28.06.2019 Views

Ser Líder Cristiano Sirve - Revista SOMOS Vol. 3 No. 1

Revista SOMOS Alianza Cristiana Y Misionera de Puerto Rico

Revista SOMOS Alianza Cristiana Y Misionera de Puerto Rico

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

REVISTA OFICIAL DE LAALIANZA DISTRITO DE PUERTO RICO<br />

VOLUMEN 03 | <strong>No</strong>. 01 | MAY/JUL 2019<br />

SUEÑA LOS<br />

VALORA<br />

ENCARNA LOS<br />

SUEÑOS DE DIOS<br />

LAS RELACIONES<br />

VALORES<br />

pág. 04 pág. 14 pág. 20


EDITORIAL<br />

VOLUMEN 03 | <strong>No</strong>. 01<br />

MAY/JUL 2019<br />

<strong>No</strong> es un secreto que el éxito o el fracaso<br />

de una organización usualmente está<br />

directamente relacionado al tipo de liderazgo<br />

que tiene. Por tal razón existe una industria<br />

muy lucrativa dedicada al tema del liderazgo<br />

que ha saturado los mercados con libros,<br />

adiestramientos, grados universitarios en<br />

todos los niveles y personas que se dedican<br />

a dar coaching en liderazgo organizacional.<br />

Todos estos recursos son muy necesarios<br />

porque donde no hay líderes la gente hace<br />

lo que le parece.<br />

En el mundo cristiano también existen<br />

preocupaciones reales sobre la efectividad<br />

del liderazgo. Es de suma importancia<br />

que aquellos que han sido llamados a<br />

dirigir al pueblo de Dios en sus diferentes<br />

capacidades, hagan todo lo posible por<br />

hacerlo con excelencia, sirviendo a todos<br />

correctamente y glorificando el nombre del<br />

Padre continuamente.<br />

La palabra de Dios está llena de grandes<br />

lecciones sobre el liderazgo. En su libro<br />

Liderazgo con Propósito, Rick Warren dice<br />

que “la Biblia define al líder como alguien<br />

que tiene capacidades dadas por Dios y la<br />

responsabilidad de influir sobre un grupo<br />

de creyentes con el fin de que se realicen los<br />

propósitos de Dios para ese grupo”.<br />

El liderazgo no tiene nada que ver<br />

con la edad o el género de la persona. El<br />

liderazgo tiene todo que ver con el carácter<br />

de la persona. El carácter del líder cristiano<br />

está fundamentado en la buena noticia,<br />

el Evangelio. Esa poderosa verdad que<br />

transforma la vida de todos aquellos que<br />

la creen y son llamados a comunicarla con<br />

claridad, valentía y de manera convincente.<br />

Por esta razón, en un pequeño intento<br />

de contribuir a esta importante y necesaria<br />

conversación sobre el liderazgo cristiano, en<br />

esta edición de la revista <strong>SOMOS</strong> hablamos<br />

sobre como el líder cristiano SIRVE.<br />

Esperamos que cada artículo contribuya a<br />

tu formación espiritual, te ayude a ser un<br />

mejor líder y cumplir correctamente con la<br />

responsabilidad y el privilegio que Dios ha<br />

puesto en tus manos de ser de influencia en<br />

la vida de otras personas.<br />

“… el que quiera hacerse grande entre<br />

ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera<br />

ser el primero deberá ser esclavo de todos.<br />

Porque ni aun el Hijo del hombre vino para<br />

que le sirvan, sino para servir y para dar su<br />

vida en rescate por muchos.”<br />

Marcos 10:43-45<br />

Rev. José Ahmed Pérez, editor<br />

Director Ministerio a Obreros Oficiales<br />

EDITOR<br />

Pastor José Ahmed Pérez<br />

CORRECTORA DE ESTILO<br />

Gisel Laracuente Lugo<br />

DISEÑO GRÁFICO /<br />

ILUSTRACIÓN<br />

Víctor J. Velázquez<br />

FOTO PORTADA<br />

Yarilou Morales<br />

es una publicación de La Alianza Cristiana<br />

y Misionera Distrito de Puerto Rico, PO Box 1625, Sabana<br />

Hoyos, 00688, P. R.<br />

Querido lector, esta es su revista. Léala y disfrútela de<br />

principio a fin. Si tiene algún comentario se puede comunicar<br />

con nosotros a través de correo electrónico al:<br />

japerez@laalianzapr.org<br />

www.laalianzapr.church<br />

04 SUEÑA LOS SUEÑOS<br />

Rev. Javier Gómez Marrero<br />

08 INVIERTE EN OTROS<br />

Rev. Víctor Monroig Butter<br />

12 RENUEVA<br />

Rina García<br />

16 VALORA LAS RELACIONES<br />

Rev. José Ahmed Pérez<br />

20 ENCARNA<br />

Rev. Oscar J. García<br />

02<br />

10<br />

14<br />

EDITORIAL<br />

VACOP<br />

JAPR<br />

ADEMÁS<br />

28<br />

30<br />

CONTENIDO<br />

pág. 24


SUEÑA LOS SUEÑOS DE DIOS<br />

Por Rev. Javier Gómez Marrero<br />

Elie Wiesel, sobreviviente de un campo de exterminio nazi, escribió: “Un hombre justo llegó a Sodoma,<br />

decidido a salvar a los habitantes del pecado y el castigo. <strong>No</strong>che y día caminó por las calles y los mercados<br />

predicando contra la corrupción y el robo, la falsedad y la indiferencia. Al principio la gente lo escuchaba<br />

sonriendo con cierta ironía. Después dejaron de escucharlo; ya ni siquiera les parecía divertido. Los<br />

asesinos seguían asesinando y los sabios guardaban silencio, como si no hubiera un solo hombre justo<br />

entre ellos. Un día un niño, movido por su lástima, se le acercó y le dijo: ‘Pobre extranjero. Gritas, gastas tu<br />

cuerpo y tu alma; antes se reían de ti, luego te menospreciaron y ahora para efectos de ellos es como si ni<br />

siquiera existieras. ¿<strong>No</strong> te das cuenta de que no te escuchan, acaso no ves que no hay esperanza?’. ‘Sí, lo veo’,<br />

contestó el hombre justo. ‘Entonces, ¿por qué continúas?’. ‘Te diré por qué. Al principio creía que podría<br />

cambiar a las personas. Hoy sé que no puedo hacerlo. Si aun grito y vocifero no es para cambiarlas a ellas,<br />

sino para tratar de impedir que esas personas finalmente consigan cambiarme a mí".<br />

