REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2019

mkisner

La revista Pesca nos informa sobre temas del mar y de la pesca. Difunde información e ideas obtenidas de diversas fuentes sobre la pesca en el Perú y el mundo. Intenta contribuir a la formación de opinión propia en base a información diversa.

EDICION DIGITAL NOVIEMBRE 2019 Nº: 220w - 11/19 www.revistapesca.blogspot.com

DIRECTORES FUNDADORES: ELSA ESPARZA / ALEJANDRO BERMEJO

SALVEMOS EL OCÉANO

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LOS OCÉANOS?

TENSIONES EN EL MUNDO DEL ATÚN

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

LAS FÁBRICAS DE HARINA DE PESCADO CHINAS EXPOLIAN

EL PAÍS MÁS PEQUEÑO DE ÁFRICA

LA ORGANIZACIÓN REGIONAL

DE ORDENACION PESQUERA

DEL PACIFICO SUR

(OROP PS)

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

RECLAMO DE CHILE POR PESCA DE JUREL EN EL PACÍFICO

LA HORA DE LOS TRABAJADORES DE LA PESCA

LOS PESCADORES RIBEREÑOS EN MÉXICO: SIN DERECHOS

NO HAY BIENESTAR

Revista Pesca noviembre 2019 1


TARIFAS DE PUBLICIDAD 2019

Ponemos a su disposición tarifas de publicidad

competitivas y el acceso a la publicación de artículos

y temas que fuesen de su interés. Su

anuncio puede ser acompañado con un publirreportaje

sobre su empresa o sobre el tema que

Usted desee.

Para publicidad interior en la edición de la revista,

enviar su diseño en formato PDF indicando en

qué página desea que sea colocado.

EDICION REVISTA PESCA

MENSUAL

Página interior 300.00

Media página interior 150.00

Cuarto de página interior 75.00

Facturación y cobranza

Los precios están expresados en soles. Se coordinará en su momento la forma y oportunidad de pago.

Si desea anunciar con nosotros, contáctenos. Estaremos gustosos de atenderlos. Para mayores detalles sírvase

dirigirse al correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia de la

necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del cuidado del

medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre la

problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis individual.

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos firmados, los cuales

son de responsabilidad de sus autores.

Revista Pesca noviembre 2019 2


Revista Pesca noviembre 2019 3


Fundada en 1960 NOVIEMBRE 2019 * Vol. 220 * Número 11-19

C O N T E N I D O

EDITORIAL 2

EL SECTOR PESCA EN CIFRAS 3

OCEANO Y AMBIENTE 6

La corriente de Humboldt 8

La industria pesquera y el cambio climático 10

Una nueva reserva nacional en el Perú 12

El cambio climático llega antes y más fuerte 14

La Tierra se dirige a un escenario sin precedentes 17

Salvemos el océano 18

El cambio climático y el omega 3 20

La crisis climática 22

¿Por qué son importantes los océanos? 24

La amenaza de los océanos 25

¿Cómo se reproduce un coral? 27

La sobrepesca y el cambio climático 28

BITACORA 30

Tensión en el mundo del atún 32

Los países corruptos son extractivistas 34

¿Más sobrepesca? 36

Gato por liebre 37

Los operadores de la ley de pesca 39

Remembranzas del CEP Paita 41

La expoliación de un país de África 43

Propuestas peruanas en CITES 46

Posición del Perú en CITES 47

Tratado global para proteger los océanos 52

Pesquerías en México 53

El tratado sobre el alta mar 55

Pescadores ribereños en México 57

POLITICA Y PESCA 60

La pretensión de Chile sobre el jurel 61

La OROP del Pacífico Sur 66

¿Quién depredó el jurel en el Pacífico Sur? 74

El jurel y el atún en el ojo de la tormenta 77

La hora de los trabajadores de la pesca 82

El modelo pesquero del Atlántico sur 84

¿Cómo se atreven? 85

El modelo nacional para la pesca 87

Impacto social de la pesca en México 88

El sistema de cuotas en Argentina 89

Las inversiones pesqueras gallegas 94

El gobierno federal argentino y la pesca 95

La ciudad de la furia 96

Revista Pesca noviembre 2019 1


EDITORIAL

El artículo 66 de la Constitución Política establece que los recursos naturales, renovables y no renovables, son patrimonio

de la Nación. El Estado es soberano en su aprovechamiento. Por ley orgánica se fijan las condiciones de su utilización y

de su otorgamiento a particulares. La concesión otorga a su titular un derecho real, sujeto a dicha norma legal.

El artículo 73 establece que los bienes de dominio público son inalienables e imprescriptibles. Los bienes de uso público

pueden ser concedidos a particulares conforme a ley, para su aprovechamiento económico.

En base a dicho marco constitucional, la Ley 26821, Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos

Naturales, fija la extensión del dominio del Estado y, el modo de acceso:

El artículo 4 establece que los recursos naturales mantenidos en su fuente, sean éstos renovables o no renovables, son

Patrimonio de la Nación. Los frutos y productos de los recursos naturales, obtenidos en la forma establecida en la presente

Ley, son del dominio de los titulares de los derechos concedidos sobre ellos.

El artículo 19 establece que los derechos para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales se otorgan a los

particulares mediante las modalidades que establecen las leyes especiales para cada recurso natural. En cualquiera de los

casos, el Estado conserva el dominio sobre estos, así como sobre los frutos y productos en tanto ellos no hayan sido concedidos

por algún titulo a los particulares.

El artículo 21 establece que la Ley especial dictada para el aprovechamiento sostenible de cada recurso natural precisa

las condiciones, términos, criterios y plazos para el otorgamiento de los derechos, incluyendo los mecanismos de retribución

económica al Estado por su otorgamiento, el mantenimiento del derecho de vigencia, las condiciones para su inscripción

en el registro correspondiente, así como su posibilidad de cesión entre particulares.

Finalmente, el artículo 23 establece que la concesión, aprobada por las leyes especiales, otorga al concesionario el derecho

para el aprovechamiento sostenible del recurso natural concedido, en las condiciones y con las limitaciones que establezca

el título respectivo.

En este contexto, las decisiones tomadas por el Estado Peruano en cuanto a los recursos naturales existentes dentro de

sus aguas jurisdiccionales, son soberanas y no están sujetas a interferencia extranjera.

En la presente edición, la Revista Pesca resume los hechos importantes que el lector debe conocer en relación a la Organización

Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (OROP PS) y a la pretensión chilena de cuestionar el derecho

peruano a disponer de la pesca de cualquier recurso en aguas jurisdiccionales, con el deseo de que el lector debidamente

informado investigue, saque sus propias conclusiones y forme su opinión.

Revista Pesca noviembre 2019 2


Revista Pesca noviembre 2019 3


CHILE, DESEMBARQUES DE JUREL ENTRE

1995 - 2016

Revista Pesca noviembre 2019 4


PERU, DESEMBARQUES DE JUREL ENTRE

2000 - 2018

Revista Pesca noviembre 2019 5


Revista Pesca noviembre 2019 6


Revista Pesca noviembre 2019 7


CORRIENTE DE HUMBOLDT: EL

FENÓMENO POR EL QUE EL MAR

DE CHILE Y PERÚ ES HASTA 10 ºC

MÁS FRÍO QUE OTRAS ZONAS DEL

PACÍFICO Y CÓMO AFECTA AL

RESTO DEL MUNDO

Su hallazgo fue un gran avance para la ciencia, tanto, que hoy

a ese fenómeno se le conoce como la corriente Humboldt.

Derechos de autor de la imagen GETTY Image caption Gracias a la

corriente de Humboldt, hay pingüinos en la zona ecuatorial.

Alexander von Humboldt, de cuyo nacimiento se cumplen

250 años, fue un naturalista con vocación científica,

pero ante todo, un explorador incansable.

En 1802, durante su expedición por América, se embarcó en

una aventura que lo llevó desde las costas de lo que hoy

es Perú hasta México.

En el trayecto hacia Ecuador, Humboldt observó con atención

el agua sobre la cual navegaba, a casi 1.000 km de la costa.

Desde hace siglos los navegantes y pescadores nativos ya habían

notado que el agua en esa zona era más fría, pero nadie

la había medido de manera sistemática.

Humboldt, obsesionado con medirlo todo, registró

la temperatura y la velocidad de esa corriente.

Los datos que recopiló sirvieron para notar que el agua en esa

región del Pacífico es más fría que en otras partes de ese

océano.

Derechos de autor de la imagen GETTY Image caption Humboldt

exploró las costas de lo que hoy es Perú en 1802.

Mientras en otras áreas del Pacífico el agua puede estar a

unos 24 ºC, en la corriente Humboldt pueda rondar los 14 ºC.

¿En qué consiste esta corriente que juega un papel clave en

el equilibrio de la naturaleza y hoy se ve amenazada por el

cambio climático?

Impacto en el clima

La corriente Humboldt, también llamada corriente de Perú,

viaja de sur a norte, desde el tercio superior de Chile

hasta los límites entre Perú y Ecuador.

El movimiento de la Tierra empuja las aguas profundas, y por

lo tanto frías, hacia el norte y hacia la superficie.

Esto no solo enfría el agua de la superficie si no que impacta

los ecosistemas costeros a su paso.

El mapa que muestra los puntos más profundos de ca-

Revista Pesca noviembre 2019 8


da océano visitados por el millonario y explorador Victor

Vescovo

En Chile, por ejemplo, el desierto de Atacama se debe en gran

parte al frío y la sequedad que genera la corriente en el ambiente.

También hace que en Perú, regiones que podrían tener climas

con características del tropical húmedo, sean más bien secos

y áridos.

Pero el verdadero poder de la corriente Humboldt se nota en

el mar.

Comida para todos

La corriente Humboldt empuja las aguas profundas ricas en

plancton hacia la superficie, lo cual sirve de alimento a una

gran cantidad de animales marinos.

Derechos de autor de la imagen GETTY Image caption En la

corriente de Humboldt habitan unas 70 especies de tiburones.

Es tal la cantidad de alimento que la zona es el ecosistema

marino más rico del planeta y el área pesquera más productiva

del mundo.

"No es muy diverso, tiene pocas especies pero en grandes

cantidades", le dice a BBC Mundo el biólogo Juan Carlos Riveros,

director científico de Oceana Perú, una organización

internacional dedicada al estudio y protección de los océanos.

Según explica Riveros, en la corriente Humboldt habitan calamares

gigantes, cerca de 70 especies de tiburones, leones

marinos, ballenas y otros cetáceos que viajan de polo a polo.

La "gigantesca" reserva de agua dulce hallada bajo el

océano Atlántico (y qué esperanzas brinda para las zonas

áridas del planeta)

Además, las bajas temperaturas permiten que en las islas

Galápagos, en plena zona ecuatorial, vivan pingüinos.

La rica cadena alimenticia de la corriente también resulta

atractiva para las más de 4 millones de aves que habitan la

región.

De hecho, la biodiversidad de las islas Galápagos, que le deben

su riqueza a la corriente, fue el escenario perfecto para

que Charles Darwin avanzara en su reveladora teoría de la

evolución de las especies.

Derechos de autor de la imagen GETTY Image caption La corriente

Humboldt crea las condiciones ideales para la pesca en Perú y Chile.

Un ecosistema en riesgo

Durante las últimas décadas, la corriente de Humboldt produjo

más peces que cualquier otro sistema marino, según datos

de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación

y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Se calcula que provee cerca de un 6% de la pesca global y

mueve un negocio de unos US$20.000 millones anuales.

Pero este poderío natural parece amenazado.

La "isla" de piedra pómez del tamaño de 20.000 canchas

de fútbol que flota a la deriva en el Pacífico

Un estudio de Naciones Unidas de 2018, sostiene que la corriente

de Humboldt "está amenazada por el cambio climático

y puede perder parte de su producción".

Según la FAO, entre 2005 y 2015, cada año en esta región se

pescaron más de 9 millones de toneladas de peces, moluscos

y crustáceos, pero la tendencia es decreciente.

La FAO advierte que en parte esto se debe a

la sobreexplotación, pero también a fenómenos climáticos

que afectan la zona.

La corriente de Humboldt es muy sensible al fenómeno de El

Niño, que calienta las aguas. Esto hace que se caliente el

agua de la superficie.

Derechos de autor de la imagen GETTY Image caption La biodiversidad

de la zona Humboldt puede estar en riesgo.

A su vez, el agua fría queda más al fondo y no recibe la luz del

sol.

Revista Pesca noviembre 2019 9


Este ciclo disminuye la producción de plancton, lo cual afecta a

toda la cadena alimenticia.

El cambio climático podría hacer más frecuentes y más intensos

fenómenos como El Niño.

La FAO calcula que en los próximos años se espera una disminución

del 33% del área rica en zooplancton en el centro y el

norte de la corriente Humboldt y del 14% en el sur.

"Todo lo que dependa de un sistema de aguas frías sufriría un

cambio que podría ser bastante violento", dice Riveros.

"Esa es una de las múltiples amenazas que tiene el sistema".

Para el biólogo, la corriente de Humboldt es vital para la economía

y la naturaleza, así que la clave está en buscar maneras

de mantenerla viva y usarla de manera sostenible.

Fuente

https://www.bbc.com/mundo/noticias-49682744

LA INDUSTRIA PESQUERA DEBE

ADAPTARSE A LAS GRAVES

CONSECUENCIAS DEL CAMBIO

CLIMÁTICO

La industria pesquera y los gobiernos deben intensificar

de manera urgente sus esfuerzos en materia de cooperación,

para garantizar la salud y productividad de nuestros

océanos en el contexto del cambio climático.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio

Climático (IPCC) ha publicado un histórico informe

sobre el cambio climático y cómo afecta a nuestros

océanos, que viene a sumarse a las ya numerosas pruebas

existentes en torno a las graves consecuencias que

está teniendo sobre las economías, los negocios y las

comunidades que dependen de la pesca para poder subsistir

y alimentarse.

Dicho informe aporta pruebas sobre el desplazamiento

que se está produciendo en la distribución de algunas

especies marinas hacia otras zonas, situadas a centenares

de kilómetros de distancia, y sobre los cambios sufridos

en la estructura de determinados ecosistemas que,

en su conjunto, van a suponer importantes alteraciones

para la pesca. MSC es testigo de cómo todo esto está

afectando incluso a algunas de las pesquerías mejor gestionadas,

las cuales están teniendo dificultades para poder

hacer frente a las fluctuaciones de las poblaciones de

peces derivadas, en parte, del cambio climático.

Algunas especies marinas se están desplazando de unas

zonas a otras.

Por ejemplo, el reciente descenso detectado en las poblaciones

de bacalao del mar del Norte ha sido atribuido

a que cada vez son menos los ejemplares de bacalao

que alcanzan la madurez debido, en parte, al cambio

climático. Estas alteraciones en la dinámica oceánica han

afectado también a la distribución de las poblaciones de

caballa del Atlántico Nororiental, empujándolas más hacia

el norte en busca de aguas más frías y poniendo en

serias dificultades la gestión conjunta de dichas poblaciones.

Hans Nieuwenhuis, director regional de Marine Ste-

Revista Pesca noviembre 2019 10


wardship Council (MSC) para el Norte de Europa, ha

declarado que: “El informe del IPCC demuestra que actualmente

urge más que nunca seguir avanzando hasta

conseguir que la gestión de la pesca sea sostenible. Las

pesquerías sostenibles que están bien gestionadas y que

cuentan con sistemas de seguimiento, regulación y gestión,

son más resilientes y capaces de adaptarse al cambio

climático. Sin embargo, a los gobiernos y autoridades

en materia de pesca de todo el mundo, les está costando

un gran esfuerzo consensuar un acuerdo sobre cómo

gestionar los recursos del mar, teniendo en cuenta la

nueva realidad del cambio climático”.

“No es fácil adoptar un enfoque preventivo y tener que

fijar cuotas y cambiar los métodos de pesca para incorporar

las recomendaciones científicas y los cambios de

orientación en los patrones migratorios de las especies,

pero si queremos seguir disfrutando de productos pesqueros

en abundancia y conservar la vida marina, debe

hacerse”.

“Las pesquerías que cumplen con los estándares internacionales

de MSC en materia de sostenibilidad y que representan

el 15% de las capturas mundiales, son una

prueba de que esto se puede lograr. Estas pesquerías

han conseguido equilibrar sus prioridades económicas y

medioambientales para proteger nuestros océanos y suministros

de productos pesqueros. Sin embargo, el cambio

climático amenaza con desestabilizar sus esfuerzos si

no reaccionamos y conseguimos un consenso internacional”.

La suspensión de la certificación de MSC de la pesquería

de caballa del Atlántico Nororiental a principios del presente

año es una prueba de lo difícil que es llegar a un

consenso internacional, en torno a la gestión de los recursos

pesqueros, cuando las poblaciones de peces cruzan

fronteras geopolíticas.

Tras el cambio más rápido producido en la distribución

de las poblaciones de caballa desde 2007, los estados

costeros no han sido capaces de llegar a un acuerdo para

fijar unas cuotas de captura conforme a las recomendaciones

científicas. Para resolver este problema, las

pesquerías de caballa se han comprometido a presentar,

para mediados de 2020, una estrategia de captura efectiva

y unas reglas de control de captura bien definidas.

MSC está trabajando con sus colaboradores para respaldar

esta iniciativa y dar una solución al conflicto.

“La situación de la caballa del Atlántico Nororiental es

una prueba de que la cooperación internacional es necesaria

de manera urgente para llegar a un acuerdo, si

queremos que las pesquerías continúen pescando de forma

sostenible y se adapten al cambio climático”, indica

Nieuwenhuis.

La noticia publicada sobre la suspensión de la certificación

de MSC de la pesquería de bacalao del mar del Norte,

sugiere que también ha sido debido, en parte, al

cambio climático que ha provocado que cada vez sean

menos los ejemplares de bacalao que alcanzan la madurez.

Fuente

https://www.interempresas.net/Industria-Pescado/

Articulos/255432-La-industria-pesquera-debe-adaptarsea-las-graves-consecuencias-del-cambio-climatico.html

Las poblaciones de peces son recursos renovables; pero solamente si se tiene cuidado de permitirles renovarse, podrán explotarse

indefinidamente. Por ello se impone una ordenación adecuada, lo que significa que las cantidades capturadas deben

mantenerse dentro de los límites eco sistémicos definidos científicamente. Las pesquerías deben regularse para que sean sostenibles.

Tenemos la grave responsabilidad y el deber de actuar con precaución, colocando en primer lugar, las necesidades alimentarias

de nuestra propia población.

Es necesario tener en cuenta los impactos medioambientales y eco sistémicos así como los aspectos institucionales. Para la ordenación

de cualquier recurso es necesario disponer de la capacidad técnica y legal para controlar el acceso al mismo y contar

con los medios para efectuar ese control.

Se requiere mayor cantidad y calidad de información científica sobre las especies del dominio marítimo peruano y sus aguas

continentales.

Revista Pesca noviembre 2019 11


"EL PRÓXIMO AÑO YA PODREMOS

CONTAR CON UNA NUEVA

RESERVA NACIONAL EN PERÚ"

Ralph Zapata

Illescas, ubicada en Sechura (Piura), podría contar el

2020 con su categoría definitiva como Reserva Nacional.

Este ecosistema marino-costero es hábitat del cóndor

y tiene un enorme potencial turístico

Illescas es muy conocida por ser hábitat del cóndor,

pero también de otras especies como el zorro costeño

y el gato del pajonal. (Foto: Ralph Zapata)

Illescas es una zona marino - costera ubicada en la provincia

de Sechura (Piura), que desde el 2010 ostenta la categoría

de zona reservada, un estado transitorio dentro de las áreas

naturales protegidas. Sin embargo, a fin de año contará con el

expediente terminado para su categorización definitiva, dijo

a El Comercio Aldo Aguirre, responsable de la oficina del Servicio

Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp)

en Piura.

"Este año se ha priorizado la categorización de Illescas, esperamos

llegar a fin de año con el expediente terminado. Como

parte del expediente, ahora estamos desarrollando tres estudios:

de costo-beneficio, otro sobre los usos y derechos en la

zona reservada, y un tercero desde el punto de vista comunal",

explicó.

Una vez terminado el expediente de categorización, este se

envía al Ministerio del Ambiente (Minam) para su aprobación.

Posteriormente, será elevado al Consejo de Ministros y

publicado mediante un decreto supremo. "El próximo año ya

podremos contar con una nueva Reserva Nacional, similar a

Paracas. Illescas tiene un enorme potencial turístico", añadió

Aguirre.

-Biodiversidad en el desierto-

Illescas tiene una extensión de 37'452.58 hectáreas y alberga

especies como el cóndor, el zorro sechurano, el gato del pajonal

(recientemente avistada), cabras y burros salvajes, entre

otros mamíferos y reptiles. El mar es habitado por especies

marinas como el lenguado, mero, chita e incluso langostas.

Revista Pesca noviembre 2019 12


Todos ellos forman parte de un banco natural único, donde

confluyen corrientes de aguas frías y cálidas.

En la zona también se cultivan bancos naturales de conchas de

abanico, que se exportan. Aguirre considera que en el futuro

podrían diseñarse circuitos turísticos que incluyan la producción

de las conchas de abanico. Además, la cooperación alemana

ha aportado 10 millones de euros para fortalecer la gestión

de las áreas marino - costeras del país, particularmente la

Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras

(RNSIIPG), la Reserva Nacional San Fernando y la Zona Reservada

Illescas.

En Illescas, explicó Aguirre, se instalarán 2 puestos de control,

en el norte y en el sur; y un refugio en el centro. "Con

eso, el sur será el acceso obligado para todos los que quieran

entrar a Illescas, y eso nos facilitará el control. Ahora se están

haciendo los expedientes técnicos", dijo.

El mencionado proyecto es importante debido a que la principal

amenaza en el área es la pesca con chinchorro, una actividad

ilegal que realizan pescadores de Lambayeque. Entre noviembre

y marzo, ingresan a Illescas camiones con unas 20

personas en cada uno, que son quienes ejecutan esta actividad

ilícita. Ellos suelen ingresar al mar durante la madrugada y

cuando hay marea baja. Estos hechos son de conocimiento de

la Policía Ecológica y la Fiscalía del Medio Ambiente.

-Dato-

► En Illescas hay 3 guardaparques, pero Aguirre dijo que

esperan el próximo año duplicar este número para mejorar los

controles.

► El proyecto de la carretera Costanera busca integrar toda la

costa piurana y es una oportunidad para potenciar el turismo

en zonas de difícil acceso como Illescas.

► Para llegar a Illescas se debe contar con movilidad propia

para cruzar el desierto sechurano. La ruta incluye el paso por

las ex vías del ferrocarril y una fábrica de azufre.

Fuente

https://elcomercio.pe/peru/piura/illescas-piura-proximo-ano-podremoscontar-nueva-reserva-nacional-fotos-noticia-ecpm-678439

Los pescadores artesanales y los pescadores industriales están compitiendo por obtener el derecho a la pesca a través

del uso de mayor tecnología, rapidez y posible conocimiento del mar y de sus peces. En una competencia, donde

todos los pescadores entran a pescar libremente, los más perjudicados serían los actuales pescadores, tanto artesanales

como industriales porque cada vez tendrían menos recursos para extraer y menos días de pesca.

Por tanto, la pesca no puede ser de libre acceso. Para evitarlo es necesario establecer cuotas anuales y cuotas individuales,

así como el pago de derechos de pesca según el tipo de embarcación que posea el pescador, la capacidad

de pesca del mismo y la especie a pescar.

Los volúmenes de peces que antes existían ya no son los mismos. Ya no es tan rentable pretender vivir de su captura

como antes. Ese es el escenario de vida del poblador costero.

La pesca industrial de anchoveta, para los que se dedican a ella, no les genera empleo mas allá de 60 o 70 días al

año, forzándolos a convertirse en supervivientes laborando en cualquier empleo temporal.

Las poblaciones de peces son recursos renovables; pero solamente si se tiene cuidado de permitirles renovarse, podrán

explotarse indefinidamente. Por ello se impone una ordenación adecuada, lo que significa que las cantidades

capturadas deben mantenerse dentro de los límites eco sistémicos definidos científicamente. Las pesquerías deben

regularse para que sean sostenibles. Tenemos la grave responsabilidad y el deber de actuar con precaución, colocando

en primer lugar, las necesidades alimentarias de nuestra propia población.

Es necesario tener en cuenta los impactos medioambientales y eco sistémicos así como los aspectos institucionales.

Para la ordenación de cualquier recurso es necesario disponer de la capacidad técnica y legal para controlar el acceso

al mismo y contar con los medios para efectuar ese control.

Se requiere mayor cantidad y calidad de información científica sobre las especies del dominio marítimo peruano y sus

aguas continentales.

Hoy hay menos peces que antes. El hecho es que la pesca de otras especies que no sean anchoveta ha disminuido a

niveles notorios, sin que medie explicación convincente. Ya no hay meros, corvinas, congrios, cabrillas, etc. como

antes. Por eso el pescado es cada vez más caro. Hay que aplicar un enfoque eco sistémico del cual se habla mucho y

se hace poco.

Revista Pesca noviembre 2019 13


La riqueza infinita del mar peruano no es más que un mito. Este error de percepción promueve un irrefrenable

incremento del esfuerzo pesquero y confunde además a la opinión pública haciendo más ardua la

labor de regulación. La industria pesquera atribuye a los recursos marinos, no solo el carácter de renovable,

sino además, la cualidad de inagotable. Han elegido aceptar el mito, en obstinada ignorancia de los

hechos.

El desarrollo del sector pesquero peruano está asociado a la disponibilidad de los recursos pesqueros, niveles

de captura, la producción, la venta al mercado interno y la exportación así como a la evolución de

los eventos El Niño.

El futuro de la pesquería se aprecia complejo debido a las variables que ofrece, no solo el carácter aleatorio

y discontinuo de la pesca, sino por los impactos del cambio climático, la acidificación del océano y fenómenos

naturales como El Niño.

ESTO ES LO QUE DICEN LOS

CIENTÍFICOS: EL CAMBIO

CLIMÁTICO LLEGA ANTES Y MÁS

FUERTE DE LO PREVISTO

(Xinhua/Bilal Jawich)

La Organización Meteorológica Mundial junto a las principales

organizaciones de ciencia climática del mundo revelaron un

informe que demuestra la evidente y creciente brecha entre

los objetivos acordados para abordar el calentamiento global y

la realidad actual.

El informe United in Science o “Unidos en la Ciencia” reúne los

detalles sobre el estado actual del clima y presenta tendencias

en las emisiones y concentraciones atmosféricas de los principales

gases de efecto invernadero.

En la investigación los científicos destacan la urgencia de una

transformación socioeconómica fundamental en sectores clave

como el uso de la tierra y la energía para evitar un aumento

peligroso de la temperatura global con impactos potencialmente

irreversibles. También examinan herramientas para apoyar

tanto la mitigación como la adaptación.

¿Cuál es la situación según los científicos?

El clima global

La temperatura global promedio para 2015-2019 está en camino

de ser la más cálida de cualquier otro período equivalente

registrado. Actualmente se estima en 1,1° C, un grado más

por encima de los tiempos preindustriales (1850–1900).

Revista Pesca noviembre 2019 14


Las olas de calor en los últimos años han sido las más letales,

afectaron a todos los continentes y establecieron registros récord

de temperatura a nivel nacional.

Las olas de calor generalizadas y duraderas, los incendios récord

y otros eventos devastadores como los ciclones tropicales,

las inundaciones y la sequía han tenido un gran impacto

en el desarrollo socioeconómico y el medio ambiente.

Incendios sin precedentes

El verano de 2019 vio incendios sin precedentes en el Ártico

que tan solo en junio emitieron 50 megatoneladas de carbono

a la atmósfera. Esto es más que todos los fuegos juntos en

esa región de 2010 a 2018. También hubo múltiples incendios

en la selva tropical de la Amazonía en particular en agosto.

(Xinhua/Zhao Hanrong)

Ciclones devastadores

Las mayores pérdidas económicas mundiales han estado ligadas

a ciclones tropicales. La temporada de 2018 fue especialmente

activa, con el mayor número de tormentas tropicales de

todos los años en el siglo XXI.

Todas las cuencas del hemisferio norte experimentaron una

actividad mayor de lo normal. El Pacífico Nororiental registró

su mayor Valor Energético de Ciclones de toda su historia.

La temporada de huracanes en el Atlántico de 2017 fue una de

las más devastadoras de la historia con más de 125.000 millones

en pérdidas asociadas solo con el huracán Harvey. Ciclones

tropicales consecutivos sin precedentes del océano Índico

golpearon a Mozambique en marzo y abril de 2019.

Disminución continua del hielo marino y la masa de

hielo

La extensión del hielo marino del verano ártico ha disminuido

a una tasa de aproximadamente 12% por década durante

1979-2018. Además, los cuatro valores más bajos para la extensión

del hielo marino en invierno ocurrieron entre 2015 y

2019.

El panorama es parecido al otro polo. La cantidad de hielo perdido

anualmente de la capa antártica aumentó al menos seis

veces entre 1979 y 2017 y la pérdida de masa de glaciares

para 2015-2019 es la más alta en cualquier período de cinco

años registrado

El aumento del nivel del mar se está acelerando, el

agua del mar se está volviendo más ácida

La tasa observada de aumento medio global del nivel del mar

se aceleró de 3,04 milímetros por año durante el período 1997

–2006 a aproximadamente 4mm durante el período 2007–

2016.

Esto se debe a la mayor tasa de calentamiento y derretimiento

de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental.

Además, ha habido un aumento general del 26% en la acidez

del océano desde el comienzo de la era industrial.

Sequía que causa hambre

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación

y la Agricultura, las situaciones climáticas extremas se

encuentran entre los principales impulsores de los recientes

aumentos del hambre a nivel mundial después de una disminución

por varios años.

La frecuencia de las condiciones de sequía de 2015 a 2017

muestra el impacto del fenómeno de El Niño en 2015 a 2016

en los cultivos. Amplias áreas de África, América Central, Brasil

y el Caribe, así como Australia experimentaron un gran aumento

en la frecuencia de las condiciones de sequía entre

2015 y 2017 en comparación con los últimos 14 años.

Más muertes por el clima

De acuerdo con la Organización Mundial de la salud entre

2000 y 2016 el número de personas expuestas a las olas de

calor han aumentado en alrededor de 125 millones. La longitud

promedio de los eventos de olas de calor individuales fueron

0,37 días más largos, en comparación con el período entre

1986 y 2008, contribuyendo a un mayor riesgo de enfermedad

Revista Pesca noviembre 2019 15


o muerte relacionada con el calor.

Concentraciones de gases de efecto invernadero récord

en la atmósfera

Los niveles de los principales gases de efecto invernadero de

larga duración, dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y

óxido nitroso (N2O) han alcanzado niveles récord.

La última vez que la atmósfera de la Tierra contenía 400 partes

por millón de CO2 fue hace unos entre 3 y 5 millones de

años, cuando la temperatura media global de la superficie era

de 2 a 3 grados más cálida que hoy, las capas de hielo en

Groenlandia y la Antártida Occidental se derritieron y partes

del hielo de la Antártida Oriental se cayeron, todo lo cual causó

un aumento del nivel global del mar de 10 a 20 metros en

comparación con el actual.

En 2018, la concentración global de CO2 fue de 407,8 partes

por millón (ppm), 2,2 ppm más que en 2017. Los datos preliminares

de un conjunto de sitios de monitoreo de gases de

efecto invernadero para 2019 indican que las concentraciones

de dióxido de carbono están en camino de alcanzar o incluso

superar 410 partes por millón para finales de 2019.

En 2017, las concentraciones atmosféricas promediadas a nivel

mundial han llegado a casi el triple de lo niveles preindustriales.

Además, la tasa de crecimiento promedio de dióxido de carbono

durante tres décadas consecutivas (1985–1995, 1995–

2005 y 2005–2015) aumentó de 1,42 ppm por año, a 1,86

ppm y luego a 2,06 ppm.

Las emisiones de carbono

Las emisiones de dióxido de carbono crecieron un 2% y alcanzaron

un récord de 37.000 millones de toneladas en 2018.

Hasta el momento no hay señales de que habrá un récord en

este año.

Las tendencias económicas y energéticas actuales sugieren

que las emisiones serán al menos tan altas en 2019 como en

2018. Se espera que el PIB mundial crezca al 3,2% en 2019, y

si la economía global se descarboniza al mismo ritmo que en

los últimos 10 años, eso aún conduciría a un aumento en las

emisiones globales.

A pesar del extraordinario crecimiento de los combustibles renovables

en la última década, el sistema energético mundial

todavía está dominado por las fuentes de combustibles fósiles.

El aumento anual en el uso de energía global es mayor que el

aumento en la energía renovable, lo que significa que el uso

de combustibles fósiles continúa creciendo. “Este crecimiento

necesita detenerse de inmediato”, aseguran los científicos.

Las emisiones netas cero necesarias para estabilizar el clima

requieren tanto de una aceleración en el uso de fuentes de

energía que no sean de carbono como de una rápida disminución

de los combustibles fósiles en la industria energética.

“Este doble requisito representa un desafío”, dice el informe.

Los sumideros naturales de dióxido de carbono, como la vegetación

y los océanos, que eliminan aproximadamente la mitad

de todas las emisiones de las actividades humanas, serán menos

eficientes al hacerlo. Esto subraya la necesidad de reducir

la deforestación y expandir los sumideros naturales de CO2,

particularmente aquellos en bosques y suelos que pueden mejorarse

mediante un mejor manejo y restauración del hábitat.

La brecha de emisiones, según ONU Medio Ambiente

Los Informes de brecha de emisiones del Programa de las Naciones

Unidas para el Medio Ambiente, con la décima edición

que se publicará en noviembre, evalúan los últimos estudios

científicos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero

actuales y futuras estimadas y los comparan con los niveles de

emisión permitidos para que el mundo progrese para alcanzar

los objetivos del Acuerdo de París.

Esta diferencia entre «dónde es probable que estemos y dónde

debemos estar» se conoce como brecha de emisiones.

Las emisiones globales no alcanzarán su punto máximo para

2020 y 2030 si se mantienen las políticas climáticas actuales y

los niveles de ambición de las Contribuciones Determinadas a

Nivel Nacional (NDC). Sin embargo, los resultados preliminares

del Informe de brecha de emisiones 2019 indican que estas

continuaron aumentando en 2018.

El nivel de ambición de las Contribuciones Determinadas de los

países debe triplicarse aproximadamente para alinearse con el

límite de 2 grados establecido por el Acuerdo de París y debe

aumentarse alrededor de cinco veces para alinearse con el

límite de 1,5 grados.

Si las ambiciones no se incrementan inmediatamente y se respaldan

con acciones, ya no se puede evitar exceder ese objetivo.

Si la brecha de emisiones no se cierra para 2030, es muy

posible que el objetivo de un aumento de temperatura muy

inferior a 2 grados también esté fuera de alcance.

Una parte sustancial del potencial técnico se puede lograr mediante

la ampliación y la replicación de políticas existentes y

bien probadas, como el cambio a la energía renovable y la

reforestación, que simultáneamente contribuyen a los objetivos

clave de desarrollo sostenible.

Las advertencias del Panel Intergubernamental sobre

Cambio Climático

Tres informes especiales publicados en 2018 y 2019 evalúan

aspectos complementarios y específicos del cambio climático,

antes del sexto informe de evaluación.

El Informe especial sobre el calentamiento global de 1,5 grados,

establece que limitar el calentamiento a ese aumento no

es físicamente imposible, pero requeriría transiciones sin precedentes

en todos los aspectos de la sociedad. Hay claros beneficios

de mantener el calentamiento a 1,5 grados en comparación

con 2 o más.

Cada grado importa: limitar el aumento puede ir de la mano

con alcanzar otros objetivos mundiales como lograr el desarrollo

sostenible y erradicar la pobreza.

El Informe Especial sobre el Cambio Climático y la Tierra enfatizó

que los suelos están bajo una presión humana creciente y

que el cambio climático se suma a estas presiones. Al mismo

tiempo, mantener el calentamiento global muy por debajo de

los 2 grados solo se puede lograr reduciendo las emisiones de

gases de efecto invernadero de todos los sectores, incluidos la

tierra y los alimentos.

La investigación muestra que una mejor gestión de la tierra

puede contribuir a hacer frente al cambio climático, pero la

tierra no es la única solución: reducir las emisiones de gases

Revista Pesca noviembre 2019 16


de efecto invernadero de todos los sectores, incluida la energía,

es esencial para mantener el calentamiento global lo más

cerca posible de 1,5 grados.

El 25 de septiembre de 2019, el Panel Intergubernamental

sobre el Cambio Climático publicará el Informe especial sobre

el océano y la criosfera en un clima cambiante.

Hacia el futuro

La evidencia consolidada refuerza la influencia humana como

la causa dominante de los cambios en el sistema de la Tierra,

en una nueva época geológica, el Antropoceno.

Los crecientes impactos climáticos aumentan los riesgos de

cruzar puntos críticos de inflexión. Se refieren a umbrales que,

si se cruzan, conducen a cambios de largo alcance, en algunos

casos abruptos y o irreversibles, afirma la investigación.

Hay un reconocimiento creciente de que los impactos climáticos

están golpeando con más fuerza y antes de lo que las evaluaciones

climáticas indicaron incluso hace una década.

A medida que se intensifica el cambio climático, las ciudades

son particularmente vulnerables a los impactos como el estrés

por calor y pueden desempeñar un papel clave en la reducción

de emisiones a nivel local y global.

Las estrategias para la mitigación y para mejorar la gestión

adaptativa del riesgo son necesarias en el futuro.

“Solo una acción inmediata e integral que abarque: una profunda

descarbonización complementada con medidas políticas

ambiciosas, protección y mejora de los sumideros de carbono

y la biodiversidad, y los esfuerzos para eliminar el CO2 de la

atmósfera, nos permitirán cumplir con el Acuerdo de París”,

aseguran los científicos. (ONU NOTICIAS)

Fuente

https://www.elheraldodesaltillo.mx/2019/09/23/esto-es-lo-que

-dicen-los-cientificos-el-cambio-climatico-llega-antes-y-masfuerte-de-lo-previsto/

INFORME DE LA ONU: LA TIERRA SE

DIRIGE HACIA UN ESCENARIO SIN

PRECEDENTES

XAVIER FONSECA

El documento de Naciones Unidas sobre los océanos y la criosfera

alerta de un aumento de los fenómenos extremos, el aumento

del nivel del mar y la pérdida de hielo.

La fiebre del planeta sigue subiendo y la receta para frenarla

resulta insuficiente, tal y como reconoció Naciones Unidas al

finalizar la cumbre de Nueva York. Hoy la ciencia ha vuelto a

detallar algunos de los síntomas que está provocando el ascenso

de la temperatura media global. El Panel de Expertos

sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC) ha dado a conocer

en un nuevo informe los efectos que el calentamiento produce

en los océanos y la criosfera.

El documento fue aprobado por unanimidad por los

científicos representantes de los 195 países miembros

el pasado lunes en Mónaco, tras una última sesión maratoniana

de 27 horas. Arabia Saudí se negó a sellar el

acuerdo hasta que se borrase una referencia al informe del

2018 que recomienda reducir las emisiones de dióxido de carbono

a la mitad antes del 2030, algo que finalmente consiguió

eliminar.

«Cando un documento do IPCC se aprueba por consenso

quere dicir que todos coincidiron incluso nas comas

que leva o informe. O que se fai é proxectar nunha pantalla

xigante unha frase detrás doutra. Cada un dos países ten que

estar de acordo co seu contido e sobre como está escrita»

explica Juan Antonio Añel, investigador de la Universidade de

Vigo que ejerce de revisor del IPCC.

Los datos publicados hoy están avalados por cientos de científicos

de todo el mundo que han colaborado en la elaboración

de este informe durante un período que suele oscilar entre dos

y cuatro años. «A xente non é consciente de todo o traballo

que hai detrás. Primeiro márcase unha data límite a

partir da cal teránse en conta as publicacións científicas. Despois

os autores principais deseñan un borrador específico sobre

unha determinada sección de cada un dos capítulos. A

continuación envíase aos revisores expertos, que aportan os

seus comentarios e que teñen que ter unha resposta dos auto-

Revista Pesca noviembre 2019 17


es. Faise un segundo borrador coas incorporacións dos revisores,

que é o que chega ás reunións finais», dice Añel, científico

de la atmósfera en el grupo Ephyslab. En el texto han participado

más de 100 autores de 36 países, que han revisado

alrededor 7.000 publicaciones.

El IPCC publicó en agosto su último informe Suelo y seguridad

alimentaria en el que reclamaba un cambio en el uso forestal y

agrícola del suelo y calificaba de insostenible el modelo actual

de generación de alimentos a escala global.

El documento tiene una notoriedad todavía mayor por sus implicaciones

sobre dos ecosistemas vitales para los seres humanos,

los mares y los espacios helados. El océano representa el

auténtico pulmón de la Tierra y supone una fuente inmensa de

riqueza. Pero las amenazas son muchas y diversas. La emisión

de gases de efecto invernadero asociada a la actividad humana

no solo aumenta la temperatura del aire. La circulación

atmosférica y oceánica están conectadas e incluso se

retroalimentan. Desde 1950 la temperatura del agua ha aumentado

más de un grado y las previsiones apuntan a un incremento

de hasta cuatro a finales de siglo.

Otro de los efectos tiene que ver con la disminución de

la concentración de oxígeno, que se traduce en un aumento

de las llamadas zonas muertas. Además, las especies

que viven en los océanos están sufriendo una presión sin

precedentes debido a la sobrepesca.

Las amenazas sobre los océanos

También preocupa el aumento del nivel del mar por la dilatación

térmica y de los ciclones intensos, ya que un océano más

cálido ocupa más lugar del que le corresponde y evapora con

mayor fuerza, aumentado el potencial para generar precipitación.

En el peor de los casos el aumento podría ser de un metro,

un riesgo para el diez por ciento de la de la población

mundial, unas 700 millones de personas, que viven en las zonas

costeras bajas. El IPCC también avisa del impacto de las

olas de calor marinas.

Fuente

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/biodiversa/2019/09/24/coma-dosinformes-climaticos-da-onu-e-aprobadaunanimidade/00031569345061659648181.htm

POR RODRIGO SAMAYOA VALIENTE

SALVEMOS EL OCÉANO

El océano tiene que dejar de ser nuestro basurero, hay

que detener el vertido de materia radiactiva, de residuos

sólidos y materiales persistentes. Además, hay que tomar

acciones para impedir el ingreso de desechos al

océano.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 es “conservar y

utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los

recursos marinos para el desarrollo sostenible”. Esto es

algo que la mayoría de las personas concuerda que es

importante. Esto es algo que el concierto de las naciones

ha dicho que es algo que vale la pena lograr. Ahora la

gran pregunta es ¿cómo lo hacemos?

En mayo del 2019 Laffoley y colaboradores publicaron,

en la revista Aquatic Conservation, ocho acciones urgentes

y simultáneas para la restauración de la salud del

océano. Dan Laffoley es un científico líder de la Comisión

Mundial de Áreas Protegidas, organización a la cual tengo

el orgullo de pertenecer, en temas de conservación

de los océanos. En este artículo se suman investigadores

de las universidades más importantes en temas marinos

de Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia, Alemania, Canadá

y Noruega… un compendio de autoridades en la

materia.

Creo que magistralmente han dado en los ocho grandes

temas que deberíamos trabajo si nos interesa salvador

los océanos. En primer lugar, y sobre todas las cosas,

necesitamos abordar el tema del cambio climático. Este

es, sin lugar a duda, el tema más importante y que mayor

afectación tiene sobre los océanos. Esto está produciendo

cambios en las corrientes marinas, cambio en la

salinidad, acidificación del agua y muchas otras cuestio-

Revista Pesca noviembre 2019 18


nes más. Cada una de ellas trae cambios sustanciales al

ecosistema marino y en muchos casos ya lo ha afectado

de manera irreversible. Nunca más tendremos los mismos

mares que teníamos hace unos pocos años. Por tanto,

es urgente un acuerdo global y una solución práctica

como el “cap and trade” o una solución similar que sea

pensada desde la economía ambiental y siga reglas de

mercado.

En segundo lugar, se necesita un acuerdo global sobre

Alta Mar. Sigue siendo un lugar sin dueño, que sigue

siendo víctima de la tragedia de los comunes. Una base

común o una estructura que potencie la cooperación es

la única alternativa viable. Tercero, proteger al menos el

30% de las áreas marinas incluidas grandes áreas de

alta mar. Necesitamos seguir redoblando esfuerzos en

aumentar las áreas marinas protegidas y su gestión efectiva.

Cuarto: Una moratoria a la explotación minera de

profundidad. Necesitamos más conocimiento científico

para saber el efecto que está trayendo el “Deep seamining”.

Quinto: Terminar con la sobre pesca y las prácticas

ilegales y no reguladas de pesca. La sobrepesca ya

ha causado extinciones, algo que se consideraba imposible,

pero desde el siglo pasado pesquerías enteras han

colapsado. Todavía tenemos mucho trabajo que hacer

con la pesca legal, además tenemos un creciente problema

de uso de artes de pesca ilegales, una no reportería

adecuada de las agencias pesqueras y prácticas no sostenibles

de pesca.

Sexto, una radical disminución de la contaminación marina.

Esta, según los autores, viene dada primordialmente

por los ríos, tenemos cada vez más efectos de eutrofización

por exceso de nutrientes, esto significa que mucha

materia orgánica es arrastrada por los ríos, tenemos cada

vez más problemas por exceso de plaguicidas, fertilizantes,

aguas negras y otros tantos factores de contaminación

química y bioquímica que están alterando los estuarios,

deltas de ríos, manglares y marismas. Estos hábitats

son de los más importantes en temas de regulación

del clima y fuente productividad primaria.

