suplemento Smart City

cayala
  • No tags were found...

SUPLEMENTO ESPECIAL

JULIO DE 2019 | NEWSWEEKESPANOL.COM

Ciudades inteligentes, la innovación

al servicio del entorno social

Los retos y soluciones orientados a una mejor planeación urbana

y transformación territorial deben tener como fin la equidad social.

Por ello, que los gobiernos trabajen en conjunto con instituciones,

empresas y la sociedad civil es el desafío en puerta.

ADOBE STOCK

Suplemento comercial para News for America, LLC. | Coordinador editorial: Joel Aguirre A. |

Gerente de contenidos comerciales: Jorge Guzmán | Redacción: Patricia Sánchez | Diseño: Ignacio Meza


“Necesitamos la

vinculación de todos

los niveles de gobierno

para transformar

las ciudades”

El 2 de julio arranca en Puebla el Smart City Latam Expo

Congress, donde se debatirán y analizarán alternativas

para mejorar la calidad de vida en las ciudades.

Todo está listo para que del 2 al

4 de julio se lleve a cabo en la

ciudad de Puebla el Smart City

Latam Expo Congress, un evento

que organiza Fira Barcelona alrededor

del mundo con el objetivo

de que autoridades, empresarios, universidades

y organizaciones de la sociedad civil

compartan experiencias para mejorar la calidad

de vida en las ciudades.

A decir de Manuel Redondo, presidente de

Fira Barcelona México, desde su primera edición,

en 2016, el evento ya es un punto de encuentro

para quienes plantean la necesidad de desarrollar

mejores ciudades a través de la tecnología y

de la innovación.

“Es un evento de más de 10,000 profesionales

que durante tres días —en más de 60 conferencias

y casi 300 ponentes— debaten y comparten

sobre todas las temáticas urbanas y sobre los

retos de las ciudades latinoamericanas”, afirma

Redondo en entrevista.

—¿Qué es una Smart City?

—El concepto ha venido evolucionando y

esta evolución ha permitido que se abuse. Parte

de los esfuerzos de Smart City Latam Congress

de Fira Barcelona, como organizadora de este

encuentro y junto con ONU-Hábitat y otras agencias

y actores relevantes de la transformación

urbana y territorial en América Latina, es que nos

pusimos a trabajar en la alianza Smart Latam,

que es una plataforma permanente de colaboración

para impulsar las smart cities [ciudades inteligentes]

en América Latina, y esto va más allá

del evento, es una red colaborativa. Entonces,

lo primero que había que hacer era definir qué

es la smart city para América Latina y debe ser

una ciudad con inteligencia en todos sentidos, no

nada más a nivel de tecnología, sino de gestión,

articulación de todos los actores que puedan permitir

tener mejores entornos y también tiene que

ser una ciudad sostenible, inclusiva, una ciudad

que pone al ciudadano en el centro y que pone

las tecnologías y la innovación para que esto suceda,

y suceda más rápido.

—¿Qué buenos ejemplos tenemos ciudades

en Latinoamérica?

—Al final de cuentas, la smart city es un camino.

Hay muchos ejemplos de proyectos que son

dignos de compartirse, y el evento pretende compartir

experiencias, también retos. En todos lados

se están haciendo cosas en temas de la gestión

urbana y territorial, temas de movilidad, de gestión

de residuos, de agua, el empoderamiento

ciudadano y la participación en la gobernanza

de la ciudad. El gran reto latinoamericano es que

son proyectos que todavía están aislados y desvinculados,

por eso la importancia de tener una

red de colaboración, que es lo que pretende la

alianza Smart-Latam, y que estamos impulsando

ANTONIO CRUZ


de manera coordinada se pueda avanzar más

rápido en estas transformaciones”.

—¿En México es muy complicada la política

a largo plazo?

—Totalmente. En México, las capacidades

municipales, de los gobiernos locales, están por

debajo del promedio latinoamericano. Los gobiernos

municipales han venido perdiendo capacidades

y presupuesto en los últimos años y eso ha

generado un círculo vicioso y no solo en las diez

ciudades más importantes, también en las ciudades

intermedias, que ahí realmente está el gran

reto, la gran oportunidad, porque estas ciudades

son las que tienen una oportunidad muy grande

de cambiarlas en un corto plazo.