¿Has bordeado de manera peligrosa ese cinismo<br />

que parece arropar a todos hoy día? Imagino que<br />

por lo menos has coqueteado con un sentimiento<br />

de apatía; esa idea de que ni siquiera deberíamos<br />

perder el tiempo intentando hacer algo acerca de<br />

cualquier cosa. Y si no, quizás te hayas preguntado:<br />

¿será que por fin algo saldrá bien? Yo sí, y más<br />

veces de lo que me gustaría admitir. Pero entonces<br />

recuerdo el Evangelio. “<strong>No</strong> os conforméis a este siglo,<br />

sino transformaos por medio de la renovación de<br />

vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea<br />

la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”<br />

(Ro 12:2, RV60).<br />

4 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 5


En un solo verso Pablo resume, por un lado, el<br />

insalvable contraste entre la precaria historia de<br />

la humanidad (a la que prefiere llamar este siglo)<br />

y, por el otro, el magnífico ideal de Dios para la<br />

sociedad (al que se refiere como la buena voluntad<br />

de Dios, agradable y perfecta). Así sienta las bases<br />

para ayudarnos a apreciar el auténtico grado<br />

de esa profunda transformación que el glorioso<br />

Dios del Evangelio anhela y ha conquistado para<br />

nosotros. ¡El ideal de Dios! Algo dramáticamente<br />

distinto y, por ende, preferible a la deprimente<br />

situación humana. Ese encumbrado sueño que la<br />

predecible manera de pensar humana, a raíz de su<br />

caída, sabotea una y otra vez sin siquiera necesitar<br />

proponérselo.<br />

Y acerca de dicha manera de pensar humana,<br />

Pablo tiene mucho más que decir en los versos<br />

subsiguientes de este revelador capítulo de la carta<br />

a los Romanos. Sin embargo,<br />

es común llegar hasta el<br />

segundo verso y concluir por<br />

error que esto de renovar<br />

nuestro entendimiento se<br />

refiere solo a aprender algo<br />

nuevo, circunscribiendo<br />

nuestra transformación y el<br />

liderazgo espiritual necesario,<br />

al mero acceso a nueva información. Quizás esto<br />

sucede porque hemos reducido el sentido último de<br />

esa buena, agradable y perfecta voluntad de Dios,<br />

como refiriéndose a la particular circunstancia<br />

personal de cada uno, en vez de aplicarlo a la<br />

condición de la sociedad humana en pleno.<br />

Por eso, si consigues llegar al próximo<br />

verso notarás enseguida que la renovación del<br />

entendimiento encierra mucho más que adquirir<br />

información. Pablo escribe: “Digo, pues, por la<br />

gracia que me es dada, a cada cual que está entre<br />

vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que<br />

el que debe tener, sino que piense de sí con cordura,<br />

conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada<br />

uno” (Ro 12:3, RV60).<br />

La tesis de Pablo es que avanzar hacia semejante<br />

ideal no supone solo aprender algo nuevo. Requiere<br />

más bien, pensar de cierta manera. Su idea principal<br />

es que toda persona en el planeta posee una manera<br />

de pensar predecible, tanto acerca de sí como de la<br />

condición humana. El problema consiste en que<br />

dicha manera de pensar no se ajusta a la realidad.<br />

Pablo enseña así que, en cierto sentido, el ser<br />

humano vive enajenado de su propia persona y<br />

situación. Por eso incluso se percibe a sí mismo<br />

como más que adecuado para estar a cargo de su<br />

propia vida, con terribles consecuencias.<br />

Pablo sabe que hasta que el evangelio no se<br />

asiente en nuestra manera de pensar, apenas habrá<br />

cambios. A menos que en realidad podamos apreciar<br />

y asimilar la profundidad de nuestra situación, así<br />

como la infinita grandeza de la provisión hecha<br />

por Dios en el Evangelio, cada uno entretendrá de<br />

ordinario un concepto de<br />

sí que es más alto del que<br />

es cuerdo tener.<br />

Observamos con tristeza<br />

que ese es, en esencia,<br />

nuestro problema. <strong>Cristiano</strong>s<br />

e iglesias que piensan, andan y<br />

lideran a otros según la carne y no<br />

según el Espíritu. <strong>Cristiano</strong>s e iglesias que se<br />

conforman a este siglo en lugar de transformarse<br />

en la comunidad que han sido llamados y dotados<br />

de manera sobrenatural para ser. Y todo por medio<br />

de la renovación de su manera de entenderse a sí<br />

mismos y a los demás; una que está anclada solo en<br />

el precioso Evangelio, esa medida de fe que Dios<br />

repartió a cada uno (Ro 12:3), porque, sin duda, el<br />

Evangelio no se nos pudo ocurrir a nosotros. Esta<br />

incluye quién es Dios y quiénes somos nosotros,<br />

pero también todo lo que Dios ha hecho al<br />

respecto por medio de Cristo, conforme al grado<br />

de la transformación anhelada.<br />

Gordon Fee dijo, con mucha razón, que la iglesia<br />

está llamada a ser una comunidad escatológica. En<br />

otras palabras, una comunidad en la que gracias al<br />

poder del Evangelio y a manera de un significativo<br />

anticipo parcial, la vida del futuro se vive hoy. Una<br />

vida que apunta al mismísimo ideal de Dios y que<br />

es dramáticamente distinta y, por ende, preferible a<br />

la deprimente situación humana.<br />

Dallas Willard lo expresó así: “El propósito de<br />

Dios en la historia humana es la creación de una<br />

comunidad de personas amorosas, con Él mismo en el<br />

centro de esta, siendo su principal fuente de sustento y<br />

su más Glorioso Habitante”.<br />

Las palabras de Willard, con todo y lo robusto<br />

de su mensaje, son un humilde eco de aquellas<br />

registradas en Romanos 12:1-21. Versos como los<br />

que todo líder de la iglesia debería permitirse leer<br />

cada día con auténtico rigor. Al menos, hasta que el<br />

magnífico sueño de Dios esbozado con nitidez en<br />

el Evangelio, le sea tan claro y tan irresistible que<br />

este genere la misma clase de pasión y la misma<br />

dramática transformación que era evidente en<br />

Pablo, igual que en todos aquellos que, así como él,<br />

dedicaron sus vidas al liderazgo espiritual de cada<br />

Incluye herramientas interactivas que te ahorrarán horas<br />

de investigación y una enorme biblioteca inteligente que<br />

podrás llevar en tus dispositivos móviles.<br />

José Martínez | jose.martinez@logos.com<br />

www.logos.com/josemartinez<br />

vibrante comunidad escatológica que nos precedió.<br />

Amada Iglesia, es por todo eso que te insto a<br />

no contentarte con menos que con el sueño de<br />

Dios. Y mientras avanzamos, procuremos ser esa<br />

comunidad escatológica; una iglesia centrada en el<br />

Evangelio, llena del amor y el poder del Espíritu,<br />

para gloria de Dios y gozo de Puerto Rico y el<br />

mundo. ||<br />

Les amo,<br />

Rev. Javier Gómez Marrero es el Superintendente de<br />

La Alianza Cristiana y Misionera - Distrito de Puerto<br />

Rico.<br />

Estudio Bíblico<br />

más profundo…<br />

en cualquier lugar.<br />

