa?

La base de datos tiene un potencial gigantesco para seguir

dándonos cuenta de lo que realmente está ocurriendo en los

océanos. Hay muchas aplicaciones para seguir usando estos

datos en la creación de áreas marinas protegidas, como lo

hemos venido haciendo con Pristine seas. Entonces hay mucho

potencial para seguir haciendo lo que ya estamos haciendo.

Pero también estamos empezando un proyecto nuevo, en

donde estamos tratando de crear un mapa global de los océanos

con el que podamos identificar qué sitios alrededor del

mundo tienen que ser prioridad para la conservación marina.

No solo para proteger la biodiversidad, sino también para mitigar

el cambio climático, con la protección de reservas de

carbón que están en los ecosistemas marinos, y también para

ayudar a recuperar pesquerías que están siendo sobreexplotadas

y que pueden contribuir con la provisión de comida.

Un lugar que me parece muy interesante, tal vez es porque

desconozco gran parte de lo que está pasando ahí, es el

océano Índico. Mirando los datos de Global Fishing Watch,

hay pesquería muy importantes ahí, flotas de Francia o España

que lo que hacen es registrar sus barcos con banderas de

países de Seychelles o de Madagascar, por ejemplo, y pescar

en esa zona del océano Índico. Al mismo tiempo nos hemos

dado cuenta de que muchos barcos apagan sus dispositivos

en esa zona. Es posible que lo hagan debido a los piratas que

atacan a los barcos en la costa de África, pero es una hipótesis.

Puede haber otras razones. No sé, me parece un lugar

interesante porque hay muchas cosas ahí que no conozco.

Biodiversidad, mitigación del cambio climático y pesquerías

son los tres ejes para encontrar estos lugares alrededor del

mundo, que tienen que ser prioridad para la protección, y

queremos que este mapa se convierta en nuestra guía para

saber dónde enfocar esfuerzos.

Fuente

https://es.mongabay.com/2018/10/juan-mayorga-el-desafio-de-acabarcon-el-secretismo-de-la-industria-pesquera/?

utm_source=Latam&utm_campaign=3413f9d0bb-

EMAIL_CAMPAIGN_2018_10_26_01_27&utm_medium=email&utm_ter

m=0_e3bbd0521d-3413f9d0bb-77169965

Foto: Juan Mayorga

Revista Pesca diciembre 2018 45


PERÚ PUBLICA INFORMACIÓN

SATELITAL DE SUS EMBARCACIONES

A TRAVÉS DE GLOBAL FISHING

WATCH

Global Fishing Watch y Oceana felicitan a Perú por su

liderazgo en la transparencia pesquera.

Mientras los líderes mundiales se preparan para la quinta

conferencia anual Our Ocean (Nuestro Océano) en

Bali, Indonesia, Perú ha decidido adoptar hacer pública

la información de monitoreo satelital de sus embarcaciones

nacionales, la cual estará disponible por primera vez

a través de la plataforma Global Fishing Watch (GFW). A

partir de ahora, cualquier persona podrá observar la

actividad pesquera comercial de Perú a través del mapa

global de la plataforma, casi en tiempo real y de forma

gratuita.

Al menos 1,300 embarcaciones pesqueras industriales

de Perú, la mayor parte de las cuales no podían ser detectadas

por el Sistema Automático de Identificación

(AIS por su sigla en inglés) de GFW, pueden visualizarse

ahora a través del mapa público. Solo para Perú, el número

de embarcaciones visibles mediante GFW se incrementó

10 veces, lo que ayudará en los esfuerzos de

monitoreo y control, incluyendo el combate contra la

pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU).

Indonesia, el anfitrión de la cumbre Nuestro Océano

2018, se convirtió en el año 2017 en el primer país que

hizo pública la información de seguimiento de sus embarcaciones

mediante el sistema GFW, al incluir 5,000

embarcaciones pesqueras más pequeñas que no utilizan

AIS en el mapa GFW. Perú se convierte ahora en el segundo

país que comparte la información de su actividad

pesquera a través de GFW.

permite tener un panorama mucho más claro de la actividad

pesquera a nivel global.

“Al hacer pública la información de seguimiento de sus

embarcaciones, Perú ha dado un paso crucial para lograr

que la transparencia en la pesca sea la norma en

lugar de la excepción”, señaló Tony Long, Director Ejecutivo

de Global Fishing Watch. “Perú también utilizará

nuestra información de imágenes de pesca nocturna

para mostrar aquellas embarcaciones que operan de

noche y que aparecen iluminadas en el mapa. Felicitamos

a Perú por su decisión de ingresar su información

en nuestro mapa y acceder a la información disponible

para mejorar sus sistemas existentes y fortalecer el monitoreo

en sus aguas y en los mares adyacentes”.

Perú es el segundo país del mundo que más pesca después

de China y alberga a una de las industrias más

grandes del mundo de una sola especie, la anchoveta.

Oceana, socio fundador de GFW, ha trabajado de manera

cercana con el gobierno peruano con el fin de incrementar

la transparencia de la pesca comercial en dicho

país.

“Nos sentimos muy contentos de saber que nuestro gobierno

será uno de los primeros que aprovechará la plataforma

Global Fishing Watch,” señaló Patricia Majluf,

vicepresidente de Oceana Perú. “Una mayor transparencia

permitirá que los peruanos sean testigos de todos

los beneficios de la riqueza de nuestros recursos, ahora

y en el futuro”.

GFW utiliza información del sistema AIS que permite

rastrear el movimiento de las embarcaciones pesqueras.

Si bien AIS se utiliza para las embarcaciones más grandes

que capturan cantidades de pescado en forma desproporcionada,

agregar la información del Sistema de

Monitoreo de Embarcaciones (VMS por su sigla en inglés),

exigida por muchos gobiernos, al mapa de GFW

Los esfuerzos de Perú suceden luego de que el gobierno

canadiense expresara formalmente su apoyo al trabajo

de GFW en la reunión de ministros del G7 llevada a cabo

en Halifax a comienzos de este mes. Así como su

compromiso de promover un mejor intercambio de información,

el mejoramiento de la colaboración científica

y una inversión de hasta US$ 11.6 millones para comba-

Revista Pesca diciembre 2018 46


tir la pesca IUU.

“La transparencia es fundamental para lograr un buen

manejo de nuestros océanos, para combatir la pesca

ilegal, proteger las poblaciones de peces y sus medios

de subsistencia, mejorar la seguridad y el bienestar de

los pescadores”, agregó Tony Long. “En Global Fishing

Watch hemos asumido el compromiso de lograr la participación

de 20 países en nuestro Programa de Transparencia

para el año 2022, con el propósito de fomentar el

manejo responsable del recurso pesquero. Instamos a

otras naciones a que sigan el ejemplo de Indonesia, Perú

y Canadá.”

“Estamos ingresando a la era de la transparencia, un

concepto que puede transformar el negocio tal y como

lo conocemos, y que incluye ayudar a la industria pesquera

en el manejo sostenible de los recursos para que

podamos proteger nuestros océanos y alimentar al

mundo”, indicó Jacqueline Savitz, directora de Oceana y

cofundadora de Global Fishing Watch.

https://youtu.be/riZtuP4zous

Para mayor información:

Sarah Bladen, Directora de Comunicaciones y Proyección

Global Fishing Watch

sarah@globalfishingwatch.org

Celular: +44 79 20333832

Dustin Cranor, Director Sénior de Comunicaciones

Oceana

dcranor@oceana.org

Celular: +1 954.348.1314

Global Fishing Watch (GFW) es una organización internacional

sin fines de lucro dedicada a promover la sostenibilidad

de los océanos mediante una mayor transparencia.

Al hacer uso de tecnología de vanguardia, nuestra

plataforma de mapas virtuales le permite a cualquier

persona visualizar, descargar información e investigar la

actividad pesquera global casi en tiempo real, de manera

gratuita. GFW fue creada en el año 2015 mediante la

colaboración entre Oceana, SkyTruth y Google. Nuestro

trabajo es posible gracias al apoyo de nuestros socios

fundadores y proveedores de tecnología y datos.

Oceana es la mayor organización internacional dedicada

exclusivamente a la conservación de los océanos. Oceana

está restaurando océanos abundantes y biodiversos

mediante políticas basadas en la ciencia en países que

controlan un tercio de la captura mundial de peces silvestres.

Oceana ha logrado conseguir más de 200 victorias

ya que ha evitado la sobrepesca, la destrucción del

hábitat, la contaminación y la matanza de especies

amenazadas como las tortugas y los tiburones, lo cual

indica que sus campañas están dando resultado. Un

océano restaurado significa que mil millones de personas

podrán disfrutar de una comida sana con mariscos,

todos los días, para siempre. Juntos, podemos salvar los

océanos y ayudar a alimentar al mundo. Para obtener

más información, visite www.oceana.org.

Fuente

https://oceana.lamula.pe/2018/10/26/peru-publica-informacion-satelital

-de-sus-embarcaciones-a-traves-de-global-fishing-watch/oceana_/

Es necesario prestar atención a lo que significa plantear la explotación de los recursos pesqueros y la tributación

justa para garantizar una adecuada participación de la sociedad en la renta proveniente de esos

recursos naturales.

Es necesaria por parte del Estado la regulación y, más aun, su participación concreta como actor económico

en un área en la que se trabaja con activos cuya explotación está sujeta a una decisión intertemporal

de uso. Esto significa que si el gobierno limita su explotación en determinado año, por ejemplo, ello no

impide que al año siguiente se lo haga. La decisión de hacerlo hoy o mañana en realidad depende de como

se ponderen las funciones de utilidad de la presente y futura generación, pues el recurso es agotable

y, por lo tanto, que se lo aproveche hoy significará necesariamente poder aprovecharlo mañana y viceversa.

Revista Pesca diciembre 2018 47


ARTICULACION DE MERCADOS

ACUICOLAS

Por: José Darío Dueñas Sánchez (*)

La articulación de mercados es fundamental en el progreso

y desarrollo de los países, más aun en países como

en Perú, donde tenemos un potencial exportador,

existen regiones donde están desarrollando nichos de

mercado y cadenas de valor de productos como el Paiche.

Que es una articulación, el balance entre la oferta y demanda

siendo estas actividades un planificador de negocios

que lidere las mismas, más si se trata de microempresas

en caso de los paiches, paichicultores, primero

para articular el mercado deben en primer lugar ser

formales como empresa y si se asocian mucho mejor

para en el corto plazo identificar oportunidades comerciales,

guiarlas para acceder al mercado y más si se trata

de mercados internacionales, el panorama de las microempresas

tienen un acceso limitado al mercado de

medianas y grandes empresas, los clúster mejoran el

trabajo organizado en grupo.

Analizaremos en esta caso los paichicultores del eje carretero

Iquitos – Nauta, el acceso a las diversas piscigranja

es óptimo con una buena carretera que llega

hasta la localidad de Nauta y en donde se encuentra

diversos paichicultores y donde en asociatividad están

capacitándose para prepararse a la articulación, de la

mano con la Dirección de Producción de GORE Loreto.

