30.04.2019 Views

REVISTA_PESCA_MAYO_2019

La revista Pesca nos informa sobre temas del mar y de la pesca. Difunde información e ideas obtenidas de diversas fuentes sobre la pesca en el Perú y el mundo. Intenta contribuir a la formación de opinión propia en base a información amplia.

La revista Pesca nos informa sobre temas del mar y de la pesca. Difunde información e ideas obtenidas de diversas fuentes sobre la pesca en el Perú y el mundo. Intenta contribuir a la formación de opinión propia en base a información amplia.

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

EDICION DIGITAL MAYO 2019 Nº: 214w - 05/19 www.revistapesca.blogspot.com

DIRECTORES FUNDADORES: ELSA ESPARZA / ALEJANDRO BERMEJO

UN TERCIO DE LOS PRODUCTOS PESQUEROS PARA CONSUMO

HUMANO EN EL PERÚ SON IMPORTADOS

CHILE: NUEVO VARAMIENTO

DE DELFINES OSCUROS EN EL

NORTE DEL PAÍS

LOS DELFINES HAN SIDO

DESTACADOS POR SU

INTELIGENCIA

LAS REDES DE ARRASTRE DE FONDO DESTRUYEN TODO LO

QUE ENCUENTRAN EN EL CAMINO

LOS DERECHOS DE PESCA Y LAS CONTRIBUCIONES LABORALES

Revista Pesca mayo 2019 1


TARIFAS DE PUBLICIDAD 2019

Ponemos a su disposición tarifas de publicidad

competitivas y el acceso a la publicación de artículos

y temas que fuesen de su interés. Su

anuncio puede ser acompañado con un publirreportaje

sobre su empresa o sobre el tema que

Usted desee.

Para publicidad interior en la edición de la revista,

enviar su diseño en formato PDF indicando en

qué página desea que sea colocado.

EDICION REVISTA PESCA

MENSUAL

Página interior 300.00

Media página interior 150.00

Cuarto de página interior 75.00

Facturación y cobranza

Los precios están expresados en soles. Se coordinará en su momento la forma y oportunidad de pago.

Si desea anunciar con nosotros, contáctenos. Estaremos gustosos de atenderlos. Para mayores detalles sírvase

dirigirse al correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia de la

necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del cuidado del

medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre la

problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis individual.

https://issuu.com/revistapesca

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca mayo 2019 2


Revista Pesca mayo 2019 3


Fundada en 1960 MAYO 2019 * Vol. 214 * Número 5-19

C O N T E N I D O

EDITORIAL 2

EL SECTOR PESCA EN CIFRAS 3

OCEANO Y AMBIENTE 6

Vaquita marina al borde de la extinción 7

¿Es posible proteger un tercio de los océanos? 9

Chile: nuevo varamiento de delfines 12

La desoxigenación cambia los océanos 14

Ballenas en peligro de extinción 15

Los pulpos están tomando el control de los océanos 17

Los delfines han sido destacados por su inteligencia 18

Solo el 1% de plástico en los océanos es visible 20

El cambio climático redistribuirá a los atunes 22

Los tiburones no son los más temibles del mar 23

Gases de efecto invernadero roban oxígeno al océano 24

BITACORA 26

La situación de la anchoveta del norte 27

La pesca de arrastre 28

Un tercio de los pescados para consumo son importados 32

El futuro de la pesca esta en Europa 35

Sobrepesca en Senegal 36

Chocolate con polvo de pescado para la anemia 38

POLITICA Y PESCA 40

Derechos de pesca y contribuciones laborales 41

El precio del ceviche 45

La oclocracia 47

De la investigación a la colaboración en Las Malvinas 49

El oscuro tratado de Madrid 51

La necesidad y la urgencia no es buena consejera 54

El derecho de pesca no está en entredicho 57

Flota china cerca a Galápagos 59

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos

firmados, los cuales son de responsabilidad de sus autores.

Revista Pesca mayo 2019 1


EDITORIAL

El artículo 4 de la Ley Orgánica para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, expresa que “los

recursos naturales mantenidos en su fuente, sean éstos renovables o no renovables, son Patrimonio de la Nación”.

El artículo 20 dice que “todo aprovechamiento de recursos naturales por parte de particulares da lugar a

una retribución económica que se determina por criterios económicos, sociales y ambientales. La retribución

económica a que se refiere el párrafo precedente, incluye todo concepto que deba aportarse al Estado por el

recurso natural, ya sea como contraprestación, derecho de otorgamiento o derecho de vigencia del título que

contiene el derecho, establecidos por las leyes especiales”.

La Constitución Política del Perú dice en su artículo 66: “Los recursos naturales, renovables y no renovables,

son patrimonio de la Nación. El Estado es soberano en su aprovechamiento. Por ley orgánica se fijan las condiciones

de su utilización y de su otorgamiento a particulares. La concesión otorga a su titular un derecho real,

sujeto a dicha norma legal”.

La Autoridad de Pesquería es la responsable del cumplimiento de la ley en el caso de los recursos hidrobiológicos.

Interviene como regulador de la actividad pesquera y administra los mismos en beneficio de los administrados;

pero también de las mayorías nacionales.

Una incorrecta gestión de los recursos, que perjudicase gravemente el equilibrio en que viven los recursos pesqueros,

tendría graves consecuencias sobre el país, por cuanto la pesca es una parte significativa de la alimentación

y del empleo. Existen razones de primer orden, para situar en su punto justo el objetivo de preservar el

medio marítimo, para que genere una producción sostenible. Este objetivo debe prevalecer, si entrase en contradicción

con el objetivo de maximizar los ingresos económicos a corto plazo, por lo cual en la gestión pesquera

debe situarse como objetivo prioritario, mantener pesquerías sostenibles, con el mínimo impacto sobre el

medio ambiente marino, fluvial y lacustre.

Para la industria pesquera, la disponibilidad del recurso natural y el acceso a la cuota de pesca es de importancia

estratégica. Este acceso estratégico es el que debe ser medido en función de una adecuada participación

del país en la renta económica del recurso pesquero. La asignación de cuotas individuales de pesca asigna mayor

valor al negocio y le permite mayor eficiencia, por consiguiente, mayor rentabilidad. Por tanto, corresponde

una mayor recaudación tributaria y derechos de pesca adecuados.

Para que el Estado pueda actuar garantizado su sostenibilidad, requiere llevar a cabo actividades de monitoreo,

investigación, regulación, supervisión y promoción de la actividad, entre otros. Ello implica cobrar lo que deba

cobrarse de acuerdo a las facultades que la ley le otorga.

El recurso pesquero debe tener un precio. Los peces no pueden ser gratis.

Revista Pesca mayo 2019 2


Revista Pesca mayo 2019 3


EXPORTACIONES, IMPUESTO A LA RENTA,

CANON PESQUERO Y PRESUPUESTO

CUADRO COMPARATIVO DE EXPORTACIONES

IMPUESTO A LA RENTA, CANON PESQUERO

Y PRESUPUESTO SECTOR PRODUCCION

PERIODO 2003 - 2018

En soles

TOTAL

EXPORTACIONES 115,650,129,364 100%

IMPUESTO A LA

RENTA 2,502,500,000 2.16%

TRANSFERENCIAS

CANON

PESQUERO 1,015,749,923 0.88%

PRESUPUESTO

PRODUCE 1,940,728,331 1.68%

Revista Pesca mayo 2019 4


Revista Pesca mayo 2019 5


Revista Pesca mayo 2019 6


CRONOLOGÍA: VAQUITA

MARINA AL BORDE DE LA

EXTINCIÓN

POR MICHELLE CARRERE

En el mar de México, la pesca ilegal fuera de control ha

dejado al borde de la extinción a la pequeña vaquita marina.

Tan solo quedan 22, aunque experto asegura que el número

puede ser de no más de 10 en el Golfo de California.

En marzo de este año fue hallada muerta

una vaquita marina (Phocoena sinus) atrapada en una

red de pesca en el Alto Golfo de California, México, en

zona de refugio para esta especie altamente amenazada

de extinción. El hallazgo provocó gran conmoción puesto

que se estima no quedan en el mundo más de 22 vaquitas

marinas e incluso “lo más probable es que no queden

más de diez”, asegura el biólogo Lorenzo Rojas-Bracho,

una de las mayores autoridades mundiales en la especie

y presidente del Comité Internacional para la Recuperación

de la Vaquita (CIRVA).

Mongabay Latam revisó el historial en la disminución de

esta marsopa, la más pequeña del mundo con menos de

1.5 metros de largo, y preparó esta cronología.

https://youtu.be/hzN5LyuBZ98

La historia en 1 minuto. Video: Mongabay Latam.

El seguimiento de las vaquitas

En 1997 los científicos estimaron que no habían más de

600 vaquitas. Esa conclusión la obtuvieron a partir de un

costoso crucero científico que, en promedio, “nos salía

como 4400 dólares cada avistamiento de vaquita”, cuenta

Rojas-Bracho. Eso, y el hecho de que solo era posible

realizar dichos cruceros cada diez años, hacia sumamente

difícil e inviable el seguimiento continuo de la población

de vaquitas. Sin embargo, para ese entonces ya era

de conocimiento científico que este animal emite sonidos

o clics de una frecuencia muy alta. Al no existir otra especie

de marsopa en el Golfo de California, los científicos

comprendieron que podían comenzar a rastrear las vaquitas

mediante técnicas acústicas en menos tiempo y

a un menor costo.

foto: Tom Jefferson

“En 2007 nos dimos cuenta de que la población se venía

para abajo horrorosamente en las detecciones acústicas”,

cuenta Rojas-Bracho. En diez años la población

había caído en un 58 %. La sobrevivencia de esta especie

comenzó entonces a ser motivo de preocupación

“pero había ciertas dudas en algunos funcionarios que

no entendían lo de acústica”, asegura el científico. Entonces,

en 2008, los expertos volvieron a hacer un crucero

con el objetivo de estimar la cantidad de vaquitas y

comprobar que los resultados acústicos eran fiables. Uti-

Revista Pesca mayo 2019 7


lizando métodos visuales comprobaron que la población

había disminuido en un 57 % en 11 años, un resultado

muy cercano al estimado con el otro método. “Entonces

ahí demostramos que podíamos confiar plenamente en

lo acústico a pesar de las críticas”, cuenta Rojas-Bracho.

Esto además era conveniente económicamente.

Los científicos diseñaron, entonces, el modelo que utilizarían

para darle seguimiento a la población. Al poco

tiempo se percataron de que el método no solo servía

para detectar vaquitas sino también para establecer la

gravedad de la pesca ilegal. Continuamente los científicos

han perdido detectores acústicos que son robados

por los pescadores furtivos y que caen de manera incidental

en sus redes de pesca. Prueba de ello son los cabos

que los científicos utilizan para amarrar los equipos y

que han encontrado cortados. “De hecho, alguna vez nos

hablaron para pedirnos una recompensa”, dice Rojas-

Bracho. Así, “los ilegales no solo matan vaquitas sino

que matan la misma investigación porque no quieren

que aparezcan los datos”, agrega.

Aun así en el 2011 los científicos comenzaron a trabajar

con el equipo acústico y, en 2013, tras revisar la información,

se dieron cuenta que la población se había reducido

en un 37 % durante esos dos años. Para el 2015

detectaron que la población había descendido en un 37

% anual. Ese mismo año volvieron a realizar un crucero

y los resultados fueron que no había más de 60 animales.

Los siguientes resultados obtenidos en 2016 dieron

cuenta de que la población había caído en un 49 %, es

decir, solo quedaban 30. En 2017 los científicos volvieron

a instalar los equipos y un año más tarde se dio a conocer

la actual cifra oficial: entre 2011 y 2018 el promedio

anual de reducción en la población de vaquitas marinas

fue de un 44 %. Lo anterior se traduce en no más de 22

animales para el verano del 2018 “aunque lo más probable

es que no sean más de 10”, dice Rojas-Bracho. Lo

que sucede, explica el científico “es que mientras más

pequeña la población más difícil es hacer una estimación

precisa”.

A pesar de que la pesca de totoabas (Totoaba macdonaldi)

se encuentra prohibida por encontrarse en estado

crítico de conservación, la captura ilegal de esta especie

persiste puesto que sus vejigas natatorias son vendidas

en el mercado asiático a precios exorbitantes por tener

supuestamente propiedades medicinales. En las redes de

pesca operadas por las mafias captoras de totoabas también

caen vaquitas marinas siendo esta su principal amenaza.

El pasado 28 de marzo la Marina de México se enfrentó

en San Felipe, Baja California, contra un grupo de presuntos

pescadores ilegales que habrían agredido a una

embarcación de la organización ambientalista

Seashepherd que retiraba artes de pesca prohibidas,

según informó la ONG en un comunicado de prensa. El

enfrentamiento terminó con tres personas heridas y

vehículos y lanchas incendiadas. Según Rojas-Bracho “en

2019 se alocó la pesca ilegal” y actualmente “está totalmente

desatada y fuera de control”. Ramón Franco Díaz,

presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras

coincide con ese diagnóstico y asegura que “la delincuencia

organizada se siente dueña de la zona”. Lo anterior

mantiene en vilo a los expertos debido a que durante

este tiempo más vaquitas podrían haber muerto. El

individuo encontrado en marzo confirma, de hecho, esa

posibilidad.

En 2016 El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) y el

Fondo Mundial para la Naturaleza en México WWF por

sus siglas en inglés, establecieron la creación de un comité

de tecnologías pesqueras para proponer artes de

pesca alternativos que no atrapen vaquitas. Sin embargo,

en una reunión del CIRVA se planteó que “es tanta la

cantidad de redes (ilegales) que no pueden probar los

artes de pesca alternativos porque se atoran en ellas. Es

brutal”, asegura Rojas-Bracho. Al mismo tiempo, en el

marco del programa de retiro de redes que el CIRVA ha

puesto en marcha, “la cantidad que estamos sacando es

enorme y estamos encontrando una buena cantidad de

delfines enmallados, tortugas… es una matanza ahorita”,

asegura el científico.

Pesca ilegal fuera de control

Revista Pesca mayo 2019 8


de California, pero hasta la publicación de esta nota no

recibió respuesta.

Los científicos están esperando que acabe la temporada

de pesca de totoaba para poder, en mayo, salir a buscar

otra vez vaquitas y ver cuál es su estado poblacional.

Foto principal: Greenpeace.

Una totoaba y una vaquita muertas. Foto: NOAA

Fuente

https://es.mongabay.com/2019/04/cronologia-vaquita-marina-

extincion/?utm_source=Latam&utm_campaign=9eb1e6a160-

EMAIL_CAMPAIGN_2019_04_04_08_39&utm_medium=email&utm_term

=0_e3bbd0521d-9eb1e6a160-77169105

Mongabay Latam se puso en contacto con la Procuraduría

Federal de Protección al Medio Ambiente para saber

la versión oficial acerca de la situación actual en el Golfo

¿ES POSIBLE PROTEGER UN TERCIO

DE LOS OCÉANOS DEL PLANETA

PARA 2030?

El equipo científico, liderado por referentes de la investigación

marina como Callum Roberts o Alex Rogers, ha

estado trabajando durante más de un año en uno de los

estudios más ambiciosos sobre este ámbito. El enfoque

elegido para el estudio podría revolucionar el modo en

que se decida qué áreas deben ser protegidas y para

qué.

En la actualidad, menos del 3% de los océanos están

protegidos; la comunidad científica exige que para 2030

al menos el 30% lo esté. Los océanos se enfrentan a

amenazas tan potentes como la búsqueda de recursos

genéticos, que constituyen la base biológica de la seguridad

alimentaria mundial, pero pueden ser utilizados para

la generación de patentes farmacéuticas. A través de un

mapa interactivo es posible explorar los diversos escenarios

para la protección de los océanos, así como los puntos

calientes de biodiversidad y las principales amenazas

a las que se enfrentan.

Revista Pesca mayo 2019 9


Mientras los gobiernos continúan sus reuniones en Naciones

Unidas para negociar un histórico Tratado Global

de los Océanos en 2020, Greenpeace ha publicado un

innovador estudio realizado por un equipo académico de

primer nivel que revela cómo proteger más de un tercio

de los océanos del mundo para 2030, un objetivo

que, según señala la comunidad científica, es crucial

para salvaguardar la biodiversidad y ayudar a mitigar los

impactos del cambio climático.

El informe 30×30: Guía para la protección de los océanos

es el resultado de una investigación de más de un

año llevada a cabo por destacados científicos de la Universidad

de York, la Universidad de Oxford y Greenpeace.

En uno de los estudios más grandes de su ámbito en

la historia, los investigadores han dividido todos los

océanos, que cubren casi la mitad del planeta, en 25.000

unidades de 100×100 kilómetros, y luego han mapeado

la distribución de 458 características de conservación

diferentes, incluyendo la distribución de la fauna, los

ecosistemas o características oceanográficas clave, que

generan cientos de escenarios posibles para una red

mundial de santuarios oceánicos, libres de la actividad

humana más dañina. El estudio evitó a propósito áreas

de elevada importancia para la pesca comercial para

mostrar cómo esta red de santuarios marinos podría funcionar

tanto ambiental como económicamente.

el mundo. A través de un mapa interactivo es posible

explorar los diversos escenarios para su protección, así

como los puntos calientes de biodiversidad y las principales

amenazas a las que se enfrentan actualmente los

océanos.

“Crear áreas marinas protegidas es fundamental para

proteger y conservar la diversidad de la vida marina“,

ha declarado Alex Rogers, profesor del Departamento de

Zoología de la Universidad de Oxford. “Este informe

muestra una aproximación sólida para desarrollar una

red global de áreas marinas protegidas en alta mar, basada

en el conocimiento acumulado a lo largo de los

años por la ciencia sobre la distribución de especies, incluidas

aquellas en peligro de extinción, hábitats que se

reconocen como puntos críticos de biodiversidad y ecosistemas

únicos. Los científicos de Oxford hemos unido

fuerzas con Greenpeace y la Universidad de York para

proporcionar datos sobre los ecosistemas marinos, incluidos

los montes submarinos y las fuentes hidrotermales”.

“La velocidad a la que se ha esquilmado la alta mar de

algunos de sus animales más espectaculares e icónicos

no deja de sorprendernos”, ha declarado el profesor Callum

Roberts, biólogo de conservación marina de la

Universidad de York. “Las pérdidas extraordinarias de

aves marinas, tortugas, tiburones y mamíferos marinos

revelan un sistema de gobierno defectuoso que los gobiernos

de las Naciones Unidas deben solucionar con urgencia.

Este informe muestra cómo las áreas protegidas

podrían desarrollarse en aguas internacionales para crear

una red de protección que ayudará a prevenir la extinción

de numerosas especies y a que puedan sobrevivir

en un planeta que se enfrenta a un cambio global“.

El informe 30×30: Guía para la protección de los océanos

es el resultado de una investigación de más de un

año llevada a cabo por destacados científicos de la Universidad

de York, la Universidad de Oxford y Greenpeace.

Las negociaciones en la ONU hacia un Tratado Global de

los Océanos podrían allanar el camino para la protección

de los océanos fuera de las fronteras nacionales, que

cubren 230 millones de kilómetros cuadrados. Actualmente,

menos del 3% de estas aguas están protegidas.

Esta investigación desvela lo que significaría proteger

completamente el 30% y el 50% de los océanos de todo

La vida marina que albergan los océanos es el motor de

la bomba biológica del océano: captura el carbono en la

superficie y lo almacena a gran profundidad. Sin este

servicio esencial, la atmósfera contendría un 50% más

de dióxido de carbono y la temperatura del planeta sería

tan alta que se volvería inhabitable. Sin embargo, los

océanos se enfrentan en la actualidad a la creciente explotación

por parte de un puñado de naciones ricas. La

sobrepesca, la búsqueda de recursos genéticos y la

emergente industria minera en los fondos marinos se

suman a amenazas más amplias como el cambio climático,

la acidificación o la contaminación por plásticos.

“Nuestros océanos están amenazados como nunca antes

en la historia. Por primera vez una investigación demuestra

que es completamente posible crear una robusta red

de santuarios marinos en todo el planeta. No son sólo

líneas dibujadas en un mapa, sino una red de protección

coherente e interconectada que abarca zonas de alta

biodiversidad de especies, corredores de migración y

ecosistemas críticos. Nuestros océanos están en crisis,

Revista Pesca mayo 2019 10


pero todo lo que necesitamos es voluntad política para

protegerlos antes de que sea demasiado tarde”, concluye

Pilar Marcos, responsable de la campaña de Océanos

en Greenpeace, desde Naciones Unidas, donde ha

participado en las negociaciones que están teniendo lugar.

10 claves para comprender por qué es urgente proteger

los océanos

Se conocen muy poco: Se sabe prácticamente lo mismo

de la superficie de la Luna que del fondo de los océanos.

En 10 años, entre 2000 y 2010, se han censado más de

6.000 nuevas especies desconocidas hasta la fecha en

las aguas abiertas, lo que da la medida de hasta qué

punto es desconocida la biodiversidad marina en alta

mar.

Nuevas oportunidades de negocio: Ya hay empresas

que, sin embargo, se han embarcado en la búsqueda -

bioprospección- de recursos genéticos en los fondos marinos,

oro en forma de patentes. Un ejemplo: solo una

empresa, la transnacional química BASF, tiene registrado

el 47% de las patentes de los recursos genéticos marinos.

La alta mar es tierra de nadie… O de unos pocos

con tecnología suficiente para poder navegar e investigar

en estas aguas.

Minas destructoras en el fondo marino: Durante la última

década, la minería de los fondos marinos ha pasado

de ser un concepto de debate a convertirse en una realidad.

Bajo la excusa de un creciente sector tecnológico y

de las energías renovables, la exploración minera en los

fondos marinos ya está aquí. Hasta el momento, se han

emitido 29 concesiones para exploración de nódulos de

polimetales, sulfuros y zonas ricas en cobalto del fondo

marino.

Un océano sin peces: En más de la mitad de los mares,

el 55% de su superficie, se desarrollan actividades pesqueras.

Cinco naciones ostentan el 77% de la flota pesquera

en alta mar: China, Taiwán, Japón, Indonesia y

España. Desde 1950, gracias a las mejoras tecnológicas,

se ha logrado pescar, cada década, 350 metros más

profundo. Un 59,9% de las poblaciones de peces analizadas

están explotadas hasta su rendimiento máximo

sostenible.

El Ártico desaparece y, con él, su biodiversidad: El

océano más desprotegido del planeta, el océano Ártico,

alcanza en verano temperaturas medias de entre 2 y

3ºC más cálidas que la media entre los años 1982 y

2010. Con menos témpanos de hielo, los osos polares

depredan, por ejemplo, el 90% de los nidos de aves marinas

de Groenlandia o Svalbard. Con mayores temperaturas

se ha llegado hasta encontrar ya caballas atlánticas

en el ártico noruego.

Contaminación por plásticos: En 1998, se encontró una

bolsa de plástico a 10.898 metros de profundidad. Se

estima que al menos 690 especies se han topado con

residuos marinos. El 92% de estos “encuentros” han

sido con plásticos. De 626 ballenas francas analizadas

en el Atlántico norte, el 83% mostraba signos de interacción

con plásticos.

La batalla contra el cambio climático: Las profundidades

oceánicas son el almacén de dióxido de carbono más

grande del mundo. Si no existiera la bomba biológica del

carbón en el mar abierto, las concentraciones atmosféricas

de CO2 actuales serían de unas 200 ppm (un 50%)

más altas de lo que son.

Puntos calientes de biodiversidad: Con una longitud de

65.000 kilómetros, la dorsal medioceánica atlántica es la

cordillera más larga del mundo. Tan solo uno de sus

montes, el monte submarino Annan, en las aguas exteriores

del África occidental, contiene 30.000 especies. Y

tan solo se ha investigado un 0,002% de los 170.000

montes submarinos que se calcula que existen.