Obtén el Software Bíblico Logos<br />

con un descuento inmejorable<br />

6 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 7


A<br />

A finales del siglo pasado un programa de<br />

televisión anunciaba: “El hombre del siglo veinte<br />

es un hombre solo”. Hoy día la sociedad moderna<br />

nos impulsa al individualismo; agendas llenas, teléfonos<br />

individuales, largas horas de trabajo, en fin, una sociedad<br />

enfocada y ocupada cada cual en sí mismo, que no deja<br />

tiempo para invertir en otros. Y escuchamos frases como<br />

“¿será posible invertir en otros si el tiempo ni siquiera me da<br />

para mí?”.<br />

Como cristianos, esto nos debe llevar a preguntarnos:<br />

¿alguien invirtió en mí o yo en invierto en alguien?, ¿es<br />

bíblico invertir en otros?, ¿invierto en quien Dios quiere?<br />

Encontramos a Jesucristo invirtiendo en la gente cuando<br />

se entera de la enfermedad de muerte de su amado amigo<br />

Lázaro (Jn 11:1-16). ¿Qué podría ser más importante que<br />

llegar a casa de Lázaro para evitar que muriera? La agenda<br />

decía: llena; la prioridad decía: evitar que muera; pero<br />

las circunstancias decían: invierte en otros. Todos<br />

sabemos la historia; Jesús cambia su agenda y su<br />

prioridad e invierte tiempo en otros. En el proceso su<br />

amigo muere, aunque más tarde Él lo resucita.<br />

Invertir en otros requerirá sacrificar tiempo, cambiar<br />

prioridades y rehacer tu agenda. Jesús hizo lo correcto<br />

y es necesario que nosotros también lo hagamos. En su<br />

plan, Él se glorificará. Solo tendrás que estar seguro de<br />

que la persona en quien invertirás es la correcta.<br />

Regresemos a Jesús. Ahora está orando toda la<br />

noche, decidiendo en quiénes invertiría su tiempo, sus<br />

enseñanzas… en quiénes delegaría su misión (Lc 6:11-<br />

13). El tiempo a solas con el Señor es esencial para<br />

saber en quién invertir. Como no podrás invertir en<br />

todos, es mejor que inviertas en la persona correcta, en<br />

quien Dios quiere.<br />

De acuerdo con el Principio de Pareto que se aplica<br />

en diferentes situaciones, resolver el 80% de las causas<br />

no principales solo resolverá el 20% del problema, pero<br />

resolver el 20% de las causas correctas resolverá el 80%<br />

del problema. Si aplicamos este principio, invertir en<br />

la persona equivocada consumirá el 80% de tu tiempo<br />

y solo obtendrás el 20% de los resultados que anhelas.<br />

Invierte en la persona correcta. El Señor te dirigirá a<br />

ella cuando estés en tu lugar secreto.<br />

Para invertir en otros tendrás que estar dispuesto<br />

y preparado para superar frustraciones. Imagina la<br />

frustración de Jesús en el momento emocional más<br />

critico de su humanidad. Tenía a<br />

su lado tres de sus apóstoles en<br />

quienes había invertido; sin<br />

embargo, sabemos que les dijo<br />

“…ni siquiera habéis podido<br />

velar conmigo una hora”<br />

(Mt 26:40). También<br />

el beso de Judas en la<br />

mejilla (Lc 22:48)<br />

o ver la cara de<br />

Pedro después de<br />

Invertir en las Erika, las<br />

Yari, los José, los Bidó, los<br />

Toños y los <strong>No</strong>el y verlos hoy no<br />

solo permanecer firmes en el Señor,<br />

sino ser líderes en sus iglesias o camino<br />

al ministerio a tiempo completo es una de las<br />

bendiciones más grandes que puedo disfrutar.<br />

Invertir tiempo en iglesias como La Alianza de Santurce<br />

y ver que hoy es un punto de esperanza para<br />

haberlo negado<br />

(Lc 22:59-61).<br />

Sabemos que<br />

la voluntad de Dios<br />

se cumplió y en parte<br />

somos el fruto de aquellos<br />

en los que Jesús invirtió su<br />

tiempo, aunque le causaran<br />

frustraciones. Es probable que<br />

inviertas en personas que no lo<br />

aprecien o que no logres nada en<br />

ellos, pero te sorprenderás al ver que<br />

si has invertido en los que el Señor te dio, su voluntad<br />

se alcanzará a través de la persona que menos esperas.<br />

“El trabajo del Señor no es vano” (1 Co 15:58).<br />

La mejor carta de presentación al invertir en otros<br />

es mostrarles una familia saludable. La Palabra de Dios<br />

nos dirige a que invirtamos tiempo en los de la casa.<br />

“Instruye al niño en su camino…” (Pr 22:6), “…que<br />

gobierne bien su casa…” (1 Tim 3:4). Tener una familia<br />

estable será una de las herramientas más poderosas<br />

para abrir los oídos de aquellos en quienes inviertes.<br />

muchos necesitados, es un gran privilegio y<br />

produce una gran satisfacción.<br />

¡Qué gozo es servir al Señor<br />

invirtiendo en otros!<br />

<strong>Vol</strong>vemos a Jesús. Ahora está en la cruz exhausto, pero<br />

aun así toma tiempo para invertir en su familia. “Hijo he<br />

ahí tu madre, madre he ahí tu hijo” (Jn 19:26).<br />

<strong>No</strong> tiene sentido invertir en otros y descuidar a los<br />

tuyos. <strong>Ser</strong>án los mejores testigos de tus enseñanzas,<br />

tus más fieles seguidores, tu mayor apoyo y tus más<br />

comprensivos colaboradores a la hora de invertir en<br />

otros. Sin ellos lograrás muy poco y perderás mucho.<br />

Que tu familia sea como la de Timoteo. “…la fe no<br />

fingida… la cual habitó primero en tu abuela Loida y en<br />

tu madre Eunice y… en ti también” (2 Tim 1:5). Invierte<br />

tiempo en los tuyos.<br />

Tener una vida digna de ser imitada proveerá la<br />

autoridad necesaria para influir en<br />

quien inviertes. <strong>No</strong> inviertas en<br />

otros si no tienes nada que darles.<br />

El líder cristiano invierte en<br />

otros porque imita a Cristo,<br />

dirige su vida en la voluntad<br />

de Dios y está dispuesto a<br />

sacrificarse, como Jesús<br />

estuvo dispuesto a<br />

hacerlo. Procura que<br />

aquellos en quienes<br />

inviertes tiempo<br />

puedan ver más allá<br />

de ti; que vean a quien<br />

te mueve a invertir en<br />

ellos.<br />

Invierte en otros. Es<br />

natural en la vida del creyente<br />

y surge del tiempo a solas. Dios<br />

nos dirige en quién invertir y nos<br />

capacita para establecer bien las<br />

prioridades y administrar el tiempo<br />

de forma correcta para poder hacerlo<br />

sin sacrificar a los nuestros. Así el Reino se expande con<br />

rapidez.<br />

El líder cristiano invierte en otros.| |<br />

Rev. Víctor Monroig Butter es el pastor de LAALIANZA<br />

Oasis en Vega Baja y director del Ministerio de<br />

Multiplicación del Distrito de Puerto Rico.<br />

8 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 9


VACOP GABÓN<br />

ÁFRICA<br />

ALEMANIA<br />

Los obreros internacionales Terry y Barry Newman han levantado esta obra<br />

entre la etnia de los Nzebi en Gabón. Terry junto a hermanas de la iglesia de<br />

Moukoundou celebrando la pascua y la colocación por primera vez del símbolo<br />

de la Alianza Cristiana y Misionera en la iglesia. Por varios años VACOP ha<br />

movilizado profesionales de la salud a servir junto a los Newman en el Hospital<br />

