Música Clásica 3.0 Nº7

musicaclasicaba

Música Clásica 3.0 es un publicación mensual digital de MusicaClasicaBA. Un enfoque más actual y desestructurado del mundo de la música clásica. Además del énfasis en el diseño, realizamos un aprovechamiento de las nuevas tecnologías y las redes sociales, por eso a nuestra revista impresa y página web le hemos sumado esta nueva publicación. En Música Clásica 3.0 encontrarán información de agenda, notas y entrevistas a artistas destacados.

#OTRASMUSICAS | PIPI PIAZZOLLA, EL ATARDECER DE LOS TIBURONES ///

que responda “¿Cuál?”. Las

risas no se hacen esperar,

y tampoco su contundente

respuesta (como durante

toda la charla): “Seguir

haciendo sólo lo que me

gusta. Hacer música,

crear y seguir perfeccionándome

en la técnica”.

“¿Qué quieren tomar?”

Agua, le decimos. “¿Agua?

Ok”.

Cuando este músico bien

argentino habla de perfección,

es difícil comprender

más que nunca los límites

de esta palabra, porque su

práctica durante el día es

permanente. Minutos que

tiene, minutos que toca la

batería o su pad electrónico.

“Religiosamente de

ocho a diez de la mañana

todos los días. Y el resto

de la jornada, en cada momento

que puedo. Escucho

mucha música todo

el tiempo, doy clases, con

Escalandrum ensayamos

religiosamente una vez

por semana cual horario

de oficina, toco cada noche

que pueda en donde

sea que surja, practico

con mis otros grupos. Y

después está la vida misma;

los amigos, los chicos,

la escuela. Pero cada

momento que puedo lo

aprovecho para tocar”.

Asegura, mientras nos sirve

el agua, que no se iría del

país. “No, ni loco me voy

de acá. Quiero vivir en mi

país, con su idiosincrasia,

con sus costumbres, sus

pasiones. Eso no está en

ningún otro lado del mun-

“¿A la hora de componer?

No recuerdo utilizar

recuerdos (risas); ni aromas,

ni nada que me lleve

desde el simple sentido.

Surge. Es aprovechar lo

escuchado, lo aprendido

y ponerlo ahí a sonar. En

realidad no me considero

compositor. Soy un músico

instrumentista que se

divierte creando algo. Sí

me gusta usar la batería

como un ingrediente desdo.

Puedo viajar mucho,

sí, pero trato de que sean

viajes cortos, comprimidos;

ir y venir rápidamente.

Acá están los amigos,

la familia. Imposible que

me aleje”.

La charla va y viene, siempre

alrededor de su sonido

preferido. “Ufff… Fue…

Increíble. La primera vez

que me senté en una batería

fue todo un viaje. Fue

alrededor de mis quince

años. Yo había arrancado

cuando era muy chico con

piano clásico. Eso me dio

las primeras nociones necesarias

para la música.

Y luego sentarme ahí fue

descubrir que lo aprendido

lo podía trasladar a ese

sonido que me volaba la

cabeza. Esto es aprender

a dialogar con el instrumento,

interactuar con él,

horas. Con el tiempo, luego

de pasar por muchos

maestros, comenzando

por el querido Rolando

´Oso´ Picardi, llegué a sacarle

de algún modo melodía

a la batería”.

No se reconoce pionero ni

fundador del jazz argentino.

“El jazz argentino existió

siempre con su sonido tan

particular. Acá muchísima

gente hizo mucho por

el género. Sin ir más lejos

mi abuelo hizo tango, hizo

clásico, hizo rock, y también

jazz. Su música es

todo eso”. Pasa como con

el rock nacional, agregamos.

“Sí, tal cual. Como suena

el rock de acá, no suena el

rock en ningún otro lado”.

La idea sería probablemente

cambiar el jazz, ver qué

sucedía… o hacer algo diferente.

“Fue hacer lo que

nos sucedía al tocar. Nos

juntamos y comenzamos

a asociar el jazz que se

venía haciendo, más la

impronta clásica que traía

Nicolás Guerschberg,

pianista y arreglador también

de Escalandrum; y

así, con el aporte de cada

uno en el grupo, se fue

componiendo lo que hoy

hacemos. Es un trabajo

colectivo. Un día, a raíz

de una eventualidad, con

Nico surge el intentar hacer

música de Piazzolla

pero con nuestra impronta

jazzera, y nos fascinó a

todos la idea. A mi abuelo

no le gustaba que tocaran

su música como él. No

dudé en animarme a jugar

con algo diferente”. Pipi,

definitivamente, no sabía

lo que podía venir. Si bien

la oportunidad de explorar

lo desconocido estaba, y

el ver venir sus consecuencias

también, todo fluyó por

un camino casi repentizado

pero a la vez consistente.

26 | Revista Música Clásica 3.0 | Julio 2019 | musicaclasicaba.com.ar

More magazines by this user
Similar magazines