ed_308-mayo-19 (1)

gABC1

SWING

A PRUEBA

DE SLICE

TONY FINAU

“GIRE SU

CUERPO

Y VÉALA

VOLAR”

HOT LIST 2019

LAS MEJORES PELOTAS

¿QUÉ HACE UN BUEN

´ AGENTE EN GOLF?

NUEVAS REGLAS

MEJOR SIN

BANDERA

HIERROS LASER

LEADBETTER

MÁXIMA

PRECISIÓN

JORDAN

SPIETH

MAYO | 2019

$200 · RECARGO INTERIOR: $5


Sumario

05/19

Juegue

5

8

10

12

Juego

Una golfista, tres drives.

por nelly korda

Mr. X

Contratar caddies locales.

Butch Harmon

Chip desde el rough.

Secuencia de swing

Keith Mitchell.

24

28

30

34

Hot List 2019

Las mejores pelotas.

Qué hay en mi bolsa

Cameron Champ.

Notas

VIDA

La musa de Q.

Travesías

Martin Trainer.

48

52

54

60

68

72

David Leadbetter

Haga de los greens en regulación algo

habitual.

Algo nuevo en Bethpage

Matt Kuchar

¿Cuál es el verdadero Kuch?

El más grande

por dan jenkins

¿Qué hace un buen agente?

por shane ryan

Echavarría festejó en Cañuelas

14

16

20

Deme una cosa

Evite el rebote negativo post birdie.

Escuelas Golf Digest

Entrenamiento con las manos.

Juegue su major golf

Saque el asta bandera.

36

37

38

Jim Nantz

Mi primer encuentro con Jack

Nicklaus.

Pregúntele a GD

Tony Finau

Swing a prueba de slice.

74

80

82

Whitney fue el mejor en

Córdoba

Hoyo 19

El cierre

22

Michael Breed

Péguele nítido a sus maderas

44

Jordan Spieth

Muérdala para approach y putt.

Enrique Berardi / PGA Tour

▶ Hoyo 9 del Cañuelas Golf Club, escenario del Molino Cañuelas Championship.

mayo 2019 | Golf Digest 3


Editorial

Temporada alta

de majors

Staff Golf Digest

presidente

Jorge R. Arias

ceo

Juan Pedro Dondo

director

Adolfo Mendez Tronge

contenidos

Adolfo Mendez Tronge

Martín D’ Adamo · editor

Gabriel Romero Day

comercialización y marketing

comercial@grupoabc1.com

0810 444 ABC1 (2221)

Leandro Dahlman

Paula Alfaro

Lujan Acciarresi

suscripciones

suscripciones@grupoabc1.com

0810 444 ABC1 (2221)

administración

administracion@grupoabc1.com

contacto

info@grupoabc1.com

Dardo Rocha 2188 (1640)

Martínez, Buenos Aires

colaboradores

Diseño: Juan Angel Maldonado

Traducción: Nora Ventureira

colaboran en esta edición

Diseño: Juan Angel Maldonado

Traducción: Nora Ventureira

distribución

Brihet e Hijos S.A.

impresión

FP Compañía Impresora

Antonio Beruti 1560, B1604BNP Florida

Oeste, Buenos Aires

Contains material reprinted by permission from Golf Digest

(USA) Copyright 2007 by The Golf Digest Companies. All rights

reserved. Golf Digest and Golf World are registered trade marks

of Advance Magazine Publishers, Sociedad de Editores ABC1

SRL is the exclusive spanish lenguage Licensee of Advance Magazine

Publishers, Inc. in Argentina. Propietario bajo Licencia

de los derechos para la República Argentina: Sociedad de Editores

ABC1 SRL, Dardo Rocha 2188, Martínez. Tel: 0810 444 ABC1

(2221). RNPI: 5349797. Todos los derechos reservados. Prohibida

su reproducción total o parcial. Distribución en interior:DGP,

Alvarado 2118, CABA. Suscripciones: suscripciones@seditores.

com. Sociedad de Editores ABC1 SRL no se hace responsable ni

necesariamente comparte los puntos de vista de los escritores y

columnistas que firman sus notas.

4 Golf Digest | mayo 2019

▶ Bethpage y el trofeo del PGA Championship.

P

robablemente, al momento

en que usted esté leyendo estas

líneas, el PGA Championship

esté aun fresco en el recuerdo

y el U.S. Open ya comience a palparse.

Aunque el debut del renovado calendario

de campeonatos grandes no podría haber

empezado mejor que con la victoria de

Tiger Woods en el Masters, la seguidilla

de fechas relevantes no permite relajarse

prácticamente ni un segundo con los cuatro

eventos más importantes diputados

en solamente 102 días. “Cualquier jugador

que tenga realmente una buena racha en el

momento adecuado puede ganar dos o tres

majors. A menos que su nombre sea Tiger

Woods, dos majors en el mismo año es

algo difícil. Pero sí, sucede. De hecho, ha

ocurrido ocho veces desde el 2000. De esos

ocho, seis de ellos han sido consecutivos

(la temporada 2018 de Brooks Koepka es

una excepción notable)”, dijo Shane Ryan,

de Golf Digest.

Si bien es significativo para el deporte

el beneficio de que los Playoff de la FedEx

Cup ya no compitan con el monstruo que

significa la NFL en el mercado norteamericano,

llegar a digerir la multiplicidad

de torneos grandes en tan poco tiempo

tampoco va a ser simple, pensando que

ahora todo empieza con el Players en la

segunda mitad de marzo y concluye con

The Open a fines de julio. Aunque se puede

intentar ver el vaso medio lleno e incluir

también entre los “platos fuertes” al Tour

Championship y la definición de la FedEx

(que ahora tendrá tres eventos en lugar de

cuatro) a disputarse íntegramente durante

agosto, la brecha de casi nueve meses sin

majors será una dura prueba a superar por

todos los fanáticos del deporte. Sin mencionar

el suspenso extra que genera tener

otra vez a Tiger a la caza de los 18 grandes

del Oso Dorado, la abstinencia de torneos

grandes hará sufrir a más de uno.

En medio de la temporada alta de majors

no queda otra que relajarse y disfrutar,

aunque después de lo que sucedió en Augusta

es imposible imaginar vida entre el

próximo domingo 21 de julio en Royal Portrush

cuando concluya The Open y el jueves

9 de abril cuando inicie el Masters 2020.

Martín D’ Adamo · Editor


Juego

Una golfista, tres drives

Agregue variedad a su juego desde el tee

por nelly korda

mayo 2019 | Golf Digest 5


Juegue su mejor golf

Técnica del Tour

el swing en un plano

mejorará su precisión

▶ tal vez se esté preguntando

qué estoy haciendo aquí (derecha)

y en la primera página de

este artículo. Este es mi ejercicio

de una mano que me ayuda a

sentir el tipo de swing que tengo

que hacer cuando no puedo

darme el lujo de fallar el fairway.

De hecho lo uso como parte de

mi rutina previa al golpe. En un

momento le explicaré cómo hacerlo,

pero antes recuerde que

siempre debe confirmar su alineación

antes de pegar el golpe

de salida. Y me refiero a todo:

pies, caderas, hombros, cara

del palo, etc. Dese a sí mismo la

mejor oportunidad de encontrar

el fairway antes de llevar el palo

hacia atrás asegurándose de que

no esté apuntando de manera

tal que la bola termine en el

rough. A nivel aficionado es un

fundamente olvidado, pero nosotros

en el tour lo controlamos

constantemente.

a vista desde cada tee de salida es diferente,

por lo que cuando tiene un driver en sus

L

manos resulta útil saber cómo jugar más de un

tipo de golpe. Buenas noticias: no necesita ser un pro

para pegar una variedad de golpes. Yo le enseñaré tres,

empezando por el que usted probablemente más le interesa:

el tiro potente. Para lograr algunas yardas de

más con su driver, no tiene que hacer el swing más

fuerte de lo habitual. En cambio, tome el address con

más peso sobre el pie posterior, un 70 por ciento (arriba).

Esto crea una base más sólida para que pueda

mantener el equilibrio y aumentar la posibilidad de

pegarle a la bola con el sweet spot. Este stance también

le permitirá pegarle en subida a la bola, lanzará los drives

más alto con menos backspin y eso crea mayor distancia.

Me gusta la visualización de la bola como

mínimo cerca de mi talón izquierdo. Esto fomenta una

buena extensión para los drives más largos y me hace

sentir que puedo darle duro. Siga leyendo para ver mis

otros dos golpes de salida. —con keely levins

Fotografía por Dom Furore

nelly korda

edad 20

residencia Bradenton, Fla.

historia Clasificó al U.S.

Women’s Open a los 14 y

tiene dos victorias en el LPGA

Tour, incluyendo el Abierto de

Australia en febrero.

▶ ahora es momento del ejercicio

de una mano. Para realizarlo,

agarre el grip solo con la mano

derecha (si es diestro) mientras

mete la parte superior de los

dedos de la mano izquierda

debajo del codo derecho. Manteniendo

el brazo izquierdo

flexionado en un ángulo de 90

grados, haga swings de práctica

con una mano. Llegue al tope

del backswing, luego vuelva un

poco más allá de dónde hubiera

estado la bola. Probablemente

tenga que hacer esto un par de

veces hasta que logre la sensación

del plano por el cual se

están moviendo los brazos.

▶ veo a muchos aficionados haciendo

un lazo con el palo hacia

arriba y alrededor en múltiples

planos y ese es el gran motivo

por el cual no pueden encontrar

el fairway cuando necesitan hacerlo.

¿Por qué? Dificulta mucho

más llevar la cara del palo en

escuadra hacia la bola. Algunas

veces pueden salirse con la suya,

pero no es confiable. Es por eso

por lo que me gusta practicar

este ejercicio antes de llevar el

palo hacia atrás. Me ayuda a

sentir cómo deberían mover el

palo mis brazos durante un buen

swing en plano. Si usted puede

permanecer en plano yendo hacia

atrás y al volver, se dará la mejor

oportunidad para llegar con una

cara en escuadra en el impacto.


“Todo lo que usted necesita son pequeños ajustes para

maniobrar la bola de cualquier manera que desee.”

si quiere que doble, deberá controlarla

▶ Si usted es como casi todos

los golfistas con los que juego,

necesita poder pegar un draw

largo y alto desde el tee. Ese es

el golpe para los diestros que

arranca un poco a la derecha

del objetivo pero toma curva de

vuelta hacia él. Es un vuelo lindo

de ver y tiene mucha utilidad si

puede lograrlo a voluntad. Es mi

golpe habitual en el tour.

▶ Existen muchas maneras de

hacer que la bola agarre draw,

pero sucede por una sola razón:

en el impacto, la cara del palo

está abierta al objetivo, pero cerrada

respecto del recorrido del

swing. Por ende lo primero que

tiene que hacer es asegurarse

de que el recorrido de su swing

venga por adentro de la línea

objetivo en el downswing. Si la

cara del palo está cerrada a este

recorrido pero abierta al objetivo

cuando se encuentra con la

bola, logrará ese draw (derecha).

▶ para ayudarse a volver con

el swing por adentro, prepare el

golpe con la alineación de los

hombros apuntando a la derecha

de la línea objetivo mientras sus

caderas y pies están todavía en

línea con él. Luego haga el swing

a lo largo de la línea de los hombros

y la bola debería salir con

draw. Una nota más: coloque la

bola sobre el tee de manera que

solo la mitad de esta esté por

encima de la parte superior del

driver. Si la coloca más alto correrá

el riesgo de pegar un globo

y perder distancia.

▶ espero que los consejos

para estos tres drives suenen

simples. ¿Por qué querría hacerlos

más difíciles de pegar a

voluntad?

mayo 2019 | Golf Digest 7


La vida en golf

Sr. X

Profesional del tour encubierto

Economía básica

Para contratar caddies de clubes

ada semana en el PGA

C

Tour aparece una discrepancia

relacionada

con dinero. Alguien no recibió el

pago que creía merecer. Muchas

veces algunos caddies que trabajaron

para mí en el pasado me

llamaron para decirme que su

nuevo jefe no les ha pagado en

bastante tiempo y que si podía

interceder por ellos. Los caddies

son una manada desesperada.

Demasiadas veces están tan

contentos de haber conseguido

una bolsa que comienzan a cargarla

sin un acuerdo claro. Dado

lo que hay en juego, es obligación

del jugador dejar las cosas

en claro. Es una conversación de

ocho segundos para decir

“U$1.500 por semana, 5 por

ciento de un corte pasado, 7 por

ciento de un top 10, 10 por ciento

por victoria, recibirás un cheque

a fin de semana”—lo cual,

dicho sea de paso, es el acuerdo

más común. Nunca escuché un

caddie que desestimara un trabajo

porque la oferta fue muy

baja. Los pros tienen todo el poder

para hacer lo correcto. O no.

Yo quedé azorado cuando escuché

que Matt Kuchar le había

pagado al caddie local cinco mil

cuando ganó U$1,29 millones en

México. Yo he cenado con Matt y

lo conozco como un tipo decente

e ingenioso. No voy a criticarlo

más, porque los medios ya lo hicieron

(correctamente, logrando

que Kuchar aumentara la paga a

U$50.000), pero podría agregar

cuán poco sentido común fue

su accionar desde el punto de

vista impositivo. Kooch podría

haberle dado al caddie U$129,000

y pasarlo como un gasto de su

actividad. En vez de cambiarle la

vida a la familia de ese hombre,

un pedazo mucho más grande irá

a parar al gobierno.

Hay un poco más de margen

en la tarifa semanal si es un

evento del Web.com o tengo un

caddie local que no tuvo gastos

por viáticos. Pero creo que esos

porcentajes son sacrosantos.

Un ser humano ha lanzado

su gorra en el ring junto con la

mía. Ha desechado otras oportunidades.

Si bien el trabajo de

caddie no es ciencia molecular,

yo confío en esta persona al

punto de creer que puede influirpotencialmente

en una situación

que podría cambiar mi carrera.

Lo menos que puedo hacer es

permitirle ser parte de la acción.

Amigos incluidos. Si voy a ir a

un destino “vacacional” como

Phoenix o Puerto Rico, suelo

invitar a un amigo a que me lleve

los palos. No le pago una tarifa

semanal, pero le cubro los gastos

de avión, hotel, comida y las

cuentas del bar. Si gano plata,

él recibirá el mismo porcentaje

que si tuviera un caddie tiempo

completo. Mi amigo se tomó una

semana para estar conmigo.

En mi carrera he usado muchos

caddies locales. La mayoría

de los profesionales lo hacen si

no hay más remedio, pero si es

una cancha que no conozco, yo

prefiero tener un muchacho que

ha visto cada putt miles de veces.

El año pasado cuando el Byron

Nelson se trasladó a Trinity

Forest, llamé con anticipación

para reservar un caddie local y

funcionó de maravillas. Creo que

él me ahorró dos golpes, lo cual

se traduce en mucha plata para

mí (y para él) esa semana. Por

supuesto el riesgo es quedarse

clavado con un tipo inaguantable

durante cinco días. Pero si disfrutas

de conocer gente nueva, es

divertido y económico. Conozco

un pro que se propuso hacer eso

durante una temporada y empleó

22 caddies en 22 torneos. Creo

que pagó una base de $600 por

semana y se ahorró casi 20 mil.

Antes de impuestos.

Un caddie de club debe saber

dos cosas: en el tour, los bunkers

tienen que estar rastrillados impecablemente

y el caddie del último

jugador en jugar el putt es el que

repone el asta-bandera. Si ese muchacho

puede hacer esas dos cosas

bien, yo puedo hacer el resto.

Otro elemento que no debe

descartarse es el poder de la

energía contagiosa. Hay dúos de

caddie-jugador en el PGA Tour

que se odian mutuamente, pero

siguen juntos porque funciona a

nivel profesional. Pero cuando a

un caddie de club se le entrega una

pechera con tu nombre en ella,

siempre verás una sonrisa de oreja

a oreja. Están entusiasmados, y me

entusiasman a mí también.

Estén seguros de que el caddie

mexicano de Kuchar era una

fuente de buena onda. No solo

porque estaba emocionado por

estar en la arena del PGA Tour,

sino porque pensó que era parte

del equipo.

—with max adler

Brad Mangin/getty images

8 Golf Digest | mayo 2019


Juegue su mejor golf

Tee a green por Butch Harmon

s muy común que los aficionados

E

tengan un único golpe básico para el

chip y lo usan al margen del lie. Me

gusta eso de mantener las cosas simples en

los chips estándar, pero tiene que adaptarse

a los distintos asientos de bola. Cuando trata

de forzar una técnica, se mete en

problemas.

Veamos dos escenarios comunes del

chipping: la bola en la punta del pasto y la

metida en él. Cuando la bola está como en un

tee, es fácil deslizar el palo por debajo de ella

y pegar una papa. Eso sucede porque cuando

se transfiere hacia adelante en el downswing

está llevando la cabeza de palo hacia abajo.

Atrapa la bola en el tope de la cara del palo.

Para dominar el asiento alto, párese con

un stance angosto, piernas estiradas y ubique

la bola atrasada. Haga un movimiento barredor

con la cabeza del palo, como un putt

largo, girando la parte superior del cuerpo

hacia atrás y a través mientras las muñecas

se mantienen firmes (derecha). La parte inferior

del cuerpo debería quedarse quieta en el

downswing – recuerde, disparar las rodillas

hacia adelante crea demasiado cavado.

Cuando el chip se juega desde el rough

Combine la preparación del golpe y el swing al

asiento de la bola

ponga a punto su juego corto

▶ Acabo de agregar mi cuarta serie de

videos al programa de Golf Digest Schools

y está completamente relacionada con

los tiros alrededor de los greens. Si quiere

ayuda con el chipping, pitching, bunker o el

putting, lo tendrá todo en estas clases. Le

enseñaré las claves del juego corto que les

enseño a mis alumnos del tour – y algunas

que aprendí viéndolos a ellos. Conozca

más sobre mi nueva serie y todo el gran

contenido de la videoteca de Golf Digest

Schools en golfdigest.com/allaccess.

Cuando la bola está metida, necesita

cavar para hacer saltar la bola del pasto

grueso. Tome un stance un poco más ancho

y coloque la bola más al medio. En el backswing,

quiebre las muñecas abruptamente

para establecer un ángulo más empinado

hacia la bola (izquierda). Eso le permitirá

atrapar la bola lo más limpiamente posible –

algo que no es problema cuando la bola está

en la punta del pasto. Al volver, transfiera

las rodillas hacia adelante,

incrementando el ángulo

de bajada hacia el golpe.

Extienda los brazos hacia

abajo y a través y no se preocupe

por hacer demasiado

follow-through.

Dos asientos muy diferentes,

dos técnicas muy

diferentes. Les parecerán

fáciles de usar.

—con peter morrice

butch harmon tiene su base

en Rio Secco Golf Club.

ron barrett

10 Golf Digest | mayo 2019

Fotografía por J.D. Cuban


Juegue su mejor golf

Secuencia del swing

A PRENSA DE PALM

L

Beach lo llamó el

“campeón sin nombre”

luego de que ganara el

Honda Classic a principios de

marzo, pero Keith Mitchell y

su driver se han vuelto rápidamente

cantidades conocidas

en el PGA Tour. El

jugador de Chattanooga puede

rostizar una bola de golf y

lideró al tour en velocidad del

swing en 2018 (200 kilómetros

por hora). Cameron

Champ es ahora el hombre

más rápido en el golf profesional

con 206 kph, pero Mitchell

sigue estando

considerablemente por arriba

del promedio del tour de

180,8 kph.

“Tiene una ventaja considerable

al pegarle a la bola

tan largo como lo hace”, dice

su profesor de hace tiempo,

Chan Reeves, director de

instrucción en el Atlanta

Athletic Club. “Ahora que

otras partes de su juego están

entrando en forma, la ventaja

de esa longitud realmente lo

va a ayudar”.

Si bien Mitchell siempre

ha sido largo desde el tee, él

dice que las cosas realmente

empezaron a salir bien cuan-

Keith Mitchell

Darle un nuevo significado

al término fade potente

UN GRAN COMIENZO

Mirando estas fotos

tomadas la semana de

la victoria de Mitchell

en el Honda Classic, su

profesor Chan Reeves

verifica de inmediato

la sacada hacia atrás.

“Queremos que el palo

salga inicialmente en

línea con el objetivo

y luego vaya hacia

adentro”, dice Reeves.

“Si sus brazos se alejan

del cuerpo, pegará fades

débiles”.

MOVIÉNDOSE HACIA

ARRIBA

A Reeves le gusta que

Mitchell no esté quebrando

el palo hacia arriba demasiado

temprano. “Aquí el

palo quiebra solo”, agrega

Reeves. “Es el efecto de

crear tanta amplitud en el

arco del swing al ir hacia

atrás. La amplia sacada

hacia atrás es un gran motivo

por el cual puede hacer

el swing tan rápido. Le está

dando al palo mucho espacio

para acumular.

GIRAR TODO JUNTO

Mitchell no teme a crear

más torsión en el backswing

al permitir que

sus caderas giren con su

tronco. “Pero no se está

desplazando, alejándose de

la bola – esa es la clave”,

advierte Reeves. “Está completamente

rotado, pero

sigue estando bastante

quieto desde la cintura

hacia abajo y muy estable.

Todos los golfistas podrían

beneficiarse con un movimiento

estable como este”.

12 Golf Digest | may 2019


do pasó a un fade potente,

controlado en gran medida

por una fuerte rotación del

torso en el downswing.

“Me preocupaba que no

llegara tan lejos como una

bola recta o un draw”, dice.

“Ya no me preocupa”.

—Ron kaspriske

“Si bien le estoy pegando con fade,

la velocidad de la bola en torneos

es de 299,2 kilómetros por hora”.

ARRANQUE SUS

MOTORES

La transición hacia el

downswing debería ser

poderosa, pero a Reeves

le gusta ver que se acumule

la velocidad de la

cabeza del palo y que culmine

a través del impacto.

“Yo siento que estoy

haciendo el swing a 97

por ciento de mi máximo”,

dice Mitchell. Eso está

bien, dice Reeves, “si el 97

por ciento está en la base

del swing – no en el tope”.

MANOS QUIETAS

Hay muy poco movimiento

de las manos en

el swing de Mitchell, dice

Reeves. “Sus brazos mantienen

el ritmo del cuerpo,

pero no está tratando de

halar del palo hacia la

bola”. Mitchell dice que

siente que sus manos

están “cayendo naturalmente”

cuando pega un

gran drive. “Cuento con

mis músculos grandes, y

no mis manos, para dar

velocidad”.

FADE DE MÁS DE 300

Salvo que haya un viento

fuerte en contra, Mitchell

dice que juega a volar

bunkers que estén a

310 yardas del tee. Pega

fade al rotar el torso con

fuerza en el downswing

mientras mantiene inclinada

la columna. La

rápida rotación hace que

sea casi imposible que el

palo se mueva más rápido

que el cuerpo, dejándolo

levemente abierto al recorrido

en el impacto.

IMAGEN ESPEJO

Un hito del swing de

Mitchell es que el palo

se mueve alrededor de

su cuerpo igualmente

en plano durante el backswing

y el follow-through,

aclara Reeves. “Estamos

trabajando constantemente

en esto. También

me gusta cómo han girado

sus hombros a medida

que termina. Si su torso

sigue moviéndose, puede

apostar que termina

reventándola”.

PERFIL

keith mitchell

27 / 1,85 / 83 kilos

St. Simons Island, Ga.

driver

Mizuno ST190

(9,5 grados)

pelota

Titleist Pro V1

Fotografías por J.D. Cuban


Juegue su mejor golf

Deme una cosa

Tómelo con calma

Evite el rebote negativo post-birdie

por corey lundberg

E

xiste una estadística

registrada en el PGA

Tour conocida como

rebote. Es el porcentaje de veces

que un jugador que hace

bogey o peor en un hoyo lo remata

con un birdie o mejor en

el siguiente. ¿Una estadística

genial, no? En 2018 el mejor en

lograr ese rebote fue Dustin Johnson.

Lo logró casi el 30 por

ciento de las veces.

Desafortunadamente los

golfistas aficionados están más

aptos para hacer lo contrario.

¿Cuántas veces hizo birdie en

un hoyo y luego anotó un doble

bogey, un siete o incluso un

muñeco de nieve en el siguiente?

Tengo un nombre para este

fenómeno, pero prefiero no repetirlo

aquí. Vamos a llamarlo

CPB. Si usted tiende a rematar

un juego excelente con un hoyo

(¡u hoyos!) desperdiciado, tal

vez piense que es solo una coincidencia

o que tuvo mala suerte.

Pero yo creo que por lo general

sucede por dos motivos.

Para algunos golfistas, un

birdie altera su personalidad. Se

vuelven presumidos y tratan de

jugar el hoyo siguiente como si

de repente hubieran desarrollado

un conjunto de habilidades

elevadas. No han pegado un

draw desde el tee en años, pero

ahora apuntan como si el agua

sobre la derecha no fuera un

problema. La bandera está escondida

detrás del bunker más

profundo del estado, pero ellos

le tiran igual.

Otros golfistas se paralizan.

