Suplemento Revista Pesca julio 2020

mkisner

Este suplemento condensa las tres ediciones de la Revista Pesca referidas a gobernanza, formalización y política pesquera en tiempos electorales. Presenta también una imagen del bicentenario de la independencia del Peru.

EDICION DIGITAL SUPLEMENTO JULIO 2020 www.revistapesca.blogspot.com

FORMALIZACION

GOBERNANZA

PLANES DE GOBIERNO

LA PESQUERIA DEL PERU

NIÑOS HAMBRIENTOS EN UN MAR DE PROTEINA ABUNDANTE

EL BICENTENARIO

ASI SE HIZO LA HISTORIA

Revista Pesca Suplemento julio 2020 1


Fundada en 1960 SUPLEMENTO ESPECIAL: POLITICA JULIO 2020

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia de la

necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del cuidado del

medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre la

problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis individual.

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos firmados,

los cuales son de responsabilidad de sus autores.

A un año de que un nuevo gobierno asuma la conducción del país, este suplemento

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

presenta una imagen del bicentenario de la independencia e integra las tres ediciones

de la Revista Pesca referidas a gobernanza, formalización y política pesquera en

tiempos electorales.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 2


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 3


EDITORIAL

Con demasiada frecuencia las administraciones de Pesca son retiradas de la función y nuevas autoridades asumen

los cargos que dejan. Veinte ministros, quince vice ministros en 18 años y un sector pesquero con prácticamente

los mismos problemas, que quedan sin ser resueltos.

Muy pocos titulares del pliego de Producción pasarán a la historia como responsables de algún hecho o norma

realmente trascendente como para que sean dignos de ser recordados, para bien o para mal. La mayor parte,

en corto tiempo, habrán sido olvidados como cualquier personaje que atraviesa por un período de la historia

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

sin haber dejado huella significativa, o lo que es peor, ninguna huella, ningún recuerdo. Se van sin pena ni gloria,

dejando a la pesca igual como la encontraron, condenados al olvido de la gente a la que pudieron servir y

no lo hicieron.

Este es el resultado de la existencia del Ministerio de la Producción. No podría asegurarse, sin embargo, que si

hubiese existido un Ministerio de Pesquería en manos de los mismos personajes el resultado hubiese sido distinto.

No es el tipo de Ministerio el que decide el rumbo que llevará, sino el titular del pliego.

Para mal de la pesquería peruana, son pocos aquellos que se comprometieron con el sector y aportaron algo a

su desarrollo y progreso. La pesquería necesita de funcionarios con alma y con compromiso.

Nos hemos democratizado, lo que implica que en nombre de esa democracia debemos soportar, muchas veces,

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

funcionarios sin competencias ni experiencia para administrar un sector tan particular como el pesquero.

¿Qué le espera al sector con el nuevo gobierno en 2021, en un escenario tan especial como el que se vive en

esta época de pandemia?

Revista Pesca Suplemento julio 2020 4


OBJETIVOS DE LARGO PLAZO DE UN PLAN

NACIONAL PARA LA PESCA

La actividad pesquera existe en función de la disponibilidad de recursos pesqueros. Especies extinguidas no podrían ser

reguladas ni mucho menos utilizadas. Bajo esa premisa fundamental, se plantea que el primer objetivo estratégico de

largo plazo para una política y un plan de gobierno para el sector pesquero, debe ser:

1. Asegurar la sostenibilidad, sino de todas, por lo menos de las principales especies dedicadas al Consumo Humano

Directo.

La razón de ser del Estado y de la política es y debe ser el ciudadano, la gente, las personas. La primera necesidad de

ellas es alimentarse, por lo tanto regular recursos hidrobiológicos debe tener como segundo objetivo estratégico de largo

plazo:

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

2. Proporcionar alimentación de origen hidrobiológico a la población peruana en primera prioridad y en especial a las

poblaciones vulnerables.

Alrededor de estos objetivos sectoriales, que se convierten en la visión de un Estadista, se desarrolla técnicamente cualquier

metodología de planeamiento estratégico que incluyen una serie de políticas, estrategias, acciones y actividades

que conduzcan al cumplimiento de los objetivos.

Objetivos secundarios de corto y mediano plazo que complementan a los principales y que son multisectoriales, podrían

ser los siguientes:

1. Formalizar debidamente a todas las embarcaciones pesqueras artesanales y de menor escala, así como a las de

mayor escala que aún continúen en la informalidad.

2. Eliminar el vertido de contaminantes al mar, ríos y lagunas.

3. Integrar un solo plan nacional todos los programas existentes para promoción de productos hidrobiológicos y enfocarlos

a educación al consumidor y creación del hábito de consumo

4. Promover el desarrollo de una infraestructura de distribución y comercialización de productos hidrobiológicos para

el mercado interno.

5. Actualizar el censo de pescadores artesanales y embarcaciones pesqueras artesanales

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

6. Reestructurar la distribución del pago por derechos de pesca, tanto en su empleo como RDR del PRODUCE como

del canon pesquero.

7. Negar la prestación de servicios logísticos en puertos peruanos a las flotas pesqueras de bandera extranjera que

realizan faenas de pesca en la zona adyacente al dominio marítimo peruano.

Para que un Presidente realmente interesado en la pesquería y en la alimentación nacional pueda implementar estos objetivos,

requiere de un equipo técnico experimentado, con vocación de servicio, comprometido con el sector y con alma.

No lo podrá hacer con gestores públicos, tecnócratas inexpertos, ni con cortesanos sumisos cuyo único interés son ellos

mismos.

Que esto ocurra solo será posible con la participación, compromiso y acción de los ciudadanos del Perú.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 5


EL SECTOR PUBLICO

La siguiente nota es de un medio foráneo; pero no deja de llamar la atención la similitud de la situación con la peruana.

Parece que el modelo, a nivel mundial, tiene similares problemas. Vale la pena revisarlo y analizarlo y hacernos varias

preguntas que nos conduzcan a idear, proponer y/o ejecutar acciones que pongan fin a la secular forma de manejar las

cosas públicas:

Cada presidente elegido democráticamente, en nombre de esa democracia y bajo el amparo y protección de la Constitución

y la leyes, designa a los funcionarios públicos de su confianza y estos a su vez a sus equipos de trabajo, de su confianza

también. Pero si el sistema es o fuese tan excelente, ¿porqué en el caso pesquero los problemas vienen siendo los

mismos desde haca muchos años y en algunos casos no solo no se mejora sino que empeoran?

¿Porqué vemos como una constante la designación de funcionarios que, sin menoscabo de sus capacidades y cualidades

personales, no están capacitados para manejar asuntos pesqueros porque no los conocen ni tienen experiencia alguna?

¿Acaso es el sector público una escuela de aprendizaje? Podría aplicar a profesionales jóvenes de especialidades afines a

la pesca que recién empiezan sus carreras, pero es inaceptable para funcionarios con nivel jefatural o directivo que disponen

de poder para ejecutar acciones.

POR UN SECTOR PÚBLICO CAPAZ DE LIDERAR LA

RECUPERACIÓN

La Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia crucial

de lo público, pero también sus insuficiencias. El personal

de la Administración implicado en la provisión de

servicios esenciales ha respondido de forma excelente,

con un comportamiento ejemplar de muchos colectivos

profesionales: sanitarios, Unidad Militar de Emergencias,

Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, docentes, empleados

de servicios logísticos y de mantenimiento, servicios sociales,

entre otros.

Pero el sistema, como tal, ha fallado, mostrando escasa

anticipación, trabas burocráticas y déficits de agilidad

que han afectado a la compra de mascarillas, la fabricación

de ventiladores o gestión de las ayudas; problemas

de gestión de datos que reflejan déficits de personal

cualificado en este campo, mientras las profesiones jurídicas

y las categorías de cualificación técnica media y

media baja siguen siendo muy abundantes. Otros desajustes

han derivado de problemas no resueltos de colaboración

entre administraciones que caracterizan a nuestro

modelo de gobernanza multi-nivel, y que han dado

lugar a episodios disfuncionales de mayor o menor calado

a lo largo del estado de alarma.

Muchos de estos problemas no son nuevos. Reflejan, por

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

una parte, la lentitud con que los cambios suelen llegar,

más allá de la superficie, a la Administración pública. Por

otra parte, son carencias que derivan del escaso interés

que la política viene prestando a las reformas de la Administración,

más allá de los debates ideológicos y retóricos

entre una derecha atea, que parece no creer en la

capacidad del sector público para evolucionar y reformarse,

y una izquierda beata, que lo contempla como si

fuera moralmente superior e infalible.

Las crecientes demandas sociales derivadas de la crisis

agudizan estas deficiencias. Nuestros gobiernos y administraciones

abordan hoy un reto descomunal: uno de

los momentos más difíciles de la historia del país, con

déficits presupuestarios perennes, estructuras administrativas

caducas y una clase política desorientada. Los

ingentes recursos, internos y externos, que habrá que

invertir en la recuperación y en la atención a los más vulnerables

corren el riesgo de perderse, llegar tarde o no

Revista Pesca Suplemento julio 2020 6


ser debidamente aprovechados si no se ponen al día los

circuitos y mecanismos de nuestro sector público. Piénsese

en la aplicación efectiva del Ingreso Mínimo Vital o

en la gestión de los proyectos que deberá financiar el

fondo europeo de reconstrucción, en un país al que los

datos de la Comisión Europea sitúan en el furgón de cola

en cuanto al nivel de ejecución de los fondos estructurales.

Es hora de extraer conclusiones de lo ocurrido, recuperar

diagnósticos existentes desde hace años y habitualmente

relegados, y pensar en reformas que garanticen que el

sistema público se sitúa en condiciones de liderar la recuperación

y el futuro de nuestro país. Para hacerlo, esta

crisis constituye una nueva ventana de oportunidad. Las

reformas más importantes se dieron en países devastados

por crisis graves, como derrotas militares (son los

casos de Japón o Alemania tras la Segunda Guerra Mundial),

recesiones económicas (como Nueva Zelanda en

los 80 o Suecia en los 90) o corrupción sistemática

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

(como Reino Unido a principios del siglo XIX o Estados

Unidos a principios del XX).

La reflexión debe ir más allá de la necesidad de ajuste.

El escenario fiscal obligará sin duda a contener, simplificar

y reducir, y algunas medidas de ese tipo son necesarias

y saludables, pero sólo con ellas no se dispondrá de

un sector público como el que precisamos. La experiencia

de lo ocurrido durante la Gran Recesión de 2008-

2013 nos enseña que los ajustes sin reformas empeoran

la situación, en tanto que los ajustes con reformas meramente

aparentes o nominales distraen del problema y no

lo resuelven. Para que España pueda hacer frente con

éxito al escenario post-Covid-19, necesitamos actuar en

cuatro grandes ejes: innovación y evaluación;

internalización de la inteligencia y externalización

del trámite; diversificación y flexibilización del empleo, y

liderazgo y gestión profesional.

Innovar y evaluar de modo transparente

Son dos verbos que la Administración apenas conjuga.

Tenemos un sector público más preparado para seguir

pautas establecidas, propias de escenarios estables, que

para manejar entornos de cambio y disrupción tecnológica

que obligan a gestionar innovación, y que requieren

que ésta se haga de forma transparente y abierta al escrutinio

social.

La crisis nos exige una gestión pública crecientemente

basada en datos y evidencias. La disponibilidad masiva

de información y la aceleración del cambio tecnológico

nos pueden ayudar a conseguirlo, pero se hace imprescindible

facilitar la formación de núcleos y laboratorios

de innovación en políticas públicas, dotados de un funcionamiento

autónomo y flexible y capaces de hacer un

progresivo uso de los hallazgos de la economía del comportamiento,

de impulsar y aprovechar la transformación

digital y de desarrollar aplicaciones de inteligencia artificial

en el diseño y la prestación de los servicios públicos.

Al mismo tiempo, esta orientación innovadora exige poner

el foco en las verdaderas prioridades de la sociedad

y desarrollar los mecanismos de evaluación de los impactos

de las políticas públicas. Debemos pasar de medir

los outputs a medir los outcomes. Para ello, hay

que construir organismos evaluadores profesionales y

dotarlos de la independencia que los haga fiables y creíbles.

Necesitamos una Administración capaz de trabajar

de forma totalmente íntegra y transparente, de rendir

cuentas de un modo efectivo y de abrirse proactivamente

al escrutinio social. No hay mejor modo de combatir la

corrupción y de recuperar la confianza de los ciudadanos.

Internalizar inteligencia, externalizar el trámite

Nuestro sistema público padece un déficit cognitivo severo

que le hace muy difícil anticipar los cambios y responder

con eficacia a los retos que le plantea la combinación

de una sociedad global hiperconectada y una revolución

científica y tecnológica sin precedentes. La baja cualificación

de muchas tareas y el envejecimiento de las dotaciones

agravan este diagnóstico. Los actuales sistemas

de retribución sitúan por encima del mercado el coste

del trabajo de menor nivel, mientras ofrecen salarios po-

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

co estimulantes a los profesionales de mayor cualificación

como médicos, científicos o expertos en tecnologías

de vanguardia.

Ingentes recursos de la Administración se dedican hoy a

actividades rutinarias, poco creativas o de trámite que,

más pronto o más tarde, serán automatizables y que en

muchos casos podrían gestionarse a través del mercado.

En cambio, se necesita incorporar a las organizaciones

del sector público dosis masivas de talento. Esta necesidad

es apremiante, tanto en las áreas regulatorias, preci-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 7


sadas de entender y anticipar los impactos de la innovación

en campos emergentes como en las áreas de servicio,

sometidas a la rápida evolución de las tecnologías.

Se hace imprescindible, de entrada, dar prioridad a la

captación de inteligencia e incorporar al sector público

nuevas competencias en las áreas más conectadas

con la innovación. Los cientos de miles de jubilaciones

previstas para los próximos años deben ser aprovechadas

para poner en marcha planes contundentes de cualificación

y rejuvenecimiento de las plantillas. Se debe evitar,

tanto la reproducción de perfiles profesionales que

no satisfagan las necesidades futuras como las amortizaciones

indiscriminadas de puestos derivadas del ajuste

fiscal que será inevitable.

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

Incorporar empleo joven altamente cualificado obliga

a implementar transformaciones profundas en los sistemas

de reclutamiento, haciéndolos más ágiles y atractivos

para las nuevas generaciones. Por otro lado, será

imprescindible invertir la lógica de los sistemas de compensación,

ajustándolos a los mercados salariales de referencia

e incentivando la atracción del mejor talento.

Diversificar y flexibilizar el empleo

El empleo público sigue adoleciendo de una regulación

exageradamente uniforme que no se corresponde con la

pluralidad de su composición y con el carácter diverso de

las funciones y tareas que se realizan en la Administración.

Este marco uniforme está compuesto, además, por

procedimientos y prácticas que introducen una considerable

rigidez en los mecanismos de gestión de las personas,

lo cual lleva consigo importantes restricciones a la

calidad de la gestión, la adaptación a los cambios, las

mejoras de eficiencia y la capacidad de innovación.

Las regulaciones del empleo público deben garantizar los

principios constitucionales de mérito y capacidad, pero

deben hacerlo diferenciando claramente entre el ejercicio

de potestades públicas y la actividad –muy mayoritaria

en cuanto al número de personas implicadas– de producción

de servicios públicos. Si para las primeras tienen

sentido arreglos jurídicos cuya prioridad es preservar ante

todo la imparcialidad e independencia de quienes las

ejercen, los segundos necesitan regímenes de empleo

diversos, más flexibles, más próximos al régimen común

del trabajo por cuenta ajena, y con el foco puesto en el

talento, el rendimiento, el aprendizaje y la adaptación al

cambio.

Este empleo público más diverso y flexible que necesitamos

debe albergar una pluralidad de fórmulas contractuales

y de servicio. Se necesitan prácticas flexibles de

gestión de las personas, en materia de acceso y desvinculación,

duración, movilidad, evaluación, desarrollo e

incentivación que se adapten a esa diversidad. Al mismo

tiempo, para administrar este tipo de sistema resulta imprescindible

descentralizar las funciones de gestión de

personas, aproximándolas a las direcciones de las diferentes

entidades, organismos, unidades y equipos.

Fortalecer las garantías de integridad en la actividad de

los servidores públicos, en este entorno de cambios profundos

y acelerados, debe presidir estas reformas. En

definitiva, el empleo público se juega su futuro en cuatro

grandes ámbitos: refuerzo de los valores, planificación,

fortalecimiento y puesta al día del sistema de mérito y

gestión de la diferencia.

Liderar y gestionar

Nuestra Administración pública está más acostumbrada

a hacer cosas que a conseguir que pasen

cosas; le resulta más fácil remar que llevar el

timón. Siguen predominando, además, en su relación

con otros actores sociales, los modelos autosuficientes

y verticales, a pesar de que la creación

de valor público es, en este tiempo, una tarea cada

vez más colaborativa.

Por otra parte, ganar eficiencia y mejorar la calidad del

gasto público será crucial en el nuevo entorno de fuerte

limitación de recursos. Eso requiere mejorar significativamente

la capacidad gerencial. En nuestra Administración,

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

el desarrollo de la gestión pública se ha visto constreñido

tanto por la colonización política del espacio directivo,

frecuentemente denunciada, como por las limitaciones

del modelo burocrático de función pública para producir,

reconocer e instalar capacidades directivas en la Administración.

En el contexto económico y social que abordamos, se

hace necesario que el sector público interiorice un papel

estratégico, cuyo eje es el liderazgo de procesos sociales

capaces de producir un alto impacto en las áreas donde

Revista Pesca Suplemento julio 2020 8


se concentran las prioridades del país. Ejercer este rol

obliga a adoptar enfoques colaborativos y abiertos a los

actores económicos y las organizaciones de la sociedad

civil. Requiere el uso de aquellas modalidades de gestión

de servicios más adecuadas para cada caso, ya sea con

medios internos o externos. Obliga a desarrollar activamente

fórmulas –algunas bien conocidas, otras emergentes–

de colaboración público-privada. Implica el trabajo

en red y la apertura a la coproducción de servicios

con los ciudadanos.

En paralelo, será imprescindible delimitar con mayor

precisión los marcos de responsabilidad de la

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

política y la gestión al interior de las instituciones.

La política debe visualizar de una vez por todas el

valor añadido que, para su óptimo funcionamiento

y legitimación, tiene disponer de estructuras directivas

profesionales en la Administración. La reforma

de la alta Administración es una propuesta

política y en beneficio de la buena política. Esta

delimitación debe ser la base para articular diseños organizativos

descentralizados que permitan a los directivos

la autonomía de gestión necesaria para responsabilizarse

de crear valor en el ámbito que les es propio.

Disponer de esta capacidad gerencial hace imprescindible

y urgente la construcción de un régimen jurídico específico

de dirección pública profesional, que preserve a

ésta de las turbulencias del ciclo político-electoral, sin

confundirla con la función pública ordinaria ni pretender

aplicarle los esquemas propios de ésta. Sobre esta base,

será necesario desarrollar mecanismos de gestión por

resultados; crear, sobre ellos, marcos claros de responsabilidad

gerencial y diseñar sistemas de incentivos a la

eficiencia.

Este conjunto de orientaciones que proponemos no

constituye una reforma de carácter sectorial, que deba

ser pensada por funcionarios y hecha para funcionarios.

Se trata de cambios cuya dimensión y significado los incluye

en el ámbito de las reformas estructurales, es decir,

de aquellas transformaciones profundas que, como

ocurre en campos como la fiscalidad, las pensiones, la

educación o el empleo, son necesarias para que no se

detenga el progreso económico y social de los países. Y

que, por tanto, exigen un consenso entre las principales

fuerzas políticas. No saldremos bien de la enorme

crisis económica y social que nos lega la pandemia

sin ocuparnos de nuestro sector público e incluir

su reforma en la agenda política de reformas

institucionales que resultará necesario emprender

en los próximos meses.

(Firman también este texto Marc Esteve, Mila Gascó,

Rafael Jiménez Asensio, Fernando Jiménez, Guillem

López Casasnovas, Juan Luis Manfredi, Elisa de la

Nuez, Carles Ramió, Luz Rodríguez, Carlos Sebastián,

Maite Vilalta y Manuel Villoria)

**

Fuente

http://agendapublica.elpais.com/por-un-sector-publico-capazde-liderar-la-recuperacion/

Nuestra dilatada experiencia de vida nos enseña que los políticos en general son recursos renovables

y no extinguibles.

Todos los lineamientos de política que pudieran ser diseñados debieran obedecer a principios

y valores y quien no los tenga será incapaz de ordenar y gestionar un sistema distinto al vigente

que prioriza el objetivo del "éxito en la vida" medido por la cantidad de bienes materiales

acumulados y no por la calidad humana individual y el bienestar comunitario.

Alfredo García.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 9


BICENTENARIO REPUBLICANO:

DOLOR, RESILIENCIA Y ESPERANZA

La historia es una pesadilla de la que estamos intentando

despertar” es una de las potentes sentencias de James

Joyce que puede ayudarnos a poner en perspectiva la

discusión en torno a nuestro bicentenario. El que, desafortunadamente,

estará marcado por un evento inédito.

Una pandemia mundial que ha paralizado el planeta

mostrando nuestras enormes carencias, así como también

la terca apuesta por la vida que ha marcado la historia

del Perú. La pregunta que ronda en la mente de

muchos es: ¿quién está de ánimo para celebrar en medio

DIFERENCIAS de una emergencia sanitaria ENTRE los doscientos ATN Y años BONITO de una

república agrietada que hace agua por todos lados? Considerando

nuestro sistema de salud, a punto de colapsar,

y una pobreza que avergüenza, ¿somos realmente treinta

millones de hombres y mujeres libres? ¿Gozamos todos

de la “dignidad republicana” a la que se refirió alguna

vez Faustino Sánchez Carrión? Una buena manera de

abordar esta “conmemoración” marcada por la tragedia

es regresar al hito fundante: un mundo plagado de conflictos

y problemas, algunos de ellos, paradójicamente,

similares a los que estamos viviendo en la actualidad.

Un retorno a los orígenes de la república permite analizar

sus desafíos, sus limitaciones y la promesa de bienestar

y felicidad que, luego de una guerra a sangre y fuego,

fue celebrada con causa, pisco y música a lo largo y ancho

del Perú. Porque María Parado de Bellido, los

“patrianos” guerrilleros de la sierra central o el valiente

chorrillano José Olaya tenían en su mente un sueño. Una

suerte de horizonte esperanzador que dista de esta enorme

desigualdad y frágil institucionalidad que nos interpela

diariamente porque atenta contra la democracia, base

fundamental de la república moderna que nos merecemos.

En 1821, el general San Martín no solo debió enfrentar al

ejército del rey sino a una terrible epidemia que diezmó

a los soldados que cruzaron los Andes para liberar primero

a Chile y luego al Virreinato del Perú. El batallón

cuatro de Chile desembarcó con 700 plazas y quedó reducido

a cuatro efectivos. Los valerosos Granaderos a

Caballo y Cazadores murieron por centenares, incluida su

oficialidad. ¿Qué enfermedad atacó a los miembros de la

expedición libertadora en vísperas de declarada la independencia

en la capital del poderoso virreinato? El general

Tomás Guido la denominó una “terciana y disentería”,

de la cual ni San Martín logró escapar. Luego de solicitarle

ayuda en dinero y medicinas a Bernardo O’Higgins,

el libertador le confesó: “Mi salud está sumamente abatida.

Antes de ayer me levanté después de siete días de

cama”. La epidemia perturbó de tal modo al recio militar

que escribió: “Estoy loco, créame usted de buena fe que

algunas veces me encuentro desesperado y he estado

pronto de ir a atacar al enemigo y aventurar la suerte en

una acción decisiva para salir cuanto antes de este infierno...”.

La adversidad que rodeó el evento histórico cuyo bicentenario

estamos a punto de celebrar fue enfrentada valerosamente

por médicos de la talla del afroperuano José

Valdez. A punta de quinina, cremor tártaro e incluso

agua de mar, Valdez luchó junto con Diego Paroissien y

Guillermo Giraldino contra una peste que fue cediendo

unos meses antes de la ceremonia del 28 de julio de

1821 en Lima. Si uno ve el colorido cuadro pintado por

Daniel Lepiani no es posible imaginar que la fanfarria

limeña fuera precedida de tanto dolor, desesperación e

incluso mortandad, tal como ha ocurrido a lo largo de

nuestra afligida historia republicana. Luego de la proclamación

vino la instauración del Protectorado, la lucha

entre republicanos y monarquistas, la expulsión del poderoso

ministro Bernardo Monteagudo, la renuncia de

San Martín, la instalación del Primer Congreso Constituyente,

la llegada de Bolívar y el triunfo en Ayacucho el 9

de diciembre de 1824.

Si uno analiza la historia republicana en el largo plazo

existen momentos durísimos, como la ocupación de Lima

y de la franja costera peruana luego de la derrota frente

a Chile, o el ataque brutal de Sendero Luminoso contra

el Estado y sus ciudadanos, del cual nos recuperamos a

punta de trabajo, esperanza y voluntad. Momentos de

reivindicación y orgullo, como la abolición de la esclavitud

y el tributo indígena en la Revolución Liberal de 1854

Revista Pesca Suplemento julio 2020 10


y la instauración de la jornada de las ocho horas en

1918, así como avances notables en la ciencia y en la

educación. Pienso en el sacrificio de Daniel Alcides Carrión,

la genialidad de Santiago Antúnez de Mayolo o la

mirada vanguardista de Constantino Carvallo, que revolucionó

nuestra pedagogía. Los logros de las mujeres

ilustradas del siglo XIX, muchas de ellas educadoras y

escritoras, son el claro antecedente de pintoras, escultoras,

poetisas y activistas políticas que, como María Elena

Moyano, enfrentaron con valor el horror de una violencia

que causó la muerte de miles de peruanos. Luego de

ella, Lima se convirtió en la esperanza de oleadas de

provincianos que buscaban una vida mejor. Muchos la

consiguieron y hay conmovedoras historias al respecto,

pero otra buena cantidad quedó atrapada en la pobreza

y la ausencia de oportunidades dando lugar a esa informalidad

que es a veces fuerza y otra debilidad, como lo

ha demostrado recientemente la pandemia.