Para articular los mercados un paso inicial es identificar

que se vende en el mercado, no producir por producir y

luego venderlo. Los contactos son necesarios en esta

primera etapa, por ejemplo un producto como el paiche,

debemos identificar buscar nuevos contactos comerciales,

oportunidades de negocio, por otro lado los paichicultores

contar con certificaciones y si además ingresarían

a otros mercados, que otros certificados necesitamos.

Parte fundamental son las capacitaciones en Gestión

Empresarial, Innovación, Comercial, Calidad, etc.,

las empresas mientas mayor capacitadas se encuentran

será mejor visiblemente más competitivas.

El Programa de Capacitación PIP Paiche y sobre todo el

acompañamiento es algo fundamental para los paichicultores

y ayudarlos a realizar diversas gestiones y sobre

todo apoyarlos en toda la trazabilidad del producto

desde la crianza de los alevinos hasta su comercialización.

Los procesos deben documentarse en el día a día, sin

embargo innovar es documentar todos los pasos que

necesitamos para que un proceso este óptimo. La innovación

no solo se aplica a la tecnología, se aplica a todo,

servicio, gestión, políticas internas entre otro.

La unión hace la fuerza y eso es muy cierto cuando buscamos

articular mercados, lo primero es buscar aliados,

empresas privadas y/o publicas realizar sinergias de ambos

lados, buscar beneficios en común, saber que somos

como empresa, en que somos buenos, y pasa por

eso, identificar nuestras fortalezas y debilidades.

Revista Pesca diciembre 2018 48


Los paichicultores necesitan contactos comerciales, necesitan

exposición darse a conocer y que mejor un

evento donde el comprador y vendedor se encuentren,

uno de los puntos es asistir a Seminarios que a su vez

sean articuladores de negocios. Las empresas deben

estar preparadas, es VITAL identificar las empresas

competitivas y con potencial para ingresar a mercado,

apoyarlos a tener certificaciones de calidad, existen certificados

que nos permiten acceder a mercados internacionales,

monitoreando tendencias en el mercado, desarrollar

nuevos productos (parte de innovación) gestión

empresarial nuevas técnicas de procesos, las empresas

preparadas están un paso por delante para ingresar a

los mercados internacionales.

Las ferias, ruedas de negocios, eventos, es el siguiente

paso para crecer de la mano de un ente articulador privado

o público, buscar los mecanismos que faciliten la

articulación, parte de ello las plataforma comerciales

donde cuelguen sus productos, estos productos tiene

que estar debidamente señalados con sus certificados,

oferta, volumen, ubicación geográfica, etc.

Es súper importante realizar pasantías y allí la Direpro

GORE Loreto ha realizado diversas coordinaciones para

conocer otras realidades y que vean en situ lo importante

de la articulación de mercados, sea en empresas locales

o internacionales, las pasantías es parte del conocimiento.

Para acceder a mercados uno de los mecanismos más

integrales son las ferias siendo estas locales, regionales,

nacionales y/o internacionales, entre los beneficios tenemos

encontrar a nuevos contactos, analizamos las

tendencias, conocer a nuestro potencial cliente en directo,

luego de asistir a una de ellas la clasificación del material

y elaborar la estrategia de seguimiento es importante,

entender que debemos pensar globalmente y actuar

localmente para demostrar los profesionales que

somos.

Otra estrategia es visitar páginas de interés a continuación

detallo algunas

https://www.europages.es/

https://bestfoodimporters.com/es/productos/

https://www.proveedores.com/proveedores/frutas-laroda/

www.tradekey.com

Investigación comercial es fundamental y debe ser parte

del plan comercial, para tener éxito la empresa debe

prospectar clientes y tener un seguimiento comercial, la

inclusión de los acuerdos comerciales es parte de una

buena articulación comercial, tarea titánica pero sin dejar

de ser fructífera por sus resultados que se obtienen,

definitivamente MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA una

buena gestión empresarial (llámese a esto Buenas Practicas

en la Producción de Campo, manipulación de alimentos,

inocuidad alimentaria, entre otros) La articulación

es el futuro de las microempresas. Finalmente la

sinergia entre Gobierno y Empresa es vital para el desarrollo

de los productos y armonizar un buen plan de negocio.

(*)

Consultor Negocios

Celular: (51-1) 96424184

jdaduenas@gmail.com

El recurso pesquero no aumenta en función de la demanda. Las normas deben volverse regulatorias,

limitativas y exclusivistas. (Aún cuando aquello parezca impopular). Pescar no podrá ser un derecho

sino debe ser considerado un privilegio. El privilegio será de unos pocos que se obliguen a sacar la cantidad

justa que garantice la sostenibilidad de las especies al menor costo en beneficio de la alimentación

humana. Resulta ineludible motivar un giro en la investigación y en la política de recuperación de

muchos recursos.

Revista Pesca diciembre 2018 49


PRIMER CONGRESO

INTERNACIONAL DEL ATUN

Con una importante asistencia de personas vinculadas al

sector Pesca se realizó el Primer Congreso Internacional

del atún en Lima este 14 de noviembre de 2018.

Destaca la participación y presencia del viceministro de

Pesca y Acuicultura y de los congresistas Roberto Vieira

y Fredy Sarmiento, quienes en una demostración de interés

por el tema pesquero permanecieron durante toda

la jornada, habiendo el viceministro clausurado el evento

en representación del Ministro de la Producción.

Destaca la exposición de Alfonso Miranda, presidente de

la Cámara Peruana del Atún quien concluye en lo siguiente:

PROBLEMÁTICA

ALTO PRECIO DE COMBUSTIBLES: Permitir la recuperación

de impuestos de los combustibles usados en

faenas de pesca de atún. Existen tratamientos similares

en países como USA que clasifican el ISC como luxury

tax.

FALTA DE INFRAESTRUCTURA

DEMORAS BUROCRÁTICAS PARA INTERNAMIEN-

TO DE ATÚN

COSTO DE NACIONALIZACIÓN DEL ATÚN

COMPETENCIA DESLEAL DE CONSERVAS EX-

TRANJERAS

SOSTENIBILIDAD SOCIAL Y ECONÓMICA

BARRERAS SANITARIAS

CAMBIO DE REGLAS

CONCLUSIONES

Una industria que respeta escrupulosamente los estándares

y normativas para la comercialización responsable

y sostenible de sus productos.

Una industria que defiende el mantenimiento del empleo

y producción

Una industria que apuesta por la internacionalización.

Una industria que apuesta por la innovación, desarrollo

e investigación.

Una industria comprometida con la calidad y seguridad

alimentaria.

Una industria comprometida con los principios de responsabilidad

empresarial en los ámbitos social, económico

y medioambiental.

LA CÁMARA PERUANA DEL ATÚN DEMANDA:

Aseguramiento de la materia prima en condiciones competitivas

para todas las plantas procesadoras.

Un marco legal estable, coordinación entre todas las

políticas del Estado que hagan posible una base industrial

competitiva garantizando su crecimiento y el fomento

del empleo digno y formal.

Cumplimiento del rol del Estado Peruano en favor de

reglas de juego justas en el mercado interno y externo

Eliminar las trabas a la inversión y al desarrollo. No se

piden subsidios, con que no nos pongan cargas encima

es suficiente

Nota de Pesca

Lo real es que desde la promulgación de la primera norma

que incentiva la captura de atún, el principal problema,

el primer escollo y desalentador problema hasta

hoy, es el precio del combustible y la inexistencia de

infraestructura de desembarque apropiada para un barco

atunero.

Mientras subsistan estos problemas es poco probable

que se desarrolle la pesca de atún con flota peruana a

los niveles a los que se podría llegar en otras condiciones

de precio del combustible.

Revista Pesca diciembre 2018 50


EMPANADA DE CARNE

Hechas con harina de quinua y garbanzos.

#glutenfree #dairyfree #empanadalovers

Revista Pesca diciembre 2018 51


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca diciembre 2018 52


¿CÓMO SE DEBEN

DISTRIBUIR LOS DERECHOS

DE PESCA?

La siguiente nota, publicada en el diario Gestión, merece

un análisis y comentario que se efectúa después de la

transcripción literal:

“Raúl Pérez-Reyes, ministro de la Producción, refirió que

hace falta un método que permita ver cuáles son los derechos

de pesca recaudados y cómo se están gestionando.

Durante su participación en la mesa redonda organizada

por Gestión, Intelfin y la Universidad Continental, el ministro

de la Producción, Raúl Pérez-Reyes indicó que

planteará una propuesta legislativa para modificar la distribución

de los derechos de pesca

"La ley establece un canon del 50%, que nos parece excesivo.

De hecho, vamos a plantear una propuesta legislativa

para cambiar esto, porque si le trasladamos el

50% del canon, tendríamos que trasladarle también el

50% de las obligaciones, cosa que no ocurre", indicó.

En ese sentido, el titular del Ministerio de la Producción

refirió que las obligaciones las sigue asumiendo el gobierno

central, pese a que las regiones reciben el canon.

"No queda claro el nivel de focalización de ese gasto,

porque si se analiza las condiciones de vida de las caletas

donde estamos haciendo intervenciones con desembarcaderos,

se notará una constante: no hay agua y no

hay desagüe. La pregunta es ¿qué uso tuvo el canon

pesquero? No nos queda claro. Por eso hay que transparentar

lo que se recibe con derechos de pesca y cómo se

gasta", indicó.

Asimismo, Pérez-Reyes también acotó la transparencia

es fundamental en este proceso para gravar los recursos

pesqueros. "Tenemos que visibilizar cuáles son los derechos

de pesca que se han obtenido y cómo se están gestionando",

concluyó”

Fuente

https://gestion.pe/economia/deben-distribuir-derechos-pesca-

2 4 9 4 7 9 ?

fbclid=IwAR3yqtpcbbfCXZyTohoWSPv1sNxN3jya9p0tdULI1poViR_Scc

En07wMiOw

NOTA DE PESCA

Los “derechos de pesca” deben ser el justiprecio que el

extractor paga a la Nación por el privilegio de usufructuar

un recurso natural que es propiedad de todos los

peruanos. Deben estar vinculados con el impacto que la

extracción de peces causa sobre el ecosistema, independientemente

de que genere utilidades o no, ya que la

extracción se produce en forma independiente de los

resultados del balance, el cual está sujeto a otras variables.

Se pueden extraer miles de toneladas de peces y

perder dinero por una mala gestión, por lo cual no se

pagaría impuesto a la renta; pero el impacto generado a

la biomasa y al ecosistema permanece, con ganancias o

sin ellas. Por ello el concepto de “derecho de pesca” es

la única forma con la cual el extractor aporta al país.

La estructuración del canon pesquero, se hace sobre la

incorporación del 50% de los derechos de pesca recaudados

y del 50% del impuesto a la renta de tercera categoría

del sector.