Un birdie puede ser un premio

tan poco frecuente que quieren

protegerlo. Su juego se vuelve ultra

cauteloso. Manipulan los golpes,

lo cual lleva a grandes fallas.

Tratan de arrimar sus putts y la

bola queda muy corta. El pensamiento

conservador también

infecta a los mejores jugadores,

en especial si el birdie los pone

en posición de entregar un buen

score si tan solo “pudieran jugar

en par” el resto de los hoyos o

evitar los doble bogeys.

Dibujar un círculo en la tarjeta

de score es un logro que

cualquier golfista debería sentirse

orgulloso, pero debe recordar

la ley de los promedios

si quiere evitar un desastre en

el próximo hoyo. Recuerde que

el birdie representa la parte alta

de su potencial. ¿Ha visto esos

comerciales de bancos de inversión

donde dicen que el rendimiento

pasado no garantiza

resultados futuros? Recuerde

eso después de hacer un birdie.

El golpe que está a punto

de pegar y el score que está por

anotar, son muy probablemente

el promedio. Ese no es un insulto.

Es solo matemática. Y si

planifica eso, no caerá víctima

de jugar demasiado altanera o

conservadoramente tampoco.

Pregúntese, ¿cómo jugaría este

hoyo si viniera de una seguidilla

de hoyos en los que anoté

mi score habitual? Replantear

su perspectiva en esta forma lo

ayudará a evitar la CPB.

—con ron kaspriske

corey lundberg es uno de los

mejores instructores jóvenes de

Golf Digest. Tiene su base en Altus

Performance en Dallas.

hulton archive/getty images

14 Golf Digest | mayo 2019


Juegue su mejor golf

GD Schools

VAYA DE CERRADO A ABIERTO

▶ Aquí estoy demostrando cómo mi mano

derecha debería moverse en el movimiento

hacia atrás y a través (abajo). Estoy exagerando

este patrón para que pueda ver

que la palma apunta hacia abajo, cerrando

la cara del palo en el movimiento hacia

atrás. Luego apunta hacia el cielo en el

golpe a través, permitiendo que la cara se

abra. Esto es crucial para mantener la cara

en escuadra a la línea del putt el mayor

tiempo posible. Entrene este movimiento

antes de sostener el putter, luego repita

esta sensación cuando juegue el putt. Este

movimiento de las manos debería ser leve

y pausado – no considerable y brusco.

Entrenamiento con las manos

Es la clave para un putting

espectacular

por mario guerra

i quiere mejorar el putting, tome ventaja de sus manos.

Lo sé, lo sé. Probablemente le hayan dicho que deje

S

quietas las manos en el golpe. Pero eso no tiene sentido.

Ha estado entrenando sus manos para desarrollar movimientos

coordinados y precisos incluso antes de empezar a caminar, ¿entonces

por qué no permitirles que lo ayuden en el putt? Le explicaré

cómo en un momento, pero primero tiene que entender que

un excelente juego sobre el green depende de controlar la cara del

putter. Si puede mantenerla encuadrada al objetivo por más tiempo,

podrá hacer rodar la bola mucho más. Comience por colocarse

detrás de la bola e identificar la línea (arriba). Visualice la bola

rodando en esa línea hacia el hoyo y luego trace esa línea de vuelta

hacia donde está la bola. Una vez que haga eso, es momento de

realizar el nuevo golpe con las manos. Siga leyendo para conocer

mi consejo y cómo hacerlo. —con ron kaspriske

16 Golf Digest | mayo 2019


“Los mejores jugadores de putter tienen movimientos

fluidos hacia atrás y follow-throughs cortos”.

CONVIÉRTASE EN UN NAVEGADOR DE PUTT

PÉGUELE EN EL

CENTRO

▶ Parece una tarea

bastante fácil:

pegue cada putt

en el centro de la

cara del palo. Pero

un contacto pobre

causa muchos

putts fallados. Una

gran manera de entrenar

para pegarle

en el medio es

envolviendo bandas

elásticas alrededor

de la cabeza del

palo para que solo

pueda verse el

sweet spot (izquierda).

Cada vez que

practique, recibirá

un feedback de en

qué parte de la cara

impactó la bola.

▶ Este dispositivo agregado a mi putter se llama Navigator (abajo, izquierda).

Le enseña a mantener la cara del putter en escuadra al objetivo por más

tiempo. También puede atar un marcador al putter para lograr el mismo efecto

(abajo, derecha). Aquí estoy jugando el putt, tratando de mantener el Navigator

por encima de la regla, lo cual significa que la cara del putter está en escuadra

a mi línea – la regla. Para lograrlo, tengo que quitarle loft al putter en

el movimiento hacia atrás y aumentar el loft en el golpe a través. Estoy entrenando

mis manos para que realicen una leve torsión para conseguirlo. Esto va

a transmitirle mucha energía a la bola – clave para que llegue al hoyo y evitar

los yips (más de esto a la derecha).

POR QUÉ LOS GOLFISTAS SUFREN LOS YIPS

▶ Si usted agrega una explosión de energía al golpe

justo antes de que la cabeza del putter llegue al a bola,

está jugando como si tuviera los yips. La explosión

es el resultado de hacer un movimiento hacia atrás

demasiado corto y sabiendo inconscientemente que

no tiene suficiente potencia en el swing para llegar

al hoyo. Los mejores jugadores de putt hacen lo contrario.

Tienen un movimiento fluido hacia atrás y un

follow-through corto – aún en los putts largos. Así que

para evitar los yips, trate de jugar el putt de este modo

y asegúrese de mantener la cara en escuadra a la línea

de partida luego del impacto. De hecho, aguante el finish,

observando cómo va moviéndose la bola (arriba).

Mírela durante un tiempo suficiente y probablemente la

verá entrar.

mario guerra, uno de los instructores jóvenes de Golf

Digest, es director de golf en el Quaker Ridge G.C., en

Scarsdale, N.Y.

si le gustan estos atajos del putting, le encantará esto

▶ Probablemente le hayan dicho varias veces que trabajar en su juego corto es la clave

para bajar sus scores. Pero no quiere desperdiciar el tiempo trabajando en cosas

incorrectas, ¿no es así? En mi serie de videos de Golf Digest Schools “Short-Game

Shortcuts” le mostraré exactamente en qué enfocarse - ¡y son solo cinco golpes! Para ver

esta serie y docenas más, ingrese a golfdigest.com/allaccess.

Fotografías por Chris Shonting


Juegue su mejor golf

Probado por Golf Digest

¡Saque el asta-bandera!

En los putts, la bandera perjudica más de lo que ayuda

por tom mase, ph.d.

na regla nueva de este año que le permite a los

U

golfistas dejar puesta la bandera mientras juegan

el putt sin incurrir en penalidad está generando un

debate serio entre los pros y los aficionados. La USGA realizó

el cambio para ayudar a acelerar el ritmo de juego, pero

algunos de los jugadores del tour están dejando la bandera

puesta porque creen que los ayuda a embocar más putts. ¿Es

cierto esto? Los oficiales de la USGA dicen que la nueva regla

“no se basó en investigaciones sino en cómo se juega el golf”.

Entonces Golf Digest me pidió si podía ayudarlos a aclarar un

poco el tema. Usando los equipos de golf de la Universidad

Estatal Politécnica de California, más una cantidad de físicos,

ingenieros y estadísticas, analicé metódicamente cómo

la bola impactada por el putter interactúa con el asta-bandera.

Al cabo de numerosas pruebas con golfistas verdaderos,

máquinas y múltiples tipos de astas, los datos son claros:

dejar puesta el asta-bandera perjudica las chances de embocar

un putt mucho más de lo que ayuda a embocar putts

que no hubieran entrado. Solo en la más extraña de las circunstancias

el asta-bandera va a “atrapar” un putt fallado y

hacerlo entrar dentro del hoyo. Hasta el jugador de putt más

calificado – dadas las desviaciones estándar – va a acertar

el centro del asta-bandera solo 27,6 por ciento de las veces.

Para el 72,4 por ciento restante, el golfista no va a pegarle a la

bandera en el mero centro y es siempre una desventaja para

embocar putts en estas instancias. —con mike stachura

LA METODOLOGÍA

▶ Las pruebas involucraron

a golfistas universitarios

y al dispositivo de

entrenamiento Perfect

Putter en las instalaciones

de práctica del equipo de

golf de Cal Poly en la Dairy

Creek Golf Course. Usando

el Perfect Putter los putts

rodaron con impactos en

el centro y fuera del centro

y a múltiples velocidades

que terminaron a 1 metro,

2 metros y hasta 3 metros

pasados del hoyo. Todos los

escenarios fueron probados

en vueltas aleatorias de 30

putts cada una.

LOS NÚMEROS

▶ En los putts que rodaban

un metro más allá del hoyo,

los putts alineados al centro

del asta-bandera o un poco

fuera del centro entraron

todas las veces – con o sin

la bandera. En los putts que

rodaban 2 metros pasado

el hoyo y alineados para

impactar el asta-bandera

fuera del centro, 90 por

ciento de los putts entraron

con el asta-bandera sacada.

Solo 45 por ciento entraron

con la bandera puesta.

tom mase, miembro del panel técnico de Golf Digest, es

profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Estatal

Politécnica de California. Ha pasado más de 30 años en

desarrollo e investigación de golf. Fue co-capitán del equipo

de golf de Michigan State en 1980.

20 Golf Digest | mayo 2019


“Solo en la más extraña de las circunstancias el

asta-bandera va a “atrapar” un putt fallado y hacerlo entrar”.

PUTTS RECTOS

FACTOR TRES PUTTS

LA SOLUCIÓN 99.9967%

▶ Con o sin el asta-bandera, todos

los putts que iban al mero centro

entraban, incluso a velocidades

que rodaban casi tres metros

más allá del hoyo. A tres o cuatro

metros más allá del hoyo, casi

todos los putts fallaron sin un

asta-bandera puesta. Casi todos

fueron embocados con la bandera

puesta (fibra de vidrio, estrecha).

▶ Mantener la bandera puesta

ayuda a evitar los tres putts. El

asta-bandera mata gran parte de

la velocidad de un putt pegado

demasiado fuerte, incluso un

manotazo. Eso deja un segundo

putt más corto – suponiendo que

el putt impacte el asta de media

pulgada de ancho.

LA LÓGICA DE BRYSON

▶ Bryson DeChambeau ha sido

un defensor del putt con el astabandera

puesta cuando dice: “no

he estudiado todas las variables

de este informe, pero aquí estoy

haciendo esto y sé que funciona.

Tuve un putt en Dubái que iba

a pasarse al menos un metro

y medio del hoyo y no hubiese

entrado si no hubiera tenido el

asta-bandera puesta en la taza.

Hay algo más que la geometría.

Está el aspecto visual. Le

permite a uno ver el objetivo.

Hay momentos en los que ayuda

dejar puesta la bandera y sé que

es más del 0,0033 por ciento”.

▶ Basándose en la probabilidad

y los cálculos de desviación

estándar y en las estadísticas del

PGA Tour, los mejores jugadores

del tour pegarían el medio del

asta-bandera desde los 7 a los 8

metros alrededor de un 3,3 por

ciento de las veces. Si supone

que los mejores profesionales

rara vez harían rodar su primer

putt tres metros pasado el hoyo

– tal vez una vez en mil – eso

haría que dejar puesta el astabandera

fuera beneficioso solo

0,0033 por ciento en todos los

putts entre 7 y 8 metros. Y eso

en el caso de los mejores pros.

Para un aficionado típico, esos

porcentajes son mucho peores.

CONSEJO VENTOSO

▶ Con fuertes vientos, el

asta-bandera puede doblarse

creando más espacio en una

mitad del hoyo y menos en la

otra mitad. En las pruebas ese

cambio abrió un lado del hoyo

un octavo de pulgada – o el

tamaño del hoyuelo de una bola

de golf. Parece inconsecuente

comparado con solo sacar la

bandera, que deja expuesto todo

el hoyo.

DIFERENTES PALOS, MISMO EFECTO

▶ Los putts que rodaban apenas fuera del

centro y dos metros pasado el hoyo fueron

probados con tres astas: fibra de vidrio (la más

utilizada en el PGA Tour), aluminio afinado hacia

las puntas y aluminio de múltiples diámetros.

Todas medían aproximadamente media pulgada

de diámetro al nivel del green. La más liviana,

la de fibra de vidrio, tuvo la menor cantidad de

resultados negativos con 61 por ciento de putts

embocados, seguida de la de diámetro múltiple

(38 por ciento) y luego la que se afinaba en las

puntas (36 por ciento). Todas fueron peores que

jugar sin bandera (90 por ciento).

¿AYUDA VISUAL O DISTRACCIÓN?

▶ ¿Dejar el asta-bandera puesta brinda un

beneficio visual? Los expertos en visión

deportiva creen que sí, pero una prueba con

jugadores de elite no fue concluyente. Un

grupo de 36 golfistas universitarios de elite

jugaron putts de 8 metros hacia hoyos con

el asta-bandera puesta y sacada. En ambas

situaciones el putt promedio terminó a unos

80 centímetros del hoyo. Otro punto para

tener en cuenta: debido a que jugar el putt

con el asta-bandera puesta es distinto, su

presencia puede distraer física y mentalmente

su rutina previa al golpe.

UN PUNTO FINAL

▶ Estos datos van en contra de

dejar puesta el asta-bandera.

Una razón más: sacar la bola

luego de embocar un putt con

el asta-bandera puesta también

ocasionó daños al hoyo.

Ilustraciones por Todd Detwiler


Juegue su mejor golf

El lado inicial por Michael Breed

nuestras mejores

clases, en cualquier

momento, en

cualquier lugar

Péguele nítido a sus maderas de fairway

Para conseguir más altura, deje de tratar

de alzarla

l tema con el juego de

E

las maderas de fairway

desde el pasto es que la

mayoría de los golfistas sienten

que tienen que tratar de alzarlas

hacia el aire. Miran hacia abajo y

no ven mucho loft en la cara del

palo, saben que tienen que lanzar

la bola a lo alto, entonces

¿qué hacen? Los errores clásicos

son ubicar la bola frente a los dedos

del pie de adelante y aguantar

el swing en el downswing

para tratar de alzar la bola. Ambos

son matadores.

Vamos a darle un plan claro

para usar estos palos. Comienza

con la posición de la bola. Sí,

tiene un palo largo en sus manos,

por lo que tiene que ubicar

la bola más adelantada – pero

no demasiado. Asegúrese de

que esté al menos un par de

centímetros por dentro del pie

delantero.

Luego, para poder ejecutar

un buen golpe, tenemos que

mirar su backswing. Resista la

tentación de alzar los brazos directamente

hacia arriba. Necesita

algo de amplitud en el arco

del swing, entonces enfóquese

en extender las manos alejándolas

del objetivo. Y no solo el

brazo de adelante; sienta que el

brazo posterior se estira hacia

atrás. Esta amplitud lo ayudará

más tarde.

Finalmente tiene que confiar

en que tiene suficiente loft para

producir la trayectoria que

busca - ¡y la tiene! Mantenga el

pecho apuntando hacia abajo

hacia la bola a través del impacto

(arriba). No eleve el pecho ni

lo incline alejándolo del objetivo

porque no podrá pegarle sólido

a la bola. Con el pecho mirando

hacia abajo y el palo llegando de

manera chata, atrapará la bola y

cepillará el césped luego del impacto.

Es así como se pega nítido

a una madera de fairway.

—with peter morrice

michael breed es Instructor digital

en jefe de Golf Digest.

▶ La primavera pasada,

lanzamos Golf Digest

Schools, un servicio de

suscripción a videos

diseñado para ayudarlo

a jugar mejor al golf.

Hemos trabajado para

que se parezca a todo

lo que le gusta de las

clases de Golf Digest –

en programas de video

estilo curricular. Estos no

son video consejos; son

clases desarrolladas por

los mejores profesores

de golf. Hemos agregado

muchísimos programas

de Butch Harmon, David

Leadbetter, Hank Haney

y decenas más. El mejor

consejo para el drive,

juego con los hierros, estrategia

de cancha, hasta

acondicionamiento físico

específico para el golf.

Únase y tendrá todas las

herramientas a su alcance

– en su celular – para tener

su mejor año. Conozca

más sobre Golf Digest

Schools en golfdigest.

com/allaccess.

ron barrett

22 Golf Digest | mayo 2019 Fotografía por Walter Iooss Jr.


Juegue su mejor golf

Hot List

Evaluamos 65 bolas en tres categorías.

▶ Tal vez usted piense

que las bolas de

golf son como los

chicles bolita – distintos

aspectos pero

un único sabor. Esa

puede ser la razón

por la cual Golf

Datatech dice que

solo uno de cada

siete golfistas juega

la misma marca en

cada vuelta – y ni

hablar del mismo

modelo. Es hora de

comprometerse más

con su elección. Para

aislarlo de la lógica

del chicle bola, le

presentamos la Hot

List 2019 Bolas de

Golf. Calificamos los

productos en base

a cuatro criterios

(desempeño, innovación,

sensación

y demanda) y llevamos

a cabo pruebas

con jugadores en

el Marriott Grande

Vista Resort en Orlando.

Nuestro proceso

incluye swings

completos y muchos

golpes de juego corto.

El suyo también debería.

▶ Evaluamos

65 productos en tres

precios: más de U$35,

U$26-$35 y U$25 o

menos (precios USA).

Nosotros creemos

que las mejores

bolas cuestan más

porque sus diseños

no vacilan desde el

tee al green. Aun

así, los otros precios

ofrecen elecciones

que podrían satisfacer

lo que su juego

Finish

What You

Started

A simple

way to stop

steering it

requiere. ▶ Entonces

repase estas 30

ganadoras con un

pensamiento: ¿me

ayudará esta bola a

ejecutar todos los

golpes que necesito?

Puede ser una

pregunta multiple

choice, pero no

debería tener múltiples

opciones. ▶

Hot List

2019 Bolas

de golf

Comprométase

con

una única

bola de golf

y su score

se lo agradecerá

por mike stachura y

e. michael johnson

24 Golf Digest | mayo 2019 Fotografías por Nathaniel Welch


▶ MÁS DE $35

Hot List

Juegue su mejor golf

¿Cuál modelo lo ayudará a ejecutar todos los

golpes que necesita?

bridgestone

tour b

x/xs/rx/rxs

callaway

chrome soft

con chrome soft x

callaway

erc soft

mizuno

rb tour

con rb tour x

srixon

z-star

con z-star xv

$45 ▶ Las X y XS son para

los buenos jugadores que no

fallan seguido. Para el resto

de nosotros que necesitamos

una baja compresión para

ayudar a nuestros swings de

velocidad promedio, están las

RX y RXS. La X más firme y la

RX más blanda promueven

menos curva en los golpes

con el driver. Las XS y RXS

ofrecen una sensación más

blanda y el mayor efecto

alrededor del green.

$45 ▶ El grafeno de nano

sustancias fortalece un

núcleo delgado exterior que

recubre un núcleo interno

suave y más grande. El núcleo

interno ofrece menor

efecto y un lanzamiento

alto en tiros largos. El núcleo

externo firme aumenta

la energía y ayuda a pellizcar

la cobertura suave para

el efecto en tiros cortos.

Los swings rápidos preferirán

la versión X.

$40 ▶ nueva El núcleo

doble usa la misma nano

partícula de Premio Nobel

usada en la Chrome Soft.

Eso fortalece el núcleo externo,

permitiendo que el núcleo

interno más grande cree

distancia mediante un menor

efecto en el driver. Una cobertura

híbrida proporciona

más efecto en los tiros cortos

comparado con las bolas

de distancia típicas, y tres

líneas enfocan su puntería.

$43 ▶ nueva Doce años de

pruebas en túneles de viento

dieron como resultado un

diseño de hoyuelos en forma

de cono. La forma tiene

más puntos de superficie,

lo cual brinda un flujo de

aire más eficiente para una

mejor distancia. La RB Tour

reduce el efecto en swings

con un ángulo de ataque

descendente. La X favorece

a los swings rápidos con un

ángulo de ataque en subida.

$40 ▶ nueva La XV más

firme y de dos núcleos y

la Z-Star estándar tienen

núcleos graduales y una

funda más resistente para

conseguir mayor distancia

en el juego largo. La

cobertura delgada sigue

brindando un efecto óptimo

gracias a una súper

molécula en el revestimiento

de uretano que se

agarra mejor a las ranuras

de sus wedges.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★


rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★

taylormade

tp5

con tp5x

titleist

avx

titleist

pro v1

con pro v1x

volvik

s3

with s4

wilson staff

fg tour

$45 ▶ nueva Estas bolas

de cinco capas tienen un

nuevo material en la funda

que está diseñado para

aumentar la velocidad de

la bola. ¿Cómo funciona?

El material es más duro y

durable por lo que cuando

se comprime la bola con el

driver o los hierros largos,

la bola regresa a su forma

y sale despedida de la cara

con mayor velocidad.

$48 ▶ La alternativa de

baja compresión dentro

de la línea multicapa y de

cobertura de uretano de

Titleist combina una nueva

cobertura de uretano con

una funda flexible. Esos

dos elementos trabajan

con el núcleo para brindar

efecto alrededor del green

en los tiros cortos y velocidad

de la bola con el driver

y los hierros medios.

$48 ▶ nueva Los cambios

a la más vendida en golf

pueden parecer pequeños,

pero el efecto en la distancia

es grande. Reducir la cobertura

en 0,005 pulgadas

y agregando una funda más

gruesa aumentan la velocidad

la bola con el driver y los

hierros. Como de costumbre,

la X volará más alto, tendrá

más efecto y se sentirá más

firme que la Pro V1 estándar.

$50 ▶ nueva Estas dos

bolas usan bismuto mezclado

en el núcleo para

agregar densidad y poder

transferir mejor la energía.

La S4 tiene una compresión

más firme y está diseñada

para velocidades de swing

de más de 168 kilómetros

por hora. La S3 levemente

más suave apunta a quienes

hacen el swing entre 152 y

176 kilómetros por hora.

$45 ▶ nueva El núcleo

firme de este diseño de

cuatro piezas está rodeado

de dos fundas firmes, pero

una cobertura de uretano

extra blando brinda un

efecto relativamente más

alto en todos los palos incluyendo

el driver. Esto da

como resultado un vuelo

de bola más maniobrable

desde el tee y una bola con

alto efecto hacia el green.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★

★ ★

mayo 2019 | Golf Digest 25


Juegue su mejor golf

▶ DE $26 A $35

Hot List

Probamos cada bola con swings enteros y

muchos golpes de juego corto.

bridgestone

e12 soft

oncore

elixr

snell

mtb black

srixon

q-star tour

taylormade

project (a)

$30 ▶ nueva Al núcleo

se lo suele llamar “el

motor”. ¿Pero qué pasaría

si tuviera dos motores?

Así encaró Bridgestone

este modelo. Una nueva

funda usa un compuesto

que produce una unión

más cohesiva entre el

núcleo y la cobertura la

cual ayuda a llevar más

energía hacia el impacto

en una bola con baja

compresión.

$35 ▶ nueva La química

de una bola de golf es

como cocinar – agregar

distintos ingredientes altera

el producto final. En esta

instancia, un núcleo compuesto

combina con una

nueva funda infusionada

con partículas de alta densidad

para aumentar la distribución

del peso perimetral.

Eso eleva la estabilidad de

la bola para controlarla

mejor en el viento.

$33 ▶ Una bola directa al

consumidor con un pedigrí

fuerte (el fundador Dean

Snell tiene su nombre en

la patente de la Pro V1), la

MTB Black es una bola de

tres piezas con una cobertura

de uretano fundido

que produce agarre alrededor

del green. El patrón

de los hoyuelos brinda

una elevación y un arrastre

bajos para evitar que los

golpes floten en el viento.

$30 ▶ nueva Los swings

de velocidad promedio suelen

beneficiarse con una bola

de cobertura de uretano y un

núcleo interno blando. Eso

es así porque el núcleo blando

es más fácil de comprimir

para lograr un efecto bajo y

un vuelo alto desde el tee, y

la cobertura estilo del tour

(es virtualmente igual a los

modelos más caros Z-Star

de la compañía) proporciona

agarre alrededor del green.

$35 ▶ Para lograr distancia

con el driver y una sensación

suave alrededor de los

greens, más de dos capas

ayudan. En el caso de la

Project (a), son tres: un núcleo

blando y grande combina

con una funda firme

para aumentar la velocidad

y mitigar el efecto en los

tiros largos. La cobertura de

uretano le brinda a esta bola

estilo del tour un buen agarre

en los tiros más cortos.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½


rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½


rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ½

titleist

tour soft

vice

pro

c/ pro plus/pro soft

wilson staff

duo professional

maxfli

tour

con tour x

pearl

pure pro

con pure pro x

$35 ▶ Los consumidores

quieren distancia sin

sacrificar la sensación

e idealmente sin gastar

U$50 la docena cuando

pierden un par de tubos

por vuelta. Titleist tilda

esas alternativas con este

diseño de núcleo grande

(el más grande entre las

bolas Titleist) y de cobertura

delgada. La cobertura

está hecha con una

combinación de cuatro

ionómeros y polímeros.

