REVISTA PESCA FEBRERO 2019

mkisner

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Proporciona información e ideas obtenidas de diversas fuentes, que exponen la temática de la pesca en el Perú y el mundo, con el objeto de contribuir a la formación de opinión propia en base a la lectura de las notas publicadas.

EDICION DIGITAL FEBRERO 2019 Nº: 211w - 2/19 www.revistapesca.blogspot.com

DIRECTORES FUNDADORES: ELSA ESPARZA / ALEJANDRO BERMEJO

¿PODREMOS SEGUIR CONSUMIENDO PESCADO?

LOS CONTRAPRODUCENTES SUBSIDIOS A LA PESCA

¿CÓMO AFECTARÁ EL

CAMBIO CLIMÁTICO LAS

PESQUERÍAS DEL MUNDO?

LAS TRECE DERROTAS DE MALVINAS PARTE 2:

LA SOSTENIDA ENTREGA DEL MAR

ARGENTINO A GRAN BRETAÑA

LATINOAMÉRICA PERMITE

QUE CHINA SE APROPIE

DE SUS PUERTOS

CONCHAS DE ABANICO:

LAS PEPITAS DE ORO

DEL MAR PERUANO

LA PESCA ARTESANAL COMO RETO Y POSIBILIDAD DE LOS NUEVOS GOBIERNOS

REGIONALES

BANDERAS DE CONVENIENCIA, LA PATRIA DE LOS OCÉANOS

Revista Pesca febrero 2019 1


TARIFAS DE PUBLICIDAD 2019

Ponemos a su disposición tarifas de publicidad

competitivas y el acceso a la publicación de artículos

y temas que fuesen de su interés. Su

anuncio puede ser acompañado con un publirreportaje

sobre su empresa o sobre el tema que

Usted desee.

Para publicidad interior en la edición de la revista,

enviar su diseño en formato PDF indicando en

qué página desea que sea colocado.

EDICION REVISTA PESCA

MENSUAL

Página interior 300.00

Media página interior 150.00

Cuarto de página interior 75.00

Facturación y cobranza

Los precios están expresados en soles. Se coordinará en su momento la forma y oportunidad de pago.

Si desea anunciar con nosotros, contáctenos. Estaremos gustosos de atenderlos. Para mayores detalles sírvase

dirigirse al correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia de la

necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del cuidado del

medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre la

problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis individual.

https://issuu.com/revistapesca

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca febrero 2019 2


Revista Pesca febrero 2019 3


Fundada en 1960 FEBRERO 2019 * Vol. 211 * Número 2-19

C O N T E N I D O

EDITORIAL 2

EL SECTOR PESCA EN CIFRAS 3

OCEANO Y AMBIENTE 8

Contaminación de larga data 9

Cinco gigantescas islas de plástico 11

Cómo afectará el cambio climático las pesquerías 13

Las tortugas marinas están muriendo 18

El salmón amenazado por el cambio climático 20

Piensos acuícolas suplementados 21

Insumo para reemplazar la harina de pescado 23

Japón se retira de la comisión ballenera 24

BITACORA 26

Para seguir comiendo pescado 27

China pone en jaque a la flota gallega 30

El pesquero ilegal más grande del mundo 31

China se apropia de los puertos latinoamericanos 33

Cocer el pescado 35

Banderas de conveniencia 36

Costa Rica y los grandes pelágicos 42

Comemos plástico a través del pescado 43

La pesca en áreas protegidas 44

Conchas de abanico en el Perú 46

La pesca comercial se impone sobre la protección 49

La anchoveta en nuestra dieta 51

Exportaciones peruanas de alimentos 53

Tamaño óptimo de un buque pesquero 54

POLITICA Y PESCA 56

Los derechos de pesca 58

Los desafíos de la pobreza y la anemia 60

La Pesca artesanal 61

Programas sociales y la anchoveta 64

Los contraproducentes subsidios a la pesca 65

Política: sentidos y significados 67

Las 13 derrotas de Malvinas (2) 69

Subsidios a la pesca: perversidad y deterioro 73

Fresqueros langostineros e industria nacional 75

Jibia (pota) la disputa en Chile 78

La pesca artesanal como reto de los Gores 80

Mar de Grau, mar de nadie 82

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos

firmados, los cuales son de responsabilidad de sus autores.

Revista Pesca febrero 2019 1


EDITORIAL

La gestión de los recursos pesqueros tiene que hacerse sobre la base de información técnica y científica adecuada.

Promocionar el consumo de productos pesqueros es beneficioso dentro del concepto de seguridad alimentaria;

pero estimular o incentivar la actividad extractiva sin saber certeramente si el ecosistema marino de

Humboldt y los ríos, lagos y lagunas peruanas admiten mayor esfuerzo pesquero, se convierte en una promoción

irresponsable.

No solamente para ejecutar programas de incentivos es preciso conocer los límites sanos de extracción de los

hábitats de los recursos pesqueros, sino también para efectos de su regulación. La fijación de cuotas o límites

a la extracción de todos los recursos, así como su administración, necesita investigación adecuada y que sea

pública.

En este sentido la información científica disponible por la comunidad pesquera peruana ¿es suficiente? La data

actualmente existente y proporcionada por el ente científico ¿permite realmente regular la extracción debidamente?

El establecimiento de cuotas individuales de pesca para la anchoveta y la merluza fue facilitado debido a que

ambos recursos habían sido exhaustivamente estudiados por años y se tenía abundante información sobre los

mismos, así como una data precisa sobre el tamaño de la flota pesquera dedicada a su extracción.

Algo similar podría decirse del jurel y caballa; pero ¿es la misma situación con los demás recursos donde la dimensión

de la flota no es muy precisa y además existe un alto componente de informalidad?

El discurso político no es suficiente. Para ir hacia la sostenibilidad se necesita información científica sólida, no

solamente de la anchoveta, sino de todos los recursos. Para obtenerla es necesario hacer investigación.

No se puede gobernar, administrar ni ordenar lo que no se conoce. Mientras no conozcamos a profundidad

nuestros recursos pesqueros, sus biomasas, los límites máximos de extracción de cada recurso, y sus períodos

de desove para fijar vedas, el ordenamiento seguirá siendo un componente más de declaraciones líricas en los

discursos políticos.

Un país sin visión del largo plazo, sin objetivos que se respeten de un gobierno al siguiente, solo creará agendas

de corto plazo sin garantía alguna de continuidad ni éxito. Pensar en la conveniencia del momento, relegando

la necesidad e importancia del planeamiento integral y de largo plazo es lo que está dañando a la República

y a su pesquería desde hace mucho tiempo.

Revista Pesca febrero 2019 2


Revista Pesca febrero 2019 3


EJECUCION PRESUPUESTAL DEL

SECTOR PRODUCCION EN 2018

Las cifras de ejecución presupuestal del sector Producción están referidas al total del gasto, es decir, gasto corriente y

gasto de inversión. En la presente edición se muestra el comportamiento total que indica que el pliego más eficiente en

el gasto fue el INACAL.

El pliego que muestra menor eficiencia es el propio Ministerio, es decir el pliego 38, en el cual están incluidos los sectores

industria, pesca y pymes.

Fecha de la Consulta: 01-enero-2019

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

TOTAL 157,158,747,651 187,304,890,468 175,153,893,005 167,653,949,328 162,502,111,550 160,548,878,724 153,365,319,044 85.7

Nivel de Gobierno E: GOBIERNO NACIONAL 115,381,884,467 111,761,842,815 105,264,236,804 103,666,672,580 101,216,302,249 100,673,902,148 96,237,154,974 90.1

Ejecución

Sector PIA PIM Certificación Compromiso Anual

Atención de

Compromiso Mensual

Devengado

Girado

Avance %

1 27: FUERO MILITAR POLICIAL 21,255,264 21,754,388 21,748,423 21,748,223 21,708,267 21,708,267 21,358,857 99.8

2 22: MINISTERIO PUBLICO 1,824,408,000 1,940,619,713 1,944,383,586 1,925,163,250 1,933,935,680 1,925,984,727 1,830,666,278 99.2

3 20: DEFENSORIA DEL PUEBLO 65,145,000 72,443,571 71,489,382 71,370,751 71,369,794 71,369,794 68,738,779 98.5

4 40: DESARROLLO E INCLUSION SOCIAL 4,474,653,368 4,358,360,723 4,273,604,389 4,270,408,373 4,266,777,871 4,265,356,901 4,179,785,672 97.9

5 39: MUJER Y POBLACIONES VULNERABLES 456,517,951 457,119,583 450,303,782 449,201,509 447,176,348 445,848,430 427,795,823 97.5

6 07: INTERIOR 10,195,546,120 11,298,342,378 11,012,050,504 10,944,150,361 10,911,718,996 10,898,952,771 10,565,183,468 96.5

7 04: PODER JUDICIAL 2,290,317,387 2,487,324,456 2,474,345,024 2,469,806,329 2,467,521,665 2,383,690,631 2,296,545,524 95.8

8 08: RELACIONES EXTERIORES 812,800,796 887,225,987 854,314,611 852,025,943 848,321,410 848,272,013 813,942,818 95.6

9 26: DEFENSA 7,600,413,770 8,498,254,914 8,289,099,523 8,170,883,119 8,123,727,656 8,039,135,348 7,632,427,009 94.6

10 03: CULTURA 592,575,661 619,456,946 594,717,644 590,134,989 586,842,905 583,723,914 564,075,477 94.2

11 11: SALUD 9,918,585,442 9,370,949,457 9,048,784,095 8,965,195,989 8,817,345,825 8,778,173,522 8,254,915,199 93.7

12 16: ENERGIA Y MINAS 892,047,712 1,656,481,662 1,579,572,719 1,553,620,940 1,550,030,159 1,547,379,173 1,477,161,014 93.4

13 24: TRIBUNAL CONSTITUCIONAL 39,273,000 42,623,551 41,281,746 39,797,394 39,768,490 39,768,490 39,433,318 93.3

14 31: JURADO NACIONAL DE ELECCIONES 43,197,978 208,993,846 196,776,867 196,071,041 194,595,211 194,451,801 190,732,744 93.0

15 09: ECONOMIA Y FINANZAS 25,178,974,136 23,820,679,535 22,270,207,215 22,216,051,220 22,026,562,582 22,018,278,908 21,893,379,942 92.4

16 21: CONSEJO NACIONAL DE LA MAGISTRATURA 29,008,000 39,920,288 37,924,055 37,923,895 36,568,114 36,567,637 34,796,225 91.6

17 05: AMBIENTAL 606,341,696 681,740,039 644,638,697 638,117,950 633,294,820 623,981,397 592,868,538 91.5

18 32: OFICINA NACIONAL DE PROCESOS ELECTORALES 58,642,327 565,056,032 527,024,664 520,462,348 514,537,647 514,427,786 372,212,762 91.0

19 10: EDUCACION 14,232,558,127 11,739,033,530 11,032,789,351 10,763,139,783 10,550,185,351 10,483,801,270 9,871,091,463 89.3

20 35: COMERCIO EXTERIOR Y TURISMO 599,132,410 642,820,599 574,661,938 572,338,314 569,028,565 568,073,381 537,595,232 88.4

21 36: TRANSPORTES Y COMUNICACIONES 14,278,377,405 11,701,747,453 10,903,766,535 10,662,869,462 10,351,864,227 10,338,445,692 9,474,106,480 88.4

22 12: TRABAJO Y PROMOCION DEL EMPLEO 551,944,786 519,227,956 460,869,279 455,571,949 451,992,872 451,720,217 436,124,159 87.0

23 19: CONTRALORIA GENERAL 537,686,900 669,586,761 599,473,698 588,160,850 572,805,038 572,305,786 561,569,188 85.5

24 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,319,465 774,917,484 769,058,472 760,743,511 714,013,217 83.4

25 33: REGISTRO NACIONAL DE IDENTIFICACION Y ESTADO CIVIL 367,053,258 478,975,262 409,974,331 394,319,751 395,587,433 394,919,023 362,571,398 82.5

26 06: JUSTICIA 1,928,442,376 2,171,955,714 1,957,054,998 1,939,179,900 1,815,816,610 1,732,278,445 1,601,793,994 79.8

27 37: VIVIENDA CONSTRUCCION Y SANEAMIENTO 5,427,910,973 5,145,359,277 4,468,190,203 4,173,027,526 4,131,830,825 4,077,418,006 3,667,765,671 79.2

28 13: AGRICULTURA 2,038,570,387 2,802,616,888 2,632,694,319 2,363,834,287 2,242,966,863 2,197,919,608 1,988,108,636 78.4

29 28: CONGRESO DE LA REPUBLICA 708,032,291 709,777,837 600,618,672 578,462,417 551,815,437 551,644,663 541,789,395 77.7

30 01: PRESIDENCIA CONSEJO MINISTROS 8,767,049,949 7,241,589,877 6,501,557,090 6,468,717,236 5,321,547,114 5,307,561,037 5,224,606,694 73.3

Fuente: Portal del MEF

Revista Pesca febrero 2019 4


Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,319,465 774,917,484 769,058,472 760,743,511 714,013,217 83.4

Ejecución

Pliego PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

038: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 451,995,323 461,192,127 367,648,023 358,430,252 357,754,596 357,479,233 341,698,530 77.5

059: FONDO NACIONAL DE DESARROLLO PESQUERO -

FONDEPES 94,269,358 144,556,139 141,125,055 137,968,346 136,325,623 134,494,567 117,822,470 93.0

240: INSTITUTO DEL MAR DEL PERU - IMARPE 93,667,316 97,506,863 94,183,089 93,218,257 90,692,727 89,910,609 87,436,833 92.2

241: INSTITUTO TECNOLOGICO DE LA PRODUCCION - ITP 139,536,000 112,575,411 105,186,499 103,595,792 102,711,062 97,508,732 91,891,583 86.6

243: ORGANISMO NACIONAL DE SANIDAD PESQUERA-

SANIPES 32,177,000 63,441,267 50,549,583 50,042,000 50,006,391 49,932,042 45,737,106 78.7

244: INSTITUTO NACIONAL DE CALIDAD (INACAL) 33,777,000 32,532,785 31,627,216 31,662,837 31,568,074 31,418,328 29,426,694 96.6

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,319,465 774,917,484 769,058,472 760,743,511 714,013,217 83.4

Pliego 038: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 451,995,323 461,192,127 367,648,023 358,430,252 357,754,596 357,479,233 341,698,530 77.5

Ejecución

Unidad Ejecutora PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

001-1086: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 282,607,906 279,385,229 217,330,352 215,655,445 215,077,644 215,074,985 207,993,546 77.0

003-1516: FOMENTO AL CONSUMO HUMANO DIRECTO - A

COMER PESCADO 7,880,221 11,761,650 11,639,321 11,596,168 11,596,166 11,596,166 11,177,865 98.6

004-1590: PROGRAMA NACIONAL DE INNOVACION PARA LA

COMPETITIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD 67,245,396 100,969,578 84,876,140 83,806,653 83,719,207 83,719,207 77,851,570 82.9

005-1681: PROGRAMA NACIONAL DE INNOVACION EN PESCA

Y ACUICULTURA 94,261,800 69,075,670 53,802,210 47,371,987 47,361,579 47,088,876 44,675,548 68.2

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,319,465 774,917,484 769,058,472 760,743,511 714,013,217 83.4

Pliego 240: INSTITUTO DEL MAR DEL PERU - IMARPE 93,667,316 97,506,863 94,183,089 93,218,257 90,692,727 89,910,609 87,436,833 92.2

Unidad Ejecutora 001-193: OFICINA DE ADMINISTRACION-

IMARPE 93,667,316 97,506,863 94,183,089 93,218,257 90,692,727 89,910,609 87,436,833 92.2

Ejecución

Categoría Presupuestal PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

0068: REDUCCION DE VULNERABILIDAD Y ATENCION DE

EMERGENCIAS POR DESASTRES 2,992,341 2,998,832 2,940,292 2,940,244 2,940,244 2,479,691 2,479,691 82.7

0094: ORDENAMIENTO Y DESARROLLO DE LA ACUICULTURA 7,479,297 7,330,225 7,170,949 7,170,921 7,170,734 7,170,734 7,070,723 97.8

0095: FORTALECIMIENTO DE LA PESCA ARTESANAL 4,545,630 4,508,548 4,483,922 4,483,982 4,483,510 4,483,510 4,432,297 99.4

0137: DESARROLLO DE LA CIENCIA, TECNOLOGIA E

INNOVACION TECNOLOGICA 10,378,369 11,833,779 10,935,592 10,753,969 10,754,019 10,606,047 10,442,036 89.6

9001: ACCIONES CENTRALES 22,719,038 22,994,929 22,739,770 22,651,790 22,651,789 22,478,196 20,923,022 97.8

9002: ASIGNACIONES PRESUPUESTARIAS QUE NO RESULTAN

EN PRODUCTOS 45,552,641 47,840,550 45,912,564 45,217,351 42,692,431 42,692,431 42,089,065 89.2

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,319,465 774,917,484 769,058,472 760,743,511 714,013,217 83.4

Pliego 241: INSTITUTO TECNOLOGICO DE LA PRODUCCION - ITP 139,536,000 112,575,411 105,186,499 103,595,792 102,711,062 97,508,732 91,891,583 86.6

Unidad Ejecutora 001-194: INSTITUTO TECNOLOGICO DE LA

PRODUCCION - ITP 139,536,000 112,575,411 105,186,499 103,595,792 102,711,062 97,508,732 91,891,583 86.6

Ejecución

Categoría Presupuestal PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

0093: DESARROLLO PRODUCTIVO DE LAS EMPRESAS 103,442,284 74,182,866 69,331,075 68,003,536 67,411,626 62,632,036 58,028,657 84.4

0095: FORTALECIMIENTO DE LA PESCA ARTESANAL 965,985 1,007,366 990,658 902,367 907,846 904,201 894,270 89.8

9001: ACCIONES CENTRALES 21,206,587 22,106,511 20,800,160 21,003,778 20,638,139 20,350,953 19,726,169 92.1

9002: ASIGNACIONES PRESUPUESTARIAS QUE NO RESULTAN

EN PRODUCTOS 13,921,144 15,278,668 14,064,606 13,686,111 13,753,451 13,621,542 13,242,487 89.2

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 790,456,640 774,916,210 769,243,327 765,655,727 713,977,590 84.0

Pliego 059: FONDO NACIONAL DE DESARROLLO PESQUERO -

FONDEPES 94,269,358 144,556,139 141,132,236 137,979,362 136,414,989 134,583,182 117,818,823 93.1

Unidad Ejecutora 001-192: FONDO NACIONAL DE

DESARROLLO PESQUERO-FONDEPES 94,269,358 144,556,139 141,132,236 137,979,362 136,414,989 134,583,182 117,818,823 93.1

Función 11: PESCA 94,269,358 144,556,139 141,132,236 137,979,362 136,414,989 134,583,182 117,818,823 93.1

Ejecución

División Funcional PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

004: PLANEAMIENTO GUBERNAMENTAL 1,138,485 1,185,483 1,184,001 1,184,001 1,184,000 1,184,000 1,171,345 99.9

006: GESTION 10,001,830 14,014,206 13,857,059 13,827,955 13,827,459 13,804,117 12,885,392 98.5

009: CIENCIA Y TECNOLOGIA 289,127 324,326 318,070 313,470 313,470 313,470 303,049 96.7

011: TRANSFERENCIAS E INTERMEDIACION FINANCIERA 2,305,460 5,746,240 5,684,194 5,395,140 5,395,042 5,395,042 5,041,088 93.9

018: SEGURIDAD JURIDICA 526,460 580,026 579,625 579,625 579,625 579,625 574,611 99.9

026: PESCA 68,135,063 108,608,144 105,762,851 102,972,833 101,410,075 99,649,292 85,101,787 91.8

027: ACUICULTURA 10,604,000 12,413,704 12,122,497 12,082,807 12,085,767 12,048,788 11,239,747 97.1

049: EDUCACION TECNICA PRODUCTIVA 1,268,933 1,684,010 1,623,939 1,623,530 1,619,551 1,608,849 1,501,803 95.5

Fuente: Portal del MEF

Revista Pesca febrero 2019 5


En el caso del pliego 38, Ministerio de la Producción, el gasto incluye pesca, industria y pymes. El presente cuadro desglosa

el gasto por subsectores:

Fecha de la Consulta: 07-enero-2019

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 782,950,051 774,916,135 769,113,797 765,118,264 724,398,081 83.9

Pliego 038: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 451,995,323 461,192,127 360,975,687 358,177,323 357,722,234 357,446,872 344,492,197 77.5

Ejecución

Función PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado

Girado

Compromiso Mensual

03: PLANEAMIENTO, GESTION Y RESERVA DE CONTINGENCIA 159,906,201 203,609,719 168,304,549 166,202,944 165,905,892 165,905,892 156,504,169 81.5

08: COMERCIO 2,713,919 2,713,919 0 0 0 0 0 0.0

11: PESCA 204,562,127 196,940,348 135,573,600 135,283,543 135,175,060 134,899,698 132,322,658 68.5

14: INDUSTRIA 76,395,490 49,821,371 49,051,319 48,651,472 48,601,919 48,601,919 47,626,006 97.6

24: PREVISION SOCIAL 8,417,586 8,106,770 8,046,219 8,039,363 8,039,363 8,039,363 8,039,363 99.2

Año de Ejecución: 2018

Incluye: Actividades y Proyectos

Sector 38: PRODUCCION 845,421,997 911,804,592 782,950,051 774,916,135 769,113,797 765,118,264 724,398,081 83.9

Pliego 038: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 451,995,323 461,192,127 360,975,687 358,177,323 357,722,234 357,446,872 344,492,197 77.5

Función 03: PLANEAMIENTO, GESTION Y RESERVA DE

CONTINGENCIA 159,906,201 203,609,719 168,304,549 166,202,944 165,905,892 165,905,892 156,504,169 81.5

Ejecución

Unidad Ejecutora PIA PIM Certificación Compromiso Anual Atención de

Avance %

Devengado Girado

Compromiso Mensual

001-1086: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 92,660,805 95,237,050 77,085,456 75,748,896 75,539,289 75,539,289 72,315,311 79.3

004-1590: PROGRAMA NACIONAL DE INNOVACION PARA LA

COMPETITIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD 67,245,396 100,969,578 84,571,698 83,806,653 83,719,207 83,719,207 77,887,530 82.9

005-1681: PROGRAMA NACIONAL DE INNOVACION EN PESCA

Y ACUICULTURA 0 7,403,091 6,647,396 6,647,396 6,647,396 6,647,396 6,301,328 89.8

El siguiente cuadro muestra la ejecución del gasto referido exclusivamente a proyectos de inversión, sin considerar el

gasto corriente.

Fecha de la Consulta: 07-enero-2019

Nivel de Gobierno E: GOBIERNO NACIONAL 65,411,068,767 10,621,712,824 17,592,087,813 15,221,669,117 11,676,617,597 76.7 87,709,399,189

Sector 38: PRODUCCION 395,920,812 153,947,467 279,074,017 256,134,705 193,659,442 75.6 743,527,720

Pliego

Ejecución al año Ejecución año

2018

2016 2017 PIA PIM Devengado Avance %

Ejecución Total

038: MINISTERIO DE LA PRODUCCION 132,773,043 51,129,105 159,756,659 106,715,429 73,328,457 68.7 257,230,605

059: FONDO NACIONAL DE DESARROLLO PESQUERO -

FONDEPES 155,325,510 78,146,004 61,143,358 101,399,195 92,464,726 91.2 325,936,240

240: INSTITUTO DEL MAR DEL PERU - IMARPE 1,334,205 679,062 3,600,000 6,473,661 3,269,330 50.5 5,282,597

241: INSTITUTO TECNOLOGICO DE LA PRODUCCION - ITP 103,755,727 18,444,328 54,324,000 28,176,069 22,544,626 80 144,744,680

243: ORGANISMO NACIONAL DE SANIDAD PESQUERA-

SANIPES 2,732,327 5,548,967 250,000 13,370,351 2,052,303 15.4 10,333,598

Fuente: Portal del MEF

Revista Pesca febrero 2019 6


LIMA, PERU

Revista Pesca febrero 2019 7


Revista Pesca febrero 2019 8


CONTAMINACIÓN DE LARGA DATA:

OCÉANOS Y PLAYAS DE PLÁSTICO

Por Verónica García*

Las toneladas de residuos plásticos que terminan diariamente

en los mares tardan decenas de años en degradarse

o jamás lo hacen; sus consecuencias se revelan

cada vez más preocupantes para la vida marina y para

la humanidad toda.

Foto: WWF.

El primer polímero sintético de importancia comercial

fue la baquelita, inventada en 1907 por Leo Baekeland.

Este primer plástico (del griego plastikos: moldeable) se

comenzó a producir en 1910 y a comercializarse para la

industria eléctrica, la automotriz, la de la comunicación

y en la joyería. Ya en los años 30 emergieron otros polímeros

con distintas propiedades, como la transparencia

o la capacidad de aceptar colores, pero el incremento

de su producción hasta los años 50 fue lento. Fue a

partir de esa década, con el advenimiento de diferentes

tipos de materiales plásticos, que el crecimiento

en la producción y el consumo fue exponencial.

Esta situación se mantuvo hasta el 2000.

Actualmente, sigue en aumento de manera lineal,

con un promedio de crecimiento del 4% anual.

Desde 1950 hasta 2015, se estima que se han producido

8.300 millones de toneladas de plásticos, de las cuales,

en uso, todavía hay 2500 millones de toneladas (30

%). Según cifras de la Unión Europea, el 42 % de la

producción total de plástico se emplea para packaging,

es decir, plásticos de un solo uso. Los plásticos que son

bienes de consumo representan el 22 %, los materiales

de construcción el 20 %, y las aplicaciones de la industria

automotriz, eléctrica y de la agricultura un 9 %, 6

% y 3 %, respectivamente.

Foto: Archivo DEF.

El 60 % de todos los plásticos producidos desde los

años 50 fueron descartados y están acumulados en rellenos

sanitarios o en los ambientes terrestres y marinos;

solo se reciclaron 600 millones de toneladas, es

decir, un 9 %, y se incineraron 800 millones de toneladas

(12 %). Los plásticos son extremadamente durables

y permanecen en el ambiente decenas de

años.

Los residuos plásticos que no son manejados correctamente

llegan al mar a través de los pluviales, los ríos, el

viento, o por medio de las personas que los arrojan. Solo

un 20 % se estima que proviene de desperdicios que

se arrojan desde los barcos, contenedores que se caen

en altamar, y artes de pesca que se pierden. Por todos

estos descuidos y desmanejos, entre 4,8 y 12,7 millones

de toneladas de residuos plásticos al año, terminan en

los mares.

En la provincia de Buenos Aires, el porcentaje de plásticos

en las playas es de más del 80 %, en un área censada

de más de 1 millón de metros cuadrados. Las consecuencias

son fáciles de observar: playas sucias, animales

muertos y una creciente preocupación porque en

cada muestra de agua de mar o de agua de botella hay

partículas de plástico. De hecho, Argentina está entre

los 30 países que más contaminan los mares con residuos

plásticos. Los residuos sólidos de plástico, vidrio

o el material de embalaje tardan mucho

tiempo en degradarse, o no lo hacen nunca.

Revista Pesca febrero 2019 9


Contaminación en varios niveles

Los plásticos de baja densidad (bolsas de plásticos, tapa

de botellas, sogas) flotan en la superficie, mientras que

los de alta densidad (telas, filtros de cigarrillos, sogas de

nylon, botellas enteras, utensilios) terminan en el fondo.

Por acción del clima, los plásticos abandonados en las

playas o que flotan en el mar terminan reduciéndose a

partículas pequeñas con gran capacidad de dispersión.

La contaminación por plásticos en los seres vivos tiene

consecuencias en distintos niveles. Los daños macroscópicos

de los plásticos en los animales como estrangulamiento,

atragantamiento, asfixia, laceraciones, son bien

conocidos; sin embargo, los microscópicos no, y se cree

que pueden tener la misma gravedad que los ocasionados

por los pesticidas.

“ Entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de residuos

plásticos al año terminan en los mares”

Los daños de los microplásticos pueden ser físicos o químicos,

y cuanto más pequeños son los microplásticos,

más daño pueden ocasionar, ya que tienen la capacidad

de penetrar en los órganos y tejidos. La contaminación

por plásticos disminuye la fecundidad y reduce la supervivencia

de las crías. Los daños a nivel de la comunidad

incluyen cambios en la composición de las especies y

hasta la creación de nuevos hábitats, como la

"platisfera", una comunidad de al menos mil tipos distintos

de microorganismos que viven en la superficie de los

residuos plásticos y pueden ser nocivos para los seres

vivos marinos y humanos.

Estos plásticos que terminan en los océanos contienen

una gran concentración de agentes tóxicos que persisten

luego en el sistema digestivo de la fauna marina y

que afectan directamente nuestra mesa. estudios sobre

especies comerciales encontraron plástico en sus tejidos,

lo que indica que los estamos consumiendo al incluirlos

en nuestra dieta.

Por ser sustancias orgánicas, que persisten y se acumulan

en el ambiente, y por el daño que ocasionan a los

seres vivos, los residuos plásticos son considerados por

algunos científicos como análogos a los compuestos orgánicos

persistentes como los pesticidas, insecticidas,

organoclorados o PCB.

Existe un consenso en cuanto a cuáles son los abordajes

que requiere este problema tan complejo:

1) Reducir la demanda y la producción de plásticos

2) Promover el desarrollo de nuevos materiales biodegradables

3) Requerir que los productores y consumidores contribuyan

al costo del reciclado o manejo de la basura para

los productos plásticos

4) Prohibir el exceso de packaging

5) Prohibir productos plásticos, como bolsas de polietileno,

utensilios de un solo uso fácilmente reemplazables

y microplásticos en productos de limpieza

6) Educar a la población sobre los riesgos ambientales y

para la salud

7) Promover el reúso de los materiales

8) Utilizar tecnología o intervenciones mecánicas o naturales

para capturar sólidos en ríos, arroyos y pluviales

9) Promover la limpieza de playas e involucrar a la industria

en el proceso. La estrategia más conveniente es,

definitivamente, reducir la entrada de basura plástica al

mar

El problema de la contaminación por plásticos en nuestras

playas requiere de un esfuerzo mancomunado entre

todos los niveles de la sociedad, desde los gobiernos,

los productores de plástico, la industria que los utiliza,

los consumidores y las organizaciones encargadas del

manejo de los residuos urbanos.

*La autora es coordinadora del Proyecto Basura Marina

de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

Fuente

https://www.infobae.com/def/def-medio-ambiente/2018/11/27/

contaminacion-de-larga-data-oceanos-y-playas-de-plastico/

Foto: Archivo DEF.

Revista Pesca febrero 2019 10


5 GIGANTESCAS ISLAS DE PLÁSTICO

INTOXICAN LOS OCÉANOS Y LA

SALUD HUMANA

Durante unas pocas décadas, los humanos han

arrojado toneladas sobre toneladas de basura en

el océano. Uno de los elementos más devastadores

de esta contaminación, es que los plásticos

tardan miles de años en descomponerse. Como

resultado, los peces y la vida silvestre se están

intoxicando. En consecuencia, las toxinas de los

plásticos han entrado en la cadena alimentaria,

amenazando la salud humana. En los lugares más

contaminados del océano, la masa de plástico supera

la cantidad de plancton seis veces. Esta es

una gran evidencia que deja innegable el problema

de los océanos contaminados. Es molesto que

no se estén realizando más esfuerzos de limpieza.

Este estudio de caso es parte de una colección de páginas

desarrolladas por estudiantes en el curso de introducción a la

geología y salud humana de 2012 en el Departamento de

Ciencias de la Tierra, Universidad Estatal de Montana. Aprende

más sobre este proyecto en https://serc.carleton.edu/

NAGTWorkshops/health/case_studies.html

Las tres islas plásticas

El Gran Parche de Basura del Pacífico, también conocido como

Vortex o giro de la basura del Pacífico, se encuentra en el

Océano Pacífico Norte central y es más grande que el estado

de Texas. También hay parches de basura en el océano Índico

y Atlántico. Los parches se definen como que contienen

una mayor cantidad de plástico en comparación con los océanos

circundantes. Hasta la fecha, se han descubierto cinco

parches en total.

