01.02.2020 Views

Ecología Fluvial

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

CURSO DE FORMACIÓN

AMBIENTAL:

ECOLOGÍA Y

PROBLEMÁTICA

AMBIENTAL DEL RÍO

CORBONES

Francisco G. Conejero Perea


Índice de Contenidos

1. Introducción: Localización y Geología

Localización

Geología

2. Ecología Fluvial

Funcionamiento Biológico de los ríos

Espiral de nutrientes

Macroinvertebrados acuáticos

Ictiofauna

Diversidad Biológica

Clasificación general de los organismos acuáticos

Fuentes de Energía

3. Vegetación de ribera

Geoseries Vegetales Asociadas

Descripción de las especies vegetales de ribera


1.- Introducción: Localización y Geología.

1.1- Localización.

El Corbones es uno de los últimos ríos, importantes, junto al Guadaira,

que se unen al Guadalquivir, por su margen izquierda. Con orientación

noroeste, drena una amplia y variada cuenca en la que se encuentran

poblaciones importantes como la Puebla de Cazalla, Marchena y Carmona.

Nace el río Corbones en la provincia de Cádiz, en las faldas de las Sierras

de Blanquilla, Mollina y de los Borbollones, cerca de la Sierra del Tablón donde

nace el Guadalmanil del que le separa una divisoria que, en este punto, alcanza

los 1.100 m. de altura. Su longitud total es de 177 Km., con un desnivel de

780m. y ocupa una superficie de 1.826 Km 2 , enclavada, toda ella, salvo su zona

de nacimiento, en la provincia de Sevilla. Su confluencia con el Guadalquivir se

realiza frente a la localidad de Alcolea del Río.

Sus afluentes, ninguno de los cuales tiene excesiva importancia, son, por

la margen derecha el Arroyo del Salado del Término, al que se une el Arroyo

Salado de la Jarda, el cual, a su vez, recibe el Arroyo del Peinado. Por la

margen izquierda, recibe, en primer lugar, la aportaciones del Río de la Peña, y

ya en plena Campiña, el Arroyo del Galapagar.

Son éstos, todos los afluentes que revisten una cierta entidad pero como

es natural, a lo largo de su curso, vienen a parar a él numerosos barrancos,

torrenteras y pequeños arroyos de menor importancia e irregular régimen.

Su climatología presenta una temperatura media de 17,5ºC, con veranos

calurosos, con temperaturas medias que oscilan entre los 33º y 34ºC e

inviernos suaves con medias mínimas entre 4º y 6ºC. Las precipitaciones

anuales varían entre los 543 mm. en su cuenca baja y los 890 mm. en su parte

alta con un periodo seco de tres o cuatro meses.

Atraviesa en su curso, los términos municipales de Marchena, Carmona,

parte del de Fuentes de Andalucía, Lantejuela, Puebla de Cazalla, Villanueva de

San Juan, parte del de El Saucejo y Osuna, así como el de Algámitas,

incluyendo en su cuenca, las poblaciones de Algámitas, Villanueva de San Juan,

Puebla de Cazalla, Lentejuela, Carmona y Marchena.


1.2- Geología.

Geológicamente el Corbones nace en las Cordilleras Béticas en los

afloramientos de calizas y arcillas del Paleoceno, de los que pasa rápidamente a

las clásicas margas arcillosas, abigarradas y a las areniscas rojas y margas

yesíferas del piso inferior del Triásico, el keuper de la facies germánica, a través

del cual se abre camino, dejando en las cotas superiores de sus orillas

afloramientos discordantes de calizas, margas, y areniscas del Paleoceno.

No cambia de facies geológica hasta entrar en contacto, posiblemente

por falla, con las calizas, arcillas, y areniscas del Mioceno que afloran pocos

kilómetros después de la unión, por la margen izquierda, del río de la Peña. En

este terreno y al disminuir su pendiente, el río Corbones comienza a formar un

cauce aluvial de depósitos recientes. El valle se va abriendo y haciéndose más

amplio al cruzar las calcarenitas y arenitas miocénicas sobre las que se levanta

la Puebla de Cazalla. A partir de este punto, el Corbones va cruzando por su

orilla derecha un mioceno aquitaniense, coronado por un antiguo aluvial que ha

quedado colgado, mientras que por su margen izquierda, más erosionada,

afloran restos de calcarenitas y areniscas calcáreas del Mioceno Tortoniense,

bajo el que aparecen, directamente, las margas y areniscas del Paleoceno.

La mayor resistencia a la erosión hace que, mientras que la margen

izquierda sigue manteniendo un cierto escarpado, hasta llegar a la altura de

Marchena, la derecha se va abriendo en un valle aluvial cada vez más amplio,

mientras el recorrido del río da lugar a numerosos meandros al hacerse más

lento.

Después de pasar a la altura de Marchena, nuestro río discurre por un

valle aluvial, cada vez más amplio, tras recibir el arroyo Salado, coronando sus

orillas las margas y margo calizas blancas con diatomeas que regionalmente se

denominan “albarizas”. A partir de este momento, el Corbones discurre por una

amplia llanura aluvial en la que se le une, por la margen izquierda el arroyo del

Galapagar, coronando sus lejana orillas las arenas margosas, areniscas y

calcoarenitas del Mioceno Superior que le acompaña hasta su confluencia con el

Guadalquivir.

En su recorrido desde la Comarca de la Sierra de Cádiz, donde nace, el

río Corbones, cruza la Comarca de la Sierra Sur para terminar su recorrido en la

Comarca de la Campiña. Esta diferenciación influye en los procesos erosivos, así

las escasas pendientes y los relieves poco accidentados de su parte inferior en

la Comarca de la Campiña no presentan gran importancia, mientras que, al

atravesar la Comarca de la Sierra Sur Alta, presenta uno de los mayores niveles

de susceptibilidad de toda la provincia tanto por su intensidad como por su

extensión.

Las Comarcas que hemos mencionado al describir el recorrido del

Corbones a lo largo de su cuenca, se subdividen para su estudio más detallado

en las siguientes subcomarcas:


SIERRA SUR:

Por lo que a nuestro estudio interesa, comprende íntegramente los

municipios de Villanueva de San Juan y Algámitas y la mitad sur del de la

Puebla de Cazalla.

Toda el área presenta una topografía accidentada, con relieves abruptos

con formaciones diapíricas triásicas y bloques calizos que originan los relieves

más accidentados. Su altimetría oscila entre los 300 y los 1.000 metros y sus

pendientes medias entre el 10% al 50% en los macizos calizos.

Hidrológicamente, los afluentes de la cabecera del Corbones, drenan al

área originando una red dendrítica que alrededor de los macizos calizos, se

hace centrífuga. Posee los mayores coeficientes de torrencialidad de la

provincia.

Con las pendientes escarpadas ya descritas, con escasa protección

vegetal y con litosuelos fácilmente deleznables, no tiene nada de extraño que

esta subcomarca presente uno de los mayores niveles de susceptibilidad a la

erosión de toda la provincia, con niveles V, VI y VII, siendo el más extendido el

nivel V. El uso más importante de estos terrenos es la ganadería, tanto ovina

como caprino, apoyada en las amplias zonas de matorral. El resto de la zona

está cultivada con cereal y olivar para aceite.

MESETAS DILUVIALES DE OSUNA-LANTEJUELA

Incluye por lo que a nuestro proyecto interesa, el municipio íntegro de

Lantejuela y el 20% del de Marchena. En cuanto a la subcuenca, ocupa

prácticamente toda la zona central de la del río Corbones, el 30%.

Esta subcomarca configura una topografía llana con suaves lomas y

numerosas llanuras endorreicas. Su altimetría oscila entre los 170 y 240 metros,

con pendientes entre el 3% y 10%. Se presenta como una llanura aluvial

originada por el río Corbones al salir de las serranías y depositar sus sedimentos

sobre los estratos horizontales del Oligoceno.