El océano tiene que dejar de ser nuestro basurero, hay

que detener el vertido de materia radiactiva, de residuos

sólidos y materiales persistentes. Además, hay que tomar

acciones para impedir el ingreso de desechos al

océano. Necesitamos encontrar soluciones de producción

sostenible de llantas, cosméticos, pinturas, empaques,

envases y otros, urge mejorar los sistemas de tratamiento

de desechos y limpiar lo ya afectado. Este tema me

apasiona y en estos días dedico la mayor parte de mi

tiempo, pero como ven solo es una pequeña parte de

una de las acciones de las ocho prioritaria y urgente.

Séptimo, establecer mecanismos financieros que permitan

el manejo y conservación de los océanos. Octavo,

incrementar la investigación científica y la transferencia

de información. En la era del “big data” podemos, mediante

las soluciones tecnológicas existentes ofrecer soluciones

que permitan entender mejor los océanos.

La solución a los problemas marinos es compleja, ya antes

había dedicado un artículo a la solución de problemas

complejos, acá un ejemplo de cómo podemos y debemos

enfrentar este problema si lo que queremos es Salvar los

Océanos.

Consultor en sostenibilidad empresarial.

Fuente

https://www.elsalvador.com/opinion/editoriales/salvemos-eloceano/644157/2019/

El recurso pesquero no aumenta en función de la demanda.

Se ha atribuido siempre a los recursos marinos, no solo el carácter de renovable, sino además, la cualidad de inagotable.

Se ha elegido aceptar el mito, en obstinada ignorancia de los hechos, creyendo que los recursos pesqueros son infinitos e inagotables y

forzando la extracción hacia límites impredecibles en sus consecuencias.

La forma más racional de proteger nuestros recursos pesqueros es adoptando un enfoque precautorio y no incurrir en incentivar mayor

consumo, que a su vez presiona sobre mayores capturas. Los peces son recursos naturales renovables, solo si se les deja reproducirse

adecuadamente cuidando de no reducir sus poblaciones. Esto requiere de regulación basada en información científica.

Revista Pesca noviembre 2019 19


EL CAMBIO CLIMÁTICO PODRÍA

REDUCIR LA DISPONIBILIDAD

MUNDIAL DE UN ÁCIDO GRASO

OMEGA 3 CLAVE PARA EL

CEREBRO

Los glaciares siguen derritiéndose. El nivel del mar continúa

subiendo. Y ahora, los científicos creen que el cambio

climático podría acabar poniendo en riesgo algo más:

la salud mental de buena parte de la población del mundo.

Según un nuevo estudio, el aumento de la temperatura

de los océanos causado por el calentamiento del planeta

podría hacer que, en 2100, hasta un 96 por ciento de la

población mundial sufra déficit de ácido docosahexaenoico,

un ácido graso del grupo omega 3 clave para la salud

y el funcionamiento del cerebro.

La molécula en cuestión, también conocida como DHA

por sus siglas en inglés, es el ácido graso más común en

el cerebro de los mamíferos y desempeña un papel clave

en la supervivencia y función de las neuronas, sobre todo

durante el desarrollo del órgano. Los datos sugieren

que la carencia de este compuesto puede aumentar el

riesgo de depresión y trastorno por déficit de atención e

hiperactividad (TDAH), así como afectar a la cognición

en personas con demencia temprana.

Nuestro cuerpo apenas produce DHA, por lo que debemos

obtenerlo a través de la dieta. Los vegetales y la

carne suelen presentar cantidades modestas de ácidos

grasos, de modo que la fuente principal de este nutriente

es el pescado. A su vez, los peces lo obtienen a través

del consumo de algas. En el nuevo estudio, los investigadores

advierten de que el aumento de las temperaturas

globales podría interrumpir la producción de DHA en las

algas y reducir entre un 10 y un 58 por ciento la disponibilidad

del compuesto, dependiendo de la región geográfica.

Los resultados se han publicado este mes en la revista

Ambio.

Los autores usaron datos de la Organización de las Naciones

Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

y del instituto de investigación pesquera Sea Around Us,

de la Universidad de la Columbia Británica. A partir de

ellos, calcularon qué cantidad de pescado comestible se

captura y se cría al año en todo el mundo, así como qué

fracción de ese tonelaje contiene grasa con DHA. Por

último, empleando datos sobre la manera en que la temperatura

influye en la producción de DHA por parte de

las algas, los investigadores estimaron la cantidad del

ácido graso disponible actualmente en el pescado consumido

per cápita, así como como la evolución de dicha

cifra de aquí a ochenta años.

Los grandes países del este y el sudeste asiático, como

China, Japón e Indonesia, se enfrentarán a las carencias

más drásticas de DHA. Y la mayoría de los países africanos,

sobre todo aquellos sin costa, también terminarán

cayendo por debajo de la ingesta recomendada. Por su

parte, aquellas naciones con poca población e industrias

pesqueras activas, como Noruega, Chile o Nueva Zelanda,

probablemente mantendrán un acceso a niveles adecuados

de ácidos omega 3.

«Sobre la base de datos anteriores ya pensaba que el

DHA disminuiría», recuerda Stefanie Colombo, profesora

de nutrición en acuicultura de la Universidad Dalhousie,

en Nueva Escocia, y coautora principal del nuevo trabajo.

«Pero me sorprendí y preocupé al ver el declive de

DHA per cápita.»

Revista Pesca noviembre 2019 20


Tom Brenna, profesor de pediatría, química y nutrición

humana de la Universidad de Texas en Austin, señala

que los nuevos resultados están abiertos a interpretación:

«Un intervalo del 10 al 58 por ciento es tan amplio

que las consecuencias pueden oscilar entre un inconveniente

leve y una calamidad». Sin embargo, el experto

da la bienvenida a toda investigación que aborde la disponibilidad

mundial de este compuesto.

Brenna, que no participó en el nuevo estudio, también

señala que el papel del DHA en la dieta de las personas

adultas ha sido objeto de debate durante décadas. Sin

embargo, tanto él como la mayoría de los expertos coinciden

en que se trata de un nutriente crítico durante el

desarrollo cerebral e incluso hasta finales de la adolescencia,

y que su influencia en el funcionamiento del cerebro

puede variar dependiendo del perfil genético de

cada individuo.

Los ácidos grasos omega 3 pueden derivarse de fuentes

terrestres como las nueces, algunas semillas y ciertos

animales. Sin embargo, en los años setenta, el investigador

Michael Crawford, hoy en el Colegio Imperial de Londres,

descubrió que el DHA «listo para consumo», como

el que se encuentra en el pescado, se incorpora al cerebro

en desarrollo con una eficiencia diez veces mayor

que el DHA de origen vegetal.

Crawford, pionero en el estudio de la relación entre ácidos

omega 3 y salud cerebral, cree que la evolución de

nuestro complejo y voluminoso cerebro de primate habría

sido imposible sin el DHA. Y también piensa que la

reducción en el consumo de ácidos omega 3, derivada

de una dieta cada vez más basada en alimentos procesados,

explica el aumento en las tasas de trastornos mentales

y la disminución del cociente intelectual. La acuicultura

marina, como los proyectos que se están llevando a

cabo en Japón, podría ser esencial para salvarnos a nosotros

mismos y al planeta: «Si las enfermedades mentales

continúan aumentando, Homo sapiens estará acabado»,

predice Crawford. «El 71 por ciento de la superficie

del planeta es agua, y la acuicultura marina ayudará

a revertir esta tendencia. Si no criamos en el fondo marino

y los océanos, la seguridad alimentaria saltará por la

ventana.»

Las iniciativas de acuicultura abundan en todo el mundo,

incluidas las destinadas a cultivar algas como fuente de

DHA. Otros investigadores están empleando la ingeniería

genética para desarrollar plantas con una forma del ácido

graso más apta para el consumo. Y Richard P. Bazinet,

profesor de ciencias de la nutrición de la Universidad

de Toronto y coautor del nuevo trabajo, está trabajando

para entender la manera en que el DHA se incorpora al

cerebro y qué cantidad necesita realmente un cerebro

adulto sano.

Colombo confía en que, ante el cambio climático, los

científicos idearán nuevas fuentes de DHA. Y planea estudiar

la manera en que el calentamiento de las aguas

afectará al metabolismo de los peces y a la disponibilidad

del compuesto. Sin embargo, la investigadora admite

que el resultado no pinta bien: «No creo que sea algo

que podamos ignorar. En lo que respecta al calentamiento,

no podemos continuar por el mismo camino».

Fuente

https://www.bolsamania.com/capitalbolsa/noticias/

destacadas/el-cambio-climatico-podria-reducir-ladisponibilidad-mundial-de-un-acido-graso-omega-3-clave

-para-el-cerebro--7038708.html

La Ley General de Pesquería vigente, que data del año 1992, de hace 24 años, durante todo este tiempo lo único que

se ha hecho es parchar la ley según la presión de los privados (empresas, ONG´s, pescadores artesanales, entre

otros actores), ha sido una dirección normativa reactiva, más que propositiva. Además han pasado muchos años y ya

se requiere de un esfuerzo conjunto con el sector privado en sacar una nueva Ley General de Pesca, con todas las

consideraciones arriba mencionadas

Revista Pesca noviembre 2019 21


LA CRISIS CLIMÁTICA PONE A LOS

OCÉANOS DEL PLANETA EN

PELIGRO Y A LOS HUMANOS

FRENTE A UN DESAFÍO MAYÚSCULO

Por Brad Plumer

De acuerdo con un demoledor reporte de las Naciones

Unidas publicado el miércoles, el cambio climático está

calentando los océanos y alterando su química de manera

tan dramática que está amenazando el suministro de

alimentos marinos, estimulando ciclones e inundaciones

y planteando amenazas significativas a los cientos de

millones de personas que viven a lo largo de las costas.

El informe concluyó que los océanos y las placas de hielo

del planeta están bajo una presión tan intensa que las

consecuencias podrían ser difíciles de contener para los

humanos sin una reducción abrupta de las emisiones de

gases de efecto invernadero. La población de peces ya

está en declive en muchas regiones donde el calentamiento

del agua ha alterado los ecosistemas marinos,

según el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos

sobre el Cambio Climático, un grupo de científicos

convocados por las Naciones Unidas para guiar a los líderes

mundiales en la formulación de políticas.

“Los océanos nos están mandando demasiadas señales

de advertencia para que controlemos las emisiones”,

afirmó Hans-Otto Pörtner, biólogo marino del Instituto

Alfred Wegener de Alemania y uno de los autores principales

del informe. “Los ecosistemas, las redes alimentarias,

las reservas de peces, todo está cambiando, y esta

crisis está afectando a los humanos”.

El reporte señala que la combinación de las temperaturas

más elevadas del océano con el aumento constante

del nivel del mar está poniendo en mayor riesgo a las

regiones costeras, lo que empeora un fenómeno que ya

ha venido fomentando la creación de tormentas como el

huracán Harvey, el cual devastó Houston hace dos años.

Durante décadas, los océanos han servido como un

amortiguador crucial contra el calentamiento global, succionando

aproximadamente un cuarto de todo el dióxido

de carbono que los humanos emiten desde las plantas

de energía, las fábricas y los automóviles, y absorbiendo

más del noventa por ciento del exceso de calor atrapado

en el planeta por el dióxido de carbono y otros gases de

efecto invernadero. Sin esa protección, la tierra se calentaría

de manera mucho más acelerada.

Morsas en el témpano de hielo en Kvitøya en Svalbard - Vista aérea sobre

dos morsas en un témpano de hielo frente a Kvitøya (Isla Blanca) en

el archipiélago de Svalbard. - © Christian Åslund / Greenpeace

Pero, de acuerdo con el informe, los océanos se están

volviendo más calientes, ácidos y están perdiendo oxígeno.

Si los humanos continúan expulsando gases invernadero

a la atmósfera a un ritmo creciente, los ecosistemas

marinos que ya de por sí están encarando amenazas

de residuos plásticos marítimos, prácticas de pesca

insostenibles y otras tensiones producidas por el hombre,

estarán aún más debilitados.

“Somos un mundo marítimo, dirigido y regulado por un

solo océano, y estamos llevando ese sistema de soporte

vital a su límite debido al calentamiento, la desoxigenación

y la acidificación”, afirmó Dan Laffoley, de la Unión

Internacional para la Conservación de la Naturaleza, un

importante grupo ambiental que monitorea el estado de

las especies animales y vegetales, en respuesta al reporte.

Revista Pesca noviembre 2019 22


El informe, escrito por más de cien expertos internacionales

y fundamentado por más de 7000 estudios, representa

la mirada más extensa hasta la fecha a los efectos

del cambio climático en los océanos, las placas de hielo,

la nieve acumulada de montaña y el permafrost.

Los cambios que ocurren en lo más profundo del océano

o en lo más alto de las montañas no son siempre tan

evidentes como algunas de las otras características del

calentamiento global, como las olas de calor terrestres,

los incendios forestales y las sequías. Sin embargo, el

reporte deja en claro que lo que sucede en estas regiones

remotas tendrá un efecto multiplicador en todo el

planeta.

Por ejemplo, el informe señala que, a medida que las

placas de hielo de Groenlandia y la Antártida se derritan

y eleven los niveles del mar, las inundaciones extremas

que solían ser históricamente inusuales podrían empezar

a ocurrir, en promedio, una vez al año o más en muchas

regiones costeras durante este siglo. La rapidez con la

que esto suceda dependerá en gran medida de la habilidad

de la humanidad de reducir las emisiones de gases

de efecto invernadero que aumentan el calentamiento

del planeta.

Alrededor del mundo, los glaciares de las montañas están

retrocediendo rápidamente, lo que afecta la disponibilidad

de agua para millones de personas que dependen

de las corrientes de deshielo para tener agua potable,

regar tierras agrícolas y producir electricidad a través de

represas y energía hidráulica.

Isla Tirán, en el Mar Rojo

Sin embargo, algunas de las advertencias más severas

del informe son concernientes al océano, donde ya se

están realizando grandes transformaciones.

La frecuencia de las olas de calor marítimas —que pueden

matar peces, aves marinas, arrecifes de coral y hierbas

marinas— se ha duplicado desde los años 80. Muchas

poblaciones de peces están migrando lejos de sus

zonas usuales hacia aguas más frescas, por lo que las

industrias pesqueras locales están teniendo dificultades

para mantener el ritmo. El reporte señaló que el hielo

flotante en el océano Ártico está disminuyendo a índices

que son “probablemente inauditos desde hace al menos

mil años”.

El informe acota que algunos patógenos están proliferando

en aguas más cálidas, incluyendo las bacterias vibrio,

que pueden infectar a ostras y otros mariscos y que ya

están afectando anualmente a más de 80.000 estadounidenses

que consumen alimentos marinos crudos o poco

cocidos.

“Ese es un buen ejemplo de cómo los cambios en el

océano pueden afectar incluso a personas que viven lejos

de las costas”, afirmó Sherilee Harper, experta en

salud pública de la Universidad de Alberta y una de las

autoras del informe.

El reporte advierte sobre la posibilidad de mayores cambios

dramáticos. Por ejemplo, si las emisiones de combustibles

fósiles continúan aumentando con rapidez, la

cantidad máxima de peces en el océano que pueden ser

capturados de manera sostenible podría disminuir una

cuarta parte para este fin de siglo. Eso tendría implicaciones

aplastantes para la seguridad alimentaria mundial:

los peces y los mariscos proveen cerca del 17 por

ciento de la proteína animal mundial, y millones de personas

dependen de la economía pesquera para su sustento.

Se prevé que las olas de calor en el océano lleguen a ser

de 20 a 50 veces más frecuentes este siglo, dependiendo

de cuánto aumenten las emisiones de gases de efecto

invernadero. Se pronostica que ecosistemas dinámicos

subacuáticos como los arrecifes de coral, los bosques de

kelp y las praderas marinas sufrirán daños graves si las

temperaturas globales aumentan, aunque sea ligeramente,

por encima de los niveles actuales.

Además de que recomienda a las naciones reducir drásticamente

las emisiones de gases de efecto invernadero

para disminuir la severidad de la mayoría de estas amenazas,

el informe también señala que los países deberán

adaptarse a muchos cambios que ya pasaron a ser inevitables.

Por ejemplo, incluso si las naciones eliminaran con rapidez

sus emisiones de gases de efecto invernadero en las

próximas décadas y limitaran el calentamiento global

muy por debajo del incremento de dos grados Celsius

con respecto a los niveles preindustriales —un objetivo

consagrado en el Acuerdo de París, un pacto entre naciones

para combatir el calentamiento—, los océanos del

planeta y los paisajes helados de cualquier manera terminarían

luciendo muy distintos para el final del siglo en

comparación con la actualidad. Los arrecifes de coral de

Revista Pesca noviembre 2019 23


agua templada seguirían sufriendo casos masivos de

mortandad. Los niveles del mar a nivel mundial todavía

podrían elevarse de 30 a 60 centímetros más este siglo

conforme los glaciares y las placas de hielo se sigan derritiendo.

Las poblaciones de peces seguirían migrando,

lo que dividiría a las naciones pesqueras en ganadoras y

perdedoras y podría conducir a mayores conflictos, de

acuerdo con el reporte.

Para afrontar estos problemas, dice el informe, las ciudades

costeras van a tener que construir costosos diques y

muchas personas probablemente van a tener que alejarse

de las zonas de baja altitud. La industria pesquera

tendrá que eliminar prácticas de pesca insostenibles para

evitar que las reservas de alimentos marinos colapsen.

Las naciones también tendrán que expandir las zonas

protegidas del océano para ayudar a los ecosistemas

marinos a resistir las condiciones cambiantes.

*Copyright: c.2019 The New York Times Company

Fuente

https://www.infobae.com/america/the-new-york-times/2019/09/27/lacrisis-climatica-pone-a-los-oceanos-del-planeta-en-peligro-y-a-loshumanos-frente-a-un-desafio-mayusculo/

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LOS

OCÉANOS?

Más de 3,000 millones de personas dependen de

la biodiversidad marina y costera para su sustento

y la pesca emplea directa o indirectamente a más

de 200 millones de personas.

El ‘Informe Especial sobre el Océano y la Criosfera en un

Clima Cambiante’ del Panel Intergubernamental de

Expertos sobre Cambio Climático de la ONU

(IPCC), que se ha presentó el miércoles, revela el alcance

de la crisis a la que se enfrenta la humanidad ante

el calentamiento de los océanos y sus consecuencias inmediatas.

El IPCC es el órgano de las Naciones Unidas encargado

de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio

climático y el nuevo informe especial sobre los océanos

aborda las principales amenazas que el cambio global

plantea al mundo marino, como el aumento de la

temperatura, la sobrepesca, el aumento del nivel del mar

o su creciente acidificación. En el informe han trabajado

104 autores y editores que han revisado 6,981 publicaciones.

Pero, ¿qué conocemos sobre el estado de los océanos?

Estos son algunos datos a considerar:

1.- El océano es un espacio vital para la vida de los seres

vivos, cubre el 70% de la superficie de la Tierra y es la

parte de la biosfera más grande del planeta.

2.- Los océanos albergan entre el 50% y el 80% de toda

la vida en la Tierra, según datos del World Resources

Institute (WRI).

3.- Asimismo, generan el 50% del oxígeno que se necesita

en la Tierra y absorben el 25% de las emisiones de

dióxido de carbono (CO2) derivadas de actividades humanas.

4.- Capturan el 90% del calor generado por las emisiones

de CO2, lo que significa que son el mayor sumidero

de carbono del planeta y un amortiguador contra los impactos

de la crisis climática, según el WRI.

5.- El mundo marino y sus recursos ocupan el número 14

en la lista de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible

(ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

6.- Según la ONU, contienen el 97 % del agua del planeta

y representan el 99 por ciento de la superficie habitable

del mundo en volumen.

7.- Más de 3,000 millones de personas dependen de la

biodiversidad marina y costera para su sustento y la pesca

emplea directa o indirectamente a más de 200 millones

de personas.

8.- A nivel mundial, el valor de mercado de los recursos

marinos se estima en 3 billones de dólares por año o alrededor

del 5% del Producto Bruto Interno (PBI) mun-

Revista Pesca noviembre 2019 24


dial.

9.- Hay un millón de especies animales y vegetales en

peligro de extinción, incluidas las marinas, según ha alertado

el informe de la Plataforma Intergubernamental

Científico Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios

de los Ecosistemas (IPBES).

10.- Se estima que en los océanos habitan 200,000 especies

identificadas, pero en realidad existen millones,

según Naciones Unidas.

11.- El ascenso de la temperatura del agua marina provocada

por el calentamiento global causa su acidificación

y la alteración de estos ecosistemas.

12.- Según datos de la ONU, cada año llegan unos trece

millones de toneladas de plásticos a los océanos procedentes

de las actividades humanas algo que pone en

riesgo la vida de miles de especies y ecosistemas.

13.- Esta situación llevó en el 2017 a los asistentes a la

primera Conferencia de los Océanos de Naciones Unidas

a firmar el compromiso de preservar los sistemas marinos

(objetivo 14 de los ODS).

14.- En el 2018, se presentó la Alianza de Naciones para

la limpieza de los Océanos para luchar contra la contaminación

plástica, tema que ha generado una acción mundial

contra estos residuos.

15.- El 2020-2030 ha sido proclamado el Decenio de la

Ciencia del Océano para el Desarrollo Sostenible y en el

2020, Portugal acogerá la próxima Conferencia de las

Naciones Unidas sobre el Océano.

Fuente

https://gestion.pe/mundo/por-que-son-importantes-losoceanos-noticia/

LA AMENAZA DE LOS OCÉANOS,

ENTRE LA CONTAMINACIÓN Y EL

DESCONGELAMIENTO

Página12

Los océanos, que han sido centrales para la evolución y

supervivencia de millones de especies, se están transformando

en una amenaza mundial generada, sobre todo,

por la injerencia del ser humano. Si no se reduce la contaminación

de CO2 que daña al entorno marino, reveló la

ONU en el borrador de un informe que será discutido en

Mónaco durante las próximas semanas, los océanos no

solo representarán un enorme peligro para las pequeñas

islas-naciones y para las comunidades costeras, sino que

también tendrán un impacto significativo en las mayores

economías mundiales.

Los océanos absorben la cuarta parte de las emisiones

de CO2, así como más del 90% del calor adicional que

han generado las emisiones de gases de efecto invernadero

desde 1970. Sin esta esponja marina, el calor en la

Tierra sería insoportable para las especies.

Pero el exceso de CO2 provocado por el hombre , advirtió

el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio

Climático (IPCC) en el informe especial sobre océanos

y zonas heladas (criósfera), tiene un costo : la acidificación,

que está alterando la cadena de alimentación

de los océanos, y las olas de calor marinas, que están

creando vastas zonas muertas.

La contaminación generada por las grandes potencias

económicas, adelantaron los expertos, podrían, en el futuro,

hacer declinar fuertemente las reservas de peces,

multiplicar por mil los daños causados por los ciclones y

dejar sin techo a cientos de millones de personas por la

subida del nivel del mar.

Ese aumento en el nivel del mar, a partir del derretimiento

de los glaciares, podría superar más de cien veces

los niveles actuales hacia finales del siglo XXI. Además,

alertaron los especialistas, la superficie del permafrost

del hemisferio norte podría derretirse entre 30% y

99% y registrar una explosión de emisiones de CO2 y

metano, acelerando más el calentamiento global.

Revista Pesca noviembre 2019 25


Esos cambios en los océanos, provocados por la contaminación,

dejan a los seres humanos sumamente desprotegidos.

Según el IPCC, incluso si se dieran los escenarios

más optimistas de reducción de emisiones, en

2050 muchas megaciudades situadas a poca altitud y

pequeñas islas-naciones experimentarán "eventos extremos"

anuales relacionados con el nivel del mar. En 2100,

en tanto, esos daños anuales provocados por las inundaciones

se multiplicarán, en escala, de 100 a 1.000.

Desde fines del siglo XIX, la temperatura media global

subió 1 ºC. A este ritmo, explicó el IPCC, a fines del siglo

XXI se espera que aumente otros 2 o 3 grados. Es por

ello que el Acuerdo de París aboga por limitar la subida a

menos de 2 ºC. Sin embargo, aunque se puede frenar su

magnitud, gran parte del daño ya está hecho: aún si el

mundo logra limitar el calentamiento a 2 ºC, el nivel de

los océanos subirá lo suficiente para desplazar a 280 millones

de personas en 2100.

Pese a que es un problema que afecta a todos los países

del mundo, las propuestas de los mayores emisores de

CO2 -China, Estados Unidos, India y los de la Unión Europea-

podrían no estar a la altura de la urgencia climática.

El 23 de septiembre se reunirán en Nueva York, en

una cumbre convocada por el secretario general de la

ONU, Antonio Guterres, para obtener mayores compromisos

nacionales en la lucha contra el calentamiento.

China

"Pekín tiene cada vez menos la vista puesta en temas

medioambientales, especialmente sobre cambio climático",

dijo Li Shuo, analista de la política climática de China

en Greenpeace. El resurgimiento de las centrales de

carbón a nivel doméstico y la relajación de las normas

contra la contaminación atmosférica dan a entender que

las principales preocupaciones de China son la ralentización

económica y la guerra comercial con Estados Unidos.

Según la Base de Datos de Emisiones para la Investigación

Atmosférica Global, China emitió en 2017 10,8 gigatoneladas

de dióxido de carbono, es decir, alrededor de

29% del total mundial. Si las emisiones continúan aumentando

al ritmo actual, Shanghai podría enfrentarse a

subidas del nivel del mar de 2,6 milímetros anuales durante

este siglo. Además, un estudio reveló que de las

20 ciudades con mayor riesgo en el mundo, nueve son

chinas.

Estados Unidos

Estados Unidos, históricamente el país más emisor,

cuenta con grandes metrópolis costeras y es particularmente

vulnerable a la subida del nivel del mar. Sin embargo,

el presidente Donald Trump quiere sacar a su

país del Acuerdo de París y ha hecho trizas las políticas

climáticas de su antecesor, Barack Obama.

Según el informe del IPCC, el aumento de 1,2 metros del

nivel del mar en un siglo podría quintuplicar las áreas

afectadas por inundaciones en la costa este. Otro estudio

advirtió que Nueva York podría experimentar inundaciones

de 2,25 metros una vez cada cinco años entre

2030-2045. La costa este, en tanto, ya ha sido golpeada

por varios ciclones devastadores entre 2005 y 2012.

Unión Europea

La UE ambiciona una meta de cero emisiones netas, pero

varios Estados miembros se muestran reticentes. En

2017, de hecho, la UE produjo 3,5 gigatoneladas de

CO2.

En general, Europa está menos expuesta a los riesgos

del aumento del nivel del mar, aunque el informe del

IPCC menciona un peligro de inundaciones en el delta

del río Rin, gran arteria comercial. Un aumento de la

temperatura, debido a las emisiones, también podría ralentizar

el fenómeno meteorológico llamado Circulación

Atlántica Meridional de Retorno, provocando tormentas

invernales más potentes en el continente.

India

Unos 260 millones de personas, es decir, una quinta parte

de la población de India, vive en regiones costeras

que, en los últimos años, han sufrido un aumento de las

tormentas debido al cambio climático. Si bien el país está

desarrollando energía solar, todavía continúa construyendo

centrales de carbón.

Harjeet Singh, de la ONG ActionAid, indicó que India es

el país más vulnerable al aumento del nivel del mar y

señaló que millones de personas serían desplazadas en

las próximas décadas. "La cuestión es adónde irán", reflexionó.

"Estamos hablando de uno de los países más

poblados del mundo, lo que significa que eventualmente

estallarán conflictos entre las poblaciones residentes y

los desplazados. Estamos sobre una bomba de relojería",

advirtió.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/215234-la-amenaza-delos-oceanos-entre-la-contaminacion-y-el-descon

Fuente

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=259998

Revista Pesca noviembre 2019 26


¿CÓMO SE REPRODUCE UN CORAL

Y POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Por Ivan Cadena

otros individuos de la misma especie puesto que son organismos

sésiles; es decir, que crecen adheridos a un sustrato del

cual no se separan, ni se desplazan.

Pues bien, los corales han resuelto este problema de una manera

muy ingeniosa, al liberar sus gametos (óvulos y espermatozoides)

en el agua.

Para que pueda ocurrir el “milagro de la vida”, todas las colonias

lo hacen al mismo tiempo y así, los óvulos y espermatozoides

se mezclan con el movimiento del agua, las olas y la

corriente. A este evento sincronizado se le llama desove masivo

de coral, y ocurre una vez al año, durante el verano.

Este fenómeno ocurre una vez al año, cuatro o cinco días después de

la primera Luna Llena de verano, entre las 20:00 y 22:00 horas en los

litorales de Quintana Roo

A pesar de los múltiples problemas que enfrenta el Sistema

Arrecifal Mesoamericano (SAM) en la actualidad, científicos del

Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad

Nacional Autónoma de México (UNAM) en Puerto Morelos, no

desisten en los trabajos para su rescate.

Dentro de los múltiples proyectos que los investigadores han

realizado para preservar el ecosistema, se encuentra uno que

ayuda en el proceso de reproducción de los corales, el cual

inició en 2013 como exclusivo para México, pero ha sido replicado

en otros 13 países del Caribe desde entonces.

Anastazia Banaszak y Pedro Medina, ambos científicos de la

UNAM.

Sin embargo, debido al cambio climático, al cambio de las corrientes

marinas, la temperatura del agua, la enfermedad conocida

como Síndrome Blanco y el recale de sargazo a las costas

de Quintana Roo, esto se ha vuelto cada vez más difícil e

incluso, algunas especies como la Acropora Palmata han dejado

de hacerlo.

Por ello, los expertos de la UNAM han implementado un programa

que ayuda a los corales durante su proceso de gestación

de nuevas especies, el cual consiste en acudir a las colonias

de corales más grandes y capturar los gametos (usando

unas redes para ello) que emiten y, posteriormente, llevarlos

al laboratorio.

¿Cómo se reproduce un coral y por qué es importante?

Seguramente te preguntarás cómo se efectúa la fecundación

de los óvulos de los corales, si no pueden encontrarse con

Revista Pesca noviembre 2019 27


los gametos y llevados al laboratorio, éstos son distribuidos y

mezclados en baldes de agua, la cual debe cubrir ciertas condiciones

para que se puedan aparear entre ellos.

Para saber: Alertan científicos de la UNAM sobre bajo

desove de corales en los últimos dos años

Explicaron que deben pasar entre cinco y seis días para que

comiencen a formarse larvas de los millones de gametos distribuidos

en los baldes de agua, aunque reconocieron que muchos

de éstos mueren durante ese periodo de tiempo.

Pedro Medina, científico de la UNAM

De acuerdo con Anastazia Banaszak y Pedro Medina, ambos

científicos de la UNAM y encargados de este proyecto, este

proceso es mucho más afectivo que otros que se han implementado,

pues no sólo se optimiza la reproducción, sino se

conserva la diversidad de especies.

Pasados los seis meses, una vez que la especie ya puede y

tiene las condiciones físicas para poder enfrentar las adversidades

del mar Caribe, son devueltos a las colonias de corales

formadas a lo largo de las costas del estado.

Fuente

https://laverdadnoticias.com/quintanaroo/Como-se-reproduceun-coral-y-por-que-es-importante-20190830-0185.html

Los investigadores explicaron que una vez que son capturados

¿SI SE FRENA LA SOBREPESCA SE

PODRÍA MITIGAR EL CAMBIO

CLIMÁTICO?

Una investigación de la Universidad de Columbia

Británica (UBC) señala que "la sobrepesca y el

cambio climático no son problemas mutuamente

excluyentes que deban abordarse por separado,

porque los impactos de ambos ponen en riesgo los

ecosistemas marinos".

La investigación fue realizada por científicos de la Universidad

de Columbia Británica (UBC). Archivo

Es un hecho que las consecuencias por el cambio climático

ya han comenzado a causar estragos en diferentes

partes del mundo, los incendios en la Amazonía, quizás,

puede ser un reflejo de la situación. Y, a pesar de que

sus daños son inminentes, aún no hay una fórmula exacta

para disminuirla fuerza con la que ataca este fenómeno.

Sin embargo, un estudio sugiere una nueva

alternativa

Según investigadores de la Universidad de Columbia Británica

(UBC), detener la sobrepesca en los océanos

permitiría aumentar las poblaciones de especies

marinas y luchar contra los efectos de la crisis climática,

dos problemas que deben abordarse con una

visión global.

"La sobrepesca y el cambio climático no son problemas

mutuamente excluyentes que deban abordarse

por separado, porque los impactos de ambos ponen

en riesgo los ecosistemas marinos", asegura, en un

comunicado, la organización Our Fish, que se encargaron

el estudio. Por su parte los profesores Rashid Sumaila y

Travis Tai, autores del estudio "Ending Overfishing Can

Mitigate Impacts of Climate Change" exponen que esa

actuación "no solo aseguraría poblaciones de peces vitales

para el futuro, sino que constituye una importante

acción de emergencia climática".

Datos del Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca

(CCTEP) de la Unión Europea, muestran que el

Revista Pesca noviembre 2019 28


40% de las poblaciones de peces en el Atlántico

nororiental y el 87 % en los mares Mediterráneo y Negro

"están actualmente sujetos a prácticas pesqueras

insostenibles, incluidas las poblaciones que se sobreexplotan

o explotan a un ritmo insostenible".

Para los expertos, la aparición de efectos violentos en los

ecosistemas marinos causados por la crisis climática provocará

el aumento de la presión sobre las poblaciones de

peces, con el potencial peligro de extinción para muchas

de ellas. Por eso, poner fin a la sobrepesca daría un

respiro a los océanos frente a la presión humana,

haciéndolo más resistente a los efectos de la crisis

climática, al tiempo que facilitaría la restauración de

ecosistemas marinos en estado crítico, según el documento.

La organización Our Fish, que trabaja para lograr poblaciones

sostenibles de peces en aguas europeas, asegura

que las conclusiones del informe ofrecen a los gobiernos

una "oportunidad realista de implementar acciones inmediatas

y efectivas sobre el cambio climático peligroso, así

como cumplir con sus obligaciones legales para limitar la

pesca".

Los investigadores recomiendan asimismo "adoptar medidas

decisivas" que garanticen la sostenibilidad a largo

plazo de los ecosistemas marinos y de la pesca. Las

mejoras en las medidas para controlar la sobrepesca

permitirían lograr un rendimiento máximo

sostenible (RMS), que no solo aumentaría las capturas

a largo plazo sino que mejoraría algunos de los efectos

de la crisis climática.

Fuente

https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/

si-se-frena-la-sobrepesca-se-podria-mitigar-el-cambioclimatico-un-estudio-responde-articulo-879583

Bastante se ha discutido acerca de los derechos de pesca. En relación con este tema, cabe preguntarse qué naturaleza jurídica tiene

la pesca; quién tiene derecho a pescar; y qué rol debe jugar el Estado en esta ecuación.

Jurídicamente, existe una línea divisoria entre aquellos bienes que son susceptibles de derecho de propiedad y los que no lo son.

Entre los primeros se encuentran los bienes que pertenecen a los particulares o al Estado llamados bienes fiscales. Muy distinta es la

situación de aquellos bienes que no son objeto del derecho de propiedad, que son básicamente dos: aquellos que la naturaleza ha

hecho común a todos los hombres (como el aire, el altamar, etc.) y los denominados Bienes Públicos -como plazas, calles, y otrosque

no están sometidos al derecho de propiedad. Estos ‘pertenecen" a la Nación -concepto sociológico - y no al Estado que tiene

personalidad jurídica definida. El Estado solo los administra, pero no es ‘dueño" de ellos.

Algo similar sucede con los peces en el mar. Estos, es su estado de libertad ‘no pertenecen a nadie" o, en estricto rigor, no son objeto

de derecho de propiedad, hasta el momento de la pesca (ocupación). Antes de eso, ni las personas ni ‘El Estado" son dueños de

algo. Otra cosa muy distinta es que el Estado deba otorgar protección a las riquezas contenidas en el mar, pero esto lo hace por soberanía,

no por tener un ‘derecho de propiedad".

El término “derechos de pesca” puede tener significados diferentes según la latitud donde se le emplee. Es necesario entender debidamente

su significado en el contexto en el cual se le aplica.

“El derecho de pesca, determinado por uno u otro factor, ha cobrado "un valor económico", que se gestiona de manera distinta en

cada país. Este valor ha dado lugar a un "mercado de derechos" de pesca dentro de cada país o entre distintos países y que consiste,

por ejemplo, en alquilar o venderlos derechos o días de pesca.

Los precedentes y bases normativas de la pesquería. derivan de la institución romana denominada occupatio, o atribución de la propiedad

de animales salvajes y peces a su capturador; de esta forma, la caza y la pesca quedaban configuradas como ocupación de

res nullius y la libertad material de apresar (adprehensio) se reconocía como fusta facultas tutelada mediante actio iniuriarum. Ciñéndonos

al tema pesquero, el fundamento básico del derecho subjetivo de pesca reside en la distinción entre el régimen jurídico del

mar y de los ríos -res communis- y el que correspondía a sus productos (animales o vegetales) -res nullius- cuyo régimen jurídico se

sustantiviza, respecto al de las aguas, en base a la propiedad del primer ocupante. Ni que decir tiene que la amplia problemática

romana no se agota en estas líneas maestras y su análisis concreto nos llevaría a distinguir el derecho de pesca en el mar, en sus

«riberas», en puerto, y en aguas fluviales y estanques; la actividad administrativa a través de determinados monopolios fiscales; los

efectos de la naturaleza pública o privada de las aguas interiores, etc.”

Revista Pesca noviembre 2019 29


Revista Pesca noviembre 2019 30


Revista Pesca noviembre 2019 31


TENSIONES EN EL MUNDO DEL ATÚN

MARTINA MISER

La guerra comercial entre Estados Unidos y China marca las

posibilidades de captura de esta especie

Se pesca en todos los océanos y se consume en todo el

mundo. Entre uno y otro extremo se ha creado una cadena

industrial no exenta de tensiones porque hace tiempo que se

ha demostrado que no hay atún para todos. Quién pesca,

quién transforma y quién vende a quién está en plena transformación

ahora que Trump y Xi Ping se han declarado la

guerra comercial. España, con Galicia a la cabeza, trata de

defender su posición como segundo productor mundial de

conservas, solo detrás de Tailandia.

«Las amistades son una cosa y las relaciones comerciales,

otra»

Que EE. UU. haya cerrado puertas a los lomos de China ha

provocado movimientos en el mercado del atún. Uno busca

nuevos proveedores; el otro, nuevos clientes. -¿Cómo afecta

esa guerra a España?

-Es un momento complicado para este tipo de comercio. España

tiene operadores y barcos en el Índico y en el Atlántico.

En principio están faenando con normalidad, respetando las

cuotas, que es otro factor de sostenibilidad, pero no van a

estar tan disponibles y, en consecuencia, las conserveras

también tendrán que tomar sus decisiones en relación con el

tipo de producto que introducen en las latas. Respecto a las

amenazas que puedan llegar en el futuro, cómo se va a desarrollar

el consumo es quizá uno de los asuntos más preocupantes.

-Pero está en ascenso.

-En principio, sí, parece que es positivo, pero también hemos

visto países que tienden a la estabilidad. EE. UU., por ejemplo,

mantiene el volumen aunque el valor está subiendo.

Nuestra pretensión es que se consuma el mayor número de

latas posible, porque también tenemos una industria conservera

muy potente que debemos hacer competitiva en relación

a los operadores de otros países. En este sentido, somos vigilantes

en las relaciones comerciales que establece la UE con

terceros países. Recientemente se ha firmado el acuerdo con

Mercosur y se ha conseguido introducir como productos sensibles

el atún y las latas.

-En esto del atún, ¿conviene más estar al lado de

América Latina que de Asia?

-Creo que no hay que elegir. El mundo está globalizado. Es

cierto que tenemos mayores afinidades con América Latina,

pero también es verdad que nuestros barcos están pescando

en el Índico, desembarcan en las Seychelles y mandando contenedores

a países asiáticos. Pero también estamos recibiendo

muchos lomos, sobre todo de Ecuador. Con lo cual... Las

amistades son una cosa, pero las relaciones comerciales, otra.

-¿Se llegará al «level playing field»?

-La Administración española pretende que en todos los pactos

comerciales se incluyan cláusulas destinadas a la sostenibilidad

social y al cumplimiento por parte de esos países de los

requisitos de la OIT y la OMI. No siempre se consigue, pero

se están dando pasos importantes. España, además, tiene un

sistema de control muy estricto, que exige que toda importación

se acompañe de un certificado de capturas que acredita

su legalidad.

JUAN MANUEL VIEITES, SECRETARIO GENERAL DE

ANFACO

ÁLVARO VAQUERO

«Nosotros tenemos que defendernos con la tecnología»

La cara más visible de la patronal conservera quita hierro a

eso de que China va a aniquilar a la conserva gallega. «Niego

la mayor», dice rotundo antes de explicar que ya escuchó

algo parecido en el 2005 con la liberalización de los mercados.

-¿Cómo se defenderá la conserva gallega? -Tenemos

que defendernos con la tecnología. Las empresas están innovando,

haciendo las plantas tecnológicamente cada vez más

avanzadas, asumiendo la digitalización... Por eso que, si nos

aseguramos el abastecimiento regular de materia prima, no

deberíamos tener ningún problema. Podemos ser competitivos

desde Galicia, porque, aun aumentando el empleo -

estamos creando empleo-, la incidencia de la mano de obra

de cara al futuro será mínima, además de ser más eficientes.

-¿Y cómo asegurarse la materia prima?

-De la flota española, muy competitiva e importante a nivel

internacional; de las de terceros países que cumplan la normativa

comunitaria, sobre todo la relativa a la pesca ilegal y a

la seguridad alimentaria, así como cuestiones medioambientales,

sin perder de vista que, cada vez más, los consumidores

van a demandar que esos operadores cumplan con los derechos

humanos. Debemos asegurarnos ese abastecimiento. -

¿Pagando más?

-No pagando más, porque el atún es un pescado que cotiza

está a nivel internacional. Siempre digo que hay tres puntos

de referencia: Bangkok, porque las empresas de la zona marcan

de manera significativa lo que es el precio del atún; A

Pobra, donde se desembarca mucho pescado, y Manta en

Ecuador. Lo que hay que buscar es que las flotas sean cada

vez más eficientes y que cumplan con la normativa. ISSF está

en esa línea; el Atún de Pesca Responsable de la flota

Revista Pesca noviembre 2019 32


española, también; Ecuador va en esa línea; algunas flotas

asiáticas también lo cumplen correctamente... Y la UE también

está haciendo su labor, porque con la nueva normativa

digitalizada que va a imponer, y que ya se aplica en España,

el producto va a estar más controlado y se le dará más valor

al atún. Hay que sacar al atún de las commodities y ponerlo

casi en joyería, porque es un producto salvaje, saludable y

magnífico y a la industria le interesa tener peces para mañana.

Así que la sostenibilidad del recurso es un imperativo de

primer orden. -¿Se dejará de competir con precio?

-La conserva española sabe posicionarse en ambos mercados:

en el gourmet y en el producto no low cost, pero

sí packs de tres o de seis latas.

JULIO MORÓN, GERENTE DE OPAGAC

DANIEL BOLUDA

«Si no nos diferencia el mercado, seguramente moriremos»

Encabeza la organización que más se ha afanado por distinguir

el atún de la flota española (tanto de bandera como de

capital) del de otras bajo sospecha a través del certificado

APR Atún de Pesca Responsable. Los resultados aún no se

ven.

-¿Hay demasiada flota capturando túnidos?

-La capacidad de la flota verdaderamente es un problema

fundamental en todas las organizaciones regionales de pesca

(ORP) y en la única que se ha afrontado ha sido en la del Pacífico

oriental. En el resto va a ser casi imposible porque los

países ribereños siempre quieren mantener la puerta abierta

para desarrollar su flota -a través de los asiáticos porque ellos

no tienen capacidad- y eso es verdaderamente un problema

grave. Después lo que se ha comentado en el foro sobre la

amenaza china se va a hacer realidad.

-¿Se está cerrando los ojos y mirando al rival que no

es?

-No, pero es que hay poco que hacer, porque cuando China

Corporation quiere tomar algo, lo va a tomar y además tiene

el poderío económico y técnico para poder hacerlo en una

cosa que no tampoco requiere mucha ciencia y demasiada

tecnología, como es pescar el atún.

-¿Simplemente dinero?

-Simplemente dinero. Así que creo que lo vamos a ver. Antes

se hablaba, se intuía... Ahora no. Creo que en los próximos

cinco años lo vamos a ver de manera efectiva. -Se ha dicho

que el mercado no está compensando los esfuerzos de

la flota atunera para certificar la sostenibilidad de su

atún.

-Correcto. Es un trabajo que vendrá por la distribución, que

es la que tiene que sensibilizarse y diferenciar lo que es el

producto hecho con los estándares europeos y lo que es el

esfuerzo del estándar europeo comparado con otros. El resto

de la flota no tienen ni la mitad de requisitos que nosotros.

Entonces, nosotros lo que preguntamos es: ¿por qué si un

barco no tiene los requisitos para poder entrar en un puerto

español puede vender su producto en Europa? Esa es nuestra

pregunta.

-¿Y a quién corresponde controlarlo? ¿A la UE? ¿A España?