“Una ciudad de 5 millones de habitantes, de

10 millones de habitantes, una urbe de 20 millones

de habitantes, tiene unas complejidades que

rebasan una gestión, pero una ciudad intermedia

en Latinoamérica tiene mucha oportunidad, en

el corto plazo, de sumarse a toda esta inercia y,

a partir de la tecnología, de la innovación, de la

vinculación, pueda, en muy poco tiempo, transformarse

y mejorar la calidad de vida y el entorno

de una región.

“Hay una necesidad de capacitación y formación

profesional del propio staff municipal, al

no haber una visión de largo plazo, donde cada

tres años parece que se empieza de cero, en los

gobiernos locales no hay una cultura de servidor

más allá de las tecnologías estrictamente urbanísticas,

si no resolvemos el problema urbano

desde la legislación, vamos a caminar muy lento

a nivel de colaboración y coordinación en las zonas

metropolitanas.

—¿Quiénes son las grandes personalidades

que van a estar en el Congreso?

—Hay una serie de conferencias de todas las

temáticas de la gestión urbana: Movilidad y planificación

urbana y territorial, Empoderamiento

ciudadano y gobierno abierto, Equidad, Aprendizaje

y cultura, Transformación digital y desarrollo

económico, Seguridad y resiliencia. Este año el

eje rector del evento es “Inclusión radical, un espacio

para todos” y pretendemos comunicar este

tema no nada más a nivel de accesibilidad o la

inclusión en los servicios públicos básicos, sino

también la inclusión como una necesidad de la

vinculación de todos los actores y todos los agentes

de cambio y de todos los ciudadanos para

tener mejores ciudades.

“Tendremos ponentes destacados como Mónica

Ramírez, una latina que en Estados Unidos

se ha convertido en un referente de la sociedad

civil; Natalia Martínez, referente de la innovación

a cargo del Centro de Innovación de la Universidad

de Cambridge; Renata Ávila, directora de

la Fundación Ciudadanía Inteligente, especializada

en la preservación de los derechos ciudadanos,

y viene el que hoy por hoy es una de las

“El gran reto latinoamericano es que son proyectos

que todavía están aislados y desvinculados, por eso

la importancia de tener una red de colaboración”.

Manuel Redondo, presidente

de Fira Barcelona México.

con ONU-Hábitat, para que podamos compartir

todo esto y vincular estos proyectos para que auténticamente

tengamos ciudades que estén en el

Smart City de manera integral y transversal.

“Por ejemplo, hay casos, como el chileno,

que me parece que son dignos de compartirse;

es el primer país latinoamericano que ya tiene

desde el gobierno nacional un programa de

ciudades inteligentes, porque sabemos que en

América Latina y en México, la transformación

urbana y el mejoramiento de la calidad de vida

en las ciudades depende más de los gobiernos

nacionales que del propio acalde, eso a lo mejor

no pasa en otras partes del mundo, particularmente

en Europa hay muchos casos en los que

un alcalde en 8, 10, 15 o 20 años transforman su

ciudad, pero son contextos diferentes tanto en lo

político como en lo económico o cultural y aquí,

en América Latina, necesitamos, sí o sí, la vinculación

de todos los niveles de gobierno para que

público, técnico profesional, que esté más allá de

las administraciones, y eso no da continuidad, no

da una visión de largo plazo.

“También es cierto que en México hay más

de 50 zonas metropolitanas y más de la mitad de

nuestro problemas urbanos están en la gestión

metropolitana, como los temas de seguridad, el

agua, la movilidad, el manejo de residuos, entonces,

al final de cuentas puede llegar un alcalde

muy bueno a una zona metropolitana y puede tener

una visión muy clara y un equipo muy potente

y puede traer todas estas nuevas tecnologías y

una visión de gestión transversal, pero si alrededor

no están vinculados, pues sirve de muy poco.

Entonces, el otro gran tema es cómo resolver el

asunto metropolitano en México y, hablando de

América Latina, hay países que, de una u otra

forma, nos llevan ya algunos años en los temas

metropolitanos.

—¿Se crearon gobiernos metropolitanos?

—Hay autoridades metropolitanas. Brasil,

que también es un país federado muy parecido

a cómo funciona la administración pública en

México, ya ha resuelto el tema metropolitano.