Desde el punto de vista hidrológico, los afluentes del Corbones drenan el

área formando una red subparalela y subdendrítica. La presencia del sustrato

impermeable y la poca pendiente que dificulta el drenaje, dan lugar a

numerosas lagunas presentes en el término de Lantejuela. Con estos

condicionantes de llanuras con escasas pendientes, el nivel de erosión es bajo,

siendo los más frecuentes el III y el IV.

Los cereales y las oleaginosas son los cultivos más importantes. El olivar

es principalmente de molino, productivo y bien atendido. Existen algunos

cultivos de regadío.


Dentro de la Comarca de la Campiña pueden considerarse dos zonas:

CAMPIÑA DE ALBARIZAS

Incluye más del 50% del término de Marchena y el 25 del de la Puebla

de Cazalla (se excluyen los municipios no contemplados en la cuenca del

Corbones).

Topográficamente el área es algo más accidentada, con colinas, lomas y

suaves vallonadas. Su altimetría oscila entre los 50 y 210 metros, con

pendientes suaves, entre el 3% y el 10% que, en alguna ocasión, puede llegar

al 20%.

El Corbones y el Salado producen un drenaje de morfología subdendrítica

debido a la deleznabilidad de los materiales.

Aunque los materiales geológicos que aparecen son, en su mayoría,

impermeables, la existencia de areniscas calcáreas del Mioceno pueden originar

acuíferos de cierta importancia.

En general, estos terrenos no presentan grandes susceptibilidades a la

erosión, siendo los niveles generales entre el III y el II.

Los usos del suelo más importantes son los cereales en secano, olivar y

regadío. El barbecho es semillado en un 100% casi exclusivamente con girasol.

El olivar no solo es muy productivo, sino de doble actitud, verdeo-molino,

recogiéndose para una u otra finalidad según la época.

CAMPIÑA DE BUJEO

Incluye el 40% del término municipal de Carmona, el 15% del de

Marchena y el 30% del de Fuentes de Andalucía, aunque solo el casco urbano

de Marchena queda dentro de la cuenca del río Corbones.

La topografía es llana o suavemente ondulada, con lomos muy suaves y

extensas llanuras. Su altimetría oscila entre los 60-190 metros con pendientes

suaves entre menos del 3% y no más del 10%.

El Corbones junto con sus afluentes origina una morfología dendrítica. La

naturaleza margosa del sustrato y la textura arcillosa de los suelos imposibilitan

la formación de acuíferos.

Aunque los niveles de susceptibilidad a la erosión, son en general bajos,

o moderados (nivel III), la zona correspondiente a la margen derecha del

Corbones presenta niveles más altos (nivel V) debido a las pendientes más

elevadas.

El uso agrícola más importante es el cultivo de cereales, alternando el

trigo con barbecho de oleaginosas, generalmente girasol. Esto ha desplazado al


olivar, en su mayor parte, así como a otros cultivos de barbecho. Los olivares

han quedado reducidos a zonas aisladas, generalmente en la cima de cerros

con peor calidad de suelos. Existen algunos cultivos de regadío a los largo de

los cursos de agua o abastecidos por pozos.

2.- ECOLOGÍA FLUVIAL

La ecología fluvial se refiere al estudio de la estructura biológica de los

ríos y las interrelaciones que ésta mantiene con el medio, referido en este caso

tanto al sistema acuático dentro del agua como al de ecotono que se desarrolla

entre éste y el medio terrestre de las laderas vertientes.

La ecología fluvial es una parte de la Limnología, ciencia más general

que abarca el estudio de las aguas epicontinentales (ríos y lagos).

Como en cualquier otro ecosistema, en un río debemos distinguir entre la

estructura del sistema y su funcionamiento. Por estructura nos referimos al

encaje y a las interrelaciones de sus tres componentes:

a) La comunidad biológica.

b) Los recursos materiales y energéticos

c) El hábitat físico.

Por funcionamiento entendemos el conjunto de procesos biológicos,

físicos y químicos controladores del flujo de materias y de energía que

atraviesan el ecosistema.

Al interesarnos un enfoque da la productividad del ecosistema, los

óptimo es considerar simultáneamente su funcionamiento y si estructura. Esto

se facilita mediante la clasificación de los organismos en grupos funcionales

(Cummins, 1975) al relacionar directamente la componente biológica con los

procesos de flujos energéticos. Los miembros de cada grupo funcional realizan

un proceso similar: los productores primarios (perifiton, fitoplancton y

macrófitas) fijan la energía del sol; hongos y bacterias descomponen la materia

orgánica; y los grupos funcionales consumidores (macroinvertebrados y peces,

principalmente) utilizan la energía acumulada por los grupos anteriores.


Los consumidores, a su vez, se agrupan según el tipo de alimento y

según los mecanismos que utilizan en la alimentación:

a) Los desmenuzadores se alimentan de partículas grandes de

detritus orgánicos (hojas, ramillos, restos animales,

macrófitas,..).

b) Los fitófagos se alimentan del perifiton mediante el raspado de

las superficies que ocupan, o del fitoplancon mediante filtración

c) Los colectores filtran las partículas finas de detritus

suspendidas en la columna de agua, o bien, las recolectan una

vez sedimentadas; y los depredadores y parásitos obtienen los

alimentos de otros animales.

Diagrama de la estructura y funcionamiento del ecosistema fluvial


Los recursos materiales y energéticos del ecosistema están

representados por los nutrientes inorgánicos y diversos tipos de materia

orgánica. Dependiendo del tamaño de la partícula, la materia orgánica se

compone de:

- Materia orgánica disuelta (< 0,5 m)

- Materia orgánica particulada fia (0,5 m – 1mm)

- Materia orgánica particulada gruesa (1mm – 1dm)

- Material leñoso (>1dm)

Las características físico-químicas que estructuran el ecosistema fluvial

representan la plataforma o hábitat donde se desarrollan las comunidades

biológicas y sus recursos.

Los ríos y los ecosistemas terrestres que componen la cuenca vertiente

mantienen numerosas interrelaciones. Los regímenes de caudales, de

sedimentos, nutrientes y la materia orgánica originados en las laderas de la

cuenca conforman los hábitats físicos del río, y suministran energía y recursos a

las comunidades reófilas. En especial, la vegetación de ribera estabiliza las

orillas del cauce, contribuye con materiales leñosos y residuos vegetales a la

materia orgánica del río y controla la entrada de luz y la llegada de otra materia

orgánica y nutrientes al cauce.

A continuación pasaremos a describir el funcionamiento del río y de dos

componentes fundamentales en su estructura, el grupo de macroinvertebrados

que viven en el fondo de los ríos, y el grupo de los peces, tratando de poner en

evidencia, la complejidad del funcionamiento del ecosistema fluvial, y la gran

diversidad de formas y adaptaciones biológicas que se desarrollan dentro del

mismo.

Únicamente a través de un conocimiento detallado del río se pueden

estimar correctamente los impactos originados por las actividades humanas

(regulación de caudales, canalizaciones, contaminación de las aguas, etc), y

plantear medidas para mitigar dichos impactos, o proyectos de restauración que

tiendan a recuperar una situación más favorable para el mantenimiento de su

biología y conservación.