$35 ▶ nueva La Pro de tres

piezas tiene una compresión

más alta para aumentar la

velocidad de la bola. La Pro

Plus de cuatro piezas es

para los que hacen el swing

más rápido y la Pro Soft de

tres piezas y acabado mate

tiene una compresión más

baja para los swings de velocidades

moderadas. Una fórmula

nueva en la cobertura

está diseñada para reducir la

decoloración y el raspado

en todos los modelos.

$35 ▶ nueva Esta no es

meramente una actualización

sino una renovación

de la versión anterior. El

foco sobre la sensación

suave sigue allí, pero

entre las mejoras está

una nueva cobertura de

uretano que es un 40 por

ciento más delgada que

su antecesora, creando un

mayor efecto en el juego

corto cuando se interactúa

con la sección de la

funda más firme

$35 ▶ nueva La Tour

(tres piezas) y la Tour X

(cuatro piezas) tienen

una fabricación de capas

múltiples con coberturas

de uretano. El enfoque

aquí está en el centro

de gravedad. Luego de

ubicar el CG, se le aplica

la estampa lateral: la

idea es que colocando la

línea con el CG mirando

hacia el objetivo lleva

a golpes de salida más

consistentes.

$32 ▶ nueva Otra opción de

venta exclusiva online, la Pure

Pro X es una bola de cuatro

piezas con una funda externa

firme para incrementar la velocidad

de la bola y un efecto

más bajo para darle potencia

a los golpes de salida en una

trayectoria más chata. La

Pure Pro de tres piezas se

siente más suave y tiene un

efecto más alto en los golpes

de aproximación para

que los golfistas promedio

puedan agarrar más greens.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demand

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★


rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★


26 Golf Digest | mayo 2019


▶ $25 Y MENOS

Hot List Juegue su mejor golf

Solo uno de cada siete golfistas juega la misma

marca en cada vuelta.

callaway

supersoft

callaway

supersoft magna

srixon

q-star

srixon

soft feel

taylormade

project (s)

$23 ▶ nueva La actualización

de la bola de dos

piezas y baja compresión

de Callaway está enfocada

en mejorar la distancia mediante

la revisión del patrón

hexagonal de los hoyuelos

de esta para así lograr un

mejor rendimiento a tasas

de bajo efecto. Ofrecida en

seis colores, una cobertura

más blanda aumenta la

sensación y aumenta el

efecto alrededor del green.

$23 ▶ nueva La Magna

es 3 por ciento más

grande que las bolas estándar.

Esto significa que

su centro de gravedad

(CG) es más alto que en

las bolas estándar y más

alto con relación al CG del

palo. Eso hace que elevar

la bola sea más fácil. Un

patrón especial en la superficie

está en sintonía

con el área transversal

más grande de la bola.

$25 ▶ Esta bola de dos

piezas tiene una compresión

blanda de nivel medio que

está diseñada para maximizar

el rendimiento de los

golfistas promedio. La baja

compresión ayuda a que

los golpes de salida tengan

menos efecto para brindar

mayor distancia y precisión.

También tiene el mismo

patrón de hoyuelos de las

bolas del tour de la compañía

para mayor distancia.

$20 ▶ nueva Esta bola de

menor compresión encara la

distancia rindiendo honor a

su nombre, pero los ingenieros

tuvieron cuidado de no

hacerla demasiado blanda.

¿Por qué? La compresión

de nivel medio ofrece una

sensación suave y un efecto

bajo y a la vez retiene la

transferencia de energía para

conseguir una distancia óptima

mediante el patrón de

hoyuelos de la bola del tour.

$25 ▶ Este modelo de tres

piezas enfatiza la sensación

suave gracias a un núcleo

de goma de compresión

más baja, una funda flexible

y una cobertura de

ionómero resistente. La

cobertura genera más velocidad

en los golpes con

el driver que si fuera de

uretano, pero ofrece una

sensación más suave que

muchas bolas con cobertura

de ionómero.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ½

titleist

dt trusoft

top-flite

gamer urethane

wilson staff

duo soft

cut

blue

oncore

avant 55

$22 ▶ El foco sobre la

suavidad comienza con

un núcleo más grande

en este modelo de dos

piezas, la más suave de la

línea de Titleist. El tamaño

brinda energía para darle

más velocidad a la bola y

la baja compresión mejora

la sensación y reduce el

efecto con el driver. La

cobertura flexible le da

más agarre a los tiros

cortos.

$20 ▶ Este modelo de

tres piezas proporciona los

efectos de agarre de una

cobertura de uretano para

un efecto más alto con los

wedges en una categoría de

precio bajo. Los beneficios de

un diseño de una funda firme

que ayuda a limitar el efecto

del driver para mayor distancia.

Cada hoyuelo dentro de

un hoyuelo crea un flujo de

aire más compacto para que

el vuelo sea más prolongado.

$22 ▶ El líder en la compresión

más baja (29), esta

bola de dos piezas usa

su sensación suave para

reducir el efecto y lograr

una distancia máxima. El

núcleo ultra grande brinda

energía para conseguir

todavía más distancia y la

cobertura firme aumenta

la transferencia de energía

en el impacto. Los hoyuelos

más chatos son clave

para un vuelo alto.

$20 ▶ nueva Partiendo

de su diseño original de

cuatro piezas, esta versión

tiene dos fundas resistentes

para acumular velocidad

de la bola y aumentar la

trayectoria. La cobertura de

uretano es ahora más suave

para tener efecto alrededor

de los greens. El rediseño

del núcleo busca mejorar la

sensación y la consistencia

en los tiros completos en

toda la bolsa.

$24 ▶ nueva Diseñada

para jugadores con velocidades

medias y bajas del

swing, esta bola de dos

piezas tiene una compresión

baja que cae a mitad

de los 50 para producir

distancia con el driver al

reducir el efecto. La baja

compresión ayuda a lanzar

la bola alta y brinda

una sensación suave en

los golpes con los wedges

y el putter.

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ½

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★

★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ½

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★

rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★


rendimiento

innovación

sensación

demanda

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★

★ ★ ★ ★


mayo 2019 | Golf Digest 27


Juegue su mejor golf

Equipamiento

Qué llevo en mi bolsa

Cameron Champ

driver

edad 23

residencia San

Antonio

historia Ganó el

Sanderson Farms

Championship en

2018. Segundo en el

tour en promedio de

distancia con el driver

a más de 316 yardas.

primeros estudios

Algunos se sorprenderán

al saber que

crecí jugando en una

cancha par 3. Iba

todos los días. Me

ayudó a desarrollar

un buen juego corto

y de hierros a muy

temprana edad.

especificaciones Ping G410 Plus, 8.9˚, 45.75

pulgadas, vara Fujikura Pro White TS 63-X, peso

del swing D-4

▶ Este driver es parecido al anterior pero

tiene un peso movible que ubico en la

posición del taco. Corto la bola por lo que

ese peso me ayuda a girar la bola con mayor

facilidad. La vara está recortada una pulgada

para mantener un vuelo bajo.

madera de fairway

especificaciones Ping G400, 14.3˚, vara

Project X HZRDUS Black 6.5, peso del swing D-3

▶ No necesito pegar este palo desde el

suelo muy seguido, pero es un arma valiosa

desde el tee. Sé que puedo pegarle derecho

y ser bastante consistente con ella y vuela lo

suficientemente lejos como para ser útil en

la mayoría de los hoyos.

el mecánico

▶ Trabajar en camiones

y autos es un

escape agradable de

la vida del tour. Ahora

estoy trabajando en

algo nuevo. Es una

construcción especial

que me tiene muy

emocionado.

contribuir

Yo quise contribuir. La

fundación Cameron

Champ usa al golf

como medio para

brindar una influencia

positiva en las vidas

de los jóvenes.

—con e. michael johnson

club

yards*

driver 310

3-madera 280

4-hierro 250

hierros

especificaciones Ping i500 (hierro 4), Ping

Blueprint (hierro 4 al pitching wedge), varas

True Temper Dynamic Gold X-100, grips Lamkin

UTX Cord con siete capas de cinta en la mano

izquierda y cinco en la derecha.

▶ Sí, tengo dos hierros 4, pero el i500 es más

un hierro 3. Me emocioné cuando Ping lanzó

los hierros de hoja Blueprint. Cuando se

pega una hoja es una sensación diferente a

algo con mayor permisividad. Los lofts son

levemente más débiles que el estándar para

tener el vuelo que quiero.

wedges

control de la bola

▶ En Texas A&M

probé una cantidad

de bolas. Me pareció

que la Srixon Z-Star

XV era controlable

en el viento. Siempre

llevo conmigo seis

de ellas en mi bolsa

así que nunca he

estado cerca de que

se me agoten.

4-hierro 230

especificaciones Ping Glide Forged (52˚, 57˚, 62˚),

varas True Temper Dynamic Gold Tour Issue X-100

5-hierro 210

▶ Mi wedge de 56 grados está inclinado 1 drivers rotos

6-hierro 195

grado más débil y el de 60 grados es 2 grados ▶ A la velocidad de mi

débil para producir la brecha de cinco grados swing, rompo algunos

7-hierro 180

entre los palos.

drivers, incluyendo

uno antes de la vuelta

8-hierro 165

final del Sanderson

putter

Farms Championship.

Fue una especie

9-hierro 155

especificaciones Ping PLD Prime Tyne, 34.5

pw 145

de shock, pero por

pulgadas, 2˚ loft

suerte tenía uno de

52˚ 125

repuesto en el auto

▶ Prefiero los mazos y he usado este toda

y me sentía cómodo

la temporada, incluyendo en mi victoria en

57˚ 115

con él. Saber que

el Sanderson Farms. Prefiero un putter más podía manejarlo

62˚ 95

* carry distance equipara bien con eso. Me ha permitido ser todo el día y terminé

un poco más consistente en los greens.

ganando.

pesado. Tengo un golpe largo y de ritmo desde el tee me permitió

pegarle lento y algo con un poco más de peso se

bien

champ top left: Matt Sullivan/Stringer/getty images • Champ with trucks: chris armstrong • Driver: Justin Leonard

28 Golf Digest | mayo 2019

Fotografías por Giovanni Reda


“A la velocidad de mi swing,

rompo algunos drivers”.


Vida

editado por peter finch

La musa de Q

El rapero

ScHoolboy

Q encuentra

inspiración en la

cancha

i no conoce el origen del

nombre, no debe ser fanático

del hip-hop. Buenas

S

notas y participación atlética fueron

atributos particulares de un

adolescente atrapado en la actividad

de pandillas de la parte sur de

Los Ángeles, y desde ahí en más,

Quincy Matthew Hanley fue conocido

como ScHoolboy Q. Su álbum

de 2014 “Oxímoron” debutó

en el Nro. 1 de Billboard 200 USA,

y ha realizado giras junto a los raperos

Ab-Soul, Jay Rock y Kendrick

Lamar en el súper grupo

Black Hippy. Ahora con 32 años, Q

es un padre devoto que vive en

una comunidad cerrada y es socio

de Calabasas (Calif.) Country

Club. Mientras sus fanáticos esperan

ansiosos un quinto álbum,

nosotros nos encontramos con Q

en su cancha. Aquí ScHoolboy Q

es entrevistado por su habitual

compañero de golf, Stephen Malbon,

cofundador de la marca de

ropa con base en Los Ángeles

Malbon Golf. ▶

30 Golf Digest | mayo 2019


“Yo estaba

en un lugar

oscuro y el

golf volvió a

inspirarme.“


La vida en golf

Golfistas que nos gustan

▶ jugar el drive para el show “Armé la mitad de mi álbum mientras estaba jugando”, dice el rapero ScHoolboy Q.

¿cómo empezaste a jugar

al golf?

Fue una apuesta. Estábamos en

un estudio y este muchacho empezó

a hablar como loco. Es un

diseñador de moda que creció jugando

al golf con su padre. Me

dice que el golf es demasiado difícil

para mí. Me apuesta 10 mil dólares

que no iba a poder hacer un

birdie en dos años. En este punto,

los únicos golfistas que había

sentido nombrar eran Tiger

Woods, Phil Mickelson y Arnold

Palmer, y este último solo por la

bebida. En menos de 10 vueltas

hice un birdie, emboqué un putt

de 20 metros y se terminó.

● ● ●

el te enganchó.

Ese primer día me hice adicto.

Viniendo del béisbol no podía

creer que le pegara tan mal. Lo

intenté una y otra vez. Finalmente

pegué una buena, luego

pegué tres seguidas derecho. Yo

creí que sabía todo en el mundo

porque nadie me había enseñado

a jugar. Pero no he vuelto a

pegar tres bolas rectas desde entonces.

Ahora estoy jugando entre

cinco y seis veces por

semana. No encuentro otras

personas que jueguen tanto. Dos

veces por semana juego solo.

● ● ●

¿qué piensan tus fanáticos

y amigos de tu hábito

de golf?

Cuando la gente piensa en golf,

piensa en la jubilación. Viejos,

cursi, blancos. Estrechan la

mano después de jugar, la remera

dentro del pantalón, se sacan

la gorra – toda esa cursilería que

ningún rapero haría, especialmente

uno con dientes de diamante

que fuma las 24 horas, los

7 días de la semana. Pero he encontrado

mucha gente en la cancha

de golf como yo, que no solo

posan para las fotos. La gente

dice, “Hermano, sal de la cancha

de golf y métete en el estudio”.

Pero hermano, yo estoy en el estudio

ocho días en la semana.

Tengo un estudio en mi casa. Rapeo

en la cancha. Armé la mitad

de mi álbum mientras estaba jugando.

No tienen idea de cómo el

golf abrió mi mente. Yo estaba en

un lugar oscuro y el golf volvió a

inspirarme. Cuando estoy en un

estudio, creando canciones tontas

que la gente seguirá escuchando

bastante tiempo después

de mi muerte, nunca se me ocurre

sacarme una foto. Queridos

fans, no se preocupen, no voy a

convertirme en pro. He jugado

con un golfista profesional y me

llevaría dos vidas. Necesitaría

empezar de nuevo dos veces.

● ● ●

tony finau en el pro-am en

riviera, ¿cierto?

Eso fue tremendo. Él es un jugador

bárbaro. Le pega 2.000 yardas

y parece como si solo

hubiera barrido el piso. Y podía

entenderlo por ser hombre de

color. Él no tuvo una infancia

complicada en barrios pobres o

cosas así, pero puedo ver que

tiene bien en claro sus raíces y

no ha cambiado quién es.

● ● ●

¿llevas tus palos cuando

sales de gira?

Obvio. De gira el verano pasado

mi asistente reservó una cancha

cada día. Ella busca canchas

en Internet y sabe que yo

quiero lo mejor de lo mejor.

Trato de pagar no menos de

$200. Jugué una gran cantidad

de canchas del tour. Jugué

donde juegan el Canadian

Open [Glen Abbey Golf Club,

en las afueras de Toronto].

¡Anoté un 82 en esa HDP! Hice

tres birdies, muchos pares y un

par de dobles.

● ● ●

kobe!

[Ríe.] Sí, fui Kobe Bryant por

un día!

● ● ●

¿esa fue tu mejor vuelta?

Una vez hice 82 en mi cancha.

También un 83 y un 84. Creo

que logré tres hits con mi nuevo

álbum en aquellos días, ¿entiendes

lo que te digo,

hermano? El golf puede cambiarte

el humor.

32 Golf Digest | mayo 2019

Fotografías por Atiba Jefferson


ELLOS JUEGAN. USTED GANA.

¿CUÁNTO CREES

QUE SABES DE GOLF?

Pruébalo en www.golfmillion.com


La vida en golf

Travesías


martin trainer

Novato, ganador Pga Tour

edad 28

residencia San Francisco

“Tienes que ser algo demente para

jugar golf profesional”.

Martin Trainer

Cambié mi vida en una semana

D

irigirse hacia el sur para tu cuarta temporada en el PGA

Tour Latinoamérica no es una buena sensación. Hay cosas peores

que despertarse y jugar al golf, está claro, pero significa estar lejos

de casa y no ganar dinero. Pocas vocaciones tienen ese combo. Muchos

pros nuevos se quedan en los Estados Unidos todo el verano y esperan la

clasificación del Web.com – lo que todos ahora llaman escuela clasificatoria

– en el otoño. No hay esperanzas de ganar dinero en el Lat Am. Es solo

una carrera durante una temporada para lograr el primer lugar y con eso

condición total en el Web.com y algunos torneos asegurados para los otros

clasificados. Estás compitiendo por la oportunidad de tener un trabajo.

se sintió como el año de

la marmota. Camino al Lat

Am en marzo de 2018, casi que

ni me preocupé por clasificar al

Bosque México Championship,

un evento del Web.com. La

única manera de enterarse de

este clasificatorio es si alguien

te lo cuenta. Como novato, no

es obvio dónde jugar y cuándo.

Para este punto había aprendido

suficiente español como

para navegar por la página de

la PGA de México y anotarme.

En el mejor de los casos, pensé,

podría jugar un evento del

Web.com, jugar suficientemente

bien para embolsar cinco

mil, luego ir a jugar el primer

evento del PGA Tour Latinoamérica.

No me sentía optimista

ni con mi juego ni con la vida.

● ● ●

tienes que ser algo demente

para jugar golf profesional

Cuando eres joven

no entiendes lo difícil que es

lograrlo. Practicas y practicas

con la idea de que seguirás

mejorando y eventualmente

llegarás a ser lo suficientemente

bueno. Es así como pensaba

a los 14, pegando bolas en

un campo de la casa de mis

abuelos en Marsella, Francia.

Ellos vivían en una granja

convertida y toda la familia se

reunía ahí en el verano. Nací

en Francia y viví allí hasta los 5

años, pero luego nos mudamos

a Palo Alto, California.

● ● ●

Fotografía por Thierry Des Fontaines

mis padres no jugaban al

golf. Pero con todo el clima

cálido y las canchas públicas,

era algo natural intentarlo. A

medida que fui dejando el fútbol

y el tenis, empecé a tomarlo

en serio. Ese verano llevé los

palos a Francia. Fue el último

que pasamos allí. La línea de

árboles del campo de mis abuelos

estaba a 200 yardas, suficiente

para mis hierros largos.

● ● ●

gané el san francisco

city amateur cuando

tenía 16. Vencer a todos los

hombres, se sintió genial. Hasta

ese momento había chicos

muy buenos – los chicos que

clasificaban a los eventos de la

USGA, los próximos Tigers – y

yo no estaba entre ellos.

● ● ●

aún estando en la universidad

del sur de california,

yo estaba en

la sombra. No estaba ranqueado

muy alto y no jugué

los eventos del verano para

aficionados. Jugamos tanto

durante el año escolar que no

tenía ganas de seguir viajando.

Mi último año tuve una lesión

en mi codo y descansé durante

esa temporada. Me volví

pro después de la graduación

porque tenía pensado probar.

Tenía las herramientas básicas

– le pegaba largo y tenía un toque

suave – pero nunca había

mostrado rachas sostenidas de

juego brillante. Solo destellos.

● ● ●

no tenía idea. Todo lo que

sabía del PGA Tour Latinoamérica

lo saqué de Internet. Los

torneos están bien organizados

y viajar hacia allí fue emocionante

– al principio. Luego de

algunas temporadas de un progreso

marginal, evalué solicitar

trabajos de tecnología cerca de

mi ciudad de residencia.

● ● ●

no puedo decir que sea directamente

responsable,

pero la semana previa a el

bosque championship hice

un cambio en el equipamiento.

Adquirí un monitor

de lanzamiento que medía mi

ángulo del lie en el impacto y

descubrí, teóricamente, que

mis hierros tenían que ser muy

empinados. Como 5 grados.

Soy bastante alto (1,85) con

brazos largos y me paro cerca

de la bola. Un acondicionador

de palos se rehusó por cuestiones

ideológicas, otro por cuestiones

técnicas – los encastres

se partirían, dijo. Hacían ruido,

pero no se rompieron.

● ● ●

empecé a pegar más golpes

en línea. En vez de buenos

golpes que terminaran a 3 o

7 metros, en El Bosque las dejé

clavadas a la bandera. Anoté

seis bajo el par y sobreviví un

playoff de tres jugadores. De

hecho me sentí enfermo en el

desempate porque había jugado

a buena en el último hoyo, un

par 5, pensando que seis bajo el

par era suficiente para ganar.

● ● ●

luego, gran sorpresa,

gano el evento del web.

¡Boom! No más Lat Am tour

para mí. Fallo los siguientes

13 cortes en el Web.com Tour,

pero vuelvo a ganar en Missouri

en julio. Terminé cuarto en

las posiciones de la temporada

para conseguir mi tarjeta al

PGA Tour 2018-19.

● ● ●

después de pasar solo tres

cortes en ocho eventos,

gano el puerto rico open

del pga tour en febrero.

Mi vida vuelve a cambiar. En

vez de preocuparme por mantener

la tarjeta y jugar en cada

oportunidad que se me presentara,

puedo empezar a armar

mi calendario.

● ● ●

el otro día estaba pegando

bolas junto a justin

rose. Es surrealista estar con

los muchachos que yo veía jugar

en la TV cuando niño. Pero

tenía un concepto equivocado

sobre cómo sería la vida en el

tour. Imaginé que el PGA Tour

sería como una gran fiesta con

restaurantes increíbles y todas

mini celebridades. Pero el

estrés es mucho mayor al que

anticipé. Tener tantas cosas que

dependan de tu juego es una

carga. En vez de molestarte por

un tiro, te molestas contigo mismo.

Mi terapeuta también es

psicólogo deportivo y me está

ayudando a descubrir cosas

subyacentes que podrían estar

apareciendo en la cancha. En

cuanto a los grandes campeones,

cuando juegas con ellos te

das cuenta de que tampoco son

perfectos. Es posible vencerlos.

● ● ●

es raro. cuando me hice

pro, perdí el contacto

con los medios de golf

y la culturaMi vida estaba

demasiado saturada con el golf

como para leer o verlo en la TV.

Pero ahora pongo Golf Channel

y están hablando del torneo que

estoy jugando. ¿Cómo no mirar?

—con max adler

mayo 2019 | Golf Digest 35


La vida en golf

La vista desde Pebble Beach

Cómo me dominaron los nervios en mi

primer encuentro con Jack Nicklaus.

Jim Nantz

Una ronda con un héroe de la niñez

no de mis pasatiempos favoritos en el tour es observar a los

U

niños recibiendo autógrafos de sus héroes golfistas. Nunca

me canso de las expresiones de sorpresa en las caras de los

chicos, la manera en que algunas veces se quedan sin palabras. Me

encanta la manera en la que los jugadores interactúan con ellos y la

felicidad que prevalece en el ambiente. Siempre me recuerda de mi

primer encuentro con Jack Nicklaus, uno de los héroes de mi niñez.

El hecho de que sucediera a mis 25 años es irrelevante.

Park City, Utah, 1ro de

junio, 1984. Todavía estaba

buscando mi estilo como

comentarista de deportes en

KSL, en ese entonces la filial

de la CBS en Salt Lake City. Un

par de semanas antes, alguien

que buscaba publicidad acordó

que yo le llevara los palos

a Jack en la primera vuelta de

Park Meadows, una cancha

que él había diseñado. A modo

de retribución por el favor yo

debería hacer una presentación

en las noticias de las 10

de la noche.

No debería ser problema.

Sabía de golf por haber jugado

en el equipo de la Universidad

de Houston. Unos días antes

de la exhibición de 18 hoyos,

la cual me informaron que

sería un partido entre Jack y

el héroe local de Utah, Johnny

Miller, hasta recorrí la cancha

y marqué las distancias. Iba a

llegar preparado.

Jack llegó fresco y con una

victoria en la semana previa

en el Memorial Tournament.

Había unos 3.000 invitados

que me hicieron sentir algo

nervioso. Luego de una breve

entrada en calor, el Sr.

Nicklaus – no se me hubiera

cruzado llamarlo “Jack” en

ese entonces – me llevó a un

lado y me preguntó sobre mi

pasado golfístico. Parecía

estar al tanto de que alguien

me había asignado el rol de

caddie y quería expresar su

▶ aprendiendo de los mejores Nantz sobrevivió su prueba.

agradecimiento por mi trabajo

de preparación.

Entonces Jack se puso

serio. Sacó un tubo de bolas

MacGregor Tourney y me entregó

una. “¿Ves esta bola, Jim?

Esta es la bola Nro. 1. La usaré

hoy en los hoyos uno, cuatro,

siete, 10, 13 y 16”. Luego sacó

otra. “Esta es la bola Nro. 2.

Por favor dámela en los hoyos

dos, cinco, ocho, 11, 14 y 17”.

Acepté la tercera bola y asentí,

indicando que entendía la rotación.

Más tarde descubriría

que Jack creía que las bolas de

balata necesitaban tiempo para

“descansar” antes de ponerlas

otra vez en juego.

Después de algunos comentarios

cálidos y el corte de la

cinta, Jack pegó un pull hook a

su golpe de salida por encima de

las cabezas del público parado

a un costado del fairway. Miró

hacia las caras en shock y declaró,

“Como yo diseñé este lugar,

me permito jugar un mulligan”.