El otro 50% permanece a disposición de Produce. La utilización

de este porcentaje no es pública, no se difunde

ni se cuelga en el respectivo Portal de Transparencia del

Ministerio de la Producción, que es el ente recaudador,

por lo menos hasta ahora.

La distribución del canon pesquero sí se difunde a través

del Portal de Transparencia Económica del Ministerio de

Economía de Finanzas.

En el primer caso, el canon pesquero se distribuye entre

los gobiernos locales y regionales en base a índices elaborados

anualmente por el Ministerio de Economía y Finanzas,

dato que se puede ver en el portal del MEF. Lo

que no se puede saber es qué lo que hacen las entidades

receptoras con ese dinero. También se puede saber

que la repartición es tan deficiente, que hay municipalidades

que reciben menos de cincuenta soles, como se

puede apreciar en la misma página web del MEF.

Revista Pesca diciembre 2018 53


En el segundo caso, no se puede saber lo que PRODUCE

hace con el 50% de los derechos que recauda y si se

está cumpliendo con la normatividad vigente por cuanto

no se publica información ni rendición de cuentas. Menos

debido sería que se destinen estos dineros al gasto corriente

de la entidad recaudadora.

Lo sensible del tema es que esta tasa, al provenir de la

explotación de un recurso natural que es propiedad de

todos los peruanos, debería favorecer a todos y no a

unos cuantos.

Una forma de deducir cuánto se recauda por derechos

de pesca en general, es decir de todos los recursos hidrobiológicos

sujetos a dicho pago, es analizando las

transferencias del canon pesquero. Este canon sí tiene

una fuente abierta de información en la página web del

Ministerio de Economía y Finanzas.

Las cifras pueden apreciarse en la página 55 de la

edición de abril de la revista Pesca. La página 4

muestra una data histórica desde 1998.

Las cifras transferidas en 2017 también pueden

apreciarse en la mencionada edición. En lugar de

fraccionar 62 millones de soles en forma tan ineficiente,

bien podrían financiarse algunos programas

sociales de alimentación o mejorar infraestructura

de pesca artesanal.

https://www.yumpu.com/es/document/view/59923309/

revista-pesca-abril-2018

http://www.revistapescaperu.org/images/revistas/2018/

REVISTA_PESCA_ABRIL_2018.pdf

Transferir estas irrisorias cantidades de dinero a un gobierno

local resulta absurdo y hasta ofensivo, no solo por

la ridícula cifra sino porque demuestra que ninguno de

los funcionarios que interviene en el proceso evalúa la

situación ni toma acción correctiva o formula recomendación

efectiva alguna.

Se requiere enfocar el análisis para generar medidas integrales,

ya que hay pesquerías (como la anchoveta destinada

al CHI) con sobrecostos, (laborales principalmente),

que solo favorecen a pequeños grupos de trabajadores

que laboran alrededor de la industria reductora y no

a todo el país; y hay pesquerías que no pagan ningún

derecho, como es el caso de las especies capturadas por

la flota artesanal, que se encuentran exoneradas, por

ley, de pagar derechos de pesca.

la situación pesquera nacional y mundial era totalmente

diferente. La pota no constituía un recurso principal y la

anchoveta solo se destinaba a la harina. Estas últimas

destinadas al congelado y enlatado, son los principales

recursos de exportación del sector de CHD. Al no ser

consumidos dentro del Perú y no pagar derechos de pesca

¿qué beneficios le traen al ciudadano peruano que no

labora para el sector pesquero?

El canon pesquero se reparte entre los gobierno locales y

regionales en base a unos índices que calcula el Ministerio

de Economía y Finanzas que necesitan ser revisados.

¿En qué se invierten? No se sabe. Las cifras que se

transfiere a gran cantidad de municipalidades distritales

es tan poca, que constituye, realmente, una burla y tampoco

se conoce su destino. Parte de la agenda pendiente

en cuanto a derechos de pesca, consiste en modificar la

base legal del canon pesquero y los índices de distribución.

La ley general de pesca, dice literalmente “Los ingresos

que genere el pago de tales derechos, constituyen recursos

propios del Ministerio de Pesquería”. Actualmente la

Ley del canon constituye una modificación de la norma

al partirlos en dos: una parte para el canon y otra para

Produce. Lo debido, ahora, es destinar este último 50%

a inversión en programas sociales de alimentación. El

punto es que la pesca beneficie a las mayorías y no solamente

a los pesqueros.

En este contexto, la modificación de los derechos de

pesca, aumentando la tasa en el caso de la anchoveta

por ejemplo, sin actuar sobre la normatividad vigente

sobre el uso de dichos recursos financieros, resultaría

una medida incompleta.

Racionalizar los derechos de pesca implica subir aquellos

que deban ser subidos; modificar la normativa asignando

pago de derechos de pesca a todas las especies, o a las

que contribuyen a la exportación en forma significativa

(por lo menos); eliminar los sobrecostos existentes en la

industria; modificar la ley del canon y/o la metodología

de elaboración de los índices de distribución del canon

pesquero; establecer que el destino de los recursos recaudados

provenientes de los derechos de pesca solo

podrán utilizarse en programas sociales de alimentación,

inversión en infraestructura artesanal, o investigación de

especies principales que captura la pesca artesanal, mas

no en gasto corriente de ningún tipo, bien sea por el

Produce o por los gobiernos locales o regionales.

Marcos Kisner Bueno

Presidente de la Revista Pesca

Cuando se promulgó la Ley General de Pesca que establece

las tasas y las especies que están afectas al pago,

Revista Pesca diciembre 2018 54


PRODUCE DEFINIÓ NUEVOS

DERECHOS DE PESCA: EN ALGUNOS

CASOS SUBIRÁN EN 400%

Medida aplicará a partir del 2019. Actualmente la recaudación

por derechos de pesca promedia los S/ 50 millones anuales.

A través de una resolución emitida hoy, el Ministerio de la Producción

(Produce) publicó un proyecto de decreto supremo

donde se determinan las nuevas tasas de los derechos de pesca

por la extracción del recurso destinado al consumo humano

indirecto (anchoveta).

Actualmente la tasa del derecho de pesca para la anchoveta es

de 0.25% sobre el valor FOB por tonelada de harina de pescado

(en promedio la tonelada de harina de pescado está valorizada

en US$ 1,500).

El proyecto de decreto fija dos nuevas tasas, según el nivel de

extracción del recurso.

Así, cuando el desembarque total anual sea menor a 3.4 millones

de toneladas , el armador o titular del permiso de

pesca deberá pagar 0.27% del valor FOB por cada tonelada

descargada.

Y si el desembarque anual es mayor a las 3.4 millones de

toneladas, el derecho de pesca será de 1.26% sobre el valor

FOB por cada tonelada descargada.

Es decir, en los casos de mayores descargas de pescado, con

el cambio se pagará alrededor de 400% más que lo aportado

hasta este año por derecho de pesca. Por ejemplo, actualmente

por una tonelada de harina de anchoveta se paga US$ 3.8

como derecho de pesca (0.25% de US$ 1,500), mientras que

con el cambio, se deberá pagar US$ 18.9 (1.26%).

El ministerio indicó que la recaudación por derechos de pescapromedia

los S/ 50 millones anuales. Aún no estimó en

cuánto se podría incrementar con el cambio propuesto.

Cabe recordar que Produce había anunciado en los últimos

meses que ya estaba por definir los nuevos derechos de pesca

para la anchoveta.

El proyecto de decreto supremo –que recibirá opiniones por 15

días hábiles- señala que entrará en vigencia desde el 1ro de

enero del 2019.

Finalmente, Produce subrayó que estos fondos a recaudar

ayudarán a optimizar la infraestructura para facilitar la investigación,

vigilancia y control que permita asegurar el aprovechamiento

sostenible de los recursos hidrobiológicos, evitando la

pesca ilegal.

Fuente

https://gestion.pe/economia/produce-definio-nuevos-derechos-pescacasos-subiran-400-248800

El proyecto de norma puede leerse en el siguiente link:

https://gobpe-production.s3.amazonaws.com/uploads/document/

file/219111/rm486-2018-produce.pdf

NOTA DE PESCA

En el contexto de la temática referida a los derechos de pesca,

es de destacar que al culminar los diez años de congelamiento

de la tasa para la anchoveta dispuesta por el DL 1084, el Ejecutivo

haya decidido un incremento. También es de resaltar

que las iniciativas parlamentarias para prorrogar este congelamiento

no tuvieron éxito.

La fórmula propone un desembarque igual o mayor a los 3

millones cuatrocientos mil toneladas para que se aplique una

tasa de 1.26% sobre el valor FOB del precio de la harina de

pescado. La nueva tasa entraría en vigencia desde 2019, por

lo que no afectaría a la captura de esta ultima temporada de

2018.

Sin embargo, es bien difícil y complicado predecir el comportamiento

de los desembarques de anchoveta en un escenario de

cambio climático y de alta variabilidad en el comportamiento

de la especie. Las estadísticas de desembarque de anchoveta

publicadas en esta misma edición nos muestran que la predictibilidad

de volúmenes que permitirían aplicar ese nueva tasa

son, por lo menos, poco probables.

El tiempo dirá si esta fórmula fue beneficiosa para el país.

También nos dirá si se aplican las correcciones a la normatividad

colateral mencionada varias veces por la revista Pesca y

publicadas nuevamente en la presente edición.

Al cierre de esta edición no se ha publicado aún, la norma definitiva,

habiendo ya terminado el período de recepción de opiniones.

Revista Pesca diciembre 2018 55


¿QUÉ SENTIDO TIENE DEDICAR UN

RICO CALADERO A PRODUCIR

PIENSO PARA LOS CERDOS?

La zona más rica en pesca en todo el Atlántico suroriental

se queda sin sus más preciados recursos "gracias" a

los intereses de países que alimentan sus cerdos y sus

pollos con harina de pescado del antiguo banco sahariano.

En el caso de las heridas del sector pesquero en España

están causadas por el mal reparto de TAC y cuotas que

la Comisión Europea y el propio Gobierno central realizan

año tras año a pesar de las protestas de las organizaciones

pesqueras y, a título particular, armadores y tripulantes

de todos y cada uno de los buques que integran la

flota pesquera nacional.

Dajla, la antigua Villa Cisneros.

¿Tiene sentido dedicar un rico caladero saharaui a

producir pienso para los cerdos en Europa?

Mientras el sector pesquero español se lame sus

heridas, pescadores y ciudadanos del antiguo territorio

español de Dajla (antes Villa Cisneros) en el vecino Marruecos,

contemplan desesperados e impotentes cómo

su principal fuente de riqueza en aguas del rico caladero

saharaui, la pesca, se convierte en pienso (harina de

pescado) para los cerdos y los pollos que se crían en Europa,

principalmente en territorios de España y Alemania,

mientras que la población de aquella zona carece de

los más necesario para alimentarse y que fue base de su

sustento, el pescado. Dajla o ad-Dajla es una ciudad del

Sahara Occidental, con una población aproximada de

85.000 habitantes. Como la mayor parte del territorio,

está controlada por Marruecos.