2.1 Funcionamiento Biológico de los ríos

a) Zonación Longitudinal

A lo largo del gradiente longitudinal del río, desde la cabecera a la

desembocadura, el sistema fluvial va adquiriendo mayor tamaño y entidad, y la

influencia terrestre lateral se debilita proporcionalmente, al aumentar el caudal

y la carga de sedimentos que llegan de los tramos altos, disminuyendo, en

términos relativos, la influencia de las orillas. Generalmente los ríos en cabecera


están confinados en valles estrechos, y en el cauce abundan los afloramientos

rocosos, materiales leñosos y los sedimentos gruesos. Por el contrario, en los

tramos bajos los ríos meandrean en el valle aluvial, y en el cauce predominan

los sedimentos finos, donde se alternan su transporte y depósito. Al hacerse el

río más ancho llega más luz al centro del cauce, y la importancia de los detritos

de origen ripario en el flujo energético disminuye, siendo superado por el flujo

de la materia orgánica residual procedente de los tramos de aguas arriba.

Por ello el ecosistema fluvial, en cada tramo, funciona como un sistema

abierto en el que su fauna y flora, la materia orgánica, los nutrientes y las

características físico-químicas conforman una estructura dinámica en el tiempo

y en el espacio, desde su nacimiento hasta su desembocadura, a su vez

íntimamente ligada al bosque de ribera. La energía que entra, atraviesa y sale

del sistema fluvial es tanto de origen solar como procedente de detritus, y es

procesada por las comunidades acuáticas que obtienen de ella la energía para

su actividad, crecimiento y reproducción. Este funcionamiento varía a lo largo

del gradiente longitudinal del río, y para su análisis es conveniente diferenciar

básicamente tres tramos, alto, medio y bajo dentro de cada río.

En el caso de las zonas que interesan para nuestro estudio nos

centraremos en el tramo medio y en el tramo bajo.

a.1) Tramo Medio o Río de Piedemonte

Al aproximarse a las llanuras, las aguas de los ríos pierden velocidad, el

cauce se ensancha y el lecho del fondo queda constituido en general por gravas

y cantos rodados de menor tamaño. La cobertura del cauce por la vegetación

de las orillas es menor en relación con la anchura del río, y las radiaciones

solares llegan perfectamente hasta el fondo, siendo intensamente aprovechadas

por el perifiton y sobre todo por una densa vegetación macrofítica. El río tiene

ya su propia materia orgánica sintetizada dentro del mismo ( materia orgánica

autóctona) y de ella solo se aprovecha directamente el perifiton, que es

consumido por los raspadores del macrobentos y por los vertebrados fitófagos

como algunos peces y aves (fochas y patos). Las macrofitas no son utilizadas

sorprendentemente por ningún consumidor primario del río, por lo que al

finalizar su ciclo biológico se descomponen, mediante la acción de bacterias y

hongos, y de esta forma, ya transformadas en partículas, pueden ser digeridas

y recicladas en el sistema, en los tramos de aguas abajo. La entrada de energía

procedente de los sistemas terrestres (alóctona) sigue siendo importante en

estos tramos aunque menos que en los de cabecera, debido a la fotosíntesis

efectuada en el propio tramo.

La estructura trófica de los macroinvertebrados de estos tramos es

consecuencia de los tipos de energía disponible en los mismos, predominando

en este caso el grupo de los colectores, que filtran y recolectan la fracción fina

del cestón; también abundan los raspadores del perifiton, y los predadores

representan aproximadamente la tercera parte de esta comunidad lo cual es

una proporción frecuente en el medio acuático; finalmente, los organismos


desmenuzadores son menos abundantes debido a la menor proporción de

partículas gruesas de materia orgánica en las aguas.

En la comunidad piscícola predomina las especies omnívoras como los

barbos.

Interacciones entre los distintos componentes de la comunidad biológica de un río de

llanura

a.2) Tramo bajo o Río de Llanura

Los ríos de llanura discurren por valles muy abiertos y amplias llanuras

de inundación, describiendo generalmente pronunciados meandros sobre un

cauce en cuyo lecho predominan los sedimentos finos. Las aguas van turbias,

indicando abundancia de sales disueltas y partículas finas en suspensión, y su

profundidad supera con frecuencia los 2 o 3 metros por lo que las macrofitas se

restringen a las orillas, al no llegar suficiente luz al fondo, en el centro del río.

Las aguas discurren lentamente, lo que permite el desarrollo intenso de

fitoplancton en sus capas más próximas a la superficie. Este fitoplancton sirve

de alimento al zooplancton, que a su vez es parte de la dieta de algunos

macroinvertebrados (filtradores-colectores), de los peces omnívoros y de todo

tipo de anátidas.

La materia orgánica que contienen esta agua está disuelta en su mayor

parte, arrastrando también la fracción fina de los sólidos en suspensión. El

macrobentos es relativamente escaso en estos tramos debido a la inestabilidad

del sustrato, constituido por elementos muy finos, y está compuesto por

colectores y depredadores casi en exclusividad.


La comunidad de vertebrados es más importante y se compone de

especies omnívoras como ánades y ciprínidos (boga, barbos) y depredadores

como garzas, black-bass, etc.

b) Zonación Transversal

De forma paralela podemos diferenciar una zonación transversal o

sucesión de esta vegetación según nos alejamos del centro de la corriente o eje

de humedad.

- Dentro del agua, presencia de vegetación macrofítica sumergida,

cuyo crecimiento y desarrollo depende de los nutrientes de las aguas

(grado de eutrofia).

- Próximas a las orillas pero con parte de su estructura aérea fuera del

agua se desarrollan los helofitos, o macrofitas emergentes, donde se

incluyen el carrizo, juncos, cañas, etc.

- En las orillas del río, ya con el sistema radical fuera del agua,

aparecen los tarajes, como especies pioneras o invasoras de fácil

regeneración, que toleran periodos de sequía o falta de humedad

edáfica y la salinidad de las aguas.

- Más hacia el interior, donde el nivel freático oscila más y el suelo es

menos pesado se desarrollan las alamedas, fresnedas y en zonas

más externas olmedas.

Comunidad de vertebrados en el tramo bajo de un río


2.2 El Río como un Continuo: Espiral de Nutrientes

Como consecuencia de la propia dinámica del sistema fluvial, y debido a

la corriente del agua que es la que determina la continuidad de las restantes

características, en los ríos se está produciendo de forma constante un flujo de

energía aguas abajo, y en cada tramo se trata de aprovechar al máximo la

energía que pasa por él, haciendo que sea mínima la exportación o salida de

esta energía mediante el almacenamiento o retención de la misma en forma de

materia orgánica (biomasa de organismos vivos o sedimentos orgánicos) en

este tramo.

De esta forma,

fijándonos en un átomo de

carbono o de algún nutriente

como nitrógeno o fósforo,

vemos que en su recorrido no

efectúa ciclos cerrados como

sucede en otros ecosistemas

(lagos, bosques, etc.) sino que

se desplaza hacia aguas abajo,

arrastrado por las comunidades

biológicas que finalmente lo

excretan en las aguas, siendo

nuevamente arrastrado aguas

abajo hasta ser una vez más

aprovechado por las

comunidades biológicas de

otros tramos más bajos.

Este tipo de movimiento

de los nutrientes representa

una espiral, con una traslación

hacia aguas abajo seguida de

un ciclo biológico, repitiéndose

sucesivamente a los largo del

curso del río.


2.3 Los macroinvertebrados acuáticos.

Los invertebrados que habitan el fondo de los ríos tienen una gran

importancia, ya que su biomasa es con frecuencia la principal componente

animal del ecosistema acuático. Su actividad biológica resulta imprescindible

para comprender el funcionamiento de ríos y lagos.

Distinguimos los

invertebrados de tamaño

microscópico, tales como

los hidrozoos, rotíferos,

nematodos, hidracnelas,

microcrustáceos, de los

llamados

“macroinvertebrados”,

cuyo tamaño máximo

alcanzado a lo largo de su

ciclo biológico supera los

2mm.