Los plásticos se transportan y convergen en el océano donde

las corrientes se encuentran. Esto significa que como resultado

se acumulan enormes islas de plástico. Los científicos de

SES (Sea Education Society) estudiaron plásticos en el Atlántico

y calcularon que hay 580,000 piezas de plástico por kilómetro

cuadrado.

Fuentes de toxinas plásticas que entran a la cadena

alimentaria oceánica

En cuanto al plástico que ingresa al océano, aproximadamente

el 20% de la basura proviene de barcos y plataformas que

están en alta mar. El resto de las fuentes de basura arrojadas

al mar, recogidas por las mareas en la playa, o el tirado de

basura intencional. La peor parte es que estos plásticos no se

biodegradan, por lo que se rompen en pequeños pedazos que

son consumidos por los peces y los mamíferos marinos. El

plástico está matando a más de 100,000 tortugas marinas y

aves al año por ingestión y enredo.

Los productos químicos en los plásticos se liberan en el agua

y en la atmósfera. Los peces se contaminan fácilmente de los

químicos en el agua. Este es un enlace directo de cómo los

químicos plásticos entran en la cadena alimenticia. Ver Earth

Times para más información sobre esto en http://

www.earthtimes.org/pollution/plastic-contamination-atlanticocean/377/

Los plásticos llegan a los humanos impactando la salud

Revista Pesca febrero 2019 11


Diferentes plásticos están repartidos por todo el océano. A

medida que la espuma de poliestireno se rompe en partes

más pequeñas, los componentes se hunden en el océano, de

manera que el contaminante se propaga por toda la columna

del mar.

De hecho, las toxinas en el plástico no solo afectan el océano,

sino que actúan como esponjas, también absorben otras toxinas

de fuentes externas antes de ingresar al océano. Como

estos productos químicos son ingeridos por los animales en el

océano, esto no es bueno para los humanos. Nosotros como

humanos ingerimos peces y mamíferos contaminados.

junto con los ftalatos (mencionados anteriormente). Ambos

son de gran preocupación para la salud humana. BPA se utiliza

en muchas cosas, incluyendo botellas de plástico y materiales

de envasado de alimentos. Con el tiempo, las cadenas

de polímeros de BPA se descomponen y pueden ingresar al

cuerpo humano de muchas maneras, desde beber agua contaminada

hasta comer un pez que está expuesto a las toxinas

degradadas. Específicamente, el BPA es un químico conocido

que interfiere con la función hormonal humana.

Rolf Halden, profesor asociado en la Escuela de Ingeniería

Sostenible y la Universidad Estatal de Arizona, ha estudiado

los efectos adversos de los plásticos en los seres humanos y

hasta el momento ha llegado a la conclusión de que es casi

imposible determinar el perfil exacto de los efectos de los

plásticos sobre la salud de los seres humanos. Esto se debe al

hecho de que el problema de la contaminación plástica en los

seres humanos se propaga a nivel mundial; Casi no hay sujetos

no expuestos. Dicho esto, es evidente que los productos

químicos no son saludables para los humanos. Para obtener

más información sobre los estudios de Halden sobre plásticos

en la Universidad Estatal de Arizona, vea Impactos de los

plásticos en la salud humana y los ecosistemas

Prevención de la contaminación

Como afirma Rolf Halden, la única manera de que disminuya

esta producción de plástico insostenible sería un cambio mundial

en el uso del petróleo, debido a la preocupación ambiental.

Alrededor del 8% del uso mundial de petróleo proviene de

la fabricación de plásticos.

Para obtener más información sobre este tema sobre las toxinas

en el océano, consulte este artículo de National Geographic.

http://news.nationalgeographic.com/news/2009/08/090820-

plastic-decomposes-oceans-seas.html

Hay diferentes formas en que el plástico es peligroso para los

humanos. La toxicidad directa de los plásticos proviene del

plomo, el cadmio y el mercurio. Estas toxinas también se han

encontrado en muchos peces en el océano, lo cual es muy

peligroso para los humanos. El ftalato de dietilhexilo (DEHP)

contenido en algunos plásticos es un carcinógeno tóxico.

Otras toxinas en los plásticos están directamente vinculadas a

los cánceres, defectos de nacimiento, problemas del sistema

inmunológico y problemas de desarrollo infantil. Para aprender

más sobre los efectos de los plásticos en los humanos,

visite el Centro de Ecología

Otros tipos de plásticos tóxicos son el BPA o el bisfenol-A,

En lo que respecta a protegerse de la contaminación, probablemente

es mejor no tener una dieta que consiste principalmente

de pescado, ya que la mayoría está probablemente

contaminada. Sin embargo, una de las cosas más efectivas

que todos podemos hacer como miembros de este frágil ecosistema

es ser responsable de nuestra basura. Cuando tengamos

la oportunidad, debemos tratar de evitar comprar productos

envasados en plástico. Siempre debemos reciclar el

plástico cuando lo usamos. En la tienda, solicite una bolsa de

papel en lugar de plástico o traiga la suya. Use una botella de

agua reutilizable y, por supuesto, no tire basura.

El papel que juegan los humanos

Citado por el Director Ejecutivo del Programa Ambiental de

las Naciones Unidas, Achim Steiner, “La basura marina, la

Revista Pesca febrero 2019 12


asura en nuestros océanos, es un síntoma de nuestra sociedad

desechable y nuestro enfoque de cómo usamos nuestros

recursos naturales”.

Nuestra tendencia como humanos a ser irresponsables acerca

de limpiarnos después de nosotros mismos está a punto de

meternos en problemas. Nos arriesgamos a perder muchas

especies en el océano y nos afectamos negativamente. La

persona promedio produce media libra de residuos plásticos

cada día. ¡No es de extrañar que los océanos se estén llenando

de desechos!

una solución costosa. Sin embargo, se han formado algunos

tratados para minimizar la cantidad de basura que entra en

los océanos. Esto todavía no es suficiente. Para ver más sobre

las leyes y tratados de la EPA, visite la Agencia de Protección

Ambiental de los EE. UU. Estas organizaciones de base son

vitales para la protección de los océanos, esforzándose por

obtener información sobre esta trágica contaminación. Sin

embargo, todos deberíamos estar involucrados, es responsabilidad

de todos. Hagamos estos cambios antes de que sea

demasiado tarde y matemos a toda la vida oceánica, o incluso

a la nuestra.

Creo que parte del problema es que no reconocemos que comienza

con el individuo. Obviamente, hay cambios en el estilo

de vida que podemos hacer para resolver este problema. Solo

tenemos que estar dispuestos a aceptar este problema y mirar

más allá de nuestra negación. El gobierno también necesita

hacer regulaciones sobre los plásticos si algo va a cambiar.

Sorprendentemente, hay poca o ninguna información en los

sitios web gubernamentales sobre la contaminación en los

océanos. Creo que tienen miedo de abordar el problema; Es

Por Gianna Andrews

Artículo original (en inglés)

Fuente

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/5-gigantescasislas-de-plastico-intoxican-los-oceanos-y-la-salud-humana/

¿CÓMO AFECTARÁ EL CAMBIO

CLIMÁTICO LAS PESQUERÍAS DEL

MUNDO?

La “guerra de la caballa” (mackerel war) es el nombre

con que se conoció una serie de conflictos económicos y

políticos que surgieron en 2007 a raíz del desplazamiento

de la población de macarela (Scomber scombrus) del

Atlántico Nororiental, gestionado por la Unión Europea,

Noruega y las Islas Feroe, a la zona económica exclusiva

(ZEE) de Islandia.

En Estados Unidos, las poblaciones de blanquillo

(Caulolatilus microps) fueron capturadas y manejadas

históricamente al sur de la frontera entre Virginia y Carolina

del Norte, hasta que las poblaciones se trasladaron

hacia el norte y una pesquería nueva las explotó sin

regulación durante casi una década.

Entre 1980 y 1990, las temperaturas oceánicas en la

región del Pacífico Norteamericano se elevaron más que

el promedio histórico, causando el incremento de las

capturas de salmón proveniente de Estados Unidos. Ante

ello, las embarcaciones canadienses reaccionaron

capturando salmón que migraba para desovar en los

Estados Unidos, causando años de desacuerdo y tensiones

entre las dos naciones.

Como consecuencia del impacto generado por el cambio

climático, en las próximas décadas se estima que muchas

especies marinas se desplazarán a través de las

fronteras marinas nacionales. De acuerdo con el estudio

Preparing ocean governance for species on the move,

Revista Pesca febrero 2019 13


publicado en la revista Science, se esperan potenciales

conflictos entre naciones vecinas sobre los nuevos recursos

compartidos, dado que el manejo pesquero de

varias pesquerías no está preparado para dichos desplazamientos.

Cambio climático y los océanos

En el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental

de Expertos sobre el Cambio Climático

(IPCC, por sus siglas en inglés), se reporta que los

océanos han absorbido 93 por ciento del calor causado

por el cambio climático producido por las actividades

humanas desde la era industrial.

Entre 1980 y 1990, las temperaturas oceánicas en la

región del Pacífico Norteamericano se elevaron más que

el promedio histórico, causando el incremento de las

capturas de salmón proveniente de Estados Unidos.

De 1880 a 2012, la temperatura media mundial aumentó

0.85 grados Celsius, provocando el calentamiento de

los océanos, la disminución de nieve y hielo y el aumento

del nivel del mar. Debido a las continuas emisiones

de gases de efecto invernadero, es probable que al final

de este siglo la temperatura media mundial aumente de

uno a dos grados Celsius, en relación con el nivel de

1990 (aproximadamente 1.5 a 2.5 grados por encima

del nivel preindustrial).

El informe indica que los océanos se calentarán y el

deshielo continuará. Se estima que el aumento del nivel

medio del mar será de entre 24 y 30 centímetros para

2065 y de 40 a 63 centímetros para 2100. En octubre

de 2018, el IPCC publicó un informe especial en el que

advierte que es posible que el calentamiento global alcance

los 1.5 grados Celsius entre 2030 y 2052 si continúa

aumentando al ritmo actual, trayendo consecuencias

devastadoras para el planeta.

Consecuencia natural: desplazamiento de las especies

Los impactos del cambio climático en los océanos han

generado un cambio importante en el nivel de pH, oxígeno

y diversas características físicas y químicas del

agua, resultando en el cambio en la distribución de algunas

especies que buscan aguas adecuadas para su

desarrollo.

Juliano Palacios Abrantes, coautor del artículo y estudiante

mexicano de doctorado de la Universidad de Columbia

Británica (UBC, por sus siglas en inglés), señala

que el cambio climático está transformando la distribución

de las especies a nivel mundial, de acuerdo con

modelos matemáticos que sugieren un movimiento de

las especies hacia los polos, respaldados por el aumento

latitudinal en las capturas de varias especies.

“El patrón global, en general, es que las especies se están

moviendo hacia los polos y/o aguas más profundas,

donde es menos cálido. Básicamente, las especies que

viven en el ecuador están más cerca de su tolerancia

térmica, es decir, un pequeño aumento en la temperatura

para esas especies puede ser demasiado, por lo

que se mueven a aguas menos cálidas”, afirmó.

Las especies que se encuentran en la zona templada —

donde se ubica México, por ejemplo—, no se encuentran

tan lejos de su rango de tolerancia, por lo que pueden

permanecer en estos sitios durante más tiempo;

mientras que las que se encuentran en el Polo Norte y

en el Polo Sur, pese a su necesidad de temperaturas

más bajas, ya no tienen a dónde ir. “La idea en general

es que las especies se están moviendo hacia los polos,

hacia zonas más profundas buscando aguas más frías”,

resaltó Palacios Abrantes.

Consecuencias humanas: manejo pesquero internacional

De acuerdo con Palacios Abrantes, en términos de manejo

pesquero, las pesquerías se pueden dividir en dos

estilos: las que suceden dentro de la zona económica

exclusiva de un país y las que son compartidas por dos

o más países. Antes de la década de 1980, los países

tenían derechos de propiedad dentro de 12 millas náuticas

de la costa, a partir de lo cual todo lo demás era

Revista Pesca febrero 2019 14


territorio común, es decir, en donde cualquier país podía

pescar libremente.

En 1982, la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

estableció la Convención de las Naciones Unidas sobre

el Derecho del Mar (UNCLOS, por sus siglas en inglés),

a partir de la cual se permitió que los estados que tienen

salida al mar declaren hasta 200 millas náuticas —

alrededor de 345 millas terrestres— como su zona económica

exclusiva, “lo que quiere decir que los países

tienen la exclusividad y responsabilidad de manejar los

recursos pesqueros dentro de esa zona”, apuntó el candidato

a doctor por la Universidad de Columbia Británica.

A partir del nuevo acuerdo, se generó lo que los investigadores

llaman “stocks transfronterizos”, que son un

tipo de recursos pesqueros que pasan distintos estadios

de su vida en diferentes países, por ejemplo, el salmón

que proviene de Canadá y pasa un tiempo en Estados

Unidos, y la sardina que México comparte con el estado

de California, en Estados Unidos. Además de transitar

entre dos países, algunos stocks transfronterizos también

se dirigen hacia altamar, la zona de mar común

todavía existente más allá de las 200 millas de las zonas

económicas exclusivas.

“En inglés, estos stocks se llaman straddling stocks,

se diferencian de los transfronterizos en el sentido de

que estos recursos no solo se encuentran en la ZEE

de cada país sino que además van a los high seas.

Hoy en día, hay profesores —entre ellos un asesor

mío de la tesis, Rashid Sumaija— que están abogando

por el cierre completo del mar común a la pesca,

es un tema de mayor discusión en las negociaciones

de las Naciones Unidas”.

Otra clasificación corresponde a las grandes especies

migratorias, como el atún, que va desde Europa hasta

el golfo de México, o de Japón a Canadá, Estados

Unidos, México, y vuelve a cruzar el Pacífico. Estas

definiciones se hacen porque el manejo pesquero es

distinto cuando se maneja una pesquería dentro de un

país, a cuando la pesquería es compartida con uno o

más países.

“Si tú y yo somos dos países que comparten un stock y

no nos ponemos de acuerdo en su manejo, lo esperado

es que los dos intentemos pescar la mayor cantidad posible,

ya que la impresión es que lo que uno no pesque,

el otro lo hará. Este tipo de dinámica se conoce en economía

como la tragedia de los comunes y eventualmente

lleva el stock al colapso”.

Es aquí donde entra la gobernanza de las pesquerías

que son compartidas, ya que las decisiones de un país

en materia de pesquerías (por ejemplo, cuánto pesca)

afectará, directamente, las decisiones del otro, ya que

comparten dicha pesquería, apuntó Palacios Abrantes.

Impacto del cambio climático en stocks transfronterizos

¿Cuántos nuevos stocks transfronterizos estamos esperando

a partir del cambio en la distribución de las especies

como consecuencia del cambio climático? Fue la

pregunta que guió el estudio realizado por los investigadores

de la UBC. “Básicamente tomamos 896 stocks

presentes en 268 EEZ del mundo y filtramos los que no

son transfronterizos, o que al menos no son pescados

por países vecinos, y utilizamos un modelo desarrollado

Revista Pesca febrero 2019 15


por mi asesor, el doctor William Cheung, para proyectar

la distribución de dichos stocks bajo el cambio climático”.

El modelo matemático retoma modelos fisicoquímicos

de cambio climático a nivel mundial en torno a los mares

—utilizando parámetros como temperatura, oxígeno

disuelto, nivel de pH, etcétera— que se proyectan al

final del siglo, y los combina con un modelo de distribución

de especies, utilizando diferentes parámetros como

niveles de tolerancia de las especies a los distintos factores

fisicoquímicos, así como a las relaciones de estos

con elementos particulares de fisiología animal.

Finalmente, el modelo integra la información obtenida

de la dimensión de las pesquerías de acuerdo con el

manejo pesquero, a partir de lo que se puede proyectar

qué especies, que en la actualidad están en un país,

pueden cambiar a otro. “Por ejemplo, tomas las especies

del Pacífico que hoy se pescan en México pero no

en Estados Unidos y proyectas cambios en su distribución.

El resultado será que la distribución de las especies

va a cambiar de tal manera que algunas podrían

alcanzar las aguas de California y, como consiguiente,

estar disponibles para la pesca en Estados Unidos”.

El modelo se aplicó para dos escenarios de incertidumbre

basados en las probables acciones de los seres humanos

y es lo que se ve en la gráfica. Si se reducen las

emisiones (escenario RCP 2.6), la temperatura superficial

del mar aumentará alrededor de 1.2 grados Celsius

a finales del siglo, en referencia a 1990. Por el contrario,

si las emisiones continúan como hasta ahora (escenario

RCP 8.5), puede haber un aumento de hasta 3.2 grados

Celsius en la temperatura del mar. Se espera que el impacto

de dicho incremento en los ecosistemas marinos

sea mucho mayor en el escenario RCP 8.5 que en el

2.6.

Comparando el periodo que comprende entre 1950 a

2014, con el proyectado para 2009 a 2100, los investigadores

encontraron que muchas de las ZEE del mundo

probablemente recibirán de una a cinco nuevas pesquerías

transfronterizas impulsadas por el cambio climático

para fines de siglo.

ZEE proyectadas para contener una o más pesquerías

nuevas para 2100, comparado con la distribución en

1950-2014. Fuente: Preparing ocean governance for

species on the move. “Eso quiere decir que los países

que se ven en la imagen van a tener nuevas especies

transfronterizas. De acuerdo con nuestros métodos, México

va a tener alrededor de seis nuevas especies. En

los polos, sobre todo en el Polo Sur, se espera que tengan

alrededor de 12 nuevas especies”.

Zoom a las pesquerías para México, Estados Unidos

y Canadá

Dado que el estudio realizado tiene una escala global,

los resultados presentados tienen un nivel de generalidad

amplio. Como continuación del estudio realizado,

Juliano Palacios Abrantes realiza actualmente como parte

de su tesis de doctorado una investigación a detalle

sobre lo que ocurrirá en México, Estados Unidos y Canadá

para conocer cuántas y qué especies llegarán a cada

una de estas regiones, así como cuándo y en qué proporción

podría ocurrir.

“Supongamos que de aquí a 20 años el modelo señala

que vamos a tener una nueva especie, pero en realidad

solo van a ser alrededor de 100 kilos. Probablemente

esa pesquería no va a tener ninguna relevancia. Pero si

el modelo señala que va a haber una nueva especie y

que su abundancia será de miles de toneladas de captura

del año (un caso extremo), entonces eso ya implica

una cuestión a nivel de manejo pesquero, así como de

relaciones internacionales, ya que probablemente algún

país vecino está perdiendo parte de esas toneladas”.

La metodología aplica el mismo modelo desarrollado por

el doctor William Cheung, profesor asociado del Instituto

para los Océanos y Pesquerías de la Universidad de

Columbia Británica, pero aplicando datos específicos para

Canadá, México y Estados Unidos.

“En este primer estudio lo único que vimos es el número

de especies. Ahí voy a poder ver en qué proporción, qué

Revista Pesca febrero 2019 16


tipo de especie, si es en el Pacífico o en el Atlántico y,

más importante aún, eso va a dar las herramientas para

después determinar si las comunidades mexicanas que

pescan esas especies son o no vulnerables al cambio en

la distribución de especies debido al cambio climático”.

Hasta el momento, Juliano Palacios Abrantes indica que

las nuevas distribuciones pueden impactar en los tratados

internacionales a nivel de gobernanza, pues desde

hace mucho tiempo ha surgido lo que se conoce coloquialmente

como “guerras de los pescados”, que refieren

a conflictos sobre pesquerías alrededor del mundo,

comúnmente relacionados con cambios en la distribución

de las especies y la falta de acuerdos internacionales

sobre pesca, o la falta de preparación de dichos

acuerdos para lidiar con estos cambios.

“Este cambio de distribución tiene el potencial de generar

verdaderos conflictos internacionales entre países

vecinos. Y no solo países vecinos sin previa colaboración,

sino países vecinos que históricamente han colaborado

y que entran en conflicto, lo que perjudica las relaciones

internacionales. También tiene el potencial de

bajar el rendimiento pesquero y llevar a la pesca a que

no sea sustentable”, finalizó.

Para más información: Conacyt prensa

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Fuente

https://www.ecoticias.com/eco-america/190285/Comoafectara-cambio-climatico-pesquerias-mundo

Revista Pesca febrero 2019 17


LAS TORTUGAS MARINAS ESTÁN

MURIENDO POR LOS

MICROPLÁSTICOS EN MARES Y

OCÉANOS

“La ingestión de los plásticos no es la mayor amenaza

en las especies, pero su presencia en cada una de las

tortugas es preocupante”, dijo Mark Hamman, de la Universidad

James Cook (JCU), miembro de un estudio publicado

recientemente en la revista Global Change Biology

que fue liderado por la Universidad de Exeter y el

Laboratorio Marino Plymouth, de Reino Unido, en colaboración

con Greenpeace..

Más de cien tortugas marinas pertenecientes a los océanos

Pacífico y Atlántico y al mar Mediterráneo fueron

examinadas y en sus estómagos hallaron microplásticos.

Ingerir solo catorce trozos aumenta su riesgo de muerte.

Los científicos hallaron unas 800 partículas sintéticas en

las 102 tortugas analizadas pero su cantidad podría ser

20 veces mayor ya que solamente analizaron una parte

del estómago de estos animales, según un comunicado

de la JCU.

En todo el mundo, las tortugas marinas están ingiriendo

restos de plástico que flotan en el océano, pues los confunden

con apetitosas medusas o simplemente son incapaces

de sortear los desperdicios que las rodean.

Las tortugas jóvenes son más vulnerables porque navegan

con las corrientes en las que también se acumulan

los restos flotantes y porque son menos selectivas que

las adultas en cuanto a lo que comen.

Una tortuga marina cerca de la costa este de Australia.

Investigadores calculan que más de la mitad de todas

las tortugas marinas han ingerido restos de plástico.

Credit Kathy Townsend

“No puedes afirmar que una tortuga murió por culpa del

plástico solo porque hay plástico en su organismo, excepto

en circunstancias atenuantes”, comentó Britta Denise

Hardesty autora responsable de otro estudio realizado

en septiembre en Australia. Incluso un solo fragmento

de plástico podría ser causa de muerte en ocasiones.

En uno de los casos, se encontró a una tortuga

Revista Pesca febrero 2019 18


con el tracto digestivo bloqueado por un trozo de plástico

suave; en otro, su intestino fue perforado por un trozo

de plástico puntiagudo.

Debido a su anatomía, las tortugas marinas no pueden

vomitar nada una vez que lo han tragado, aseveró Hardesty,

lo que significa que todo lo que ingieren atraviesa

los intestinos o se queda atorado.

“Su tamaño diminuto supone que éstos entran en el estómago

sin causar un bloqueo, como sucede con los

trozos grandes”, explicó la líder del estudio, Emily Duncan

de la Universidad de Exeter, que apuntó a un posible

efecto más sutil de los microplásticos.

“Puede que transporten contaminantes, bacterias o virus,

o que afecten a la tortuga a nivel celular o subcelular”,

añadió la bióloga.

Los expertos aun no saben cómo estas partículas sintéticas

entran en las tortugas aunque consideran como

vías probables la contaminación del agua del mar y de

sedimentos, o a través de la ingesta de presas o plantas.

Un animal que traga grandes cantidades de plástico

puede parecer saludable, pero podría estar debilitado

puesto que el plástico en los intestinos estaría limitando

la absorción de nutrientes.

Microplásticos

Los microplásticos provienen de la rotura de trozos

grandes -como bolsas o botellas- o de cremas exfoliantes,

geles, pasta de dientes y detergentes, o de las fibras

de la ropa, neumáticos, filtros de cigarros, redes de

pesca y que son tan pequeños que no se pueden eliminar

mediante el tratamiento de aguas.

Qué hacer?

Según la ONU, cada año se vierten en los océanos ocho

millones de toneladas de plástico, lo que amenaza la

vida marina y humana y destruye los ecosistemas naturales.

Es posible reducir la exposición de las tortugas al plástico

con varias iniciativas, que van desde incentivos hasta

prohibiciones de artículos que tienen un impacto alto y

se desechan con frecuencia.

“Todo lo que termina en el océano estuvo en las manos

de alguna persona en algún momento”, concluyó.

Ecoportal.net

Con información de:

https://www.efeverde.com

Fuente

https://www.ecoportal.net/paises/las-tortugas-marinas-estan-muriendopor-los-microplasticos-en-mares-y-oceanos/

El Estado deberá prestar mayor atención a la educación de la población sobre las posibilidades del país como país pesquero, p ropiciando que sean

accesibles y entendibles para todos los conceptos de ecosistema, soberanía alimentaria, cambio climático, fenómeno El Niño y sostenibilidad.

Deberá prestar atención a la difusión de los impactos de la industria pesquera sobre el medio ambiente y su verdadera contribución con los intereses

nacionales, con el objeto de crear corrientes de opinión y entendimiento correctos sobre el papel que juega la industria pesquera en la vida económica

de la Nación. De esta manera los medios de comunicación encontrarán a un público entendido en la materia que no sea fácilmente manipulado

como viene ocurriendo a la fecha, donde los comentarios sobre el sector son sesgados, equivocados, inexactos y llenos de críticas destructivas algunas

veces y elogiosos comentarios sin sustento otras veces. Generalmente con muy poco aporte constructivo.

Un país con educación y bien informado siempre constituirá la mejor garantía para una pesquería sostenible que se enfrente al futuro.

Una población consciente de la necesidad de preservar el ecosistema y el medio ambiente en beneficio de alimentos asequibles a la población nacional,

constituirá la primera línea de defensa contra la sobre explotación de la industria y la desinformación de los medios.

Revista Pesca febrero 2019 19


EL SALMÓN AMENAZADO POR

EL CAMBIO CLIMÁTICO

Un equipo internacional de científicos alerta de la necesidad

de crear áreas protegidas para el salmón

atlántico ('Salmo salmo') con el objetivo de preservar

sus poblaciones ante el aumento de la temperatura del

agua que provoca el cambio climático. En la investigación,

que se publica en el 'Journal of Fish Biology', han

colaborado equipos de la Universidad de Exeter (Reino

Unido), la Universidad de Konstanz (Alemania), la Universidad

de Oviedo y del Museo Nacional de Ciencias

Naturales (MNCN-CSIC).

El salmón es una especie con un rango de distribución

muy amplio cuya estructura genética está fuertemente

influida por su vida anádroma (viven en el mar pero remontan

los ríos para reproducirse) y por el instinto que

les hace regresar a su hábitat natal. Existen, además,

indicios significativos que apuntan a la temperatura de

la superficie del mar como un factor fundamental que

condiciona su variabilidad genética.

cuidadoso y coordinado control de las diferentes poblaciones

para que la especie mantenga sus números y

diversidad en Europa". "Según los datos que manejamos,

lo más previsible será que la distribución de la especie

se reduzca a las áreas que ocupa al norte.

Por eso, estas zonas deberían ser reconocidas como refugios

y recibir la protección y el estatus apropiados",

continúa. El salmón del Atlántico es una especie distribuida

por Norte América, Islandia, Europa atlántica y

Rusia noroccidental, con un rango de tolerancia de temperatura

que va de 0ºC a 33ºC. El margen de tolerancia

y su extensa distribución geográfica hacen de él un valioso

modelo para comprobar los efectos que los cambios

de temperatura tienen en la variabilidad genética

de las distintas poblaciones.

Existencia de cuatro áreas

Para este trabajo, se tomaron datos de 2004 y 2005 de

3.730 salmones en 57 ríos diferentes repartidos por todo

el arco atlántico. Asimismo, se recopilaron los datos

de temperatura de la superficie marina desde el norte

de España hasta el norte de Reino Unido, usando el sistema

de datos online de radiometría oceánica Giovanni,

que registra la temperatura media del agua en superficie.

El salmón es una especie con un rango de distribución muy

amplio cuya estructura genética está fuertemente influida por

su vida anádroma (viven en el mar pero remontan los ríos

para reproducirse) y por el instinto que les hace regresar a su

hábitat natal.

Las poblaciones de salmón atlántico del sur de Europa

parecen críticamente en peligro por su reducida variedad

genética y por vivir en las aguas más cálidas que

esta especie tolera. Por ello, según explica el investigador

del MNCN-CSIC, José Luis Horreo, "es necesario un

El mapa obtenido con los datos de la temperatura marina

mostró la existencia de cuatro áreas en función de la

Revista Pesca febrero 2019 20


temperatura de la superficie del agua en el arco atlántico,

que van desde los 8,8ºC en el norte a los 15,4ºC al

sur: el norte de España, el norte de Francia, el sur y sur

-oeste de Inglaterra más Gales, y las regiones que quedan

más al norte de este punto.

"Para comprobar si estas áreas formaban barreras entre

las poblaciones de salmón atlántico, se analizaron

los datos buscando discontinuidades filo geográficas,

es decir, fronteras en la distribución geográfica de

los individuos atendiendo a sus características genéticas",

aclara Horreo. Los resultados mostraron la existencia

de una barrera filo geográfica entre las poblaciones

del sur de Inglaterra y las del sur-oeste de Inglaterra y

Gales, debido posiblemente a movimientos glaciales en

el Pleistoceno.

Las diferencias genéticas son mucho más marcadas entre

las poblaciones que habitan en diferentes áreas de

temperatura, con un flujo genético mayor en el interior

de cada área que entre las distintas áreas. "Los datos

obtenidos refuerzan la hipótesis de que las diferencias

en la temperatura del agua oceánica se corresponden

con la distribución genética de las poblaciones de esta

especie", concluye el investigador del MNCN-CSIC.

Fuente

https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/190394/El-salmonamenazado-por-el-cambio-climatico

EL IMIDA DESARROLLA UN

PROYECTO PARA PRODUCIR

PIENSOS ACUÍCOLAS NATURALES

SUPLEMENTADOS CON

MICROALGAS MARINAS

El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y

Alimentario (Imida), dependiente de la Consejería de Agua,

Agricultura, Ganadería y Pesca, desarrolla un proyecto sobre

nuevos piensos para la acuicultura basados en las

propiedades funcionales de las microalgas, en colaboración

con la empresa Buggypower y el Centro Tecnológico de la

Energía y del Medio Ambiente (Cetenma), financiado por el

Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Revista Pesca febrero 2019 21


El objetivo de este proyecto es producir piensos acuícolas

naturales suplementados con microalgas marinas de alta calidad,

para obtener mejoras en su producción y calidad nutricional

y sensorial. En el marco de este proyecto, se puso en

marcha recientemente una instalación destinada al cultivo de

microalgas, que ocupa una superficie de 100 metros cuadrados,

ubicada en la Estación de Acuicultura Marina del Imida,

en San Pedro del Pinatar, para que sirva al desarrollo de futuros

productos para la nutrición acuícola.

Español de Oceanografía, de la Universidad de Murcia, la Universidad

Politécnica de Cartagena y la Universidad Católica

San Antonio de Murcia, y de los centros tecnológicos relacionados

con la acuicultura (Centro Tecnológico Naval y del Mar,

y Centro Tecnológico de la Energía y del Medio Ambiente) .

Jornada técnica

En la apertura de la Jornada, el director del Imida, Vicente

José Pascual, destacó el trabajo que viene realizando en los

últimos años el Grupo de Acuicultura Marina del Imida, sobre

la incorporación de microalgas en la dieta para peces. Además

del mencionado proyecto, destacó otro titulado

'Disminución de los costes de producción de la alimentación y

del impacto ambiental asociado en el cultivo de dorada. Incorporación

de microalgas en la dieta y establecimiento de

estrategias óptimas de distribución del alimento', cofinanciado

por la Consejería de Agricultura y fondos europeos.

La empresa Buggypower se dedica a la producción de microalgas

en sistemas cerrados y altamente controlados, utilizando

una tecnología que le permite obtener de ellas biomasa de

alta calidad valorizable.

La investigadora María Dolores Hernández, coordinadora

La empresa Buggypower se dedica a la producción de microalgas

en sistemas cerrados y altamente controlados, utilizando

una tecnología que le permite obtener de ellas biomasa

de alta calidad valorizable.

