16-V-19

diagramcaion123

Página 4

EDITORIAL

Jueves 16 de Mayo de 2019

Para continuar con el tema que

inicié en la entrega anterior,

la semana pasada, me refiero

al famoso físico británico

Stephen Hawking, quien ha definido

las vías que, según las teorías actuales

de la física, podrían servirnos para

viajar en el tiempo. Para entenderlas,

se debe pensar, en primer lugar, en el

tiempo como si éste fuera una dimensión

más, similar a la altura, el ancho o

la longitud de todas las cosas.

Hawking ilustra esta idea con el ejemplo

de la conducción de un coche: los

vehículos pueden ir hacia delante, en

una dirección; pero también pueden ir

hacia derecha o izquierda: ésa sería otra

dirección. Por último, también pueden

subir por una carretera de montaña (tercera

dirección). La cuarta dimensión

que el coche recorrería sería el tiempo.

Atajos en el espacio tiempo. ¿Pero

La Noticia Hecha Periódico El Valle, Año 28, 16 de

Mayo de 2019. Es una publicación diaria editada

por Editorial Sena, S.A. de C.V., calle Joaquín

Fernández de Lizardi No. 408-A, Col. Salvador

Sánchez Colín, C.P. 50150 Toluca, Estado de México,

Teléfonos: (722) 219-0740 y 219-0757, www.

elvallemexico.com.mx , elvallemexico@yahoo.com.

mx, Reserva de Derecho al Uso Exclusivo No. 04-

2014-022810040200-101, otorgado por el Instituto

Nacional del Derecho de Autor, Certificado de Licitud

de Título y Contenido Número 16165, Otorgado por

la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas

Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Editor

Responsable Sergio Antonio Nader Díaz, impreso por

Editorial Sena, S.A. de C.V., calle Joaquín Fernández

de Lizardi No. 408-A, Col. Salvador Sánchez Colín,

C.P. 50150 Toluca, Estado de México, con un tiraje

de 7,000 ejemplares y distribuido por Unión Única de

Voceadores de México, A.C., calle Honduras No. 317,

Col. Américas, C.P. 50140 Toluca, Estado de México.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o

parcial de los contenidos e imágenes de la publicación

sin previa autorización de Editorial Sena, S.A. de C.V.

El paco en Argentina, la droga de los

olvidados

Como cientista social siempre

he sentido un interés particular

hacia ciertos grupos vulnerables,

la finalidad de ésta

Trinchera Global no solamente es estudiar

cómo se desarrollan las relaciones

internacionales, sino también exponer

problemas sociales que afectan a aquellos

que el poeta Jaime Sabines denominó

como: “los condenados a vida”,

es por ello que anteriormente hemos

escrito sobre los migrantes hondureños,

los enfermos de SIDA en Sudáfrica,

los “chalecos amarillos” de Francia,

sólo por mencionar algunos. Bajo este

tenor, hoy hablaremos de otra realidad

lacerante “los consumidores de paco en

Argentina”.

Pero, ¿Qué es el paco?. En este orden

de ideas, “es un droga sumamente potente

y adictiva producto del desperdicio

del proceso de elaboración del

clorhidrato de cocaína, mezclado con

acetona o éter, ácido hidroclórico y

permanganato de potasio, a diferencia

del crack que es clorhidrato de cocaína

mezclada con bicarbonato de sodio”

(Garibotto & Blickman, 2006, p. 7). De

lo anterior, se resalta que el paco es el

sobrante (lo que queda en las ollas de

cocción) después del proceso de elaboración

de la cocaína, es decir, es un

enervante que al combinarse con otras

sustancias pierde su “pureza”, motivo

por el cual disminuye su costo.

El consumo de paco en Argentina se

exacerbó a partir de la crisis económica

y política que vivió el país del Cono

Sur en el año 2001 (situación que detonó

que hubiera cuatro titulares del ejecutivo

en menos de dos meses), proceso

social que desencadenó que muchas

personas que lo perdieron todo a raíz

de dicha inestabilidad, cayeran presas

del paco por la desesperada situación

en la que se encontraban. Bajo este tenor,

Hugo Adrián Morales opina que

el problema del paco es que éste se ha

convertido en un “emergente social de

determinadas políticas, económicas sociales,

que arrastraron a gran parte de

la población a vivir en condiciones de

extrema pobreza y marginalidad” (Morales,

2009, p. 158).

No obstante, ¿Cuál es la procedencia

del paco que está inundando las calles

argentinas?, para muchos mercados del

tráfico de drogas a nivel internacional

las principales fuentes en la producción

de cocaína son Colombia y Perú.

Sin embargo, el insumo necesario para

procesar el paco (pasta base de cocaína)

está llegando a tierra gaucha a través

de Bolivia (país en donde el cultivo

de hoja de coca es legal), encontrando

en la capital Buenos Aires múltiples

laboratorios clandestinos destinados a

la elaboración de paco, que dicho sea

de paso, actualmente están incorporando

en su elaboración sustancias como:

efedrina, queroseno, vidrio en polvo o

veneno para ratas.