Vamos a centrarnos

en los macroinvertebrados

que desarrollan todo su

ciclo vital o parte de él en

el medio acuático, cuya

importancia relativa en los

sistemas acuáticos es

mayor y ha despertado de

siempre el interés de los

naturalistas por constituir

la base alimenticia de

numerosas especies

piscícolas.

Él término macroinvertebrado, como ya hemos citado, es un concepto

práctico en función del tamaño, siendo considerados como macroinvertebrados

los organismos que superan en fase adulto o último estadio larvario los 2,5mm.

Este grupo incluye taxones como: Moluscos, Crustáceos (Anfípodos, Isópodos y

Decápodos), Turbelarios, Oligoquetos, Hirudíneos y fundamentalmente

Insectos, entre los que se encuentran fundamentalmente Coleópteros,

Hemípteros, Efemerópteros, Plecópteros, Odonatos, Dípteros, Neurópteros y

Tricópteros.


El interés de los macroinvertebrados está justificado desde varios puntos

de vista:

- Como eslabón fundamental en la cadena trófica sirviendo de

alimento a los peces, así como a las aves y anfibios asociados al

medio acuático.

- Como indicadores biológicos de la calidad del agua.

- Como componentes del ecosistema acuático aportando riqueza y

diversidad.

2.4 Ictiofauna

En los ríos ibéricos existe una fauna piscícola relativamente pobre en

especies autóctonas, debido a las glaciaciones del Pleistoceno que dejaron

aisladas a las especies piscícolas entre las cordilleras de las península ibérica,

cuya orientación es con frecuencia de Este a Oeste. La sequedad de nuestro

clima y la ausencia de verdaderos lagos no han favorecido la invasión posterior

de las especies centro europeas y ,así, los Pirineos representan el límite

suroccidental de la distribución natural de muchas especies piscícolas, como el

lucio, gobio, acerina, lota, etc.

En la península Ibérica se encuentran unas 80 especies de peces

fluviales, pertenecientes a 25 familias diferentes, de las cuales 64 son

autóctonas y el resto han sido introducidas por el hombre.

En el Corbones podemos encontrar las siguientes especies:

- La Boga (Chondrostoma polylepis), con boca en posición ínfera, con

el labio inferior rectangular y de naturaleza córnea cortante,

adaptado a “segar” las algas que crecen sobre las piedras de las

cuales se alimentan.

- El Calandino (Rutilus Alburnoides), especie endémica de la península

Ibérica, depredadora, de pequeño tamaño y con la línea lateral muy

marcada.

- Los Barbos (Barbus spp), se caracterizan por sus labios carnosos y

por la presencia de dos pares de barbillas bucales. Su dieta es

omnívora. Barbus comiza, es la especie que podemos encontrar en

los ríos del sur de la península ibérica.

- La carpa (Cyprinus carpio) habita ríos de aguas remansadas, siendo

bastante tolerante a la escasez de oxígeno disuelto. Tiene un

régimen alimenticio variado, comiendo tanto plantas acuáticas como

invertebrados y hasta pececillos.


Barbus bocagei

Barbus comiza


Barbus microcephalus

Barbos spp.


Chondrostoma polylepis(Boga)

Chondrostoma wilkommi (Boga)


Cyprinus carpio

Rutilus alburnoides


Ecología de las comunidades piscícolas.

Los peces ocupan una posición superior en la organización de los

ecosistemas fluviales, esta superioridad se debe fundamentalmente a su mayor

tamaño, el cual va ligado a una serie de ventajas sobre los demás grupos

animales, como una mayor longevidad; una mayor capacidad para acumular

reservas y de esa forma estar más preparados para superar la fluctuaciones

que naturalmente se dan en el medio acuático, un metabolismo menor por

unidad de peso, lo que les permite una menor tasad de renovación de biomasa;

una mayor capacidad de desplazamiento y movimiento; y la mayor posibilidad

de desarrollar órganos sensibles para percibir los estímulos del medio que

habitan.

Por todo ello, las comunidades piscícolas son las que predominan en los

niveles más altos de las cadenas tróficas de los ecosistemas dulceacuáticos

(nivel de macroconsumidores), ejerciendo un papel de control en estos

ecosistemas mayor del que les correspondería atendiendo a la cantidad de

energía que fluye a través suyo.

2.5 Diversidad Biológica

La biodiversidad del río es resultado de una heterogeneidad de hábitats y

de una conectividad funcional entre ellos.

La diversidad biológica, está basada en el mantenimiento de toda la

cadena trófica del ecosistema, quedando limitada por la escasez o ausencia de

algunos eslabones, que a su vez limitan o impiden el desarrollo de las restantes

especies.

En la cadena trófica de un río tiene especial importancia la materia

vegetal sintetizada en las riberas o llanura de inundación, al ser pequeña la

producción primaria dentro de las aguas corrientes que es directamente

utilizada por los consumidores del río. Ello pone en evidencia la dependencia

mutua entre el río y su llanura de inundación.

La diversidad biológica requiere una heterogeneidad de hábitats y

espacios útiles para las distintas fases de desarrollo de las especies que

componen la comunidad. El mantenimiento de una llanura de inundación

conectada funcionalmente con el cauce amplía considerablemente la

heterogeneidad de hábitats y condiciones de vida, permitiendo una gran

biodiversidad que aprovecha todos los gradientes de los parámetros físicos y

biológicos que actúan, sin que lleguen a desarrollarse en exceso determinadas

especies dominantes desplazando a las restantes.

La falta de conexión del cauce con su llanura de inundación, por

canalizaciones, dragados, etc. O la homogeneización del medio ripario o

acuático por simplificación de la estructura fluvial, determina la pérdida de


biodiversidad, favoreciendo a las especies oportunistas que son capaces de

tolerar las condiciones homogéneas resultantes.

2.6 Clasificación ecológica de los organismos de agua dulce.

Las condiciones físicas y químicas dominantes en los medios acuáticos

determinan el tipo de organismos que viven en ese medio. Se han propuesto

varias clasificaciones ecológicas de los organismos acuáticos; la más aceptada

hoy día es la que presentamos a continuación:

a. Plancton. Comprende los organismos que viven suspendidos en las

aguas y que, por carecer de medios de locomoción o ser estos muy

débiles, se mueven o se trasladan a merced de los movimientos de las

masas de agua o de las corrientes. Generalmente son organismos

pequeños, la mayoría microscópicos.

b. Necton. Son organismos capaces de nadar libremente y, por tanto, de

trasladarse de un lugar a otro recorriendo a veces grandes distancias

(migraciones). En las aguas dulces, los peces son los principales

representantes de esta clase, aunque también encontramos algunas

especies de anfibios y otros grupos.

c. Bentos. Comprende los organismos que viven en el fondo o fijos a él y

por tanto dependen de éste para su existencia. La mayoría de los

organismos que forman el bentos son invertebrados.

d. Neuston. A este grupo pertenecen los organismos que nada o

"caminan" sobre la superficie del agua. La mayoría son insectos.

e. Seston. Es un término adoptado recientemente y se aplica a la mezcla

heterogénea de organismos vivientes y no vivientes que flotan sobre las

aguas.

f. Perifiton. Organismos vegetales y animales que se adhieren a los tallos

y hojas de plantas con raíces fijas en los fondos.


Comunidades del medio acuático

El Plancton

Como afirmamos anteriormente, pertenecen al plancton los organismos que

flotan o viven suspendidos a merced de los movimientos de las aguas, sin

locomoción propia suficientemente fuerte para dirigir sus movimientos. El

plancton compuesto por vegetales recibe el nombre de fitoplancton y el que

está formado por animales se denomina zooplancton.