El mar se traga nuestros tóxicos: El plancton marino

acumula una concentración de metilmercurio de entre

500 y 500.000 veces más alta que el agua circundante.

Un estudio de 2019 confirma que la mayor parte de la

exposición al metilmercurio en Estados Unidos procedía

de productos del mar pescado en mar abierto (un 45%).

Esto tiene implicaciones para la salud de las personas,

ya que la exposición al metilmercurio se asocia con efectos

adversos sobre el desarrollo neurológico y para la

salud cardiovascular.

¡Es urgente su protección!: La alta mar forma un vasto

patrimonio mundial que cubre el 61% del área del

océano y el 73% de su volumen. Engloba, además, el

43% de la superficie de la Tierra y el 70% del espacio

vital en el planeta, incluyendo tierra y mar. Y sin embargo,

menos del 3% de los océanos están protegidos.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Fuente

https://www.ecoticias.com/medio-ambiente/193117/posible-protegertercio-oceanos-Planeta-2030

En cuanto la sociedad civil se organice y se forme una masa crítica capaz de manifestar sus necesidades y deseos frente a la información,

contenidos y acceso que de los medios obtenga, los propios esquemas económicos actuales pueden volcarse en favor a la

democracia y ser, al mismo tiempo y en ciertas ocasiones, rentables y capitalizables como benéficos para la sociedad

http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n23/23_iluna.html

Revista Pesca mayo 2019 11


CHILE: NUEVO VARAMIENTO DE

DELFINES OSCUROS EN EL NORTE

DEL PAÍS

POR MICHELLE CARRERE EN 10 ABRIL 2019

Esta especie, normalmente muy abundante en las costas

del norte de Chile y Perú, estuvo por al menos una

década desaparecida y recién el año pasado volvió a

aparecer en grandes manadas.

A partir del 1 de septiembre, Chile implementará cámaras

obligatorias en todos los barcos de pesca industrial

con lo que se espera poder tener un mejor registro de la

pesca incidental y los descartes.

Un segundo episodio de varamiento masivo de delfines

oscuros (Lagenorhynchus obscurus), en el lapso de un

mes, se registró el sábado pasado en la costa de la región

de Antofagasta, al norte de Chile. Se trata de cinco

individuos, uno de los cuales no logró sobrevivir y fue

trasladado a la Universidad de Antofagasta para su necropsia.

De los restantes, tres fueron devueltos vivos al

mar por los pescadores orilleros que se encontraron sorpresivamente

con la escena en caleta Blanco Encalada y

un cuarto, juvenil y ya con débiles signos de vida, fue

llevado mar adentro por el Servicio Nacional de Pesca.

Ya en marzo pasado, el Centro de Investigación de

Fauna Marina y Avistamiento de Cetáceos de Mejillones

(CIFAMAC) recibió una alarmante denuncia: una

veintena de delfines oscuros yacían tirados sobre un

muelle de la empresa pesquera Corpesca luego de

haber muerto en las redes de la flota industrial de anchoveta.

El reporte lo hizo un pescador quien asegura

pertenecer a dicha flota pero que “por miedo a perder su

trabajo decidió no dar su nombre”, cuenta Ana García,

investigadora del CIFAMAC. Los antecedentes fueron recogidos

por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura y

la Subsecretaria de Pesca y entregados a la Fiscalía, donde

actualmente están siendo investigados para determinar

responsabilidades. Según la versión de la empresa,

esta habría realizado una investigación interna que determinó

que la operación industrial estuvo en veda la

fecha en que se encontraron los animales muertos en el

muelle.

El delfín oscuro

Hace unos 30 años, el delfín oscuro, caracterizado

por tener el dorso de un tono azulado a gris oscuro

que contrasta con el blanco abdomen y una

marca gris claro en el tórax, era uno de los cetáceos

más abundantes de la zona norte de Chile. Su población,

sin embargo, comenzó a declinar drásticamente y, al menos

durante una década, desapareció por completo de

las aguas norteñas de Chile y también del Perú, cuenta

Carlos Guerra, biólogo experto en delfines y director

del Centro Regional de Estudios y Educación Ambiental

(CREA). Los científicos nunca supieron la razón

de esa desaparición hasta que un día, durante el transcurso

de 2018, los delfines oscuros comenzaron a aparecer

nuevamente. Esta especie vive en grandes grupos de

60, 100 y hasta de 300 individuos, cuenta el biólogo Yerko

Vilina. “Son simpáticos, saltan, se coordinan para cazar

peces chicos y están asociados a la anchoveta”,

agrega, puesto que de ella se alimentan.

Foto: CIFAMAC

La investigadora Ana García explica que “este año la an-

Revista Pesca mayo 2019 12


choveta ha estado muy costera por lo que los delfines

también lo están”. Según señala, al momento en que se

terminó la veda de la anchoveta, el primero de marzo,

los barcos pudieron salir a pescar con las redes de cerco,

el arte utilizado para capturar estos peces y que en Chile

alcanza dimensiones de hasta 173 metros de alto por

1760 metros de largo. “Fue en ese momento cuando comenzaron

las muertes”, dice García. La investigadora

habla en plural puesto que además del evento masivo

otros tres individuos han sido encontrados varados durante

el último mes y medio en las costas de Mejillones y

Antofagasta.

En general, los delfines son famosos por perseguir a sus

presas. La presencia de estos mamíferos marinos “se ha

utilizado comúnmente como señal con la cual los cerqueros

identifican un área de pesca”, dice

un informe sobre pesca incidental y descartes del Instituto

de Fomento Pesquero IFOP, organismo en Chile encargado

de desarrollar investigación en temas pesqueros

y acuícolas. Además, el informe señala que en la pesca

industrial con cerco para anchoveta “la mayoría de las

especies de cetáceos presentarían un mayor riesgo de

interacción”. Gabriel Ramos, presidente de

la Asociación Gremial de Pescadores Artesanales

de Cerco en Mejillones, indica que lo anterior es solo

cierto para las embarcaciones industriales puesto

que “los delfines nos desparraman los cardúmenes y como

nuestras redes son más chicas no es rentable para

nosotros estar ahí”.

Lo que dicen los estudios

Algunas semanas después de la denuncia realizada por

los 20 delfines muertos, llegó hasta la universidad de

Antofagasta otro individuo de la misma especie. Según

Carlos Guerra, quien realizó junto a otro experto la necropsia

del animal, se trata de un macho adulto cercano

al máximo tamaño que alcanza la especie y “muy sano,

muy robusto, con sus pulmones impecables, sin rastro

de haber tenido alguna enfermedad”, por lo que los resultados

apuntan a una muerte por pesca incidental.

Aunque el equipo de científicos también consideró la posibilidad

de la intoxicación, rápidamente la descartaron al

comprobar que el hígado se encontraba totalmente sano.

Foto: CIFAMAC

Por otro lado, las razones que permiten discernir que

este delfín murió durante la pesca de anchoveta son fundamentalmente

dos. Por un lado, los científicos compararon

el cuerpo del animal con los efectos que tiene cada

una de las artes de pesca utilizadas en la zona. Según

explica Guerra todas esas artes, excepto la de cerco, dejan

marcas en los animales y el individuo analizado no

presentaba ninguna de ellas. Por otro lado, según la necropsia,

el animal tenía restos de alimentación en su estómago

correspondientes a anchoveta.

En cuanto a la necropsia realizada al delfín varado el sábado

pasado, Guerra señala que se trata de “una hembra

adulta que estaba amamantando” y que

“probablemente sea la madre del juvenil que fue llevado

mar adentro por el Servicio Nacional de Pesca”. Según

indica, los análisis mostraron hemorragia en un pulmón

lo que podría estar dado por diferentes razones, incluido

el aumento de la temperatura corporal producto del varamiento.

Rodrigo Vega, investigador del IFOP señala que actualmente

Chile se encuentra realizando estudios para determinar

las tazas de pesca incidental en mamíferos marinos

de diversas pesquerías, entre ellas la de anchoveta.

El estudio busca “como resultado final mitigar todos estos

eventos que no pueden seguir ocurriendo”, agrega

Vega. Luis Cocas, coordinador de los programas de descarte

de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, el organismo

en Chile encargado de regular y administrar la actividad

pesquera y de acuicultura, agrega que “el 1 de

Revista Pesca mayo 2019 13


septiembre empieza a operar en Chile un sistema de cámaras

a bordo para registrar que todas las medidas que

adoptemos de reducción se cumplan”. Estas cámaras,

que serán instaladas de manera obligatoria en todas las

embarcaciones industriales, buscan ejercer el trabajo de

fiscalización hasta ahora realizado solo por los inspectores.

Sin embargo, se espera que la tecnología sea más

eficiente puesto que mientras los inspectores están en

los puntos de desembarco sin acceso a lo que ocurre en

el mar, las cámaras registrarán in situ la faena pesquera.

Hace años que los pescadores artesanales de Mejillones

piden que sea revocada la ley que autoriza a las embarcaciones

industriales a penetrar dentro de las primeras

cinco millas de mar. Dicha área, normalmente exclusiva

para la pesca artesanal, en las tres primeras regiones del

norte de Chile también puede ser ocupada por la pesquería

industrial de anchoveta y sardina española. Si los

resultados de la investigación, que actualmente lleva

adelante el Ministerio Público, comprueban que los veinte

delfines murieron en las redes de los barcos industriales,

“una vez más se demostraría la depredación que hacen

los grandes barcos en un área que en el resto del

país es exclusiva de los artesanales”, dice Ramos. Mongabay

Latam se comunicó con la Asociación de Pesqueros

Industriales para tener su versión, sin embargo,

hasta la publicación de esta nota no recibió respuesta.

Fuente

https://es.mongabay.com/2019/04/chile-delfines-oscuros

- p e s c a d o s - en- l a s - r e d e s - de- a n c h o v e t a s / ?

utm_source=Latam&utm_campaign=20fdfa8968-

EMAIL_CAMPAIGN_2019_04_11_08_28&utm_medium=e

mail&utm_term=0_e3bbd0521d-20fdfa8968-77169965

LA DESOXIGENACIÓN CAMBIA LOS

OCEANOS

El calentamiento global no solo tiene repercusiones en la

superficie terrestre. Un informe publicado esta semana

por la Organización de las Naciones Unidas para el Ambiente

pone énfasis en que los gases de efecto invernadero

están causando estragos en el lecho marino, provocando

que el oxígeno en esta zona se libere a sitios más

altos, lo cual causa problemas en el tránsito de fauna

marina como el pez espada y las variedades de atún. De

acuerdo con la información de ONU Ambiente, el aumento

de la temperatura en los océanos provoca que el oxígeno

escape de las aguas, lo cual obliga a que las especies

se acerquen a las aguas superficiales para incorporar

este elemento a su sistema corporal. Según Peter

Thomson, enviado especial de la ONU para los océanos,

“esto hará más difícil que sobrevivan las especies como

los mariscos”. La desoxigenación de las aguas de los

océanos es una situación que ha llamado la atención de

los científicos en el último año.

Esta problemática fue analizada ampliamente en un reciente

informe de la Organización Meteorológica Mundial,

en el cual se dio a conocer que más del 90% de los gases

de efecto invernadero que se contienen en la atmósfera

se redireccionan a los océanos, lo cual provoca la

acidificación de las aguas (por las emisiones de CO2), el

derretimiento del hielo polar, entre otros eventos. En

este mismo trabajo se señaló que las zonas costeras de

América del Norte, Europa y Asia ya sufrían de hipoxia,

lo cual afecta a la reproducción de las especies marinas

ubicadas allí. No es la primera vez que los océanos atraviesan

por un proceso similar. De acuerdo con el biólogo

marino Alfredo Mendoza, durante el evento Ireviken, hace

400 millones de años aproximadamente, sucedió una

situación similar.

A su criterio, los efectos de este proceso podrían estar

ligados a las apariciones de fauna marina en las costas

Revista Pesca mayo 2019 14


de varios países, ya que su alimento también sube hacia

aguas superficiales para captar mayor oxígeno. Las consecuencias

de la de­soxigenación fue precisamente uno

de los elementos analizados en una investigación realizada

por la Universidad del estado de Florida (EE.UU.) y

publicada en Earth and Planetary Science Letters. Los

científicos concluyeron, con base en análisis de estratos

de lagos y zonas costeras, que una vez que se dieron los

eventos de desoxigenación, inmediatamente hubo la extinción

de especies marinas, según Seth Young, líder de

la investigación.

El oceanógrafo Andreas Oschiles, investigador del Centro

Helmholtz para la Investigación del océano Kiel, en Alemania,

indicó en una entrevista con Scientific American

que el mecanismo de deso­xigenación de los mares se

ha incrementado en un 2% anual a escala global. Sin

embargo, en ciertas zonas con presión sobre las aguas,

ya sea por alto tránsito de buques o excesivos desechos,

este fenómeno ha llegado hasta cerca del 40% en las

últimas tres décadas.

En su explicación, Oschiles explica que la desoxigenación

es similar a poner una gaseosa abierta en una playa a

plena luz del día. En pocas horas, el gas contenido en el

líquido se libera hacia el ambiente. Mendoza explica, con

base en los modelos de la Organización Meteorológica

Mundial, que los niveles de oxígeno en las costas ecuatoriales

del planeta han sido históricamente bajos, debido

a que estas aguas están en constante contacto con ríos

de sedimentos con nutrientes provenientes de los hemisferios.

Estos sirven a los microorganismos y pequeños

animales marinos como fuentes de alimento, los que a

su vez terminan alimentando a especies de mayor tamaño,

completando así la cadena alimenticia.

El mayor problema con la desoxigenación estaría, entonces,

en las zonas más cercanas a los polos. El Gobierno

canadiense, por ejemplo, emitió la semana pasada un

informe en el que señala cambios en las zonas donde

habitaban especies marinas. Un caso en específico es el

de Nueva Escocia, la población de camarones nórdicos y

cangrejos de nieve disminuyó y se ha movido a aguas

más frías y cercanas al Polo Norte.

Fuente

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL

COMERCIO en la siguiente dirección:

ht tp s: // w w w. elc om e rc i o .c om / ten den c ia s/ oc ean o s -

desoxigenacion-onu-fauna-marina.html.

BALLENAS DE BRYDE ESTÁN EN

PELIGRO DE EXTINCIÓN EN EL

GOLFO DE MÉXICO POR LA

EXTRACCIÓN DE CRUDO Y GAS

Probablemente existen unas 33 ballenas en una zona profunda llamada Cañón DeSoto, señaló Laura Engleby, bióloga

marina especializada en mamíferos que trabaja en el servicio de pesca de la Oficina Nacional de Administración Nacional

Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Revista Pesca mayo 2019 15


nos de 100, incluyendo menos de 50 adultos. El Cañón

DeSoto queda a unos 80 kilómetros (50 millas) al este

del lugar donde hubo un derrame de crudo en el 2005.

“Estaremos trabajando para dirigir los esfuerzos de recuperación…

considerar la designación de hábitats cruciales

y coordinar con otras agencias… para asegurarnos de

que las actividades no pongan en peligro su existencia

continua”, indicó la experta.

Esta fotografía de 2018 proporcionada por el Servicio de

Parques Nacionales muestra a científicos que efectúan

una necropsia a una ballena de Bryde que se quedó varada

en el Parque Nacional de los Everglades, en Florida.

Foto: Servicio de Parques Nacionales vía AP

Si existen algunas en el sur del Golfo, agregó, probablemente

sean menos de 100, incluyendo menos de 50

adultos. El Cañón DeSoto queda a unos 80 kilómetros

(50 millas) al este del lugar donde hubo un derrame de

crudo en el 2005.

Una ballena embarazada es hallada muerta en la costa

de Italia; tenía 22 kilos de plástico en su estómago

Por Janet McConnaughey

Un pequeño grupo de ballenas de Bryde está en peligro

de extinción en el Golfo de México, amenazadas por la

exploración y la extracción de crudo y gas, advirtieron

científicos del Gobierno estadounidense.

“Esas son las únicas ballenas barbadas que viven todo el

año en el Golfo de México, y tienen un papel único y

muy importante en el ecosistema”, dijo Laura Engleby,

bióloga marina especializada en mamíferos que trabaja

en el servicio de pesca de la Oficina Nacional de Administración

Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por

sus siglas en inglés).

Probablemente existen unas 33 ballenas en una zona

profunda llamada Cañón DeSoto, señaló Engleby el viernes

durante una conferencia telefónica. Si existen algunas

en el sur del Golfo, agregó, probablemente sean me-

Si un área es designada como hábitat crucial, se consultaría

a la oficina de Pesca de la NOAA sobre cualquier

contrato federal, incluyendo arrendamientos para extraer

crudo y gas en aguas federales.

Algunas de las amenazas que enfrentan los cetáceos son

el ruido de pruebas sísmicas para detectar yacimientos

de crudo y gas, así como el tráfico de embarcaciones,

que interfieren con su comunicación subsónica. Otras

amenazas incluyen las redes de pesca, la extracción de

crudo y gas, la contaminación, e incluso choques con

barcos: una ballena murió en el 2009 tras ser arrollada

por una embarcación.

Engleby dijo que las ballenas del Golfo de México son tan

diferentes genéticamente de otras ballenas de Bryde que

podrían ser una especie distinta. Estos cetáceos llevan el

nombre del ballenero noruego Johan Bryde del siglo XIX.

Archivos de balleneros que se remontan al siglo XVIII

indican que estas ballenas solían vivir en el centro y el

norte del Golfo, de acuerdo con la Oficina de Pesca de la

NOAA.

“En realidad no sabemos mucho sobre esta especie”,

destacó Engleby. Un estudio financiado con fondos de

multas que la petrolera BP y otras entidades pagaron

tras el derrame de crudo está valiéndose de sondeos visuales,

monitoreo acústico pasivo y etiquetado para

aprender más, incluyendo el papel que desempeñan en

el ecosistema.

Fuente

https://www.sinembargo.mx/12-04-2019/3565712

Las democracias actuales requieren de una cultura cívica sólida que participe y se interese por los asuntos públicos. Desde la realidad

de los medios de comunicación y sus fuerzas de poder, el impacto en las sociedades no ha empatado con las necesidades cívicas de

los individuos.

http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n23/23_iluna.html

Revista Pesca mayo 2019 16


LOS PULPOS ESTÁN TOMANDO EL

CONTROL DE LOS OCÉANOS

Maddie Stone

Imagen: Wildlife Photographer Scott Portelli

Algo extraño le está pasando a los océanos. A medida que los

arrecifes de coral se marchitan y colapsan, los pulpos se multiplican

como locos. Tan pronto como perciban cierta debilidad,

amasarán un ejército e invadirán la tierra también.

Bien, esa última afirmación es probablemente pura paranoia.

Pero es un poco inquietante que los cefalópodos (calamares,

pulpos, sepias) están en auge y los científicos no saben por

qué. Un análisis publicado en Current Biology indicaba que

numerosas especies en los océanos del mundo han aumentado

en número desde la década de 1950.

“La consistencia fue la mayor sorpresa”, dijo la autora principal

del estudio, Zoë Doubleday, de la Universidad de Adelaide.

“Los cefalópodos son notoriamente variables, y la abundancia

de la población puede fluctuar enormemente, tanto dentro

como entre las especies”.

Fue una de esas fluctuaciones salvajes la que inspiró el nuevo

estudio. Hace unos años, la gigante sepia australiana, en la

foto de arriba, experimentó un repentino y dramático choque

demográfico. “Casi desaparecieron por completo”, dijo Doubleday

a Gizmodo, y agregó que uno de sus coautores tuvo la

idea de analizar los ciclos de auge y caída en otras poblaciones

de cefalópodos para ver si había algún patrón. “No sabíamos

cuánta información habría”, dijo Doubleday.

Reuniendo datos y estudios científicos previos, el equipo logró

reunir información poblacional sobre 35 especies o géneros de

cefalópodos que abarcan todas las regiones oceánicas principales

desde 1953 hasta 2013. Si bien hubo una variabilidad

año a año sustancial, y una pequeña cantidad de especies disminuyó,

en general, muchas poblaciones de cefalópodos en

muchas partes del océano han aumentado en número. (La

sepia gigante australiana también ha comenzado a recuperarse).

Por tanto, ¿por qué los cefalópodos aumentan cuando casi

todo lo demás en los océanos se está muriendo? Doubleday y

sus coautores todavía están investigando, pero sospechan que

tiene que ver con las altas tasas de rotación de la población.

“Los cefalópodos tienden a explotar”, dijo Doubleday. “Si las

condiciones ambientales son buenas, pueden explotar rápidamente

porque crecen muy rápido”.

Una de las razones por las cuales las condiciones ambientales

podrían haber mejorado es que los humanos están escogiendo

a los principales competidores de los cefalópodos: los peces

depredadores. Otros cambios a gran escala, como el calentamiento

global, también podrían estar jugando un papel. “No

creo que sea un solo factor”, dijo Doubleday. “Pero algo está

cambiando en una escala bastante grande que está dando una

ventaja a los cefalópodos”.

A medida que los océanos continúan cambiando, el destino a

largo plazo de todos los organismos marinos sigue siendo incierto.

Por ejemplo, la evidencia de laboratorio sugiere que la

acidificación del océano podría afectar el desarrollo de algunos

cefalópodos. Y a medida que los calamares y los pulpos se

convierten en una parte más importante de las dietas humanas,

estamos cosechando más cefalópodos del mar que nunca.

Otra posibilidad extraña es que los cefalópodos se volverán

demasiado avariciosos y se quedarán sin comida. ¿Si eso pasa?

“Son muy caníbales, podrían comenzar a comerse unos a

otros si crecen demasiado”, dijo Doubleday.

En resumen, es demasiado pronto para predecir si los pulpos

continuarán en auge o si los océanos se convertirán en un

frenético festival de canibalismo. Aun así, si una raza inteligente

de seres submarinos con tentáculos termina por superarnos

Fuente

en el planeta, no podemos decir que no hubo señales de advertencia.

https://es.gizmodo.com/los-pulpos-estan-tomando-el-control-de-losoceanos-1834042669

Revista Pesca mayo 2019 17


por Marina Rosales

LOS DELFINES HAN SIDO

DESTACADOS POR SU

INTELIGENCIA

Respiración

Los delfines, al igual que otros mamíferos, respiran aire en

lugar de agua, y así usan los pulmones en lugar de las branquias.

Como las ballenas y otros cetáceos, respiran a través de

un orificio en la parte superior de la cabeza, tomando aire

cuando salen a la superficie del agua. A diferencia de los seres

humanos, no respiran por reflejo, sino que tienen que acordarse

de respirar.

Delfines, uno de los animales más inteligentes del planeta.

El día de hoy se celebra por primera vez el Día del delfín, que

tiene como finalidad dar a conocer más sobre estos mamíferos

considerados uno de los animales más sociables, cariñosos e

inteligentes del planeta ya que han mostrado capacidades de

aprendizaje y cognición muy superiores a las de otras especies.

Alimentación

Cuando los delfines son bebés se alimentan de leche materna

que es una sustancia aceitosa que no se mezcla fácil con el

agua, cuando crecen los delfines nariz de botella pueden comer

pequeños peces, pero también pueden buscar calamares,

cangrejos, pulpos, camarones u otros animales de poco tamaño.

Es interesante saber que, aunque tienen dientes, ellos no

mastican su comida, sino que les es posible tragarla completamente.

Conoce los datos más interesantes del delfín, uno de los animales

más inteligentes y sociables del planeta.

Revista Pesca mayo 2019 18


Cuando son pequeños se alimentan de leche materna.

Como cazan

Estos mamíferos tienen un método muy curioso para obtener

comida, al poseer la capacidad de ecolocalización al emitir sonidos

diferentes por medio de un eco los cuales rebotan y

vuelven a ellos les permite identificar sus presas, también pueden

determinar la distancia, tamaño, velocidad y espesor.