Recientemente se celebró en la Estación de Acuicultura Marina

una Jornada de transferencia de resultados de investigación

'Las microalgas en la alimentación acuícola', a la que

asistieron representantes todas las empresas del sector en la

Región: Culmarex, grupo Ricardo Fuentes e hijos, piscifactoría

Albaladejo, Servicios Atuneros del Mediterráneo y Alevines del

Sureste, filial del grupo Andrómeda, así como del Instituto

del Equipo de Acuicultura Marina del Imida, expuso en

la Jornada los resultados obtenidos hasta el momento al incluir

diferentes estirpes de microalgas a diferentes dosis en la

formulación del pienso para peces de cultivo buscando aprovechar

sus propiedades.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Fuente

https://www.ecoticias.com/sostenibilidad/190352/Imida-desarrollaproyecto-producir-piensos-acuicolas-naturales

Revista Pesca febrero 2019 22


PRODUCTORA DE ALIMENTO PARA

PECES INCORPORARÁ INSUMO

PARA REEMPLAZAR HARINA DE

PESCADO

de aminoácidos, lo que lo hace un muy buen complemento

para los otros ingredientes que la compañía norteamericana

utiliza en sus dietas para salmones.

“Por su alto contenido de aminoácidos libres, este producto

nos permitirá reemplazar la harina de pescado en las dietas.

De esta forma podremos mejorar la sustentabilidad de nuestros

alimentos, obteniendo un menor costo por unidad de

proteína digestible en nuestras dietas”, aseguró Javier González,

technical director en Cargill.

Cargill incorporará de forma exclusiva AminoPro en sus insumos

de producción de alimentación acuícola. Materia prima

de origen bacteriano, se caracteriza por ser muy apetente y

digestible para los peces, por estar libre de OGM y por contar

con un excelente perfil de aminoácidos (Mundo Acuícola).

La alta demanda que actualmente enfrenta el mercado acuícola

por contar con proteínas de alto valor biológico, ha llevado

a la necesidad de encontrar sustitutos a los subproductos

de origen animal. Asimismo, el aumento del costo de las materias

primas vegetales ha promovido en el último tiempo, la

búsqueda de fuentes alternativas para la producción de alimento

para salmón.

En este contexto la empresa productora de alimentos Cargill,

consciente de la necesidad de ofrecer a sus clientes productos

de calidad, anunció la incorporación exclusiva para el mercado

chileno de AminoPro como materia prima en su proceso

productivo, a partir del año 2019.

Este ingrediente posee un alto porcentaje de proteína cruda,

incluso más elevado que el de la harina de pescado. Además,

tiene una excelente digestibilidad proteica y un buen balance

Si bien las proteínas de origen bacteriano existen hace algunos

años en el mercado, su disponibilidad, costo y una oferta

de dietas con menor densidad nutricional, no hacían viable su

uso. “Actualmente las dietas de salmones son más ricas nutricionalmente,

específicamente en su aporte de proteína y

energía digestible. Bajo este escenario productos como

AminoPro se hacen necesarios para obtener una dieta balanceada

y con un costo competitivo”, comentó González.

Las propiedades de este ingrediente permiten que pueda ser

incorporado en cualquiera de las dietas que Cargill ofrece al

mercado, tanto para las fases de agua dulce como también

para la de agua de mar. “Nuestro objetivo es utilizar el

AminoPro de forma estratégica, permitiendo que nuestros

clientes se beneficien de las bondades que entrega este insumo

desde el punto de vista nutricional y económico”, sentenció

el technical director de la compañía norteamericana.

Fuente

http://www.mundoacuicola.cl/new/2018/12/10/productora-de-alimentopara-peces-incorporara-insumo-para-reemplazar-harina-de-pescado/

Revista Pesca febrero 2019 23


JAPÓN SE RETIRA DE LA COMISIÓN

BALLENERA PARA SEGUIR CON LA

PESCA COMERCIAL

Japón ha decidido retirarse de la Comisión Ballenera

Internacional (CBI) como un primer paso para retomar

la caza comercial de ballenas, sujeta a una moratoria

total del organismo desde hace 30 años, revelaron

hoy fuentes gubernamentales.

El país planea anunciar su retirada antes de fin de año, dijeron

las fuentes a la agencia de noticias Kyodo, una decisión

que llega tras años de enfrentamiento entre los países partidarios

de poner fin a la moratoria y los que defienden su vigencia,

y cuyo último capítulo tuvo lugar en la reunión celebrada

en septiembre en Brasil.

Los miembros del órgano regulador mundial del tratamiento a

las ballenas rechazaron entonces por mayoría (41 votos en

contra, 27 a favor y 2 abstenciones) la propuesta de Japón de

crear un comité de caza sostenible, lo que llevó a Tokio sugerir

su abandono del foro.

Para abandonar la CBI a partir del próximo año, Japón debe

notificar su decisión a la comisión antes del 1 de enero.

El Gobierno japonés estaría estudiando que la caza comercial

de cetáceos, que afectaría a ciertas especies como la ballena

minke (rorcual aliblanco), de la que estima que hay un número

de ejemplares relativamente abundante, se realice sólo en

los mares cercanos al país y su zona económica exclusiva,

dijeron las fuentes.

El ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, afirmó por

su parte que “por ahora no hay nada decidido” al ser preguntado

al respecto durante su rueda de prensa diaria.

Japón firmó la moratoria total de captura de ballenas con fines

comerciales que entró en vigor en 1986 para tratar de

conservar la especie y al año siguiente emprendió programas

de captura científica que defiende que buscan contribuir a la

gestión de recursos marinos.

La actividad ballenera japonesa ha sido no obstante criticada

por la comunidad internacional y organizaciones animalistas,

que consideran que se trata de pesca comercial encubierta,

dado que la carne de los especímenes estudiados es posteriormente

vendida.

Japón mantiene dos programas de este tipo, uno en el Pacífico

Norte, en la costa septentrional del archipiélago, y otro en

el Antártico, que fue considerado ilegal por la Corte Internacional

de Justicia en marzo de 2014 por no ajustarse a “fines

científicos”.

El país asiático detuvo dicho programa durante unos meses,

hasta diciembre de ese año, cuando lo retomó tras introducir

cambios en el programa, incluida una reducción en el volumen

de capturas.

La flota japonesa responsable de la campaña en el Antártico

este año abandonó puerto en noviembre con una cuota de

333 cetáceos. EFEverd

Fuente

https://www.efeverde.com/noticias/japon-retira-la-comision-ballenerapesca-comercial/

Japón se retira de la Comisión Ballenera para seguir con

pesca comercial. IFAW

Revista Pesca febrero 2019 24


EMPANADA DE CARNE

Hechas con harina de quinua y garbanzos.

#glutenfree #dairyfree #empanadalovers

Revista Pesca febrero 2019 25


Revista Pesca febrero 2019 26


¿PODREMOS SEGUIR

CONSUMIENDO PESCADO? LA

ACUICULTURA Y LA PESCA

SOSTENIBLE, DOS POSIBLES

SOLUCIONES

Cualquier aficionado al submarinismo ha podido constatar que en las

últimas décadas, cada vez hay menos peces en el mar. A este ritmo,

pronto no habrá pescado suficiente para todo el que se consume cada

día en el mundo. Además, las artes extractivas de pesca -en especial

el arrastre- junto a la contaminación por plásticos, están poniendo

en peligro la propia salud del ecosistema marino hasta el punto

de que hoy nos preguntamos si podremos seguir consumiendo

pescado en el futuro. La acuicultura y la pesca sostenible son

dos posibles soluciones.

Por si esto fuera poco, los altos contenidos en mercurio y otros

metales de algunas especies y la presencia del parásito anisa-

kis en otras, -a veces se dan ambos problemas en algunas

variedades de pescado- acentúan el problema del abastecimiento

de pescado, que junto al aumento de la población y el

acceso de todos a este producto gracias a la mejora de los

transportes, pone en dificultad el aseguramiento del abasto

de pescado para las generaciones venideras.

Pese a todos estos condicionantes negativos, la pesca

que celebró el pasado 21 de noviembre su día Mundial y

la acuicultura que lo celebra hoy 30 de noviembre, son

dos buenas soluciones para este problema para producir pescado

suficiente, sin esquilmar el mar ni destrozar las costas y

los arrecifes con prácticas y artes de pesca agresivos.

QUÉ ES LA ACUICULTURA

Se entiende por acuicultura, la crianza de peces en granjas o

jaulas situadas en el mar, desde que se los "siembra" cuando

son alevines, su alimentación y crecimiento, hasta su captura

o "despesque", hasta llegar a nuestras mesas y las de los restaurantes.

La acuicultura en nuestro país abarca desde los mejillones

que se cultivan en las bateas de las rías gallegas, -también

ostras y otros bivalvos- como la crianza de lubinas, doradas y

corvinas que se crían en las aguas del Atlántico en las Islas

Canarias y en las explotaciones de la costa del Mediterráneo.

Esta forma de cultivo de peces, está protegida por sellos y

estándares de calidad como Crianza de Nuestros Mares que

buscan identificar los pescados que tienen este origen, con

garantía de sus procesos de crianza, alimentación, etc. y las

condiciones de su sacrificio, traslado a tierra y frescura.

Además sirven para distinguir estos pescados de los llamados

pescados salvajes o de los que provienen de países como

Turquía o Grecia, donde no se siguen los mismos estándares

en la alimentación de estos peces, alimentándoles por ejemplo

con piensos de sangre y productos transgénicos como la

soja.

En nuestro país, los piensos que se utilizan a diferencia de los

de los países citados, son piensos certificados que están libres

Revista Pesca febrero 2019 27


de harinas de animales de pelo o de pluma, y en los que se

complementa el suministro de proteínas vegetales con guisantes

en lugar de con soja.

LA PESCA SOSTENIBLE

Los consumidores estamos concienciados del problema

de la esquilmación de los océanos y del daño que hace la

pesca extensiva, los descartes y otros problemas de las artes

tradicionales, pero solo en la teoría.

A la hora de hacer la compra, muchas veces no estamos

dispuestos a pagar más por un pescado capturado con

anzuelo en lugar de con redes de arrastre, o miramos a otro

lado cuando sabemos que muchos de los peces capturados

vuelven -ya muertos- al mar cuando no son de las especies

para las que el barco tiene cuota... originando los llamados

descartes.

España es un país de mar donde se come mucho pescado:

se calcula que más de 25kg por persona y año, pero

pese a ello, no se nota tanto el esfuerzo del consumidor

por adquirir pescado procedente de la acuicultura o la

pesca sostenible garantizada con sus sellos de garantía.

Aunque la mayoría de los españoles comemos pescado

todas las semanas, y el consumo ha aumentado en las últimas

décadas hasta doblar lo que se consumía en los 90, no

se hace tanto esfuerzo en asegurar el consumo de las generaciones

venideras, con el consumo de pescados que provengan

de fuentes más sostenibles que las de la pesca

tradicional.

Frente a esta forma de capturar, surgen los sellos de pesca

sostenible como el Marine Stewardship Council (MSC), que

desde 1997 trabaja por fomentar un modelo de pesca sostenible

en todas las pesquerías, quiere concienciar también a

la población sobre su responsabilidad al elegir pescado

con sello azul en el momento de la compra.

EL PESCADO QUE CONSUMIMOS LOS ESPAÑOLES

La mayoría de las empresas que usan los certificados

de sostenibilidad son las empresas de pescado congelado

y las conserveras, aunque cada vez avanza más el

uso de los sellos de garantía en las pescaderías, lonjas y mayoristas,

siendo ya algo habitual encontrar pescados con estos

marchamos en los lineales de los supermercados y en las

exposiciones de los mostradores de pescaderías y mercados.

Revista Pesca febrero 2019 28


En cuanto a las especies más comercializadas en España

con sello azul de pesca sostenible (MSC) son el bacalao,

la merluza, el bonito y la anchoa y las de Crianza de nuestros

mares, afectan a la dorada, la lubina y la corvina.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PESCADOS PROCEDENTES

DE LA ACUICULTURA

De cualquiera de estos pescados hay un control de su trazabilidad,

manejo y bienestar animal, incluso en el

momento del sacrificio que se produce por choque térmico

al pasarlos del mar a contenedores de agua y hielo. Todo este

proceso tiene controles y auditorías de entidades como Bureau

Véritas que garantizan la calidad y el uso de prácticas

sanitarias adecuadas.

En comparación con los peces capturados por grandes

redes, no mueren por aplastamiento o asfixia. Además, estos

pescados tienen alto contenido en Omega3 y como dijimos

antes, están libres de contenido en metales pesados y mercurio,

al no alimentarse de otros animales de la cadena trófica

sino a través de piensos certificados.

La principal ventaja de los pescados de la acuicultura es

la garantía de que están libres de anisakis ya que no se

alimentan de otros pescados sino de piensos controlados y

certificados. Además, son pescados uniformes ya que se clasifican

por tallas y se sirven en horas en cualquier punto

de nuestro país por lo que hay total garantía de frescura.

Los alevines de lubina que se cultivan en las instalaciones de

acuicultura se siembran cuando pesan entre 3 y 5 gramos

tras su vacunación y se alimentan de esos piensos certificados

durante unos 14 meses recogiéndose a demanda

cuando alcanzan la talla idónea.

Procesado y envasado del pescado de Acuicultura de Crianza

de Nuestros Mares

Finalmente en comparación con productos de la pesca salvaje,

trataré del tema de las sensaciones organolépticas o gastronómicas

ya que todavía muchos consumidores y también

muchos cocineros parecen preferir una lubina "salvaje" de

una de criadero.

En catas a ciegas, las características de sabor y de textura

de unos y otros pescados no han hecho tender hacia una u

otra y más aún, hay estudios que se hicieron en

la Universidad de Girona por Anna Claret en su tesis

doctoral que 'mostraron la preferencia por los de acuicultura.

Además, es que los peces procedentes de capturas o

pescados "salvajes" pueden ser de muchos tipos, pueden

ser más viejos o más jóvenes, pueden haber desovado

o estar al final de su vida lo que implica distinta calidad

en su carne y escamas frente a los de acuicultura o

vivero que siempre tienen sabor, textura y edad uniformes.

Revista Pesca febrero 2019 29


Si añadimos a esto el factor de sostenibilidad, más allá

de querer pagar alguna vez el snobismo de pedir un pescado

salvaje, en aras de un posible sabor más intenso, la seguridad

que nos producen los pescados de Crianza de nuestros

mares, que sabemos que no provocan riesgos de

anisakis, tienen una mayor cantidad de Omega3 y no

dañan el mar, me parecen la mejor opción.

Fuente

https://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/

podremos-seguir-consumiendo-pescado-acuicultura-pescasostenible-dos-posibles-soluciones

UN “GIGANTE” CHINO INICIA EN

URUGUAY LA BASE PESQUERA QUE

PONE EN JAQUE A LA FLOTA

GALLEGA

Por Uruguay Visión Marítima

Shandong Baoma se hace con el terreno para construir el polo

logístico para 500 buques. El rico y colapsado caladero del

Atlántico sudoccidental está a punto de sufrir un drástico

cambio. Y es que la ya de por sí abultada presencia de flota

asiática que faena en el límite de las 200 millas que pertenecen

a Argentina puede aumentar en los próximos años gracias

a la megabase logística que construirá una firma china en

Uruguay.

El gigante Shandong Baoma Fishery Group se ha hecho con

los terrenos para iniciar la construcción de un polo logístico

con el que darán servicio a un flota de unas 500 embarcaciones,

lo que pondrá en jaque la actividad de los buques gallegos

que trabajan en la zona. En concreto, el holding chino ha

adquirido un terreno en Punta Yeguas (a menos de 10 kilómetros

al oeste de Montevideo) para erigir un puerto e instalaciones

por valor de 250 millones de dólares (unos 220 millones

de euros al cambio actual).

Según recogió el semanario local Brecha y confirmó en una

entrevista al medio argentino Revista Puerto el responsable

de Administración Nacional de Puertos de Uruguay, Alberto

Díaz Acosta, la compañía se hizo con unas 30 hectáreas en

Punta Yeguas, un pequeño cabo contiguo al de Punta Sayago,

lugar en el que ya en 2016 se dijo que se construiría la megabase.

La firma de la adquisición tuvo lugar en oficinas de Uruguay

XXI (la agencia del Gobierno para la promoción de inversiones)

entre el responsable de la agencia, Antonio Carámbula,

y el presidente de Shandong Baoma, Jian Hongjun, así

como miembros de la firma CSI Ingenieros.

Sin embargo, el mismo medio señala que el proyecto traerá

polémica. Y es que para poder llevar a cabo la obra habrá

que recalificar el terreno y se habla de que Shandong Baoma

“podría gozar de exoneraciones de impuestos” para su actividad

pesquera. Con el nombre de Zhongjin Puerto S.A., la

obra contará con un muelle de 800 metros de largo y 60 de

ancho e incluirá una zona de amarre para barcos de hasta

50.000 toneladas, además de astillero propio para las reparaciones

necesarias de los buques.

Está previsto que genere 200 trabajos directos y decenas indirectos.

La compra de los terrenos para esta megabase supone

la primera piedra de un polo cuyas obras estaban previstas

para comenzar ya en 2017. Su creación dará lugar a un

polo que amenaza a la actividad de la flota gallega y, sobre

todo, a la salud de un caladero en el que faenan cientos de

buques asiáticos de forma descontrolada.

Sin embargo, para el responsable de los puertos del país sudamericano

la obra “suma, no resta” y “es un aporte para Uruguay

y para la pesca mundial”.

https://www.laopinioncoruna.es

Fuente

http://www.visionmaritima.com.uy/noticias/puertos-comerciales-noticias/

gigante-chino-inicia-uruguay-la-base-pesquera-pone-jaque-la-flota-gallega/?

fbclid=IwAR2YeqDnnSn5KsFj_Wdvc_WBZAewcY64vWCBr2U93kA3Ztd9hOGKswu568

Revista Pesca febrero 2019 30


DENUNCIAN QUE PESQUERO

ILEGAL MÁS GRANDE DEL MUNDO

LOGRA LLEGAR A CHINA

APOYADO POR PAÍSES DE LA

OROP-PS

El Damanzaihao, ex Lafayette, estuvo más de tres años anclado

en Perú. A través de una carta enviada a la Organización

Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (OROP-PS),

Oceana Chile denunció que países miembros asistieron el trayecto

del buque, contraviniendo la normativa internacional.

Gracias a la presión de Chile, desde 2015 la embarcación se

encuentra incluida en la lista negra de la OROP-PS por pesca

ilegal de jurel (Mundo Acuícola).

Según la información satelital captada por Oceana Chile

desde la plataforma Global Fishing Watch, Damanzaihao,

el buque factoría más grande del mundo, fue

sorprendido en actividades sospechosas.

Recordemos que esta embarcación fue incluida en la

lista negra de la OROP-PS en 2015 por su participación

en pesca ilegal, no reportada y no reglamentada de jurel,

recurso del cual Chile tiene la cuota más grande de

todo el Pacífico Sur. En esa oportunidad, el organismo

internacional detectó el transbordo sin autorización de

pescado y la entrega de información incorrecta sobre el

cargamento de jurel congelado, pesquería que ese año

se encontraba en riesgo de entrar en colapso.

A raíz de esa sanción, el Damanzaihao tenía la prohibición

de operar y se encontraba anclado en el puerto de

Chimbote, Perú desde 2015. Sin embargo, el pasado 4

de julio de 2018, el buque zarpó e hizo abandono de la

zona económica exclusiva peruana. Según la información

satelital captada, se encontró en altamar con el petrolero

de bandera de las Islas Cook, Hai Soon 26, con

el cual coincidió por seis horas, contraviniendo el reglamento

de la OROP-PS, que establece que ninguna embarcación

de un país miembro del organismo, entre los

que se encuentra las Islas Cook, puede asistir a un buque

incluido en la lista negra.

Luego de este encuentro, no hubo registro del trayecto

ya que el Damanzaihao apagó la señal AIS (Automatic

Identification System), la cual permite a los buques comunicar

su posición, encendiéndola cuatro días más tarde,

el 10 de julio, cuando se ubicaba frente a la zona

económica exclusiva de Colombia. Durante ese periodo,

el buque transitó frente a Ecuador, pero no hay datos

Revista Pesca febrero 2019 31


de las actividades realizadas.

El 13 de julio, el Damanzaihao entró a la zona económica

exclusiva de Panamá, llegando al puerto de Balboa el

16 de julio, permaneciendo ahí hasta el día 19. 62 días

más tarde, se le ve entrando a la zona económica exclusiva

de China, recalando en el puerto de Dalian el 20 de

septiembre de 2018. Según el reglamento de la OROP-

PS, los países miembros del organismo, entre los que se

encuentran China y Panamá, deben prohibir la entrada

de los buques incluidos en la lista negra y no pueden

autorizar el desembarque, transbordo, reabastecimiento

o cualquier transacción comercial en sus puertos.

“Los eventos detectados por Oceana Chile violan las regulaciones

de la OROP-PS, las cuales son obligatorias

para los países participantes, incluidos China, Panamá y

las Islas Cook”, sentenció Liesbeth van der Meer, Directora

Ejecutiva de Oceana Chile, y agregó que “los estados

y partes colaboradoras de este organismo internacional

deben iniciar acciones legales y asegurar que se

detenga la pesca ilegal en altamar”.

El Damanzaihao constituye un riesgo para los ecosiste-

macenamiento que alcanza las 49 mil toneladas mensuales,

sino también por estar involucrado de forma

reiterada en pesca ilegal, cambiando constantemente de

bandera para eludir los controles. Si este buque funcionara

diariamente, tendría la capacidad de almacenar

547 mil toneladas de pescado al año, lo que superaría la

cuota anual de jurel.

Esta embarcación fue construida en 2008 a partir de la

remodelación de un antiguo petrolero de 228 metros,

convirtiéndolo en el pesquero más grande del mundo, el

que funciona como buque madre para almacenar y trasladar

las capturas de otras flotas de arrastre, cargamento

que clasifica, procesa y congela a bordo, para luego

transportarlo a distintos mercados.

Fuente

https://www.mundoacuicola.cl/new/2018/12/07/denuncian-quepesquero-ilegal-mas-grande-del-mundo-logra-llegar-a-china-apoyadopor-paises-de-la-orop-ps/

NOTA DE PESCA

Si los países miembros de la OROP del Pacífico Sur no

cumplen con sus compromisos, como en este caso,

¿quién garantiza que respetarán y cumplirán los otros

tipos de acuerdos, en especial el respeto a las cuotas

establecidas y las zonas de pesca?

mas marinos, no solo por su enorme capacidad de al-

El potencial pesquero que Perú posee por sus posibilidades de extracción del recurso anchoveta, lo coloca

en una posición privilegiada dentro del contexto mundial. Sin embargo, más allá del análisis económico se

hace necesario una reflexión más profunda que vaya más allá de la aritmética de la economía global.

El Estado no interviene nada más que dando el marco regulatorio dirigido a cumplir metas de control biológico

y de protección. Las medidas comúnmente aplicadas son: las vedas, las cuotas, limitaciones al tamaño

mínimo, control de artes y sistemas de pesca, etc. El objetivo de este ordenamiento es la preservación

de las especies más explotadas, restringiendo la presión sobre su biomasa en etapas críticas.

Todo el movimiento exportador genera ganancias, y se realiza dentro de las normas legales vigentes; pero

se hace con un recurso natural que es patrimonio de la Nación y que debe ser regulado por el Estado para

que alcance a todos sus propietarios, o sea todos los ciudadanos peruanos. Es por eso que existen los impuestos

y los derechos de pesca.

Revista Pesca febrero 2019 32


LATINOAMÉRICA PERMITE QUE

CHINA SE APROPIE DE SUS

PUERTOS

Gustavo Arias Retana

Empresas del país asiático están cada vez más presentes

en las terminales comerciales latinoamericanas.

Asia, Oceanía, Europa, África y América mediante carreteras,

ferrocarriles, oleoductos y gasoductos.

El barco mercante chino Cosco Shipping Panama, cruza las

nuevas esclusas de Agua Clara durante la inauguración de la

expansión del canal de Panamá en Colón, el 26 de junio de

2016. (Foto: Johan Ordoñez/AFP)

El interés chino por aumentar su presencia en los puertos

comerciales alrededor del mundo es cada vez más

fuerte, y Latinoamérica no es inmune a esas intenciones.

Por el contrario, los países latinoamericanos cada

vez facilitan más el control y el desarrollo de terminales

portuarias a las empresas chinas, cediendo al país asiático

posiciones estratégicas comerciales y militares.

El especialista en Relaciones Internacionales de la Universidad

Nacional de Costa Rica, Alejandro Barahona,

explica que el interés de China en los puertos comerciales

latinoamericanos combina aspectos militares y económicos

que concuerdan con los objetivos de su proyecto

llamado “la nueva ruta de la seda”. Esta es una iniciativa

con la que el Gobierno chino pretende conectar

“Los intereses son una combinación entre comercio y

proyección militar. Para China es más fácil entrar por los

mares a Latinoamérica, porque la nación asiática no tiene

bases militares en la región. Los puertos son estratégicos

para consolidar su influencia comercial y política, y

desde ahí expandirse con inversiones comerciales que

generan influencia en zonas clave desde el punto de

vista militar”, explicó Barahona a Diálogo. “Todo, en el

fondo, tiene que ver con la idea de ‘la ruta de la seda’,

que es un proyecto muy ambicioso y que capta la atención

de países como los latinoamericanos porque tampoco

hay muchas opciones en la actualidad que compitan

contra el financiamiento chino”, agregó el académico.

El director del Centro de Estudios China-México de la

Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique

Dussel, coincide con Barahona en que la expansión de

China en los puertos latinoamericanos está relacionada

con una estrategia de corte internacional de proyección

del país asiático. Además, considera que la región es un

blanco fácil para las intenciones chinas, ya que la mayoría

de países necesitan invertir en infraestructura y no

tienen los recursos para hacerlo, entonces ven a China

como una opción para lograr esa inyección de recursos

frescos.

“En Latinoamérica existe una enorme demanda de infraestructura

insatisfecha. La región debería invertir al menos

el 5 por ciento de su producto interno bruto en infraestructura,

como son los puertos comerciales, pero la

Revista Pesca febrero 2019 33


ealidad es que esa inversión ronda solo el 2 por ciento”,

comentó Dussel.

Puntos importantes en Latinoamérica

En 2017, la empresa China Construction manifestó su

interés en desarrollar y financiar infraestructura en el

puerto de Manzanillo, el más importante de México.

Además, varios empresarios chinos están interesados en

invertir en la llamada Zona Económica Especial que México

busca desarrollar en los alrededores del puerto Lázaro

Cárdenas, en el estado de Michoacán. La iniciativa

precisa de una inversión inicial de unos USD 90 millones,

y se centra en promover las industrias metalmecánicas

y acereras cerca del puerto.

China tiene interés por divulgar en Latinoamérica y en especial

en México las oportunidades de intercambio que representa

la iniciativa conocida como “la nueva ruta de la seda”,

aseguró en México el 9 de octubre de 2018 Liu Biwei, vicepresidente

de la Asociación de Diplomacia Pública de China.

(Foto: Jorge Arciga/AFP)

Panamá, país que aloja dos de los puertos más importantes

de la región, el de Colón y el de Balboa, es una

de las naciones que está en la mira del país asiático. La

empresa china Landbridge Group construye el puerto

Panamá Colón Container Port, una terminal para buques

neopanamax, con una inversión de más de USD 1 millardo.

Además, la empresa china Harbour Engineering

Company Ltd. está construyendo un puerto para cruceros

de pasajeros en la zona de Amador.

En Brasil, la compañía estatal china Merchants Port controla

la Terminal Portuaria de Paranaguá, la segunda

más grande del país, solo superada por el puerto de

Santos. Para ganar control de la terminal, la empresa

asiática adquirió a la empresa brasileña Terminal de

Contenedores Paranaguá, que administraba el puerto,

por USD 935 millones en 2017.

En Perú, la compañía china Cosco Shipping desarrollará

el puerto de Chancay con una inversión que rondará los

USD 2 millardos. Por su parte, los Gobiernos de Colombia

y China firmaron desde 2016 un memorando de entendimiento

para que la nación asiática desarrolle una

serie de proyectos en las cercanías del puerto de Buenaventura.

China prometió una inversión de USD 16 millones

en la zona.

En Uruguay, la compañía china Shandong Baoma Fishery

impulsa desde 2016 el desarrollo de un puerto pesquero

que necesita una inversión de USD 200 millones.

El plan incluye, además de la terminal, la construcción

de una planta para almacenar material de pesca y la

industrialización de harina de pescado.

La táctica china se repite a lo largo de Latinoamérica.

Mediante la inversión en los puertos comerciales el país

asiático se apodera poco a poco de puntos estratégicos

para el comercio y la defensa en la región. La táctica es

clara, y China la emplea en otras zonas del mundo: dinero

para puertos a cambio de poder.

Fuente

https://dialogo-americas.com/es/articles/latin-americaallows-china-take-over-ports

Revista Pesca febrero 2019 34


Cocer el pescado reduce a la mitad

un contaminante presente en el

medio ambiente

Investigadores catalanes han descubierto que cocer el pescado

reduce entre el 50% y el 70% la concentración de

un contaminante orgánico presente en el medio ambiente,

una fragancia que se usa ampliamente en productos de higiene

personal de uso diario --como perfumes, cosmética, jabones,

colonias y condicionadores de ropa--.

El estudio, realizado por científicos de la Universitat Rovira i

Virgili (URV) ha calculado por primera vez el efecto que tiene

la cocción sobre la concentración de este contaminante --

Galaxiloide--, que hasta la fecha solo se había estudiado en

peces sin cocer, ha explicado la universidad en un comunicado.

Junto a científicos del Instituto Portugués del Mar y de la

Atmósfera (IPMA), han descubierto también que el contaminante

que llevaba el pescado se absorbe en el cuerpo al comerlo.

"Los resultados muestran que estos estudios son necesarios

para poder hacer una determinación cuidadosa del riesgo sobre

la salud humana por consumo de pescado", han señalado

los investigadores de la URV, que han apuntado que

es el primer estudio que conocen sobre la bioacesibilidad de

Galaxolide en muestras de pescado, así como del efecto de

cocción. Se trata de una de las fragancias sintéticas con más

presencia en el medio ambiente debido a su gran producción

industrial y elevado consumo, y se libera en el medio ambiente

desde las aguas residuales, principalmente a través de las

depuradoras, que no lo eliminan completamente.

Varios estudios han demostrado su omnipresencia en pescados

y mariscos, en concentraciones apreciables, más altas

que en el caso de otras fragancias, y su consumo --

especialmente a través del pescado-- se considera una de las

principales vías de exposición a este contaminante. Los investigadores

han analizado el efecto de la cocción de bacalao y

caballa sobre este contaminante, así como cuál es la fracción

del contaminante que se encuentra en la merluza que absorbe

el cuerpo humano y cuál es la parte que se elimina, a través

de un estudio de bioaccesibilidad.

Se acumula en las grasas

Los resultados en bacalao y en caballa demuestran que el

cocinado al vapor y a la parrilla reducen un 50-70% este

compuesto químico en el pescado, sin diferencias significativas

entre ambos procesos, pero sí que han observado una

mayor reducción en las especies con un contenido de lípidos

elevado (caballa) en comparación con las especies con un

contenido de lípidos más bajo (bacalao). El Galaxolide tiende

a acumularse en los lípidos --las grasas-- y puesto que el cocinado

favorece su liberación, es razonable que se haya observado

una mayor reducción del contaminante a las especies

son más grasas.

Los resultados muestran que estos estudios son necesarios

para poder hacer una determinación cuidadosa del riesgo sobre

la salud humana por consumo de pescado, han señalado

los investigadores de la URV.

