suplemento Smart City

cayala
  • No tags were found...

La internet de las cosas

conquista la nueva era

Hoy en día existen más de 8,000 millones de cosas conectadas en todo el mundo,

y se espera que la cantidad crezca a 10,000 millones en 2020.

ADOBE STOCK

Cuando la segunda década del siglo

XXI está a punto de llegar a su fin,

la internet de las cosas (IoT, por sus

siglas en inglés) demuestra que está

transformando por completo la forma

en que vivimos, trabajamos y nos comunicamos.

El avance vertiginoso y sin precedentes de

esta tecnología, asimismo, ha cambiado radicalmente

las reglas de los negocios y las industrias.

La internet de las cosas comenzó a mediados

de la década de 1990, cuando Kevin Ashton,

entonces un joven gerente de marca del Reino

Unido, se preguntaba por qué el tono de lápiz labial

marrón desaparecía de los estantes. Debido

a que era muy curioso, le molestaba ir a su tienda

local y encontrarse con que ese labial, perteneciente

a la marca que él representaba, siempre

estaba agotado. Verificó con las personas de la

cadena de suministro, y le respondieron que había

muchos labiales de ese color en el almacén y

que era coincidencia que específicamente en esa

tienda no lo tuvieran en existencia. Pero Ashton

no lo creyó: quería saber dónde estaba su labial

y qué ocurría con él. De esta manera tuvo la idea

de poner un microchip en el cosmético, con lo

que podría obtener datos e informar a la tienda lo

que había en los estantes.

Pablo Torres, ingeniero en electrónica y comunicaciones

por la Universidad Tecnológica de

México y la Universidad de Texas y consultor en

tecnologías de la información, explica que la IoT

es, simplemente, la industria en la cual los objetos

son conectados a internet con el fin de facilitar la

vida diaria.

“Un ejemplo son los refrigeradores inteligentes,

que cuentan con conexión a internet y te pueden

dar avisos o notificaciones con información

de los productos que tenemos dentro”, explica

el experto. “Esto es solo un ejemplo que puede

hacer más eficiente la vida diaria y los recursos

como la energía. Conectar las cosas a internet y

recibir y enviar retroalimentación puede generar

un gran beneficio y será de mucha importancia

en el futuro”.

GRANDES BENEFICIOS

Entre muchos otros, la IoT abre formas de ayudar

a las ciudades a manejar la congestión, dar

seguimiento a las pelotas y a los jugadores de

beisbol para recoger datos que servirán para

comprender mejor el deporte y permitir que los

dispositivos médicos pidan ayuda en caso de

emergencia.

Ante ello, en varios países se están creando

muchos empleos a partir de los fondos de compensación

y las compañías de datos alternativos.

Basta con mirar la actividad que han provocado

las compañías de datos alternativos que compran

cantidades exorbitantes de información recogida

por los sensores de la internet de las cosas.

Un estudio de Gartner, compañía de análisis

en tecnología, calcula que hoy en día existen más

de 8,000 millones de cosas conectadas en todo

el mundo, y se espera que la cantidad crezca a

10,000 millones en 2020, cuando el mercado alcanzará

un valor de 1.3 billones de dólares.

Ello se traduce en mucho comercio, y significa

miles de empleos para trabajadores de

todos los niveles. Por ejemplo, las empresas

especializadas necesitan un ejército de obreros

para trabajar en las calles instalando sensores en

millones de farolas. Esos sensores rastrean niveles

de ruido, calidad de aire, cantidad de autos en

estacionamientos y otros factores. Por su parte,

otras compañías tienen que contratar diseñadores

y administradores de IoT.

Entre las industrias que están generando

mayor crecimiento en materia de la internet de

las cosas está la tecnología vestible, es decir, gafas

virtuales, bandas para el monitoreo calórico

y pulsaciones cardiacas y cinturones de rastreo

con GPS. En la salud, los sensores conectados

a los pacientes para el seguimiento de sus condiciones

físicas fuera del hospital y en tiempo real,

además de camas inteligentes que observen

signos vitales, presión sanguínea y temperatura

corporal, entre otros.

En la gestión de tránsito vehicular, la IoT

contribuye al concepto de ciudades inteligentes,

pues cuando se usa el teléfono móvil se activan

sensores que recolectan y comparten datos que

monitorean el tránsito y muestran rutas alternas,

distancia, tiempo, etcétera. Además, industrias

muy relevantes como la del transporte de carga,

agricultura, hotelería, energética, manufacturera,

etcétera, cada vez más se sumarán a esta tendencia,

que al final de cuentas busca generar mayores

ganancias de eficiencia y productividad.

Similar magazines