-La UE, lógicamente, porque en toda la cuestión de comercio

lo que prima es el precio y los requisitos a los que nos tenemos

que someter nosotros no son los mismos del resto del

mundo. Y hay una competencia desleal.

-Ahora que se impone la sostenibilidad, ¿triunfará el

atún APR?

-Eso esperamos. Si no, desapareceremos, porque nuestra

estrategia de supervivencia en el mercado es precisamente ir

apostando por nuestro estándar para diferenciarnos. Si no

nos diferencia el mercado, entonces seguramente moriremos.

Marta Crespo: «El fraude en el atún rojo alcanza a un

44 % de los restaurantes y mercados»

OSCAR VÁZQUEZ

El CSIC de Vigo colabora con los productores de almadraba

para desenmascarar los engaños

LUIS CARLOS LLERA

La organización que dirige Marta Crespo agrupa a los productores

de atún rojo salvaje que se capturan en almadraba

cuando migran por el estrecho de Gibraltar. Licenciada en

Económicas y Empresariales y máster en el Instituto de Empresa,

trabajó en el grupo Iturri hasta 1999, hasta que se

responsabilizó de la citada OPP. La entidad ha encargado un

estudio al CSIC de Vigo para detectar el fraude en la comercialización

del atún rojo (Thunnus thynus).

-¿Qué porcentaje de atún que se vende como rojo no

lo es?

-Estamos haciendo un estudio con un muestreo por restaurantes

y puntos de venta para hacer un análisis amplio de

ADN, pero los datos provisionales indican que el 44 % de lo

que se vende como atún rojo no lo es, sino que se trata de

patudo o albacora.

-¿Dónde hacen el muestreo?

-En las grandes ciudades.

-¿Cómo se distingue un verdadero atún rojo de uno

falso?

-El fraude se comete aplicando jugo de remolacha. Si coges

un atún rojo de verdad, no te manchas de sangre. Al tacto, el

auténtico es algo grasiento, como el jamón, porque tiene grasa

infiltrada.

-Los atunes salvajes emigran desde el Atlántico y pasan

por el estrecho de Gibraltar hacia el Mediterráneo.

¿Cómo los cogen?

-Nuestro sistema es la almadraba, unas redes que se anclan

en el fondo del mar a unos 30 metros de profundidad. En la

OPP tenemos tres almadrabas: en Zahara de los Atunes, en

Conil y en Tarifa. Hay otra en Barbate que no está en la OPP.

Están ubicadas a un kilómetro de la costa. Solo cogen el 0,01

de los atunes que migran hacia el Mediterráneo. La malla es

de un metro, así que no capturamos piezas pequeñas. Hemos

logrado que se impida que se pesquen ejemplares de menos

de 30 kilos.

-¿Cuántas toneladas capturan?

Revista Pesca noviembre 2019 33


-Este año, 969. Antes iba todo para Japón, ahora ya no. Hemos

aprendido de ellos y ultracongelamos el atún a 60 bajo

cero y sacamos 24 cortes en el ronqueo.

Los productores de pesca unidos facturan 1.300 millones

anuales

El primer Congreso Internacional de Organizaciones de Productores

Pesqueros (OPP), que ayer se cerró en Vigo, ha conseguido

sus objetivos, tal y como señaló el director gerente

de Opromar, Juan Carlos Martín Fragueiro, en la lectura de

las conclusiones. «Se ha creado un foro para la mejora de la

gestión de las OPP, se ha expresado la voluntad de trabajar

en conjunto para aprovechar mejor los fondos, se ha dado a

conocer el potencial de innovación y gestión que tienen las

entidades, a través de sus planes de producción y comercialización,

y se ha puesto en valor el papel que tienen para conseguir

los objetivos de la política común de pesca», dijo.

Martín subrayó asimismo que más del 50 % de la producción

española corresponde a las OPP reconocidas en España, que

mueven más de 634.000 toneladas y facturan más de 1.300

millones.

Desde el Gobierno se ha propuesto a la Comisión la reprogramación

del programa operativo que permita a España dedicar

a las OPP 35 millones en los 3 próximos años, frente a los 27

que había presupuestados. «Mientras estas ayudas no se materializan,

se han explorado fórmulas de financiación sostenible

desde la banca privada», explicó.

Fuente

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/maritima/2019/09/23/tensionesmundo-atun/0003_201909G23P24991.htm

NANCY GUZMÁN, ESCRITORA DE

“EL SAQUEO AL MAR”: “LOS PAÍSES

CORRUPTOS SON TODOS

EXTRACTIVISTAS”

Por Gonzalo Espinoza

La periodista conversó con El Desconcierto sobre

la investigación que expone las consecuencias

económicas, sociales, ambientales y alimentarias

de la explotación de las zonas costeras del país.

Durante este año, el conflicto entre pescadores artesanales

e industriales ha estado más candente que nunca.

La denominada “guerra de la jibia” se tomó las portadas

de los diarios y generó acaloradas discusiones en el

Congreso. Todo esto debido a que los gigantes de la

pesca, Asipes y Corpesca, comenzaron a reclamar su

tajada de esta especie, que se convirtió en el último refugio

de los artesanales ante la arremetida de los empresarios

que sobreexplotaron la mayoría de las especies

que había en el mar.

La jibia quedó fuera de la regulación de la Ley General

de Pesca y Acuicultura, que entregó el mar de los

chilenos a siete familias, debido a que los industriales

no se interesaron en ella por considerarla una plaga que

no tenía valor en el mercado. No obstante, la pesca artesanal

comenzó a sacarle provecho y a exportarla a

Estados Unidos, Corea del Sur, España y Japón. Este

impulso hizo que subiera su valor en 56,2 por ciento en

2017. Ante esto, los empresarios del mar exigieron que

se restableciera la “armonía” entre industriales y artesanales.

Durante este 2019, se discutió la modificación a la Ley

General de Pesca para incluir a la jibia, y los pescadores

artesanales se anotaron un triunfo en esta materia debido

a que se prohibió la captura de este recurso con el

método de arrastre.

Esta disputa es una de las tantas que se abordan en el

nuevo libro de la periodista Nancy Guzmán, llamado

“El saqueo al mar” (Editorial Planeta), que expone las

consecuencias económicas, sociales, ambientales y alimentarias

de la explotación en las zonas costeras del

país. Esta publicación es la primera de una trilogía que

busca abordar la problemática del extractivismo en Chile.

“Es un modelo que genera, por necesidad, corrupción.

Los países corruptos son todos extractivistas, porque los

capitales extractivistas necesitan que las leyes sean hechas

a su medida y a sus necesidades”, explica Guzmán,

en relación a la denominada “Ley Longueira”.

Revista Pesca noviembre 2019 34


-¿Por qué se dice que el mar fue entregado a siete

familias?

-Son siete grupos, en realidad, porque las familias son

10. Se dijo como un eslogan. En el fondo, se concentró

la propiedad de un recurso natural. Hasta la ley Lagos,

se había entregado a nueve grupos y lo que hicieron fue

para concentrar esta riqueza en pocas manos e impedir

que otros entraran y que hubiese competencia. Armaron

toda una arquitectura económica para manejar entre

estas 10 familias el mar completo, no solamente la extracción,

sino que además la salmonicultura y la miticultura.

-¿Cuál fue el rol que tuvo Ricardo Lagos en la privatización

del mar?

– Lagos hace lo que se llama una “ley corta” y le costó

mucho porque el objetivo era darle una certeza jurídica

a los negocios. Entonces, una ley por 10 años a la industria

pesquera no le daba certeza jurídica para que

ellos invirtieran. Se hace una ley corta porque hay una

gran reacción de la pesca artesanal. Lo que lograron los

pescadores es que, una vez que venza su plazo, se estudien

los efectos que ha tenido ésta en el mar y se decida

cómo se va a seguir hacia adelante con la nueva

ley.

Es la primera ley neoliberal que existe en esta materia.

Antes, Frei había hecho un acomodo creando una ficción

que era las cuotas históricas. En Chile nunca se había

medido cuánto pescaba cada persona. No había ningún

registro. Cuando se proponen estas cuotas históricas

se hacen de manera completamente arbitraria. Entonces,

él dice que las cuotas van a estar basadas en el

bodegaje y en la cantidad de naves. Obviamente que

eso iba a ser hecho para que la pesca industrial tuviera

la mayor cantidad de recursos.

-¿Se pueden ver ciertas luces en ese momento de

lo que es la intervención de la pesca industrial en

la elaboración las políticas que regulan su sector?

-Estas familias siempre han tenido mucho poder económico.

Hay que decir que el primer millonario internacional

que tuvimos fue Angelini. Fue el primero que apareció

en la revista Forbes, y ahí se dice que su fortuna

está hecha con los recursos naturales del mar, o sea,

con la pesca. Son grupos económicos que venían trabajando

en mar desde los 60′. Y ya tenían un manejo tanto

con los recursos marinos como con la institucionalidad.

El gran problema lo habían tenido durante el gobierno

de Allende cuando se tratan de estatizar algunas

industrias de pesca y pasan a manos del Estado. Durante

los 80′, estas familias van a tener una buena relación

política con la dictadura, pero nunca van a tener tanta

influencia como cuando se empieza a legislar, en serio,

con la Ley de Pesca. Ahí van a ocupar todas sus capacidades

persuasivas a través del lobby, el dinero y sus

conexiones políticas.

-¿En qué se expresa esta influencia?

-Todas las leyes se hacen en función de este sector, que

ha corrompido a los legisladores. Y no solo a ellos, porque,

a veces, la justicia tiene una manga tan ancha y

laxa que uno también duda respecto de si forma parte

de esta corrupción. Tenemos una situación donde todo

se hace en función de sostener esta industria de pesca

que acumula enormes ganancias.

– ¿Existe una puerta giratoria al igual que otros

ámbitos donde gente del mundo privado pasa a

formar parte de cargos de fiscalización?

-Acá es igual que en otros sectores. Felipe Sandoval,

por ejemplo, quien fue subsecretario de Pesca y encargado

de hacer la ley Lagos, se le conoce hoy en día como

el señor de los salmones. Y quien lo antecedía era

Daniel Albarrán, una persona que venía desde los 80′

trabajando en la salmonicultura con los empresarios.

Mientras fue subsecretario se otorgaba a sí mismo cuotas

de pesca y cuando abandonó su cargo volvió al

mundo privado. Todos han tenido o tienen, o sus familiares

tienen, relación con los sectores de la pesca industrial.

-¿La problemática de la pesca va a seguir dando

que hablar por muchos años más?

-Ahora estamos en una etapa bien importante porque

se pretende anular la Ley de Pesca. Yo creo que va a

ser bastante complejo. No sé si es posible, porque hay

una cláusula económica y es altísima. En el caso de derogación

de la ley, hay que pagar unas multas leoninas.

Y si no se pagan, hay un tribunal de la libre competencia

que es internacional donde ellos pueden recurrir y

en ese tribunal se puede condenar al Estado. No es tan

fácil en un mundo globalizado hacer una ley y luego

cambiarla, porque se supone que cuando se legisla, el

Estado se compromete.

Por eso creo que el tema de la pesca va a ser cada día

más importante, en el sentido de que hay que tomar

conciencia de que hoy estamos en una situación crítica

respecto a las especies marítimas. Todas están en veda.

Hay una baja ostensible en la pesca. El estado de la

pesca es catastrófico. Hay cerca de 20 especies que están

en peligro de extinción.

Fuente

https://www.eldesconcierto.cl/2019/09/22/nancy-guzman-escritora-deel-saqueo-al-mar-los-paises-corruptos-son-todos-extractivistas/

Revista Pesca noviembre 2019 35


NUEVA TECNOLOGÍA

¿MÁS SOBREPESCA?

Un informe de Sea Around Us (Canadá) calcula que la

capacidad pesquera se incrementa un 2 % anual por la

tecnología.

Es un debate recurrente en el ámbito pesquero. Las

nuevas tecnologías ¿permiten realizar una pesca más

eficiente y por lo tanto más sostenible o bien son un

impulso a la sobrepesca?. Mientras la flota defiende que

la introducción de nuevas soluciones -tanto en a como

en motores- permite "pesca mejor" y avanzar en selectividad,

reducción de consumo y eficiencia en la pesca,

diversas ONG y científicos difieren.

Una investigación realizada por investigadores de la iniciativa

Sea Around Us de la Universidad de la British Columbia,

en Canadá, apoya el segundo punto de vista.

Los investigadores analizaron más de 50 estudios relacionados

con el aumento de la potencia de captura de

los buques y descubrieron que la introducción de mecanismos

como GPS, sondas, sondas o cámaras acústicas

“ha llevado a un aumento promedio del 2% anual en la

capacidad de los barcos para capturar peces”, indica la

organización. El informe, publicado en Ecology and Society,

concluye que los nuevos avances tecnológicos

permiten “que las flotas industriales dupliquen su poder

de pesca cada 35 años y ejerzan aún más presión sobre

la disminución de las poblaciones de peces”.

“Esto significa que si una flota tiene 10 barcos hoy, una

generación después, los mismos 10 barcos tienen el poder

de pesca de 20 barcos. La próxima generación, tienen

el poder de 40 barcos, y así sucesivamente ", apunta

Deng Palomares, responsable del proyecto Sea

Around Us y autor principal del estudio.

La organización recuerda que esta tendencia tiene nombre

- ‘technological creep”, o avance tecnológico- y que

es “ignorada” por los gestores pesqueros y por la mayoría

de los científicos pesqueros a cargo de proponer políticas",

según Daniel Pauly, investigador Sea Around Us.

"Tienden a realizar estudios a corto plazo que solo tienen

en cuenta el esfuerzo nominal, que es, por ejemplo,

la cantidad de embarcaciones que pescan con palangre

en un año, empleando “x" número de personas. Sin embargo,

no tienen en cuenta el esfuerzo efectivo que están

desplegando esas embarcaciones gracias a la tecnología

que les permite mantener sus capturas o capturar

más peces”, explica. En su artículo, Palomares y Pauly

proponen una nueva fórmula que permite a los administradores

y científicos pesqueros estimar fácilmente el

avance tecnológico con precisión y determinar el esfuerzo

efectivo de una flota.

Fuente

http://www.industriaspesqueras.com/noticias/en_portada/72933/

nuevas_tecnologia_mas_sobrepesca.html

Los países desarrollados consumen la mayor parte de la producción mundial de alimentos, en especial los hidrobiológicos. Las personas que

tienen más dinero para comprar más alimentos lo utilizan para el pago de productos cada más sofisticados en elaboración, envasado, y otras

exquisiteces. Más allá de la necesidad básica de alimentación se satisfacen exigencias gastronómicas.

El hecho es que mientras esto ocurre en los países desarrollados, en el resto del mundo, en nuestro país, al mismo tiempo, una parte considerable

de la población continúa con bajos niveles de consumo y de acceso a los alimentos, con la consecuente persistencia de niveles de desnutrición.

Revista Pesca noviembre 2019 36


GATO POR LIEBRE

El océano entra en severo riesgo por la contaminación,

y las especies comienzan a disminuir notoriamente. Los

recursos de la corrupción se vuelven repetidos: mentir

en la captura, mentir en la especie, mentir en los desperdicios

arrojados.

“Antes ponías la mano en el agua y sacabas pescado”,

dicen los pescadores de las familias fundadoras,

“ahora cada vez hay que ir a buscarlo más lejos”.

Mientras tanto, descargan un barco fresquero, de esos

que traen la merluza en cajones con hielo. Antes salían

con la vianda para el día y ahora tardan mucho en llenar

la bodega y volver.

Es que en las últimas décadas, el stock de merluza disminuyó

un 80%, cifra escalofriante que revela la escala

de la depredación. Además, la pesca ya no está sostenida

por ejemplares adultos sino por jóvenes, muchos de

los cuales ni siquiera llegan a reproducirse una vez. El

tradicional filete —aun cuando esté empanado— es mucho

más chiquito que antes. La cuenta es básica: si se

impide que se regenere el recurso, en algún momento

va a entrar en crisis.

Los expertos responsabilizan a la depredación del ‘96,

cuando los estupendos negociados trajeron plata dulce

y se llevaron el recurso que ya no volvería a ser el mismo.

Y los idóneos del oficio del fileteado dicen que la

merluza hasta cambió de aspecto: es más flaca y más

larga, porque —por más que se diga que hay controles—

los peces que llegan son crías. “Lo nota un chico,

no hace falta ser un biólogo para verlo”, dicen para explicar

que la cantidad de juveniles es desproporcionada.

Un grupo de investigación del CONICET descubrió, mediante

un relevamiento, que un 22% de los filetes de

pescado que se comercializa en la costa bonaerense no

es de la especie que figura en la etiqueta: “Muchas veces

ocurre que el producto que se vende, es de menor

valor que el que uno va a comprar”.

El dato llama la atención. Entonces, ¿qué estamos comiendo?

El estudio realizado por el grupo de investigadores

de Gabriela Delpiani reveló que, en la costa bonaerense,

uno de cada 5 filetes de pescado que se comercializan

no es de la especie que indica su etiqueta.

Peligro de muerte

El director del grupo de investigación es Juan Martín

Díaz de Astarloa, Profesor del Departamento de Biología

de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales e Investigador

del CONICET, quien expuso en la 99.9 sobre el

motivo por el que decidieron llevar adelante esta tarea:

“queríamos hacer un monitoreo de las distintas

pescaderías y lugares donde se comercializa pescado en

todo Buenos Aires, para corroborar si lo que se vende

es lo que es. Hemos encontrado que en muchos casos

se vende un producto con un determinado nombre, pero

no corresponde con esa especie”.

Generalmente, esta modificación responde a motivos

comerciales y para lograr una ventaja económica:

“Muchas veces ocurre que el producto que se vende

es de menor precio que lo que uno va a comprar. Hay

una especie de fraude comercial. Lamentablemente los

argentinos no consumimos tanto pescado y, cuando lo

vemos procesados, no podemos diferenciarlo”, aclaró

Díaz de Astarloa. Tampoco Argentina ofrece un control

eficiente sobre estas cuestiones, que sí opera en otros

países.

Indica el especialista: “hay otra cuestión importante que

no pasa por el precio, sino por las especies. El lomito de

atún que, cuando aparece en filetes, no es de atún sino

de tiburón, que además es una especie vulnerable,

amenazada y hasta en peligro de extinción”. Define estas

acciones como una especie de estafa con mala intención,

que puede tener distintos impactos: “es una

política comercial poco feliz. Aquí hay mala

fe”, concluyó.

La cuestión es que la merluza hubbsi —­como se la conoce

científicamente— tiene un sistema de reproducción

particular: los machos y las hembras deben encontrarse

y liberar sus productos sexuales en el agua, pero nunca

llegan a tocarse. Ese poderoso erotismo termina confluyendo

en una fecundación submarina es un misterio

para los hombres, que tampoco pueden entender cabalmente

qué factores ambientales influyen en la multiplicación

de la especie.

Revista Pesca noviembre 2019 37


El Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero (INIDEP),

que es el organismo oficial que debe estudiar la situación

de los recursos pesqueros y hacer recomendaciones

sobre el nivel de las capturas en nuestra plataforma

continental, al menos sabe con certeza que los últimos

dos reclutamientos (la cantidad de nuevos especímenes)

no fueron buenos, y que la sobrepesca afecta la eficiencia

reproductiva porque disminuye la concentración de

peces que se aparean.

Microplásticos

Pero la sobrepesca y la captura de juveniles no son el

único factor: la contaminación es el desencadenante

fundamental. En la Argentina, más de 20 organizaciones

ambientales solicitaron a las autoridades de las comisiones

de salud, industria y recursos naturales de la Cámara

de Diputados de la Nación el pronto tratamiento del

proyecto de ley que prohíbe los productos cosméticos y

de uso odontológico que contengan microplásticos, como

una primera medida para frenar la contaminación de

los océanos. Estos elementos artificiales se añaden intencionalmente

en los productos y son liberados al medioambiente,

ingresan a los ríos y cursos de agua y llegan

al mar. Estas partículas tan chiquitas están ingresando

a la cadena alimentaria y terminan en el organismo.

En Argentina un estudio de 2018 de la Universidad Nacional

de La Plata y del CONICET detectó por primera

vez microplásticos en el tubo digestivo de surubíes, sábalos,

pejerreyes, carpas y otros peces en las costas del

Río de la Plata. Los envases, bolsas o botellas de gaseosas

que se degradan por acción del aire y del agua se

fragmentan en pedazos menores a 5 milímetros, forman

los microplásticos primarios.

Los plásticos de ese tamaño que son añadidos intencionalmente

a diversos productos —como los cosméticos y

de limpieza— representan los microplásticos secundarios.

Constituyen un promedio de 0.95 millones de toneladas

por año. Hay microplásticos en todas las matrices

ambientales, en suelos y aguas superficiales y profundas.

La ingestión de microplásticos por parte de organismos

marinos representa un riesgo a la salud humana

que recién está comenzando a estudiarse, dado que se

acumulan e ingresan en la cadena alimentaria. Ya se

han detectado en diversos mariscos y peces, pero también

en alimentos y bebidas como sal, cerveza, miel y

agua, entre otros.

Las crecientes cantidades de residuos plásticos vertidos

en los océanos están generando una grave crisis ambiental

y sanitaria. Más del 80% de la basura marina es

de origen terrestre, es decir, resultado de residuos mal

gestionados en tierra que son arrastrados por cursos de

agua y ríos hacia los océanos. Se calcula que cada año

se vierten a los mares y costas más de 9 millones de

toneladas métricas de plásticos, especialmente de envases

y embalajes de un solo uso. Cerca de 1 millón de

toneladas serían microplásticos.

En este contexto, Argentina no debería quedarse atrás,

debería actuar inmediatamente para formular políticas

públicas que aborden esta problemática que cada día

genera preocupación. Muchos países están avanzando

en la prohibición de los usos de microplásticos en diferentes

sectores industriales, tal como es el caso de la

industria cosmética de las pastas dentales.

El rol fundamental correspondería a la Cámara de Diputados,

en el debate y la sanción de una normativa que

aborde la contaminación por residuos plásticos en los

océanos, que altera ecosistemas marinos, y afecta no

sólo a la fauna marina, sino también la salud de la población.

Pero aún antes de tomar estas medidas a largo plazo

sabemos que si la merluza sigue en emergencia, es porque

algo falla. ¿Y la zona de veda? ¿Y los controles a

bordo y en el puerto? ¿Y el monitoreo satelital? ¿Y los

dispositivos de selectividad? ¿Por qué no funcionan?

¿Será acaso que el inspector de pesca sube al barco con

precio fijado como sugieren los dirigentes del SOMU?

“Los inspectores son ciegos, sordos y mudos. Se pesca

hasta 40 y 50% más de lo permitido«, se escucha por

ahí en un trascendido. «No hay un control efectivo. Los

controles que funcionan son sorpresivos y rígidos; por

eso queremos que se hagan abordajes. Si le dan a la

Prefectura poder de policía y son tan duros como con

los barcos extranjeros, el tema se terminó», dicen los

delegados de la pesca. Ellos saben que el pescado se

agota, y perdemos todos.

Fuente

https://noticiasyprotagonistas.com/central/gato-por-liebre/

Revista Pesca noviembre 2019 38


LAS “SIETE FAMILIAS” Y LOTA

PROTEIN: EL REGRESO DE LOS

OPERADORES EN LA LEY DE PESCA

POR FELIPE SALEH

El Presidente Piñera presentó un proyecto para regularizar las

concesiones de extracción que solo tenía dos artículos, pero

que hoy tiene 197 indicaciones. La iniciativa, tal cual está,

incluye modificaciones a muchos temas del sector y también

ha traído de regreso al elenco de lobistas que participó en la

discusión legislativa de 2012, conocida como "Ley Longueira",

incluida la empresa noruego-danesa Lota Protein. Una de las

prácticas que en el sector pesquero –relacionado con la tramitación

en el Congreso– se denuncian como reiteradas, es la

utilización de organizaciones de pescadores artesanales llamadas

"pescadores de papel", cuya labor –se indica– sería la

instalación de modificaciones legales que permitan una mejor

posición en el mercado de parte de actores industriales.

En medio de los llamados a anular la Ley de Pesca –aprobada

el 2012 y que pasó a la historia como la “Ley Longueira” a

fines del año pasado–, el Presidente Sebastián Piñera presentó

un proyecto de ley con solo dos artículos para modificar el

régimen de concesiones pesqueras y establecer una duración

de 20 años para los permisos de explotación, sin renovación.

En mayo de este año la ley se aprobó en general en la Sala

del Senado y fue devuelta para su discusión en particular.

Sin embargo, lo que debía seguir como la tramitación de una

“ley corta”, se fue complejizando en el camino, al punto de

acumular ya 197 indicaciones al proyecto y levantar intrincadas

discusiones técnicas sobre el manejo de los recursos, lo

que trajo de regreso a toda la fauna de lobistas y operadores

de la industria, que se hicieron conocidos durante la tramitación

de la ley original, impulsada por el ex ministro de Piñera

1, Pablo Longueira.

Para quienes conocieron de cerca la tramitación de la “Ley

Longueira”, este nuevo escenario se está desarrollando con la

misma intensidad que el 2012, debido a que son los mismos

intereses que, una vez más, se ponen en juego. Hace siete

años, el marco legal fue aprobado con amplias ventajas para

los grandes industriales, que para la opinión pública –gracias

a un eficiente trabajo comunicacional– pasaron a ser conocidos

como el grupo de “las siete familias” dueñas del mar,

asociadas fundamentalmente en la Sociedad Nacional de Pesca

(Sonapesca).

En esa época, en pleno primer Gobierno de Sebastián Piñera,

la gran perdedora fue la empresa noruego-danesa TripleNine,

que en Chile funciona con el nombre de Lota Protein. Su derrota

se debió en buena parte al fuerte lobby que emplearon

las compañías pesqueras más antiguas para mantener sus

“derechos históricos” sobre la explotación, dejándolos sin

cuotas de extracción.

Con la carrera ganada por parte de los industriales, la legitimidad

de la ley recién aprobada se fue ensombreciendo con

la misma rapidez con que empezaron a conocerse los detalles

de la trama de financiamiento irregular desde la industria pesquera

a un amplio sector de la política, del cual fueron símbolos

la entonces diputada Marta Isasi y el otrora senador Jaime

Orpis, ambos acusados de cohecho.

A partir de ese minuto, todo lo que representara o estuviera

asociado a “las siete familias” se convirtió en un veneno comunicacional

para cualquier político.

“La industria pesquera está en el suelo políticamente. Ni siquiera

la derecha, que podría ser su sector más afín, la apoya.

Cualquier cosa que hagas en contra de la industria, es

rentable políticamente. ¿Quién va a venir a defender la pesca

de arrastre al Congreso? Es como matar un panda”, reconoce

un asesor parlamentario de la comisión en el Senado.

Lota Protein: la lenta estrategia de apoyar al adversario

En octubre de 2011, un grupo de pescadores salió abruptamente

de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales

de Chile (Conapach) para formar la Condepp. Cosme Caracciolo,

de Valparaíso; Nelson Estrada, de Talcahuano; Jorge

Bustos, de Puerto Montt; Hernán Machuca, de Queule; Gino

Bavestrello, de Valdivia; y Hernán Cortés, de Coronel –el actual

presidente de la entidad–, se constituyeron como los

principales líderes de la nueva organización. Dieron la pelea,

pusieron a disposición buenos recursos, pero teniendo en

cuenta el poder financiero muy superior que desplegaron en

el Parlamento los industriales, la nueva orgánica no logró influir

lo suficiente en la tramitación de la Ley Longueira, que

finalmente se aprobó.

“Lograron recolectar a una serie de dirigentes que no eran de

la primera línea, pero sí muy hábiles en cuanto a generar movilizaciones

y acciones comunicacionales”, dice un ex integrante

de la organización. “Llegaban a las reuniones en el

Congreso con un periodista y un abogado, cuando en este

mundo de los pescadores apenas se pagan las cuotas del sindicato”,

afirma una fuente de la comisión de Intereses Marítimos,

Pesca y Acuicultura del Senado.

Revista Pesca noviembre 2019 39


¿De dónde venía el financiamiento? Parte de la respuesta

puede estar en una declaración de abril de 2017 entregada

por el dirigente Hernán Machuca a la Bridec, en el marco de

la investigación por cohecho durante la aprobación de la Ley

de Pesca. En su declaración, Machuca reconoce haber recibido

un pago de $880 mil por parte de Lota Protein por una

asesoría y que, a la fecha de la declaración, seguía trabajando

como asesor de dicha compañía. Otro nombre clave es el

de Bernardo Caro, técnico pesquero a quien Lota Protein reconoció

en 2017 como su asesor y haberle pagado 274 millones.

Para los industriales, Caro, ex asesor del fallecido senador

Antonio Horvath, es quien ayudó a armar la Condepp, a

instancias de Lota Protein.

Según fuentes de la época, en casi todas las reuniones de

algunas de estas personas con autoridades, los dirigentes de

Condepp estuvieron acompañados del periodista Eduardo Fernández

Villa, parte del staff de la agencia Factor Estratégico,

propiedad del ex intendente de Santiago Marcelo Trivelli. Según

las mismas fuentes, desde esta agencia salen redactadas

las cartas de los pescadores en la prensa, los comunicados y

las campañas más agresivas en redes sociales, como YoPesco.cl*

En agosto de este año, se aprobó el fin de la pesca de arrastre

para la jibia, lo que deja en gran parte fuera a la industria

de la extracción de este recurso. Durante el proceso que

desembocó en esta decisión, según lo confirman imágenes de

ellos reuniéndose con autoridades de Gobierno, los pescadores

estuvieron acompañados de Eduardo Fernández, aunque

la Codepp solamente entró durante los últimos meses a la

discusión sobre la jibia. “La jibia fue la primera victoria importante

para los artesanales financiados por Lota Protein, después

de todas las derrotas del 2012”, afirma un integrante de

la comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del

Senado.

Consultados para esta nota, fuentes extraoficiales de la empresa

niegan que exista cualquier relación con la organización

de pescadores artesanales que conforma el Consejo Nacional

por la Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp).

El regreso de los operadores

Durante la tramitación del proyecto de modificación de la Ley

de Pesca, se ha vuelto a ver en el Congreso a representantes

de agencias de lobby, como Luis Felipe del Solar, de Extend,

que representa a Sonapesca, el gremio que agrupa a las compañías

más importantes de la industria pesquera. A quien

también se ha visto es a Osciel Velásquez, presidente de Sonapesca

y quien es militante de la DC. En el mismo bando

está también el ex diputado Exequiel Silva.

Un par de lobistas que han llamado la atención y que representan

a las organizaciones controladas por "las siete familias",

son Felipe Sandoval y Andrés Couve Rioseco. Lo que

llama la atención no son sus nombres, sino sus anteriores

responsabilidades, lo que confirma una práctica reiterada de

lobby: pasar de autoridad pública del sector a gestor de intereses

del mismo sector en el mundo privado. Ambos fueron

subsecretarios de Pesca. Sandoval lo fue del ex-Presidente

Ricardo Lagos y ahora representa a Corpesca, en tanto que

Couve Rioseco lo fue del Presidente Patricio Aylwin y ahora se

desempeña como asesor en la Asociación de Industriales Pesqueros

(Asipes), en cuya representación se le ha visto en el

Congreso.

Por parte de los pescadores que se oponen a la gran industria,

se ha visto en la comisión del Senado a Alfredo Irarrázaval,

gerente de Pymepes. Irarrázabal, según una investigación

de Ciper, recibió $18,2 millones desde Lota Protein y estaba

entre quienes piden la anulación de la Ley Longueira. Ahora,

con la presencia activa de estos actores, "el financiamiento

volvió", dice un testigo de la tramitación legislativa en alusión

a la pesquera europea.

Otro de los dirigentes que ha vuelto a ser visto en el Congreso

es Santiago Gacitúa, gerente de Anapesca, que tiene cinco

asociados, siendo uno de los principales la pesquera Lota Protein.

En la sesión del 7 de agosto de la comisión de Intereses Marítimos

del Senado, José Raúl Montt, de Pesquera Los Elefantes,

con sede en Dalcahue, Chiloé, aludió a las organizaciones

que son apoyadas por actores de la industria, pero que figuran

como grupos de pescadores artesanales.

"Hay organizaciones completas que prefiero no mencionar,

pero son de dominio público, que se armaron para traspasar

cuotas desde los artesanales a los industriales, desde un principio,

y que no han trabajado nunca, nunca han sacado pescado

desde que se permitió el traspaso y no necesariamente

son pescadores. Entonces, existe una distorsión tremenda

entre los que sacan pescado y los vendedores de papeles

(...). El que va al agua, tiene que pagar dos veces y nadie lo

representa. No están haciendo lobby", dijo.

En efecto, para quienes han estado en el sector pesquero, ha

sido evidente la irrupción, al menos desde 2012, de Lota Protein

como un actor en el trámite legislativo. Por una parte, la

empresa como tal y, por otra, apoyando e implementando

organizaciones de pescadores artesanales. De acuerdo a

fuentes que han intervenido en la comisión de la ley respectiva,

tales entidades son utilizadas como caja de resonancia de

los asuntos que a la empresa le interesaría conseguir. Este

apoyo no es públicamente reconocido, por eso es que en razón

de ello muchas de las alusiones a esta práctica hacen

referencia a los "pescadores de papel", sin mencionar quiénes

los financian.

Prueba de tal situación es la reacción del senador PS Rabindranath

Quinteros. "Creo que esta venta de papeles no corresponde.

La pesca es para quien va a trabajar ahí. Aquí hay

personas que ni siquiera se mojan los pies en el agua y aparecen

como pescadores. La comisión está consciente de eso",

dijo. De hecho, luego de la exposición de Santiago Gacitúa,

de Anapesca, el senador Quinteros hizo notar que los argumentos

expuestos "ya los hemos escuchado antes" a otros

actores que han concurrido, como Lota Protein.

Para Elizabeth Soto, bióloga marina de la Fundación Terram,

esta venta constante de las cuotas que hacen algunas organizaciones

a las pesquerías industriales, "finalmente a lo que

apunta es a extinguir la pesca artesanal, que es una pesca

Revista Pesca noviembre 2019 40


que da trabajo y es más sustentable. Creemos que falta fiscalización

en este sentido. Hay artículos en la ley que permiten

a los pescadores vender sus permisos o que la industria funcione

para ellos como un banco: la industria les presta el dinero

para comprar embarcaciones", afirma.

La definición de pesca artesanal, actualmente vigente, considera

como tal a una embarcación de hasta 18 metros de eslora

y 50 toneladas. Una de estas naves puede costar sobre

400 millones de pesos. Por eso, en algunos casos se puede

ver a pescadores acaudalados. Integrantes de la comisión

recuerdan a uno que durante la tramitación de 2012 lucía una

pulsera Rolex. Sin embargo, lo que Elizabeth Bustos apunta

como la pesca artesanal más "sustentable" ocurre en embarcaciones

más pequeñas, tripuladas por los pescadores que

extraen los recursos, en la primera milla marina reservada

para este efecto.

La bióloga marina reconoce que en este proyecto "no pareciera

haber un retroceso en los temas de sustentabilidad en los

que se avanzó en la ley anterior, aunque esto no es muy reconocido

públicamente, porque la discusión se centró en que

la industria logró mantener sus derechos adquiridos, que hoy

no quiere perder. Respecto de la sustentabilidad, creo que las

indicaciones que se discutieron en la comisión, la semana

pasada, van en la línea correcta. Creo, sí, que hay que poner

atención en el precio de las licencias que está pagando la industria

y que ahora es bajísimo. Deberían recaudar un monto

que, por lo menos, alcance para financiar parte de la investigación

pesquera", concluye.

*N. de la R. Originalmente en esta nota se consignaba que la

campaña Chao Pescao estaba gestionada por la agencia Factor

Estratégico, pero en realidad se trata de la campaña Yo

Pesco.

Fuente

https://m.elmostrador.cl/noticias/pais/2019/09/16/las-sietefamilias-y-lota-protein-el-regreso-de-los-operadores-en-la-leyde-pesca/

REMEMBRANZA DEL ANIVERSARIO

DEL CEP PAITA

(Escrito hecho el 29.06.2018)

Mi recordado Centro de Trabajo

me obliga a escribir con profundo

sentimiento sus antecedentes que

harán recordar a todos los referentes

desde la época en que con

decisión se puso a funcionar el

glorioso CEP de Paita y recuerdo

que en la década de los años 70

se planteó la creación de una Escuela

de Pesca la que tenía como

misión formar y entrenar a capitanes

y tripulantes para realizar pesca

de altura.

Se desistió de ésta idea al evaluar

la realidad de nuestra flota pesquera,

ya que no se contaba con

grandes embarcaciones, más bien

se contaba con una gran flota pesquera

artesanal con embarcaciones

menores de 30 TRB, a cuyos

tripulantes si era necesario capacitar.

En Julio de 1975 se planteó

construir la primera Escuela en

Paita, al lado del Complejo Pesquero

más grande del mundo, como

alternativa de desarrollo ante

la pérdida de liderazgo del Perú

como productor de harina de pescado,

debido a la depredación de

la anchoveta y los estragos causados

por la corriente del Niño con

el fin de fomentar la actividad pesquera.

Para cumplir con los objetivos previstos

en el Sector Pesquero se

planteó una estructura fundamentalmente

sólida, armónica y dinámica,

basada en los recursos naturales,

en la tecnología y la ciencia,

en los recursos humanos. El Instituto

del Mar del Perú - IMARPE ya

cumplía sus funciones, faltando los

otros dos componentes de la trilogía

propuesta, el Instituto Tecnológico

Pesquero - ITP entraría en

funciones en 1976 y el Sistema

Nacional de Capacitación Pesquera

que nacería con la Escuela de Pesca

de Paita (Hoy: FONDEPES) y

que también tenía previsto iniciar

sus actividades en 1976.

Los fines planteados en el Sistema

Nacional de Capacitación del Sector

Pesquero eran: 1) Educar para

el cambio estructural y perfeccionamiento

permanente de la sociedad

peruana. 2) Educar para el

trabajo adecuado al desarrollo integral

del país. 3) Educar para la

auto-afirmación y la independencia

del Perú dentro de la comunidad

internacional....La inversión

estaría a cargo del Ministerio de

Pesquería, en ésta ocasión la inversión

del Sector no sólo se aplicaría

a los grandes complejos pesqueros,

terminales y frigoríficos

pesqueros, sino también a las pe-

Revista Pesca noviembre 2019 41


queñas comunidades pesqueras

artesanales distribuidas a lo largo

de los márgenes de los cuerpos de

agua tanto marítimo como continental,

con el fin de capacitar a

los recursos humanos....Según el

estudio realizado por la Oficina de

Cooperación Técnica y Económica

del Ministerio de Pesquería se

construirían "Centros de Entrenamiento

Pesqueros a Nivel Nacional",

se instalarían Escuelas Técnicas

en el Callao, La Puntilla, Ilo,

Puno, Huancayo e Iquitos con un

ámbito de acción a nivel nacional

proyectándose edificar y equipar

en el bienio 1975-1976 las Escuelas

de Paita, Samanco y Puno y

posteriormente otras escuelas....

La formación profesional en las

escuelas proyectadas se impartiría

para conseguir Bachilleres Profesionales

con mención en Navegación

y Extracción, Maquinaria y

Motores Marinos y en Acuicultura...Sería

el primero en su género

en América Latina y podrían servir

para atender requerimientos de

asistencia técnica solicitados al

Perú por los países del tercer

mundo y en especial los países del

área andina....Recién en junio de

1980 el Ministerio de Pesquería en

base a un estudio de factibilidad

inicia la construcción de la infraestructura

realizando una aula para

reparación de redes, en lo que

hoy es el Almacén central, servicios

higiénicos, así como vías de

acceso y servicios de agua, energía,

desagüe y teléfono....

La expectativa de su creación e

implementación crecía en la medida

en que se gestionaba los recursos

necesarios, tal es así, que en

mayo de 1986 el gobierno peruano

solicitó a su similar de Japón

la Cooperación Financiera No

Reembolsable necesaria para continuar

con la construcción de la

infraestructura, para lo cual Japón

envió una misión para el estudio

del diseño básico a través de la

Agencia de Cooperación Internacional

del Japón - JICA aceptándose

tan importante aporte de parte

del gobierno japonés a través de

la Resolución Ministerial N° 213-82

-PE de fecha 14 de julio de 1987,

por un importe de total en yenes

de 1,241'000,000 que en Dólares

significaban 10´800,000 y que se

gastaron de la siguiente manera:

Estudios y Consultorías por US$

853,085 .... Infraestructura US$

7¨614,655 .... Equipamiento US$

2´332,260 utilizando empresas

japonesas, el Estudio y Consultoría

por Ito Consultores, las otras dos

fueron si mal no recuerdo FUJITA

GUMI y MITSUI, encargándome el

Ing. Fermín la realización de los

desaduanajes con apoyo de la

Agente de Aduanas del Ministerio

de Pesquería Sra. María Cristina

García-Urrutia Olavarría y el primer

chofer el Sr. José Castillo a

las cuales se sumó el Sr. David

Alfaro haciendo dos comisiones en

una para lo cual se llevaba Anguila

Congelada de la Empresa "Sakana

del Perú" y hacíamos nuestro trabajo

con lo necesario para comer

y dormíamos en una cochera en la

unidad móvil "La Trooper" o en el

Thermoking...

Como anécdota nos tocó vivir que

estando de comisión la devaluación

más terrible del Gobierno

Aprista que la vivimos con el Chofer

Sr. David Alfaro quien como

era bien comelón se levantó temprano

y con lo que tenía no pudo

desayunar y asustado me comunicó

y nos parecía una cosa increíble

y nos quedamos sin comer dos

días...Esto es parte de los antecedentes

de los inicios del glorioso

CEP de Paita que cuando he llegado

en Setiembre de 1988 encontré

y que podrán dar fe de este escrito

que para mí son los referentes:

Ing. Simón, Ing. Ulises, Br. Juan

Angulo, Tec. Aníbal Bytton, Tec.

José Albines, Sra. Nery y como DT

estaba mi gran amigo el Ing. Fermín

Saavedra Cano con quien iniciamos

todos los pormenores para

obtener sus documentos de gestión

llegando a tener la primera

planilla de pago el día de mi cumpleaños

con el trabajo de mi gran

amigo Humberto Benítez Timaná -

. Jefe de la Oficina de Planificación

y Presupuesto y mi persona como

Administrador peleando una partida

presupuestal del Gobierno Regional

el 02 de Noviembre de

1989 por eso las Boletas de Pago

figura para sus pagos de CTS esa

fecha, muchos quisieron irrogarse

éste trabajo técnico pero las normas

presupuestales y financieras

no se lo permitieron por lo que

con nuestro conocimiento y leyendo

siempre logramos establecernos

como institución....

Amigos del CEP de Paita estoy escribiendo

exactamente a las 2:38

horas después de cumplir con mi

Alma Mater y con el Colegio de

Ingenieros en la organización del

CONIPESCA 2018 sueño que perseguí

desde el año 2015 donde

con los colegas Rogelio Fernández,

Simón Chapilliquen y Miguel

Muro obtuvimos la sede para la

Región Piura del CONIPESCA 2017

que se tuvo que postergar por el

desastre que sufrió nuestra queri-

Revista Pesca noviembre 2019 42


da tierra pero que hoy Día del Pescador y Día de nuestro Glorioso CEP de Paita que cumple su aniversario he contribuido

a hacer realidad éste sueño, por eso en éste día con mucha satisfacción les deseo muchas felicidades y sigan apostando

por el desarrollo de la pesca artesanal...mi compromiso con la pesca artesanal no ha cambiado aunque esté en otra latitud,

pero muy feliz porque me permite desarrollarme más como persona y como profesional....

FELIZ ANIVERSARIO GLORIOSO CEP de Paita...

Carlos Requena Suyón

LAS FÁBRICAS DE HARINA DE

PESCADO CHINAS EXPOLIAN EL

PAÍS MÁS PEQUEÑO DE ÁFRICA

JOSÉ IGNACIO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ

Gambia, con menos de dos millones de habitantes y

gran dependencia del mar, sufre las consecuencias

de la nueva gran demanda del gigante asiático, que

se ha convertido en el máximo importador mundial

de harina de pescado.

Una hilera de chavales transporta pescados en cajas

desde el bote que ha capturado el producto en el mar

hasta la fábrica de harina, en Gunjur.

Como cada día desde hace muchos años, tantos que le

cuesta recordar cuántos, Mamadou vuelve de pescar del

Océano Atlántico, su forma de ganarse la vida. Tiene 20

años, cuenta que lo hace desde que era un niño y sus

manos, encalladas de maniobrar con redes, ásperas de

restregárselas con el agua salada del mar, confirman lo

que dice. La barca donde trabaja Mamadou y otra decena

de chavales descansa amarrada en la orilla de la playa

del pueblo de Tanji, el alma pesquera de Gambia, el

país más pequeño de África y uno de los más pobres del

mundo; el Programa de las Naciones Unidas para el

Desarrollo (PNUD) lo sitúa en decimosexta posición en

el ránking de naciones menos prósperas.

Decenas de embarcaciones similares a las de Mamadou

faenan en el Atlántico y también en el río Gambia, que

cruza de punta a punta el país con el que comparte

nombre. Los pescadores después negocian con su mercancía

en los mercados que ocupan las costas. “Por cada

caja de pescado que vendemos podemos cobrar

unos 800 Dalasis (alrededor de 17 euros). Hay días que

llegamos a las 25 o a las 30 cajas, pero son pocos. Ahora,

la mayoría de noches volvemos con cuatro o cinco

nada más. Cada vez tenemos más de estos días y menos

de los otros”, cuenta. E intenta explicarlo así:

“Cuando yo era un niño había más barcos pequeños,

menos barcos grandes y más peces. Pero ahora hay

mucha competencia, sobre todo de los chinos. Ellos vienen,

cargan nuestro pescado y se van. La situación está

cambiando mucho…”.