de la Alianza en Bóngolo, Gabón.<br />

CALIFORNIA<br />

COLOMBIA<br />

CUBA<br />

MEDIO ORIENTE<br />

PANAMÁ<br />

PARAGUAY<br />

INFO: https://www.laalianzapr.church/movilizacion/vacop<br />

10 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 11


SE RENUEVA...<br />

...el lider cristiano sirve<br />

por Rina García<br />

"En el año 1997, regresé a casa<br />

luego de estar sirviendo en España<br />

por un lapso de 4 años. <strong>No</strong> quería<br />

regresar del campo, pero estaba<br />

agotada y frustrada porque había<br />

comenzado a sentir que no estaba<br />

lo suficientemente equipada<br />

para continuar el ministerio que<br />

estaba desarrollando. Necesitaba<br />

renovarme…"<br />

¿Qué es renovación?<br />

A simple vista, la misma palabra nos da una idea de<br />

su significado. Re: volver; novus: nuevo. Es decir,<br />

volver a ser nuevo, volver una cosa a su primer<br />

estado o restaurar. También tiene que ver con<br />

actualizar el estado original de algo.<br />

¿Cuándo necesitamos renovarnos?<br />

Necesitamos renovarnos cuando el cansancio o<br />

el estancamiento nos alcanzan; o cuando hemos<br />

perdido la visión. Cuando nos sentimos rotos o<br />

cuando, con orgullo, pensamos que ya tenemos la<br />

madurez y el conocimiento pleno para realizar la<br />

misión que nos han encomendado.<br />

¿Por qué necesitamos renovarnos?<br />

Necesitamos renovarnos por causa de nuestra<br />

condición humana. El problema es que algunos<br />

de nosotros pensamos que porque estamos en<br />

el ministerio y trabajamos para el Señor no<br />

necesitamos descansar ni cuidar de nosotros mismos<br />

ni renovarnos. Nada más lejos de la realidad.<br />

En una ocasión el Señor Jesús asignó a los doce<br />

la misión de ir a diferentes aldeas de la región. A<br />

su regreso… “Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos<br />

a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo<br />

dijo porque había tanta gente que iba y venía que<br />

Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer”<br />

(Marcos 6:31).<br />

Es muy probable que Jesús les haya hecho<br />

esa invitación porque los discípulos traían sobre<br />

ellos el cansancio del ministerio realizado. Ese<br />

tiempo de descanso para los discípulos, además de<br />

restaurador y enriquecedor, fue el preámbulo para<br />

una nueva etapa ministerial con nuevas fuerzas,<br />

nuevas perspectivas y nuevos retos: la alimentación<br />

de los cinco mil.<br />

Cuando el Señor nos invita o nos manda a<br />

renovarnos es porque aún nos queda trabajo por<br />

delante.<br />

¿Cómo nos renovamos?<br />

Aunque por lo general las áreas de renovación<br />

que se tratan son la espiritual, la emocional, la<br />

intelectual y la física, solo mencionaremos dos de<br />

ellas: renovación espiritual y renovación intelectual.<br />

Somos renovados a nivel espiritual por gracia.<br />

Las prácticas de las disciplinas cristianas como el<br />

ayuno, la oración, la soledad y el silencio, entre<br />

otras, son medios de gracia que nos ayudan a crear<br />

tiempos y espacios para experimentar más la santa y<br />

amorosa presencia de Dios de manera más amplia.<br />

Se trata de ser intencionales en ir o identificar un<br />

lugar donde podamos enfocarnos sin distracciones<br />

en Aquel que ama nuestra alma.<br />

La renovación espiritual supone una disposición<br />

a sostener una devoción genuina e íntima con<br />

Dios. Descuidar nuestra relación personal con<br />

Dios es el detonante que inicie una devastadora<br />

espiral descendiente en todas las áreas de nuestra<br />

vida y ministerio. Recordemos que separados de Él<br />

nada podemos hacer y sin Él nada somos.<br />

Oremos con candidez y fervor: Crea en mí, oh<br />

Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel<br />

dentro de mí. (Salmo 51.10)<br />

12 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 13


Por otro lado, renovamos nuestro intelecto<br />

aprendiendo a través del estudio informal y formal<br />

de la Palabra y de temas que enriquecen nuestro<br />

conocimiento personal y ministerial. <strong>No</strong> importa<br />

cuánto tiempo llevemos en el ministerio, necesitamos<br />

mantener nuestra “hacha” afilada.<br />

“Este proceso de renovación de nuestro intelecto es buen<br />

consejo no sólo para un creyente nuevo, sino también para<br />

el más veterano de los guerreros. El individuo que cesa<br />

de renovarse mentalmente hoy, irremediablemente muere<br />

mañana. El que deja de aprender, deja de existir. Por<br />

lo tanto, el primer consejo es: Mantenga siempre vivo el<br />

espíritu de aprendizaje. Que la llama de la curiosidad y<br />

el deseo de saber más ardan siempre en su ser”.<br />

Mantengámonos aprendiendo sobre Jesús y de<br />

Jesús, que Él sea no solo nuestro sujeto de estudio,<br />

sino también nuestro Maestro. Como lo plantea<br />

Efesios 4.20-21: “Mas vosotros no habéis aprendido así a<br />

Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él<br />

enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús”.<br />

Regresé del campo con la intención de tomar<br />

tiempo para renovar mi intelecto y prepararme mejor<br />

"Necesitamos renovarnos por causa de nuestra condición<br />

humana. El problema es que, algunos de nosotros,<br />

pensamos que porque estamos en el ministerio y<br />

trabajamos para el Señor no necesitamos<br />

descansar ni cuidar de nosotros<br />

mismos ni renovarnos".<br />

para el ministerio. Lo hice, pero este es un proceso<br />

que aún continúa y continuará, porque como<br />

ministros nunca debemos dejar de aprender.<br />

Nuestra asignatura principal es Cristo mismo.<br />

En el transcurso de mi renovación espiritual<br />

entendí que Jesús no solo debe ser el tema<br />

primordial de estudio, sino que es el Maestro y<br />

Señor ante cuyos pies debemos sentarnos para<br />

deleitarnos en Él… que es de quien siempre parte<br />

la verdadera renovación.<br />

“Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este<br />

nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior<br />

no obstante se renueva de día en día”<br />

(2 Corintios 4:16).<br />

Rina M. García es obrera oficial, sirviendo en el<br />