La exportación de los recursos pesqueros propios convertidos

en pienso o harina para alimentar cerdos y pollos

españoles y alemanes que los habitantes del territorio

saharaui nunca reciben, es consecuencia de la instalación

en el área de Dajla de numerosas fábricas, en su

mayoría de capital español, y la captura sin medida de

peces de todo tipo y tamaño que realizan buques superarrastreros

que esquilman de manera inmisericorde

unas zonas de pesca que fueron muy ricas y en las que,

en la actualidad, es cada vez más difícil lograr cubertadas

que hagan rentable la pesca. Especialmente, para

los pescadores saharauis, celosos siempre de aquellas

aguas que explotaban con sentido común hasta que, hace

40 años, el poderío militar de Marruecos se impuso al

derecho de unos ciudadanos del que fue Sáhara español

y negoció con flotas –llegadas incluso de países lejanos

como es el caso de China– unos derechos de pesca que,

años después, han mermado de modo más que visible

las posibilidades de capturas de una flota saharaui en

cuya dimensión también tiene mucho que ver España.

Empresarios europeos conviven con los locales en una

aparente armonía. Pero la intranquilidad en los vendedores

de pescado de Dajla va in crescendo porque su producto

escasea y cada vez cuesta más lograr capturas

que llevar a sus mercados. La elaboración industrial de

harina de pescado, prima. Y merman las especies hasta

Revista Pesca diciembre 2018 56


hace bien poco tiempo relativamente fáciles de capturar

porque, para lograr 200 kilogramos de pienso rico en

Omega 3, se necesitan más de una tonelada de peces

que los citados superarrastreros capturan en millones de

toneladas.

La industria harinera española no es ajena a esta situación

en el Sáhara Occidental. Y Mauritania y Senegal se

suman al desastre que Marruecos propicia con su política

pesquera. El primero de estos países, lindante con la zona

sahariana que fue dominio español hasta poco antes

de la muerte de Franco, dispone ya en su territorio de 28

fábricas de harina de pescado, y Senegal quiere seguir

su estela mientras que sus ciudadanos, grandes pescadores,

recurren cada vez más a la emigración sea esta

legal o ilegal.

En definitiva, la zona más rica en pesca en todo el Atlántico

suroriental se queda sin sus más preciados recursos

"gracias" a los intereses de países que, como ya se ha

dicho de España y Alemania, alimentan sus cerdos y sus

pollos con harina de pescado del antiguo banco sahariano.

@mundiario

Fuente

https://www.mundiario.com/articulo/economia/sentido-tiene-dedicar-rico

-caladero-producir-pienso-cerdos/20181019211923135370.html

QUE LOS MALVINENSES ESTUDIEN

EN EL CONTINENTE ARGENTINO

“Promover el bienestar general, y asegurar los beneficios

de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y

para todos los hombres del mundo que quieran habitar

en el suelo argentino” reza el preámbulo de nuestra

Constitución. Es más, en su artículo 25º establece que

“El Gobierno federal fomentará la inmigración europea; y

no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno

la entrada en el territorio argentino de los extranjeros

que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias,

e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.

La Argentina es un país abierto que le dio abrigo a millones

de inmigrantes de cientos de nacionalidades distintas,

incluso a los originarios de la Gran Bretaña: irlandeses,

escoceses, galeses y hasta ingleses. Ello, no solo les

permitió huir de la pobreza de sus países de origen, sino,

también amasar fortuna en la Argentina y contribuir al

desarrollo de nuestra joven nación.

Por imperio de los Artículos 5º; 8º; 14º; 14º bis; 42º;

75º incisos 22/23 y el artículo 125º de la Constitución

Nacional la Argentina les garantiza a los residentes del

Archipiélago de las Malvinas de la Provincia de Tierra del

Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur el derecho de

estudiar, asegurar su salud, trabajar, ejercer toda actividad

lícita y otros derechos, e incluso, por aplicación del

artículo 75º inciso 17 reconocer “la preexistencia étnica y

cultural de los pueblos indígenas argentinos” garantizándoles

“el respeto a su identidad y el derecho a una educación

bilingüe e intercultural…”, garantías que también

les alcanza a los extranjeros por el artículo 20º.

En todo el territorio de la Nación no hay más aduanas

que las nacionales (Artículo 9 C.N.) ¿por qué entonces,

no habríamos de permitirles a los habitantes de Malvinas

estudiar, cuidar su salud o hacer negocios en el continente

argentino?

Ahora, una cosa es que los isleños puedan hacer todo

tipo de actividad en el continente nacional y otra “que

quienes vivan en las islas sientan que pueden llegar a

Argentina” (sic) (1) como declaró recientemente en Londres

el canciller Jorge Faurie, como si las islas Malvinas,

Georgias del Sur y Sándwich del Sur no fueran parte de

Revista Pesca diciembre 2018 57


nuestro territorio nacional.

Una afirmación de este tipo puesta en boca de cualquier

ciudadano analfabeto podría considerarse como un desconocimiento

brutal de los límites de nuestro territorio,

pero, tratándose del Canciller argentino, no deberíamos

pensar que solo se trata de un mero exabrupto -

igualmente impropio para un diplomático de carrerasino

de un bestial sincericidio, que expresaría con total

franqueza la profundización de las políticas probritánicas

de las últimas décadas, que en estos años ratificó primero,

la Canciller Susana Malcorra (2), con la firma del

Acuerdo de Foradori-Duncan y, luego, el actual ministro

Jorge Faurie, con el objeto secundario de lograr la visita

oficial al Presidente Macri de la primera ministra Theresa

May, con motivo de su presencia en la Cumbre del G20;

pero, que podría constituirse en la ocasión para anunciar

algunas de «… las medidas apropiadas para remover todos

los obstáculos que limitan el crecimiento económico

y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo

comercio, pesca, navegación e hidrocarburos»

conforme el citado acuerdo de 2016.

El ministro secretario Faurie, no puede ignorar que las

Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los

1.639.900 km2 del Atlántico Sudoccidental que ocupa en

forma preponte Inglaterra son Territorio Argentino,

cuya recuperación es “…un objetivo permanente e irrenunciable

del pueblo argentino” y, más allá de las obligaciones

que le impone el cargo, entendemos que el mismo

debe sujetarse con cierto decoro, ya que no nos imaginamos

el excéntrico Boris Johnson, entonces el Canciller

británico, mucho menos al actual, el arcaico David

Lidington, ni al más generoso de los parlamentarios británicos,

refiriéndose a Malvinas como tierra argentina.

Por cierto, no deberíamos olvidar el estado en que se

encuentra la educación y la salud pública, la alta inflación

y la presión impositiva que padecemos a la hora de

interesar a argentinos o extranjeros en realizar sus actividades

en nuestro país.

Finalmente, habría que requerirle al ministro secretario

Faurie cierta seriedad, las mínimas que rigen en las reglas

de ceremonial que este señor parece conocer, ya

que aquí, no se trata de una simple ubicación protocolar,

sino de una inaceptable colonización a la que se nos conduce

aplicando la fábula de la rana y el agua hirviendo.

Las relaciones exteriores de nuestra nación deben expresar

la voluntad del pueblo y, los argentinos, pueden soportar

la difícil situación económica en la que viven, pero

no la indignidad de perder la identidad cultural o el espacio

territorial sostenido con anterioridad al nacimiento de

la República.

1 El País, 26/10/18

2 Quien compitiera fallidamente por obtener la Secretaria

General de la ONU.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca

26 de octubre de 2018

Se puede sostener que si la sociedad desea fortalecer la protección de los recursos pesqueros, debe

compensar, a modo de indemnización, a los ciudadanos que se vean impedidos de explotarlos libremente.

Si bien a primera vista parece razonable tal compensación, lo cierto es que otras intervenciones

de la autoridad con objetivos ambientales son igualmente dañinas para el patrimonio privado y no por

ello dan derecho a indemnizaciones. Frente al argumento de respeto al derecho laboral para resistir

nuevas restricciones, se opone la obligación de la autoridad de velar por la preservación del ecosistema.

La discrepancia que pueda existir entre los operadores y la autoridad por el volumen de captura

que soporta una pesquería sin poner en riesgo las especies, debe ser resuelta por el organismo científico

en forma técnica y no politizada.

Revista Pesca diciembre 2018 58


ESPAÑA APRUEBA LAS

ESTRATEGIAS MARINAS HASTA

2020

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para

la Transición Ecológica, ha aprobado un Real Decreto por

el que se aprueban las estrategias marinas de España

con el principal objetivo de lograr y mantener un

buen estado ambiental del medio marino antes de

2020. Mediante este Real Decreto se otorga a las estrategias

marinas el valor normativo previsto para ellas en

la Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de protección del

medio marino, se establecen los mecanismos para su

aplicación y se regula un calendario de actualización de

las estrategias cada seis años.

Se cierran así los trabajos del primer ciclo de aplicación

de la Directiva Marco de Estrategia Marina, que tiene

como principal objetivo lograr y mantener un buen estado

ambiental del medio marino, a más tardar en el año

2020. Para su consecución, se crean las estrategias marinas

como herramienta de planificación del medio marino.

Por tanto, se refuerza el carácter de estas estrategias

como marco general al que deberán ajustarse las diferentes

políticas sectoriales y actuaciones administrativas

con incidencia en el medio marino.

Eliminar la contaminación del medio marino

Así, estas estrategias persiguen proteger y preservar el

medio marino, incluyendo su biodiversidad, evitar su deterioro

y recuperar los ecosistemas marinos en las zonas

que se hayan visto afectados negativamente; prevenir y

reducir los vertidos al medio marino, con miras a eliminar

progresivamente la contaminación del medio marino,

para velar por que no se produzcan impactos o

riesgos graves para la biodiversidad marina, los ecosistemas

marinos, la salud humana o los usos permitidos del

mar, y garantizar que las actividades y usos en el medio

marino sean compatibles con la preservación de su biodiversidad.

En España se han elaborado cinco estrategias marinas,

una para cada una de las demarcaciones marinas: noratlántica,

sudatlántica, Estrecho y Alborán, levantinobalear

y canaria. Para cada una de ellas se realizan una

serie de tareas consecutivas, como la evaluación inicial

del estado del medio marino, la determinación del buen

estado ambiental y el establecimiento de una serie de

objetivos ambientales a fin de orientar el proceso hacia

la consecución de ese buen estado. Asimismo, será necesario

establecer unos programas de seguimiento y, por

último, se debe elaborar y aplicar un programa de medidas

para lograr el buen estado ambiental.

Tras el cierre de los trabajos del primer ciclo de las estrategias

marinas –que ha sido evaluado positivamente

por la Comisión Europea, siendo España el segundo

país mejor valorado en los trabajos de evaluación del

medio marino, definición de buen estado ambiental y

establecimiento de objetivos ambientales y el primer país

en lo referente al diseño de los programas de seguimien-

Revista Pesca diciembre 2018 59


to- ya se ha comenzado a trabajar en el segundo ciclo.