El público rio. Jack me miró

con expectativa. En el ardor del

momento me había olvidado

de que llevaba las otras dos bolas,

una en cada bolsillo como

control de inventario. “¿Jim,

puedes darme otra bola, por

favor?” Me pidió, con paciencia.

Despertando de mi letargo, saqué

una bola y caminé hacia él.

“Está bien, Jim, puedes lanzarla”,

dijo. Jack atrapó la bola en el

aire y luego le dio un gran golpe

largo y derecho por el aire de las

montañas Wasatch.

Mientras nos acercamos a

la primera bola de Jack en el

rough, me dijo, “Puedes levantarla;

vamos a jugar la otra”. En

ese punto mi cerebro se volvió

todavía más desconcertado. ¿La

primera bola vuelve al orden

1-2-3 y se la renombra bola Nro.

3? ¿Y qué sería de la que estaba

en medio del fairway – sigue

siendo la bola Nro. 2 o se volvió

la nueva Nro. 1? Empecé a revolver

mis bolsillos. Claramente

me estaban dominando los nervios

y estaba seguro de que Jack

se había dado cuenta. Después

de los dos putts para par, dijo

deliberadamente, “Esta será la

nueva bola Nro. 1”. Y como para

recordarme, agregó, “La bola

inicial no vuelve a salir hasta el

hoyo 3”.

El tercer hoyo produjo un

green de tres putts y el único

bogey de Jack del día. Por suerte

su desempeño en el resto del

día evitó cualquier posibilidad

de confusión de mi parte. Las

bolas jugaron en su nuevo

orden y Jack acertó todos los

greens. Él y Johnny fueron

muy amables. El partido terminó

con un empate.

Una semana más tarde recibí

una hermosa carta de puño

y letra de Jack. Adjunto había

una foto autografiada de los

dos “planeando la estrategia”

para elegir un palo: Estimado

Jim, recordando nuestra ronda

en Park Meadows. Gracias por

tu ayuda. Nos vemos pronto,

Jack Nicklaus.

Yo no tenía idea que “pronto”

sería menos de dos años

más tarde, en un cálido domingo

de abril en 1986, cuando embocó

un putt de metro y medio

para birdie en el par 3 del hoyo

16 en Augusta National. En ese

punto, su ex caddie comentó

desde la torre de la CBS ubicada

sobre el hoyo, “No hay duda

al respecto, ¡el Oso salió de su

hibernación!”

He visitado a Jack cientos

de veces desde entonces, en la

cabina de su Memorial Tournament,

en el Masters, en su

hogar en Florida, en mi casa

en Pebble Beach, y hasta en la

ceremonia de la medalla dorada

del Congreso en el Capitolio

de los Estados Unidos, donde

me honraron para compartir la

función de presentador junto

con su hijo, Jackie. Podría decir

que ya no me encandilo ante su

presencia, ¿pero a quién estaría

engañando? Unos 35 años más

tarde, este viejo caddie todavía

considera a Jack como el mejor

golfista de todos los tiempos.

Bob Straus

36 Golf Digest | mayo 2019


Pregúntele a Golf Digest

La vida en golf

En un viaje reciente la aerolínea rompió uno de mis palos. En el vuelo

P de vuelta, rompieron uno de los palos de mi esposa. La respuesta de

la aerolínea: no somos responsables de nada que les suceda a bolsas

de tamaño extragrande. ¿Qué pueden hacer los golfistas para lograr una

compensación cuando esto sucede?

bryan cassady, ghent, belgiu

ron barrett

R

¡El odiado doble quiebre!

Antes de volar vale

la pena que se tome un

momento para leer las “condiciones

de transporte” de la aerolínea

en su página web. Algunas

excluyen pagos por daños a

equipaje extragrande, como fue

el caso de la suya. Muchas cubren

palos rotos, pero solo si están

en un cubre bolsa rígido.

El abogado Jeff Ment, quien

se especializa en temas de viaje,

sugiere asegurar sus palos si

esto le preocupa. Pagará hasta

U$5 cada U$100 de cobertura

hasta U$5,000.

¿Cuenta usted con algún recurso

en caso de que la aerolínea

no pague? Una opción es el

juzgado de pequeñas demandas.

Ment recomienda que sea

como una llanta ruidosa, llamando

por teléfono, enviando

e-mails y quejas en las redes sociales.

“Las aerolíneas se han

vuelto mucho más atentas a las

quejas de los consumidores”,

dice. “Lo último que ellos quieren

es que usted los insulte vía

Twitter por romperle sus palos.

Con lo puntillosos que se han

vuelto los pros de golf respecto

de las superficies de los

greens, ¿por qué se estrechan

la mano al acabar la vuelta

cuando están cerca de la

taza? Esto me vuelve loco.

todd harris,

dallas, ore.

▶ No es nada para ofuscarse tanto.

El tráfico de los pies sobre el

green durante los saludos finales

no agrega más compactación

que todos los jugadores y sus caddies

durante las horas previas.

Los greens para los torneos de

profesionales son tan firmes que

es casi imposible notar hasta leves

huellas en la superficie.

Es cierto que algunos pros

todavía usan clavos metálicos,

pero si el green está seco y firme

– como suele serlo durante

los eventos profesionales – estos

clavos no deberían levantar

ninguna hoja de pasto. Y si lo

hicieran, dada la nueva regla

que permite reparar las marcas

de clavos, parecería que el

daño a los golfistas subsiguientes

es bajo.

En mi club recibimos medio

golpe en los desplumes. Si

haces 4 en un hoyo con handicap

es 3,5 para el desplume.

Yo digo que esto es injusto

para los altos handicaps

quienes suelen anotar menos

birdies naturales. ¿Qué les

parece a ustedes?

vic lucas,

port charlotte, fla.

▶ “Yo no competiría contra los

buenos jugadores si recibiera

solo 50 por ciento ya que los bajos

handicaps tendrían una

gran ventaja”, dice Dean Knuth,

ex director del departamento de

handicap de la USGA. En vez de

equiparar los golpes a fines del

desplume, ¿qué le parece usar

algo menor a un handicap entero?

“Pruebe experimentar con

ello”, dice Knuth. “Yo siempre

creí que un 80 por ciento del

handicap de la cancha es lo que

mejor funciona”.

envíe sus preguntas aquí

ask@golfdigest.com o

en Twitter @GolfDigest

mayo 2019 | Golf Digest 37


gutter credit tk

38 golfdigest.com | month 2019

Photograph by First Lastname


POR QUÉ LOS CAMBIOS EN MI SWING

PUEDEN SER JUSTO LO QUE USTED NECESITA

por tony finau

UN SWING

A PRUEBA

DE SLICE

gutter credit tk

▶ Cuando llegué al tour en 2014, estaba pegando slice desde el tee. No es chiste.

Sí, tenía bastante potencia y sabía cómo maniobrar la curva, pero era un jugador del

tour que veía cómo sus golpes de salida se desviaban 30, 40 yardas a la derecha. En los

últimos cinco años he aprendido por qué pegaba slice y he trabajado duro con mi profesor

Boyd Summerhays para deshacerme de esa gran curva. Si usted pega slice, creo

que leer acerca de qué fue lo que hicimos lo ayudará. ▶ Si hace el esfuerzo de encarar

los movimientos que causan el slice, puede enderezar todos sus golpes. No sucederá

de la noche a la mañana, pero si lo hace de manera sistemática, el proceso funcionará.

Con el tiempo empezará a ver de manera diferente a las canchas de golf, como lo

he hecho yo. Dejará de preocuparse por si tiene espacio a la izquierda para enviar su

bola y no mirará a la derecha con miedo. Le pegará más sólido y controlará dónde va.

▶ En el corazón de cada slice hay una cara abierta. Y por lo general viene con un swing

empinado que corta la bola de afuera hacia adentro. Mire esta foto mía de unas semanas

atrás (izquierda). Mi brazo derecho está por debajo del izquierdo; la cara del palo en

escuadra (apuntando apenas a la izquierda porque es posterior al impacto); y la parte

superior del cuerpo todavía está en postura – sin enderezarse ni girar fuera de lugar. Con

mi viejo swing estaría erguido, el hombro derecho muy alto y el palo yendo varias millas

a la izquierda. Hombre, este me gusta mucho más. —con peter morrice

mayo 2019 | Golf Digest 39


costado derecho abajo

▶ Yo solía tener mi mano derecha

demasiado montada en el grip y

mi brazo derecho enderezado en

la preparación del golpe. Si usted

acostara un palo sobre mis antebrazos,

hubiera apuntado directamente

a la izquierda. Para compensar

eso, daba vuelta la cara del palo e

iba abierta hacia atrás. Ese movimiento

predisponía el slice.

El primer cambio que Boyd y

yo hicimos fue mover mi mano

derecha más hacia abajo del grip.

Rápidamente empecé a darle menos

curva a la bola. Tal vez piense

que los pros del tour solo realizan

cambios sofisticados, pero ese

simple movimiento hizo una enorme

diferencia. Si un día me siento

algo fuera de swing, es lo primero

que chequearé.

La mano derecha más fuerte

también me ayuda a poner algo de

flexión en el brazo derecho y ubicarlo

más cerca mío. Como muestra

Boyd (derecha), quiero que mi

brazo derecho esté por debajo del

izquierdo. La sensación para mí

es que el codo derecho está doblado

y metido. Este cambio – y el

nuevo grip – me ayuda a empezar

bien el swing, con la cara del palo

rotando naturalmente. Ni siquiera

pienso en la cara.

costado derecho abajo

▶ Mi brazo izquierdo solía estar

más vertical en el tope del swing,

con la vara apuntando a la derecha.

Ahora mi brazo izquierdo

atraviesa mi pecho y la vara está

paralela a la línea objetivo en el

tope (izquierda). Además, puede

ver que la cara del palo está en el

mismo ángulo que mi antebrazo

izquierdo; eso es en escuadra.

Ahora no tengo que hacer ningún

esfuerzo de último minuto al volver

para compensar la cara abierta.

Mi swing también es más corto

porque me encanta la sensación

de mi brazo derecho quedándose

cerca a través del swing. Si eso

significa corto de paralelo, que

así sea. Boyd y yo no buscamos

posiciones de manual; permitimos

que el vuelo de la bola nos

diga qué es correcto. Tengo suficiente

espacio para crear velocidad

y lo más importante es que la

cara está en una posición fuerte.

No pego slice desde aquí.

40 Golf Digest | mayo 2019


manteniéndome por adentro

conociendo nuevas líneas de juego

▶ El primer movimiento al volver

es cuando los pegadores de

slice piensan, uy no, tengo que

mandar esta cosa hacia la izquierda,

y yo no era la excepción.

Solía lanzar el palo hacia afuera

en el downswing para forzar mi

swing más hacia la izquierda.

Eso me volvía más empinado y

abría la cara todavía más.

Mire cómo la vara está en

línea con mi brazo derecho (abajo);

solía estar alineado con el izquierdo.

En estos días mantengo

esa sensación del brazo derecho

cerca de mí. Tengo confianza en

que la cara está controlada para

▶ La gente ve que mi swing ha

cambiado mucho y me preguntan

cuál fue la parte más difícil.

Boyd y yo hemos trabajado duro

en los fundamentos de la preparación

del golpe, lo cual comenzó

a cambiar de forma natural la

mecánica de mi swing. Empecé

a ver menos curva de inmediato.

Lo gracioso es que fui capaz

de adaptar mi técnica más

rápido que mi vista. Me tuve

que acostumbrar a ver nuevas

líneas de juego cuando estoy

en la cancha. Durante muchos

años veía salir mis drives con

fuerza a la derecha. Solía penpoder

hacer el swing libremente

hacia la bola sin preocuparme de

perderla por la derecha.

Como dije antes, puedo mantener

mi postura también. Solía

tirar mi cabeza alejándola de

la bola y tirar del palo hacia la

izquierda. Ahora sé que cuanto

más a la izquierda vaya, más

abierta estará la cara en relación

con el recorrido – es un ciclo

feo. Boyd y yo hacemos bromas

sobre hoyos en los que no tenía

espacio para pegarle al driver

porque había un árbol a la izquierda.

Ahora pego el driver en

todos lados.

sar que de a ratos pegaba un

draw ¡y la bola seguía tomando

curva hacia la derecha! Todavía

prefiero pegar un leve fade,

pero tuve que recalibrar mi

visualización. Un ejercicio que

usamos es preparar un portón

para mis golpes usando dos

varillas de alineación. Colocamos

el portón a unos sesenta

centímetros aparte apenas a

la izquierda de la línea objetivo

y unas 10 yardas frente a mí.

Trabajo arrancando la bola para

que pase por el portón. Si lo

hago, sé que la bola tomará un

toque de fade hacia el objetivo.

“PARA HACER EL SWING DESDE ADENTRO DEBE CONFIAR EN QUE LA CARA NO ESTÉ ABIERTA”.

Photographs by Walter Iooss Jr.


“RESISTA DAR VUELTA EN EL ÚLTIMO SEGUNDO. GIRE SU CUERPO A TRAVÉS – ¡Y VÉALA VOLAR!”

encuéntrelos en el range

▶ Tony y Boyd nos permitieron

grabar un video de una sesión

de práctica de 30 minutos en

McDowell Mountain Golf Club

en Scottsdale. Escuchen su

fascinante intercambio de

opiniones mientras Tony pega

drivers y demuestra distintos

tiros de salida. Una visión sin

filtro de lo que un jugador de elite

y su profesor trabajan. Puede

verlo como parte de nuestro

programa Golf Digest Schools:

golfdigest.com/allaccess.

un finish nada raro

▶ Aquí no estoy haciendo una

parte importante sobre el impacto,

a propósito, porque estamos

hablando de preestablecer las

cosas correctas – cara del palo,

recorrido del swing, ángulos del

cuerpo – para que el impacto

rinda. Los que pegan slice tratan

de salvar el swing en el impacto

al tirar del palo hacia la izquierda

o dando vuelta las manos y cerrando

la cara. Si usted hace su

trabajo en el address y al ir hacia

atrás, puede darle a la bola un

golpazo bueno y atlético.

Dicho esto, es inteligente tener

una imagen del follow-through.

Boyd y yo hemos trabajado en

lo que llamamos una “descarga

pasiva”, lo que significa que no

existe una manipulación de las

manos para controlar la cara. Estoy

rotando mi cuerpo a través en

sincronía con el palo (arriba). Necesito

que la punta apunte hacia

arriba (escuadra) aquí. Puede que

usted esté pensando, ¿por qué no

cierra la cara para deshacerse del

slice? Esa es una corrección poco

confiable. Es mejor tener la cara

bien establecida y solo girarla a

través. Yo prefiero que sea confiable

– planeo estar en el tour por

un tiempo. •

recordando a mamá

▶ En 2011, cuando tenía 22, perdí

a mi mamá en un accidente de

auto. Ella era una dama increíble,

que me llenaba de confianza

y positivismo todos los días.

Crecí con siete hermanos en un

pequeño departamento en Salt

Lake City. Mis cuatro hermanos

varones y yo compartimos una

habitación. Pero no conocíamos

lo que no teníamos. Mi hermano

Gipper y yo nos enamoramos

del golf cuando niños y nuestros

padres nos dieron lo que

necesitamos para jugar. Eso

era todo lo que sabíamos en ese

entonces.

Mi papá fue un gran atleta y

mi mamá jugó al vóley en BYU-

Hawai, así que éramos una familia

loca por los deportes. Pero el golf

es diferente, más allá de la parte

económica. Con sus altibajos,

el golf requiere compromiso y

perseverancia más que otros

deportes. Mi madre fue una

enorme fuerza para el bien en mi

vida. Me hizo sentir especial y

fuerte cuando el golf me estaba

desgastando. Fue duro darme por

vencido, pero sabía que mi madre

nunca lo haría.

Me llevó seis intentos pasar la

escuela clasificatoria y cuando

finalmente lo logré en 2013

me derrumbé pensando cómo

el entusiasmo y apoyo de mi

madre siempre me levantaba.

Lograr mi tarjeta fue el logro

más importante en mi carrera

hasta ahora y nunca lo doy por

sentado. La gente dice que el

golf es un deporte individual

pero para mí siempre ha sido

mucho más que eso. Mi familia

ha sido una gran parte de mi

carrera, en especial mi madre.

Cada vez que necesitaba

escuchar que era capaz de

hacer algo, ella estaba ahí. Ella

no sabía mucho sobre golf, lo

cual quizás era algo bueno,

pero siempre estuvo ahí, firme

y sonriendo. Demostrándome

cuánto me amaba.

Yo sé que ella todavía está

conmigo, diciéndome en

samoano “Fa’a Malosi”, lo cual

significa “Sé fuerte”. Tengo

mis momentos de tristeza en

fechas especiales como el Día

de la Madres, pero en general

estoy contento recordando

cómo vivió. Trataba a la gente

con amabilidad y los hacía sentir

queridos. Yo sé que ella está

orgullosa de lo que he sido capaz

de lograr en golf, pero lo más

importante para mí es portar

los atributos que ella tenía. Las

mismas cosas que marcaban la

mayor diferencia para mí.

Ahora que mi esposa Alayna y

yo tenemos cuatro hijos propios,

me pongo a pensar cuán única

fue mi madre realmente. Pienso

en cuán bendecido fui al tenerla.

La montaña que hay que escalar

en golf es alta, pero sé que

tengo algo muy especial a mi

lado. La influencia de mi madre

es muy fuerte en mi vida y es

difícil negar ese sentimiento

cuando lo sientes todos los días.

Cortesía the Finau family

42 Golf Digest | mayo 2019


PRÓXIMAMENTE

LO MEJOR DE NUESTRO DEPORTE

EN

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

PARA MÁS INFORMACIÓN.


CÓMO HACER UN APPROACH Y PUTT JUGOSO

por jordan spieth

MUÉR

DA

LA...

▶ he escuchado que un chip es una versión en miniatura de un full swing. No podría estar más

en desacuerdo. Se pueden aplicar algunos de los mismos fundamentos, pero en el chipping hay

mucho más en funcionamiento. Tengo un full swing básico que me sirve para desenvolverme en

la cancha de golf y hago algunos ajustes mínimos para pegar draws y fades, golpes bajos y altos.

Por otra parte, tengo al menos 10 movimientos para el chip – y constantemente estoy explorando

otros. No creo que exista un chip estándar y siempre deberías ser valiente y tratar de ejecutar el

golpe que la situación o el asiento demanden. ¿Qué tiro ofrece la mejor oportunidad para dejarla

cerca del hoyo? Necesita canalizar su creatividad y sensación para encontrar la respuesta, lo cual

es divertido. ▶ Uno de mis chips favoritos es lo que yo llamo “nip-spinner.” Sale baja y fuerte, da

un gran salto y luego se detiene rápidamente. Me encanta pegarlo frente al público. Todos piensan

que le pegué un filazo por encima del green pero uno solo sonríe y espera que muerda. Lo uso cuando

estoy apenas afuera del collar sin mucho espacio entre la bandera y yo y la pendiente es tal

que no podría controlar bien la distancia con un putter. ▶ Le voy a enseñar la técnica para pegar

este chip especial – al igual que cómo embocar el putt. Aunque solo sean sus compañeros de juego

los que estén mirando, le garantizo que alguno lo aplaudirá. —con max adler

44 Golf Digest | mayo 2019


angule su ataque | un downswing empinado hará que la bola salga más baja.


mantenga la pose | cuando la bola está rodando muy bien, haga que alguien le saque una foto mientras juega el putt y úsela como referencia.


“SI ESTÁ

TENSO POR

UN PUTT,

RETÍRESE

Y VUELVA A

PREPARAR

EL GOLPE”.

comprométase con la

velocidad

▶ Aprendí a pegar el nip-spinner

cuando tenía 13 o 14. Antes de

eso no tenía ni la fuerza ni la

velocidad del swing para lograrlo.

Uso un lob wedge y para el ojo no

entrenado parece un tiro globo.

Es un backswing largo en relación

con cuán poco viaja el golpe, y

el recorrido del downswing es

fuerte de afuera hacia adentro,

cortando la bola. La diferencia

entre esto y el globo es el

impacto. Con el globo el palo llega

chato y se desliza por debajo de

la bola. Con el nip-spinner, el palo

viene empinado para encontrar

la bola primero y luego el pasto.

Existe mucha interacción entre el

palo y el pasto, entonces sacará

un divot – o al menos raspar

bien el pasto. Mi pensamiento

principal del swing es mantener la

muñeca izquierda chata a través

del golpe para que la cabeza del

palo nunca pase las manos. Es

un movimiento bajo y cortado

en la base del swing. En vez de

que la bola se deslice por la cara

del palo, las ranuras agarran la

cobertura de la bola para crear

una trayectoria más baja y una

tonelada de efecto.

conserve la fe

entierre el putt

▶ Cuando practique este

golpe esté preparado porque

seguramente le pegará muchos

filazos. No se preocupe. Siga

haciéndolo y encontrará la

sensación de flexibilidad en las

muñecas que le permita pellizcar

la bola fuera del césped. Siga

preguntándose: ¿cuán rápido

puedo hacer el swing y que la

bola vuele la distancia más corta

posible? Cuando estoy en un

torneo y surge la oportunidad

para pegar ese golpe, mi error

típico es no comprometerme

con la velocidad necesaria.

Desacelero y la bola saldrá alta,

a la derecha y corta de donde

pretendo que vaya. Dependiendo

de la pendiente del green, la

bola aún podría terminar a una

distancia razonable del hoyo,

entonces no es un golpe horrible.

Pero de todos modos, si pretende

▶ Con suerte habrá jugado el

chip para dejarla dada. Pero el

nip-spinner suele ser necesario

en situaciones difíciles así

que dejarse un putt de dos o

tres metros puede ser un buen

resultado. Al margen de la

longitud le voy a revelar algo

reciente de mi putting: necesito

ponerme perezoso. Con eso

quiero decir que quiero que todo

lo relacionado con mi stance y

golpe se sienta súper relajado,

casi dormido. Cuando no estoy

jugando bien el green suele

ser porque hay algo de tensión

en alguna parte de mi cuerpo.

Creo que todos son iguales

cuando empiezan a fallar putts

– empiezan a realizar pequeños

ajustes buscando algo que

funcione. Antes de darse cuenta,

ya se estará parando de manera

incómoda. Ponerse perezoso es

pasé por un momento difícil con

mi putter, mi profesor Cameron

McCormick realizó un gran

trabajo estudiando videos míos

de 2015 y 2016. Descubrimos

que había desarrollado este

aspecto artificial en forma

de C en mi espalda y que el

plano de mis brazos estaba

desconectado del plano de la

vara. Si bien estos problemas

eran particulares para mí y mi

estilo de putting con manos

invertidas, la lección universal

es que cuando tengas un gran

día sobre el green, pídale a

alguien que le saque una foto

de cómo está parado antes

del golpe. Si cuando las cosas

empiezan a salir mal, tendrá

una imagen útil para revertirlo.

Es la manera más fácil de que

los golfistas usen sus celulares

y es una prueba visual de que

dejarla cerca, tiene que conservar un gran pensamiento para volver es capaz de enterrar un putt y

la velocidad a través del impacto. a realizar un buen golpe. Cuando salvar el par. •

... LUEGO

EMBÓ

QUELA.

Fotografías por Walter Iooss Jr.


Fotografías por Dom Furore

gutter credit tk


acierte los greens

de manera habitual

por david leadbetter

▶ la historia ha demostrado que los mejores golfistas

fueron grandes jugadores de hierros—Hogan, Nicklaus, Faldo

y Woods son algunos de los nombres que me vienen a la

mente. Su capacidad para controlar la trayectoria y distancia

los distingue. Cuando Ben Hogan se quejó ante su esposa

porque estaba teniendo varias dificultades con su putting,

ella le dijo que dejara más cerca sus golpes de aproximación.

Gracioso, pero cierto. Si bien suele ser una parte del juego

poco enfatizada, un buen juego con los hierros lo ayudará

mucho a mejorar su score y para tener un buen juego con los

hierros tiene que controlar la distancia – jugar golf a la altura

de la bandera. En este artículo lo ayudaré a mejorar la precisión

con los hierros mediante ejercicios y consejos que podrá

poner en práctica a medida que la temporada avance. Empecemos

con algunos que podrá incorporar ahora mismo. Primero,

angoste su stance un poco menos que el ancho de los

hombros. Esto lo ayudará a pegarle a la bola de manera descendente

– una parte importante para lograr un contacto nítido.

También lo ayudará a hacer el swing más controlado, lo

cual me lleva a los dos siguientes consejos: (1) Agarre un palo

más largo del habitual; (2) haga el swing sintiendo que es un

80 por ciento de la fuerza normal. Los mejores jugadores de

hierro pocas veces lo hacen a todo dar, porque es más difícil

lograr el contacto con el centro de la cara de esa forma. Si esa

filosofía es suficientemente buena para ellos, debería ser simple

para usted. El objetivo: acertar greens de manera habitual.