Junto con los investigadores portugueses, simularon todo el

proceso de digestión con merluza en laboratorio, emulando lo

que pasa cuando entra en la boca y pasa por el estómago y

por el intestino, a través de soluciones que simulan las sales y

las enzimas del cuerpo. Tras este proceso queda una parte

líquida, que es la que se absorbe a través del intestino, y otra

sólida, que se elimina: han detectado que el contaminante se

queda todo en el residuo líquido, por lo que lo absorbe el

cuerpo tras ingerirlo.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Fuente

https://www.ecoticias.com/vida-saludable/190302/Cocer-pescadoreduce-mitad-contaminante-presente-medio-ambiente

Revista Pesca febrero 2019 35


BANDERAS DE CONVENIENCIA,

LA PATRIA DE LOS OCÉANOS

Fuente: Bahnfrend

Alfonso Pisabarro

@PisabarroA

La globalización y el incremento imparable del

transporte de mercancías a través de los océanos

hace aparecer sorprendentes actores en el plano

geopolítico. En busca de reducir los costes del

transporte, las grandes potencias económicas

continentales permiten que algunos pequeños

países, en ocasiones sin ni siquiera mar, registren

casi toda la flota mundial. Son una especie de paraísos

fiscales de los océanos donde las inspecciones

de seguridad, los derechos laborales o las

tasas portuarias no son un obstáculo para armadores

y operadores logísticos.

Han pasado ya 16 años desde el naufragio del petrolero monocasco

Prestige frente a la costa gallega tras la errónea decisión

de remolcarlo mar adentro, más allá incluso de la zona

económica exclusiva —250 millas—. En el tránsito hacia el

medio del Atlántico, el buque no aguantó y se fracturó. La

rotura del casco al hundirse provocó el vertido de 50.000 toneladas

de crudo y un desastre medioambiental sin precedentes

en España. Mientras la sociedad española se movilizaba

para limpiar las costas, la actuación política y mediática se

centró únicamente en prohibir el tránsito de barcos monocasco

por la línea de costa, pero nunca se reveló un interés especial

en estudiar la cuestión de fondo: un barco de una empresa

griega localizada en Liberia y con bandera de Bahamas.

Esta curiosa combinación con banderas de otros países se ha

venido repitiendo en otros desastres: el Erika, con bandera de

Malta, destrozó las costas francesas en 1999, el marshalés

Deepwater explotó junto a la costa de Texas y una larga

lista de petroleros con bandera liberiana han ido rociando el

planeta de crudo.

Lo cierto es que esta práctica es más común de lo que creemos,

un fenómeno conocido como banderas —o pabellones—

de conveniencia: un barco registrado en un país diferente al

del propietario y que, por lo tanto, se ajusta a la ley del país

abanderado. Las razones son las imaginables: exención de

tasas y soslayar las obligaciones nacionales respecto a los

derechos del trabajador y medio ambiente. Las federaciones

sindicales internacionales de trabajadores del transporte denuncian

el incumplimiento de la Convención de Naciones Unidas

sobre el Derecho del Mar, en la que se estableció que

debía existir un vínculo genuino entre el propietario de la embarcación

y la bandera que enarbola. De hecho, cambiar la

bandera exige un trámite sencillo en el cual hay que dar de

baja previamente el barco en el país de origen —el trámite

más largo— e inscribirlo en el nuevo, que pondrá muchas

facilidades. Por ejemplo, Panamá ofrece un sencillo registro

en apenas ocho horas que conlleva exención total de impuestos

de la actividad, representación a través del consulado de

la marina mercante, líneas de crédito, ausencia de requisitos

de tonelaje o inspecciones y acceso a la ley panameña de

sociedades anónimas. Liberia también ofrece una serie de

ventajas en la misma línea.

Históricamente, los barcos ingleses ya adoptaban la bandera

española en el comercio con América en el siglo XVI, la francesa

en el siglo XVII o la noruega en el XIX. Hoy las antiguas

potencias coloniales buscan formas de combatir el ascenso de

las nuevas banderas simulando e incentivando fiscalmente

segundos registros nacionales que se aproximen a las con-

Revista Pesca febrero 2019 36


diciones que ofrecen otros países de conveniencia. En este

sentido utilizan Gran Bretaña las islas del Canal, Francia las

islas Kerguelen y España las islas Canarias, pero aún no son

lo suficientemente atractivos.

Estas prácticas llevan aparejada una disminución de la seguridad

y de los salarios y derechos de los trabajadores del

mar. Las organizaciones laborales reclaman la eliminación de

las banderas de conveniencia ante la oposición frontal de

operadores logísticos y redes comerciales de todo tipo con

mucho poder, que amenazan con un incremento inmediato de

los precios del transporte y una reducción de las contrataciones.

El volumen de mercancía transportada en los últimos

años crece de forma imparable, impulsado por el mercado

globalizado y el acceso a productos de todo el mundo. La sociedad,

consciente o inconscientemente, opta por resignarse

a comprar desde casa productos muy baratos mientras se

vulneran importantes derechos laborales y se avanza en el

deterioro medioambiental del planeta.

Países en el radar

Bahamas y Liberia forman parte del club de países interesantes;

actualmente ocupan la octava y tercera posición —

respectivamente— en número de embarcaciones. El primero

es un archipiélago conocido sobre todo por sus veloces atletas.

Por su parte, Liberia, un Estado creado para los esclavos

estadounidenses liberados, ocupó durante varios años la primera

posición en cuanto a número de barcos con su bandera;

todavía hoy la mayor parte de los portacontenedores de todo

el mundo ondean la enseña liberiana. Las tasas que cobran

estos países son escasas —en Bahamas 2.300 dólares más

0,17 por tonelada para mercantes—, pero, dado el tamaño de

sus economías, son una fuente de ingresos nada despreciable

—unos 20 millones de dólares anuales, en el caso de Liberia—

Algunas de las principales banderas de conveniencia.

Fuente: CruiseMapper

Otras banderas de conveniencia comunes parecen

sacadas de una película de piratas o de redes de

corrupción, ya que suelen coincidir con muchos de

los paraísos fiscales. Son territorios que apenas tendrían

capacidad en sus puertos para ello, como

varios países antillanos, Comoras, Corea del

Norte, Georgia o Gibraltar, e incluso países sin mar,

como Mongolia o Moldavia. Pero el líder indiscutible

es Panamá, el referente de las banderas de conveniencia, justificado

en buena medida por la posición estratégica de su canal,

una de las rutas más transitadas del planeta. Desde que el

padre de la geografía moderna Alexander von Humboldt sugiriera

su construcción, nadie dudaba de que sería uno de los

puntos más importantes en cuanto a tránsito de buques. Hoy

en día Panamá gestiona el canal a raíz del Tratado Torrijos-

Carter, lo cual ha ayudado a que la mayor parte de los buques

del planeta hayan adquirido su bandera debido a sus ventajas.

Este hecho no es necesariamente exclusivo de los usuarios del

canal, sino que es un fenómeno extendido.

Para ampliar: “Panamá, de construir un canal a fabricar un Estado”,

Adrián Albiac en El Orden Mundial, 2016

Después de muchos años siendo la bandera de navegación

más común en el mundo, las autoridades panameñas empiezan

a ver ciertas amenazas a la hegemonía panameña de las

banderas, en concreto las Islas Marshall, que ya son el tercer

país más importante y lideran el abanderamiento de petroleros.

Su crecimiento está siendo vertiginoso y para nada casual.

El registro de banderas marshalés lo gestiona una empresa

estadounidense llamada Registros Internacionales que obtiene

beneficios millonarios mientras más de la mitad de la población

vive bajo el umbral de la pobreza con una renta per cápita inferior

a los 5.000 dólares anuales. Estas remotas islas del Pacífico,

que apenas superan los 70.000 habitantes, se independizaron

de Estados Unidos en 1990, pero la dependencia de las

decisiones de Washington se evidenció tras la captura del

Mærsk Tigris por la Organización Marítima y de Puertos de

Irán en el estrecho de Ormuz, que tuvo una reacción inmediata

por parte de Estados Unidos, que importa crudo en barcos

con esta bandera. La empresa de origen danés que operaba el

barco, Mærsk, es la más poderosa en portacontenedores

y cuenta con un buen número de petroleros. Su volumen

de negocio y capital son enormes y tiene capacidad para alte-

Revista Pesca febrero 2019 37


ar el panorama marítimo mundial. Un escenario, en definitiva, que ya no tiene nada que ver con el que había en 1980, el prim er año

con datos disponibles.

En 1980 las principales potencias económicas y marítimas

todavía tenían una flota superior a la de los países

de conveniencia —con la notable excepción de Liberia,

ya por entonces líder—, si bien países como Panamá ya

iban posicionándose entre las potencias tradicionales,

como Grecia, Reino Unido y Noruega. Con este escenario

sobre la mesa surge en 1982 la Convención sobre el

Derecho del Mar.

En ella se elaboró la jurisdicción más importante sobre

los océanos, que definía el concepto de aguas internacionales,

delimitaba el uso de las aguas más cercanas

por parte de los Estados ribereños —aquellos con litoral—

y consideraba los buques privados territorio del

Estado al que pertenecen en función de su abanderamiento,

con sometimiento a las leyes de dicho Estado.

Posteriormente, ha ido siendo ratificada por la mayoría

de los países, pero no por todos; hubo Estados ribereños

que no la firmaron, entre ellos Venezuela, Turquía,

Siria, Perú, Israel y Eritrea.

Estados Unidos tampoco se adhirió al tratado por

las limitaciones que imponía a la extracción de recursos

mineros del fondo oceánico; aunque durante los

Gobiernos de Bush y Obama el Senado ha debatido la

adhesión para obtener seguridad jurídica sobre sus

aguas —especialmente en el Ártico—, sus miembros

más conservadores llevan décadas bloqueándola. Tras

el tratado, la caída en el registro de banderas de los

países más desarrollados fue generalizada, particularmente

en España, que pasó de la undécima posición a

la 51.ª, por debajo de Tuvalu, las Islas Cook o Gibraltar.

Algunos propietarios de barcos, incluso de recreo, afirman

que las inspecciones, las titulaciones requeridas,

la burocracia y el material de seguridad incentivan

prescindir de banderas como la española.

Revista Pesca febrero 2019 38


Las mercancías transportadas marcan la diferencia

Cuantitativamente, Indonesia, un país con multitud de islas, 54.000 km de costa y una población en expansión de más de

250 millones de habitantes, lidera el número total de barcos, si bien por volumen de mercancías transportadas está muy

lejos de los primeros puestos, donde destacan Panamá, Islas Marshall, Liberia y Hong Kong, que lideran el transporte de

contenedores, cisternas y graneles. En general, los países del sudeste asiático, como Vietnam, Japón e Indonesia, tienen

una flota de pequeñas dimensiones que les permite seguir apareciendo en los primeros puestos en número de banderas.

Japón, un referente marítimo histórico, se encuentra en tercera posición en número total de barcos, pero baja al décimo

puesto en carga por su especialización en una flota más pequeña dedicada al transporte de pasajeros y de productos a

granel. En cambio, Hong Kong y Singapur son auténticos referentes en el transporte internacional, el primero en cuanto a

contenedores y graneleros y el segundo en contenedores y petroleros.

Revista Pesca febrero 2019 39


En la Unión Europea, los registros se están trasladando a países

como Malta y Chipre, particularmente la primera debido a

su presencia en el transporte de contenedores. Estos se acercan

a las cifras de gigantes asiáticos del transporte por barco

como Hong Kong, Singapur e Indonesia. Pero observar el planisferio

no es un buen método para conocer los países más

influyentes en cuanto a banderas de transporte marítimo. Los

países con las costas más extensas ya no son sinónimo de

tener una gran flota. Lo estrambótico de la situación hace que

países sin salida al mar como Mongolia, Luxemburgo o Moldavia

tengan una flota mayor que países con miles de kilómetros

de costa como Chile y Argentina. También hay países con

salida difícil al mar, como Paraguay, o a grandes lagos, como

varios istanes, con un buen número de barcos. El beneficio de

este registro no es demasiado alto —200.000 dólares anuales

en Mongolia— y puede estar cedido a empresas afincadas en

otros países beneficiadas gracias a sus vínculos con el poder.

Es el caso de Mongolia, cuya flota está registrada bajo el conglomerado

Sovereign Ventures, propiedad de un magnate

que fue senador del país y con relaciones empresariales con

Corea del Norte. C-Star, el barco de ideología ultraderechista

que obstaculiza la labor de las ONG en el Mediterráneo, también

tiene bandera mongola después de haberse armado

en Yibuti, un país mayoritariamente musulmán.

En este punto ha quedado claro que los registros se realizan

en terceros países, pero ¿quiénes se benefician realmente de

este sistema? Naciones Unidas ofrece datos cruzados con el

Revista Pesca febrero 2019 40


país de actividad del propietario que pueden dar una idea:

Grecia, Japón, China, Alemania y Singapur serían, por carga y

número de barcos, las grandes potencias del transporte marítimo

en la actualidad. Alemania todavía no había sido mencionada,

pero su potencial económico e industrial también debía

aparecer de alguna forma. Un caso sorprendente es el de

Bermudas, en el décimo puesto por mercancías transportadas

y número de barcos. El elevado número de barcos bermudeños

de grandes dimensiones quedó en evidencia cuando el

operador de cruceros de lujo Cunard estableció allí toda su

flota para huir de la legislación británica, que no permitía las

bodas en el mar. Barcos emblemáticos como el Queen Mary

2, Queen Victoria o Queen Elizabeth han sustituido el puerto

de Southampton por el de Hamilton, la capital de Bermudas,

donde apenas se completan el 32% de los requerimientos de

inspección; además, los estándares de medida a menudo se

reducen para la medida de los buques, lo cual les permite

disminuir las tasas portuarias.

Hacia un mayor seguimiento y control

El desarrollo de las técnicas vía satélite, radar, GPS y la conectividad

mundial vía internet permite visualizar desde casa

la posición exacta de la mayoría de los barcos en tiempo real.

Podemos estar desayunando unos cereales traídos por un

carguero panameño mientras seguimos cómo se desplaza un

buque con bandera de Hong Kong que transporta contenedores

con nuestra última compra en AliExpress.

Aunque las estadísticas de Naciones Unidas sobre transporte

marítimo son bastante completas, ante un mercado del

transporte marítimo con una regulación tan flexible surgen

agencias que ofrecen servicios de información de pago a la

comunidad marítima. No obstante, el seguimiento no es completo

y los buques que tienen algo que ocultar no se suelen

adherir a este seguimiento; así, por ejemplo, es posible encontrar

más embarcaciones españolas que liberianas o marshalesas,

lo que indica una carencia clara.

Por otro lado, a menudo se desconfía de las mercancías y

tripulantes que llegan a los puertos cuando el registro es

abierto. Productos de contrabando, drogas, ruptura de embargos,

prostitución y delincuentes varios son capturados en

este tipo de barcos. Es por ello por lo

que Honduras y Camboya cerraron sus registros, esta última

obligada por Francia.

El transporte marítimo y, en concreto, las banderas de conveniencia

suponen un sector muy complejo que requiere de

un análisis profundo y, posiblemente, años de investigación.

En las últimas décadas este fenómeno ha puesto en una situación

complicada a los países con un Estado del bienestar

solvente. Pese a que sería deseable una legislación que garantizase

los derechos básicos de los trabajadores y el respeto

al medio ambiente, hay países que ignoran las restricciones

internacionales con tal de asegurarse la mayor parte del

negocio del transporte marítimo, con lo que generan una

sensación de descontrol e inseguridad sobre las personas, las

mercancías y el medio ambiente.

Fuente

https://elordenmundial.com/banderas-de-conveniencia-la-patria-de-losoceanos/

“No hay salud política cuando el Gobierno no gobierna con la adhesión activa de las mayorías sociales”

José Ortega y Gasset

“Que los ministros cambien a menudo es un mal; pero hay uno peor, y es cuando un ministro malo no

cambia nunca”

Pelet de la Lozere

Revista Pesca febrero 2019 41


COSTA RICA ES EL PRIMER PAÍS DEL MUNDO

EN PROTEGER LA PESCA SOSTENIBLE DE

GRANDES PELÁGICOS

Hace doce años, en un restaurante de Puntarenas, en la costa

pacífica de Costa Rica, un grupo de pescadores de palangre se

reunió con tres especialistas en conservación del Programa de

Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD). Los conservacionistas

querían entender mejor cómo evitar la pesca ilegal dentro del

Área Marina Protegida de la Isla del Coco, ubicada en la costa

de Costa Rica y Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Decididos a buscar su implicación en la problemática, decidieron

reunirse con los pescadores de palangre para cenar. El

resultado no fue el esperado y para cuando acabaron el postre

las ganas de estrechar las manos habían desaparecido.

En la mesa se habían reunido dos perspectivas muy diferentes.

El personal del PNUD estaba trabajando en un proyecto que

consideraba la pesca ilegal en la Isla del Coco puramente como

un problema de conservación.

Por otro lado, el grupo de empresarios locales de Puntarenas

luchaba por sobrevivir a pesar del contexto de agotamiento de

recursos y mercados cerrados. Si bien algunos de ellos eran

responsables de pesca ilegal, ninguno podía ser considerado

un empresario con grandes ambiciones, sino dueños de un par

de barcos de palangre que intentaban ganarse la vida con poco

acceso a crédito y pagando los precios más altos de seguridad

social en la región por cada uno de los miembros de sus

expediciones.

No están solos. Según los datos estimados por el Instituto

Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), el sector

pesquero del país está compuesto por alrededor de 400 embarcaciones,

cada una de las cuales transporta entre cinco y

ocho personas, formando una población activa de aproximadamente

2.000 a 3.200 personas vinculadas directamente al sector.

Junto con las familias que dependen de esta actividad, la

población afectada alcanza entre 10.000 y 16.000 personas –

esto es sin incluir las personas vinculadas a través de los miles

de trabajos indirectos que aseguran la actividad de pesca como

el transporte, los suministros de pesca, alimentos o mecánica.

Doce años después, la perspectiva tanto de los conservacionistas

como de los pescadores ha cambiado. El 18 de noviembre

de 2018, no lejos de ese restaurante en Puntarenas, Costa

Rica fue el primer país del mundo en lanzar un Plan de Acción

Nacional para la pesca sostenible de grandes especies pelágicas.

A través del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG),

el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto Costarricense

de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) y el apoyo del

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el

país presentó oficialmente un plan con tres áreas principales

de trabajo: mejorar las pesquerías de grandes especies pelágicas

en Costa Rica (como el atún, el pez espada y el mahi

mahi); aumentar la oferta de productos del mar de fuentes

sostenibles y garantizar el bienestar social de las personas vinculadas

a la actividad pesquera.

Durante la presentación del plan, uno de esos mismos pescadores

del restaurante aprovechó la oportunidad para acercarse

al mismo miembro del personal del PNUD con el que se reunió

hace tantos años y decirle: “Quería agradecer al PNUD la confianza

que nos ha brindado y por ayudarnos a construir un

plan formal con instituciones”. Una clara victoria para el firme

compromiso del PNUD en su apuesta por el diálogo democrático

como elemento clave para lograr un cambio sistémico en la

producción sostenible de commodities.

El Plan de Acción Nacional para la Pesca de Grandes Pelágicos

en Costa Rica tendrá una duración de diez años y contribuirá

directamente al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo

Sostenible (ODS) en el país. Presentado como un caso de éxito

de colaboración entre las diferentes partes involucradas en la

producción de una commodity, el Plan es el resultado de un

proceso de diálogo de doce meses de duración que involucró a

más de cien representantes de gobierno, instituciones académicas,

sociedad civil, cooperación internacional, pescadores,

exportadores, restaurantes y supermercados. Un grupo de

personas que probablemente no hubieran estado cómodas

compartiendo mesa hace unos años pero que ahora se han

comprometido a trabajar juntas hacia un futuro más sostenible,

inclusivo y prometedor para la pesca en Costa Rica.

En 2019 se celebrarán diez años de apoyo del PNUD en la lucha

contra los desafíos de sostenibilidad de commodities altamente

comercializadas en todo el mundo. A través del Programa

Green Commodities, el enfoque del PNUD ha sido generar

confianza entre las partes interesadas al facilitar espacios neutrales

en los que puedan colaborar a través de una visión compartida

y una agenda común. El objetivo es llegar a un acuerdo

colectivo sobre la raíz de los problemas de sostenibilidad de

las commodities clave y sobre cómo se va a trabajar colectivamente

para resolverlos. A través de las Plataformas Nacionales

de Commodities, el Programa está trabajando actualmente en

aceite de palma, cacao, café, carne de res, soja, piña y pesca

en República Dominicana, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay,

Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Filipinas, Indonesia y

Papua Nueva Guinea.

Kifah Sasa, Oficial de Desarrollo Sostenible en PNUD Costa Rica

Fuente

http://noticiasambientales.com.ar/es/compromiso-ambiental/costa-ricaes-el-primer-pais-del-mundo-en-proteger-la-pesca-sostenible-de-grandes

-pelagicos

Revista Pesca febrero 2019 42


ESTAMOS COMIENDO PESCADO,

QUE ESTÁ COMIENDO PLÁSTICO,

QUE HUELE A COMIDA

Un nuevo documento demuestra el poder del olor en los instintos

de forrajeo de las anchoas, y cómo el plástico los engaña.

Mientras los humanos han estado botando basura plástica en

el océano, las criaturas marinas lo han estado comiendo.

Apesta: el plástico puede ser tóxico, y los animales que lo

comen pueden estar malnutridos y tener un comportamiento

deficiente, pero su gusto por el plástico también ha dejado

perplejos a los científicos durante mucho tiempo. ¿Por qué

comen algo que no es comida?

Ahora, un nuevo estudio muestra el olor de pequeños microorganismos

que colonizan el plástico en el océano engañando

a los peces para que lo coman, y ayuda a explicar por qué los

diminutos trozos de plástico se abren camino hacia la cadena

alimentaria y hasta nuestras propias entrañas.

“¿No es ese el giro más irónico y shakesperiano de todo esto?”

dijo Matthew Savoca, investigador de la Administración

Nacional Oceánica y Atmosférica y coautor del estudio.

“Ponemos toda esta basura en el océano y luego, por supuesto,

obtenemos gran parte de nuestro sustento de ese océano.

Los océanos saludables también son poblaciones humanas

saludables”.

Savoca y sus colegas querían probar si el olor a plástico tenía

o no algún tipo de efecto en el comportamiento de los peces,

por lo que recolectaron colonias de anchoas para ejecutar su

prueba de olor. Los tanques de peces se inyectaron con un

estímulo de control (solo agua salada regular) o con uno de

los tres estímulos de prueba: agua que había sido perfumada

con plástico limpio, agua perfumada con plástico que se había

sentado en el océano durante tres semanas y agua que había

perfumado con krill, un pequeño crustáceo que a las anchoas

les encanta comer. También intentaron darle a las anchoas

una inyección de krill, para obtener una referencia de cómo

reaccionan a su merienda favorita.

Encontraron que las anchoas apenas reaccionaban al agua

corriente, o al agua perfumada con plástico limpio. Sin embargo,

el comportamiento de los peces cambió notablemente

cuando se presentó con el agua con olor a plástico empapado

en el océano. De hecho, se parecía mucho a la reacción que

tenían los peces al agua con olor a comida y a la comida real.

En respuesta tanto al plástico del océano como al kril, los peces

se agrupaban y comenzaban a trepar. Por lo general, a

las anchoas les gusta nadar en contra del flujo de agua, pero

en estos dos escenarios, paran esto y se lanzan alrededor del

tanque buscando el estímulo

La diferencia con el plástico registrado en el agua es que se

había recubierto con pequeños microorganismos oceánicos en

un proceso conocido como biofouling. No importa cuán

“limpia” sea una pieza de plástico cuando se la arroja al

océano, con el tiempo se convertirá en biofouled. Esto enmascara

el verdadero olor del plástico y lo hace oler mucho

más como un sabroso manjar, lo que explica en parte por qué

los peces lo comen, pero no comen otras sustancias extrañas

como las rocas, el metal o la madera. Savoca dijo que los diminutos

trozos de plástico también pueden parecerse visualmente

a la comida, lo que proporciona un doble engaño a los

amigos de los peces que no lo saben.

Aunque comer plástico tiene efectos negativos para la salud

en los peces, normalmente no mueren al comerlo, lo que significa

que podría haber una posibilidad de que estas pequeñas

partículas de plástico estén abriéndose camino a través

de la cadena alimenticia hacia los peces que comen los humanos.

En otras palabras: podríamos estar recuperando nuestro

plástico del océano, ya sea que queramos o no

“Es una conexión triste, pero, desafortunadamente, para muchas

personas lo que les interesa o les preocupa es cuando

en realidad podría afectarles”, me dijo Savoca. “La gente está

triste por lo que les sucede a los animales, pero tal vez no

piensen que es el fin del mundo. Pero si estamos comiendo

pescado tóxico, eso es un problema”.

Por Kaleigh Rogers

Artículo original (en inglés)

Fuente

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/estamos-comiendopescado-que-esta-comiendo-plastico-que-huele-a-comida/

Revista Pesca febrero 2019 43


LOS BARCOS PESCAN MÁS DENTRO

DE LAS ÁREAS PROTEGIDAS QUE

FUERA DE ELLAS

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Miles de embarcaciones faenan más tiempo y

más intensamente en las aguas europeas con

protección ambiental

misma red neuronal artificial, mediante el uso de algoritmos

entrenados, podía determinar el arte de pesca de

cada barco gracias a que sus movimientos son diferentes

en función del arte de pesca. Los investigadores estaban

interesados en la pesca de arrastre de fondo, la

más industrial de todas las artes y una de las más extractivas

e indiscriminadas.

El arrastrero francés 'Nounoute', faenando en la costa

de Ouistreham, al noroeste de Francia. CHARLY TRIBA-

LLEAU AFP/GETTY IMAGES

El trabajo, publicado en Science, detectó a 2.689 arrastreros

que faenaron en las aguas europeas en 2017. El

estudio no incluye al Mediterráneo. En total, toda esa

flota estuvo pescando algo más de un millón de horas.

Pero lo más llamativo es que una cuarta parte de ese

tiempo, pescaron dentro de los límites de alguna de las

727 áreas protegidas que estudiaron. La investigación

desveló que en el 59% de estas zonas hay pesca de

arrastre. Más aún, en términos relativos, se pesca más

dentro de estas zonas que fuera.

Con casi un tercio de sus aguas con algún tipo de protección,

las costas europeas deberían ser un paraíso

para los peces. Sin embargo, en una extraña paradoja

de la conservación, un estudio con datos de miles de

barcos muestra que se pesca más en la mayoría de las

áreas marinas protegidas (AMP) que fuera de ellas. La

investigación desvela también que muchas especies sin

interés comercial están desapareciendo de estas zonas.

Todos los barcos con una eslora de 15 metros o más

deben llevar instalado un sistema de identificación automática

(AIS, por sus siglas en inglés). Cada pocos segundos,

cada barco emite no solo su identificación, sino

su posición, ruta, velocidad... Con esa información y un

sistema de inteligencia artificial, un grupo de investigadores

pudo identificar a miles de barcos pesqueros. La

El sistema AIS permite saber la posición, velocidad

o ruta de los barcos cada pocos segundos

Analizando los movimientos de los barcos, el sistema de

inteligencia artificial pudo determinar si los barcos estaban

pescando o no. La presencia de los barcos de arrastre

(en horas por kilómetro cuadrado) a lo largo de toda

la red de AMP fue un 38% mayor dentro de ellas en

comparación a las zonas no protegidas. Pero es que,

teniendo en cuenta solo el tiempo en el que las redes

estuvieron en el fondo del mar, el porcentaje de tiempo

extra sube hasta el 46%.

En una segunda parte del estudio, los investigadores

buscaron una posible relación entre esta intensidad de

Revista Pesca febrero 2019 44


la pesca de arrastre en las zonas protegidas y la abundancia

de peces. Se centraron en una veintena de especies

de elasmobranquios, como tiburones, rayas y mantas.

En su mayoría no tienen interés comercial, así que

son capturados de forma incidental y descartados. Su

situación podría servir como indicador de la situación de

la biodiversidad marina en su conjunto.

Aquí recurrieron a la base de datos del Consejo Internacional

para la Exploración del Mar (CIEM), una organización

intergubernamental que, mediante expediciones

científicas, estudia la situación de los recursos pesqueros

y el conjunto de la vida marina. Aunque solo hay

información de las capturas científicas del CIEM de elasmobranquios

de 178 de las áreas marinas protegidas,

los investigadores comprobaron que la abundancia relativa

de tiburones, rayas y mantas era un 24% mayor

fuera que dentro. Algunas especies en peligro de extinción,

como un par de especies de tiburón perro o la raya

noruega, apenas se encuentran ya dentro de las AMP

aunque sí fuera. Sin embargo, el estudio también revela

que la población total de elasmobranquios (tanto dentro

como fuera de las AMP) está aumentando desde hace al

menos una década.

de arrastre es un buen predictor de la abundancia de

elasmobranquios (a más intensidad, menos elasmobranquios),

puede que no suceda igual con las especies con

más interés comercial, como los pequeños pescados

óseos", dice el principal autor del estudio, el investigador

de la Universidad de Dalhousie (Halifax, Canadá),

Manuel Dureuil. "Sin embargo, estas AMP no están protegiendo

de forma efectiva la biodiversidad y están en

conflicto con las directrices de la Unión Internacional

para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que establecen

que cualquier arte de pesca usada en las AMP

debe demostrar que tiene un impacto significativo en

otras especies", añade el biólogo alemán, presidente

también de ShARCC, una organización que estudia a los

tiburones atlánticos.

El problema es que la protección de la vida marina no

es la misma que la de la vida en tierra. "No hay muchas

áreas terrestres donde se pueda matar leones como se

permite matar a los tiburones en el mar", recuerda el

director del programa global marino y polar de la UICN,

el sueco Carl Gustaf Lundin. Aunque esta organización

ha elaborado una clasificación con seis categorías o grados

con las condiciones que deberían cumplir las áreas

protegidas marina, su cumplimiento ni es vinculante ni

está en un estado tan avanzado como el de las terrestres.

En cuanto al estudio, en el que no ha participado, Lundin,

recuerda que las redes de arrastre son una de las

artes de pesca menos selectivas. "Es cómo si arrancaras

todas las especies de árboles para obtener la madera de

una especie", compara. Pero recuerda que "muchas de

estas AMP no impiden la actividad pesquera". Buena

parte del problema está en que, aún habiendo suficiente

ciencia, las decisiones no siguen únicamente la lógica

científica. También hay que considerar los intereses políticos

y los del sector pesquero.

Cuanto más al rojo, más horas de pesca de arrastre en

cada una de las zonas marítimas protegidas. La zona en

gris es el área total del estudio. DUREUIL ET AL.

"Si bien hemos mostrado que la intensidad de la pesca

"No hay muchas áreas terrestres donde se pueda

matar leones como se permite matar a los tiburones

en el mar"

CARL GUSTAF LUNDIN. DIRECTOR DEL PROGRA-

Revista Pesca febrero 2019 45


MA GLOBAL MARINO Y POLAR DE LA IUCN

"Hay cierta desconexión entre las políticas para conservar

la biodiversidad y la explotación sostenible de los

recursos", sostiene el profesor de ciencia pesquera de la

Universidad de Aberdeen (Reino Unido), Paul Fernandes.

En el ámbito comunitario, "la directiva Marco sobre

la Estrategia Marina (DMEM) trata de abordar esto en

cierta medida, pero el hecho es que la Política Pesquera

Común (PPC) opera en gran medida de forma independiente

de la DMEM", explica este experto en gestión de

los recursos pesqueros. En la práctica, la pesca y la protección

de la biodiversidad llevan caminos separados.

Fernandes también coincide con los autores del estudio

en que las áreas marinas protegidas, por sí solas, "son

ineficaces a la hora de proteger a las especies marinas

más grandes y con mayor movilidad, como los elasmobranquios".

Sin embargo, recuerda, sus poblaciones en

Europa están aumentando. En buena medida esta relativa

mejora se habría debido a la implantación de planes

de recuperación basados en la reducción de la presión

pesquera. Pero, para este profesor, si realmente se

quiere salvar a los tiburones, las rayas o las mantas solo

hay dos maneras: reducir los descartes con una pesca

más selectiva y, en especial, acabar con la demanda:

"Deberíamos concentrar nuestros esfuerzos en reducir,

cuando no eliminar, los mercados del lejano oriente para

la aleta de tiburón".