Se cierran así los trabajos del primer ciclo de aplicación

de la Directiva Marco de Estrategia Marina, que tiene

como principal objetivo lograr y mantener un buen estado

ambiental del medio marino, a más tardar en el año

2020.

y dotar de medios adecuados las tareas de vigilancia y

seguimiento de especies y hábitats.

En este sentido, el pasado 7 de septiembre, el Consejo

de Ministros autorizó al Ministerio para la Transición Ecológica

a realizar un encargo al Instituto Español de Oceanografía

para que este organismo preste asesoramiento

científico y técnico en la protección del medio marino. En

concreto, el encargo contempla los trabajos necesarios

para la aplicación de las estrategias marinas y del seguimiento

de los espacios marinos protegidos de competencia

estatal entre los años 2018-2021. A tal efecto se destinará

un total de 25,4 millones de euros, distribuidos en

los cuatro años.

Casi el 13% de nuestros mares están protegidos

España cuenta con casi el 13% de sus aguas marina protegidas,

superando ya el compromiso internacional de

alcanzar al menos el 10% en el año 2020. La protección

de los espacios marinos y la preservación de las actividades

sostenibles costeras constituyen líneas prioritarias de

actuación del Ministerio para la Transición Ecológica.

Además de seguir trabajando para aumentar la superficie

protegida, el Ministerio está reforzando las actuaciones

destinadas a conocer y proteger nuestros fondos marinos,

ordenar los posibles usos del espacio marino

compatibles con la preservación de la biodiversidad

Para más información: Miteco

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Fuente

https://www.ecoticias.com/naturaleza/189216/Espanaaprueba-estrategias-marinas-hasta-2020

NOTA DE PESCA

Este tipo de manejo es digno de ser resaltado y

debería tomarse como modelo en el Perú, que

hasta ahora carece de cualquier tipo de política

pesquera de mediano y largo plazo. El país, en el

tema pesquero, se desarrolla según la agenda de

la autoridad de turno, pero no como parte de un

gran plan de largo plazo que diseñe una visión de

la pesquería en el Perú.

El Derecho Pesquero existe en función de la naturaleza y desarrollo de los recursos hidrobiológicos. La autoridad política

tiene que asumir que la pesca no aumenta en función de la demanda, que tiene que ser regulada para garantizar

sus sostenibilidad y que una especie extinguida es incapaz de ser regulada.

El Derecho a pescar existe en función a la disponibilidad de peces que puede ser extraídos sin perjudicar la supervivencia

de esa población y sin que su mortandad afecte al resto de las especies que se alimentan de ella.

La autoridad política tiene que asumir que la pesca no aumenta en función de la demanda, que tiene que ser regulada

para garantizar sus sostenibilidad sin ejercer un impacto negativo sobre otras especies dentro del ecosistema. Se

tiene que regular en función del recurso pesquero y no de la colectividad de pescadores.

Revista Pesca diciembre 2018 60


DESARROLLO SUSTENTABLE,

POBREZA Y CAPITALISMO

Un concepto que todos hemos escuchado alguna vez es

el de Desarrollo Sustentable. Quizás la definición más

difundida sea la de las Naciones Unidas, que se refiere a

éste como un desarrollo que puede “garantizar el bienestar

de las generaciones presentes sin comprometer el de

las futuras”, sito en el informe de la Comisión Mundial

para el Medio Ambiente y el Desarrollo que sirviera de

base para la Conferencia de Naciones Unidas de Río de

Janeiro de 1992.

Esta definición, tan escueta como poco esclarecedora,

deja muchas puertas abiertas para que gobiernos y empresas

multinacionales realicen su propia y conveniente

interpretación, amparándose en la necesidad del crecimiento

económico, para así satisfacer las necesidades

(de consumo) de las generaciones presentes.

Es así que la forestación con especies no autóctonas, el

desmedido aumento de la producción de bienes de consumo

y hasta la inundación de tierras fértiles con especies

transgénicas, intentan ampararse bajo esta ambigua

definición.

No es necesario un mayor desarrollo económico que el

actual para que el 100% de los habitantes del planeta

pueda vivir sin carencias.

Que haya miles de millones de pobres no es producto de

que el desarrollo económico no fuera suficiente para todos.

En los últimos cuarenta años, hubo un gran crecimiento

de la riqueza producida en el mundo, posiblemente

hemos tenido la mayor tasa de crecimiento económico

de la historia. Sin embargo las desigualdades, los

pobres, los indigentes, los que no tienen acceso al agua

potable, las enfermedades infectocontagiosas y la mortalidad

infantil han aumentado. La brecha entre el 20% de

los más pobres y el 20% de los más ricos que era de 1 a

30 en 1960; hoy es de 1 a 80.

Hay personas cuyos ingresos anuales superan los de países

enteros, cuyos gastos personales energéticos podrían

alcanzar para iluminar poblados completos, cuya

huella ecológica es más profunda que la de cientos o miles

de personas de bajos recursos.

Mientras las desigualdades que genera la injusta distribución

de la riqueza propia del sistema capitalista no se

reviertan, ningún crecimiento económico será suficiente

para reducir la pobreza, ni las desigualdades sociales, ni

el deterioro ambiental que sufre el planeta.

El Desarrollo debe ser Sustentable, pero esto no significa

que podemos tener un desarrollo económico ilimitado

sino que debemos tener un desarrollo basado en la redistribución

de la riqueza, en el crecimiento cultural y

social, en posibilitar el acceso a una vida digna a los que

no la tienen, en la alfabetización, el respeto por la naturaleza

y en el uso de tecnologías que permitan reducir

drásticamente el impacto ambiental de la producción de

bienes de consumo.

Ricardo Natalichio

Director

www.EcoPortal.net

Fuente

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/desarrollo-sustentablepobreza-y-capitalismo/

Debido a su impacto en los recursos marinos, la acelerada conversión de naturaleza en dinero, ha significado que

el sector pesquero encare problemas como la sobreexplotación y la sobrecapitalización, es decir, embarcaciones y

plantas en tierra más allá de la capacidad de los recursos pesqueros para hacerlas operar. A esto se agrega la pesca

ilegal. Todos estos problemas hacen imperativo ordenar la pesquería, pero no a costa del Estado. Este último no

puede asumir los costos de la irresponsabilidad o de la ineficiencia de la industria, como no ocurre en ningún otro

sector de la economía. El inversionista es responsable de su éxito o de su fracaso y no debe apoyarse en el Estado

para conseguir beneficios ni para cubrir sus pérdidas.

Revista Pesca diciembre 2018 61


LA DECADENTE INDUSTRIA

PESQUERA ARGENTINA

Nos interesa escribir para los muchos argentinos que «viven

de espaldas al mar» y para quienes comienzan a sufrir la enajenación

de nuestros recursos naturales y el encarecimiento de

los servicios públicos. Todos estamos afectados por décadas

de gobiernos, al menos, incapaces. Por ello, trataremos de

explicar sencillamente esta actividad industrial y las razones de

su decadencia.

La industria pesquera no puede escapar a las generales de la

ley en un país con gobiernos sin proyecto nacional marítimo,

pesquero y naval, con un costo interno desmesurado y creciente,

que dificulta la explotación de los recursos del atlántico

sur, dejando fuera de competencia, día a día, a esta actividad

de interés económico, social y estratégico. Nadie puede imaginar

un presente ni un futuro promisorio en ninguna actividad

exportadora, en un país con una inflación altísima, cuando

nuestros principales compradores de los productos pesqueros

en el mundo tienen una inflación anual de 1,96% (España),

1,59% (China), 2,13% (Estados Unidos), 0,47% (Japón),

1,23% (Italia) o 3,46% (Brasil). Hoy, mañana o pasado los

productos dejan de ser competitivos y en forma repetida transitamos

un verdadero cuento de la buena pipa.

La actividad agropecuaria y las capturas en alta mar se subsidian

en la Unión Europea y los países asiáticos, mientras en

nuestro país, los altos costos de la energía, combustibles, impuestos,

la falta de crédito y las altas tasas de interés vigentes

transforman en financieras a las empresas industriales para

obtener las utilidades que sería de esperar fuesen el resultado

de la actividad productiva. No puede esperarse en este escenario,

donde el gerente financiero reemplaza al de producción,

un gran desarrollo empresario. Ya vimos estos procesos con

Martínez de Hoz, Sourrouille, Cavallo y Kicillof, que desalentaron

la centralidad en producir y generar nuevos mercados.

José Hernández, escribía en 1882, en su poco conocida obra

Instrucción del Estanciero «la marcha de las sociedades en la

senda de su progreso ha sido recorrida penosamente de pueblo

cazador a pastor, de pastor a agricultor y de agricultor a

fabril…» y, con las repetidas políticas de Argentina, nuestro

país no alcanza a superar la exportación de commodities y

consolidarse como un país industrial, a pesar de tener todas

las condiciones para hacerlo, salvo (y no es poco) la llamada

dependencia, que no es otra, que las condiciones impuestas

por los países acreedores y los intereses económicos en juego.

La concesión pesquera y la exportación

Esta actividad, es muy compleja. Como pocas. Un mismo empresario

captura el recurso, lo industrializa y lo exporta. Una

cadena integrada, que quienes no la cumplen, tienen muy pocas

probabilidades de manejar su negocio. Un negocio que

Argentina, por ser mayoritariamente exportador (90%) es absolutamente

dependiente del precio internacional y, no tiene

ninguna posibilidad de controlarlo por su baja participación en

el mercado, pese, a tener un amplísimo territorio marítimo y, a

que gran parte de sus competidores como China, Rusia, Japón,

Corea, España, Taiwán, etc. pescan a gran distancia de

sus países de origen, entre ellos, en el Mar Argentino y, en

altamar, sobre especies migratorias y asociadas.

Pero, no podemos dejar de hacer notar que, pese a que los

recursos son propiedad del estado nacional y provincial, no es

el gobierno el que administra el recurso en la ZEE y mucho

menos fuera de ella, ya que ha concesionado la explotación a

los empresarios, sin exigir ni establecer las políticas más básicas

que parcialmente se fijan en el Régimen Federal de Pesca

(Ley 24.922).

Nadie imagina una concesión, donde el concesionario unilateralmente

modifica las cláusulas del contrato. La radicación industrial;

el destino de la pesca objetivo; el tipo de flota pesquera

y su antigüedad; la ocupación de espacios marítimos

estratégicos; la generación del máximo valor agregado; la ocupación

del personal; la sustentabilidad del recurso; la responsabilidad

social y, la IN-transferibilidad de las cuotas, que debiera

ser parte sustancial de la política del Estado.

En este último tema, la ausencia del prefijo «IN» es uno de los

ejes fundamentales de esa impolítica, de la pérdida de capacidad

de administración del Estado y de delegación de funciones;

ya que la ley vigente, permite la transferencia de las cuotas

de captura y consecuente privatización del recurso, dejando

en manos empresarias, la fijación de las políticas. Se agrava

el tema, cuando las principales exportadoras del país son

extranjeras y sus exportaciones se destinan a satisfacer los

requerimientos de sus propios países de origen, entre otros,

los de exportar con bajo valor agregado.