Ansundon, otro pescador, de 32 años, más veterano

que Mamadou, va algo más allá: “Yo empecé a trabajar

aquí en 1994. Era un chaval. Entonces nos adentrába-

Revista Pesca noviembre 2019 43


mos en el mar unos cinco o seis kilómetros y lo encontrábamos

lleno de peces. Había veces que cogíamos

tanto pescado que incluso devolvíamos una parte al mar

porque no nos cabía en los barcos. Pero ahora quedan

pocos y yo te puedo decir por qué: los chinos nos los

están robando. Todos los días desaparece pescado del

mar y nadie hace nada”, lamenta.

Lo cierto es que el sector de la pesca tiene una notable

importancia en Gambia. Con una superficie acuífera de

2.100 kilómetros cuadrados y 70 kilómetros de litoral,

sus recursos pesqueros son abundantes gracias a la corriente

de agua dulce del estuario del río que, como refleja

la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación,

atrae a numerosas especies, sobre todo sábalos

y sardinelas, para su alimentación y desove. El

aporte proteínico del pescado supone un plus necesario

para los habitantes de un país muy volcado en la agricultura

y donde el 30% de su población (de algo menos

de dos millones en total) padece subnutrición.

EL COMERCIO CON CHINA; LAS FÁBRICAS DE

HARINA

Cada vez más, las opiniones de Ansundon y Mamadou

se repiten por todo el país y en diferentes sectores económicos.

China se ha convertido, como en otras muchas

naciones africanas, en el principal socio comercial de

Gambia. Tanto que más del 50% de las exportaciones

del país (madera en bruto, pescados y moluscos, cocos,

nueces, anacardos y un largo etcétera) tienen como

destino el gigante asiático y el 34% de las compras

gambianas al exterior también provienen de China. Por

poner un ejemplo de tamaña dimensión, la diferencia

exportadora con respecto al primer socio europeo, el

Reino Unido (con una cuota del 1,9%) son más de 85

millones de dólares. Y da la sensación de que los chinos

han llegado para quedarse.

y culpan a las fábricas de harina de pescado chino de

tal carencia.

Además, la demanda de pescado ha subido notablemente

en China y no precisamente para el consumo humano.

El país asiático se ha convertido en el primer importador

del mundo en harina de pescado y carne no

alimentaria, usado principalmente como ingrediente de

alimentos para aves, cerdos, ganado vacuno y animales

acuáticos porque ayuda a disminuir los costes y el tiempo

de cría de estas especies y propicia su rápido crecimiento

cuando la crianza se hace industrialmente. El

40% de harina de pescado y carne que se produce en el

mundo va a parar a China. El segundo país que más

importa este producto es Noruega, cuyas compras no

llegan al 5% del total.

Las costas de Gambia no han sido ajenas a esta fiebre y

allí se han establecido tres de estas fábricas. La de Gunjur,

otro de los pueblos pesqueros por excelencia, situado

a unos 20 kilómetros de Tanji, se encuentra a pie de

playa y emite un olor nauseabundo. Pero también es

una de las zonas con más trajín de todo el litoral. Hoy,

una calurosa mañana, una de tantas en Gambia, decenas

de chavales forman una larga fila que comienza en

un barco que acaba de atracar y descarga su mercancía

y finaliza en la factoría china. Los jóvenes cargan el pescado

en cajas de plástico y las transportan sobre sus

cabezas.

Pero en Gunjur, en el epicentro del desembarco chino,

no todos son de la misma opinión que los pescadores de

Tanji. La población está dividida. “Desde que trabajo

aquí, hace ya muchos años, he visto cómo la gente iba

a pedir a la mezquita, a rezar para tener trabajo. Querían

que la costa, los recursos que tiene la costa, funcionara

mejor. Pedían trabajo, y es justo lo que hay ahora”,

afirma Lamin, de 41 años.

Lamin, gambiano de nacimiento, hace de mediador entre

los barcos pesqueros locales y Golden Lead, la empresa

propietaria de la fábrica de harina asentada en

Gunjur. Él defiende el desembarco chino, no lo considera

un expolio, y lo justifica así: “Estos chicos —dice

mientras señala con la barbilla la hilera de chavales que

recoge el pescado— pueden llevar dinero a sus casas

gracias a las fábricas. ¿Qué andarían haciendo si no?

Gunjur era un pueblo vacío y ahora siempre está lleno,

desde las playas hasta las casas de huéspedes. Solo de

un bote pesca de los chinos pueden vivir 60 gambianos.

60 personas todos los meses. ¿Cómo es posible que haya

gente que hable de expolio o de robo si esta gente

da al país más trabajo que nadie?”, se pregunta.

Pescadores descansan en uno de los barcos en el pueblo

pesquero de Tanji. Protestan por la falta de pescado

Cuando Lamin termina de hablar, atiende a algunos de

los jóvenes que llegan a reclamar sus honorarios: 25

Revista Pesca noviembre 2019 44


dalasis (unos cincuenta céntimos) por cada caja transportada

hasta un máximo de 20 cajas. Las ganancias

pueden ascender a 500 dalasis por día (unos 10 euros)

en un país en el que el salario mínimo está establecido

en 45 euros mensuales. O lo que es lo mismo, un trabajo

duro de realizar pero mejor pagado que la inmensa

mayoría en Gambia.

Pero Lamin guarda también una queja. “Creo que hay

más ventajas que desventajas. Pero lo de echar desperdicios

al mar… Lo de echar desperdicios no me gusta

nada”, afirma contundente.

UN MAR CONTAMINADO

“Si cuidaran las costas, el comercio con China podría ser

algo bueno. Pero, realmente, no sabemos lo que están

haciendo allí; no sabemos si dañan nuestro ecosistema

ni qué tipo de químicos están utilizando”, dice Baba

Hydara, editor jefe de The Point Newspaper, el periódico

más leído en Gambia. “En las naciones del tercer

mundo siempre tenemos este tipo de problemas. Vienen

los países, pagan un precio ridículo por explotar nuestros

recursos y, después, no dan explicaciones de lo que

están haciendo. Hay muy poca transparencia”, valora.

Gunjur ha sido en el último año el epicentro de las protestas

contra los chinos y contra su contaminación, precisamente

por la acción de la factoría de Goldean Lead,

que muchos consideran irresponsable. Tanto que, el

pasado año, el agua de la laguna de la Reserva Natural

del Bolong Fenyo, situada en el sur del país y muy cerca

de Gunjur, se tiñó de rosa, lo que obligó a técnicos de la

Agencia Nacional de Medio Ambiente (NEA), dependiente

del Gobierno, a desplazarse hasta allí para tomar

unas muestras que arrojaron cantidades muy elevadas

de azufre y amonio, como reflejó el diario Foroyaa, otro

rotativo local. “No usamos productos químicos ni estamos

vertiendo ya nada al mar. Los peces muertos los

arrojan los grandes barcos, aparecen en todas las playas”,

se justificó entonces Jojo Haung, la directora de la

factoría, en unas declaraciones al diario El País.

Barcos pesqueros en el pueblo de Tanji, alma pesquera de

Gambia, tras pasar la noche faenando en el mar.

Habitantes de Gunjur lamentan los malos olores, alertan

de la aparición de peces muertos cada cierto tiempo y

avisan de que ya no hay pájaros en la reserva natural.

Dicen que se han ido todos. “No sabemos si creer los

informes que nos da el Gobierno. Creo que aquí es necesario

la ayuda externa. Necesitaríamos que organismos

de la Unión Europea o de países más desarrollados

vinieran, analizaran las costas de forma completamente

independiente y nos digan de verdad si estas fábricas

están dañando nuestro ecosistema. Yahya Jammeh basó

su gobierno durante la dictadura en la corrupción, y

eso es algo que no puede desaparecer de nuestras instituciones

en un par de años. Es algo que todavía se encuentra

muy presente”, afirma Hydara.

— ¿Crees que las fábricas chinas están dando dinero al

Gobierno para que haga la vista gorda?

—No lo sé, pero es una posibilidad. Como te digo, necesitamos

ayuda externa para descartarlo.

Alaji Sar, otro pescador de 35 años, cuenta que se fue

de Gunjur hace un año por la cantidad de gente que

pesca allí ahora. Trabaja en Kartong, otro pueblecito

pesquero, este más pequeño que Tanji y Gunjur, situado

al sur de Gambia, cerca de la frontera con Senegal.

Alaji dice no saber nada de contaminación, de corrupción

o de expolio. Él, afirma, solo quiere trabajar y vivir

de lo que pesca.

“Los compradores europeos no eran tan buenos. Los

chinos quieren todo lo que cojo. Ha habido años que

tenía que enterrar pescado porque me sobraba. Ahora

lo vendo absolutamente todo”, dice en mandinga, la

lengua principal del país (uno de sus compañeros le traduce

al inglés, lengua oficial) mientras arregla su red de

pesca protegido por la sombra de una raída estructura

de madera.

Fuente

https://www.elsaltodiario.com/gambia/fabricas-harinapescado-chinas-expolian-pais-mas-pequeno-africa

Revista Pesca noviembre 2019 45


MEDIO AMBIENTE: PROPUESTAS

PERUANAS PARA LUCHAR CONTRA

TRÁFICO ILEGAL DE TIBURÓN

FUERON ACEPTADAS EN CITES

El Gobierno peruano presentó dos iniciativas para evitar el tráfico

ilegal de aletas de tiburón con destino a China. (Foto: Oceana / Carlos

Suárez)

Dos propuestas del Perú para reforzar el control del comercio

internacional de tiburones protegidos han sido

aprobadas durante la XVIII Conferencia de las Partes

(COP 18) de la Convención sobre el Comercio Internacional

de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres

(CITES), que se celebra en Ginebra, Suiza.

La iniciativa del Gobierno Peruano consiste en que los 183

países miembros realicen un inventario de las aletas de

tiburón de especies protegidas que tengan en stock y

que hayan sido obtenidas antes de la entrada en vigor de

su inclusión en la CITES.

Esta revisión permitirá conocer las reservas de cada

país y se pondrá un límite a la emisión de certificados

CITES pre-convención para su comercio internacional.

Autoridades peruanas han detectado una ruta de comercio

ilegal de aletas que ingresan al país desde

Ecuador para ser reexportadas a China como si fueran

de origen peruano.

Por ello, se han realizado grandes incautaciones de cargamentos

de aletas provenientes de Ecuador, en los

cuales se han detectado aletas de especies protegidas

por CITES, como el tiburón zorro, con certificados que

acreditan que su captura fue anterior a la entrada en vigor

de su protección.

Así, en diciembre del 2018, SUNAT incautó 25 toneladas de

aletas de tiburón valorizadas en US$630,000 que de

acuerdo a medios noticiosos provino de Ecuador, país que

desde el 2007 ha prohibido la pesca dirigida de tiburones.

“Al carecer de información sobre el stock de partes y derivados

de tiburón que hayan sido almacenados y obtenidos

por los países antes de la entrada en vigor de la inclusión

de ciertas especies en la CITES, se puede abrir una ventana

para ‘lavar aletas’ al dar certificados con una fecha de captura

previa”, señala Alicia Kuroiwa, Directora de Hábitats y

Especies Amenazadas de Oceana Perú, quien asiste como

observadora a esta cumbre.

“Las aletas de origen controversial afectan a los exportadores

locales, pero incluso más a los pescadores artesanales

que extraen legalmente estas especies”, subraya Kuroiwa.

La delegación peruana, integrada por representantes del

Ministerio del Ambiente (MINAM), el Ministerio de la Producción

(PRODUCE) y el Servicio Nacional Forestal y de

Fauna Silvestre (SERFOR), también solicitó mejorar el monitoreo

de los cargamentos de aletas de tiburón “en tránsito”

mediante la creación de nuevas directrices para la gestión y

el seguimiento de los productos de tiburones.

Revista Pesca noviembre 2019 46


Ello, con el fin de identificar la presencia de especies incluidas

en los Apéndices de la CITES y verificar los permisos y

certificados.

“Es común que estas aletas de especies protegidas se encuentren

mezcladas con otras especies de tiburón que no

están incluidas en los Apéndices de la CITES y que no han

sido obtenidas legalmente”, señala la propuesta de la delegación

peruana.

Por ejemplo, un estudio del 2018 encontró que especies

CITES como el tiburón sedoso, tiburón martillo común

y tiburón martillo liso están entre las cinco especies más

abundantes en el mercado de aletas de tiburón en Hong

Kong.

En el 2018, Perú se ubicó entre los 4 principales países exportadores

de aletas de tiburón a nivel global y el mayor

proveedor latinoamericano de este producto hacia China,

según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación

y la Agricultura (FAO).

Fuente

https://laprensa.peru.com/actualidad/noticia-medio-ambiente

-propuestas-peruanas-luchar-contra-trafico-ilegal-tiburonfueron-aceptadas-cites-92215

CITES: “LA POSICIÓN DE PERÚ HA

SIDO DE RESISTENCIA A QUE SE

INCLUYAN MÁS ESPECIES MARINAS

Y DE MADERAS”

Por Paula D'Angelo

Funcionario de la secretaría de la Convención sobre el Comercio

Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora

Silvestres (Cites) destacó en entrevista con Ojo-

Publico.com su preocupación por la sobreexplotación de la

industria pesquera y maderera en el Perú y por el impacto de

las redes del crimen organización global en la extinción de

especies.

SUSTENTABILIDAD. Cites regula el comercio internacional de

36,000 especies de flora y fauna silvestre con el fin de protegerlas

de su extinción.

El abogado colombiano Juan Carlos Vásquez Murillo, jefe de

Asuntos Jurídicos y de la Unidad de Conformidad de la Secretaría

de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies

Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), visitó el

Perú pocos días antes de la Primera Conferencia de Alto Nivel

de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre que

se realizará en nuestro país el 3 y 4 de octubre. En ese contexto,

Vásquez habló de manera extensa sobre la problemática

que aborda la entidad rectora en temas de protección de

especies que diariamente son comercializadas a nivel global.

Vásquez llegó a Lima para ser parte del taller “Fortalecimiento

de Capacidades para la Implementación de la Convención

CITES en el Perú”, con el fin de trabajar con las autoridades

responsables peruanas de la reglamentación del comercio de

fauna y flora silvestre. En la cita participaron funcionarios del

Ministerio de Producción (Produce), el Ministerio del Ambiente

(Minam) y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre

(Serfor).

Actualmente, los reportes sobre la extinción de especies

a nivel global son noticia de cada día. Desde el

Panel Intergubernamental de Cambio Climático

(IPCC) hasta la Plataforma Intergubernamental de

Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes) hablan

de este tema de manera central. ¿Cuánto ayuda

Cites a la protección de especies en un contexto que

parece irreversible?

El Ipbes ha anunciado que hay un millón de especies amenazadas.

Las causas principales son: la pérdida del hábitat, el

comercio insostenible, la polución, el cambio climático y las

especies invasoras. Cites se dedica a [combatir] la segunda

causa que es la sobre explotación y el comercio insostenible

de las especies. Nuestra regulación limita ese comercio y se

asegura de que sí ocurre sea legal, sostenible y que verifique

la trazabilidad de los productos.

Revista Pesca noviembre 2019 47


El público en general no conoce exactamente qué es la

convención Cites. ¿Háblenos del convenio, de las especies

incluidas y de sus mecanismos de regulación y

sanción?

Es verdad, el tema suena un poco técnico. Somos 7 mil millones

de personas consumiendo biodiversidad [de flora y fauna]

todos los días. Cites regula el comercio de 36 mil especies

incluidas en tres listas. Es una convención única en el sentido

de que tiene mecanismos de cumplimiento. Cuando los países

incumplen lo que se han comprometido a hacer, hay consecuencias,

[incluso] se puede suspender el comercio. Esto viene

de la posibilidad de mezclar normas ambientales y comerciales.

Nosotros hacemos la fusión de las dos y esto le da la

fuerza al convenio. Cuando un país incumple, por ejemplo, y

se prueba el incumplimiento, el comité puede llegar a recomendar

la suspensión total del comercio de los productos y

derivados de alguna de estas 36 mil especies.

¿Cites realiza algún tipo de investigación para este

tipo de casos?

Tenemos un sistema de monitoreo a través de los permisos

Cites. Para cada transacción [comercial] se necesita un permiso.

Además, trabajamos con la Interpol, la organización mundial

de aduanas, las ONGs que son muy activas y dan información

a las autoridades, y los medios que juegan un papel

importante en la vigilancia pero también en la educación de la

gente. Muchos casos se originan de investigaciones periodísticas.

"Cites regula el comercio de 36 mil especies incluidas

en tres listas"

¿En qué consiste cada una de las listas del Cites y cómo

una especie pasa de un nivel a otro de protección

en la convención?

El apéndice 1 lista las especies que están en peligro de extinción.

Son 900 especies aproximadamente, el 3% de las 36 mil

que tenemos en total en Cites. Ahí están los elefantes, tigres,

grandes simios, tortugas marinas y algunas orquídeas. El comercio

de estas especies está prohibido. En el apéndice 2

tenemos al 97% del total de especies [en Cites], y el comercio

está permitido pero bajo condiciones muy estrictas de legalidad

y sostenibilidad. El apéndice 3 es una lista muy pequeña,

de 400 especies del total, en donde los países, por

iniciativa propia, pueden incluir especies que consideran que

necesitan de la cooperación internacional. Al incluirla en esta

última lista, se pide a los países del mundo que ayuden a controlar

el comercio. Por ejemplo, el Perú incluyó el Cedro en el

apéndice 3 hace años y esto cambió en la última conferencia

[en Suiza]. Ahora pasó del apéndice 3 al 2 porque hubo una

propuesta para incluir todas las especies de cedro en esa lista

con el objetivo de controlar el comercio de madera chapada y

contrachapada. Aquel es un ejemplo de transferencia de una

lista a otra para reforzar los controles ya que se considera

que la especie está siendo afectada por el comercio.

¿Cómo se aplica el convenio Cites en Perú?

Cada país debe designar una autoridad administrativa que

emite los permisos que reglamentan el comercio, así como

una autoridad científica independiente que hace los estudios

científicos para conocer el estado de las poblaciones silvestres

y conocer qué tanto podemos usarlas de manera sostenible.

Solo cuando hay ese estudio científico, que denominamos

“Dictamen de Extracción no Perjudicial”, y una verificación

legal del origen del producto, se puede emitir un permiso Cites.

Es decir, el documento Cites es una especie de visa para

verificar que ese comercio es amigable con la naturaleza y no

perjudica la supervivencia de las especies.

"En la lista 2 de la Cites tenemos al 97% del total de

especies. El comercio está permitido pero bajo condiciones

muy estrictas de legalidad y sostenibilidad"

¿Cites ha reforzado la protección de las especies en

nuestro país?

Tenemos un caso peruano, una especie que estaba muy amenazada,

al borde de la extinción, y que se ha recuperado. Es

el caso de las vicuñas. Había menos de cinco mil en los años

‘70 y ahora tenemos medio millón. Esta especie pasó de la

lista 1 a la lista 2. Ahora se puede comercializar la fibra que

beneficia a las comunidades alto andinas. Se recuperó la especie

que era nuestro objetivo. No ganamos nada poniendo a

todas las especies en el apéndice 1. La idea es ponerlas ahí,

como en una sala de cuidados intensivos, hasta que se recuperen,

y puedan pasar al apéndice 2 para que [luego] puedan

ser aprovechadas sosteniblemente.

¿Cuáles fueron las conferencias Cites más emblemáticas

en la historia del convenio?

Acabamos de realizar la 18º reunión con 183 países y la

Unión Europea. Hubo algunas reuniones muy significativas

como la realizada en Bangkok el 2013 y Sudáfrica el 2016, en

donde se empezaron a incluir cada vez más especies de tiburones.

Es la tendencia. Creemos en el enfoque de protección

del planeta a partir de la protección de una especie. No es

solo proteger al tiburón, si a no todo su ecosistema, así como

su rol en el mismo. Igual en el caso de los árboles, con la

caoba, y en el caso de los felinos con el jaguar, el tigre y el

león, etc. Creemos en un enfoque [de protección] que va de

lo particular a lo general, con reglas que sean claras y precisas,

más que ambiciosas para evitar querer abarcarlo todo y

quizás no llegar a nada o a muy poco.

PROTEGIDO. Cites incluyó al tiburón mako o diamante en el

apéndice 2 del convenio, debido a la sobreexplotación de su

especie por su carne y aletas.

Foto: Carlos Suárez / Oceana

Entre el comercio exterior y la protección de especies

Revista Pesca noviembre 2019 48


¿Cree usted que, mirando el panorama actual, el convenio

ha sido exitoso desde que entró en vigor en

1975?

El trabajo de la conservación es un viaje con muchos escollos,

pero creo que sin la Cites ya hubiéramos perdido especies

como el elefante, el jaguar y las vicuñas. En ese sentido, la

convención ha sido exitosa. Hemos perdido otras especies,

como la guacamaya azul de la película Río, que se extinguió

en estos últimos años. Es la primera de la lista Cites que se

extingue, pero no ha sido por el comercio que regulamos nosotros,

sino por el tráfico ilegal de la especie.

Poniendo como ejemplo la extinción de la guacamaya

azul, ¿cómo manejan el tráfico ilegal de especies que

están incluidas en una convención que regula los procesos

de comercio formal?

Luchar contra el tráfico ilegal de especies es una de nuestras

grandes banderas ahora. Justo en un par de semanas habrá

una cumbre en Perú para hablar de ese tema en América Latina

[el 3 y 4 de octubre]. El tráfico empezó antes de la adopción

de la Cites y ya se fueron saqueando muchas especies

como para que hubiéramos logrado intervenir. Llegamos tarde

al problema. Los países hoy están considerando este tema

y uno de los grandes problemas es que los que trafican quieren

ganar tiempo, retrasar hasta el límite la llegada de los

controles y tienen lobbies de resistencia que no quieren reglamentar

el uso de las especies. Lo que vemos es criminalidad

transnacional. Invito a no ver el problema como únicamente

nacional pues los traficantes, si ven que el Perú está muy duro,

se va a ir a otro país vecino que sea menos estricto. La

idea es tener enfoques transnacionales y una fuerte cooperación

a nivel internacional.

"El permiso Cites es una especie de visa para verificar

que el comercio es amigable con la naturaleza y no

perjudica la supervivencia de las especies".

¿Cree que los países en el convenio Cites priorizan

más el comercio exterior que la protección de especies?

No necesariamente. Lo hemos visto con el tiburón mako, por

ejemplo. Fue la propuesta con mayor número de respaldo de

países debido a que es una especie migratoria. Los países se

están concientizando y la labor de los medios y de la sociedad

civil está influyendo fuertemente en que no solo prime el aspecto

económico en las decisiones de los Estados.

¿Dada la situación actual, los países deberían privilegiar

más la protección de flora y fauna a nivel global

antes que el comercio exterior de las mismas?

Estamos convencidos de que el comercio y la conservación no

son excluyentes. A veces el comercio puede ser el incentivo

para la conversación. Por ejemplo, la fibra de vicuña le da un

motivo a los campesinos alto andinos para protegerlas, convirtiéndose

ellos en los mejores guardianes de la especie.

Igual con la madera, permitir su uso sustentable en el comercio,

puede ser un incentivo para que los bosques no se conviertan

en cultivos de soja. Si no hay ningún valor en conservar

estos hábitats para las especies, simplemente los van a

quemar como está pasando ahora.

Comercio exterior sospechoso: el caso de las aletas de

tiburón

Nosotros publicamos que Aduanas incautó toneladas

de aletas de tiburón bajo la presunción de que el producto

era ilegal. Detectamos además que los exportadores

tenían antecedentes de incautaciones anteriores,

uno de ellos estaba preso por crimen organizado,

y sus permisos Cites eran irregulares. Pese a todo, la

autoridad Cites del Ministerio de la Producción

(Produce) daba luz verde a las exportaciones. ¿Los

mecanismos deben ser más rigurosos?

Hay que entender que las reglamentaciones [Cites] son nuevas

y que estamos pasando de una historia de no control a

una reglamentación. En esta fase de transición, tendremos

casos como esos y por eso estamos haciendo este taller [de

capacitación para la implementación Cites realizado en Lima

la semana pasada] para capacitar y trabajar con las autoridades

responsables de la reglamentación de este comercio y

evitar que esto vuelva a suceder. Los mecanismos son estrictos,

lo importante es aplicarlos y que las autoridades designadas,

los conozcan y actúen en consecuencia. Si Aduanas decomisó

esas aletas de tiburón es positivo. Lo que trabajamos

ahora es cómo se articulan las aduanas del mundo con sus

entes regulatorios. La idea es que todos se pongan en contacto,

trabajen en común acuerdo y se hagan los ajustes necesarios

porque habrá errores al principio. Ahora que el tiburón

mako y el cedro entran [en sus respectivas listas Cites] podrían

colarse un par de delincuentes hasta que las autoridades

logren entender su rol.

El caso de las aletas de tiburón que menciono demuestra

que Aduanas y Produce no van por igual camino.

Por un lado, una entidad interviene, fiscaliza y hace su

trabajo, mientras la otra da luz verde para su comercialización

a pesar de las irregularidades.

En este caso no sabría explicar cuál es la causa, pero estamos

conscientes de que hay posibilidades de inercia. Probablemente,

un órgano rector se ha dedicado más al aprovechamiento

[de la especie] que a la reglamentación y la represión.

Puede haber casos de corrupción, casos de desinformación.

Esto es lo que tratamos de corregir ahora, porque tenemos

mecanismos de cumplimientos y si aquello llega a instancias

internacionales se le preguntará al Perú, [se le pedirá] que

explique por qué emite autorizaciones [Cites] sabiendo que

esos presuntos implicados están involucrados en casos de

crimen organizado.

¿Ustedes tienen influencia en el nombramiento de las

autoridades Cites de cada país?

No tenemos injerencia en la elección de las autoridades Cites.

Adoptamos en la pasada conferencia una resolución para

guiar a los países en cómo designar a sus autoridades. También

hay un máster internacional de tres meses para formar a

estas autoridades. Sin embargo, es decisión soberana de cada

país designar a sus autoridades.

Luego de que reveláramos el papel de la autoridad Cites

en Produce, en el caso de la intervención de aletas

de tiburón de comerciantes con antecedentes negativos

en el tema, el ministerio cambió a los funcionarios.

¿Los países deben ser más rigurosos frente a estas

situaciones?

Debe existir tolerancia cero contra este tipo de irregularidades.

Si las instituciones detectan a funcionarios [Cites] que se

Revista Pesca noviembre 2019 49


han comportado de manera irregular, por la razón que sea,

deben tomarse las medidas del caso. Tolerancia cero a la corrupción

y a los malos manejos de esos documentos.

Además notamos un sistema institucionalizado en el

Estado que prioriza el comercio por encima de las entidades

que pretenden fiscalizar a personas con antecedentes

negativos que buscan obtener sus permisos

Cites incumpliendo las normas.

Nosotros tenemos mecanismos como el dictamen de adquisición

legal, en donde se verifica la legalidad de la solicitud de

un permiso [Cites] y allí las autoridades tienen que ejercer

sus facultades para identificar a las personas que están involucradas

en actividades ilegales y negarles esos permisos.

Obviamente, estas mafias están conectadas a todo nivel y,

cuando no son ellos, son los testaferros los que van a pedir

estos permisos. Allí es donde tienen que articularse la Policía

Nacional, Aduanas, Fiscalía y las autoridades administrativas

como Produce y Serfor para evitar que se cuelen delincuentes

en la cadena legal de comercio de las especies.

"Tolerancia cero a la corrupción y a los malos manejos

de los documentos [permisos Cites]"

¿Hay falta de coordinación entre las autoridades encargadas

de la protección de especies?

Diríamos que hay incapacidad de trabajar en equipo, entonces

lo que estamos haciendo aquí es enlazar capacidades para

los que son responsables en cada institución se conecten

entre ellos y dejen de actuar cada uno en su rincón. El problema

es que si los datos no se comparten, de pronto el que

autoriza no sabrá que el solicitante es un delincuente, buscado

por crimen organizado.

¿Cites impone sanciones a los países que no cumplen

con el convenio?

Nosotros hablamos de medidas de cumplimiento, para ser

precisos, no de sanciones. Tenemos un catálogo de medidas

que van de la amonestación al país, a la notificación pública

de que están incumpliendo, hasta la suspensión total del comercio.

Tenemos una lista de entre 20 y 30 países suspendidos

en este momento, por diferentes razones y a diferentes

niveles. Podemos suspender a una especie solamente o suspenderlos

solo para las actividades comerciales o para las

actividades científicas. La magia del mecanismo que tenemos

es que no suspendemos al país, sino que les pedimos a los

otros 182 países que paren de comercializar. Entonces, lo que

verificamos es que los otros estén respetando esa medida, y

si no la respetan vamos a preguntar es porque no la están

respetando y ahí cabe una posible sanción.

Especies amenazadas: del jaguar y el tiburón al

Shihuahuaco y el cedro

¿Cuáles son las especies que tienen mayor riesgo de

extinción en el Perú?

Las especies que están en el apéndice 1: el jaguar, algunas

especies de guacamayos, el cóndor. Perú es un país con gran

biodiversidad de aves, el primero o segundo en el mundo,

según las estadísticas, y algunas especies raras de orquídeas

también y de tortugas marinas. Tenemos alrededor de 300

especies amenazadas en el Perú en estos momentos.

¿Qué nos puede decir del Shihuahuaco?

En el apéndice 3 no lo pueden incluir porque no lo tienen legislado,

pero tendrían que esperar a la próxima reunión para

incluirlo en el 2. Cuando yo vine para ver el tema de la caoba

el 2005 ya había un documento que recomendaba que se

incluyera el shihuahuaco en el apéndice 3. Esto fue hace 14

años y aún no pasa. Creo que hay resistencia importante en

el sector forestal a que esto ocurra. Perú comunicó la intención

de incluirla en el apéndice 3, pero para Cites es un requisito

que la protejan primero en su legislación nacional antes

de incluirla en la lista internacional. Por los informes que tenemos,

la situación es crítica para el Shihuahuaco. El problema

es que Cites no puede proteger una especie que no está

incluida en los apéndices.

EN PELIGRO. Científicos estiman que si no se toman medidas

para la protección del Shihuahuaco, la especie podría extinguirse

en 10 años.

Foto: Ojo-Publico.com

El tiburón mako ha sido incluido en la lista Cites. ¿Por

qué esta especie está amenazada?

Esta especie se incluyó en el apéndice 2, que es la lista que

permite el comercio pero con las condiciones que explique

antes, científicas y legales. Esta especie, según los expertos y

la discusión en Ginebra, ha sido afectada por la sobre pesca y

el comercio insostenible de la especie en algunas regiones del

mundo, no en todas. Entonces, hay algunos stocks que están

saludables y otros que marcaron un declive importante en las

poblaciones. Por esa razón se le incluyó en la Cites.

"Creo que hay resistencia en el sector forestal a incluir

al Shihuahuaco en [Cites]"

¿Qué pasa cuando ciertos pescadores artesanales de

un país ingresan al mar de un vecino fronterizo y pescan

tiburones, como el mako u otros, y luego lo hacen

pasar como extraídos de su territorio?

Esto pasa con muchas especies en varias regiones del mundo.

Primero se dijo que los stocks del Atlántico estaban más afectados

que los del Pacífico para el tiburón mako o diamante.

Justamente en Cites dijeron que para las aduanas es muy

difícil distinguir si es del Atlántico o del Pacífico, se incluye

todo. Después en el tratamiento del comercio, al detectar

esto, tratamos de hacer reuniones regionales para armonizar

las políticas de los países y evitar que los traficantes se aprovechen

de los vacíos en la legislación de cada país. Estamos

haciendo estrategias regionales, por ejemplo, en el África Occidental,

donde se ha visto ese fenómeno. Si es necesario

Revista Pesca noviembre 2019 50


hacerlo en esta parte del mundo, lo consideraremos en algún

momento.

En su opinión, ¿es posible cerrar el comercio internacional

de aletas de tiburón, que solo satisface a un

grupo de personas de ciertos países de Asia que gustan

de una sopa preparada con este animal?

Hay países que están haciendo campañas de reducción de la

demanda, incluyendo China, que en ocasiones especiales, en

el menú de sus fiestas, preparan sopa de aletas de tiburón.

Yo no creo en los juicios morales sobre mi cultura o sobre

otras culturas, sobre qué deben comer o que no. Lo importante

es tener conciencia de que todo consumo debe ser

compatible con la sobrevivencia de las especies.

INTERVENCIÓN. En diciembre del 2018, Aduanas de la

Sunat confiscó 25 toneladas de aletas de tiburón de presunto

origen ilegal valorizadas en US$630 mil y que tenía a China

como destino.

Foto: Ojo-Publico.com.

"Todo consumo debe ser compatible con la sobrevivencia

de las especies"

Dos propuestas de Perú para reforzar el comercio de

tiburones también fueron aprobadas ¿Cuáles son?

¿Sabe qué especies ha pedido el Estado que se incluyan

en Cites y en cuántas ocasiones lo ha hecho?

Las dos propuestas se refieren a la reglamentación del tiburón.

Una es que cuando se incluya una especie de tiburón, se

informe de los stocks. Es decir, todo lo que hay de aleta de

tiburón de mako en este momento hasta que entre en vigor

el listado el 28 de noviembre. Se haga un inventario de las

aletas ahora para que no haya un hoyo negro y se declaren

como aletas pre convención. La segunda propuesta fue

cooperación internacional para trabajar el tema de los tiburones.

A veces el Perú se ha asociado con otros países para

listar especies. Yo recuerdo que la posición de Perú ha sido

de resistencia a que se incluyan más especies de maderas y

marinas. Es un país históricamente fuerte en el sector pesquero

y maderero. No creo que los industriales salten de alegría

[cuando la lista Cites crece]. Es un error de ellos porque

esto es protección para los que quieren respetar la ley. Toma

tiempo concientizar a los sectores económicos.

Aprovecho para hacer un llamado sobre el cedro. Tendrá que

pasar un año hasta antes que entre en vigor el listado. Esto

será en agosto del 2020. Entonces, entre hoy y esa fecha hay

que estar muy vigilantes de que la industria maderera y los

demás actores en el bosque, no utilicen ese tiempo para talar

todo el cedro que existe antes de que entre en vigor la reglamentación.

Es muy importante la vigilancia de los medios, la

sociedad civil y el apoyo a las instituciones. La reacción del

sector [maderero] será tratar de cosechar la mayor cantidad

posible de [este tipo] madera.

https://youtu.be/TDn5vdCd2XU

Fuente

https://ojo-publico.com/1375/cites-la-posicion-de-peru-hasido-de-resistencia-que-se-incluyan-mas-especies

La administración desconoce el volumen real de la biomasa de todas las especies del ecosistema marino de

Humboldt y del ecosistema fluvial y lacustre. Recién desde los censos del 2012 y 2013, aunque con imperfecciones,

se conoce el número de pescadores y embarcaciones artesanales existentes. Aunque durante

años se han recopilado datos sobre las pesquerías comerciales, casi no se dispone de información sobre las

especies no comerciales debido al costo y a la complejidad de las operaciones necesarias. Los datos científicos

sobre la situación de los hábitats y sobre los efectos de la pesca en los demás organismos vivos son

desiguales, ya que sólo se cuenta con datos recabados para investigaciones científicas específicas y orientadas

a las principales especies. El Imarpe ha dedicado su esfuerzo a la investigación de los recursos de

importancia económica y no a la investigación de recursos relacionados a la alimentación básica de la población

nacional y actividades económicas internas.

Revista Pesca noviembre 2019 51


TRATADO GLOBAL PARA

PROTEGER LOS OCÉANOS AÚN

PENDIENTE TRAS 20 AÑOS

Por Ibis Frade*

El Tratado Global para la Protección de los Océanos lleva

más de 20 años pendiente, a pesar de numerosas

negociaciones y análisis realizados en ONU, y los frecuentes

llamados a la acción de organizaciones académicas

y de la sociedad civil.

Recién en agosto se produjo en la sede de Naciones

Unidas en Nueva York una conferencia intergubernamental

sobre el tema, la tercera de cuatro rondas de

reuniones programadas este año.

La idea es lograr un tratado legalmente vinculante para

los océanos en virtud de la Convención de las Naciones

Unidas sobre el Derecho del Mar, conocida como Unclos.

Según el secretario general adjunto de asuntos jurídicos

de la ONU, Miguel de Serpa Soares, existe el interés común

de proporcionar a las generaciones futuras un

océano saludable, resistente y productivo.

Esto es lo que guía a las delegaciones en el proceso de

negociación y confío en nuestro interés común de proporcionar

a las generaciones futuras un océano limpio,

recalcó.

Un océano sano y resistente tiene un 'papel crítico' que

desempeñar en los esfuerzos de adaptación y mitigación,

apuntó.

Recientes informes han revelado que, en la mayor parte

del mundo, los humanos han alterado significativamente

la naturaleza, con ecosistemas y biodiversidad que

muestran un rápido declive, indicó Soares.

Además, añadió, se espera que las tendencias negativas

continúen hasta 2050 y más allá, debido a los impactos

previstos del aumento del cambio en el uso de la tierra

y el mar, la explotación de organismos y el cambio climático.

Los informes divulgados en la conferencia intergubernamental

de agosto señalan que el 66 por ciento del

océano está experimentando un aumento de los impactos

humanos acumulativos, principalmente por factores

estresantes del cambio climático, incluidas las anomalías

de la temperatura de la superficie del mar, la acidificación

de esas aguas y la radiación ultravioleta.

Por ello, las discusiones se centraron en la conservación

y el uso sostenible de áreas de diversidad biológica marina

más allá de las jurisdicciones nacionales.

Los especialistas advirtieron que miles de especies marinas

podrían estar en riesgo si no se aprueba un nuevo

tratado para la protección de los océanos que incluya

medidas dirigidas a abordar el manejo de todas las especies

de peces en aguas internacionales, no solo las

especies comerciales.

En 2020, los líderes mundiales deberían entregar un tratado

oceánico global que permita la creación de zonas

protegidas en aguas internacionales. Pero los países con

grandes industrias pesqueras están reacios a firmar un

convenio como ese.

Las intensas negociaciones realizadas en la sede de Naciones

Unidas en Nueva York, del 19 al 30 de agosto,

finalizaron sin algún compromiso concreto, pese a la

urgencia del tema.

De aprobarse, el tratado jurídicamente vinculante contribuiría

a proteger el 30 por ciento de los océanos del

mundo de cara a 2030.

La conferencia intergubernamental reunió a 190 Estados

miembros de la ONU, expertos en temas de conservación

de los océanos y hasta el actor español Javier Bardem

llegó al edificio de Naciones Unidas a pedir un mayor

compromiso de las autoridades.

Todos tenemos una responsabilidad que jugar, ya sea

individual o colectiva, para tomar el camino correcto,

dijo en una sesión el 19 de agosto pasado.

RIQUEZA DE LOS OCÉANOS BAJO AMENAZA

Un convenio sobre la protección de la biodiversidad marina

fue propuesto por primera vez hace casi 20 años,

bajo el tratado de la Ley del Mar de la ONU, al que Estados

Unidos nunca accedió formalmente debido a la reacia

oposición de la entonces administración de Ronald

Reagan.

Revista Pesca noviembre 2019 52


Las cuestiones de conservación en las aguas internacionales

y el uso sostenible de áreas de diversidad biológica

marina figuran entre los puntos más debatidos hasta

la fecha y a los cuales varios países hacen más resistencia.

Si bien los océanos del mundo contienen unas 200 mil

especies vivas identificadas, los números reales podrían

llegar a millones, todos expuestos a los peligros del

cambio climático, la contaminación y la sobreexplotación,

destacan los expertos.

Para detener estas amenazas se negocia el tratado global

que protegería las tres cuartas partes de la superficie

terrestre para 2030.

Actualmente, las aguas que se extienden más allá de las

200 millas náuticas se consideran 'aguas internacionales'

y aún permanecen en gran medida sin control.

Esto ha contribuido a una destrucción ambiental constante,

incluida la pesca ilegal, los altos niveles de contaminación,

la minería indiscriminada de los fondos marinos

y la degradación de los ecosistemas.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas

para la Agricultura y la Alimentación, hay un 33 por

ciento de las poblaciones de peces 'sobreexplotadas', lo

cual tiene consecuencias económicas devastadoras para

las regiones costeras y los pequeños Estados insulares

en desarrollo.

La necesidad de salvaguardar los océanos para las generaciones

futuras y tomar acciones ante las continuas

amenazas seguirán centrando las negociaciones para

establecer un acuerdo vinculante sobre el tema.

Queda la esperanza de en un futuro no muy lejano, el

mundo cuente con un tratado que sirva como hoja de

ruta para la conservación y el cuidado de esas aguas

que cubren la mayor parte del planeta.

alb/ifb

*Corresponsal de Prensa Latina en Naciones Unidas

Fuente

https://www.prensa-latina.cu/index.php?

o=rn&id=305540&SEO=tratado-global-para-proteger-los-oceanos-aunpendiente-tras-20-anos

PESQUERÍAS EN MÉXICO,

RESTAURARLAS O VERLAS MORIR

Por Mariana Reyna

Imaginemos que 2014 teníamos un estanque con mil

peces que alimentaban a nuestra comunidad, y para

2018 ese mismo estanque tenía 20 peces. Resulta obvio

que, si seguimos explotándolos de la misma forma, llegará

el momento en que ya no habrá peces.

Si pudiéramos escuchar lo que sucede en el mar y los

peces hablaran, muy probablemente gritarían desesperados

por ayuda para no extinguirse.

En general, los ecosistemas costeros se encuentran gravemente

afectados por la contaminación, la baja calidad

del agua, el cambio climático global, pero sobre todo

por la sobrepesca.

Actualmente, a nivel internacional, muchas pesquerías

se encuentran en estado crítico y esto también tiene un

impacto en la sociedad.

En México se calcula que la producción pesquera es de

aproximadamente 1.5 millones de toneladas anuales

con un valor económico por 17,320 millones de pesos

(2006 – 2014). A pesar de la importancia de estos recursos

pesqueros, al menos el 25% de las especies pesqueras

se encuentran deterioradas y un 17% en proceso

de colapso (como el abulón, erizo, anchoveta, camarón

rosado y mero).

¿Qué hacemos para escuchar a los peces y evitar su

extinción? Los Planes de Restauración de pesquerías

proveen un marco para comenzar a recuperar estos recursos.

En general, estos planes comienzan con establecer objetivos

y metas -a corto y largo plazo- basados en elementos

científicos.

Luego se señalan las medidas de manejo que demuestren

que se alcanzarán las metas con éxito (restricción y

modificación de las artes de pesca, reducción del esfuerzo

pesquero, cerrar áreas a la pesca, certificación de

pesquerías, comanejo comunitario y restauración del

hábitat).

Revista Pesca noviembre 2019 53


Finalmente se establece un plan de monitoreo que permita

evaluar a las poblaciones de peces y determinar si

los planes han funcionado.

Imaginemos que 2014 teníamos un estanque con mil

peces que alimentaban a nuestra comunidad, y para

2018 ese mismo estanque tenía 20 peces. Resulta obvio

que, si seguimos explotándolos de la misma forma, llegará

el momento en que ya no habrá peces.

Entonces escuchamos el grito de auxilio de estos peces

y decidimos implementar un Plan de Restauración. Primero

debemos determinar cuántos peces quiero tener

en cinco y diez años, mil y 2 mil, respectivamente.

Probablemente en dos años tengamos que dejar de pescar,

pero para el siguiente par de años sacaremos 50

peces y no sacaremos a ninguno que no haya llegado a

su edad reproductiva; al quinto año tendremos mil peces

y aumentamos el número de peces que explotamos

de manera considerable pero nunca volvemos a pescarlos

como lo hicimos antes. Si seguimos así a los 10 años

probablemente tengamos los 2 mil peces o muchos

más.

Probablemente este supuesto sea la representación más

simple de la aplicación de un Plan de Restauración y en

su práctica este proceso resulta mucho más complejos.

que han sido restauradas como el anjova –Pomatomus

saltatrix– que, a finales de los noventa, se determinó

que las poblaciones del Atlántico se encontraban deterioradas

pero se implementó un plan de restauración a

nueve años y para 2009 se declaró restaurada; o como

el callo de hacha de Nueva Inglaterra –Placopecten magellanicus–

que también pasó por un proceso de restauración

de 1990 a 2001 y actualmente es una de

las pesquerías más importantes en el mundo.

Ya hemos hablado de la importancia de implementar

una política pública y una reforma que obligue

a restaurar las pesquerías en México. Ahora explicamos

por qué esta medida es urgente y tiene un impacto real

en la vida de las personas, entonces ¿cuándo comenzaremos

a hacerlo? Espero antes de que los peces se cansen

de gritar por nuestra ayuda.

* Mariana Reyna es bióloga especialista en la elaboración,

implementación y evaluación de proyectos de

desarrollo sostenible, conservación y cambio climático

en sistemas socio-ecológicos marinos y terrestres. Actualmente

es directora de ciencia en @OceanaMexico.

