REVISTA DEPORTE MESOAMERICA ACTUALIZADA 1

samuel.reyes

ASPECTOS HISTORICOS Y FILOSOFICOS

GRUPO:101

TEMA: EL DEPORTE Y LA FILOSOFIA EN LOS PAISES ME-

SOAMERICANOS

INTEGRANTES: JIMENEZ ROJAS DIANA KARINA.

GONZALEZ DOMINGUEZ ERIC LEONEL, SAMUEL GUTIE-

RREZ REYES, MENDEZ LOPEZ MARCO ANTONIO Y MAR-

TINEZ DIAZ MARIA ELENA .


FILOSOFIA EN MESOAMERICA

El pensamiento mesoamericano envuelve una amalgama de tradiciones y mitos

de poesía y de mural de enseñanzas sociales para así vislumbrar el sentido

de la filosofía o la visión del mundo, las cuales surgieron grandes hombres

dedicados a diferentes quehaceres como médicos, religiosos, poetas,

filósofos, que se llamaban tlamatinime que significa saber algo.


Las grandes culturas mesoamericanas son las siguientes

El pensamiento nahual tenía una visión del universo, de la vida y uno de

los grandes filósofos es el padre de Sagahum y el historiador Miguel

León Portilla, además de lo antes manifestado destacaron en la cultura

y en la poesía así como la educación de hombres y mujeres.

Los mexicas sostenían en su filosofía

al universo a través de la cosmovisión,

según los mitos de Quetzalcóatl

que era el rey de los

muertos viajaban al dios Mitlan para

solicitarle los huesos de las generaciones

pasadas y llevarlos a

Tamouchan que es el creador del

quinto sol este mito recibió el nombre

de Mitlantecuhetli el creador

de los seres humanos destruidos,

según la historia hay o ha existido

cuatro eidades sociales el cual produce

el quinto sol donde se desarrolla

la cultura Mexica ya que las

anteriores habían sido destruidas.


Ullamaliztli

Semánticamente incluso, se aprecia que Olmecas o

Ulmecas significa literalmente "Habitantes de la tierra

del hule", lo que viene a corroborar la tesis de

que fueron

ellos

los creadores

del más

importante

deporte

mesoamericano.

Los restos arqueológicos descubiertos en

San Lorenzo, los más antiguos encontrados, datan de

mil años a. C., permiten intuir que fue alrededor de

esta fecha cuando los Olmecas iniciaron la citada

práctica deportiva.


Mesoamérica es la región donde surgen todas las culturas

prehispánicas en el transcurso de las tres épocas

del México prehispánico, nos basaremos en sus deportes.

Los guerreros de cada cultura practicaban el deporte

para preparase físicamente y tener mayor éxito en la

guerra. Los juegos se ofrecían como tributo y deleite a

sus dioses. Entre la diversidad de juegos que se llevaban

a cabo eran prácticas se encuentra la danza, acrobacia,

el juego del volador, la lucha y el juego de pelota,

carreras de velocidad, tiro con flecha o cerbatana, cacería

la pesca con arcón y la natación.


La lucha se hacía en honor al Dios de la guerra, Huitzilopochtli y

servía para el entrenamiento de los guerreros.

Ellos creían que al hacer deporte iban a conseguir la protección de los

dioses, por lo tanto lo realizaban en forma de rito porque tenían la

creencia de que eran necesarios para garantizar el funcionamiento del

Universo, el devenir del tiempo, el paso de las estaciones, el crecimiento

del maíz y la vida de los seres humanos y que los sacrificios eran necesarios

para asegurar la existencia de los dioses.


Siendo fenómenos

genuinos de

nuestra época, la

educación física

y el deporte encuentran

sus orígenes

en las sociedades

más antiguas.

Consideradas

junto al

juego hasta

tiempo recientes

como actividades triviales, resultan sin embargo imprescindibles

si se desea conocer la cultura de las civilizaciones pretéritas; ya

que estas acciones excepcionales del comportamiento humano,

formaban parte de la vida y costumbres de aquellos pueblos.

El presente estudio pretende una aproximación a la cultura mesoamericana,

incidiendo en el análisis de uno de sus aspectos menos

conocido: el conjunto de actividades de carácter físico y lúdico

que los pueblos nahua practicaban cotidianamente.