Hasta aquí primó el viejo aforisma de que “el dueño de la pesca

es el dueño del pescado”; aforisma que se aplica popularmente,

olvidando, que el recurso es de propiedad del Estado.

Por otra parte, el gobierno debe asegurarse la mayor distribu-

Revista Pesca diciembre 2018 62


ción sustentable del recurso y la máxima explotación sostenible

y, ello no se cumple, cuando 10 empresas -sobre un total

de unas 250- concentran la facturación de exportación con

1.066 millones de dólares (el 53% de un total 1.997 millones

U$S) por la venta en 2017 de 212.789 toneladas, es decir el

48% del total de toneladas exportadas; también, cuando se

afectan buques a la pesca del langostino que se destinaban a

la captura de merluza y otras especies, generando pérdidas de

empleo y, tampoco, cuando se transfieren permisos o cuotas

de captura entre las empresas o entre una provincia a otra,

etc. La pesca no solo es una actividad económica, es una herramienta

de radicación industrial, poblacional, generación de

empleo y ocupación territorial marítima.

La fijación de políticas y la administración del recurso es una

facultad indelegable del Estado y, dentro de este marco, la

empresa concesionaria debe administrar su negocio. Como

todo concesionario podrá plantear al concedente sus ideas

dentro de esta política general; pero, no es de esperar que se

modifiquen unilateralmente los ejes centrales de la política

pesquera, si la hubiese. Observamos que hacia la década del

70, los principales exportadores eran nacionales, mientras que,

en la actualidad, siete de las diez principales empresas exportadoras

son de capital extranjero y, aun, fomentando la inversión

extranjera, la política pesquera debe beneficiar al interés

nacional al que nos hemos referido, ya que la Argentina, tiene

el recurso pesquero, los puertos, la industria y los operarios

calificados y, por lo tanto, debe negociar en mejor forma con

quienes tienen el mercado, ávido de este producto.

Por ejemplo, cuando el ex Secretario de Comercio Moreno estableció

que «quienes importaban debían exportar”

(intercambio compensado) no tuvo en cuenta, que no es

lo mismo importar tecnología que exportar recursos naturales,

porque el recurso es agotable y como bien manifestó el científico

francés Antonie Lavoisier «nada se crea, nada se pierde,

todo se transforma» y, la conclusión, es que donde había varias

empresas nacionales hoy hay una sola extranjera. Nos

venden lo que debíamos fabricar y se llevan lo que debimos

procesar y vender con valor agregado y empleo.

Cuando se eligen los gobiernos, el sector interesado debiera

preocuparse sobre qué políticas va a llevar el administrador

del Estado y no, como ocurrió hasta ahora, donde los sucesivos

subsecretarios de pesca carecen de idoneidad y, los miembros

designados en el Consejo Federal Pesquero (CFP) -

quienes tienen el rol de fijar la política dentro del Régimen

Federal de Pesca- no superan la medianía en la que actúan,

demostrando durante 20 años su incapacidad para representar

al sector del que provienen, en especial -pero no excluyente-

los sureños, donde se desindustrializó, no se ejecutaron políticas

para agregar valor y se profundizó un modelo de concentración

nacido con el régimen legal vigente. Nada más elocuente

que la exportación sin valor agregado y el cierre de

plantas industriales de la Patagonia durante los gobiernos de

los Kirchner de mano de funcionarios originarios del litoral marítimo

patagónico. Una política, a la que le dan continuidad los

actuales agentes carentes de creatividad y cedentes del poder

administrador.

Se ha hablado del supermercado del mundo, pero ello no es

proveer materias primas sino exportar valor agregado y, para

tener certeza de llegar de la industria a la góndola, promover

una acción conjunta de gobierno-empresa, para agregar los

productos terminados en los mercados en las grandes capitales.

Pero no todo es obra de los sucesivos gobiernos nacionales o

provinciales. Aquí aplica el viejo dicho de «a río revuelto ganancia

de pescadores», ya que los empresarios -en generalcomo

veremos, son igualmente responsables de la decadencia

del sector.

Toda la actividad atrás de la explotación del langostino

Pese a las graves dificultades, aun la pesca no ha llegado a

una crisis terminal, porque el langostino una especie considerada

de un año de vida y, cuyo rendimiento máximo sostenible

(MSY) es imposible de establecer con un sólido fundamento

biológico para los científicos, se captura desde el 2013 en cifras

superiores a las cien mil de toneladas, y ha focalizado la

atención -por una cuestión de precio- por sobre las capturas

de las especies que dieron lugar al desarrollo empresario, la

radicación industrial en el litoral marítimo y la generación de

empleo de miles de trabajadores. ¿Qué ocurriría, si un día, por

esa imprevisibilidad que caracteriza a esta especie, su captura

cayera a las 66 toneladas de 1945; a las 275 de 1965; a las

9.835 de 1985 o a las 7.482 toneladas de 2005? Si hipotéticamente,

los desembarcos de langostino cayeran a los niveles de

1978, las exportaciones de 2017 serían de unos 770 millones

de dólares y, con estos números es fácil imaginar lo que ocurriría

con las empresas y sus operarios, que han abandonado

por el «oro rojo» la captura de las especies demersales y pelágicas,

como la merluza, el bonito, etc. o no se han apropiado

de todo el calamar, antes que se hagan de él los buques extranjeros

que, con o sin licencia inglesa operan en el Atlántico

Sur.

La Pesca en altamar y la acuicultura

La Argentina tiene una Z.E.E. de 4.799.000 Km2, en la cual,

unos 450 buques capturan unas 776 mil toneladas/año; ello,

pese a la potencialidad de capturar unos 1,8 millones de toneladas

de peces disponibles en el atlántico sudoccidental. Mientras

ello ocurre, unos 10 mil barcos chinos se dedican a la pesca

en alta mar junto a otros 60 mil buques de unos 24 países,

entre ellos, los de España, Japón, Corea y Taiwán. Ello explica

-junto a la producción de acuicultura- las razones por la que

Argentina es insignificante en el comercio mundial pesquero.

Revista Pesca diciembre 2018 63


Por ejemplo, España, con una Z.E.E. agotada de 1.040.000

Km2 y 4,6 veces inferior a la Argentina, captura unos 1,1 millones

de toneladas/año, sin contar con las toneladas que las

empresas españolas producen en Argentina. Nuestros vecinos

capturan en altamar: Chile tiene 4 flotas, 3 de ellas industriales

que van a la pesca de jurel, krill y bacalao y, otra artesanal

al pez espada. Perú, con embarcaciones artesanales salen de

las 200 millas en busca de perico y buques industriales que

van a la captura de jurel, caballa y atún.

Creemos que la Argentina, no revertirá su estatus, si no compite

con la flota internacional en alta mar e implementa un

importante desarrollo de la acuicultura continental. Por cierto,

nada de ello es posible, si el gobierno no lanza un proyecto de

desarrollo y apoyo financiero a estas actividades.

Mientras que nuestro país produce unas 5 mil toneladas en

acuicultura destinadas al consumo, en Chile esta actividad marítima

y continental, exporta 1,2 millones de tm/año, y supera

en 1,7 veces el total de las capturas argentinas. A tal punto,

que las exportaciones de Salmón de Chile fueron de 3.142 M

de U$S/año, unas 1,6 veces del total de exportaciones argentinas

2017 con 1.977 M de U$S. Perú, también está por encima

de Argentina produciendo 100 mil tm/año en esta actividad.

El valor agregado y la mano de obra

Podríamos imaginarnos los requerimientos de mano de obra

que la acuicultura generaría en nuestro país. Lo que es más

difícil de explicar, es que hace 40 años, en 1978, con una captura

total de 504 mil toneladas se ocupó más personal que con

una captura de 776 mil toneladas en 2017. Ello encuentra fundamento

por el modelo extractivo y por el cambio de las especies

objetivo, las que generan mayores ingresos, pero, menor

valor agregado. En lugar de sumar la captura de ambas especies

se cambió la matriz y, así vemos, que hacia 1978 las capturas

de merluza y otras especies alcanzaron el 88 %, el calamar

el 12% y el langostino el 0,01%; mientras que las capturas

de estas mismas especies en 2017 fueron del 56%, el 13%

y 31% respectivamente; con el agravante, que en el caso de

las exportaciones de merluza y otras especies blancas fueron

en 2017 el 58% materias primas enteras y en el langostino

esta falta de proceso alcanzó al 65% del total exportado, razón

por la cual, el reprocesado se realizó en los países importadores

o re-exportadores, como es el caso del Perú que importó

langostino de Argentina por un valor de 42 M de U$S

para su reproceso y posterior exportación, o, lo que ocurre con

la anchoíta salada exportada a España, etc. transfiriéndoles a

terceros países el mercado y la mano de obra directa e indirecta.

Reducir las capturas de las especies blancas (Merluza y

otras) y exportar productos enteros o destinados al reproceso

es una política inaceptable, similar a la de exportar ganado en

pie y, una prueba, de que los gobiernos han perdido la capacidad

de administrar el recurso para beneficio del conjunto de

los actores y la nación.

Exportar commodities delega en los países importadores la

mano de obra nacional y desde la instauración de los programas

de recuperación productiva (REPRO) hacia fines de la década

del 90, el gobierno y la industria pesquera han puesto de

manifiesto que el modelo vigente está terminado, y solo depende

de factores biológicos imponderables.

El sector está en deuda en materia de capacitación de los operarios

en todos los niveles y ello se desprende de los datos

estadísticos del INDEC, la Secretaria de Trabajo, los planes

provinciales de formación profesional, los de educación y el

CFP. Las empresas deben formar en los oficios de interés directo

y en los de apoyo a la actividad.

Falta de control, poblaciones vulnerables y desempleo

Los hogares que en la Argentina por debajo de la línea de pobreza

es del 19,6% que comprenden el 27,3% de las personas.

Dentro de ello un 3,8% de hogares indigentes que incluyen

el 4,9% de las personas. Frente a este panorama la pesca

puede ser una herramienta fenomenal de provisión de proteínas

de alto valor biológico a las poblaciones vulnerables, resolviendo

el problema de hambre y desnutrición de la Argentina.

Si prohibiésemos el descarte al mar de pescados (como ya

hizo en la Unión Europea) tendríamos 2 millones de raciones/

día de alimentos proteicos. Si pudiésemos recuperar la pesca

de Malvinas tendríamos 2,5 millones de raciones/día de alimentos

proteicos. Si pudiéramos recuperar la pesca en el

atlántico sur tendríamos 4 millones de raciones/día de alimentos

proteicos. ¡Es la política, estúpido! diría Iñaki Gil emulando

a Bill Clinton.