Fuente

https://www.animalpolitico.com/atarraya/pesquerias-en-mexicorestaurarlas-o-verlas-morir/

Sin embargo, existen ejemplos de éxito de pesquerías

La riqueza infinita del mar peruano no es más que un mito. Este error de percepción promueve un irrefrenable incremento del

esfuerzo pesquero y confunde además a la opinión pública haciendo más ardua la labor de regulación. La industria pesquera

atribuye a los recursos marinos, no solo el carácter de renovable, sino además, la cualidad de inagotable. Han elegido aceptar

el mito, en obstinada ignorancia de los hechos.

Los beneficios económicos del sector pesquero marítimo alcanzan a una fracción mínima de la población costera involucrada.

La capacidad actual para realizar esfuerzo pesquero de extracción del pescador peruano supera los límites de sostenibilidad.

Los volúmenes de recursos pesqueros naturales no aumentan a la par que crece la población vinculada a la extracción. Los recursos

pesqueros no aumentan en función a la demanda.

El recurso pesquero tiene la cualidad de renovable, pero no de inagotable ni infinito. El Estado recauda insuficientemente del

sector pesquero en general y por tanto no tiene capacidad para cumplir cabalmente su papel .

Las biomasas de las diversas especies destinadas al consumo humano se han reducido, lo que ha obligado al poblador costero

pescador a exacerbar sus esfuerzos sobre juveniles y a reorientarse ilegalmente hacia el recurso anchoveta, agravando aún más

el desequilibrio y el estado de pobreza del sector.

Ya no hay meros, corvinas, congrios, cabrillas, etc. como antes. La información estadística oficial no refleja esta situación dado

que solamente se centra en 16 principales especies ignorando a las especies costeras capturadas por la pesquería artesanal.

Revista Pesca noviembre 2019 54


¿NAVEGA EL TRATADO SOBRE EL

ALTA MAR HACIA AGUAS

TURBULENTAS?

Por Thalif Deen

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura

y la Alimentación (FAO) advirtió que las pesquerías

del mundo siguen disminuyendo, con 33 por ciento de

las poblaciones de peces “sobreexplotadas”, lo que tiene

consecuencias económicas devastadoras para las naciones

costeras y los pequeños Estados insulares en desarrollo

(PEID).

Aun así, una reunión de dos semanas, la tercera de cuatro

rondas de una Conferencia Intergubernamental de

190 Estados miembros, concluyó el 30 de agosto en la

sede de las Naciones Unidas en Nueva York, sin “un

compromiso serio” con la concreción de un Convenio

sobre Biodiversidad Más allá de las Fronteras Nacionales.

Las expediciones científicas de los últimos años

han revelado que la alta mar, más allá de las 200

millas patrimoniales desde las costas, alberga

una increíble variedad de especies que brindan

servicios esenciales para la vida del planeta. Crédito:

The Pew Charitable Trusts

Las aguas de alta mar del mundo, que se extienden

más allá de las 200 millas náuticas, se consideran

“aguas internacionales” que se comparten, quizás el último

bien colectivo global. Pero la realidad es que permanecen

en gran medida sin control.

“Es una jungla allá afuera”, comenta un diplomático,

que describe un océano abierto prácticamente sin ley

que ha sufrido una destrucción ambiental constante,

incluida la pesca ilegal y la sobrepesca, las contaminaciones

plásticas, la minería indiscriminada de los lechos

marinos y la degradación de los ecosistemas marinos.

La ronda negociadora final para este tratado vinculante

para la protección y uso sostenible del altamar, propuesto

hace años, se realizará en el primer semestre de

2020, en una fecha aún sin determinar.

Liz Karan, directora del proyecto para proteger la vida

marina en alta mar de la organización no gubernamental

Pew Charitable Trusts, dijo a IPS que tras esta tercera

ronda “no han cambiado los desafiantes problemas

en las negociaciones que había”.

A su juicio, los países aún necesitan encontrar soluciones

para compartir los beneficios derivados de los recursos

genéticos marinos. También deben establecer como

un nuevo órgano del futuro tratado se coordinará con

las organizaciones regionales de gestión pesquera existentes,

así como con organizaciones sectoriales como la

Organización Marítima Internacional y la Autoridad Internacional

de los Fondos Marinos.

El borrador actual del texto del futuro Convenio, señaló,

aún conserva las ambiciosas opciones para crear una

red integral de áreas marinas protegidas (AMP) destinada

a preservar la vida en alta mar.

Revista Pesca noviembre 2019 55


Sandra Schoettner, de la campaña Proteger los Océanos,

de Greenpeace, consideró que “es muy decepcionante

ver que el ritmo y la ambición en estas reuniones

no coinciden con el nivel de urgencia requerido para

salvar nuestros océanos y proteger nuestro planeta contra

la emergencia climática y la pérdida masiva de biodiversidad

que estamos enfrentando”.

La especialista dijo que la falta de voluntad política para

un avance significativo en estas negociaciones es alarmante

ya que algunos países claramente todavía favorecen

la explotación sobre la protección. “Mantener las

cosas como están no va a salvar nuestros océanos o, en

última instancia, la humanidad”, sentenció.

“Por eso es tan frustrante ver a miembros de la ONU

(Organización de las Naciones Unidas) como la Unión

Europea (UE) proponer soluciones insuficientes y que no

representan un cambio real para nuestros océanos”,

señaló Schoettner.

“Además, esperamos que China, el anfitrión de la

COP15 de la CDB, tenga más ambición para estar a la

vanguardia de la protección de la biodiversidad”, dijo en

referencia a la 15 Conferencia de las Partes del Convenio

sobre Diversidad Biológica, que se celebrará el año

próximo en Beijing y de donde deberá salir un nuevo

Acuerdo por la Naturaleza.

La experta de Greenpeace añadió que “también esperamos

que una nación marítima como Noruega tome el

liderazgo en este proceso y estamos decepcionados de

verlos presionar por un tratado que gestione mundialmente

nuestros océanos de la misma manera que los ha

llevado al borde del colapso “.

Según la Alianza para el Alta Mar, integrada por 22 organizaciones

dedicadas a la protección de los ambientes

marinos, el papel clave del océano en la mitigación del

cambio climático, que incluye la absorción de 90 por

ciento del calor adicional y 26 por ciento del exceso de

dióxido de carbono creado por fuentes humanas, ha tenido

un efecto devastador para los propios océanos.

La gestión de multitud de otros factores estresantes antropogénicos

que se ejercen sobre los océanos aumentará

su resistencia al cambio climático y su acidificación,

mientras protegerá ecosistemas marinos únicos, muchos

de los cuales aún no han sido explorados ni descubiertos,

aduce la Alianza.

Por el hecho de que se trata de aguas internacionales,

añade, las medidas de conservación necesarias solo

pueden implementarse a través de un tratado internacional

vinculante.

Peggy Kalas, coordinadora de esa Alianza, dijo a IPS

que cada uno de los grandes temas de la negociación

presenta problemas difíciles pero que, probablemente,

la discusión de los recursos genéticos marinos y las

preguntas sobre el acceso y la distribución de beneficios

son uno de los más complejos.

Para la especialista, “ciertamente, uno de los puntos

clave más ambiciosos para este acuerdo es proporcionar

un marco para el establecimiento de una representativa

y bien manejada red de AMP”, como instrumento para

proteger la riqueza biológica de los océanos.

En los PEID, la mayoría de los cuales están amenazados

por el aumento del nivel del mar provocado por el cambio

climático, Kalas consideró que “un enfoque global y

un órgano de toma de decisiones ayudará a esos estados

más pequeños y con menos capacidad, de actuar

solos, a proteger áreas más allá de la jurisdicción nacional”.

Para la coordinadora de la Alianza, la moratoria propuesta

para la minería en aguas profundas es un proceso

separado de la discusión que se lleva a cabo con respecto

a la minería en los fondos marinos. Esa discusión

continuará dentro de los límites de la Autoridad Internacional

de los Fondos Marinos y no dentro de las negociaciones

para el tratado internacional.

El srilankés Palitha Kohona, quien copresidió (junto con

la holandesa Elizabeth Linzaard) el Grupo de Trabajo Ad

hoc de la ONU sobre Diversidad Biológica más allá de la

jurisdicción nacional, dijo a IPS que durante las negociaciones

pasadas dentro de esa instancia, se llegó a un

compromiso histórico entre la UE y el Grupo de 77 países

en desarrollo (G77) más China.

Los dos bloques acordaron apoyar la búsqueda de áreas

protegidas marinas de la UE, mientras que la demanda

del G77 de participación en los beneficios, relacionada

con productos desarrollados por la industria que utiliza

recursos genéticos marinos más allá de la jurisdicción

nacional, principalmente por la industria farmacéutica,

sería atendida por la UE.

Si bien esta combinación de fuerzas entre el G77 y la UE

permitió al Grupo de Trabajo finalizar sus recomendaciones

por consenso, un grupo de países cuyo motivo

Revista Pesca noviembre 2019 56


común permaneció oculto, continuó expresando reservas,

dijo Kohona, exjefe de la Sección de Tratados de la

ONU.

Sin embargo, estos Estados, que incluían a Corea del

Sur, Estados Unidos, Noruega y Rusia, no bloquearon el

consenso durante las negociaciones en febrero de 2015.

El diplomático dijo que las preocupaciones de los países

del Sur en desarrollo necesitan tanta atención como los

planteamientos de la UE sobre las AMP, si se quiere que

el tratado sobre los océanos se logre, pero para tener

éxito a su juicio falta trabajar mucho más.

Es cierto, argumentó Kohona, que os océanos están bajo

un enorme estrés global con áreas muertas que continúan

expandiéndose y necesitan atención urgente, pero

en ningún caso puede ignorarse el llamado del Sur

para no ser excluido del próximo desarrollo en la industria,

la revolución de la industria farmacéutica basada

en recursos genéticos marinos.

“Los precedentes y compromisos dentro del marco de la

Ley del Mar necesitarán una mayor exploración”, reafirmó.

Schoettner, de Greenpeace, anticipó que las apuestas

son aún más altas desde ahora, cuando se entra en la

etapa final de las negociaciones.

En 2020, los líderes mundiales deben entregar un tratado

oceánico mundial, que permita la creación de santuarios

oceánicos totalmente protegidos en aguas internacionales.

Con el fin de aprovechar esta oportunidad histórica para

salvaguardar los océanos para las generaciones futuras,

Greenpeace, dijo, insta a los jefes de Estado y de gobierno

y a las demás autoridades en la materia a comprometerse

con un tratado sólido.

Solo así, dijo, sus negociadores tendrán un mandato

claro para abogar por el éxito en lugar de simplemente

gestionar la derrota.

“La solución está justo frente a nosotros, ahora todo lo

que nos hace falta es la voluntad política de dar una

oportunidad a nuestros océanos y a las personas que

dependen de ellos para sobrevivir”, concluyó.

T: MF

Fuente

http://www.ipsnoticias.net/2019/09/navega-tratado-alta-mar-haciaaguas-turbulentas/

LOS PESCADORES RIBEREÑOS EN

MÉXICO: SIN DERECHOS NO HAY

BIENESTAR

Por

Karina Tamayo

La mayoría de las comunidades pesqueras ribereñas se

mantienen en un cierto grado de marginación, pobreza,

discriminación y aislamiento que les impide desarrollar

las condiciones de infraestructura y bienestar social para

alcanzar un mayor potencial en su actividad.

Cada vez que saboreamos un pescado o marisco desde

nuestro hogar, restaurante o destino turístico en nuestro

país, no pensamos en la gran cadena de suministro

y comercio que hace posible que estos alimentos lleguen

a nuestra mesa. Gracias al trabajo de aproximadamente

300 mil pescadores ribereños y sus familias es

que podemos disfrutar de un rico ceviche, unos tacos de

pescado o un aguachile (entre otras delicias culinarias),

a un precio accesible y sin el menor esfuerzo.

Detrás de una actividad productiva tan noble y arraigada

en las costas del país, existen una serie de impactos

económicos y socioculturales de enorme valor que se

desconocen y subestiman, y que es preciso comenzar a

poner bajo los reflectores. Principalmente, la pesca ribereña

en México genera 300 mil empleos directos y aporta

alrededor de 800 mil toneladas de productos marinos;

es una fuente importante de seguridad y soberanía

alimentaria para los mexicanos, y es un símbolo de

cohesión social y de identidad en las comunidades ribe-

Revista Pesca noviembre 2019 57


eñas que permite la organización colectiva y la derrama

de bienestar a nivel local; entre otros impactos.

La FAO-ONU reconoce esta importancia estratégica al

señalar que la pesca ribereña puede ser un factor de

cambio en numerosas comunidades costeras y desempeñar

un papel clave en el combate a la pobreza, la seguridad

alimentaria, la nutrición de millones de personas

y el manejo sustentable de los recursos pesqueros.

Sin embargo, a pesar de sus contribuciones económicas,

sociales y culturales, este sector se encuentra desde

hace décadas en una situación de invisibilidad y vulnerabilidad

en términos de acceso a sus derechos económicos

y sociales fundamentales. Esto mantiene a la mayoría

de las comunidades pesqueras ribereñas en un

cierto grado de marginación, pobreza, discriminación y

aislamiento que les impide desarrollar las condiciones de

infraestructura y bienestar social que les permitan alcanzar

un mayor potencial en su actividad.

De acuerdo con el estudio Impacto Social de la Pesca

Ribereña en México, elaborado por Inteligencia Pública,

a solicitud de EDF de México, la falta de una política pública

fundamentada en la evaluación del impacto social

y económico de la pesca ribereña ha propiciado que los

derechos sociales y económicos de los pescadores no se

conozcan y no estén garantizados ni materializados de

alguna forma. Ello se explica al impulso de políticas generalizadas

y enfocadas en aspectos productivos, sin

ninguna consideración sociocultural, y por tanto, con

mínimo impacto en términos de bienestar.

Lo anterior, ha dado lugar a un sector incomprendido,

poco valorado y con importantes áreas de oportunidad

en términos de acceso a los derechos humanos. Entre

los principales derechos vulnerados en las comunidades

pesqueras ribereñas se encuentran: el derecho a la salud,

ya que históricamente el sector pesquero ha carecido

de acceso a servicios médicos básicos y seguro de

vida, a pesar de desempeñar una actividad de alto riesgo;

el derecho a la educación, dada la carencia de programas

educativos basados en las necesidades de los

pescadores y de las comunidades aisladas; el derecho a

la vivienda adecuada, al agua limpia y al saneamiento,

dadas las carencias en estos servicios en los hogares de

sitios rurales aislados; y el derecho al trabajo digno y al

crecimiento económico, aunado a la existencia de precarias

e inestables condiciones de trabajo y a la falta de

apoyos enfocados en impulsar la productividad del sector.

Al respecto, se estima que más del 75 por ciento de

los pescadores en México carece de seguridad social.

al pescador y a su comunidad en el centro del proceso

de las soluciones. En este sentido, es necesario que la

política pesquera nacional y local dé un giro y responda

a los problemas de la actividad desde una perspectiva

social, con un enfoque basado en los derechos humanos.

Las recomendaciones de política pública que propone el

estudio mencionado, responden a la apremiante necesidad

de potencializar las capacidades productivas, humanas

y de desarrollo de los pescadores y sus comunidades,

a través de la formulación de cuatro ejes: uno

transversal y tres estratégicos. El Eje Transversal propone

la creación de una política intersectorial y regional,

en donde la principal área de oportunidad es lograr una

sincronización de los programas de apoyo al sector pesquero

con los de otras dependencias como la Secretaría

de BIENESTAR, la Secretaría de Trabajo y la Secretaría

de Salud, entre otras, a fin de alinear esfuerzos y potenciar

el impacto de estos programas.

El Eje Socioeconómico se enfoca en incrementar las capacidades

productivas, financieras, de desarrollo humano

y la integración más horizontal en las cadenas de

valor de la pesca, mediante el acceso a tecnologías, infraestructura,

capacitación y servicios básicos (agua,

luz, caminos). Por su parte, el Eje Sociocultural reconoce

la importancia de los valores sociales y culturales de

la actividad pesquera para fortalecer el tejido social en

torno a la actividad. El fortalecimiento de los canales de

comunicación e información entre pescador y autoridad,

la re-dignificación del oficio de pescador y la incorporación

de la perspectiva de género en el diseño de la política

pública, son algunas de las principales propuestas.

Finalmente, el Eje Organizacional se centra en fortalecer

la organización y la integración de las comunidades en

torno a la pesca, a través de la instalación y regulación

de espacios de participación ciudadana, diálogo y toma

de decisiones entre los actores involucrados en la actividad,

como los Consejos Estatales de Pesca y Acuacultura

Sustentables y los Comités Consultivos de Manejo

Pesquero.

Fuente

https://www.animalpolitico.com/inteligencia-publica/lospescadores-riberenos-en-mexico-sin-derechos-no-haybienestar/

Esta situación no solo es desafortunada, sino que conlleva

el importante reto de detonar el enorme potencial

económico y sociocultural de la pesca ribereña, mediante

el diseño de una política pública integral que coloque

Revista Pesca noviembre 2019 58


Revista Pesca noviembre 2019 59


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca noviembre 2019 60


PRETENSION DE CHILE POR PESCA

DE JUREL EN EL PACÍFICO

El gremio pesquero industrial de la zona centro sur del

país, respaldó las gestiones del Gobierno ante la

Organización de Pesca del Pacífico Sur, frente

el aumento de cuota de Perú, sobre la pesca de

jurel en el Pacífico.

Las alarmas se encendieron tras conocerse que las autoridades

peruanas aumentaron a 138 mil toneladas,

el límite de captura de este recurso; una cuota casi

dos veces superior a la asignada por la ORP, entidad que

regula y fija estas cuotas.

Desde Asipes, respaldaron la determinación del Gobierno

chileno, luego de que el subsecretario de Pesca anunciara

que nuestro país agotará todas las vías posibles

para expresar su molestia a Perú, por este aumento

en la cuota de captura de jurel, y que llevará adelante

todas las acciones necesarias.

Macarena Cepeda, presidenta del principal gremio que

opera sobre el jurel, señaló al medio citado que no están

de acuerdo con esta clase de decisiones unilaterales,

que rompen acuerdos internacionales de

protección y manejo de recursos pesqueros.

Cepeda agregó que las empresas pesqueras de la zona

centro sur, capturan el 80% de la cuota de jurel

asignada a Chile, lo que corresponde a 380 mil toneladas,

y lo procesan en plantas que generan más de

4 mil empleos en Talcahuano, Coronel y Lota.

También advirtió que la decisión de Perú, echa por tierra

el gran esfuerzo que ha significado recuperar el jurel,

una pesquería de enorme importancia económica y laboral

para Chile.

La presidenta del organismo, además, hizo un llamado a

los estados miembros de la ORP a respetar, sin excepciones,

las cuotas sostenibles que estableció el Comité

Científico de esta organización, ya que esto

ha permitido asegurar la disponibilidad de jurel en

el futuro.

En concreto, las empresas de la zona centro

sur, produjeron 158 mil toneladas de congelados y

más de 3 millones de cajas de conservas de jurel,

durante el primer semestre de 2019. Todo esto, con

destino a consumo humano directo, lo que además generó

retornos por exportaciones, cercanos a los 177 millones

de dólares.

Fuente

https://www.canal9.cl/programas/noticias/2019/10/10/

asipes-respaldo-al-gobierno-en-conflicto-con-peru-porpesca-de-jurel-en-el-pacifico.shtml

NOTA DE PESCA

El Perú tiene el derecho de explotar sus aguas territoriales

independientemente de las cuotas que

la OROP-PS ha impuesto para alta mar. Perú tiene

su propio stock de jurel dentro de sus 200 millas.

“En ese contexto de intereses contrapuestos por la pesca

en alta mar y tomando en la migración de los recursos

pesqueros, los recursos altamente migratorios y los

transzonales –los cuales pueden fluctuar entre las aguas

jurisdiccionales y las de alta mar– se puede entender la

necesidad de los Estados por llegar a acuerdos internacionales

que permitan proteger los recursos marinos y

evitar su depredación.

Considerando lo anterior, tres (3) regulaciones resultan

relevantes al momento de analizar la pesca en la altamar

y a efectos de analizar el alcance de la OROP-PS: (i) la

Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del

Mar («CONVEMAR»), (ii) Acuerdo sobre la aplicación

de las disposiciones de la CONVEMAR («Acuerdo de

Nueva York»); y (iii) la Convención para la Conservación

y Ordenamiento de los Recursos Pesqueros de Alta

Mar del Océano Pacífico Sur («Convención»).

Consideramos importante en primer lugar, señalar qué

dice la normativa nacional en relación a la regulación de

la alta mar y la compatibilidad de medidas, dado que el

Perú no es signatario de la CONVEMAR ni del

Acuerdo de Nueva York.

Revista Pesca noviembre 2019 61


que participara de esta reunión).

Al respecto, resulta relevante mencionar que el artículo

54 de la Constitución Política del Perú establece que:

Artículo 54.- (…) El dominio marítimo del Estado comprende

el mar adyacente a sus costas, así como su

lecho y subsuelo, hasta la distancia de doscientas

millas marinas medidas desde las líneas de base que

establece la ley. En su dominio marítimo, el Estado

ejerce soberanía y jurisdicción, sin perjuicio de las

libertades de comunicación internacional, de

acuerdo con la ley y con los tratados ratificados por el

Estado (énfasis nuestro).

En esta línea, y atendiendo a lo discutido en el marco de

la regulación internacional, el artículo 7 de la Ley General

de Pesca regula lo siguiente:

Artículo 7.- Las normas adoptadas por el Estado para

asegurar la conservación y racional explotación de los

recursos hidrobiológicos en aguas jurisdiccionales, podrán

aplicarse más allá de las 200 millas marinas,

a aquellos recursos multizonales que migran hacia

aguas adyacentes o que proceden de éstas hacia

el litoral por su asociación alimentaria con otros

recursos marinos o por corresponder a hábitats de

reproducción o crianza.

El Perú propiciará la adopción de acuerdos y mecanismos

internacionales a fin de procurar el cumplimiento de tales

normas por otros Estados, con sujeción a los principios

de la pesca responsable (énfasis nuestro).

Tomando en cuenta los artículos citados se concluye que

la posición del Perú, reflejada en su regulación interna

supone una posible aplicación más allá de las 200 millas,

de la compatibilidad de las medidas que como Estado

ribereño o costero determina y aplica para las especies

transzonales, pero, todo ello, en armonía con el derecho

in ternacional pues propicia la adopción de acuerdos internacionales

como son las OROP en general.

El Perú no participó de las iniciales reuniones preparatorias

de la OROP-PS que iniciaron desde el 2006 si no

hasta el siguiente año, pero inicialmente sin mayor institucionalidad

ni mayor coordinación

con los grupos de interés en el país.

El sector privado representado por la Sociedad Nacional

de Pesquería- SNP, recién empezó su participación en el

año 2007 en la reunión en Reñaca, Chile. Como anécdota,

contaremos que esa primera representación se dio de

manera casi casual y sin que la SNP tuviera claro aún la

importancia de lo que se estaba discutiendo en esas

reuniones y lo que se pretendía aprobar. A una directora

de la SNP que se encontraba en Noruega por razones de

trabajo, se le pidió que de regreso a Perú pasara por

Chile a esta reunión en Reñaca pero sin saber muy bien

de qué trataba (la Cancillería le había sugerido a la SNP

Luego de esta participación, el sector privado fue tomando

conciencia de la importancia de lo que se discutía y

de lo que estaba en juego (i.e. la soberanía marítima del

Perú y el stock del jurel en primera

instancia). A partir de ese momento, la SNP tomó una

participación activa y, con el apoyo del Ministerio de la

Producción-PRODUCE, del Instituto del Mar del Perú-

IMARPE, de la Dirección General de Capitanías y Guardacostas

de la Marina de Guerra del Perú-DICAPI y del Ministerio

de Relaciones Exteriores, se logró armar un grupo

de trabajo intersectorial e interinstitucional de coordinación

para las futuras reuniones preparatorias de la

OROP-PS. Este grupo que, representaba los intereses del

Estado peruano, definía la posición peruana que se defendería

en las reuniones de la OROP-PS, previamente.

A partir de allí, la participación de la delegación peruana

no solo fue activa sino también numerosa y esto, en razón

de haber tomado conciencia de lo que estaba en

juego para el futuro de nuestra pesquería de jurel y de

los siguientes recursos transzonales que se iban a regular

en el marco de esta OROP-PS.

Pero si todos los países supuestamente compartían la

necesidad de regular la pesquería del jurel en alta mar

para velar por su sostenibilidad, era cierto también que

los intereses de los Estados países en la pesquería de

este recurso, determinarían que del resultado de las negociaciones

hubiese quienes ganaban y perdían en mayor

o menor medida.

La primera gran discusión giró en torno al stock del jurel

y el número de éstos en relación al rango de su desplazamiento.

El Perú sostenía, con fundamento científico y

técnico, que habían por lo menos dos stocks diferenciados

(uno en la ZEE del Perú y su alta mar allende y otro

en las de Chile y su alta mar). En base a ello, reclamaba

una diferenciación en su estudio, análisis y adopción de

medidas.

Los demás países (salvo Rusia que apoyaba la posición

peruana y señalaba que había hasta cuatro stocks distintos),

sostenían y reclamaban la regulación en función a

un stock como unidad pasible de una única regulación.

Este primer tema tenía un impacto directo sobre la nuestra

pesquería de jurel, pues siempre habíamos tenido

soberanía en la determinación de nuestra cuota de pesca

y las medidas de manejo a tomar.

Un segundo punto de relevancia fue la manera de determinar

los porcentajes de pesca de las cuotas que se determinen

anualmente. Allí el consenso de los otros países

era usar el récord de la pesca histórica de las embarcaciones

que tradicionalmente hubiesen pescado en la alta

Revista Pesca noviembre 2019 62


mar del Pacífico Sur y, en ese contexto, el Perú estaba

en clara desventaja pues no tenía flota pesquera de jurel

para la alta mar. En ese punto se logró establecer una

ventana de dos años para acreditar flota en el área del

OROP-PS y con ello, el Perú pudo inscribir a su flota de

cerco con permiso de pesca para jurel y otras tantas embarcaciones

de arrastre que tienen mayor rango de acción.

El tema sin embargo de mayor relevancia lo constituyó el

ámbito de acción y jurisdicción de la OROP-PS. Conforme

a lo explicado en la primera parte de este artículo, este

tipo de organizaciones son claramente para regular la

pesca de alta mar únicamente y en lo que respecta a las

áreas de jurisdicción nacional, la compatibilidad de medidas

garantizaba que no hubiese manejos contradictorios

en estas áreas y el alta mar.

A pesar de la claridad del ámbito de las OROP´s, la intención

de los países siempre fue el regular el stock del

jurel en lo que llamaban «todo el rango de acción» y ese

concepto, incluía las áreas de jurisdicción nacional, lo

que constituía una clara violación a la soberanía de los

Estados ribereños o costeros. En este punto, se esperaba

que los países costeros de esta parte del Pacífico, cerraran

filas y exigieran una claridad normativa en la Convención

de que su regulación estaba circunscrita a alta

mar. Aquí lamentablemente, el Perú se quedó solo.

Ecuador y Colombia nunca tuvieron una actuación protagónica

en esta OROP-PS y Chile, de quien se esperaba

que como Estado ribereño o costero tuviera una posición

similar a la peruana, se alineó con la posición de los

otros países por una conveniencia estratégica del stock

de jurel que se ubicaba en sus aguas jurisdiccionales y

su alta mar allende y la posibilidad de incluir en la pesca

histórica para el reparto de los porcentajes de las cuotas,

la pesca que históricamente había realizado en sus aguas

jurisdiccionales.

En este punto radica el mayor logro de la delegación peruana

que durante años participó en las reuniones preparatorias

a partir de mantener una solitaria posición

principista de no ceder su soberanía en sus aguas jurisdiccionales,

aunque esto le significase una menor cuota

en alta mar.

En ese contexto y a pesar del consenso de resto de países,

se logró la inclusión de un consentimiento expreso

del Estado ribereño o costero, para que el esfuerzo pesquero

y la cuota que se determine, aplique en sus aguas

jurisdiccionales. Esta fórmula se recogió en el texto de la

Convención de la OROP-PS de la siguiente manera en el

artículo 20 sobre «Medidas de Conservación y Manejo»:

Artículo 20, numeral 4, literal a) Para un recurso pesquero

que traspase el área de la Convención y un área bajo

jurisdicción nacional de un Estado costero parte o partes:

i) La Comisión debe establecer una cuota total de captura

o un esfuerzo pesquero máximo permisible y otras

medidas de conservación y manejo, según corresponda,

para el área de la Convención.

La Comisión y los Estados costeros parte o partes concernidos,

deberán cooperar en coordinación con sus respectivas

medidas de manejo y conservación de acuerdo

con el artículo 4 de esta Convención; ii) Con el consentimiento

expreso del Estado costero parte o partes

concernido, la Comisión puede establecer de

acuerdo con el Anexo III de esta Convención, según

corresponda una cuota total de captura o un

esfuerzo máximo permisible que aplique a todo el

rango de distribución del recurso pesquero; y, iii)

En caso que uno o más de los Estados costeros

partes no consienta que una cuota total de captura

o un esfuerzo pesquero máximo permisible se

aplique a todo el rango de distribución del recurso

pesquero, la Comisión puede establecer según corresponda,

una cuota total de captura o un esfuerzo pesquero

máximo permisible que aplique en las áreas de jurisdicción

nacional de los Estados costeros parte o partes

que sí dieron su consentimiento y en el área de la Convención.

El Anexo III se aplicará, mutatis mutandis, al

establecimiento de esta cuota total de captura o esfuerzo

pesquero máximo permisible por la Comisión (énfasis

agregado y traducción nuestra).

Como dijimos, esto fue un logro en solitario de Perú, que

prefirió renunciar a que la pesca que había realizado en

sus aguas jurisdiccionales se contabilice para la determinación

de la cuota, antes que ceder su soberanía y permitir

que esas medidas se apliquen en las mismas.

Al final, como Perú sostiene que tiene un stock de

jurel distinto al stock que es materia de preocupación

por parte de la OROP-PS, las autoridades

pesqueras con el consejo científico del IMARPE,

pueden seguir manejando la pesquería de nuestro

stock de jurel de la manera responsable y sostenible

como se ha venido haciendo”.

Fuente

La defensa del Jurel en la OROP del Pacífico Sur

Richard Inurritegui *

Milagros Mutsios **

Revista Pesca noviembre 2019 63


El Acuerdo de las Naciones Unidas para la Aplicación de las

Disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre

el Derecho del Mar, de 10 de diciembre de 1982, relativo a la

conservación y gestión de las poblaciones de peces transzonales

y las poblaciones de peces altamente migratorios (en vigor

a partir del 11 de diciembre de 2001), establece principios para

la conservación y gestión de esas las poblaciones de peces

y establece que dicho manejo debe basarse en el enfoque de

precaución y la mejor información científica disponible. El

Acuerdo desarrolla el principio fundamental, establecido en la

Convención, de que los Estados deben cooperar para garantizar

la conservación y promover el objetivo de la utilización

óptima de los recursos pesqueros tanto dentro como fuera de

la zona económica exclusiva.

El Acuerdo intenta alcanzar este objetivo proporcionando un

marco para la cooperación en la conservación y gestión de

esos recursos. Promueve el buen orden en los océanos mediante

el manejo y la conservación efectivos de los recursos de

alta mar mediante el establecimiento, entre otras cosas, de

normas internacionales mínimas detalladas para la conservación

y el manejo de las poblaciones de peces transzonales y

las poblaciones de peces altamente migratorios; asegurar que

las medidas tomadas para la conservación y gestión de esas

poblaciones en áreas bajo jurisdicción nacional y en alta mar

adyacente sean compatibles y coherentes; asegurar que existan

mecanismos efectivos para el cumplimiento y la aplicación

de esas medidas en alta mar;

El Acuerdo fue adoptado el 4 de agosto de 1995 por

la Conferencia de las Naciones Unidas sobre las poblaciones de

peces transzonales y las poblaciones de peces altamente migratorios

y se abrió a la firma el 4 de diciembre de 1995. Permaneció

abierto a la firma hasta el 4 de diciembre de 1996 y

fue firmado por 59 Estados y entidades.

Los requisitos para la entrada en vigor del Acuerdo se cumplieron

el 11 de noviembre de 2001, cuando el Ministro de Relaciones

Exteriores de Malta depositó un instrumento de adhesión

al Acuerdo con el Secretario General. El instrumento fue

el trigésimo instrumento de ratificación o adhesión depositado.

El Acuerdo entró en vigor el 11 de diciembre de 2001, es

decir, 30 días después de la fecha de depósito del trigésimo

instrumento de ratificación o adhesión, de conformidad con el

artículo 40 (1) del Acuerdo.

Fuente:

https://www.un.org/Depts/los/convention_agreements/

convention_overview_fish_stocks.htm

Miembros adherentes: Ver link aquí:

https://www.un.org/Depts/los/reference_files/

chronological_lists_of_ratifications.htm#Agreement%20for%20the%

20implementation%20of%20the%20provisions%20of%20the%

20Convention%20of%2010%20December%201982%20relating%20to%

20the%20conservation%20and%20management%20of%20straddling%

20fish%20stocks%20and%20highly%20migratory%20fish%20stocks

No obstante haber entrado en vigencia el Acuerdo de Nueva

York, muchos son los Estados que no la han ratificado, señalándose

como argumento que el Acuerdo ha suscitado algunas

inquietudes en los Estados ribereños, puesto que se ha planteado

la duda acerca de si el Acuerdo afecta o podría afectar

los derechos del estado ribereño para el manejo de la pesca

dentro de la ZEE, o acerca de cómo se cautelan sus derechos

e intereses en la alta mar en relación a aquellos de las naciones

pesqueras de aguas distantes34. En efecto, el intento de

regular y proteger los recursos vivos de la alta mar puso en

evidencia los intereses opuestos entre los Estados ribereños

que defienden la exclusividad en el aprovechamiento de las

especies marinas que se encuentran en las aguas sometidas a

su jurisdicción, y los Estados de pesca a distancia, que mantienen

una presión sobre los recursos vivos en la alta mar, en

especial las poblaciones de peces compartidas, en particular

las especies transzonales y las especies altamente migratorias,

que son aquellas que se localizan dentro y fuera de las 200

millas, y que recorren tanto las aguas de alta mar como las

aguas nacionales de los Estados ribereños que se encuentran

en su itinerario vital, lo cual pondría en peligro el derecho de

estos Estados de explotar tales reservas en las zonas sometidas

a su soberanía y menoscabaría la eficacia de las medidas

de conservación y ordenación que hayan adoptado con ese

fin35.

La movilidad y los hábitos migratorios que caracterizan a las

poblaciones de peces de la alta mar permiten que su explotación

descontrolada más allá de las 200 millas repercuta negativamente

en las aguas sometidas a la jurisdicción costera, por

ende perjudique a los intereses de los Estados ribereños. Sin

embargo, y tomando en cuenta la unidad del medio marino, se

sostiene que la gestión incorrecta de las zonas económicas

exclusivas también incide negativamente sobre los recursos

ubicados fuera de esas zonas, lesionando los intereses de

otros Estados, por lo que, progresivamente se han intentado

soluciones colectivas a los problemas de conservación y ordenación

de las especies marinas compartidas, optándose por la

creación de arreglos u organismos regionales de ordenación

pesquera (OROP), tal como lo establece, en principio la Convemar

y desarrolla el Acuerdo.

Fuente

Agenda Internacional Año XX, N° 31, 2013, pp. 71-97 ISSN

1027-6750

El régimen jurídico internacional de la pesca en alta mar y la

OROP del Pacífico Sur

Eduardo Ramos Ferretti

Revista Pesca noviembre 2019 64


PERÚ RESPONDIÓ A CHILE

Produce afirmó que denuncia de Chile busca confundir

a la comunidad internacional.

De acuerdo con la resolución ministerial Nº 386-2019-

PRODUCE, la cuota de jurel se amplió a 138,000 toneladas

para el presente año. (Foto: Produce)

El Gobierno peruano rechazó la denuncia de Chile sobre un

supuesto ilegal aumento de la cuota peruana de captura de

jurel.

La Organización Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacífico

Sur OROP-PS fija una cuota de captura de jurel para los

países miembros de 60,000 toneladas, por lo que, según la

denuncia de Chile, la cuota de Perú (138,000) sería más del

doble respecto a la cuota permitida.

“Vanuatu, con apoyo de Chile, sostienen que el Perú ha aumentado

de manera unilateral el límite de captura nacional de

jurel a 138,000 toneladas, al indicar equívocamente que la

OROP-PS establece una cuota que comprende a las

aguas bajo jurisdicción nacional", sostuvo María del Carmen

Abregú, viceministra de Pesca y Acuicultura de Produce.

Abregú señaló que de conformidad con su tratado constitutivo,

la OROP-PS fija límites de captura en alta mar, es decir,

fuera de las aguas bajo jurisdicción nacional de los Estados

miembros, y solamente en las zonas jurisdiccionales

cuando un Estado ribereño miembro otorga su consentimiento

expreso para ello, lo que ha hecho Chile pero no sucede en

el caso del Perú.

“En 2019, el Estado peruano, ejerciendo plenamente sus derechos

de soberanía en las aguas bajo su jurisdicción nacional y

considerando la información científica proporcionada por el

Instituto del Mar del Perú (Imarpe), emitió tres resoluciones

ministeriales estableciendo el límite de captura nacional de

jurel, recurso que se destina al consumo humano directo, lo

cual contribuye a los objetivos de seguridad alimentaria del

país”, añadió la viceministra.

Abregú afirmó que Vanuatu y Chile han solicitado a la Secretaría

Ejecutiva de la Organización Regional de Ordenamiento

Pesquero del Pacífico Sur (OROP-PS) convocar una reunión

extraordinaria en la que se busca abordar, como único tema,

las capturas del recurso jurel realizadas por el Perú en sus

aguas jurisdiccionales.

En ese sentido, sostuvo que frente a las “afirmaciones equívocas”

mencionadas, el Perú, a través de las instancias pertinentes

y en ejercicio pleno de sus facultades conforme a la Constitución

Política, otras normas relevantes del derecho nacional y

el derecho internacional, sustentará la posición nacional ante

los órganos que sea necesario para aclarar imprecisiones que

llevan a confusión no solo de los demás miembros de la OROP

-PS, sino de la comunidad internacional y de la opinión pública

en general.

Cabe recordar que el gobierno chileno denunció a Perú ante la

Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP-PS) al

considerar que se habría aumentado y sobrepasado la cuota

de captura de jurel establecida para los países miembros de

la referida entidad, la cual se encuentra en 60,000 toneladas.

Produce recordó que, de acuerdo con la resolución ministerial

Nº 386-2019-PRODUCE, la cuota de jurel se amplió a 138,000

toneladas para el presente año.

Respaldo del gremio pesquero peruano

Por su parte la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) también

rechazó la posición del Gobierno de Chile y respaldó la decisión

del Gobierno peruano.

Precisó que la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero

(OROP-PS) solo tiene competencia para establecer

límites de captura del recurso jurel en alta mar, fuera de

las aguas jurisdiccionales de los países miembros, por lo que

sus decisiones no pueden comprometer los límites de captura

que el Perú puede establecer en aguas que se encuentren bajo

su jurisdicción nacional.

Asimismo, recordó que a diferencia de lo que ocurre en Chile,

quien voluntariamente otorgó su consentimiento expreso para

que las decisiones de la OROP-PS comprometan los límites que

establece su jurisdicción interna, ello no ocurrió con el Perú,

quien jamás aceptó dicha condición.

La Presidenta de la SNP, Cayetana Aljovín, señaló que

“apoyarán al gobierno del Perú en todas las acciones y frente

a todas las instancias que fuesen necesarias para que se respete

la soberanía del Perú en el mar de Grau”.

Fuente

https://gestion.pe/economia/peru-respondio-a-chile-y-nego-que-hayaaumentado-cuota-de-captura-de-jurel-de-manera-unilateral-noticia/

Revista Pesca noviembre 2019 65


LA ORGANIZACIÓN REGIONAL DE

ORDENACION PESQUERA DEL

PACIFICO SUR (OROP PS)

Marco Regulatorio para la Pesquería del Jurel en Aguas

Internacionales

De acuerdo a la convención de las NNUU sobre el Derecho del

Mar (Convemar), los derechos de disposición del Estado en su

zona económica exclusiva son vastos. Estos se extienden al

lecho del mar, el subsuelo y a las aguas suprayacentes; comprenden

todas las actividades económicas que en ella se desarrollan

y todos los recursos naturales que allí se encuentran,

no sólo pesqueros, sino, también, minerales, producción de

energía derivada del agua, etc.

En el Pacífico Sudeste está prácticamente la cuarta parte de la

pesca del mundo. Por ello, estas latitudes se han transformado

en destino predilecto de pesqueros foráneos motivados a salir

de sus zonas aledañas apoyándose en aportes públicos a la

extracción de riquezas naturales en estas aguas ricas y descontaminadas.

Esto y otras causas han motivado el inicio en la

promoción de un acuerdo regional de pesca orientado a proteger

no sólo los derechos de los Estados ribereños sobre las

200 millas marítimas, sino también la conservación de las especies,

ampliando los derechos del ribereño hacia la alta mar

contigua a la zona económica exclusiva.

En la zona económica exclusiva el Estado ribereño tiene derechos

exclusivos de exploración y explotación, conservación y

administración de los recursos naturales, tanto vivos como no

vivos, del lecho y subsuelo del mar y de las aguas subyacentes.

También tiene jurisdicción respecto a la investigación científica

marina y a la protección del medio marino. (Perú no es

signatario de este documento).

Sin embargo, los hechos están demostrando que cualquier

medida de conservación y protección puede perder su eficacia,

si a partir de la milla 201 se realiza una extracción pesquera

desbocada, ya que existe una relación de interdependencia, de

mayor o menor intensidad entre las especies situadas a uno y

otro lado de esta delimitación convencional, algunas de las

cuales migran entre uno y otro en su ciclo vital. De allí que los

nuevos desafíos miren hacia la regulación de la explotación de

los recursos más allá de las 200 millas, en cuanto su extracción

indiscriminada repercute directamente en la existencia y

conservación de los recursos de la zona económica exclusiva

de los Estados ribereños.

Así, hoy se están buscando fórmulas convencionales que permitan

regulaciones que la hagan sustentable, mediante la explotación

racional y controlada de las áreas de la alta mar con

las cuales tiene estrecha interdependencia.

Basados en sus antecedentes nacionales comunes, los tres

países de Chile, Ecuador y Perú celebraron en 1952 la Primera

Conferencia sobre Explotación y Conservación de las Riquezas

Marítimas del Pacífico Sur, en la capital chilena. En esa ocasión

suscribieron la 'Declaración de Santiago sobre Zona Marítima',

el 18 de agosto de 1952, mediante la cual proclamaron

su soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el mar que baña

sus costas "hasta una distancia mínima de 200 millas marinas

desde las referidas costas", incluidos el suelo y subsuelo que a

ella corresponden, con el fin de impedir que una explotación

irracional de los recursos naturales pusiera en peligro la existencia,

integridad y conservación de esas riquezas en perjuicio

de los pueblos que poseen en sus mares fuentes insustituibles

de subsistencia y de recursos económicos que les son vitales.

Para lograr los fines señalados en la Declaración sobre Zona

Marítima, los países acordaron establecer la Comisión Permanente

del Pacífico Sur. La CPPS se creó en 1952, con el nombre

de 'Comisión Permanente de la Conferencia sobre Explotación

y Conservación de las Riquezas Marítimas del Pacífico

Sur'. Al cabo de cuatro conferencias adquirió el nombre actual,

al suscribirse el Estatuto de la Secretaría General, el 30 de mayo

de 1967 – CPPS – mediante la Declaración de Santiago de

1952. La CPPS reunida en Bogotá, en 1997, acordó impulsar

la suscripción de un acuerdo para la conservación de los recursos

vivos marinos en la alta mar frente a sus costas. Así, el

aporte regional al derecho del mar ha continuado vigente,

dando origen a nuevas iniciativas, como el Acuerdo Marco para

la Conservación de los Recursos Vivos Marinos en la Alta

Mar del Pacífico Sudeste o Acuerdo de Galápagos, firmado por

los Cancilleres de los cuatro países, el 14 de agosto de 2000.

El Acuerdo de Galápagos fue una proyección de la histórica

Revista Pesca noviembre 2019 66


Declaración de 1952, que reservó para los Estados ribereños el

aprovechamiento de los recursos existentes en las 200 millas

aledañas a sus costas, a la vez que representó un nuevo paso

adelante en el desarrollo progresivo del nuevo Derecho del

Mar. Sin embargo este acuerdo no está funcionando en la

actualidad al no haberlo ratificado todos sus integrantes.

El Acuerdo, junto con consagrar una serie de principios y medidas

de conservación aplicables, establecía sistemas de vigilancia,

control y ejecución de las mismas, así como la adopción

de medidas por el Estado Rector del Puerto. Asimismo, el Convenio

disponía el establecimiento de una Organización para la

Conservación de los Recursos Vivos Marinos del Pacífico Sudeste,

que se encargaría de adoptar las decisiones necesarias

para el cumplimiento de sus disposiciones; en tanto ésta se

constituiría, sus funciones serían ejercidas por la Reunión de

Partes y la Secretaría General de la CPPS.

Amenazas comunes para el Perú. Una de las amenazas

más claras que enfrentan los Estados ribereños del Pacífico

Sudeste está constituida por aquellos buques de alta capacidad

y tecnología que desarrollan su actividad apoyados por

subsidios pesqueros de sus gobiernos, que permiten al armador

disminuir artificialmente sus costos o incrementar artificialmente

sus ingresos. Por esta vía se han visto amenazados recursos

relevantes de su industria, tales como el pez espada, el

jurel y el atún.