El sistema de ecolocalización fue estudiado por los estadounidenses

en los años 40´s con herramientas y tecnología moderna,

que fueron aplicadas en los submarinos.

En estado salvaje viven de 30 a 35 años, sin embargo, bajo

cuidado humano llegan a vivir más de 40 años.

Mientras duermen, los delfines apagan sólo un hemisferio de

su cerebro y el ojo opuesto, mientras la otra mitad permanece

despierta en guardia constante por los depredadores.

El período de gestación dura aproximadamente 12 meses, con

un trabajo de parto de 30 minutos o 3 horas.

Existen 32 tipos de delfines marinos, 5 de río y 6 marsopas.

Ecolocalización.

Además, suelen cazar con la técnica de bola de cebo o esfera

de peces, que consiste en lograr aglutinar un conjunto de peces

para hacer su caza más sencilla.

El período de gestación dura aproximadamente 12 meses.

Estos delfines pueden nadar a velocidades de 5-11 km/hr; en

poco tiempo pueden alcanzar velocidades máximas de hasta

35 km/hr.

Pueden llegar a medir entre 2 y 3 metros de largo.

Tienen un cuerpo dinámico, nariz alargada y un solo espiráculo

en la parte superior de la cabeza (agujero respiratorio).

Datos

La especie nariz de botella (Tursiops truncatus) es la más conocida.

En estado salvaje, estos delfines viven en grupos de hasta 10

o 12 individuos.

Revista Pesca mayo 2019 19


Cada 5-8 minutos deben salir a la superficie para respirar por

medio de su espiráculo.

Poseen una gran capacidad de apnea, ya que retienen la respiración

bajo el agua con sólo el aire de sus pulmones.

Los delfines comen entre 11-13 kilos de pescado al día.

https://youtu.be/iWB7_RxLpwQ

Fuente

https://laverdadnoticias.com/ecologia/Los-delfines-han-sido-destacadospor-su-inteligencia-20190414-0032.html

Pueden llegar a medir entre 2 y 3 metros de largo.

SOLO ES VISIBLE EL 1% DEL

PLÁSTICO EN LOS OCÉANOS,

¿DÓNDE ESTÁ EL OTRO 99%?

Entre 4 y 12 millones de toneladas de plástico terminan

cada año en los océanos, pero los científicos estiman

que solo se ven en la superficie el 1% del total de los

d e s e c h o s . U n e q u i p o i n t e r n a c i o n a l

de científicos ha desplegado esfuerzos sin precedentes

para dar con el resto del total.

¿Dónde desaparece el resto? Los investigadores se están

acercando a dilucidar el misterio del "plástico perdido".

En los últimos años, las imágenes de botellas y bolsas

acumuladas por las corrientes en medio de los océanos o

las playas llenas de basura han llevado a campañas contra

la cultura del todo desechable. Pero esta contaminación

visible es solo la punta del iceberg.

Un equipo internacional de científicos se implicó en este

tema, desplegando esfuerzos sin precedentes para dar

con más desechos.

Entre 4 y 12 millones de toneladas de plástico terminan

cada año en los océanos.

Entre 4 y 12 millones de toneladas de plástico terminan

cada año en los océanos, pero los científicos estiman

que solo se ven en la superficie 250.000 toneladas,

y que el 99% de todo eso que ha sido lanzado al mar

durante décadas está en paradero desconocido.

Millones de toneladas de plástico se desechan en el

mar cada año, pero solo una pequeña parte es visible.

Degradados por la erosión, el sol y la acción de las bacterias,

la densidad de los plásticos cambia, se encuen-

Revista Pesca mayo 2019 20


tran a merced de las corrientes y una vez que son arrastrados

a las profundidades, se vuelven mucho más difíciles

de rastrear.

"Es bastante difícil saber dónde están", dijo a la AFP Alethea

Mountford, investigadora de la Universidad

de Newcastle, en el Reino Unido. "Incluso el plástico

en la superficie puede hundirse y luego volver a subir".

En lo que podría ser un verdadero avance, la investigadora

usó un modelo computarizado de corrientes oceánicas

sobre los plásticos de tres densidades diferentes,

para ubicar los lugares donde se reagrupan los fragmentos

después de que se hunden.

"Sabemos de la existencia de 'vertederos flotantes', por

lo que tiene sentido concentrarse en ellos. Y los plásticos

de superficie probablemente tienen un mayor impacto

porque los organismos viven principalmente en la superficie",

dijo Van Sebille. "Pero si quieres comprender la

magnitud del problema, debes profundizar", agregó.

Sus investigaciones actuales se enfocan en el hecho de

que la contaminación plástica es ahora tan importante

que el rastreo de fragmentos podría proporcionar información

relevante sobre cómo funcionan las corrientes

oceánicas.

El modelo muestra acumulaciones de plásticos a varias

profundidades en el Mediterráneo, en el Océano Índico

y en las aguas del Sudeste asiático.

Los científicos estiman que una gran parte del plástico

termina en el fondo del mar. Una estudio reciente permitió

encontrar microplásticos en las entrañas de minicrustáceos

que viven a casi 11 km de profundidad en

la Fosa de las Marianas, la parte más profunda conocida

de los océanos del mundo.

Todo vuelve a la orilla -


Los cálculos de Alethea Mountford son preliminares,

pero sus hallazgos podrían ayudar a identificar dónde

realizar más investigaciones y así comprender mejor el

impacto de esta contaminación en los ecosistemas, señala

la investigadora, quien se inspiró en el trabajo del

oceanógrafo Eric van Sebille de la Universidad de

Utrecht holandesa.

Su intuición, que se confirmará con simulaciones de modelos

más sofisticados, es que la gran mayoría de los

residuos plásticos que se tiran al mar finalmente regresan

a las costas. Esto podría explicar la brecha entre el

volumen que entra en los océanos y lo que realmente se

puede observar hoy.

"El plástico arrastrado por un río hacia el mar permanece

cerca de la costa por un tiempo y puede volver a la tierra.

Y una parte importante podría hacer eso", dice.

Según el investigador, centrarse en limpiar las áreas costeras

podría evitar que esta contaminación se propague

en alta mar. (AFP)

Fuente

https://rpp.pe/mundo/actualidad/solo-es-visible-el-1-del-

plastico-en-los-oceanos-donde-esta-el-otro-99-noticia-

1191760

El marco normativo debe imponer reglas y normas regulatorias que hagan posible el usufructo racional de

los recursos en coincidencia con prácticas de sostenibilidad que impidan la apropiación depredadora de los

bienes naturales y no sólo en términos de agotamiento de fuentes y contaminación, sino de transferencia

de renta de los recursos en toda la cadena de producción de los mismos.

Revista Pesca mayo 2019 21


EL CAMBIO CLIMÁTICO

REDISTRIBUIRÁ LOS ATUNES

Con el cambio climático el atún listado (Katsuwonus pelamis) y

el rabil (Thunnus albacares) aumentarán en las zonas tropicales

y otras especies, como el bonito del norte, el atún rojo

Atlántico, el patudo y el atún rojo del sur, se desplazarán hacia

aguas más frías. Esta es una de las principales conclusiones de

un estudio que ha analizado el impacto del calentamiento global

en las especies de atún más importantes.

Por el contrario, el análisis pronostica que el listado y el rabil,

principales atunes enlatados, se vuelvan más abundantes en

las zonas tropicales, así como en la mayoría de las zonas de

explotación de los países costeros, es decir en las franjas marítimas

que se extienden desde su costa hasta una distancia de

200 millas náuticas.

“Teniendo en cuenta que la mayoría del consumo humano de

proteína de atún procede del listado y del rabil de la franja

tropical, los datos obtenidos constituyen relativamente buenas

noticias para que la pesca del atún siga siendo una fuente de

alimentación importante”, precisa el experto.

Cuantificar las tendencias futuras

El estudio ha permitido analizar cómo cambiará la distribución

mundial y la abundancia de las principales especies de atún

debido al cambio climático y, de esta forma, cuantificar las

tendencias futuras (cuánto se moverán) de las poblaciones.

Pesca de atún / Iñigo Onandia (AZTI)

Un estudio, encabezado por los investigadores de centro tecnológico

AZTI Haritz Arrizabalaga y Maite Erauskin-

Extramiana, ha tenido en cuenta el efecto de las condiciones

ambientales en la distribución mundial de los túnidos como el

bonito del norte, el atún rojo atlántico, el atún rojo del sur, el

patudo tropical, el listado y los atunes de aleta amarilla o rabiles

entre 1958 y 2004, lo cual ha permitido investigar la influencia

del cambio climático en el futuro y hacer predicciones

concretas.

“Durante el período histórico analizado, los límites de distribución

del hábitat de los atunes se han desplazado hacia los polos

a una velocidad de 6,5 km por década en el hemisferio

norte y 5,5 km por década en el hemisferio sur. En base a la

influencia del cambio climático, en el futuro se esperan cambios

todavía más acusados en la distribución de los atunes y

en su abundancia, especialmente a finales del siglo (2080-

2099)”, asegura Arrizabalaga.

En concreto, el estudio prevé que los túnidos templados como

el bonito del norte, el atún rojo atlántico y el atún rojo del sur

se desplacen hacia los polos. El patudo, por su parte, disminuirá

en los trópicos para desplazarse a zonas más templadas.

Los túnidos son recursos de gran importancia económica y una

fuente de proteína clave para gran parte de la población

“Los túnidos son recursos de gran importancia económica y

una fuente de proteína clave para gran parte de la población.

Con el cambio climático, su distribución espacial está cambiando

y con ella las oportunidades de los distintos países de acceder

a esta fuente de riqueza. Este estudio pretende explicar lo

que ha ocurrido en el pasado y predecir lo que pasará en el

futuro, de modo que los países y flotas pesqueras puedan

pensar en estrategias de adaptación a las nuevas circunstancias”,

agrega Erauskin-Extramiana.

La investigación forma parte del programa de investigación

IMBER-CLIOTOP (Climate Impacts on Oceanic Top Predators),

una iniciativa de colaboración científica internacional, que tiene

entre sus objetivos la predicción del impacto del cambio

climático sobre grandes predadores como los atunes.

El estudio, que ha sido publicado en la prestigiosa revista

Global Change Biology, ha sido impulsado por AZTI, en

colaboración con el ICM-CSIC de Barcelona y CSIRO de Australia,

y cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco y de la Fundación

Biodiversidad.

“Saber con antelación lo que ocurrirá en el futuro permite trabajar

estrategias de adaptación a las transformaciones. Si una

flota local de un país costero anticipa los cambios de abundancia

y distribución de las especies objetivo, podrá adaptar su

arte de pesca o cambiar de especie objetivo. Es posible que

pueda seguir capturando la misma especie, pero invirtiendo en

barcos mayores, que les permitan ir más lejos en busca de

esos ejemplares”, concluye la investigadora.

Fuente

https://www.agenciasinc.es/Noticias/El-cambio-climatico-redistribuira-los

-atunes

Revista Pesca mayo 2019 22


CONFIRMADO: LOS TIBURONES NO

SON LOS MÁS TEMIBLES DEL MAR Y

LE TIENEN PAVOR A LAS ORCAS

Ahora, biólogos marinos estadounidenses liderados por

Salvador Jorgensen del Acuario de la Bahía de Monterey

observaron desde 2006 hasta 2013 el comportamiento

de tiburones y orcas . Colocaron etiquetas acústicas a

165 tiburones que navegaban a las islas del sudeste de

Farallón, la isla de Ano Nuevo y Tomals Point (la punta

de Península Point Reyes). Además de sus observaciones,

los científicos utilizaron datos de otros estudios. Uno

de ellos, observando las colonias de elefantes marinos,

continuó en 1987–2013. Como parte del estudio, los

científicos pasaron dos meses al año (de septiembre

a noviembre) observando los sitios desplazamiento de

las focas en las islas del sudeste de Farallón, y cómo son

cazadas por los tiburones blancos.

Wolfgang Hägele / Wikimedia Commons

Los tiburones blancos le temen a las orcas y huyen de

ellas, asegura una publicación de Scientific Reports. Los

investigadores encontraron que si las ballenas asesinas

irrumpen cerca de los "comederos" favoritos de los tiburones

blancos, éstos prefieren huir y desaparecer del lugar

durante el año. Y para ello solo necesitan decir

"presente".

Las ballenas asesinas o Orcas (Orcinus orca) son monumentales

delfines gregarios que habitan en todos los

océanos del planeta. Según el estilo de vida se clasifican

en sedentarias (vive en aguas costeras) y migratorias (se

desplazan a lo largo de la costa). Estas últimas, se alimentan

de mamíferos marinos como focas y otros cetáceos.

Pero los tiburones blancos (Carcharodon carcharias),

si bien se alimentan de peces, cetáceos, pinnípedos

y carroña, también depredan las focas estableciéndose

así una acentuada competencia natural.

Esto es lo que sucede en el noreste del Océano Pacífico,

frente a las islas costeras de Farallon, Ano Nuevo y otros

sitios donde se encuentran grandes colonias de elefantes

marinos (Mirounga angustirostrous). Los tiburones blancos

acuden allí en el otoño y principios del invierno, para

alimentarse de la carne garsa de las crías de elefantes

marinos y luego emigrar a las islas hawaianas.

GPS de tiburones: Recalculando

Otro estudio realizado entre 1973 - 1994, registró

la aparición de orcas frente a las costas del sureste de la

misma isla. También registraron su aparición durante la

observación de los tiburones blancos y de los partes

diarios de radio de los barcos. Siempre que fue posible,

los investigadores trataron de fijar la distancia a la

que las ballenas asesinas aparecían desde la costa. Como

resultado, los autores recopilaron todos los datos

sobre la aparición de orcas próximas a la costa desde

1987 a 2013.

Resultó que cuando las ballenas asesinas no nadaban a

menos de 3 km de la orilla, los tiburones cazaban sus

presas, sucediendo a su vez una caída en el pico de la

actividad desde mediados de octubre hasta mediados de

noviembre. Cuando las orcas nadaban aún más cerca de

la costa, los tiburones abandonaban la caza y se alejaban

del área. En total, los científicos registraron nueve

casos de orcas cerca de la costa, cuyas visitas duraron

de 1 a 5.5 horas.

En noviembre de 2009, otras tres ballenas asesinas aparecieron

cerca de las islas de Farallon, coincidiendo con

la presencia de 17 tiburones blancos etiquetados con

dispositivos acústicos. Las orcas permanecieron durante

2.5 horas buscando alimento, y luego se marcharon

tranquilamente. Sin embargo, todos los tiburones abandonaron

la zona: 16 de ellos no aparecieron hasta el próximo

verano, y el valiente decimoséptimo regresó una

semana después.

Revista Pesca mayo 2019 23


depredadores como los tiburones blancos, por lo que

deciden cazar en lugares de menor preferencia pero mayor

seguridad. Esto demuestra que las cadenas alimenticias

no siempre son lineales. Las llamadas interacciones

laterales entre grandes depredadores en tierra están

bien estudiadas, pero son mucho más difíciles de interpretar

en el mar. Y debido a la rareza de sus ocurrencias,

necesitaremos más tiempo para comprender completamente

su dinámica”.

A. Número de tiburones blancos que se encontraban en la temporada de caza en 2007–

2008 y 2010–2013 se encontraba frente a la costa de Tomals Point (gráfico verde),

Isla Ano Nuevo (gráfico azul) e Islas del sudeste de Farallón (gráfico anaranjado). B.

Número de tiburones blancos en 2009, antes y después de la aparición de ballenas

asesinas cerca del sureste de las Islas Farallón. La sombra de color naranja claro en un

gráfico azul indica los tiburones que flotaron aquí desde la costa de las Islas Farallón.

S.Jorgensen / Informes científicos, 2019

"Como regla general, no pensamos en cómo el miedo y

la aversión al riesgo pueden desempeñar un rol esencial

en los hábitos de caza y cómo ésta afecta a los ecosistemas

oceánicos", explica Salvador Jorgensen. “Resulta

que el riesgo afecta en gran medida, incluso a grandes

Este estudio derriba por completo el antiguo mito de que

los tiburones son los animales más temibles del mar, como

también lo sustenta el hallazgo de tres tiburones

asesinados, víctimas de un elevado nivel de profesionalismo

cetáceo. Como un juego de tronos, la evolución de

las Orcas las corona como las emperadoras del mar.

Sofía Dottori Fontanarrosa

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1,

ciencia que suma.

Fuente

https://nmas1.org/news/2019/04/17/tiburones-orcas-ballenasasesinas

GASES DE EFECTO INVERNADERO

LE ROBAN OXÍGENO A LOS

OCÉANOS

causa del aumento de las emisiones que contaminan el

agua y la atmósfera. Incluso en las profundidades, la

falta de oxígeno amenazar la biodiversidad marina.

Foto archivo AFP

Especies de peces como el atún y el pez espada, habitantes

de las profundidades del mar, pueden verse cada

vez más en la superficie del océano.

¿La razón? Nuestros mares están perdiendo el oxígeno a

Los océanos secuestran alrededor de 30% de las emisiones

de dióxido de carbono y, de acuerdo con el último

informe de la Organización Meteorológica Mundial

(OMM), absorben más de 90% de la energía atrapada

por los gases de efecto invernadero. Según el reporte, el

año pasado se registraron nuevos máximos de temperatura

del océano en los 700 metros superiores y los 2.000

metros.

Los efectos en el océano de los gases de efecto invernadero,

como el ozono a nivel del suelo y el dióxido de carbono,

no han recibido tanta atención como el plástico,

Revista Pesca mayo 2019 24


que es un problema más visible. Pero el oxígeno es tan

esencial para el mar como lo es para la tierra. Y si bien

puede variar a diferentes profundidades, el aumento de

la temperatura del mar ha provocado que las áreas

oceánicas profundas, que ya tienen poco oxígeno, se

desoxigenen aún más y que cambien los hábitats de la

vida submarina.

"El océano se está calentando, se está acidificando,

mueren los corales y aumenta el nivel del mar. Para las

formas de vida basadas en el océano, como los mariscos,

cada vez será más difícil sobrevivir”, dijo a ONU Medio

Ambiente el enviado especial de la ONU para los

océanos, Peter Thomson.

Thomson, quien recibió en 2017 el mandato de impulsar

la conservación y el uso sostenible de los océanos por

parte del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres,

dice que todos debemos preocuparnos por los

recientes hallazgos, incluso si no vivimos cerca de una

costa, porque "la mitad de todo el oxígeno que respiramos

proviene del oxígeno producido por la vida marina".

El Día Mundial del Medio Ambiente de este año se centra

en los esfuerzos por el aire limpio y en los cambios que

podemos implementar en nuestra vida cotidiana para

reducir la contaminación del aire y las emisiones que

producen el calentamiento global.

Los gases de efecto invernadero son la principal fuente

de contaminación del aire e incluyen dióxido de carbono,

metano, óxido nitroso y hexafluoruro de azufre. Si bien

algunos gases se producen a través de procesos naturales,

las actividades humanas como la quema de combustibles

fósiles, la cría de ganado y las emisiones de

vehículos han multiplicado su cantidad.

La contaminación de fuentes terrestres es de particular

preocupación para los océanos debido a las formas de

nitrógeno reactivo, como el óxido nitroso (un potente

gas de efecto invernadero). La deposición de nitrógeno a

partir de las emisiones atmosféricas y la escorrentía

(junto con el fósforo) puede desencadenar la proliferación

de algas tóxicas que son dañinas para la vida marina

y causan una deficiencia de oxígeno en el océano, lo

que a su vez puede matar peces, cangrejos, ostras y

otros animales acuáticos.

“Este problema global suele ser invisible en comparación

con el problema de la contaminación por plásticos, pero

no menos importante, ya que empeora a causa de la

contaminación por nutrientes de las aguas residuales, la

agricultura y otras escorrentías industriales que llegan al

medio ambiente marino”, dijo Christopher Cox, oficial de

gestión de programas sobre contaminación marina en

ONU Medio Ambiente.

“El océano ha evitado que ocurra un cambio climático

extremo. Ahora lo estamos llevando a sus límites”, dijo

Gabriel Grimsditch, oficial de gestión de programas de

ecosistemas marinos en ONU Medio Ambiente. “El calentamiento

del océano, la acidificación de los océanos y el

aumento del nivel del mar son todas las consecuencias

de un sistema que contamina el mundo y pone en riesgo

la vida en la tierra y debajo del agua”, añadió.

El enviado especial de la ONU para los océanos cree que

la creciente visibilidad de la lucha contra el plástico es

“realmente útil” para promover la salud integral de los

océanos, ya que ha generado una gran participación pública

en favor del ecosistema azul. Pero si queremos preservar

la vida marina, será necesario aumentar los esfuerzos

para reducir las emisiones contaminantes y alcanzar

el objetivo establecido en el Acuerdo de París de

limitar el calentamiento global a 2˚C a finales de siglo.

La contaminación del aire, un tema estrechamente relacionado

al cambio climático, será el centro del 5 de junio,

Día Mundial del Medio Ambiente. La calidad del aire

que respiramos depende de las elecciones de estilo de

vida que hacemos todos los días. Entra al sitio web del

Día Mundial del Medio Ambiente para conocer cómo te

afecta la contaminación del aire y qué acciones puedes

tomar en favor de un aire limpio.

Fuente

https://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/04-2019-gases-de-efectoinvernadero-le-roban-oxigeno-los-oceanos

La participación del país en las utilidades que genera el sector pesquero es tan pobre que representa nada

menos que el agotamiento de un modelo de manejo que se ha revelado ecológicamente depredador,

socialmente perverso y políticamente injusto

Revista Pesca mayo 2019 25


Revista Pesca mayo 2019 26


LA SITUACIÓN DE LA ANCHOVETA

DEL NORTE DESPUÉS EL EVENTO EL

NIÑO MÁS EXTENSO DE LA

HISTORIA

Un pilar fundamental y factor clave en este desarrollo

ha sido el quehacer científico, cuyo objetivo es la sostenibilidad

del recurso, de manera tal que la ciencia aplicada

se ha puesto a disposición del resguardo y protección

del ecosistema marino del norte.

El director del Centro de Investigación Aplicada del Mar

(CIAM), Carlos Merino, comenta que, “El principio que

nos rige es la precautoriedad. Ello, sumado a la incorporación

de nuevas tecnologías y la capacitación permanente

de quienes integran la cadena productiva, facilita

mantener y, más aún, potenciar la sostenibilidad del

sector pesquero del norte”.

La Asociación de Armadores e Industriales Pesqueros

del Norte Grande, Asipnor, repasa cómo enfrentó la

pesca el fenómeno de El Niño y cómo afectó a la anchoveta

(Mundo Acuícola).

La pesquería de la anchoveta se encuentra en un franco

proceso de recuperación de su disponibilidad y accesibilidad

a la flota después de haber soportado el evento El

Niño más extenso registrado en la historia de la humanidad,

el que afectó las aguas del norte de Chile por un

periodo que abarcó desde el año 2014 hasta fines de

2016. El proceso de recuperación se manifiesta en los

rendimientos que ha tenido la operación de la flota industrial

y artesanal este último año, rendimientos soportados

por una estrategia de manejo de las capturas autorregulada

por los actores involucrado, la cual se fundamenta

en aspectos científicos y técnicos además de la

existencia de un número acotado de actores que logran

tomar acuerdos para cuidar este recurso.

En los más de 1.000 kilómetros de litoral que contempla

la macrozona norte, la realidad desde hace dos décadas

es de una coexistencia colaborativa entre industriales y

artesanales que componen la comunidad pesquera. Esta

es la base de desarrollo de la actividad como un sistema

integrado e interdependiente. Se trata de un círculo virtuoso

donde en el centro se ubica la anchoveta, recurso

marino que genera beneficios a toda una comunidad.

En esta misma línea, cabe destacar el IV Simposio Iberoamericano

de Ecología Reproductiva, Reclutamiento y

Pesquerías (Sibercorp), que se realizó en Iquique. La

cita tuvo como propósito el intercambio de conocimiento

científico para la conservación de las especies marinas y

contó con un capítulo dedicado especialmente a estudios

relacionados con la anchoveta.