Nosotros aún lo tenemos como un gran reto,

voces más reconocidas: Mikael Colville-Andersen,

líder mundial en urbanismo que está asesorando

a muchísimas ciudades en el proceso de

adaptar su movilidad y sus calles a las nuevas

necesidades, es pionero en la filosofía de la simplificación

urbana”.

—¿Cuál es la expectativa del Smart City

Expo Latam Congress?

—Este evento cada vez es más latinoamericano,

cada vez vienen más delegaciones de

América Latina, pero me parece que, en el contexto

de México, con el cambio de tantos gobiernos

locales y del propio gobierno nacional, es la

oportunidad de muchos tomadores de decisión

de vincularse a todo este movimiento smart city

para resolver los retos y los problemas de las ciudades

latinoamericanas.

“Eso es muy importante para que los tomadores

de decisión, particularmente los gobiernos,

puedan hacerse de muchísimo conocimiento

compartiendo tanto soluciones como retos para

avanzar en la transformación de las ciudades y

que tengamos mejores lugares para vivir, mejores

entornos. Al final de cuentas eso termina siendo

el objetivo final”.


Transformación urbana:

ciudades que atiendan a las minorías

Lo justo es diseñar espacios de tal forma que sean

eficientes para todos, sin importar edad, sexo,

capacidades o identidad sexual.

Vivir en las ciudades es todo un reto,

pues hay que convivir con el tránsito

pesado, el estrés, las distancias,

la dinámica de los habitantes, la

insuficiencia de transporte eficiente

y seguro, la contaminación, la

inseguridad y un largo etcétera. No obstante, la

situación se complica aún más si la infraestructura

urbana es inadecuada o poco incluyente.

Justamente esa es la propuesta de las

denominadas “ciudades inteligentes” (smart Cities):

pensar en los espacios de tal forma que

sean eficientes para todos sin importar edad,

sexo, capacidades o identidad sexual.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El proyecto parte del Data Analytics, es decir,

el reporte que emiten miles de sensores que

permiten monitorizar las ciudades y, a través de

dicha información, generar propuestas que intenten

atender las problemáticas que enfrentan

los ciudadanos.

Este reporte se alimenta, a su vez, de macrodatos

(big data), la internet de las cosas (IoT)

—cuyo uso lo podemos ver ya en los autos inteligentes—,

la inteligencia artificial —impulsada

en sistemas capaces de resolver problemas—,

el aprendizaje automático (machine learning)

—como los detectores de velocidad— y el

aprendizaje profundo (deep learning) —tecnología

que permite, por ejemplo, la audición automatizada

y la traducción del habla.

La ONU considera que en 2050 el 70 por

ciento de la población mundial (aproximadamente

6,000 millones de personas) vivirán en

ciudades, de ahí la urgencia de que las zonas

urbanas, gracias a las tecnologías de la información

y la comunicación (TIC), sean cada vez

más sustentables, accesibles, seguras e incluyentes,

como lo ha hecho Ámsterdam, ciudad

neerlandesa que ha podido generar un sistema

de alumbrado inteligente; Santander, España,

con la recolección automatizada de residuos;

y Singapur, mediante dispositivos que permiten

prever las inundaciones.

Para que las ciudades inteligentes puedan

convertirse en verdaderas “ciudades para todos”

deben implementar y adecuar su infraestructura

para atender también a los sectores

considerados como minoritarios.

Personas con discapacidad motriz. En

este rubro deben considerarse no solo quienes

usan bastón o silla de ruedas por alguna

discapacidad física, sino todos aquellos que

requieren instalaciones especiales para moverse,

como las personas de la tercera edad y las

personas que transitan con bebés en carriolas.

Urge la implementación de calles más anchas y

el uso de rampas para subir y bajar de banquetas,

edificios y transporte público.

—Personas con ceguera. La OMS estima

que en el mundo existen 285 millones de personas

con discapacidad visual, por lo que apremia

el uso de sensores pododáctiles que les permitan

saber el límite de una calle, comandos para

abrir puertas con la voz y aplicaciones, como

las que se utilizan en España, para guiarlos en

caminos sinuosos por las arboladas o las características

particulares de las banquetas.

