The Red Bulletin Junio 2019 (MX)

online.magazines

“FUE MÁS UNA

NECESIDAD CREATIVA

PARA LLEVAR EL

TIMÓN DE MI PROPIO

BARCO EN TODO SU

SENTIDO ESTÉTICO”

prácticamente toda posibilidad de cierta trascendencia.

La única lógica tiene que ver con lo que sientes,

con lo que en realidad te convence hacer con un

gusto verdadero y genuino. Por eso es que no podrías

alcanzar eso si lo que haces es solo por compromiso,

por un contrato que te obliga. Lo haces simplemente

porque te nace, porque surge de tu interior y por una

necesidad natural de expresión. Es ahí precisamente

donde he experimentado sensaciones placenteras

que me llevan a componer y grabar las canciones

luego. Todo eso la gente que después te escucha o ve

lo percibe y por ello puede establecerse una conexión

real, un interés auténtico.

sentirte aliviado o identificado. Puede ayudarte a

realizar lo que tienes que hacer en ese momento o

incluso a sanar lo que tengas que sanar. Pero, desde

mi perspectiva como compositor, tampoco es un

propósito muy pensado, no es deliberado. Por eso

es importante que cuando se hace la música sea con

un propósito personal liberador, porque si lo haces

consciente de lo que podrías provocar, no genera

ningún resultado, solo provendría de la lógica y no

de la parte natural que puede impulsarte.

De otra forma sería un ejercicio de simulación…

Algo así, digamos que sería forzado, pretencioso,

y eso para mí carece de sentido y arrebataría también

Decidiste volver a empezar cuando dejaste de ser

baterista de una banda famosa para ser el líder

de algo que no existía.

Fue inesperado, porque tiempo atrás no lo contemplaba

como un asunto viable. Mi proyecto empezó a

tomar forma en la mente en un momento de incertidumbre.

Venía de tocar durante varios años con una

banda que en aquellos días dedicaba toda mi promesa

a futuro. De pronto empecé a sentir la necesidad

de hacer cosas que no tuvieran que pasar por ciertos

filtros, en las que pudiera tomar las decisiones solo,

algo en lo cual pudiera determinar mi propio rumbo

musical. En la banda comencé a darme cuenta de que

había cosas en las que no éramos afines, que había

direcciones diferentes. Eso me llevó a cuestionar

y empecé a dudar si lo que quería realmente era

pertenecer a un grupo, porque sabía que eso seguiría

sucediéndome con quien fuera más adelante. Tenía

muy claro el sonido que quería tener, sin embargo,

tocaba la batería sin ver otras posibilidades musicales

más que como baterista. Después de esa primera vez,

me hice esos cuestionamientos y decidí emprender

el proyecto en solitario. Pero a la par de todo esto

se dieron las cosas para participar con Zoé y ahí hubo

otro giro que fue más allá, que me llevó a postergar

algo propio como ese experimento empujado por

lo que había hecho de forma independiente, con

apenas unas cuantas canciones que había mostrado

a algunos amigos a quienes les gustó lo que estaba

haciendo por mi cuenta. Pero en ese entonces lo

coloqué en stand by y así tomé la oportunidad con

Zoé para aprovecharla y vivir la experiencia. Al quitar

la pausa después de esa etapa, emprendí lo que había

pensado, seguía componiendo y produciendo. Fue

más una necesidad creativa para llevar el timón de

mi propio barco con todos los aspectos estéticos que

había comenzado a definir.

THE RED BULLETIN 29

More magazines by this user
Similar magazines