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

Si tuviera que enumerar algunas de las razones por las

cuales una república fundada por provincianos bienintencionados,

aunque carentes de experiencia política, no

logró sus objetivos, que eran encomiables, mencionaría:

1) El desinterés por el bien común; 2) el desprecio por el

otro, a quien se considera inferior; y 3) una incapacidad

de tender puentes con los que discrepan de uno. Del

desinterés por el bien común nace la idea del Estado

como botín que cada oleada de pretendientes

al poder reparte a su antojo, llevándose por

delante los justos intereses del resto. El desprecio,

producto de una falsa superioridad -sea de clase, de raza

o de género- ha significado la ruptura de una convivencia

social sana capaz de crear un colectivo con ideales y

propósitos beneficiosos para todos. El enfrentamiento

permanente (a veces militar, otro político) ha modelado

una personalidad en la que no hay respeto por la opinión

ajena, la que más bien debe desacreditarse para enseñorear

la posición propia. Somos un país que no conoce el

diálogo alturado y mucho menos la construcción de proyectos

a largo plazo, siendo el único el meramente personal

o familiar.

Es por ello que los partidos no existen, ya que los que

asumen ese nombre son meros mascarones de proa para

un embate electoral en pos del poder. No es una coincidencia,

entonces, que la pandemia haga evidente ese

“abismo social” al que se refirió Jorge Basadre y que

desnude a ese “Estado empírico” copado por miles

de intereses particulares a los que poco o nada les

importa el interés nacional. Y, más aún, que el Congreso

actual funcione en una suerte de mundo paralelo

como plataforma electoral. Ello, mientras miles de peruanos

no encuentran un lugar para enterrar a sus muertos

en los cementerios y cientos más aún luchan por su vida

en hospitales carentes de camas y de doctores.

¿Qué nos salva? El amor por la vida y la necesidad de

ayudar a los demás que se hace notoria en tiempos de

crisis profunda. ¿Quién no recuerda los cientos de comedores

populares que surgieron en Lima entre los bombazos

de Sendero y los ajustes del fujimorato, alimentando

a un Perú hambriento y desolado? Yo veo surgir ese mismo

espíritu en esta pandemia, durante la cual conmueven

en el alma las jóvenes enfermeras y enfermeros embarcándose

en los aviones camino a Iquitos, algunos de

ellos portando la bandera del Perú. A los doctores desprotegidos

que siguen dando batalla en cada hospital de

Lima y provincias. Y me viene a la mente el recuerdo de

Juan Bustamante abogando por las comunidades puneñas

o el de Miguel Grau dando batalla a pesar de las divisiones

internas, la falta de apoyo estatal y el amor de

una familia que amaba y que dejaba atrás. Como muchos

peruanos, él entendió que el bien común es el valor

supremo de una república porque es lo que finalmente te

lleva al bien individual y a una convivencia pacífica en la

felicidad compartida.

Estamos muy tristes en vísperas de nuestro bicentenario,

pero tal vez ese dolor nos lleve a reflexionar sobre los

viejos ideales de justicia e igualdad, y luego de que la

plaga haya pasado estemos dispuestos a construir una

república en la que todos los peruanos sean representados,

apreciados y, sobre todo, amados. Es lo menos que

nos merecemos a doscientos años de optar por una libertad

que debe englobar todas las dimensiones de la

condición humana y, al hacerlo, finalmente hermanarnos

como una nación diversa y única. Como muy bien dice

nuestro lema patrio: “¡Firme y feliz por la unión!”.

Carmen McEvoy

25 Ensayos desde la pandemia para imaginar el Peru Bicentenario

Revista Pesca Suplemento julio 2020 11


EL BICENTENARIO: ¿QUE

CELEBRAR?

Marcos Kisner Bueno

Dentro de un año el Perú cumplirá doscientos años de

vida republicana y tendrá un nuevo gobierno. Depende

de nosotros optar por más de lo mismo, o por el cambio.

Ilustrados académicos y destacados profesionales en las

materias escriben, nos dicen cómo pensar y nos convencen

de que estamos en la edad dorada, que el crecimiento

del PBI remediará los males de toda la sociedad;

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

que la exportación de nuestros recursos alimenticios es

lo que más conviene al país, aunque nuestra población

sufra de hambre y anemia; que respetar las reglas de la

democracia es el primer mandamiento.

Crecimiento económico y democracia, son los nuevos

dioses, y la Constitución que los sustenta el nuevo Decálogo,

en nombre de los cuales debemos soportar durante

cinco años que se nos siga gobernando con corrupción,

robándonos, mintiéndonos, explotándonos y usándonos

para que unos pocos lucren y vivan bien. Se nos ha enseñado

a adorar el PBI, la democracia, el crecimiento

económico, la exportación…

Doscientos años de República Democrática no han mejorado

la situación de las poblaciones originarias que viven

en comunidades nativas o en poblaciones rurales dispersas

sin formar parte del sistema económico. Al igual que

la mayor parte de la población urbana que se desarrolla

en una economía informal de subsistencia y carente de

educación gracias al Decálogo no inclusivo de los nuevos

dioses.

A inicios del siglo XXI, se idealizaba que el estado peruano

tenía la capacidad de hacer un uso eficiente y equitativo de los

recursos económicos, sin embargo, estos recursos terminaban

centralizados, y no llegaban a la población objetivo porque

eran insuficientes para el sector rural y se caía en el clientelismo.

A pesar de que en el 2003, el enfoque de la descentralización

hizo posible que se articulara y transfirieran las competencias

de los programas sociales a los gobiernos regionales y

locales, esto no se reflejó en resultados concretos en los próximos

años. Esto se evidenció en el 2012, cuando las cifras arrojaban

que la pobreza urbana era de 18% mientras que la rural

llegaba hasta el 56%, concluyendo que la desigualdad urbanorural

se estaba agravando en los últimos años.

https://www.archdaily.pe/pe/939967/el-problema-de-ladistancia-tambos-como-oportunidad-proyectual-para-elterritorio-rural-peruano

El Perú cuenta con 47 lenguas indígenas habladas por

cerca de 4 millones y medio de peruanos y peruanas; 54

Pueblos Indígenas reconocidos oficialmente en la Base

de Datos de los Pueblos Indígenas del Ministerio de Cultura;

3 % de Población afroperuana concentrada en la

costa del Perú, desde la región de Tumbes hasta la de

Tacna; 170 expresiones y manifestaciones culturales vigentes

de diversos pueblos declaradas como Patrimonio

Inmaterial de la Nación.

La población empadronada en los centros poblados rurales

es de 6 millones 69 mil 991 personas que representa

el 20,7% de la población censada del país en 2017. ¿Qué

puede celebrar esta población en el bicentenario? ¿Qué

pueden opinar del modelo de los nuevos dioses? ¿Qué

tan diferente es su vida desde que San Martín proclamó

la independencia?

Parte importante de la población sigue con una calidad

de vida deplorable y lamentable. Poco o nada ha cambiado

en el Perú.

El siguiente comentario de Francisco Cohello, es abrumador

y confirma lo dicho líneas arriba:

Revista Pesca Suplemento julio 2020 12


Según el Banco Mundial, nos espera un decrecimiento del

12%, que constituye “el segundo más profundo de América

Latina y el Caribe solo detrás de Belice”. ¿Es todo culpa del

odiado COVID-19? Es evidente que algo no cuadra entre las

condiciones previas y la solidez macroeconómica que exhibía

el Perú, comparados con otras economías de la región, y su

estrepitoso desplome.

Es elocuente también que las cifras calamitosas del 2020 no se

condicen con los miles de millones extraídos del tesoro público,

el ahorro venerado por tantos años, las preciadas joyas de

la abuela hipotecadas a un plan que ¿hace agua? Cómo es

posible -preguntamos al MEF- que Argentina, que acaba de

caer en default, prevea una caída (7,3%) menos grave que la

del Perú. ¿O que las expectativas de Guatemala (-3%), El Salvador

(-5.4%) o Haití (-3.5%) tengan más oxígeno -

permítanme el sarcasmo- que la que hasta hace poco era considerada

una economía modelo de la región? ¿Por qué -

seguimos preguntando- Brasil (8%), México (-7.5), Colombia

(-4.9%) y Chile (-4.3%) nos superan con alevosía y ventaja?

¿En qué momento se jodió, más que otros, el Perú?

https://diariocorreo.pe/opinion/algunas-preguntas-para-mariaantonieta-alva-noticia/?ref=dcr

EL CRECIMIENTO ECONOMICO EN EL BICENTENA-

RIO

El crecimiento económico no es ya más que un discurso

para conservar el poder una vez que ha sido ganado en

elecciones democráticas. Permite, también, justificar a

los ojos de los necios el robo, la corrupción y las obras

faraónicas sobredimensionadas realizadas con sobornos.

Mañana todos los ladrones serán políticos.

El modelo se ha degradado hasta el punto de que no

queda ya de él más que una máquina que solo produce y

acapara, no comparte ni reparte. Para dar salida a su

producción obliga a los hombres a absorberla a través de

un mercadeo a veces invasivo y ofensivo usando la tecnología

moderna.

El libre mercado y el crecimiento del PBI no hacen sino

conducir a más de lo mismo: bonanza para quien más

tiene y el mismo status de miseria y aparente bienestar

para las grandes mayorías. Aparente porque como ha

demostrado la pandemia, nada era real. El modelo era

una ilusión que desapareció ante el primer gran impacto

de un desastre.

El país ha contraído un cáncer: esa proliferación desordenada

de políticos y sus partidos con todos sus parásitos.

Células inútiles como la burocracia inexperta e incompetente.

Son los mismos señores feudales de antes, la nobleza de

los viejos tiempos. Son los únicos favorecidos por el aumento

del PBI, las exportaciones, la democracia y el crecimiento

económico. Controlan el dinero, tienen el poder,

manejan los medios de comunicación. Crecen cada vez

más, se enriquecen mucho más.

Las mayorías no prosperan, como ha demostrado la pandemia:

servicios de salud y educativos inoperantes, servicios

sociales y de previsión inútiles e ineficaz reacción

ante una crisis.

Los millones de ciudadanos que viven de la informalidad

y los que viven en poblaciones rurales ¿creen, leen y/o

entienden los discursos y mensajes de los académicos

asentados en Lima alabando al modelo político y económico?

La clase media ha desaparecido por causa de su cobardía.

Como la nobleza de los últimos tiempos de la Monarquía,

no merecía ya más sus privilegios. Su sumisión al

poder político inepto y corrupto, sin la imaginación suficiente

para desterrarlo, la liquidó.

No hay mucho que nos diferencie de la sociedad feudal

de la Edad Media, salvo la tecnología, el manejo de los

medios de comunicación, las redes sociales y las mejores

posibilidades técnicas de mentir y ocultar la verdad.

El hecho es que el modelo político y económico es bueno

para los menos pero no beneficia a los más. Nos condena

a soportar políticos y funcionarios que nos mienten y

nos roban con total impunidad o, en el mejor caso, sancionados

por una justicia tan lenta que en la práctica de-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 13


ja de existir. No hay mecanismos que permitan a la ciudadanía

despedir a sus políticos o funcionarios. ¿Es un

designio divino, o el resultado de la indiferencia de todos

nosotros?

Se ha inventado un pecado nuevo, el cual consiste en

criticar la Constitución, una Carta Magna que consagra el

derechos de los ricos a seguir siendo ricos y condena a

los pobres y los ciudadanos comunes a seguir siendo el

combustible del sistema, los animales de tiro que jalan la

carreta del modelo político y económico a cambio de una

cuantas y siempre insuficientes monedas.

Con la desesperación de sus víctimas, han abonado su

sed de triunfo, sus apetencias de poder y su ambición,

un puñado de hombres. Siempre ha sido así, desde el

origen mismo de la República y así será por siempre si es

que la gente no reacciona. Esta degradación voluntaria

al nivel de manada gregaria, al grito de “democracia” de

los políticos, continuará destruyendo a las mayorías si es

que no se impulsa un cambio en nuestra sociedad.

En este contexto estamos obligados a elegir nuevas autoridades.

Debemos hacerlo en forma diferente revisando

bien a los candidatos, con la esperanza de que esta

vez sea diferente; pero preparados para hacer algo si

todo resulta ser igual.

Ello implica tomar conciencia de los problemas económicos

y de gobierno y abandonar un modelo que defiende

e impone la supremacía de la economía y de la democracia

por encima del ciudadano y sus derechos elementales.

Siendo que el político es una especie inextinguible y renovable,

es necesario que la sociedad diseñe un nuevo

modelo que limite su poder y lo controle con el objeto de

que se convierta en un elemento al servicio de la gente y

no en su depredador. Al mismo tiempo la Nación tiene

que reformar su estructura diseñando un nuevo modelo

que sea inclusivo, que integre a las poblaciones originarias

a la vida en común con los mismos derechos y atenciones,

cosa que hoy no ocurre. El marginamiento de un

importante sector de la población tiene que terminar

para que podamos festejar cada aniversario de la independencia

con legitimidad y honradez cívica, moral e intelectual.

Si algo debemos haber aprendido en doscientos años y

que gracias a la pandemia hemos confrontado, es que la

libertad declarada por San Martín es inútil e insuficiente

si no existen mecanismos de integración cultural, inclusión

social y económica e igualdad. Festejar la independencia

no puede consistir tan solo en la asistencia al circo

preparado por un Poder Ejecutivo que solamente ha

reemplazado al Virrey de la Colonia. Festejar la independencia

debe ser el reconocimiento de que todos tenemos

igualdad de oportunidades y de acceso a la educación, a

la salud, al trabajo y al control político.

Las ceremonias y desfiles anacrónicos deben ceder su

espacio a un nuevo tipo de festejos del siglo XXI en los

cuales podamos decir que todos somos libres con igualdad,

inclusión y honestidad.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 14


ESTE ES EL PERU QUE LLEGA A SU

BICENTENARIO

La población del Perú de acuerdo con estimaciones y proyecciones

del Instituto Nacional de Estadística e Informática en

junio de 2019, supera actualmente los 33 050 325 habitantes

con una densidad promedio de 25 habitantes por km² y su

tasa de crecimiento anual es de 1,1 %.2 El 52,6 % de la población

peruana vive en la costa, el 38 % en la sierra, y el 9,4

% en la selva.

La población económicamente activa equivale al 73,57 % del

total de la población, es decir 22 668 626 habitantes. Las personas

mayores de 65 años representan el 6,4 %.10 La esperanza

de vida para los hombres es de 72 años, mientras que

para las mujeres es de 77 años. El país tiene un índice de alfabetización

del 87,73 %.

A pesar de su acelerado crecimiento económico, el Perú sigue

registrando índices socio laborales problemáticos. La tasa de

mortalidad infantil es de 17,96 %, muy por encima de otros

países de América Latina. Las tasas de pobreza total e indigencia

(pobreza extrema) son respectivamente 23,9 % y 4,7 %.

El Perú es un país multiétnico, multirracial y pluricultural, el

Estado reconoce setenta y dos grupos etnolingüísticas agrupados

en dieciséis familias lingüísticas.

Con respecto al componente étnico, el grupo mayoritario lo

constituyen los mestizos con un 37% de la población que en

su mayoría son descendientes de españoles y quechuas

(dentro del segmento existen 8% de mulatos y 2% de mestizos

de origen asiático); le siguen los amerindios con un 45%

principalmente de la etnia quechua, seguidamente la población

blanca con 15%, producto de inmigrantes europeos principalmente

españoles, italianos, portugueses, franceses, alemanes,

británicos, croatas, polacos, entre otros; el último grupo minoritario

lo constituyen la población negra junto con el segmento

asiático de origen chino y japonés con el 3% del total, así como

un pequeño segmento árabe.

Población total

La población total —población censada más la omitida— de la

República del Perú según los Censos Nacionales 2007: XI de

Población y VI de Vivienda realizados por el Instituto Nacional

de Estadística e Informática ascendía a 28 220 764 habitantes,

con una densidad media de 21,95 hab/km²; la población censada

en dicho año fue de 27 412 157. El crecimiento poblacional

se cifró en el 1,14 % anual, una de las tasas más bajas de

la historia peruana. El país experimentó una transición demográfica

durante el siglo XX, su población pasó de 7 023 111 en

1940 a 22 639 443 habitantes en 1993 al crecer a tasas entre

2 % a 2,8 % durante dicho lapso.

La década de 1970 presentó la mayor tasa de crecimiento: 2,8

%. Como la migración internacional ha sido poco relevante

hasta los años 1980, el factor crucial del crecimiento poblacional

entre las décadas de 1960 y 1970 fue la caída de la mortalidad.

De la población censada el 50,3 % (13 789 517) eran

mujeres y el 49,7 % (13 622 640) varones. La cantidad de

personas menores de 15 años ascendía a 8 357 533, y las mayores

de 60 años a 2 495 643, la edad promedio era de 28,4

años.

Población urbana y rural

La población censada en 2007 en los centros urbanos ascendía

a 20 810 288 habitantes, que representa el 75,9 % de la población

nacional. La población censada en los poblados rurales

fue de 6 601 869 personas, es decir el 24,1 % de la población

empadronada. La configuración actual de distribución demográfica

en el Perú se debe a varios aspectos sociales, políticos

y económicos, que produjeron una masiva migración del campo

a la ciudad, los mismos que se gestaron durante el siglo

XX, tales como el empobrecimiento general del país, la expansión

los latifundios — que mermaron el número de tierras disponibles

para los campesinos—, el aumento de la tasa de natalidad,

disminución de la mortalidad, el acceso a la educación,

la cobertura sanitaria, y el terrorismo a partir de 1980.18 En

los 67 años comprendidos en el periodo intercensal de 1940 y

2007, la población total censada creció 4,4 veces, la población

urbana creció 9,5 veces y la población rural, ha crecido en 1,6

veces. Esto quiere decir que el crecimiento demográfico en

Perú se orienta principalmente hacia los centros urbanos.

Lengua

El español es por mucho el idioma más empleado en el país,

es la lengua materna mayoritaria de casi todos los departamentos

con excepción de: Apurímac (28,1 %), Puno (33,8 %),

Ayacucho (35,7 %), Huancavelica (35,1 %) y Cuzco (46,3 %),

en estos predomina el quechua como lengua materna.

El idioma aimara es la lengua materna del 27,5 % de los habitantes

de Puno, 17,1 % de los de Tacna y del 11,1 % en Moquegua.

El bilingüismo en distintos grados y en diversas circunstancias

entre el español y otra lengua es una práctica habitual,

especialmente el bilingüismo quechua-español, el mis-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 15


mo que no pertenece a un área geográfica en especial.

Según el Censo de 2007 realizado por el Instituto Nacional de

Estadística e Informática, el español es la lengua materna del

83,9 % de los peruanos, el quechua del 13,2 %, el aimara del

1,8 %, y el asháninca del 0,3 %, el restante tiene por lengua

materna alguna de las más de 50 lenguas amazónicas habladas

en la selva peruana, algunos autores consideran números

superiores según la división dialectal que consideren. Ethnologue

consigna 93 lenguas habladas en Perú. El Instituto Nacional

de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano

registra 65 grupos etnolingüisticos contactados y 5 en

situación de aislamiento.

Etnografía

En el Perú —debido a varias circunstancias: las migraciones, el

colpaso demográfico del incanato, el mestizaje y el racismo—

es difícil determinar exactamente el componente étnico de sus

habitantes. En el país existen varios criterios para definir a una

población indígena como tal: sociedades amazónicas de contacto

reciente; pueblos andinos y amazónicos que conservan

sus lenguas maternas; grupos que conservan su herencia ancestral

y sus descendientes indistintamente del área geográfica

en la que residan.

El Estado Peruano en los censos nacionales realizados por el

Instituto Nacional de Estadística e Informática no consigna

ningún tipo de identificación étnica, más que la lengua aprendida

en la niñez. Las fuentes que hacen referencia a la etnografía

peruana, en general afirman la existencia de una mayoría

amerindia —alrededor del 40 % de la población es indígena—,

según la Comisión de la Verdad y Reconciliación el 30 %

de los peruanos pertenece al segmento indígena —en el sentido

estricto de la palabra, teniendo en consideración la lengua

materna de los sujetos—; y culturalmente y sobre todo por

autoidentificación es un país mestizo.

Sin embargo existe polémica con respecto a esta situación por

parte de muchos grupos. Esto se puede explicar por el hecho

de que en el Perú aún existen prácticas racistas por algunos

sectores de la sociedad, especialmente contra los indígenas y

afrodescendientes, lo que llevaría no solo a la sobreestimación

de la población mestiza y blanca, y negación de los indígenas

como una mayoría por parte de estos grupos, sino que conllevaría

a una «falsa» autoidentificación con lo mestizo, por parte

de los grupos más perjudicados.

gua sola, es un criterio insuficiente para definir la pertenencia

de una persona a un grupo étnico determinado, pues los indígenas

migrantes a las ciudades suelen abandonar su lengua

para evitar la discriminación en las ciudades. En consecuencia,

los datos que se registran en el último censo de 2007 sobre

indígenas del Perú, pueden no reflejar la realidad cuantitativa

de los pueblos indígenas del país.

Los mestizos —mezcla de amerindio y blanco— representan

cerca del 37 % de la población del país. Sin embargo al igual

que con la población indígena hay una gran discrepancia al

respecto. Se acepta que su número relativo aumentó considerablemente

a partir del siglo XX, ya que según muchos estudios

la población amerindia se mantuvo constante —en el primer

censo republicano la población indígena representaba el

62 % del total— después del colapso que sufrió tras la conquista.

Se estima que el 15 % de la población peruana es

blanca, principalmente de ascendencia española y italiana.

Después de la instauración de la República llegaron otros grupos

europeos al Perú: italianos, ingleses, franceses, alemanes,

portugueses y croatas.

La población de ascendencia negra, los afroperuanos representan

menos del 2 % del total según estimaciones internacionales,

sin embargo según el Instituto Nacional de Desarrollo

de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano la población

afroperuana representa el 8% de la población nacional. A

diferencia de los demás grupos que no tienen una localización

geográfica específica, la población afroperuana está ubicada

principalmente en la costa sur (89 poblados), y en menor medida

en la costa norte (17 poblados). Existe una población significante

de peruanos con ascendencia asiática, principalmente

de origen chino y japonés. La diáspora china en el Perú asciende

según la Overseas Compatriot Affairs Commission de

Taiwán a cerca de 990 000 personas, constituyendo la población

más grande de descendientes chinos en América Latina.

La comunidad nikkei en el Perú está integrada por alrededor

de 50 000 personas —ciudadanos japoneses, incluidos sus

descendientes hasta la quinta generación

Fuente

https://es.wikipedia.org/wiki/Demograf%C3%ADa_del_Per%

C3%BA#:~:text=La%20poblaci%C3%B3n%20del%20Per%

C3%BA%20de,es%20de%201%2C1%20%25.

Mientras por otro lado según el Instituto Indigenista Interamericano

cifra en 38,39 % a la población indígena peruana. Dicho

instituto señala que en el último censo de 2007, sólo cifran en

15,9 % a la población indígena tomando en cuenta el parámetro

de lengua aprendida en la niñez como referente para cuantificar

la población quechua y aimara. Es conocido que la len-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 16


Fuente

Market Report N° 04

Compañía Peruana de Estudios de Mercado y

Opinión Pública S.A.C.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 17


Fuente: Ministerio de Cultura

Revista Pesca Suplemento julio 2020 18


Fuente: Ministerio de Cultura

Clima y biodiversidad

El Perú se ubica entre la línea ecuatorial y el trópico de Capricornio y, por tanto, debería contar con un clima tropical; sin

embargo, diversos factores, como la Corriente Peruana o de Humboldt, la cordillera de los Andes, y la dinámica de los

ciclones y anticiclones generan un clima heterogéneo (Minam, 2014a). Según la clasificación de Thornthwaite, el Perú

posee 27 de los 32 tipos de clima existentes en el planeta (Senamhi, 1988).

La heterogeneidad de la geografía y las condiciones climáticas convierten al Perú en uno delos diez países con mayor diversidad

en el planeta. Cuenta con 84 zonas de vida y 17 zonas transicionales, es el cuarto país con mayor cobertura

boscosa tropical y alberga el 71% de los glaciares tropicales en el mundo (Minam, 2016a).

El Perú alberga el 70% de la diversidad biológica del planeta (Minam, 2014b). Esta diversidad, también conocida como

biodiversidad, se da en términos genéticos, de especies y de ecosistemas (ONU, 1992). Se encuentra distribuida a lo largo

del territorio peruano: en los tres principales ecosistemas continentales que son los bosques tropicales, los bosques

secos y los humedales; además, en el ecosistema marino-costero que está entre los más ricos en el mundo, tanto en biomasa

como en diversidad biológica (Minam, 2014a). Este patrimonio natural contribuye de forma destacable con la economía

nacional: entre el 13% y 15% del PBI (Minam, 2014a).

Además, el Perú se encuentra frente al océano Pacífico y posee una línea de costa aproximadamente de 3080 km (INEI,

2017a) y un espacio marítimo7 de 855 475 km2. Visibilizar esta parte del territorio peruano es importante para valorar no

solo el uso y sostenibilidad de los recursos biológicos, sino también para reconocer su importancia en los movimientos

comerciales que permiten el transporte de bienes desde los puertos hacia el mundo.

Fuente:

El Perú en el que vivimos: caracterización del territorio

CEPLAN

Revista Pesca Suplemento julio 2020 19


COMUNIDADES CAMPESINAS Y NATIVAS

El reconocimiento de las comunidades campesinas y nativas como la forma de organización de los pueblos indígenas ha sido un p roceso

lento. La Constitución de 1920 fue la primera en reconocer la existencia legal de comunidades indígenas como formas de organización

y propiedad comunal de la población originaria del país. En 1960, esta categoría fue sustituida por comunidades campes inas

por la Ley de la Reforma Agraria; en 1974, por la Ley de Comunidades Nativas y Desarrollo Agrario de la Selva, se introdujo e l concepto

de comunidades nativas que incluye a los colectivos de la selva vinculados por lengua, territorio y costumbres (INEI, Ministerio

de Cultura y Minagri, 2014).

Es decir, las comunidades campesinas y las comunidades nativas son instituciones históricas, reconocidas constitucionalmente en el

artículo 89 de la Constitución Política del Perú de 1993. Se componen de grupos de personas que actúan como sujetos colectivo s

(con un interés colectivo o comunal) cuyo origen se encuentra en los pueblos originarios o pueblos indígenas que poblaron por primera

vez el territorio peruano (Peña, 2014).

Este carácter indígena se expresa en nuevas variables principales: lengua, adquisición de la tierra, trabajo comunal, formas de ayuda

mutua, autoridades tradicionales, afiliación a organizaciones, tierras comunales, métodos tradicionales de salud y la autoidentificación

(INEI, Ministerio de Cultura y Minagri, 2014).

•• Comunidades campesinas

Las comunidades campesinas abarcan 198 881,9 km2 (15,5% de la superficie total del país). Están distribuidas en 6115 comunida des

campesinas10 y en 21 departamentos; principalmente en la sierra, pero también existen en la costa y en la selva (INEI, Ministerio de

Cultura y Minagri, 2014).