Gabriel Claramunt, investigador de la Universidad Arturo

Prat y organizador del Simposio, destaca que, “tal como

se mostró en las conferencias, estamos dentro de una

de las cuatro áreas más productivas (de anchoveta) del

mundo y una de las más eficientes, por tanto, es una

zona que concita el interés científico a nivel mundial”.

Lo anterior resulta muy importante, ya que la industria

pesquera del norte, da empleo en forma directa a más

de 3.000 personas, aportando al bienestar directo e indirecto

de alrededor de 29 mil personas en la zona norte

del país, considerando entre estos últimos a un conjunto

importante de pescadores artesanales que participan

en la pesquería de este pez.

La evidencia que entregan los años de explotación de

este recurso, sumado a las innumerables operaciones

ejecutadas por cercar de 40 años, señalan que la zona

de cinco millas desde la costa, es el área donde se concentra

la mayor cantidad de anchoveta. La totalidad de

esta superficie marítima está desde el año 1992 reservada

por ley para la pesca artesanal, pero permitiendo

que la Autoridad competente -a partir de los resultados

Revista Pesca mayo 2019 27


de monitoreos e investigaciones que deben ser conocidas

y aprobadas por los Consejos Zonales de Pesca, instancia

donde participan representantes del sector público,

pescadores artesanales, académicos y científicos-,

se permita el ingreso de la flota industrial en algunos de

estos sectores. En los últimos cuatro años, “el 36% de

la pesca industrial se ha realizado en las perforaciones

autorizadas dentro de las 5 millas”, de acuerdo a cifras

de la Asociación de Industriales Pesqueros del Norte

Grande (Asipnor).

No obstante lo anterior, los científicos reconocen que la

disponibilidad de la anchoveta es altamente dependiente

de las condiciones medioambientales que la rodean,

constituyéndose como un claro ejemplo el efecto negativo

de la presencia del Fenómeno de El Niño.

El conocimiento científico ha resultado relevante para la

operación pesquera sustentable, de tal forma que, si la

información científica concluye que existe una debilidad

en los indicadores biológicos pesqueros de la anchoveta,

se genera una paralización voluntaria de las flotas artesanales

e industriales. Todo ello, en beneficio de la sustentabilidad

de la especie. Es así que por ejemplo en el

año 2018, los industriales han paralizado unilateralmente

su operación de captura 81 días.

La integración de factores de orden científico, económicos

y también sociales serían los principales factores de

una pesca sustentable. Ese es un punto de coincidencia

entre los actores del rubro.

Del resultado promisorio alcanzado por la biomasa actual

de la anchoveta del norte, en parte producto de la

aplicación de criterios científicos en su manejo, parece

estar arraigándose cada vez más en el sector pesquero;

y este arraigo parece ser la consecuencia de que existe

coincidencia entre los distintos actores del sector.

Fuente

http://www.mundoacuicola.cl/new/2019/04/04/la-situacion-de-laanchoveta-del-norte-despues-el-evento-el-nino-mas-extenso-de-lahistoria/

LA PESCA DE ARRASTRE

¿Cómo funciona el arrastre?

La pesca de arrastre es el arte de pesca menos selectivo que

existe, además de ser el más perjudicial para los fondos marinos.

Consiste en una red en forma de cono o calcetín que se

remolca desde una embarcación manteniéndola abierta. De

esta forma, todo lo que encuentra a su paso queda atrapado

en el interior de la red.

Para mantener la red abierta durante la pesca, el arte cuenta

con unas piezas, denominadas puertas, que cuando están en

el agua se mantienen separadas, lo que impide que se cierre

la red. Además, la parte superior de la boca de la red lleva

flotadores, y la inferior lleva una serie de lastres.. Es un arte

de pesca activo en el sentido de que no espera ni confía en

los movimientos del pez para su captura, sino que es el arte

el que va en busca del pez.

El más extendido es el arrastre de fondo, en el que el arte

opera próximo al substrato, es poco selectivo y captura los

peces que viven sobre el fondo o cerca del mismo. Destaca

porque esta operación es muy destructiva para los fondos

marinos.

Cuáles son los principales problemas de la pesca de

arrastre para los ecosistemas marinos.

La pesca de arrastre de fondo esquilma, captura o destroza

todo a su paso. Destruye los fondos marinos donde crecen

gran cantidad de algas, plantas, como la Posidonia oceánica y

otros organismos, ya que el arte está en contacto directo con

el fondo marino mientras es arrastrado y cada vez se usan

artes que escarban más en el lodo. Estas embarcaciones

arrastran sus redes armadas de pesadas puertas por el fondo

marino, destruyendo los hábitats bentónicos que encuentran

a su paso, cuya integridad en muchos casos es crucial para la

supervivencia de las especies comerciales.

El arrastre de fondo es además un arte de pesca poco selectivo,

si no el menos selectivo, con altas tasas de capturas accidentales

o by-catch, que frecuentemente son devueltas muertas

al mar como descartes debido a su bajo interés comercial

o por tratarse de juveniles. Se descarta entre el 15 y el 70%

de lo capturado dependiendo de la especie objetivo, este porcentaje

aumenta a medida que disminuye la profundidad a la

que se pesca. Además, la técnica es considerada perjudicial

por los graves efectos que induce sobre la cadena trófica y la

destrucción de hábitats submarinos.

Fuente

http://archivo-es.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/

oceanos/Qu%D0%92_es_pesca_arrastre.pdf

Revista Pesca mayo 2019 28


LAS REDES DE ARRASTRE DE

FONDO DESTRUYEN TODO LO QUE

ENCUENTRAN EN EL CAMINO

La pesca de arrastre de fondo se empezó a desarrollar

en los años 1950 y 1960, con la aparición de las embarcaciones

industriales de pesca de arrastre - embarcaciones

equipadas para tratar y congelar la pesca a bordo.

Las redes para la pesca de arrastre de fondo son redes

muy grandes, que son arrastradas en el fondo del mar

para atrapar peces de fondo y otras especies bentónicas.

La red esta lindada con flotadores en la cuerda,

que forma la apertura superior de la boca de la red, y

con un sistema de pesos en el cable de acero, que forma

la apertura inferior de la boca de la red.

Las redes de pesca de arrastre fueron históricamente

usadas en fondos relativamente lisos de aguas con poca

profundidad. Hasta mediados de los años 1980, las redes

de pesca de arrastre no podían ser usadas en hábitats

de alto relieve sin el riesgo de que se engancharan

al rozar contra el áspero fondo, lo que dañaba la red e

implicaba un costo muy alto que asumir.

Cuando las reservas de pescado en aquellas lisas áreas

disminuyeron, los pescadores comenzaron a usar el sistema

de los así llamado "rockhoppers" – grandes bolas

de goma que saltan sobre el fondo irregular - y otras

innovaciones tecnológicas para pescar en aguas más

profundas y tener acceso a áreas con hábitats estructuralmente

complejos, como arrecifes de coral y campos

rocosos. La red de arrastre de fondo dispone de dos

grandes placas de acero llamadas "puertas", diseñadas

y montadas de tal manera que al tiempo que abren la

"boca de la red" por efecto hidrodinámico, debido a su

enorme peso, ayudan también a que la red se mantenga

y desplace sobre el lecho del mar.

Una compañía de equipos de pesca por ejemplo comercializa

unas puertas de arrastre que pesan hasta cinco

toneladas, con el nombre comercial de

"Canyonbusters" ("destructores de cañones"). Este

nombre, lamentablemente, da una idea del impacto que

estos equipos pueden causar en los fondos marinos. La

red para pesca de arrastre de fondo puede estirarse 40

pies en la altura y extenderse más de 200 pies de ancho

entre las puertas. Una red grande, totalmente preparada,

puede capturar cientos o miles de libras de pescado

y requiere que un barco poderoso la arrastre. Con el

propósito de proteger la red para que no se atraque en

los escarpados lechos marinos, se utilizan materiales

pesados de alta resistencia a la abrasión, ubicados en la

parte inferior de la red para pesca de arrastre. Asimismo,

en la parte inferior de la boca de la red se arma un

dispositivo a modo de tren de rodaje, consistente en

grandes bolas de acero o bobinas de caucho –conocidas

como ‘bolos’ o `rockhoppers`, que pueden medir un

metro de diámetro o más– enfiladas en un cable pesado

de alta resistencia. Ello permite que el aparejo ruede

por el fondo, al tiempo que rompe las formaciones rocosas

o biológicas que encuentra a su paso.

Depredando los stocks pesqueros Las especies de alta

mar son consideradas de larga vida, lento crecimiento,

lenta reproducción, baja fecundidad y por lo tanto más

vulnerables a la explotación que la mayor parte de especies

explotadas en la plataforma continental, cuesta

continental superior o en ecosistemas pelágicos de

océanos abiertos.

Revista Pesca mayo 2019 29


Estos stocks son muy vulnerables a la explotación y

pueden ser rápidamente depredados, siendo su recuperación

muy lenta, llegando inclusive a tomar décadas

para que ello suceda. En muchos casos se carece de la

información básica necesaria, para determinar el nivel

de explotación que estas poblaciones de peces (stocks)

pueden soportar. La biología y la historia de vida de las

especies objetivos de la pesca de arrastre de mar profundo,

a menudo son poco entendidas o no entendidas

en lo absoluto.

Se conoce muy poco sobre los tiempos de recuperación

de estas poblaciones, pero se cree que la mayor parte

de las especies de profundidad se reponen lentamente

de la sobreexplotación. El problema de estimar tamaños

de stock, en comparación a pesquerías selectivas, esta

aun mas grave en la pesca de arrastre de fondo dirigida

a stocks mezcladas de varias especies, porque se extraen

cada vez cantidades variables de varias especies.

La pesca de arrastre agrava el problema de los stocks,

ya que toman numerosas y variadas cantidades de peces

y especies marinas, a diferencia de las formas más

selectivas de la pesca.

Adicionalmente, las pesquerías de mar profundo a menudo

son conocidas como "pesquerías de depredación

secuencial" o "depredación en serie", debido a que los

buques de pesca, luego de que encuentran y depredan

un stock, cambian de sitio y repiten la práctica. Existen

claros ejemplos de esta forma de pesca destructiva: Las

pesquerías de la especie de pez Pseudopentaceros

wheeleri (slender armourhead), a lo largo de las cordilleras

submarinas del Hawai y de la Cordillera del Emperador,

en el Pacifico Norte, fue una de las primeras pesquerías

cuya especie objetivo de aguas profundas que

se congrega encima de las cimas de montes submarinos.

Esta pesquería colapsó a mediados de los años sesenta,

después de una pesca muy intensiva por parte de

flotas de la Unión Soviética y de Japón durante la década

anterior. De manera similar, la pesca del pez alfonsino,

en la margen del Atlántico Medio y el Atlántico

Norte, sufrió un colapso después de una década de pesca

intensiva por parte de flotas soviéticas.

Ninguna de estas especies ha mostrado algún signo de

recuperación. En el Atlántico Noreste existe una gran

diversidad de pesquerías de aguas profundas, para una

variedad de especies de mariscos y peces. La mayor

parte de las pesquerías de especies de profundidad en

esta área se han dado sin regulación alguna. Los últimos

estimados del tamaño de los stocks indican que

casi todas las especies de profundidad explotadas están

siendo extraídas "fuera de los límites biológicos seguros".13

El Grupo de Trabajo para la Valoración de Medidas

Reguladoras para Especies de Alta Mar, de la Comisión

de Pesca en el Atlántico del Noreste (Northeast

Atlantic Fisheries Commission - NEAFC), en junio del

2002 reportó que "las tendencias en desembarques para

la mayoría de pesquerías de arrastre, indican que actualmente

la presión de la pesca no es sostenible". Científicos

de Nueva Zelanda, Australia y del Océano Indico

Sudoeste, han llegado a conclusiones similares referentes

a las pesquerías en esta región. Por ejemplo Clark,

refiriéndose a la pesquería del reloj anaranjado encima

de los montes submarinos, en aguas de Nueva Zelanda,

siendo la pesquería de arrastre de fondo de aguas profundas

más importante del hemisferio sur, dijo "que se

muestran disminuciones muy importantes en las capturas

desde el comienzo de la pesquería; mientras tanto la

pesca migra hacia montes sobre los cuales anteriormente

no se pescaba."

En una revisión global de la pesca de arrastre, Koslow

concluyó que en los stocks de peces de profundidad

"normalmente hay una sobrepesca, llegando a menudo

dentro de los 5 a 10 años al punto de su extinción comercial

o a muy bajos niveles del tamaño del stock".

Pulverizando la vida Mientras que las redes para pesca

de arrastre afectan a todos los hábitats en los cuales

son utilizadas, el mundo científico en consenso señala

que dichas redes son las causantes de la mayor parte

de daños en hábitats de alto relieve y estructuralmente

complejos. Además, las redes para pesca de arrastre

por definición no son selectivas, quiere decir que no sólo

captan a la especie objetivo. Colateralmente se capturan

grandes cantidades de especies: lo que se denomina

pesca incidental o "by-catch". Para capturar una o

dos especies, que son el objetivo de su actividad, las

Revista Pesca mayo 2019 30


edes de los arrastreros revuelven y pulverizan todo a

su paso. Los corales, esponjas y otras estructuras milenarias

que viven en las profundidades no son meramente

dañados, sino que son arrasados por completo. Después

del paso de uno de estos pesados equipos, la superficie

de las montañas submarinas queda reducida a

roca desnuda y a restos de fragmentos de coral y arena.

Aquello que tardó miles de años en formarse puede ser

destruido por un arrastrero de forma inmediata. El Comité

Asesor en Ecosistemas, del Consejo Internacional

para la Exploración del Mar (ICES), describe el impacto

que la pesca de arrastre genera en los arrecifes de coral

como sigue: "El impacto de esta arte de pesca matará

los pólipos de coral y romperá la estructura del arrecife.

La destrucción de esta estructura cambiará los procesos

hidrodinámicos y sedimentarios, así como causará una

pérdida de refugios en el área del arrecife. Los organismos

dependientes de estas características tendrán un

hábitat menos adecuado y la recuperación podría ser

imposible o seriamente perjudicada. Los niveles de estos

efectos dependerán del grado y la frecuencia de las

operaciones de pesca de arrastre. El daño se traducirá

en una disminución del tamaño del arrecife y una consiguiente

mengua en la abundancia y la diversidad de la

fauna relacionada, hasta una desintegración completa

del arrecife y en su reemplazo se tendrá una comunidad

alterada y con baja diversidad. "La pesca de arrastre en

alta mar, a lo largo de la margen continental, generalmente

implica remolcar una red directamente a lo largo

del fondo del mar durante varias horas, durante las cuales

esta red está en contacto casi continuo con el fondo

del océano.

Quizás usted piensa que: ¡Esto es un problema

irrelevante para el Perú!

¡Falso! Es sólo una cuestión de tiempo que se desarrolle

una pesca de arrastre de fondo en el mar profundo,

dentro de las 200 millas frente de la costa peruana, o

en las aguas internacionales adyacentes. Ya se está

pescando en Chile. Flotas pesqueras de Chile ya han

desarrollado pesquerías de aguas profundas para pescar

el reloj anaranjado, alfonsinos y otras especies de peces

durante los últimos siete años, dentro de la Zona Económica

Exclusiva del país. Adicionalmente, es muy probable

el desarrollo de pesquerías de arrastre en aguas

profundas internacionales adyacentes a la Zona Económica

Exclusiva chilena, debido al interés de flotas pesqueras

rusas de expandirse hacia esa región.

Son los mismos tipos de presión pesquera e incentivos

económicos, que han causado el desarrollo de pesquerías

de arrastre de aguas profundas en el Atlántico noreste

y a nivel mundial: la drástica disminución de la

pesca en las áreas costeras y sobre las placas continentales,

el creciente número de restricciones de pesca -

como parte del manejo pesquero dentro de las Zonas

Económicas Exclusivas -, una demanda creciente por

productos pesqueros en los países desarrollados y la

falta de regulación pesquera en aguas internacionales.

Estos factores van a continuar incentivando el desarrollo

de nuevas pesquerías de aguas profundas. Es sólo una

cuestión de tiempo, para que ocurran los primeros intentos

de pesca de arrastre de fondo dentro y fuera de

las 200 millas frente a la costa peruana.

La característica principal de la pesca de arrastre de

fondo en aguas profundas, es la depredación secuencial.

Las flotas pesqueras descubren nuevos stock, los

pescan intensivamente hasta su colapso después de pocos

años, para después migrar hacia otra locación donde

empiezan a pescar otro stock de la misma especie u

otra especie de mar profundo. Una posible expansión de

la pesca de arrastre hacia el área de las 200 millas,

frente a la costa peruana o las aguas adyacentes internacionales,

causará inevitablemente gran daño en los

arrecifes de coral y otros ecosistemas de aguas profundas

frente la costa peruana.

Si seguimos ignorando el problema no vamos a estar

preparados para evitar serios daños a la biodiversidad

marina, siendo este un patrimonio natural de nuestro

país y del mundo. La conservación de la biodiversidad y

el manejo de la pesca dentro de las 200 millas náuticas,

frente a las costas, es asunto de los países ribereños,

hecho que es independiente de la suscripción o no del

Perú de la Convención del Mar. Sin embargo, la protec-

Revista Pesca mayo 2019 31


ción del medio marino y el manejo pesquero en aguas

internacionales en alta mar, fuera de las 200 millas, es

responsabilidad compartida de todas las naciones. Los

recursos vivos marinos y la biodiversidad son bienes comunes

globales. La cuestión de quién será el beneficiario

de las pesquerías en alta mar, la contribución de estas

pesquerías a la seguridad alimentaria, el impacto

ambiental de las pesquerías de alta mar y sus consecuencias

para la salud de los océanos, así como la cuestión

de quién tiene que soportar las consecuencias de

pesquerías no sostenibles y de daños en los ecosistemas

vulnerables; son temas importantes y urgentes a ser

considerados por parte de la comunidad internacional.

En una situación de competencias muy limitadas para la

regulación de la pesca de arrastre de fondo en alta mar,

la comunidad internacional en su conjunto es la llamada

a asumir el reto de su regulación, antes que se generen

daños graves e irreparables para la biodiversidad marina.

El Perú forma parte de esta comunidad internacional, y

como uno de los países pesqueros líderes a nivel internacional,

debe asumir su responsabilidad para lograr

una pesca sostenible y la conservación marina en aguas

internacionales.

Fuente

h t t p s : / / w w w . d a r . o r g . p e / a r c h i v o s /

publicacion/33_pesca_arrastre.pdf

Video

https://www.youtube.com/watch?v=fXDApI4PyC4

https://www.youtube.com/watch?v=kpHVMwmNVJk

UN TERCIO DE LOS PRODUCTOS

PESQUEROS PARA CONSUMO

HUMANO EN EL PERÚ SON

IMPORTADOS

Las importaciones de pescado para consumo humano

durante 2017 han alcanzado 135 mil toneladas métricas

(TM) con un valor de 286 millones de dólares[1].

¿De dónde viene lo que importamos?

Aproximadamente, un tercio de los productos hidrobiológicos

para consumo humano directo en el Perú provienen

del extranjero, principalmente de Chile, Ecuador y

aguas internacionales[2]. Chile es el principal proveedor

de jurel y salmón y Ecuador de caballa y langostino.

Esto nos da una idea de la relativa diversidad de las importaciones

de recursos marinos. Por ejemplo, los productos

pesqueros ofrecidos por Chile son relativamente

baratos si los comparamos con los de Ecuador. Por ello,

si bien hay mayor volumen de productos de origen chileno,

los productos provenientes de Ecuador tienen mayor

valor monetario.

Revista Pesca mayo 2019 32


Más del 90% del volumen y valor de las importaciones,

realizadas por vía terrestre proviene de Ecuador, la diferencia

procede de Chile.

¿Qué productos para consumo humano directo (CHD)

importamos y quiénes lo hicieron?

Aquí tomaremos en cuenta los registros según el giro

(congelado, conserva, curado y fresco), especie e importadores.

Existen 44 empresas importadoras de conservas en total.

La empresa importadora G.W. Yichang & Cía S.A.

representa el 43% del valor total de las importaciones

en este rubro. Luego le sigue Alicorp, empresa del Grupo

Romero, que representa el 18%.

Un rubro clave para las importaciones de productos hidrobiológicos,

es el de congelados. En este rubro, la especie

más importante, por valor y peso, es el jurel entero

congelado (32% proveniente de Chile), seguido por

el atún, langostino y tilapia (Tabla 2).

Las cinco primeras empresas importadoras (de 80 registradas)

de productos congelados representan el 59%

del valor de las importaciones totales de este rubro

(Tabla 3).

El principal producto curado que se importó en el 2017

fue anchoveta proveniente de Argentina, con certificación

MSC para la producción de anchoas; seguida por

las aletas de tiburón debido a su valor y volumen (Tabla

6). Aproximadamente la mitad de estas aletas provienen

de Ecuador y la diferencia de aguas internacionales[4].

Así, la empresa Inversiones Prisco S.A.C. importa langostinos,

productos de mayor valor a pesar que los volúmenes

son los más bajos entre los cinco importadores

listados.

Respecto a los importadores de curado, las 5 primeras

empresas (de 21 registradas) representan un 57% en

valor pero un 75% en volumen, asegurando así un mayor

dominio de este giro.

Respecto a las conservas, las de atún provenientes de

Tailandia constituyen la mayoría de la importación

en este rubro con 92% del total[3]

Revista Pesca mayo 2019 33


¿Y qué sucede con los productos para consumo

humano indirecto (CHI)?

11 empresas realizaron importaciones de aceite de pescado

durante el 2017, entre las cuales Vitapro S.A. y

Colpex International S.A.C., importaron el 83% de aceite

de pescado. Mientras que Vitapro compró harina harina

de pescado por 5 millones de dólares,

El futuro de nuestras importaciones

Los principales productos importados en el rubro de

fresco, en relación al volumen; son la caballa, seguida

de la lisa y el langostino, todos provenientes de Ecuador

(Tabla 8). Cabe resaltar que aunque el langostino es el

5% del volumen importado, significa 31% en valor, por

lo que es el producto fresco importado de mayor importancia

económica.

Las características de estas importaciones en el 2017

nos dejan algunas reflexiones y preguntas, ¿seguirán

creciendo las importaciones? Al parecer, así será. El

incremento de la demanda por un lado y las fluctuaciones

de la oferta peruana son factores de influencia. El

jurel, desde hace por lo menos cuatro décadas, ha sido

la principal especie en el consumo popular peruano. La

mayor o menor importación de este producto, para venderlo

como pescado fresco, depende del desempeño de

esta pesquería en el Perú.

Gráfico 2: Desembarque nacional de jurel fresco vs. el

ingreso de jurel a los Mercados Mayoristas Pesqueros de

Lima

Los productos pesqueros con mayor volumen importado,

así como los de mayor valor comercial se muestran

en el siguiente gráfico.

También destaca el atún en conservas, en especial el

proveniente de Tailandia, país que realizó exportaciones

al Perú en 2017 por la suma de US$48 millones, mientras

que Perú lo exportó por US$23 millones.

En ese contexto, algunas preguntas, surgen, que sin

embargo no se abordan aquí ¿cuál es rol de la gastronomía?

¿Qué especies están predominantemente asociadas

a ésta? Y finalmente, ¿cuál es el rol de los supermercados

en la oferta de pesca proveniente de acuicultura?

Por ejemplo, de tilapia, basa, salmón u otros.

Responder a estas interrogantes requiere de un análisis

de las importaciones de pescado del Perú que abarque

un mayor rango temporal, que será abordado por Ocea-

Revista Pesca mayo 2019 34


na en próximas publicaciones.