La Subsecretaría de Pesca refiere que en 2017 se desembarcaron

776 mil toneladas. Una cifra absolutamente inconsistente,

que no refiere a las capturas, ni distingue si se trata de especies

enteras, H&G, filetes, etc. Para iniciar una administración

sustentable del recurso debe establecerse el volumen y el tipo

de proceso sufrido previo a la descarga; las capturas ciertas;

los descartes y residuos en el mar; el stock en cámaras y, por

cierto, los valores verificados de exportación.

De las capturas máximas sostenibles y de los buques de investigación

parados por años ni hablar y, no se puede hablar de

administración confiable si no hay investigación de campo y

autónoma.

La falta de investigación y control, hace inviable una administración

eficiente del recurso por parte del Estado y, el descontrol

de las capturas, de los descartes, las sub-declaraciones y

sustituciones en los desembarques de las especies cuotificadas

son hechos ciertamente graves. Lo reflejan -entre otros- los

informes de la Auditoría General de la Nación y del INIDEP.

Tomemos solo un ejemplo: es aceptado que en la captura de

langostino se extraiga una pesca acompañante by-catch de

Revista Pesca diciembre 2018 64


merluza equivalente a un 10% (0,10); sin embargo, en Rawson

en 2017, según las estadísticas, se desembarcaron 74.905

toneladas de Langostino y solo 9,1 toneladas de merluza

(0,01%), ¿dónde están las 7.481 toneladas de merluza faltante?

¿Descartadas al mar?

En medio de este descontrol se destaca seriamente el descarte

al mar de especies capturadas, que los cálculos más conservadores

refieren a 100 mil toneladas/año, y otros expertos, al

doble. Informes técnicos oficiales del INIDEP indican que solo

de merluza se descartan por año entre 52 mil y 108 mil toneladas.

Es decir, entre el 19% y 38% del total de la merluza desembarcada.

Por su parte, la auditoría del Bco. Interamericano

de Desarrollo indica que hay un 20% de descarte y de subdeclaraciones

en las capturas. Y solo un ejemplo en miles: la

falta de control en la captura y descarga en octubre/18 de 450

toneladas de Merluza Negra valuadas en unos 14 M de U$S del

buque “Centurión del Atlántico” de la filial de Ocean Harvest

en la Argentina.

Y solo para que podamos apreciar la gravedad: las referidas

100 mil toneladas/año descartadas nos permitirían contar con

un millón de raciones de alimentos por día de la mejor calidad,

con destino a poblaciones vulnerables y la generación de miles

de puestos de trabajo.

La contaminación ambiental

Cada uno de los buques congeladores puede producir mecánicamente

unas mil toneladas de filetes de pescados congelados.

Una tripulación promedio de 40 trabajadores en su planta

procesadora realiza al año unas 6 mareas. Para elaborar esas

mil toneladas, el buque debió capturar unas 2.700 toneladas

de pescado; es decir que, al año, habrá tirado al mar unas

10.200 toneladas de residuos. Si llevamos estos números solo

a los 35 buques congeladores arrastreros, sin contar poteros,

etc. se habrán tirado por año un total de unas 357.000 toneladas

de residuos de pescados al mar. Si nos retrotraemos a

veinticuatro años atrás, cuando se firmó la ley 24.315, se habrán

tiraron al mar más de 8,6 millones de toneladas de residuos,

además de los millones de especies capturadas descartadas.

Imaginemos entonces, la contaminación marina y analicemos

las pérdidas que ello significa para la Argentina. Según la FAO,

con una tonelada de residuos de pescado se obtiene 225 kg de

harina y 50 kg de aceite. El procesamiento a bordo y el descarte

al mar de las 10.200 toneladas de residuos citados nos

impide usarlos para elaborar 2.295 kg/año de harina y 510 kg/

año de aceite de pescado; por lo cual, a un valor de exportación

de U$S 1.080 la tonelada de harina, significa una pérdida

de U$S 2.479, más el valor de U$S 1.500 la tonelada de aceite,

provoca una pérdida de U$S 765; es decir, la Argentina

pierde al procesar a bordo y descartar los residuos de los 35

buques congeladores-procesadores arrastreros un total anual

de unos U$S 113.540, a lo que deberían sumarse las pérdidas

y la contaminación derivadas de los descartes al mar las especies

mal llamadas “no comerciales”.

Agreguemos, que se requieren unas 4,9 toneladas de residuos

de pescado para obtener la harina y el aceite necesario para

producir una tonelada de salmón. Es decir que, si la Argentina

quiere incursionar en la acuicultura o maricultura, aquí o en

otro territorio, a la usanza de la política de China o España,

debería asegurar una utilización plena de los residuos. Cualquiera

sea el caso, no se pueden tirar toneladas de proteínas,

mientras hay cientos de miles de niños pobres desnutridos.

El consumo interno y mercados concentradores

La Argentina está entre los 10 países de menor consumo de

pescado. Con 4,5 kg per cápita/año solo supera a Paraguay,

Guatemala, Bolivia, Honduras, Nicaragua y otros pocos países

y está por debajo del consumo promedio mundial de 18,4 Kg/

año y del promedio de África (9,1 Kg), Asia (20,7 Kg), Estados

Unidos (24,1 Kg), Unión Europea (22 Kg) y América Central y

el Caribe (9,9 Kg).

Habría que tener en cuenta, entonces, que si todas las exportaciones

de congelados, frescos, conservas, salados, a excepción

del langostino, se destinasen al mercado interno, los argentinos,

alcanzarían un consumo per cápita de 11,5 kg/año,

es decir, aún por debajo del promedio mundial. No obstante,

la empresa incrementaría sus ingresos y generaría mayor valor

agregado y empleo.

La instalación de mercados concentradores reduciría el oligopolio

de la actividad y la transparencia de las operaciones;

facilitando el acceso de las materias primas a los compradores

nacionales y pequeños y medianos exportadores. Para aumentar

el consumo interno, el gobierno debería -además de garantizar

la calidad- implementar campañas de educación alimentaria,

donde se destaquen las virtudes nutricionales y sanitarias

del consumo de pescado. Un modelo, a seguir, es el alemán,

que importando el 89% de lo que consume y teniendo un consumo

per cápita de 15,2 Kg/año (tres veces superior al argentino)

da cursos gratuitos a los consumidores sobre gastronomía

pesquera.

El tipo y antigüedad de la flota pesquera

En la Pesca, el buque es un elemento fundamental. Su antigüedad,

seguridad y capacidad tecnológica son sustanciales

para minimizar los riesgos de los embarcados, lograr una captura

eficiente y realizar un menor esfuerzo con mejores resultados,

para reducir los costos operativos.

También el tipo de buque define la política pesquera. El viejo

pleito de congeladores versus fresqueros continúa empatado,

bajo pretexto de que los congeladores proveen productos de

mayor calidad; argumento, que se cae al descongelarse ade-

Revista Pesca diciembre 2018 65


cuadamente las materias primas en las plantas industriales,

como nuestros profesionales lo demostraron técnicamente en el

control de la calidad del mayor comprador de Argentina

(Carrefour) para consumo interno entre 1998 y 2002, que proveía

la mejor calidad de pescados frescos, muchos de ellos, originalmente

congelados. No obstante, la Argentina utiliza una

tecnología antigua en los barcos fresqueros, ya que hace años

que es posible utilizar buques con sistemas RSW (Refrigaret Sea

Water) que almacenan las capturas con agua de mar refrigerada

circulante a ± 0 C y las desembarcan con una calidad superlativa.

La utilización de buques congeladores para la pesca en la Z.E.E.

reduce el valor agregado y el número de operarios en el proceso

industrial. Se aduce que la disminución de fresqueros y el

proceso en tierra, se funda en evitar la conflictibilidad laboral. Si

diéramos como cierto este criterio muchas industrias podrían

desaparecer importando los productos, para eliminar el trato

gremial. Entendemos, que tal vez una dirigencia madura -

empresaria y gremial- busque nuevos mecanismos de relación

para asegurar una actividad económica y socialmente sustentable.

Respecto a la antigüedad de flota, de mediana antigüedad hace

unos 30 años, hoy tiene -en general- un promedio de entre 37

y 46 años según su tipo, mientras que en Galicia este promedio

es de 28 y en el país vasco de 14 años. Seguridad, costos de

mantenimiento y rendimientos están en la picota.

Si bien la tarea del personal embarcado es difícil, no podemos

naturalizar la muerte de estos operarios en la actividad extractiva.

No. Desde el año 2000 a la fecha, se hundieron o siniestraron

64 pesqueros con una pérdida de 86 tripulantes muertos,

desaparecidos o heridos de gravedad y, está, en las autoridades

de control, verificar la seguridad en cada una de la salida de los

buques. Por cierto, la aprobación de las leyes de Marina Mercante,

fluvial e industria naval pesquera promovidas por el Senador

Pino Solanas, pueden ser una importante herramienta

para renovar la flota, en tanto se presenten nuevamente aquellos

artículos referidos a la financiación que vetó el P.E.N.

La política internacional del gobierno

Ya hemos nos referimos a la falta de políticas y de administración.

Ahora nos preguntamos, ¿qué hace la Cancillería y el Ministerio

de la Producción para asegurar una mejor penetración

de nuestros productos con mayor valor agregado? Solo stands

de promoción. Una cuestión empresaria que da lugar al turismo

de funcionarios. Es decir, absolutamente nada. O peor aún,

acuerdos que no responden al interés nacional. Tomemos, por

ejemplo, el caso de España. Es el mayor destinatario de las licencias

pesqueras británicas (90%) de Malvinas y, en forma

paralela, nos compra materias primas enteras para su procesamiento

en la península, tal es el caso del langostino, que encabeza

el ranking del país con 50 mil tm/año. Solo con venderle

«colas», nos hubiesen ingresado unos 35 millones de U$S/año

más. Y ¿qué hace el gobierno para acordar con los buques españoles,

chinos, coreanos o taiwaneses que pescan ilegalmente

los recursos migratorios argentinos? O ¿qué acuerdan con Uruguay

sobre el uso de sus puertos por buques que capturan ilegalmente

en el Atlántico Sur?

Pero, es en la situación de Malvinas y del Atlántico Sur, donde

los gobiernos demuestran mayor ineptitud (¿?). El Canciller, el

ministro o secretario del área respectiva y el Subsecretario de

Pesca son, a mi entender, responsables -al menos- de incumplimiento

de deberes de funcionarios públicos y, de violación de lo

previsto en la Constitución Nacional. Solo los buques extranjeros,

con licencia ilegal británica de Malvinas desde 1976 han

extraído recursos pesqueros en la “Zona Económica Exclusiva

Argentina” en un promedio anual de 200 mil toneladas por un

valor de cuatrocientos millones de dólares a la primera venta,

es decir, que en la comercialización final de esos productos el

país ha perdido unos 2.800 millones de U$S/año y en estos 42

años, unos 117.600 millones de dólares. A ello sumemos todos

los buques extranjeros que pescan en la ZEE Argentina o especies

migratorias o asociadas fuera de ella.