Puno es el departamento con mayor número de comunidades (20,8%). Esta seguido por Cusco (16,1%), Huancavelica (10,8%), Ayacucho

(10.5%) y Junín (7,4%). En conjunto concentran el 65,5% de las comunidades. Respecto de la población, de acuerdo con el

género, se tiene información solo de los presidentes de las comunidades: la representación mayoritaria es masculina (96,3%) ( INEI,

Ministerio de Cultura y Minagri, 2014).

Entre los principales problemas que enfrentan las comunidades campesinas están los relacionados con el agua: 22,1% de las com unidades

manifiestan tener problemas con la calidad del agua; 20,3% con los turnos o distribución, y 10,7% con pagos o derechos. Otro

de los problemas recurrentes de las comunidades (en 14,7%) es el relacionado con la minería y extracción de recursos naturale s

(INEI, Ministerio de Cultura y Minagri, 2014).

•• Comunidades nativas

A nivel nacional, existen 1388 comunidades nativas que administran 8 046 415,5 hectáreas de superficie territorial (80 464,15 km2,

6,3% de la superficie terrestre nacional)11, distribuidas en 11 departamentos. Las comunidades nativas están ubicadas, princi palmente,

en la selva y ceja de selva; y generalmente ocupan las orillas de los ríos (INEI, Ministerio de Cultura y Minagri, 201 4).

Loreto es el departamento con mayor número de comunidades nativas (41,9%); le siguen Amazonas (21,7%), Ucayali (11,6%), Junín

(13,6%) y Madre de Dios (2,3%). En conjunto, estos departamentos concentran el 91,1% de las comunidades (INEI, Ministerio

de Cultura y Minagri, 2014).

Fuente:

El Perú en el que vivimos: caracterización del territorio

CEPLAN

Revista Pesca Suplemento julio 2020 20


Servicios básicos: agua potable, desagüe y electricidad

Según la Organización Mundial de la Salud, el 80,0% de enfermedades infecciosas y parasitarias gastrointestinales y una tercera parte

de la tasa de mortalidad se debe al uso y consumo de agua insalubre. En este sentido, el agua potable debe asegurar la inocuidad

del agua mediante la eliminación o la reducción a una concentración mínima de los componentes peligrosos para la salud (INEI,

2016b).

Para garantizar la calidad el agua potable es necesario que las fuentes de agua no se encuentren expuestas a los siguientes e lementos:

vertimientos de residuos sólidos y aguas residuales generadas por la población, la minería informal, los pasivos mineros, la industria,

la contaminación difusa por el uso de productos químicos agrícolas, la explotación de hidrocarburos y la industria extr activa de

madera (De la Torre, 2012).

Al observar los resultados del censo 2017, se tiene que el 67,1% de las viviendas se abastecen de agua por red pública dentro de la

vivienda, el 11,3% cuenta con red pública fuera de la vivienda, pero dentro de la edificación, el 7,3% utilizan agua de pozo (agua

subterránea), el 4,7% de las viviendas se abastecen de agua a través de pilón de uso público, el 4,5% de viviendas utilizan a gua de

río, acequia, manantial o similar, el 4,2% camión cisterna u otro similar y el 0,9%, utiliza agua que la solicita a los vecin os, nieve derretida,

agua de lluvia, entre otros (INEI, 2018).

En cuanto a la cobertura de agua potable, la Figura 34 nos muestra el porcentaje de la población que dispone de servicios de suministro

de agua potable. Los departamentos de Loreto y Puno son los que presentan los valores más bajos (53,4% y 67,7% respectivamente),

mientras que los valores más altos (superiores al 85%) se concentran a lo largo de la costa peruana (especialmente Lima,

Moquegua y Tacna con valores superiores al 96%) y en el departamento de Áncash (96,3%).

Si bien estas cifras son alentadoras, se evidencia que el 34% de la población nacional no accede al servicio de agua potable las 24

horas del día. En Loreto, Ica, Piura, La Libertad, Ucayali, Tumbes y Puno, más del 60% de su población accede a agua por red pública

por horas (menos de 24 horas) (INEI, 2016b).

La cobertura de la red pública de alcantarillado alcanza al 72,6% de la población del país (68,9% dentro de la vivienda y el 3,7% red

pública fuera de la vivienda, pero dentro del edificio). Asimismo, el 11,1% eliminan las excretas mediante letrina26, el 8,7% por pozo

séptico y el 7,6% no cuentan con alguna forma adecuada de eliminación de excretas27. Considerando el ámbito de residencia, el

88,8% de la población del área urbana tiene en su vivienda sistema de alcantarillado por red pública, en tanto en la población del

área rural que tiene este tipo de servicio es el 18,9%.

Casi una tercera parte de la población del área rural elimina las excretas mediante letrina (31,0%) y el 28,5% por pozo sépti co. Por

otro lado, el 21,6% no cuenta con servicios higiénicos adecuados y elimina las excretas al aire libre, en ríos, acequias, entre otras

formas. En los departamentos de Ucayali (59%), Loreto (41,4%), Pasco (32%) y Puno (21,9%) se encuentran las poblaciones con

mayor déficit de acceso a alguna forma de eliminación de excretas (INEI, 2016b).

En el año 2013, 89 localidades de las 253 del ámbito de las Empresas Prestadoras de Saneamiento vertieron un total de 298 000 metros

cúbicos por día, directamente a los ríos, mares, pampas o drenes. Esto representa el 12% de toda el agua residual vertid a al

alcantarillado de las Empresas Prestadoras de Saneamiento. La descarga directa sin tratamiento previo de las aguas residuales en los

cuerpos receptores (ríos, lagos, quebradas secas o el mar) es uno de los principales factores de contaminación, no solo de los diversos

ecosistemas existentes sino, sobre todo, de nuestras actuales fuentes de agua, tanto superficiales como subterráneas, lo que

amenaza la sostenibilidad del recurso y pone en riesgo la salud de la población (SUNASS, 2015).

Fuente:

El Perú en el que vivimos: caracterización del territorio

CEPLAN

Revista Pesca Suplemento julio 2020 21


•• Establecimientos de salud

En el país existen 606 hospitales, 18 institutos de salud especializados, 2296 centros de salud y 8002 puestos de salud. La m ayor parte

de los hospitales e institutos de salud se concentran en la costa del país (INEI, 2017a).

A nivel nacional (los 24 departamentos del país y la Provincia Constitucional del Callao) se dispone de un médico por cada 44 5 habitantes,

lo cual refleja una mejora respecto a lo registrado en el 2010, cuando se contaba con un médico por cada 602 habitantes.

Cajamarca, Huancavelica y Amazonas son los departamentos con mayor número de habitantes por médico (INEI, 2017a).

Además, el censo 2017 nos indica que el 75,5% de la población cuenta con algún tipo de seguro de salud, es decir, 22,1 millon es de

personas se encuentran amparadas ante una eventual enfermedad o accidente (INEI, 2018).

Otro indicador importante vinculado a los establecimientos de salud es la lejanía de las personas para acceder a los servicios médicos

que allí se brindan. Al respecto, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar muestra que la lejanía de los servicios médicos representa

un problema para el 33,4% de las mujeres que acuden a los servicios de salud cuando están enfermas (INEI, 2017b).

Considerando este indicador, se evidencia que en la costa25 se tienen menos problemas de acceso a los servicios de salud rela cionados

con la lejanía (32,7%), seguido de la selva (37,5%); en tanto, la región andina (44,9%) es la que presenta los mayores problemas

con esta variable de acceso a la salud. A nivel departamental, se evidencia que Puno, Ayacucho, Huancavelica, Cajamarca y

Amazonas son los departamentos con los porcentajes más altos de lejanía a los servicios de salud (superiores al 48%) mientras que

Lima Metropolitana (Provincia de Lima), Ica, Lambayeque y Ucayali son los que tienen los porcentajes más bajos (inferiores al 27%).

Centros educativos

Según resultados de la Encuesta Nacional a Instituciones Educativas (Minedu, 2018), solo el 20,2% de los locales escolares de l país

tienen aulas en buen estado. Esto significa que poco menos del 80% de las instituciones educativas de inicial, primaria y sec undaria

presentan estructuras físicas con algún tipo de daño: paredes y/o techos con filtraciones y grietas que requieren mantenimiento, reparación

y/o sustitución. Estos problemas son particularmente alarmantes en el ámbito rural, donde solo 18,6% de los locales educativos

tiene aulas en buen estado.

Según la información del Censo Escolar del Ministerio de Educación, a nivel nacional se dispone de un docente por cada 16 alu mnos,

lo cual refleja una ligera mejora respecto a lo registrado en 2009, cuando se contaba con un docente por cada 18 alumnos. A n ivel

departamental, se observa que la cantidad de alumnos por docente es mayor en Piura, Ucayali y Loreto. Por su parte, en Huanca velica

y Moquegua hay una menor cantidad de alumnos por cada docente (INEI, 2017a). En lo que se refiere a los niveles educativos, el

censo 2017 identifica que la población con nivel educativo, inicial y primaria representan el 75,3%, la población con nivel s ecundaria

llegó al 41,3% y con educación superior representó el 34,0% (INEI, 2018).

Fuente: El Perú en el que vivimos: caracterización del territorio

CEPLAN

Este es nuestro Perú a un año de su bicentenario.

¿qué y quienes deben celebrar los 200 años de la

proclamación de independencia?

Revista Pesca Suplemento julio 2020 22


Ana López de San Román

EL SILENCIO DE LOS BUENOS

Los problemas de nuestro mundo no derivan sólo las acciones

malas, de las decisiones mal tomadas, de la corrupción,

la violencia, sino también y en mayor medida,

de la actitud contemplativa de ese otro medio mundo

que considera que los problemas de “los otros” no les

conciernen. Esos otros que sufren no son personas, son

cifras.

“No me preocupa el grito de los violentos, de los

corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo

que más me preocupa es el silencio de los buenos”.

Martin Luther King

Esta frase que probablemente hemos leído muchas veces,

encapsula la realidad de nuestro tiempo. Lo increíble

es que a pesar de todo, casi todos dormimos tranquilos,

esto quiere decir que hemos sabido anestesiar muy bien

nuestras conciencias.

La información en forma de datos nos dice que cada día

en este mundo que habitamos, millones de personas sufren

por distintas causas, hambre, paro, esclavitud, violencia,

guerras, persecución…INJUSTICIAS, de las que

nos guste o no, nos moleste o no, ¡todos somos cómplices!

Espero que nadie se sienta ofendido por esta afirmación.

Sé que muchos de nosotros podemos pensar y hasta

creer que somos “buenos”, porque realmente no hacemos

nada malo, pero el problema está en el “hacer nada”.

Esa NADA es la verdadera enfermedad de nuestros

días, de nuestro siglo, de nuestra sociedad; Supone indiferencia

y pasividad, es el preocupante Silencio de los

buenos.

Los problemas de nuestro mundo no derivan sólo las acciones

malas, de las decisiones mal tomadas, de la corrupción,

la violencia, sino también y en mayor medida,

de la actitud contemplativa de ese otro medio mundo

que considera que los problemas de “los otros” no les

conciernen. Esos otros que sufren no son personas, son

cifras.

Y es que ser indiferente es una posición que tomamos,

una decisión que condiciona la situación del mundo que

compartimos con otros, dice Schelling. Aristóteles sin

embargo, consideraba que la indiferencia es una actitud

de idiotas. Ser Idiota es una forma egoísta de mismidad

emocional, y en esa mismidad estamos inmersos.

Esta actitud de espectadores indiferentes o idiotas( léase

según convenga), además nos convierte en humanos

deshumanizados. La verdadera innovación de nuestros

días no tiene que ver con la tecnología sino con un movimiento

de seres humanos a favor de otros seres humanos.

Personas que desplazan el centro de su universo

desde su ombligo y vuelven su vista hacia los demás.

Todos sabemos que es imposible que esto mejore, si cada

uno de nosotros sólo nos preocupamos de nuestro

dedo meñique, estamos tan empeñados en ocuparnos de

realizarnos y liberarnos a nosotros mismos, que estamos

poniendo en peligro la libertad y dignidad de los demás.

La buena noticia puede venir de la mano de los movimientos

de Responsabilidad Social, que desde hace años

vienen agitando las conciencias de las organizaciones. En

este caso hablo sólo de RS, quiero quitarle el segundo

apellido. Es indudable la necesidad de que este movimiento

sea “empresarial”, las empresas son las grandes

protagonistas del poder en nuestro mundo globalizado,

por eso es fundamental que sean responsables, y sin

duda en sus manos está gran parte del cambio social.

Pero esta mentalidad responsable, esta conciencia de ser

cómplices de un mundo en el que unos actúan mal,

otros sólo miran y los demás son víctimas, es lo que verdaderamente

hay que cambiar. Tenemos que dejar de

asumir como dada una realidad injusta para muchos seres

humanos, y dejar de ser cómplices por acción o por

omisión.

Esta es la verdadera fuerza de todas las personas, empresas

y movimientos que creen en la Responsabilidad

Social y que quieren que una verdadera civilización sea

posible.

La pregunta incómoda es para todos y cada uno

de nosotros, y ¿tú qué vas a hacer?

Fuente

https://diarioresponsable.com/opinion/23141-el-silencio-de-los-buenos

Revista Pesca Suplemento julio 2020 23


ASÍ SE HIZO NUESTRA HISTORIA

La población del Imperio Inkaico, conforme a cálculos prudentes,

no era menor de diez millones. Hay quienes la hacen subir

a doce y aun a quince millones. La Conquista fue, ante todo,

una tremenda carnicería. Los conquistadores españoles, por su

escaso número, no podían imponer su dominio sino aterrorizando

a la población indígena, en la cual produjeron una impresión

supersticiosa las armas y los caballos de los invasores,

mirados como seres sobrenaturales.

La organización política y económica de la Colonia, que siguió

a la Conquista, no puso término al exterminio de la raza indígena.

El Virreinato estableció un régimen de brutal explotación.

La codicia de los metales preciosos, orientó la actividad

económica española hacia la explotación de las minas que,

bajo los inkas, habían sido trabajadas en muy modesta escala,

en razón de no tener el oro y la plata sino aplicaciones ornamentales

y de ignorar los indios, que componían un pueblo

esencialmente agrícola, el empleo del hierro.

Establecieron los españoles, para la explotación de las minas y

los "obrajes", un sistema abrumador de trabajos forzados y

gratuitos, que diezmó la población aborigen. Esta no quedó así

reducida sólo a un estado de servidumbre -como habría acontecido

si los españoles se hubiesen limitado a la explotación de

las tierras conservando el carácter agrario del país- sino, en

gran parte, a un estado de esclavitud. No faltaron voces humanitarias

y civilizadoras que asumieron ante el Rey de España

la defensa de los indios. EI padre de Las Casas sobresalió

eficazmente en esta defensa. Las Leyes de Indias se inspiraron

en propósitos de protección de los indios, reconociendo su

organización típica en "comunidades".

Pero, prácticamente, los indios continuaron a merced de una

feudalidad despiadada que destruyó la sociedad y la economía

inkaicas, sin sustituirlas con un orden capaz de organizar progresivamente

la producción. La tendencia de los españoles a

establecerse en la Costa ahuyentó de esta región a los aborígenes

a tal punto que se carecía de brazos para el trabajo.

El Virreinato quiso resolver este problema mediante la importación

de esclavos negros, gente que resulto adecuada al clima

y las fatigas de los valles o llanos cálidos de la Costa, e

inaparente, en cambio, para el trabajo de las minas, situadas

en la Sierra fría. El esclavo negro reforzó la dominación española

que a pesar de la despoblación indígena, se habría sentido

de otro modo demográficamente demasiado débil frente al

indio, aunque sometido, hostil y enemigo. El negro fue dedicado

al servicio doméstico y a los oficios. El blanco se mezcló

fácilmente con el negro, produciendo este mestizaje uno de

los tipos de población costeña con características de mayor

adhesión a lo español y mayor resistencia a lo indígena.

La Revolución de la Independencia no constituyó, como se

sabe, un movimiento indígena. La promovieron y usufructuaron

los criollos y aun los españoles de las colonias. Pero aprovechó

el apoyo de la masa indígena. Y, además, algunos indios

ilustrados como Pumacahua, tuvieron en su gestación

parte importante. El programa liberal de la Revolución comprendía

lógicamente la redención del indio, consecuencia automática

de la aplicación de sus postulados igualitarios. Y, así,

entre los primeros actos de la República, se contaron varias

leyes y decretos favorables a los indios. Se ordenó el reparto

de tierras, la abolición de los trabajos gratuitos, etc.; pero no

representando la revolución en el Perú el advenimiento de una

nueva clase dirigente, todas estas disposiciones quedaron sólo

escritas, faltas de gobernantes capaces de actuarlas. La aristocracia

latifundista de la Colonia, dueña del poder, conservó

intactos sus derechos feudales sobre la tierra y, por consiguiente,

sobre el indio. Todas las disposiciones aparentemente

enderezadas a protegerlo, no han podido nada contra la feudalidad

subsistente hasta hoy.

El Virreinato aparece menos culpable que la República. Al Virreinato

le corresponde, originalmente, toda la responsabilidad

de la miseria y la depresión de los indios. Pero, en ese tiempo

inquisitorial, una gran voz cristiana, la de fray Bartolomé de

Las Casas, defendió vibrantemente a los indios contra los métodos

brutales de los colonizadores. No ha habido en la República

un defensor tan eficaz y tan porfiado de la raza aborigen.

Mientras el Virreinato era un régimen medioeval y extranjero,

la República es formalmente un régimen peruano y liberal.

Tiene, por consiguiente, la República deberes que no tenía el

Virreinato. A la República le tocaba elevar la condición del indio.

Y contrariando este deber, la República ha pauperizado al

indio, ha agravado su depresión y ha exasperado su miseria.

La República ha significado para los indios la ascensión de una

nueva clase dominante que se ha apropiado sistemáticamente

de sus tierras. En una raza de costumbre y de alma agrarias,

como la raza indígena, este despojo ha constituido una causa

de disolución material y moral. La tierra ha sido siempre toda

la alegría del indio. El indio ha desposado la tierra. Siente que

"la vida viene de la tierra" y vuelve a la tierra. Por ende, el

indio puede ser indiferente a todo, menos a la posesión de la

tierra que sus manos y su aliento labran y fecundan religiosamente.

La feudalidad criolla se ha comportado, a este respecto,

más ávida y más duramente que la feudalidad española. En

Revista Pesca Suplemento julio 2020 24


general, en el encomendero español había frecuentemente

algunos hábitos nobles de señorío. El encomendero criollo tiene

todos los defectos del plebeyo y ninguna de las virtudes del

hidalgo. La servidumbre del indio, en suma, no ha disminuido

bajo la República. Todas las revueltas, todas las tempestades

del indio, han sido ahogadas en sangre. A las reivindicaciones

desesperadas del indio les ha sido dada siempre una respuesta

marcial. El silencio de la puna ha guardado luego el trágico

secreto de estas respuestas. La República ha restaurado, en

fin, bajo el título de conscripción vial, el régimen de las mitas.

La República, además, es responsable de haber aletargado y

debilitado las energías de la raza. La causa de la redención del

indio se convirtió bajo la República, en una especulación demagógica

de algunos caudillos. Los partidos criollos la inscribieron

en su programa. Disminuyeron así en los indios la voluntad

de luchar por sus reivindicaciones.

En la Sierra, la región habitada principalmente por los indios,

subsiste apenas modificada en sus lineamientos, la más bárbara

y omnipotente feudalidad. El dominio de la tierra coloca en

manos de los gamonales, la suerte de la raza indígena, caída

en un grado extremo de depresión y de ignorancia. Además de

la agricultura, trabajada muy primitivamente, la Sierra peruana

presenta otra actividad económica: la minería, casi totalmente

en manos de dos grandes empresas norteamericanas. En las

minas rige el salariado; pero la paga es ínfima, la defensa de

la vida del obrero casi nula, la ley de accidentes de trabajo

burlada. El sistema del "enganche", que por medio de anticipos

falaces esclaviza al obrero, coloca a los indios a merced de

estas empresas capitalistas. Es tanta la miseria a que los condena

la feudalidad agraria, que los indios encuentran preferible,

con todo, la suerte que les ofrecen las minas.

La propagación en el Perú de las ideas socialistas ha traído

como consecuencia un fuerte movimiento de reivindicación

indígena. La nueva generación peruana siente y sabe que el

progreso del Perú será ficticio, o por lo menos no será peruano,

mientras no constituya la obra y no signifique el bienestar

de la masa peruana que en sus cuatro quintas partes es

indígena y campesina. Este mismo movimiento se manifiesta

en el arte y en la literatura nacionales en los cuales se nota

una creciente revalorización de las formas y asuntos autóctonos,

antes depreciados por el predominio de un espíritu y una

mentalidad coloniales españolas. La literatura indigenista parece

destinada a cumplir la misma función que la literatura

"mujikista" en el período pre-revolucionario ruso. Los propios

indios empiezan a dar señales de una nueva conciencia. Crece

día a día la articulación entre los diversos núcleos indígenas

antes incomunicados por las enormes distancias.

Inició esta vinculación, la reunión periódica de congresos indígenas,

patrocinada por el Gobierno, pero como el carácter de

sus reivindicaciones se hizo pronto revolucionario, fue desnaturalizada

luego con la exclusión de los elementos avanzados y

la leva de representaciones apócrifas. La corriente indigenista

presiona ya la acción oficial. Por primera vez el Gobierno se ha

visto obligado a aceptar y proclamar puntos de vista indigenistas,

dictando algunas medidas que no tocan los intereses del

gamonalismo y que resultan por esto ineficaces. Por primera

vez también el problema indígena, escamoteado antes por la

retórica de las clases dirigentes, es planteado en sus términos

sociales y económicos, identificándosele ante todo con el problema

de la tierra. Cada día se impone, con más evidencia, la

convicción de que este problema no puede encontrar su solución

en una fórmula humanitaria. No puede ser la consecuencia

de un movimiento filantrópico. Los patronatos de caciques

y de rábulas son una befa. Las ligas del tipo de la extinguida

Asociación Pro-Indígena son una voz que clama en el desierto.

La Asociación Pro-Indígena no llegó en su tiempo a convertirse

en un movimiento. Su acción se redujo gradualmente a la acción

generosa, abnegada, nobilísima, personal de Pedro S.

Zulen y Dora Mayer. Como experimento, el de la Asociación

Pro-Indígena sirvió para contrastar, para medir, la insensibilidad

moral de una generación y de una época.

La solución del problema del indio tiene que ser una solución

social. Sus realizadores deben ser los propios indios. Este concepto

conduce a ver en la reunión de los congresos indígenas

un hecho histórico. Los congresos indígenas, desvirtuados en

los últimos años por el burocratismo, no representaban todavía

un programa; pero sus primeras reuniones señalaron una

ruta comunicando a los indios de las diversas regiones. A los

indios les falta vinculación nacional. Sus protestas han sido

siempre regionales. Esto ha contribuido, en gran parte, a su

abatimiento. Un pueblo de cuatro millones de hombres, consciente

de su número, no desespera nunca de su porvenir. Los

mismos cuatro millones de hombres, mientras no sean sino

una masa inorgánica, una muchedumbre dispersa, son incapaces

de decidir su rumbo histórico.*

_______________________

* Este artículo fue escrito por Mariátegui a pedido de la Agencia Tass

de Nueva York, y traducido y publicado en la revista The Nation (Vol.

128. 16 enero de 1929, con el título "The New Peru"). Fue reproducido

en el quincenario Labor (Año I, Nº 1, 10-XI-1928) con el título

"Sobre el problema indígena. Sumaria revisión histórica", precedida

por una Nota de Redacción, escrita por el autor, en la que señala que

estos apuntes "complementan en cierta forma el capítulo sobre el

problema del indio de Siete ensayos de interpretación de la realidad

peruana". Por esa razón los editores, con posterioridad al fallecimiento

de Mariátegui, añadieron este artículo en dicha sección de los 7

ensayos.

Fuente

https://es.wikisource.org/wiki/Sobre_el_problema_ind%C3%

ADgena

Revista Pesca Suplemento julio 2020 25


DESTRUCCIÓN Y SAQUEO

El deterioro y la destrucción del patrimonio cultural americano,

y su traslado de manera ilícita hacia otros lugares del planeta

comenzó en el momento mismo de la llegada del hombre europeo

a estas tierras. Han pasado más de 500 años desde

aquel entonces y hoy, más encubierta, pero con más fuerza,

esa destrucción y ese saqueo continúan.

Más aún, en un mundo devorado por el capitalismo salvaje y

definido por la globalización de los poderosos, por primera vez

corremos el riesgo de que esa América del sur del río Bravo,

que Martí llamara "Nuestra América", pueda incluso llegar a

desaparecer como tal, en la medida en que lo hacen los elementos

que sustentan su pasado y le dan historia, sentido e

identidad. Se conjuga para ello el acelerado proceso de destrucción

que señalamos, con un "proceso de globalización que

pasa desde hace más de dos décadas por encima de América

Latina, del mismo modo que pasa por encima del mundo entero:

como un huracán", cuya engañosa ideología de un modelo

hegemónico, se presenta como única alternativa posible.

Con una historia varias veces milenaria, cruzada por desplazamientos

territoriales, procesos de conquista, colonización e

independencia, masivas inmigraciones extra-continentales, una

geografía cruzada por desiertos, selvas, mesetas, cordilleras,

bosques o canales; un desarrollo social que abarca la totalidad

de las estructuras políticas, bandas, tribus, señoríos o Estados;

y en definitiva con una variedad cultural única en el mundo, el

patrimonio cultural de nuestra América, morena, dependiente

y subdesarrollada, presenta una riqueza y una multiplicidad de

formas, valores, y manifestaciones como no se da prácticamente

en ninguna otra región.

Las etapas del saqueo

Si bien el saqueo y la destrucción han acompañado a nuestra

América de manera permanente, parece posible distinguir algunos

períodos en que esa actividad se ha dado con más intensidad,

con más fuerza. Desde esta perspectiva, nosotros

creemos distinguir tres grandes momentos en este proceso de

destrucción. El primero se inicia con el "descubrimiento", el

segundo se desarrolla a partir de 1790 aproximadamente y el

tercero lo estamos viviendo en estos días.

El "descubrimiento". Ya sea que a la llegada de los europeos la

población americana sumara no menos de 70 millones, y quizás

más, como sostienen algunos autores, o sólo fuera "por lo

menos una población de 25 a 30 millones", como sostienen

otros, lo cierto es que un siglo y medio después se encuentra

reducida en total a unos 3 millones y medio de habitantes. Un

primer grupo murió como resultado directo de los hechos de

armas protagonizados en la defensa de su tierra, su pueblo o

su cultura. Otra parte de la población fue víctima de enfermedades

desconocidas en América que portaban los europeos, y

frente a las cuales los aborígenes no tenían defensas naturales.