Numerosos vestigios arqueológicos muestran la práctica de esta

actividad física en Mesoamérica. En ella se muestra el esfuerzo

humano y muscular. Se celebraban luchas en honor del dios de la

guerra: Huitzilopochtli.

La práctica de la lucha servía para adiestramiento de los guerreros.

Una casta guerrera se ejercitaba para lograr una óptima preparación

física. Se llevaban a cabo demostraciones públicas en forma

de simulacros de batallas, en las que se ponían de manifiesto las

habilidades y destrezas de los participantes.

OFERTA

ESPECIAL


ANTECEDENTES

EL JUEGO DE PELOTA Además de las pirámides y los palacios, uno

de los elementos arquitectónicos característicos de los centros urbanos

de Mesoamérica es el espacio destinado al juego de pelota,

que solían practicar los pueblos precolombinos de todas las regiones

comprendidas entre las selvas de Petén y los altiplanos mexicanos.

Su presencia queda ya atestiguada entre los olmecas, en La Venta,

hacia el 1000 antes de nuestra era. Lugar de enfrentamiento entre

dos equipos, el juego obedece a unas reglas muy complejas. Se practica

con

un gran

«balón»

de caucho

relleno,

que pesa

entre uno

y tres kilos.

Consiste

en lanzar la

pelota con

el torso y la

cintura sin

la ayuda de

brazos y

piernas.


El cuerpo de los jugadores está protegido por un cinturón —fuerte y ancho—

hecho de tela, madera y relleno de algodón. La pelota tiene que alcanzar unos

«blancos» representados por postes o argollas enclavadas en los muros laterales

del recinto. El partido termina a veces con la ejecución del vencido, mediante

un ritual ligado al calendario y a los ciclos astrales.

COMO SE JUEGA (EL JUEGO DE PELOTA)

Según distintos autores y cronistas "Iniciado el partido los equipos

se alineaban en sus respectivos campos, colocando un mayor número

de jugadores en los patios transversales en función defensiva, para

evitar así la entrada de la pelota en los mismos lo que complicaría

enormemente su devolución, y situando a los principales jugadores

en la parte central para hacer rostro a la pelota de los contrarios. En

el centro del ataque se situaba el capitán del equipo, figura ésta recogida

en distintos códices, y al cual le pasaban la pelota los compañeros,

ya que era el encargado de intentar introducirla en los aros o anillos"...

"Durante el juego, los jugadores podían ser sustituidos para

dar a todos la oportunidad de participar". "Pueden darle con cualquier

parte del cuerpo que mejor le viene, pero hay postura que pierde

el que lo toca sino con la nalga ó cuadril, que es la gentileza, y por

eso se ponen un cuero sobre las nalgas" Daba comienzo el encuentro

con el saque efectuado por el equipo designado por la suerte.

"Arrojábanla los de una cabecera contra los de la otra, nunca con la

mano, sini la primera vez" "...Servíase la pelota, y si no venía buena

no la recibían" "Se tiraban al suelo para volver la pelota antes del segundo

bote". A partir de este instante se iniciaba un peloteo continuo

entre ambos conjuntos. "a veces por convenio entre ambas partes, no

se permite tocar la pelota más que con las nalgas, y sólo al primer,

segundo y tercer bote"


Cada jugador intentaba, al golpear la pelota, que ésta tocase

la pared del patio transversal del equipo rival, lanzarla por encima

de los muros limítrofes del área contraria, o enviarla de tal forma

que el adversario no pudiera interceptarla antes de que tocara

por dos veces la pista. Al mismo tiempo debía evitar tocar la pelota

con alguna parte de su cuerpo no lícita e invadir la zona contraria.

De todas estas formas ganaba o perdía un punto para su equipo".

