Revista Q 139 Junio 2019

revistaq

Revista Q Qué... México. Edición 139. Mes Junio. Año 2019. León, Gto.

Después de los dos primeros capítulos

en los que la trama situó magistralmente

a cada uno de los personajes, principales y

secundarios, y puso todas las cartas sobre

la mesa, la Gran Guerra contra el Rey de la

Noche y los Caminantes Blancos llegó en el

ecuador de la temporada. Demasiado pronto

y demasiado rápido, quizá, pues el asunto

se solventó en un solo episodio, ‘The Long

Night’.

La batalla de Invernalia -convertida en

epicentro de ‘Game of Thrones’ en su última

temporada hasta los dos capítulos finales-

será recordada como la más espectacular

rodada para televisión, bajo la dirección

de Miguel Sapochnik (responsable también

del quinto episodio, ‘The Bells’ y de otras

batallas de la serie como ‘Casa Austera’ o

‘La batalla de los bastardos’).

La gran heroína fue Arya Stark quien, de

una certera puñalada, destruyó al Rey de la

Noche y garantizó así, no sólo la supervivencia

de los habitantes de los Siete Reinos,

sino que continuará la lucha por el Trono

de Hierro, y después de la Gran Guerra

llegó la Guerra Final, con el objetivo de

Daenerys Targaryen de arrebatar el poder

a Cersei Lannister.

Con Jon Snow como su amante y principal

rival para lograr el trono, al conocer

su verdadera identidad como Aegon Targaryen,

los recelos de Sansa Stark, y su

consejero Varys y su Mano Tyrion Lannister

conspirando para alejar a Daenerys del

destino que llevaba persiguiendo desde la

primera temporada, la ‘Madre de Dragones’

acaba convertida, de modo aparentemente

repentino, en la tirana de la serie al arrasar

Desembarco del Rey con el fuego de su

dragón Drogon, cuando ya había logrado la

rendición de los Lannister.

La furia de la ‘Khaleesi’ llegó por temor

a ser traicionada, por venganza por la ejecución

de su fiel consejera Missandei por

orden de Cersei Lannister, y porque, tarde

o temprano, la sangre del dragón tenía que

responder al lema de la Casa Targaryen:

“Fuego y Sangre”.

Ese giro inesperado, en el que la mujer

destinada a ocupar el Trono de Hierro y

gran favorita de los espectadores para ser la

reina de Poniente acaba por revelarse como

una auténtica tirana, capaz de arrasar con

todo, fue un auténtico golpe de realidad

para quienes, cegados por el carisma de la

libertadora ‘Rompedora de Cadenas’, no

supieron ver lo que estaba por venir.

Muerta Cersei bajo los escombros de la

Fortaleza Roja, Daenerys Targaryen llega

a acariciar, entre cenizas, un trono en el

que sin embargo no llegará a sentarse: Jon

Snow, después de la advertencia de Arya

(“Sé reconocer a una asesina”) y de visitar

a Tyrion Lannister (encarcelado por traicionar

a la reina Targaryen), acaba matando

de una puñalada en el corazón a Daenerys,

antes de que cumpla junto a sus tropas su

promesa de “liberar” a todos los pueblos de

los Siete Reinos.

El fuego de Drogon funde el codiciado

Trono de Hierro, objetivo de todas las luchas

de poder, traiciones y conspiraciones

sobre las que se ha construido la trama de

ocho temporadas.

Sin Trono de Hierro ni herederos que

reclamen la corona y con Jon Snow condenado

al destierro en la Guardia de la Noche

para evitar una nueva guerra, los hombres y

mujeres más importantes de los Siete Reinos

se reúnen para decidir quién debe gobernar

en Poniente.

Tyrion Lannister no solo consigue sobrevivir

a la que parece una condena a muerte

segura a manos de Gusano Gris, fiel guerrero

de Daenerys, si no que acaba por designar

al nuevo rey: “No hay nada más fuerte

que una buena historia”, y Bran Stark, ‘El

Cuervo de Tres Ojos’ puede ver el pasado,

el presente y el futuro, nadie mejor que él

para ocupar el trono.

Una propuesta con apoyo unánime pero

con una condición: Sansa Stark reclama

que El Norte siga un reino independiente,

y consigue así convertirse en

Reina del Norte. Tyrion, por su parte,

es nombrado por Bran Stark como

Mano del Rey, demostrando una vez

más que es, pese a algunos errores,

es el hombre más inteligente de

Poniente y el que mejor ha jugado

el Juego de Tronos.

Tyrion encabeza un Consejo

formado por Brienne

de Tarth, Davos Seaworth,

Bronn de Aguasnegras -que

ve ampliamente cumplida

la recompensa que le había

prometido el pequeño de

los Lannister- y Samwell

Tarly, el único de los señores

de Poniente que

propone, sin éxito, que el

nuevo rey sea elegido de

forma democrática por

todos los habitantes de

los Siete Reinos.

En un claro homenaje

a la saga que ha inspirado

la serie, Samwell

Tarly presenta a Tyrion

un ejemplar de ‘A Song

of ice and fire’, en el

que se narran todas las

guerras sucedidas desde

la muerte de Robert Baratheon.

Ni Daenerys Targaryen

ni Jon Snow han

ocupado el trono, ni decenas

de teorías de los seguidores

se han cumplido,

pero tanto Tyrion Lannister

como los últimos Stark

han tenido su recompensa:

Tyrion, como hombre más

poderoso después del rey;

Bran como nuevo rey de Poniente;

Sansa como reina del

Norte; y Arya viajando al oeste

de Poniente, viviendo una nueva

aventura y dejando la puerta

abierta, quién sabe, a futuras

producciones.

Aunque de los tres ‘spin-offs’

de la serie ya confirmados ninguno

hará referencia al tiempo

o personajes de ‘Game of

Thrones’, todo apunta a que

el final de la producción de

HBO es solo un punto y

aparte en el mundo de

fantasía inspirado por la

obras de George R.R.

Martín.

Q 70

More magazines by this user
Similar magazines