Continúe leyendo más consejos. —con ron kaspriske

DÉJELA

SOBRE EL

gutter credit tk

GREEN

mayo 2019 | Golf Digest 49


2 pegue de manera

descendente

▶ El tema más común relacionado

con el mal juego de hierros

es cuando se trata de pegarle

en subida a la bola. Si está en

un tee, en un fairway esponjoso

o incluso en la alfombra de un

range, se puede salir bien parado

con un swing que está ascendiendo

mientras golpea la bola,

pero nunca podrá controlar la

distancia ni la trayectoria de esta

manera. Necesita pegarle de

manera descendente, sacando

divot solo después del impacto.

Un gran ejercicio que lo ayudará a

lograr esto es ubicar una segunda

bola cerca del lado más alejado

de la que está a punto de pegar

(abajo, izquierda). Después de

pegar el golpe, note dónde está

la marca del divot con relación a

dónde estaba asentada la bola

(abajo, derecha). Debería estar

más cerca del objetivo. Si la marca

comienza detrás de la bola,

probablemente está tratando de

1 acorte su swing

▶ Antes que nada tenemos que

lograr que tenga el hábito de

lograr un contacto sólido casi

toda vez que pega un hierro. Eso

hará que el control de la distancia

sea más confiable. Un swing

acortado, tres cuartos a ambos

lados de la bola, lo ayudará a

hacerlo. Jack Nicklaus casi

nunca hacía un follow-through

completo con sus hierros medios

a cortos porque el swing más

corto facilita el impacto de la bola

con el centro de la cara del palo.

También hace que usted pase a

través de la bola, comprimiéndola

fuera del césped (hablaremos

más de esto en un rato).

Practique este swing

controlado por el cuerpo pegando

medios tiros (fotos, arriba). Lleve

el palo hacia atrás con un buen

giro de su torso pero solo hasta el

punto en el que el brazo delantero

(izquierdo para los diestros) esté

paralelo al suelo. Luego detenga el

swing pasado el impacto cuando

el brazo posterior esté cerca del

paralelo con el suelo. Tal vez lo

sorprenda agradablemente ver

cuán bien le pega a la bola a pesar

de hacer un swing truncado.

“UN SWING

COMPACTO CON

EL HIERRO LO

AYUDARÁ A PASAR A

TRAVÉS DEL GOLPE

Y COMPRIMIRLA”.

1

2

cucharearla del pasto. No está

pegando hacia abajo.

La razón típica es que no está

transfiriendo su peso hacia la

pierna de adelante (izquierda

para los zurdos) mientras vuelve.

Necesita sentir que todo su peso

está apoyado sobre la pierna

izquierda y su pecho está encima

de la bola. Cuando hablo de

comprimir la bola, apretándola

hacia afuera del pasto, es esto

lo que quiero decir. Nunca

debe tratar de alzar la bola. La

dinámica de esta interacción

palo-bola-césped crea backspin

y eso hará que la bola se eleve.

Siga practicando este ejercicio

hasta que logre esa sensación de

compresión.

50 Golf Digest | mayo 2019


3 ensaye el movimiento

▶ El tema más común relacionado

con el mal juego de hierros es

cuando se trata de pegarle en subida

a la bola. Si está en un tee, en

un fairway esponjoso o incluso en

la alfombra de un range, se puede

salir bien parado con un swing que

está ascendiendo mientras golpea

la bola, pero nunca podrá controlar

la distancia ni la trayectoria de

esta manera. Necesita pegarle de

manera descendente, sacando

divot solo después del impacto.

Un gran ejercicio que lo ayudará a

lograr esto es ubicar una segunda

bola cerca del lado más alejado de

la que está a punto de pegar (abajo,

izquierda). Después de pegar el

golpe, note dónde está la marca del

divot con relación a dónde estaba

asentada la bola (abajo, derecha).

Debería estar más cerca del objetivo.

Si la marca comienza detrás

de la bola, probablemente está tratando

de cucharearla del pasto. No

está pegando hacia abajo.

La razón típica es que no está

transfiriendo su peso hacia la

pierna de adelante (izquierda para

los zurdos) mientras vuelve. Necesita

sentir que todo su peso está

3

4

“VERIFIQUE SU

POSICIÓN DE

IMPACTO. ¿ESTÁ LA

VARA DEL HIERRO

INCLINADA HACIA

ADELANTE?”

apoyado sobre la pierna izquierda

y su pecho está encima de la bola.

Cuando hablo de comprimir la bola,

apretándola hacia afuera del pasto,

es esto lo que quiero decir. Nunca

debe tratar de alzar la bola. La dinámica

de esta interacción palo-bola-césped

crea backspin y eso hará

que la bola se eleve. Siga practicando

este ejercicio hasta que logre

esa sensación de compresión.

4 conozca sus híbridos

▶ Yo le sugiero que agregue todos

los híbridos que quiera a su juego.

No hay razón por la cual deba pegar

un hierro 5 desde un suelo compacto

a menos que quiera impresionar

a alguien. Es mucho más fácil pegarle

alto y sólido con un híbrido.

Solo recuerde una cosa: un híbrido

es más parecido a un hierro que a

una madera de fairway. Eso significa

que debe jugar la bola cerca del

centro de su stance, como si fuera

un hierro, y debe pegarle de manera

descendente (abajo, izquierda), incluso

sacar un pequeño divot.

Debido a que las brechas de

distancia entre híbridos suelen

ser mayores a las de los hierros,

también le sugiero que adopte dos

grips por híbrido – en el tope del

mango y unos tres centímetros más

abajo. Esto le proporcionará dos

distancias por palo y así podrá dejar

más tiros a la altura de la bandera.

Lo dejo con otro pensamiento

general sobre los tiros de aproximación:

sea honesto con usted mismo.

Tal vez haya pegado 170 yardas con

un hierro 6 – una vez – pero no lo

hace habitualmente. Entonces no

agarre un 6 cuando la elección más

confiable es un hierro 5. Aun cuando

pegue una muy bien, y la bola

vuele la bandera, haberle pegado

sólido se sentirá muy bien. •

mayo 2019 | Golf Digest 51


▶ Después de dos U.S. Opens,

la black course espera

al PGA en mayo

TAL vez lleve algo de tiempo

acostumbrarse, pero este es el año en el que el

calendario de los campeonatos mayores de golf

sufre un cambio significativo. Como parte de numerosas

modificaciones al calendario del tour,

el PGA Championship pasa de su fecha tradicional

de agosto hacia una visita a la Black Course

de Bethpage State Park en Nueva York del 16 al

19 de mayo, seguido por un momento convencional

en junio para el U.S. Open y en julio para

el Open Championship. No es que el PGA no esté

acostumbrado al cambio: a lo largo de los años, el

campeonato se ha jugado en todos los meses excepto

enero, marzo y abril. ▶ Brooks Koepka, quien

el año pasado mantuvo a raya a Tiger Woods en

Bellerive, es el campeón defensor y Woods tratará

de igualar a Walter Hagen y Jack Nicklaus y

llevarse el Wanamaker Trophy por quinta vez.

Woods no ha ganado el PGA desde que venciera

en años consecutivos en Medinah y Southern Hills

en 2006 y 2007, pero sí ganó el U.S. Open en 2002

en Bethpage Black. Y todavía habrá más cosas en

Bethpage: la Copa Ryder visitará Black en 2024.

Algo

nuevo

en

betH

page

gutter credit tk

52 gd | pga preview 2019

Photograph by First Lastname


▶ verde y exuberante

El par 4 del hoyo 18 de Bethpage Black tiene 411 yardas,

la misma longitud que tuvo en el U.S. Open en 2009.

gutter credit tk

Photograph by First Lastname

month 2019 Fotografía | golfdigest.com por Dom Furore 85


gutter credit tk

54 golfdigest.com | month 2019

Photograph by First Lastname


LA HISTORIA DE LA PROPINA

QUÉ PREVALECE:

Y DE LA IMAGEN DE

¿EL SR. BUEN TIPO O

MATT KUCHAR

EL TACAÑO?

POR JOHN FEINSTEIN

Fotografías por Nathaniel Welch

mayo 2019 | Golf Digest 55


TOP-10 EN MAJORS 2 2017 Open Championship T-3 2012 Masters T-4 2017 Masters T-5 2014 Masters T-6 2010 U.S. Open T-7 2015 PGA Championship

T-8 2013 Masters T-9 2018 Open Championship T-9 2017 PGA Championship T-9 2012 Open Championship T-10 2010 PGA Championship

56 Golf Digest | mayo 2019

MATT

Kuchar estaba parado afuera de las puertas

de vidrio que van del clubhouse del Sea

Island Golf Club al putting green.

Era la semana antes de Navidad en Georgia

y el hijo de 11 años de Kuchar, Cameron,

estaba jugando en la cancha de putting que

serpentea alrededor del green. La sonrisa de

Kuchar no podía ser más grande.

“Me encanta el hecho de que a mis dos

hijos les encante jugar”, dijo. “Nunca los

obligué a jugar o practicar. Cuando me

piden jugar o ir a la práctica, voy. Pero ellos

deciden cuándo ir y cuánto tiempo vamos

a estar”.

Dentro del clubhouse, la esposa de Kuchar,

Sybi, observaba su reloj. Cameron tenía

cita con el dentista y el profesor de Matt,

Chris O’Connell, estaba viniendo desde el

aeropuerto para pasar algo de tiempo con

él antes de las fiestas. A sus nueve años,

Carson, el hijo menor de los Kuchar estaba

jugando al tenis con los padres de Sybi.

La vida en el Mundo Kuchar era frenética,

pero claramente feliz.

“He tenido muchísima suerte al poder

construir la vida que tenemos”, dijo Kuchar

más temprano esa mañana. “Este ha sido el

lugar perfecto para criar una familia, y ha

sido un lugar maravilloso en mi caso porque

puedo jugar y practicar cuando no estoy en

el tour. No creo que pudiera pedir nada más

que eso”.

Esa era la imagen pública de Kuchar: la

familia devota que se comporta con elegancia

y estilo en la victoria y en la derrota.

Pero esa imagen recibió un golpe enorme

en febrero cuando Kuchar se vio involucrado

en lo que podría llamarse la primera controversia

real de su carrera. Comenzó el pasado

noviembre con una victoria – una importante.

Kuchar no había ganado en el PGA Tour

en más de cuatro años y, habiendo cumplido

40 en junio, estaba seriamente preocupado

respecto de cuánto golf le quedaba todavía.

Como suele hacer cada tanto, Kuchar decidió

combinar el juego en un torneo con las

vacaciones de la familia, llevando a Sybi y

los chicos con él al Mayakoba Classic. Le dio

la semana libre a su caddie habitual, John

Wood, y contrató a un caddie local, David

Ortiz, para el torneo.

Los caddies del club cobran una tarifa

fija cuando el jugador no pasa el corte – varía

dependiendo de la duración de la relación

– y, por lo general, reciben un 5 por ciento

de lo que el jugador recibe al pasar el corte; 7

por ciento si queda entre los diez mejores y

10 por ciento si gana.

Kuchar y Ortiz acordaron $1.000 por la

semana, $2.000 por pasar el corte, $3.000

por quedar entre los 20 mejores y $4.000 si

quedaba entre los mejores 10. Pero Kuchar

ganó y cobró casi $1,3 millones. Si Wood le


hubiera llevado los palos, hubiese recibido

cerca de $130.000. Kuchar le pagó a Ortiz un

bono de $1.000 y un total de $5.000.

Luego corrió un rumor que decía que

Kuchar le había pagado a Ortiz solo $3.000.

Kuchar dijo que eso no era cierto, que le había

pagado a Ortiz más que eso pero menos

que el 10 por ciento.

Ortiz y un empresario al que él le había

llevado los palos en Mayakoba dieron a conocer

la carta que Ortiz le había enviado a

Mark Steinberg, el agente de Kuchar, pidiendo

otros $45.000. El e-mail inicial decía que

Steinberg, hablando en nombre de Kuchar,

le había ofrecido unos $15.000 adicionales.

“De hecho eran $20.000 adicionales”, aclaró

Kuchar. “Fue rechazado. Y fue ahí que me

puse cabeza dura.”

Cuando le pidieron la historia a Kuchar

en Riviera él la desechó, opinando que en lo

que a él concernía, “había terminado”.

Lejos de eso. Para la mayoría de la gente,

Kuchar estaba actuando como el típico 1 por

ciento de los ricos, insensibles y malcriados.

“Cuando escuché que le estaban enviando

historias a mi abuela sobre cuán malo

había sido”, admite Kuchar, “sabía que tenía

que repensarlo”.

Kuchar habló con una serie de amigos

en los que él confía – algunos en golf, otros

no. “Siempre he admirado a la gente que

está dispuesta a aceptar la culpa”, dice. “Me

di cuenta de que había huido del tema y no

estaba bien.

“Lo que sucedió fue que gané un torneo

y mucha plata. En una situación como esa,

uno quiere que ambas partes ganen. David

no había ganado económicamente. Decidí

que lo que debía hacer era aceptar la culpa

y asegurarme de que David ganara económicamente.

En cuanto tomé la decisión, me

sentí mejor. Sabía que era lo correcto”.

Él publicó una extensa disculpa por el

incidente. “Estaba decepcionado conmigo

mismo”, Kuchar me dijo al regresar a casa

desde el evento WGC en la Ciudad de México,

confirmando que le otorgó un pago

adicional de $45.000 a Ortiz. “Esta fue la

primera vez que actué de una forma que no

es la que quiero que la gente vea o piense de

mí. Era momento de pararme y decir, ‘me

equivoqué’ ”.

Kuchar y Ortiz pasaron algo de tiempo

juntos antes de la tercera vuelta del torneo

en la Ciudad de México y Kuchar dice que

la respuesta que recibió del público durante

el torneo fue sobrecogedoramente positiva.

Kuchar sabe, sin embargo, que habrá quienes

no quieran dejar el tema a un lado. No

puedo decir que se haya terminado, lo dejé

atrás”, cuenta. “Recibí todo tipo de pedidos

de los medios para hablar sobre México y

ahora estoy hablando de eso contigo. Pero

al menos ahora siento que hice lo correcto,

aun cuando me haya llevado un tiempo

entenderlo”.

¿Entonces quién es Matthew Gregory

Kuchar?

Zach Johnson, uno de los amigos más

cercanos de Kuchar y vecino de Sea Island

dice “No existe nadie en el PGA Tour cuya

imagen sea más diferente de quien realmente

es que Matt Kuchar”.

Esa no es una referencia al incidente con

Ortiz. Y no, Kuchar no es como David Simms,

el personaje en “Tin Cup”, cuya imagen

impecable ocultaba el hecho de que no le

gustaban los niños o los ancianos.

Pero es bastante diablillo.

“Creo que viene de la familia de mi

padre”, dice. “Cada vez que mi papá y su

familia se juntaban, había muchos chistes y

tomadas de pelo”.

“Veámoslo así”, dice Jim Furyk, quien

eligió a Kuchar como asistente del capitán

en la Copa Ryder del año pasado. “Estar en

una habitación con mucha gente y saber que

existe un tipo con el cual Phil Mickelson no

va a meterse para hacerle alguna broma – y

saber que ese tipo es Kooch – debería darte

una idea de cómo es. Phil cree que él es el

rey, excepto por Kooch. Lo tiene tan agarrado

a Mickelson al punto en que Phil decidió

darse por vencido”.

No son solo frases. Kuchar trabaja en

su humor. En 2013, la noche antes de que

empezara la Copa Presidentes los otros 11 estadounidenses

y el capitán Fred Couples entraron

a la sala de jugadores y encontraron

caricaturas enormes de cada uno de ellos en

las paredes del salón. Cada caricatura tenía

una remera adjunta, pero estaban intercambiadas

así que los jugadores tenían que adivinar

cuál remera iba con cada imagen.

“La más graciosa era la de Tiger”, dice

Davis Love III, asistente del capitán del equipo.

“Tenía la palabra ‘TEAM’ (EQUIPO) en el

frente y en el medio de ella había una letra ‘I’

en rojo. Debajo de ella decía, ‘No hay una ‘I’

(YO) en Team (equipo)’. Todos, incluyendo a

Tiger, soltaron la carcajada”.

A pesar de las cuatro participaciones en

la Copa Ryder y nueve victorias en el PGA

Tour, la travesía de Kuchar es bastante diferente

a la del típico jugador multimillonario

del PGA Tour.

Sí, él fue una estrella cuando niño en

Florida y eligió la universidad de Georgia

Tech en parte porque el equipo de golf tenía

acceso a un número de canchas de primer

nivel y también porque pensó que sería un

buen lugar para prepararse para el mundo

de los negocios si él no se hacía golfista

profesional.

Su camino cambió cuando ganó el U.S.

Amateur en el verano de 1997 al terminar su

primer año en la universidad. La idea de ganar

el Amateur la primera vez que lo jugaba

nunca se le había ocurrido.

“Cuando llegué a las semis, los otros tres

muchachos era Randy Leen, Joel Kribel y

Brad Elder”, dice Kuchar. “Los tres habían

jugado en el equipo de la Copa Walker una

semana antes. Sabía que no estaba en su

nivel”.

Kuchar recuerda estar nervioso en la

mañana de la semifinal contra Leen hasta el

punto de no poder pasar bocado. “Nunca estuve

más nervioso en mi vida”, dice. “Sabía

que estaba en juego ese día. Si ganaba, podía

jugar el Masters. Estaba aterrado”.

Estaba tan aterrado que “de alguna manera”

– sus palabras – hizo birdie en cuatro

de los últimos cinco hoyos y ganó 6&5. Al día

siguiente, en la final a 36 hoyos, pudo sacarle

bastante ventaja a Kribel y la aguantó hasta

ganar 2&1.

Eso significaba que dos meses antes de

cumplir 20 estaría colocando la bola sobre el

tee en la primera vuelta del Masters 1998 con

el campeón defensor: Eldrick (Tiger) Woods.

“OK, tal vez estuve igual de nervioso esa

mañana”, admite Kuchar. “Todavía recuerdo

mi caminata en medio de esta pared de gente

desde el putting green hasta el tee del uno.

Tiger fue primero y por supuesto, la gente

enloqueció por él. Pensé que podía subir al

tee detrás de él y robarme un par de aplausos.

Pero recibí una gran aclamación. Me

puse feliz cuando fui capaz de colocar el tee

en el suelo y no caerme de cabeza”.

Kuchar anotó un 72 ese día (Woods anotó

71) y terminó empatado 21 con su padre

‘PERO AL MENOS AHORA SIENTO QUE HICE

LO CORRECTO, AÚN CUANDO ME HAYA

LLEVADO UN TIEMPO ENTENDERLO’.

en la bolsa. Luego terminó empatado en el

puesto 14 en el U.S. Open. Para ese entonces,

el mundo corporativo estaba haciendo fila

para volverlo rico ni bien se volviera pro,

quizás después del British Open.

Excepto que Kuchar no se volvió pro.

Volvió a Georgia Tech para su tercer año.

“Hablé con muchos [jugadores] y la

mayoría de ellos me dijo que aprovechara la

buena racha porque estaba listo para jugar.

Pero jugué una vuelta de práctica en el British

con Payne Stewart y Paul Azinger y Payne

mayo 2019 | Golf Digest 57


me dijo, ‘puedes jugar aquí durante 25 años,

pero nunca recuperarás tus dos últimos años

universitarios’. Eso me quedó grabado”.

Después de la graduación en la primavera

de 2000 y con un título en administración,

la gente quedó atónita cuando no se

unió al tour sino a una financiera boutique

dirigida por Joe Wortley en Boca Raton, Fla.

“Él tenía la idea de que yo podía seguir el

modelo de aficionado de Bobby Jones”, dice

Kuchar. “Mantenerme aficionado, pero seguir

jugando al golf y crear una vida fuera de

la cancha. Yo estaba intrigado. Bobby Jones

había ido a Georgia Tech, y pensé que podría

ser genial ser lo suficientemente bueno para

volver al Masters como aficionado; quizás jugar

media docena de eventos del tour al año

y jugar al golf con clientes”.

Se ríe. “Duró menos de un año”.

El punto de quiebre llegó cuando falló el

corte por uno en el Texas Open en septiembre

2000 y estaba deseando jugar a la semana

siguiente pero no podía porque no tenía

otra invitación del patrocinante. Decidió

que tenía que descubrir cuán bueno podría

llegar a ser si jugaba al golf para ganarse la

vida.

La respuesta rápida: muy bueno. En marzo

de 2002 ganó el Honda Classic. Solo tenía

23 y estaba encaminado.

“Nunca hubiera imaginado que no volvería

a ganar en siete años”, dice, riéndose.

“¡Siete años!” Eso fue un largo tiempo. Por

supuesto, pasaron muchas cosas durante

esos siete años. Algunas buenas/maravillosas.

Otras no tan buenas”.

Lo maravilloso fue su cortejo a Sybi

Parker, a quien había conocido en Georgia

Tech. Sybi era jugadora de tenis, los dos se

hicieron amigos cuando los deportistas de la

universidad iban a los “bares de atletas” en

Buckhead. “Todos solíamos andar juntos”,

recuerda Kuchar. “Siempre nos caímos bien

pero nunca fue más allá en universidad. Ambos

estábamos enfocados en continuar con

nuestras vidas”.

Ya graduados, Sybi se mudó a San Francisco

para enseñar tenis. En 2002 Matt la

invitó a verlo jugar en Pebble Beach.

Eso no salió según lo planeado. Sybi llevó

a su novio y los dos buscaron a Matt en Pebble

Beach. Él estaba jugando en Poppy Hills.

“No sabían que el torneo se jugaba en

tres canchas porque dice Pebble Beach en

el nombre”, dice Matt. “Pasaron una hora

deambulando por Pebble buscándolo hasta

que el novio dijo ‘Vámonos de acá’ ”.

Matt y Sybi se vieron ese otoño en el

partido de fútbol de Georgia Tech. Para entonces

el novio ya no estaba y Sybi se estaba

mudando de vuelta a Atlanta. Poco después

Matt la invitó al Shark Shootout. Ella aceptó.

En menos de un año estaban casados.

Cameron llegó en 2007 y Carson en 2009.

La familia se mudó a Sea Island, donde Sybi

58 Golf Digest | mayo 2019

había pasado gran parte de su niñez. “Gran

lugar para vivir”, dice Matt. “Además de tener

a los abuelos cerca. Perfecto”.

SALVADO DE UN GRAN BAJÓN

La carrera de Kuchar no fue tan

perfecta. El putt siempre había

sido su punto fuerte pero cuando

empezó a tener problemas con el

impacto de bola, su putting también

decayó. “Cuando piensas que

tienes que embocar cada putt, no

lo haces tan bien”, dijo. “Siempre

fui un buen jugador de putter – ahora tenía

que ser fabuloso solo para poder tener una

oportunidad”.

A principios de 2006, de vuelta en el

Nationwide Tour, su compañero de universidad

Matt Weibring le dijo que debería ir

a ver al profesor Chris O’Connell en Dallas.

Kuchar estaba abierto a cualquier cosa en

este punto.

O’Connell le sugirió a Kuchar que debería

hacer algo completamente contraintuitivo:

apuntar a la derecha para pegar el fade

que le gustaba jugar. Por supuesto, Kuchar

siempre había apuntado a la izquierda.

“Al principio se sentía realmente incómodo”

dice. “Estaba apuntando a la

derecha y tratando de arrancar la bola por

la izquierda y pegar un fade. Era como si

estuviera pegando un pull cortado. No tiene

sentido pero funcionó. Cuanto más seguido

pegaba un buen golpe de ese modo, menos

incómodo me sentía”.

Armado con su swing de aspecto chato,

Kuchar ganó un evento en el Nationwide

en 2006 y volvió al tour grande en 2007.

Nunca más estuvo cerca de dejarlo desde

entonces.

“Cuando volví al tour jugué sólido durante

tres años, pero la victoria en Turning

Stone [fines de 2009] fue un gran logro para

mí”, confiesa Kuchar. “Me estaba preguntando

si volvería a ganar otra vez”.

Ganó el primer evento de los playoffs al

año siguiente y embolsó $4,9 millones total

– el primero en el listado de ganancias. Más

importante, logró por primera vez ser parte

del equipo de la Copa Ryder.

A partir de allí ganó el Players Championship

en 2012, el WGC-Match Play en

2013 y el Memorial más tarde ese año. Peleó

de manera consistente los primeros lugares

en los majors pero nunca tuvo una oportunidad

clara para ganar hasta el Open Championship

en Birkdale en 2017. Ese domingo,

mientras jugaba en el grupo final con Jordan

Spieth, Kuchar remontó hasta empatar

la punta con seis hoyos por jugar.

“Sabía que tenía una verdadera oportunidad”,

dice Kuchar. “Después de pegar el

drive en el 13 creo que pensé, este es mi día.

Voy a ganar”.

Pero Spieth logró un bogey milagroso

seguido de birdie-águila-birdie-birdie.

Al terminar el hoyo 18 y abrazarse,

Kuchar se sorprendió por lo que vio a continuación:

Sybi, Cameron y Carson estaban

detrás del green esperándolo. Con Matt

entre los primeros lugares el viernes, Sybi

decidió viajar a Inglaterra para estar allí el

domingo. “Pensé que si ganaba querríamos

estar allí para compartirlo con él”, dijo ella.