"Triunfaba el equipo que antes alcanzara los tantos fijados

de antemano. Ahora bien, si algún jugador lograba introducir la

pelota por el anillo que le era propio, ya que de los dos existentes

uno correspondía a cada conjunto, su equipo ganaba automáticamente

el partido aunque en ese momento fuera perdiendo. Y a este

jugador, al que lograba esa hazaña (hecho nada frecuente), lo

coreaban todos los presentes, le dedicaban cantos de alabanza y

le daban diversos premios. Generalmente estos afortunados deportistas

eran hechos profesionales y componían los equipos de

los grandes señores"


Algunas voces relacionadas con Ullamaliztli Tlachtli: Hace referencia

a la Pista, lo que hoy se conoce como terreno de Juego.

Tlachco: Constituía todo el recinto; es decir, la instalación

deportiva en su conjunto. Teotlachco: El "Campo de juego Divino".

Recinto al que sólo acudían los señores principales y sacerdotes

en ocasiones muy señaladas. Generalmente existía un

solo campo de estas características en cada gran ciudad, y solía

ser de dimensiones superiores al resto de los Tlachco.

Teotlachtli: Pista de juego del anterior. Sobre ella, y no en los

demás Tlachtli, se hacían, en ocasiones, sacrificios humanos a

los dioses. Tezcatlachco: recinto deportivo sito en los templos;

por lo que se puede decir que era usado sólo por los sacerdotes,

y ya que el juego de pelota formaba parte del curriculum

educativo, también por los alumnos del Calmecac. Se ha podido

verificar la existencia de uno de estos recintos en Tenochtitlán

y de otro similar en Tikal (Guatemala).


It is called Pre-Hispanic Mexico to the historical period before

the arrival of the Spaniards on Mexican soil, which includes

the Preclassic Horizon (2000 BC to 200 AD), the Classic

Horizon (200 to 900 AD) and the Post-Classic Horizon

(900 to 1521 AD), approximately.

The present work consists in making known the Pre-Hispanic

Sports that are currently practiced, their origin and importance

in the Pre-Hispanic Culture and having a historical reference

through Museums, books, archeology magazines, vestiges pyramids,

sculptures, paintings, codices, In Pre-Hispanic Mexico and

the entire territory comprised in Mesoamerica, the activities that

provided food and defense were vital for survival..

This tradition of long distance foot races was very present in the

Pre-Hispanic games since, among other activities, the postal system

was based on relays, in present-day Mexico this custom of

distance races and resistance are still carried out in Tarahumara

groups and Yaquis in northern Mexico today. It appears in the

Cuicateco Codex, known as the Fernández Leal Codex, where a career

sequence appears.

In the seven villages that inhabited the Anahuac Valley in the Mexican

Highlands, a necessary activity was practiced since six of them

were located on the banks of a lake and the seventh practically the

center of it (the Aztec).


The Ball Game: was one of the means through which the human

offering of blood and death was consummated, from the Pre-

Hispanic perspective, the sacrifice of life to perpetuate life. It

offered the contender defeated in the war and conquers the

opportunity to be sacrificed with honor and to fight against the

adversary, as did the creative heroes of the Popol Vuh by defeating

death. As the sun that with each dawn conquers the

night, the sacrifice of the player in the taste, his offering of

blood allowed the plants to germinate again and secured the

sustenance of his people.

Within the complex world of Pre-Hispanic Cosmology, sacrifice

and self-immolation, allowed man to participate in cosmic survival

with the Gods.

The Fights: This sport is exemplified by the Sculpture carved in

stone and known as "The Wrestler", comes from Tabasco. Samples

are preserved that capture the efforts of these fighters in

the culture of the West.

During the festivities of the God of the rain "Tláloc", among many

of the activities were carried out singular races of these boats

where strong bets were made to the most skilled rowers, likewise

this practice is still transmitted by tradition.


CONCLUSION:

El estudiar la práctica del juego de pelota entre las diferentes

culturas prehispánicas nos ha ayudado a comprender

la importancia de esta práctica a lo largo de siglos. Es

tal la importancia que tuvo que, ni la llegada de los españoles

(recordemos que fue prohibido por Torquemada en la

época colonial) ni las continuas guerras y correspondientes

independencias de otros países, han logrado hacer desaparecer

una actividad tan arraigada que es practicada actualmente

a lo largo de toda la República de México y su zona

de influencia en Sudamérica.

Esa conexión de espiritualidad con el deporte actual y dejar

todo en la cancha ya se esta perdiendo.

Similar magazines