Siguiendo este orden de ideas, ¿Cuál

ha sido la clave del “éxito”, en la comercialización

de paco en Argentina?,

la respuesta la encontramos en dos

aspectos, el primero de ellos es la forma

de su consumo que a diferencia de

otras drogas como la heroína no es inyectable,

por lo que al ser fumada disminuye

el pánico en la transmisión vía

intravenosa de VIH o Hepatitis C; el

segundo ha sido lo barato de las dosis

a comparación de otras sustancias, que

pueden ir de los cinco a los diez pesos

argentinos.

Una droga sumamente adictiva que

lleva a “los paqueros” de la euforia, a

la angustia, pasando por la psicosis, la

alucinación y la agresividad, detonando

no sólo la comisión de conductas

antisociales, sino también la conformación

de las denominadas “villas miseria”

(comunidades urbanas donde se

fuma paco), toda vez que de acuerdo

a la Comisión Interamericana para el

Control del Abuso de Drogas (CICAD,

2011), la adicción se da en un término

de tres semanas posteriores a la primer

aspiración.

Una situación por demás preocupante,

toda vez que de acuerdo a la Secretaría

cómo se podría hacer ese “giro” y desplazarse

hacia el futuro o el pasado? En

primer lugar, según Hawking, en teoría

podría hacerse a través de ciertos

portales espacio-temporales conocidos

como agujeros de gusano que, según

las ecuaciones de la teoría de la relatividad,

son “atajos” que recorren el espacio

y el tiempo.

El físico escribe que estos agujeros de

gusano se encuentran por todas partes

(en la llamada espuma cuántica o fundación

del tejido del universo), a nuestro

alrededor.

El único problema que presentan para

cualquiera que quiera viajar en el tiempo

es que son demasiado pequeños (se

encuentran en el nivel cuántico o subatómico

de la materia) como para que

en ellos quepan personas o medios de

transporte espacio-temporal.

Si fuera posible, con una técnica futura,

hacer un agujero de gusano lo suficientemente

grande, entonces, podríamos

viajar a través de ellos a otros planetas

situados a años luz de distancia del

nuestro o quizás al pasado, para ver a

los dinosaurios, afirma Hawking.

Los ríos del tiempo. Otra interesante

idea que plantea Hawking sobre los

viajes en el tiempo es que éstos podrían

hacerse navegando por los “cambiantes

ríos del tiempo”. Según el físico,

“el tiempo fluye como un río y parece

como si cada uno de nosotros fuera

inexorablemente arrastrado por su

corriente” pero, de hecho, el tiempo

es como un río en otro sentido: fluye

a diferentes velocidades en distintos sitios,

y ahí está la clave para el viaje al

futuro.

Esta idea fue propuesta por otro físico,

por todos conocido: Albert Einstein,

hace un siglo. Einstein pensó que debía

haber sitios donde el tiempo se desaceleraba

y otros donde se aceleraba. Tenía

razón, escribe Hawking, y la prueba

llegó con la red de satélites de posicionamiento

global (GPS) que, además de

ayudarnos a navegar por la Tierra, ha

revelado que el tiempo va más rápido

en el espacio: los precisos relojes instalados

dentro de estas aeronaves ganan

alrededor de un tercio de la billonésima

parte de un segundo cada día. El

problema no está en los relojes: lo que

ocurre es que la masa de la Tierra arrastra

al tiempo y lo hace más lento. Esta

sorprendente realidad abre la puerta a

la posibilidad de viajar en el tiempo,

por los diversos ríos temporales, afirma

el físico.

Comentarios: fjescamilla53@gmail.

com

Twitter: @_copitoo

de Políticas Integrales sobre Drogas de

la Nación Argentina, hasta 2017 el consumo

de paco en este país había superado

a drogas como la heroína, el opio

o el crack(SEDRONAR, 2017, pp. 19-

20).

Lo anterior, enciende nuevamente los

focos rojos en un país con una gran

crisis de legitimidad por parte del gobierno

presidencial, con un endeudamiento

ante el FMI insostenible y con

la segunda mayor inflación del continente

americano, por lo que el paco la

droga de los olvidados en un mundo de

“consumo y humo” como decía el también

poeta Mario Benedetti, amenaza

con seguir envileciendo a miles de argentinos

que más que del tercer mundo

parecieran ya del otro mundo.

Comentarios: angelnocturno033@

hotmail.com

Twitter: @EdgarMaPe

Referencias:

CICAD. (2011). Cocaína “Paco”. Paramaribo,

Surinam: CICAD, OEA.

Garibotto, G., & Blickman, T. (2006).

El paco bajo la lupa. El mercado de la

pasta base de cocaína en el Cono Sur.

Drogas y conflicto. Documentos de debate

(14).

Morales, H. A. (2009). El consumo de

paco en la Argentina. Revista Electrónica

de Psicología Política, 7 (21), 157-

169.

SEDRONAR. (2017). Estudio Nacional

en población de 12 a 65 años, sobre

Consumo de Sustancias Psicoactivas.

Buenos Aires: Presidencia de la Nación.

More magazines by this user
Similar magazines