The Red Bulletin Noviembre 2019 (MX)

online.magazines

the red bulletin: Has formado un espacio creativo

y laboral en la convicción de la independencia,

en la apuesta por los caminos no convencionales,

¿cómo lo lograste?

Cecilia Suárez: Eso no lo vislumbras desde ahí, al

principio lo ves como trabajo, de modo que no hubo

una visión de “voy a hacer algo diferente o voy a cambiar

esto”, por lo menos no de mi parte, quizá otros

colegas, pero yo no lo entendí así, ni lo entiendo así.

¿Cómo lo entendías en ese momento?

Tenía claro más o menos qué tipo de actriz quería ser

o aspiraba a ser, sobre todo desde ahí, qué cosas me

interesaban y qué no. Ahora miro atrás y hay trabajos

que quiero mucho pero digo: “¡Ay Dios mío, no, hoy

no los haría bajo ninguna circunstancia!”. Por ejemplo,

el nivel de misoginia en las historias antes era

mucho más deliberado y ni siquiera reflexionábamos

sobre eso, no nos dábamos cuenta.

¿En qué punto determinaste que querías chamba,

pero también que serías selectiva?

Tiene que ver con tu entrenamiento, porque aprendes

a ver qué significa ser actor y desde ahí dices:

“hay cosas que quiero hacer y hay cosas que no”;

es buscar esa voz, claro, es un proceso de madurez,

pero tener esa pregunta desde el inicio ayuda.

Tomaste la decisión de hacer una carrera en

México. ¿Sigues convencida de esto?

Sí, cada vez más. Mucho tiempo estuve yendo y

viniendo de Estados Unidos, me servía porque allá

hacía papeles chiquitos que pagaban mejor que aquí,

lo cual me permitió no estar supeditada a decir

que sí a todo, y en ese sentido construir mi carrera.

Fue de una manera muy consciente, por lo que agradezco

mucho haber podido tener esa oportunidad

de trabajar allá con papeles pequeños que no me

incomodaban. Pero la visión que tienen de nosotros

es muy chata, y más la que han construido de la mujer

latina, que no es la de México.

¿Qué era distinto entre la visión chata de los

gringos y lo que pasaba en México?

De entrada cambia el escenario si estás hablando

desde tu propia trinchera, tienes más voz, mucha

más capacidad de tener injerencia; eso, claro,

si desarrollas una voz y un pensamiento crítico sobre

lo que vas a hacer. Es como navegar en aguas que

son mucho más familiares y propias.

¿Cómo hiciste para ganar esa voz?

Es una combinación de cosas. Primero el trabajo,

porque no puedes llegar a tener una voz si no

demuestras que eres una trabajadora tenaz, que

tienes disciplina, que tienes arraigo con tu trabajo,

que estás comprometida con lo que estás haciendo

y que das un resultado palpable. Luego madurez

para reflexionar acerca de que eres un ser en

el mundo.

48 THE RED BULLETIN

More magazines by this user
Similar magazines