—Personas con sordera. La OMS contabiliza

466 millones de personas sordas en el

mundo. Para ellos es prioritaria la implementación

del bucle magnético o el lazo de inducción

que muchos países ya utilizan en lugares

públicos; se trata de un dispositivo que usa los

campos magnéticos para emitir señales sonoras

que se conectan directamente con los auriculares,

audífonos o implantes cocleares y permiten

establecer comunicación unidireccional y

bidireccional.

—Personas con baja capacidad mental.

Es necesario revisar que el uso de la señalética,

las gráficas e infografías sean de fácil comprensión

para todos.

¿Y LA DIVERSIDAD SEXUAL?

Algunos países ya han popularizado el uso de

baños mixtos o familiares, pero es necesario

transformarlos en lo que en México el Grupo

Parlamentario de Morena ha denominado baños

incluyentes: “Busca que restaurantes, bares

y otros establecimientos mercantiles cuenten

con baños incluyentes que le permita a la comunidad

LGBT+ sentirse tranquilos y seguros”.

En este mismo tenor deberán considerarse

vestidores y regaderas en gimnasios y lugares

que así lo requieran.

El objetivo es rediseñar los baños no solo

para dicho sector, “sino para personas con sillas

de ruedas, con ceguera, de baja estatura o

cuerpo diferente que han sido ignoradas”.

De igual forma deberán considerarse cambiadores

y sillas para que los bebés no queden

desatendidos.

ADOBE STOCK


Minisplit Smart Appliances

Garantía de frescura en tu hogar. Con este dispositivo olvídate del calor.

PERFECT SLEEP

Ajusta la temperatura

según la edad del usuario:

Bebés, Jóvenes, Adultos

y Adultos mayores.

MODO SILENCIOSO

Ni te darás cuenta que está

encendido pues alcanza un

nivel de ruido realmente bajo.

FAST COOLING

Enfría la habitación a una

velocidad sorprendente. Es capaz

de bajar 3°C en tan solo 5 minutos.

XPERT ENERGY SAVER INVERTER

Lograrás hasta 70% de ahorro de energía, gracias

a su compresor de alta eficiencia. Al llegar a la

temperatura ideal, funciona a la mínima potencia.

FUNCIÓN

CLIMAZONE

Mide la temperatura

y la humedad de la

habitación y las ajusta

automáticamente

para lograr un balance

agradable.

OPCIÓN POWER

SAVER

Para mayor ahorro

de energía; con esta

alternativa funcionará

el ventilador a

baja velocidad y

la temperatura se

ajustará a 25°C.

4D XPERT AIRFLOW

Genera una temperatura perfecta

gracias a su exclusivo diseño

que permite la entrada del aire

ambiental de 3 direcciones para

lograr una salida con mayor

pureza.

TECNOLOGÍA AROUND YOU

Gracias a esta tecnología la

temperatura ideal te rodeará a

ti pues el control remoto tiene

un sensor que le indicará tu

posición.

SMART APPLIANCE

Cuenta con conectividad Wi-Fi para

que controles los ciclos y la programes

desde donde estés.

Fuente: Whirlpool

MODELO WA6078Q


Empoderamiento ciudadano y gobierno

abierto, una necesidad impostergable

La adquisición de poder de la sociedad se mide por la facilidad de acceso

a la información y la inclusión en las políticas.

La sociedad civil es la que brinda el

poder a sus gobernantes y, por lo tanto,

estos deben rendirles cuentas. Es el

derecho de los primeros y la obligación

de los segundos... en teoría. Porque

la mayoría de las veces pareciera que

esta sentencia se olvidara y la ciudadanía termina

sintiéndose víctima de gobernantes poco sensibles

a sus necesidades.

La participación ciudadana, como lo describe

José Juan Sánchez en la revista Redalyc, “es

un elemento clave en la agenda internacional de

la administración pública, cuenta con el apoyo

de organismos internacionales, y es esencial

dentro del gobierno abierto para ensanchar la

transparencia y la rendición de cuentas”.

Pero ¿qué es el empoderamiento ciudadano?

Es la facultad que adquieren los ciudadanos

al tomar conciencia sobre el impacto que tiene

su participación en el desarrollo de su sociedad

y de su calidad de vida.

