Revista Sala de Espera Nro 60 Agosto 2019

saladeespera

Editorial Lo he dicho y lo reitero: soy una enamorada de Santo Domingo. En eso quizás nos inspiramos los que con tanto cariño trabajamos esta edición y debo darle todos, absolutamente todos los bombos al equipo del Cluster Turístico de Santo Domingo que con tanta alegría y aceptación recibió nuestra propuesta de que fueran ellos los que compartieran los rostros y espacios que hacen vibrar a la primada de América. Mi agradecimiento especial a Don Kin Sánchez, Coordinador asuntos culturales y comunitarios, una verdadera Biblia de la Ciudad Colonial y un alma libre; se los digo, deben buscarlo y pedirle que les haga un tour por la zona. También a la siempre atenta Virginia Baez, Coordinadora de Proyectos y Administración del Cluster, sin ella no habría sido posible esta edición. El desarrollo de la Ciudad Colonial es indudable, su majestuosidad es apreciada y valorada anualmente por millones de turistas que se maravillan ante las modestas y engañosas fachadas de sus casas; recintos de un mundo mágico y desbordante en su interior. Además, quién que haya acudido en los últimos meses no se ha maravillado con el dinamismo económico y comercial de sus espacios, manteniendo su esencia de ciudad viva no solo para el turismo internacional y local, sino para los que desde hace décadas residen entre sus callejuelas. Sí, Santo Domingo no es solo la Ciudad Colonial pero sin esta última la ciudad sería otra cosa. La pujante capital dominicana se transforma convulsa y quizá con demasiada rapidez ante la capacidad de los locales para adaptarnos y de las autoridades para organizarla. Dado este panorama tenemos un problema y miles de soluciones en las manos para ejecutar. Santo Domingo no es ni puede ser ciudad de orgullo sin su gente, sin sus dinámicas, sin su acceso rápido y seguro a la colorida y zona amurallada. La consentida del Caribe no puede ser lo que queremos sin que los que en ella vivimos, también pongamos más y más de lo nuestro para verla brillar de limpiecita y que las bocinas surjan cuando de verdad no haya remedio, y que podamos caminar por aceras más anchas, más verdes y más humanas. Katherine Hernández Editora

Editorial

Lo he dicho y lo reitero: soy una

enamorada de Santo Domingo. En

eso quizás nos inspiramos los que

con tanto cariño trabajamos esta

edición y debo darle todos, absolutamente

todos los bombos al equipo del Cluster

Turístico de Santo Domingo que con tanta alegría

y aceptación recibió nuestra propuesta de que fueran ellos los que

compartieran los rostros y espacios que hacen vibrar a la primada de

América. Mi agradecimiento especial a Don Kin Sánchez,

Coordinador asuntos culturales y comunitarios, una verdadera

Biblia de la Ciudad Colonial y un alma libre; se los digo, deben buscarlo

y pedirle que les haga un tour por la zona. También a la siempre

atenta Virginia Baez, Coordinadora de Proyectos y Administración

del Cluster, sin ella no habría sido posible esta edición.

El desarrollo de la Ciudad Colonial es indudable, su majestuosidad

es apreciada y valorada anualmente por millones de turistas que

se maravillan ante las modestas y engañosas fachadas de sus casas;

recintos de un mundo mágico y desbordante en su interior. Además,

quién que haya acudido en los últimos meses no se ha maravillado

con el dinamismo económico y comercial de sus espacios, manteniendo

su esencia de ciudad viva no solo para el turismo internacional

y local, sino para los que desde hace décadas residen entre sus

callejuelas.

Sí, Santo Domingo no es solo la Ciudad Colonial pero sin esta

última la ciudad sería otra cosa. La pujante capital dominicana se

transforma convulsa y quizá con demasiada rapidez ante la capacidad

de los locales para adaptarnos y de las autoridades para organizarla.