ministerio pastoral de la iglesia de LAALIANZA de<br />

Santurce.<br />

14 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 15


La escena es muy conocida y conmovedora.<br />

Jesús estaba junto a sus discípulos preparados<br />

para la cena cuando, sin avisar, en un acto<br />

que parecía impulsivo y que rompía con la ética<br />

y tradición de la época, el maestro se levantó y<br />

comenzó a lavarle los pies a sus discípulos. Aquel<br />

en quien “el Padre había puesto todas las cosas bajo<br />

su dominio” (Juan 13:2), estaba haciendo algo<br />

indigno para un líder de su estatura; limpiar los<br />

pies sucios y malolientes de aquellos que el pasaje<br />

nos dice Jesús amaría hasta el fin.<br />

Lo que en un principio parece ser una enseñanza<br />

de humildad, en realidad es una profunda clase de<br />

liderazgo cristiano. <strong>No</strong> es casualidad que Lucas, al<br />

relatar parte de lo que ocurrió aquella noche en la<br />

última cena, incluyó una discusión sobre quién era<br />

por Rev. José Ahmed Pérez<br />

VALORA LAS RELACIONES<br />

el más importante. La respuesta de Jesús: “el mayor<br />

debe comportarse como el menor, y el que manda como<br />

el que sirve” (Lucas<br />

22:26 NVI).<br />

Son muchas las<br />

tentaciones que el líder<br />

cristiano enfrenta. La<br />

tentación de obtener<br />

resultados de la<br />

manera equivocada,<br />

olvidando el camino<br />

de integridad. La<br />

tentación de utilizar<br />

recursos para el<br />

beneficio propio,<br />

olvidando que todo proviene<br />

de Dios y nosotros solo somos susmayordomos. La<br />

tentación de buscar el poder o el reconocimiento,<br />

olvidando que Dios no comparte su gloria con<br />

nadie. La tentación de creernos más importantes<br />

que otros por el cargo que ocupamos, olvidando<br />

que todos estábamos irremediablemente perdidos<br />

y hemos sido encontrados y rescatados por la gracia<br />

de Dios.<br />

La lección imprescindible de aquella noche fue<br />

que en el reino de Dios nadie es indispensable,<br />

pero todo el mundo es necesario. En la Iglesia,<br />

compuesta por gente imperfecta que fue redimida<br />

y lavada por la sangre de Cristo, cada persona tiene<br />

un lugar, cada creyente tiene una función asignada<br />

por el Espíritu Santo de Dios que ayuda a completar<br />

la misión de Dios de alcanzar el mundo. Por ello<br />

todos los discípulos de Jesús, en especial aquellos<br />

que ejercen el liderazgo cristiano, deben distinguirse<br />

por cómo valoran las relaciones. La manera en que<br />

todos conocerán que somos discípulos de Jesús es<br />

por la forma en que nos amamos y eso tiene varias<br />

implicaciones para nuestras vidas.<br />

Amar significa servir; buscar el beneficio, la<br />

felicidad y la satisfacción mayor de aquel a quien<br />

amas. Aquella noche los discípulos no entendían<br />

la razón por la cual el maestro les servía de esta<br />

manera. Pero Jesús se los aclaró de inmediato<br />

con sus palabras:<br />

“si yo, el Señor y<br />

el Maestro, les he<br />

lavado los pies,<br />

también ustedes<br />

deben lavarse los<br />

pies los unos a los<br />

otros. Les he puesto<br />

el ejemplo, para que<br />

hagan lo mismo que<br />

yo he hecho con ustedes”<br />

(Juan 13:14-15).<br />

Era muy importante que permaneciera<br />

entre ellos esa actitud de igualdad en el servicio.<br />

Para ellos y para nosotros Jesús es el supremo<br />

#throwback<br />

EVANGELIUM 2017<br />

16 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 17


ejemplo de servicio y humildad. Él modeló lo que<br />

nosotros teníamos que imitar. En vez de pisotearlos<br />

o enseñorearse de ellos, les lavó los pies. ¿Estás<br />

dispuesto tú a hacer lo mismo?<br />

<strong>Ser</strong>vir significa entregar. ¿Qué entregamos cuando<br />

servimos a otros y valoramos nuestra relación con<br />

ellos? Nuestro tiempo, orgullo, recursos, planes,<br />

sueños, dolores y pasiones, entre otras cosas. En<br />

más ocasiones de las que quisiéramos admitir,<br />

pensamos que nos merecemos algo o que el tiempo<br />

y la experiencia que tenemos como cristianos nos<br />

exime de entregar algunas cosas muy valiosas para<br />

nosotros. Es necesario atesorar las palabras de Jesús<br />

en este pasaje: “ciertamente les aseguro que ningún<br />

siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más<br />

que el que lo envió” (Juan 13:16). Aquel que nos envía<br />

lo entregó todo. ¿Estás dispuesto a hacer lo mismo?<br />

Ama, sirve, entrega y luego, demanda. Por alguna<br />

razón existe la percepción equivocada de que valorar<br />

las relaciones de otros nos incapacita de exigir o<br />

demandar la excelencia o competencia en todo lo<br />

que hacemos. Jesús demanda lo máximo de todos<br />

aquellos que quieren seguirle. Espera negación al yo,<br />

entrega de todo, la disposición a morir.<br />

¿Existe alguna demanda mayor sobre<br />

nuestras vidas que vivir para Él? <strong>No</strong>. Pero<br />

es importante recordar que Él no pide nada<br />

que no haya entregado y no espera nada de<br />

ti que no haya demostrado. Lo costoso de su<br />

demanda está acompañado de la intensidad y<br />

demostración de su amor. Como líder cristiano,<br />

recuerda que tu ejemplo va primero que tu<br />

exigencia, que tu vida es una influencia para<br />

otros y debe ser reflejo de nuestra esperanza,<br />

y esto es solo posible si seguimos los pasos de<br />

nuestro Salvador<br />

Siempre será más fácil que las personas sigan<br />

más al que ama que al que impone, al que sirve<br />

que al que esclaviza, al que levanta que al que<br />

pisotea, al que desarrolla que al que destruye,<br />

al que empodera que al que incapacita. ¿Cómo<br />

lideras tú? Mi deseo es que lo hagas como lo<br />

hizo Jesús. ||<br />

Rev. José Ahmed Pérez es el pastor de<br />

la Catedral de la Esperanza y director del<br />

Ministerio a Obreros del Distrito de Puerto Rico.<br />

"DIOS NOS DIO SUS INSTRUCCIONES PARA LA<br />

IGLESIA. NOS DIJO PRECISAMENTE LO QUE QUERÍA<br />

A TRAVÉS DE SUS MANDAMIENTOS EN LA BIBLIA.<br />

EN NUESTRA ARROGANCIA CREAMOS ALGO QUE<br />

PENSAMOS QUE FUNCIONA MEJOR".<br />