1. Estas cifras han sido obtenidas del ADEX Datatrade

basado en información de SUNAT.

2. Se refiere a capturas fuera de las 200 millas.

4. Se refiere a capturas fuera de las 200 millas.

Fuente

https://peru.oceana.org/es/blog/un-tercio-de-los-productospesqueros-para-consumo-humano-en-el-peru-son-importados

3. Ver enlace

EL FUTURO DE LA PESCA ESTÁ EN

EUROPA

aplicar el principio general de que pueda ser financiado todo

lo que no se considere como inelegible, apostar por un enfoque

orientado a resultados y atender las necesidades de simplificación

en la gestión. Con la vista puesta en el futuro, cabe

destacar dos aspectos que cobran renovada importancia: pesca

artesanal y acuicultura.

La próxima legislatura europea será, una vez más, crucial para

los intereses pesqueros de Galicia. En su penúltimo pleno

antes de las elecciones del 26 de mayo, la Eurocámara tomará

posición sobre el futuro fondo europeo de pesca. El acuerdo

final, sin embargo, quedará pendiente hasta el próximo

término parlamentario de la negociación con Comisión y Consejo.

El Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (2014-20) juega un

papel fundamental de apoyo a las empresas pesqueras y de

cara a la mejora de la sostenibilidad de nuestros mares. España,

con más de 1.150 millones de euros, es su mayor beneficiario

neto. El fondo, sin embargo, permanece en su mayor

parte en las arcas públicas, solo se ha ejecutado el 11 %. Las

causas son múltiples y fueron destacadas por el Centro Tecnológico

del Mar de Vigo, ante la Comisión de Pesca del Parlamento

Europeo, en el marco de la discusión sobre el nuevo

fondo para el período 2021-2027.

A fin de evitar los actuales problemas de ejecución, el fondo

de pesca que se acuerde en la próxima legislatura deberá

La propuesta de la Comisión incide en la pesca artesanal, esto

es, en más del 80 % del total de la pesca gallega y europea y

motor de muchas realidades costeras locales. Se pretende,

sobre todo, promover la rentabilidad del sector mediante la

innovación y la mejora de las condiciones de trabajo. También

se prevén medidas de apoyo a las embarcaciones junto

con las clásicas paradas de pesca, de gran importancia socioeconómica

y medioambiental.

La Eurocámara, por su parte, refuerza el capítulo acuícola, en

el que se ha hecho muy poco en los últimos tiempos. Los europeos

estamos entre los mayores consumidores de pescado

del mundo y, al mismo tiempo, entre los principales importadores.

Pero mientras la producción acuícola mundial ha crecido

exponencialmente, en Europa se mantiene estancada. El

potencial sin explotar es enorme y España parte con la ventaja

de ser el principal productor europeo.

Pesca y acuicultura, en todo caso, no deben competir, sino

coexistir, lo que también requiere una buena planificación del

espacio costero y las inversiones. Considerando además que

la legislación europea garantiza la sostenibilidad social, económica

y medioambiental de nuestros productos respecto de

los de terceros países, unas mayores transparencia en la cadena

de suministro y sensibilización de los consumidores serán

clave en el futuro de la pesca gallega y europea.

POR Orestes Suárez Antón Doctor en Ciencias Políticas

Fuente

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2019/04/13/futuro-pescaeuropa/0003_201904G13P15992.htm

Revista Pesca mayo 2019 35


SOBREPESCA EN SENEGAL

Juande D. Fernandez

Doctor en Ecología Terrestre. Responsable de Presencia Territorial de Greenpeace

En África, hablar de problemas ambientales es hacerlo

de problemas sociales, y viceversa. En pocos sitios del

mundo podemos encontrar una mayor vinculación entre

los impactos en el medio ambiente y las afecciones sobre

las poblaciones locales. Este es el primero de una

serie de siete artículos en los que realizaremos un viaje

virtual por África, visitando siete países que simbolizan

los siete principales problemas ecológicos del continente.

Sus siete pecados ambientales.

Iniciamos nuestro periplo en Senegal, un país situado

en el extremo occidental del continente, con una población

de 15 millones de habitantes distribuidos en una

superficie similar a la de Reino Unido. Senegal es un

país que vive, principalmente, de la pesca, la minería y

la agricultura. Sin embargo, la pesca, una de las mayores

bendiciones del país, es también una de sus peores

condenas.

En Senegal existen más de 20.000 cayucos que proporcionan

empleo y comida a las poblaciones costeras. Se

calcula que más de 500.000 personas dependen de la

pesca para su subsistencia. Una situación muy similar a

la del resto de esta zona de África, donde la pesca es el

principal medio de vida para siete millones de personas.

La sobrepesca en Senegal no la provoca la flota pesquera

del país, sino los barcos procedentes de otros continentes,

principalmente de Europa y Asia. En 2014 Europa

llegó a un acuerdo con el Gobierno senegalés para

gestionar la flota pesquera en la zona. En dicho acuerdo,

se limitó la flota europea que puede faenar en

aguas del país a 36 embarcaciones (26 cerqueros, ocho

cañeros para pesca de atún y dos arrastreros para la

merluza), a cambio de un pago de 13,8 millones de euros,

una cantidad ridícula en comparación con el beneficio

que se puede obtener con la venta de los peces capturados

por estos barcos. Aunque es una buena noticia

que Europa haya decidido controlar sus barcos pesqueros,

sigue siendo una competencia totalmente desequilibrada.

Un solo buque europeo puede capturar en un

solo día lo mismo que 50 embarcaciones tradiciones senegalesas

durante todo un año.

Os podéis imaginar la importancia que tiene mantener

los stocks pesqueros en la región, donde el 30% de la

población padece malnutrición. Sin embargo, más de la

mitad de las especies comerciales de interés pesquero

de África occidental, de las que hay datos, están sobreexplotadas.

Y los europeos no somos los únicos responsables de

esta situación. La flota pesquera china en aguas africa-

Revista Pesca mayo 2019 36


nas ha pasado de tan sólo 13 barcos en 1985 a casi 500

en 2013. Un incremento imposible de soportar por

los stocks pesqueros del continente. Se estima que, cada

año, los barcos chinos extraen 200.000 toneladas de

pescado en las aguas orientales de África y tres millones

de toneladas en su costa occidental. Pero los datos son

muy difíciles de calcular con exactitud, pues la mayoría

de los buques falsean su tamaño (son bastante más

grandes de lo que indican en los registros) para poder

faenar en zonas limitadas a embarcaciones más pequeñas,

aprovechando que muchos de estos países no tienen

los recursos suficientes para poder vigilar las actividades

pesqueras que se producen en sus aguas.

Como os podéis imaginar, esto tiene unas graves consecuencias

sobre la población de Senegal. Posiblemente

recordéis la terrible crisis de los cayucos de 2006, cuando

31.678 inmigrantes llegaron a Canarias utilizando

estas embarcaciones pesqueras tradicionales, un hecho

particularmente simbólico. La emigración no es fenómeno

natural: tiene causas ambientales y políticas y, sin

duda, la sobrepesca es uno de los factores que obliga a

personas de Senegal a jugarse la vida para buscar un

futuro en Europa. Además, la falta de pescado está haciendo

que la pesca sea una actividad de alto riesgo en

Senegal. Los pescadores cada vez tienen que pasar más

tiempo y alejarse más de la costa para encontrar pescado

suficiente para su subsistencia. Esto ha hecho que se

incrementen los accidentes y desapariciones, solo en

2017 se registraron 92 accidentes con 140 pescadores

artesanales como víctimas, un incremento del 63% con

relación al año anterior.

Desde la crisis de los cayucos, España ha otorgado entre

15 y 25 millones de euros a Senegal y Mauritania en

forma de ayudas económicas para frenar la emigración,

aunque la mayor parte de este dinero se ha destinado al

control de las fronteras y no a mejorar la situación de

las comunidades más necesitadas y afectadas por la sobrepesca.

Si realmente queremos solucionar el problema

necesitamos que se ajuste el tamaño de la flota pesquera

en función de unos objetivos sostenibles, basados

en técnicas artesanales de pesca. Han de establecerse

zonas de reserva pesquera y que las comunidades locales

tengan preferencia para pescar en las aguas africanas,

por encima de los grandes buques de terceros países.

Hay que ayudar a Senegal a vigilar los grandes buques

que faenan en sus aguas, que son los auténticos

piratas de esta historia, en vez de destinar tanto dinero

a vigilar las fronteras. Y por supuesto es fundamental

dejar de esquilmar sus stocks pesqueros. Así como la

creación de un santuario marino en el oeste de África,

dentro de una red internacional de santuarios que permita

la reproducción y desarrollo de las especies marinas,

al margen de la sobreexplotación industrial. Con

todo esto podríamos mejorar la situación de las comunidades

costeras y disminuir el drama de la emigración. Si

estas medidas quedan fuera de tu alcance, puedes optar

por consumir pescado sostenible y de temporada y

evitar el que procede de aguas africanas.

Desafortunadamente, la sobrepesca no es el único problema

medioambiental de África.

Fuente

https://contrainformacion.es/un-viaje-virtual-por-los-sietepecados-ambientales-en-africa-1-sobrepesca-en-senegal/

¿Se han tomado medidas al respecto? Solo en parte.

Es necesario prestar atención a lo que significa plantear la explotación de los recursos pesqueros y la tributación

justa para garantizar una adecuada participación de la sociedad en la renta proveniente de esos

recursos naturales.

Es necesaria por parte del Estado la regulación y, más aun, su participación concreta como actor económico

en un área en la que se trabaja con activos cuya explotación está sujeta a una decisión intertemporal

de uso.

Revista Pesca mayo 2019 37


ESTUDIANTES CREAN CHOCOLATE

CON POLVO DE PESCADO PARA

COMBATIR ANEMIA

Redacción: La República

Los jóvenes estudian Tecnología Pesquera en un instituto

local ubicado en Huarmey, Áncash.

para que acepten comer, se me ocurrió mezclar algo

nutritivo con lo que le guste a los niños”, afirmó

Morales.

Al principio la idea fue la de mezclar

el pescado con un caramelo; no obstante, los

alumnos notaron que el color que obtenían como

resultado no era atractivo, motivo por el cual decidieron

hacerlo con chocolate. ‘‘Salió bastante

agradable; el color se prestaba y el sabor y olor típico

del pescado era imperceptible”, explicó a Andina

el técnico pesquero. Por el momento para el

producto se ha utilizado la esencia de cabinza y lorna,

pero eventualmente se planea intentar con anchoveta

y pejerrey.

El producto se llama Sublipez. (Foto: Andina)

Un grupo de jóvenes que estudia Tecnología Pesquera

en un instituto local de Huarmey, ubicada

en Áncash, ha creado una golosina nutritiva

para poder reducir los altos índices de anemia que

hay en la provincia. El producto, cuyo nombre

es Sublipez, es un chocolate preparado con polvo

de pescado.

Anthony Morales Villanueva es un técnico pesquero

y docente que impulsó a los estudiantes a elaborar

Sublipez, como parte del módulo de procesamiento

que llevan los jóvenes en su quinto ciclo. El

producto se hizo con la intención de ofrecer una

alternativa nutritiva y agradable a los niños de la

casa, mientras se aprovecha el recurso que más

abunda en Huarmey, el cual es el pescado.

Fuente

https://larepublica.pe/sociedad/1449731-anemia-estudiantes-creanchocolate-polvo-pescado-combatir-anemia-ancash-huarmey

NOTA DE PESCA

Iniciativas como esta debieran ser incorporadas

en los programas de lucha contra la anemia y la

desnutrición infantil y ser financiados debidamente

por programas estatales.

Esta forma de combate contra la desnutrición se

presenta como más efectiva que cualquier otro

programa de promoción de consumo de proteína

de origen hidrobiológico.

El profesor afirmó que se percataron de que existen

altos índices de anemia infantil en la zona, lo

que es contradictorio ya que el pescado es un alimento

abundante en Huarmey. ‘‘Un día viendo a

mis sobrinos, a los que tenía que ofrecerles dulces

Revista Pesca mayo 2019 38


Revista Pesca mayo 2019 39


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca mayo 2019 40


LOS DERECHOS DE PESCA

Y LAS CONTRIBUCIONES

LABORALES

DERECHOS DE PESCA

Los derechos de pesca tienen que ser entendidos en su verdadero

contexto, a diferencia del impuesto a la renta de tercera

categoría, que es una participación en las utilidades empresariales.

Pero ocurre que una empresa puede tener grandes,

medianas o pequeñas utilidades; o aún pérdidas. Sin embargo

para llegar a cualquiera de esos niveles de utilidad o pérdidas,

se ha efectuado una extracción de recursos pesqueros con los

efectos inevitables que ello produce sobre el ecosistema y el

medio ambiente. Por ese solo acto el Estado merece una compensación

adecuada. Los derechos de pesca, en parte, cubren

esa utilización de un recurso natural que es propiedad de la

Nación.

La pesquería no debe causar pérdidas a la sociedad

(contaminación, destrucción de ecosistemas, etc.), sino que

debe generar ingresos para la administración, que cede la explotación

de un recurso público a un sector de la sociedad, a

cambio de un pago que permite la estabilidad de la explotación.

En lo que respecta a los actuales derechos de pesca para Consumo

Humano Indirecto, que contempla como único recurso a

la anchoveta, éste se ha mantenido inalterable desde la aprobación

del Decreto Legislativo N° 1084, Ley sobre Límites Máximos

de Captura por Embarcación, el cual estableció un aporte

social sobre la base del pescado descargado en los establecimientos

industriales pesqueros, con un plazo de duración

máximo de diez (10) años a partir de la fecha de entrada en

vigencia del referido dispositivo, cuyo plazo venció en junio de

2018.

A este respecto y de acuerdo al reglamento de la Ley General

de Pesca, a efectos de contribuir a la investigación, seguimiento,

vigilancia, control, el planeamiento del desarrollo de las

pesquerías con soporte científico y técnico, evitar la pesca ilegal,

incentivar el desarrollo productivo de las actividades de

consumo humano y asegurar el aprovechamiento sostenible

de los recursos hidrobiológicos, se requiere actualizar los derechos

de pesca por la explotación de recursos hidrobiológicos

con destino al consumo humano indirecto.

También se debe recordar que el DL 1084, en su art. 33.3 dice:

“Los establecimientos pesqueros que procesen los recursos

extraídos sobre la base de un LMCE sufragarán el costo de las

labores de certificación, de vigilancia y control que desarrollen

la(s) empresa (s) seleccionada (s) de acuerdo con los parámetros

y procedimientos que se establezcan mediante Reglamento”.

Por tanto, en base a este dispositivo que tiene rango de ley,

no puede aplicarse la recaudación de derechos de pesca a pagar

este concepto.

Los aspectos de seguridad social no forman parte de los derechos

de pesca, por lo cual tampoco deberían mezclarse en

este asunto. No corresponde mezclar temas de naturaleza

laboral con derechos de pesca.

El aporte del US$1.95 no es materia de discusión puesto que

la normatividad vigente no permite utilizar los derechos de

pesca para fines de seguridad social ni de jubilación.

La primera disposición final del DL 1084 dice:

“Créase un aporte social de carácter temporal a un fondo intangible

destinado a apoyar la solución definitiva de la jubilación

de quienes están actualmente adscritos al sistema vigente

de pensiones aplicable a los tripulantes pesqueros industriales.

Dicho aporte será de cargo y deberá ser efectuado por los titulares

de los establecimientos industriales pesqueros para Consumo

Humano Indirecto.

El aporte social será equivalente a US$ 1.95 por TM de pescado

descargado en dichos establecimientos.

Tendrá una duración máxima de diez (10) años a partir de la

fecha de entrada en vigencia del presente dispositivo y se aplicará

en tanto el régimen establecido en la presente Ley permanezca

vigente.

Durante el período de vigencia del aporte social obligatorio se

mantendrá sin alteración el monto y la forma de cálculo de los

Derechos de Pesca por concepto de extracción de los recursos

hidrobiológicos destinados al Consumo Humano Indirecto

aprobados mediante el Decreto Supremo Nº 024-2006-

PRODUCE”

En junio de 2018 terminó la vigencia de dicho aporte, por lo

cual ya no es materia de discusión en el contexto de los derechos

de pesca.

Los peces no pueden ser gratis. Siendo la Nación la propietaria

de los recursos naturales, no puede entregarlos para su explotación

y lucro en forma gratuita. La normatividad vigente establece

los procedimientos para asignarles un valor y que el mismo

sea cobrado por el Estado en su legítimo rol de administra-

Revista Pesca mayo 2019 41


dor de los recursos naturales.

La dificultad está en establecer con precisión el precio de ese

derecho de pesca de forma que ni sea tan grande que acabe

con la explotación ni tan pequeño que no haga partícipe del

negocio al país. El Estado debe participar en forma justa y

equitativa no solamente en la rentabilidad del negocio, sino

que, fundamentalmente, debe ser resarcido por los impactos

que la pesquería causa sobre el ecosistema y el medio ambiente,

los cuales son independientes de la rentabilidad del

negocio.

Ningún empresario quedará conforme con cualquier cifra que

se establezca por derechos de pesca, lo cual es comprensible.

Sin embargo el Estado actúa dentro de las atribuciones que le

da el marco normativo vigente. Los peces son de todos los

peruanos y no de unos cuantos.

Los artículos 66 a 68 de la Constitución Política del Perú, establecen

que los recursos naturales son patrimonio de la Nación,

correspondiendo al Estado promover su uso sostenible; y conservación

de la diversidad biológica.

Es así, que los artículos 6 y 7 de la Ley Orgánica para el aprovechamiento

sostenible de los recursos naturales, Ley Nº

26821, establecen que el Estado es soberano en el aprovechamiento

de los recursos naturales, mediante el aprovechamiento

sostenible de estos, a través de las Leyes especiales sobre

la materia, las políticas del desarrollo sostenible, entre otras

acciones.

Del mismo modo, el artículo 20 de la referida ley, dispone que

el aprovechamiento de recursos naturales por parte de particulares

da lugar a una retribución económica que se determina

por criterios económicos, sociales y ambientales, incluyendo

ésta, todo concepto que deba aportarse al Estado por el recurso

natural, ya sea como contraprestación, derecho de otorgamiento

o derecho de vigencia del título que contiene el derecho,

establecidos por las leyes especiales.

En ese orden de ideas, corresponde señalar que el artículo 2

de la Ley General de Pesca, Decreto Ley Nº 25977, indica que

los recursos hidrobiológicos contenidos en aguas jurisdiccionales

del Perú son patrimonio de la Nación, correspondiendo al

Estado regular su manejo integral y explotación racional, considerando

que la actividad pesquera es de interés nacional.

Para el acceso a la actividad pesquera y acuícola, la Ley General

de Pesca en su artículo 45, señala que las concesiones,

autorizaciones, permisos y licencias se otorgarán previo pago

de los correspondientes derechos; y que conforme lo establece

el artículo 17 de la misma ley, el Ministerio de la Producción

destinará de sus recursos propios, parte para fines de investigación

científica y tecnológica y capacitación.

En concordancia con ello, el artículo 3 del Reglamento de la

Ley General de Pesca establece que los recursos hidrobiológicos,

por su condición de bienes patrimoniales de la Nación,

son administrados por el Estado, el que debe participar en los

beneficios producidos por su aprovechamiento; señalándose

además que los gastos que el Estado efectúa para garantizar

la conservación y aprovechamiento responsable de los recursos

hidrobiológicos, incluidos los costos de investigación, vigilancia,

control y planeamiento del desarrollo de las pesquerías,

constituyen parte de los costos de explotación de los recursos

renovables y, consecuentemente, son cubiertos con el pago de

los derechos de pesca y de los derechos por el aprovechamiento

de concesiones acuícolas y mediante otros mecanismos

de financiamiento, los que pueden incluir recursos provenientes

del sector privado.

Asimismo, el artículo 40 del citado reglamento señala que las

embarcaciones pesqueras mayores de 32.6 metros cúbicos de

capacidad de bodega y los de menor escala, están obligados a

pagar los derechos de pesca que establezca el Ministerio de la

Producción. El pago de estos derechos es individual por embarcación.

Con respecto a los instrumentos económicos, el derecho de

pesca y las cuotas individuales de captura, contribuyen a la

sostenibilidad de los recursos, y permiten obtener ingresos

para el Estado con el fin de financiar la gestión de las pesquerías.

A continuación se describe la temática laboral que no debe ser

materia de la discusión.

EL FONDO INTANGIBLE

DERECHOS LABORALES

A partir de la promulgación del DL 1084 se establece un aporte

de US$1.95 por TM de anchoveta desembarcada como

aporte social de carácter temporal destinado al Fondo

Intangible constituido para apoyar la solución definitiva del

sistema de jubilación vigente de los pescadores. Para este

efecto se constituyó un fideicomiso en el Scotiabank, el mismo

que a partir del 2012 se transfiere al MEF, quien es responsable

de su manejo.

La primera disposición complementaria final del reglamento

del DL 1084 dice a la letra: “Del aporte social de carácter temporal

destinado al Fondo Intangible constituido para apoyar la

solución definitiva del sistema de jubilación vigente de los pescadores.

Los Establecimientos Industriales Pesqueros - EIP

obligados a pagar el aporte social de carácter temporal previsto

en la Primera Disposición Final de la Ley, destinado a la

creación de un fondo intangible que solucione definitivamente

el problema existente en el sistema de pensiones de los pescadores

(jubilados actuales y futuros), deberán presentar ante la

entidad Fiduciaria la Liquidación Mensual expedida por el Ministerio

de la Producción en la que se detallen las toneladas

métricas descargadas de los Recursos extraídos en el ámbito

geográfico de aplicación del mecanismo de ordenamiento pesquero

establecido por la Ley”

Los dineros depositados en el fideicomiso del Scotiabank nunca

se tocaron por cuanto constituyó un aporte para reforzar el

fondo de jubilación. Por eso se denominó intangible.

El mismo fue transferido de acuerdo a la Ley 30003 al Fondo

Consolidado de Reservas Previsionales (FCR), quien administra

ese fondo hasta la fecha. Dicha norma creó el Régimen Especial

de Pensiones para los trabajadores pesqueros (REP), y el

Fondo Extraordinario del Pescador, al cual dispone se transfiera

el fondo intangible que estaba en el fideicomiso del Scotiabank,

desapareciendo en consecuencia.

El reglamento de la ley 30003, establece en su cuarta disposición

complementaria final respecto a la sostenibilidad financiera

del REP y el aporte social del Decreto Legislativo N° 1084 al

FEP que a la letra dice: “Luego de culminado el proceso de

reforma integral del Régimen Especial de Seguridad Social pa-

Revista Pesca mayo 2019 42


a los Trabajadores y Pensionistas Pesqueros, declárese la sostenibilidad

financiera del REP y autorícese la transferencia de

los recursos del Fideicomiso de Administración a que se refiere

la Primera Disposición Final del Decreto Legislativo N° 1084, a

cargo de la entidad fiduciaria encargada, a favor del FEP a

través del FCR, a partir de la fecha de entrada en vigencia de

la Ley.

La entidad fiduciaria transfiere los recursos señalados hasta

cumplir con el plazo señalado en el segundo párrafo de la disposición

final señalada en el párrafo anterior”

Cabe mencionar que a la liquidación de la CBSSP, esta no

aportó nada a la ONP.

EL FONDO CONSOLIDADO DE RESERVAS PREVISIONA-

LES

Mediante el Decreto Legislativo Nº 817, Ley del Régimen Previsional

a cargo del Estado Peruano, se creó el Fondo Consolidado

de Reservas FCR, con carácter intangible y personería

jurídica de derecho público, para respaldar las obligaciones de

los regímenes pensionarios a cargo de la Oficina de Normalización

Previsional ONP, mediante la inversión adecuada de los

recursos que administra, directamente y a través de contratos

con entidades de reconocido prestigio.