De hecho, según los datos de la FAO, se podría afirmar que, a

lo menos hasta 1998, la capacidad pesquera mundial doblaba

el nivel de capturas, lo cual podría deberse al nivel de programas

de subsidios que han llegado a mantener algunos países,

cuyo efecto ha sido desplazar hacia el Pacífico Sudoriental su

flota pesquera ociosa.

Estos subsidios representan entre el 17% y el 25% de los ingresos

de la industria pesquera, a la vez que la mayor parte

del tonelaje mundial registrado corresponde a los países asiáticos

(42%) y a países de la ex Unión Soviética (30%). En contraste,

la flota sudamericana representa apenas un 3% del

volumen total mundial, y sus capturas alcanzan un 17% del

desembarque global.

Ello explica que, ante la evidencia de que la eliminación de los

subsidios podría ser la medida más efectiva de corto plazo para

la protección de los recursos pesqueros, se haya incorporado

este tema como parte de la agenda permanente del Comité

de Pesca de la FAO, y que la Organización Mundial de Comercio

(OMC), tras su reunión en Doha, manifestara su voluntad

de procurar "aclarar y modificar las disciplinas de la OMC con

respecto a las subvenciones de pesca".

Resulta especialmente relevante la protección de especies

transzonales, de allí que resulte alentador que la III Conferencia

de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar decidiera

proteger los intereses de los Estados ribereños, estableciendo

la obligación de cooperar en la conservación y administración

de los recursos marinos en la alta mar, dando, incluso, un

mandato para constituir organizaciones subregionales o regionales

apropiadas, como podrían constituir los adherentes al

Acuerdo Marco de Galápagos.

Jurel, pez espada y atún. Entre las especies explotadas que

se ven más amenazadas por la depredación de buques extranjeros

subsidiados, se encuentran aquellas altamente migratorias,

tales como el pez espada, el jurel y el atún.

Si bien, hasta ahora, el Estado ribereño carece de herramientas

jurídicas para impedir esta acción depredadora en la alta

mar, puede y debe emplear todos los mecanismos que reconoce

el Derecho Internacional para denunciar estas actividades y

buscar los consensos que hagan posible avanzar hacia la erradicación

de dichas prácticas, que provocan un daño directo a

la integridad de la Zona Económica Exclusiva de los estados

ribereños del Pacífico Sudoriental.

Por ejemplo, un país puede hacer valer su derecho a

establecer restricciones soberanas sobre el derecho a

puerto -un Estado puede prohibir o reglamentar el acceso

de los buques extranjeros a algunos de sus puertos,

manifestando claramente su voluntad en este sentido-

y alentar a sus pares a utilizar mancomunadamente,

esta vía para impedir la sobreexplotación de

sus recursos.

EL NACIMIENTO DE LA OROP DEL PACIFICO SUR

Desde principios del 2006, Chile ha trabajado arduamente para

crear la Organización Regional de Pesca – ORP - del Pacífico

Sur –junto con Australia y Nueva Zelanda como patrocinadores

–, con el objetivo de proteger y conservar los recursos pesqueros

de alta mar.

Las ORP se establecen a través de acuerdos internacionales y

proporcionan a los gobiernos la posibilidad de reunirse con el

fin de acordar la forma de gestionar y manejar los recursos de

alta mar y las poblaciones de peces transzonales. Su objetivo

es fomentar la cooperación regional para asegurar la conservación

y la explotación sostenible.

De acuerdo con diversos actores del sector, este organismo es

la mejor instancia para proteger a las especies que circulan en

territorios que se encuentran entre dos o más zonas, como el

jurel (Trachurus murphyi), el cual es capturado indiscriminadamente

por barcos con banderas extranjeras fuera de la Zona

Económica Exclusiva (ZEE), ya que dichos buques no respetan,

ni se ajustan a las medidas de conservación aplicadas por los

países ribereños.

Los Estados ribereños del Pacífico Sur y los Estados pesqueros

de aguas distantes, reunidos en la Tercera Reunión Internacional

para el Establecimiento de la Organización Regional de

Ordenación Pesquera del Pacífico Sur, realizada en Reñaca,

Chile, en mayo de 2007, acordaron adoptar las Medida Interinas

para el Establecimiento de la Organización Regional Pesquera

del Pacífico Sur, en concordancia con sus normas y regulaciones

y tomando en cuenta el enfoque ecosistémico y el

criterio precautorio, orientado a la regulación de las pesquerías

de las especies no altamente migratorias en la alta mar del

Océano Pacífico Sur.

Las medidas interinas están orientados a la regulación de dos

tipos de pesquerías: la pesquería pelágica y la pesquería de

fondo, lo que en la práctica estaría orientado a la pesquería

pelágica del “jurel” en el lado del Pacífico Sur Oriental y la pes-

Revista Pesca noviembre 2019 67


quería de fondo del “orange roughy” en el Pacífico Sur Occidental.

Estas medidas interinas de carácter voluntario y no

vinculante, se aplicarían a partir del 30 de septiembre de 2007

hasta que entre en vigencia el convenio en negociación.

Lo que interesa en este caso son las disposiciones adoptadas

con carácter voluntario, sobre la pesquería pelágica, mediante

el cual los participantes se comprometieron en primer término,

a limitar el nivel total del tonelaje bruto de las embarcaciones

que enarbolan sus banderas para la pesca de poblaciones pelágicas

en el 2008 y 2009, a los niveles del total de tonelaje

bruto registrados en el 2007 en el área.

En el Océano Pacífico Sur intervienen en la pesca diversos países,

los mismos que diversifican la captura de recursos según

la zona de pesca. Así cabe resaltar que, según data del a FAO

al 2005, el 97% de las faenas se realizan en el Océano Pacífico

Sudoriental, donde operan principalmente embarcaciones con

bandera de Perú, Chile, Colombia, Corea del Sur y China. El

84% de lo capturado en este mar está concentrado en tres

especies: anchoveta, jurel chileno y pota.

En relación a la abundancia, los estudios efectuados por el

Instituto del Mar del Perú en el período 1983 a 1994, la biomasa

de “jurel” alcanzó un promedio de 5 millones de toneladas.

La “caballa” presentó en ese mismo período un promedio

de 1.3 millones de toneladas. Los científicos de la ex-URSS en

los inicios de los 90s, sobre la base de las investigaciones realizados

entre 200 y 300 millas frente a las costas de Perú, estimaron

una biomasa de “jurel” entre 500 mil y 1.7 millones de

toneladas para esa área de la alta mar. Las investigaciones en

los últimos años vienen observando cierta disminución de la

biomasa, principalmente debido a las variaciones de las condiciones

ambientales del medio marino.

Respecto a la abundancia del stock chileno, este alcanzó

a finales de los 80s a cerca de 21 millones de toneladas

de biomasa, el cual ha declinado progresivamente

hasta alcanzar en el 2004 a 7 millones de toneladas

de biomasa debido a los efectos de la pesca y al reducido

reclutamiento.

Para tener una visión general de la abundancia del “jurel” en

el Pacífico Sur y a manera de antecedente se hace referencia

al trabajo efectuado por Elizarob et al. (1993), que hace referencia

a su colega Bogorov, quien clasificó a la zona transoceánica

frente a Sudamérica a Nueva Zelanda como de la más

alta productividad de la región del Pacifico. Usando el análisis

de población virtual determinó a finales de los 80s, que la biomasa

de “jurel” varió entre 12 y 22 millones de toneladas en

total en el Pacífico Sur, distribuidos en la siguiente forma: de

1.3 – 2.4 millones de toneladas en el norte del Pacífico Sur

Oriental; 10 a 14 millones de toneladas en el Sur del Pacífico

Oriental y la parte oriental del Pacífico Occidental y entre 6 a

8 millones de toneladas en el Pacífico Central y Occidental.

Sur Occidental, La hipótesis de que existe una sola población

en el Pacífico Sur Oriental es fuertemente sostenida por Chile.

Otra hipótesis y posiblemente la de mayor aceptación es que

existen cuatro poblaciones: uno en la parte Nororiental del

Pacífico Sur (stock peruano que se extiende a la alta mar);

uno en la parte Suroriental del Pacífico Sur (stock chileno que

también se extiende a la alta mar); uno en el Pacífico Sur Central

el que se concentra solo en la alta mar; y otro en el Pacífico

Sur Occidental el que se extiende a la alta mar de las Zonas

Económicas Exclusivas de Australia y Nueva Zelanda.

Las evaluaciones del stock chileno indican que se encuentra en

los niveles calificados de plenamente explotados. En el caso

del Stock peruano, éste siempre ha estado en los niveles subexplotados,

por estar orientado la flota peruana a la

“anchoveta”. Esta diferenciación de stocks es sumamente importante

para los propósitos de una consideración diferenciada

para un régimen efectivo de manejo

Captura histórica del “jurel” en el Pacífico Sur

Las mayores capturas de “jurel” en el Pacífico Sur lo realiza

Chile y este recurso se constituye para Chile en el principal

recurso que sustenta su pesquería, ampliando inclusive en los

últimos años sus zonas de pesca hacia la alta mar adyacente a

su ZEE.

Las captura de Chile desde sus inicios ha incrementado hasta

alcanzar en 1995 a 4.2 millones de toneladas. En el 2004 las

capturas del stock chileno llegan a 1.6 millones de toneladas,

incluido las 130,000 toneladas capturadas por la flota china en

la alta mar frente a la costa central de Chile. En el Perú el promedio

de captura anual entre 1994 y 2004 fue de 275,000

toneladas. En Nueva Zelanda la captura de jurel es de cerca

de 25,000 toneladas anuales, obtenidas con flota de cerca y

de arrastre de media agua.

Rusia otro de los importantes pesqueros de jurel operó en la

alta mar entre 1978 y 1992, alcanzando en los 80s, de acuerdo

a las estadísticas de la FAO, un máximo de 900,000 toneladas

fuera de la ZZE de Chile y 1.1 millones de fuera de las

costas de Sudamérica. Rusia dejó de pescar en 1992 y actualmente

el interesado en cubrir esa pesca es al parecer China.

La pesca chilena desde que alcanzó el máximo de 4,2 millones

de toneladas ha ido decreciendo hasta alcanzar cerca de 1.4

millones de toneladas entre 1991 y 2004. La pesca peruana en

sus capturas han alcanzado niveles modestos (comparado con

la “anchoveta”) sin muchas fluctuaciones, con la excepción del

año 2001 que alcanzó 800,000 toneladas y en los últimos años

con un decrecimiento. La captura de la flota china en la alta

mar viene incrementando de 76,000 toneladas a 130,000 toneladas

(Tabla 4)

Estructura de las poblaciones

Respecto a la estructura de las poblaciones del recurso “jurel”

se han descrito varias hipótesis; entre ellas que existen tres

poblaciones: uno que se concentra en todo el Pacífico Sur

Oriental, otro en el Pacífico Sur Central y otro en el Pacífico

Revista Pesca noviembre 2019 68


el caso de la “caballa”. Las capturas continuaron incrementando

en la década de los 90 hasta alcanzar los 5 millones de toneladas

de captura de “jurel” en 1995, con un 90% frente a

las costas de Chile.

Es importante resaltar la incursión de Chile en la pesca en la

alta mar. Entre 1994 y 2002, la captura de la flota chilena casi

en su totalidad fue efectuada en su ZEE, pero a partir de 2003

se empieza a registrar importantes volúmenes de captura en la

alta mar, llegando a un porcentaje de 32% en 2003 y 24% en

2004 (Tabla 5).

A partir de ese año empezó a descender las capturas hasta

alcanzar en el 2004 el volumen de captura de “jurel” de

1,638.530 toneladas (cuadro a continuación). Perú no desarrolló

la pesquería de jurel en la magnitud que lo hizo Chile a pesar

de la gran biomasa disponible en sus aguas jurisdiccionales

(evaluaciones sucesivas de IMARPE), debido a la disponibilidad

de su principal recurso “anchoveta”, que le permite ubicarse

en el segundo lugar de los países pesqueros en el mundo, después

de China.

Captura de Jurel frente al área 87 (TM)

Observamos tres pesquerías importantes:

Desde 1950 en que se inicia la pesquería de jurel (Trachurus

murphyi) en la región del Pacífico Sur Oriental, las mayores

capturas se realizaron por las flotas pesqueras de Chile, Perú y

la antigua URSS. De ellos, Chile captura cerca del 75 %

de las capturas mundiales del “jurel”, principalmente

en su Zona Económica Exclusiva y destinadas a la elaboración

de la harina de pescado. La flota de la ex URSS

en el período 1978 - 1990 capturó cerca de 10 millones de

toneladas en la alta mar y orientados al consumo humano directo.

En el caso de Perú las capturas de jurel y caballa adquieren

cierta relevancia a mediados de la década de los años

70 y a raíz de la fuerte disminución de la población de la

“anchoveta” por los efectos del fenómeno de El Niño 72 - 73,

con el desarrollo de la pesquería con la modalidad de arrastre

pelágico o de media agua, orientados al consumo humano

directo.

No obstante, la abundancia del “jurel” y la “caballa” (Scomber

japonicus peruanus) en aguas peruanas (de acuerdo a evaluaciones

de IMARPE en el período 1983 - 1994 la biomasa del

“jurel” alcanzaba a un promedio de 5 millones de toneladas y

la “caballa” a 1.3 millones de toneladas), las capturas no sobrepasaban

las 150 mil toneladas, debido a la falta de flota

especializada, por lo cual se puede decir que se disponía con

un gran potencial de recursos sub-explotados.

De acuerdo a las estadísticas de la FAO en el Área 87 (Pacífico

Suroriental), las capturas históricas de “jurel” y “caballa”, indican

que en la década de los 50’s el promedio de captura de

“jurel” llegaba solo a 3 mil toneladas y la “caballa” a 5 mil toneladas.

En los inicios de la década de los años 70 la captura

de estas especies incrementó al desarrollarse una pesca industrial,

hasta alcanzar en la década del 80 capturas promedio

mayores a los 2 millones de toneladas de “jurel” y 300 mil en

La flota soviética del año 1972 a 1992, que capturó un máximo

de un millón de toneladas en 1989. La pesquería chilena

desde sus inicios sus capturas empezaron a incrementarse

hasta llegar a 4.4 millones de toneladas en 1995, para luego

descender a 1.2 millones de toneladas en 1999, luego en el

2001 se ha logrado un pequeño incremento en las capturas

1.5 millones de toneladas.

La pesquería peruana es bastante irregular, alcanzando su

primer pico en 1977 con 0.5 millones de toneladas, luego de

1995 a 1998 las capturas fueron superiores a 0.3 millones de

toneladas para finalmente durante el 2001 alcanzar una captura

récord de 0.7 millones de toneladas.

Es evidente que es el stock chileno de jurel el que ha

venido reduciéndose debido a la sobrepesca.

Ello es responsabilidad de Chile, quien alarmado por la situación

inició acciones para crear la OROP del Pacífico Sur, en la

cual ha venido influenciando directa o discretamente.

¿Desde cuándo el Perú es miembro de la Organización

Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacifico Sur?

El Estado peruano ha participado de manera responsable y

activa tanto durante el proceso formal de consultas que dieron

origen a la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero

del Pacifico Sur, como a partir de la entrada en vigencia de la

Convención. El Perú mediante el Decreto Supremo N° 071-

2015-RE, ratifica la aprobación de la “Convención para la Con-

Revista Pesca noviembre 2019 69


servación y Ordenamiento de los Recursos Pesqueros de Alta

Mar del Océano Pacífico Sur”, tratado constitutivo de la OROP-

PS, el mismo que fue depositado en el 22 de diciembre del

año 2015. Por lo que la indicada Convención entró en vigor

para el Perú el 21 de enero de 2016, fecha a partir de la cual,

el Perú se adhiere a la OROP-PS como miembro pleno, con

derecho a voz y voto.

Antecedentes

En 2006, Australia, Chile y Nueva Zelanda iniciaron un proceso

de consultas para permitir que los estados cooperen para

abordar la brecha que existía en la conservación y gestión internacional

de la pesca no altamente migratoria y la protección

de la biodiversidad en el medio marino en áreas de alta mar

de El Océano Pacífico Sur. El proceso dio como resultado una

serie de reuniones internacionales con el objetivo de cumplir

con el deber de los estados de conformidad con el derecho

internacional de cooperar entre sí en la conservación y gestión

de los recursos vivos en esas áreas de alta mar. A través de

estas reuniones internacionales, los participantes decidieron

establecer una organización regional de ordenación pesquera

con la responsabilidad permanente de esta tarea.

El 14 de noviembre de 2009, la 8ª Reunión Internacional

adoptó la Convención sobre la Conservación y el Manejo

de los Recursos Pesqueros de Alta Mar en el Océano

Pacífico Sur , junto con una Resolución sobre la celebración

de una Conferencia Preparatoria para ayudar al comienzo eficiente

del trabajo de la Comisión de la Organización Regional

de Gestión Pesquera del Pacífico Sur (SPRFMO) establecida

por el Convenio. La Reunión celebró una ceremonia de confirmación

del texto en inglés de la Convención y un Acta Final

firmado por el Presidente de las Consultas (Sr. Bill Mansfield),

el Secretario Ejecutivo de la Secretaría Provisional (Dr. Robin

Allen) y los siguientes participantes y observador especial participante:

Australia, Belice, Chile, China, Islas Cook, Comunidad

Europea, Francia, Reino de Dinamarca con respecto a las

Islas Feroe, Corea, Nueva Zelanda, Perú, Federación de Rusia,

Estados Unidos de América y la entidad pesquera de Taipei

Chino.

El SPRFMO se estableció oficialmente y entró en vigor el 24 de

agosto de 2012.

¿Que son las Organizaciones Regionales de Ordenamiento

Pesquero?

Las Organizaciones Regionales de Ordenamiento Pesqueros

(OROP) son organizaciones o acuerdos internacionales, integradas

por países con intereses pesqueros en un área de alta

mar. Algunas de estas organizaciones pueden administrar todas

las poblaciones de peces en un área particular, mientras

que otras se centran en la gestión específica de recursos altamente

migratorios en áreas geográficas extensas.

Las OROP están conformadas tanto por países de la región, los

denominados “estados ribereños”, como por países con algún

interés en una determinada pesquería. Algunas de estas organizaciones

tienen un rol consultivo, mientras que la mayoría de

OROP tienen facultades de gestión para fijar límites de captura

y esfuerzo pesquero, medidas técnicas y de control. Por lo que

juegan un rol fundamental en la gestión pesquera mundial, y

son la principal herramienta de cooperación entre naciones

pesqueras, elemento esencial para la conservación y gestión

efectiva de pesquerías internacionales.

¿Qué es la Organización Regional de Ordenamiento

Pesquero del Pacifico Sur y quienes la conforman?

La Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico

Sur (OROP-PS), es una organización intergubernamental cuya

formación se inició en el año 2006 a través de un proceso consultas

que facilitaron que los Estados cooperen para abordar la

brecha existente en la conservación y gestión internacional de

las pesquerías no migratorias y la protección de la biodiversidad

en el medio marino en las zonas de alta mar del Océano

Pacífico Sur.

En noviembre del año 2009 se adoptó la Convención para la

Conservación y Ordenamiento de los Recursos Pesqueros de

Alta Mar del Océano Pacífico Sur, el cual se constituye como el

tratado constitutivo de la OROP-PS. Posteriormente, de conformidad

con su artículo 38 La Convención entró en vigor el 24

de agosto de 2012, y la primera reunión de la Comisión se

celebró en Auckland, Nueva Zelanda, del 28 de enero al 1º de

febrero de 2013.

La Comisión de la OROP-PS cuenta actualmente con 15 miembros

de provenientes de Asia, Europa, América y Oceanía:

Australia

República del Perú

República de ChileRepública de Cuba

República Popular ChinaRepública de Ecuador

Unión EuropeaFederación de Rusia

República de CoreaChina Taipei

Reino de Dinamarca en relación a Islas FeroeEstados Unidos

de América

Nueva ZelandaRepública de Vanuatu

Islas Cook

Por otro lado, las Partes no contratantes cooperantes (CNCP)

de la OROP-PS son: República de Liberia y República de Panamá.

¿Cuál es el objetivo de la Organización Regional de Ordenamiento

Pesquero del Pacifico Sur y su ámbito de

aplicación?

El objetivo de la OROP-PS es garantizar la conservación a largo

plazo y la utilización sostenible de los recursos pesqueros y,

al hacerlo, salvaguarda los ecosistemas marinos en que estos

recursos existir, mediante la aplicación del enfoque precautorio

y el enfoque ecosistémico en la ordenación pesquera.

La Convención se aplica a las aguas del Océano Pacífico más

allá de las zonas de jurisdicción nacional de conformidad con

el derecho internacional.

¿Cómo está estructurada la Organización Regional de

Ordenamiento Pesquero del Pacifico Sur?

La Organización está compuesta por una Comisión y varios

órganos subsidiarios, Nueva Zelandia es el país Depositario del

Convenio OROP-PS y alberga la sede de la Secretaría de la

Revista Pesca noviembre 2019 70


OROP-PS en Wellington.

La OROP-PS está constituida de la siguiente manera:

Una Comisión

Un Comité Científico

Un Comité Técnico y de Cumplimiento

Un Comité de Gestión Subregional Oriental

Un Comité de Gestión Subregional Occidental

Un Comité de Finanzas y Administración

Una Secretaría

Asimismo, de acuerdo a la necesidad la Comisión puede establecer

cualquier otro órgano subsidiario en conformidad con el

párrafo 1 del artículo 9 de la Convención.

¿Qué recursos son objeto de la Organización Regional

de Ordenamiento Pesquero del Pacifico Sur?

La Convención de la OROP-PS define a los recursos pesqueros

como todos los peces que se encuentren en la zona del Convenio,

incluidos los moluscos, crustáceos, y otros recursos marinos

vivos según lo decida la Comisión; Pero excluye a:

Las especies sedentarias, en la medida en que estén sujetas a

la jurisdicción nacional de los Estados ribereños, de conformidad

con el párrafo 4 del artículo 77 de la Convención de las

Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR).

Las especies altamente migratorias que figuran en el anexo I

de la CONVEMAR.

Las especies anádromas y catádromas.

Los mamíferos marinos, reptiles marinos y aves marinas.

Los principales recursos comerciales que son materia de pesquería

en el área de la OROP-PS son el jurel (Trachurus

murphyi), y el calamar gigante o pota (Dosidicus gigas) en el

Pacifico Sudoriental, y en menor grado especies de aguas profundas

asociadas con frecuencia a montes submarinos en el

Pacifico Suroeste. A la fecha la OROP-PS sólo ha adoptado

medidas de conservación y ordenación en torno a la pesquería

de jurel en la alta mar, incluyendo el establecimiento de la

captura total permisible.

Especies y ecosistemas

Dado el alcance y la gran profundidad de gran parte del

Océano Pacífico Sur, la investigación sobre la biodiversidad de

la alta mar del Océano Pacífico Sur aún está en pañales. Sin

embargo, al igual que la batimetría diversa, la biodiversidad

también es diversa. Los sedimentos finos y fangosos formados

por una variedad de foraminíferos (microscópicos unicelulares,

sin cáscara, animales) dominan el fondo del océano profundo.

Los equinodermos (erizos de mar, estrellas de mar, estrellas

frágiles, pepinos de mar y crinoides) dominan las profundidades

abisales (3000–6000 m). A profundidades más bajas,

los montes submarinos, bancos y crestas están dominados por

invertebrados de fondo, como langostas y cangrejos, y peces

que viven cerca del fondo, por ejemplo, el reloj anaranjado y

el alfonsino. Sobre el mar hay una variedad de aves marinas

que pasan una parte sustancial de su vida alimentándose en el

medio marino del Océano Pacífico Sur.

Además de las especies altamente migratorias, como el atún,

que no son manejadas por SPRFMO, las especies pelágicas

importantes en alta mar del Pacífico Sur son el jurel, el jurel, el

calamar gigante y otras especies de calamar.

Pesca

El conocimiento de la distribución y el alcance de la pesca comercial

en el Océano Pacífico Sur en alta mar es limitado. Se

cree que la pesca comercial exploratoria y selectiva se llevó a

cabo en el área desde al menos los años setenta.

Las pesquerías comerciales tienden a concentrarse en áreas de

mayor productividad donde hay afloramientos de nutrientes, a

menudo asociados con montes submarinos y crestas. Los

montes submarinos y las crestas también son los únicos lugares

lo suficientemente poco profundos para pescar en el fondo.

Si bien existen numerosos sistemas de montañas y cordilleras

en la alta mar del Pacífico Sur, solo los más destacados

parecen haber sido capturados en alguna medida: Lord Howe

Rise, South Tasman Rise y Louisville Ridge. Hay especies de

peces estrechamente relacionadas, y especies en común, en

todas estas características.

Las pesquerías de alta mar del Pacífico Sur se pueden clasificar

en bentónicas (principalmente especies de invertebrados que

viven en el fondo marino), demersales (principalmente peces,

cerca del fondo marino) y pelágicas (principalmente peces y

langostinos, en la superficie y en el agua media). La pesca

comercial de especies bentónicas y demersales está restringida

a una profundidad de aproximadamente 1500 m. Los peces

de aleta demersales dominantes que se pescan comercialmente

incluyen el reloj anaranjado, oreos, alfonsino y bluenose. La

pesca pelágica se realiza independientemente de la profundidad,

pero tiende a asociarse con la afloración de nutrientes.

Las especies pelágicas dominantes que se pescan comercialmente

son jurel. y calamar volador jumbo.

Los métodos de pesca utilizados actualmente incluyen el cerco,

el arrastre pelágico, el jigging, el arrastre de fondo y el

palangre de fondo.

Miembros de la comisión

Australia

República de chile

República Popular de China

Islas Cook

República de cuba

República del ecuador

Unión Europea

Reino de Dinamarca con respecto a las Islas Feroe

Republic de Corea

Nueva Zelanda

República de Perú

Federación Rusa

Taipei Chino

Los Estados Unidos de América

Republic of Vanuatu

Partes no contratantes cooperantes (PCNC)

Los Estados o entidades pesqueras cuyos buques pescan en el

Área de la Convención deben ser parte de la Convención o

aceptar cooperar plenamente en la implementación de las medidas

de conservación y ordenación adoptadas por la Comisión

( Ver Artículo 32, No Partes ). Para facilitar dicha cooperación,

la Comisión ha establecido la Decisión 2-2018 para permitir

Revista Pesca noviembre 2019 71


el reconocimiento del estado de las Partes no contratantes

cooperantes (PCNC).

República de colombia

Curazao

Republica de Liberia

Republica de Panama

Organizaciones de observadores

Coalición Internacional de Asociaciones de Pesca

Consejo de Administración Marina (MSC)

High Seas Fisheries Group Inc.

Oceana

Los Fideicomisos Caritativos PEW

WWF

MAPA ILUSTRATIVO DEL ÁREA SPRFMO

El Artículo 9.1 del Reglamento regula la admisión de otros

Estados o entidades y organizaciones como Observadores en

las reuniones de la Comisión y sus órganos subsidiarios.

Estados y otras entidades que han participado en las

reuniones de la SPRFMO

Las reuniones de la SPRFMO están abiertas a los Estados o

cualquier otra entidad mencionada en el Artículo 1, párrafo 2

(b) de la Convención que tenga jurisdicción sobre las aguas

adyacentes al Área de la Convención o con un interés en el

trabajo de la Comisión. Los siguientes han participado en las

reuniones de la Comisión:

Francia (territorios)

Tonga

Organizaciones intergubernamentales

La FAO, otros organismos especializados de las Naciones Unidas,

otras organizaciones regionales de ordenación pesquera y

otras organizaciones intergubernamentales pertinentes, invitadas

por la Comisión. Los siguientes han participado en las

reuniones de la Comisión:

Centro Asesor sobre Derecho de la OMC

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la

Agricultura

Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos

Antárticos

Comisión Interamericana del Atún Tropical

Comisión Permanente para el Pacífico Sur

Agencia del Foro de Pesca de las Islas del Pacífico

Acuerdo sobre la conservación de albatros y petreles

Organización Meteorológica Mundial

Organizaciones no gubernamentales

Organizaciones no gubernamentales (ONG), incluidas organizaciones

medioambientales y organizaciones de la industria

pesquera interesadas en el trabajo de la Comisión, invitadas

por la Comisión de conformidad con el párrafo 2 de la Regla

9 . Las siguientes ONG tienen estatus de observador en

SPRFMO:

ANAPESCA AG

Birdlife International

Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del

Pacífico Sur (CALAMASUR)

Centro de Desarrollo y Pesca Sostenible, CeDePesca

Coalición de Conservación del Mar Profundo

Organizaciones de Medio Ambiente y Conservación de Nueva

Zelanda

Greenpeace International

Instituto de Estudios Avanzados de Sostenibilidad

La Secretaría de la SPRFMO ha puesto a disposición el mapa

anterior solo con fines informativos. Es una ilustración ilustrada

del área de aplicación de la Convención que se describe

adecuadamente en términos legales en el Artículo 5. El mapa

no es parte del texto de la Convención y no tiene estatus legal.

No tiene la intención de reflejar exactamente los espacios

marítimos de los estados costeros adyacentes y no puede considerarse

que constituye un reconocimiento de los reclamos o

posiciones de ninguno de los participantes en las negociaciones

que condujeron a la adopción de la Convención sobre el

estado legal y la extensión de las aguas y zonas reclamadas

por dichos participantes.

ARTÍCULO 20 CONSENTIMIENTOS

Al participar en la pesca de recursos pesqueros SPRFMO, las

Partes Contratantes de los Estados ribereños pueden decidir

aplicar la captura total permitida establecida por la Comisión o

el esfuerzo de pesca total permitido dentro de sus áreas de

jurisdicción nacional

Los Estados ribereños que han dado su consentimiento expreso

de esta manera se enumeran a continuación (consulte el

Convenio SPRFMO, Artículo 20, párrafo 4a, partes ii y iii; y Artículo

21, párrafo 2).

Chile

Consentimiento expreso para aplicar CMM 01-2019 dentro de

áreas de jurisdicción nacional (5 de febrero de 2019)

Consentimiento expreso para aplicar CMM 01-2018 dentro de

áreas de jurisdicción nacional (7 de marzo de 2018)

Consentimiento expreso para aplicar CMM 01-2017 dentro de

áreas de jurisdicción nacional (23 de febrero de 2017)

Consentimiento expreso para aplicar CMM 4.01 dentro de

áreas de jurisdicción nacional (2 de febrero de 2016)

Consentimiento expreso para aplicar CMM 3.01 dentro de

áreas de jurisdicción nacional (6 de marzo de 2015)

Consentimiento expreso para aplicar CMM 2.01 dentro de

Revista Pesca noviembre 2019 72


áreas de jurisdicción nacional (15 de abril de 2014)

La reglamentación de la pesca en esa enorme área tiene una

significación política y económica regional y mundial, en especial

para Chile. El recurso más importante que se ha reglamentado

es el jurel, cuyo carácter transzonal determina que se

presente y capture tanto dentro de la Zona Económica de 200

millas (ZEE) como en alta mar y frente a las costas de Chile y

Perú.

El jurel corresponde a la mitad de la actividad pesquera tradicional

chilena y es el principal insumo del salmón. Compromete,

por tanto, a la virtual totalidad de la pesca en Chile -es la

tercera actividad económica del país, y significa más de 100

mil empleos y más del 10 por ciento de sus exportaciones.

este año, se asignó al Perú una cuota de 11 988 toneladas

métricas (TM), siendo superior en 3% respecto al año 2018.

Cabe precisar que, en la 5ta Reunión de la Comisión de la

OROP-PS, realizada en enero de 2017, se establecieron porcentajes

de participación en la pesquería de jurel en alta mar

para la asignación de las cuotas (el porcentaje de participación

del Perú es de 2.0284%), dicha fórmula para la asignación de

porcentajes podrá ser revisada para su aplicación a partir del

2022

El Perú dispone las medidas de manejo y administración del

recurso de jurel en sus aguas jurisdiccionales, basado en las

recomendaciones científicas de sus instituciones, en forma

independiente de la cuota en el ámbito de la OROP.

Cuotas de jurel asignadas por la Organización

La disminución de la biomasa del jurel en el Pacífico Sud

Oriental es responsabilidad exclusiva de Chile, lo que invalida,

éticamente, sus pretensiones de exigir que Perú pesque en sus

aguas jurisdiccionales lo menos posible a fin de asegurar la

recuperación de la especie que fue afectada por ellos mismos.

Más allá de ello, Perú nunca firmó el Acuerdo de Nueva York ni

la Convención de las Naciones Unidad sobre el derecho del

mar.

De ahí su interés en evitar que otros países capturen este recurso.

Ningún otro país ha dado consentimiento para aplicar

cuotas decididas por la ORP dentro de sus aguas jurisdiccionales.

Por tanto, pretender entrometerse en decisiones peruanas

sobre la captura de su stock en aguas jurisdiccionales

peruanas, resulta inaceptable.

Fuentes

https://www.sprfmo.int/

http://www.produce.gob.pe/landing/orop/index-en.html

Logros obtenidos por el Perú en términos de cuota de

pesca de jurel

En la 5ta Reunión anual de la Comisión de la OROP-PS, realizada

en enero de 2017, la citada comisión asignó al Perú una

cuota de jurel de 10,000 toneladas métricas (TM) a ser extraídas

en alta mar, la cual fue un 35% superior a la cuota asignada

en el año 2016.

Pese a disponer de cuota de captura para el jurel, en 2017 y

2018, el Perú no ha realizado esfuerzo pesquero con embarcaciones

de bandera peruana en la jurisdicción de la OROP.

Dado que la flota nacional decide pescar sólo en aguas nacionales,

el Estado ha encontrado como mecanismo de aprovechamiento

de los recursos pesqueros que se encuentren más

allá de las 200 millas, específicamente en el caso del Organismo

Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur, acudir a

embarcaciones de bandera extranjera a través de un mecanismo

denominado “arrendamiento”, que en términos prácticos

es la venta de la cuota a terceros países.

En la 6ta Reunión anual de la Comisión, realizada en enerofebrero

de 2018, se asignó al Perú una cuota de jurel de 11

684 toneladas métricas (TM), la cual fue 17% superior a la

cuota asignada en el año 2017.

Asimismo, en la 7ma Reunión anual, realizada en enero de

Revista Pesca noviembre 2019 73


LA HISTORIA QUE ACUSA A LAS

PESQUERAS CHILENAS POR LA

ESCASEZ CRÍTICA DE JUREL

La irrupción de buques factoría extranjeros en el Pacífico

Sur amenaza los intereses pesqueros chilenos. Para

remediarlo, Chile ha sido uno de los principales impulsores

de una Organización Regional de Pesca que

regule la explotación de recursos en la zona sur del

océano más grande del mundo, y que se reúne desde

este 30 de enero en Santiago. Frente a la escasez crítica

de jurel, la industria pesquera local le endosa la sobreexplotación

a naves extranjeras. Pero con el 74%

de las capturas registradas entre 2000 y 2010, la mayor

parte de la culpa recae en las pesqueras y en las

autoridades chilenas.

Son las 10:20 del domingo 7 de agosto de 2011. En la cubierta

del barco Santa María II, que navega a siete millas del

puerto de Corral, sus tripulantes se afanan recogiendo la red

que hace media hora echaron al agua. Asomado a la ventana

de su cabina sigue los movimientos, con rostro serio y desanimado,

el capitán de la nave: Eduardo Marzán. Hacia el oeste,

se divisan otras 14 embarcaciones industriales que se desplazan

lentamente buscando bancos de sardinas. Es lo mismo

que viene haciendo desde hace cuatro días la nave que comanda

Marzán.

Según un informe que publicó la Subsecretaría de Pesca

(Subpesca) de Chile en septiembre de 2010, la sardina común

es una de las cuatro pesquerías de peces que en este

país aún está en niveles seguros de conservación. Como las

otras 13 están altamente explotadas o sobreexplotadas, algunos

expertos señalan que la sardina es prácticamente la única

pesquería de importancia que estaría quedando en abundancia

en aguas chilenas. Pero aún así es difícil capturarla. El Santa

María II zarpó de Lota el miércoles por la noche y navegó los

dos días que siguieron sin encontrar nada. Recién ayer, al tercer

día de búsqueda, la mancha en el sonar indicó que había

peces. Durante esa jornada la tripulación arrojó la red tres

veces al mar y aunque en la bodega caben unas 850 toneladas

de pescado, ni siquiera con la pesca de la cuarta tirada, la que

Marzán observa desde su cabina cuando es succionada y bombeada

hacia las bodegas, lograron superar las 40 toneladas.

-Me gusta embarcarme con usted, capitán, porque nunca pierde

la esperanza –le dijo Mario Rodríguez, el motorista del barco,

a Marzán hace un par de días durante la cena.

Pero el capitán está desalentado: sabe que le queda poco

tiempo, que la veda biológica anual de dos meses para la sardina

común y la anchoveta se adelantó y comienza esta medianoche.

Si el Santa María II no pesca una buena cantidad de

sardinas hoy, deberá esperar dos meses para volver a intentarlo.

La operadora del Santa María II es Lota Protein S.A., la empresa

de capital noruego que desató el año pasado una guerra

entre las pesqueras industriales chilenas al exigir al gobierno la

licitación de las cuotas individuales a partir de 2013 y así conseguir

más de lo que le corresponde hasta hoy. La compañía

es titular del 1,5% de la cuota industrial chilena de jurel,

0,05% de anchoveta, 2,07% de merluza de cola y 2,39% de

sardina común. Y aun con la garantía que le dan las cuotas

individuales que se le asignaron en 2001, no ha logrado llenar

sus bodegas en todo el año.

Pasan las horas y no hay manchas en el sonar. Marzán da la

orden a su tripulación: el barco emprende su regreso. Cuando

se le pregunta al capitán si no les convendría volver a embarcarse,

pero esta vez para pescar jurel, Marzán responde contando

la historia de un lugar al que le decían “La Feria”, donde

hasta hace unos años los pescadores de la Región del Biobío

iban a buscar jurel, el principal recurso pesquero chileno.

Cuenta que “La Feria” estaba a unas 30 millas al oeste de San

Vicente, entre Punta Tumbes e Isla Santa Marta, a sólo un par

de horas de navegación. Marzán recuerda que por las noches

las luces de los barcos que allí pescaban parecían a lo lejos

una pequeña ciudad que flotaba en el mar. El piloto de la nave

que lo acompaña en la cabina, Mario Ulloa, complementa la

descripción de Marzán:

-Era cosa de llegar y hacer el lance. Llenábamos las bodegas

de una sola tirada y partíamos de vuelta al puerto llenos de

jurel. Lo hacíamos unas dos o tres veces al día. Teníamos mucha

pesca, pero no la supimos cuidar –recuerda Ulloa.

Hoy el jurel encabeza la lista de pesquerías sobreexplotadas

de la Subpesca. Ya no existen ni “La Feria” ni los viajes de dos

horas para llenar con un solo lance las bodegas. De acuerdo

a los sondeos hidroacústicos realizados por el Instituto de Fomento

Pesquero (IFOP), ya prácticamente no queda jurel en

aguas chilenas.

Marzán dice que se ha comunicado por radio con otros barcos

chilenos que se encuentran afuera de la Zona Económica Exclusiva

(ZEE) y que le han dicho que allá también hay muy

poco que pescar, que han pasado 15 días desde que zarparon

y que sus bodegas siguen prácticamente vacías. Además, allá

tienen que competir con las enormes naves-fábrica extranjeras

en una zona que aún es terreno sin regulación. Todo ello impone

a Marzán y a su tripulación la decisión: no vale la pena

embarcarse por ahora para ir por jurel.

LA SELVA DE ALLÁ AFUERA

Lejos está la época en que la llegada de esos enormes barcos

para pescar frente a la costa chilena, a más de 200 millas, en

aguas internacionales, no representaba ningún problema. Había

abundancia de sardinas, anchovetas y jurel, las tres especies

pelágicas que representan el 70% de lo que capturan las

pesqueras de Chile y que históricamente han estado dentro de

Revista Pesca noviembre 2019 74


la zona marítima nacional. Una industria local que fue en auge

hasta consolidarse desde mediados de los ’80 como la segunda

productora mundial de harina de pescado, y sin necesidad

de salir a buscar los peces fuera de su ZEE. Pero todo aquello

cambió.

Como es una especie transoceánica, el jurel se ha convertido

ya no sólo en el principal recurso marino de Chile, sino que de

todo el Pacífico Sur. Donde más se concentra es frente a la

zona centro sur chilena, donde desova, pero se le puede encontrar

desde Nueva Zelanda hasta Ecuador. Por eso, pesqueras

de todo el mundo llegan precisamente a esa franja de la

costa chilena para capturarlo. De acuerdo a la información que

publica la Subpesca en su sitio web, desde el año 2000 se ha

observado un incremento importante en la presencia de naves

extranjeras en la alta mar adyacente a Chile “sin sujeción a

normas de conservación y manejo”. Desde entonces que la

presencia del jurel ha ido disminuyendo. Comenzó así la amenaza

internacional a los intereses pesqueros chilenos.

-Los chinos están todos allá afuera. Fueron los primeros en

llegar con ocho barcos factoría. Después vinieron los rusos, los

peruanos y la Unión Europea a través de distintas banderas,

como de Vanuatu o Islas Faroe; banderas de conveniencia –

cuenta Luis Felipe Moncada, gerente general de Asipes, la asociación

gremial que agrupa a las pesqueras más grandes de la

zona centro sur.

Las cuotas de captura sirven de poco en aguas internacionales.

Cada embarcación que llega puede extraer lo que quiera,

sin límite. Varios pescadores consultados por CIPER aseguran

que la competencia es feroz. Marzán y sus tripulantes cuentan

que en junio de 2011 el enorme buque factoría Maestro, una

nave con bandera rusa operada por coreanos y con señal de

llamada DTBX8, pasó sobre sus redes y las destruyó cuando

intentaba sacarles el jurel que tenían en el cerco. Estaban a

unas 600 millas de la costa. No les quedó más opción que volver

a Lota.

La primera medida que adoptó el gobierno ante la llegada de

la flota internacional fue cerrar en 2004 el uso de puertos nacionales

a barcos de bandera extranjera cuyos países no establezcan

medidas de conservación similares a las chilenas. Más

adelante se extendería esa prohibición a naves de abastecimiento.

Pero la principal herramienta para intentar regular lo

que pasa allá afuera sería jurídica y la impulsarían Chile, Australia

y Nueva Zelanda.

LA ORGANIZACIÓN DEL MAR DEL SUR

A esos tres países los separa un océano completo, pero ese

mismo territorio marítimo los une. La llegada de naves rusas,

chinas y europeas a pescar en el Pacífico Sur, una zona que

hasta 2006 no tenía ningún tipo de reglas, puso en jaque sus

intereses pesqueros. Por eso fue que a principios de ese año

organizaron un encuentro internacional para crear una convención

para la conservación y manejo de los recursos pesqueros

transzonales. La primera reunión de los interesados fue

en Wellington, la capital neozelandesa. Así fue que comenzó a

configurarse la Organización Regional de Administración Pesquera

para Alta Mar del Pacifico Sur (ORP).

-Cuando se creó la ORP fue un consenso de países con interés

e historia pesquera en el Pacífico Sur. Pero lo cierto es que

aún no existe como tal. Todas las reuniones han sido para negociar

su creación. La primera de las decisiones fue tomar medidas

interinas hasta crear una convención, la que es vinculante

según la Ley del Mar y las leyes internacionales. Mientras

eso no ocurra, el cumplimiento de esas medidas es voluntario

–explica Samuel Leiva, coordinador de campañas de Greenpeace

y vocero de la ONG ante la ORP.

Desde entonces (2006), se han realizado diez reuniones donde

han participado 32 países en las discusiones de las distintas

medidas interinas que se implementarán para regular la pesca.

Sobre las pesquerías pelágicas, en 2007 se limitó el esfuerzo

de captura, se estableció que cada estado debe reportar las

capturas que realiza y se abrieron espacios para que los países

con historia pesquera, pero sin presencia efectiva, ingresaran

a la pesquería a contar del año siguiente. En 2009, en Auckland,

se obtuvo el texto de la Convención para la Conservación

y Manejo de los Recursos Pesqueros de la Alta Mar del

Pacífico Sur, el que estableció las bases para una institucionalidad

pesquera internacional. Al año siguiente, en la preconferencia

de Lima, se acordó el texto, pero para que la ORP entre

en vigencia debe ser ratificado por los parlamentos de al menos

ocho estados.

La posición de Chile durante todo el proceso ha sido defender

su historia pesquera, o sea, que se le respete el derecho a

pescar el 86% del jurel capturado en toda la región. Los industriales

chilenos consideran que en las negociaciones, en las

que han participado los subsecretarios de pesca liderados por

la Cancillería, no se ha tenido la fuerza necesaria para imponerse.

Según Moncada, como Chile no logró el congelamiento

de las capturas -como si lo hicieron Australia y Nueva Zelanda

con las pesquerías de profundidad-, sus negociaciones lograron

el efecto inverso: agitó la campanilla para que todos los

que quisieran pescar llegaran al Pacífico Sur.

Recién en enero de 2011 las medidas interinas establecieron

un límite de captura: todos los estados participantes podrán

pescar sólo el 60% de lo capturado el año pasado y, a menos

que se acuerde lo contrario, para el próximo año el límite será

del 40% de lo que se pesque durante 2011. Pero como aún no

ha sido ratificado, esas reglas siguen sin ser vinculantes.

