The Red Bulletin Noviembre 2019 (MX)

online.magazines

Hasta ahora, en el inicio de la segunda mitad

de temporada en la Fórmula 1, Red

Bull Racing ha mostrado una mejoría

discreta frente a lo hecho en 2018. Diferentes

autos y cambios de pilotos han

sido los factores determinantes. Red Bull

Racing depende de la estabilidad de Max

Verstappen.

Después de 13 carreras de esta temporada

2019, en la Fórmula 1 la lucha por

ser el número dos de la parrilla al final

de la temporada será dura entre Red Bull

Racing y Ferrari, que una vez más dejará a

los tifosi sin poder gritar un campeonato.

También es indudable que con ocho carreras

restantes es altamente probable que

Max Verstappen (que en Bélgica abandonó

en la primera vuelta tras un toque con

el Sauber Alfa Romeo de Kimi), tenga un

cierre llanta a llanta con Bottas, de Mercedes,

para posicionarse como subcampeón

mundial a sus 22 años. ¿Qué hicieron en

Red Bull Racing para obtener estos resultados

que los acercan mucho a la hasta

ahora imbatible escudería Mercedes?

Durante el Gran Premio de Francia

2018, Christian Horner —jefe de Aston

Martin Red Bull Racing desde su fundación

en 2005— anunció lo que el equipo

venía cocinando desde 2015: Red Bull Racing,

después de 11 años de matrimonio,

se separaba de Renault y para este 2019

las unidades de potencia iban a ser proporcionadas

por Honda, a pesar de que los

nipones no habían tenido un buen desem-

peño montados en los chasis de McLaren,

ni tampoco en la escudería júnior de Red

Bull: Toro Rosso, que en 2018 ya usaba

las máquinas de la H japonesa. Justo es

decir que del matrimonio RDR-Renault

nacieron cuatro campeonatos —todos de

Sebastian Vettel—, 57 victorias y 113 podios.

A pesar de ello, Horner fue claro:

el toro y el rombo no iban más.

Si bien es cierto que en la máxima

categoría del automovilismo uno de los

factores más importantes es el caballaje en

los motores, también es cierto que no lo es

todo. El motor Renault 2018 que empujaba

a los autos de Verstappen y Ricciardo

tenía 960 caballos, mientras que el Honda

actual ronda los 950, aunque Horner ha

hecho la petición pública de 60 caballos

más; los asiáticos tienen una tarea por

cumplir. Sin embargo, la confiabilidad del

motor Honda ha superado por mucho las

expectativas para este año. No han tenido

ninguna falla, y ese es el segundo factor

clave. El tercero es fundamental: Red Bull

Racing era cliente de Renault: compraba

los motores y tenía poca o casi nula injerencia

en el desarrollo. En cambio Honda

es socio, inversor, y por lo tanto su compromiso

involucra de manera más cercana

a los ingenieros de Red Bull Racing.

De todos los divorcios se aprende.

Si alguien, en el mundo del diseño

de computadoras, menciona el nombre

de John Ive, sabe de inmediato que es el

gurú, el jefe supremo. Lo mismo ocurre

THOMAS BUTLER/RED BULL CONTENT POOL

El triunfo se logra

gracias al esfuerzo

tanto de los ingenieros

como de los pilotos.

54

More magazines by this user
Similar magazines