“Si no ganaba, nos iba a necesitar ahí”.

Se quedaron en la habitación del hotel

hasta que faltaban pocos hoyos por jugar

– Sybi no quería que Matt se distrajera por

su repentina presencia y le preocupaba que

los dos niños se desbordaran en los alientos

hacia su padre. “Ambos adoran a Jordan”,

explica, “pero no ese día”.

Al terminar la entrega de trofeos, Kuchar

fue a hablar con los medios acompañado

de sus hijos. Mientras salían de la sala

de prensa, se encontraron con Spieth, quien

portaba la claret jug. Por pedido de Kuchar,

Spieth les mostró a los niños dónde estaba

grabado su nombre sobre el trofeo. Luego

Spieth se agachó y les dijo a los chicos que

deberían estar muy orgullosos de su padre:

“No porque sea un gran golfista, sino porque

es una gran persona y un gran papá”.

Kuchar admite que Birkdale lo mortificó

un poco el año pasado. No logró estar en el

equipo de la Copa Ryder por primera vez

desde 2008, si bien Furyk le pidió que fuera

asistente del capitán en la misma llamada

en la cual le decía que no lo estaba eligiendo

para el equipo.

“Me hubiera encantado tenerlo en el

equipo”, admite Furyk, “pero los muchachos

que elegí estaban jugando tan bien

que tuve que elegirlos. Además, Matt no

había tenido un año tipo Matt Kuchar”.

Kuchar lo sabía. Y su cumpleaños número

40 lo afectó más de lo que él hubiera

pensado. “Tal vez fue porque no estaba

jugando tan bien, pero lo tenía muy presente”,

reconoce. “Nunca le había pegado

tan fuerte a la bola y los chicos de hoy le

pegan tan largo, y tienen tanto talento, me

preguntaba si podía seguir compitiendo a

mis 40”.

Nadie estaba más sorprendido por la

reacción de Matt que la persona que mejor

lo conoce. “No parecía ser él”, dice Sybi.

“Por lo general es optimista porque siempre

ha sabido que encontraría una manera de

jugar mejor. Nunca dudé que lo haría”.

“El golf te golpea bastante”, dice Kuchar.

“Creo que todos entendemos esto. Pero

cuando no juegas bien por un tiempo y

cumples 40, te preocupas”.

Pero dos meses después de Mayakoba, en

otras vacaciones familiares, Kuchar ganó en

Hawái por cuatro golpes. Había sobrevivido

a su crisis de la mediana edad golfística. Y

ahora lo ha descifrado – más vale tarde que

nunca – cómo enmendar un error.


DAN JENKINS

INICIA LA BÚSQUEDA

DEL MEJOR ENTRE LOS

MEJORES DE LA

HISTORIA EN NUESTRO

EVENTO MITOLÓGICO,

THE

GOAT.

Y USTED PUEDE ELEGIR

AL GANADOR

POR DAN JENKINS

GOLF DIGEST ★ EL MEJOR DE TODOS LOS TIEMPOS

mayo 2019 | Golf Digest 61


nota del editor

▶ Este mes Dan Jenkins presenta el MEJOR DE TODOS LOS TIEMPOS Invitational

de Golf Digest, con los mejores 32 de un evento mitológico avanzando de la etapa de

clasificación por golpes en Augusta National a match play. Comenzando cada día en

abril 20 en golfdigest.com y en el número de junio, el columnista senior Guy Yocom

documentará los resultados de los partidos, llevando a la final en Pebble Beach. ¿Quién

será el campeón? El ganador será revelado en la edición de julio. El guionista Mark Frost,

cuyos libros incluyen The Greatest Game Ever Played y The Match: The Day the Game

of Golf Changed Forever, escribirá dos versiones de la final con distintos ganadores.

Para conocer más detalles y seguir el evento, ingrese a golfdigest.com/go/goat.

mismo año, algo que logró en

1890, viajó hasta Augusta y jugó

una vuelta de práctica, pero se

marchó en un abrir y cerrar de

ojos quejándose de que nadie

en la ciudad había sentido hablar

de él excepto Ben Crenshaw

y Herbert Warren Wind.

El 68 de Byron lo convirtió

en el líder en el clubhouse

durante tres horas. Dijo que

fue “lo más gracioso” cuando

arrancó 2-3—birdie, águila—

en el 12 y 13. Era lo mismo que

había hecho en 1937 cuando

venció a Ralph Guldahl y ganó

su primer Masters.

Nelson le dio el crédito a su

visión por haber dejado la bola

cerca de las banderas del 12 y 13.

Repitiendo un comentario que

había hecho una vez durante

una trasmisión de ABC, “Siempre

he podido ver bastante bien

en lo que respecta a mis ojos”.

Watson y Wadkins anotañida

de sentimiento. Comenzó

con la ceremonia de apertura

en el tee del hoyo 1 el jueves.

El Viejo Tom Morris y el

Joven Tom Morris, en sus trajes

de lana de tres piezas que

combinaban con el color de sus

barbas y patillas, pegaron los

golpes ceremoniales. Ambos

lanzaron sus golpes al medio

del fairway, el drive del Joven

Tom voló más de 70 yardas.

En una entrevista más tarde

de esa mañana, el Joven Tom

dijo que podría haber logrado

Sin lugar a duda trascenderá

los majors

este año, si es la palabra

correcta. Hablo

de El mejor de todos los tiempos

Invitational de Golf Digest

– “GOAT” – que comenzó en

el Augusta National Golf Club.

Fue uno de los torneos más fascinantes

que se haya jugado, si

bien al final fue predecible que

ganaría un inmortal porque

había pocos mediocres entre los

participantes.

La competencia estuvo temayor

distancia si no hubiera

sido por el hecho de que estaba

muerto. Los 72 competidores de

elite estaban bien vivos y en el

mejor momento de sus carreras,

deseosos de ver quien prevalecería

en los 72 hoyos por golpes.

El comité del torneo envió

astutamente a los tres competidores

más rápidos de la historia

en el primer grupo: Byron Nelson,

Tom Watson y Lanny Wadkins.

Quizás no sean los tres

más rápidos si se cuentan los

primeros años del British Open

cuando Prestwick era una cancha

de 12 hoyos y un 52 equivalía

a una gran vuelta, pero eran

bastante veloces.

Wadkins, el primer suplente,

había reemplazado a John

Ball de Gran Bretaña en el torneo.

Ball, ocho veces ganador

del British Amateur y el primer

jugador en ganar el British

Amateur y el British Open en el

Left: Koepka: Stan Badz/PGA Tour/GETTY IMAGES • Langer: David Cannon/Allsport/Getty Images • Faldo: Reg Innell/Toronto Star/Getty Images • Sarazen: Augusta

National/Getty Images • Opening pages: Ballesteros: Focus on Sport/Getty Images • Els: Andrew Redington/Getty Images • Casper, Demaret, Floyd, Middlecoff, Miller,

Nicklaus, Nelson, Norman, Player, Snead, Trevino, Watson, Woods: Augusta National/Getty Images • Fowler: Doug James/Icon SMI/Corbis/Getty Images (continued, page 76)

Ilustraciones por John Ritter


(Continued from page 74) Hagen: Edward G. Malindine/Topical Press Agency/Getty Images • Hogan, Jones, Palmer, Thomson, Wright: Bettman/Getty Images

Irwin: Peter Dazeley/Getty Images • Johnson: Patrick Smith/Getty Images • Locke: PA Images/Getty Images • McIlroy: Patrick Smith/Getty Images

Mickelson: Timothy A. Clary/AFP/Getty Images • Spieth: Andrew Redington/Getty Images • Thomas: Sam Greenwood/Getty Images • Vardon: Topical Press Agency/Getty Images

ron 70 golpes cada uno, pero

Tom no estaba feliz con la vuelta.

Dijo que debía tener mayor

incentivo si lo hubieran puesto

a jugar con Gary Player para

poder acusarlo de hacer trampa

otra vez. Tal vez tengan la oportunidad

en match play.

Lanny, por otra parte, era

pura sonrisa. Conocido como

un competidor feroz por dinero,

cerró el día con un birdie

en el 18 para ganar una pluma

acumulada a lo largo de cinco

hoyos.

El threesome jugó la vuelta

en una hora y 37 minutos.

Hablando de Ralph Guldahl,

él fue por algún tiempo

el mejor jugador de golf entre

1936 y 1939, cuando ganó dos

U.S. Opens consecutivos, tres

Western Opens seguidos y un

Masters. Pero también era uno

de los más lentos y fue puesto

a jugar de manera correcta con

los otros dos jugadores más lentos

de la historia: Cary Middlecoff

y Greg Norman.

Fue un error obvio del comité

el no haberlos puesto últimos.

Su vuelta requirió seis

horas y 32 minutos, obligándolos

a dar paso a seis threesomes.

Norman se arrodilló, estudió

su libro de yardas y realizó la

plomada para averiguar la línea

de cada putt desde los cuatro

ángulos, incluyendo las bolas

dadas, en su 73. Y paralizó todavía

más el ritmo de juego cuando

se detuvo para casarse en la

ida y divorciarse en la vuelta.

Guldahl demoró bastante el

juego por peinarse entre golpes,

una característica que lo había

hecho famoso. Este hábito lo

hizo aún más lento en los días

ventosos, como lo fue en esa

primera vuelta. También logró

anotar un 73.

Middlecoff igualó el 73 a

pesar de las águilas en el 13 y 15.

Un exdentista conocido como

“Doc” en el tour y como “metódico”

entre los reporteros,

continuó haciendo una pausa

molesta en el tope del swing.

Parecía que le era imposible

volver el palo y llevarlo a través

de la bola hasta que su caddie –

un exasistente dental – le gritaba

“¡ahora!”

Ernie Els, Peter Thomson y

Bobby Locke, con 11 victorias

LLOYD MANGRUM TUVO UN RECUERDO RECURRENTE DE LA II

GUERRA MUNDIAL Y LE PEGÓ A VIJAY SINGH EN LA BOCA CON

UN CENICERO Y LUEGO EMPUJÓ A DUSTIN JOHNSON POR LAS

ESCALERAS PORQUE “TENÍA GANAS”.

en el British Open entre ellos,

también se demoraron un poco

cuando Ernie anotó un 9 tras

seis putts en el hoyo inicial, la

mitad con la bandera puesta y la

otra mitad sin bandera. Ernie se

calmó y de alguna manera anotó

un 80, tres detrás de Thomson y

dos detrás de Locke. Padraig Harrington,

jugando en el grupo de

atrás, anotó un 70 y luego balbució

durante 3½ horas sobre Augusta

National y por qué sería

una sede ideal para la Copa

Ryder o los Juegos Olímpicos.

Eso fue antes de la tormenta

de fuego en las redes sociales

que involucró a Lloyd Mangrum,

quien tuvo un recuerdo

recurrente de la II Guerra Mundial

y le pegó a Vijay Singh en

la boca con un cenicero y luego

empujó a Dustin Johnson por

las escaleras del clubhouse porque

“tenía ganas”. Dustin aterrizó

a los pies de Justin Thomas,

Bubba Watson, Brooks Koepka

y Jordan Spieth, quienes llamaron

Sr. Mangrum a Lloyd por el

resto de la semana. Un reportero

de Augusta Chronicle le dijo

a Harry Vardon que iba a escribir

un blog al respecto y Harry

le dijo, “¿qué vas a hacer qué?”

La salida a las 8:57 del Gran

Triunvirato tenía a los talentos

de Vardon, J.H. Taylor y James

Braid. Ellos fueron extremadamente

populares con docenas de

fanáticos que fueron traídos en

buses desde geriátricos y comunidades

de viviendas asistidas.

El 70 de Braid, el 71 de Vardon

y el 72 de Taylor igualaron

las vueltas más bajas que

habían anotado en los British

Opens mientras ganaban 16 de

ellos entre los tres desde 1894

a 1914. Sus scores fueron todavía

más excepcionales cuando

se toma en cuenta que Augusta

National estaba jugando 1.000

yardas más larga que cualquier

cancha que ellos hubieran visto

antes. Rápidamente los tres

le dieron el crédito a Big Boy,

la nueva bola de golf que les

proporcionaba distancias que

nunca habían soñado.

Otro grupo entretenido era

el de Babe Zaharias, Mickey

Wright y Patty Berg. Mientras

Mickey no hacía sino fumar

y mostrar su swing de manual,

Babe y Patty charlaban

constantemente.

Comenzó en el tee del uno

cuando Patty dijo “Babe, imagino

que estarás pegando ese

hook bajo tuyo todo el día, ¿eh?”

“Todo lo que sé es que me

proporcionó 10 majors”, contestó

Babe.

“Cinco menos que yo, por

supuesto”, insistió Patty.

Dijo Babe, “Sí, pero piensa

cuántos más tú y yo podríamos

haber ganado si hubiésemos

podido jugar algunos de esos

Evians e Inspirations”.

El dos bajo el par 70 de Mickey

era un golpe menos que

Babe y Patty, y no pasó desapercibido

que las tres mujeres

jugaron mejor que varios

de los hombres, nada menos

que aquellos que estaban en el

grupo de las Naciones Unidas—

Nick Faldo, el británico; Seve

Ballesteros, el español; y Bernhard

Langer, el alemán. Todos

anotaron 74 golpes en el idioma

de cualquiera.

Tampoco pasó desapercibido

que Ballesteros estaba más

irritado que los otros con esa

vuelta. Mientras Seve salía del

último green, estaba gesticulando

y murmurando, “el viento...la

arena...los árboles...los

greens...el agua”.

En el inicio de la tarde, el 68

de Byron estaba empatado con

Ben Crenshaw, Billy Casper y

Horton Smith. Estaban jugando

juntos en una salida singular de

los mejores jugadores de putter

del mundo. Cada uno hizo un

putt en 14 greens - Gentle Ben

con su pistolero Armour, Buffalo

Billy con su mazo de cabeza

gorda y el Fantasma Joplin con

su hoja de vara de madera.

Ya había entrado la tarde

cuando la punta del torneo terminó

en manos de Sam Snead.

El “Slammer” anotó un 67

mientras jugaba en el grupo con

Jimmy Demaret y Lee Trevino.

Luego de anotar 69, Demaret

y Trevino también empataron

“la mejor ocurrencia” durante

18 hoyos, y la vuelta de Snead

no solo le concedió la punta, la

prensa le dio el premio al Chiste

Menos Imprimible del Día.

Brooks Koepka igualó el 67

de Snead pero se marchó enojado

cuando ningún reportero

pidió que lo llevaran a la sala

de prensa.

Para sorpresa de todos, los

dos grupos estelares no lograron

producir ningún momento descollante,

si bien comandaban la

mayor cantidad de público.

Bobby Jones, Walter Hagen

y Arnold Palmer anotaron par

de cancha, 72, cada uno, como

lo hizo el grupo final de Ben

Hogan, Jack Nicklaus y Tiger

Woods.

Jones insistió en que “no se

puede hacer el swing demasiado

lento con el palo” y se negó a

admitir que le molestaba cuando

Hagen se detenía cada tanto

para oler las flores o cuando

Palmer caminaba dentro del

público para ver si alguien quería

otro autógrafo.

Hogan, Nicklaus y Woods

se llevaron el día por delante.

Dijo Hogan, “yo di vuelta bastante

bien casi todo el día pero

cometí cuatro errores y probablemente

pegaré bolas hasta la

medianoche”.

Dijo Nicklaus, “Esta competencia

es la esencia de todo,

pero tengo algunos cambios

que me gustaría hacerle a la

cancha”. Jugando con una pierna

rota, un manguito rotador

roto y un fuerte dolor de cabeza,

Tiger dijo “es lo que es”.

Ninguno de los seis expresó

algún tipo de preocupación

sobre los cinco golpes de diferencia

entre ellos y Snead – especialmente

luego de que un

Photograph by First Lastname

mayo 2019 | Golf Digest 63


GOLF DIGEST ★ EL MEJOR DE TODOS LOS TIEMPOS

reportero les recordara que Sam

fue el líder tras la primera vuelta

del U.S. Open en cinco ocasiones

1937, 1939, 1940, 1946 y

1951 – pero nunca lo ganó.

Y finalmente, el mejor título

de diario fue para Leonard

Crawle del Daily Telegraph de

Londres. Escribió Crawley:

A pesar del manejo abominable

del equipaje de la prensa

en el aeropuerto de Augusta,

Georgia, el Mejor de Todos Los

Tiempos Invitational empezó de

manera bastante decente ayer.

LOCURA DEL SEGUNDO DÍA

El viernes fue un día

de confusión, decisiones

de reglas y golpes

milagrosos. Lloyd

Mangrum terminó el día con un

64 pero vi que se convirtió en

un 68 por Joseph C. Dey Jr. de

la USGA, presidente del Comité

de Reglas.

Los cuatro golpes de penalidad

de Mangrum fueron aplicados

después de la vuelta porque

él había llegado ocho minutos

tarde a su horario de salida. Sus

compañeros de juego, Gene Littler

y Lawson Little, también

excampeones del U.S. Open,

acordaron que Mangrum tuvo

suerte de no ser descalificado.

Mangrum y Dey intercambiaron

palabras ante media

docena de miembros de los medios

fuera de la sala de prensa.

Dijo Dey, “Lloyd, yo te vi en

el clubhouse. Llegaste tarde

porque no quisiste abandonar

un juego de cartas”.

Sacando la boquilla del cigarrillo

de sus labios, Mangrum

dijo, “Bueno, sí, déjame decirte

algo Joe: tú también hubieras

llegado tarde si hubieses tratado

de evitar que ellos anotaran”.

El 68 de Mangrum compensó

en parte el 76 en la primera

vuelta, cuando le habían aplicado

dos golpes de penalidad por

no marcar la bola sobre el green

antes de levantarla para espantar

un bicho que estaba sobre

ella. La ironía de esto no pasó

desapercibida para Mangrum.

Él había experimentado un destino

similar en el playoff del

U.S. Open con Hogan en Merion

en 1950. Un golpe atrás de Ben

con tres hoyos por jugar, Mangrum

había sido golpeado con

dos golpes de penalidad en el

green del 16 por una infracción

bastante parecida.

Dijo Mangrum, “Diablos,

soy el tipo que completó el regreso

de Hogan – y todavía no

se si fue un bicho de verdad”.

Mientras tanto Arnold Palmer

fue ayudado por las reglas

en su vuelta de 68 que le brindó

brevemente la punta a mitad de

camino con 140. Si bien no había

llovido en un mes, los oficiales

sugirieron que pidiera la regla

de pelota enterrada en su propio

pique cuando falló el green en

el seis, 12 y 16. Tomando ventaja

de la regla, Palmer convirtió tres

doble bogeys en pares. Ken Venturi,

mirando con Jim Nantz,

tuvo un ataque de tos pero se

alejó sin decir nada.

El golpe del día fue de Tiger

Woods quien había sufrido de

una fractura de omóplato la

noche anterior y luego no pudo

activar sus glúteos en la cancha

de práctica. Jugando con Bobby

Jones, Tiger duplicó el albatros

de Gene Sarazen en el 15. Fue

un “golpe escuchado por todo

el mundo” y el que le permitió

a Tiger volver a par de cancha

para el torneo. Si bien en 1935

Sarazen había pegado una madera

4 desde 235 yardas que picó

en el frente del green y rodó directamente

dentro de la taza,

Tiger lo jugó un tanto diferente.

De manera intencional pegó un

hierro 3 desde el tee para dejarse

las mismas 235 yardas a la bandera

y luego embocó su segundo

golpe con un sand wedge.

Al cabo de la vuelta, Bobby

Jones les dijo a los medios,

“Tiger juega un deporte con el

que estoy menos familiarizado

que con el de Jack Nicklaus”.

Aquellos que siguieron el

grupo intelectual de Phil Mic-

bracket 1

ben hogan

brooks koepka

avanzan a match play

bracket 2

jack nicklaus

harry vardon

bernhard langer

byron nelson

rory mcilroy

gene sarazen

billy casper

arnold palmer

jordan spieth

bobby jones

mickey wright

bobby locke

jimmy demaret

phil mickelson

final

gary player

ernie els

seve ballesteros

hale irwin

walter hagen

cary middlecoff

lee trevino

raymond floyd

nick faldo

greg norman

dustin johnson

sam snead

tiger woods

johnny miller

siga el match play en golfdigest.com/go/goat

peter thomson

tom watson

failed to qualify for match play Willie Anderson, Tommy Armour, Jim Barnes, Patty Berg, Tommy Bolt, Julius Boros, James Braid, Henry Cotton, Ben Crenshaw,

Roberto De Vicenzo, Chick Evans, Ralph Guldahl, Padraig Harrington, Tom Kite, Lawson Little, Gene Littler, Nancy Lopez, Lloyd Mangrum, John J. McDermott, Cary Middlecoff,

Larry Nelson, Francis Ouimet, Willie Park Sr., Nick Price, Ted Ray, Justin Rose, Paul Runyan, Denny Shute, Vijay Singh, Horton Smith, Annika Sorenstam, Curtis Strange, Payne

Stewart, J.H. Taylor, Justin Thomas, Lanny Wadkins, Bubba Watson, Kathy Whitworth, Craig Wood, Babe Zaharias. honorary starters Old Tom Morris and Young Tom Morris.

64 Golf Digest | mayo 2019


kelson, Roberto De Vicenzo y

Tommy Bolt fueron testigos de

una escena extraña en el hoyo

18. Mickelson necesitó un par 4

en el último hoyo para quedarse

con la punta del torneo, pero

cuando sacó el driver de la bolsa,

un socio de Winged Foot que estaba

entre el público gritó:

“¡No, Phil, no . . . el driver no!”

Ignorando el pedido pero

evaluando al tipo para conseguir

una franquicia de yogurt

congelado, Mickelson proced

a cortar demasiado su golpe de

salida y enviar la bola al medio

de los pinos... a un lugar horrible

donde el mejor score sería

un doble bogey 6.

Tommy Bolt dijo, “Hijo, no

acertaste ningún fairway en

todo el día con ese palo. Si fuera

mío, estaría trepado encima de

un árbol a estas alturas”.

Veinte minutos más tarde

en la carpa de entrega de tarjetas

Mickelson anotó mal el

score de Roberto, sumando un

66 en vez de un 65 y Roberto

la firmó. El error fue detectado

rápidamente por los oficiales

y De Vicenzo recibió ese golpe

adicional.

“Soy un idiota,” dijo Phil.

“Qué estúpido que soy,” dijo

Roberto.

Bolt frunció el ceño al mirar

la tarjeta y dijo, “no veo nada

mal. Es un 6 perfecto y otro 6

perfecto”.

Se advirtió otro incidente

cuando Vijay Singh huyó del

vestuario después de que Harvey

Penick le lanzara un cenicero

a Lloyd Mangrum y le

aconsejó que “apuntara bien.”

El día de Vijay tuvo otro mal

giro cuando discutió con Phil

Mickelson quien le reclamaba

por la marca de clavos que

había dejado en los greens.

Un reportero de The Augusta

Chronicle los escuchó y le

dijo a Harry Vardon que iba a

hacer un programa por Internet

y Harry le dijo, “¿qué vas a

hacer qué?”

Sam Snead hizo 67, llegando

en dos en todos los pares

cinco y embocando el chip en

el 10. Esto le brindó un total de

134, 10 bajo el par, y tres golpes

menos que Byron Nelson.

Había un grupo enorme de

nombres estelares en 142: Ben

Hogan, Bobby Jones, Tiger

Woods, Walter Hagen, Tom

Watson, Harry Vardon, Lee

Trevino y Gary Player. Un periodista

deportivo destacó que

no necesitaban preocuparse

por los ocho golpes de ventaja

de Snead ya que Sam había

sido líder a los 36 hoyos en tres

ocasiones en el U.S. Open – en

1939, 1940 y 1948 – pero nunca

lo había ganado. Respecto de la

punta, Snead dijo, “solo estaba

tratando de pasar el corte”.

Por supuesto que no había

corte. El oficial a cargo de la entrevista

se lo aclaró a Sam. Este

torneo era como las viejas épocas

de Augusta – todos jugaban

los 72 hoyos.

“Bueno, diablos caramba

tiro”, dijo Sam. O algo parecido.

UN SÁBADO SALADO

Las cosas estaban más

apretadas que una

remera de Phil Mickelson

un sábado.

Antes que nada, Snead se

rezagó con un 75. Dijo que se

había confundido y que había

perdido la concentración porque

no estaba seguro de cómo

estaba parado en todo el día.

Nadie entre el público lo ayudó

a leer los tableros. Esto le pesaba

seguido, dijo, en particular

en los majors y estaba cerca de

enojarse por ello. El total en 54

hoyos era 209.

Byron Nelson también se

rezagó, si bien le alcanzó a

sacar un golpe a Snead. Nelson

dijo que su vuelta hubiera

sido mejor si no se hubiese

distraído por el juego lento de

su grupo, el peinador Ralph

Guldahl, quien en 1938 se convirtió

en el último hombre en

ganar el U.S. Open usando un

moño. Otra forma de Ralph de

buscar la fama.