Fuente

h t t p s : / / e l p a i s . c o m / e l p a i s / 2 0 1 8 / 1 2 / 2 0 /

ciencia/1545307359_465359.html

CONCHAS DE ABANICO: LAS

PEPITAS DE ORO DEL MAR

PERUANO

Estos mariscos han convertido a Perú en potencia mundial

y son exportados a países como Francia, España,

Estados Unidos y Canadá, entre otros países.

En la bahía de Sechura, en Piura , solo hay que sumergirse

tres metros en el agua para extraer conchas de

abanico o vieiras, consideradas como las pepitas de

oro del mar y que por miles de toneladas inundan el

mercado europeo y norteamericano para enriquecer su

gastronomía.

En este esplendoroso hábitat natural que ofrece el

océano Pacífico cercano a Ecuador y ubicado a 1.100

kilómetros al norte de Lima, crecen y se reproducen el

80% de los moluscos que Perú exporta a Francia, España,

Estados Unidos y Canadá, entre otros países.

"Dios nos ha bendecido con esta bahía, es muy buena

para la producción de conchas", asegura Segundo

Tezen, pescador de la asociación 'Los Tecosa', a bordo

de una pequeña embarcación que navega en altamar

frente a las costas de Sechura, informa AFP.

Para cosechar este molusco hermafrodita, buzos se sumergen

entre tres y cinco metros para recolectar en

enormes mallas su valioso tesoro. Una vez llenas, son

jaladas hacia la superficie por dos pescadores.

Estos mariscos han convertido a Perú en potencia mundial

y reciben también el nombre de ostiones, que la

Revista Pesca febrero 2019 46


petrolera angloholandesa Shell usa como símbolo en

varios países de América y Europa.

PEPITAS DE ORO DEL OCÉANO

Sechura, donde se realiza el desvalve, lavado, pesado y

embolsado de las conchas. Luego serán entregadas a

empresas, que lo exportarán desde el vecino puerto de

Paita.

"Son las pepitas de oro del mar peruano", aseguró Wilmer

Agüero, gerente de operaciones de la empresa exportadora

Cultimarine. La bahía de Sechura está llamada

a ser "uno de los primeros productores de conchas

de abanico en el mundo, por mucho tiempo", agregó.

"Los países que más demandan son Francia, que consume

mucho tallo con coral, y Estados Unidos que nos

compra el tallo", revela Isabel Viza, propietaria de un

Centro de procesamiento primario en Sechura, donde

laboran más de cien personas.

Las 16.000 hectáreas de la bahía se dividen en ocho

zonas de producción, donde trabajan 200 asociaciones

de pescadores dedicadas a la crianza y producción del

molusco Argopecten Purpuratus, su nombre científico.

La caleta de pescadores Parachique, en la provincia de

Sechura, es una de la zonas de producción y acopio de

conchas antes de que se exporten al mercado europeo

y norteamericano. A este puerto llegan a diario 200 botes

pesqueros artesanales, que descargan unas 25 toneladas

de conchas.

Tras el cosechado, el producto es cargado a camiones

frigoríficos que las trasladan a plantas procesadoras en

DATOS

- Perú cuenta con un total de 20 áreas de producción de

conchas.

- Los maricultores siembran la semilla de la concha de

abanico en el fondo del mar. El tamaño de las conchas

que se exportan es de siete centímetros.



Fuente

Al cabo de nueve meses, el molusco está listo para

ser comercializado. Su precio fluctúa entre 20 y

38 soles el kilo (entre seis y once dólares).

https://peru21.pe/peru/piura-conchas-abanico-pepitasoro-mar-peruano-video-448598

Revista Pesca febrero 2019 47


No parece ser la mejor opción arriesgar o comprometer nuestros recursos de alimentación en beneficio de

otras poblaciones. Sin dejar de ser solidarios con poblaciones que requieren de mayor aporte de proteína,

la obligación primaria del Estado es asegurar la alimentación de nuestra población y recién entonces exportar

los excedentes.

Revista Pesca febrero 2019 48


LA PESCA COMERCIAL A GRAN

ESCALA IMPONE SUS INTERESES

SOBRE LA PROTECCIÓN DE ÁREAS

MARINAS

La ley de la jungla impera en los océanos y perpetúa la

sobrexplotación marina. En los últimos siete días el mar

ha acumulado tres reveses: las áreas marinas protegidas

europeas se han convertido en paraísos para la pesca

industrial donde la vida marina declina en lugar de

prosperar, el último reparto de cuotas pesqueras de la

UE ha desoído parcialmente los porcentajes de capturas

sostenibles marcados por los científicos. Y, para rematar

la semana, Japón ha oficializado que retomará la caza

comercial de ballenas sin la máscara de su polémico

plan científico de cetáceos.

Así, el Gran Norte supera el 27% y Macaronesia (donde

se ubican las Islas Canarias, Azores, Madeira o Cabo

Verde) apenas superan el 3%. En el Mediterráneo, declarado

por la FAO como el más sobreexplotado del planeta,

el mar Jónico, el Egeo y el Adriático ni se acercan

al objetivo final. La parte occidental está en el 19,6%.

Ser MPA o incorporarse al área de protección ambiental

europea Red Natura 2000 no implica directamente la

prohibición legal de la pesca, pero sí obliga a regular las

actividades económicas compatibles con la conservación

ambiental.

En la Unión Europea existen 727 Áreas Marinas Protegidas

(MPA) por los estados. Los buques de arrastre en

Europa pescan sin problemas en estas zonas protegidas.

Arrastran en más de la mitad de las zonas con protección

oficial de la Unión y lo hacen con más intensidad:

1,4 veces más que en áreas sin blindaje, según el estudio

basado en seguimientos satélite de la flota comercial

realizado por especialistas de la Universidad de Halifax y

del Centro de Investigación Oceánica de Kiel. “La extendida

explotación comercial de estas áreas protegidas

mina los objetivos de conservación de biodiversidad”,

describe la investigación publicada en Science.

Europa –y España– tienen el compromiso de dotar de

protección a, al menos, un 10% de sus aguas, para

cumplir con la Convención Internacional de Protección

de la Biodiversidad. La media europea está actualmente

en un 11% aunque con grandes diferencias en función

de la zona marítima.

Sin embargo, estos científicos –autores de prestigio

aunque también controvertidos– han constatado que

designar una cuadrícula como protegida atrae a los

arrastreros (al fin y al cabo son latitudes que obtuvieron

ese estatus por la riqueza marina que albergaban) que

faenan sin mucha restricción: “Utilizando especies vulnerables

como los tiburones o las rayas a modo de indicador,

encontramos que muchas áreas protegidas están

fracasando en su conservación”, concluye la investigación.

Estas especies han decrecido hasta un 69% en

áreas fuertemente arrastradas.

“No nos sorprende”, cuenta la directora de estrategia

política de la organización Oceana Europa, María José

Cormax. “La mayoría de la Red Natura 2000 marina tiene

permitidas actividades como el dragado o el arrastre

de fondo, explica Cormax, que analiza además que la

pesca comercial a gran escala “es un sector primario

con mucho arraigo y cada vez que protestan tiene mucha

repercusión, sobre todo en épocas electorales”.

Revista Pesca febrero 2019 49


2020 para alcanzar la pesca sostenible

En este sentido, el pasado 19 de diciembre los ministros

de Agricultura y Pesca de la UE acordaron las cuotas

pesqueras para 2019 en el Atlántico Noreste y el Mar

del Norte. Durante las negociaciones el Gobierno español

revertió la propuesta de la Comisión que rebajaba

las capturas de merluza siguiendo el criterio del Comité

Científico. “Algunas especies están en niveles sostenibles

como el rape o el gallo, pero otras como el lenguado,

el abadejo y el merlán se han vuelto a establecer

este año por encima de las recomendaciones científicas.

Concretamente, un 114%, un 76% y un 57% por encima

de dicho consejo”, explica la bióloga marina de la

Fundación ENT Lydia Chaparro. “La sobrepesca continúa

siendo muy elevada” analiza el responsable de pesca de

Ecologistas en Acción, Eneko Aierbe. La UE tiene fijado

el año 2020 para alcanzar la pesca sostenible completa.

El ministro Luis Planas contrapuso que España tiene un

“compromiso indiscutible” con la sostenibilidad porque

“todas las poblaciones de principal interés comercial se

van a explotar bajo el objetivo del Rendimiento Máximo

Sostenible”.

Raúl García, responsable de pesca de WWF, considera

que “lo que evidencia el estudio de Science es que en la

UE hay mucho parque de papel sin gestión que asegure

la conservación de los valores por los que se han declarado”.

El plan de gestión “es crucial”, explica García:

“Las áreas deben marcar unos objetivos claros de conservación,

qué protege y cómo hacerlo”, insiste.

En España, los planes de gestión abarcan un poco menos

del 2% de las áreas oficiales. “Normalmente se explican

estos desfases porque existe un periodo entre la

declaración del área y su plan de gestión”, comenta

Cormax. La normativa concede cinco años para elaborar

esa documentación. “En eso vamos con bastante retraso”,

añade Raúl García.

“La clave es más y mejor gestión. Y que se cumpla” matiza

su compañero experto en áreas protegidas, Óscar

Esparza. Esparza asegura que la solución pasa “por contar

con el sector pesquero para ir conjuntamente y que

formen parte de la solución porque, si no se regula y

gestiona la pesca en Europa, a la larga lo que haces es

derivar el problema a países empobrecidos”.

300 rorcuales para investigar

Este miércoles Japón ha hecho oficial su salida de la Comisión

Ballenera Internacional (CBI) que anunció hace

una semana. El país intentó que la CBI relajara la prohibición

de cazar ballenas con fines comerciales. Sin éxito,

ha abandonado el organismo y reanudará esa actividad

sin disfrazarla de programa científico. Su flota se había

amparado en este plan para matar este 2018 hasta 333

rorcuales. 50 de ellos en un área marina protegida en el

Antártico, según mostraron los datos de posicionamiento

de buques. Con esta decisión, Japón se une a Noruega

e Islandia que tampoco respetan la moratoria sobre

la caza de cetáceos que lleva vigente 30 años.

“La sobrepesca a la que ha llevado la alta tecnología de

su flota ha terminado por diezmar varias especie”, ha

criticado el director de Greenpeace en Japón, Sam Annesley.

Algunos han puesto un prisma positivo a este

abandono: da más posibilidades para que la Comisión

declare el santuario cetáceo del Pacífico Sur que Japón,

entre otros, ha estado bloqueando.

Fuente

https://contrainformacion.es/la-pesca-comercial-a-granescala-impone-sus-intereses-sobre-la-proteccion-deareas-marinas/

Revista Pesca febrero 2019 50


NUTRITIVA Y ABUNDANTE:

RAZONES POR LAS CUALES

DEBERÍAMOS INCLUIR LA

ANCHOVETA EN NUESTRA DIETA

Por Alejandro Fuenmayor

Aunque se extrae en grandes cantidades, la anchoveta

no es de los pescados más consumidos en Chile, en parte

porque solo se usa para hacer alimentos de la industria

acuícola.

"Del desembarco total de anchovetas, solo el 1% se

destina a usos como la investigación y el consumo humano"

(Libro La anchoveta chilena sobre la mesa).

¿Qué estaba pensando el creador de la pizza hawaiana

al momento de incluir trozos de piña a esta tradicional

preparación italiana? ¿La arepa es originaria de Venezuela

o de Colombia? Hoy día, existen diversas interrogantes

sobre el mundo de la gastronomía y nuestras

costumbres alimentarias, pero quizá una de las que más

llama la atención últimamente es: ¿por qué en Chile, a

pesar de sus más de 8.000 kilómetros de costa, se consume

poco pescado?

Hoy fijamos la mirada en un nadadora incógnita de

nuestras frías costas que, además de servir de alimento

a uno de los protagonistas de nuestras mesas, el salmón,

aseguran que tiene un sabor delicioso y podría

convertirse en un nuevo manjar de la cocina chilena: les

presentamos a la anchoveta.

Mucha costa pero poco pescado en las mesas

Ojo, no es una observación personal: hay estudios que

señalan la poca (casi nula) presencia de la proteína marítima

en la dieta diaria del chileno, investigaciones que

también resaltan su precio, en comparación con el pollo

o la carne de res, y la preferencia por estas últimas alternativas.

El pescado, sea cual sea su especie, es una importante

fuente de nutrientes que, dada nuestra ventaja geográfica,

deberíamos estar aprovechando. Pero en Chile apenas

se consumen unos 7,5 kilos por persona al año,

mientras que en el mundo el promedio roza los 20 kilos,

esto según cifras de la Organización de las Naciones

Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pero también pasa por un tema de diversificar la alimentación,

de incluir elementos considerados poco comunes

o desconocidos a nuestra dieta. Uno de ellos es

la anchoveta (Enraulis ringens), un pez de alto valor

nutritivo y que, a futuro, podría ser una clara opción de

consumo más allá de la reineta, el atún y la merluza (los

pescados de más demanda en Chile, según la publicación

Del mar a mi mesa, de la Fundación Chile Saludable).

Anchoveta y anchoa: suena parecido, pero no lo

es

Partamos de un punto clave: la anchoveta no es la popularmente

conocida anchoa. Aunque ambos peces pertenecen

a la familia de los engráulidos, la anchoveta es

más grande que su prima la anchoa, con un tamaño

promedio de entre 15 y 20 centímetros.

Estas especies suelen darse en gran número en los

océanos Atlántico, Pacífico e Indico, así como también

en parte del Mar Mediterráneo. Culturalmente, los engraúlidos

y, en específico, el boquerón (otro pariente de

la anchoveta), son peces de alto consumo en países co-

Revista Pesca febrero 2019 51


mo España, donde gozan de una gran fama en su gastronomía.

En Chile, sin embargo, la anchoveta es mayormente utilizada

para la elaboración de alimentos para la industria

acuícola, según destaca un comunicado de prensa difundido

por la Universidad Católica y su Unidad de Ingeniería

Gastronómica. Este pez, es el segundo recurso

marino más capturado en el país, con unas 337 mil toneladas

anuales; solamente superado por el salmón.

Un pez versátil y nutritivo

Claramente, nos encontramos ante un recurso abundante,

pero, ¿qué preparaciones se pueden realizar con anchoveta?

Un libro que viene a responder dicha pregunta,

es el recientemente lanzado La anchoveta chilena

sobre la mesa (aquí puedes descargarlo), publicación de

la Unidad de Ingeniería Gastronómica de la UC, que surge

de la investigación del Premio Nacional de Ciencias

Aplicadas y Tecnológicas 2008, José Miguel Aguilera,

junto a los científicos y chefs Maike Siegel y Rodrigo

Orozco.

En dicha obra, se incluye un recetario que detalla preparaciones

bastante llamativas de una proteína rica en minerales,

vitaminas y omega 3. Además, no solo se ensalza

a este pez, sino que se defiende la idea de iniciar

su comercialización, para que esté al alcance de la gente

y empiece a ganar un espacio en la cultura culinaria

del país.

"Hoy en día, no se encuentra desarrollado el canal de

comercialización y distribución para la anchoveta en Chile

y, por tanto, tampoco un mercado a nivel de consumidores

[...] Del desembarco total de anchovetas, el

99% se utiliza en la elaboración de harina y aceite de

pescado. Solo el 1% restante se destina a otros usos

como la investigación y el consumo humano", reza parte

del prólogo.

Frita, cruda o ahumada: anchoveta en tres presentaciones

El libro incluye 12 preparaciones con la anchoveta de

protagonista y como elemento acompañante, preparándola

cruda, frita o, incluso, ahumada.

anchovetas "a la italiana", preparación en la que se

tempurizan los filetes y se acompañan con una salsa de

tomate y pimentón, otra de palta y una mayonesa de

anchovetas a la salazón.

Otra alternativa son los conos de sopaipilla rellenos con

un crudo de anchovetas, receta que se presenta de manera

atractiva para aquellos que prefieren un pescado al

natural, aliñado con ají rocoto, ajo, pimienta, cebollín y

aceite de oliva.

Quienes se consideran de paladar atrevido, una interesante

elección podría ser la terrina de pies de cerdo,

anchoveta y manzana, una combinación que resalta con

la presencia de este pescado conservado y ahumado.

La anchoveta chilena sobre la mesa, posee recetas y

apetitosas razones para darle la oportunidad a una proteína

que, hasta ahora, ha sido desterrada de nuestra

dieta.

Pero también es una ventana para el mercado pesquero

de aumentar la comercialización de un pez que solo se

ha aprovechado como materia prima y no como una

fuente de nutrientes, pues tal y como recalca el Departamento

de Ingeniería de la UC, se trata de un recurso

que podría transformarse en protagonista de la alimentación

del futuro.

¿Has probado la anchoveta? ¿Te gustó?

Fuente

https://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/10681/

Nutritiva-y-abundante-razones-por-las-cualesdeberiamos-incluir-la-anchoveta-en-nuestra-dieta/

NOTA DE PESCA

Esta nota que describe la situación del consumo

de anchoveta en Chile es bastante similar a la

que ocurre en Perú. Tenemos un enorme potencial

de alimento que, por diversas razones, no se

está explotando debidamente para atender las

necesidades de proteína de la población, en especial

de los más vulnerables.

Si se quiere degustar frita, una opción podrían ser las

Revista Pesca febrero 2019 52


EXPORTACIONES PERUANAS DE

ALIMENTOS A PAÍSES ASIÁTICOS

CRECEN 7,3%

Según cifras del Sistema de Inteligencia Comercial Adex Data

Trade, las partidas más demandadas por estos países -que

forman parte del sudeste asiático- fueron la quinua, los calamares

y potas congeladas, cacao, harina de pescado y arándanos.

Las exportaciones de alimentos del sector agro y pesca a Singapur,

Tailandia e Indonesia entre enero y noviembre del

2018 ascendieron a US$72 millones 472.000 y crecieron 7,3%

respecto al año pasado, indicó la Asociación de Exportadores

(Adex). El director de la Oficina Comercial de Perú en Indonesia

(Ocex Jakarta), Juan Carlos Valdivia, señaló que los consumidores

del sudeste asiático prefieren comidas saludables y

están dispuestos a probar experiencias nuevas.

Explicó que este incremento se debe a la creciente preferencia

de población por productos frescos y congelados, granos

andinos, en categorías orgánico y convencional.

Según cifras del Sistema de Inteligencia Comercial Adex Data

Trade, las partidas más demandadas por estos países -que

forman parte del sudeste asiático- fueron la quinua, los calamares

y potas congeladas, cacao, harina de pescado y arándanos.

“Es importante mencionar que estos consumidores son grandes

buscadores de buenos precios, ofertas y novedades”, precisó.

Indicó que un estudio realizado sobre las relaciones de

Latinoamérica con el sudeste asiático demostró que el principal

problema es que no hay un conocimiento por parte de

ambos lados.

“Nos ven exóticos y raros, lo cual no es cierto”, refirió.

Juan Carlos Valdivia quien dará la conferencia ‘Mercado de

Alimentos en el sudeste asiático’ el próximo 23 de enero en

Adex, informó que Tailandia es un país de 80 millones de habitantes,

principalmente de clase media y tienen importante

capacidad de consumo.

Asimismo, Indonesia importa del mundo alrededor de

US$19.000 millones en alimentos de agro y pesca, y el Perú

solo le provee esos productos por un valor de US$22 millones

al año, y por ello el empresario peruano debe aprovechar esta

oportunidad comercial.

Detalló que Singapur es una importante vitrina para que los

empresarios fortalezcan su presencia en el sudeste asiático.

“No es muy grande en términos de población, pero es un

mercado que cuenta con una economía del primer mundo.

Tenemos un TLC con ese país, lo que facilita los negocios”,

dijo.

Refirió que el exportador peruano que comercialice un producto

en Singapur, con 5 millones de habitantes y con una

capacidad de consumo muy alta, tiene más posibilidades de

venderlo en los países vecinos del Asia.

Feria Thaifex y Misión a Singapur e Indonesia. A la feria Thaifex,

a realizarse del 28 de mayo al 1 de junio de este año en

Tailandia, asistirían más de 40.000 personas. Los países de

Latinoamérica que participarían hasta el momento son Chile y

Perú. Posterior a la feria Thaifex, se tiene previsto realizar

agendas de negocio en Singapur e Indonesia.

Las empresas peruanas que participaron en las ediciones del

2017 y 2018 en el certamen, fueron Peruvian Nature, Quechua

Foods, Saproind, Interamsa Agroindustrial, Natural

Health Foods, Agritrade, Tierra Orgánica, Ajethai (Big Kola),

Innalsa, Glint Global, entre otras.

Fuente

https://www.americaeconomia.com/economia-mercados/comercio/

exportaciones-peruanas-de-alimentos-paises-asiaticos-crecen-73

NOTA DE PESCA

Extraordinaria labor de ADEX, del gobierno y del empresariado

peruano que crece exportando alimentos a

otros países, a otras poblaciones, contribuyendo con

su alimentación.

Ojalá hubiese también la misma eficiencia en promoción,

apoyo y venta de alimentos para la población peruana

con la misma calidad que lo que se exporta, en

especial para la que vive en ciudades, poblaciones y

comunidades alejadas de Lima, sobre todo contribuyendo

a reducir la anemia infantil y la desnutrición

crónica.

Exportar y elogiar la exportación no es malo, pero

frente a las evidencias de insuficiencia alimentaria en

nuestro propio país, mientras no se haga algo similar

para nosotros mismos, parece algo grotesco.

Revista Pesca febrero 2019 53


Tamaño Óptimo de un Buque

Pesquero basado en los Principios de

la Ingeniería Económica

Mg. René Pallalever.P; Ing. Edwin Butikoffer, Consultores de Ingeniería de Flotas

Para un Comercio Pesquero de carga a granel donde no

hay restricciones sobre el tamaño del barco y la disponibilidad

de carga, la economía de escala en los costos de

construcción y operación indican que el barco óptimo es,

en general, el más grande posible, ofreciendo el menor

costo de flete por tonelada.

La situación se muestra esquemáticamente en la Figura

15 (Optimal Ship Size), la mitad superior muestra una

curva típica de costos de flete por tonelada contra el tamaño

del barco,

FC Se muestra una tarifa de transporte particular, FD. La

mitad inferior muestra los costos absolutos (o VAN), es

decir. Integrando las áreas bajo el tamaño de las curvas

del barco para el comercio pesquero.

Figura 15.

Este tamaño puede ser

determinado por una

serie de restricciones

físicas, en particular las

siguientes, tales como:

- Los puertos de carga

de pescado y desembarque

del Pescado.

- Puertos de descarga

- Agua poco profunda,

es decir de poco calado.

- Canales

- Diques secos

- Astilleros de construcción.

También puede haber

limitaciones en la disponibilidad

de carga.

en este caso, se establece

un límite superior

en el ingreso de fletes,

GE después de que se

haya descargado toda

la carga (pescado e

otros). Aquí, el VPN

( Valor Presente Neto )

máximo ocurre en AB:

cualquier aumento por

encima de este tamaño

óptimo simplemente

aumenta el costo (que

incluye costos de capital)

mientras que el

ingreso permanece

constante a lo largo de

BE .

Se obtiene un efecto

similar si la velocidad

de carga o descarga

del pescado es lenta en

comparación con el

tamaño del barco. El

Revista Pesca febrero 2019 54


tiempo de puerto aumenta con el tamaño, lo que reduce el

número de viajes por año y, por lo tanto, restringe los ingresos.

El tamaño óptimo se reduce si los costos de estacionarse

en la costa aumentan con el tamaño del barco. El efecto

también se observa en los barcos petroleros donde la línea de

costos-orilla podría incluir los costos de dragado, remolcadores

adicionales y/o medidas especiales de anticontaminación.

El caso más general de disponibilidad de carga limitada está

bien ilustrado por Benford(1965). El tamaño de la Nave depende

de los pronósticos de la oferta de tonelaje de carga

oferta , de entrada y salida. También pueden aplicarse limitaciones

físicas. El valor de la carga también puede ser importante

en relación con el barco, por ejemplo: carga general

(USD por tonelada), barco (USD por tonelada de D.W). Por lo

cual la optimización debe basarse en el cálculo económico

del barco más la carga en tránsito.

Los factores principales y su efecto en el tamaño del buque

incluyen:

- El rápido Manejo de carga (pescado, otros) o el cambio de

puerto,( Barcos Pesqueros Grandes).

- Alta frecuencia de servicio,( Barcos Pesqueros Pequeños).

-carga disponible solo de ida,( Barcos Pesqueros Grandes ).

- Aumentar la disponibilidad de carga a largo plazo, (Barcos

Pesqueros Grandes).

-Valores de carga más alto, (Barcos Pesqueros Pequeños).

- Mayor distancia de viaje, (Barcos Pesqueros Grandes ).

-Altas tasas de interés, (Barcos Pesqueros Pequeños).

-Grandes fluctuaciones estacionales (estacionalidad Jurel.

otras especies acompañantes),( Barcos Pesqueros Grandes ).

- Mejoras de puerto anticipadas, (Barcos Pesqueros Grandes).

sopesando la posibilidad de cambios durante la vida útil de la

Nave. Esto es particularmente cierto en el caso del calado:

puede valer la pena pagar un poco más por un barco de calado

más profundo, incluso aunque la embarcación no pueda

usar todo este calado en más del pequeño porcentaje de los

viajes durante su vida.

Si no hay restricciones en cuanto a longitud o ancho, con un

barco más grande con calado reducido bien puede tener una

mayor carga útil y ofrecer menores costos de flete por tonelada

que un barco más pequeño hasta sus marcas. La elección

del tamaño óptimo es entonces una compensación entre los

costos conocidos de mayor tamaño contra las posibilidades

de ser capaz de usar el tamaño más eficiente a lo largo de

la vida útil de los barcos.

Bibliografía:

Mg. Rene Pallalever: Investigador en Ingeniería Económica de

Buques; Editor de Revistas Especializadas, Revista Chile Pesquero,

Induambiente; Consultor Internacional Naciones Unidas

(Ext.) Ingeniería Económica Buques. Además poseo Publicaciones

en, Arqueología, Antropología, Medio Ambiente y

Economía de los Recursos Naturales, Universidad Autónoma

México; Cualquier duda contactarse a mi Email: rpallalevero@gmail.com

; Chile.

Ing. Edwin Butikkofer: Investigador en Ingeniería Económica

de Buques, Especialista en Ingeniería de Motores Marinos de

Buques Pesqueros y Equipos Electromecánicos , con más de

17 años de experiencia en el sector Pesquero y Acuícola, con

pasantía en Motores Diesel de Tercera Generación y Propulsión

Marina: Astilleros Hyundai ,Astilleros Ulsan Corea del Sur

además posee estudio de Tecnólogo Pesquero; Ingeniero

Pesquero . Cualquier duda contactarse a mi Email: erbutikofer@gmail.com.;

Chile.

La influencia de estos factores se puede ver cuando se compara

el gran tamaño de los buques factorías con los buques

de carga de pesca de menor tonelaje.

Se debe tener una visión dinámica de las restricciones físicas,

Se ha atribuido siempre a los recursos marinos, no solo el carácter de renovable, sino además, la cualidad de inagotable.

Se ha elegido aceptar el mito, en obstinada ignorancia de los hechos, creyendo que los recursos pesqueros son infinitos e inagotables y forzando

la extracción hacia límites impredecibles en sus consecuencias.

La forma más racional de proteger nuestros recursos pesqueros es adoptando un enfoque precautorio y no incurrir en incentivar mayor consumo,

que a su vez presiona sobre mayores capturas. Los peces son recursos naturales renovables, solo si se les deja reproducirse adecuadamente

cuidando de no reducir sus poblaciones. Esto requiere de regulación basada en información científica.

Revista Pesca febrero 2019 55


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca febrero 2019 56


¿Antojado de algo rico y saludable?... ya puedes pedir nuestras pizzas a través de Uber Eats. Recuerda que atendemos

de lunes a sabado de 9:00 am a 8:30pm y domingos y feriados de 9:00 am a 6:00 pm

#pizzalovers #glutenfree #dairyfree #veganpizza#deliciosamentesaludable #quinoalovers

Revista Pesca febrero 2019 57


LOS DERECHOS

DE PESCA

Los “derechos de pesca” deben ser el justiprecio que el

extractor paga a la Nación por el privilegio de usufructuar

un recurso natural que es propiedad de todos los

peruanos. Deben estar vinculados con el impacto que la

extracción de peces causa sobre el ecosistema, independientemente

de que genere utilidades o no, ya que la

extracción se produce en forma independiente de los

resultados del balance, el cual está sujeto a otras variables.

Se pueden extraer miles de toneladas de peces y

perder dinero por una mala gestión, por lo cual no se

pagaría impuesto a la renta; pero el impacto generado a

la biomasa y al ecosistema permanece, con ganancias o

sin ellas. Por ello el concepto de “derecho de pesca” es

la única forma con la cual el extractor aporta al país.

La estructuración del canon pesquero, se hace sobre la

incorporación del 50% de los derechos de pesca recaudados

y del 50% del impuesto a la renta de tercera categoría

del sector.

El otro 50% permanece a disposición de Produce. La utilización

de este porcentaje no es pública, no se difunde

ni se cuelga en el respectivo Portal de Transparencia del

Ministerio de la Producción, que es el ente recaudador,

por lo menos hasta ahora.

La distribución del canon pesquero sí se difunde a través

del Portal de Transparencia Económica del Ministerio de

Economía de Finanzas.

En el primer caso, el canon pesquero se distribuye entre

los gobiernos locales y regionales en base a índices elaborados

anualmente por el Ministerio de Economía y Finanzas,

dato que se puede ver en el portal del MEF. Lo

que no se puede saber es qué lo que hacen las entidades

receptoras con ese dinero. También se puede saber

que la repartición es tan deficiente, que hay municipalidades

que reciben menos de cincuenta soles, como se

puede apreciar en la misma página web del MEF.

En el segundo caso, no se puede saber lo que PRODUCE

hace con el 50% de los derechos que recauda y si se

está cumpliendo con la normatividad vigente por cuanto

no se publica información ni rendición de cuentas. Menos

debido sería que se destinen estos dineros al gasto corriente

de la entidad recaudadora.

Lo sensible del tema es que esta tasa, al provenir de la

explotación de un recurso natural que es propiedad de

todos los peruanos, debería favorecer a todos y no a

unos cuantos.

Una forma de deducir cuánto se recauda por derechos

de pesca en general, es decir de todos los recursos hidrobiológicos

sujetos a dicho pago, es analizando las

transferencias del canon pesquero. Este canon sí tiene

una fuente abierta de información en la página web del

Ministerio de Economía y Finanzas.

Las cifras pueden apreciarse en la página 55 de la

edición de abril de la revista Pesca. La página 4

muestra una data histórica desde 1998.

Las cifras transferidas en 2017 también pueden

apreciarse en la mencionada edición. En lugar de

fraccionar 62 millones de soles en forma tan ineficiente,

bien podrían financiarse algunos programas

sociales de alimentación o mejorar infraestructura

de pesca artesanal.

https://www.yumpu.com/es/document/view/59923309/

revista-pesca-abril-2018

http://www.revistapescaperu.org/images/revistas/2018/

REVISTA_PESCA_ABRIL_2018.pdf

Transferir estas irrisorias cantidades de dinero a un gobierno

local resulta absurdo y hasta ofensivo, no solo por

la ridícula cifra sino porque demuestra que ninguno de

los funcionarios que interviene en el proceso evalúa la

situación ni toma acción correctiva o formula recomendación

efectiva alguna.

Revista Pesca febrero 2019 58


Se requiere enfocar el análisis para generar medidas integrales,

ya que hay pesquerías (como la anchoveta destinada

al CHI) con sobrecostos, (laborales principalmente),

que solo favorecen a pequeños grupos de trabajadores

que laboran alrededor de la industria reductora y no

a todo el país; y hay pesquerías que no pagan ningún

derecho, como es el caso de las especies capturadas por

la flota artesanal, que se encuentran exoneradas, por

ley, de pagar derechos de pesca.

Cuando se promulgó la Ley General de Pesca que establece

las tasas y las especies que están afectas al pago,

la situación pesquera nacional y mundial era totalmente

diferente. La pota no constituía un recurso principal y la

anchoveta solo se destinaba a la harina. Estas últimas

destinadas al congelado y enlatado, son los principales

recursos de exportación del sector de CHD. Al no ser

consumidos dentro del Perú y no pagar derechos de pesca

¿qué beneficios le traen al ciudadano peruano que no

labora para el sector pesquero?