De lo que pase el 30 de enero de 2012, cuando la ORP se reúna

en Santiago, dependerá el futuro de la organización regulatoria

para la pesca industrial en el Pacífico Sur. Hasta el momento

sólo lo han ratificado Nueva Zelanda, Islas Cook y Cuba.

Aunque Chile, uno de los principales interesados en que la

ORP avance, lo firmó en febrero de 2010, aún no lo ha ratificado.

Mientras se espera la aprobación de la nueva normativa por el

Congreso, las grandes pesqueras chilenas insisten en su tesis

de que si el jurel se está acabando en el Pacífico Sur, es por

culpa de la flota extranjera que pesca en aguas internacionales.

Pero los datos del noveno grupo de trabajo científico para

la ORP indican que entre 2000 y 2010 el 74% de las capturas

registradas han sido hechas por naves chilenas. No han sido

los peruanos ni los rusos ni los chinos; y si algún país tiene

mayor responsabilidad en la sobreexplotación del jurel, ese es

Chile.

LA CULPA DE LOS CHILENOS

El mercado pesquero chileno está altamente concentrado: el

93,71% del jurel que captura la industria se reparte entre nue-

Revista Pesca noviembre 2019 75


ve grupos económicos que han explotado durante décadas los

recursos hasta llevarlos a niveles críticos. A eso se suma una

serie de políticas implementadas por el Estado que no han

ayudado casi nada a regular la sustentabilidad de la actividad

extractiva. No sólo porque en el norte las empresas capturan

jurel bajo la talla legal sin que se las sancione, sino también

porque son las mismas empresas dueñas del mar chileno las

que tienen la última palabra cada año en la discusión sobre

cuánto se puede pescar.

Los sondeos hidroacústicos que realiza el IFOP dan cuenta de

una alarmante disminución del jurel en aguas chilenas. Si en

2001 había un stock de casi 6.000.000 de toneladas en la zona

centro sur, en 2009 no se registró ninguna. Los resultados,

que incluyen una propuesta de cuota global para cada una de

las especies estudiadas, se los envían cada año a la Subpesca,

la que los usa para presentar un informe técnico con una propuesta

de cuota definitiva al Consejo Nacional de Pesca (CNP),

que decide finalmente cuánto se pesca en Chile.

-Pero el CNP hoy es una expresión del corporativismo: allí es

donde están representados todos los intereses del sector –

asegura un alto funcionario de la Subpesca que pide reserva

de su identidad.

De las 30 personas que componen el CNP, 17 representan los

intereses del sector. Los otros cupos se reparten entre los seis

que representan a las instituciones estatales ligadas al rubro y

los siete consejeros nominados por el Presidente de la República

y ratificados por el Congreso. Los únicos que no tienen un

suplente en caso de no poder asistir a alguna sesión, son los

de nominación presidencial. En definitiva, casi el 60% de sus

miembros está vinculado al sector pesquero comercial. Y son

ellos los que han mantenido o aumentado las cuotas, a pesar

de que el IFOP viene desde hace años indicando en sus informes

que el jurel está sobreexplotado.

Un estudio realizado por la ONG Oceana en 2010 estableció

que el CNP ha desconocido sistemáticamente las recomendaciones

científicas hechas por el IFOP que solicitan disminuir las

cuotas globales durante la última década. Su informe dice: “La

diferencia entre la Cuota Global Anual y la recomendada por el

IFOP varía entre un 10% (2004) y un 87% (2009)”.

Si el IFOP consideró en 2008 que para una pesca sustentable

era necesaria una cuota de 1.250.000 toneladas, el CNP aprobó

una cuota de 1,6 millones. Como el jurel ya era escaso,

sólo se pudo pescar el 81,4% de ese límite máximo. Entonces,

al año siguiente, el IFOP propuso una cuota de 750.000 toneladas.

El CNP aprobó 1,4 millones y por más que las empresas

intentaron llegar a ese límite, las capturas reales no llegaron a

las 900 mil toneladas. Los científicos indicaron que con

800.000 toneladas de jurel para 2010, aún se podría recuperar

la especie. Pero el CNP cerró la cuota en 1,3 millones. De poco

sirvió el aumento, porque se encontraron menos de 465 mil

toneladas en el mar durante todo ese año.

NEGOCIACIONES POR DEBAJO

El biólogo marino de la Universidad de Concepción, Eduardo

Tarifeño, asegura que el CNP no tiene las atribuciones para

modificar las cuotas propuestas por la Subpesca y que para

comprobarlo están las actas de sus sesiones, que son de acceso

público. Tarifeño forma parte del CNP desde 2005, cuando

fue nominado por el Presidente Ricardo Lagos. Cuatro años

después, fue ratificado en el cargo por el Senado por cuatro

años más. Según explica, lo que hacen los consejeros es aprobar

o rechazar la propuesta del gobierno. En caso de rechazarla,

automáticamente queda vigente el 80% de la cuota global

del año anterior. “Pero lo cierto es que cuando nos llega el

informe técnico de la Subpesca, las cosas ya vienen decididas”,

afirma.

-Antes de llegar la propuesta al CNP, los industriales hablan

con el subsecretario, le preguntan cuánto es lo que se está

pensando y le dicen que para mantener a la industria funcionando

se requieren más toneladas. Entre los mismos industriales

se ponen de acuerdo y conversan con los representantes

sectoriales de los tripulantes o con los artesanales. Cuando la

cosa llega a la sesión, está prácticamente todo conversado y

cocinado. Hay un acuerdo previo porque en el fondo, todos

quieren más pescado –cuenta Tarifeño.

La muestra de que los empresarios quieren mantener la pesca

a como de lugar, se manifestó a fines de diciembre pasado. Si

bien la cuota global de jurel que propuso el gobierno y aprobó

el CNP para el año pasado fue un 76% menor que la de 2010

y se cerró en 315.000 toneladas (aunque la pesca efectiva sólo

pudo ser de 284.000, porque se descontaron las 31.000 toneladas

usadas en 2010 después del terremoto en calidad de

“cuotas de catástrofe”), este año no ocurrió lo mismo.

Varios científicos, entre ellos Tarifeño, aseguran que la única

forma de recuperar el jurel es estableciendo una veda total

por al menos cinco años. Como ni el gobierno ni las pesqueras

están dispuestos a asumir el costo de una medida tan radical,

se esperaba que al menos se redujera considerablemente la

cuota para 2012. Por eso la Subpesca propuso un límite máximo

de captura global de 186.000 toneladas de jurel. Pero el

CNP la rechazó. La cuota para este año quedó en 252.000, un

35% más de lo que propuso el gobierno.

Que los empresarios quieran cada vez más pescado es algo

lógico: a mayores capturas, mayores ganancias. En 2010, las

exportaciones del sector extractivo alcanzaron los US$ 1.263

millones, más del doble de lo que Perú exportó sólo en los

primeros 10 meses de ese mismo año. Y eso a pesar de que

los peces en el mar chileno se están acabando. Por eso mismo

fue que el gobierno anunció que, de aprobarse el proyecto de

ley que envió al Congreso, desde 2013 las pesqueras deberán

pagar un royalty, un impuesto específico para recurso

agotables. Y también que desaparecería el CNP para crear un

Comité de Expertos, dejando como criterio principal para la

definición de cuotas las recomendaciones científicas del IFOP.

La irrupción de un royalty para el sector pesquero fue el primer

comunicado oficial de lo que todos saben: si todo sigue

igual, al jurel y a los recursos pesqueros chilenos les queda

poco tiempo.

Publicado el jueves 26 de enero, 2012 a las 2:11 | RSS

2.0.

Última actualización el martes 09 de septiembre, 2014

a las 11:12

Fuente

https://idl-reporteros.pe/la-historia-que-acusa-a-las-pesqueras-chilenaspor-la-escasez-critica-de-jurel/

Revista Pesca noviembre 2019 76


EL JUREL Y EL ATÚN EN EL OJO DE

LA TORMENTA

Manuela Zurita

mzurita@comercio.com.pe

El Perú exige el respeto de su soberanía para determinar su

propia cuota de jurel ante el reclamo internacional por el incremento

de sus capturas. A nivel local, la industria reacciona

ante la Sunat, que comenzó a gravar el impuesto a la renta

sobre el atún desembarcado, tras doce años de librar de dicha

carga a la especie.

reunión de la organización, de la que el país insular será

anfitrión en febrero próximo.

El 9 de octubre la República de Chile -que posee el 64,5%

de la cuota de jurel del Pacífico Sur- adhirió al reclamo,

apoyando la organización del evento para “analizar y decidir

acciones para atender la situación”. Según declaraciones a la

prensa del subsecretario de Pesca de Chile, Román Zelaya, el

asunto podría escalar hacia un arbitraje internacional o

derivar en infracciones.

El Perú -que es país contratante de la OROP-SP, con derecho

a voz y voto, desde el 2016- ha respondido contundemente

a dichos argumentos, que ya se discuten a nivel diplomático.

“Ellos (Vanuatu y Chile) están induciendo al

error al resto de países”, afirma María del Carmen Abregú,

viceminista de pesca y acuicultura, en entrevista con este

medio.

Ante la presencia de una mayor biomasa, este año el Perú aumentó

la cuota de jurel de 79 mil a 138 mil toneladas en

aguas nacionales.

En las últimas semanas, dos dilemas de interpretación regulatoria

han encendido las alertas del sector pesquero dedicado a

la captura de jurel y atún en el Perú.

Aunque son polémicas aisladas, ambas comparten un denominador

común: sus desembarques han aumentado en el último

año, y sobre todo, son alimento cotidiano. El 80% y el

25%, respectivamente, es consumido localmente.

La controversia sobre el jurel comenzó el pasado 3 de

octubre: ese día la República de Vanuatu (ubicada en el

Pacífico suroccidental) remitió una carta a la Organización

Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur

(OROP-PS) - que fija una cuota anual de captura de la especie

en dicha región para 11 miembros- advirtiendo que la pesca

peruana de jurel hasta agosto afectaba la sostenibilidad

global del recurso. “Es casi seguro que la cuota de la Comisión

se va a exceder como resultado de las capturas

del Perú”, reclama en la carta en relación a las 531.061 toneladas

asignadas a los miembros para este año y las 59.939

toneladas que completan el volumen máximo capturable recomendado

(591 mil).

Día1 accedió a dicha correspondencia, en la que Vanuatu

sugiere asimismo debatir el tema en la próxima

"No nos sometemos a las cuotas globales (de la OROP-SP) en

nuestro mar jurisdiccional”, afirma María del Carmen Abregú,

viceministra de pesca y acuicultura . (Foto: Archivo)

La funcionaria explica que el Perú se adscribió a la OROP-

SP sólo en aguas internacionales.

“Esto implica que tenemos toda la potestad de poder -

luego de un informe científico respecto a la presencia de jurel

- determinar las cuotas de captura (en agua nacionales)”,

sostiene. “Y no nos sometemos a las cuotas globales (de

la OROP-SP) en nuestro mar jurisdiccional”, subraya.

En efecto, basados en estudios exploratorios del Instituto del

Mar del Perú (Imarpe), el Perú incrementó este año dos

veces la cuota de jurel, de 79 mil a 99 mil y, finalmente,

a 138 mil toneladas, precisa Abregú.

Revista Pesca noviembre 2019 77


tante jurel por factores climáticos y el alimento rico en fitoplancton

que tenemos en nuestras aguas”, justifica.

El 80% del jurel desembarcado en el Perú se consume localmente,

indican en la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).

(Foto: Dante Piaggio/El Comercio)

La mayor presencia de jurel en edad adulta (31 centímetros)

este año en el mar peruano está asociada a la existencia

de un calentamiento anormal del mar de hace tres

años, que es el tiempo en que se desarrolla el pez, precisa el

doctor en ciencias pesqueras y ex presidente del Instituto Tecnológico

Pesquero del Perú (ITP), Luis Icochea.

“El (jurel) de este año es el nacido en el 2014”, resume y explica

que este mismo evento climático se dio en el 2007,

permitiendo capturas de hasta 280 mil toneladas en el 2010 y

seguir pescando jurel dos años después. En el 2011, por

ejemplo, se capturaron 257.241 toneladas en aguas peruanas,

apuntan en la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).

En su carta, Vanuatu recuerda dichas temporadas (2011

-2012) como antecedente de la gestión peruana del

jurel. “Los miembros recordarán que el Perú manifestó una

similar falta de restricción de capturas en el 2011 y el

2012”, anota.

"Por suerte, hay jurel en el mar peruano", afirma Marco Espino,

biólogo pesquero retirado del Instituto del Mar del Perú

(Imarpe). "En el caso de altamar, la dispersión es notable",

completa.

El PERÚ TRANSFERIRÁ CUOTA OROP-PS

Por otro lado, Abregú reconoce que el Perú no ha aprovechado

la cuota asignada por la OROP-PS en aguas internacionales

para el 2019 (11.988 toneladas), por lo

que planea transferirla.

Así lo hizo el año pasado por primera vez.

“El país que nos adquirió la cuota el año pasado fue [...]

Chile, porque ellos -así como el Perú ha desarrollado su

flota anchovetera- también tienen su flota desarrollada

dedicada al jurel”, explica e informa que cinco empresas

adquirieron la cuota a US$145-US$155 la tonelada.

Este año, el concurso se realizaría entre fines de este mes y

los primeros días de noviembre, agrega la viceministra.

¿DESENLACE?

En el sector pesquero local apoyan la posición del Produce.

“Considerando que se trata de una denuncia falsa y que

el Perú cuenta con sólidos argumentos para desmentirla,

estamos confiados que el impacto será mínimo”, aseguran

en la SNP, sobre el efecto que tendría el caso en la pesquería

industrial.

La cuota total de jurel para este año en aguas nacionales asciende

138 mil toneladas. En aguas internacionales y el mar de

Chile, la OROP-PS fijó la cuota en 531.061 toneladas. Fuente:

Produce. (Infografía: Antonio Tarazona)

Al respecto, Abregú insiste sobre la soberanía peruana

de su cuota y aclara que existe consenso entre los científicos

del mar sobre la existencia de dos stocks de jurel: uno

frente a las costas del Perú y otro fuera de las 200 millas,

en aguas internacionales. “Ese año hemos tenido bas-

“Estamos de acuerdo con la posición tomada por el ministerio

de la Producción, ya que en el caso del Perú la jurisdicción

de la OROP-SP y sus compromisos internacionales

sólo se rigen para la pesca en alta mar”, opina Adriana Giudice,

gerente general de Austral Group, que cuenta con jurel en

su portafolio.

Revista Pesca noviembre 2019 78


Las cuotas de captura de jurel de la OROP-PS para el Perú han

ido en aumento en los últimos cuatro años. Pasaron de 7.400

toneladas en el 2016, 10 mil en el 2017, 11.684 en el 2018 a

11.988 este año. (Foto: Achivo/El Comercio).

De cara a resolver el conflicto, Mariano Gutiérrez, director

científico del Instituto Humboldt de Investigación Marina y

Acuícola (IHMA), considera que OROP-PS “debería buscar

una compatibilidad de medidas con países como el Perú”,

al aplicar sus propio ordenamiento pesquero.

Antes del 6 de noviembre, los miembros de la organización

deben expresar su voluntad de organizar o no la

reunión propuesta por Vanuatu y Chile y , recientemente,

también apoyada por la Unión Europea, informa Abregú.

“A través de nuestra Cancillería vamos a esclarecer a los

países miembros cuál es la posición del Perú y la base

científica que tiene nuestro país [...] Esperamos que los

otros países no sean inducidos al error”, sostiene la funcionaria.

“Ni Vanuatu ni Chile tienen evidencia científica alguna

que pueda demostrar que el incremento en nuestra

cuota nacional afecte la sostenibilidad del recurso en el

área de la convención”, refuerza. Para que la reunión se

efectúe se requiere el visto bueno de al menos siete miembros,

precisa la viceministra.

Fuente: Sunat / Elaboración: Produce

Hace un mes y medio la Superintendencia Nacional de Aduanas

y de Administración Tributaria (Sunat) ha comenzado a

notificar a las plantas atuneras sobre la necesidad de

gravar sus ventas con el IR. Es un hecho conocido por

el sector, según constata Día1. “Se ha cambiado

la interpretación que se tenía del régimen aduanero aplicable

al atún capturado por embarcaciones extranjeras al calificar

el producto como nacional”, explican en la SNP al tiempo

que repara que dicha decisión podría hacer desaparecer la

industria.

Al respecto, Antonio Bologna, gerente general de Seafrost,

líder en exportación de la especie, señala que la ley ha permitido

eliminar aranceles que gravan las importaciones

de equipos para el procesamiento de atún y ha impulsado

el ingreso de la flota extranjera para el abastecimiento

de las plantas. En efecto, de unas cincuenta embarcaciones

dedicadas a la captura del atún, 14 son de bandera

peruana, informan en Produce. El dato cuenta, considerando

que los permisos otorgados a la flota foránea le exigen desembarcar

el 30% de sus capturas de atún.

ATÚN: DILEMA INTERNO

El caso del atún está asociado a la implementación de la ley

28965, que promueve la extracción de recursos hidrobiológicos

altamente migratorios. La norma, que data del

2007, permitió en los últimos doce años exonerar al

atún desembarcado del impuesto a la renta (IR), explica

Alfonso Miranda, presidente de la Cámara Peruana del Atún

(CPA).

En los últimos 12 años, en el Perú se invirtieron al menos

US$200 millones en la industria del atún en el Perú, gracias a

la ley 28965. (Foto: Seafrost)

“En este momento todo está paralizado. Nadie quiere

comprar un tornillo para una fábrica que a lo mejor va a tener

que cerrar en 30 días”, advierte Miranda y apunta que en la

CPA estiman que gracias a la ley en los últimos 12 años se han

Revista Pesca noviembre 2019 79


ealizado inversiones por hasta US$200 millones en el sector

atunero. En ese contexto, hacia el 2021 las plantas proyectan

exportaciones por US$250 millones, desde los US$50 millones

estimados para este año.

En Produce están al tanto de la situación y señalan que existe

una “confusión” sobre la problemática. “Pareciera que el

malentendido se produjo cuando ellos (la Sunat) preguntaron:

‘¿Estos barcos con bandera extranjera con permiso de pesca

peruano ingresaron a aguas nacionales?’

El Produce le respondió: ‘Sí, ingresaron’. Ellos han interpretado

el hecho del ingreso como si eso fuese una señal cierta de que

hubo captura (en aguas nacionales)”, explica Abregú.

Según informa la funcionaria, de acuerdo a análisis hechos

por Produce, hasta ahora no existe un instrumento

“científico o tecnológico” que permita determinar si las

capturas de atún se efectuaron en aguas internacionales

o nacionales que de luces si el atún desembarcado es

mercancía importada o nacional. Produce preveía enviar a la

Sunat un informe con dichas conclusiones la semana pasada.

“La decisión ya no compete a las competencias funcionales del

Produce ni al viceministerio de Pesca, sino básicamente a las

autoridades de la Sunat", explica.

Fuente: ComexPerú

"Apreciamos que con esta explicación (el informe) ellos puedan

tomar la decisión que corresponda, al no tenerse

evidencia tecnológica de que haya sido capturado en aguas

nacionales, ni se sepa menos aún el volumen de captura en

aguas nacionales. Eso solo podrías afirmar si tuviéramos un

método tecnológico”, afirma la viceministra.

Sobre la problemática, Sunat explica que reevaluó la aplicación

de la ley 28965 basándose en dicha ley, en el reglamento

de ordenamiento pesquero del atún (DS N° 032-2003-

PRODUCE) y “en los diversos pronunciamientos emitidos

por PRODUCE como sector competente en relación a la aplicación

de las mencionadas normas”.

Este lunes el Produce y los industriales prevén reunirse

para discutir el asunto en el marco de una mesa técnica.

“Confiamos en que en este espacio se encontrará una solución

adecuada a este impasse”, refieren en la SNP.

Fuente

https://elcomercio.pe/economia/dia-1/jurel-el-jurel-y-el-atunen-el-ojo-de-la-tormenta-atun-produce-snp-noticia/?

fbclid=IwAR2olXLddd79JJwqrHMPD4K4gEkOv9jRewOozOSv0osuVEyQWUw9bMvIdA

“Los ricos no crean empleo”

https://www.youtube.com/watch?v=m-SP4qPvL1o&feature=youtu.be

Revista Pesca noviembre 2019 80


La pesquería de arrastre en el Perú

La presencia de los pesqueros rusos en el Perú, motivo grandes controversias y polémicas públicas en diferentes

medios de prensa a principios de los ochentas. La discusión era sobre qué era más depredador,

la pesquería de arrastre o la de cerco. El hecho es que se trataba de una comparación tendenciosa y mal

intencionada que a la larga forjó en la mente del peruano común el concepto de que todo lo que significa

arrastre es malo.

Pero lo que nunca se dijo, es que la pesca de arrastre existe en básicamente dos modalidades: el arrastre

de fondo y el arrastre a media agua. Si en algo tenían razón los detractores de la pesca de arrastre, es

que el arrastre de fondo destruye el bentos marino con toda la interacción de sus comunidades. Además

de incidir sobre un recurso que el Perú considera plenamente explotado, como es la Merluza, aunque esta

probado que en algunas épocas del año, este recurso tiene un comportamiento pelágico.

La pesquería de arrastre en el Perú, estuvo orientada a la captura de Merluza, con embarcaciones que

fueron de cerco adaptadas al nuevo aparejo. Durante muchos años los peruanos, hemos barrido los fondos

norteños en pos de la preciada Merluza, que se destina a Norteamérica y Europa y es mas bien poco

o nada consumida en el Perú.

Sin embargo, el arrastre a media agua, no toca los fondos; es una tecnología de pesca orientada a los

cardúmenes de peces pelágicos como la anchoveta, sardina, jurel, caballa, túnidos menores, etc.; y mas

bien, su limitada capacidad de captura, obliga al barco que opera con este sistema de pesca, a maximizar

el uso del recurso. Por ello es común que se trate de arrastreros factoría, que procesan el recurso a bordo.

Requiriendo de grandes espacios para el almacenamiento de insumos, fabrica, combustible y habitáculos

de la tripulación, que generalmente puede trabajar en faenas de 1 a 6 meses en el mar. Un barco

arrastrero factoría generalmente es enorme y paradójicamente su área operacional para pesca es pequeña,

no teniendo además bodegas para producto fresco, por que al procesarse inmediatamente el recurso,

las bodegas son para productos terminados orientados al consumo humano directo. Los desechos de este

proceso, son también procesados en forma de harina y aceite. Para aprovechar al máximo la poca captura.

La abundancia de anchoveta en el Perú ha sido un freno para el desarrollo de una cultura de alimentación

sobre la base del primer recurso con que contamos los peruanos, el pescado. Rico en proteínas, grasa,

fósforo. Un alimento de primera calidad que podría poner a nuestros niños bien alimentados.

Luego de la desaparición de la flota estatal Flopesca, solo quedaron operando en aguas peruanas, el BAF

Canchis y el BAF Kinca, que sostuvieron el abastecimiento de jurel para todo el país hasta el año 1998

que suspendieron sus operaciones. Desde ese año el Perú no ha operado una flota de arrastre de media

agua.

Revista Pesca noviembre 2019 81


LA HORA DE LOS TRABAJADORES

DE LA PESCA

La mayoría de los expertos con los que hemos

contactado en ambos artículos tendrán una participación

destacada en el foro que se celebra hoy

en la ciudad gallega. Es el caso de Brandt Wagner,

jefe de unidad en la Organización Internacional

del Trabajo (OIT); y de Audun Lem, director adjunto

de la División de Política y Recursos de Pesca

y Acuicultura de la FAO. Ambos participarán en la

apertura del congreso, junto con Harald Tom Nesvik, Ministro

de Pesca. Gobierno de Noruega; y de Monsignor

Fernando Chica, Observador Permanente de la Santa

Sede para FAO. Conxemar, coanfitrión del encuentro,

destaca que la sostenibilidad social se ha convertido en

una “gran preocupación para la industria y, concretamente,

para el sector pesquero”. En el encuentro participarán

representantes del sector y de las ONG, así como

los retos que plantea esta cuestión así como las vías de

colaboración necesarias para afrontar la revolución

“social” de la pesca.

EL C188 DE LA OIT, EL EJE

Casi dos años después de la entrada en vigor

del Convenio 188 de la Organización Internacional

del Trabajo y con el impulso por parte de la OMI, con

el Acuerdo de Ciudad del Cabo, y FAO, con su guía

de responsabilidad social para toda la cadena de

valor en la pesca, en IP hemos analizado por qué ha

llegado la hora de los trabajadores en la

mar. Coincidiendo con la celebración del congreso FAO

Conxemar en Vigo, que se celebra hoy como preámbulo

a la feria Conxemar, hemos venido abordando las claves

de este debate global. En el mes de septiembre analizamos

de la mano de la OIT las claves del C188. También

hablamos con sindicatos y patronal. En el número de octubre

pondremos el foco en el acuerdo sobre seguridad

en pesqueros en el que trabaja la OMI; y junto con FAO

explicamos en qué consiste su guía de responsabilidad

social.

“Toda persona empleada o contratada, cualquiera

que sea su cargo, o que ejerza una actividad profesional

a bordo de un buque pesquero, incluidas

las personas que trabajan a bordo y cuya remuneración

se basa en el reparto de las capturas”. Así

define el primer artículo del Convenio sobre el trabajo en

la pesca (C188) de la Organización Internacional del Trabajo

(OIT) el término “pescador”. Puede ser una descripción

obvia, pero restar méritos en este momento sería

un error. Es la primera vez que un convenio internacional,

específicamente desarrollado para regular las condiciones

básicas de trabajo en la pesca, establece qué es

exactamente un trabajador de la pesca. Eso, sobre el

papel.

La realidad es bien diferente. Se calcula que en el planeta

hay alrededor de 38 millones de pescadores cuya

Revista Pesca noviembre 2019 82


actividad se desarrolla, casi siempre, de espaldas

a la sociedad. Sin las garantías sindicales que proporciona

el trabajo en tierra y en un entorno ambientalmente

hostil en el que el espacio del trabajo es, además, el

espacio de residencia de los trabajadores. Se han denunciado

infinidad de episodios de abusos laborales en la

pesca, muchas veces vinculados a prácticas de pesca

IUU. Y pesar de los avances tecnológicos, la pesca sigue

siendo una de las profesiones más peligrosas del mundo.

Hay diferencias, tanto en segmentos como por supuesto

nacionalidades. Pero, cuando estamos a punto de

entrar en la tercera década de siglo XXI, ¿es posible

garantizar unas condiciones mínimas de trabajo

estándar para todos los pescadores?

Aunque lograrlo sea una labor casi utópica, los mecanismos

están en marcha. El convenio C188 entró en vigor

hace casi dos años y sigue sumando apoyos. Lentamente.

Hay que destacar que fueron necesarios 10 años para

lograr los 10 apoyos mínimos para que el acuerdo entrara

en vigor. Este noviembre se acaba el plazo para que los Estados

miembros de la UE transpongan a su legislación la directiva

comunitaria que establece los puntos clave del

acuerdo, aunque ello no implique necesariamente la ratificación.

El C188 es el documento clave, al ser el desarrollado específicamente

para el trabajo en la pesca, pero no el único.

Hay dos normas con en vigor con implicaciones sociales

indirectas para la pesca. Por un lado, el STCW-F

(Convenio Internacional sobre Normas de Formación,

Titulación y Guardia para el personal de los buques pesqueros

de la Organización Marítima Internacional) en

vigor desde 2012. Por otro, el Acuerdo de Medidas de

Estado Rector del Puerto de FAO, en vigencia desde

2016, y que persigue prevenir y desalentar las prácticas

de pesca IUU a través de unas directrices en los puertos

de descarga. Ha sido ratificado por 61 partes.

NUEVAS INICIATIVAS: OMI Y FAO

En la agenda internacional hay dos iniciativas

“sociales” más en marcha. Una de ellas es otro importante

convenio mundial, este relacionado con la seguridad

a bordo de los pesqueros. Es el Acuerdo de Ciudad

del Cabo (OMI, 2012), heredero del convenio

Internacional del Torremolinos del año 1977.

En la agenda internacional hay dos iniciativas “sociales”

más en marcha. Una de ellas es otro importante convenio

mundial, este relacionado con la seguridad a bordo

de los pesqueros. Es el Acuerdo de Ciudad del Cabo

(OMI, 2012), heredero del convenio Internacional del

Torremolinos del año 1977. España ha sido el último país

en sumarse y precisamente la localidad malagueña

que dio origen al tratado acogerá en octubre una

cumbre ministerial (del 21 al 24) organizada por el

Gobierno y por la OMI con el objetivo de sumar apoyos.

Hasta la fecha el acuerdo tiene 11 respaldos, pero son

necesarios no menos de 22 ratificaciones para su entrada

en vigor.

De manera paralela, y con un rango menor, la FAO

está desarrollando una guía de responsabilidad

social para la cadena de valor de la pesca y la

acuicultura. La guía, que se encuentra en su primera

fase de elaboración, nace como respuesta a la preocupación

por el ámbito social manifestado por el Subcomité

de Comercio Pesquero de FAO. Su objetivo es el de proporcionar

apoyo práctico para la implementación de los

instrumentos internacionales existentes con el fin de garantizar

que el pescado y los productos de la pesca sean

“socialmente” sostenibles.

Fuente

http://www.industriaspesqueras.com/noticias/en_portada/73156/

la_hora_de_los_trabajadores_de_la_pesca_.html

Revista Pesca noviembre 2019 83


EL MODELO PESQUERO Y DE

EXPLOTACIÓN DEL ATLÁNTICO

SUR DEL GOBIERNO ESTÁ

AGOTADO

No se trata de hacer leña del árbol caído, ya nos referimos

decenas de veces a que este modelo de administración extractiva

está agotado -si es que alguna vez hubo razón para implementarlo-

y, que el descontrol y la cesión sostenida y creciente

del Atlántico Sur y Malvinas es alevosa inadmisible. Contrario a

las consultoras, algún diagnóstico pudimos hacer y, días antes

de las elecciones publicamos: «El poder central pesquero administra

mal e impide el desarrollo de las provincias». Ello,

evita que nos asignen el mote de oportunistas, ya que con el

diario del lunes cualquiera es analista político.

La forma de administración extractiva del recurso pesquero

atrasa, porque al igual que el conjunto de las políticas de gobierno

que desatendió la pobreza y los efectos sobre la clase

media trabajadora, la explotación de un recurso natural del

Estado Nacional o Provincial no puede limitarse a concesionar

la explotación y generar riqueza para unos pocos. La administración

de los recursos, lo hemos dicho cientos de veces, debe

mantener un equilibrio sustentable económico y social para

asegurar el negocio a los concesionarios, distribuir la riqueza a

través del valor agregado en los productos, garantizando el

mayor empleo y felicidad posible, fortalecer los pueblos donde

se asienta la industria y preservar los recursos para ésta y las

próximas generaciones.

Nada de ello ha hecho este gobierno, que se han limitado a

proseguir con una administración -en el mejor de los casosperimida,

sin imaginación, incapaz de transformar este diamante

en bruto, que nos ha llevado a ser los eternos proveedores

de commodities, promoviendo formas de captura y procesos

a bordo, que responden al modelo de «granero del

mundo» que podía justificarse a principios del siglo XX pero,

que es inaceptable en el mundo post-industrial en el que vivimos.

Excelente este modelo para la pesca extranjera a distancia y

espectacular para los grandes compradores como España,

ellos sostienen su negocio y, es lógico que eso ocurra, cada

uno cuida lo suyo. Pésimo para los intereses argentinos, que

deben sacar el máximo provecho a sus materias primas e industrializarlas

de tal modo que terminen en las góndolas de los

grandes supermercados del mundo o de nuestro país.

Con el amplio y extendido territorio continental de Argentina

que pone al alcance los recursos del mar, el Estado debería

estar ocupado en financiar, renovar y modernizar con la última

generación a los buques a la flota fresquera para procesar en

tierra y, subsidiar la competencia de los buques congeladores

y poteros para competir con los buques extranjeros en los límites

de la Z.E.E. y la Alta Mar. En los inicios de la actividad pesquera

en la Argentina nadie imaginó el desarrollo que alcanzaría,

pero, ello ha quedado atrás y es necesario promover un

nuevo paradigma que potencie las insustituibles ventajas de

ser los dueños del recurso y conocer el mercado.

Todo lo que se haga en materia pesquera debe ir acompañado

de una política de control del Atlántico Sur, para dar un mensaje

claro a los países y buques extranjeros que capturan

nuestros recursos, de que la Argentina protege sus espacios

marítimos y recursos.

Cuando el langostino valía mucho más, porque salía muy poco,

ya se utilizaba la herramienta de llevar al Presidente de la Nación

varias cajas semanales de langostino a la Quinta de Olivos

o a la Rosada. Ello solo, podía dar lugar a la designación

de un Subsecretario. ¡Hay una cierta fascinación por el langostino!

La misma, con la que los Subsecretarios de Pesca se aferran

a esta especie para mostrar obsecuentemente al Presidente

en ejercicio, que los números de exportación aumentan,

desconociendo o escondiendo, lo que los investigadores del

INIDEP opinan sobre la imprevisibilidad biológica de esta especie,

que impide determinar la Captura Máxima Sostenible

Anual y, por lo tanto, no se puede sostener el conjunto de la

actividad, las industrias, empleos y pueblos con esta monocaptura.

Habrá que invocarse a San Salvador o a la virgen de los

pescadores.

Revista Pesca noviembre 2019 84


Un frío pánico debe haber corrido por los funcionarios de la

Subsecretaría de Pesca al ver los inesperados (¿?) resultados

de la PASO. Los Ordenanzas, en días ya no contestaran a los

llamados de pedido de café. En meses, dejarán de sonar los

teléfonos y ya no habrá audiencias para los besamanos.

Llegará el irremediable ostracismo. Pero ello, no resolverá

la cuestión de fondo, porque llegarán otros funcionarios a

las poltronas a propuesta de los amigos empresarios o políticos

y, será el cuento de «la buena pipa» sino se produce una

gran Reforma Federal y Social Pesquera que cambie el eje de

la discusión y el destino de esta importante actividad. Gracias

a Dios, los cambios políticos son irremediables -cualquiera sea

el ganador final- porque nadie quiere, como Macri, que, el

pueblo, por una mayoría abrumadora le diga: no va más.

Es posible y deseable que esa Reforma se lleve adelante con

una amplia participación.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario

de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA,

Asesor en el Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor,

autor de 24 libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”)

y articulista de la especialidad.

"¿CÓMO SE ATREVEN? ¡HAN

ROBADO MIS SUEÑOS Y MI NIÑEZ!"

DICE GRETA THUNBERG EN LA

ONU

Enojada, con lágrimas en los ojos, la activista sueca

Greta Thunberg, de 16 años, acusó el lunes a los líderes

mundiales de traicionar a su generación por su

inacción frente al cambio climático

"¿Cómo se atreven? ¡Han robado mis sueños y mi niñez!", dice

Greta Thunberg en la Cumbre del Clima de la ONU. (Foto y

video: AFP).

Nueva York. Enojada, con lágrimas en los ojos, la activista

sueca Greta Thunberg, de 16 años, acusó el lunes a los líderes

mundiales de traicionar a su generación por su inacción

frente al cambio climático.

"Vienen a nosotros, los jóvenes, buscando esperanza. ¿Cómo

se atreven?", preguntó en la ONU al abrir la cumbre sobre el

clima.

"Han robado mis sueños y mi niñez con sus palabras huecas, y

sin embargo soy una de las más suertudas. La gente está sufriendo,

la gente está muriendo, ecosistemas enteros están

colapsando", afirmó.

"Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único

que ustedes pueden hablar es de dinero y de cuentos de

hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?",

lanzó indignada, antes de recibir un sonoro aplauso en la gran

sala ovalada de la Asamblea General.

Greta Thunberg. (EFE).

Thunberg comenzó a faltar a la escuela hace un año para

protestar sola frente al parlamento sueco con una pancarta, y

rápidamente se convirtió en el símbolo de la indignación juvenil

ante la inacción de los gobiernos frente al cambio climático.

Revista Pesca noviembre 2019 85


Su movimiento "Viernes por el Futuro" prendió como un reguero

de pólvora y es imitado por miles de jóvenes de todo el

planeta.

Greta Thunberg tiene 16 años. (EFE).

El viernes pasado, cuatro millones de personas participaron en

huelgas estudiantiles por el clima en más de 160 países, según

los organizadores.

Video: AFP / Foto: EFE.

"Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a comprender

vuestra traición (...) Si eligen fallarnos, les digo,

¡nunca los perdonaremos!", dijo la joven tras recordar que los

científicos alertan sobre un calentamiento acelerado del planeta.

"No dejaremos que se salgan con la suya. Aquí y ahora es

donde trazamos el límite. El mundo se está despertando y el

cambio está llegando, les guste o no", concluyó.

AFP.

ESTE ES EL DISCURSO COMPLETO:

¿Cómo se atreven?

"Mi mensaje es que los estaremos vigilando.

Todo esto está mal. Yo no debería estar aquí arriba. Debería

estar de vuelta en la escuela, al otro lado del océano. Sin embargo,

¿ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de

esperanza? ¿Cómo se atreven?

Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías.

Y sin embargo, soy de los afortunados. La gente está

sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros

están colapsando. Estamos en el comienzo de una extinción

masiva. Y de lo único que pueden hablar es de dinero y cuentos

de hadas de crecimiento económico eterno.

¿Cómo se atreven?

Por más de 30 años, la ciencia ha sido clarísima. ¿Cómo se

atreven a seguir mirando hacia otro lado y venir aquí diciendo

que están haciendo lo suficiente, cuando la política y las soluciones

necesarias aún no están a la vista?

Dicen que nos "escuchan" y que entienden la urgencia. Pero

no importa cuán triste y enojada esté, no quiero creer eso.

Porque si realmente entendieran la situación y de todas formas

no actuaran, entonces serían malvados. Y eso me niego a

creerlo.

La idea de reducir nuestras emisiones a la mitad en 10 años

solo nos da un 50% de posibilidades de mantenernos por debajo

de los 1,5 grados y el riesgo de desencadenar reacciones

irreversibles en cadena más allá del control humano.

Quizá 50% sea aceptable para ustedes. Pero esos números no

incluyen puntos de inflexión, la mayoría de los círculos de retroalimentación,

calentamiento adicional oculto por la polución

tóxica del aire o aspectos de equidad y justicia climática. También

se basan en que mi generación absorba cientos de miles

de millones de toneladas de su CO2 del aire con tecnologías

que apenas existen.

Así que un riesgo del 50% simplemente no es aceptable para

nosotros, que tenemos que vivir con las consecuencias.

Para tener un 67% de posibilidades de mantenernos por debajo

de un aumento de la temperatura global de 1,5 grados, las

mejores probabilidades dadas por el IPCC (el Panel Intergubernamental

de Cambio Climático), el mundo tenía 420 giga

toneladas de CO2 para emitir el 1º de enero de 2018.

Hoy esa cifra ya se ha reducido a menos de 350 giga toneladas.

¿Cómo se atreven a fingir que esto se pueda resolver actuando

como de costumbre y con algunas soluciones técnicas?

Con los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto restante

de CO2 desaparecerá por completo en menos de 8 años y

medio.

Hoy no se presentarán soluciones o planes en consonancia con

estas cifras. Porque estos números son demasiado incómodos.

Y todavía no son suficientemente maduros como para decir las

cosas como son.

Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a entender

su traición. Los ojos de todas las generaciones futuras

están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos.

No dejaremos que sigan con esto. Justo aquí, ahora es donde

trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y se viene el

cambio, les guste o no.

Gracias".

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que convocó

a la cumbre, advirtió a los gobiernos antes del evento que

tendrían que ofrecer planes de acción para poder hablar en la

cumbre, cuyo objetivo es impulsar el Acuerdo de París de 2015

para combatir el calentamiento global.

No se esperaba que asistieran a la cumbre ni el presidente de

Estados Unidos, Donald Trump, ni el presidente de Brasil, Jair

Bolsonaro ambos escépticos sobre el cambio climático, pero

Revista Pesca noviembre 2019 86


Trump fue visto en la audiencia mientras algunos líderes hablaban después de los comentarios de activistas juveniles.

El Acuerdo de París entrará en una fase clave de implementación el próximo año, después de otra ronda de negociaciones en Chile

en diciembre. Las promesas hechas hasta ahora no alcanzan para evitar un calentamiento catastrófico, dicen científicos, y el año

pasado las emisiones de carbono alcanzaron un récord.

Fuente

https://elcomercio.pe/mundo/actualidad/greta-thunberg-cumbre-clima-onu-atreven-han-robado-mis-suenos-mi-ninez-dice-activista-noticia-678936?

fbclid=IwAR1mNbI3_M088O08tjWq35PlFCnon1zS6RuVJ5mUMPJMWMMvlMhSpNK5CZ4

MÁS DIVISAS, VALOR AGREGADO, EMPLEO Y

SUSTENTABILIDAD EL PRÓXIMO MODELO

NACIONAL AL QUE DEBERÁ APORTAR LA PESCA

Darle entidad de modelo a la política pesquera actual sería una

exageración. Pensar que se trata de un plan que ha fracasado,

sería sobrevaluar la incapacidad para llevar adelante una administración

sustentable económica, biológica y social. A pocos

días de finalizar su gestión, las Autoridades no han tenido una

estrategia, pesquera, limitándose a otorgar permisos y reformulaciones

y, registrar los hechos, muchos de ellos cuestionados

y de dudosa credibilidad.

No es posible darle identidad de modelo a una administración

que desconoció las reglas de la biología, facilitó el aumento del

esfuerzo pesquero, no avanzó en la reducción de descartes y

depredación del recurso y la eliminación de las sustituciones

de especies, no efectuó los controles adecuados de captura y

desembarco y, no llevó adelante una táctica de gerenciamiento

de los principales recursos, ignorando incluso, los informes

técnicos de los científicos del INIDEP. Y, si bien, no se puede

administrar un recurso sin tener presente la biología, su distribución

y aprovechamiento ha sido igualmente deplorable. Se

administra mal cuando se sobreexplota, pero también, cuando

el recurso no se aprovecha al máximo racionalmente; del mismo

modo, cuando no se promueve valor agregado ni cuando

se ignora la interrelación de las especies.

Este cuadro se completa, con la inacción frente a la pesca

clandestina extranjera, puertos inoperables e insuficientes,

falta de financiación para la renovación en término de la flota

pesquera, carencia de una táctica respecto a los recursos que

migran a Malvinas y, por cierto, tampoco se llevan adelante

propuestas o incentivos económicos que atiendan las diferencias

entre los tipos de capturas, procesos y especies o ,no se

tienen en cuenta las ventajas comparativas que los buques

extranjeros tienen, a la hora extraer el recurso del Atlántico

Sur o de ingresar sus materias primas a los mercados de destino.

Esto no es solo una cuestión de soberanía, también, de

competencia comercial y rentabilidad, cuando no es Argentina

quién pone los precios en el mercado internacional.

En el próximo gobierno habrá un diseño de producción

y comercio y, quien conduzca la política pesquera deberá

ejercer en pleno la administración de este recurso

de dominio del Estado y, consecuentemente de todos

los argentinos.

Y, todos los actores del sector deberán hacer su trabajo poniendo

eje en la generación de divisas, el incremento sustancial

del valor agregado, el aumento de la mano de obra ocupada

registrada y la explotación sustentable de las especies, privilegiando

la industria radicada en el continente argentino y,

se debieran promover los acuerdos entre empresas y las inversiones

en este sector y, cualquiera sea el medio que se utilice

para la extracción pesquera la presencia argentina en la Zona

Económica Exclusiva y sobre las especies migratorias en la Alta

Mar debiera ser una prioridad y el objeto de incentivo del Estado

-junto a la explotación de las especies estratégicas- para

fomentar la captura en forma sustentable de todos los recursos

del Atlántico Sudoccidental, generando valor, multiplicando

el empleo e instalando una potencia naval pesquera que -junto

a las fuerzas de seguridad marítima- desaliente la extracción

ilegal en el mar argentino.

La crisis amerita que los gestores de estas reiteradas

etapas fracasadas no dificulten más el verdadero cambio

que se requiere y que, el próximo gobierno, junto a

las empresas y las fuerzas del trabajo, participativamente,

haga que la pesca industrial se constituya en

uno de los prototipos del desarrollo nacional.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de

Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el

Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24

libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”) y articulista de la especialidad.

14 de septiembre de 2019 ©

Revista Pesca noviembre 2019 87


ESTUDIO IMPACTO SOCIAL DE LA

PESCA RIBEREÑA EN MÉXICO

Propuestas para Impulsar el bienestar social en el

sector pesquero en México

El estudio «Impacto Social de la Pesca Ribereña en

México» analiza y visibiliza los principales impactos

socioeconómicos y socioculturales que la pesca ribereña

tiene sobre las familias, las comunidades y las

regiones dedicadas a esta actividad económica.

Desde el ámbito de los derechos humanos, identifica

áreas de oportunidad en las políticas públicas de

los últimos 30 años para realizar una serie de propuestas

que contribuyan al diseño de una política

pública integral que coloque en el centro de la discusión

y de las soluciones al pescador ribereño.

El estudio fue elaborado por el equipo de Inteligencia

Pública, a solicitud de EDF de México, gracias al

apoyo, conocimientos, opiniones y sugerencias de

productores, expertos, académicos y miembros de

organizaciones sociales, conocedores del impacto e

importancia de la actividad pesquera ribereña en el

país.