Un tercer grupo fue víctima de los malos tratos y la explotación

sistemática que se hizo de ellos. El primer elemento de

destrucción de la cultura se dio mediante el exterminio, mediante

el genocidio de los actores culturales.

Desde la perspectiva del patrimonio cultural, la colonización

constituye también una tragedia. En un primer momento, todo

el oro y la plata posible de robar fue robado. Todo el oro y la

plata posible de fundir fue fundido. Sólo se salvaron aquellos

bienes que no tenían en ese momento valor patrimonial para

los europeos, no parecían constituir una manifestación de paganismo

o no estaban al alcance de los conquistadores. La

descripción que hace un historiador indígena de los españoles

de Pizarro, entrando al templo del sol luego de haber recibido

el rescate por Atahualpa y no obstante ello haberlo asesinado,

muestra claramente esa realidad "Forcejeando, luchando entre

ellos, cada cual procurando llevarse del tesoro la parte del

león, los soldados, con cota de malla, pisoteaban joyas e imágenes,

golpeaban los utensilios de oro o les daban martillazos

para reducirlos a un formato más fácil y manuable… Arrojaban

al crisol, para convertir el metal en barras, todo el tesoro del

templo cobrado…".

En esta primera etapa el valor patrimonial de la obra no es en

absoluto considerado. Más aún, su desprecio constituye un

elemento necesario del proyecto explotador. Los "indios" son

racialmente inferiores, sus religiones simples herejías, su idioma

un dialecto y en definitiva, su cultura es barbarie e incivilización.

De este modo, "La explotación colonial se disfrazaba y

se intentaba justificar como un generoso empeño por salvar a

los colonizados y conducirlos por el único camino cierto: el de

Occidente".

Fuente

http://www.insumisos.com/diplo/NODE/3517.HTM

Revista Pesca Suplemento julio 2020 26


UNA VISION CRITICA DE LA

CONQUISTA DE AMERICA

Bernardo Veksler

El primer impacto fue el asombro, luego el miedo ante los cañones

de bronce, arcabuces, mosquetes, pistolones y la fuerza

mágica del hombre blanco subido a un caballo. Los invasores

aprovecharon el desconcierto y dominaron fácilmente a las

sociedades más desarrolladas de los aborígenes americanos,

que eran más populosas e imponentes que las existentes en

Europa. El arribo de Cristóbal Colón a América fue un emprendimiento

que hizo posible uno de los hechos más destacados

de la historia de la humanidad.

A partir de esa fecha, en menos de un siglo se pudo alcanzar a

conocer la dimensión total del planeta. Se vincularon así mundos

desconocidos entre sí con los más diversos estadios de

desarrollo. La ventaja para los europeos fue conocer la pólvora,

la brújula, el papel y la imprenta, entre otras adquisiciones.

El solo hecho de pisar tierra americana produjo una espectacular

cadena de acontecimientos que transformó y dinamizó la

historia de la humanidad. El descubrimiento de oro y plata en

el continente desataron un verdadero aluvión colonizador.

Centenares de expediciones y millares de hombres fueron tras

los pasos de las noticias de fabulosas fortunas. En los primeros

150 años de conquista, 17 mil toneladas de plata y unos 200

toneladas de oro arribaron a España y potenciaron el incipiente

desarrollo comercial y manufacturero, que abrió las compuertas

a la Revolución Industrial y al desarrollo capitalista de

Europa. La navegación superó todos los límites y se aventuró

hacia todos los rincones del planeta, el conocimiento del mundo

comenzó a ser posible, el comercio empezó a diseñar el

mercado internacional y el desarrollo económico que terminarían

por sepultar definitivamente a la sociedad feudal y al absolutismo

monárquico. La ambición no encontró barreras infranqueables.

En pocos años la inmensidad americana dejó de ser inexpugnable

y españoles, portugueses, británicos, holandeses y franceses

se disputaron el gigantesco botín. Un siglo después de la

llegada de las carabelas de Cristóbal Colón al mar Caribe, de

los más de 70 millones de indígenas preexistentes sólo quedaban

tres millones y medio de almas. Primero, fueron derrotados

por la desproporción de recursos, la sorpresa y la confusión.

Luego, fueron privados de su cultura y creencias, sometidos

al trabajo esclavo y finalmente, las enfermedades importadas

por los europeos encontraron a sus organismos sin anticuerpos

para resistir los virus y bacterias. La casi extinción de

la población nativa generó otro genocidio; al propiciar el repudiable

comercio de seres humanos, al arrancar millones de

africanos de su tierra ancestral para traerlos a nuestro continente

como mano de obra esclava.

Medio milenio después, no se puede ocultar el exterminio indígena,

salió a la luz otra versión de la historia, atrás quedaron

definiciones como el “Descubrimiento de América”, que pretendía

ignorar la existencia de millones de seres humanos que

habían descubierto el continente miles de años atrás. También

quedó demodé la más reciente definición de “Encuentro de

dos mundos”, cuando en realidad subyace el aplastamiento de

uno por otro. No se puede dejar de reconocer que la llegada

europea a costas americanas produjo un avance notable de la

humanidad, pero el progreso no puede ocultar la magnitud de

sangre derramada.

La sociedad capitalista se concibió a partir de la sangre, la esclavitud

y el saqueo impulsado por las potencias europeas de

la época.

El encontronazo del 12 de octubre de 1492

Las hipócritas denominaciones con que fue conmemorado el

aniversario de la llegada de las naves de Colón a tierras americanas

pusieron de manifiesto el intento de disimular, encubrir

y minimizar los crímenes cometidos. Celebrar “el descubrimiento

de América” significaba omitir, nada menos, que existían

unos setenta millones de seres humanos que ya habían

descubierto al continente y vivían en él. La denominación improvisada

en medio del debate de “encuentro de dos culturas”

o “de dos mundos” fue un hábil intento de falsificar la historia,

dado que ese encuentro no tuvo nada de protocolar o pacífico

como cínicamente pretendieron sus ideólogos y difusores. El

genocidio desatado, el saqueo de sus incalculables riquezas y

el sometimiento de los supervivientes presentan un cuadro

muy distinto al pretendido y mucho más próximo al de un verdadero

“encontronazo” donde el desequilibrio tecnológico impuso

sus trágicas desproporciones.

La expedición de Colón fue la más destacada empresa de las

que hicieron posible uno de los acontecimientos más importantes

de la historia humana: tomar conciencia de la magnitud del

planeta y poder comunicar sus diversos puntos geográficos. Se

Revista Pesca Suplemento julio 2020 27


relacionaron mundos antes desconocidos entre sí, algunos en

estadios muy primitivos de desarrollo otros más avanzados

como los europeos, que ya conocían la brújula, la pólvora, el

papel y la imprenta. Se modificaron las economías cerradas de

esos países para constituir un mercado mundial. “Los descubrimientos

de los yacimientos de oro y plata en América, la cruzada

de exterminio, la esclavización de las poblaciones indígenas,

forzadas a trabajar en el interior de las minas, el comienzo

de la conquista y del saqueo de las indias, la conversión del

continente africano en cazadero de esclavos negros, son todos

hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista

(...) Las riquezas apresadas fuera de Europa por el pillaje,

la esclavización y la masacre refluían hacia la metrópolis donde

se transformaban en capital” (1); “...el capitalismo aparece

sudando sangre y lodo por todos sus poros...” (2). El oro y la

plata americanos contribuyeron a formar los primeros grandes

capitales europeos, que dinamizaron la economía y detonaron

la Revolución Industrial. Así se fue gestando la sociedad capitalista

que, como contrapartida, significó un importante avance

en la historia de la humanidad. El capitalismo desplegó sus

máximas posibilidades de desarrollo en los países más avanzados

de la época, donde se produjeron los saltos más dinámicos

en la primitiva acumulación de capital, basados esencialmente

en el pillaje y la repartición del mundo. Simultáneamente,

se generó un desarrollo incesante en las ciencias, en el

conocimiento, en las técnicas productivas, en las posibilidades

de consumo y supervivencia, etc. El capitalismo logró cumplir

un rol progresivo sólo interrumpido por las crisis cíclicas que

desquiciaban periódicamente la producción y su economía,

dejando en evidencia las limitaciones del sistema. A pesar de

este notable aporte a la evolución humana, el capitalismo desde

sus primeros pasos denotaba características salvajes, corruptas

e inhumanas que hoy se explayan en su total plenitud.

Europa, 1492

La llegada europea a América motorizó una serie de elementos

que hasta ese entonces se manifestaban en forma embrionaria

y que provocaron un verdadero sacudón en la sociedad que

comenzaba a desperezarse de la economía medieval. A fines

del siglo XV, en el continente europeo surgían y se desarrollaban

las producciones artesanales que comenzaron a impulsar

la vida comercial y a dinamizar la economía. Las monarquías

iniciaron un proceso de unificación de condados, principados y

regiones autónomas insumiendo mayores gastos a sus aparatos

estatales; simultáneamente, comenzaron a eliminarse algunas

barreras aduaneras que posibilitaron la instauración de

mercados regionales y luego nacionales. El primer paso de las

transacciones fue el trueque, ante los desiguales requerimientos

surgía la necesidad de establecer compensaciones en valores

internacionalmente aceptados, por lo general, se utilizó el

oro, la plata y piedras preciosas.

“El descubrimiento de América se debió a la sed de oro que

anteriormente había lanzado a los portugueses hacia tierras al

Africa, porque la industria europea, enormemente desarrollada

en los siglos XIV y XV, y el comercio correspondiente reclamaban

más medios de cambio de los que podía abastecer Alemania

la gran productora de plata entre 1450 y 1550...” (2) El

viaje de Colón hizo posible el desarrollo de las grandes compañías

navieras, su consecuencia inmediata fue un impresionante

desarrollo del intercambio regional y tasas de ganancia inusitadas,

que alimentaron un formidable proceso de acumulación

primitiva de capital, basados esencialmente en el pillaje, la

apropiación de los conocimientos de los pueblos sometidos y

de sus territorios.

El saqueo de América

La situación europea motorizó la búsqueda de nuevas fuentes

de ingreso para las monarquías. El propio diario de viaje de

Colón tiene numerosas referencias a la obsesiva necesidad de

encontrar oro. Los hallazgos de piezas ornamentales y rituales

de los nativos constituyeron la primera fase del saqueo. En las

islas de Cuba, Española y Puerto Rico en sólo dos o tres años

se despojó a los nativos de todo el oro producido en casi un

milenio.

Agotada rápidamente esa fase del saqueo, se pasó a la búsqueda

desenfrenada de los yacimientos, derribando todo obstáculo

que se erigiera en su camino. “En menos de una década,

los españoles exploraron casi todas las islas del Caribe,

especialmente Cuba, Jamaica, Puerto Rico y La Española. En

1513, Balboa avistó el Pacífico. Durante la década de 1520-30,

se inició la conquista México y Centroamérica. Y en la próxima,

la de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile”. Los primeros

relatos difundían las condiciones para la captura de riquezas:

“... por las faldas de esta cordillera se han hallado grandes

mineros de plata y oro... y en todo el reino del Perú; y si hubiera

quien lo sacase, hay oro y plata que sacar para siempre

jamás; porque en las sierras y en los llanos y en los ríos, y en

todas parte que caven y busquen, hallarán plata y oro”. Las

dificultades para la extracción comenzaron a resolverse a partir

de los conocimientos de los propios nativos. “La causa

esencial de esta rápida recolección de metales preciosos fue el

grado de adelanto minero–metalúrgico que habían alcanzado

los indígenas de América 4 Latina. El desarrollo de las fuerzas

productivas autóctonas permitió a los españoles organizar en

pocos años un eficiente sistema de explotación. De no haber

contado con aborígenes expertos en el trabajo minero resultaría

inexplicable el hecho de que los conquistadores, sin técnicos

ni personal especializado, hubieran podido descubrir y explotar

los yacimientos mineros, obteniendo en pocas décadas

tan extraordinaria cantidad de metales preciosos. En fin, los

indios americanos proporcionaron los datos para ubicar las

minas, oficiaron de técnicos, especialistas y peones, y aportaron

un cierto desarrollo de las fuerzas productivas que facilitó

a los españoles la tarea de la colonización”.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 28


Entre 1503 y 1660 salieron desde tierras americanas hacia

España, según constancias documentadas en Sevilla y Madrid,

alrededor de 200 toneladas de oro y 17 mil toneladas de plata.

Considerando una relación de once a uno entre esos dos metales,

se llega a las dos mil toneladas de oro, esta acumulación

de envíos valuados a precios actuales rondarían los 28 mil millones

de dólares. “Según las estadísticas más autorizadas, la

producción de oro y plata indianos, entre 1503 y 1560 ha sido

estimada por Soetbeer en 173 millones de ducados; por Lexis

en 150 millones y por Haring en 101 millones”. Otras estimaciones

mensuran en unas 90 mil toneladas de plata las extraídas

de las entrañas americanas en el lapso comprendido entre

1500 y 1800 y su valuación se elevaría a unos 120 mil millones

de dólares actuales.

Los colonizadores americanos tuvieron un objetivo claramente

capitalista. La organización de la extracción, tráfico y producción

fue para generar ganancias prodigiosas y, sobre todo,

proveer al mercado mundial. “Si no inauguraron en el “Nuevo

Mundo” un sistema de producción capitalista fue por la inexistencia

de un ejército de trabajadores libres. Esta carencia obligó

a los colonizadores a utilizar opciones no capitalistas como

semiesclavitud y esclavitud. Sintetizando: producción y colonización

por objetivos capitalistas, relaciones esclavas o semiesclavas

de producción y denominaciones propias del feudalismo

fueron los pilares sobre los que se asentó la Conquista de

América”

Primer genocidio

El primer impacto fue el asombro y el miedo ante los cañones

de bronce, arcabuces, mosquetes, pistolones y la fuerza mágica

del blanco subido a un caballo. Esto fue aprovechado rápidamente

por los astutos españoles, que dominaron fácilmente

a las sociedades más adelantadas de América: los sedentarios

aztecas, incas y mayas. Estas sociedades habían llegado a formas

sociales similares a las de los egipcios, asirios y caldeos,

con la existencia de un estado e incipientes formas de explotación

tanto de los sectores plebeyos como de las tribus vecinas

que eran violentamente sometidas. Esto explica que las sociedades

americanas más desarrolladas y poderosas, por sus contradicciones

internas fueron las que más fácilmente fueron

sojuzgadas. En cambio, las tribus que adoptaban formas sociales

comunistas primitivas, fueron las que más dificultades y

resistencia ofrecieron al invasor. Las sociedades nómades dieron

valientes batallas para enfrentar el sometimiento; pero la

diferencia abismal de desarrollo económico y tecnológico, expresado

en potencial bélico, hacía inexorable el resultado final.

“Los indios de América sumaban no menos de setenta millones

y quizás más, cuando los extranjeros aparecieron en el horizonte.

Un siglo y medio después se habían reducido en total a

sólo tres millones y medio...”

América ofrecía enormes posibilidades de enriquecimiento y

toda una jauría humana desembarcó en sus costas para cumplir

con esos sueños de prosperidad a cualquier precio. “...la

sistematización económica del inmenso espacio conquistado

por los españoles puede ser resumida así: distribución de tierras

en cantidad casi ilimitada a los conquistadores y atribución

a los mismos de un gran número de indios adscriptos al

trabajo forzado en esas tierras. Terminado el momento violento

de la conquista no se puede decir que la colonización se

haya desarrollado sobre principios diferentes”

Otro genocidio lucrativo

El debate generado por el quinto centenario dejó a las claras

la orgía de sangre desatada por el supuesto “encuentro de dos

culturas”. El exterminio de la población nativa junto a las necesidades

de mano de obra para ocuparla en las flamantes explotaciones

dio lugar a una nueva rama económica del naciente

capitalismo: el tráfico de esclavos. Ingleses, holandeses y

franceses se destacaron en este flamante negocio. Los cazaban

como a animales en el Africa, luego los cargaban en los

barcos para atravesar el Atlántico. Su primer destino eran las

Antillas, luego prácticamente toda América. Sólo entre 1680 y

1688, la Real Compañía Africana embarcó setenta mil negros,

de los cuales sólo llegaron a las costas americanas unos 46

mil. En Haití, ingresaba un promedio de treinta mil esclavos

por año. En 1789, la población de la mitad francesa de la isla

Española era de cuarenta mil blancos y 450 mil negros. La

reconstrucción de los datos disponibles permite determinar

que, en no menos de un siglo, se importaron unos diez millones

de nativos africanos. Según fuentes inglesas, esa estimación

se duplica. Si se toma en cuenta que gran cantidad de

africanos morían antes de pisar tierra americana, víctimas de

las cacerías, en el traslado hacia los barcos, en las tortuosas

travesías hacinados en las bodegas o en el desembarco, la

cifra de seres arrancados violentamente de Africa puede elevarse

a cuarenta o cincuenta millones desde que comenzó este

sucio comercio hasta mediados del siglo diecinueve, provocando

el arrasamiento de regiones, aldeas y etnias. El censo

de 1790 de Estados Unidos indicó que los esclavos sumaban

697 mil individuos. En 1861, esa cifra se elevó a más de cuatro

millones. Un miembro de la Cámara de Diputados de España,

decía en 1870: “Un esclavo que por reglamento debía trabajar

16 horas en la zafra y ocho o nueve durante el resto del

año. Un esclavo que recibe no más de una camisa, un calzoncillo,

un pañuelo y un gorro. Un esclavo que se alimenta con

seis u ocho plátanos, con ocho onzas de carne de bacalao o

con cuatro de harina o de arroz. Un esclavo que llega con los

dolores que ha sufrido desde que lo embarcaron en la costa de

Africa, que llegó a la costa desde su lugar natal durmiendo en

suelos húmedos, que es llevado a Cuba en un barco de 200

toneladas entre más de quinientos negros, con gérmenes de

todo tipo de enfermedades, traspasan los mares con un 25 por

ciento de bajas, es arrojado al mar como insignificante lastre si

Revista Pesca Suplemento julio 2020 29


el buque zozobra...”, en estas condiciones el promedio de vida

del esclavo no podía ser muy elevado. El esclavismo como toda

forma de explotación creó su ideología justificadora, sosteniendo

que los negros eran de naturaleza distinta, que se asemejaban

a los monos, etc.

El papel de la Iglesia La conquista de América se ejecutó a

través de la apabullante superioridad tecnológica y militar europea.

Pero esta brutal dominación se complementó con la

sutil participación de la Iglesia. Esta institución siempre cumplió

un papel funcional a los que ostentaron el poder. Su actuación

durante la conquista de América no fue muy distinta

del rol cumplido en épocas más recientes, cuando cooperó con

regímenes siniestros como los representados por Hitler, Mussolini,

Franco o Videla. Los religiosos buscaron congraciarse

con los nativos al ofrecerles algunas formas de protección ante

el salvajismo colonizador, para luego someterlos por la vía de

la imposición 8 cultural y el sometimiento ideológico. El solo

hecho de haber impuesto una creencia distinta, demuestra el

profundo desprecio de los sacerdotes hacia las costumbres

ancestrales indígenas. El objetivo de inculcar, catolicismo mediante,

la resignación y la docilidad ante el nivel de explotación

infrahumano permitió la incorporación de una cuantiosa mano

de obra barata y útil para los proyectos de los europeos. Las

mitas y encomiendas sirvieron para organizar la explotación

agropecuaria y minera, gran parte de ellas en beneficios de la

propia Iglesia. El rol perverso jugado por esta institución medieval

fue tan notorio, que ante el debate desatado sólo pudieron

erigir la figura del sacerdote Bartolomé de las Casas, con

la intención de neutralizar su complicidad con la barbarie cometida.

Pero el propio de las Casas fue un encomendero que

empleó a los nativos para su enriquecimiento personal. Luego,

cuestionó el sistema y se proclamó a favor de la introducción

de negros africanos para reemplazar a los diezmados aborígenes

antillanos.

La burguesía criolla

Una vez que se consolidaron en el poder, luego de superado el

radicalizado y tumultuoso período de la emancipación latinoamericana,

las nacientes oligarquías y burguesías orientaron su

voracidad a ocupar la extensión territorial expulsando a sangre

y fuego a los legítimos dueños de las tierras. El promotor de la

campaña contra los indios pampeanos así exponía ante el Congreso

su plan: “En la superficie de quince mil leguas que se

trata de conquistar, comprendida entre los límites del río Negro,

los Andes y la actual línea de fronteras, la población indígena

que la ocupa, puede estimarse en veinte mil almas, en

cuyo número alcanzan a contarse de 1800 a 2000 hombres de

lanza... Su número es bien insignificante con relación al poder

y a los medios de que dispone la Nación. Tenemos seis mil

soldados armados con los últimos inventos modernos de la

guerra, para oponerlos a dos mil indios que no tienen otra defensa

que la dispersión, no otras armas que la lanza primitiva”.

El general Roca fue el “héroe” de la denominada “Conquista

del Desierto”, un desierto poblado por “veinte mil almas”. El

exterminio de los indios pampeanos fue aprobado por la oligarquía

bonaerense. Como consecuencia de ese despojo sangriento,

1843 personas se repartieran 41.787.023 hectáreas

de la mejor tierra argentina, entre 1876 y 1903. El presidente

Miguel Juárez Celman, en 1888, justificó con argumentos racistas

los “obsequios” efectuados luego del brutal desalojo

indígena: “Dicen que dilapido la tierra pública, que la doy al

dominio de capitales extranjeros: sirvo al país en la medida de

mis 10 capacidades. (Carlos) Pellegrini mismo acaba de escribirme

que la venta de 24 mil leguas sería instalar una nueva

Irlanda en la Argentina. ¿Pero no es mejor que estas tierras

las explote el enérgico sajón y no que sigan bajo la incuria del

tehuelche?”. Esta conducta de la burguesía criolla fue, con

algunas diferencias de matices, la que se repitió en cada país

americano. Las películas del lejano oeste invierten cínicamente

los roles de quienes fueron los protagonistas del salvajismo.

Un líder piel roja, a fines del siglo pasado, reflejó con estas

palabras su angustia: “estoy cansado de luchar. Nuestros jefes

han muerto... Todos los ancianos han muerto. Hace frío y no

tenemos frazadas. Los pequeñuelos mueren de frío. Algunas

de mis gentes han escapado a las montañas y no tienen abrigo

ni alimento... Quiero tener tiempo de buscar a mis hijos y

ver cuantos de ellos han quedado. Acaso los encuentro entre

los muertos. Oíd, mis jefes, mi corazón está triste y enfermo.

Estoy cansado”.

Mientras, el epitafio de la tumba de un puritano del siglo XVII

nos recuerda a otros personajes que asolaron otras regiones

del continente, en este caso, Tierra del Fuego: “Consagrado a

la memoria de Lynn S. Love, quien, en el transcurso de su vida

mató a 98 indios que le fueron dados por el Señor. El esperaba

elevar esa cifra a 100 antes de fin de año, cuando en su

casa, se durmió en los brazos de Jesús”.

El aniquilamiento continúa, la rebelión también. Negros e indios

fueron utilizados en la primera línea de combate en la

guerra de independencia y en las luchas fratricidas posteriores.

Tanto Argentina como Paraguay contaban con una gran

población negra hoy casi inexistente, fruto de ese exterminio

sufrido al que aportaron también numerosas epidemias. Rigoberta

Menchú, indígena guatemalteca premio Nóbel de la Paz,

afirmó tiempo atrás que: “En los últimos veinte años, he recorrido

todos los países con pueblos indígenas. Y por doquier

encontré la misma realidad: nadie quiere darnos voz... Hace

poco estuve en Canadá: indígenas de esas tierras, fueron despojados

de todo por las empresas multinacionales que talan

los bosques. Actualmente, hay ocho de estas firmas en plena

actividad. Allí pudimos ver lo que está haciendo nada más que

una de esas compañías: en un año talaron bosques por una

extensión que supera el millón doscientos mil metros cuadrados

por lo que serán necesarios doscientos o trescientos años

Revista Pesca Suplemento julio 2020 30


para que esa tierra recupere su ritmo natural”. No es muy distinto

el panorama de los pueblos indígenas de toda América,

los sobrevivientes del genocidio continúan hoy sufriendo crímenes,

despojos, atropellos y represión cuando intentan manifestarse

en defensa de sus derechos.

Durante los primeros años de la gesta emancipadora latinoamericana,

los oprimidos vieron que sus reclamos se vinculaban

con las causas nacionales. El general Simón Bolívar abolió la

esclavitud, Juan José Castelli liberó a los indígenas del Alto

Perú de las encomiendas y José Gervasio Artigas redistribuyó

tierras entre los pobres. La opresión que siguen sufriendo indios,

negros, mulatos y mestizos no es muy distinta a la que

sufren obreros, jornaleros y los millones de marginados. El

sistema capitalista, con su versión globalizada, continúa acumulando

víctimas. La lucha por la liberación del sojuzgamiento

dependerá de que las crecientes víctimas puedan resistir y El

sistema de dominación imperante y los gobernantes funcionales

a ese status quo son los responsables del empobrecimiento

generalizado, del hundimiento de las economías y de la descomunal

entrega del capital social. Ellos son los causantes de

que 180 millones de niños, mujeres y hombres latinoamericanos

padezcan hambre, miserias, marginación y desesperanza.

Este nuevo aniversario de la llegada europea a tierras americanas,

encontrará a los gobernantes de nuestros países nuevamente

como los promotores de las celebraciones, no es casual,

ellos son los que abren las puertas a la colonización, entregan

las riquezas, someten al pueblo trabajador a cada vez

mayores sufrimientos y explotación, generan aumento de la

mortalidad infantil y disminución del promedio de vida de los

más pobres, y eliminan todo rasgo social progresista. Ayer

como hoy la sangre, el sudor y las lágrimas que corren son de

los oprimidos.

Fuentes: - Carlos Marx, El Capital. Libro I. - Carta de Federico Engels

a C. Schmidt, 17/10/1890. - Pierre Chaund. Seville et l´Atlantique,

Paris, 1959. - Pedro de Cieza de León, La Crónica del Perú Cap. CXV.

- H.J. Hamilton. American Treasure and the Price Revolution in Spain.