El canon pesquero se reparte entre los gobierno locales y

regionales en base a unos índices que calcula el Ministerio

de Economía y Finanzas que necesitan ser revisados.

¿En qué se invierten? No se sabe. Las cifras que se

transfiere a gran cantidad de municipalidades distritales

es tan poca, que constituye, realmente, una burla y tampoco

se conoce su destino. Parte de la agenda pendiente

en cuanto a derechos de pesca, consiste en modificar la

base legal del canon pesquero y los índices de distribución.

La ley general de pesca, dice literalmente “Los ingresos

que genere el pago de tales derechos, constituyen recursos

propios del Ministerio de Pesquería”. Actualmente la

Ley del canon constituye una modificación de la norma

al partirlos en dos: una parte para el canon y otra para

Produce. Lo debido, ahora, es destinar este último 50%

a inversión en programas sociales de alimentación. El

punto es que la pesca beneficie a las mayorías y no solamente

a los pesqueros.

En este contexto, la modificación de los derechos de

pesca, aumentando la tasa en el caso de la anchoveta

por ejemplo, sin actuar sobre la normatividad vigente

sobre el uso de dichos recursos financieros, resultaría

una medida incompleta.

Racionalizar los derechos de pesca implica subir aquellos

que deban ser subidos; modificar la normativa asignando

pago de derechos de pesca a todas las especies, o a las

que contribuyen a la exportación en forma significativa

(por lo menos); eliminar los sobrecostos existentes en la

industria; modificar la ley del canon y/o la metodología

de elaboración de los índices de distribución del canon

pesquero; establecer que el destino de los recursos recaudados

provenientes de los derechos de pesca solo

podrán utilizarse en programas sociales de alimentación,

inversión en infraestructura artesanal, o investigación de

especies principales que captura la pesca artesanal, mas

no en gasto corriente de ningún tipo, bien sea por el

Produce o por los gobiernos locales o regionales.

Marcos Kisner Bueno

Presidente de la Revista Pesca

Revista Pesca febrero 2019 59


EL AÑO SOCIAL

LOS DESAFÍOS NACIONALES DE LA

POBREZA Y LA ANEMIA

En abril de este año (2018), el Instituto Nacional de Estadística

e Informática (INEI) dio a conocer que la pobreza en el Perú

se incrementó el año anterior en un punto porcentual, es decir,

que afectó a casi 7 millones de peruanos. Esta fue la primera

medición en varios años que reveló un incremento de la

pobreza.

Luego, en agosto, el mismo INEI informó que los resultados

preliminares de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar

(Endes) de enero a julio del 2018 reportaban que la anemia

por déficit de hierro en niños menores de tres años alcanzaba

al 46.6%, un índice que en las mediciones anteriores también

se había mostrado resistente a la baja.

Las interioridades de estos dos indicadores cruciales de las

políticas sociales revisten mayor preocupación cuando refiere a

los territorios. La pobreza trepa a 44% en las zonas rurales y

48% en la sierra rural; en cambio, en Lima Metropolitana es

de 13% de la población, aunque en la capital se registra el

mayor aumento, de 2 puntos porcentuales.

En relación a la anemia, en Lima Metropolitana, en el primer

semestre de este año, ha aumentado en casi 8%, pasando de

33.2% a 41%. Por regiones, la prevalencia es mayor en la

sierra (54.2%) y selva (48.8%), aunque en la costa aumentó

en seis meses de 36% a 42%.

Posesionado del cargo, el presidente Martín Vizcarra se hizo

eco rápidamente de estos indicadores, reiterando el propósito

del Gobierno de ampliar las redes de infraestructura básica

para reducir la pobreza y rebajar a menos del 20% la anemia

para el 2021, un propósito en el que ha insistido en sus últimos

mensajes.

Apreciando las causas, debe señalarse que el Perú viene de

haber logrado importantes avances en la mayoría de indicadores

sociales que precisamente permitieron la disminución de la

pobreza en más de 30 puntos porcentuales desde el año 2002,

y la reducción de la desigualdad que pasó de 0.50 a 0.43

(Coeficiente de Gini).

resistencia de bolsones críticos de pobreza que requieren de

más inversión social, y por problemas de la gestión, incidiendo

en esta última razón la pérdida del sentido multisectorial de las

intervenciones, programas y políticas.

Es probable que, a pesar de las declaraciones oficiales triunfalistas

de algunas autoridades, determinadas mediciones que se

darán a conocer el año 2019 presenten resultados a la baja.

En el caso de la pobreza, se arrastra un problema serio de

rectoría y una falta de enfoque en la inversión pública regional

y local. Respecto a la anemia, más allá de las campañas publicitarias

en las que se insiste, lo más saltante reside en la extraña

competencia de actividades en las que se han trabado el

MIDIS y el MINSA en los últimos meses, un estado de cosas

que ha trascendido del Ejecutivo y que lo único que logra es

perjudicar el retorno a un planteamiento que obtenga resultados

en el terreno. Se está a tiempo para realizar los cambios

necesarios.

Fuente

https://larepublica.pe/politica/1385019-ano-social

NOTA DE PESCA

Permanentemente los medios de comunicación expresan

los logros económicos del sector pesquera focalizados

en sus exportaciones y volúmenes de captura.

Siempre omiten opinar sobre la contribución del sector

con el tesoro público y con el mercado nacional. Igualmente

omiten comentar sobre los aportes, si es que

existiesen, de la pesquería peruana para reducir la

anemia sobre la cual se comenta en este artículo.

Decir la verdad y/o las cosas completas no le hacen

daño a nadie, solo facilitarían la comprensión de la

realidad.

En el mismo sentido, sin embargo, debe considerarse la caída

de la velocidad en el manejo de algunos indicadores por un

menor crecimiento de la economía y pérdida de empleo, la

Revista Pesca febrero 2019 60


LA PESCA ARTESANAL

Marcos Kisner Bueno

La exportación de productos pesqueros no debería suceder a

expensas de la degradación de los ecosistemas, de las necesidades

locales de consumo, ni debería provocar impactos ambientales,

sociales ni económicos adversos. La contribución del

sector vía derechos de pesca e impuesto a la renta debe ser

proporcional al impacto que causa sobre el ecosistema y el

medio ambiente, y no solamente basarse en un impuesto a la

renta aplicado sobre utilidades.

extraídos?

¿No se debería aplicar entonces un enfoque precautorio en

tanto no se incremente la investigación pesquera hacia otras

especies ya que está principalmente centrada en la anchoveta?

LA PESCA ARTESANAL

Tenemos la grave responsabilidad y el deber de actuar con

precaución, colocando en primer lugar, las necesidades alimentarias

de nuestra propia población. La situación socioeconómica,

política y pesquera impone la necesidad de una visión

nueva y diferente del contexto general en el que se sitúa actualmente

la pesquería. Pensar en utilizar únicamente mecanismos

de mercado para dar soluciones “eficientes” a la cuestión

del acceso y control de los recursos del mar puede resultar

insuficiente desde los puntos de vista sociopolítico y ecológico.

Las evidencias hacen presumir que existe un impacto negativo

sobre los recursos marinos y costeros. Que “el mar peruano

es muy rico e inagotable” es un error de percepción, un cliché

errado, que promueve un irrefrenable incremento del esfuerzo

pesquero y confunde a la opinión pública haciendo más ardua

la labor de regulación. El mar peruano fue muy rico y abundante

para la pesca, hoy ya no lo es. La riqueza infinita del

mar peruano ya no es más que un mito. Por otro lado, los

beneficios económicos del sector pesquero marítimo alcanzan

a una fracción mínima de la población costera involucrada y a

casi nadie más del resto de la ciudadanía.

La capacidad actual para realizar esfuerzo de extracción del

pescador peruano podría estar superando los límites de sostenibilidad.

¿Habría que reducir el esfuerzo pesquero y limitar el

ingreso de nuevos actores al escenario extractivo?, porque los

volúmenes de recursos pesqueros naturales no aumentan a la

par que crece la población vinculada a la extracción. Los recursos

pesqueros no aumentan en función a la demanda. Por lo

tanto ¿Se debe promover la pesquería en el Perú en un escenario

de ausencia de información científica amplia, detallada y

precisa sobre todos los recursos pesqueros posibles de ser

Ante la inexistencia de una Política de Estado para la pesca

(ningún gobierno la tuvo), ¿existe algo medianamente estructurado

para la pesca artesanal? La ciudadanía común no conoce

con precisión cuáles son las funciones, en cuanto a pesca

artesanal e industrial, que ya han sido transferidas a los gobiernos

regionales. Por tanto, los grupos de interés y/o ciudadanos

podrían estar efectuando demandas y reclamaciones a

una autoridad que ya no es competente en la materia. ¿A

quién compete diseñar políticas para la gestión y desarrollo de

la pesca artesanal? ¿Al Ministerio de la Producción o a los Gobiernos

Regionales? Estos últimos ¿han desarrollado algún

plan estratégico para la pesca artesanal?

Los peces constituyen un recurso natural, biológico, móvil y

renovable. Su reproducción no requiere la intervención humana

ni implica ningún costo.

La pesca está sujeta a la disponibilidad de los recursos.

La existencia de demasiadas embarcaciones pesqueras acarrea

la sobreexplotación y la disminución de las poblaciones. El

ajuste del tamaño de la flota a una relación adecuada de la

disponibilidad extraíble de los recursos pesqueros debe ser un

objetivo fundamental de la política pesquera.

Cada pez capturado deja de estar disponible para los demás

pescadores. Cada pescador se ve afectado por la actividad de

los demás pescadores, artesanales o industriales. Por tanto, a

mayor cantidad de pescadores, menos capturas para cada

uno. Por tanto, la pesquería no debe admitir más participantes.

Revista Pesca febrero 2019 61


Las poblaciones de peces no se reproducen con la celeridad y

en los volúmenes necesarios para permitir que intervengan

nuevos pescadores, sean artesanales o industriales. La dependencia

y vulnerabilidad de los pescadores respecto de las actividades

de los demás pescadores actuales es inevitable. Con

mayor razón si entran nuevos.

Lo prudente es evaluar la magnitud de las biomasas explotables

y valorizarlas, deducir el costo de extracción y conocer la

renta neta a que pueden aspirar los que pretenden emprender

la aventura de pescar. De este análisis resultará una primera

información útil que les permita evaluar si salir a pescar es

negocio o si ya dejó de serlo hace mucho tiempo debido a que

los recursos pesqueros van disminuyendo en la medida que el

esfuerzo pesquero se va incrementando.

PESCA INDUSTRIAL O PESCA ARTESANAL

Los pescadores artesanales y los pescadores industriales están

compitiendo por obtener el derecho a la pesca a través del uso

de mayor tecnología, rapidez y posible conocimiento del mar y

de sus peces. En una competencia, donde todos los pescadores

entran a pescar libremente, los más perjudicados serían

los actuales pescadores, tanto artesanales como industriales

porque cada vez tendrían menos recursos para extraer y menos

días de pesca.

Por tanto, la pesca no puede ser de libre acceso. Para evitarlo

es necesario establecer cuotas anuales y cuotas individuales,

así como el pago de derechos de pesca según el tipo de embarcación

que posea el pescador, la capacidad de pesca del

mismo y la especie a pescar.

Los volúmenes de peces que antes existían ya no son los mismos.

Ya no es tan rentable pretender vivir de su captura como

antes. Ese es el escenario de vida del poblador costero.

La pesca industrial de anchoveta, para los que se dedican a

ella, no les genera empleo mas allá de 60 o 70 días al año,

forzándolos a convertirse en supervivientes laborando en cualquier

empleo temporal.

Las poblaciones de peces son recursos renovables; pero solamente

si se tiene cuidado de permitirles renovarse, podrán

explotarse indefinidamente. Por ello se impone una ordenación

adecuada, lo que significa que las cantidades capturadas

deben mantenerse dentro de los límites ecosistémicos definidos

científicamente. Las pesquerías deben regularse para que

sean sostenibles. Tenemos la grave responsabilidad y el deber

de actuar con precaución, colocando en primer lugar, las necesidades

alimentarias de nuestra propia población.

Es necesario tener en cuenta los impactos medioambientales y

ecosistémicos así como los aspectos institucionales. Para la

ordenación de cualquier recurso es necesario disponer de la

capacidad técnica y legal para controlar el acceso al mismo y

contar con los medios para efectuar ese control.

Se requiere mayor cantidad y calidad de información científica

sobre las especies del dominio marítimo peruano y sus aguas

continentales.

Hoy hay menos peces que antes. El hecho es que la pesca de

otras especies que no sean anchoveta ha disminuido a niveles

notorios, sin que medie explicación convincente. Ya no hay

meros, corvinas, congrios, cabrillas, etc. como antes. Por eso

el pescado es cada vez más caro. Hay que aplicar un enfoque

ecosistémico del cual se habla mucho y se hace poco.

Los pescadores artesanales, que antes capturaban estas y

otras especias a poca distancia de sus poblaciones hoy se han

visto obligados por la necesidad, a convertirse en pescadores

de altura sin tener la preparación ni el equipamiento apropiado.

Se aventuran a veces hasta las 200 millas y más, en busca

de especies sustitutas a su pesquería tradicional, como el perico.

El abastecimiento de pescado y mariscos tiene como destino

principal el mercado limeño, y el de las ciudades costeras,

marginando precisamente a la población más necesitada de

proteínas que se encuentra en el resto del país. Existen dificultades

para llegar al interior del país que necesitan ser resueltas.

Si el pescado escasea y es caro ¿cómo se puede incentivar

a la población de menores recursos que coma más

pescado?

La pesquería debe ser una actividad que genere empleo digno,

que genere utilidades razonables a las empresas; que provea

de alimentación, prioritariamente a la Nación y secundariamente

al resto del mundo; que contribuya equitativamente

con el Estado respetando al medio ambiente y garantizando la

sostenibilidad de los ecosistemas marítimos, lacustres y fluviales

del país.

Revista Pesca febrero 2019 62


Para ello la pesquería debe tener una base legal y un sistema

de gestión, regulación y administración adecuados, que aseguren

la existencia de recursos hidrobiológicos para las generaciones

venideras del país en un marco de respeto con el ambiente,

justicia con el país y responsabilidad en la conservación

del ecosistema.

¿Cuánto pescado se necesita y cuánto pescado hay para extraer

del ecosistema marino de Humboldt?

¿A cuántos pescadores artesanales e industriales hay que satisfacer?

Probablemente se puede calcular cuánto pescado se necesita

para hacer funcionar la capacidad instalada de extracción y

procesamiento existente; y probablemente se podría determinar

mediante investigación científica adecuada cuanto pescado

hay disponible para extraer sin atentar contra su sostenibilidad.

Porque se sabe con cierta precisión cuantos pescadores

existen en el Perú.

La lógica y el sentido común indican que conociendo las variables

mencionadas, la regulación de la actividad pesquera debería

ser simple. Sin embargo no lo es porque en la ecuación

descrita solamente se sabe con cierto grado de certeza cuánta

anchoveta, pota y merluza existen; pero no se conoce con la

misma precisión nada del resto de especies.

Aún si se conociesen, resultaría que la cantidad de pescadores

existente y la capacidad de planta actuales exceden con largueza

las posibilidades de una extracción sostenible.

La administración y regulación de las pesquerías, por lo tanto,

resulta complicada. El escenario nos muestra una autoridad

obligada a regular para todos los ciudadanos y no solamente

para los pesqueros, protegiendo recursos que son patrimonio

de la Nación; pero que no tiene una política ni la adecuada

capacidad de fiscalización, control y sanción. Existe poca o

ninguna voluntad política de enfrentar el tema.

Por el otro lado existe una industria poderosa, influyente,

preocupada principalmente en sus resultados económicos financieros,

que difícilmente prioriza sostenibilidad contra rentabilidad.

Existe un sector de pescadores artesanales que se colocan

fuera de la ecuación en la medida que sus capturas no

igualan las de la pesca industrial, por lo cual estiman su extracción

relativamente sostenible; pero carecen de la adecuada

infraestructura de desembarque, de nula investigación científica,

tenue fiscalización y control y poca o ninguna contribución

para el Estado vía tributos o derechos de pesca.

Finalmente existe una gran ciudadanía ajena y ausente del

problema.

Sin embargo, el problema nos afecta a todos de una u otra

forma. Con una producción de alimentos terrestres que apenas

está alcanzando y no resuelve el problema de la desnutrición,

los alimentos marinos parecieran ser la opción de complemento

para resolverlo.

El futuro del crecimiento de los recursos alimentarios del país,

para el país, depende de cuan bien gestionemos nuestros recursos

pesqueros. Ello implica la necesidad de que exista voluntad

y decisión política para regular, sensatez en la industria

y el sector artesanal y personas éticas con la capacidad técnica

y de liderazgo para el diseño de políticas de administración y

regulación pesqueras.

No sería prudente hablar de nuevas pesquerías para la pesca industrial en la medida que además sería irresponsable hacerlo en

ausencia casi total de información científica.

La información oficial sobre recursos pesqueros en el Perú está básicamente centrada en la anchoveta desde hace muchos años.

Sabemos un poco más de merluza y jurel y algo menos de pota. Estas son pesquerías reguladas hasta el momento.

No se puede incentivar la pesca de nuevas especies en la medida que no las conocemos, ni dentro del dominio marítimo ni en al

alta mar.

Aún si dispusiésemos de la información adecuada, la política pesquera debería ser enfática en mencionar que la primera prioridad

de los desembarques sea para el consumo humano directo del mercado nacional. Además de contribuir con una justa tasa

de derechos de pesca y de impuesto a la renta, el mercado nacional no debe quedar en desiguales condiciones de competencia

que la exportación, porque privilegiar los mercados externos mientras exista desnutrición en el Perú a través de subsidios, e s

inapropiado.

Revista Pesca febrero 2019 63


PROGRAMAS SOCIALES DEBERÁN

COMPRAR ANCHOVETA PARA

INCLUIRLO EN DIETA CONTRA LA

ANEMIA

Comisión de Inclusión Social aprobó la iniciativa que ahora

sigue su trámite para ser debatido en el Pleno.

Añadió que los Programas Sociales de Apoyo y Seguridad Alimentaria

pueden ofrecer la anchoveta en diferentes presentaciones

como fresco, conservas, embutidos, hamburguesas y

otros. Se pueden preparar en diversos potajes, que permita su

consumo en los diferentes niveles del desarrollo del niño, madres

en gestación y adulto mayor.

El Produce había establecido una cuota de preliminar de 400,000

toneladas para la segunda temporada de pesca de la anchoveta.

(Foto: El Comercio)

Por unanimidad, la Comisión de Inclusión Social del Congreso

de la República aprobó un proyecto de ley que incorpora la

anchoveta en las compras de productos alimenticios que realizan

todas las entidades del Gobierno Nacional, gobiernos regionales

y gobiernos locales para destinarlo a sus diferentes

programas sociales, con lo que se beneficiará a miles de niños

y adultos mayores de extrema pobreza.

El congresista Carlos Dominguez, autor del proyecto, aseguró

que esta norma permitirá dar un paso importante para la lucha

contra la anemia a nivel nacional y también reivindica el trabajo

de los pescadores peruanos que proporcionan este alimento

rico en omega 3.

Precisó que los programas que gestiona el Ministerio de Desarrollo

e Inclusión Social, como Cuna Más y Qali Warma podrán

gestionar la compra de anchoveta en forma natural o procesada

en sus diversas presentaciones.

“La anchoveta es rico en omega 3, componente muy importante

para el crecimiento de nuestros niños y sobre todo en la

lucha contra la anemia”, enfatizó.

Agregó que su propuesta inicial indicaba que el monto asignado

para las compras de las anchovetas sería de 1% del presupuesto

anual de los diversos programas sociales de apoyo y

seguridad alimentaria ejecutados por el Estado.

Sin embargo, la comisión decidió no establecer un monto, a lo

que Domínguez adelantó que en el debate en el Pleno insistirá

para que así sea.

“El encargado de realizar la compra será el propio Estado, a

través de los diversos sectores involucrados, también será el

encargado de reglamentar las adquisiciones, a través de reglamentos,

procedimientos, entre otros. El fiscalizador de que

esta norma se cumpla será el propio Parlamento”, precisó.

La anchoveta tiene un gran potencial, mediante el cual el Estado

puede combatir la anemia y la desnutrición crónica, que

son el principal flagelo de la condición de vulnerabilidad de

pobreza y/o pobreza extrema en nuestro país, principalmente

a los niños de 0 a 5 años, madres gestantes y el adulto mayor

que las padecen.

Los pescados de origen marino como la anchoveta contienen

la mayor cantidad de ácidos grasos poliinsaturados de cadena

larga Omega 3 y del sub tipo DHA (ácido docosahexaenoico) y

EPA (ácido eicosapentaenoico). Elementos que en los dos primeros

años de vida aportan al crecimiento y desarrollo cerebral.

Fuente

https://gestion.pe/economia/programas-sociales-deberan-compraranchoveta-incluirlo-dieta-anemia-252297

Revista Pesca febrero 2019 64


LOS CONTRAPRODUCENTES

SUBSIDIOS A LA PESCA SON DIFÍCILES

Por Busani Bafana

DE ERRADICAR

generar ingresos en los estados en desarrollo. Más de

3.000 millones de personas dependen de la pesca para

alimentarse, generar ingresos y tener un trabajo.

El mundo se unió frente a las enormes presiones que

soportan nuestros océanos y cursos de agua, desde la

contaminación plástica a las consecuencias del cambio

climático. La conferencia aprovecha el impulso de la

Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, de la Conferencia

de las Partes de la Convención Marco de las Naciones

Unidas sobre el Cambio Climático, de 2015, y de la Conferencia

de los Océanos, de 2017.

Autoridades extraen redes ilegales para pescar camarones en

la laguna de Chilka, en el este de India, en 2010. Crédito: Manipadma

Jena/IPS

El pescado pronto desaparecerá del menú, a menos que

las autoridades de todo el mundo logren un acuerdo sobre

los multimillonarios subsidios a la pesca, que son

perjudiciales y a los que se atribuye poner en riesgo las

reservas mundiales y ampliar la desigualdad en el uso de

los recursos marinos.

En la Conferencia de Economía Azul Sostenible, inaugurada

en la capital de Kenia el lunes 26, se mencionó la

urgencia de un acuerdo que ponga fin a los subsidios a

la industria pesquera, que en 2016 generó unos 360.000

millones de dólares.

Organizada por Canadá y Japón, el encuentro reúne a

unos 18.000 participantes de todo el mundo para discutir

cómo aprovechar las posibilidades de los océanos, mares,

lagos y ríos para mejorar la vida de las formas de

Pero los subsidios, algunos de los cuales tienen más de

50 años, se volvieron un asunto delicado para la captura,

la comercialización y el consumo de peces en los océanos,

que técnicamente no son de nadie.

Desde 2001, los gobernantes del mundo debaten sobre

ciertas formas de subsidios a la pesca que favorecen la

sobrepesca, y negocian cómo eliminarlos pues contribuyen

a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Se estima que los subsidios ascienden a 20.000 millones

de dólares al año, en total.

Las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio

(OMC) sobre los subsidios comenzaron en la Conferencia

ministerial de Doha, de 2001, con el mandato de

“aclarar y mejorar” el sistema existente.

El mandato se elaboró en 2005 en la Conferencia de

Hong Kong, e incluyó la prohibición de ciertas formas de

subsidios a la pesca que contribuyen a la sobrepesca.

Y en la Conferencia de Buenos Aires, de 2017, los ministros

decidieron un programa de trabajo para concluir las

negociaciones, con el fin de adoptar en 2019 un acuerdo

sobre los subsidios a la pesca.

Revista Pesca febrero 2019 65


El acuerdo deberá estar en sintonía con la meta seis del

14 Objetivo de Desarrollo Sostenible sobre la conservación

y el uso sostenible de los océanos, mares y recursos

marinos.

flexibilidad para lograr un acuerdo. Los negociadores deben

mantener conversaciones fuera de la OMC para ampliar el público,

desde comunidades pesqueras hasta la sociedad civil,

para ponernos presión”, añadió.

Debe lograrse un acuerdo en diciembre, dijo a IPS el presidente

del Grupo de Negociación de Reglas de la OMC, Roberto

Zapata Barradas, embajador y representante permanente de

México ante la organización.

“Estoy feliz con el grado de participación que muestran los

delegados en Ginebra”, observó.

“Todavía hay muchas dudas y preocupaciones sobre cuál será

el resultado, pero se trata de tener un buen proceso para ventilar

esas posiciones y tratar de encontrar un punto medio y

áreas de convergencia”, añadió Zapata.

Roberto Zapata Barradas, presidente del Grupo de Negociación de

Reglas de la OMC, y embajador y representante permanente de

México en la organización, comentó que las negociaciones buscan

eliminar los subsidios que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada

y no reglamentada, y que es necesario llegar a un acuerdo en

diciembre de 2018. Crédito: Busani Bafana/IPS.

La paradoja de la pesca

Uno de los puntos delicados de las negociaciones es la

necesidad de incluir un trato apropiado, efectivo diferencial

y especial para los países en desarrollo y los menos

adelantados.

También coincidió en que hay poco tiempo para forjar un

acuerdo, y que los 164 miembros de la OMC deben ser creativos

para abrir el espacio necesario para lograr un acuerdo en

Ginebra.

Por su parte, el especialista en pesca de la Secretaría del Grupo

de ex colonias de África, el Caribe y el Pacífico (países

ACP), Peter Nyongesa Wekesa, comentó que hay buenos subsidios

que refuerzan la buena gestión de recursos, lo que permite

destinar fondos a investigación, evaluación de las reservas,

capacitación y eliminar el exceso de capacidades, como

barcos, en la industria.

El objetivo es frenar los subsidios que agotan el capital natural,

por lo que las reglas para los subsidios perjudiciales deben

de enmarcarse de forma de crear una situación que beneficie

tanto al comercio, el ambiente y el desarrollo.

El embajador y representante permanente de Canadá en la

OMC, Stephen de Boer, precisó que el acuerdo no apunta a

mantener la credibilidad de la organización, sino a la pesca y

hacer frente a los problemas de desarrollo.

“A Canadá le preocupa que no tenemos mucho tiempo para

hacer esto y hay una gran variedad de asuntos divergentes”,

explicó De Boer a IPS.

“Mi temor es que no es suficiente la preocupación por los peces,

y perdemos tiempo en viejas posiciones sin mostrar la

“Los malos subsidios son los que desperdician el dinero en

combustible, en construir nuevos barcos para seguir pescando,

a sabiendas de que las reservas están en problemas. Eso no

ayuda porque el resultado es peor con todo el dinero que se

está gastando”, explicó Nyongesa Wekesa.

“Contemplamos la complejidad de los países, pero no queremos

subsidios que apoyen la pesca ilegal, no declarada y no

reglamentada y contribuyen a la sobrepesca”, precisó. “La

pesquería es extremadamente importante para los países ACP

para obtener alimentos, seguridad nutricional, exportaciones y

empleo. En algunas pequeñas islas, la exportación de pescado

representa 50 por ciento de los bienes comercializados”, añadió.

Revista Pesca febrero 2019 66


Guardando peces para el futuro

Ernesto Fernández, del Pew Charitable Trust, opinó que hacer

frente a los problemas de los recursos pesqueros es el paso

más importante que los gobiernos pueden dar en 2019 para

garantizar el sustento de millones de personas que dependen

esta actividad.

Los océanos aportan 1,5 billones (millón de millones) de dólares

a la economía global, según la Organización para la Cooperación

y el Desarrollo Económicos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y

la Agricultura (FAO) estima que la pesca emplea de forma directa

a 60 millones de personas, muchas de las cuales en operaciones

de pequeña escala en los países en desarrollo.

La producción global de pescado en 2016 llegó a las 171 millones

de toneladas, 88 por ciento de las cuales fue para consumo

humano, señala José Graziano da Silva, director general de

la FAO, en el informe Mundial de Acuicultura y Pesquería, de

2018.

El volumen de las exportaciones de pescado en 2017 ascendió

a 152.000 millones de dólares, 54 por ciento de los cuales se

originaron en países en desarrollo.

Pero ¿qué pasará si no hay acuerdo para fines de 2019?

“No cuento con esa posibilidad. Estoy totalmente concentrado

en lograr un acuerdo”, sentenció Zapata.

Traducción: Verónica Firme

Fuente

http://www.ipsnoticias.net/2018/11/contraproducentes-subsidios-lapesca-dificiles-erradicar/

LA POLÍTICA: SENTIDOS Y

SIGNIFICADOS

Por: Oscar Bravo

Unos de los mejores y más importantes ejercicios del

intelecto, comienza por el orden y el esfuerzo, por construir

y reconstruir los significados y definiciones que se

encuentran enmarcadas en las llamadas ciencia sociales…es

decir, todo el aparataje conceptual que implica

dibujar en el horizonte, lo que el hombre y la mujer, como

ser social, intentan explicitar e interpretar, para sistematizar

parte de la realidad social, a través de las diferentes

disciplinas o áreas del conocimiento…entre la que

se encuentra: La Política…

históricas de un tiempo concreto determinado… y con

una gran particularidad, La política, también se ha apoderado,

de los saberes construidos desde la cotidianidad,

en la que podemos intentar afirmar, que es uno de los

conceptos más usados en las intersubjetividades humanas,

y en la que cualquiera tiene "su particular concepto"

sobre lo que es la política y su incidencia en los procesos

de socialización y en las especifidades y particulares cosmovisiones

o maneras de "mirar e interpretar al mundo"…

Desde hace muchísimo tiempo, (varios siglos), La Política,

se encuentra arraigada en los procesos civilizatorios,

en la que filósofos y teóricos de la política, la han definido

de múltiples manera, de acuerdo a las apreciaciones

La Política, tiene su epicentro de accionar concreto, en

las relaciones de poder y en las tomas de decisiones,

que las personas de manera individual, grupal o colectiva,

influyen sobre una realidad determinada, a partir de

Revista Pesca febrero 2019 67


un pensamiento o doctrina política, o por una praxis política,

que se encuentra incrustada en toda acción humana…

Por lo tanto, La Política tiene su radio de acción, en los

propósitos, intencionalidades y objetivos políticos, que se

van entretejiendo en una relación táctica-estratégica,

para el logro de fines, que se encuentran en la capacidad

de hacer e influir, en la que definitivamente, presentan

dos columnas principalísima en la estructura conceptual

política y ellas son: el poder y la legitimación de las relaciones

del poder…

Existe un campo teleológico en el ámbito de La Política,

y tiene varias vertientes: El Estado, las instituciones, el

servicio público, el bien común, la negociación, los

acuerdos, las confrontaciones y la regulación de las diferencias

a través de reglas de juegos civilizados o aceptados,

por distintas vías: la manipulación, el control, el reconocimiento,

el apoyo…y todos aquellos caminos pacíficos,

que buscan la coexistencia y no la destrucción, aunque

existen variedades de perspectivas políticas, que

permiten establecer la relación misión-visión, desde posiciones

dicotómicas o dialécticas, que se expresan como:

dogmatismo/pragmatismo…liberales/…conservadores…

revolucionarios/antirrevolucionarios…esclavistas/

libertarios…y algunos valores que impregnan la acción en

La Política, como por ejemplo, Honestidad/corrupción…

individualismo/colectivismo…

Es interesante resaltar que la humanidad se considera

con derecho hablar sobre La Política y las personas se

sienten "que dominan el tema" de La Política…pero hay

un hecho curioso: hay sitios en donde tienen como política,

"prohibido hablar de política"…por que intentan invisibilizar

a La Política…porque no hay disciplina humanística

más desprestigiada y descalificada que La Política…y

La Política está en todo.

Fuente

https://www.aporrea.org/actualidad/a272546.html

Nuestra pesquería requiere de cambios que deben provenir, aunque tome tiempo, de la propia convicción de cada uno de los

actores y participantes en la pesquería. La palabra clave es educación. Más allá de las normas y leyes, en un medio en el cu al

nadie puede controlar efectivamente el cumplimiento de las normas, la mejor garantía del cumplimiento de las mismas, en especial

las de protección al recurso y al ambiente, será cuando los que de una u otra forma actuamos en el sector, asumamos conciencia

de que detrás de la norma hay una lógica irrefutable y una necesidad incuestionable.