Resaltaré, al respecto, que los buques extranjeros pescan «sin

autorización argentina en aguas argentinas» y que, la explotación

de los recursos en nuestro territorio marítimo está limitada

por las Res. ONU Nº 37/9 y, por analogía por las Res. ONU

Nros. 3171/73 y 3175/73 y afines y, previo retraer la situación

al 1 de diciembre de 1976, como claramente lo indica la Res.

ONU Nº 31/49, y, esencialmente, violar el Régimen Federal Pesquero

(Leyes 24.922 y 26.386) y la CONVEMAR (Ley 24.543) en

nuestra condición de país ribereño. Deberíamos preguntarnos

¿por qué no se ha exigido el pago de los derechos y colocado

multas a las empresas de los buques extranjeros, equivalentes

al monto extraído, que reparen el gravísimo daño económico y

biológico ocasionado -y que aún ocasionan- a la Argentina, con

las consecuencias ambientales, industriales, laborales y nutricionales

que implica. Perú -no Canadá, de quien tienen experiencia

de represión los españoles- que no es signatario de la CONVE-

MAR defiende mejor su “Mar Territorial de 200 millas”, aquel

que defendíamos por la Ley 17.094 en 1966.

Cuarenta años de quejas y el mismo remedio. ¿No será hora de

innovar? Tengamos en cuenta: chinos y rusos vienen por nuestros

recursos y que «…cuando vinieron a buscarme, no había

nadie más que pudiera protestar» (Martin Niemöller, 1946).

Dr. César A. Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario

de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Titular Universidad UNNE y

FASTA, Asesor del Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor,

Escritor, autor de 24 libros y cientos de artículos de la especialidad.

Revista Pesca diciembre 2018 66


CHILE: IMPUESTOS A PESCA

INDUSTRIAL SUBEN 12% DESDE LA

LEY DE 2013 Y SUPERAN LOS US$ 40

MILLONES ANUALES

M. Gutiérrez V.

Entre 2012 y 2017, este rubro desembolsó US$ 221,9

millones en tributos, y para este año la estimación del

gremio es que se añadan otros US$ 58 millones.

En cerca de 12% aumentó el monto anual de los gravámenes

que paga el sector pesquero industrial luego de

la entrada en vigencia en 2013 de la polémica Ley de

Pesca. Estos tributos ya sobrepasaron los US$ 40 millones

al año, inquietando al rubro por el impacto en su

competitividad.

Los datos corresponden a un estudio realizado por el

exsubsecretario de Pesca del gobierno de Patricio Aylwin,

Andrés Couve, y que fue adelantado a "El Mercurio"

por Sonapesca, la mayor asociación gremial del sector.

El análisis revela que en 2012, año previo a que

partiera la ley, este sector pagó US$ 36,8 millones en

impuestos, cifra que subió a US$ 37,2 millones en 2013.

Al cierre de 2017 fueron US$ 41,1 millones. Así, en cinco

años el salto es de unos US$ 4,2 millones (cerca de

12%).

El año pasado, la participación de los gravámenes respecto

de la valorización de los desembarques del sector

industrial, llegó a 11,1%, mientras que en 2012 era de

9,3% (ver infografía). En 2017, la pesca artesanal pagó

tributos por US$ 2,9 millones, que equivalen a 0,52%

de sus desembarques.

desembarque.

Entre 2012 y 2017, las pesqueras industriales pagaron

impuestos por US$ 221,9 millones, correspondiendo en

casi un tercio a impuesto específico. Para 2018, Sonapesca

estima que la carga tributaria de este sector podría

rondar los $38.752 millones, unos US$ 58 millones.

Sonapesca lamenta que esta industria deba pagar el

royalty sectorial sobre la tenencia de licencias de pesca,

independiente de si las cuotas de pesca asignadas se

puedan a no efectivamente pescar; mientras, en la minería

esto va en función de los resultados operacionales.

La semana pasada, Sonapesca y empresas interpusieron

una demanda en el Tribunal de Defensa de la Libre

Competencia en contra de la Subsecretaría de Pesca por

reservar para empresas de menor tamaño un porcentaje

relevante de la cuota de sardina y jurel.

Artesanal

Entre 2013 y 2017, la pesca artesanal pagó impuestos

por US$ 9,1 millones.

Fuente

http://diario.elmercurio.com/2018/11/20/economia_y_negocios/

economia_y_negocios/noticias/C3CAF4A0-46C3-4949-AD22-

53E7DF2AD4C6.htm?id={C3CAF4A0-46C3-4949-AD22-53E7DF2AD4C6}

El documento explica que los gravámenes que paga el

sector industrial son: impuesto específico, patente pesquera,

subasta de permisos especiales de pesca (PEP),

licencias transables de pesca (LTP) y certificación del

Revista Pesca diciembre 2018 67


LA PESCA SIN CONTROL PONE EN

RIESGO A LOS OCÉANOS

Alejandra Espino

Con motivo del Día Mundial de la Pesca, la ONG

Marine Stewardship Council advierte de que la

pesca sostenible es la única manera de garantizar

los recursos marinos para las generaciones

futuras.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número

14 de las Naciones Unidas llama a «conservar y utilizar

de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos

marinos». No en vano, tres cuartas partes del planeta

son agua y hasta el oxígeno que respiramos proviene,

en última estancia, de los océanos. Además,

más de 3.000 millones de personas dependen

de la biodiversidad marina y costera para su

sustento y la pesca marina emplea directa o indirectamente

más de 200 millones de personas en todo el

mundo, según datos de la ONU.

Pero la sobreexplotación pesquera –que la FAO sitúa en

torno al 30% del total, porcentaje que alcanza el 90%

en el Mediterráneo– supone un serie peligro para los

océanos y mares. Además, el aumento de la acidez de

las aguas, que ya llega al 26% debido a la absorción de

emisiones de CO2, tiene como consecuencia la desaparición

de muchas especies, lo que también altera el

equilibrio mediambiental.

La sobreexplotación pesquera alcanza el 90%

en el Mediterráneo

«A pesar de que España es el cuarto productor de

pescado, con más de 900.000 toneladas, y el primer

consumidor a nivel de gasto per cápita, con 25

kilos por persona al año, en las metas del ODS 14 puntúa

muy bajo, sobre todo en conservación de la biodiversidad

marina, la limpieza de las aguas y la sostenibilidad

de las actividades pesqueras», señalaba Laura Rodríguez,

directora de Marine Stewardship Council

(MSC) en España y Portugal, durante la jornada

Primeras conversaciones sobre pesca sostenible. Rodríguez

tiene claro que la solución a los problemas a los

que se enfrenta el medio marino para el el impulso de

la pesca sostenible.

Desde MSC definen la pesca sostenible como aquella

actividad pesquera que «implica dejar suficientes peces

en el mar, respetar los hábitats de las especies y garantizar

así que las personas que dependen de la pesca

puedan mantener su medio de vida en el futuro».

Trabajar de acuerdo con los estándares de pesca sostenible

no es fácil, ya que supone un cuidado y un

tiempo de trabajo mucho más elevadosque cuando

se faena sin seguir estos criterios. En la Federación

de Cofradías de Guipúzcoa, una de las primeras en recibir

la certificación de MSC, lo saben.«Hicimos una reflexión

muy profunda, pero todos nos convencimos de

la necesidad de adoptar este camino», reconoce Miren

Garmendia, gerente de esta federación de pescadores.

Para dar visibilidad a las prácticas de pesca sostenible,

MSC cuenta con el sello azul, un programa de certificación

de pesca sostenible. El Estándar de Pesquerías de

MSC mide la sostenibilidad de cualquier tipo de pesquería.

Para realizar esta evaluación se atiende a tres

principios: el estado de las poblaciones de peces,

el impacto ambiental y la gestión pesquera eficaz.

«Además, este sello de certificación asegura también

una trazabilidad, es decir, el producto que se compra

en el mostrador de la pescadería puede ser

Revista Pesca diciembre 2018 68


astreado hasta una pesquería sostenible. El sello

azul es la herramienta con la que el consumidor puede

reconocer que ese producto cumple con los estándares

de pesca sostenible de la ONG y por ello, garantiza que

el pescado que consumimos hoy estará disponible para

las siguientes generaciones, ayudando a evitar la destrucción

de la vida marina y proteger los océanos»,

cuentan desde la ONG.

Gracias a este sello, el producto que se compra

en el mostrador de la pescadería puede ser rastreado

Consumo con conciencia

España es un país de mar donde se come mucho y

buen pescado. El estudio MSC Percepciones del consumidor

sobre pesca sostenible pone de manifiesto que

casi nueve de cada diez personas «disfrutan mucho

comiendo pescado y marisco»y el 37% de la

muestra se considera verdaderos «amantes» de los productos

del mar.

Respecto a los factores que tienen en cuenta los españoles

a la hora de comprar pescado, la salud, la seguridad,

la frescura y el sabor son los principales. Aunque

la sostenibilidad no ocupa los primeros puestos a la hora

de llenar la cesta, los españoles sí están concienciados,

al menos, de manera teórica. El 91% cree que los

peces deben estar protegidos para las generaciones futuras,

y el 89% desearía recibir más información de las

compañías sobre la sostenibilidad de sus productos. El

estudio de MSC revela que solo el 34% de los consumidores

ya están familiarizados con el sello

azul de pesca sostenible y reconocen haberlo visto previamente.

Fuente

https://ethic.es/2018/11/pesca-sostenible/

Una causa económica del acelerado deterioro de los stocks de los recursos pesqueros es que a la fecha

algunos los recursos pesqueros se entregan a los extractores y por ende a los industriales, a una tasa

de derechos de pesca sumamente baja, y otros totalmente gratis.

Algunos recursos como la anchoveta y la merluza generan un pago al Estado por su extracción, llamado

derecho de pesca. Pero el volumen de las exportaciones no guarda equidad con el pago que hacen por

derecho de pesca de extracción. El caso más notorio es el de la pota, que constituyendo el principal recurso

de exportación de CHD no está afecto al pago de derechos de pesca debido a que es capturado

por la flota artesanal.

Y … los recursos artesanales no están obligados al pago de derechos de pesca porque así se estableció

en la Ley General de Pesca, promulgada en un contexto promotor de la actividad extractiva, que ya no

es válido en las circunstancias actuales.

Si los costos de producción son artificialmente rebajados, por ejemplo, gracias a derechos de pesca bajos

o gratuitos, entonces se permite la existencia de grupos económicos que tienen acceso gratuito o

muy barato a los recursos pesqueros.

Revista Pesca diciembre 2018 69


¿Antojado de algo rico y saludable?... ya puedes pedir nuestras pizzas a través de Uber Eats. Recuerda que atendemos

de lunes a sabado de 9:00 am a 8:30pm y domingos y feriados de 9:00 am a 6:00 pm

#pizzalovers #glutenfree #dairyfree #veganpizza#deliciosamentesaludable #quinoalovers

Revista Pesca diciembre 2018 70

More magazines by this user
Similar magazines