El FCR administra el pago de las pensiones de cada uno de los

regímenes que comprende a los trabajadores cesados de empresa

privatizadas o liquidadas; por lo que a estos fondos no

ingresan nuevos participantes, excepto aquellos que realizan

proceso judicial con este fin, mediante la Ley N° 27617, que

dispone la reestructuración del Sistema Nacional de Pensiones

del Decreto Ley N° 19990 y que modifica los Decretos Leyes

Nº. 19990; Nº 20530 y la Ley del Sistema Privado de Administración

de Fondos de Pensiones, se establece la incorporación,

con carácter pensionable, en el Sistema Nacional de Pensiones

–SNP, del importe anual de la bonificación del Fondo Nacional

de Ahorro Público – FONAHPU, otorgada a los pensionistas del

SNP.

El FCR informa sobre su gestión a través del Estado combinado

de Activos Netos, disponibles para beneficios previsionales

y beneficios acumulados y el estado combinado de Cambios en

los Activos Netos disponibles para Beneficios previsionales y

beneficios.

Se incluye un nuevo fondo denominado “Fondo para la Asistencia

Previsional”, creado mediante la Ley Nº 28046 y son

recursos intangibles destinados a financiar el pago de pensiones

y la nivelación de los pensionistas comprendidos en el régimen

del Decreto Ley Nº 20530. Los recursos del fondo se

obtendrán de la contribución solidaria para la Asistencia Previsional

que grava a las pensiones de aquellos beneficiarios que

perciben, como pensión por el régimen provisional del Decreto

Ley Nº 20530, importes que anualmente excedan a 14 U.I.T.

"Los recursos provienen:

Del fondo proveniente de las reservas actuariales de los regímenes

previsionales del Sector Público que administra la ONP;

De los aportes del Tesoro Público;

De la rentabilidad de la administración del Fondo, deducida la

retribución que sea acordada con empresas especializadas en

carteras de inversiones; y,

De la recaudación de la Contribución para la Asistencia Previsional;

De otros ingresos, como donaciones, créditos, legados, transferencias,

y demás recursos provenientes del sector privado,

así como de la cooperación nacional e internacional. "

EL FONDO EXTRAORDINARIO PESQUERO

La Ley N° 30115, Ley de Equilibrio Financiero del Presupuesto

del Sector Público para el año fiscal 2014 en su segunda modificación

complementaria modificatoria, modifica el artículo 31

de la Ley 30003, Ley que regula el Régimen Especial de Seguridad

Social para los trabajadores y pensionistas pesqueros, de

acuerdo al siguiente texto:

“Artículo 31.- Creación de aporte a cargo de los armadores

Créase a cargo de los armadores de embarcaciones pesqueras

de mayor escala, a que se refiere el artículo 3 de la presente

Ley, un aporte obligatorio de determinación mensual a favor

del Fondo Extraordinario del Pescador (FEP), equivalente a S/.

3,92 (TRES Y 92/100 NUEVOS SOLES) por cada tonelada métrica

de los recursos hidrobiológicos capturados y destinados al

consumo humano indirecto o directo en el mes respectivo.

Mediante decreto supremo refrendado por el ministro de Economía

y Finanzas podrá modificarse el monto fijo del aporte

señalado en el párrafo anterior, previo estudio actuarial, máximo

cada dos años, que incluya el total de las prestaciones señaladas

en la presente Ley, así como el cálculo de sus probables

contingencias; lo que permitirá actualizar las variables

paramétricas, manteniendo su equilibrio financiero con el fin

de asegurar su sostenibilidad.

La recaudación de dicho aporte está a cargo de la Sunat,

quien lo transfiere al Fondo Consolidado de Reservas Previsionales

(FCR). Los aportes a cargo de los armadores así como

las retenciones del aporte a que se refiere el artículo 29 de la

presente Ley se rigen por las normas del Código Tributario,

debiendo pagarse estas últimas dentro de los plazos establecidos

para las obligaciones de carácter mensual.

De conformidad con lo que indica el reglamento de la Ley

30003, corresponde a la ONP la administración del REP sujetando

sus funciones a lo dispuesto en la Ley N° 28532, Ley

que establece la reestructuración integral de la ONP, y sus

normas modificatorias y reglamentarias. La ONP también está

a cargo de la TDEP, de acuerdo a los procedimientos que se

determinen mediante normas complementarias de dicha entidad.

El FEP es el fondo extraordinario del pescador y tiene por objetivo

financiar las pensiones del Régimen Especial Pesquero

(REP), la transferencia directa al ex pescador (TDEP) y la Pensión

de Rescate Complementario (PRC). Es un fondo intangible,

inembargable e independiente, administrado por el Fondo

Consolidado de Reservas Previsionales (FCR), el cual se encargará

de transferir los recursos del FEP a la ONP para el financiamiento

del REP, la TDEP y la PRC.

Los encargados de realizar el aporte al FEP son los armadores

pesqueros de mayor escala (Mayor escala: la realizada con

embarcaciones mayores de 32,6 metros cúbicos de capacidad

de bodega).

Revista Pesca mayo 2019 43


Se constituye con los siguientes recursos:

Los aportes realizados por el Fondo de Compensación para el

Ordenamiento Pesquero (FONCOPES) creado por el DL 1084 y

que se constituyeron en un fideicomiso en el Scotiabank.

Los recursos provenientes del aporte obligatorio de los armadores.

Los aportes al REP.

Los recursos provenientes de donaciones, legados o similares.

La rentabilidad obtenida por los recursos que administra.

Los activos o saldos positivos que queden luego de la liquidación

de la CBSSP.

Otros recursos que se establezcan de acuerdo a ley.

El Fondo Pesquero de acuerdo a la Ley N° 30003 del 22 de

marzo de 2013, reglamentada en 2014, que crea el Régimen

Especial Pesquero (REP), así como el Fondo Extraordinario del

Pescador (FEP).

CONCLUSIONES

En 2008, en el DL 1084 se creó un aporte social de US$ 1,95

por TM por 10 años, a ser realizado por las plantas pesqueras

para construir un fondo que permitiese dar un beneficio a

quienes luego de la quiebra se quedaron sin pensión. El aporte

se podría utilizar una vez que culminase el proceso de reforma

integral del sistema de pensiones. Sin embargo, contrariamente

a lo que se piensa la entidad nunca fue responsable del manejo

de este fondo, estando a la fecha a cargo del FCR.

En marzo de 2013 se aprobó la Ley N° 30003, Ley que regula

el Régimen Especial de Seguridad Social para los Trabajadores

y Pensionistas Pesqueros, mediante la cual se dio la reforma

integral al sistema. Por efecto de esta norma, el aporte de los

US$1.95 existente en el fideicomiso del Scotiabank fue transferido

al FCR en 2014, dado que la aprobación del reglamento

de esta ley se dio mediante el DS Nº 007-2014-EF de fecha 15

de enero de 2014.

No se estableció en la Ley 30003 ni su reglamento cómo se

continuará el aporte del US$1.95 establecido por el DL 1084

por diez años, o sea hasta el 2018.

Esta Ley estableció un aporte adicional de S/ 3,92 por TM

(originalmente se estableció en US$ 1,40 pero luego fue pasado

a soles) por TM de los recursos hidrobiológicos capturados

y destinados al CHI o al CHD, para las embarcaciones pesqueras

de mayor escala a partir de abril de 2013. Este es un aporte

realizad por los armadores.

Esta Ley estableció que los trabajadores pesqueros activos

podían afiliarse a la ONP o a una AFP, y que los

trabajadores pasivos que quedaron sin pensión podrían

percibir una prestación económica (transferencia Directa

al Ex pescador, que no tiene la naturaleza de

pensión).

Cabe resaltar que la industria pesquera aceptó realizar los

aportes antes referidos para solucionar el problema originado

por la quiebra de la CBSSP, en adición a los pagos que realizó

en su oportunidad por estos trabajadores para su seguridad

social y a los pagos que realiza por la seguridad social de sus

trabajadores activos.

Es importante destacar que en el caso de situaciones similares

en otros sectores, en que los jubilados han quedado desatendidos,

ha sido el Estado quien ha asumido el financiamiento

correspondiente para atender su problemática.

La RS 027-204-SUNAT del 20 de enero de 2014 dicta instrucciones

y procedimientos para la recaudación de los aportes

dispuestos por la Ley 30003; pero no menciona nada sobre el

aporte de los US$1.95.

Desde el 2014 se dejó de realizar este aporte por falta de instrumentos

normativos y no por falta de voluntad de pago de

los EIPs.

Recién el 19 de abril de 2018 La Sunat fijó los lineamientos

procedimentales para que los titulares de los establecimientos

industriales pesqueros para consumo humano indirecto cumplan

con pagar el aporte social temporal equivalente a 1.95

dólares americanos por tonelada métrica de pescado descargado

en dichos locales.

Fue mediante la Resolución de Superintendencia N° 093-2018/

Sunat, en la que la entidad recaudadora fija la forma, plazo y

condiciones para el pago de dicho aporte creado en la primera

disposición final del D. Leg. Nº 1084, Ley sobre Límites Máximos

de Captura por Embarcación, y cuya recaudación compete

a la Sunat, conforme a lo dispuesto en el D. S. Nº 289-2017-

EF.

Mediante Ley N° 30003 se establece que este aporte social

constituye un recurso del Fondo Extraordinario del Pescador –

FEP cuyo objeto es financiar la Pensión de Rescate Complementaria,

la Transferencia Directa al Ex pescador y el Régimen

Especial de Pensiones para los Trabajadores Pesqueros, los

que deben ser administrados por la ONP.

Mezclar los derechos de pesca, que es una tasa aplicada a la

extracción de recursos hidrobiológicos, que la Ley asigna al

Ministerio de la Producción, con requerimientos de creación de

aportes de tipo laboral, es un error.

No es competencia de la Autoridad de Pesquería la problemática

laboral y tampoco es competente para crear tasas o tributos

que la Ley y la normatividad vigente no le permiten.

Por otro lado, la Ley General Del Ambiente - Ley N° 28611,

menciona:

Artículo VIII.- Del principio de internalización de costos. Toda

persona natural o jurídica, pública o privada, debe asumir el

costo de los riesgos o daños que genere sobre el ambiente. El

costo de las acciones de prevención, vigilancia, restauración,

rehabilitación, reparación y la eventual compensación, relacionadas

con la protección del ambiente y de sus componentes

de los impactos negativos de las actividades humanas debe

ser asumido por los causantes de dichos impactos.

Artículo IX.- Del principio de responsabilidad ambiental. El causante

de la degradación del ambiente y de sus componentes,

sea una persona natural o jurídica, pública o privada, está obligado

a adoptar inexcusablemente las medidas para su restauración,

rehabilitación o reparación según corresponda o, cuando

lo anterior no fuera posible, a compensar en términos ambientales

los daños generados, sin perjuicio de otras responsabilidades

administrativas, civiles o penales a que hubiera lugar.

Revista Pesca mayo 2019 44


Marcos Kisner Bueno

EL PRECIO DEL CEVICHE

Revista Pesca mayo 2019 45


El precio que se menciona en la nota de Gestión ya es

bastante elevado y alejado de las posibilidades de una

buena cantidad de la población que antes tenía mayor

acceso no solo al ceviche sino al pescado.

El tema no viene por pretender seguir incrementando el

precio del pescado preparado en restaurantes, en un

país que se precia de ser un país pesquero y en el cual

se pretende incrementar su consumo, sino en comprender

porqué es que cada vez es más caro.

El boom de la gastronomía peruana elevó los precios hace

tiempo y continuaron subiendo por factores adicionales

probablemente, en medio de una gran promoción del

consumo de pescado que seguramente disparó la demanda

en un escenario de oferta… ¿suficiente?

¿Teníamos información científica sobre los volúmenes

máximos de captura por especie de aquellas de mayor

consumo en restaurantes? ¿Estamos pescado lo técnicamente

permisible o estamos excediendo las posibilidades?

¿Puede ser eso la razón del incremento del precio?

En este contexto y ante los precios del mercado ¿se puede

incrementar el consumo?

El declarar “la semana del pescado” y acciones similares

¿va a mejorar la capacidad adquisitiva de la población y/

o bajar el precio del pescado?

Los esfuerzos deberían estar orientados a ayudar a que

las poblaciones vulnerables y con mayor incidencia de

anemia y desnutrición infantil accedan al consumo de

proteína de origen hidrobiológico. El consumo de la población

que puede acceder a restaurantes y a la compra

de pescado en supermercados y mercados ¿no habría

que dejarlo a la ley de la oferta y demanda, así como a

los mecanismos del mercado?

Los planes de lucha contra la desnutrición y la anemia

infantil ¿consideran la utilización de la anchoveta y la

pota, que son los recursos de mayor abundancia? ¿están

articulados con la pesquería del país?

¿Debemos preocuparnos por quienes de una u otra forma

sí pueden comprar pescado y/o comer en restaurantes

o deberíamos priorizar a los realmente necesitados

de proteína?

Somos un país de contradicciones, de falencias y sin visión

de largo plazo, pero por lo menos en temas de nutrición

de las poblaciones más vulnerables ¿no deberíamos

unirnos y ser más solidarios y consecuentes?

Es imposible disimular el hecho que los desembarques

de las especies más populares destinadas al consumo

humano nacional, objetivo principal de los pescadores

artesanales, están en niveles bajísimos debido a la reducción

dramática de las respectivas biomasas. Sin embargo,

esto último es una deducción de lo que se observa,

puesto que se desconoce la existencia de informes

científicos que muestren el estado de salud de esas poblaciones

de peces.

Las especies como la cojinova, corvina, lenguado, congrio,

mero, chita, etc. escasean y, por tanto, aumenta el

costo de la faena, sube el precio al consumidor y consecuentemente

baja o desaparece la rentabilidad del esfuerzo

pesquero (y la del pescador).

Tampoco se puede ocultar que el número de personas

que pescan ha aumentado y que éstas están cada vez

mejor equipadas a nivel de flota y de aparejos tecnificados.

A ello se le define como aumento o crecimiento del esfuerzo

pesquero.

Sucede que las biomasas de las diversas especies objetivo

siguen el camino inverso, éstas se reducen y por tanto

son insuficientes para satisfacer las expectativas y necesidades

de todos los partícipes de la pesquería.

Se ha atribuido siempre a los recursos marinos, no solo

el carácter de renovable, sino además, la cualidad de

inagotable.

Se ha elegido aceptar el mito, en obstinada ignorancia

de los hechos, creyendo que los recursos pesqueros son

infinitos e inagotables y forzando la extracción hacia límites

impredecibles en sus consecuencias.

La forma más racional de proteger nuestros recursos

pesqueros es adoptar un enfoque precautorio y no incentivar

mayor consumo, porque a su vez esto presiona

sobre mayores capturas. Los peces son recursos naturales

renovables, solo si se les deja reproducirse adecuadamente

cuidando de no reducir sus poblaciones. Esto requiere

de regulación basada en información científica.

En tanto no haya información que permita regular la

captura de estas especies y asignarles no solamente una

cuota anual de extracción, sino establecer sistemas de

control eficaces, no parece que haya otra acción más

sensata posible.

Revista Pesca mayo 2019 46


¿QUÉ ES LA

OCLOCRACIA?

CARLOS J. SARMIENTO SOSA |

El oclócrata asume el control de los poderes públicos

porque la autoridad reposa en él.

De acuerdo al DRAE, en su 22ª edición, la oclocracia

es el gobierno de la muchedumbre o de la plebe.

En la filosofía y la política, Aristóteles, en la antigua

Grecia, consideraba que la oclocracia era el gobierno

de los demagogos en nombre de la muchedumbre

y, por tanto, una degradación de la democracia.

A lo largo de los siglos, la oclocracia se ha hecho

realidad en todas partes del mundo, particularmente

en Occidente, desde la vieja Atenas hasta nuestros

días, pues así como en las distintas sociedades se

han dado otras formas de gobierno como la aristocracia,

la democracia, la monarquía, y la tiranía, la

oclocracia ha ocupado entre ellas un papel preponderante

al constituir una forma degenerativa de la

democracia, confirmando la anacyclose o teoría cíclica

de la sucesión de los sistemas políticos, desarrollada

200 a.C. por el historiador griego Polibio.

Para que la oclocracia funcione, se requieren dos

elementos, sin los cuales no es posible: La muchedumbre

y el oclócrata.

La muchedumbre, calificada como masa por Ortega

y Gasset, es aquel sector de la sociedad que, sumido

en la ignorancia, se mueve por sentimientos elementales

y emociones irracionales. Se distingue del

pueblo, que es el cuerpo social conformado por los

ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades,

con una voluntad formada y preparada

para la toma de decisiones y para ejercer de forma

plena su poder de legitimación.

El oclócrata se presenta como el caudillo carismático,

dotado de la capacidad intuitiva de adaptar materiales

simbólicos a las necesidades de la muchedumbre

haciéndole ver que va a satisfacer sus más

inmediatas vindicaciones para, de esa forma, mantener

la adhesión de ese sector social, hundido en la

ignorancia y el abatimiento y que, ante la manipulación

del oclócrata, se vuelca hacia éste con fe ciega.

Es el reflejo de profetas, hechiceros, árbitros, guías

de cacería o caudillos militares, considerándosele en

posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas,

en fin, un emisario divino.

La muchedumbre da vida al oclócrata, ese personaje

que vuelca todos sus esfuerzos publicitarios hacia

aquélla, apelando a los sentimientos más burdos y

elementales para legitimarse en el mando y alcanzar

sus propios y particulares objetivos, teniendo poco -

o nada- en cuenta los intereses reales de la sociedad

pues su único objetivo es la conquista y mantenimiento

del poder.

La muchedumbre se rinde y siente que, a través del

oclócrata, ejerce el poder y cree que su propia situación

personal mejora aunque esté hundiéndose

en la más profunda de las miserias, pero jamás

pierde la esperanza. Sus limitaciones culturales, sociales,

económicas y de toda especie le impiden ver

la realidad y queda a merced de ese sujeto que la

controla mientras disfruta de su poder.

En el desarrollo de su política, el oclócrata dirige su

objetivo a la conquista y al mantenimiento de su

poder personal o de grupo, haciendo uso de la demagogia

y recurriendo a emociones irracionales mediante

estrategias como la promoción de discriminaciones,

de fanatismos y de sentimientos nacionalistas

exacerbados; el fomento de los miedos y de inquietudes;

el uso de verbo encendido o vulgar, o

una repetida retórica generalmente soez y plena de

descalificaciones a todos sus opositores, con miras

al control absoluto de la muchedumbre.

Revista Pesca mayo 2019 47


Arbitrariedad

En ejercicio del poder, el oclócrata asume el control

de los poderes públicos porque la autoridad reposa

en él y da rienda suelta a la arbitrariedad mediante

actos destinados a la apropiación de los medios así

como el control de las instituciones educativas, a fin

de aplicar un proceso de desinformación y tergiversación

de cualquier afirmación que le sea contraria.

La expropiación de la propiedad privada y la confiscación

forman parte de sus armas favoritas para

asumir el control de lo que se denominan empresas

básicas y empresas distribuidoras de bienes de primera

necesidad e, incluso, sirve para amenazar a

todo aquel que sea propietario. La reforma agraria

siempre está presente en los planes del oclócrata, y

los dueños de tierras destinadas a la agricultura o la

ganadería resultan expropiados o confiscados, y

acusados sus propietarios de mantener ociosas sus

propiedades. La defensa de la soberanía de la patria

ante una imaginaria amenaza externa está presente

en su a veces ininteligible y procaz léxico.

Para ejecutar su política, el oclócrata cuenta, además,

con comités de defensa, milicias populares,

grupos de irregulares armados o no y, en fin, cualquier

mecanismo que haga sentir a la muchedumbre

que ella es la que manda.

En fin, en la oclocracia la legitimidad que otorga la

muchedumbre está corrupta, porque carece de la

racionalidad del pueblo, ese conjunto de ciudadanos

conscientes de su situación y de sus necesidades y

que cuentan con una voluntad formada y preparada

para la toma de decisiones y para ejercer su poder

de legitimación de forma plena, como dijera J. J.

Rousseau.

Fuente

carlosjsarmientososa@gmail.com

http://www.eluniversal.com/opinion/140717/que-es-laoclocracia

Si aspiramos a la soberanía y seguridad alimentarias se necesita una pesquería que produzca, en primer

lugar, alimentos variados, sanos y accesibles para su población y, en segundo lugar, para las oportunidades

del mercado externo.

La concentración de la propiedad y el deterioro de los ecosistemas, asociado a un patrón productivo depredador,

involucran cuestiones vinculadas a la cohesión económico-social del país, a la existencia de un

ecosistema equilibrado, y a un ordenamiento que pueda diseñar un uso racional, eficiente y sostenible de

los recursos.

El interés nacional, entendido como la defensa del bien común, impone políticas que puedan cuidar los

recursos pesqueros para las generaciones futuras y que le den a la sociedad una adecuada participación

en las ganancias que obtienen quienes se ven beneficiados por una concesión de explotación de un bien

común patrimonio de toda la nación.

Es necesario analizar la problemáticas del manejo sostenible de los recursos pesqueros en el marco de

una visión de la globalización, un escenario cualitativamente diferente al de épocas pasadas, debido, básicamente,

a la presencia de fenómenos de deterioro del medio ambiente, degradación de los recursos naturales

renovables y no renovables y crecimiento de la población, a lo que se suma el interés de las grandes

potencias y los conglomerados multinacionales por hacerse con el control geoestratégico de regiones

abundantes en recursos.

Revista Pesca mayo 2019 48


DE LA INVESTIGACIÓN PESQUERA

INDEPENDIENTE A LA

COLABORACIÓN DE UN

ALMIRANTE ARGENTINO CON EL

INVASOR DE MALVINAS

El Código Internacional de Conducta Responsable de la FAO

precisa: «Los Estados deberían adoptar las medidas de conservación,

ordenación y el uso sostenible de los recursos pesqueros.

Éstas, deberían basarse en los datos científicos y estar

concebidas para garantizar la sostenibilidad de los recursos,

promoviendo una utilización óptima y su disponibilidad para

las generaciones actuales y futuras». La pesca es muy importante

para la Nación y las economías de las provincias marítimas;

pero, es un recurso renovable agotable, que exige una

captura sustentable.

En 1970 los recursos eran unos y, otros son, los consecuentes

de la presión y el esfuerzo pesquero de 50 años de explotación

inadecuada. Se requiere, entonces, luego de reiteradas prácticas

de depredación y, sus consecuencias económicas y sociales,

una «Declaración de Interés de la Investigación Pesquera»

y, el inicio, de una administración, que ponga eje en la

investigación y la explotación sustentable. Administrar con eficacia

requiere investigar, conservar, distribuir y controlar. Nada

de lo ocurrido hasta hoy.

En la Argentina la investigación se realiza a través del INIDEP,

pero, su dirección es débil y permisiva, con una dependencia

excesiva del poder político que, pese a las reiteradas recomendaciones

e informes técnicos oficiales de los científicos respecto

a la sobrepesca, depredación, inconsistencia en los partes

de captura, pescas incidentales y otras irregularidades, la Subsecretaría

de Pesca y el Consejo Federal Pesquero (CFP), no

han prestado atención. Al respecto, la FAO explica que “el manejo

de ecosistemas complejos, sujetos a fuertes presiones

humanas no puede darse en ausencia de la ciencia” (Morán A.

y col 2010).

Desde la creación del INIDEP pocos directores reunieron los

requisitos de la ley. Muchos delegaron la decisión en el Subsecretario,

en otras éste asumió la función y, en ocasiones se

intervino. Estuvo al frente del INIDEP el dueño de una lencería

femenina hasta un conocedor del mercado de la carne. Poco

serio. No solo se atenta contra la independencia de la investigación,

sino que se la hace poco confiable.