La educación y el cambio o introducción de un nuevo modelo educativo para el sector se torna cada vez más un imperativo y

una urgencia.

La educación para el sector pesquero debe ir más allá del mero entrenamiento técnico para los pescadores y tripulaciones. Deb e

ampliar su radio de acción a todos los trabajadores de la industria pesquera en tierra, a todas las comunidades de pescadores

marítimos y continentales y difundir información a las poblaciones costeras y aledañas a ríos y lagos. Debe ir más allá de lo tradicional

y educar en temas de protección al ambiente y a las poblaciones ícticas, debe incursionar en temas que tengan por obje to

crear conciencia sobre la necesidad y responsabilidad compartida de proteger los ecosistemas y el futuro de los peces como el e-

mento clave para garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria, base de un educación imprescindible para alcanzar un alt o

nivel de desarrollo.

La pesquería sigue siendo conceptuada como fuente de riqueza vía exportación, negándonos a aceptar que primero debe ser

fuente de alimentación nacional y luego ser usada como arma estratégica de negociaciones en un mundo que poco a poco se

verá más inundado por el hambre.

Una pesquería sostenible solamente será posible cuando el país alcance el adecuado nivel de madurez cívica que le permita entender

y aceptar que se requiere colocar el interés nacional por encima de los intereses de parte.

El interés nacional requiere que se desechen los intereses económicos grupales y se privilegie la alimentación de la población

nacional por encima de todo. Ello impone una adecuada preservación de los recursos pesqueros, del ecosistema y del medio

ambiente, de tal forma que se garanticen alimentos baratos para toda la población del país en forma prioritaria.

Revista Pesca febrero 2019 68


LAS TRECE DERROTAS DE

MALVINAS

PARTE 2: LA SOSTENIDA ENTREGA

DEL MAR ARGENTINO A GRAN

BRETAÑA

En la PARTE 1 nos referimos a las derrotas argentinas 2º a 4º

y 13º de la posguerra de Malvinas. Aquí nos referiremos a las

derrotas 5º a 12º.

La primera derrota, mal que nos pese, ya todos la conocemos,

fue el 14 de junio de 1982 cuando Benjamín Menéndez firmó

la rendición de los argentinos en Malvinas.

La quinta derrota argentina fueron los acuerdos con Gran Bretaña

para asegurar que el calamar llegara en su migración a

Malvinas. En noviembre de 1989 elevé al presidente Menem el

Plan Nacional Pesquero 1990-1992 y, las siete herramientas

básicas que lo integraban destinadas a promover un cambio

profundo en la actividad, la explotación y la plena ocupación

de los espacios marítimos. Uno de esos programas era secreto

porque se considera estratégico y se denominaba “La explotación

de todos los recursos de calamar disponibles”, un boicot

biológico. Consistía en reducirle en forma drástica la explotación

del calamar a los ingleses en Malvinas, su principal sostén

económico, el 71% del presupuesto de Malvinas. El programa

tenía en cuenta que la captura total del calamar en el Atlántico

Sudoccidental era en 1988 de unas 700 mil toneladas, con un

valor equivalente al doble de las exportaciones anuales argentinas

de ese año. De esa cantidad, solo 22 mil toneladas correspondían

a capturas argentinas, y el resto a buques japoneses,

coreanos, taiwaneses, polacos, españoles, rusos, uruguayos

y otras banderas, muchos de los cuales, lo hacían con licencias

otorgadas por los ingleses.

El Programa preveía que las embarcaciones argentinas o extranjeras

acordadas pescarían todo el calamar, de modo de

evitar su llegada al área de pesca de Malvinas de los buques

bajo licencia inglesa y obtener beneficios industriales para las

empresas nacionales. Nuestro Plan, estuvo en manos de Menem

el 6 de noviembre de 1989, este lo consultó al Canciller

Cavallo y, la Cancillería, con el acompañamiento de la Subsecretaría

de Pesca y sus asesores, lejos de adecuarlo o discutirlo,

hicieron todo lo contrario, acordando con los ingleses, entre

otros con el «charteo del calamar» que presentado como un

programa de promoción de negocios empresarios, en realidad

acordaba los volúmenes de captura de esta especie por parte

de los argentinos y de los licenciados por el Reino Unido. No

fue una resolución soberana, sino un acuerdo en diciembre de

1992 con el gobierno británico, donde la subsecretaría de pesca

argentina otorgaba un máximo de 45 permisos y un cupo

total de capturas de hasta 220 mil toneladas de calamar, por

partes iguales. Lo mismo se repetiría en noviembre de 1993

cuando Di Tella y Hurd firmaron otro Acuerdo para la temporada

de 1994, mientras, insólitamente, los ingleses -con autorización

argentina- pescaban por debajo de la latitud 45°S, a

través del otorgamiento de licencias a 80 buques extranjeros.

La explotación del calamar a través del charteo dio para todo,

incluso para varias causas penales, derivadas de cuestiones

aduaneras y reembolsos, pero la presión británica no cesó y el

gobierno vedó la captura de esta especie a partir del 1 de junio

de 1994 al sur del paralelo 43º asegurándole al Reino Unido

que este molusco vital llegase a Malvinas. Pero ¿de dónde

salieron los fundamentos para esta medida del gobierno argentino?:

de la VII Reunión de la Comisión de Pesca del Atlántico

Sur reunida en Buenos Aires el 18/19 de noviembre de

1993 con la participación de representantes ingleses y en el

compromiso del titular del INIDEP que, en la reunión del subcomité

científico señaló: «las autoridades argentinas adoptarán

las medidas de administración apropiadas para la conser-

Revista Pesca febrero 2019 69


vación del recurso». La misma Comisión, que el actual gobierno

ha revitalizado, después que el 6 de diciembre de 2005

se dejó sin efecto cuando los ingleses otorgaron licencias pesqueras

por 25 años, en una clara demostración de la actitud

depredadora con la que pescan.

La sexta derrota argentina fue la negociación del «acuerdo del

Gallinero” o de «la Medialuna». Gran Bretaña necesitaba, no

solo impedir la pesca argentina en el área y reivindicar sus

supuestos derechos, sino también, tener bajo control, a los

buques que operaban bajo licencia inglesa en el «Pigpen» inglés.

El R.U. ocupa las Islas; explota los espacios marítimos,

genera a través de la pesca el más importante ingreso de las

Islas y promueve acciones relativas a la conservación de los

recursos en la región para asegurarse los recursos. Todo ello

se consolida con las erróneas políticas de los funcionarios argentinos,

alguna de las cuales ya hemos mencionado.

Molestaba para ese entonces a los ingleses, la pesca clandestina

de buques chinos, taiwaneses, coreanos, japoneses, etc.

que, desde altamar, avanzaban sobre Malvinas para pescar

calamar y otras especies y competían con las licencias que

otorgaba Inglaterra. Por tal motivo, presionó sobre la Cancillería

Argentina, quien acordó en 1990 con el R.U. cooperar en la

prohibición conjunta de la pesca en un área -con forma de

medialuna- cuyos límites fueron definidos por ambas partes,

denominada en inglés FOCZ (Falkland Outer Conservation and

Management Zona). El «Acuerdo del Gallinero», como llamamos,

por darle al zorro el cuidado del gallinero, de protección

conjunta de los recursos pesqueros consolidó la posición británica

en Malvinas, al evitar interferencias a «la ruta del calamar»

y otras especies, por parte de buques extranjeros no

licenciados por el Reino Unido.

No hubo «tire y afloje». No es de gaucho decirlo; pero, hubo

apriete inglés y afloje argentino.

La séptima derrota argentina fue el acuerdo del 28 de noviembre

de 1990 de conservación conjunta argentino-británica de

los recursos marítimos argentinos en el Atlántico Sur. Gran

Bretaña conocía, la dependencia biológica del recurso que migraba

del mar continental argentino hacia el área de Malvinas

e inició una acción destinada a sensibilizar la opinión pública -y

también a los ambientalistas, biólogos y, diplomáticos de Cancillería-

respecto a que los buques extranjeros sobrepescaban

el recurso. No se referían a las licencias otorgadas por ellos,

que también lo hacían y, trataron, con este pretexto, de concertar

una conservación conjunta con Argentina desde Chubut

hasta la Antártida. Esta argumentación pública, era falsa, ya

que lejos de reducir las capturas en el área de exclusión de

Malvinas, las aumentaba en 1989 con relación al año anterior.

Años antes la FAO ya había informado que «había un desorden

general en las pesquerías del sur», atribuido en gran medida

a la actividad de Inglaterra, ya que había atraído gran

cantidad de buques extranjeros a la región. No obstante, se

estableció una Comisión de Pesca del Atlántico Sur, para evaluar

la situación de los recursos pesqueros a la altura de la

Península de Valdez (Latitud 45ºS), por encima del Golfo de

San Jorge de Chubut hasta debajo de las Islas Sándwich del

sur y la Antártida Argentina (Latitud 60ºS), es decir ya no en

la zona de exclusión de Malvinas, sino frente a los mares de

Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y la Antártida. El propio

experto inglés, Robin Churchill, nos decía: «el gobierno británico,

si bien está preparado para levantar la FICZ a favor de un

régimen multilateral, en la práctica no querrá hacerlo, para no

perjudicar la economía de los isleños», dejando en claro, que

bajo la supuesta vocación ecologista, los británicos necesitan

conocer el ecosistema de la región, para tener más certeza

sobre el futuro del recurso.

Entonces, la Subsecretaría de Pesca puso a disposición del

acuerdo los buques Oca Balda y Holmberg del INIDEP para

que conozcan en detalle nuestros recursos; algo, que muchos

países consideran un secreto de Estado; pero en el caso de la

Argentina adquiría una gravedad mayor, en razón, de la explotación

ilegal de nuestros recursos por parte de Gran Bretaña.

Nuestro país les prestó tecnología, conocimiento, la biología,

concentración, stock, sistemas migratorios e interrelación de

las especies, etc. información que es sustancial para la economía

de Malvinas y, en ello intervinieron nuestros más prominentes

científicos, de los que el Reino Unido carecía en Malvinas.

Ahora, el gobierno reedita estos trabajos conjuntos a partir del

pacto Foradori-Duncan suscrito el martes 13 de septiembre de

2016. Los ingleses no son ecologistas inocentes. No solo

desean conocer sus recursos, sino también, conociéndolos,

regularlos, a partir de las normas autoimpuestas desde la

CONVEMAR.

La octava derrota argentina fue la imposición unilateral y la

ocupación ilegal del GAP. En 1994 el R.U. produjo unilateralmente

la ampliación de un espacio llamado "GAP", por fuera

de las 200 millas marinas ya ocupadas alrededor de Malvinas,

con el argumento de proteger el calamar de la pesca furtiva de

buques extranjeros, entendiéndose también que lo hacían buques

argentinos dentro de su Z.E.E Argentina. Un área de

1.400 Km2 al noroeste de Malvinas que se enajenaron. Ni esta

decisión prepotente ni el otorgamiento de licencias de pesca

en las Georgias del Sur y Sándwich del Sur, violatorio del régimen

multilateral de la Convención sobre Conservación de los

Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCMLAR), justificó a la

Cancillería la ruptura de los Acuerdos de Madrid, y se limitó a

una tibia queja.

La novena derrota argentina fue la desactivación del INIDEP,

el default científico y la intervención de la investigación. En

1977 se creó el Instituto de Investigación y Desarrollo Pesque-

Revista Pesca febrero 2019 70


o (INIDEP), que es desde hace años una de las Instituciones

más prestigiosas del país en materia de investigación. Siempre

ha sido materia de discusión si la investigación debe subordinarse

a la política o ésta debe ajustarse a los límites impuestos

por la investigación. Ni una ni otra. El gobierno debería tener

un plan, y éste requerir de la investigación y la información

necesaria para instrumentarlo. Pero el plan no puede violar

reglas básicas de la naturaleza. La pesca, es un recurso natural

renovable, pero agotable, requiere de prácticas destinadas

a dar sustentabilidad al ecosistema, para evitar, no solo la

desaparición del recurso, sino el deterioro del propio medio en

el que interactúa. Los gobiernos han puesto en default e intervenido

el INIDEP desde 1989 a la fecha. No tuvieron en cuenta

las Capturas Máximas Permisibles a la hora de otorgar permisos

y cuotas de pesca y aprobaron la sobrepesca; autorizaron

la transferibilidad de las cuotas y el mayor esfuerzo pesquero;

designaron directores del INIDEP carentes de idoneidad

al servicio de las políticas de turno, tales como transferir la

independencia de fijar los rendimientos máximos sostenibles,

no garantizaron la autonomía en la decisión científica. Firmaron

Acuerdos internacionales sin disponibilidad de excedentes,

extranjerizando en muchos casos las capturas; transfirieron

conocimientos científicos sensibles a buques extranjeros que

pescaron clandestinamente en el mar argentino y a los ocupantes

ilegales en Malvinas; redujeron los recursos de la institución

dificultando la investigación; impidieron o no promovieron

la interacción con la actividad privada nacional; devaluaron

la actividad científica; fueron co-responsables de que los buques

de investigación no navegaran por años y, también de

las consecuencias derivadas del mal manejo del recurso, como

el establecimiento de emergencias pesqueras por décadas,

vedas y paradas de buques, etc. La reciente medida de este

gobierno de intervenir el Instituto de Investigación y Desarrollo

Pesquero (INIDEP) en lugar de echar al director por su inhabilidad

para conducir administrativamente la ciencia es muy

preocupante y, demuestra la propia incapacidad del gobernante.

La ciencia, como la pintura o la literatura no se puede intervenir,

de otro modo, no hay investigación independiente y,

sin investigación independiente no hay cuidado de los recursos

para asegurar la captura, la industria y el empleo nacional a

perpetuidad. Se puede intervenir un puerto, pero no se puede

intervenir el conocimiento y la imaginación de un investigador.

Contrario a lo que sería promover la creatividad de los investigadores

y utilizar todas las herramientas disponibles para confluir

en un Plan Nacional Pesquero, que acompañe y aproveche

la potencialidad del científico, la Subsecretaría de Pesca no

ha hecho otra cosa que desestabilizar al INIDEP, precarizar a

los investigadores y ponerlos en fila, como si fueran meros

amanuenses.

Ninguna Empresa, puede programar su actividad con semejante

imprevisión, pero, lo que es más grave aún, la investigación

del INIDEP es una información sensible. En la pesca los recursos

son migratorios y pueden estar al alcance de terceros países

o buques extranjeros que ingresan a nuestro territorio,

como ha venido ocurriendo. Frente a una política errática y de

complacencia hacia la ocupación británica en Malvinas, lo que

ocurre en el INIDEP no es una cuestión casual. Hay ineptitud o

intencionalidad y aquí aplica aquello, de que “el pescado se

pudre por la cabeza”.

La décima derrota argentina fueron las negociaciones con

Gran Bretaña, el Acuerdo Pesquero con la Unión Europea, el

Tratado de Lisboa y la Ley de Pesca 24.922. Todos los gobiernos

-sin excepción- extranjerizaron la pesca y, con ello, el

Atlántico Sur y el litoral marítimo. Hace 50 años todas las empresas

eran nacionales y, hoy, siete de las diez principales empresas

exportadoras son extranjeras, como producto de la

aplicación del mismo modelo pesquero por parte de todos los

gobiernos desde 1970 a la fecha. No nos referiremos a los negociados

que se produjeron en las asociaciones destinadas a

obtener los permisos de pesca, sino al descontrol del mar argentino

que se inició con el Acuerdo Pesquero con la U.E., que

ya estaba en los planes de Dante Caputo antes que los propios

Acuerdos con la URSS, pero que concretó Cavallo con el apoyo

de las sucesivas subsecretarías de pesca. Se emparentaron

militares, radicales, justicialistas y macristas en la extranjerización

del Atlántico Sur, debilitando nuestra posición frente a

Malvinas a la par de depredar el recurso.

Las zonas que se asignaron a los buques comunitarios en el

Acuerdo no alcanzaron el área de Malvinas e, inclusive, en el

caso del Calamar, se asignó la captura de una subpoblación

que no migra al Archipiélago. El Acuerdo, aprobado por la Ley

24.315 del 20 de abril de 1994 estuvo precedido, por el que

firmara esa Comunidad con la República Africana de Gambia,

que había logrado su independencia de Gran Bretaña en 1965,

sin embargo, éste se ejecutó «bajo la soberanía o jurisdicción

de Gambia»; pero con la Argentina, por presión del Reino Unido

se omitieron las palabras soberanía y jurisdicción para limitar

a nuestro país, ajustándose el Acuerdo a la CONVEMAR

que la Argentina todavía no había ratificado. Un Acuerdo, cuya

«política pesquera comunitaria» (Common Fisheries Policy) ya

había fracasado en la propia Comunidad Europea, a partir de

1984, con stocks agotados, baja rentabilidad, excesiva flota,

etc.

Era inadmisible un Acuerdo mientras la Unión Europea, incluía

en su proyecto de Constitución como Territorios de Ultramar a

las Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y la Antártida;

donde expresaba que «la asociación deberá, de manera

prioritaria, contribuir a favorecer los intereses de los habitantes

de dichos países y territorios y su prosperidad de modo

que puedan alcanzar el desarrollo económico, social y cultural

al que aspiran”. Era igualmente inaceptable un Acuerdo que

incluyera los buques españoles; conocidos depredadores en el

Revista Pesca febrero 2019 71


Atlántico Noroeste y principales pescadores de Malvinas con

licencia inglesa, que ya venían pescando clandestinamente,

según la FAO, unas 100 mil toneladas en aguas argentinas

desembarcadas año tras año en España, como aún hoy. El

gobierno reformó el Estado por Ley 23.696 y se efectuó la

desregulación Portuaria, Marítima y Pesquera; estableció la

libre contratación de puertos y buques, y con ello, la libre elección

de banderas de conveniencia; esto, obviamente, fue una

exigencia de los negociadores europeos para la firma del

Acuerdo, junto a modificar el régimen jurídico que exigía la

captura con buques nacionales y, facilitar el acceso de buques

congeladores subsidiados a los españoles que, quebraron la

industria nacional naviera y disminuyeron sensiblemente el

empleo en tierra. Los Acuerdos incumplieron con casi todo lo

acordado y, depredaron, denunciándose en 1998, pero, los

españoles se quedaron entre nosotros, con el mercado y nuestros

recursos. Ya lo había dicho el Editor Harry Barry de Fishing

News Inter: «viendo lo hecho por los españoles en Canada

(NAFO) los argentinos deberían estar muy preocupados»,

y, aunque Cavallo y su par de Inglaterra John Major manifestasen

que las relaciones habían mejorado, Gran Bretaña siguió

ocupando Malvinas, nuestros territorios marítimos y explotando

nuestros recursos, con un plan trazado que careció Argentina.

El acreditado especialista español en derecho marítimo José

Luis Iriarte Angel, nos decía: «las empresas extranjeras con

participación de armadores españoles, son un mecanismo que

sirve de cobertura para que nuestros pesqueros puedan acceder

a las aguas de los Estados de la nacionalidad de esas empresas,

de esta manera bajo la cobertura jurídica de una sociedad

extranjera, opera una sociedad que es prácticamente

una sociedad española» y, por su parte, el acriollado español

Joaquín Fernández López nos decía sobre los viajes a Vigo de

los funcionarios argentinos: «El subsecretario acaba de realizar

el viaje político del mayor despropósito jamás conocido. Lo

califico sólo así, pues no quiero entrar en juicio de valor ni en

planteamientos de honorabilidad, ni conductas; pero sí debo

decir, que la ingenuidad en política es inadmisible». ¿Y los ingleses?,

no parecía que les hubiera modificado sus consignas

este Acuerdo. A fines de 1993 extendieron la Zona de Exclusión

de las Islas Georgias y Sándwich del Sur y a mediados de

1994 la medialuna del este de Malvinas.

La Ley de Pesca 24.922 consolidó la extranjerización y concentración,

entregándoles el recurso y la política pesquera a un

grupo reducido de empresarios, muchos extranjeros, que ponen

el negocio, por sobre los intereses nacionales de sustentabilidad,

vigilancia, radicación, valor agregado y empleo.

La décima primera derrota argentina fue el llamado Pacto Foradori-Duncan

firmado el martes 13 de septiembre de 2016

por el entonces Secretario Carlos Foradori y, ratificado por los

sucesivos Cancilleres Malcorra y Faurie, quién junto al ministro

británico, Alan Duncan, declararon respecto al Atlántico Sur:

«…adoptar las medidas apropiadas para remover todos los

obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo

sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca,

navegación e hidrocarburos» manteniendo viva la “fórmula del

paraguas”, con la oposición de todo el Congreso Nacional y las

distintas fuerzas vivas del país y, muy especialmente por el

gobierno de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico

Sur. Se reedita la Comisión de Pesca de la que ya nos hemos

referido y autoriza un nuevo vuelo semanal desde Malvinas.

Esta nueva propuesta británica de hacer vuelos a San Pablo, a

la que la Cancillería le habría agregado una escala mensual en

Córdoba, no se basa en ningún espíritu integrador, sino a la

necesidad de las Islas de abrir nuevos negocios en américa

con motivo del Brexit -pero no con Argentina- donde las Malvinas

perderían su condición de Territorio de Ultramar en la U.E.

y, con ello, todas las ventajas arancelarias y de libre comercio

en ese bloque.

El vuelo a San Pablo, Córdoba, Malvinas y viceversa es sencillamente

un disparate para los argentinos y de muchísima utilidad

para los isleños. Un importantísimo pie en San Pablo y

Gran San Pablo, con treinta millones de consumidores y, la

puerta de acceso al resto de Brasil y el mundo; del mismo modo,

que el vuelo a Córdoba les permitiría a los malvinenses

hacer trasbordos a Lima, Santiago de Chile, Asunción, Santa

Cruz de la Sierra, Panamá y Miami. Todos mercados de la Argentina

continental y marítima.

Argentina, autorizando estos vuelos habrá fortalecido la situación

económica de las Islas y, me animo a decir, que su situación

será más sólida que antes del Brexit, ya que hasta el momento

sus ingresos están mayoritariamente atados a los importadores

europeos y, ahora, se distribuirán, además de a los

países asiáticos, a nuestros socios políticos de América. Esta

apertura les permitirá acceder a una diversidad de intercambios

comerciales mucho más rica, pero, lo que es más grave,

debilitará nuestra posición latinoamericana en los organismos

internacionales del acordado aislamiento de Malvinas hasta la

negociación de la soberanía.

A este nuevo vuelo se le agrega el apoyo logístico que tiene

Malvinas en los puertos de Uruguay, la construcción de un

nuevo puerto en las Islas, el abastecimiento marítimo con

Montevideo y Punta Arenas y la promoción de nuevas sociedades

españolas en Malvinas, todas cuestiones sobre las que no

ha hecho absolutamente nada la Cancillería Argentina.

La décima segunda derrota argentina es el anuncio de Acuerdos

pesqueros con China y Rusia durante la Cumbre del G20

realizada en la ciudad de Buenos Aires. La promoción de nuevos

acuerdos pesqueros con Rusia y China, anunciados durante

la Cumbre del G20 realizada en la ciudad de Buenos Aires

durante 30/11 y 1/12 de 2018 es sencillamente la extranjeriza-

Revista Pesca febrero 2019 72


ción total del Atlántico Sur. Ningún país serio y con capacidad

de control de su territorio se hubiera atrevido a tanto. Ya pescan

en el Atlántico Sur y en la Z.E.E. Argentina o adyacente a

ella (los recursos migratorios o asociados) con o sin licencia

inglesa, embarcaciones españolas, taiwanesas, coreanas, japonesas,

neozelandeses, noruegas, polacas, rusas, chilenas, sudafricanas,

uruguayas, británicos, chinas, etc. Esta apertura

internacional de mar argentino provocará, no solo la quiebra

de las empresas radicadas en el continente argentino, la depredación

del recurso y la pérdida del empleo argentino, sino

la internacionalización del Atlántico Sur y el fortalecimiento

inglés en Malvinas en su área de exclusión, con la colaboración

argentina, que no cesa de declarar «áreas marinas protegidas»

que, bajo consignas ambientalistas protegen el recurso

del que se abastecen los buques licenciados por Malvinas.

Es notable el esfuerzo que por complacer las necesidades de

los ingleses hacen todos los cancilleres argentinos a costa de

nuestro territorio y de los recursos pesqueros y energéticos

nacionales. Las llaman «negociaciones distensivas con Gran

Bretaña», en verdad se tratan de: «les damos todo lo que pidan,

y algo más».

Tal vez todavía, no hemos visto lo peor y, aunque resulte difícil

imaginarlo, ante tanta política de desacierto y entrega, es

posible esperar nuevos pasos hacia la consolidación inglesa en

Malvinas. Esperemos que la cláusula transitoria de nuestra

Constitución Nacional no sea sólo un canto ilusorio, de igual

modo que la frase «o juremos con gloria morir» de nuestro

Himno Nacional.

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex

Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Titular Universidad

UNNE y FASTA, Asesor del Senado de la Nación, Doctor

en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24 libros (entre

ellos Malvinas. Biografía de Entrega, 2009) y cientos de artículos

de la especialidad.

21 de diciembre de 2018

[1] Lerena, César A “Malvinas. Biografía de la Entrega. Pesca,

la moneda de cambio” (2009).

SUBSIDIOS A LA PESCA:

PERVERSIDAD Y DETERIORO

AMBIENTAL

Los océanos del mundo están amenazados. Pocas amenazas son tan letales como los subsidios destinados a la pesca

industrial; me atrevo a afirmar que éstos son sumamente nocivos ya que fomentan, como última consecuencia, la sobreexplotación

de los mares.

Lo anterior es porque los subsidios a la pesca omiten u olvidan las reglas que existen en la naturaleza. Me refiero a que

los peces y los ecosistemas marinos tienen sus propios tiempos y capacidades; debido a estos factores, una población o

un stock de especies sólo puede ser explotado hasta cierto punto… Al exceder ese límite las especies se colapsan y podrían

extinguirse (biológica o comercialmente). Sin embargo, por razones políticas, estados y gobiernos regionales o locales

históricamente han otorgado una serie interminable de subsidios a la pesca, con el fin de mantener la constancia

de esta industria, los empleos que genera y el supuesto “desarrollo” que produce. Lo que olvida este sector es que el

océano y sus recursos no responden a estos tiempos ni intereses.

A través de los subsidios se han creado industrias que han colapsado las pesquerías de todo el mundo. El acceso a tecnología

de última línea para pescar en regiones extremas o a grandes profundidades no sería posible de no existir una

fuente constante de financiamiento externo (obtenido a través de subsidios, por supuesto). De no ser así, la pesca industrial

no sería un negocio rentable.

Por ejemplo, barcos que pescan en zonas muy alejadas son capaces de llegar hasta ahí gracias a los subsidios que reci-

Revista Pesca febrero 2019 73


en y que destinan a la compra de combustible, a la reparación

de embarcaciones, a la construcción de nuevas

mejor equipadas y más.

Al mantener estas acciones de financiamiento y no considerar

aspectos biológicos o ecológicos de las especies

objetivo de interés comercial, se genera un falso desarrollo

de las pesquerías y una verdadera adicción a estos

recursos… En este esquema, lo último que importa es el

estado de los océanos y de las especies que habitan en

ellos.

No exagero al asegurar que sin estos subsidios las pesquerías

serían totalmente inviables. En el fondo se financia

la destrucción de los mares del mundo y, en el corto

plazo, se fomenta el empobrecimiento de un gran número

de pescadores y sus familias.

Estos incentivos —que crean realidades ficticias— están

siendo altamente estudiados y en años recientes se ha

desatado una fuerte tendencia internacional que discute

su eliminación.

Por otro lado, los subsidios a la pesca no sólo están acabando

con los recursos marinos, además generan diferencias

considerables entre países ricos y pobres o entre

industria y pesca artesanal… Unos pocos se benefician

indefinidamente y otros sólo observan cómo la vida marina

de la que dependen es saqueada.

Si nos enfocamos en el caso del Mar de Cortés vemos

que los subsidios a la pesca benefician directamente a

un grupo reducido que extrae sardina y camarón. Se trata

de pesquerías muy dañinas para el ecosistema que sin

los subsidios que reciben sencillamente no existirían.

El acceso a estos recursos proviene del lobby y presiones

políticas que grupos menos acomodados o menos conectados

con las élites no tienen la capacidad para alcanzar.

Dichos grupos marginales son los que reciben la mayor

parte de los impactos de las pesquerías infladas artificialmente.

En 2017 la Organización Mundial de Comercio (OMC), en

su reunión ministerial de Buenos Aires, definió un camino

para acabar con los subsidios a la pesca que tienen efectos

negativos y provocan la sobrepesca en el mar. Las

negociaciones aún necesitan más atención y mayor interés;

sin embargo, vamos por buen camino.

México es uno de los países que más subsidios otorga y,

de acuerdo con diversas organizaciones nacionales, dichos

financiamientos están dirigidos a grandes empresas

de la pesca industrial, en detrimento de las pequeñas

comunidades. En pocas palabras, los subsidios a grandes

negocios sólo incrementan la brecha entre pescadores

industriales y pescadores artesanales.

De cambiar y redirigir estos subsidios, sería importante

que se destinaran a apoyar a las comunidades para generar

planes de manejo, establecer refugios pesqueros,

decretar áreas marinas protegidas… Estos instrumentos

permitirán la recuperación de los recursos y oportunidades

de reconversión de aquellos que quieran generar

otras oportunidades de desarrollo.

De cualquier forma, tengan o no éxito las rondas de negociaciones

de la OMC, es urgente acabar con estos incentivos

que dañan la salud de los océanos que nos dan

la vida.

¿En dónde están los subsidios?

Con información de DataMares I @dataMares

De 2008 a 2015 en México se distribuyeron 2.5 millones

de pesos diarios por concepto de subsidios a la pesca.

En este periodo, en total se otorgaron 7 452 millones de

pesos.

La flota pesquera e industrial de Sonora y Sinaloa acaparó

59.07% de este presupuesto.

38.32% fue destinado a combustibles (lo que incrementa

el esfuerzo pesquero).

Los montos para equipamiento e infraestructura en los

puertos sólo alcanzan 7%.

Fuente

https://veme.digital/subsidios-a-la-pesca-perversidad-ydeterioro-ambiental/

Revista Pesca febrero 2019 74


VUELTA DE CAMPANA A LOS

FRESQUEROS LANGOSTINEROS

Y A LA INDUSTRIA NACIONAL

El langostino (Pleoticus muelleri) es una especie de aguas

templado-frías y, hábitos demersal-bentónicos, es decir que

viven en el fondo del mar y se capturan entre tres y cien metros

de profundidad y, tienen, un ciclo de vida considerado

anual. En la Argentina, representan el 61% de los dólares exportados

pesqueros y, pese a ello, el Consejo Federal Pesquero

(CFP) carece de la idoneidad suficiente para administrarlo

representando el interés del conjunto de la actividad y, asegurar

su preservación en el tiempo.

Solo, para los que no lo saben y, según dicen los expertos, la

vuelta de campana (capsize) es uno de los accidentes marítimos

más temidos, que suele llegar de manera inesperada y en

la que hay escasa posibilidad de escapar de ella. Lo mismo

puede ocurrir con la sustentabilidad del langostino y sus especies

acompañantes, en una explotación incierta y sin control.

