MondoSonoro Febrero 2020

online.magazines

Los discos importantes acostumbran

EL COLUMPIO

“" Cada vez

hay menos

tiempo para la

contemplación,

para la

melancolía,

para la tristeza...

¡Joder! es que

sentirse mal

forma parte de

la vida.

¡Siéntete mal! ¡Ya

te sentirás bien!"

a tener una historia detrás digna de ser

contada. Si, además, el grupo responsable

del álbum en cuestión ha sido referente

dentro de la escena indie española, ha

tardado la friolera de casi seis años en

darle vida y encima entrega una obra

que introduce cambios evidentes en su

sonido, esa misma historia contiene entonces unas cuantas

incógnitas que debemos despejar. La más evidente es saber

si la propia banda estuvo en peligro de desaparecer como tal,

durante el largo impasse entre discos. Albaro Arizaleta (voz,

batería) “A ver, hubo un momento en que la continuidad de

El Columpio estuvo en el aire ¡eh! Recuerdo un fin de semana

en que mi hermano y yo tuvimos una charla en la que se dijo:

Bueno ¿qué? Esto está acabado ¿no?”. Dani Ulecia (bajo) “Es que

eso forma parte de la evolución natural de las bandas. No se

puede mantener un proyecto con toda la vehemencia e ilusión

del principio para siempre. No. Tienes que buscar recursos a los

que engancharte para seguir haciendo rodar el tren, y a veces

esos recursos se encuentran y a veces no”. En cualquier caso lo

que resulta evidente es que, tras editar un disco tan complicado

y en cierta medida absorbente como Ballenas muertas en San

Sebastián (Mushroom Pillow, 14) y embarcarse en su posterior

gira, la banda precisaba de al menos un año de desconexión en

el que sus miembros, pese a seguir en contacto y verse, se auto

impusieron un silencio que les obligaba a no hablar de nada

relacionado con el grupo. Fue así como llegaron a 2017. (Albaro)

“Nos vimos las caras y fue ¿qué hacemos? ¿grabamos otro disco?

Pues venga. Y nos pusimos a ello con un horario de trabajo.

Yo de ese año sabático tenía como varios proyectos de canción

que fueron puntos de partida, pero a la vez teníamos claro que

con Ballenas habíamos acabado una etapa. De hecho fue Dani

el que propuso que, como siempre se nos había asociado con

el sonido oscuro, podía resultar más transgresor y arriesgado

volver siendo nosotros mismos, pero dándole un giro a nuestra

música”. ¡Y menudo giro!

Ataque Celeste sorprende de entrada por su brevedad

–apenas treinta y un minutos repartidos a lo largo de ocho

canciones–, después lo hace por su búsqueda desenfadada de la

melodía, luego por su desprejuiciado envoltorio electrónico, al

que hay que sumar el protagonismo al micro de Cristina Martínez,

y por último por mantener, gracias a las letras y las historias

que narra, la esencia de El Columpio Asesino. De hecho

Raúl Arizaleta (guitarra) me apunta durante la entrevista que

han buscado hacer “Perlas sofisticadas”, en el sentido de que

han ido tras un sonido más abierto y con más brillo, sumado a

una intencionalidad mucho más pop. Y eso es algo que resulta

evidente en los singles de adelanto como la pistera Preparada o

el balanceo electrónico de Huir, pero también en el fantástico

crescendo de temas que están por venir como Siempre está tú o

la más sinuosa Mi general. Un cambio de piel en el que la figura

de Dani Ulecia ha sido clave a la hora de darle una barniz al

sonido del álbum que, pese a la disparidad de lo temas entre sí,

le diera unidad al conjunto. Y todo grabado en el mismo local de

ensayo de la banda, montando y desmontando de forma continua

las canciones, con un nivel de exigencia que por momentos

podía rayar lo obsesivo. (Albaro) “En este disco hemos perdido

mucho la deriva y, sino llega a ser por Dani que lo recondujo

todo y se ha pegado un gran curro, este disco no lo sacamos. Ha

sido un álbum en el que lo hemos pasado muy mal. Por ejemplo

la canción Tu último relato la grabamos prácticamente in extremis

porque ya habíamos firmado contrato con Oso Polita sin

estar el disco acabado, y además íbamos cerrando fechas de la

gira también sin estar el disco acabado. Estamos hablando que

este pasado diciembre todavía no lo teníamos”.

Cuesta creer que, tras seis años de silencio, hace apenas

seis semanas Ataque Celeste no estaba del todo cerrado. (Albaro)

“Si canciones sí que sacábamos, pero también hay que decir

que no cerramos cualquier cosa. Además es verdad que nosotros

desde Diamantes (Mushroom Pillow, 10) estamos atravesando

un periodo difícil y por eso vienen todas esa mierdas de

si lo dejas o no lo dejas, porque somos muy conscientes de que

nos cuesta mucho componer y, sobre todo, como tenemos una

manera de entender la música en la que con cada disco hemos

de hacer algo diferente, pues cada vez nos cuesta más. Y no te

creas, que incluso hemos estado tomando pastillas porque hemos

tenido momentos muy jodidos. Al final, cuando habíamos

Ataque Celeste (Oso Polita, 20) es el

regreso a lo grande de El Columpio

Asesino tras casi seis años de silencio

discográfico. Pero el disco también

representa un salto sin red hacia la

búsqueda desenfadada de la melodía,

aupada en un envoltorio todavía más

electrónico que dará que hablar. Un

giro radical que les ha dado más de

un quebradero de cabeza y en el que

reivindican el derecho a sentirse mal.

—texto Don Disturbios

—fotos Gustaff Choos

#22 febrero 2020 mondosonoro.com — @mondo_sonoro — facebook/mondosonoro

More magazines by this user
Similar magazines