Accesoriamente, la Subsecretaría ha sido incapaz de resolver

el largo conflicto gremial derivado de la falta de estabilidad

laboral, el encuadre gremial del personal embarcado y la falta

de fondos para la reparación de la flota, que llevó al Instituto

a varios años sin investigación de campo, cuando gran parte

del trabajo de los investigadores debería realizarse en el

mar. La ética es esencial en este ámbito y, en este “mar

revuelto”, que habría sido pretexto para la intervención

(¿?), ¿es posible que un Almirante retirado, formado

en la defensa de la soberanía nacional, al frente del

INIDEP colabore con los ingleses en la investigación de

nuestros recursos del Mar Argentino, los que dan sustento

al R.U. para sostenerse en Malvinas y, que, además

de eso, sea la Prefectura quien conduzca el buque

de investigación Angelescu? ¿Cómo hubiese calificado

este proceder el padre de la Armada el Almirante Guillermo

Brown? ¿Tendrá una mínima idea este interventor

de lo que la investigación, en cualquier campo, significa

para la estrategia política, económica y militar de

un país? ¿Combatió en Malvinas? En los tiempos de la

independencia otro hubiera sido su destino, pero hoy,

aún con “propósitos utilitarios”, no imaginamos que

este proyecto intervencionista se asiente en la ciencia,

la educación y la cultura y, es poco probable tener un

destino de Nación, donde la ciencia no contribuya.

Igual lo intentaremos y, para ello, nos abstraeremos de la

ciencia pura, sin desconocer su valor y, orientaremos estas

líneas a la reorganización del INIDEP y a promover la reforma

de la ley 21.673/77.

Toda investigación, requiere, de un programa global,

donde el proyecto político, económico y social del sector

tenga soporte en los estudios objetivos y rigurosos

de la ciencia y, para ello, es necesario que los investigadores

sean independientes. Los funcionarios políticos

de turno no saben ni pueden decir, qué volumen de

cada especie hay que pescar; cómo hacerlo, en qué lugar

y por cuánto tiempo, si se pretende una actividad

sustentable, y, de ningún modo, los funcionarios podrían

desconocer o hacer oído sordo a los informes técnicos del

INIDEP, pese a lo cual, muchas de las decisiones que los

miembros del CFP, no se fundan en éstos o, haciéndolo, dejan

de lado las numerosas advertencias de sus investigadores.

Esto es inadmisible. La ciencia no puede gobernar la política,

Revista Pesca mayo 2019 49


pero la política no puede desconocer el ecosistema ni el rigor

científico de que quienes son los garantes técnicos de la sustentabilidad

de la explotación.

Asegurar el recurso a perpetuidad; garantizar el equilibrio en

el ecosistema; establecer las medidas preventivas etc. no son

cuestiones de políticos. Éstos debieran ocuparse de la política

general; la defensa del territorio marítimo; los acuerdos destinados

a erradicar la pesca ilegal, incluso la del R.U.; la aplicación

de sanciones; promover un escenario nacional que de

mayor certeza a la actividad; asegurar que los concesionarios

provean mayor valor y empleo; otorgar permisos y cuotas sustentables.

La Subsecretaría de Pesca y, el CFP podrán establecer

volúmenes de captura iguales a los indicados por el

INIDEP, pero, en ningún caso superiores, ya que no hay justificativo

alguno, que permita a los funcionarios provocar o tolerar

la sobrepesca y depredación; cuya consecuencia, no es

otra, que el agotamiento del recurso, la quiebra empresaria, la

desocupación y la crisis económica sectorial.

Los efectos de la sobrepesca y depredación se conocen desde

la “Gran Feria de la Pesca en Londres” de 1883. Weber en

1994 consideró a la sobrepesca como «el producto de una

deficiente administración del recurso» y, en la conferencia de

Kyoto (FAO, 2001), se indicó «la urgencia de consolidar la investigación

científica como fundamento para el desarrollo sostenible

del sector pesquero».

Es fácil entender la necesidad de un cambio desde lo

biológico, pero también, hay que comprenderlo desde

la previsibilidad de la inversión y el trabajo, para ello el

Estado debe garantizar la disponibilidad del recurso,

dejando la sustentabilidad al margen de las presiones

políticas, sectoriales o económicas.

Es necesario también ampliar las funciones del INIDEP y agregar

las inherentes a “la explotación”, lo que junto, a una mayor

participación de los sectores involucrados en la actividad,

habrá de dar nacimiento al “Instituto de Extramuros”, que interactúe

con el sector privado, poniéndolo al servicio de las

necesidades técnicas de la actividad, transformando al actual

organismo, en un nuevo Instituto Nacional de Investigación,

Desarrollo y Explotación Pesquera (INIDEP) con autonomía

en la decisión y autárquico.

La particularidad de tratarse de recursos de propiedad del Estado

Nacional o de las Provincias del litoral marítimo, según

donde “residan” o, siendo sus poblaciones de distintos Estados

o, “residentes” en uno y cumpliendo su ciclo biológico global

en otro, o, incluso, transponiendo la ZEE hacia la Alta Mar,

justifican un INIDEP integrado con un Consejo de científicos y

técnicos, representantes idóneos del Estado Nacional y las provincias,

las empresas y los trabajadores de la actividad.

Por cierto, la tarea del INIDEP debe alcanzar a todos los recursos

marítimos, fluviales y lacustres, debiendo profundizar sus

estudios, sobre la acuicultura y maricultura; actividad creciente

en todo el mundo, donde, por ejemplo, nuestro vecino Chile

exporta por un valor del orden de los 4.600 millones de dólares/año,

es decir 2,3 veces más del total de las exportaciones

pesqueras de Argentina.

Reafirmar esta actividad productiva, incorporarla a nuestra

cultura, aumentar este alimento excepcional en la dieta de los

argentinos, es también un rol sustancial a cumplir. El incremento

del consumo interno de los productos pesqueros por la

certificación de su calidad, sanidad y la difusión de su bondad

nutricional y ausencia de contaminantes, es fundamental y, el

INIDEP, debería liderar un cambio en los hábitos alimentarios,

en un país, con uno de los más bajos consumos per cápita de

pescado en el mundo, donde el promedio internacional está en

los 16 kg/per cápita/año y la Argentina solo consume 5 kilos.

De la eficiencia en la extracción y de la calidad del pescado

desembarcado, de su adecuado proceso y, uso tecnológico y,

de la mano de obra calificada, dependerá en gran medida, el

mejor provecho comercial de las capturas y los productos y, el

mayor crédito nacional e internacional en este producto.

Transferir al INDEP el área pesca de SENASA, de control de la

Subsecretaría de Pesca y, el Centro de Investigación de Tecnología

Pesquera (CITEP), consolidará y hará más eficiente el

asesoramiento y el control en el mar, los puertos y la industria

y, dará, mayores garantías para hacer realidad el axioma de

que “el desarrollo debe satisfacer las necesidades del presente,

sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones".

La ciencia, la técnica, la calidad y el control, centrados

en un solo organismo prestigioso reducirá los costos operativos

y hará eficaz la tarea. No más costos agregados derivados

de la ineficiencia o la corrupción.

Respecto a los “criterios precautorios” destinados a proteger

los recursos y a preservar el medio acuático, la ciencia tiene

un rol protagónico que, la FAO, en el Código de Conducta Responsable

(6.5.) deja claro respecto a las capturas de las flotas

ilegales. El INIDEP debe expresarse científica y públicamente

sobre la gravedad biológica que provoca la pesca ilegal, incluso,

la derivada de las licencias ilegales de captura del Reino

Unido en Malvinas, para que el gobierno, actúe en consecuencia.

Esta reestructuración, equiparará al INDEP a sus pares del

INTA e INTI que conservan una imagen positiva y confiable en

la sociedad y, en el sector empresario y profesional.

Dentro de las funciones propias del INIDEP, estarían: la de

establecer los espacios de pesca; dictar la Captura Biológicamente

Sostenible; establecer las artes de pesca y técnicas de

captura; elaborar el Plan de Investigación anual; establecer los

derechos y aranceles de los servicios de investigación, asesoramiento,

aseguramiento sanitario; establecer las reservas,

vedas, épocas y tiempos, tallas, volúmenes de captura o reservas

sociales, suspensiones biológicas u otras restricciones destinadas

a asegurar la sustentabilidad; dictaminar, cuando se

deban otorgar o transferir permisos, cuotas de captura o reservas

sociales; controlar los criaderos; extracciones; capturas

y desembarcos, buques, transportes, mercados concentradores,

industrias y depósitos; las materias primas y productos,

los partes de pesca, de producción, stocks y certificados de

consumo interno y exportación; así como asegurar la sustentabilidad,

calidad y sanidad de la actividad; dictaminar y propiciar

ante la Autoridad de Aplicación la quita o suspensión de

los permisos y/o cuotas y/o autorizaciones de captura y/o decomisos

y/o multas cuando una empresa contamine el ambiente

marino, realice pesca ilegal (INDNR), actos de pesca

que causen estragos, contaminación, sobrepesca, subdeclaración

o sustitución de especies, descartes, falsee rendimientos,

Revista Pesca mayo 2019 50


efectúe capturas en áreas vedadas, prácticas nocivas para el

desarrollo y reproducción de las especies, depredación en

cualquiera de sus formas, utilice buques, técnicas o artes de

pesca prohibidas; no cuente con los correspondientes permisos

o cuotas, impida o dificulte el control; atente contra la sustentabilidad

de los recursos; autorizar la pesca de investigación

o experimentación; certificar la calidad y sanidad de los

productos pesqueros y las certificadoras de pesquerías, de

procedimientos o normas de seguridad, de origen y, estandarización

de sistemas, etc. Para ello, el INIDEP debería absorber

la función, el personal, los bienes y el presupuesto del CITEP,

del área Pesca de SENASA y de Control de la Subsecretaría de

Pesca.

El personal embarcado en los buques científicos debiera ser

argentino, civil, con conocimientos específicos, relativos a la

investigación y sujeto a los convenios colectivos propios de la

actividad.

Los recursos económicos del INIDEP se constituirían con los

fondos asignados a la investigación en el Fondo Nacional de

Pesca (FONAPE) previstos en la Ley de Pesca 24.922; el uno

por ciento (1%) de los valores totales exportados pesqueros

que se deducirán de esos fondos; los subsidios y créditos no

retornables de organismos; los derechos, aranceles o tasas

que perciba del ejercicio de sus funciones; los fondos que el

Estado Nacional le asigne al Presupuesto, más aquellos asignados

a la fecha al CITEP, al SENASA Área Pesca y al Control de

la Subsecretaría; los fondos que los Estados Provinciales le

asignen en función de sus disponibilidades previstas por la

coparticipación del FONAPE; los fondos que la Secretaría de

Desarrollo Sustentable asigne al cuidado del mar, ríos y lagos;

las patentes de los trabajos de investigación o tecnológicos

desarrollados en su ámbito; el producido de la venta de los

productos que se extraigan del mar por sus buques de investigación

y que luego de ésta se dispongan; las multas y decomisos

que resulten de las transgresiones a la Ley 24.922; las

donaciones, legados e intereses y rentas.

La investigación, hace más segura y sustentable la pesca

y su medio ambiente. La investigación, la técnica, la

calidad y el control unificado harán más eficiente y

sustentable la actividad.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de

Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el

Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24

libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”) y articulista de la especialidad.

17 de febrero de 2019

EL OSCURO TRATADO DE MADRID

A PROPÓSITO DEL 2 DE ABRIL DE

1982-2019

Cuando el 2 abril de 1982 la Argentina recuperó Malvinas debió

conocer los riesgos de semejante decisión. Era más fácil

imaginar que ese General, ex comandante de la VII Brigada de

Infantería de Corrientes y, afecto al whisky, podía ser elegido

presidente de facto de la Argentina, que suponer que el Reino

Unido de Gran Bretaña (R.U.), con su historia y frente al resto

de las potencias, aceptaría sin más, abandonar las Islas. Oficiales,

suboficiales y soldados argentinos cumplieron la consigna

de tomar Malvinas en forma incruenta y, luego, combatieron

heroicamente, pese a la incapacidad de la conducción general,

una estrategia errónea y, la falta de armamento suficiente

y moderno, para enfrentar con éxito a una de las armadas

más importantes del mundo. Muertos y heridos fueron un

pago lacerante y excesivo de la lucha y, sin embargo, ya nada

hacía suponer que algo peor podría suceder (materialmente

hablando) que aquel 14 de junio de 1982; pero, la recuperación

legítima de 11.410 km 2 de territorio argentino, nos llevó -

por el pésimo desempeño del Poder Ejecutivo, la diplomacia y

los legisladores- a perder gran parte del Atlántico Sur y el

Océano Antártico.

Algunos argentinos dicen, que hubiera sido mejor ser colonizados

por los ingleses que por los españoles. Todavía no se dieron

cuenta, que sí, que -mal que nos pese- nos colonizaron los

británicos, los mismos que se quedaron con Malvinas en 1833

y tienen a tiro de misil la Patagonia y la Antártida. Cuando el

12 de agosto de 1806 echamos (o, mejor dicho, los orientales

y españoles) a los ingleses de Buenos Aires, comenzó un largo

y silencioso derrotero de ocupación inglesa, con la complicidad

de gobernantes y la tolerancia o interés de los ciudadanos informados.

Nosotros podemos ser amigos del “simpático” Mark

Kent, incluso hacerlo de Racing, porque a los ingleses nos une

la tradición futbolera e hípica, pero, tenemos memoria.

«De los esfuerzos de este día, depende la suerte de la América

Revista Pesca mayo 2019 51


del Sud», diría el Gral. Antonio José de Sucre a sus soldados,

al iniciarse el 9 de diciembre de 1824, la batalla de Ayacucho,

que terminaría con los realistas españoles en América. No sabía,

que dos meses después, el 2 de febrero de 1825, se firmaría

el «Tratado de Amistad, Comercio y Navegación» entre

el R.U. y las Provincias Unidas del Río de la Plata, tratado, que

luego repetiría Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela,

transfiriendo la conducción económica y financiera a los británicos

y, ello, no impidió, que entre 1857 y 1955 más de

2 millones de españoles emigraran a Argentina, en su gran

mayoría gallegos, de ahí la forma genérica con la que solíamos

nombrar, a quienes fueron un importante motor del desarrollo

nacional incipiente.

En ese Tratado se estableció una “Perpetua Amistad”, pero no

frenó al R.U. que, en forma oscura y traidora, invadió Las Malvinas

en 1833 y, estableció, una serie de privilegios, como

transformar en inembargables sus posesiones, la libre navegación

en mares y ríos, la aplicación de la “cláusula de Nación

más favorecida” en todos los negocios, incluso, más que las

que pudieran recibir las empresas argentinas. Se ratificó en el

Tratado Roca-Runciman suscripto en Londres el 1 de mayo de

1933 y, en las Declaraciones Conjuntas del 19 de octubre de

1989 y, 18/19 de diciembre de 1989 en París, convertidas luego,

en el Tratado del 14/15 de febrero de 1990, comúnmente

llamado Acuerdo de Madrid y, en el Tratado de “Promoción y

Protección de Inversiones” en Londres el 11 de diciembre de

1990, complementario del anterior, convalidado por la Ley del

Congreso de la Nación Nº 24.184.

El Dr. Julio C. González (Los Tratados de Paz por la Guerra de

Malvinas, 1998), a quién aprovecho para rendirle mi más justo

reconocimiento, por ser el primero, que en sus artículos de “La

Prensa” (15/3/1990) y en “El Informador Público” (1993), desenmascaró

con valentía y dignidad ciudadana este ruin Tratado,

quien oportunamente entendió que, «el vocablo

“declaración” es inapropiado e improcedente, ya que, cuando

tal manifestación genera obligaciones recíprocas para los Estados

que la suscriben y para terceras organizaciones jurídicas

internacionales, el término que debe usarse es “Tratado”, y,

por lo tanto, si no media aprobación del Congreso no habrá de

ser obligatorio para la República ni tendrá el carácter de ley

s u p r e m a d e l a N a c i ó n » .

El promotor de estos últimos Tratados fue el entonces Canciller

y luego Ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo, con

el apoyo de gran parte del arco político nacional.

Estos Tratados terminaron con la Argentina soberana, industrial,

tecnológica, científica y dueña de sus recursos naturales

y servicios públicos y, la devolvieron, a sus orígenes de proveedor

de granos, transgénica, semilla-dependiente y químicafumigada.

La Argentina del monocultivo, con los servicios y los

recursos naturales privatizados. De la Argentina con un mar

territorial de 200 millas marinas, por imperio y defensa de la

Ley 17.094 (Roberto Roth) a la Argentina de la Zona Económica

Exclusiva depredada por británicos, españoles, chinos, rusos,

taiwaneses y coreanos. Un país colonizado, que, pese a

tener ocupado por los ingleses 1.639.000 km2 de su territorio

marítimo, declara no tener hipótesis de conflicto y desarma

sus fuerzas armadas. Un lugar, donde bajo pretexto de la globalización,

se extranjeriza el idioma y los hábitos culturales y

alimentarios.

La inducción británica es tal, que nadie, a costa de ser calificado

“de cabotaje” se anima a denunciar estos Tratados y, muy

especialmente el de “Madrid”, aunque sea ignominioso y, hayan

transcurrido ya casi treinta años. Por el contrario, una serie

de amanuenses siguen abrevándose en él, para firmar declaraciones

y acuerdos que profundizan la dependencia nacional.

Estos Tratados se completaron con la sanción de la Ley Nº

23.968 (10/9/1991) de los “espacios marítimos” que determinó

las líneas de base y la Ley Nº 24.543 (13/9/1995) que ratificó

la CONVEMAR, a cuya sanción -modestamente- nos opusimos

sin éxito con el apoyo de un par de Senadores liderados por el

Senador Pedro Molina (PJ Santa Cruz), que le permitieron al

R.U. considerarse -en forma ilegal- como un país ribereño en

Malvinas y, promover, en la actualidad, la multilateralidad regional

del control de las pesquerías, para tratar de intervenir,

en un pie de igualdad con la Argentina, en la administración

de los recursos en el Mar Argentino; motivo por el cual, hoy

insistimos en oponernos a la ratificación del Acuerdo de Nueva

York y al Convenio del Atún.

Casi todos hacen silencio. Hacen silencio y son incapaces de

proyectar una estrategia para salir de esta trampa que sume

en la derrota perpetua a quienes creen que todo está perdido

y, a una gran mayoría de argentinos, que ignora cuál es la

situación del país. Los que solo se enervan cuando se trata de

alentar a los connacionales en las competencias deportivas o

en las discusiones políticas inconducentes.

Para iniciar las negociaciones que derivarían en el Tratado de

Madrid, la Cancillería le encargó al Embajador jubilado Lucio

García del Solar, las tratativas con el Encargado británico ante

la ONU Sir Crispín Tickell y éste se reunió a solas el 16/17 de

agosto de 1989 en Nueva York. El Embajador inglés le dijo al

argentino: «le pedimos que la Argentina reconozca que existe,

en la práctica, una FICZ (una zona de exclusión pesquera). No

le pedimos al gobierno argentino que diga nada en público,

simplemente le pedimos que deje que sigan las cosas». A lo

que García del Solar respondió: «…El levantamiento de la zona

de protección militar es esencial. La Argentina no está pidiendo

el levantamiento de la FICZ». Ello significó la extracción de

recursos pesqueros argentinos, desde 1976 a la fecha, por un

valor comercial final de hasta 148 mil millones de dólares, motivo

por el cual, los habitantes de Malvinas tienen uno de los

Revista Pesca mayo 2019 52


ingresos per cápita más altos del mundo y, como veremos, el

control militar británico lejos de reducirse se amplió. Su intervención

en el Tratado de Madrid opacó, lamentablemente, su

trabajo en la redacción de la Res. de la O.N.U. Nº 2065.

Argentina y el R.U. acordaron, en primer lugar, aplicar “la fórmula

inglesa del paraguas”, con la cual, ambos países aceptaron

el tratamiento de distintos temas, en tanto y en cuanto,

ello no significara reconocimiento alguno sobre la soberanía de

Malvinas. Las consecuencias están a la vista, en 1982 los británicos

ocupaban Malvinas y tres millas alrededor, hoy, invaden

y explotan las Islas y doscientas millas, crearon una reserva de

1 millón de km 2 , reivindican derechos sobre la plataforma continental

y la Antártida Argentina. Quiebran todas las Res. de la

O.N.U. Nº 31/49; 2065/65; 41/11; 3171/73 y 3175/73 y, nosotros

permanecemos congelados, declamando ante los foros

internacionales.

Dejaron sin efecto la Zona de Protección Militar (FIPZ) alrededor

de Malvinas, pero establecieron un «Sistema Transitorio de

Información y Consulta Recíproca», y otros, que de transitorio

no tienen nada, que obliga a la Armada Nacional y, a la Fuerza

Área Argentina (al Ejército no se lo incluyó) a informar al Comandante

de las Fuerzas Británicas en las Islas Malvinas todo

movimiento marítimo y aéreo en el Atlántico Sur Argentino

entre el paralelo 46º S (altura Comodoro Rivadavia, Chubut) y

60º S (altura de las Islas Orcadas), es decir, cedimos nuestra

soberanía territorial, de defensa nacional y autodeterminación,

en millones de km 2 del espacio marítimo y aéreo argentino a

los británicos, frente, a la misma Patagonia y Antártida Argentina.

¿Hay algún argentino informado que se crea que nuestro

país tiene solo ocupada Malvinas, las Georgias del Sur y Sándwich

del Sur y, que el gobierno de turno le diga, graciosamente,

que la Argentina no tiene hipótesis de conflicto?

Se estableció también, que ambos gobiernos se intercambien

información sobre todo el movimiento pesquero entre el paralelo

45º S (altura Puerto Camarones, Chubut) y el 60º S

(altura de las Islas Orcadas), es decir, por fuera de las 200

millas ocupadas ilegalmente alrededor de Malvinas por los británicos;

además, evaluar en forma conjunta esa información y,

buscar formas de cooperación, aún a sabiendas, que el R.U.

no tenía capacidad alguna para investigar y conservar los recursos

y, por el contrario, la Argentina, a través del INIDEP

aportaría sus científicos y buques para hacerlo y, ahora, en

este mismo, momento, lo está haciendo.

No es casual que, en ambos casos, los británicos determinaran

el límite sur en el paralelo 60º S, ya que es el límite norte del

Océano Antártico y el Área de aplicación del Tratado Antártico

y de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos

Marinos Antárticos (CCRVMA), donde no se puede realizar ninguna

actividad contraria a los propósitos y principios del Tratado

Antártico, están prohibidas, entre otras, todas las medidas

de carácter militar e interesa preservar el Continente Antártico

y las aguas que lo rodean, exclusivamente, para fines pacíficos.

Por otra parte, se pactó la posibilidad de que los isleños puedan

tener relaciones comerciales con el continente, lo que es

muy razonable, en atención a que, si es un territorio argentino,

es lógico entender que las islas puedan efectuar intercambios

con esta parte del país, pero, es un absurdo que los

visitantes del continente deban sellar sus pasaportes como si

ingresaran a otro país o no puedan adquirir propiedades o realizar

negocios en Malvinas.

También se acordó comenzar las negociaciones de promoción

y protección de las inversiones inglesas en la Argentina y de

nuestro país en Gran Bretaña, esta última, de aplicación imposible,

pero destinada a dar la sensación de un acuerdo equitativo,

donde se estableció, que los inversionistas tendrían la

libre disponibilidad de sus bienes; se les otorgaría la condición

más favorable que a cualquier otro Estado; se los indemnizaría

por la pérdidas; no se podría expropiar o nacionalizar a las

empresas británicas; se les garantizará la trasferencia sin restricciones

de sus inversiones y ganancias a los países de origen;

el sometimiento de las controversias a los Tribunales Internacionales

y al CIADI; pudiendo extenderse las disposiciones

de este Tratado a Malvinas y otros territorios de Ultramar.

