MondoSonoro Febrero 2020

online.magazines

FOTO: WILL ZHANG

Digitalism

“Por alguna razón, seguimos

sorprendiendo a algunas personas”

Madrid (14 febrero, Sala But; Inverfest) Barcelona (15 febrero, Razzmatazz) Murcia (1-2 mayo, Warm Up Festival)

Palencia (13 junio, Palencia Sonora) Benicàssim (19 julio, FIB Benicàssim)

El dúo alemán Digitalism va y viene

de la actualidad, pero lo que es

evidente es que siempre mantienen

viva la capacidad de publicar

buenas canciones. No hay más que

escuchar su último disco, JPEG

(Magnetism, 19), para encontrar

unas cuantas.

Cuando el dúo de productores alemanes

Digitalism comenzó su carrera

a mediados de los dos mil, otro dúo

llamado Justice había sacado un poco antes

ese hitazo que fue Never Be Alone en el sello

de Ed Banger. Ellos comenzaron a publicar

sus primeros trabajos a través de otro sello

francés, Kitsuné, que también se especializó

en esa mezcla de electrónica y pop que surgió

en aquella época y que con el tiempo se

volvería algo más agresiva, cruzaría el Canal

de la Mancha, y acabaría por derivar en otro

estilo de mucho éxito: el famoso new rave

que popularizaron Klaxons y compañía. “Fue

una época muy loca. La gente hacía muchas

cosas juntos: había menos separación entre

géneros musicales que la que hay ahora;

todo era fluido de alguna manera. El techno

se inspiró en la música de guitarras. Las

bandas independientes comenzaron a usar

sintetizadores y cajas de ritmos techno. Todo

estaba al revés”. Unos cuantos años después

quedan pocos grupos de esa época que hayan

aguantado, y más aún que todavía tengan algo

interesante que decir. Por eso no podemos

más que sorprendernos ante la calidad de este

nuevo disco en el que siguen sonando frescos

y con cosas que decir. “El nuevo álbum ha sido

muy bien recibido por los fans y por la prensa.

Prometimos a nuestros seguidores que lanzaríamos

un nuevo disco en 2019 y cumplimos

nuestra promesa. Por alguna razón, seguimos

sorprendiendo a algunas personas”. Un trabajo

llamado JPEG en el que se han volcado

para volvernos hacer bailar y emocionarnos

con su música. “JPEG representa la forma en

que vemos nuestra música. Las canciones son

como pinturas o instantáneas de emociones

y experiencias, y estamos tratando de recrear

ese sentimiento con música”. A lo largo de

doce temas, que varían bastante de duración

y de estilos, tocan algunos palos como ese

french-house de los inicios con un toque más

gamberro; toda una delicia de principio a fin

que muestra su buen estado de forma y lleva a

preguntarnos de dónde sacan su inspiración

para seguir publicando temas tan buenos

después de todo este tiempo. “La inspiración

surge a menudo inesperadamente de la nada

cuando estamos en el estudio. Las grandes

influencias para nuestro trabajo siempre

han sido la música de los videojuegos de los

ochenta y las bandas sonoras en general. Y el

concepto musical de la ‘coda’: ese bucle interminable

al final de una canción, el final de una

película que sigue y sigue”. También tiene algo

que ver su profesionalidad a la hora de afrontar

la composición de los temas, destacando

su intenso trabajo en el estudio de grabación,

un estudio que les inspira mucho para componer,

pero del que se mudarán en breve.

