Conflicto armado

gclaranolasco


Conflicto armado

Se conoce comúnmente

como guerra civil de El

Salvador al conflicto bélico

interno ocurrido en el

país centroamericano, en el que

el ejército gubernamental —

la Fuerza Armada de El

Salvador (FAES)— se enfrentó

a las fuerzas insurgentes

del Frente Farabundo Martí

para la Liberación

Nacional (FMLN). El conflicto

armado nunca fue declarado en

forma oficial, pero se

considera usualmente que se

desarrolló entre 1979 y

1992,10 aunque el país vivió un

ambiente de crisis política y

social durante la década

de 1970.

El número de víctimas de esta

confrontación armada ha sido

calculado en 75 000 muertos y

desaparecidos.1112 El conflicto

armado concluyó, luego de un proceso

de diálogo entre las partes, con la

firma de los Acuerdos de Paz de

Chapultepec, que permitió la des

movilización de las fuerzas rebeldes y

su incorporación a la vida política del

país. No obstante, El Salvador ya

había sufrido anteriormente, al

menos una guerra civil,

entre 1826 y 1829, cuando formaba

parte de la República Federal de

Centro América.


Los

gobiernos

militares

en el

conflicto

En diciembre de 1931, el

general Maximiliano Hernández

Martínez se convirtió en Presidente de

El Salvador, después del derrocamiento

del gobernante civil, Arturo Araujo. Con

el general Hernández Martínez se inició

una sucesión de gobiernos militares que

habrían de regir el país hasta 1979.

La concentración de la tierra en pocas

manos y las enormes desigualdades

sociales generaron un levantamiento

campesino e indígena en 1932, que fue

brutalmente reprimido, con cerca de

30.000 muertos. El régimen de

Martínez se consolidó después de

contener la rebelión, manteniéndose en

el poder hasta 1944. En la década de

1950, los gobiernos de los

coroneles Óscar Osorio y José María

Lemus, impulsaron algunas reformas


En los años 70

Durante la década de 1970, El Salvador se

transformó progresivamente en un

hervidero social. La falta de libertades, la

abismal brecha entre ricos y pobres (el

10 % de la población disfrutaba del 80 %

de las riquezas del país), sumados a la

creciente tensión internacional entre

occidente y el bloque comunista,

contribuían a caldear el país.

civil conformó la coalición

denominada Unión Nacional

Opositora (UNO) que presentó como

candidato presidencial, al exalcalde

de San Salvador, José Napoleón

Duarte. Luego de los comicios, el

Consejo Central de Elecciones,

declaró ganador al candidato oficial,

Coronel Arturo Armando Molina. La

UNO realizó denuncias reiteradas

sobre un fraude electoral de

grandes proporciones:

En 1970, surgieron las Fuerzas

Populares de Liberación

Farabundo Martí (FPL), una

escisión del Partido Comunista

Salvadoreño (fundado en 1930).

En febrero de 1971, el «Grupo»,

una organización formada por

estudiantes universitarios,

(antecedente del Ejército

Revolucionario del Pueblo, ERP)

secuestró y dio muerte al

empresario Ernesto Regalado

Dueñas, en la primera acción

armada de un grupo de izquierda

revolucionaria.


Las causas del

conflicto armado

El objetivo del FMLN era tomar

el poder a través de la vía

armada, sacar a los militares del

control del gobierno e instaurar

una sociedad de corte socialista;

mientras la FAES tenía como

objetivo conservar el estado de

cosas existentes. Es decir,

mantener el control del gobierno

y proteger los intereses de los

grupos económicamente más

poderosos que por años se habían

beneficiado económicamente a

partir del control del aparato

gubernamental.

Una guerra civil es cualquier

enfrentamiento bélico cuyos

participantes no son en su mayoría

fuerzas militares regulares, sino que

están formadas u organizadas por

personas generalmente de la

población civil. En la guerra civil

salvadoreña el enfrentamiento

armado se llevó a cabo entre las

fuerzas guerrilleras del FMLN y la

Fuerza Armada de El Salvador

(FAES).


El tiempo que duro la guerra

Desde 1981 hasta Los Acuerdos de Paz de

Chapultepec fueron un conjunto de

acuerdos firmados el 16 de enero de 1992

entre el Gobierno de El Salvador y el

Frente Farabundo Martí para la Liberación

Nacional (FMLN) en el Castillo de

Chapultepec, México, que pusieron fin a

doce años de guerra civil en el país.