Acordaron la factibilidad de un Acuerdo de Cooperación, que la

Argentina rápidamente efectivizó, facilitándole vuelos a y desde

Chile y San Pablo a Malvinas; aceptando la puesta en marcha

de una Comisión Conjunta de Pesca que les permite a los

isleños conocer la biología de los recursos que migran a Malvinas

y en el área donde las empresas extranjeras licenciadas

por el gobierno ilegal de Malvinas pescan; acordó un área de

reserva al este de Malvinas para impedir la pesca ilegal y fortalecer

el otorgamiento de licencias pesqueras en Malvinas;

aceptó sin queja alguna, la ocupación de facto de 1.900

km 2 en un espacio denominado GAP al norte de Malvinas y por

fuera de las 200 millas de las islas donde se concentran grandes

contingentes de calamar; vedó la captura del calamar a

los buques argentinos para asegurar la llegada de esta especie

a Malvinas para que pudiesen ser capturados por los buques

extranjeros con licencia británica. Una sostenida “colaboración

unilateral” de Argentina que nunca tuvo contrapartida británica

y, sirvió para consolidar la ocupación inglesa en Malvinas.

Casi nadie está exento de responsabilidades. El recientemente

fallecido Dante Caputo fue el gestor inicial del Tratado de Madrid

y, no pudo concluirlo porque se aceleró el fin del gobierno

en 1989, pero luego, como Diputado, dio su voto afirmativo al

Protocolo de Garantías de Inversión en 1992. Los Tratados los

terminó concretando Cavallo y, casi todos los diputados y senadores

nacionales de las distintas extracciones partidarias

transformaron en Ley el proyecto elevado (Mensaje Nº 203)

por Carlos Menem, Guido Di Tella, Domingo Cavallo y León

Arslanián, que, según Julio C. González «fue redactado por el

Revista Pesca mayo 2019 53


Foreign Office» (Ob. Cit pág. 129).

A todo esto, nuestra debilidad es creciente, el Proceso echó a

“Isabelita” Martinez de Perón y, adujo, que «el país estaba al

borde de la disolución nacional» con una deuda externa de

siete mil ochocientos millones de dólares y, hoy debemos

327.167 millones de dólares, que representan el 77% del PBI.

En 2016, los Cancilleres Malcorra y Faurie ratificaron el Tratado

de Madrid para llevar adelante el pacto Foradori-Duncan y

seguir entregando nuestros recursos a cambio de absolutamente

nada.

¿Diplomáticos probritánicos? No necesariamente. Política, estratégica,

educación y, resultados probritánicos. Nuestros

maestros debieran enseñar a sus alumnos, que en 1806 en las

“Invasiones Inglesas” no los echamos a los ingleses con aceite,

al contrario, ellos se dieron cuenta y volvieron, porque en

este gran país, hay muchos recursos naturales para explotar y

los argentinos pareciera que seguimos sin darnos cuenta de

ello. Mientras tanto, Malvinas, son como el unicornio azul, son

nuestras y las queremos.

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario

de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA,

Asesor en el Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor,

autor de 24 libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”)

y articulista de la especialidad.

2 de abril de 2019

EN LA INDUSTRIA PESQUERA Y EN

LA NAVAL PESQUERA

LA NECESIDAD Y LA URGENCIA NO

ES BUENA CONSEJERA

La necesidad y las urgencias, suelen ser malas consejeras. Hace ya un tiempo aprendimos que, para tratar una enfermedad,

no hay que mirar solo el síntoma, sino su etiología, de otro modo, el tratamiento, si lo hay, será efímero.

A inicios de la década de 2000, se produjo el hundimiento de un buque pesquero, luego 43 naufragios más y en total

unos 95 tripulantes desaparecidos y muertos. Estaba instalado en los ambientes portuarios, lo que sucedía, era desgarrador,

pero, lo que ocurría, era casi inherente a una actividad de marinos fuertes y, de mujeres, que rezaban y esperaban

suplicantes atrás de los visillos, la llegada de esos esforzados hombres.

Desde la sanción de la Ley 24.922 en 1998 no hubo política pesquera que contemplara la renovación y modernización de

la flota, pese a la obligación del Subsecretario de Pesca y el Consejo Federal Pesquero (CFP) de «establecer, previa aprobación

del CFP, los requisitos y condiciones que deben cumplir los buques» (Ley 24.922 Art. 7º inc. a y f y Art. 9º Inciso

a). Nunca se estableció la vida útil de los buques, aunque para los taxis de la ciudad de Buenos Aires, que se trasladan

en un ambiente pavimentado y urbano, la vigencia sea de 10 años. No pretendemos hacer una comparación, pero, en

una actividad que ocurre en el mar, en condiciones climáticas adversas y realizando riesgosas operaciones de captura, no

es posible seguir postergando más la definición de la vigencia de los buques, basada en cuestiones físicas y tecnológicas.

Un dato elocuente, es la vida útil media de 28 años de los barcos pesqueros en la Unión Europea y no, como en la Argen-

Revista Pesca mayo 2019 54


tina, donde el promedio es de 40 años y, debieran los

ingenieros habilitados, evaluar y certificar la ampliación

de la vida útil en función de las adecuaciones y puesta

en valor de aquellas embarcaciones que llegan a determinada

edad.

La prolongada emergencia de este sector de la economía

nacional se inicia con el Decreto 440/71, ya que el mismo

eximía a los armadores pesqueros argentinos del pago

de aranceles para la importación de buques, incluyendo

buques usados que tuvieran al menos 10 años de vida

útil y, aunque este decreto imponía a los armadores

que importaran barcos la obligación de encargar en astilleros

nacionales la construcción de un equivalente al

50% del tonelaje de los buques importados, casi ninguno

de los beneficiarios de este decreto cumplió con ese requisito.

No hubo reinversión en las buenas épocas, se desactivaron

y desinvirtieron los Astilleros Nacionales con capacidad

de construir buques de gran porte y, desde hace

décadas, que no hay ninguna política nacional de fomento

para la construcción y financiación naval y la industria

pesquera, fundadora y consolidadora de pueblos y de

generación de empleo.

En el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU 145

del 25/2/19), por primera vez, un gobierno y los

actores reconocen que «la flota pesquera de la

Argentina tiene una antigüedad promedio muy

elevada, en relación a los mejores estándares internacionales,

ya que más del 50% de la misma

tiene una antigüedad superior a los 40 años». Es

un avance, pero el resto de este DNU es un verdadero

retroceso que pondría en riesgo la sustentabilidad de las

especies, favorecerá a unos pocos en perjuicio de todos

los industriales pesqueros que basan su desarrollo y el

sostén de sus operarios en la existencia cierta de la biomasa

pesquera; hipoteca un recurso que no les es propio

sino del Estado y, además, prorroga por 20 años el

inicio de esta renovación, sin resolver la cuestión de fondo.

Un día se produjo un naufragio, luego otro y finalmente

dio a luz este DNU, de una pobrísima calidad, carente de

toda razonabilidad, un mamarracho (que no merece ser

tomado en serio), que confronta a un proyecto de ley de

“Promoción de la Industria Naval Pesquera” (S-2131/18,

27/6/18) presentado hace 8 meses en el Senado, avalado

por 12 Senadores, para dar respuesta a todos los sectores,

sin desatender al reclamo de los familiares de los

hoy fallecidos o desaparecidos, pero, también de aquellos,

que día a día se hacen a la mar.

El proyecto que se ventila en la Comisión de Infraestructura

y Transportes del Senado, espera cumplir

con casi todas las expectativas y, dependerá,

en gran medida que, aprobado, interpretando la

necesidad, el P.E.N. no vete como ocurrió en la

Ley de Marina Mercante y Flota Fluvial, aspectos

centrales del proyecto de ley.

En la Ley el objeto (Art. 1º) es incentivar la construcción

en Astilleros Nacionales Públicos o Privados y exige que

los reemplazos sean a buques nuevos (Art. 4º) que no

impliquen un incremento del esfuerzo pesquero, salvo

que haya excedentes (Art. 5º), contrario a lo que habilita

el DNU 145/19, en perjuicio a la sustentabilidad y al conjunto

de las empresas pesqueras.

Prevé remplazar y desguazar (Art. 6º) los buques de más

de 40 años de antigüedad en el término de tres años y,

de cinco (5) años, los que superan los 35 años. Y en el

caso que los Astilleros locales no puedan atender toda la

demanda, habilita la transferencia a buques nuevos importados.

Si el armador pesquero, además, poseyera buques

de pesca en construcción en astilleros nacionales

admite la importación de buques de hasta cinco (5) años

de antigüedad (Art. 8º).

La Ley entiende (Art. 10°) que si no se instrumentan una

serie de beneficios, subsidios y fondos de financiación

será imposible llevar adelante la renovación de la flota

pesquera, en los tiempos que la necesidad lo requiere.

Por ello, le indica a la Autoridad de Aplicación la fijación

de prioridades en el otorgamiento de cuotas de captura,

a aquellos armadores con mayor integración de su flota

por buques de pesca construidos en el país; le encomienda

al Poder Ejecutivo (Art. 12º) la asignación económica

específica en el marco de los fondos fiduciarios

constituidos y administrados por el P.E.N., así como líneas

de financiamiento y sistemas de garantías específicas

para el sector, destinadas a renovar la flota pesquera

argentina en un esquema de quince (15) buques el primer

año, treinta (30) buques en el segundo año y sesenta

(60) buques en el tercer año, para luego estabilizarse

en función de la vida media útil de la flota pesquera argentina.

Revista Pesca mayo 2019 55


Por otra parte, la Ley le encarga al P.E.N. (Art. 11º) la

instrumentación de un subsidio operativo a ser aplicado

por un período de treinta y seis (36) meses a los buques

construidos en el país, equivalente al cincuenta por ciento

(50%) del impuesto al combustible consumido por

cada buque y, en aquellos casos que además procesen

en tierra sus capturas, el subsidio alcanzará al cien por

ciento (100%) del combustible consumido por éstos.

Según el experto Fabian Lugarini, «sí en el primer año

de vigencia de la ley se construyesen 15 buques fresqueros

de menos de 15 metros de eslora y 5 buques fresqueros

de +/- 40 metros de eslora, y los mismos operaran

300 días al año, el subsidio a recibir ascendería a 4

millones de dólares. Si desde el segundo al quinto año

de vigencia de la ley se construyeran 60 buques fresqueros

de menos de 15 metros de eslora y 20 buques fresqueros

de +/- 40 metros de eslora, el subsidio total a

recibir sería de unos U$S 48 millones. Sin embargo, entre

impuestos sobre insumos, mano de obra y ganancias

de los astilleros el Estado Nacional recaudaría U$S 13

millones por año, totalizando U$S 65 millones a lo largo

de cinco años. Es decir, un ingreso neto para el fisco de

U$S 17 millones y la creación de 400 puestos de trabajo

directos y 800 indirectos. Por otra parte, los 95 buques

tangoneros-congeladores de la flota pesquera argentina

con esloras de entre 30 y 54 metros tienen una antigüedad

promedio de 32 años y, deberían, según la ley, ser

reemplazados en un plazo de cinco años. Teniendo en

cuenta los cuatro astilleros con capacidad actualmente

disponible para construir este tipo de buques, la capacidad

proyectada de construcción asciende a cuatro buques

por año. Se estima que la demanda de este tipo de

buques estimularía la ampliación de la capacidad y diversificación

de producción en los astilleros locales, facilitado

por las líneas de financiamiento previstas en la ley.

Considerando que los buques tangoneros-congeladores

no procesan en tierra sus capturas, estos recibirían un

subsidio equivalente a solo el 50% del impuesto al combustible

consumido. Por lo tanto, si en el primer año de

vigencia de la ley se construyeran 4 buques tangoneroscongeladores,

el subsidio a recibir ascendería a U$S 0,8

millones, de tal manera, que, proyectando que en los

cuatro años subsiguientes se construyeran otros 16 buques,

el subsidio total resultante ascendería a U$S 10

millones. Sin embargo, entre impuestos sobre insumos,

mano de obra y ganancias de los astilleros, el Estado

Nacional recaudaría U$S 11 millones por año, totalizando

U$S 55 millones en cinco años, resultando un ingreso

neto para el fisco de U$S 45 millones y, creando 350

puestos de trabajo directos y 700 indirectos».

El Estado debería recordar, que la pesca, desde hace 20

años, exporta por mayor cantidad de dólares que las carnes

vacunas y, a todos los mercados más exigentes del

mundo, a los que no llegan estas carnes. También, que

los países pesqueros que pescan a distancia y, depredan

nuestros mares, destinan miles de millones de dólares

anualmente para subsidiar el total del combustible y liberar

de impuestos a sus barcos.

Por cierto, la ley busca terminar (Art. 7º) con la chatarra

que ocupa los puertos e impide las operaciones de la

flota pesquera; obliga a efectuar las reparaciones en los

Astilleros Nacionales (Art. 13º) y agrega al Consejo Federal

Pesquero un representante de la Industria Naval

Pesquera (Art. 14º).

Amén de ello, el Estado debe optimizar sus recursos y

efectuar la reinversión y reconversión necesaria de los

Astilleros Río Santiago y Tandanor para que puedan

acompañar la oferta privada y, en especial, aquella demanda

de barcos de gran porte, que nuestro país necesita

para avanzar en la captura en las especies migratorias

y asociadas por fuera de las 200 millas en la Alta Mar.

El Congreso, es el ámbito de la discusión y el consenso.

Es posible entonces, que alguna cuestión del proyecto de

ley pueda ser mejorada con el aporte del conjunto de los

destinatarios de esta iniciativa: empresarios, industriales

pesqueros y navales y, el personal embarcado y de las

industrias.

Quienes no entiendan la necesidad de conciliar

entre los intereses, la seguridad de los tripulantes

y un desarrollo equilibrado de la Nación, no estarán

a la altura de acompañar un proceso de crecimiento,

especialmente destinado a ocupar y aprovechar

en forma sustentable los recursos del

Atlántico Sudoccidental Argentino y, desarrollar,

todos y cada uno de los pueblos del litoral marítimo

nacional.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de

Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el

Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24

libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”) y articulista de la especialidad.

23 de marzo de 2019

Revista Pesca mayo 2019 56


CAYETANA ALJOVÍN: ‘EL DERECHO

DE PESCA NO ESTÁ EN

CUESTIÓN’ [ENTREVISTA]

MARIANA RUIZ

La nueva titular del gremio industrial precisa que lo que

se pide a Produce es una mejor evaluación del aumento

de estos pagos.

Después de pasar por tres carteras ministeriales, Cayetana

Aljovín asume por los siguientes dos años la presidencia

de la Sociedad Nacional de Pesquería

(SNP). Perú21 conversó con ella sobre las preocupaciones

del gremio pesquero.

¿Cuál es el reto de la SNP en cuanto a la propuesta

del Ministerio de la Producción sobre subir la

tasa de los derechos de pesca?

El Estado tiene todo el derecho de fijar los derechos de

pesca. Es un recurso natural. No es que lo cuestionemos.

Lo que cuestionamos es la manera en que el derecho de

pesca se pretende fijar. Creemos que el pago tiene que

ser fijado en función de análisis técnicos y rigurosos. Lo

que estamos trabajando es sobre los costos de la industria

(…). Hemos alcanzado nuestros estados financieros

auditados para que se den cuenta de que son nuestros

costos reales, porque un auditor no te va a poner un

costo que no es.

¿Han planteado que el pago de derechos se descuente

en base a la renta de fin de año?

En los primeros proyectos, porque esta es la tercera pre

publicación, había ese espíritu de establecer (el pago de)

un derecho de pesca que se incrementaba en dos céntimos

cuando el Produce veía que las empresas no tenían

ganancia. Ya cuando tuvieran ganancia se establecería

un derecho de pesca mayor. Ese esquema nos parece

razonable, siempre y cuando esa tasa sea progresiva, tal

como se aplica en el Impuesto a la Renta. Ese sería el

mejor esquema.

Produce planteó que esto no tiene la naturaleza

de impuesto, sino que es un pago. Entonces, la

propuesta de la SNP no iría de la mano con lo dicho

por el ministerio…

Hoy la industria paga un derecho de 0.25%, pero en

realidad eso es parte de todos los derechos de pesca que

ya paga. Porque lo que el ministerio no está considerando

es que hay una serie de cargas regulatorias adicionales

que la industria paga. Por ejemplo, de acuerdo a la

ley, el derecho debería cubrir los costos de vigilancia y

supervisión. Hoy la industria, adicionalmente al derecho

de pesca, paga por supervisión y vigilancia. Entonces no

pagamos el 0.25%, sino casi el equivalente a US$3.75.

Además, hay que sumarle US$1 por el sistema satelital,

US$6 por supervisión y vigilancia. Hay que subirle los

dólares que se pagan por los aportes a los trabajadores,

a Foncopes, y al final terminamos pagando como industria

más de US$14.

¿Cómo afectaría un incremento de los derechos

en los costos de inversión y de investigación para

la pesca artesanal?

El pago de derechos de pesca va para todo aquel que

hace una captura de anchoveta. Somos 400 embarcaciones

artesanales, más la industria representada en la

SNP. Entonces, a todos se les va a aplicar el mismo derecho

y creemos que deben incrementarlo cuando la industria

tenga ciertas ganancias.

¿Han estimado cómo puede afectar sus costos en

el corto o largo plazo?

Esta es una industria que ha tenido años bastante complicados.

No lo dice la SNP, hay informes de Apoyo, de

América Economía, que así lo sostienen. El retorno operativo

empresarial de la industria ha venido decreciendo

en los últimos cinco años. El cambio climático es algo

Revista Pesca mayo 2019 57


que le afecta a la industria y que esta no puede controlar.

Tú pensarás, “bueno, vuélvete más eficiente”. Y sí,

podemos ser más eficientes, pero si viene un fenómeno

El Niño, eso no lo controla la industria. En los últimos

cinco años, la industria ha venido de tiempos muy complicados.

¿Cuál es el plan que tiene en su gestión para la

formalización de la pesca artesanal?

Lo estamos estudiando. Siempre estamos viendo cómo

formalizar el sector y también vemos el tema del combate

contra la pesca ilegal pues ahí no se dan los cuidados

para la sostenibilidad del recurso. Eso no le pega solo a

la industria, sino a todos los peruanos.

Y al precio también…

Sí, claro que sí, pero lo que más creo que se afecta es la

sostenibilidad del recurso.

¿Y cuáles son las especies que han sido las más

extraídas el primer trimestre del año?

Este trimestre va a ser interesante. Hubo un importante

crecimiento del consumo (humano directo o CHD). Por

ejemplo, hemos visto cómo el mar ha sido generoso con

el jurel y Produce ha ampliado la cuota de jurel porque

justamente ha habido más recurso. Entonces ha habido

incrementos importantes en una especie como el jurel y

también en la caballa, así que sí estamos viendo una mejora.

¿Creen que subirá un poco la pesca para el consumo

directo en la mesa popular?

El bonito ha tenido una importante mejora. Los productos

que las amas de casa consumen, como el perico,

también. Creemos que tenemos que trabajar bastante

con el atún. Ahí Perú tiene una posibilidad importante en

el norte, tenemos un tema sobre el cual debemos sentarnos

a conversar con el Produce como con el Ministerio

de Economía para que la pesca del atún sea competitiva.

Hoy no lo somos frente a Ecuador porque hay una distorsión

en el precio del combustible. Ahí tienes un espacio

de mejora a trabajar.

DATOS:

- “Este es un gremio que se ha profesionalizado mucho

en el tiempo. Es un gremio que se preocupa por la sostenibilidad

de los recursos y apuesta por la innovación”.

- Los derechos de pesca son los pagos que realizan las

empresas dedicadas a la extracción de recursos marinos

al Estado. Actualmente, el cobro que se aplica es el

0.25% del valor FOB de cada tonelada de harina y aceite

de pescado. El Produce propone elevar la tasa a 0.54%.

Fuente

https://peru21.pe/economia/entrevista-cayetana-aljovinderecho-pesca-cuestion-474678

NOTA DE PESCA

Se debe recordar que el DL 1084, en su art. 33.3

dice: “Los establecimientos pesqueros que procesen

los recursos extraídos sobre la base de un

LMCE sufragarán el costo de las labores de certificación,

de vigilancia y control que desarrollen la

(s) empresa(s) seleccionada(s) de acuerdo con los

parámetros y procedimientos que se establezcan

mediante Reglamento”.

Por tanto, en base a este dispositivo que tiene

rango de ley, no puede aplicarse la recaudación

de derechos de pesca a pagar este concepto.

Los aspectos de seguridad social no forman parte

de los derechos de pesca, por lo cual tampoco deberían

mezclarse en este asunto. No corresponde

mezclar temas de naturaleza laboral con derechos

de pesca.

Revista Pesca mayo 2019 58


ECUADOR CONVOCA A

EMBAJADOR CHINO POR

CERCANÍA DE FLOTA PESQUERA

A GALÁPAGOS

El Gobierno de Ecuador convocará al embajador

chino en Quito, Chen Guoyou, para que informe

sobre la cercana presencia de una gran flota pesquera

de ese país asiático a la reserva marina de

las Islas Galápagos, declaradas por la Unesco como

Patrimonio de la Humanidad.

La Secretaría General de Comunicación, a través de un

comunicado, indicó que el presidente ecuatoriano, Lenín

Moreno, dispuso el desplazamiento de aviones y buques

de las Fuerzas Armadas nacionales para resguardar la

soberanía nacional.

La Secretaría aseguró que "se ha confirmado la presencia

de una flota pesquera con bandera china, en los límites

del mar territorial que rodea a las Islas Galápagos" y

que estaría conformada por 245 buques entre pesqueros,

de carga, de refrigeración y de embalaje, entre

otros, según información de la Armada de Ecuador.

Para la institución castrense, hay una situación de depredación

de los océanos por parte de estas flotas, que además

interrumpen el equilibrio y ponen en peligro al frágil

ecosistema de la reserva marina de Galápagos.

El presidente Moreno "considera que estas prácticas depredatorias

son inaceptables, por lo que dispuso a las

Fuerzas Armadas, Fuerza Aérea y Marina el envío de

aviones y buques para resguardar la soberanía ecuatoriana",

precisa el texto de la Secretaría.

Además, Moreno solicitó a su canciller, José Valencia,

que "convoque de manera inmediata al embajador de la

República Popular China y ordenó a la Policía que detenga

en el país a quienes efectúen labores para proveer de

combustible a dicha flota.

La Armada de Ecuador anunció este miércoles que tiene

listo un dispositivo de seguridad marítima que desplegará

en caso de cualquier movimiento sospechoso de la

flota de pesca que se encuentra en aguas internacionales,

pero próxima a la reserva de las Islas Galápagos.

El comandante general de la Armada, el contraalmirante

Darwin Jarrín, aseguró ayer que se ha conformado una

Fuerza de Tarea "compuesta por lanchas misileras, corbetas,

submarinos, buques auxiliares, guardacostas y

unidades aéreas de la Aviación Naval" para atender esta

situación.

En 2017 se detectó una gran flota de pesca cerca de la

reserva marina de Galápagos con 297 buques, uno de

los cuales el "Fu Yuan Yu Leng 999", se adentró en

aguas ecuatorianas y fue detenido con 300 toneladas de

pesca prohibida.

Las Islas Galápagos, situadas a unos mil kilómetros al

oeste de las costas continentales de Ecuador, fueron declaradas

en 1978 por la Unesco como Patrimonio de la

Humanidad.

El archipiélago de Galápagos está formado por trece islas

grandes, seis menores y 42 islotes, y por su rica biodiversidad

es considerado un laboratorio natural que permitió

al científico inglés Charles Darwin desarrollar su

teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

EFE

Fuente

https://ww2.elmercurio.com.ec/2019/04/26/ecuador-convoca-aembajador-chino-por-cercania-de-flota-pesquera-a-galapagos/

Revista Pesca mayo 2019 59


Revista Pesca mayo 2019 60

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!