El fitoplancton representa el primer eslabón de la cadena alimenticia; junto

con las plantas superiores que habitan las aguas dulces, constituyen los

organismos productores. Entre los grupos más importantes pertenecientes al

fitoplancton citaremos las diatomeas, los dinoflagelados, las clorofíceas, las

cianofíceas y las euglenofíceas. Muchas de las especies pertenecientes a las

cianofíceas y clorofíceas son filamentosas y en ciertas épocas del año proliferan

de tal manera en las lagunas que la superficie adquiere una coloración verdosa,

que es conocida como "espuma verde". Desde el punto de vista de producción

y debido a que se distribuyen por toda la capa fótica, las diatomeas y

dinoflagelados son los productores más importantes ya que producen la mayor

cantidad de materia orgánica y son realmente los pilares fundamentales del

ecosistema.

Entre las diatomeas, los géneros más abundantes y frecuentes son:

Navicula, Pinnularia, Asterionella y Tabellaria. Entre los Dinoflagelados, los

géneros más importantes son Peridinium y Ceratium. En las aguas dulces son

muy abundantes y frecuentes ciertos flagelados como Euglena, Colponema y

Spiromonas. Entre las cianofíceas cabe destacar Oscillatoria (alga filamentosa) y

Rivularia. Entre las Chlorophyta filamentosas muy frecuentes en las aguas

lénticas tenemos: Spirogyra, Oedogonium y Zignema.

El zooplancton está representado por especies de varios phila: protozoarios,

celenterados, rotíferos, briozoarios y, sobre todo, por algunos grupos de

crustáceos como los cladoceros, los copépodos y los ostracodos. Cabe citar

también las larvas de muchos insectos y los huevos y larvas de peces. La

mayoría de los organismos que pertenecen al zooplancton se alimentan de

otros animales más pequeños. El zooplancton está compuesto, desde el punto

de vista trófico, por consumidores primarios o herbívoros y

consumidores secundarios.

Se acepta generalmente en base a investigaciones bien fundadas, que las

aguas tanto continentales como marinas de las regiones tropicales son menos

productivas que las de regiones templadas o frías. Las razones que se aducen

para explicar este hecho son las siguientes:

a. Las temperaturas bajas retardan la acción denitrificante de las bacterias

y por esta razón los nitratos no son destruidos tan rápidamente y, al


permanecer en el agua, son aprovechados por el fitoplancton para la

producción de alimentos.

b. Las temperaturas bajas retardan el metabolismo de los organismos, por

tanto éstos viven más tiempo, lo cual produce una acumulación de

generaciones. En los trópicos, el metabolismo de los organismos es alto

y, por tanto, su desgaste es mayor y como consecuencia viven menos

tiempo.

c. Se ha comprobado también que las aguas frías tienen mayor capacidad

de saturación para el oxígeno que las aguas cálidas, lo cual contribuiría a

una mayor producción del fitoplancton.

Con respecto a las especies que habitan las aguas dulces, se ha observado

una característica muy peculiar es que la mayoría son cosmopolitas; por

tanto, es frecuente encontrar algunas especies en latitudes y climas muy

diferentes. Así se ha comprobado que existen muchas especies en los lagos de

Europa que se encuentran también en los lagos de Norteamérica. Muchas

especies de aguas dulces templadas se encuentran en aguas dulces tropicales.

Los grupos de seres vivos que presentan especies con mayor grado de

cosmopolitismo son: las diatomeas, los dinoflagelados, las clorofíceas, los

protozoarios y los copépodos.

El Bentos

Los organismos del bentos viven sobre el fondo o en el fondo de los lagos y

ríos. Las comunidades del bentos se caracterizan por ser muy ricas en especies

y formas; prácticamente están representados casi todos los phylla.

El Necton

Pertenecen al necton todos los organismos que nadan libremente en el agua

por poseer un sistema de locomoción eficiente, que les permite trasladarse de

un punto a otro. Pueden recorrer largas distancias y, en algunos casos, en

contra de los movimientos del agua o de las corrientes.

La zona litoral es rica en especies nectónicas; frecuentemente esta

diversidad de especies va acompañada de gran abundancia de individuos. Los

peces abundan en esta zona aunque se trasladan también por la zona limnética

y la profunda, si las condiciones de vida son favorables. Entre los vertebrados

que frecuentan o habitan el litoral encontramos las ranas, salamandras,

tortugas y serpientes de agua. Entre los invertebrados que forman el necton

tenemos los insectos (larvas y adultos) y los crustáceos.

El Neuston

En la superficie de las aguas dulces, principalmente en aguas lénticas o

estancadas, viven o se trasladan por la película superficial algunas especies,

principalmente de especies, entre los cuales mencionaremos los escarabajos


(Coleópteros), arácnidos y algunos hemípteros de las familias Gerridae, Veliidae

y Hebridae. Entre los insectos de la familia Gerridae, encontramos el patinador

de agua del género Gerris. Existen otros organismos que flotan contra la cara

interna de la película superficial, constituyendo el infraneuston. A éste

pertenecen la Hydra común, las planarias, larvas de insectos, algunos moluscos

acuáticos, ostracodos y cladoceros.

2.7 Fuentes de energía y ciclo de nutrientes.

En los sistemas fluviales existen cientos de especies y miles de

individuos, todo ellos requieren un continuo aporte de nutrientes para

sobrevivir, crecer, y reproducirse. Esta energía que necesitan procede de la

degradación de moléculas orgánicas, a través de procesos bioquímicos como la

respiración.

[CH 2 O] + O 2

CO 2 + H 2 O + ENERGÍA

En la respiración, los componentes orgánicos como los glúcidos son

combinados con el Oxígeno y transformados en componentes más simples tales

como Dióxido de Carbono, Agua, desprendiéndose energía libre con esa

transformación, energía aprovechada por el organismo para realizar sus

funciones vitales.

Los organismos de los cursos fluviales, necesitan compuestos orgánicos

que degradar para obtener energía, estos compuestos orgánicos pueden

obtenerse mediante dos posibles vías, que sirven para diferenciar a los grupos

de seres vivos que las ponen en práctica:

- Mecanismos Autótrofos (Organismos autótrofos)

- Mecanismos Heterótrofos (Organismos heterótrofos)

Los mecanismos autótrofos (Gr: Autos: uno mismo; Trofos:

alimentación) son los que utilizan las plantas verdes, tienen la capacidad de

sintetizar ellos mismos la materia orgánica a partir de elementos sencillos

(agua, dióxido de carbono y luz solar), este proceso se denomina Fotosíntesis.

CO 2 + H 2 O [CH 2 O] + O 2

luz

clorofila a

Con la exposición a la luz solar, las plantas verdes transforman el dióxido

de carbono y el agua en moléculas glucídicas simples y oxígeno. La clorofila a

es un pigmento necesario para captar la energía de la radiación solar.


La energía captada por las plantas en forma de moléculas orgánicas

sencillas, será aprovechada en la respiración y usada para el mantenimiento de

la planta. Parte de esa energía puede ser utilizada en combinación con otros

nutrientes para sintetizar celulosa, lípidos, proteínas, aminoácidos, etc.

Requeridos por la planta para crecer y completar su ciclo vital.

Las plantas verdes son los denominados productores primarios y la

cantidad de nueva masa vegetal producida en el tiempo nos da una medida de

la producción primaria.

En los cursos fluviales encontramos los siguientes organismos autótrofos:

- Macrófitos Sumergidos y emergentes: macroalgas, musgos, y plantas

con flor acuáticas o flotantes.

- Algas Perifíticas: Comunidad microfloral.

- Fitoplancton: Organismos planctónicos fotosintéticos. Organismos

que derivan en la columna de agua.