"<strong>No</strong> tengas la Biblia como tu libro de trabajo.<br />

Conviértela en la colección de cartas de amor<br />

que Dios escibió para ti; entonces, el leerla<br />

dejará de ser una obligación para convertirse<br />

en un deleite".<br />

José Luis Navajo<br />

-Lunes con mi Viejo Pastor -<br />

FRANCIS CHAN<br />

-CARTA A LAS IGLESIAS-<br />

18 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 19


UN LÍDER QUE<br />

ENCARNA LOS<br />

VALORES DEL<br />

REINO<br />

En una de las escenas más intensas de su<br />

vida, poco antes de la crucifixión, Jesús se<br />

encuentra conversando con Poncio Pilato.<br />

Según la narración del evangelio de Juan, en dicha<br />

escena surgió la pregunta de si en verdad Jesús es<br />

un rey. Pilato, con su tono condescendiente, no<br />

parecía tener problema en aceptar que Jesús fuera<br />

“el rey de los judíos”. Después de todo, no parecía<br />

haber duda sobre quién era la persona más poderosa<br />

en el imperio. Pero en ese intercambio Jesús hizo<br />

una importante aclaración que, a su vez, creo que<br />

puede ser peligrosamente malinterpretada. Él dijo:<br />

“mi reino no es de este mundo”.<br />

Me refiero a interpretar esa frase como que su<br />

reino no es para este mundo. Pensar así implica<br />

que cuando Jesús habla del reino de los cielos<br />

se trata de un ideal inalcanzable, de una utopía.<br />

Podríamos concluir que habla de realidades que<br />

se experimentan en el cielo, pero que no tienen<br />

implicaciones en la tierra. Peor aún, nos puede<br />

llevar a ver nuestras iglesias como refugios en los<br />

cuales esperamos por el momento de ir al cielo y<br />

entrar en su reino. Pero eso no fue lo que Jesús dijo.<br />

Al comienzo de su ministerio Jesús había<br />

proclamado las palabras “el reino de los cielos se ha<br />

acercado”. Luego, al enseñar a sus discípulos a orar,<br />

les dijo que pidieran “venga tu reino”. Aunque<br />

podríamos mencionar muchos textos que apuntan<br />

a un momento en el futuro en el cual ese reino será<br />

establecido en toda su plenitud, no podemos negar<br />

la fuerza con la que Jesús afirmó que ya podemos<br />

experimentarlo, disfrutarlo y seguir acercándolo al<br />

resto del mundo. A esto nos referimos con encarnar<br />

los valores del reino.<br />

Debemos creer que, aunque su reino no es<br />

de este mundo, sí es para este mundo. Eso fue<br />

precisamente lo que Jesús vino a hacer. Luego nos<br />

envía al mundo a anunciar estas buenas nuevas.<br />

Así como ocurre con su reino nosotros no somos<br />

de este mundo, pero debemos creer que somos<br />

para este mundo. El evangelismo, más que ofrecer<br />

una alternativa, se trata de anunciar que Jesús es<br />

rey y que, por lo tanto, su reino se ha acercado. Si<br />

creemos que esto ha ocurrido debemos creer que<br />

lo que define ese reino se debe experimentar desde<br />

aquí y desde ahora; con la importante aclaración de<br />

que su reino es diferente.<br />

En Romanos 14 Pablo habla de gozo, paz y<br />

justicia como lo que define este reino. El reino de<br />

los cielos es acción de Dios, pero es acción en la cual<br />

se nos ha invitado a participar. Esta participación<br />

se trata de seguir el modelo de Jesús, tanto al<br />

anunciarlo como al vivirlo. Así que tanto nuestro<br />

mensaje como nuestra vida y actividad ministerial<br />

deben estar caracterizados por ese gozo, esa paz y<br />

esa justicia.<br />

En los evangelios encontramos a Jesús<br />

participando de celebraciones (en especial con<br />

aquellos que parecían ser la compañía equivocada)<br />

y hablando de la fiesta que hay en el cielo y que<br />

ahora se traslada a la tierra. Encarnar el reino y sus<br />

valores debe ser algo que nos llene de gozo. Seamos<br />

líderes que nos deleitamos en la maravillosa obra<br />

de Dios, que celebramos su amor y su gracia, que<br />

disfrutamos de su presencia y que contagiamos a<br />

otros con el gozo de ser llamados hijos de Dios.<br />

Seamos los primeros en celebrar el regreso de los<br />

“hijos pródigos” y anunciemos las promesas de las<br />

bienaventuranzas.<br />

Por otro lado, encarnamos los valores del<br />

reino cuando experimentamos su paz y, a su vez,<br />

trabajamos por la paz. Fuimos reconciliados con<br />

Dios y se nos encomendó el ministerio de la<br />

reconciliación. Tenemos paz con Dios y ahora<br />

por Rev. Oscar García<br />

20 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 21


somos llamados a buscar estar en paz con todos.<br />

En medio de una sociedad dividida por tantas<br />

razones, ya sea por el color de la piel, la situación<br />

económica o la preferencia política, entre muchas<br />

otras, debemos ser nosotros los primeros en ser<br />

pacificadores. Resistamos la tentación de solo<br />

aportar argumentos para ganar las discusiones<br />

o debates. Tratemos de escuchar más y hablar<br />

menos. Busquemos escuchar para entender, antes<br />

de responder. Cuando sea momento de hablar,<br />

cuando nos toque responder, hagámoslo con<br />

humildad y con amor.<br />

Por último, el reino de Dios trae una justicia<br />

mayor. ¿<strong>No</strong>s describe a nosotros Jesús cuando<br />

habla de los que tienen hambre y sed de justicia?<br />

Si hablamos tanto de la injusticia que vemos en<br />

todas partes, debemos hacer nuestra parte para<br />

que la justicia del reino alumbre en los lugares más<br />

oscuros. Esto no se trata solo de aprobar o rechazar<br />

leyes, aunque eso tiene su lugar y momento. Hay<br />

muchas oportunidades para que la justicia del reino<br />

brille a través de nuestras acciones. Se nos ha dado<br />

el privilegio de hacer manifiesta esa justicia al dar<br />

de comer a los que tienen hambre, vestir a los que<br />

no tienen con qué, visitar a los presos y recibir a los<br />

forasteros. ¿Cuáles otras puedes añadir a esta lista?<br />

Seamos líderes que encarnamos la justicia del<br />

reino en nuestros contextos. Después de todo, el<br />

rey dijo que al hacer esto por aquellos, por Él lo<br />

hacemos. ||<br />

Rev. Oscar García es miembro de<br />

LAALIANZA La Cumbre.<br />

Nuestra cultura de iglesia (o valores) C.O.M.P.R.U.E.B.A. lo que afirmamos:<br />