Byron recordó que habían

sido competidores desde la escuela

cuando Nelson jugaba

para la secundaria Fort Worth

Poly High y Guldahl para la Dallas

Woodrow Wilson High, y

Ralph una vez le pasó el trapo

a Byron, venciéndolo 6 & 5 en

un partido.

“Fue de lo más gracioso,”

dijo Byron. “Ralph y yo decidimos

que queríamos ser pros

de golf en vez de jugadores de

béisbol cuando nos llevaron

a ver a Walter Hagen ganar el

National PGA en Cedar Crest

Country Club en Dallas en 1927.

EL ÚNICO DRAMA ERA SI TIGER PODÍA

IGUALAR EL 3 DE HOGAN Y COMPARTIR EL

PRIMER PUESTO EN LA ETAPA POR GOLPES.

Fue una gran experiencia e influyó

nuestras vidas”.

Se supo que Ben Hogan de

la Fort Worth Paschal High hubiera

ido a ver el PGA con ellos,

pero estaba demasiado ocupado

inventando la práctica.

Tom Watson anotó un 69

y dijo, “le estoy pegando bastante

bien a la bola. No espero

jugar mejor que esto hasta

estar cerca de los 79 años”.

Otros grandes nombres no

la pasaron tan bien durante la

vuelta del sábado.

Cuando Vijay Singh la

mandó al lago en el 11 y dropeó

a la altura de la rodilla, Lloyd

Mangrum se ofendió. La quijada

de Singh estaba todavía

cerrada con alambres por el altercado

de más temprano con

Mangrum y antes de que Vijay

pudiera explicar cómo funcionaba

la nueva regla, Lloyd le

pegó con otro cenicero.

Brooks Koepka anotó un 75

y se fue rápidamente luego de

haber brindado una entrevista

sorprendentemente buena.

Jordan Spieth hizo un putt

en siete hoyos consecutivos,

lo cual lo ayudó a compensar

el 7 que había anotado en el

hoyo 12.

Un número de jugadores se

quejó por la Poa annua. No en

los greens, sino en el menú del

clubhouse donde el chef Thomas

Keller había abierto un

nuevo restaurante con cocina

de fusión asiática.

Lee Trevino anotó un 76

después de cambiarse sus zapatos

en el estacionamiento

y pegar varios golpes con una

botella de Dr. Pepper. Él dijo

que de todos modos no había

tenido la intención de esforzarse

demasiado en este torneo –

que Augusta National nunca se

había adaptado a su juego.

“Un año en el Masters”, dijo

Trevino, “incluso terminé detrás

del helado de durazno”.

Harry Vardon se disculpó

por su 77 vergonzoso pero dijo

que Francis Ouimet, su compañero

de juego debería ser

responsable de eso. Ouimet, el

aficionado, distraía a Vardon

todo el tiempo recordándole el

incidente que sucedió en el pasado

en The Country Club en

Brookline.

Vardon confesó algo en el

área de entrevistas. Dijo que

él no había inventado el grip

overlap después de todo. Solo

lo había tomado prestado de

un aficionado escocés llamado

Johnny Laidlay, el verdadero

inventor. Vardon dijo que no

se había dado cuenta de esto

hasta el otro día, cuando lo

leyó en Wikipedia.

La apuesta de Walter Hagen

se desvaneció con un 76. No

fue una vuelta tan mala teniendo

en cuenta que apenas llegó

a su horario de salida y jugó

los 18 hoyos en un esmoquin.

Walter había ido a una fiesta

de traje relacionada con el casamiento

de Greg Norman con

una de las protagonistas de las

amas de casa desesperadas de

Atlanta.

Los dos grupos más emocionantes

terminaron tarde

ese día.

Aquellos que siguieron a

Ben Hogan, Bobby Jones y

Tiger Woods, todos anotaron

70, vieron una curiosa mezcla

de golpes. Hogan acertó 16

fairways y 17 greens e hizo dos

putts en sus dos birdies, en el

13 y 15. Todavía jugando palos

de madera, Jones tomó ventaja

del viento en la espalda y

llegó en dos al par 5 del hoyo

2. Luego de esguinzarse el tobillo

en el green de práctica,

Woods llevó a cabo numerosas

hazañas en la cancha, salvando

pares desde el fairway del ocho

en el hoyo 1, desde el fairway

del tres en el hoyo 2, desde el

fairway del tres otra vez en el

mayo 2019 | Golf Digest 65


hoyo 7, desde el fairway del

trece en el hoyo 14 y desde el

fairway del diez en el hoyo 18.

Hizo 22 putts en el día.

El último grupo trajo el recuerdo

de Los tres grandes del

golf cuando Jack Nicklaus y

Gary Player anotaran un 66

cada uno y un 68 para Arnold

Palmer para empatar la punta.

Nicklaus dijo, “de esto se

trata todo”.

Palmer dijo, “de esto se trataba

todo”.

Player venía de ganar en el

Four-Ball nigeriano y en el Estambul

Classic y dijo que una

victoria al día siguiente sería

su tercer major consecutivo y

el 35to de su carrera, lo cual sumaría

17 más que Nicklaus.

El total de Los tres Grandes

era de solo uno menos que

Sam Snead, pero estaba la estadística

familiar que decía que

Sam había estado solo un golpe

detrás de la punta luego de 54

hoyos en cinco U.S. Opens – en

1937, 1939, 1940, 1947 y 1953 –

pero nunca había ganado.

La vuelta final tenía todos los

elementos de un thriller, donde

Nicklaus, Palmer y Player con

208 y Snead, Nelson, Watson,

Hogan, Jones y Tiger estaban

todos a cuatro de la punta.

Sin embargo yo sentí la

obligación de recordarles a

todos en la sala de prensa que

el Mejor de Todos los tiempos

Invitational de Golf Digest

nunca empieza hasta los nueve

hoyos finales del domingo.

LA VUELTA FINAL TENÍA TODOS LOS ELEMENTOS DE UN

THRILLER, DONDE NICKLAUS, PALMER Y PLAYER CON 208 Y

SNEAD, NELSON, WATSON, HOGAN, JONES Y TIGER ESTABAN

TODOS A CUATRO DE LA PUNTA.

FINAL EXTRAÑO

¿QUIÉN LO HUBIERA DICHO?

Esa fue la pregunta

que los fanáticos y los

reporteros se hicieron

luego de todos los

acontecimientos surrealistas, u

ocurrencias bizarras que sucedieron

en la última vuelta.

El primer incidente ocurrió

cuando Bobby Jones trató de

descalificarse a sí mismo luego

de hacer birdie en los cuatro

primeros hoyos de los últimos

18. Jones dijo que de repente

recordó que se había retirado

oficialmente de la competencia

a principios de la semana,

había aceptado un lindo contrato

de Hollywood para filmar

temas cortos y que solo estaba

jugando para ser amable.

O.B. Keeler dijo que escribiría

en el Atlanta Journal que

ese podría ser el mejor momento

de “Bob”, revelando que los

amigos más cercanos de Jones,

tales como O.B., siempre habían

llamado Bob a Jones, no Bobby.

Fred Ridley de Augusta National

cortésmente hizo todo

lo que pudo para mantener a

Jones dentro de los participantes,

invocando la poco conocida

Regla 93.1 de Augusta

(a-z), conocida a puertas cerradas

como Hacemos Lo Que Nos

Da La Gana. Usando otra regla

poco conocida, Ridley desterró

a Gary McCord de la CBS “por

creerse gracioso”.

Rory McIlroy tenía todo a su

favor antes de pegar un hook

desde el tee de salida del hoyo

10 que pasó a través de la ventana

de una cabaña, haciendo

que un socio de Augusta National

derramara café sobre su

saco verde.

66 Golf Digest | mayo 2019


Byron Nelson sufrió una

doble dosis de mala suerte que

podría haberle costado el torneo.

Después de que Byron lanzara

la bola en el rough del hoyo

15, su caddie accidentalmente

pateó la bola tratando de encontrarla.

El resultado fue un

golpe de penalidad.

“Fue de lo más gracioso”,

dijo Nelson. “Perdí el National

Open de Canterbury en el 46

cuando me pasó lo mismo”.

Luego otro recuerdo lo acechó

a Byron en el 18. Envió la

bola al rough de la derecha,

pero antes de llegar a ella un

carro de golf transportando a

unos técnicos de TV pasó por

encima de la bola y la dejó virtualmente

injugable. Un oficial

recio le negó el dropeo sin penalidad

y anotó otro bogey.

Fue Pomonok otra vez, dijo

Byron. Pomonok fue la cancha

que recibió el PGA en 1939

en Flushing, N.Y., un major

que se jugó juntamente con la

Feria Mundial de Nueva York.

Nelson y Henry Picard fueron

al hoyo 37 en la final cuando

Byron pegó el drive al fairway

y el golpe de salida de Picard

terminó en el alto rough. Ventaja

Byron. Pero un camión de

medios condujo por encima

de la bola de Picard y a Henry

le concedieron un dropeo sin

penalidad a un asiento limpio.

Nelson dejó su tiro de aproximación

entre el hoyo y la bola

de Picard, pero Henry embocó

su putt y Byron falló.

A pesar de su mala suerte

en Augusta, Byron anotó un 69

pero dudó que fuera suficiente

con tantos buenos jugadores en

la cancha.

Snead llegó al hoyo 18 y

encontró una catástrofe brutal.

Mientras estaba en el tee

todos sabían que solo necesitaba

un par para quedarse con

la punta y un bogey para empatarlo

a Nelson. Bueno, todos

menos Sam. Él pensaba que

necesitaba un birdie.

Y entonces Snead enganchó

su drive hacia los pinos, pegó

su segundo golpe al bunker,

dejó el tercero en el bunker,

sacó hasta el otro bunker, pegó

un wedge al green en 5 y se

tomó tres putts para anotar un

horroroso 8.

“Algo de eso parecía tan familiar”,

diría Sam más tarde.

El destino de Arnold Palmer,

si bien fue increíble, no

fue tan trágico.

Palmer, el hombre que casó

al golf a la televisión y llevó este

deporte a la gente, parecía que

podía ganar con un par en el 18

y 278 total. Su drive fue perfecto

y ahí estaba parado con solamente

un hierro 7 al green.

Lo que sucedió después fue

una pesadilla para Arnie y su

ejército. De manera poco característica

pegó pesado su tiro al

green y terminó en un bunker,

pegó filazo hasta el otro lado

del green y se tomó tres putts

para un doble bogey 6 que lo

dejó empatado en la punta.

Palmer se las ingenió para

reírse de su calamidad y dijo,

“¿me estás diciendo que cometí

ese error y otra vez Gary no

ganó?”

Nicklaus empezó a arremeter

en los segundos nueve,

como lo había hecho tantas

veces antes en esa cancha, y

necesitaba hacer justo eso. Los

putts cortos le boquearon en

la ida, pero Jack hizo birdies

en los hoyos 13 y 15, luego hizo

birdie en el 16 con un putt de

10 metros.

Este era Nicklaus rugiendo

otra vez. Nicklaus en Augusta

en el 72 y en el 75, Nicklaus en

Baltusrol en el 80. Nicklaus en

Augusta otra vez en el 86. Incluso

Nicklaus tratando de salvar

el Slam en Muirfield en el 72.

Jack falló por poco un putt

de tres metros para birdie en el

17 pero pegó de manera perfecta

al fairway del 18 y pegó un

hierro 8 a dos metros y medio

de la taza para un birdie que

le brindaría un 71 y tal vez una

victoria con 279.

Nicklaus estudió el putt

cuidadosamente y le pegó de

manera perfecta. La bola fue directo

al hoyo – pero de manera

misteriosa siguió avanzando,

como si hubiera cruzado algún

tipo de puente. La bola terminó

diez centímetros detrás de

PALMER, EL HOMBRE QUE CASÓ AL GOLF A LA TELEVISIÓN Y LLEVÓ

ESTE DEPORTE A LA GENTE, PARECÍA QUE PODÍA GANAR CON UN

PAR EN EL 18 Y 278 TOTAL. SU DRIVE FUE PERFECTO Y AHÍ ESTABA

PARADO CON SOLAMENTE UN HIERRO 7 AL GREEN.

la taza. Adiós victoria. Nicklaus

estaba anonadado. Y también

el público.

“Muirfield”, le dije a un

joven escritor parado junto a

mí. “Hoyo quince, 1972. British

Open. Última vuelta. Mismo

putt. Lo hubiera llevado a siete

bajo el par. La pelota no pegó a

nada que no fuera aire. Le costó

el Slam.”

“Eh”, dijo el joven escritor, y

se alejó lo más educadamente

posible, revoleando los ojos.

Los dos últimos jugadores

en cancha, Ben Hogan y Tiger

Woods, jugando junto, llegaron

al hoyo final.

Hogan había acertado 17

fairways y 17 greens. Jugó a

arrimar en los cuatro pares 5

pero hizo birdies en tres de

ellos al jugar el pitch a metro

y medio de la bandera. También

hizo birdie en el peligroso

hoyo 12 con un hierro 7 a metro

y medio.

Tiger había acertado 17

greens pero solo tres fairways.

Esto es destacable porque Tiger

tuvo una cirugía de espalda la

noche anterior para reemplazar

la sexta, séptima y octava

vértebra. Embocó un chip para

águila en el ocho, usando una

madera 3 desde el collar y su

sand wedge le brindó el hoyo en

uno en el 12.

Más tarde, Tiger revelaría

que cuando él y Hogan estaban

caminando hacia el tee del

13 tras el espectacular hoyo en

uno y el birdie de Ben, Hogan

había dicho, “es el primer 2

que he hecho ahí en bastante

tiempo”.

En el último hoyo Hogan

pegó el drive al medio del

fairway, pegó un flechazo con

hierro 8 para dejarla casi dada

para birdie, un 67 final y 279. El

único drama era si Tiger podía

igualar el 3 de Hogan.

Woods se complicó solo,

como siempre. Su drive disperso

pasó por los pinos de la

derecha y hasta el fairway del

10. Su largo segundo tiro voló

por encima de todo y aterrizó

en el porche del clubhouse,

pero la bola golpeó una

silla que estaba en una mesa

con gente tomando cocktails

y milagrosamente terminó al

borde del green, a unos 20 metros

de la taza.

Como luchador que es, Tiger

arañó un putt para igualar que

lentamente agarró fuerza por

la pendiente en bajada, desaceleró

hacia el hoyo y apenas boqueó

el hoyo mientras él estaba

lanzando un puño al aire.

Era el primer putt de 20 metros

que Tiger había fallado en

cuatro años.

Y dejó a Ben Hogan como

ganador.

En la transmisión, Henry

Longhurst dijo “Ah, sí. Ahí lo

tienen”. Brandel Chamblee le

echó la culpa a un cambio en

el swing que Tiger había hecho

antes de la vuelta y Johnny

Miller comparó la vuelta de

Hogan a la suya de 63 golpes en

Oakmont.

Hogan realizó un comentario

memorable en la ceremonia

de premiación. Dijo, “estoy contento

por haber podido poner

a este monstruo de rodillas. La

cancha también”.

Todos en la sala de prensa

coincidieron en que Grantland

Rice escribió la mejor historia

del final. Empezaba así:

“Delineado por un cielo azul

grisáceo de octubre, a pesar de

ser abril, los cuatro jinetes cabalgaron

otra vez, si bien son

golfistas esta vez. En forma dramática

fueron conocidos como

Hambruna, Peste, Destrucción

y Muerte. Estos son solo alias.

Sus verdaderos nombres son Wee

Icemon, el Halcón y Bantam Ben

Hogan. . . . Esperen, calculo que

de hecho solo son tres”.

mayo 2019 | Golf Digest 67


mark steinberg es representante de tiger woods desde 1998.

¿

68 Golf Digest | mayo 2019


QUÉ

HACE

UN

“BUEN”

AGENTE

EN EL

GOLF

“Nuestros jugadores son familia. Si usted no

quiere contestar el teléfono el sábado por la noche

cuando está cenando con su esposa, con una

buena comida y una copa de vino, o son las 3 de

la mañana y están atrapados en un aeropuerto

debido al clima, entonces no debe representarlos

“. —Matt Judy, VP Ejecutiva, Blue Giraffe.

Recientemente, Eamon Lynch escribió un

artículo en GolfWeek argumentando que la mayor

parte de la culpa en el escándalo de Carly

Booth (Booth publicó una declaración en la que

elogia a Arabia Saudita por integrar a las mujeres

en el deporte, que fue mal recibido en algunos

rincones) recae en el agente de Booth.

El caso convincente de Lynch se basó en la

idea de que los mensajes públicos de Booth son

principalmente una función de quienes la representan,

y que deberían haber marcado cualquier

cosa que hubiera expuesto a su cliente a

la controversia mucho antes de que se publicara.

Su fracaso lastimó a Booth, quien posiblemente

sabía muy poco acerca de las palabras

adjuntas a su nombre, o su importancia, hasta

que recibió el golpe.

El episodio me hizo pensar en el papel de

los agentes en general y las cualidades que hacen

que un agente sea “bueno”. En mis comienzos

cubriendo el PGA Tour, comencé a

Los mejores protegen

a sus jugadores

de los extraños, y,

ocasionalmente, de

ellos mismos.

Por Shane Ryan

deshacerme de mi ingenuidad y entender la

brecha entre mi trabajo como periodista y el

trabajo de los agentes que representaban a los

jugadores que cubrí. Los escritores pertenecen

al mundo de la información, mientras que los

agentes pertenecen al mundo del dinero. Un

agente debe vender a su jugador, que es un

mandato multifacético, pero en última instancia,

fácil de definir. Igual de importante, sin embargo,

un agente debe proteger a su jugador.

Pero, ¿qué significa “proteger”?

De hecho, esa palabra abarca una amplia gama

de acciones, pero una regla básica, tan básica

que prácticamente no hace falta decirla, es que

un agente no puede cometer un error no forzado.

Puede ser lo suficientemente difícil alejar a

un cliente de los diversos escollos que surgen

cuando un atleta gana fama, dinero y una gran

plataforma, pero traer una presión negativa a

su jugador sin ninguna (o poca) culpa es un pecado

capital. Eso fue lo que hizo que el caso de

Booth fuera tan interesante: sin saber el proceso

exacto que se produjo en su controvertida

publicación en las redes sociales, supongo que

las palabras fueron escritas por otra persona,

editadas por otra persona, y si ella examinó la

declaración, esa investigación fue superficial.

Por lo menos, el tema geopolítico quedó fuera

mayo 2019 | Golf Digest 69


de los límites de lo que un golfista profesional

puede razonablemente saber. El trabajo de un

agente es anticipar las críticas de eventos y

mensajes que puedan parecer inocuos, y cuando

el agente es el indicado crear esa lluvia negativa,

es un problema.

Entonces, ahí está: un agente o gerente debe

ser la persona que apaga el fuego, no lo enciende.

Pero la “protección” va más allá de simplemente

evitar errores: la mayor parte del trabajo

es mucho más proactivo, como aprendí cuando

comencé a aparecer regularmente en la gira. Al

principio, no me gustaba lo que veía como el estilo

superficial de los agentes de golf, y no ayudó

que frecuentemente rechazaran mis

llamados para entrevistar a un jugador. En raras

ocasiones, se volvió personal. Recuerdo a

alguien que, cuando olvidé su nombre después

de conocerlo un día antes, estaba tan molesto

que se negó a hablar conmigo durante el resto

de la temporada.

Sus rechazos no fueron personales, e incluso

si no podían ocultar el hecho de que me consideraban

una plaga, nunca sentí que fuera una

plaga especial, solo uno de mil mosquitos que

nuestra cena programada de que Johnson se tomaría

un permiso de ausencia, lo que pronto se

reveló como una posible suspensión, pensé con

seguridad que se cancelaría. No lo hizo, y nos reunimos

en un restaurante del centro, donde me

contó la historia de cómo llegó a ser presidente

de Hambric Sports, la compañía que representaba

a Johnson, Justin Leonard, Brooks Koepka y

muchos otros en los Estados Unidos y Europa,

incluidos Brandel Chamblee de Golf Channel.

Pasamos una agradable noche hablando de

su larga y fascinante carrera, una muy buena

historia para otro momento, pero la mayor revelación

se centró en la idea de protección. Un

aspecto importante, como supondría, gira en

torno a la interacción del jugador con los medios,

y me sorprendió saber que la mayoría de

los agentes subcontratan esta capacitación a

consultores especiales. A menudo, los patrocinadores

corporativos pagarán por estas sesiones.

El jugador es su representante, después de

todo, y tiene el potencial de avergonzarlo si no

puede manejarse con un micrófono.

Como vimos con Carly Booth, las redes sociales

son otro barril de pólvora para los agentes,

la publicación de booth en las redes sociales sobre arabia saudita desató una

tormenta de críticas.

volaban alrededor, con el peligro de derramar

un poco de sangre, tal vez, pero fácilmente golpeable

en un pellizco. Y cuanto más estuve alrededor

de ellos, más aprendí sobre el mundo y el

trabajo, más comencé a entender este concepto

de protección.

Mi actitud se suavizó, y casi en contra de mi

voluntad, comenzaron a gustarme algunos de

ellos, incluso ahora, tengo un afecto cauteloso y

casi seguro no correspondido por Sam MacNaughton,

el representante de Rickie Fowler, que en

ese momento parecía el Genghis Khan de agentes

y me llenó de miedo cada vez que me armaba

de valor para acercarme a él.

Mi evolución en el pensamiento me hizo querer

saber más sobre lo que implicaba el trabajo,

así que una semana en el PGA Championship,

me senté con David Winkle, el agente de Dustin

Johnson. En ese momento, el verano de Winkle

había sido interesante, por decir lo menos, y

cuando salieron noticias una semana antes de

y otra categoría que cae bajo el paraguas de “protección”.

En la mayoría de los casos, sin embargo,

la verdadera preocupación viene cuando un jugador

maneja una cuenta personal. Eso le da la

oportunidad, con tan solo unos pocos tipeos, de

hacer algo vergonzoso u ofensivo. Un jugador

aburrido no es bueno, pero existe también el

riesgo de ser demasiado entretenido, y administrar

la forma en que un jugador usa un canal

como Twitter puede ser una pesadilla. El tweet

incorrecto puede tener graves consecuencias

para la imagen, lo que puede afectar los patrocinios

y el potencial de ganancias futuras, además

de provocar estrés en el jugador.

Las redes sociales también pueden perjudicar

al jugador en reversa, las noches salvajes en

el bar representan un peligro más claro que nunca,

porque todos los civiles ahora tienen un

iPhone con una cámara y los medios para publicar

en Twitter o Facebook. Puede ser una lección

difícil de tomar para un jugador, que no esperaba

perder su anonimato público para siempre. Esto,

también, es parte de lo que significa proteger.

La efectividad de David Winkle como agente

de Dustin Johnson radica en su capacidad

para adaptarse a los medios de comunicación,

al tiempo que protege a su jugador.

Finalmente, está el pequeño problema del

golf en sí. El mundo profesional viene con mil

distracciones, algunas inevitables, otras autoinfligidas.

Como Winkle y Judy se apresuraron a

señalar, una marca registrada de un agente

“malo” es aquella que pone la ganancia a corto

plazo por encima del rendimiento del jugador.

Algunos persiguen grandes negocios de equipamiento,

lo que podría forzar a un jugador a cambiar

de palos y sentirse incómodo en el campo.

Otros persiguen interminables compromisos

corporativos para acumular días de ingresos

modestos, o reparten un jugador demasiado tímido

en una ronda infinita con los medios para

generar publicidad y perfil. Todo esto es necesario

en pequeñas dosis, pero cuando se exagera

puede ser peligroso. Un buen agente entiende

que una carrera solo se puede hacer, realmente

se puede hacer, en el campo de golf, las distracciones

dañan el juego del que todo depende. Los

que pierden de vista esto, y dejan de poder ver el

bosque por los árboles, pueden literalmente destruir

la carrera de un jugador.

Cuando hablé con Winkle, él estaba en medio

de la saga de Johnson, y aunque hubo un

acuerdo tácito de que no tocaríamos mucho ese

tema, sí me dijo que estaba molesto por tener

que atender llamadas de medios de la farándula

como TMZ, Good Morning America e incluso

Dr. Phil sobre su cliente. Winkle ha visto un

poco de todo, incluso un jeque árabe lo llamó

cuando representó a Butch Harmon, con la esperanza

de recibir las lecciones del mejor maestro

del mundo, pero es el gran volumen lo que

lo frustró cuando hablamos. Incluso en circunstancias

normales, sin embargo, no puede responder

a todas las solicitudes. Las radios

deportivas son un buen ejemplo: si Dustin respondiese

a todas las solicitudes de radio que recibe,

no haría nada más.

En general, los agentes simplemente quieren

que todo sea sencillo y rentable. Si hay una

imagen para presentar, quieren presentarla

ellos mismos, en sus términos. Esto puede, por

supuesto, causar conflicto con los escritores:

me gusta David Winkle, y creo que le gusto,

pero hay ciertas cosas que escribí sobre Dustin

Johnson en mi libro de 2015 que, inevitablemente,

no le gustaron, aunque en la medida de

lo posible no dejó de tener gusto de mí como

una consecuencia. Aun así, lo que considero

honestidad puede parecerle innecesario, y todo

se debe a que, en el fondo, a veces nos encontramos

con intereses cruzados.