En la actividad pesquera, como en los ecosistemas, el canibalismo

es posible, sobre todo, por los intereses que están en

juego, donde el pez grande se come al chico y, donde el Estado,

en lugar de armonizar, se vuelca hacia un sector que, vaya

a saber por qué, dicho muy ingenuamente y con cierta sorna,

es el que más grande tiene los barcos. El canibalismo ocurre,

incluso, en la naturaleza, por ejemplo, en el Tiburón Toro, que

tiene dos úteros y, durante la gestación, el más fuerte de los

embriones se come al resto sus embriones hermanos, razón

por la cual, al finalizar la gestación nace solo uno de ellos. Es

el mismo canibalismo brutal que ocurre desde hace décadas

en la lucha entre congeladores y fresqueros, pero, daría la

sensación, que se está llegando al final, porque, a instancias

del Consejo Federal Pesquero, por Acta CFP Nº 12 del 17 de

mayo de 2018, se pretende aplicar la Res. del Consejo Federal

Pesquero Nº 7/2018 de «Medidas de Administración del Langostino»

que, en el artículo 8° del Anexo I indica que los buques

fresqueros, que capturan langostino y utilizan cajones de

hasta 17 kilos, a partir del 1 de enero de 2019 deberán acomodarse

en cajones de no más de 15 kilos. Ello significa, que

a partir de esta fecha el peso neto de esta especie no podrá

superar los 12 kilos más 3 kilos de hielo para su conservación

(20% del total neto de producto para asegurar el mantenimiento

de este a 0º C), según lo previsto en los Considerandos

de la citada Resolución, en los que el CFP precisa que:

«deberán utilizar para la estiba a bordo, cajones plásticos con

capacidad total de hasta quince (15) kilogramos entre langostino

y hielo».

Esta errónea Resolución Nº 7/2018, sintetiza las contradictorias

políticas iniciadas en esta materia a partir de la Res. Nº

1113/1988 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca,

pero que en sus considerandos incurre en la falsedad de que

por las Res. Nº 153/2002 de la SAGPyA y la Res. CFP Nº

3/2014 se hubiesen establecido un tope de 15 kg de langostino

por cajón a los buques fresqueros; omitiendo, al mismo

tiempo, la Resolución Nº 65/2016 de la SAGyP, que autorizó la

estiba de esta especie en cajones de hasta 18 kilogramos.

Normas que, accesoriamente de dejar de manifiesto el desorden

administrativo, muestra las incoherencias del CFP y la atomización

en la fijación de las políticas pesqueras: ¿La Secretaría

de Agricultura, Ganadería y Pesca o el Consejo Federal de

Pesca?

Esta arbitraria Res. CFP Nº 7/2018, de aplicarse, será el certificado

de defunción de los buques fresqueros langostineros cuya

ecuación económica puede resultar inviable -en especial a

los que trasladan menos cajones- y, a la par, promoverá la

captura de esta especie con buques congeladores tangoneros

existentes o nuevos (¡!), a los que podrían transferírseles unas

38.853 toneladas de langostino por año.

La norma es claramente discriminatoria porque, si tuvo como

intensión reducir las capturas, no es equitativa, teniendo en

cuenta que durante 2017 las capturas entre ambas flotas fueron

similares, ya que los fresqueros capturaron el 54% y los

congeladores el 46%; técnicamente infundada, ya que no

existen diferencias de calidad entre cajones que contengan 17

o 15 kg. de langostinos, si estos se mantienen con el porcentual

de hielo indicado y su manipulación se hace en forma

adecuada e, irresponsable por parte del CFP, porque puede

producir un serio quebranto económico a unos cien buques

fresqueros y, por cierto, pérdida de ingresos a las tripulaciones,

estibadores y procesadores en tierra, a par de los conflic-

Revista Pesca febrero 2019 75


tos laborales que se generarían en la discusión de las nuevas

tarifas de estos cajones de menor peso.

No desearía, además, pensar que esta eventual transferencia

de toneladas al sector congelador, es la apertura de nuevos

negocios a buques extranjeros o a las empresas concentradas,

pero no puedo evitarlo, porque ya ocurrió en años anteriores,

bajo pretexto de contar con supuestos excedentes pesqueros,

donde unos pocos pícaros hicieron pingües negocios en perjuicio

del conjunto de la actividad, las empresas, los trabajadores

y las ciudades que se desarrollaron en base a la pesca.

¿Y cuál sería el aporte del sector congelador ante esta

cesión de los fresqueros?

Esta transferencia, viene ocurriendo desde hace muchos años

y, es conocido que hacia 1976 la flota no costera estaba compuesta

por 113 buques fresqueros y 10 buques procesadores

congeladores; es decir, la relación era de 92% y 8% respectivamente.

Este porcentual se ha venido revirtiendo en forma

notable y, en la actualidad ambas flotas están en el orden del

50%. Ello, ha producido una importante reducción de la mano

de obra total, teniendo la particularidad en el caso del langostino,

de que la explotación por parte de los fresqueros es en

su gran mayoría (71%) a través de buques costeros y de rada,

lo que permite una mayor distribución del recurso del Estado

y, el saldo restante, con buques de altura que procesan el producto

en tierra, con la consiguiente mayor ocupación.

A esto se agrega el pésimo manejo del recurso por parte del

CFP, incluido el dictado de la referida la Res. Nº 7/18 y, la autorización

de permisos, que agregan nueva presión sobre el

recurso y, la incapacidad de sus miembros -pese a la integración

en este cuerpo de representantes de las provincias del

litoral marítimo patagónico- para armonizar la explotación del

recurso, denunciándose, todo tipo de prácticas depredadoras

sobre la pesca objetivo (caso el buque Vierasa dieciséis-

Newsan, etc.), relativas a pescas ilegales, descartes al mar de

las especies incidentales, sustitución de especies, etc. Por ello,

no es casual que la Certificadora Monterey Bay Aquarium Seafood

Wath haya sacado de la calificación verde o amarilla

«Mejores opciones o Buenas alternativas» a nuestro país y,

pasado a color ROJO al langostino argentino, recomendando a

los consumidores: «No compre, están sobreexplotados o capturados

de manera que dañan a otras especies marinas o al

medio ambiente»; es decir, la peor calificación posible a la

administración nacional pesquera, conducida por el CFP presidido

por el Subsecretario de Pesca Bosh, por considerar insustentable

la explotación del langostino que, en la actualidad,

representa para la Argentina 1,2 miles de millones de dólares

anuales de sus exportaciones y, ello significa, paralelamente,

calificar de igual forma negativamente, a la explotación de

merluza, que es una pesca incidental del langostino. En suma,

una dura crítica al manejo del administrador de todo el ecosistema.

A todo ello, agrega la certificadora, que la administración «sólo

a veces sigue el consejo científico y hay una falta de políticas

de largo plazo, falta de experiencia en temas de gestión, y una

fuerte influencia de la política o económica sobre decisiones

técnicas» y, en este sentido, los científicos ya dejaron en claro,

que en la evolución creciente de esta pesquería «no hay

evidencias que puedan sostenerse en el tiempo»; que ella «no

parece explicarse solo como el resultado de la estrategia actual

de explotación» y, que debe «comprender a todo el ecosistema,

incluyendo a las poblaciones de peces que cohabitan

las mismas áreas» teniendo en cuenta que «de acuerdo con la

bibliografía consultada, la disminución de la abundancia de

poblaciones de peces ha sido en algunos ecosistemas, la causa

de la aparición de altas e inusuales densidades de invertebrados

comercialmente valiosos, que devienen en pesquerías

mono específicas muy exitosas. La instrumentación de este

enfoque ecosistémico, al involucrar a varias especies y a su

contexto ambiental y socioeconómico, debe coordinarse desde

una perspectiva superior a la del Programa de Pesquerías de

Crustáceos (Fischbach C.E., Bertuche, D. “El aumento sostenido

(de langostino) del desembarco total anual declarado a

partir de 2006”; Informe Técnico Oficial Nº 014. 19 pág.

04/08/2015). Ello también es coincidente, con el informe del

programa de Merluza y fauna acompañante del INIDEP, donde

se destaca que, las recomendaciones de los investigadores

han sido desestimadas por la Autoridad de Aplicación, en especial,

en lo relativo a los descartes y a las pescas incidentales,

lo cual resulta absolutamente grave, porque la propia Res.

Nº 7/18 desatiende la cuestión del ecosistema citado. A ello se

agregan, los distintos informes relativos a la sobrepesca de la

especie merluza (Auditorías de AGN, Defensoría del Pueblo,

etc.) que acompaña a la captura de langostino y los propios

informes del INIDEP que indican que en 2018 hubo un bycatch

(captura incidental) de merluza de la flota congeladora tangonera

de unas 38 mil toneladas dentro de la zona de veda y 37

mil toneladas fuera de ella, sin obtenerse datos de las flotas

fresqueras, porque operando unos 150 buques sobre el langostino

no hubo observadores controlando, de modo que las

toneladas podrían ser significativamente mayores.

Los resultados de la certificadora internacional, no nos deberían

asombrar, porque son una constante de las últimas décadas

y, derivan, entre otras razones, de la participación en la

política pesquera de los representantes de los sectores concentrados

y del Poder Ejecutivo Nacional ante el CFP, que han

llevado adelante una reiterada acción negativa para el conjunto

de intereses del sector y, un modelo obsoleto que se inicia

en la Argentina con la firma de los Acuerdos Marco con Rusia y

Bulgaria.

Pero, en el medio de esta lucha, para ver quién se queda con

Revista Pesca febrero 2019 76


el recurso pesquero -que, no nos olvidemos es propiedad del

Estado Nacional y Provinciales- que incluye la mutación de los

fresqueros por congeladores -en varios casos, pese a la prohibida

transformación- los que más sufren los efectos son las

empresas chicas y medianas y, los operarios que ven desaparecer

sus fuentes de trabajo.

En esta misma tónica de no asegurar una actividad sustentable,

la Res. CFP Nº 7/18 establece que los buques tangoneros

con una eslora superior a los 40 metros, que se encuentren

habilitados para la captura de langostino, conservarán el derecho

a capturar esta especie y, recién se les exigirá reemplazarlos

por buques de hasta 40 metros en el caso de transferir o

reformular el respectivo permiso de pesca, en lugar de establecer

un período máximo para hacerlo, del mismo modo que

la excepción respecto a los buques autorizados a capturar por

encima de las dos mil toneladas y, otro tanto, cuando «se fija

de manera temporaria el máximo de concentración por empresa

o grupo empresario en la cantidad de dieciocho buques

congeladores o dieciocho fresqueros autorizados para la captura

de langostino, siempre que no se supere el número total de

veintiséis buques congeladores y fresqueros en conjunto», es

decir que, bien podría un grupo empresario tener dieciocho

congeladores y ocho fresqueros; lo cual favorece la concentración

en perjuicio de las pequeñas y medianas empresas, porque

en la población total de buques destinados a la captura de

esta especie, un solo grupo empresario podría quedarse con el

15% de los recursos y del negocio; sin tener en cuenta que

por vía de contratos entre empresas se distorsionan los cupos

y toneladas autorizadas por buque y por empresa. Siendo todo

esto -además- una verdadera entelequia, porque, con una Autoridad

de Aplicación que no controla la depredación propia,

no ya la extranjera, mucho menos podría controlar los contratos

comerciales a partir del manejo oligopólico de la actividad

y, todo ello, en un marco de la imprecisión, que en los propios

considerandos de la Res. CFP Nº 7/18 indican: «que la característica

altamente fluctuante del recurso langostino impide

establecer rangos absolutos para los indicadores que se emplean

en la administración dinámica de este recurso, mediante

aperturas y cierres de áreas y subáreas, puesto que dependen

del contexto de las pesquerías de langostino y merluza común,

como así también de aspectos socioeconómicos de las mismas».

Como lo indica el artículo 1º inc b) de la Res. 1113/88 de la

SAGyP no deben incorporarse barcos de más de 40 metros de

eslora a la captura de langostino y, contrario a aprobar excepciones,

habría que ir retirando a los que están autorizados,

porque la pesca de esta especie no lo justifica: por su distribución

geográfica, la velocidad media dada por su mayor eslora,

porque resultan más ineficientes como lo demuestran las estadísticas

de capturas de fresqueros-congeladores, y en la relación

capturas-empleo-valor agregado y una distribución más

equitativa del recurso, además, de tener muy en cuenta, que

la eficiencia no la da la eslora del buque, sino la tecnología

hidro-acústica, las artes de pesca y la habilidad del Capitán de

Pesca. Finalmente y, como muy importante, deben restringirse

estos buques, por el principio 15 de precaución establecido en

la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

de la Conferencia de las Naciones Unidas, reunida en Río de

Janeiro del 3 al 14 de junio de 1992 que estableció que «con

el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deben aplicar

el criterio de precaución (y)…la falta de certeza científica

absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la

adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del

medio ambiente» y ello, encuentra fundamento, en las recomendaciones

y opiniones científicas (Bertuche et al: langostino,

pesquerías de Argentina, pág. 186, 2000) que indican

que «no es posible establecer un rendimiento máximo sostenible

(MSY) anual o semestral con un sólido fundamento biológico».

A todas estas demostraciones de falta de manejo adecuado

del recurso por parte de la Subsecretaría y el CFP se agregan

las transferencias de decenas de permisos irrestrictos de lanchas

amarillas a buques, etc. En biología, y, en un ecosistema

interdependiente como se ha dicho, no puede improvisarse, y

menos aún, basar un plan pesquero global en la explotación

del recurso que más se extrae o más valor tiene. La sola presencia

de altos volúmenes de langostino, de por sí, puede hacer

pensar en un eventual desequilibrio biológico y, la fórmula

del éxito, basada en «mayores capturas-mayores valores» es

falsa, cuando el 61% de las exportaciones son commodities de

una mono-explotación de langostinos, en lugar de una «mayor

diversidad-menor volumen-mayor valor agregado».

Por cierto, la Res. CFP Nº 7/18 y sus antecesoras tienen muchos

otros defectos técnicos y, expresan el referido modelo

que rompe con el paradigma de una pesca sustentable, que

no es solo una herramienta económica, sino social, laboral,

ambiental, de radicación industrial y estratégica y, ello significa,

entre otras cosas, agregar valor a las capturas, cuestión

que, en la explotación del langostino, en esta norma, no ha

pasado, de establecer un insólito plazo de tres años para reducir

a 20% la congelación en bloque y, en el caso de Chubut,

más avanzado, de aceptar la exportación de bloques pelados y

clasificados, lo que da lugar, en general, a la exportación del

65% de langostinos enteros a terceros países para su descongelación

y reprocesamiento e incluso, su reexportación (Perú,

China, etc.) y, ello, entre otras cosas, es debido al modelo extractivo

imperante y a una falta de acuerdo nacional en las

políticas pesqueras, aunque insólitamente estén en el CFP representadas

la nación y todas las provincias.

No asegurar una explotación sustentable y, no agregar valor a

las materias primas es ya una administración inepta del recurso,

conforme lo establecido en la Ley 24.922, el denominado

Revista Pesca febrero 2019 77


égimen federal de pesca.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex

Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Titular Universidad

UNNE y FASTA, Asesor en el Senado de la Nación,

Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24 libros

(entre ellos Malvinas. Biografía de Entrega, 2009) y cientos de

artículos de la especialidad.

26 de diciembre de 2018

JIBIA: LA DISPUTA QUE HA

MANTENIDO EN ALERTA AL

SECTOR PESQUERO (Chile) EN 2018

Esta historia, que hasta el momento favorece a los pescadores

artesanales, está lejos de terminar, pues a pesar

de que el proyecto sea aprobado por los congresistas,

puede que sea llevado a nuevos trámites que dilatarían o

podrían modificar por completo el panorama.

La industria pesquera chilena ha vivido, desde hace un

par de años, diversos ay agitados procesos, marcados

por la aprobación, en 2013, de los cambios a la Ley de

Pesca, cuerpo legal que, con posterioridad, ha sido blanco

de numerosas críticas debido a su relación con hechos

de financiamiento irregular de la política que se han ido

conociendo poco a poco.

Este año 2018, la casa ha estado más ordenada. La nueva

Administración del Presidente, Sebastián Piñera –con

el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme a la cabeza

– partió el año informando que se presentaría un proyecto

de Ley Corta, donde se modificarán algunos aspectos

relacionados con la pesca industrial– y que más adelante

se presentará un proyecto de Ley Larga, con modificaciones

a más largo plazo, lo cual a algunos les ha gustado

y a otros no.

Sin embargo, un tema que ha generado un sinnúmero

de opiniones, reacciones e incluso movilizaciones este

2018 tiene que ver con la jibia (Dosidicus gigas). Las

aguas han estado agitadas en el sector debido a la discusión,

en el Congreso Nacional, de un proyecto de ley

que busca determinar que el cefalópodo sea capturado

solamente con línea de mano, un arte de pesca que, en

la práctica, permitiría que sólo los pescadores artesanales

accedan a él.

Los industriales se han mostrado altamente preocupados

de esta situación, ya que se quedarían sin poder trabajar

con este recurso que se ha convertido en todo un salvavidas

para las plantas que han visto una constante disminución

de la disponibilidad de merluza común.

Luego de meses de discusión, el pasado 18 de diciembre,

el proyecto que modifica la Ley General de Pesca y

Acuicultura (LGPA) con el objetivo de regular la captura

de la jibia, quedó tal como había sido aprobado en general

por la sala del Senado; esto significa que “solo podrá

ser extraída utilizando potera o línea de mano como aparejo

de pesca. Y se prohíbe cualquier otro tipo de arte o

aparejo”.

La iniciativa estudiada por la Comisión de Intereses Marítimos,

Pesca y Acuicultura estipula que los armadores

que infrinjan la disposición serán sancionados con una

multa monetaria de más de $24 millones (500 UTM),

además del comiso de las especies hidrobiológicas y de

los productos derivados de estas.

“El proyecto, en segundo trámite constitucional, procura

disminuir el esfuerzo de pesca del recurso jibia o calamar

gigante, mediante el favorecimiento de aparejos más

selectivos, como son la potera o línea de mano, y la

prohibición de todo otro arte o aparejo pesca”, subrayaron

desde el Senado.

Cuando se supo la noticia, la Asociación de Industriales

Revista Pesca febrero 2019 78


Pesqueros (Asipes), expresó que “lamentamos que se

haya aprobado esta iniciativa que margina completamente

a la industria de la captura de este recurso, ya que

eso implica no sólo la destrucción de los empleos en

mar, sino también en las plantas de proceso en tierra,

debido a que no pueden mantener su actividad solo con

abastecimiento artesanal, que opera solamente con buenas

condiciones climáticas”, señaló la presidenta del gremio

con base en el Biobío, Macarena Cepeda.

De acuerdo con los industriales, el sector artesanal es

incapaz de capturar su cuota asignada, que asciende a

160.000 toneladas, dejando 40.000 en el agua. A esto se

suma que un grupo importante de artesanales también

sería marginado de esta actividad, ya que utiliza el arte

de cerco, el que también será suprimido para la captura

de la jibia.

De esa forma, la representante de Asipes hizo un llamado

al Gobierno a “respetar el ordenamiento vigente y a

actuar con prontitud. Este es un proyecto claramente

inconstitucional, por lo que esperamos que el Gobierno

actúe en consecuencia con lo anunciado y cumpla con lo

que ha prometido, es decir, que presente este proyecto

al Tribunal Constitucional para su revisión”, afirmó la ejecutiva.

Trabajadores pesqueros se movilizan por proyecto de la

jibia2Los trabajadores de la pesca industrial, también se

han mantenido atentos al asunto y el pasado viernes 21

de diciembre un grupo compuesto por más de 1.000 personas

marchó por Concepción (región del Biobío). Los

dirigentes han alertado que, de aprobarse la ley, se provocará

la pérdida de más de 2.000 puestos de trabajo

estables.

(Fetrinech), Sergio Vera, precisó que “esta manifestación

es la llamada de atención a los parlamentarios de la región,

que poco nos han ayudado. El Congreso fue negativo

para nosotros en este trámite y lo único que nos

queda es que el Gobierno cumpla con su compromiso de

llevar este tema al Tribunal Constitucional. Nosotros vemos

que el Parlamento no está actuando en relación a

legislar hacia un país, sino que en beneficio propio”.

La posición del Gobierno

Tanto la Asipes como los trabajadores industriales coinciden

en presionar al Gobierno para que declare el proyecto

como inconstitucional. Esto se debe a que el subsecretario

ha manifestado en varias ocasiones la oposición

de la Subpesca a la iniciativa. En noviembre pasado, la

autoridad, en una cita con trabajadores de la empresa

Blumar, en Talcahuano, volvió a manifestar que “el proyecto

es malo e inconstitucional”. Luego, subrayó que “el

Gobierno tiene una postura clara y, en el momento oportuno,

adoptará las acciones que correspondan”; dejando

así la puerta abierta para que la iniciativa sea llevada al

Tribunal Constitucional en caso de ser aprobada como

ley en el Congreso.

Es así como esta historia, que hasta el momento se encamina

a favorecer a los pescadores artesanales, está

aún lejos de terminar, puesto que, a pesar de que el

proyecto sea aprobado por los congresistas, puede que

sea llevado a nuevos trámites que dilatarían o incluso

podrían modificar por completo el panorama.

Fuente

http://www.aqua.cl/2018/12/26/la-jibia-la-disputa-hamantenido-alerta-al-sector-pesquero-2018/#

El presidente de la Federación de Tripulantes de Chile

"Para las comunidades que dependen en gran medida de la pesca, cualquier disminución de la disponibilidad local o

de la calidad del pescado para alimentación o cualquier aumento de la inestabilidad de sus medios de vida puede

plantearles problemas muy graves".

El desconocimiento del sector pesquero es compartido por la prensa y por la propia sociedad, y por tanto ambos resultan

indolentes al problema. Existe un vacío de conocimiento que es aprovechado para manipular información en

uno u otro sentido. El ciudadano común está expuesto a una u otra corriente de opinión sin mayor posibilidad de defensa

o de réplica.

Revista Pesca febrero 2019 79


LA PESCA ARTESANAL COMO RETO

Y POSIBILIDAD DE LOS NUEVOS

GOBIERNOS REGIONALES

Juan Carlos Sueiro

La gestión de la pesca artesanal desde los Gobiernos

Regionales ha sido paulatinamente relegada.

Una revisión a la inversión y efectividad en el

gasto de los últimos años lo demuestra. El inicio de

un nuevo periodo es la oportunidad para forjar una

mejor voluntad política y afianzar la articulación con

el gobierno central.

Ninguna región del Perú cuenta con un Plan Regional

de Pesca, pese a que los Gobiernos Regionales

(GORE) ya han recibido el encargo a través de la

Ley Orgánica de Gobiernos Regionales del 2002. Sin

embargo, es mejor enfrentarse a la crudeza de las

cifras actualizadas que, desde Oceana, se analizaron

en setiembre de este año. A partir de ello, revisar

cuáles son los retos y las posibilidades que, en materia

pesquera, enfrentarán desde el 1° de enero

las renovadas autoridades regionales.

Uno de los hallazgos del estudio de Oceana es la

precaria presencia de la pesca artesanal en los Planes

de Desarrollo Concertado (PDC) no es sólo un

problema de dinero sino de orden conceptual, pues

la pesca es entendida desde la infraestructura (crear

desembarcaderos, por ejemplo) y limitada a identificar

giros productivos (por ejemplo, productos marinos

congelados o curados). Ambos puntos no son

desdeñables, pero ¿de qué sirven si los objetivos

que se plantean son genéricos, abarcan a otros sectores

o, simplemente, no poseen indicadores prácticos

y útiles a la actividad pesquera?

Ninguna región del Perú cuenta con un Plan Regional

de Pesca | Fuente: Andre Baertschi

No extraña entonces que el presupuesto asignado a

la F u n c i ó n P e s c a d e l o s G O -

RE ha disminuido progresivamente de 0.34% del

p r e s u p u e s t o t o t a l e n e l 2 0 0 5

a apenas el 0.11% este 2018. Un factor que lo explica

es que el nivel de ejecución de tales fondos es

bajo. Esto no es casual: sin planes, las prioridades

y las acciones son fragmentadas, parciales e insuficientes.

Un hecho alarmante para el mar peruano vulnerable

a la sobreexplotación pesquera, el cambio climático

y los embates de la contaminación por diversas

fuentes. Por ello, los retos para los renovados Gobiernos

Regionales serán apremiantes en el 2019 si,

efectivamente, toman en serio su rol frente a la

pesca artesanal.

Revista Pesca febrero 2019 80


Haciendo política en serio

Aunque mucho de lo relatado previamente merece

ser abordado desde los GORE con capacidades profesionales

y técnicas, lo vital es el interés

político. Porque sin una verdadera voluntad de

asumir el rol descentralizador de los GORE, la pesca

artesanal seguirá estando al final de la lista de prioridades

regionales.

Para ello, un programa interregional para la pesca

artesanal sería de enorme utilidad, ya que

las acciones aisladas no solo multiplican los objetivos,

sino que poseen vicios como contar con metodologías

e indicadores diferentes, dificultando la

continuidad de planes. IMARPE podría convertirse

en la secretaria técnica que realice dicha estandarización,

evitando que cada región lo haga por su

cuenta.

En ese sentido, el Gobierno Central no debe desentenderse

de los GORE ni de las necesidades de la

pesca artesanal; por el contrario, debe ayudar a afinar

los objetivos de largo plazo, para que sean el

germen del desarrollo productivo. De este modo, se

redefine el modo de colaboración entre ambos:

no el de la competencia ni de considerarse una

traba sino con miras a encontrar aliados. El rol de

los GORE debe fortalecerse ofreciendo apoyo técnico

e incluso, condicionando la entrega y/o extensión

de más recursos económicos, al cumplimiento de

metas claramente establecidas.

De lo contrario, la actual brecha entre las urgencias

de la pesca artesanal y lo que verdaderamente otorgan

los GORE seguirá ampliándose. No hay que olvidar

que el crecimiento demográfico en las costas

no se detiene: cada vez hay más lanchas, más gente

y más pesca sin control, mientras se reducen los

recursos.

El nivel de ejecución del gasto en pesca es bajo.

| Fuente: Andre Baertschi

Fuente

https://rpp.pe/columnistas/juancarlossueiro/lapesca-artesanal-como-reto-y-posibilidad-de-losnuevos-gobiernos-regionales-noticia-1171794

Es imposible disimular el hecho que los desembarques de las especies más populares destinadas al consumo humano

nacional, objetivo principal de los pescadores artesanales, están en niveles bajísimos debido a la reducción dramática

de las respectivas biomasas. Sin embargo esto último es una deducción de lo que se observa, puesto que se desconoce

la existencia de informes científicos que muestren el estado de salud de esas poblaciones de peces.

Las especies como la cojinova, corvina, lenguado, congrio, mero, chita, etc. escasean y por tanto, aumenta el costo

de la faena, sube el precio al consumidor y consecuentemente baja o desaparece la rentabilidad del esfuerzo pesquero

(y la del pescador).

Revista Pesca febrero 2019 81


MAR DE GRAU

¿MAR DE NADIE?

La ilegalidad juega contra la sostenibilidad del Mar de

Grau: Ataques a pescadores en altamar, la pesca negra

de anchoveta, plantas ilegales de harina de pescado y el

comercio ilegal de aletas de tiburón, son solo parte de la

amplia agenda para recuperarlo. ¿Cómo hacerlo?

Transparencia, participación y vigilancia son tres pilares

para empezar.

En los últimos años decenas de pescadores del norte del

país han sido atacados por piratas que los despojan

de sus herramientas de trabajo, aparejos y motores; y

en el peor de los casos, la vida. Solo en el último año, 15

pescadores murieron producto de estos ataques . En el

sur, los pescadores de Ica reclaman mayor protección

contra prácticas similares en los puntos de desembarque.

En la pampa se seca anchoveta destinada al consumo

humano que se convertirá en harina de pescado ilegal

para alimentar aves de corral. En algunos muelles se

descarga la pesca sin mayor control y el producto no figurará

en ninguna estadística oficial.

Se importan aletas de tiburones con documentación

cuestionable y en volúmenes que contradicen su origen

declarado como pesca incidental. Se comercializan

especies de pescado en plena veda o por debajo

de las tallas mínimas establecidas. Nos sirven tilapia,

pero nos dicen que es reineta.

En los últimos años decenas de pescadores del norte del país han

sido atacados por piratas | Fuente: Oceana | Fotógrafo: Andre

Baertschi

Las actividades ilegales son moneda corriente en el sector

pesquero. Esto no es ningún secreto y a pesar del

esfuerzo de los organismos involucrados, aún existe una

amplia agenda pendiente por resolver. Lo peor que puede

pasar es que continúe la indiferencia ante esta situación.

En el meollo del asunto están los limitados recursos

económicos que se asignan a la gestión de la

pesca en el país.

Solamente las pesquerías industriales de anchoveta y

otras especies cuentan con sistemas de control adecuados,

aun cuando se cuestiona ocasionalmente su idoneidad

y transparencia. El resto de los recursos marinos

recibe mucho menor atención y pasa por debajo del radar

del control y la supervisión.

De otro lado, tenemos las mismas debilidades institucionales

que manifiesta el sector forestal, solo por poner un

Revista Pesca febrero 2019 82


ejemplo. En un extremo, la falta de capacidades para la

ejecución de las tareas, que muchas veces se encubre o

disimula por un malentendido orgullo institucional, y en

el otro, la corrupción enquistada en las diversas esferas

del Estado.

Al terminar un año de mucha actividad política y el llamado

presidencial, así como de parte del sector privado,

para combatir la corrupción, es propicio plantear algunas

ideas para el futuro inmediato. Para empezar, hay

que evidenciar el problema en todas sus dimensiones

mediante transparencia y acceso a la información.

No del tipo que tenemos actualmente, hoy en

día se debe presentar una carta o llenar un formulario de

solicitud para recibir un exasperante archivo escaneado a

partir del cual hay que volver a ingresar manualmente la

información. Necesitamos información accesible y oportuna

que siga las normas de Open Data en formatos

amigables para el usuario final. Desde Oceana, analizamos

el estado de la transparencia de las principales pesquerías

peruanas y se entrevistó a más de

200 profesionales del sector, quienes reconocieron un

limitado acceso a la información y la falta de espacios

institucionalizados para la discusión pública.

En segundo lugar, requerimos crear capacidades en la

sociedad civil para la Vigilancia Ciudadana efectiva. La

democratización del acceso y generación

de información ha generado más espacios de discusión y

análisis entre jóvenes profesionales, tal como demuestran

las investigaciones periodísticas basadas en data

pública o las hackáthones contra la corrupción. No es

difícil imaginar las ventajas de tener a grupos

de ciudadanos informados revisando bases de datos públicas

de desembarcos, precios, transacciones comerciales,

permisos de pesca, registros de sanciones y así sucesivamente.

Finalmente, hay que dedicar más recursos al control y

vigilancia de nuestros mares. No solamente cuidar el

espacio físico sino además los recursos que nos provee y

quiénes los usan. Recordemos que esta no es solo tarea

de la marina a través de DICAPI sino que, con las herramientas

adecuadas, como la plataforma abierta Global

Fishing Watch; se pueden incorporar a los pescadores y

a otros usuarios del mar. Cuidar el mar peruano es una

tarea enorme, pero con voluntad y decisión política podemos

cumplir con el encargo que recibimos de Grau, y

mejor aún, entregarles un mar productivo y saludable a

sus herederos.

Una megaoperación de Aduanas permitió la incautación de 25 toneladas

de aletas de tiburón de dudosa procedencia el último diciembre

| Fuente: Oceana

Fuente

https://rpp.pe/columnistas/juancarlosriveros/mar-de-grau-mar

-de-nadie-noticia-1173247

NOTA DE PESCA

La nota menciona que existen limitados recursos económicos

que se asignan al control de la pesca en el Peru.

Esta afirmación es relativa. En el ejercicio 2018 el pliego

38 (Ministerio de la Producción) tuvo un presupuesto

(PIM) de 279 millones de soles y algo mas. Pero al cierre

del ejercicio solo ha ejecutado el 77% según muestra el

portal del MEF. Entonces, ¿falta dinero o es un tema de

eficacia en la ejecución del gasto?. En el mismo pliego,

en la función Pesca se contó con un PIM de casi 197 millones

de soles y solo ejecuto el 68.5%. No es falta de

dinero.

En la presente edición en la sección la “Pesca en Cifras”

se puede encontrar mayores niveles de detalle de la ejecución

del gasto del sector Producción del 2018. Se puede

apreciar que les ha sobrado dinero que no han gastado,

por las razones que fuese. Incrementar más presupuesto

no garantiza que se ejecute el gasto en forma

debida y eficaz.

Revista Pesca febrero 2019 83

More magazines by this user
Similar magazines