Es un derecho al que no se debería renunciar

y que, por el contrario, es prioridad ejercerlo

para ser verdadero copartícipe y corresponsable

de la comunidad y para garantizar la existencia

de un gobierno abierto, aquel que abre un diálogo

constante con los ciudadanos para escuchar

sus necesidades, tomar decisiones con base en

ellas, promover la participación conjunta para la

solución de problemas y comunicar todo lo que

decide de forma abierta y transparente.

LOS SIETE PILARES

La Comisión Económica para América Latina y

el Caribe (CEPAL) resume los siete pilares de

los estándares de los gobiernos abiertos (Open

Government Standards):

Apertura. Promover consultas públicas ampliamente,

incluso por internet, listas de correo,

anuncios públicos y medios de comunicación,

animando a todos a participar y, en particular, a

los grupos de interés comprometidos.

Plazos claros y razonables. Que los procesos

participativos estén estructurados de manera

de asegurar el tiempo suficiente para permitir

que las partes interesadas puedan aprender

acerca de la consulta, revisar los materiales,

preparar y garantizar la calidad de los aportes

considerados.

Información completa, clara y comprensible.

Que los materiales de apoyo disponibles

para los servidores públicos involucrados en los

procesos de toma de decisiones se pongan a

disposición de los ciudadanos; que los principales

datos y su análisis deban ser presentados

en una forma que sea accesible y comprensible

para el público.

Colaboración activa. Que los organismos

públicos sean proactivos en sus interacciones

con el público, estableciendo múltiples canales

para obtener información, como audiencias

públicas, grupos focales, garantizando así que

todos los interesados tengan la oportunidad de

participar, y que el debate en torno a un problema

pueda evolucionar y madurar con el tiempo.

Procedimientos de trabajo claros. Que

las reglas sobre la forma de participar en las

consultas sean claras, junto con la definición

de plazos y cómo deben ser suministrados los

comentarios que deberán enviarse a la autoridad

pública, así como los lugares y fechas de

las audiencias públicas y la manera de obtener

invitaciones para asistir y participar.

Empoderamiento. Que los procesos participativos

tengan por objeto colocar la decisión final

en manos del público. Todos los comentarios

recibidos deben ser cuidadosamente revisados

y las perspectivas presentadas deben incorporarse

en la documentación sobre la decisión final.

Una justificación detallada debe ser entregada

sobre el porqué y el cómo se han tenido en

cuenta las opiniones del público.

Transparencia y rendición de cuentas.

Informes sobre las respuestas recibidas, y sobre

quienes participaron con comunicaciones

escritas o en audiencias públicas, junto con las

principales observaciones presentadas, y el

razonamiento por escrito explicando cómo los

comentarios recibidos se tuvieron en cuenta

debiendo estar todo ello disponible en un lugar

de fácil acceso para que cualquier miembro del

público pueda encontrarlo y consultarlo.

El empoderamiento ciudadano se mide

por la facilidad de acceso a la información, la

inclusión en las políticas, el control social de la

gestión pública y el desarrollo de capacidades

organizativas locales, sobre todo en los grupos

minoritarios.

Su finalidad es cerrar el círculo del poder

como lo decía Montesquieu, quien situaba al

ciudadano en el principio y el final del proceso

político.

ADOBE STOCK


visita Singapur debería poder

decir: ‘He visto el futuro, y funciona’”.

Este comentario, de Vivian Balakrishnan,

ministro de Relaciones

Exteriores de Singapur, no es para

menos. La capital de dicho país

asiático aspira a ser la primera ciudad inteligente

del mundo, lo cual es muy ambicioso, pero eso

es exactamente a lo que la nación apunta con su

programa Smart Nation, diseñado para posicionarse

firmemente en la era digital.

Dicho programa, que ha logrado que todo el

orbe voltee a ver a Singapur, ha convertido a esta

capital en un “laboratorio viviente” debido a las

pruebas que se han ejecutado en sectores como

vivienda, salud y transporte.

Cualquier ciudad grande enfrenta problemas

con el transporte.

Sin embargo, en materia

de movilidad Singapur lo

ha hecho de una manera

diferente. Para mejorar

los servicios de autobús

ha instalado sensores

que ayudan a monitorear

el servicio y datos GPS

para mantener un registro

de la velocidad y de

cuántas personas hay a

bordo.