Macrófitos Emergentes

Macrófitos Emergentes

Plantas Flotantes

Fitoplancton

Macrófitas sumergidas

Diatomeas

Algas verdes coloniales


Los mecanismos

Heterótrofos, (Gr:

heteros, otro; trophe,

alimentación) son los

utilizados por aquellos

organismos incapaces de

sintetizar por ellos

mismos materia

orgánica, por lo que

necesitan tomar los

componentes orgánicos

ya sintetizados por otros

organismos (Autótrofos).

De esta forma la materia

orgánica es sintetizada

por organismos

autótrofos y consumida

por organismos

heterótrofos.

En los cursos fluviales, el grupo de los heterótrofos está integrado por

insectos acuáticos, crustáceos (incluyendo zooplancton), moluscos, peces,

anfibios y aves.

2.8 Realidad ambiental del Corbones

El Corbones supone quizás, el ultimo reducto natural existente en

nuestra Campiña, teniendo vital importancia ya que constituye un corredor

natural para la fauna, asegurando su movimiento y dispersión, y constituyendo

un colchón que amortigua procesos erosivos y contaminantes. Pero el Corbones

está pereciendo en sus valores ecológicos, está siendo agredido en sus pilares

naturales, lo estamos haciendo artificial.

Es patente el deterioro de la calidad de sus aguas como consecuencia de

los vertidos urbanos e industriales, así como del uso indiscriminado de

fertilizantes y fitosanitarios en la agricultura; esa merma en la calidad, redunda

en el ecosistema acuático, desapareciendo los organismos menos resistentes a

estas condiciones, con lo que las redes tróficas se ven gravemente alteradas y

produciéndose graves procesos como el de la eutrofización de las aguas. Casi

todos los grupos de organismos se ven afectados, en mayor o menor grado,

algunos como el calandino, ha llegado a desaparecer del Corbones, y otros han

reducido su población enormemente, como el esto de integrantes de la

comunidad piscícola. Al desaparecer o alterarse uno de los integrantes del

ecosistema, el frágil equilibrio dinámico en el que se encuentra, puede

desplazarse hacia extremos en los que se produzcan procesos de

superpoblación de determinados organismos, cuyo desarrollo venía siendo

regulado por otros que ahora han desaparecido o disminuido su número.


La forma en que la contaminación afecta a los taxones de

macroinvertebrados es utilizado para determinar la calidad de esas aguas,

siendo una herramienta de análisis bastante potente gracias a su capacidad de

integrar las variaciones temporales de las condiciones ambientales del medio. A

la presencia o ausencia de una especie o familia de organismos acuáticos, así

como a su densidad o abundancia, se les asigna un valor de calidad según el

parámetro o conjunto de los mismos que se quiera valorar, en función de su

grado de tolerancia. El conjunto global de observaciones de toda la comunidad

biológica existente aportará un valor final de calidad según el índice empleado

para cada tramo o río estudiado.

El otro gran integrante de los ecosistemas acuáticos, el bosque de ribera,

ha sufrido también fuertes impactos por parte de la actividad agraria, quedando

la vegetación riparia relegada a manchas distribuidas a lo largo de su curso.

Esta vegetación constituye uno de los ecosistemas de mayor valor ecológico y

paisajístico, cuya diversidad está siendo diezmada hasta valores mínimos.

Dicho corredor de vegetación riparia actúa de ecotono entre el medio

terrestre de las laderas y el medio acuático del cauce, ejerciendo numerosas

funciones, entre las que cabe destacar:

- Disminución de los efectos de las avenidas, reteniendo y absorbiendo

gran cantidad de agua y sedimentos aportados por las mismas.

- Actuación como filtro natural de la contaminación difusa originada en

las laderas o llanura de inundación. Los bosques de ribera eliminan gran parte

de los nitratos disueltos en las escorrentías subterráneas que circulan a través

del espacio ripario.

- Fuente de carbono orgánico para los ríos. La materia vegetal que

aporta la ribera al cauce es la base de la cadena trófica en las aguas, teniendo

una importancia vital para la fauna macroinvertebrada de los tramos altos.

- Línea de conexión para determinados flujos y desplazamientos de las

especies. Una característica del bosque ripario es su conectividad y continuidad,

posibilitando el movimiento de las especies dentro del mismo, o la conexión

entre diferentes hábitats requeridos por los distintos estados de desarrollo de

una misma especie.

Para mantener todas estas funciones del ecotono fluvial es necesario

conservar, o en su caso restaurar, una banda continua de vegetación riparia

natural que proteja al cauce de las actividades que se llevan a cabo en las

laderas más próximas o en la propia llanura de inundación.

Pero siempre en nuestros objetivos debemos de tener claro que lo que

pretendemos es conservar o restaurar, no alterar la estructura del río, en

cuanto a su morfología, tipo de sustrato, condiciones hidráulicas, comunidades

biológicas, llanura de inundación, etc. Y paralelamente, restaurar y no alterar


las funciones de cada uno de los componentes de dicha estructura, permitiendo

las interrelaciones mutuas dentro del propio río, y entre éste y su llanura de

inundación.

3. Vegetación de Ribera

3.1.- Geoseries Vegetales asociadas.

En función de los diferentes sustratos y estructuras que atraviesa el río

en su discurrir hacia al Guadalquivir, encontramos asociados un cortejo florístico

propio de las características que marca el biotopo, y de las limitaciones que

imprimen los distintos impactos provocados por la acción humana, pudiendo

individualizar dos modalidades de vegetación riparia como integrantes de la

cuenca del Corbones; cuya distribución coincide de forma aproximada con la

subdivisión de la cuenca del río (identificada con el código 48) en tres

subcuencas, la denominada 122, en la que predomina la geoserie EH9, la

subcuenca identificada como 141, en la que se desarrolla la geoserie EH13, y la

subcuenca 179, en la que de nuevo se desarrolla la geoserie de vegetación

EH9.

La sucesión, o cortejo de especies podemos agruparla en dos geoseries

distintas pero complementarias:

a) Geoserie edafohidrófila mesomediterránea inferior y

termomediterránea-hispalense basófila (EH9)

Se desarrolla en el valle del Guadalquivir, bajo termotipo

termomediterráneo, sobre materiales margoarcillosos, en aguas eutrofizadas y

ambientes no salinos. En el Corbones esta serie de vegetación se desarrolla en

el área identificada como subcuenca 179, correspondiente al tramo que discurre

por las estribaciones de las sierras béticas, zona de uso forestal. El régimen

hidráulico en este tramo es rápido y el régimen hídrico permanente.

La vegetación riparia se estructura en un primer cinturón de palustres

(helofitos), constituido por especies como Phragmites australis, Arundo donax,

Thypha spp. Tras esta banda, y menos próxima al cauce, se localiza una

segunda banda de vegetación de choperas termófilas (Populus alba), en el

momento que la chopera se abre aparecen los tarayales, coexistiendo ambos o

bien terminando por abundar el taraje (Tamarix gallica), como especie más

invasiva. Como tercera banda, intercalada con ésta última aparecen las

fresnedas (Fraxinus angustifolia). Dentro del estrato arbustivo e integrantes de

las dos últimas bandas riparias aparecen adelfas(Nerium oleander), Rosales

silvestres (Rosa canina), Arum italicum, como ejemplares más abundantes. El

olmo (Ulmus minur), integra el cortejo propio del bosque de transición hacia el

bosque perennifolio, en la zona no inundable, junto a especies como Smilax

aspera o Vistis vinifera. Y finalmente ya se encuentra el bosque perennifolio

propiamente dicho con sus ejemplares característicos como Pistacia lentiscus,

Crataegus monogina, Erica sp., Cistáceas, Quercus, Lavandula, etc. En el


conjunto de esta subcuenca, la cobertura vegetal es deficiente, aunque su

naturalidad y diversidad es buena.