Harvard University Cambridge, USA, 1934. - Luis Vitale. Historia Social

Comparada de los pueblos de América Latina, Tomo I. Atelí, Punta

Arenas, 1998. - Oscar Pintos Santos, basado en los estudios de

H.J. Hamilton. Diario Gramma, La Habana, 6/5/90. - John Maynard

Keynes, Treatise on Money. - Nahuel Moreno y George Novak. Feudalismo

y Capitalismo en la Colonización de América, Buenos Aires,

1972, Ediciones Avanzada. - Darcy Ribeiro, Las Américas y la Civilización.

- Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina.

Siglo XXI, 1989. - Ruggiero Romano. Le Rivoluzione del centro e Sudamérica,

in Le revoluzioni borghesi. Milán, Fratelli Fabril, 1973. -

Distintas notas publicadas en la Revista Crisis, Primera Epoca. - Diario

Página 12, Buenos Aires, 10/10/92. - Diario La Nación, Buenos Aires,

13/2/85. - Diario Clarín, Buenos Aires, 4/11/91. - Informe del general

Julio Argentino Roca al Congreso de la Nación en 1875. - Citado por

Morrison y Commager. Historia de los Estados Unidos. - H.H.Jackson.

Un siglo de deshonra (citado por O. Coggiola en “1492-1992, El capitalismo

festeja su senilidad

Fuente

http://www.fts.uner.edu.ar/catedras03/economia/archivos_cp/

doc_veskler.pdf

Revista Pesca Suplemento julio 2020 31


“ESTA PANDEMIA ES UNA LECCIÓN

IMPRESIONANTE DE HISTORIA Y DE LA MANERA

CÓMO HEMOS CONSTRUIDO UN PAÍS”

Luis G. Lumbreras

Científico social de origen ayacuchano que desde diversas especialidades

le dio un nuevo rumbo a la historia del Perú.

Redacción : Roberto Ochoa

Es arqueólogo, antropólogo, educador e historiador, pero pocos

días antes de la cuarentena se graduó de oráculo al presagiar,

en una entrevista publicada en La República, ese abismo

que separa al Estado peruano de la realidad de nuestro país.

Una brecha que se agigantó en estos días de confinamiento:

“Estamos funcionando con un Estado que no tiene nada que

ver con nosotros. Somos un país con regiones muy diferentes,

tenemos un sistema de vida en donde ser arequipeño es distinto

a ser huancaíno o piurano. Pero actuamos como si todos

fuésemos exactamente iguales y gobernamos con ese error de

creer que todos somos iguales. ¡Mentira! No es cierto”, fue lo

que dijo. La mortandad registrada en Iquitos, Lima, Lambayeque

o Piura, en comparación con las regiones del sur altoandino,

le dio la razón. Así como la incapacidad estatal por solucionar

o entender el éxodo de ciudadanos que pugnaban por

retornar a su tierra.

Esta pandemia reveló que tenemos un Estado fallido que desconoce

la realidad nacional. ¿Por qué no funciona el Estado?

El Estado peruano falló desde su nacimiento. No corresponde

a las condiciones sociales sobre las cuales se ha implantado.

Esto fue advertido por Monteagudo y por San Martín en su

momento. Ellos consideraban que no estaban en condiciones

de establecer un Estado con una representación válida de los

diversos sectores sociales que había en el Perú. Y consideraban

que lo deseable era algo así como una monarquía constitucional.

A lo largo de la República nosotros hemos reproducido,

en la práctica, ese esquema. El Congreso siempre ha tenido

un actitud muy poco efectiva. Casi siempre hemos sido gobernados

por el Ejecutivo. Incluso en los llamados “golpe de

Estado”, estas llamadas “revoluciones” por militares que asumían

el control político del Estado como una especie de monarca

de carácter militar. El eje básico del mando reproducía el

mando del Ejército. Eso daba la razón a los opositores al esquema

bolivariano, que introdujo aquí el modelo parlamentario.

El problema es que en el Congreso solo está representado

una parte básica del Perú.

Los recientes fenómenos de El Niño y otros desastres indujeron

a nuevas investigaciones para historiadores y arqueólogos.

¿Esta pandemia influirá en una revisión de nuestra historia?

Ya está influyendo. Un desastre y una crisis de este tipo influyen

en la generación de una serie de mecanismos para salir de

esta crisis y poder reconstruir lo que nosotros pensábamos

que estaba bien. Esa reconstrucción pasa por el clímax que se

produce durante la crisis y en consecuencia cambia: trata de

amoldar las cosas a la crisis y trata de corregir todo lo que la

crisis ha mostrado que está mal. Eso es lo que pasó, esto es lo

que está pasando.

¿Qué hemos aprendido con esta pandemia y esta cuarentena?

Esta pandemia es una lección impresionante de historia, de

sociología y de la manera cómo hemos construido un país que

tiene muchísimas dificultades para caminar. Esta cuarentena la

tomamos un poco a la broma, pero es muy seria. Vamos a

tener que adaptar la economía a estas nuevas condiciones.

Vamos a tener que adaptar los mecanismos de intercambio en

los mercados. Vamos a tener que cambiar la forma que tenemos

al acudir a los servicios públicos. En fin, vamos a tener

que cambiar. Y obviamente ese tener que cambiar va a generar

nuevas costumbres.

¿Existen precedentes?

En el siglo VI de nuestra era, aproximadamente, se produjo

una crisis ambiental posiblemente muy similar a la actual crisis.

Esta crisis, que debe haber tenido períodos de friaje muy

duros, debe haber cambiado el régimen de lluvias, el régimen

de temperaturas, etc. Es una crisis que cambió el Perú enteramente.

No porque influye en las personas sino porque las personas

tuvieron que capturar los datos de esa crisis para reconstruir

su propia existencia. Eso es lo que ocurrió, eso es lo

que creo va a ocurrir, eso es lo que está ocurriendo. Algo similar

ocurrió hace mil años, hace dos mil años, hace diez mil

años. Y tenemos pruebas arqueológicas de que este no es el

primer ni el único desastre que hemos tenido que resolver.

Estas enormes diferencias provocadas por la pandemia en las

regiones ¿son una prueba de que el Estado ignora nuestra

variedad regional?

Hay varios factores. Uno, en lugares donde la pandemia ha

Revista Pesca Suplemento julio 2020 32


sido más fuerte son aquellas regiones donde hay mayor concentración

urbana. También está el factor altitud que puede

haber contribuido a detener los contagios.

Al comienzo pronosticaron que Cusco sería uno de los epicentros

de la pandemia por la presencia de miles de turistas, pero

hoy vemos que la pandemia siempre estuvo controlada.

Sí, en Ecuador fue igual. Guayaquil concentró toda la pandemia.

Una de las cosas que no estamos tomando en cuenta es

que la regionalidad es un factor que debe estar presente en

todo, en educación, en salud, en todos los campos. Hay diferencias

estructurales en cada una de las regiones. Para mí no

es casual que ahora se hable de nor-Perú y sur-Perú, un poco

lo que ocurrió a comienzos de la República y en toda la historia

peruana en general. De modo que hay que tener presente

la regionalidad y sus diversas variantes internas.

La entrega de bonos reveló que el Estado no conoce dónde

viven y cómo ubicar a los peruanos.

Eso es total. Es algo que se arrastra con el Estado mismo. Nosotros

hemos crecido dentro de una versión colonial del Estado.

Nosotros nos consideramos peruanos, pero a los “otros”

no los consideramos como tal. Es un olvido que afecta a la

población peruana llamada “informal”, a todos los que viven

en la marginalidad, a todos los que migraron hacia las ciudades

a partir de la década del 60 en adelante.

Igual sucedió con la “sorpresa” del Estado cuando aparecieron

miles de ciudadanos pugnando por retornar a su tierra.

Esa es la misma gente, Roberto, que festeja en Lima casi todas

las fechas de su calendario festivo. Son los que tienen sus

clubes provinciales, son los que conservan su música, su poesía,

su comida y la reproducen aquí lo mejor que pueden. Obviamente

ellos retornan cuando pueden. “El provinciano” es

una canción que reproduce eso y en cada región existe una

canción que evoca el retorno. De modo que una reacción de

ese tipo es mucho más restringida de lo que imaginamos. Si

yo hubiera imaginado esta situación hubiera pensado en migraciones

masivas mayores. Solo que ahora muchos dejaron

por años sus propiedades, las vendieron, las regalaron. Ya no

tienen a dónde volver. Incluso muchos ya no tienen ni siquiera

familiares allá.

Pero siempre existió una movilización de gente que se va trasladando

de las ciudades costeras a la sierra y, si la cosa no va

bien, bajan a la selva o vuelven a la ciudad.

No tomamos conciencia. Tan es así que nuestras representaciones

en el Congreso son espurias si no están asociadas directamente

a su realidad concreta. Los sectores mayoritarios

de nuestras provincias no tienen cómo venir y se quedan allá.

Los que vienen forman estos grupos marginales que son los

que ahora están reclamando la atención del Estado, un Estado

que nunca los tomó en cuenta.

Esta pandemia también nos recordó que en la Historia del Perú

existieron graves epidemias que cambiaron al país.

¿Debemos reescribir la historia del Perú?

Yo creo que la historia del Perú se tendrá que reescribir con

un fundamento local. Nuestras historia ha sido escrita en función

de los que llegaron. Nuestra historia comienza con las

guerras civiles entre españoles, los líos entre Almagro y Pizarro.

Luego viene la historia de los virreyes, luego la independencia...

Se olvidaron de todas las poblaciones étnicamente

poderosas como las de Chimú, Chancay, Chincha, Ica, etc. Se

olvidaron pero siguieron existiendo. Qué se yo. Los chancas,

por ejemplo, hasta ahora siguen hablando quechua, cambiaron

su organización, adaptaron sus costumbres a las necesidades

del momento, pero siguieron existiendo. No han muerto

pero fueron excluidos de la historia.

Fuera de la historia oficial.

Es que esa historia la hemos escritos “nosotros”: los peruanos

que no reconocemos a los otros sino a “nosotros” mismos como

peruanos. Los que escribimos la primera Constitución y

expulsamos del país a los quechuahablantes y otras etnias que

subsisten debajo del telón que nos hemos puesto para separarnos

de ellos. “Ellos” son los distintos. Nosotros no nos consideramos

indios. Nos da mucha vergüenza que nos identifiquen

con ellos.

¿Esta pandemia demuestra que el Estado peruano necesita un

Pachacuti?

O un Pachacuti o un Che Guevara: lo primero que transformaron

en Cuba fue la salud y la educación y ahora se dan el lujo

de “exportar” médicos. Nosotros hacemos exactamente lo contrario.

Hemos dejado de lado tanto el espacio de cultura, salud

y educación que son los espacios sociales y de servicios. Esta

pandemia tiene la virtud de habernos desnudado como país,

nos ha quitado la ropa que teníamos para escondernos y nos

está mostrando las cosas tremendas que hay en nuestra realidad

concreta.

No hay mucho que celebrar para el 2021 y el Bicentenario.

No, claro que no, y eso que estamos en una etapa históricamente

sustantiva. Yo estoy asustado, Roberto, porque en estos

finales de mi vida -ya estoy en 84 años he visto bastante a

lo largo de mi vida acá y la verdad es que nunca he visto una

crisis tan violenta como esta que estamos pasando. Y lo digo

no solo como persona natural, sino también como historiador.

Creo que he recorrido la historia del Perú, la conozco desde

hace diez mil años y la verdad es que esta crisis solo me recuerda,

en sus términos brutales, en sus formas, a lo que ocurrió

en el tránsito de la Colonia a la República. O del Tawantinsuyo

a la Colonia. Son crisis muy fuertes que no afectan solamente

lo que la gente necesita en su momento, afectan hasta

Revista Pesca Suplemento julio 2020 33


adentro, va más allá del estómago y eso es realmente terrible

porque tienen que cambiar -y ya están cambiando- muchas

cosas que pensábamos de nosotros mismos. Es obvio que no

vamos a ser los mismos. De aquí a cien días vamos a ser diferentes,

querámoslo o no. Pero que van a cambiar las cosas,

van a cambiar, y ya está ocurriendo. Y lamentablemente el

sector pudiente de este país no entiende dónde está viviendo

y eso va a generar formas de conflicto a las que les tengo

miedo

Luis G. Lumbreras

Científico social de origen ayacuchano que desde diversas

especialidades le dio un nuevo

Fuente

https://larepublica.pe/domingo/2020/06/14/coronavirus-en-peru-luis-glumbreras-explica-las-razones-de-desigualdad-desde-la-historia-yantropologia-enfoque-claves-para-enfrente-la-covid-19/?

fbclid=IwAR1n49P3kbdvSepMAexw2ND5J1Nw1v9QfUvd_RzTA6IC69JahnSkr_98hE

Cuando, en los ochenta, el Perú se volvió un país invivible, Luis Pásara* decidió emigrar y, desde entonces, reside en España . Aun

así, se las ha arreglado para estar muy al tanto de la realidad nacional y escribir, cada tanto, libros en torno a temas jurí dicos, su

especialidad. Esta vez, sin embargo, decidió buscar respuestas sobre ese complejo país en que se ha convertido el Perú en el contrapunto

de opiniones de 25 personajes representativos de diversas áreas. Así nació su último libro, ¿Qué país es este? Contrapuntos en

torno al Perú y los peruanos (Fondo Editorial de la PUCP) y sobre eso trata esta entrevista.

Comenzando por el final: ¿cómo respondería a la pregunta de su libro: “qué país es este”?

No hay una respuesta sencilla. Es un país complejo y complicado, que cambia y se redefine al agregar nuevos problemas a viejo s

problemas no resueltos. Y, luego, la respuesta depende de quién la dé. El libro trae veinticinco puntos de vista que confluye n en algunos

puntos y difieren en otros. Los peruanos no compartimos una visión del Perú y eso quizá es la respuesta a qué país es este.

¿La pregunta cliché, aquella de Zavalita ("cuándo se jodió el Perú") ya perdió sentido?

La pregunta está desactualizada, especialmente porque el “se” es impersonal y el Perú no se jodió por sí mismo: lo jodieron l os peruanos,

que somos quienes seguimos jodiéndolo. Quizá habría que reformularla en algo así como: ¿De qué maneras los peruanos

jodemos al Perú? Y las respuestas no deberían limitarse a “los otros” que lo joden, como los políticos o delincuentes, sino a nosotros

mismos, ciudadanos que con lo que hacemos o dejamos de hacer seguimos jodiéndolo.

¿De qué maneras los peruanos comunes jodemos al Perú?

Lo jodemos cuando tiramos la basura en la calle; cuando pasamos por encima de los demás en la cola; cuando al manejar un auto o

un micro “cerramos” al otro o no le dejamos paso; cuando no pagamos los impuestos –y nos enorgullecemos de no pagarlos– con los

que se podrían hacer obras de beneficio público, tener mejores escuelas y mejor atención de salud; cuando nos atribuimos dere chos

por encima de los otros; cuando en nuestro comportamiento agredimos a otros y pisoteamos el derecho de los demás. De esas maneras

que ocurren cada día, a cada momento, saboteamos la posibilidad de vivir bien juntos, en comunidad.

¿Qué es indispensable para poder entender al Perú?

Conocer algo de su historia y reflexionar sobre nuestra propia vida en él, que es algo que hacen varios de los participantes en el libro.

Como dice uno de ellos, se necesita pensamiento crítico, dejar de repetir lo que nos dijeron en el colegio o dicen los d iarios,

arriesgarse a pensar el país por cuenta propia. Pero eso supone querer entenderlo, en vez de refugiarse en el grito de “como el Perú

no hay”, que se entiende en un borracho, pero no en un ciudadano consciente.

¿Hay algo que le sorprende del Perú cada vez que vuelve?

Muchas cosas sorprenden, pero acaso la mayor sea qué poco aprendemos de nuestra trayectoria como país y cómo insistimos en

viejos errores. Sorprende y desalienta.

* Doctor en Derecho por la PUCP. Entre 2002 y 2004 fue profesor en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de

México. Desde 2004 hasta 2011 fue investigador del Instituto Interuniversitario de Estudios de Iberoamérica, Salamanca. Vive en

España.

Escribe: Maritza Espinoza

Fuente

http://larepublica.pe/impresa/domingo/835616-el-peru-no-se-jodio-por-si-mismo-lo-jodieron-los-peruanos

Revista Pesca Suplemento julio 2020 34


NOTA DE PESCA

De la lectura de estos apuntes sobre nuestra historia

debemos rescatar, como concepto, el verdadero

origen de la obligación que tiene el Estado

del Perú para con los pueblos indígenas y nativos.

El despojo que los conquistadores hicieron del

territorio peruano, la destrucción del Imperio Inca

y el saqueo de sus riquezas del Imperio, no fue

suficiente sino que culminaron con el desarraigo

de las poblaciones nativas, condenadas desde

ese entonces a la esclavitud, la ignorancia, la miseria

y la pobreza. No bastó destruir sus tradiciones

y costumbres a través de la “evangelización”

ni el ser forzados a cristianizarse. No bastó la

destrucción de adoratorios y templos antiguos

para construir iglesias sobre ellos en un proceso

de sincretización religiosa y la brutalidad en la

destrucción de todo vestigio de su cultura, sino

que fueron embrutecidos a través del trabajo esclavizado

en las encomiendas y en las minas,

quedando la población reducida a niveles extremos

de pobreza y de miseria por un feroz conquistador,

no solo de sus riquezas y territorios

sino de sus almas. No era suficiente poseer sus

riquezas materiales y destruir su civilización, sino

que querían la destrucción de su alma, subyugar

su espíritu. Esa actitud y filosofía de la conquista

y de la dominación española, (que repitió la soldadesca

chilena durante la Guerra del Pacífico,

con total desprecio por la raza aborigen) fueron

heredadas por la sociedad criolla peruana que se

convirtió en la clase dominante de la naciente

República y que finalmente se convirtió en la clase

política y dirigente del país y de su actual

“democracia” exclusiva, elitista y liberal que no

reconoce responsabilidades heredadas, ni admite

a las poblaciones nativas como sus iguales, siendo

que estas comunidades son las originales y

legítimas propietarias de las tierras que hoy los

herederos del invasor posen.

Recién hace poco están siendo enfrentados a través

de programas sociales, que son a veces criticados

por quienes, o ignoran la responsabilidad

histórica del Estado en la generación de esa miseria,

o no se sienten comprometidos en la reparación

de un crimen histórico perpetrado por

quienes detentaron el poder y el dominio en el

Perú Virreinal y Republicano.

La alimentación, que debe reducir el grado de

desnutrición y anemia de esas poblaciones, que

debe fundamentarse en el consumo de anchoveta

y pota, requiere de múltiples acciones, la más

importante de las cuales consiste en formar parte

de programas sociales orientados a aliviar la desnutrición

y crear el hábito de consumo. Pero

otros dirán que sin crecimiento económico no hay

dinero para los programas, mientras otros observarán

que ese gasto afecta al crecimiento del PBI

y comprometen el desarrollo del país.

Deberán admitir, en algún momento, que la pobreza

y el hambre secular de las poblaciones indígenas

y nativas del Perú son creación de la Conquista

y de las clases gobernantes del país, tanto

durante la dominación española en el Virreinato,

como durante la dominación de la clase política

en la Republica.

El Perú real no es solo Lima y sus ciudades principales.

También es la Amazonía con sus comunidades

nativas que viven en un atraso y abandono

insultante. También lo son las poblaciones rurales

dispersas que viven por encima de los dos mil

metros de altura, igualmente abandonadas por

un país que se apresta a cumplir doscientos años

de vida republicana. También son los miles de

informales que pugnan por sobrevivir en un modelo

diseñado solo para los formales.

¿Hay de verdad algo que celebrar en 2021?

Revista Pesca Suplemento julio 2020 35


Revista Pesca Suplemento julio 2020 36


RECUERDA QUE ERES MORTAL

Tienes poder, pero, … recuerda que eres mortal

“Si queréis conocer a un hombre, revestidle de un gran poder. El poder no corrompe, solo desenmascara.” Decía

Pítaco de Mitilene (640 y el 568 a. C.), uno de los Siete Sabios de Grecia y general griego que venció a los atenienses

comandados por Frinón.

Se dice que el emperador de Roma Marco Aurelio, apodado “El Sabio”, considerado el último de los “Cinco buenos

emperadores”, le gustaba pasear por las calles y plazas de Roma para ser vitoreado y aclamado por los ciudadanos

como un semidiós, acompañado por un esclavo que caminaba algunos pasos detrás de él y cuando los vítores y las

aclamaciones arreciaban, el siervo se acercaba discretamente a Marco Aurelio y le susurraba al oído “Recuerda, solo

eres un hombre”.

Lo cierto es que el Senado de Roma tenía expresamente prohibido que los ejércitos romanos entraran en la ciudad.

Así, cuando un general volvía victorioso, el protocolo solo permitía que el comandante en jefe de la tropa, acompañado

de su guardia personal y los músicos, hicieran la entrada triunfal.

El general y sus hombres eran aclamados por las calles de Roma y cuando el general llegaba ante el Senado, recibía

como reconocimiento un esclavo y una corona de laurel. El General se subía a su cuadriga (carruaje sencillo y descubierto

tirado por cuatro caballos ubicados en línea) y volvía a recorrer calles y plazas. El pueblo le arrojaba diversos

presentes y flores.

La misión del esclavo era recordarle las limitaciones de la naturaleza humana, con el fin de impedir que incurriese en

la soberbia y pretendiese, a la manera de un dios omnipotente, usar su poder ignorando las limitaciones impuestas

por la ley y la costumbre.

Situado un paso detrás del triunfador, con una mano sostenía la corona de laurel sobre la cabeza del general sin

apoyarla ni soltarla. Cuando subía la intensidad de las aclamaciones, se acercaba al militar y le susurraba al oído

“Respice post te! Hominem te esse memento!” que en español actual significa: “¡Mira tras de ti! Recuerda, que solo

eres un hombre” (y no un dios). En el idioma latino se conoce como “Memento mori”, una frase que significa

«Recuerda que puedes morir» en el sentido de que debes recordar tu mortalidad como ser humano.

Esta anécdota histórica debería ahora hacernos reflexionar. Al menos antes eran conquistadores que reportaban riquezas

y vastas extensiones de territorios a su país.

http://www.casadelasideas.com/recientes/tienes-poder-pero-recuerda-que-eres-mortal/

“Recuerda que eres mortal” cuando estás en lo más alto porque antes o después no lo estarás.

“Recuerda que eres mortal” cuando gobiernes guiándote por la intriga que otros provocan para mantener su poder.

Esta reflexión conviene que la hagan en forma sincera y oportuna, quienes aspiran al poder.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 37


LA PESQUERIA EN TIEMPO DE

ELECCIONES

INTRODUCCION

Cada cinco años los peruanos asistimos a la posibilidad

de renovar Presidente de la República y Congreso.

Elegimos, bien sea por emotividad o por simpatías personales;

pero creo que muy pocos lo hacen en función al

análisis de la oferta electoral que se plasma en un plan

de gobierno. Y esto se debe básicamente a que estamos

perdiendo, si es que no lo hemos perdido ya, el hábito

de leer y la capacidad de interpretar lo que se escribe.

Estamos en la era del título, del mensaje corto, de la

ayuda memoria, del resumen, de la manipulación de

nuestras mentes por los medios y de la pérdida de identidad

y capacidad de análisis.

Claro que también es cierto que los planes de gobierno

no necesariamente se cumplen. La mayoría de las veces

no dejan de ser declaraciones líricas, carentes de realismo

y endulzadas con ofertas para engatusar a la gente o

hacerles creer que existe a posibilidad de acceder a un

mundo ideal, que por lo general nadie tiene la menor

idea de cómo construir. Quizá por eso no interesa leer

los planes de los candidatos. ¿Para qué si nos mienten

siempre?

Lo bueno es que la indiferencia y la flojera de leer no

son enfermedades incurables. Todo depende de la voluntad

personal para salir del facilismo y del letargo en el

cual la internet y las redes sociales nos han hundido. Tenemos

que reaccionar porque somos los responsables de

elegir a quienes nos deben gobernar debidamente.

El problema es que no existe norma alguna en el país

que obligue a un candidato a la presidencia de la República

a cumplir lo que promete durante la campaña electoral

ni a ejecutar lo que ofrece como Plan de Gobierno.

Tampoco para sus Ministros. La figura personal del candidato

presidencial no es suficiente garantía para anticipar

lo que se vendrá en materia de administración y regulación

de la pesquería.

Los planes y programas así como las ofertas hechas en

tiempo de elecciones, son solamente eso: ofertas.

Una muestra de la intención de cumplimiento y/o un indicador

de lo que se viene para el sector pesquero, se

podría ver en la conformación de los equipos de trabajo

que asumirán funciones ejecutivas después del 28 de

Julio. Pero generalmente llegan a la quincena de junio

sin haber definido el equipo de gobierno, lo que aumenta

la incertidumbre, en especial si es un candidato nuevo.

El sector requiere de políticas de largo plazo que estén

en manos de funcionarios competentes, comprometidos

con una idea y con experiencia en el sector.

El voto pesquero debería orientarse hacia quien ofrezca

la mejor idea en materia de ordenamiento y reforma del

sector con el mejor equipo humano posible.

Los planes de gobierno y las políticas nacionales tienen

una base legal y un formato establecido por la Autoridad

Electoral en el primer caso y por el CEPLAN en el segundo.

Estas metodologías pueden ser muy técnicas y estar basadas

en la mejor concepción académica del arte de la

gobernabilidad y la gerencia política; pero adolecen de

un defecto que las hace poco viables, electoralmente

hablando: están diseñadas para ser entendidas por personas

diestras en ese lenguaje y que comprendan cosas

que el común de los ciudadanos no conocen ni tienen

por qué conocer. Son, o pueden ser, documentos técnicos,

pero por un lado nadie garantiza que se ejecuten

una vez el partido ganador asuma el poder y por otro,

no está garantizado que alguien los lea. Por lo general

son documentos extensos que a nadie le importa, en especial

si se trata de pesca.

En este contexto, el plan de gobierno debería ser de diseño

propio, político y dirigido al ciudadano, en especial

a aquél que no sabe de pesca y/o no le interesa. Porque

en el fondo sí le afecta y porque es ese ciudadano el que

vota y designa al ganador. No votan solamente los pes-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 38


queros.

El diseño del plan de gobierno es un reto: debe ser corto,

sencillo de entender, fácil de ejecutar y responder a

necesidades propias del sector. Pero por sobre todo debe

estar concebido para servir a la gente, al país y a las

mayorías.

Hay muchas ideas, muchas necesidades y muchos problemas

en el sector. ¿Se pueden abarcar todos en un

solo período de gobierno? Lo más probables es que no.

Se necesita entonces elegir algunos problemas para poder

elegir cuáles de ellos deben ser materia de atención

de acuerdo a la ideología del partido que los diseña.