Hay diferentes niveles de integridad en

cada agente, como en cada trabajo, pero la verdad

es que al final de cada justificación, los mejores

están concentrados en ganar dinero para

sus jugadores y protegerlos de la publicidad negativa.

A veces, esos objetivos pueden estar enfrentados,

lo que Carly Booth descubrió

recientemente. Ahí es cuando el trabajo se vuelve

muy difícil y se cometen errores.

70 Golf Digest | mayo 2019


el ganador con la copa.

72 Golf Digest | mayo 2019


Echavarría impuso

condiciones en Cañuelas

POR FERNANDO PEDERSEN · FOTOS: ENRIQUE BERARDI/PGA TOUR

A

ndrés Echavarría se quedó con el

premio mayor de la tercera edición

del Molino Cañuelas Championship

que se desarrolló en el Cañuelas Golf

Club. El colombiano venció en el segundo hoyo de

desempate a Ryan Ruffels y consiguió su segundo

título en el PGA Tour Latinoamérica. El profesional

de Medellín registró una ronda final de 66 golpes

(-6), mientras que el australiano anotó 67 (-5)

y ambos finalizaron el certamen con un acumulado

de 274 golpes (-14).

A solo un golpe de los protagonistas del desempate

se ubicó el noruego Andreas Halvorsen,

quien había salido como líder en la ronda final.

En tanto, el mejor argentino en el torneo fue César

Costilla, que terminó empatado en el 5to lugar

con un total de 277 golpes (-11).

“Estoy muy contento, estaba muy nervioso

porque no estaba en esta posición desde hace

mucho tiempo y pude aguantar la presión. Sobre

la mitad de la ronda vi que estaba a un par

de golpes de Ryan (Ruffels) y me propuse atacar

un poco más para darme oportunidades de

birdie. Por suerte lo pude hacer, es una victoria

muy especial y espero que sea el comienzo de

una gran temporada”, señaló Echavarría, que

había ganado por última vez en este circuito en

2016, en el Colombia Classic. “Haber conseguido

esta victoria el día que Tiger Woods volvió a

ganar el Masters le da un sabor especial, estaba

al tanto de cómo venía y cuando llegué al 18 me

sorprendió que hubiera gente esperándonos. La

verdad que todos tenemos que estar muy agradecidos

a Tiger por todo lo que ha hecho, porque

ha posibilitado que muchos golfistas

puedan vivir del golf, ya que las bolsas de premio

han subido enormemente por sus logros”,

agregó el jugador de 31 años, que con este triunfo

ascendió al 2do lugar de la Orden de Mérito

del PGA TOUR Latinoamérica.

El Molino Cañuelas Championship repartió

una bolsa de $175 mil dólares y celebró el tercer

año como parte del PGA Tour Latinoamérica, la

gira más importante de la región que se estableció

en 2012 y es el camino para llegar al Web.

com Tour y posteriormente al PGA Tour.

El triunfo de Echeverría se desencadenó

después de cuatro días en los que primó la paridad

con múltiples jugadores en posiciones cercanas

a la punta.

Los primeros 18 hoyos terminaron con el

venezolano Alfredo Adrián Ploch en lo más

alto, con una vuelta de 66 golpes, aventajando

por uno al canadiense Wil Bateman y al estadounidense

Joshua Lee. En tanto, los mejores

argentinos eran Mauricio Molina, César Costilla

y el aficionado Vicente Marzilio, que se ubicaban

en el puesto 24 con 70.

“Arranqué con muchas dudas, los primeros

hoyos tuve que defenderme bastante y me costó.

Pero con el correr del día empecé a tomar

más confianza, especialmente arriba del green,

que fue la gran diferencia hoy. Además, pegué

muy bien en la vuelta y por eso me voy muy

contento”, contaba Ploch, de 34 años.

Las paridad continuó en la segunda jornada

de juego, con seis jugadores empatando en lo

más alto del tablero de líderes con un total de 7

bajo par. Cinco de ellos habían concluido sus

respectivas rondas, mientras que el colombiano

Echavarría tuvo que interrumpir su recorrido

por falta de luz, aunque le quedaba un corto

“Haber

conseguido esta

victoria el día

que Tiger Woods

volvió a ganar el

Masters le da un

sabor especial”.

putt para birdie en el hoyo 9 para quedar solo

en lo más alto.

Echavarría y otros dos grupos debían volver

el sábado a las 7.30 para concluir sus recorridos

En la maçana del viernes, se destacaron el

inglés Will Roebuck, el estadounidense Ryan

Baca y el canadiense Bateman instalándose en

lo alto de las posiciones.

A ellos se sumaron por la tarde el argentino

dos veces ganador en el Tour, Clodomiro Carranza,

el estadounidense Patrick Flavin y además

de Echavarría.

“Las salidas se retrasaron 40 minutos y es

un campo en el que no se puede jugar rápido.

Llegamos con la última luz del día y la verdad

los greens estaban muy pisados. Preferí marcar

la bola porque no veía nada. Me siento cómodo

y aunque no todo es perfecto tengo un plan de

juego. Estoy tratando de evitar los búnkers”, decía

Echavarría en el anochecer del viernes.

El sábado, tras completarse temprano la segunda

ronda,

quedó establecido el corte en -2 y 59 jugadores

avanzaron a la definición del campeonato.

Por la tarde, con los 54 hoyos completados,

Halvorsen, con una vuelta de 68 golpes (-4), se

adueñó de la punta. El noruego totalizaba 206

golpes (-10) y tenía uno de ventaja sobre Carranza

(70) y César Costilla (69), Ruffels (67) y

el sudafricano Victor Lange (69).

“En general me voy contento por la vuelta

de hoy, considerando que el viento sopló fuerte

temprano y tuve que esforzarme para no cometer

ningún error. Después el clima mejoró y vinieron

los birdies. Si bien no estoy pegando

como quiero, es una cancha que me gusta mucho

y me trae buenos recuerdos”, decía Halvorsen,

de 22 años, ilusionado con su primera

victoria en el PGA Tour Latinoamérica, pero al

día siguiente apareció la pericia de Echavarría

para reclamar el triunfo.

El Molino Cañuelas Championship fue la

primera fecha del Zurich Argentina Swing, la

competición que ha unificado exitosamente los

eventos del PGA Tour Latinoamérica en Argentina

desde 2015. El ganador será el que mejor desempeño

tenga en los certámenes que se juegan

en el país y obtendrá un premio de USD $10,000.

Además de este campeonato, integran el Zurich

Argentina Swing el 88° Abierto OSDE del Centro,

el Neuquén Argentina Classic y el 114° VISA

Open de Argentina presentado por Macro. Adicionalmente,

Zurich Argentina mantendrá este

año su programa Hoyo 18, el cual busca recolectar

fondos para la Fundación Futuros Profesionales

Integrar. Esta entidad tiene un programa

de becas, las cuales son otorgadas a jóvenes universitarios

argentinos de escasos recursos. Por

cada birdie o águila que se registre en el hoyo 18

de cada una de las rondas de juego de las competencias

inscritas en la gira, Zurich Argentina

hará una donación de $1000 pesos argentinos.

Vale destacar que, en la pasada edición, Zurich

hizo la mayor donación de $335.200 pesos argentinos

fruto de 419 birdies o águilas que se hicieron

en los hoyos 18 de cada uno de los torneos

que se jugaron en Argentina.

mayo 2019 | Golf Digest 73


tom whitney (u.s.a.) con la copa.

Tom Whitney se asomó a la victoria

en el Abierto OSDE del Centro

POR FERNANDO PEDERSEN · FOTOS: ENRIQUE BERARDI / PGA TOUR

U

na inspirada ronda final de 64 golpes,

la mejor del domingo en el

Córdoba Golf Club, le permitió al

estadounidense Tom Whitney remontar

posiciones para quedarse con la victoria

en el 88º Abierto OSDE del Centro

presentado por FiberCorp | Telecom, que formó

parte del PGA Tour Latinoamérica.

En su recorrido final, el noveno y último de

sus birdies, en el par 4 del hoyo 18, resultó clave.

Tras pegar híbrido desde el tee, Whitney hizo

approach desde 110 yardas con el sand wedge y

embocó el decisivo putt de tres metros para llegar

a un total de 14 bajo el par (270) que lo hizo

inalcanzable.

“Ese birdie en el 18 fue absolutamente determinante”,

dijo el campeón de 29 años, un

graduado de la Academia de la Fuerza Aérea de

los Estados Unidos que entre 2010 y 2014 se

desempeñó como operador de misiles

nucleares.

74 Golf Digest | mayo 2019

Whitney había iniciado la ronda final empatado

en el sexto lugar, a cuatro golpes de la

punta. Con su birdie en el 18 terminó venciendo

por un golpe a su compatriota Nicolo Galletti,

quien hizo 67 golpes.

“Este es mi primer triunfo en una gira sancionada

por el PGA Tour. El hecho de que lo lograra

en mi campo preferido en este Tour lo

hace aún más especial. Me encantan los campos

estrechos y delineados por árboles como

este”, dijo Whitney, quien había empatado el 17º

puesto aquí en 2016, en su única visita anterior.

Con sus 270 golpes Whitney dejó su huella

en el Córdoba Golf Club al igualar el récord de

72 hoyos que compartían el paraguayo Ángel

Franco (1992) y el local Ángel Cabrera (2001).

“Ganar aquí, con un field como este, me

confirma que pertenezco. Es un paso muy necesario

para regresar al Web.com Tour. Sé que

tenemos una larga temporada por delante, pero

es definitivamente un gran inicio de temporada”,

explicó el jugador que disputó 26 torneos

del Web.com Tour entre 2017 y 2018.

Whitney emergió ganador en un torneo que

tuvo muchos vaivenes en las tres rondas previas,

con incidencia del clima, que complicó el

desarrollo de las dos primeras jornadas.

El protagonismo en los primeros 36 hoyos

le había correspondido a uno de los jugadores

surgidos del club de Villa Allende, Paulo Pinto.

Había arrancado con birdie-birdie-birdie-birdie-par-birdie

en un campo complicado por las

condiciones lluviosas, y al final del día se instalaba

en la cima de la clasificación parcial con un

64 (-7).

Con el campo bastante mojado desde el

miércoles, cuando el Pro-Am se tuvo que cancelar

por lluvia y peligro de tormenta eléctrica, la

jornada de este jueves debió comenzar con un

retraso de una hora. Dadas las condiciones del

campo se tuvo que jugar levantando la pelota

en el fairway.


TE INVITAMOS A CONOCER

CLUBABC1

BENEFICIOS

SUSCRIBITE A TU REVISTA PREFERIDA

Y RECIBÍ TU TARJETA.

SI SOS SOCIO

DESPEGÁ TU TARJETA,

ENTRÁ EN CLUBABC1.COM

Y DISFRUTÁ DE TODOS LOS BENEFICIOS

Tu Nombre y Apellido

DESCUBRINOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

@CLUBABC1

CONTACTENOS

SUSCRIPCIONES@GRUPOABC1.COM

4711-6445


“Arranqué muy bien los primeros cuatro hoyos

y eso me dio tranquilidad y confianza arriba

del green”, dijo Pinto, quien en ese tramo la

dejó dada desde 40 yardas en el par-5 del 2 y

embocó un putt de ocho metros en el 4. “Teniendo

ya la chance de acomodar la pelota y sabiendo

que arriba del green la podía meter, me

sentí con confianza.”

No fue una sorpresa ver a Pinto comenzar

este evento como lo hizo el jueves. En 2017 presentó

una tarjeta de 6-bajo par 65 para liderar

una edición en la que terminó empatado en el

segundo lugar. Aquel fue su mejor resultado en

este campeonato que forma parte del calendario

del PGA TOUR Latinoamérica desde 2013.

Pinto, que reside a pocas cuadras del Córdoba

Golf Club, en donde se inició en el golf como

caddie a los 10 años. El segundo mejor score

entre los 77 competidores que alcanzaron a terminar

antes de que el juego se suspendiera por

falta de luz había sido para Matt Hutchins, el

estadounidense anotó birdies en tres de sus

primeros cuatro hoyos para una ronda de 5 bajo

par 66 que solo incluyó un bogey.

Pinto fue el mejor representante cordobés

en ese arranque, en el que otros notables estuvieron

lejos de su mejor versión. Tano Goya comenzó

haciendo bogey-bogey-doble-bogey

para hacer 77 (+6) y Ángel Cabrera hizo dos doble-bogeys

y cinco bogeys para un 78 (+7).

“¡Una lástima!” dijo el Pato. “Fue un día malo,

con un clima muy malo y no pegué nada bien”.

Pinto mantuvo su buen ritmo en los diez hoyos

que alcanzó a jugar de la segunda ronda y se

mantuvo al frente del tablero parcial, en un día

que terminó otra vez con la suspensión por falta

de luz. El local tenía cuatro golpes de ventaja

sobre Nicolo Galletti y Russell Budd, y Matt

Hutchins, al que le restaban tres hoyos de la segunda

ronda.

El estadounidense Galletti, que había empatado

el cuarto lugar en 2018, ganaba posiciones

gracias a un 64 sin bogeys, que resultó la

mejor tarjeta del día.

Una vez que todo el field completó los primeros

36 hoyos en la mañana del sábado, se

realizó el corte para los top-55 y empates.

Y al atardecer del sábado, el liderazgo con

“Este es mi primer

triunfo en una

gira sancionada

por el PGA Tour.

El hecho de que

lo lograra en mi

campo preferido

en este Tour lo

hace aún más

especial”.

los 54 hoyos completados era para el canadiense

Russell Budd, gracias a un score de 65 libre

de bogeys.

El jugador de 28 años enfrentaba la jornada

final con dos golpes de ventaja sobre Galletti,

mientras el cordobés Pinto, que había tomado

una cómoda ventaja de seis golpes al completar

la segunda ronda, tropezó con una tarde de 3

sobre par 74 que lo hizo descender a un triple

empate en el tercer lugar, junto a otro argentino,

Tommy Cocha, y el estadounidense John Somers,

que se daba la chance de pelear con su

segunda victoria consecutiva, ya que había festejado

una semana antes en el Abierto de Chile.

Tras varios días de lluvias, cielos nublados

y bajas temperaturas, los jugadores disfrutaron

y aprovecharon las condiciones de soleadas

para atacar la cancha del Córdoba Golf Club. El

promedio de golpes mejoró el sábado a 70.44,

con 26 de los 65 jugadores que superaron el

corte registrando rondas de 69 golpes o menos.

“Voy a seguir haciendo lo mismo que hasta

ahora. He venido aquí por los últimos cuatro

años y esta es la primera vez que me estoy dando

esta oportunidad y pretendo sacarle provecho”,

decía Budd, ilusionado con el mejor final.

Pero el domingo aparecería desde atrás la

figura de Whitney para quedarse con el premio

mayor del tradicional certamen argentino

Con el cheque por USD $31,500 dólares que

se llevó como ganador de la cuarta parada de la

temporada del PGA Tour LA, Whitney asumió

el liderato de la Orden de Mérito. Además se colocó

de primero en la clasificación del Zurich

Argentina Swing, la competencia que agrupa

los cuatro torneos del tour en el país.

ángel cabrera en la primera ronda del certamen.

76 Golf Digest | mayo 2019


Se desarrolló el Llao Llao

B&V Golf Invitational

E

n un entorno privilegiado,

se desarrolló el

torneo benéfico Llao

Llao B&V Golf Invitational,

durante el 26, 27 y 28 de

abril últimos. Los jugadores compitieron

por la Copa B&V (Baf Capital

& Vicentin), en dos categorías

para damas y caballeros.

La espectacular cancha del Llao

Llao Resort Golf & Spa, ubicada

dentro del Parque Nacional Nahuel

Huapi, permitió vivir una experiencia

de juego única, en sus 18 hoyos

con paisajes de 360 grados.

El cronograma del torneo fue

dinámico y con valores agregados

pensados para entretener a los

participantes, buscando dar a conocer

las virtudes de cada marca

que acompaña el evento y generando

“Brand Experiences” en una

de las locaciones más destacadas

de la Patagonia Argentina.

Los jugadores pudieron disfrutar

de los amenities del hotel y libre

acceso a la cancha de golf. El

viernes, los jugadores y sus acompañantes

disfrutaron de una cata

de vinos ofrecida por la Bodega Vicentin;

y en la cena del sábado, se

desarrolló la presentación formal

de la Fundación “Cruzada Patagónica”

de la mano del conductor y

modelo Hernán Drago, quien llevó

a cabo la tarea de acompañar a la

fundación en su causa para dar difusión

y apoyo a su labor. Además,

Hernán participó activamente del

torneo siendo uno de los invitados

especiales para el cierre, que tuvo

entrega de premios y sorteos varios,

cumpliendo el objetivo de que

todos los participantes tuvieran

regalos y menciones especiales

por su esfuerzo en la cancha. Tras

el éxito del certamen, Llao Llao

prepara un nuevo torneo para octubre

próximo.

La Fundación “Cruzada Patagónica”

fue la organización elegida

para unirse al evento, ya que hace

39 años trabajan en el oeste de la

Patagonia, acercando educación a

los lugares más remotos. Se especializan

en educación secundaria y

primaria, en formación en oficios, y

acompañan a pobladores rurales

PREMIOS POR

CATEGORÍA

de 0 a 9

Miguel Monguzzi (Copa

Estudio Ayke)

Sebastián Gabriel

Calandri (Copa Marcelo

Von Der Heyde)-

de 10 a 17

Jorge Alberto Ruffini

(Copa Estudio Ayke)

Martín Esposito (Copa

Marcelo Von Der Heyde)

de 18 a 26

Lucas Rafael Cilley (Copa

Estudio Ayke)

José Adrián Menéndez

(Copa Marcelo Von Der

Heyde)

damas de 0 a 36

María Sol Merlo (Copa

Estudio Ayke)

en su desarrollo integral, con

emprendimientos productivos,

programas de acceso al agua, energías

alternativas, entre otros.

En el área de Desarrollo Rural

trabajan desde un enfoque agroecológico,

ofreciendo a los pobladores

rurales oportunidades de

crecimiento productivo y económico,

mejoras en la calidad de vida

y fortalecimiento de su capacidad

de gestión y organización.

A través de las actividades productivas

promueven el desarrollo local

y la permanencia de los

pobladores en sus lugares de origen,

disminuyendo la emigración a las

ciudades. Además, las mejoras productivas

impactan en una mejor alimentación,

la prevención en salud y

la calidad de vida en general.

Con el Llao Llao B&V Golf Invitational,

la Misión KRB Group

buscó facilitar el recorrido a la fundación,

permitiendo conectarse y

dar a conocer los valores de su

gestión. En esta ocasión KRB

Group donó el 5% de la ganancia

neta recaudada.

78 Golf Digest | mayo 2019


CALENDARIO

CUP 2019

3 MAY

GOLF CLUB ARGENTINO

16 MAY

PILAR GOLF CLUB

30 MAY

SAN ISIDRO GC

adondejugamos.com

golfdigest.com.ar

(+54911) 5407-2873

CUP 2019


Hoyo 19

Noticias

Trump recibió con honores a Tiger Woods

l flamante vencedor

E

del Masters, de 43

años, acudió el pasado

6 de mayo a Washington para

recoger la Medalla de la Libertad,

la más alta distinción civil

en Estados Unidos. Todo un

honor para el ganador de 15

Majors, de padre negro y madre

tailandesa.

Un día después de su

triunfo en Augusta, Trump

confirmaba la concesión de

este galardón a través de Twitter.

“Le llamé para felicitarle

por su gran victoria y para

informarle que debido a su

increíble éxito y regreso en el

deporte y, lo que es más importante,

en la vida, le entregaré

la Medalla Presidencial de la

Libertad”, reveló el presidente.

Esta admiración de Trump

hacia Tiger contrasta con los

numerosos conflictos que ha

tenido con varias estrellas de

la NBA y la NFL de raza negra.

Hace ya cinco años, el líder

republicano, propietario del

inmenso campo National Doral

Miami, definió a Woods como

“un campeón muy especial y

un ganador total”.

Woods explica su relación

con Trump de esta forma:

“Conozco a Donald desde hace

años. Hemos jugado juntos.

También hemos cenado juntos.

No importa quién ocupe el puesto.

Te puede gustar o no su personalidad

o su modo de abordar

la política. Pero todos debemos

respetar tan alto cargo”.

De este modo, Trump añade

otro capítulo vinculado al

golf en el historial de la Medalla

de la Libertad, donde este

deporte ha protagonizado un

rol importante. Y es que George

W. Bush ya entregó esta distinción

a los legendarios Jack

Nicklaus y Arnold Palmer. En

2014, Obama también distinguió

a Charlie Sifford, el primer

golfista negro en competir en

el PGA Tour.

Llegan los nuevos MINI

INI, el fabricante británico

de vehículos Pre-

M

mium, marca

nueva mente la pauta con sus renovados

modelos en el segmento

de los compactos, gracias a un

diseño atrapante y una amplia

gama de opciones de personalización.

“Este lanzamiento marca

el inicio de una serie de novedades

que traeremos a la Argentina

durante el año, a través de nuestras

tres marcas: BMW, MINI y

BMW Motorrad” afirmó Rolf

Epp, CEO y Presidente de la filial

local de BMW Group.

Esta nueva generación de

MINI renueva sus opciones

para las carrocerías de 3 puertas,

de 5 puertas y para el MINI

Cabrio, con ocho versiones que,

junto a los MINI Clubman y

MINI Countryman, completan

una familia de 15 variantes

disponibles.

De esta forma, la marca

retoma la esencia que la hizo

única en su segmento. Un estilo

de diseño inconfundible, la

mejor tecnología disponible y

una sensación de diversión al

volante única. Todas cualidades

que hacen de los renovados

MINI un compañero ideal para

el tráfico urbano.

Todos los modelos incluyen

significativas mejoras en su

peso al sustituir diferentes piezas

de aleación por aluminio,

una mejora en el torque y una

reducción de emisiones de CO2

de hasta un 5%.

Además de la ubicación del

nuevo logotipo de MINI que

destaca en diferentes partes del

vehículo, la gama de colores

se ha ampliado para la preferencia

del cliente en un estilo

metalizado con tres opciones:

Emerald Grey, Starlight Blue y

Solaris Orange.

Los equipamientos en piel

Chester en color Malt Brown

y Color Line en Malt Brown

y el estilo Piano Black en sus

interiores con una moldura decorativa

retroiluminada para su

tablero complementan la gama

de opciones que dan un toque

más personalizado al vehículo.

jabin botsford. gentilez mini

80 Golf Digest | mayo 2019


PROMOS JUNIO

PROMO

DOMINGOS

en Costa Salguero Golf Center

2X1

EN BALDES DE

100 PELOTAS

*EL BALDE DEBERA SER USADO

EL DIA DE LA COMPRA

*SIN DEVOLUCION NI CANJE

Av. Rafael Oblligado 1221 - CABA - 4805-4732- www.costasalguerogolf.com.ar

Facebook: Costa Salguero Golf Center


Closeout

El slice estilo

pato de Tiger

Un finish

salvaje que

era todo Arnie

▶ el backswing de miller barber se parecía a la manera de abrir un paraguas en el viento. doug sanders hacía un

backswing tan corto que podía pegarle al driver en un ascensor lleno de gente. jim furyk fue descrito como un pulpo cayéndose

de un árbol. hubert green hacía el swing como si se estuviera subiendo las medias. walter hagen se desplazaba, sam snead se

agazapaba, john daly se agachaba, nancy lopez hacía una pausa, curtis strange se hamacaba, raymond floyd se trozaba,

jack nicklaus tenía ala de pollo, lee trevino daba un giro, los pies de greg norman se elevaban del piso y fred couples

se soltaba en el impacto. Pero el rey de la idiosincrasia de golf tuvo que ser arnold palmer y su follow-through aleteo de ave. El

brazo izquierdo de Arnie prácticamente levitaba con la fuerza del finish, dando vuelta alrededor de la vara con tanta fuerza que

esta apuntaba al objetivo. ▶ En el WGC-Mexico Championship en febrero, Palmer fue recordado cuando tiger woods cortó un

hierro 9 desde 132 yardas en la arena bajo una rama alrededor de un árbol y con pendientes laterales alrededor del green, hasta

dejarla a 4 metros del hoyo. Fue vintage Tiger. Uno para todas las épocas. La imagen que nos queda en la mente es esa mueca en

el finish con el palo arremolinado inconfundiblemente en honor a Arnie. ¡larga vida a los reyes del golf! —jerry tarde

David Cannon/Getty Images

82 Golf Digest | mayo 2019

Ilustración por @AthleteLogos


SU MEJOR

ALIADO EN EL CAMPO

SUSCRIBASE: Reciba 11 ediciones al año.

$200

BENEFICIOS PARA

SUSCRIPTORES

ORGANIZACIÓN DE TORNEOS

EVENTOS,

TURISMO Y GOLF

CONTACTENOS

SUSCRIPCIONES@GRUPOABC1.COM

0810-444-ABC1(2221)

More magazines by this user
Similar magazines