La Geoserie EH9 también se desarrolla en la subcuenca identificada como

122, de régimen tranquilo y caudal permanente, correspondiente al tramo

medio-bajo, donde el uso del suelo es de agricultura de secano y donde por

tanto no se puede encontrar la conexión entre el ecosistema de ribera y el

ecosistema del bosque perennifolio, pues este ha desaparecido debido al uso

agrícola intensivo del territorio adyacente al río, sin embargo el grado de

naturalidad y diversidad de la vegetación riparia es bueno y permite el desarrollo

de un estrato arbóreo bien estructurado.

b) Geoserie edafohidrófila meso-termomediterránea hispalense

mesohalófila. EH13.

Se desarrolla en suelos poco evolucionados y desarrollados tipo

solonchacks, suelos margosos y margoarcillosos con cierto contenido en yesos.

En la cuenca del Corbones se desarrolla en él área identificada como

subcuenca 141, se trata de una zona de régimen hidráulico rápido, con régimen

hídrico temporal y con un uso del suelo mayoritariamente de agricultura de

secano.

Dentro de esta geoserie aparece una banda de vegetación de espadañal

en contacto con las zonas más húmedas; o carrizal cuando existe un menor

gradiente de humedad edáfica. En la banda más externa, sometida a largos

periodos de sequía, se localiza tarayal (Tamarix canariensis). También aparecen

entre los tarajes o bien en una nueva banda más externa ejemplares de álamos

y de fresnos, pero muy desplazados por la invasión del tarayal, cuya

dominancia también afecta la estructura del resto del estrato arbustivo. Debido

al uso intensivo del territorio para la agricultura de secano, se pierde el bosque

de transición y por supuesto el bosque perennifolio mediterráneo, llegándose

incluso a perder por completo la estructura de la ribera ante las alteraciones

inducidas por el laboreo intensivo que llega hasta zonas próximas al cauce en

algunos tramos. La cobertura vegetal y la naturalidad y diversidad de la ribera

son deficientes.

Estas geoseries no dejan de ser una representación de la realidad; en el

río, como consecuencia de las variables ambientales que origina su propia

dinámica, se produce una regresión en la población arbórea, prevaleciendo y

dominando el estrato arbustivo, y dentro de éste es el Taraje el que denota una

mayor adaptación y capacidad colonizadora, desplazando a otras especies;

sobre todo en la zona de Campiña, donde además de las características del

agua y del sustrato se une la agresividad agrícola, que causa la desaparición de

gran parte de la diversidad de vegetación riparia.


Cuenca 48: Río Corbones

Subcuenca 122

Subcuenca 141

Subcuenca 179

Fig. 3 Distribución de las Geoseries de vegetación en la cuenca del Corbones


3.2. DESCRIPCIÓN DE LAS ESPECIES VEGETALES MÁS

REPRESENTATIVAS DE LA RIBERA DEL CORBONES

Fresno

NOMBRE CIENTÍFICO:

Fraxinus angustifolia Vahl

FAMILIA: Oleaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Talla: árbol de hasta 25 m.

Porte: copa ovalada.

Hojas: caducas, opuestas,

compuestas imparipinnadas; de 3 a

13 foliolos lanceolados, borde

aserrado y lampiños por el haz y el

envés.

Fructificación: fruto en sámara,

con el ala oblongo-lanceolada de color

amarillo.

FLORECE / FRUCTIFICA: Floración en febrero y marzo. Los frutos maduran al

final del verano.

HÁBITAT

Altitud: 300 – 1.500 m

Suelo: indiferente al pH, necesita un suelo fresco y con cierto grado de

humedad.

Orientación: especie de sol.

Precipitaciones: necesita humedad abundante.

Temperatura: es muy resistente al frío.

OBSERVACIONES

Su madera es apreciada en ebanistería y para fabricar mangos de herramientas.

Se suelen descabezar o desmochar, para obtener leña y ramón para el ganado.


Taray, taraje, tamarisco

NOMBRE CIENTÍFICO: Tamarix gallica L.

FAMILIA: Tamaricaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Talla: arbolillo de 2 a 10 m. de corteza parda, agrietada

Porte: arbustivo

Hojas: simples, alternas, sésiles, agudas, pequeñas, escamiformes,

aovadas, acuminadas, triangulares y enteras de 1,3 a 2,5 mm.

Fructificación: fruto en cápsula.

FLORECE / FRUCTIFICA

Floración de mayo a julio. Flores hermafroditas, pequeñas, blancas o rosadas,

en racimos de espigas subterminales sobre las ramillas del año. Fruto capsular,

trígono, apiramidado, dehiscente por tres valvas, madura en otoño. La

maduración de los frutos es en otoño.

HÁBITAT

Altitud: desde 0 a 800 m.

Suelo: mejor en silíceo, suelto y húmedo.

Orientación: especie de sol.

Precipitaciones : necesita humedad moderada.

Temperatura: temperaturas suaves; soporta bien las bajas temperaturas.

OBSERVACIONES

Su madera es apreciada para leña.

Fijan dunas y sujetan márgenes en grandes ríos y aterrazamientos de torrentes

y ramblas.

Resiste bien la salinidad, por lo que está indicada para plantar en marismas y

saladares.


Rosal silvestre, escaramujo

NOMBRE CIENTÍFICO: Rosa canina

FAMILIA: Rosaceas

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA:

Talla: 1- 4 metros.

Porte: Arbustos de tallos verdes,

erectos, arqueados o trepadores,

armados de aguijones fuertes y

curvados.

Hojas: Imparipinnadas con 5 – 7

foliolos, con estipulas. Glabros y

lustrosos por ambas caras, de forma

ovada a elíptica con dentado simple o

doble en el margen. Flores de hasta 4

cm de diámetro, con la corola rosa

claro a blanca y sépalos lanceolados y

reflejos sobre el fruto y prontamente

caducos.

Fructificación: Fruto con receptáculo

carnoso, globular, piriforme glabro.

Florece / Fructifica: De mayo a julio, los frutos maduran al final del verano o

principios de otoño.

Hábitat: Planta muy versátil. Bosque, setos, veredas, espesuras.

Álamo blanco, álamo, chopo, chopo blanco

NOMBRE CIENTÍFICO: Populus alba L.

FAMILIA: Salicaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Talla: árbol de hasta 25 m de altura. Corteza blanco-grisácea en los

jóvenes, resquebrajándose longitudinalmente en los viejos.

Porte: copa amplia, abierta irregularmente.


Hojas: las de los braquiblastos

desde 4 a 9 cm x 3 a 7 cm;

simples, alternas, caducas,

suborbiculares o subpentagonales,

de margen entero o sinuosodentado.

Las hojas de los

macroblastos son muy poliformas,

palmeado-lobuladas deltoídeas y

acorazonadas en la base. Hojas

tomentosas en las dos caras al

desarrollarse, luego verde oscuro

en el haz blanco tomentoso en el

envés.

Fructificación: fruto en cápsula,

ovoidea y lampiña.

FLORECE / FRUCTIFICA: Florece entre

febrero y abril. Los frutos maduran un

mes después de la floración.

HÁBITAT

Altitud: de 0 a 1.000 m, incluso

hasta 2.000 m.

Suelo: indiferente al pH, pero no en

suelos silíceos compactos o

calcáreos secos.

Orientación: especie de luz.

Precipitaciones: resiste bien la sequía; siempre con el subsuelo húmedo..

Temperatura: puede soportar mínimas de -15ºC y máximas entre 40 y

50ºC.

OBSERVACIONES

Es una especie de crecimiento rápido.

Sus raíces son muy invasoras.

Soporta bien la salinidad.

También se utiliza para fabricar pasta de papel.

BOSQUE: Bosques de ribera en suelos frescos y arenosos en valles bajos, sobre

depósitos fluviales modernos.