¿Pero quiénes son los responsables de elaborarlo y quiénes

ejecutar el plan si es que ganan?

Deben ser expertos en el tema, que comulguen con las

ideas del partido y del candidato para que luego asuman

los cargos que les permitan ejecutarlo. Es la mejor receta

para hacer algo serio realmente. Deben conformar un

equipo técnico con ideas comunes y capacidad de trabajo

en equipo.

Pero generalmente no ocurre así. Puede ocurrir que personas

honestas y con convicción diseñan el plan; pero

que termine en manos de otras personas que no creyendo

en el mismo, ni entendiéndolo, asumen los cargos por

decisiones políticas de conveniencia, no necesariamente

para el sector.

También puede ocurrir que asumiendo el poder quienes

diseñaron el plan, se encuentren con un aparato burocrático

y legal que les dificulta hacer lo que deba hacerse.

En todo caso, es Palacio de Gobierno quien tiene que

crear las condiciones para que se facilite la ejecución de

lo ofrecido en la campaña electoral.

También pueden ocurrir miles de cosas más. La aleatoriedad

en el escenario político es enorme, por lo cual se

requiere de un liderazgo fuerte y efectivo desde Palacio.

Los problemas del Perú no son responsabilidad de los gobernantes y sus funcionarios. Desde el inicio de la República,

somos los peruanos los únicos responsables de nuestras tragedias y problemas. Porque somos indiferentes, somos

indolentes y no participamos activamente en la vida política del país. Porque permitimos que los peores y no los mejores

nos gobiernen, nos mientan y nos roben. Es con nuestro dinero, con nuestros impuestos, como se han construido

las fortunas de quienes saquearon el Estado con nuestra complicidad. Somos cómplices porque nunca nos rebelamos

ni reclamamos, solo nos acomodamos a las diversas situaciones que nos aseguraban cierto nivel de bienestar y

confort. Tenemos lo que merecemos hasta que nos decidamos a cambiar.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 39


Asumir la titularidad de un Pliego como Pesca,

requiere ineludiblemente que el conductor y responsable

de la Política Nacional, es decir el Presidente

de la República, esté perfectamente enterado

de la realidad sectorial de forma tal que le

permita diseñar objetivos de largo plazo. Por lo

menos tiene que conocer la realidad.

Ignorar la realidad puede conducirlo a la improvisación

en la designación de funcionarios, lo que

no nos llevaría a los resultados que la sociedad

peruana merece.

La pesquería peruana, una de las más grandes

del mundo, requiere de la visión de un Estadista

que tenga clara la necesidad de introducir reformas

en la pesquería.

Mientras no exista voluntad y decisión políticas de

Palacio de Gobierno para atender temas de fondo,

no se contribuirá apropiadamente al mejoramiento

del sector,.

En tanto no exista una Política de Estado definida

por el Presidente de la República que obligue al

Ministro del Sector a implementarla; en tanto no

mejore la eficiencia en la ejecución y en la calidad

del gasto; en tanto no vaya acompañada de

una reforma para que el Ministerio disponga de

recursos suficientes para introducir cambios sustanciales,

la pesquería seguirá siendo más de lo

mismo.

Si se asume una responsabilidad política como un

Ministerio, sin tener una idea ya elaborada de lo

que debe hacerse, lo que va a ocurrir es que los

funcionarios sectoriales y los administrados abordarán

a la autoridad para proponerle lo que estiman

debe ser una política pesquera, ante lo cual

será incompetente para dar respuestas debido a

su ignorancia. O lo que es peor, improvisará una

agenda sobre temas que no conoce.

Ello consumirá un tiempo valioso en desmedro de

acciones que, por la naturaleza de sus contenidos

y la propia tramitología estatal, deben implementarse

en forma rápida.

La formulación de una política pesquera tiene que

formar parte de la estructura del plan de gobierno.

No hacerlo así impone la necesidad de improvisar

y ceder a la presión de las circunstancias y de las

urgencias que normalmente consumen a las autoridades.

El día a día se impone sobre la agenda

de fondo y la actividad se concentra en apagar

incendios destruyendo toda intención de reformas

del sistema.

Pedro Medellín (2004) sostiene que la política pública en países con problemas de baja autonomía gubernativa como el Perú se

caracteriza por:

1) Una resistencia institucional a la planeación y la evaluación de las políticas públicas;

2) La desconexión entre los procesos de planeación y los de presupuestación;

3) La prevalencia de rígidos sistemas de control que obstaculizan la acción gubernamental;

4) Una excesiva concentración del poder y la usurpación de funciones en determinadas entidades y organismos públicos;

5) Inestabilidad en los altos cargos ministeriales, la que se expresa en alta inestabilidad de las políticas públicas; y,

6) Una tendencia a elaborar las agendas públicas en función de los deseos de quien gobierna.

Aquí, el Estado y el Gobierno no son capaces de mantener la unidad del poder político institucionalizado, ni la unidad de acc ión

de sus instituciones. Están muy lejos de aplicar modelos del tipo Escuela de Diseño o similares.

Fuente

PERSPECTIVAS DEL ESTADO EN EL EJERCICIO DE NUEVAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN EL PERÚ

Una Revisión Panorámica de las Políticas Promotoras del Crecimiento Económico

MIGUEL HILDEBRANDO PISFIL CAPUÑAY

Revista Pesca Suplemento julio 2020 40


EL ESCENARIO DE UN PRESIDENTE

La nación se rige bajo la Constitución: la norma jurídica

de más alto rango en el ordenamiento jurídico de la sociedad,

destinada a regular los aspectos fundamentales

de la vida política.

La Carta Fundamental determina la estructura política

del Estado: su funcionamiento, los órganos de poder y

sus atribuciones, los derechos y garantías de las personas

y los cuerpos intermedios de la sociedad, los sistemas

para hacer efectiva la supremacía constitucional y el

procedimiento de reforma parcial o total de la Constitución.

Ésta se complementa, además, con leyes orgánicas: leyes

complementarias que la misma Constitución considera,

conjuntamente con leyes que se dictan para interpretar

sus preceptos. Una Constitución es legítima cuando

refleja los valores, principios y creencias aceptadas por la

sociedad. En síntesis, la Constitución es la norma base

que rige a toda una nación.

El accionar del Presidente está normado en la carta fundamental

y debiera estar guiado por su plan de gobierno,

el cual tiene que ser debidamente cumplido y no

constituir tan solo una herramienta de propaganda durante

la campaña.

Debe ser formulado con conocimiento de la realidad,

mencionando no solamente el Qué, sino principalmente

el Cómo.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 41


LO QUE PUEDE Y DEBIERA HACER UN

PRESIDENTE DEL PERU

1. Dirigir la política general de gobierno hacia un Estado

soberano e inclusivo, que no esté maniatado por

los poderes fácticos de la prensa, la banca y la gran

empresa privada.

2. Por cada sector, darle al país una visión de futuro,

derivada de la formulación de políticas de Estado

para todos los sectores que además tengan mecanismos

que las haga vinculantes para todas las administraciones.

El principal problema nacional es la

falta de objetivos, en la medida que cada nuevo gobierno

es libre de hacer lo que quiera e implementar

los planes estratégicos que se le ocurran sin respetar

necesariamente lo actuado por los gobiernos anteriores.

3. Fortalecer la gobernabilidad y la gobernanza a través

de una profunda Reforma del Estado que ponga al

aparato público al servicio del ciudadano.

4. Nombrar a los ministros de Estado con la garantía de

no removerlo del cargo con demasiada frecuencia,

salvo falta grave, puesto que asegurar la continuidad

de la gestión es fundamental para el desarrollo de las

políticas y planes de gobierno. Estos funcionarios serán

de la confianza exclusiva del Presidente de la República

y se mantendrán en sus puestos mientras

cuenten con ella; pero además deben ser expertos en

su sector.

Esto es todo lo que puede hacer el Presidente. Entonces,

¿qué no puede hacer? Todo lo que la Constitución le impide.

En este contexto, ¿cómo ejecutar el plan de gobierno

cuando se inicia el periodo en la mitad de una ejecución

presupuestal aprobada por ley y con planes estratégicos

ya aprobados? Sencillamente con funcionarios comprometidos

con el plan, con experiencia en el sector y en la

administración pública. Con cinco años de gobierno no

hay tiempo para que la gente empiece a aprender o se

de el lujo de cometer errores derivados de la ignorancia.

En el Informe sobre desarrollo mundial 2017: “La gobernanza

y las leyes” se analizan cómo la distribución desigual

del poder en la sociedad limita la eficacia de las

políticas. Las asimetrías de poder ayudan a explicar, por

ejemplo, por qué las leyes y los organismos anticorrupción

modelo a menudo no logran poner freno a la corrupción,

por qué la descentralización no siempre mejora

los servicios municipales o por qué las políticas fiscales

bien diseñadas en algunos casos no reducen la volatilidad

ni generan ahorros a largo plazo.

En el informe se observa que, cuando las soluciones normativas

y técnicas no logran los resultados previstos,

suele responsabilizarse a las instituciones. Sin embargo,

se concluye que los países y los donantes deben adoptar

una perspectiva más amplia para mejorar la gobernanza

y contribuir a que las políticas den resultado.

Se define la gobernanza como el proceso mediante el

cual los grupos estatales y no estatales interactúan para

diseñar y aplicar políticas, trabajando en el marco de un

conjunto de reglas formales e informales que son moldeadas

por el poder”

“Los funcionarios del Gobierno no actúan en el vacío. Sus

decisiones reflejan el poder de negociación de los ciudadanos

que compiten entre sí para defender intereses

contrapuestos”, afirmó Paul Romer, primer economista

del Banco Mundial. “De modo que en este informe se

plantea un debate sumamente importante para los Gobiernos,

sus países y las personas de la comunidad del

desarrollo acerca de cómo podemos garantizar que la

sociedad haya elegido un camino que genere progreso.

En todos los países debemos hacer frente a un proceso

político complicado, cuyos resultados se ven influidos por

los factores de poder, y debemos buscar la forma de garantizar

que ese proceso genere avances para todos”.

Según el informe, la distribución desigual del poder puede

excluir a determinados grupos y personas de las recompensas

y beneficios de la participación en las políticas.

No obstante, es posible generar un cambio significativo

con la participación y la interacción de los ciudadanos

(a través de coaliciones destinadas a modificar los

incentivos de quienes toman los decisiones), de las élites

(mediante acuerdos entre los funcionarios responsables

de tomar las decisiones para restringir su propio poder),

y de la comunidad internacional (a través de la influencia

indirecta para modificar el poder relativo de los reformadores

nacionales).

En el informe se concluye que las políticas adecuadas

suelen ser difíciles de introducir y aplicar, dado que en

algunos casos los grupos de la sociedad que se benefician

del statu quo son suficientemente poderosos como

para resistir las reformas necesarias para cambiar el

equilibrio existente.

“Como se señala en el informe, las reformas eficaces no

consisten solo aplicar ‘mejores prácticas’. También requieren

adaptar las instituciones de modo de sacar mayor

provecho de la dinámica local y resolver los problemas

específicos que impiden lograr un desarrollo que

beneficie a todos los ciudadanos”.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 42


¿VALE LA PENA HACER UN PLAN?

Nos han vendido la idea, desde hace mucho tiempo, de que la democracia es el mejor sistema de

gobierno. En términos prácticos, más allá de la retórica y el discurso dogmático, en términos de

bienestar social y progreso individual ¿cuántos ciudadanos han sido beneficiados y atendidos por

el sistema? ¿Han mejorado nuestras condiciones de vida? No lo creo; pero asistimos a gobierno

tras gobierno designando a cualquier persona como funcionario público que no aporta nada a la

mejoría de la calidad de vida del ciudadano peruano. Ahora vamos a votar de nuevo. Y si sigue

todo igual como antes, ¿qué vamos a hacer?

¿Para qué perder el tiempo diseñando planes si no se sabe en qué manos caerán o si realmente

existe la voluntad de cumplir con las promesas hechas en la campaña?

¿Por qué involucrarse en el análisis de la oferta electoral y en elegir un candidato si al final de

cuentas todo el sistema permanece igual? Un modelo dedicado a la adoración del PBI y del crecimiento

económico que ha mostrado su ineficacia en esta pandemia. Un gran crecimiento económico

que no nos dejó siquiera un sistema de salud mínimamente equipado ni una sistema educativo

que haya conducido a una conducta cívica mejor que la que hemos mostrado ni una formalización

de la mayor parte de la economía. Solo se beneficiaron quienes más tenían, pero la calidad

de vida del ciudadano común, más allá de cierto nivel de empleo e ingresos, no ha mejorado. Seguimos

siendo un país informal y con servicios muy malos como el transporte, la seguridad, salud

y educación.

Son preguntas y análisis que los partidos,

los candidatos y los hacedores de los planes

de gobierno y campaña deberían hacerse.

¿Vale la pena formular ideas y propuestas

que contribuyan al diseño de un plan de

gobierno justo, razonable, ético y en beneficio

de la gente?

En el escenario que sí vale la pena, estas

páginas presentan información que ayude

a la elaboración de un plan de gobierno

para la pesca, con la esperanza de que

esta vez los peruanos pensemos, leamos y

votemos por un candidato que cumpla sus

promesas no solo para la pesca sino para

todos los sectores.

El problema es ¿Qué vamos a hacer si

nuevamente no lo hacen, nos siguen mintiendo,

nos siguen imponiendo funcionarios

inadecuados y nos siguen robando?

Revista Pesca Suplemento julio 2020 43


UN PLAN DE GOBIERNO PARA EL SECTOR PESCA

La pesca tiene muchas necesidades y existen muchas

ideas y propuestas de mucha gente para mejorar el sector.

El punto es que hay que distinguir entre lo ideal y lo posible.

Cinco años pueden ser muy cortos para implementar las

reformas que se requieren. Además hay que enfrentar al

aparato burocrático que se convierte en una espesa selva

que hay que atravesar sacando árboles y malezas

acompañado de funcionarios que no necesariamente saben

como construir senderos en medio del bosque.

No es una tarea simple y requiere de una gran capacidad

de síntesis para formular objetivos básicos que puedan

ser, en el mejor de los casos, implementados en cinco

años.

Claro que tampoco es necesario tener un plan. El actual

gobierno ni mencionó la palabra pesca en su plan de gobierno;

pero fue elegido, si fue para bien o para mal, el

tiempo lo juzgará.

Lo racional es que haya un plan de gobierno para la pesca

y un candidato dispuesto a ejecutarlo y no mentirle al

país. Si Palacio de Gobierno se compra la idea, es casi

seguro que designará funcionarios que piensen igual y

que sean capaces de ejecutarlo. Tarea compleja por cierto,

puesto que hay gremios y gremios pesqueros con

ideas diferentes, intereses diversos y probablemente poco

amor por la patria y poca o ninguna intención de

cambios que perjudiquen su estatus.

Pero eso es la política, el arte de negociar y de gobernar

para los más, tratando de coincidir con las necesidades

de los menos.

El verdadero problema de fondo, radica en la indiferencia

de la población hacia la política, que permite que cualquier

persona llegue a ser autoridad sin estar calificada

para ello.

Puede legal y democrático elegir y/o designar a cualquier

persona para un cargo público; pero ¿es lo que le conviene

a los ciudadanos del país?

-Y así pasa su vida día por día -dije yo-, condescendiendo con el deseo que le sale al paso, ya embriagado y tocando la flauta, ya

bebiendo agua y adelgazando; otras veces haciendo gimnasia; otras, ocioso y despreocupado de todo, y en alguna ocasión, como

si dedicara su tiempo a la filosofía. Con frecuencia se da a la política y, saltando a la tribuna, dice y hace lo que le vien e a las mientes;

y, si en algún caso le dan envidia unos militares, a la milicia va, y si unos banqueros, a la banca. Y no hay orden ni s ujeción

alguna en su vida, sino que, llamando agradable, libre y feliz a la que lleva, sigue con ella por encima de todo. ¿Quedará el tal varón

catalogado al lado de la democracia en la idea de que hay razón para llamarle democrático?

-Ahora bien, fue el ansia insaciable de esa riqueza y el abandono por ella de todo lo demás lo que perdió a la oligarquía.

-Es verdad-dijo.

-¿Y no es también el ansia de aquello que la democracia define como su propio bien lo que disuelve a ésta?

-¿Y qué es eso que dices que define como tal?

-La libertad -repliqué-. En un Estado gobernado democráticamente oirás decir, creo yo, que ella es lo más hermoso de todo y que,

por tanto, sólo allí vale la pena de vivir a quien sea libre por naturaleza.

Pienso que, cuando una ciudad gobernada democráticamente y sedienta de libertad tiene al frente a unos malos escanciadores y se

emborracha más allá de lo conveniente con ese licor sin mezcla, entonces castiga a sus gobernantes, si no son totalmente blan dos

y si no le procuran aquélla en abundancia, tachándolos de malvados y oligárquicos.

-Efectivamente, eso es lo que hacen-dijo.

-Y a quienes se someten a los gobernantes—dije- les injuria como a esclavos voluntarios y hombres de nada; y a los gobernantes

que se asemejan a los gobernados y a los gobernados que parecen gobernantes los encomia y honra así en público como en privado.

La República, de Platón

Revista Pesca Suplemento julio 2020 44


EL PLAN PARA LA PESCA

CONSIDERACIONES

La administración desconoce el volumen real de la biomasa

de todas las especies del ecosistema marino de

Humboldt y del ecosistema fluvial y lacustre. Recién desde

los censos del 2012 y 2013 y de la ENEPA III de

2015,aunque con imperfecciones, se conoce el número

de pescadores y embarcaciones artesanales existentes.

Careciendo de esta información no se puede determinar

con precisión cuáles serían los límites máximos de captura

por especie y cuándo deben aplicarse vedas biológicas.

Por tanto es imposible asegurar la sostenibilidad de

las pesquerías aplicando el esfuerzo pesquero correcto.

Lo que obliga a realizar mayor investigación científica y

estadística para disponer de la información mínima necesaria

que permita: Primero asegurar la sostenibilidad de

las pesquerías y segundo darles el ordenamiento adecuado.

Una pesquería sostenible solamente será posible cuando

el país alcance el adecuado nivel de madurez cívica que

le permita entender y aceptar que se requiere colocar el

interés nacional por encima de los intereses de parte.

El interés nacional requiere que se desechen los intereses

económicos grupales y se privilegie la alimentación

de la población nacional por encima de todo. Ello impone

tener pesquerías sostenibles, una adecuada preservación

de los recursos pesqueros, del ecosistema y del medio

ambiente, de tal forma que se garanticen alimentos baratos

para toda la población del país en forma prioritaria.

La crisis mundial de alimentos y el índice de desnutrición

de nuestro país, nos obligan a ser totalmente objetivos a

fin de proteger los recursos hidrobiológicos que proporcionan

alimentación. Estos recursos, además de representar

una oportunidad importante para la alimentación,

constituyen una reserva estratégica que en el mediano

plazo pueden colocar al Perú en una posición ventajosa

en términos de abastecedor mundial de alimentos.

La riqueza infinita del mar peruano no es más que un

mito. Este error de percepción promueve un irrefrenable

incremento del esfuerzo pesquero y confunde además a

la opinión pública haciendo más ardua la labor de regulación.

Los beneficios económicos del sector pesquero marítimo

alcanzan a una fracción mínima de la población costera

involucrada.

El mar peruano fue muy rico y abundante para la pesca,

hoy ya no lo es. Podrá volver a ser abundante si administramos

mejor la pesquería.

La capacidad actual para realizar esfuerzo pesquero de

extracción del pescador peruano supera los límites de

sostenibilidad.

La capacidad de dar empleo digno y sostenido en extracción

está inexorablemente ligada al volumen de captura

permisible a lo largo del año.

Los volúmenes de recursos pesqueros naturales no aumentan

a la par que crece la población vinculada a la

extracción. Los recursos pesqueros no aumentan en función

a la demanda.

Un ecosistema en equilibrio natural es una realidad que

primó desde los orígenes de la evolución de la vida en el

planeta hasta el pasado reciente (no más de 80 años

atrás) Las más diversas especies existían en abundancia

y en equilibrio regidas bajo la regla presa-predador. Las

especies se sirven unas de otras como alimento. La demanda

del hombre costero por pescado estaba satisfecha

y no irrogaba desequilibrio.

Un ecosistema en desequilibrio por actividad pesquera

constituye la realidad actual. Está provocado por la mecanización

y masificación de la captura de especies marinas

y por la deficientemente regulación y la ausencia de

difusión de la realidad pesquera. Ello conduce a desórdenes

de orden económico y social, al empobrecimiento del

mar y a la frustración de los actores de la pesquería.

Un ecosistema en equilibrio con actividad pesquera debe

ser el objetivo principal de la Administración Pesquera,

que autoriza la extracción racional de una porción de

biomasa de cada nivel trófico, privilegiando la cautela de

ciertas especies y el sacrificio de otras en beneficio del

hombre.

Antes de introducirse mayor esfuerzo pesquero al sistema,

la autoridad científica debe proporcionar el conocimiento

técnico necesario para la formulación de políticas,

la toma de decisiones y la elaboración de planes, los que

deben tener como principal consideración el manejo sostenible

de los recursos y la recuperación del medio ambiente

marino y costero. Es la única forma de desarrollar

un método de gestión que permita armonizar los valores

Revista Pesca Suplemento julio 2020 45


culturales, económicos y ambientales y equilibrar la protección

ambiental y el desarrollo económico de las zonas

costeras.

La promoción de nuevas pesquerías, el incremento del

consumo de pescado y/o el aumento del esfuerzo pesquero

deben estar fundamentados en una sólida base de

conocimiento derivada del trabajo científico y riguroso.

La investigación científica es pieza clave como generador

primario de información relevante para emprender acciones

bien sustentadas en torno al manejo adecuado del

mar y de las zonas costeras.

De esta información se deriva la capacidad de bodega

que debería tener una flota con intención de incursionar

en la actividad extractiva, la cuota anual de extracción,

las cuotas individuales a asignar y los períodos de pesca.

Solo entonces podríamos pretender introducir mayor esfuerzo

pesquero sobre el ecosistema marino de Humboldt.

Deberá tenerse en cuenta que el marco del modelo económico

en aplicación en el país, que estimula la libertad

de empresa; así como la necesidad de mejoras tecnológicas

en flota y fabricas que se requieren para mantener

una industria competitiva, pueden inducir a un crecimiento

de la capacidad de pesca. Esta situación se hace

compleja cuando se tiene en cuenta las dificultades técnicas

existentes para determinar cuál debe ser la capacidad

de extracción y procesamiento adecuada y para establecer

el marco regulador del acceso que mantenga en

situación sostenible, en el largo plazo, a la actividad pesquera.

El recurso pesquero tiene la cualidad de renovable, pero

NO de inagotable ni de infinito.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 46


¿ES PERTINENTE ELABORAR UN PLAN DE

GOBIERNO PARA LA PESCA?

Esa es la primera pregunta que hace el CEPLAN para

aprobar el inicio de la elaboración de una política nacional.

Quizá sea técnicamente apropiada pero no por ello

deja de ser absurda.

El Derecho Pesquero, así como la actividad pesquera,

existen en función de los recursos ícticos. Por lo tanto, la

regulación y administración de las pesquerías descansa

fundamental y primariamente en ellos, los que tienen

que ser sostenibles. Un recurso extinguido no podría ser

administrado ni regulado.

La Ley General de Pesca tiene por objeto normar la actividad

pesquera con el fin de promover su desarrollo sostenido

como fuente de alimentación, empleo e ingresos y

de asegurar un aprovechamiento responsable de los recursos

- hidrobiológicos, optimizando los beneficios económicos,

en armonía con la preservación del medio ambiente

y la conservación de la biodiversidad. La misma

menciona que son patrimonio de la Nación los recursos

hidrobiológicos contenidos en las aguas jurisdiccionales

del Perú. En consecuencia, corresponde al Estado regular

el manejo integral y la explotación racional de dichos

recursos, considerando que la actividad pesquera es de

interés nacional.

Los recursos pesqueros pertenecen a la Nación, legítimamente

representada por sus autoridades.

Los artículos 66 a 68 de la Constitución Política del Perú,

establecen que los recursos naturales son patrimonio de

la Nación, correspondiendo al Estado promover su uso

sostenible; y conservación de la diversidad biológica.

Es en ese contexto que el Estado otorga permisos de

pesca para la extracción de recursos naturales, renovables

en el caso de los hidrobiológicos. Por tanto, no son

los pescadores ni la industria los propietarios del recurso.

Los artículos 6 y 7 de la Ley Orgánica para el aprovechamiento

sostenible de los recursos naturales, Ley Nº

26821, establecen que el Estado es soberano en el aprovechamiento

de los recursos naturales, mediante el

aprovechamiento sostenible de estos, a través de las leyes

especiales sobre la materia y las políticas del desarrollo

sostenible, entre otras acciones. Del mismo modo,

el artículo 20 de la referida ley, dispone que el aprovechamiento

de recursos naturales por parte de particulares

da lugar a una retribución económica que se determina

por criterios económicos, sociales y ambientales,

incluyendo ésta, todo concepto que deba aportarse al

Estado por el recurso natural, ya sea como contraprestación,

derecho de otorgamiento o derecho de vigencia del

título que contiene el derecho, establecidos por las leyes

especiales.

En ese orden de ideas, corresponde señalar que el artículo

2 de la Ley General de Pesca, Decreto Ley Nº

25977, indica que los recursos hidrobiológicos contenidos

en aguas jurisdiccionales del Perú son patrimonio de

la Nación, correspondiendo al Estado regular su manejo

integral y explotación racional, considerando que la actividad

pesquera es de interés nacional.

Para la realización de una gestión sostenible de la actividad

pesquera el Estado posee instrumentos que pueden

ser clasificados en instrumentos de control y en instrumentos

económicos. Para su mejor desarrollo, es necesario

que exista una visión de Estado traducida en una

política que asegure la sostenibilidad de los recursos pesqueros,

por encima de cualquier otro orden de ideas, a

fin de garantizar que los operadores del sector dispongan

de una fuente permanente de empleo y se contribuya

a la seguridad alimentaria de los ciudadanos del país.

La visión de largo plazo de la pesquería peruana deberá

orientar, no solo la actividad regulatoria del Estado, sino

modelar una estrategia educativa nacional integral, que

facilite la conservación del ambiente, la inocuidad de los

recursos capturados y la sostenibilidad de los recursos

hidrobiológicos de todo el país.