Además, las paradas

de autobús también se

están renovando con la incorporación

de wifi, mapas

interactivos, libros electrónicos

y columpios para

que los viajes sean más

entretenidos.

Del mismo modo, más

allá del transporte público,

Singapur está enfocándose en los vehículos autónomos

y está teniendo progresos satisfactorios,

los cuales incluyen autobuses autónomos y vehículos

de recolección de residuos y de barrido de

calles. También ha puesto en marcha pruebas de

flotas de servicio de traslado autónomo que los

pasajeros podrán reservar a través del teléfono

inteligente.

Sin embargo, lo que es una realidad es que

la movilidad urbana es uno de los principales

dolores de cabeza tanto para las grandes urbes

como para los ciudadanos.

"Si alguien

ADOBE STOCK

Movilidad efectiva, piedra angular

de las ciudades inteligentes

La congestión vial, contaminación, estrés auditivo y accidentes se han convertido en norma.

El fin es simplificarlos a su mínima expresión.

En las ciudades se practican varias alternativas

de movilidad, las cuales van desde moverse

a pie hasta desplazarse en bicicleta, automóvil,

autobús, metro, motocicleta, monopatín con motor,

etcétera. Empero, resolver los problemas causados

por esta movilidad respecto a la pérdida de

tiempo, generación de tránsito y contaminación

medioambiental es uno de los principales desafíos

para las urbes.

EL GRAN DESAFÍO

Ante ello, la finalidad de las ciudades inteligentes,

como Singapur y muchas otras que poco

a poco se suman a esta modernidad, trabajan

para resolver estos problemas con plataformas

de gestión de tránsito, aplicaciones para

facilitar la movilidad, la introducción de vehículos

eléctricos y nuevas formas de transporte

individual y colectivo como los vehículos de

conducción autónoma.

De acuerdo con un informe de ONU-Hábitat,

a pesar del aumento en los niveles de

movilidad urbana en el mundo, el acceso a los

lugares, actividades y servicios se está tornando

cada vez más difícil.

El crecimiento urbano descontrolado ha

aumentado la distancia entre destinos funcionales,

como locales de trabajo, escuelas, hospitales,

oficinas de administración o centros comerciales,

lo que ha conducido a un aumento

de la dependencia de transporte motorizado

privado, así como de otros tipos de movilidad

dependiente del automóvil.

Por consiguiente, la congestión y los embotellamientos

de tránsito se han convertido en

norma en muchas ciudades. Ante ello, la vida

urbana se ve afectada por factores externos

negativos, como la contaminación, estrés auditivo

y accidentes.

Ante tal situación, la movilidad es un

tema toral en la planeación de ciudades inteligentes,

por lo que algunos especialistas

han recomendado una serie de innovaciones

que ayuden a atacar la adversidad desde

la entraña.

Una de estas propuestas consiste en instalar

sensores y cámaras que

brinden a los conductores

y peatones información en

tiempo real sobre la situación

del tránsito con el fin

de favorecer una movilidad

más fluida.

Otra consiste en implementar

servicios de

automóvil compartido, el

cual permite a las personas

alquilar un coche por

un determinado tiempo,

con lo que se contribuye

a reducir el número de

vehículos particulares y,

por consiguiente, la contaminación,

el ruido y la

congestión vial.

Una propuesta más

estriba en generar peajes

urbanos que cobren

una tarifa a los vehículos

particulares para poder transitar durante determinadas

horas. La finalidad, desde luego, es

motivar el uso del transporte público o el transporte

compartido.

Finalmente, otra sugerencia radica en legislar

y favorecer la cultura del pedaleo. Hoy

en día unos 2,500 millones de personas en

el mundo utilizan la bicicleta como medio de

transporte. Esta elección mejora la calidad

de vida al reducir la contaminación y el ruido,

además de que significa un ejercicio altamente

benéfico para la salud.


La internet de las cosas

conquista la nueva era

Hoy en día existen más de 8,000 millones de cosas conectadas en todo el mundo,

y se espera que la cantidad crezca a 10,000 millones en 2020.

ADOBE STOCK

Cuando la segunda década del siglo

XXI está a punto de llegar a su fin,

la internet de las cosas (IoT, por sus

siglas en inglés) demuestra que está

transformando por completo la forma

en que vivimos, trabajamos y nos comunicamos.