CARÁCTER CRISTIANO<br />

El amor y la verdad caracterizan a quienes conocen a Dios.<br />

Juan 15:17-27; 2 Juan 1:3; 1 Juan 2; Gálatas 5<br />

ORACIÓN<br />

Jesús edifica la iglesia, nosotros solo seguimos órdenes.<br />

Mateo 16:18; Lucas 17:10; Filipenses 4:6-7<br />

MISIÓN<br />

La gente perdida le importa a Dios, él quiere encontrarlos;<br />

crucemos al otro lado.<br />

Mateo 28:18-20; Marcos 4:35; Juan 3:16; Hechos 20:24<br />

VIDEO MAGAZINE<br />

PODER<br />

La iglesia es un milagro, nada se lograría sin el Espíritu de Dios.<br />

Romanos 8; 1 Corintios 2:4-5; Hechos 1:1-8<br />

RIESGOS DE FE<br />

Dios se merece toda nuestra confianza.<br />

Romanos 1:17; 2 Corintios 5:7; Salmos 25; Hebreos 11<br />

JOHN STUMBO VIDEO BLOG <strong>No</strong>. 70<br />

En la última parte de su serie de tres partes que trata<br />

sobre los principios para una comunicación saludable<br />

en temas conocidos como manejo de conflictos. John<br />

comparte por qué las temporadas de cambio son<br />

poderosas oportunidades de discipulado.<br />

https://www.cmalliance.org/video/watch/43683/?autoplay=true<br />

LOS SORDOS SABRÁN<br />

Estamos enviando a Mike y Renee Olivier a servir a la<br />

comunidad de sordos estigmatizados en Burkina Faso.<br />

Mike es el primer trabajador internacional sordo de la<br />

Alianza en ser enviado al campo. De los 70 millones de<br />

sordos que usan el lenguaje de señas para comunicarse,<br />

solo el 2% conoce a Jesús. Obtenga más información<br />

sobre esta historia y los esfuerzos de evangelización de<br />

La Alianza en la página web del Día de la Gran Comisión.<br />

https://www.cmalliance.org/video/watch/43538/?autoplay=true<br />

Juntos es mejor, y llegamos más lejos.<br />

Salmos 133; Juan 17; 1 Corintios 12:12-27<br />

22 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 23<br />

UNIDAD<br />

EXCELENCIA<br />

Cultivar la excelencia honra a Dios.<br />

Malaquías; 2 Timoteo 2:15; Mateo 25:2<br />

BIBLIA<br />

El Evangelio tiene que ver con todo.<br />

1 Pedro 1:25; Josué 1:8; Gálatas; Filipenses 1:27<br />

ADMINISTRADORES<br />

Todo le pertenece a Dios, solo somos administradores.<br />

Salmos 24; 1 Crónicas 29:14; Mateo 23:23<br />

www.laalianzapr.church


El título “Una iglesia centrada en el Evangelio”<br />

evoca todo lo milagroso que Dios puede<br />

hacer en una iglesia para alcanzar tan<br />

honrada distinción. Sin embargo, también nos<br />

advierte contra todos los aspectos negativos que<br />

han invadido las entrañas de la Iglesia para impedir<br />

que esta llegue a ser lo que Dios quiere que sea.<br />

La pregunta que quiero responder es: ¿Puede una<br />

iglesia local, a pesar de todos los indicadores negativos<br />

que podría exhibir, llegar a ser una iglesia centrada en<br />

el Evangelio? Desde luego que sí.<br />

Una Iglesia<br />

Un estudio sistemático del Nuevo Testamento<br />

nos lleva a concluir que la Iglesia es un milagro de<br />

Dios. De hecho, la Iglesia es la creación de Dios. Lo<br />

interesante de esa creación es la materia prima con<br />

la cual está hecha: seres humanos cuya naturaleza<br />

original fue pervertida hasta el punto de olvidar<br />

quién es su Creador.<br />

Aun cuando el ser humano estaba en ese punto<br />

ciego, y luego de haberse hecho sabio en su propia<br />

opinión, Dios lo llamó. El apóstol Pablo lo expresó<br />

de la siguiente manera en Romanos 5:8: “pero Dios<br />

mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a<br />

morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores”.<br />

Es como si Dios, ante el arrepentimiento de sus<br />

criaturas, hubiese metido sus manos en el muladar<br />

y las hubiese tomado, totalmente sucias, y las<br />

hubiese redimido. Porque desde antes de haber<br />

sido rescatados, Dios sabía lo que el Evangelio<br />

haría en ellos.<br />

Tal es la importancia de los seres humanos<br />

redimidos por Dios, que los colocó en un solo<br />

cuerpo y puso a Cristo como cabeza de ellos (Ef<br />

1:22, 5:23: Col 1:18). De esta forma constituye<br />

lo que Él mismo llamó Su Iglesia. Esta unión es<br />

extraordinaria porque Dios colocó al ser humano<br />

redimido e hizo coincidir su corazón con el corazón<br />

de Cristo. Así el ser humano puede estar centrado<br />

en el Evangelio.<br />

UNA IGLESIA<br />

centrada en el<br />

EVANGELIO<br />

por Rev. Rafael Candelaria<br />

Una Iglesia centrada<br />

Desde esta perspectiva, no cabe duda de que<br />

una iglesia puede estar centrada en el Evangelio,<br />

a menos que prefiera estar centrada en cualquier<br />

otra cosa. ¿Porqué una iglesia podría preferir estar<br />

centrada en otra cosa? Porque perdió su enfoque.<br />

Una vez quitamos nuestra mirada de Cristo, nos<br />

agarramos de cualquier cosa que parezca tener la<br />

utilidad necesaria como para mantenernos a flote.<br />

En vez de decir “sálvame que perezco”, preferimos<br />

seguir luchando contra las olas con instrumentos<br />

que nosotros mismos hemos creado.<br />

Por lo tanto, vemos iglesias centradas en el<br />

ministerio pastoral, en su programación, en<br />

sus recursos económicos, en su historia o en sus<br />

capacidades, entre otras cosas. De pronto, perdemos<br />

vitalidad cuando comenzamos a hacer las cosas que<br />

Dios no quiere que hagamos y dejamos de hacer<br />

aquellas que debemos estar haciendo.<br />

Pero hay una solución: arrepentirnos y mirar a<br />

Dios desde nuestra propia debilidad o fragilidad.<br />

El mismo Dios que tuvo misericordia y nos<br />

sacó del muladar, intervendrá para sacarnos<br />

del statu quo en el que estamos, para<br />

dirigirnos a un camino centrado en<br />

el Evangelio y convertirnos en una<br />

Iglesia centrada en el Evangelio.<br />

Una Iglesia centrada<br />

en el Evangelio<br />

¿Porqué es tan difícil alcanzar esto? Porque no<br />

conocemos el Evangelio. Luchamos con nuestras<br />

propias fuerzas para alcanzar algo que solo Dios<br />

puede lograr a través de nosotros.<br />

Quiero ilustrarlo de la siguiente manera: mido<br />

5’6”, por lo tanto, “donquear” una bola de<br />

baloncesto solo es posible en mis sueños. Mis<br />

discos lastimados no me permiten moverme con<br />

rapidez, antes bien me envían un corrientazo que<br />

me obligan a permanecer quieto. ¡Y ni hablar de<br />

mi puntería al canasto! Pero de pronto, de manera<br />

mágica, Michael Jordan y todas sus capacidades de<br />

los años 90 (por amor a los que no “compaginan”<br />

con Lebron James) viene a morar dentro de mí.<br />

Entonces el pastor puede brincar como Michael,<br />

correr como Michael, “donquear” como Michael y<br />

tirar al canasto con la puntería de Michael. Antes<br />

trataba de tocar el canasto con mis propias fuerzas<br />

y no podía; ahora podría hacerlo porque tendría las<br />

capacidades de Michael Jordan.<br />

El Evangelio nos dice: no tienes que hacer<br />

ministerio en tus propias fuerzas; Cristo mora en ti<br />

y Él lo hará por ti. Eso trae descanso al alma.<br />

En el libro La vida centrada en el Evangelio,<br />

Robert H. Thune y Will Walker presentan una<br />

secuencia lógica para aprender a entender la ley<br />

de Dios a través del marco del Evangelio.<br />

1. Los autores presentan el mandamiento de<br />

Dios (lo que Dios dice).<br />

2. Establecen que nosotros no podemos<br />

obedecer el mandamiento de Dios porque<br />

somos pecadores.<br />

3. Sin embargo, nos muestran que Jesús<br />

obedeció a la perfección lo que Dios nos<br />

pide a nosotros.<br />

4. Establecen que, puesto que Jesús obedeció<br />

24 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 25


la ley perfectamente y ahora vive en mí, y<br />

puesto que soy aceptado por Dios, ahora<br />

soy libre para obedecer este mandamiento<br />

por la gracia y el poder de Dios que operan<br />

en mí.<br />

#throwback<br />

Para tener iglesias centradas en el Evangelio no<br />

tenemos que seguir luchando con nuestras propias<br />

fuerzas. Somos una Iglesia (redimida por Cristo),<br />

estamos centrados (Dios hizo coincidir su corazón<br />

con el corazón de Cristo) y estamos centrados en el<br />

Evangelio (el cual dice que Cristo hará lo que no es<br />

posible para el ser humano).||<br />

Rev. Rafael Candelaria es el pastor titular en LAALIANZA<br />

Barceloneta Pueblo. La primera iglesia de LAALIANZA<br />

en Puerto Rico. Además es el director del Ministerio a<br />

los <strong>Líder</strong>es de Iglesias de nuestro distrito.<br />

AFIRMACIÓN MISIONERA 2018<br />

HAZ LA DIFERENCIA EN EL REINO<br />

"Una vez que di mi primer mensaje, supe que había<br />

sido llamado para hacer algo más que<br />

ir a la iglesia".<br />

26 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 27


NUESTROS OBREROS<br />

I N T E R N A C I O N A L E S<br />

“Este es tu lugar”. Esa fue la voz de Dios que escuché en mi interior en 1982, en mi primer<br />

viaje misionero de corto plazo en un lugar de Colombia llamado Montería. Desde ese momento,<br />

cada testimonio que escuchaba de los misioneros en las conferencias misioneras, cada canción<br />

alusiva a las misiones, las enseñanzas del pastor Terranova y la certeza de la Palabra de Dios<br />