Recomendaciones de política pública del estudio

Las recomendaciones de política pública han sido

clasificadas en cuatro ejes, uno transversal y tres

estratégicos, que han sido construidos alrededor de

los derechos fundamentales del pescador:

El Eje Transversal consiste en la creación de una

política pesquera con enfoque regional e intersectorial

que considere las diferencias sociales, económicas,

culturales y ecológicas entre las principales regiones

pesqueras del país, por su diversidad y variación.

capacidades productivas, financieras, de desarrollo

humano y la integración más horizontal en las cadenas

de valor de la pesca, mediante el acceso a tecnologías,

infraestructura, capacitación y servicios

básicos (agua, luz, caminos).

El Eje Sociocultural busca reconocer la importancia

de los valores sociales y culturales de la actividad

pesquera más que como una mera actividad económica,

como una forma de vida alrededor de la cual

giran numerosas comunidades costeras. Esto es,

colocar al pescador en el centro de la política pública,

a través de espacios de participación social desde

una perspectiva que considere su conocimiento

empírico en la actividad.

El Eje Organizacional se centra en fortalecer la organización

y la integración de las comunidades en

torno a la pesca, mediante el acompañamiento y

desarrollo de capacidades organizativas para las

cooperativas pesqueras, por medio de capacitación

técnica y tecnológica en diversos temas de utilidad

práctica.

Estas propuestas de política pública se orientan a

empoderar a las comunidades pesqueras, garantizar

el acceso a sus derechos económicos, sociales y culturales,

y lograr que tengan un mayor impacto sobre

las condiciones que determinan su bienestar como

actores fundamentales para la economía, la alimentación

y la conservación de los ecosistemas marinos

de todo el país.

Fuente

https://mexico.edf.org/estudio-impacto-social-de-la-pesca-riberena-enmexico

El Eje Socioeconómico se enfoca en incrementar las

Revista Pesca noviembre 2019 88


REVISARÍAN EL SISTEMA DE CONCESIÓN

Y TRANSFERENCIA DE LAS CUOTAS DE PESCA

El lector desprevenido ha escuchado hablar de la Cuota Hilton

pero, poco y nada sobre la Cuota de Captura. Dicho brutalmente,

es una concesión temporal de captura que el Consejo

Federal Pesquero otorga a un determinado número de empresas

según la disponibilidad de cada especie en el mar. Pues

bien, las concesiones vigentes recién vencen en 2024, pero, el

gobierno saliente, presuroso, habría iniciado conversaciones,

con el objeto de prolongar la vigencia de las cuotas por 15

años más. ¿Hay razones para ello? Y bue…«camarón que se

duerme lo lleva la corriente» (Abdul “El chancho” Saravia,

SOIP).

Esta pretensión de postergar el vencimiento de las Cuotas Individuales

de Captura, no solo intenta atar de manos al próximo

gobierno respecto al modelo pesquero que se aplica, sino

impedir la revisión de las habilitaciones existentes y las reformas

al sistema de otorgamiento de las Cuotas y Autorizaciones

de Captura, ya que ello resulta sustancial para promover un

mayor valor agregado, más generación de empleo, divisas y

radicación industrial y una mayor equidad y promoción de

desarrollo en la distribución de las Cuotas.

El mero otorgamiento de una Cuota o Autorización de captura

no necesariamente indica que la explotación del recurso sea

eficiente en manos del empresario. El recurso pesquero es de

propiedad del Estado Nacional y Provincial y, no obstante que

su explotación se encuentre concesionada-privatizada es una

obligación indelegable del Estado estar presente, fijando políticas

y regulando todas las actividades de explotación del recurso;

ya que de otro modo, no se podría garantizar «el máximo

desarrollo compatible con el aprovechamiento racional»; «la

protección efectiva de los intereses nacionales»; «la sustentabilidad

y conservación a largo plazo de los recursos»; «que la

captura y los procesos industriales se realicen cuidando el medio

ambiente»; la obtención del «máximo valor agregado y el

mayor empleo de mano de obra argentina», todos preceptos

reglados en el art. 1º de la Ley 24.922. Al respecto el apartado

11.1.10 del Código Internacional de Conducta Responsable de

la FAO indica «que es necesario facilitar la producción en los

países en desarrollo de productos con valor añadido». Por ello,

que en la administración del recurso y en la asignación o baja

de las Cuotas, el Estado no puede estar ajeno; resultando

inadmisible, la transferencia directa de éstas entre privados,

con o sin la aprobación posterior del Estado. La compraventa

es de buques no de las habilitaciones para capturar recursos

cuyo dominio es del Estado. En todo caso la Autoridad de

turno debe buscar garantizar a los nuevos inversores en la

actividad, que las herramientas para pescar, como las Cuotas,

puedan estar accesibles para quienes compran empresas y sus

buques e invierten en el país.

En general se acepta que el otorgamiento de Cuotas permite

dar mayor sustentabilidad al recurso, ordenar la actividad y

mejorar la planificación empresaria. Se dice también, que la

transferibilidad de las Cuotas permite que los pescadores más

eficientes obtengan una mayor proporción de la cuota total

desplazando a los ineficientes. Sin embargo, ello no tiene en

cuenta el fin social que debe aplicarse a un recurso del Estado

y tampoco, que ello, no solo está motivado en la eficiencia

extractiva, sino en las condiciones de acceso al recurso, su

industrialización, la capacidad de stock, y los mecanismos de

comercialización de los recursos; y, que, en todos los casos, la

transferencia de las cuotas tiende a concentrar la disponibilidad

de éstas en pocas empresas y centros geográficos.

Por ejemplo, en el informe de marzo de 2014 suministrado por

la Jefatura de Gabinete en el Senado de la Nación «…c) En las

transferencias definitivas aprobadas por el CFP, no figura la

razón de la cesión de la transferencia…», lo cual demuestra

acabadamente el desentendimiento del Estado en la administración

del recurso pesquero, en especial, en el manejo de la

principal herramienta, como son las Cuotas de Pesca. Y ello

viene ocurriendo hasta la actualidad porque como se demuestra

en las Actas del CFP no se fundamentan las transferencias,

donde distintas empresas transfirieron Cuotas y estas se produjeron

entre empresas grandes y medianas, y nunca los recursos

se derivaron hacía pequeñas empresas de explotación

costera o artesanal, lo que demuestra acabadamente, que el

sistema de cuotas transferibles concentra la explotación de la

actividad en un mercado controlado, sin ningún acceso a las

empresas chicas, sin que el Estado haya fijado una política al

respecto.

Así las cosas, las actuales Cuotas se pueden vender, transar,

hipotecar, traspasar, arrendar o llevar adelante otro tipo de

negocio especulativo, como si se tratase de dinero depositado

en una cuenta bancaria; motivo por el cual, la experiencia acumulada

durante la vigencia de los llamados Permisos de Pesca

y la relativa a la transferibilidad de las Cuotas, permite aseverar

que debido a los sistemas aplicados, que habilitaron a la

trasferencia, se ha creado un mercado para el comercio de las

Cuotas, que se venden y en algunos casos se alquilan, transformando

a estas transferencias en un mero negocio especulativo

e inmobiliario, sobre un recurso que es de propiedad del

Estado Nacional y Provincial.

Revista Pesca noviembre 2019 89


En Chile desde el año 2001 se encontraba en período de prueba

la introducción de las Cuotas de Pesca en sus principales

pesquerías como son el jurel, la merluza austral, la merluza

común, la anchoveta y la sardina española, bajo la Ley 19.713,

conocida como Ley Transitoria; donde la transferibilidad directa

de cuotas individuales entre armadores está prohibida. Sin

embargo, el armador o grupo de armadores que tenga más de

un buque bajo su titularidad puede optar por consolidar sus

operaciones de pesca extractiva con una o más de sus naves

autorizadas. Alternativamente, estos armadores pueden optar

por excluir uno o más de sus buques de la actividad pesquera

extractiva. Es decir, que el armador pesquero, en función a la

cuota asignada puede disponer a su criterio del número de

embarcaciones que crea conveniente para aprovechar su cuota

y, ello desvirtúa el objetivo, no solo económico sino social que

debe estar presente a la hora de adjudicar Cuotas de Captura

a un buque pesquero, ya que bajo el pretexto de una mejor

eficiencia empresarial, pueden quedarse sin empleos numerosos

tripulantes; trabajadores que la Autoridad de Aplicación

tuvo en cuenta, a la hora de ponderar el potencial del Proyecto

Pesquero Empresario que dio lugar al otorgamiento de las

Cuotas.

Según manifiesta el director de la ONG de Chile Ecocéanos,

Juan Carlos Cárdenas, al referirse al proyecto chileno, «a través

de la vía de la privatización de los recursos y la consolidación

de límites máximos de captura, que es la entrega de Cuotas

Individuales de Pesca de carácter transferible…la ley reconoce

derechos históricos a las grandes compañías pesqueras.

Este es uno de los sectores más concentrados de la economía,

que controlan por casi dos décadas gran parte del acceso y

uso de los recursos pesqueros»; situación que se repite en la

Argentina, donde diez grupos empresarios concentran el 50%

de las exportaciones, y cuatro, poco menos del 40% de las

capturas de merluza, incidiendo fuertemente en forma concentrada

el mercado, poniendo en crisis a cientos de pequeñas y

medianas empresas o subordinándolas a la disponibilidad y

precio que les fijen las grandes concesionarias.

Según Mariela Ibañez y colaboradores del Instituto Nacional

de Ecología de México, respecto a la transferencia de las Cuotas,

indica que «este sistema es aquel donde las Cuotas cuentan

con las características de un derecho de propiedad, pertenecen

a un usuario exclusivamente, que tiene certeza sobre su

posesión y capacidad de transferir, vender o rentar...» y que

«el sistema por sí solo no es suficiente para tener un manejo

óptimo del recurso; se necesita contar con regulaciones adicionales

para controlar el dónde, el cuándo, el cómo y el qué se

pesca».

En Alaska en términos generales existen límites a la acumulación

y la transferibilidad. Entre las medidas del gobierno de

Estados Unidos es reconocer expresamente que las pesquerías

marinas son recursos públicos y pertenecen a todos los americanos

y que las cuotas no generan derechos de propiedad y

por lo tanto en el caso de un cambio en el sistema de administración

no generan derecho a compensación alguna.

En la actualidad Estados Unidos está estudiando «medidas

para proteger a los pescadores y a las comunidades de pescadores

a fin de garantizar que las grandes corporaciones no

dominen las pesquerías, que los pequeños pescadores se mantengan

y que se permita el ingreso de nuevos participantes».

En el Reino Unido a mediados de la década del 90 se estableció

el sistema de Cuotas a perpetuidad con transferibilidad;

ello, según Sanderson «terminó con la pérdida total del control

del Estado, quién es el verdadero dueño del recurso, además

de privar a los reales pescadores de derechos de cuotas para

pescar. A veinte años de ello se cuestiona el precio de los

arriendos, los precios del pescado, la imposibilidad de acceder

al pescado por parte de la pesca artesanal y la dificultad para

administrar por parte del gobierno. Algunos ya no pescan, sino

que se dedican al arriendo de las Cuotas de Pesca».

El sistema de Cuotas en Nueva Zelandia concentró el recurso

en las grandes corporaciones, excluyendo de la actividad a los

pequeños pescadores e industriales. Uno de los principales

cuestionamientos al sistema de Cuotas es «la concentración de

las cuotas en las empresas pesqueras en perjuicio de los pescadores

individuales. Muchos de estos pescadores que accedieron

inicialmente a pequeñas cuotas fueron forzados a vender.

Muchos pescadores se encontraron con cantidades de

cuota demasiado pequeñas para ser pescadas en forma comercial.

Por otro lado, el requisito del gobierno de que el sistema

financie por sí mismo el costo total de la administración del

sector pesquero, al distribuirse en forma no equitativa, también

perjudicó al pescador».

Reichelt y Slaples señalan que «desde el punto de vista de la

conservación de los stocks, el sistema de Cuotas Individuales

de Captura en Australia ha sido un fracaso, no por el sistema

en sí mismo, sino a la no aceptación de los empresarios de las

recomendaciones respecto a la situación de los stocks»;

En Holanda desde 1993 se lleva un sistema de Cuotificación

con cogestión del Estado.

Está claramente definido en la legislación vigente argentina

(artículos 3º, 4º, 24º, 27º y 28º de la Ley 24.922, el Art. 17º

del Decreto 748/99, las Actas del CFP 48/07, 49/09 y otras)

que el recurso es del Estado (Nacional o Provincial) y lo otorga

en concesión transitoria a un empresario habilitado para acceder

al caladero (Permiso) y para pescar (cuotas o autorizaciones),

siendo el Estado quien fija las reglas para su extracción,

etc. Por lo tanto, no es un bien del empresario con el que este

puede aval el pago de créditos u otras herramientas financieras

a su favor o vender la cuota a otro empresario o entidad

financiera.

Revista Pesca noviembre 2019 90


Ello, no ha impedido, que el 15 de mayo de 2019 en el Senado

de la Nación el Subsecretario de Pesca Juan Bosch naturalizando

el negocio inmobiliario con los recursos del Estado efectuara

un relato alucinante: «mientras un barco sale de 1 a 3 millones

de dólares, un permiso puede valer entre 2 y 3 millones

de dólares, con operaciones de compraventa entre particulares,

donde el Estado lo único que hace es registrar esa transferencia

(NdA: y sin fundamento alguno como surge de la lectura

de las Actas del CFP). Son operaciones que están en el

comercio, por lo que nos pareció inteligente integrarlas al sistema

de garantías» (sic), olvidando el citado funcionario que el

recurso es de dominio del Estado Nacional o Provincial y el

Subsecretario debe ejecutar la política pesquera (Art. 7ºa Ley

24.922) y el Consejo Federal Pesquero (Art. 9ºa) formularla, y,

no limitarse al registro de transferencias de cuotas o autorizaciones,

que son meras concesiones transitorias y, que, por los

propios dichos de este funcionario, se pone de manifiesto que

los buques, cuya construcción, mantenimiento y operatividad

generan cientos de empleos tienen un precio menor que el

negocio espurio de la compraventa de permisos y cuotas de

capturas y, que, aun sabiendo el “Servidor Público” Bosch que

los recursos son del Estado, nada hace para salvaguardar y

custodiar bienes que le han sido confiados en el ejercicio del

desempeño de sus funciones, ya que la apropiación (la voluntad

de disponer de la cosa a título de dueño) o sustracción de

estos (quitar el bien de la esfera de tenencia administrativa,

quebrando la tutela pública en la que se halla), por parte de

terceros, darles un destino diferente o indebido para los fines

concesionados implica un comportamiento reprochable, que de

manera alguna puede ser producto de interés, oportunidad y

provecho personal que no sea otro, que el especificado a la

hora de otorgar a una empresa la concesión que lo habilita a

pescar, no a vender esta habilitación a terceros, lo que se configuraría

como un “peculado de uso”, frente al cual, el funcionario,

en lugar de combatirlo, lo naturaliza, tolera, admite y,

omite el deber de denunciar la apropiación y el comercio de

recursos del Estado, dificultando además su administración e

impidiendo que sean utilizados, debida y racionalmente, de

conformidad con los fines a que han sido destinados.

El Servidor Público (Artículo 77º del Código Penal), es aquel

que 1) tiene «la facultad de recibir bienes para la administración

pública» (percepción) y, el conjunto de la biomasa pesquera

debe considerarse un stock o inventario pesquero de

dominio y titularidad del Estado y, la cuota concesionada transitoriamente

a un propietario una parte cuota-parte de esta;

2) «está obligado a cuidar y vigilar los bienes del Estado»

(Custodia) y no lo hace cuando permite la apropiación y

venta entre privados y, 3) «la disposición y destino de los bienes

del Estado» (Administración) no puede hacerse por parte

de los concesionarios y tolerarlo graciosamente el Administrador

de los bienes del Estado.

El peculado es considerado un abuso de la función pública y,

la Convención Interamericana contra la Corrupción, luego de

definir diversos actos de corrupción en su Artículo 6º, como los

de cohecho, negociaciones incompatibles, incumplimientos de

los deberes de funcionarios públicos, etc. en su Artículo 11º,

indica que los Estados Partes se obligaron a considerar la tipificación

en sus legislaciones de diversas conductas, entre las

cuales, figura en el inc. d: "la desviación ajena a su objeto

que, para beneficio propio o de un tercero, hagan los funcionarios

públicos de bienes muebles o inmuebles, dinero o valores,

pertenecientes al Estado, organismo descentralizado o a

un particular, que los hubieren percibido en razón de su cargo,

en administración, depósito o por otra causa".

En consecuencia, nos indica Cecilia Amil Martín «al estar ya

tipificado en la Argentina, no hay duda alguna que debe calificárselo

como "acto de corrupción" y para comprender sus alcances,

parece necesario resaltar el Artículo 12º de la Convención,

en tanto establece que «para la aplicación de esta Convención,

incluso, no será necesario que los actos de corrupción

descriptos en la misma produzcan perjuicio patrimonial al Estado

y ello no sería óbice para castigar dicho acto».

El Dr. Carlos Manfroni, al comentar la Convención sostuvo que

«la corrupción no está exclusivamente vinculada con el deterioro

de los fondos estatales. También puede involucrar una

cantidad muy extensa de actos de aprovechamiento de un

cargo público en beneficio propio o de un tercero, sin causar la

más mínima disminución del patrimonio del Estado».

El delito de peculado se encuentra previsto en el artículo 261º

del Código Penal, el que establece que «será reprimido con

reclusión o prisión de dos a diez años e inhabilitación absoluta

perpetua, el funcionario público que sustrajere caudales o

efectos cuya administración, percepción o custodia le haya

sido confiada en razón de su cargo...». La doctrina clásica argentina

ha convenido que en el «peculado son varios los bienes

jurídicos afectados: en primer lugar, la sustracción del

bien afecta la propiedad (en el sentido penal); se afecta conjuntamente

la seguridad con que la administración trata de

preservar los bienes públicos (Nuñez), la fe o confianza pública

depositada en el funcionario encargado del manejo o la custodia

de esos bienes (Fontán Balestra), y también el normal funcionamiento

de la administración es su aspecto patrimonial

(Carrera)».

Manifestó también en aquella oportunidad el funcionario Bosch

que «desde el 2000 no se han dado permisos nuevos», pero

omitió que desde su gestión y la de anterior Subsecretario

(2016-2019), se habrían efectuado más de cien reformulaciones

de lanchas a buques de hierro, cuyas consecuencias, respecto

al aumento de las capturas (el esfuerzo pesquero), son

manifiestamente más perniciosas que el otorgamiento de permisos

que no habilitan a pescar (Art. 28º de la Ley 24.922 y

Art. 17º del Decreto 748/99). Sencillamente, una política que

Revista Pesca noviembre 2019 91


desprecia la sustentabilidad y, sí los empresarios tomaran bienes

del Estado (las Cuotas o las Autorizaciones de Captura)

para garantizar cuestiones privadas, se estarían tomando bienes

del conjunto de los argentinos y, por cierto, del conjunto

de las empresas que no se han apoderado de bienes que no

son propios, sino como hemos dicho de dominio del Estado.

Respecto a las transferencias «las cuotas de captura podrán

ser total o parcialmente transferibles en las condiciones que

establezca el Consejo Federal Pesquero» (Art. 27 de la Ley

24.922), pero se entiende que estas cuotas pueden transferirse

entre buques de una misma empresa con el objeto de mejorar

su eficiencia, asegurar las capturas durante reparaciones

del buque, etc., con la salvedad, que no lo pueden hacer de

buques fresqueros a congeladores, pero, de ningún caso ese

cuerpo podría admitir la venta a terceros de estas habilitaciones

del Estado, ya que, como también indica este artículo de

la ley, los derechos de transferencia están a cargo del concesionario

y en favor del Estado, por lo que el monto de «entre 2

y 3 millones de dólares, de las operaciones de compraventa»

que refirió el Subsecretario Bosch deben quedar en favor del

Estado, que como hemos dicho, es el titular del recurso y concedente.

Accesoriamente a ello, las “transferencias” de las Cuotas de

Pesca le quitan al Estado Nacional y Provincial gran parte de

su obligación de administrar; ya que el Estado es quién debe

planificar globalmente la actividad; definir qué tipo de proyecto

pesquero requiere el país; qué ámbito territorial y tipo de industria

debe promover; qué políticas debe llevar a cabo para

que haya sustentabilidad en la actividad, y dentro de ello, qué

mayor rendimiento económico y social debe proveerle un mismo

recurso. Las cuestiones de conservación; los derechos de

tercera generación; el aprovechamiento racional del recurso;

la protección efectiva de los intereses nacionales y provinciales,

tales como el consumo nacional de proteínas de este origen,

la radicación industrial y poblacional, la ocupación de los

espacios marítimos, etc. no pueden delegarse a empresas privadas;

qué en todo caso, deben concentrar su actividad a extraer

el recurso, hacerlo en forma eficiente y ajustado a las

normas establecidas.

Por otra parte, el Concesionario no tiene sobre el recurso más

que una concesión temporal que fenece cuando la empresa o

buque cesa su actividad o se venden a un tercero y, ello se

reafirma, cuando la Captura Máxima Permisible (CMP) que en

la actualidad establece el CFP solo tiene una vigencia anual

(Art. 9° y 18° de la Ley 24.922 y Art. 4°, 9°, 19° y 36° del

Régimen General de Cuotas), CMP de la que deriva el porcentual

de la cuota asignada al buque que tiene, por esa razón,

esa misma vigencia.

El término «Individual», que la ley coloca entre las palabras

Cuota y Captura, nos ratifica la condición de «intransferibilidad

parcial» de las Cuotas, ya que “individual” significa “que no es

divisible”.

Respecto a las «trasferencias definitivas» a terceros el CFP no

puede aprobarlas, ya que el Art. 27º de la Ley 24.922 indica

que las «cuotas de captura serán concesiones temporales»

que se otorgan a una Empresa y, como su propia definición lo

indica, es una Concesión que dura por algún tiempo, que no

es fija ni permanente. Es entonces un despropósito, que el

CFP convalide estas operaciones de venta entre privados, y

establezca un «derecho de transferencia definitiva», como si

tratara de una operación de intermediación inmobiliaria de

compraventa y, no, el otorgamiento de una concesión con un

programa y obligaciones a cumplir ante el concedente, el Estado.

Ni el más elemental contrato de concesión de un buffet

permitiría su transferencia a terceros.

No puede esperarse que el Estado administre en forma planificada

el recurso si en pocos años, como ha ocurrido, se producen

cientos de transferencias a las que se suman la inactividad

de los buques que disponen de cuotas y autorizaciones sin

explotar. Desde el punto de vista biológico, «la transferencia

de las Cuotas a terceros» hace inviable una administración

adecuada: el CFP da en concesión una Cuota para que un buque

«pesque un volumen establecido, de una especie, en un

determinado tiempo y lugar», si estas condiciones no se mantienen,

transfiriendo total o parcialmente, temporal o definitivamente

la Cuota, no sólo se modifica el Proyecto aprobado,

sino que se trastoca la administración del recurso y, se conculcan

derechos de terceros, que bien podrían haber gestionado

al CFP una Cuota de Captura.

La previsibilidad de la Empresa no la debe dar la Cuota, sino el

“Valor” de la Empresa que la da, el valor de la marca. Y ésta

se mide por los antecedentes de la empresa, la viabilidad del

proyecto pesquero; la disponibilidad de buques y la eficiencia

de éstos para reducir el esfuerzo de captura; la infraestructura

industrial, el equipamiento, la tecnología y la mano de obra

para el procesamiento; la capacidad de agregarle valor a la

materia prima; la diversidad y calidad de los productos elaborados;

el conocimiento del mercado y de la competencia; la

calidad gerencial, la de sus técnicos y operarios, etc.

Finalmente, el Estado debe retomar la Administración de los

Recursos. Asegurar a los inversores las condiciones macroeconómicas

y otorgar las Cuotas a quienes presenten un Proyecto

Pesquero sustentable ética, biológica, económica, social y ambientalmente,

y donde se propicie el desarrollo territorial e

industrial y, para ello, no es necesario pagar valor alguno por

permisos o cuotas, sino los derechos pertinentes al Estado, el

titular de los recursos.

El Estado Nacional y Provincial debe proveerles a quienes les

otorga en concesión las Cuotas de Pesca, las mejores condiciones

para justificar el interés de los concesionarios en la explotación

que se les concede; de forma tal que estas concesiones

Revista Pesca noviembre 2019 92


no den lugar a periódicos conflictos económico-sociales, como

ha ocurrido desde hace décadas. El sector pesquero es, en lo

biológico, de alto riesgo, si no se administra adecuadamente el

recurso y, son graves los efectos, en lo económico y laboral, si

no se dan las condiciones para una rentabilidad adecuada,

proporcionando las mayores seguridades posibles para una

plena actividad de la flota, la industria y la estabilidad del empleo.

Recordemos que el recurso pesquero integra un ecosistema;

por lo tanto, su administración inadecuada puede ocasionar un

mayor esfuerzo pesquero; una reducción de las capturas y un

eventual agotamiento del recurso. La mejor administración

individual de una empresa no alcanza a separarse de los graves

efectos que puede ocasionar la mala administración de la

actividad del conjunto de las empresas con un Estado ausente,

limitado al otorgamiento de Cuotas. Es fácil comprender, los

daños industriales, laborales, sociales y los relativos a la radicación

poblacional que la disminución del recurso puede provocar.

Se ha visto también dañada la sustentabilidad en todas

las oportunidades que un Juez ´-con desconocimiento de las

más mínimas reglas de la biología- declaró una medida de no

innovar frente al dictado de vedas y restricciones a la pesca

ante la emergencia pesquera, por la disminución del recurso.

Resulta entonces, necesario, modificar el régimen de transferencias

de Permisos y Cuotas de Captura, por cuanto un recurso

del Estado dado en concesión a terceros no puede transferirse

entre privados; enajenándose de este modo la titularidad

y las políticas del Estado sobre el recurso, de las hasta hoy

llamadas Cuotas Individuales de Captura.

Se requiere condicionar el otorgamiento de las Cuotas de Captura

a la disponibilidad cierta de los recursos, según el Rendimiento

Máximo Sostenible que debe dictar en forma anual el

INIDEP; pero, tampoco el Estado Nacional puede seguir otorgando

permisos o cuotas que no le pertenecen porque las Provincias

no les ha delegado la administración de sus recursos

originarios.

Eduardo Saavedra de la Universidad de Alberto Hurtado, y

Manuel Willington de la Universidad Adolfo Ibañez de Chile

entienden que «desde la perspectiva de política pública, resulta

fundamental asegurar que las cuotas de pesca iniciales sean

asignadas eficientemente, lo que sólo podría garantizarse con

una subasta adecuadamente diseñada» y que «en el caso de

transacciones en la que el Estado es parte, las subastas son

tan populares, en razón, de la transparencia de las operaciones»;

El Estado dispone de varias formas de otorgar cuotas de captura,

pero, en ningún caso, puede dejar en manos de los concesionarios

el manejo de las cuotas porque ello sería delegar

en la actividad privada la política pesquera del Estado. Así, es

posible puntuar el proyecto pesquero, otorgar cuotas por

subasta o licitación pública nacional, donde estos últimos métodos

están empezando a imponerse en las administraciones

pesqueras. Un ejemplo de ello, son los industriales agrupados

en la Asociación de Armadores de Buques Pesqueros y Empresas

Procesadoras de Productos del Mar (ANAPESCA) de Chile

que «piden que se repartan cuotas mediante licitación, para

permitir que la actividad quede abierta a la entrada de nuevos

inversionistas, evitando la concentración a la que ha llevado la

Ley Transitoria que regía desde febrero de 2001», donde la

asignación original, como en la Argentina, se ha dado sobre la

base a la presencia histórica y libres de costo, entre otros elementos

de evaluación.

Se entiende fundamental para el desarrollo pesquero, propiciar

la captura destinada a su procesamiento en plantas en tierra y

la reserva de parte de la Captura Máxima Sostenible para personas

físicas o jurídicas que requieran de apoyo para su desarrollo

económico-social -entre ellas los titulares de buques de

pesca costera y/o artesanales- y la promoción estratégica de

regiones donde se quiera radicar la actividad pesquera industrial.

El próximo gobierno deberá revisar la adjudicación de las Cuotas

de Captura, de un recurso natural que es de todos los argentinos.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario

de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor

en el Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor,

autor de 24 libros (entre ellos “Malvinas. Biografía de Entrega”) y articulista

de la especialidad.

30 de agosto de 2019 ©

Revista Pesca noviembre 2019 93


LAS INVERSIONES PESQUERAS

GALLEGAS EN LA ARGENTINA

Bienvenidas las inversiones españolas en la Argentina

que generen divisas, valor agregado y empleo en las

ciudades y pueblos del litoral marítimo. Todo lo contrario,

a lo que el Presidente Macri, el Ministro Etchevehere y su

Subsecretario Bosh acordaron el 19 de septiembre con el Presidente

de la Xunta de Galicia Alberto Nuñez Feijóo.

Por suerte, el tráfico de esclavos se abolió en la Argentina en

1853 y en España en 1886. Hasta entonces, el comercio gallego

de esclavos estuvo en manos de reputados comerciantes,

familias de abolengo, y del propio Estado, donde “el encubrimiento

social de los descendientes de los negreros se fundó

en ocultar el origen de sus fortunas".

En 1770 el único puerto terminal para los intercambios entre el

Río de la Plata y La Coruña era Montevideo y, los traficantes

d e n e g r o s e f e c t u a b a n u n c o m e r -

cio redondo porque triangulan: en Europa, cargan tabaco, bebidas,

utensilios, pólvora y armas de fuego; los cambiaban por

esclavos y marfil de África; vendían los esclavos en América y,

desde esta, llevaban carnes saladas, cueros, algodón, lanas

burdas, azúcar y otros a Europa.

La política mercantil española era exportar el excedente

de sus productos elaborados e importar materias

primas de bajo valor, necesarias para su alimentación e

industria, junto a ello, el tráfico ilegal de géneros, alcoholes y

esclavos; incluso, uno de nuestros prohombres entendía

que «América debe entregarle a España las materias

primas, y esta devolvérselas prontas manufacturadas».

Nada más parecido a esta firma de Macri-Nuñez

Feijóo, solo que 250 años atrás.

Reitero, para que no se confunda un rápido lector, la

Argentina necesita de las empresas nacionales y españolas

radicadas en el país y que éstas generen divisas,

valor agregado y empleo. Ahora, bajar los aranceles importación

de barcos más de 30 metros de eslora del 14% al 7%

para que «casi la mitad de los buques que operan en aguas

argentinas» (sic), es decir unos 250 de ellos, se construyan en

los Astilleros gallegos, sin ninguna contraparte a favor de

la Argentina, es un verdadero despropósito.

Hubiese sido una interesante oportunidad para que Nuñez Feijóo

nos diga qué posición tiene España respecto al futuro de

Malvinas y la Antártida a partir del Brexit, en razón de que el

Reino de España no puso objeciones a su incorporación como

Territorio del Ultramar al votar la aprobación de la Constitución

de la Unión Europea (UE).

Por otro lado, los buques españoles y, en especial los gallegos,

como contrapartida, deberían dejar de capturar nuestros recursos

pesqueros con licencias ilegales británicas en Malvinas,

al igual que las capturas ilegales de nuestros recursos migratorios

en la Z.E.E. Argentina o adyacente, ya que gran parte de

esas materias primas de origen argentino terminan en las mesas

de los españoles, compitiendo con los productos industrializados

en Argentina, incluso, de aquellas empresas españolas

que están radicadas en nuestro país. Al respecto el Reinado de

España, no debiera desconocer, que la Unión Europea el 29 de

septiembre de 2008 dictó el Reglamento (CE) Nº 1005/2008

del Consejo, que establece la Pesca INDNR (Ilegal, no declarada,

no registrada), y su país, es Parte contratante de la Convención

de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, ha

ratificado los Acuerdos relativos a la conservación y la ordenación

de las poblaciones de peces transzonales y las poblaciones

de peces altamente migratorios de 4 de agosto de 1995 y

ha suscrito el Acuerdo del 24 de noviembre de 1993 para promover

el cumplimiento de las medidas internacionales de conservación

y ordenación por los buques pesqueros que pescan

en alta mar de la Organización de las Naciones Unidas para la

Agricultura y la Alimentación. El principio esencial establecido

en esas disposiciones es que todos los Estados tienen el deber

de adoptar medidas adecuadas para asegurar la gestión sostenible

de los recursos marinos y de cooperar unos con otros

para ese fin» y que, «La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada

(INDNR) es una de las mayores amenazas para la

explotación sostenible de los recursos acuáticos vivos y socava

los cimientos mismos de la política pesquera común y los esfuerzos

internacionales por lograr un mejor gobierno de los

mares. Además, es una gran amenaza para la biodiversidad

marina, a la que debe hacerse frente conforme a los objetivos

fijados en la comunicación de la Comisión titulada “Detener la

pérdida de biodiversidad para 2010”, y más adelante». En síntesis,

todos los españoles invirtiendo en el continente argentino,

con las reglas de Argentina y ningún barco gallego pescando

en forma ilegal en el Atlántico Sur.

Al mismo tiempo, desalentar toda sociedad gallega en Malvinas,

el desarrollo portuario en ese Archipiélago, eliminar toda

política de subsidio a las capturas a distancia y la aplicación de

aranceles a la importación de productos elaborados en la Ar-

Revista Pesca noviembre 2019 94


gentina.

Los acuerdos de cooperación son fundamentales cuando

son de mutuo interés y beneficio. No cuando nos

retrotraen a las políticas del Reino de España y el Virreinato

de 1770.

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de

Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el

Senado de la Nación, Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24

libros (entre ellos “El Atlántico Sur, Malvinas y la Reforma Federal Pesquera".

Política 2019-2023) y articulista de la especialidad.

20 de septiembre de 2019

Dr. César Augusto Lerena

EL GOBIERNO DE TURISMO FERIAL

PESE A LA CRISIS PESQUERA

Lo estuvimos esperando al Subsecretario de Pesca Juan Bosch para

hacerle algunas preguntas, en el Seminario de Intereses Marítimos,

organizado por la Armada y las Universidades de la UBA, USAL y UN-

DEF donde nos iba a explicar por qué en su gestión no ha hecho nada

en materia de pesca ilegal (INDNR) en el Atlántico Sur, a pesar de

que la Unión Europea ya estableció en 2008 un sistema para impedir,

desalentar y eliminarla pesca ilegal, al igual que la Argentina a través

de la Res. CFP 1/08 y la propia Ley 24.922. No es un tema menor la

desatención del tema: los buques extranjeros se llevan un millón de

toneladas de pescados y calamares que le permitirían a la Argentina

duplicar las exportaciones y triplicar la mano de obra nacional.

Nos dicen que está viajando por Rusia y por algún otro lugar de Europa,

¿Galicia?, aunque, no constan en las Actas del Consejo Federal

Pesquero -como debieran- las razones por las cuales este funcionario

estaría haciendo turismo ferial con fondos públicos (¿?), desatendiendo

las graves cuestiones pendientes de resolución ¿Los empresarios

argentinos necesitarán de la presencia de este funcionario en el

mundo para vender? Seguro que los rusos y gallegos no.

Solo dos ejemplos que muestran la complejidad que sufre el

sector pesquero:

Conoce este funcionario los graves daños económicos y operativos

que la Secretaría de Defensa Agrícola (SDA) de Brasil

está ocasionando a las empresas exportadoras de productos

pesqueros argentinos a ese país, a partir de normas brasileñas

(Alerta de importación, 18/01/2017 mod. 27/09/2019) consolidadas

por la Norma Interna SDA Nº 01 del 20 de diciembre de 2018, puesta

en vigor «con el propósito de disciplinar los procedimientos para la

implementación del Régimen de Alerta de Importación (RAI)», por la

cual, se aplican exigencias y procedimientos que no están previstos

en las normas sanitarias aprobadas en forma conjunta por el MERCO-

SUR que llevan a retener embarques en la frontera e incluso a la incautación

de mercaderías, sin la más mínima posibilidad de participar

en los procedimientos y de contar con la asistencia técnica oficial

argentina para exigir se expliciten y limiten los controles a las exigencias

técnicas acordadas en el MERCOSUR y las concordadas con la el

C.A.A. y el Decreto 4238/68. ¿Qué acciones ha tomado el Subsecretario

ante el SENASA para que en forma muy urgente se actué ante su

par DIPOA de Brasil, o ante la Secretaría de Mercados de Argentina y

los Agregados Comerciales de Argentina y Brasil?

Para cuestiones técnicas tan básicas y universales, donde existe numerosa

bibliografía técnica nacional e internacional para determinar

la calidad de los productos que se comercializan, como la determinación

del pH, el Nitrógeno Básico Volátil, información nutricional, Sodio

(Na) entre otros y, cuyas técnicas están al acceso de SENASA,

INIDEP, CITEP, INTI, SALUD, etc. no puede haber grandes disensos

entre los profesionales oficiales de ambos países, para dar certezas a

las salidas de mercaderías de las plantas y erradicar la incertidumbre

que, bajo el pretexto de aplicar exigencias no unificadas, se esté utilizando

barreras paraarancelarias que desalienten y encarezcan la exportación

de productos pesqueros argentinos al Brasil.

Por otra parte, en Comodoro Rivadavia se suspende a los trabajadores,

fundado en que el sector está en quiebra, «no por responsabilidad

de los trabajadores sino de la voracidad fiscal que los

deja fuera del mercado internacional» (sic), siendo necesario, dicen,

«determinar la distribución de cuotas en las plantas locales y asegurar

su provisión», y resaltaron que «la suspensión de la actividad

pesquera alcanza a todo Comodoro Rivadavia e incluye barcos, estiba,

plantas de procesamiento y transporte» y, aseguraron, que «sin

respuestas no hay actividad».

La solución de estos temas y decenas de éstos, que padece a

diario y en forma crónica la actividad, no puede esperar meses,

porque se resienten las exportaciones argentinas, la economía

de las empresas y el empleo de los trabajadores. El rol

que se espera del Subsecretario de Pesca es la resolución de

los problemas que afectan diariamente al sector, favorecer la

industrialización, el comercio y promover el empleo. La obligación

de los empresarios es exportar más valor agregado y

calidad. El Turismo ferial no es una prioridad en un Estado

que necesita divisas y sacar de la pobreza a 35% de los argentinos.

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de Bienestar

Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Asesor en el Senado de la Nación,

Doctor en Ciencias, Consultor, Escritor, autor de 24 libros (entre ellos “Atlántico Sur,

Malvinas y Reforma Federal Pesquera”, 2019) y articulista de la especialidad.

28 de septiembre de 2019 ©

Revista Pesca noviembre 2019 95


LA CIUDAD DE LA FURIA

Columna de Daniel Matamala

“El país prospera; el pueblo, aunque inmoral, es

dócil”, escribía en 1829, contando sus primeras impresiones

sobre Chile, Andrés Bello. Ese ha sido el

contrato social implícito desde entonces: la clase

dirigente hace prosperar el país, y el resto se mantiene

dócil.

Las sociedades modernas se sostienen en un delicado

equilibrio. Por más poderosos que parezcan el

Estado y su fuerza represiva, dependen del respeto

tácito al orden social. Si un día los ciudadanos deciden

dejar de parar en las luces rojas, concurrir a

sus trabajos o pagar el Metro, el sistema no se sostiene:

no es posible tener a un carabinero en cada

semáforo, cada cubículo y cada torniquete.

Para esa gestión existe la política: el sutil arte de

escuchar las demandas ciudadanas y traducirlas en

políticas públicas efectivas. Es la renuncia a esa gestión

la que explica el “Santiagazo” que convirtió a la

capital de Chile en una ciudad de la furia.

El jueves, cuando el malestar social arreciaba, el

Presidente dio una entrevista al Financial Times,

comparándose con Ulises por su estrategia para no

escuchar los cantos de sirena: “Él se ató al mástil de

un barco y se puso trozos de cera en las orejas para

evitar caer en la trampa. La sirena llama. Estamos

dispuestos a hacer todo por no caer en el populismo,

en la demagogia”.

Antes, el ministro Monckeberg había sugerido entrar

al trabajo a las 7.30 para llegar más rápido, y el ministro

Fontaine, tomar el Metro a las 7.00 para evitar

el alza. Cuando se registraban los primeros casos

de evasión masiva, el Presidente Piñera calificaba

a Chile como “un verdadero oasis en medio de

esta América Latina convulsionada”.

Fue una protesta lenta, que subió en intensidad gradualmente,

con muchos momentos para reaccionar.

Pero no hubo más que dos respuestas: la tecnocracia

y la represión. El panel de expertos define la tarifa,

las Fuerzas Especiales la hacen cumplir. Planillas

Excel y lumas, mientras la política permanece

ciega, sorda y muda. A las 19.15 horas del viernes,

el ministro Chadwick se limitó a amenazar con la

Ley de Seguridad del Estado, sin una sola palabra

sobre el fondo de las demandas. El día anterior, La

Moneda ya había echado más combustible al fuego,

al tratar la evasión de “delincuencia pura y dura”, y

a quienes se manifestaban como “hordas” y

“delincuentes”.

Esas palabras (“evasión”, “delincuentes”) tienen una

carga pesada en Chile. La evasión surgió en 2007

como la primera grieta del contrato social ante el

desastre del Transantiago. Miles de santiaguinos

decidieron que, si la tecnocracia dirigente era incapaz

de cumplir su deber (proveer transporte), ellos

tampoco tenían por qué honrar su parte del contrato

y pagar su tarifa.

Si el país no prospera, el pueblo se vuelve indócil.

La respuesta fue el Registro de Infractores, la mejor

prueba del doble rasero de la clase dirigente, que

publicaba una lista de la vergüenza con los evasores

de pasajes, y al mismo tiempo justificaba y amnistiaba

sus propias evasiones: las empresas zombis,

los perdonazos de impuestos, las boletas ilegales y

los paraísos fiscales. Esas evasiones no entran en

ningún registro y se tratan con extremo cuidado en

el lenguaje.

Desde el poder se cataloga de “delincuente” a quien

evade un pasaje de 830 pesos, pero jamás se ocu-

Revista Pesca noviembre 2019 96


pará tamaña palabra para referirse a evasores como

los estudiantes de ética Délano y Lavín, quienes

evadieron impuestos por 857.084.267 pesos cada

uno. Eso equivale a 1.032.631 pasajes; un trabajador

que evadiera el Metro dos veces al día tendría

que vivir 1.414 años para igualarlos.

Seamos claros: fue esa élite la que rompió el contrato

social al consagrar su propia impunidad, y al

hacerlo tapó la olla, subió el fuego al tope y se tapó

los oídos para no escuchar cómo el agua entraba en

ebullición. Para peor, el desprestigio permeó a instituciones

como la Confech, que en 2011 había servido

como catalizador de una protesta social que superaba

con mucho el tema educacional. Sin ese

cauce, el resultados son explosiones inorgánicas, sin

pliegos de peticiones, vocerías ni negociaciones.

Y que estallan con violencia irracional. Qué paradójico

que sea una empresa pública, símbolo de integración

social como el Metro, la que pague los platos

rotos del pillaje de grupos de vándalos. Y qué

lamentable que parte del Frente Amplio y el PC ,

presas del infantilismo revolucionario, no sean capaces

de trazar una línea clara entre el legítimo malestar

social y el inaceptable vandalismo del lumpen.

¿Por qué ocurrió hoy, en octubre de 2019? Las planillas

Excel otra vez quedan sin respuesta. Ni el costo

del transporte, ni la inflación, ni el desempleo, ni

los sueldos reales son peores que hace dos o tres

años. Lo que ha desaparecido es el horizonte. Si Bachelet

1 y Piñera 1 fueron símbolos de cambio (la

igualdad de géneros, la alternancia en el poder),

Bachelet 2 y Piñera 2 agotaron el stock de esperanzas.

Enterrada la retroexcavadora y sepultados los

tiempos mejores, hace tiempo se incuba el ruido

sordo de la falta de un proyecto país, de un camino

al desarrollo, de una meta compartida que dé sentido

a las penurias cotidianas.

Si el país no prospera, el pueblo se vuelve indócil.

Y la imagen final llegó con la fotografía del Presidente

de la República cenando en un restaurante de

Vitacura mientras Santiago literalmente estaba en

llamas. Que la pizzería en cuestión se llamara Romaria

confirió al asunto un aire a lo Nerón.

A medianoche, el fracaso de la política les entregó

el mando a los militares: vaya déjà vu. De hecho, el

único vocero competente en la noche de furia fue el

general Iturriaga. Tras un día en que los políticos se

disfrazaron de un discurso militarizado, fue un militar

el único que al menos trató de empatizar con la

bronca y el miedo de la gente y proveerles confianza

y contención.

O sea, hacer política.

Volviendo a Andrés Bello. Cuando el país no prospera,

cuando los horizontes en común se diluyen,

cuando la clase dirigente se jacta de su impunidad,

cuando el pacto social se rompe desde arriba, tal

vez el pueblo deja de ser dócil.

Y cuando no hay política que encauce esa legítima

indocilidad, el espíritu primitivo de la violencia se

desata.

Fuente

https://www.latercera.com/opinion/noticia/la-ciudad-laf

u r i a / 8 6 9 5 1 9 / ?

fbclid=IwAR3zWbOzNQ0yeHxmkm4U15t4SZy1Kg1WtlEc

ZpG_QiReCB4rk-xCWAmt3RA#modalOpinion

Revista Pesca noviembre 2019 97

More magazines by this user
Similar magazines