“Nuestro estudio ha estado en un búnker de

la Segunda Guerra Mundial durante años, y

acabamos de comenzar uno nuevo que se encuentra

en un antiguo almacén de té del siglo

XIX. Son edificios realmente inspiradores, y el

búnker con su crudeza ha condicionado mucho

nuestro sonido. No tiene ventanas y está

completamente oscuro cuando apagas las

luces, así que tienes que inventar cosas, imaginar

cosas, crear algo”. —raúl linares

Él Mató a un

Policía Motorizado

Murcia (13 febrero, REM) Valencia (14

febrero, Moon) Barcelona (15 febrero,

Festival CaraB) Madrid (20 febrero,

Ochoymedio) Zaragoza (21 febrero,

Las Armas) Granada (22 febrero, El

Tren) Córdoba (23 febrero, Hangar)

Sevilla (24 febrero, Sala X) Oviedo (26

febrero, La Salvaje) Bilbao (27 febrero,

Kafe Antzokia) Donostia (28 febrero,

Dabadaba) Vigo (29 febrero, La Iguana)

Ourense (1 marzo, Cafe Torgal)

El futuro luce con esplendor

para los argentinos.

No ha dejado de crecer

desde La dinastía Scorpio

(13), sobre todo con La

síntesis O’konor (17). Ahora

Santiago Barrionuevo

y los suyos entregan La

otra dimensión (Primavera

Labels, 19), un reverso

de canciones que no pudieron

tener cabida en su

anterior trabajo.

Hubo un cambio fuerte

con La dinastía Scorpio,

que fue el primer

trabajo que editamos

en España, en Estados Unidos…

empezamos a hacer giras largas

por todas partes y tuvimos que

acomodarnos un poco a eso. Pero

bueno, no es una queja (risas),

te acomodas porque surgen

un montón de oportunidades

para mostrar nuestra música y

creo que eso se duplicó con La

síntesis O’konor. Empezamos a

viajar a más lugares por nuestro

continente que están fuera del

circuito, lugares que nos son algo

ajenos pero con gente cantando

las canciones, que es algo que nos

emociona mucho”, me comenta

Barrionuevo telefónicamente.

Con este nuevo tratamiento el

muro de guitarras marca de la

casa ha dejado lugar a nuevas

ideas.“Ahora pasa todo por otro

lado, por otras estructuras, por

otros climas que se generan

gracias a estas estructuras y estos

detalles de texturas que tienen

otro protagonismo, con otra

función digamos, y que antes

dejábamos más de lado”.

En su último trabajo, La otra

dimensión, canciones ya publicadas

disfrutan de una nueva

vida en un nuevo recorrido más

intimista y sin tanta urgencia.

“El disco, no por algo planeado,

sí que fue quedando como una

versión más relajada de La síntesis

O’konor, más climático, con

otras pausas, con esas versiones

acústicas que le bajan el pulso

pero que ganan en otro lado, así

como más emocional”. El ritmo

de la banda resulta frenético en

cuanto a conciertos, lo que no les

impide seguir componiendo y

ahondando en el camino iniciado

en La síntesis O’konor. “Tenemos

canciones como para empezar a

hacer el trabajo de darle forma

definitiva. A algunas les faltan

letras, algún detalle, partes…

pero en su base más fundamental

tenemos bastantes canciones. Un

poco sí que vamos a seguir esa

línea, es algo que nos entusiasma,

que también tardamos en desarrollar

y en el momento en el que

llegamos a ese lugar nos encantó

y lo queremos seguir recorriendo”.

Entre tanta actividad, hay

proyectos que han tenido que

esperar, como el split con Los

Planetas. “Me han invitado a

cantar un montón de cosas y me

entusiasma que lo hagan, pero

después quedo mal (risas). Pero

bueno, la canción con Los Planetas

la pudimos grabar, lo hicimos

en Barcelona en medio de una

gira”. También el esperado estreno

en solitario de Santi ha ido sufriendo

contratiempos. “Empecé

el disco hace ya dos años y grabé

las bases en un estudio acá en

Buenos Aires. Lo que pasa ahora

es que volví a escuchar las viejas

bases y ya no me gustan (risas),

pero no las quiero abandonar,

son canciones que las quiero

mucho y espero encontrar alguna

vez el lugar para grabarlas de

una”. —manuel novo

FOTO: ARCHIVO

febrero 2020 #31

More magazines by this user
Similar magazines