aceleraban mi corazón y confirmaban el llamado que había recibido.<br />

Entendiendo que para ir a ese “lugar”<br />

llamado Misiones y responder a ese<br />

llamado debía prepararme, ya que la<br />

Alianza exigía estudios teológicos, al<br />

finalizar mi carrera como contadora en<br />

la Universidad de Puerto Rico ingresé al<br />

Seminario Teológico de la Alianza. Este<br />

acababa de llegar a la isla y fui una de<br />

las primeras graduadas del Programa de<br />

Maestría en Divinidades.<br />

Luego de 12 años de preparación en<br />

diferentes áreas, tanto bíblicas y teológicas<br />

como familiares y emocionales, el 13<br />

de febrero de 1994 salí de mi hermosa<br />

y pequeña isla, Puerto Rico, hacia una<br />

aventura de fe llamada “ser misionera”.<br />

Llegué a Cali, Colombia, con la cara<br />

hinchada de tanto llorar en el avión,<br />

leyendo las cartas que mi amada iglesia<br />

MARITZA CUMBA en<br />

PANAMÁ<br />

25 AÑOS DE MISIONERA por 15 años, es saber que por el trabajo de<br />

una de mis clases en el Seminario en Cali<br />

se plantaron varias iglesias. Además, que<br />

hoy día varios obreros están en el campo<br />

misionero motivados por el ministerio que<br />

Catedral de la Esperanza me entregó en el<br />

aeropuerto.<br />

En Cali fui profesora de Misiones en<br />

el Seminario. Es curioso, pero al mismo<br />

tiempo que enseñaba de Misiones, yo iba<br />

aprendiendo cómo serlo. Mi trabajo de<br />

seis años en Cali y nueve en Bogotá me<br />

involucró no solo como profesora, sino con<br />

trabajo directo con jóvenes, teatro, viajes<br />

misioneros a la Costa Pacífica, evangelismo<br />

en la ciudad y todas las áreas relacionadas<br />

con el trabajo pastoral. Además, fui parte de<br />

los movimientos misioneros nacionales de<br />

la Cooperación Misionera Iberoamericana<br />

(COMIBAM) y fui la coordinadora de la<br />

Facultad Teológica Alianza (FATELA) en<br />

Bogotá.<br />

Mi mayor satisfacción o legado al estar<br />

en ese primer lugar llamado Colombia<br />

desarrollamos juntos.<br />

En 2010 el lugar cambió. Llegué a Costa<br />

Rica para un trabajo que comprendía varios<br />

lugares a nivel de la Región Centroamericana<br />

y para servir de puente entre la Misión y los<br />

países de América del Sur. De igual forma,<br />

mi casa sirvió como base para una nueva<br />

iglesia que se estableció en Costa Rica.<br />

Más adelante, en 2013, me transfirieron<br />

al que hasta hoy es mi último lugar: Panamá.<br />

Aquí trabajo con la segunda generación de<br />

emigrantes chinos.<br />

Si me preguntan si lo haría de nuevo, mi<br />

respuesta es: ¡Claro que sí! El mejor lugar<br />

donde puedo estar es en la voluntad de<br />

Dios.<br />

Si tú estás buscando ese lugar en tu<br />

propósito de vida, mi consejo es que<br />

comiences amando y sirviendo en tu iglesia<br />

local con todo tu corazón. Participa de<br />

una experiencia misionera que te ayude a<br />

confirmar tu llamado y sé sensible a la voz de<br />

Dios, entendiendo que Él habla de muchas<br />

maneras. Está dispuesto a prepararte y vivir<br />

los procesos que Dios quiera que vivas,<br />

pues te serán útiles en el campo. Rodéate de<br />

personas que reconozcan tu llamado, que<br />

aporten a tu vida con ánimo y confianza en<br />

las promesas de Dios y que te vean como<br />

Dios te ve: como una vasija de barro que Él<br />

está formando para Su gloria.<br />

En estos 25 años he vivido en tres países<br />

que han sido “mi lugar” de Misiones, aunque<br />

he visitado y enseñado en todos los países<br />

de Latinoamérica. Cuando reflexiono en<br />

las palabras de ese llamado hace 37 años,<br />

descubro con inmensa gratitud que no se<br />

refería a un lugar geográfico específico, sino<br />

a un lugar en la obra misional de Dios: a ser<br />

misionera. Se trata de conocer a un Dios que<br />

respalda a los que llama, que está con ellos<br />

en el lugar, que cumple sus promesas y que<br />

nos lleva a nuevos lugares en el ministerio.<br />

Mi responsabilidad ahora es ayudar a otros<br />

a encontrar el lugar adonde Dios los está<br />

llamando. Algunos serán misioneros, otros<br />

serán pastores y muchos más, verdaderos<br />

cristianos comprometidos en la obra<br />

maravillosa y perfecta de Dios. Ese es mi<br />

mejor legado, mi mayor satisfacción… estar<br />

en el lugar al que fui llamada.<br />

“Juntos, Dios nos usa como familia para impactar<br />

al mundo y ver vidas y países transformados”. —Bill<br />

Mangham<br />

28 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 29


Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de<br />

las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen<br />

sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros,<br />

sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros<br />

será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el<br />

primero, será siervo de todos.<br />

Marcos 10:42-44<br />

En el Antiguo Testamento no hubo una vida más<br />

intensa que la del profeta Elías. Su liderazgo lo hizo<br />

estar en las conversaciones de cada hogar de la época.<br />

<strong>No</strong> fue así en la vida de Eliseo, quien siendo un<br />

campesino Dios lo llamó para ser el sucesor de Elías.<br />

Por diez largos años el único trabajo de Eliseo era lavar<br />

las manos de su maestro (2 Reyes 3:11). Tal vez él tenía<br />

grandes expectativas de lo que ahora pasaría con su vida<br />

bajo el manto de Elías, pero lavar manos no era parte de<br />

ese plan. Decepción es el espacio entre las expectativas<br />

y la realidad. Si no tenemos una definición clara del<br />

liderazgo espiritual viviremos siempre observando lo<br />

que otros hacen y lo que les ocurre, preguntándonos<br />

por qué no a nosotros.<br />

El liderazgo espiritual es aquel llevado y dirigido por<br />

el Espíritu de Dios en nuestras vidas. Es el ejercicio de<br />

dar lo mejor porque hemos recibido lo mejor de Dios.<br />

Eliseo dio lo mejor de sí para poder recibir lo mejor de<br />

Dios.<br />

Hay tres ideas importantes en el liderazgo espiritual<br />

de Eliseo que nos ayudarán a desarrollar el nuestro.<br />

1. Si das lo mejor a Dios cuando nadie lo ve,<br />

Dios lo reconoce.<br />

Viajando a través del continente observo cómo<br />

el liderazgo cristiano se ha vuelto un asunto de<br />

protagonismo basado en destrezas personales. Lo que<br />

definimos como liderazgo espiritual está en peligro<br />

de extinción. Es por esto que las palabras de Richard<br />

Foster, en su libro La celebración de la disciplina, son<br />

tan apropiadas cuando establece: “Nada disciplina más<br />

los desordenados deseos de la carne que el servicio, y<br />

nada transforma los deseos de la carne como el servicio<br />

en lo oculto. La carne gime en contra del servicio, pero<br />

grita en contra del servicio en lo oculto. Esa carne<br />

siempre reclama y espera honor y reconocimiento”.<br />

Eliseo esperó no por lo que sus ojos veían, sino por el<br />

llamamiento de Dios en su vida.<br />

2. Si das lo mejor a Dios en las cosas<br />

pequeñas, Dios te dará cosas más grandes para<br />

hacer.<br />

“Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco<br />

has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo<br />

de tu señor” (Mateo 25:21). Conocemos el pasaje,<br />

aunque no nos entusiasme tanto. Eliseo esperó diez<br />

años para ser ungido por Elías y tomar su lugar.<br />

Las cosas pequeñas no son tan atractivas, pero<br />

desarrollan carácter, visión, fidelidad, integridad,<br />

constancia y paciencia, cualidades indispensables<br />

para poder manejar “lo mucho” en lo que Dios<br />

desea ponernos. Siempre me preocupan aquellos<br />

que desean cargos, pero no están listos para pagar<br />

el precio de servir. Tener un cargo sin un espíritu de<br />

servicio es la fórmula perfecta para la destrucción y<br />

el enaltecimiento personal; ambos innecesarios en<br />

el liderazgo espiritual.<br />

3. Si das lo mejor a Dios consistentemente,<br />

Dios te dará valentía para hacer todo lo que<br />

pida de ti.<br />

En el momento correcto, en las circunstancias<br />

correctas y bajo la pregunta correcta Eliseo solicitó a<br />

Elías la doble porción de su espíritu (2 Reyes 2:9). El<br />

líder espiritual entendió que nada es posible sin una<br />

abundante y constante presencia de Dios en nuestras<br />

vidas; en el último análisis este tipo de liderazgo es<br />

absolutamente espiritual. Dios le concedió su petición<br />

a Eliseo al tomar a Elías. <strong>No</strong> es coincidencia que la<br />

Biblia establezca 14 milagros del profeta Elías y 28<br />

milagros del profeta Eliseo. Eso es justo lo que Dios<br />

hace; entrena a un hombre por diez años para que en<br />

unos pocos realice lo que su predecesor hizo en toda su<br />

vida.<br />

<strong>No</strong> todos están destinados a la grandeza, pero todos<br />

estamos destinados a depender de Dios en todo para<br />

ejecutar el llamamiento y liderazgo que Él ha puesto<br />

en nuestras manos. Oswald Sanders establece: “La<br />

Biblia nos muestra que cuando Dios encuentra una<br />

persona que está lista para liderar, comprometida con<br />

el discipulado y toma la responsabilidad por otros, esa<br />

persona será utilizada en su máxima capacidad por Él”.<br />

El liderazgo espiritual es la capacidad de desarrollar<br />

una intimidad tan profunda con Dios que puedas ver<br />

las cosas desde su perspectiva. Cuando puedes ver las<br />

cosas como Él las ve, las harás como Él las pide.||<br />

“Es verdad que ninguna disciplina al presente parece<br />

ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto<br />

apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”<br />

Hebreos 12:11<br />

Rev. Carlos Vélez es el autor del libro “Termina Bien<br />

Aun Cuando Hayas Comenzado Mal” y Fundador y<br />

Presidente de OIKOS USA.<br />

por Rev. Carlos Vélez<br />

Liderazgo Espiritual<br />

30 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019<br />

MAY/JUL 2019 <strong>SOMOS</strong> 31


REVISTA OFICIAL DE LAALIANZA DISTRITO DE PUERTO RICO<br />

PO BOX 1625<br />

SABANA HOYOS, 00688, PR<br />

787.816.0101<br />

32 <strong>SOMOS</strong> MAY/JUL 2019

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!