Importante referente para este propósito, se encuentra

la Demanda de Inconstitucionalidad interpuesta por el

Ministerio de la Producción, en representación del Presidente

de la República, contra los artículos 1º, 2º, 5º y 6º

de la Ordenanza Regional N.º 007-2004-CR/

GOB.REG.TACNA, emitida por el Gobierno Regional de

Tacna. El Tribunal Constitucional, en Pleno jurisdiccional

00011-2008-PI/TC dictó sentencia, de la cual se destaca

el artículo 37, que expresa:

“En tal sentido, cuando la generación lucrativa de ciertas

empresas pesqueras entra en conflicto con el bienestar

colectivo o la defensa de los bienes que resultan indispensables

para que la vida humana siga desarrollándose,

la interpretación que de la Constitución se haga debe

preferir el bienestar de todos y la preservación de toda

clase de vida, toda vez que la Economía Social de Mercado

condiciona la participación de los grupos económicos

al respeto del bien común y del interés general, estableciendo

límites para que la democracia constitucional no

sea un espacio donde se impongan las posiciones de los

Revista Pesca Suplemento julio 2020 47


más poderosos económicamente en detrimento de los

demás bienes jurídicos protegidos constitucionalmente”.

“Una pesquería sostenible es aquella que puede mantenerse

de forma indefinida sin comprometer la viabilidad

de la población de la especie objetivo y sin ejercer un

impacto negativo sobre otras especies dentro del ecosistema,

incluidas las personas. Además debe incluir un

compromiso de buenas prácticas con el medio marino,

contaminación cero y que la actividad no produzca daños

irreversibles”

Se hace imperativo el diseño de un plan de gobierno que

interprete el mandato constitucional, colocando los intereses

nacionales por encima de los intereses de parte.

El objetivo central del plan de gobierno debe ser sencillo

y estable en el tiempo: “Promover el desarrollo eficiente

y sostenible de nuestras principales pesquerías”.

La sostenibilidad debe ser el criterio fundamental para el

manejo de los recursos renovables. Para asegurar esto

se requiere de investigación, monitoreo y decisiones de

política basadas en recomendaciones de entidades científicas

independientes y con recursos para poder llevar a

cabo sus tareas.

Esta sola afirmación, por simple que parezca, podría convertirse

en el único objetivo por cuanto implica múltiples

acciones complementarias que abarcan casi toda la problemática

pesquera.

LA ESTRUCTURA DEL PLAN

Se puede usar el formato diseñado por el Jurado Nacional

de Elecciones, que dice lo siguiente:

I. OBJETIVO

Brindar a la ciudadanía una visión resumida o síntesis del Plan

de Gobierno presentado por las organizaciones políticas al momento

de la inscripción de fórmulas y listas de candidaturas.

II. CONSIDERACIONES GENERALES PARA LA ELABO-

RACIÓN DEL PLAN DE GOBIERNO

1. Los Planes de Gobierno deben tener en cuenta el marco

supranacional (acuerdos internacionales suscritos por el país),

constitucional y legal vigente y enmarcarse en las políticas de

Estado del Acuerdo Nacional y la Agenda 2030.

2. Los Planes de Gobierno deben articularse con los lineamientos,

políticas y planes nacionales (Plan Estratégico de Desarrollo

Nacional), el Marco Macroeconómico Multianual, planes regionales

y locales (Planes de Desarrollo Concertado), teniendo

en cuenta lo relacionado con los derechos humanos y lucha

contra la pobreza, propuestas del Presupuesto Participativo,

entre otros.

3. Los Planes de Gobierno deben formularse bajo los enfoques

de derechos humanos, género, interculturalidad, intergeneracional,

entre otros enfoques.

4. Los Planes de Gobierno deben considerar los ejes establecidos

por el Plan Bicentenario (Plan Estratégico de Desarrollo

Nacional):

Eje 1 – Derechos fundamentales y dignidad de las personas.

Eje 2 - Oportunidades y acceso a los servicios.

Eje 3 – Estado gobernabilidad.

Eje 4 – Economía, competitividad y empleo.

Eje 5 – Desarrollo regional e infraestructura.

Eje 6 – Recursos naturales y ambiente.

5. Es prioritario tener en cuenta las competencias que corresponden

a cada nivel de gobierno.

III. RESUMEN DEL PLAN DE GOBIERNO

- En la primera columna, se resumirán los problemas identificados

y priorizados en el Plan de gobierno. En la segunda columna,

deberán colocarse aquellos que tengan vinculación con

los Objetivos Estratégicos del Plan de Gobierno con que se

procura dar solución a los problemas identificados. En la tercera

columna, se consignarán las metas, que son la expresión

cuantitativa del logro de dichos objetivos.

- Esta información podrá ser difundida en la página Web de

VOTO INFORMADO del Jurado Nacional de Elecciones, de las

organizaciones políticas u otros canales para conocimiento de

la población.

O se puede hacer algo más simple: Definir problemas

básicos y diseñar objetivos estratégicos para alcanzar

objetivos que los resuelvan.

¿Cómo así? Lo más sencillo es que el partido ganador

reestructure rápidamente el Plan Estratégico Sectorial

Multianual (PESEM) vigente, con las modificaciones presupuestales

que sean posibles y se dedique ejecutarlo

durante sus cinco años, con compromiso por el sector y

con alma pesquera.

Pero para esto se requiere primero, de voluntad y decisión

políticas, segundo que quienes han formulado el

plan se conviertan en los funcionarios responsables de

ejecutarlo o supervisar su cumplimiento.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 48


El análisis de pertinencia de una Política Nacional,

de Pesca en este caso, de acuerdo a lo establecido

en la Guía de Políticas Nacionales, modificada

por Resolución de Presidencia del Consejo Directivo

N° 00057-2018/CEPLAN/PCD, responde a

tres criterios excluyentes que se indican a continuación:

El asunto de interés SÍ es un problema de carácter

público, pues corresponde (i) a una carencia o

necesidad de las personas o de su entorno; una

oportunidad de mejora o un riesgo que se desea

evitar (ii) los actores políticos, junto a la sociedad

civil, califican la situación como problema público;

(iii) su solución requiere de la intervención del

sector público.

El asunto de interés SÍ es prioridad nacional, expresada

en el marco de la visión de futuro del

país, las Políticas de Estado, el PEDN, la PGG.

El asunto de interés NO es atendido por otro instrumento

de gestión (como los planes del SI-

NAPLAN), instrumentos normativos (como un reglamento,

norma técnica, etc.) o de otro tipo.

una Política Nacional de Pesca, por existir una

oportunidad que debe ser aprovechada y una

problemática que debe ser atendida por el sector

público, toda vez que los instrumentos de gestión

que se han construido anteriormente para atender

a esta población no han alcanzado los objetivos

propuestos y no han logrado impactar en la

solución del problema público identificado.

Cabe indicar que la gestión pesquera contempla

un importante componente científico pero la toma

de decisiones pública incluye también consideraciones

sociales y económicas, razón por la

cual es esencial tener indicadores que muestren

el impacto social y económico de las decisiones

de manejo.

Los párrafos anteriores son parte del lenguaje y

la metodología dispuesta por el CEPLAN para elaborar

una política nacional.

Pero preguntar si es pertinente formular una política

para un sector com el pesquero, es como

preguntarle a un transeúnte recién atropellado si

necesita atención médica.

Se concluye que es pertinente la elaboración de

Revista Pesca Suplemento julio 2020 49


Enfoques de la AdministraciónPesquera

Jurídico

Formal

• Prima el respeto reverencial a la norma escrita como parámetro a todo

quehacer .El exceso de legalismo autogenera una cadena de innecesaria

normatividad.

• Diferencia de comportamiento legal entre actividad pública y privada.

• Diferencia entre Derecho Administrativo y Derecho Pesquero.

• Necesidad de flexibilización y discrecionalidad

Político

• La Administración es instrumental y ejecutora de decisiones

políticas.

• Es difícil pensar en una burocracia neutra que separe la política de lo

esencialmente técnico-pesquero.

• Permite comprender el comportamiento de los grupos de interés y

las estructuras reales de poder que no siempre corresponden a las

formalmente establecidas.

Enfoques de la AdministraciónPesquera

Pragmático

• La Administración Pesquera sólo será eficiente si dispone de un

procedimiento racional de toma de decisiones. Pero las opciones

políticas favorecen un pragmatismo de corto alcance con resultados

utilitarios inmediatos.

• Ello genera falta de concordancia entre “el poder decisorio” y los

planes y programas elaborados por los especialistas. Se resuelve lo

urgente y se relega lo importante.

Economicista

• Entiende la Administración como proceso productivo.

• Pretende optimizar la relación insumo – producto.

• Prima el interés exclusivamente económico.

• No se sabe manejar variables tan significativas como la

conservación y preservación de las especies o el cuidado y

protección del ambiente.

Fuente: Dr. Alfredo García Mesinas

Revista Pesca Suplemento julio 2020 50


Enfoques de la Administración Pesquera

•Enfoque multidisciplinario que responde a una concepción holística

de la Administración Pesquera.

Sistémico

•Considera en su propio y justo valor a los cuatro anteriores

enfoques.

•Invita al análisis y comprensión del sentido y alcance sistémico de la

actividad pesquera para diseñar e implementar un marco de

manejo más adaptado a nuestra realidad.

Origen del Ordenamiento Pesquero

. El ordenamiento pesquero es el conjunto de normas y acciones conducentes al logro de tres objetivos genéricos:

Alimentación, Empleo e Ingresos Económicos.

. Ello exige contar con evidencias científicas y evaluar factores económicos, sociales y ecológicos que inciden

directa o indirectamente en la actividad pesquera.

Aplicación del Ordenamiento Pesquero

Sin perjuicio de aplicar el criterio de discrecionalidad en el manejo, control y reajuste periódico, los administrados se

encuentran subordinados al desarrollo regulador que realice la Administración a la luz de la Constitución Política y las

leyes, atendiendo a razones superiores de interés público pues, en primera y última instancia, se trata del manejo de

bienes patrimoniales de la Nación

Fuente: Dr. Alfredo García Mesinas

La alimentación debería ser orientada a priorizar al mercado nacional, destinándose el excedente a la exportación.

El empleo y los ingresos económicos son hechos derivados de la existencia de recursos pesqueros, porque el objetivo

prioritario para generar, además, alimentación implica que estos sean sostenibles. La sostenibilidad de los recursos es

una frase simple pero que requiere de varias estrategias y políticas.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 51


Los detalles, acciones y demás que se tienen que ejecutar para llevar a cabo las propuestas de un plan de

gobierno o una política pesquera son numerosos, algunos complicados y otros no tanto; pero requieren de

voluntad política, equipos eficientes y la definición de un rumbo, de una visión de largo plazo.

Si podríamos resumir los principales objetivos de nuestra pesquería, diría que son los dos, alrededor de los

cuales puede construirse todo un planeamiento estratégico:

1. Asegurar la sostenibilidad, sino de todas, por lo menos de las principales especies dedicadas al Consumo

Humano Directo.

2. Proporcionar alimentación de origen hidrobiológico a la población peruana en primera prioridad y en

especial a las poblaciones vulnerables.

Alimentar a los niños peruanos debieran ser el principal objetivo de la pesquería peruana

Debemos dejar de ser un país de niños hambrientos nadando en un mar y lagos con proteína

abundante.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 52


PROBLEMAS

Empecemos por enunciar algunos problemas que estimo más importantes o urgentes. Podrían ser más pero hay que empezar

por algo.

1.

La investigación

científica actual es

insuficiente sobre

todas las especies

hidrobiológicas, lo

que dificulta la

apropiada promoción

de la actividad

pesquera, así como

las acciones

que aseguren la

sostenibilidad de

todos los recursos.

2.

Informalidad en

la actividad pesquera.

3.

Débil ordenamiento

pesquero.

4.

El limitado acceso

de los productos

hidrobiológicos al

mercado nacional,

especialmente a las

poblaciones vulnerables

y a aquellas

con más urgencia

de alimentos altos

en proteína.

5.

Inadecuada e insuficiente

infraestructura

artesanal

pesquera..

6.

La insuficiente dispersa

inexistente o

desarticulada actividad

de educación

y capacitación para

los operadores de

la cadena de valor

de la pesca de consumo

humano directo.

7.

Poco avance en

el desarrollo de

la acuicultura.

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS DEL SECTOR PESCA

1. ASEGURAR LA SOSTENIBILIDAD DE LOS PRINCIPALES RECURSOS PESQUEROS DESTINADOS AL CHD.

Estrategia

Generar información científica que brinde el conocimiento necesario para gestionar un ordenamiento con enfoque ecosistémico.

Políticas

1. Fortalecer el sistema científico oceanográfico y pesquero.

2. Adecuar el esfuerzo pesquero a las condiciones de las biomasas existentes.

3. Desarrollar un sistema de prevención y mitigación de impactos producidos por desastres naturales y cambio climático.

2. FORMALIZACIÓN INTEGRAL DE LA FLOTA PESQUERA ARTESANAL Y DE MENOR ESCALA.

Estrategia

Revalorar al pescador artesanal y a las embarcaciones pesqueras artesanales y de menor y mayor escala, redefiniendo su

rol económico, poniendo en relieve el carácter empresarial de su actividad y su necesidad de escalar competitivamente.

Políticas

1. Desarrollar mejores mecanismos de gobernanza de la actividad pesquera artesanal.

2. Facilitar y promover la creación de pequeñas y micro empresas de armadores artesanales y de pequeña escala, articulando

con el MEF, el Ministerio de Trabajo, los Gobiernos Regionales y la DICAPI el resto de acciones que pue-

Revista Pesca Suplemento julio 2020 53


dan, coordinada y coherentemente alcanzar el objetivo de una formalización integral, tributaria y laboral.

3. Impulsar el ordenamiento territorial de la zona marino costera y la transferencia real y completa de las competencias

en pesca a los GOREs.

4. Impulsar las acciones que conduzcan al acceso a la seguridad social y pensiones de todo el sector.

3. ORDENAMIENTO DEL SECTOR.

Estrategia

Formular una Política de Estado para la pesquería peruana con visión y objetivos de corto, mediano y largo plazo.

Políticas

1. Administrar las pesquerías con un enfoque sistémico con el soporte de información científica actualizada de sus

componentes biológico - pesqueros, económicos y sociales.

2. Impulsar el desarrollo de un modelo de gestión eficiente de desembarcaderos pesqueros artesanales.

3. Perfeccionar la reglamentación de ordenamiento pesquero incorporando a las principales especies objetivos del

consumo humano directo que aún no cuenten con este reglamento.

4. Impulsar el desarrollo de un sistema de gestión por resultados.

5. Impulsar la formulación de un texto único ordenado de toda la normativa pesquera vigente.

4. SEGURIDAD ALIMENTARIA CON CRECIENTE CONSUMO DE POTA Y ANCHOVETA, ESPECIALMENTE EN

ZONAS DE EXTREMA POBREZA.

Estrategia

Promover el consumo interno de recursos pesqueros abundantes con estándares de sanidad adecuados a fin de reducir

los índices de desnutrición y anemia, enfatizando el consumo de anchoveta y pota.

Políticas

1. Fortalecer el sistema de control sanitario en toda la cadena productiva así como en los Centros Acuícolas.

2. Implementar elevados estándares de calidad de los productos pesqueros

3. Fortalecer las buenas prácticas de manejo y manipulación de productos hidrobiológicos en toda la línea de comercialización

y distribución.

4. Promover el desarrollo de cadenas de valor de productos pesqueros de acuerdo a las tendencias del mercado.

5. ORGANIZAR Y DESARROLLAR COMPETITIVAMENTE LA CADENA DE VALOR DEL CONSUMO HUMANO DI-

RECTO.

Estrategia

Diseñar un Plan Nacional de Capacitación para el sector pesquero de consumo humano directo para priorizar la capacitación

de los pescadores artesanales y de los operadores de la cadena productiva de consumo humano directo.

Políticas

Revista Pesca Suplemento julio 2020 54


1. Promover la investigación de nuevas especies y productos hidrobiológicos, asegurando su escalamiento en la cadena

de valor agregado.

2. Contribuir al perfeccionamiento y profesionalización de pescadores existentes para el consumo humano directo, fortaleciendo

sus capacidades técnicas.

3. Fortalecer las capacidades técnico/productivas de los operadores de la cadena productiva de consumo humano directo.

4. Impulsar la mejora de los procedimientos de diseño, construcción y mejoramiento de desembarcaderos pesqueros

artesanales, asegurando la eficacia en la ejecución de la obra.

6. ORGANIZAR Y DESARROLLAR COMPETITIVAMENTE LA ACUICULTURA

Estrategia

Mantener el impulso necesario para que el Plan Nacional de Desarrollo Acuícola aprobado con DS 001-2010-PRODUCE

cumpla con sus metas.

Políticas

1. Impulsar el desarrollo de una actividad acuícola competitiva y diversificada, económica y socialmente viable y ambientalmente

sostenible en el tiempo.

2. Promover que la acuicultura contribuya con la seguridad alimentaria de la Población.

3. Propiciar la colaboración estrecha entre el sector público y privado para el desarrollo de tecnologías de cultivo de

nuevas especies.

7. PROYECTOS DE LEY PARA PRESENTAR AL CONGRESO DE LA REPUBLICA.

1) Creación del Ministerio de Pesca y Acuicultura-

2) Creación de la Superintendencia Nacional de Supervisión, Fiscalización y Sanciones Pesqueras que optimice el sistema

vigente y devuelva la autoridad fiscalizadora al Estado, hoy en manos de empresas supervisoras privadas,

fortalecer el sistema de seguimiento control y vigilancia.

3) Nueva Ley General de Pesca que reemplace a la actual que ya devino en obsoleta y con demasiados parches que

genera una normatividad, confusa, dispersa y desactualizada.

4) Ley que Reestructura el Instituto Tecnológico de la Producción, devolviendo la autonomía del Instituto Tecnológico

Pesquero, separándolo de los CITES

5) Nueva Ley Orgánica del Instituto del Mar del Perú que perfeccione y legitime el Decreto de Urgencia Nº 015-

2020, dándole autonomía técnica y administrativa al ente científico.

6) Ley que reestructura el FONDEPES, devolviendo la autonomía en materia de educación y capacitación al ex Centro

de Entrenamiento Pesquero de Paita.

7) Ley que crea el Instituto de Desarrollo de la Acuicultura.

Revista Pesca Suplemento julio 2020 55


3. ORDENAMIENTO DEL

SECTOR

1ASEGURAR LA SOSTENIBILIDAD DE

LOS PRINCIPALES RECURSOS

PESQUEROS DESTINADOS AL CHD

2. FORMALIZACIÓN INTEGRAL

DE LA FLOTA PESQUERA

ARTESANAL Y DE MENOR

ESCALA.

4. SEGURIDAD ALIMENTARIA

CON CRECIENTE CONSUMO DE

POTA Y ANCHOVETA,

ESPECIALMENTE EN ZONAS DE

EXTREMA POBREZA

5. ORGANIZAR Y DESARROLLAR

COMPETITIVAMENTE LA CADENA DE VALOR DEL

CONSUMO HUMANO DIRECTO.

7. PROYECTOS DE LEY PARA PRESENTAR AL CONGRESO DE LA

REPUBLICA

6. ORDENAR Y

DESARROLLAR

COMPETITIVAMENTE

LA ACUICULTURA

OBJETIVOS

ESTRATEGICOS

4

Revista Pesca Suplemento julio 2020 56


CONCLUSIONES

Finalmente la sugerencia de plan de gobierno resulta ser más corta que los textos que la precedieron. Pero era importante

y necesario entender lo expuesto en las notas preliminares porque los problemas del sector y sus necesidades son,

básicamente, los mismos desde hace 20 años o más, lo que hace que las propuestas para atenderlos no sean nuevas, ya

que han sido expuestas y analizadas muchas veces. Sin embargo, a mi criterio, lo primordial de hacer es lo que se ha

presentado. Si se puede hacer más, mejor.

En estos últimos años hemos asistido a gobiernos que han encargado la conducción del sector a gente que no tenía idea

de estos problemas, ni la experiencia necesaria, por lo que empiezan por tratar de aprender. Pero así no funcionan las

cosas, porque cuando algo empiezan a entender, ya están siendo cambiados o se están yendo. Por otro lado el Ministerio

no puede ser una escuelita.

Es tan corto el período de gobierno y tan grandes las responsabilidades que, colocar a personas competentes en gestión

pública; pero ignorantes en la materia pesquera, en este caso, es una irresponsabilidad. No se puede asumir una cartera

o una dirección para aprender sobre el sector. Los cargos directivos son para ejecutar acciones de administración y gobierno

inmediatamente, liderando equipos de expertos y no para ir aprendiendo en el camino, que puede ser muy corto.

Los profesionales de las direcciones de línea pueden ir aprendiendo siempre que haya más antiguos y experimentados

que les puedan enseñar; pero en ningún caso los funcionarios con cargo de director o similar.

Está en manos del próximo Presidente del Perú cambiar los hábitos y costumbre para hacer algo real.

No podrá hacer todo lo que quisiera, no debería prometer demasiado creando demasiadas expectativas; pero por lo menos

puede romper los esquemas actuales y tradicionales, innovando en la distribución del poder otorgándolo a las personas

correctas.

Solo requiere de voluntad y decisión políticas.

¿A dónde va a ir Palacio de Gobierno en materia pesquera?

Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca Suplemento julio 2020 57


¿FORMALIZACION? ¿PARA QUE?

Al final de esta nota se transcribe una noticia sobre formalización

de empresas, la cual genera este comentario.

La pregunta es, si en este programa se ha considerado a

los armadores pesqueros por cuanto de una u otra forma

son empresarios que bien pueden calificar como micro

empresas. Hasta la fecha solo se han hecho programas

para otorgarles permiso de pesca y a eso le han denominado

formalización lo cual no es exacto porque no los

convierte en sujetos tributarios ni tampoco en empleadores

que brinde acceso a la salud y seguridad social a sus

tripulantes pescadores que tienen el derecho y la necesidad.

Lo curioso es que PRODUCE es competente en

Mypes y en Pesca pero ambos despachos parece que

van por líneas separadas en cuanto a formalización.

Más detalles pueden encontrarse en:

https://es.calameo.com/read/000453377d85b3844cb3f

Pero desde el punto de vista tributario, práctico, real, del

sentir del sujeto a formalizar ¿por qué debería formalizarse?

¿Qué argumento válido está ofreciendo el Estado

para convencer a un informal a volverse formal de un día

para otro?

¿Acceso a crédito? Un crédito caro donde la banca paga

intereses casi miserables por los depósitos pero intereses,

gastos y comisiones exagerados en relación a lo que

pagan y requisitos casi imposibles de cumplir para los

empresarios más chiquitos. No convencen como razón

para empezar a sacar RUC porque además se empieza a

pagar impuestos.

¿Pagar impuestos? ¿Para qué? ¿Qué beneficio práctico

obtenemos de eso? ¿Salud? Además de que siempre fueron

pésimos los servicios de salud que brinda el Estado,

en estos momentos de pandemia sirvieron poco y no estuvieron

a la altura de las circunstancias.

¿Servicios del Estado? ¿Cuáles? Todas o casi todas las

obras públicas que se hicieron con nuestros impuestos

están signadas por actos de corrupción y sobrevaloradas,

así que pagamos los sobornos con los cuales unos cuantos

funcionarios se beneficiaron.

¿Pensiones? Las AFP han ganado mucho dinero a costa

de unas pensiones, en algunos casos más bajas que las

que paga la ONP que tampoco ha sido la mejor experiencia.

El sistema se defiende en base a dogma y teoría, pero

¿Cuántos peruanos informales entienden ese dogma y

esa teoría que nunca les ha brindado atención ni mejoría

alguna? ¿Acaso han sido debidamente educados siquiera

como para exigirles que actúen y se comporten debidamente

en época de crisis?

El pueblo peruano ha sido miserablemente explotado y

maltratado desde el Virreinato hasta el día de hoy. Con

diferentes formas y métodos pero siempre bajo el mismo

sistema de que para que haya ricos y gobernantes debe

haber pobres y gobernados que mientras más ignorantes

son, más fáciles de manipular también son.

Estamos llegando a momentos en que el dogma y la teoría

deben ser innovados o reemplazados, La gente se

harta de mentiras y manipulaciones. El sistema se ha

degradado hasta el punto de que no queda ya de él más

que una máquina enloquecida que intenta obligar a producir

para sobrevivir. Para dar salida a su producción

debe obligar a los hombres a absorberla y pagar tributos

para que el sistema se sostenga.

El libre mercado y la globalización no hacen sino conducir

a más de lo mismo: bonanza aparente para quien

más tiene y el mismo status de miseria para las grandes

mayorías.

El país ha contraído un virus desde hace tiempo, más

antiguo que el CIVID 19, del cual no se habla y genera

una proliferación desordenada de células inútiles como

los políticos y los partidos con todos sus parásitos. Ese

virus asfixia al hombre–soporte, el que trabaja y produce.

El que hace vivir a todo el mundo. Pues el virus se

devora a sí mismo; es su maldición. Estamos alcanzado

un punto crítico.

El tema de fondo en un sistema democrático es que las

libertades que pregona son precisamente las que incuban

a una clase de personas que devienen en inadecuadas

e incapaces para dirigir el propio sistema. Genera

Revista Pesca Suplemento julio 2020 58


una clase política que convierte a la política y al sistema

de gobierno en una forma de vida, en un sistema de

guerra de guerrillas por alcanzar el poder para asegurarse

a sí misma ventajas económicas y sociales que resuelvan

sus propios problemas. En esto poco o nada tienen

que ver las poblaciones y grandes mayorías para quienes

supuestamente gobiernan y por quienes hicieron la lucha

por obtener dicho poder.

Genera una prensa que bajo el dogma de la libertad de

expresión crea un poder oculto que es quien gobierna

los grandes temas. Bajo el disfraz y la mentira de la expresión

“opinión pública”, un grupo reducido de personas

se adjudica el derecho de decir lo que le conviene al sector

que representa y le conviene, tomando el concepto

como si fuese la opinión real del pueblo. Nada más alejado

de la verdad.

Lo cierto es que la clase política y la prensa utilizan al

pueblo para sus propios fines e intereses, distorsionando

de esta manera el concepto mismo de la democracia, de

la república, que en el fondo significa que las personas

más capacitadas son las que lideran y gobiernan, no en

su propio beneficio, sino en beneficio de la comunidad a

la que representan.

El hombre no es susceptible de ser gravado y manejado

a capricho, no puede soportarlo todo indefinidamente:

las matanzas, las guerras, los políticos, los burócratas, el

deterioro de la calidad de vida, la explotación. No puede

tolerar eternamente que se le quiera suprimir el alma y

la conciencia para privarlo mejor de su libertad, para hacer

de él el ciudadano perfecto, embrutecido y agradecido;

el ciudadano robot que reacciona sin sorpresas, el

buen técnico, el buen empleado, el buen partidario político.