El desenvolvimiento de

la guerra civil

La mayoría de estudiosos de la guerra

civil establecen su inicio en 1981. Sin

embargo, hay que hacer notar que desde

principio de los años setenta surgieron

varias organizaciones armadas

revolucionarias, tales como las Fuerzas

Populares de Liberación (FPL, en 1971),

el Ejército Revolucionario del Pueblo

(ERP, en 1972) y a mediados de la

década las Fuerzas Armadas de

Resistencia Nacional (FARN, en 1975) y

el Partido Revolucionario de los

Trabajadores Centroamericanos (PRTC

en 1976) que ejecutaron acciones

militares en contra de los cuerpos de

seguridad, secuestros de prominentes

empresarios y políticos y asaltos a

bancos.


Contexto internacional

sobre el conflicto

La guerra civil de El Salvador, ha sido

considerada como uno de los conflictos

derivados de la confrontación ideológica,

política y militar entre la Unión Soviética y

los Estados Unidos (con sus respectivos

aliados), conocida como Guerra Fría. Los dos

bandos en pugna en el conflicto salvadoreño,

estaban influenciados por la contienda

global. El Gobierno de El Salvador había

mantenido una firme alianza con los Estados

Unidos desde mediados del siglo XX.

Oficiales del ejército gubernamental, la

FAES, recibieron adiestramiento en

centros militares estadounidenses como

la Escuela de las Américas aún en la época

anterior al conflicto bélico salvadoreño,

obteniendo el apoyo de los gobiernos

de Jimmy Carter, Ronald Reagan y George

H. W. Bush.

Por otra parte, algunos

movimientos de izquierda que

conformaron el FMLN, en especial,

el Partido Comunista Salvadoreño,

mantenían relaciones de

cooperación con la URSS, los

países del bloque socialista

de Europa del

Este, Cuba y Nicaragua aunque su

intervención en el conflicto fue de

forma ideológica,

únicamente Nicaragua dio apoyo

al FMLN, brindándoles armamento

hasta 1982.

Aunque, El Salvador fue víctima de

la Guerra Fría, solo uno de los

contendientes de esta, dio apoyo

formal en la Guerra Civil.


El

conflicto

armado en

su etapa

más fuerte

Hacia 1979, la violencia entre el gobierno

derechista y la oposición izquierdista

degeneró en una guerra civil. La izquierda

se organizó en la agrupación que buscaba

recoger el testimonio de Farabundo Martí,

el denominado Frente Farabundo Martí para

la Liberación Nacional (FMLN), liderado

por Schafik Handal, Salvador Cayetano

Carpio y Joaquín Villalobos, con apoyo de los

sectores campesinos organizados en las

zonas rurales y entre los sectores obreros

urbanos. El 24 de

marzo de 1980 el Arzobispo de San

Salvador, Monseñor Óscar Arnulfo Romero,

se presume, fue asesinado por Marino

Samayor Acosta, bajo las órdenes

de Roberto d'Aubuisson.

fusiles de asalto M16 de 5,56 x 45 mm,

que fue el más usado por la FAES;

algunas unidades de esta usaron los

fusiles de asalto Heckler & Koch

G3 alemán, de 7,62 x 51 mm, IMI

Galil israelí de la misma munición del

M16 y el subfusil Uzi israelí de 9 mm

El gobierno, por su parte, movilizó

al ejército y a la policía a fin de

combatir a la insurgencia. Con

apoyo del gobierno

norteamericano, se estableció

los Batallones de Infantería de

Reacción Inmediata (BIRI), entre

estas unidades de élite, el

denominado Batallón Atlacatl.

El gobierno de Estados

Unidos envió al ejército

salvadoreño, la Fuerza Armada de

El Salvador (FAES),

el subfusil Uzi israelí de 9 mm.


Periodismo en

la guerra

El periodismo en El Salvador tuvo que

adaptarse a la guerra civil, ya que eran

periodos de crisis, en el cual el papel ideal

que debía tener un periodista era

denunciar las injusticias que se

enfrentaban, sin embargo no todos

cumplían ese papel debido a la censura de

información y otros riesgos que corrían.

Los medios de ese entonces (prensa, radio

y televisión) tenían que adaptarse y contar

la historia como podían, no como debían.

El periodismo de guerra se caracterizaba por tener hechos visuales

que hablaban por sí mismos, sin necesidad de análisis, constatación de

datos, ni de fuentes. La guerra determinó la forma en que trabajaban

los periodistas, ya que los riesgos a los que estos se enfrentaban eran

distintos de acuerdo al medio para el que trabajaban o las zonas en las

que hacían cobertura.