Olmo

NOMBRE CIENTÍFICO: Ulmus minor Mill.

FAMILIA: Ulmaceae.

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Talla: árbol mediano 15 - 20 m.

Tronco grueso, recto y elevado con

corteza gris pardusca, que con la

edad se vuelve más oscura.

Porte: copa extendida y poco

densa.

Hojas: Caducifolio. Hojas

simples, caedizas, alternas, grandes

de 8,5 x 6 cm; de oval-lanceoladas a

suborbiculares, asimétricas en la

base, ápice muy agudo, margen

aserrado o dentado (desde 1 a 3

dientes), pubescentes o glabras en el

haz.

Fructificación: fruto en sámara,

de 20 x 17 mm, orbicular.

FLORECE / FRUCTIFICA:

Floración entre febrero y marzo. Los

frutos caen en abril.

HÁBITAT

Altitud: desde 0 hasta 1.650 m.

Suelo: indiferente al pH. Suelos frescos y profundos.

Orientación: especie de luz.

Precipitaciones: vive en intervalos de precipitaciones muy variados pero

con un mínimo de agua en el suelo.

Temperatura: se desarrolla en climas templados.

OBSERVACIONES

Requiere terrenos sueltos y de bastante fondo, frescos y fértiles, con

suficiente disponibilidad de agua, aunque no de tanta como los álamos,

ocupando la franja más alejada del cauce. No resiste fríos intensos, por lo que

las mejores olmedas se encuentran en vegas abrigadas, subiendo hasta los

1.500 m.


Madera dura y tenaz, pesada, elástica y difícil de hendir. Buena para la

construcción y carpintería, especialmente para piezas que han de sufrir golpes y

rozamientos, así como estar expuesta al agua y la humedad. Diversas partes de

la planta tiene usos medicinales, También se suele emplear en jardinería.

Actualmente muchos olmos se encuentran afectados por un hongo Cerastocistis

ulmi, que produce la grafiosis.

BOSQUE:

Fondos de los valles, bosques de ribera y mixtos. Alrededor de los

pueblos y bordes de las carreteras.

Adelfa

NOMBRE CIENTÍFICO: Nerium oleander L.

FAMILIA: Apocynaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA:

Talla: Arbusto erecto, de 2-3 m alto, a

veces hasta 5 m; tronco recto, de

corteza lisa pardo-grisácea.

Hojas: Perennifolio, hojas simples,

lampiñas, coriáceas, verticiladas por 3

u opuestas, lanceolado-oblongas.

Floración Junio-Septiembre, flores

grandes 3-5 cm, rosadas, a veces

blancas.

Fruto en doble folículo, subcilíndrico,

algo curvado, tan largo como la hoja;

semillas oblongas, con largos pelos.

HÁBITAT:

Ocupa hondonadas, barrancos, orillas de los cursos de ríos y cauces de

ramblas y torrentes estacionales. Indiferente al tipo de suelo, resiste elevadas

temperaturas y sequedad del aire, con tal de que sus raíces encuentren cierta

humedad. Suele encontrarse acompañadas de tarajes y sauces.

OBSERVACIONES:

Su madera se emplea para la fabricación de un carbón adecuado para la

fabricación de pólvora. Todas las partes de la planta son venenosas, tanto para

el hombre como para el ganado. Se emplea habitualmente en jardinería por la

vistosidad de su floración.


Hiedra

NOMBRE CIENTÍFICO: Hedera helix L.

FAMILIA: Araliaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA:

Talla: Liana leñosa que trepa mediante un denso sistema de raicillas, a

veces tendida sobre el suelo donde forma grandes alfombras; tallo leñoso, de

color grisáceo, que puede alcanzar varios decímetros de grosor.

Hojas: Perennifolio, hojas alternas,

simples, con el limbo palmeado en los tallos

vegetativos y acorazonado en los fértiles, verde

lustroso en el que se distingue el color más

suave de los nervios principales.

Floración: Septiembre-Noviembre, flores

desnudas, de color verdoso, poco vistosas que

se reúnen en umbelas terminales globulares.

Frutos globulares, de 6-8 mm, coriáceos, de

color negro.

HÁBITAT:

Busca lugares de humedad notable donde instalar sus raíces, trepando

sobre troncos de árboles, rocas y paredones. Muy frecuente en las alamedas y

olmedas de los cauces de los ríos.

OBSERVACIONES:

Sus hojas y frutos son irritantes y se han usado antiguamente con fines

medicinales. Muy empleada en jardinería, por su rápido crecimiento, para

recubrir paredes, alfombrar alcorques y formar emparrados.

Zarzaparrilla

NOMBRE CIENTÍFICO: Smilax aspera L.

FAMILIA: Smilaceae

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA:

Planta trepadora de hasta 10 m. de alto. Tallos débiles, leñosos, muy

ramificados, flexuosos, muy angulosos y provistos de espinas o uñas revueltas

con las que se sujeta al soporte.

Hojas de 4-10 cm, verde lustrosas, lanceoladas o triangulares, con la base del

limbo acorazonado, relativamente puntiagudas, con espinas en el margen y


envés del nervio medio; del pecíolo surgen dos zarcillos sarmentosos que le

ayudan a afianzarse. Floración Agosto-Octubre, plantas unisexuales, con

ejemplares masculinos y femeninos, en ambos casos con flores verdosasamarillentas,

diminutas, en racimos un tanto corimbrosos, ramificados,

terminales o axilares. Frutos en baya carnosa, de unos 7 mm, de color rojo o

negro brillante.

HÁBITAT:

Se encuentra como liana en el interior del bosque y matorral mediterráneo,

también en zonas de malezas, en lugares frescos y con cierta humedad

ambiental, como en las márgenes de arroyos y torrentes.

OBSERVACIONES:

Los turiones jóvenes, parecidos a los del espárrago, son comestibles.

También tiene aplicaciones medicinales.

En el estrato herbáceo encontramos, como más representativas:

- Nueza, Tamus communis, (Liana)

- Perifolium

- Arum Italicum

- Carrizo, Phragmites communis (helófito)

- Enea (Juncos)



ROCAS

N

MARCHENA

LA PUEBLA

DE CAZALLA

Nucleos de población

Río Corbones

Límite municipal

Rocas

Arcillas, limos y arenas

Arenas, arcillas y gravas

Areniscas

Calizas

Calizas metamórficas, mármoles

Conglomerados y coluviones

Lagunas

Limos y arcillas

Margas

Margas yesíferas

Margocalizas

Pizarras

Pizarras, arcillas y gravas

Rocas graníticas

Rocas graníticas. Arenas y gravas

0 30 Kilometers



N

SUBCOMARCAS

Nucleos de población

Límite municipal

Sierra Sur

Mesas diluviales

Bujeos

Albariza

0 20000 Meters



APTITUD AGRÍCOLA

N

MARCHENA

LA PUEBLA DE CAZALLA

Nucleos de población

Río Corbones

Límite municipal

Aptitud agrológica

Tierras con buena capacidad de uso

Tierras con excelente capacidad de uso

Tierras con moderada capacidad de uso

Tierras de protección

Tierras marginales o improductivas

10 0 10 Kilometers



N

EROSIÓN

MARCHENA

LA PUEBLA DE CAZALLA

Nucleos de población

Río Corbones

Límite municipal

Erosion

Baja

Elevada

Media

Muy elevada

0 20 Kilometers



GEOLOGÍA

N

MARCHENA

LA PUEBLA DE

CAZALLA

Nucleos de población

Límite municipal

Geologia

Cretasico

Cuaternario

Jurásico

Macizo Hespérico y Bético Rifeño

Rocas intrusivas

Rocas volcanicas

Terciario

Triásico

0 20 Kilometers





Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!