Dado este panorama tenemos un problema y miles de soluciones en

las manos para ejecutar. Santo Domingo no es ni puede ser ciudad de

orgullo sin su gente, sin sus dinámicas, sin su acceso rápido y seguro

a la colorida y zona amurallada. La consentida del Caribe no puede

ser lo que queremos sin que los que en ella vivimos, también pongamos

más y más de lo nuestro para verla brillar de limpiecita y que las

bocinas surjan cuando de verdad no haya remedio, y que podamos

caminar por aceras más anchas, más verdes y más humanas.

Katherine Hernández

Editora

Sumario

Cuerpos y Mentes

4 Aliento siempre fresco

Por Magaly Rodríguez

6 Sobrevive al

regreso a clases

Por Jackeline Rivero.

Portada

14 Freddy Ginebra

El embajador

de la ciudad

Por Katherine Hernández

Especial

Santo Domingo

y su gente

18 La Primada de

América: ¡Ciudad Viva!

20 Familia del Castillo

Por Kin Sánchez

22 Louis Brocker

Por Kin Sánchez

24 Salvador y

Mirian Fiallo

Por Kin Sánchez

25 Doña Casilda Reyes y

Doña Mercedes Coste

Por Kin Sánchez

26 Asi se ve Santo

Domingo en las redes

28 Hecho en RD

La moda marca país

Por Adriana Boscarolo

Casos y Rostros

34 La importancia del

Cine Nacional

Por Tita Hasbun

Equipaje

36 Panamá, país delicioso

Por Violeta Villar

38 Ideas para un

rincón de lectura

infantil en casa

Por Marisela Castillo Apitz

Columnistas

39 El nacimiento de

HarmonyOS

Juan José Calcaño

40 Sonrisa de

oreja a oreja

Dra. Lilian Taveras de Lama

41 Anatomía de un

amor platónico

Por: Mabel Mejía Espinal

www.saladeespera.com.do

Edición República Dominicana

Editora

Katherine Hernández

Khernandezdeleon@saladeespera.com.do

Gerente Comercial

Carlos M. Fernández

fernandezcarlosm@saladeespera.com.do

Gerente administrativo

Jesús Fernándes

Jes_fernandes@saladeespera.com.do

Gerente de Mercadeo

Anabel De León

dirmercadeo@saladeespera.com.do

Distribución

Jorge Leiro Ríos • María Burgo

Director de Arte

Eduardo Maurin Lombardi

emaurin@saladeespera.com.do

Redacción y Administración:

Gustavo Mejía Ricart, N°47, Plaza

Rebeca, 3era Planta, suite 304, Naco,

Santo Domingo.República Dominicana.

+18293410537/ +18298503724

Colaboradores:

Tita Hasbun, Juan José Calcaño,

Thania Gómez, Magaly Rodríguez,

Ana Simo, Federico Castillo,

Marisela Castillo, Aliette Marchi,

Jackeline de los Rios

Foto de Portada: Erika Santelices

Produción Gráfica y Montaje

realizado en Caracas-Venezuela

Printed in República Dominicana

en SERIGRAF

Grupo Sala de Espera S.A.

MMG tower, Piso 16, Urb. Marbella

Panamá. Rep. de Panamá

Presidente y Director Editorial

Yamandú Botella

editor@revistasaladeespera.com

Vicepresidente y Directora Administrativa

Fernanda García Márquez

directora@revistasaladeespera.com

Director Ejecutivo

Fabio Y. Botella García

director@revistasaladeespera.com

Revista Sala de Espera es una

publicación y marca registrada de:

Grupo Sala de Espera S.A.

Representación en:

Venezuela:

Av. Fco. de Miranda con 2da

Av. de Campo Alegre,

Torre La Primera, Piso

12, Ofc. 12-C. Chacao

Telf.: 953.27.39 / 953.21.09

Representación en:

Panamá:

Ciudad de Panamá

+507 6584 2353

ISBN-1690-2041

www.revistasaladeespera.com

3

More magazines by this user
Similar magazines