G W M E T D G M H C

F U F U E R Z A O O

M U E R T E B X M N

L E Y R I G J I I F

N W J B R E L M C L

C I V L Ñ A Z I I I

F W D M K Y H L D C

A H J E E U C I I T

E F L D H D Y A O O

S A Ñ I F A T N F H

Encuentra en la sopa

• Guerra

• Ayuda

• Muerte

• Maximiliano

• Conflicto

• Homicidio

• Fuerza

• Ley

• FAES

• FMLN

O I K O C T B O A P

Retos del periodismo

El periodista de guerra debió adaptarse a las

situaciones que afrontaba la sociedad salvadoreña,

y a los diferentes retos que afrontaba. por

ejemplo:

Transportarse de un lugar a otro era bastante

complicado, puesto que ambas partes de la guerra,

se tomaban posesiones de tierra donde era difícil

llegar.

El equipo, ya que era difícil llevar de un lugar a

otro, además la inseguridad no tampoco permitía

que llevaran el equipo adecuado.

La censura de información, ya que muchos medios

se auto censuraban por miedo a las represalias que

podían tomar los dos bandos contra la información

que se publicaría.


Consecuencias

del conflicto

Se estima que la guerra dejó un saldo de 75 000

muertos, en su mayoría civiles. Si se tiene en

cuenta que en la década de 1980 la población de El

Salvador rondaba los 4,5 millones de habitantes,

ello equivale a decir que casi el 2 % de la

población perdió la vida en el conflicto. Decenas

de miles de personas resultaron heridas

físicamente (como consecuencia de armas de

fuego, explosiones, minas antipersonales, etc.) y

miles de ellos quedaron con mutilaciones que los

incapacitaron de por vida. Miles, también,

resultaron con graves secuelas psicológicas (si se

tiene en cuenta las violaciones a las que fueron

sometidas incontables mujeres y las torturas y

vejaciones que padecieron otros tantos hombres).

Numerosos niños quedaron huérfanos de padre,

madre, o ambos.

Los daños materiales fueron cuantiosos.

Puentes, carreteras, torres de

transmisión eléctrica, etc. resultaron

destruidos o severamente dañados; la

fuga de capitales, y la retirada del país

o el cierre de innumerables empresas

hizo que la economía del país se

estancara durante más de una década.

La reconstrucción de la infraestructura

se ha prolongado hasta la actualidad.


La paz después

del conflicto

Tras intensas negociaciones, la

ONU diseñó un plan, a cumplirse

por etapas, según el cual:

Los rebeldes debían destruir sus

armas e indicar la localización de

todos sus arsenales y municiones.

Asimismo, debían desmovilizarse y

permitir el paso de las autoridades

y la policía.

En 1990 las dos partes aceptaron que la

guerra era interminable y que ninguna de

las partes ganaría militarmente, así que

el FMLN dio ofertas de paz al principio

de la guerra, los cuales el gobierno

rechazo o no tomaban en serio las

negociaciones, pero después de

la Ofensiva Hasta el tope el presidente

de la república Alfredo Cristiani y otros

funcionarios del gobierno debieron de

aceptar a regañadientes, se logró que

la ONU oficiara de mediador en el

conflicto y se iniciaron conversaciones a

fin de encontrar una solución a la guerra.

El gobierno debía, por su parte,

desmovilizar al ejército, la policía y

desarticular a los escuadrones de la

muerte.


La firma

de los

acuerdos

de paz

Los Acuerdos de Paz de El

Salvador fueron un conjunto de

acuerdos firmados el jueves 16 de

enero de 1992 entre el Gobierno

de El Salvador y el Frente

Farabundo Martí para la Liberación

Nacional (FMLN) en el Castillo de

Chapultepec, México, que pusieron

fin a doce años de guerra civil en el

país.

Las primeras negociaciones

entre gobierno y guerrilla

fueron acercamientos al

diálogo, sin obtener

verdaderos acuerdos que

derivasen en el fin del

conflicto. Tras varias rondas

de negociación, el número de

víctimas seguía creciendo y la

polarización política

dificultaba la finalización

pacífica del conflicto


Complejo Educativo Católico

´´Nuestra Señora del

Rosario´´

¨Refuerzo PAES¨

Alumno: Gustavo Alejandro Clará Nolasco.

Docente: Mirian Veronica Dubon.

Materia: Estudio Sociales.

Similar magazines