El avance vertiginoso y sin precedentes de

esta tecnología, asimismo, ha cambiado radicalmente

las reglas de los negocios y las industrias.

La internet de las cosas comenzó a mediados

de la década de 1990, cuando Kevin Ashton,

entonces un joven gerente de marca del Reino

Unido, se preguntaba por qué el tono de lápiz labial

marrón desaparecía de los estantes. Debido

a que era muy curioso, le molestaba ir a su tienda

local y encontrarse con que ese labial, perteneciente

a la marca que él representaba, siempre

estaba agotado. Verificó con las personas de la

cadena de suministro, y le respondieron que había

muchos labiales de ese color en el almacén y

que era coincidencia que específicamente en esa

tienda no lo tuvieran en existencia. Pero Ashton

no lo creyó: quería saber dónde estaba su labial

y qué ocurría con él. De esta manera tuvo la idea

de poner un microchip en el cosmético, con lo

que podría obtener datos e informar a la tienda lo

que había en los estantes.

Pablo Torres, ingeniero en electrónica y comunicaciones

por la Universidad Tecnológica de

México y la Universidad de Texas y consultor en

tecnologías de la información, explica que la IoT

es, simplemente, la industria en la cual los objetos

son conectados a internet con el fin de facilitar la

vida diaria.

“Un ejemplo son los refrigeradores inteligentes,

que cuentan con conexión a internet y te pueden

dar avisos o notificaciones con información

de los productos que tenemos dentro”, explica

el experto. “Esto es solo un ejemplo que puede

hacer más eficiente la vida diaria y los recursos

como la energía. Conectar las cosas a internet y

recibir y enviar retroalimentación puede generar

un gran beneficio y será de mucha importancia

en el futuro”.

GRANDES BENEFICIOS

Entre muchos otros, la IoT abre formas de ayudar

a las ciudades a manejar la congestión, dar

seguimiento a las pelotas y a los jugadores de

beisbol para recoger datos que servirán para

comprender mejor el deporte y permitir que los

dispositivos médicos pidan ayuda en caso de

emergencia.

Ante ello, en varios países se están creando

muchos empleos a partir de los fondos de compensación

y las compañías de datos alternativos.

Basta con mirar la actividad que han provocado

las compañías de datos alternativos que compran

cantidades exorbitantes de información recogida

por los sensores de la internet de las cosas.

Un estudio de Gartner, compañía de análisis

en tecnología, calcula que hoy en día existen más

de 8,000 millones de cosas conectadas en todo

el mundo, y se espera que la cantidad crezca a

10,000 millones en 2020, cuando el mercado alcanzará

un valor de 1.3 billones de dólares.

Ello se traduce en mucho comercio, y significa

miles de empleos para trabajadores de

todos los niveles. Por ejemplo, las empresas

especializadas necesitan un ejército de obreros

para trabajar en las calles instalando sensores en

millones de farolas. Esos sensores rastrean niveles

de ruido, calidad de aire, cantidad de autos en

estacionamientos y otros factores. Por su parte,

otras compañías tienen que contratar diseñadores

y administradores de IoT.

Entre las industrias que están generando

mayor crecimiento en materia de la internet de

las cosas está la tecnología vestible, es decir, gafas

virtuales, bandas para el monitoreo calórico

y pulsaciones cardiacas y cinturones de rastreo

con GPS. En la salud, los sensores conectados

a los pacientes para el seguimiento de sus condiciones

físicas fuera del hospital y en tiempo real,

además de camas inteligentes que observen

signos vitales, presión sanguínea y temperatura

corporal, entre otros.

En la gestión de tránsito vehicular, la IoT

contribuye al concepto de ciudades inteligentes,

pues cuando se usa el teléfono móvil se activan

sensores que recolectan y comparten datos que

monitorean el tránsito y muestran rutas alternas,

distancia, tiempo, etcétera. Además, industrias

muy relevantes como la del transporte de carga,

agricultura, hotelería, energética, manufacturera,

etcétera, cada vez más se sumarán a esta tendencia,

que al final de cuentas busca generar mayores

ganancias de eficiencia y productividad.

Similar magazines