Es entonces cuando una civilización alcanza ese punto

misterioso, impreciso, variable, a partir del cual el hombre

objeto, el hombre alienado, escapa con fuerza incontenible

a los políticos, a los gobernantes, a los burócratas,

para retornar a la anarquía original.

PRODUCE: 26 000 MYPES SERÍAN FORMALIZADAS CON

PAQUETE DE INCENTIVOS

El Ministerio de la Producción (Produce) emitirá un paquete

de incentivos para formalizar la Micro y Pequeña

Empresa (Mype). En una primera etapa serían incorporadas

26 000 unidades productivas, informó Andina.

Esta iniciativa se dirige a tres grupos objetivo: personas

naturales con negocio, el comercio ambulatorio alrededor

de los mercados de abastos y las sociedades empresariales

de más de dos integrantes.

Antonella Romero, directora ejecutiva del programa Tu

Empresa, detalló que el Produce trabaja en una plataforma

integral para que se acompañe, de manera digital, a

los emprendedores en su proceso de formalización en el

ámbito societario.

El combo de la formalización facilitará que los emprendedores

se conviertan en personas jurídicas a través de la

plataforma de Tu Empresa.

“Posteriormente, el acto de constitución se eleva a una

escritura pública, y para ello se hizo una alianza con los

notarios, con el fin de que la tarifa sea de 50 soles,

siempre y cuando sean como máximo dos socios y que la

empresa tenga hasta tres unidades impositivas tributarias

(UIT) de capital social, y luego el trámite continúa

siendo digital”, agregó.

En el aspecto tributario, declaró, se facilitará información

para la obtención de RUC virtual mediante la plataforma

de la Sunat y una semipresencial, para comerciantes y

ambulantes.

Desde el 26 empezará la asesoría mediante la plataforma

web tuempresa.gob.pe porque en esa fecha la Sunarp

comenzará las revisiones y aprobaciones de las reservas

de nombres digitales. Mientras que el paquete operará a

partir de la primera semana de junio.

https://canaln.pe/actualidad/produce-26-000-mypesserian-formalizadas-paquete-incentivos-n414493

Revista Pesca Suplemento julio 2020 59


El Estado es el principal, si no el único responsable de gestionar las políticas. No son pocas las voces que señalan el

hecho de que es la perspectiva normativa la que ha predominado, o que sigue existiendo una brecha inmensa entre

el horizonte propuesto en el discurso y lo que finalmente se implementa, o que la formulación de la política no ha

sido acompañada de compromisos institucionales eficientes.

La participación ciudadana en políticas públicas puede definirse principalmente como toda actividad de los ciudadanos

dirigidos a intervenir en la designación de sus gobernantes o a influir en la formación de la política estatal. Comprende

las acciones colectivas o individuales, de apoyo o de presión, mediante las cuales una o varias personas intentan

incidir en las decisiones acerca del tipo de gobierno que debe regir una sociedad, en la manera cómo se dirige

al Estado en dicho país, o en decisiones específicas del gobierno que afectan a una comunidad o a sus miembros individuales.

Se trata de cultivar una ciudadanía formada, crítica y madura que comprenda y asuma que todos y todas son sujetos

de derechos y obligaciones. Para los gobiernos muchas veces la participación se reduce a involucrar a la gente en la

ejecución de políticas definidas desde arriba, obstruyendo la posibilidad de participación en diversos grados incluso el

decisional, en cambio para los movimientos ciudadanos la búsqueda de participación real es una de sus principales

reivindicaciones.

El olvido del papel que tienen los actores y la racionalidad económica ha llevado a diseñar políticas en abstracto, como

si se tratara solamente de un desafío técnico o de un ejercicio intelectual. El desafío no es entonces sólo formular

las políticas correctas sino incorporar los actores al proceso de formulación y ejecución de políticas.

Fuente

http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=8127&opcion=documento

Revista Pesca Suplemento julio 2020 60


Por alguna razón, sin ningún fundamento empírico, mucha gente está convencida de que los ricos en política traen

prosperidad para todos, de igual modo que la consiguieron para sí. Si para los que se manifestaban en la Puerta del

Sol los diputados de la IX legislatura no representaban al 15M, unos meses después, el 20 de noviembre, la sociedad

española tuvo la oportunidad de corregir esa representación, y el resultado, ya lo hemos dicho, fue una mayoría absoluta

de la derecha, pero como la derecha no devolvió a la sociedad española ni la abundancia, ni la prosperidad, lo

siguiente fue poner en cuestión todo el sistema político nacido en la Transición. Sin duda, a ello contribuyó

el crecimiento de la percepción de que se trata de un sistema corrupto, de ser la inquietud del 6% de la población

llegó a serlo, en algunos momentos de la legislatura, del 60%.

Con todo, tanto el discurso de la solidaridad con los excluidos, como el discurso contra la corrupción, eran sólo vectores

para el verdadero discurso político que se ha vuelto hegemónico en las élites meritocráticas: el discurso de la antipolítica.

Cuando la política democrática ha mostrado su debilidad frente a la crisis y a la corrupción, una debilidad

real, pero bastante menor de lo que se ha publicitado, cada clase ha mostrado, por su parte, su verdadero nivel de

compromiso ideológico y político con la democracia y sus instituciones. Siempre en los términos de tendencia, o de

mayor probabilidad relativa, en los que nos venimos expresando aquí, por supuesto en la práctica, en cada clase hay

una importante diversidad de actitudes, valores y opiniones.

Sin duda, el 15M nació de la indignación de buena parte de lo mejor de la sociedad española respecto a la impotencia

de la democracia para hacer frente a una situación de crisis económica que se prolongaba por cuatro años, pero

quienes lo lideraron entonces y, sobre todo, se reclaman sus legítimos herederos ahora, no han aportado nada nuevo

a la política, salvo la presencia de algunos de ellos en los parlamentos, y a eso todos nos hemos acostumbrado pronto.

Quienes recibieron el capital de esperanza de una parte de las élites profesionales y universitarias, de la fracción

dominada de la clase dominante, no han hecho una democracia más fuerte, ni una izquierda más numerosa, sino

que han bloqueado el funcionamiento de las instituciones democráticas.

h t t p s : / / w w w . i n f o l i b r e . e s / n o t i c i a s / o p i n i o n / 2 0 1 7 / 0 1 / 1 2 /

la_traicion_las_elites_la_democracia_la_rebelion_las_elites_59704_1023.html

Revista Pesca Suplemento julio 2020 61


Revista Pesca 1


¿CUÁNTOS PESCADORES

ARTESANALES HAY EN EL PERÚ?

¿Quién es la autoridad responsable de tener y mantener

una base de datos de pescadores artesanales embarcados

y no embarcados? ¿El FONDEPES, el PRODUCE, los

Gobiernos Regionales, el INEI o la DICAPI?

El ROF (Reglamento de Organización y Funciones) del

FONDEPES no le asigna esa responsabilidad específica.

Sin embargo, ¿debió ser iniciativa de la entidad mantener

una base de datos de sus supuestos beneficiarios?

Probablemente sí; pero eso supone ver más allá de las

inauguraciones de DPAs (cuyo cronograma no se cumple)

como función principal. La entidad priorizo la función

de constructora de desembarcaderos encargados a

terceros, convirtiéndose en supervisores de empresas

constructoras que terminan con problemas. Se perdió la

mística el alma y el cariño real por la pesca y sus pescadores.

El no disponer de una base de datos con la estadística

de los pescadores no significa un incumplimiento

funcional de ninguna de sus áreas porque no está asignada

esa función. ¿Pero puede ello justificar o excusar

que no la tengan?

PRODUCE a través de la Dirección General de Pesca Artesanal

tampoco tiene en sus funciones una específica

para llevar esa estadística. La única función que se asemeja

a algo relacionado es la que dice: “Organizar y actualizar

el Registro de las Organizaciones Sociales de

Pescadores, Procesadores y Armadores Artesanales cuyas

actividades son de alcance nacional, así como la renovación

de sus juntas directivas; y la de Organizar y

actualizar los registros administrativos nacionales para la

gestión y operación de la infraestructura pesquera artesanal”

El IMARPE, como órgano de PRODUCE elabora periódicamente

encuestas estructurales de la pesquería artesanal

(ENEPA). “La ENEPA III fue ejecutada entre setiembre y

octubre del año 2015, en 92 puntos de muestreo a lo

largo del litoral (87 lugares de desembarque y 5 localidades

de residencia de pescadores). Es una encuesta de

inventario que recoge datos acerca de cierto número de

características fundamentales que se requieren para evaluar

la magnitud y estructura de una pesquería con el

propósito de contribuir a promover e implementar programas

integrales para el desarrollo y mejor manejo de

la pesquería artesanal del mar peruano, Es ejecutada en

forma periódica desde el año 1996, constituyendo un

esfuerzo importante para mantener información completa,

actualizada y confiable sobre la actividad pesquera

artesanal. La Enepa III se ejecutó con el propósito de

conocer cómo se ha incrementado el esfuerzo de pesca

en términos de número de pescadores y embarcaciones

pesqueras artesanales, así como para conocer la situación

social, económica y demográfica actual del pescador,

a fin de formar las bases de una fuente de información

que permita la adopción de políticas de desarrollo

en el corto, mediano y largo plazo y para que sirva como

fuente de información para desarrollar investigaciones a

tesistas de pre y post grado de las universidades y otras

instituciones educativas”

http://biblioimarpe.imarpe.gob.pe/

handle/123456789/3300

La función de dirigir y ejecutar encuestas, censos

y otras investigaciones estadísticas del Sector, corresponde

a la Oficina de Estudios Económicos,

que estructuralmente depende de la Secretaría

General, o sea del Titular del Pliego y no del Despacho

Viceministerial; pero tampoco tiene una

función específica en cuanto a la data de pescadores

artesanales, la cual solo podría provenir a través

de un censo. El nivel de coordinación entre el

IMARPE, desarrollando una función como la ENEPA, que

funcionalmente compete a la Oficina de Estudios Económicos,

podría ser deficiente o inexistente.

Revista Pesca 2


La DICAPI otorga los carnets de pescador y habilita títulos,

por tanto sería la entidad más adecuada para tener

una data de pescadores.

El INEI condujo el primer censo de pescadores artesanales

en 2012.

Los intentos de formalización, poco exitosos por cierto,

tampoco ayudan mucho en situaciones como la actual

donde se necesitan datos reales y precisos, porque el

concepto de formalización ha sido entendido y referido

solo al permiso de pesca. Es decir que está dirigido a la

embarcación, no al pescador. Al dar el permiso se identifica

embarcación y armador, o sea al propietario de la

misma. Pero obvia la obligatoriedad de obtener el RUC,

que permitiría controlar el cumplimiento de las obligaciones

tributarias y de seguridad social que le compete al

armador, como empleador de los tripulantes de su embarcación

también denominados pescadores embarcados,

que en la práctica son sus empleados.

Este segmento no está en los planes de formalización de

nadie, ¿ es por eso que no existe estadísticamente?. ¿Es

por eso que no han sido considerados como beneficiarios

de los subsidios por la emergencia del Coronavirus?

La pregunta es si existe algún nivel de coordinación entre

las instituciones que permita disponer de data de

pescadores actualizada, o por lo menos el interés e iniciativa

para elaborarla, aunque la norma no lo indique

con precisión.

No se puede gobernar, administrar o regular lo que no

se conoce. Para una adecuada administración de la pesquería

se necesita fundamentalmente dos cosas:

Primero, conocer cuántos administrados tiene, a

todo nivel, pescadores, armadores, artesanales,

industriales, embarcaciones y plantas de proceso.

Segundo, se requiere información científica sobre

los recursos hidrobiológicos.

Sin esa data ¿puede un funcionario que además no conoce

de pesca, administrar correctamente el sector, en

especial en tiempos de crisis como los actuales? Resulta

muy difícil y complejo administrar lo que no se conoce.

En cuanto a los Gobiernos Regionales, tampoco es clara

su responsabilidad. La transferencia de competencias y

funciones es aún tema inconcluso, confuso y con poca

voluntad de enfrentarlo.

Revista Pesca 3


LAS FUNCIONES EN PESCA DEL

PRODUCE Y LOS GOBIERNOS

REGIONALES

Solo instrumentos legales como las Resoluciones Ministeriales,

Supremas y Decretos Supremos originan cambios

e imponen normas y procedimientos. Las resoluciones

viceministeriales son limitadas a asuntos administrativos

como apelaciones en el caso de sanciones. Los Decretos

de Urgencia no requieren necesariamente la participación

del Viceministro

Todo el manejo del sector responde a una decisión y voluntad

políticas exclusiva del Titular del Pliego. Así está

diseñado el modelo de gestión del Estado. El poder reside

en el Ministro y no en los viceministros, quienes no

tienen instrumentos legales para generar cambios, por lo

menos en pesca y acuicultura. Cada ministro impone su

agenda y su propio estilo.

La designación de los titulares de los Organismos Públicos

del sector (FONDEPES, IMARPE, ITP, SANIPES e

INACAL) le compete exclusivamente al Titular del Pliego

y no al Viceministro de Pesca y Acuicultura ni al de Industria

y Mypes. Estructuralmente, de acuerdo al organigrama,

el Jefe del Organismo Público depende directamente

del Titular del Pliego y no del viceministro, como

erróneamente piensan algunos.

En función al DS. N°038-2004-PCM, con la RM N° 577-

2018-PRODUCE se aprobó el Plan Anual de Transferencia

de Competencias Sectoriales a los Gobiernos Regionales

y Locales del Año 2018 del Ministerio de la Producción.

Las funciones transferidas y/o por transferirse, de acuerdo

a la Ley 27867 Ley orgánica de gobiernos regionales,

artículo 52°: Funciones en materia pesquera, son:

a) Formular, aprobar, ejecutar, evaluar, dirigir, controlar

y administrar los planes y políticas en materia pesquera

y producción acuícola de la región.

b) Administrar, supervisar y fiscalizar la gestión de actividades

y servicios pesqueros bajo su jurisdicción.

c) Desarrollar acciones de vigilancia y control para garantizar

el uso sostenible de los recursos bajo su jurisdicción.

d) Promover la provisión de recursos financieros privados

a las empresas y organizaciones de la región, con énfasis

en las medianas, PYMES y unidades productivas orientadas

a la exportación.

e) Desarrollar e implementar sistemas de información y

poner a disposición de la población información útil referida

a la gestión del sector.

f) Promover, controlar y administrar el uso de los

servicios de infraestructura de desembarque y

procesamiento pesquero de su competencia, en

armonía con las políticas y normas del sector, a

excepción del control y vigilancia de las normas

sanitarias sectoriales, en todas las etapas de las

actividades pesqueras.

g) Verificar el cumplimiento y correcta aplicación de los

dispositivos legales sobre control y fiscalización de insumos

químicos con fines pesqueros y acuícolas, de acuerdo

a la Ley de la materia. Dictar las medidas correctivas

y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes.

h) Promover la investigación e información acerca de los

servicios tecnológicos para la preservación y protección

del medio ambiente.

i) Velar y exigir el adecuado cumplimiento de las

normas técnicas en materia de pesquería. Dictar

las medidas correctivas y sancionar de acuerdo

con los dispositivos vigentes.

Revista Pesca 4


j) Vigilar el estricto cumplimiento de las normas

vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad

dentro de las cinco millas marinas. Dictar las medidas

correctivas y sancionar de acuerdo con los

dispositivos vigentes.

De acuerdo al artículo 2° de la RM N° 577-2018-

PRODUCE, se encuentra pendiente de transferencia a 25

GOREs la función j): “Vigilar el estricto cumplimiento de

las normas vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad

dentro de las cinco millas marinas. Dictar las medidas

correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos

vigentes”.

Actualmente esta función está siendo ejercida por el Ministerio

de la Producción a través de la Dirección General

de Supervisión, Fiscalización y Sanción.

Al GORE Lima Metropolitana se encuentran pendientes

de transferir todas las funciones, de acuerdo a la tabla 2

del documento en mención.

Se puede concluir que no existen funciones pendientes

de transferir a las 25 regiones, con excepción de la

función j) y el caso particular de la Región Lima Metropolitana.

El asunto es ¿están cumpliendo los GOREs sus

funciones? ¿lo están haciendo con eficiencia? ¿sin interferencias?

En términos prácticos ¿dónde terminan las funciones de

PRODUCE y dónde empiezan las de los Gobierno Regionales

en el marco normativo y real del día de hoy? Jurídicamente

hablando las competencias están definidas y

transferidas, pero ¿cómo es en la realidad? ¿Y por qué la

función “Vigilar el estricto cumplimiento de las normas

vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro

de las cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas

y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes”

no se transfiere todavía?

Unos no cumplen su función y otros asumen la función

donde ya no deberían. No es cuestión de legalidad o respeto

a la norma, sino conveniencia política lo que se impone.

Los pescadores son una fuente de apoyo a la gestión,

o una amenaza, según quiera verse en cada circunstancia.

El manoseo político le ha robado el alma a la institucionalidad

pesquera. La indiferencia y la ignorancia también

hicieron su parte. Las instituciones se han vuelto máquinas

que aplican órdenes, consignas y acciones sin pensar

en los impactos sobre las personas y sobre el futuro. El

sistema alcanza su punto crítico.

No hay reglamentos de ordenamiento para todos los recursos

pesqueros de la pesquería artesanal, porque no

se conocen científicamente. El IMARPE carece de información

de todos y cada uno de nuestros recursos objetivo

de la pesca artesanal. Por tanto se podría estar haciendo

uso y abuso de la extracción.

Adicionalmente, al día de hoy, el Instituto del Mar no

tiene un ROF actualizado de acuerdo al Decreto de Urgencia

015-2020, que dispuso cambios estructurales en

el Instituto. La norma indica que en un plazo que no exceda

de treinta (30) días hábiles, contado desde el día

siguiente de la publicación del Decreto de Urgencia en el

diario oficial El Peruano, se aprobaría el nuevo Reglamento

de Organización y Funciones del Instituto del Mar

del Perú - IMARPE; así como los documentos de gestión

que correspondan, a efectos de mejorar el desenvolvimiento

de la gestión institucional, para asegurar la eficiencia

y eficacia de sus procesos internos. Los 30 días

vencieron el 22 de febrero de 2020.

Revista Pesca 5


LA EDUCACIÓN Y LA

CAPACITACIÓN EN LA PESCA

La educación y creación de capacidades son componentes

fundamentales en el desarrollo del sector pesquero

de consumo humano directo en el corto, mediano y largo

plazo, por lo que es fundamental que las acciones

en esta área respondan a una visión política de futuro y

orienten en forma coordinada y articulada toda la estrategia

que debe formularse.

Un primer paso en un marco educativo, es garantizar la

inocuidad y calidad de los productos marinos. Un segundo

paso, es la orientación de esfuerzos hacia la investigación

de las especies explotadas que garantice un

adecuado ordenamiento.

Hay que investigar, también, nuevas especies porque

las más capturadas podrían ya estar al borde del agotamiento,

cosa que se desconoce por falta de información.

Hay que diseñar nuevas presentaciones de productos

para poder abarcar el territorio nacional, que

adolece de insuficiente infraestructura de frío para almacenamiento

y distribución.

El Estado debe prestar mayor atención a la educación

de la población sobre las posibilidades de capturas de

productos hidrobiológicos y el estado de las pesquerías.

Debe propiciar que los conceptos de ecosistema, seguridad

y soberanía alimentarias, cambio climático, fenómeno

El Niño y sostenibilidad sean conocidos por la ciudadanía.

La educación y capacitación del pescador artesanal y

demás componentes de la cadena productiva del consumo

humano directo, pueden considerarse primordiales

debido a las exigencias de calidad que vienen incrementando

los países importadores de nuestros productos,

así como de nuestro propio mercado, que no puede

ser tratado como de segundo orden. Los peruanos merecemos

la misma calidad que lo se exporta. Las plantas

procesadoras de productos congelados, enlatados y

curados se abastecen exclusivamente de esta cadena

productiva, por lo cual requieren de altos niveles de

calidad y sanidad.

Es necesario elaborar, como política pública, un Plan

Nacional de Capacitación en beneficio de los pescadores

artesanales y de los operadores de la cadena productiva

del consumo humano directo.

Asegurar el abastecimiento de productos hidrobiológicos

con la calidad que las plantas procesadoras y el

mercado nacional demanda es hoy, en medio de la

pandemia del Covid 19, más urgente que nunca.

Contribuir a su inclusión en la economía formal mejorando

el desempeño laboral, es la acción complementaria

de una educación apropiada. Esto afirmaría la presencia

eficaz y útil del Estado en el ámbito pesquero.

Para este propósito se requiere elaborar una estrategia

nacional de capacitación, que debe diseñarse en consenso

con el sector artesanal y demás actores del sector

pesquero, como instrumento derivado de una Política

de Estado, que genere un plan integral detallado y

de largo plazo para la educación y capacitación de los

trabajadores de las cadenas productivas y de comercialización

del consumo humano directo.

La capacitación es fundamental dentro de cualquier estrategia

de desarrollo para este sector. Sin embargo,

hoy en día se encuentra dispersa, no tiene una visión

de largo plazo ni responde a las necesidades y a realidad

actuales. Muchas instituciones del sector dan capacitación

en base a sus propios planes, los que no están

debidamente articulados ni coordinados.

Ante la situación actual del estado de las poblaciones

Revista Pesca 6


de los recursos pesqueros y la incertidumbre sobre los

efectos del cambio climático, no es recomendable seguir

formando nuevos pescadores en la medida que,

además de incrementar la presión por realizar mayor

esfuerzo pesquero, que es lo que se debe evitar, crea

pescadores sin empleo, desilusionados por la falta de

empleo y/o de recursos para extraer así como una competencia

por ocupar puestos de trabajo que presiona

sobre los ya existentes.

empresarios pesqueros debidamente entrenados, con

permiso de pesca y como propietarios de micro empresas

que contraten apropiadamente a sus tripulantes, lo

que les asegura, a estos últimos, cobertura de salud,

seguridad social y pensión y a los primeros el acceso a

fuentes de financiamiento. Estas unidades económicas,

eficientes y rentables generarían bienestar a los pescadores

y adecuados productos pesqueros para la población.

Este Plan Estratégico debe incidir en la aplicación del

enfoque precautorio y del enfoque ecosistémico para

lograr la sostenibilidad de la pesca de consumo humano

directo y su cadena productiva, con el objetivo de generar

conciencia en el uso correcto de los recursos naturales,

e implementar prácticas de pesca responsable.

La mentalidad meramente extractiva de los recursos

pesqueros debe migrar hacia una visión de manejo responsable

y adecuado de los recursos que aseguren su

sostenibilidad.

También debe ponerse especial énfasis en la educación

de las poblaciones costeras y comunidades de pescadores

a fin de que estas tomen conciencia de la realidad

de la pesquería. De esta forma constituirán un defensa

natural de su propio ecosistema.

La visión debe ser un nivel de ordenamiento y capacitación

tales, que contribuyan a la conversión de los actuales

armadores informales en pequeños o medianos

La formalización, como parte del ordenamiento, solo ha

venido actuando sobre los permisos de pesca, pero no

sobre la obtención del RUC, que convertiría al armador

en una unidad de negocios con las ventajas del caso, en

especial para sus pescadores tripulantes. Solo actuar sobre

el permiso de pesca es una media formalización que,

además, viene siendo complicada y teniendo poco éxito,

o al menos discutible.

Sin embargo, pese a que el ordenamiento y la capacitación

en pesca son necesarios, no gozan de mayor interés

ni apoyo por parte de las administraciones de la pesquería.

Probablemente porque siendo acciones cuyos resultados

se aprecian en el mediano y largo plazo, son impopulares

para funcionarios de turno, quienes por lo general,

solo aprecian resultados inmediatos que pueden publicitar

como logros. Por otro lado, para entender en su

correcta magnitud la necesidad de ordenamiento y capacitación

apropiados, es necesario conocer el sector.

Revista Pesca 7


EL ORDENAMIENTO PESQUERO

Todo sistema de ordenamiento pesquero considera,

según sea el caso, régimen de acceso, captura total

permisible, magnitud del esfuerzo de pesca, períodos

de veda, temporadas de pesca, tallas mínimas de captura,

zonas prohibidas o de reserva, artes, aparejos,

métodos y sistemas de pesca, así como las necesarias

acciones de monitoreo, control y vigilancia.

El ordenamiento pesquero debiera ser la suma de normas

y acciones conducentes al logro de tres objetivos

genéricos: Alimentación, Empleo e Ingresos Económicos.

Ello exige contar con información científica y evaluar

factores económicos y sociales que inciden directa

o indirectamente en la actividad pesquera.

Los retos para el manejo de nuestra pesquería implican

incrementar el conocimiento de las interrelaciones propias

del ecosistema de la Corriente Peruana, así como

sobre la variabilidad climática y su impacto en los recursos

pesqueros.

Es necesario aplicar a nuestra pesquería el concepto y

los principios del manejo ecosistémico; diversificar el

esfuerzo pesquero y propiciar iniciativas que redunden

en el consumo humano de nuestros recursos pelágicos,

en particular, de la anchoveta.

El Estado peruano debe asignar prioridades especiales

al desarrollo de la pesca artesanal y de menor escala

como fuente de empleo e ingresos para muchas comunidades

costeras.

Alcanzar pesquerías sostenibles y socialmente responsables

no puede ser producto únicamente de leyes o

normas, sino, además, de una adecuada capacitación y

educación que facilitará el cumplimiento de la normativa

en toda la cadena de valor de la pesca artesanal.

La mejora de la productividad y competitividad requiere

de un nuevo enfoque basado en la perspectiva de los

derechos y necesidades tanto del ciudadano, como del

pescador enfatizando el rol fundamental del consumidor

final, como objetivo principal de toda la actividad pesquera.

Para la mayoría de los pescadores artesanales, uno de

los haberes más preciados es su capital intelectual, el

cual se encuentra representado por un conocimiento

detallado del caladero y el comportamiento de las poblaciones

de peces. Es precisamente este conocimiento

específico el que lo ayuda a sobrevivir en la competencia

con las embarcaciones más grandes y poseedoras

de una mayor tecnología. Sin embargo, su supervivencia

solo mejorará en función de la capacitación contínua

a la que acceda y a la inversión en tecnología que ejecute,

con el objetivo de lograr una ventaja a corto plazo

en la competencia por el recurso marítimo.

El no hacerlo, por no contar con garantías para acceder

a financiamiento o por otras razones, limita sus alternativas

en términos de estrategias de supervivencia e implica

un aumento de su esfuerzo y márgenes menores

de utilidad; o, por supuesto, su salida del sector.

En dicho contexto, repensar los objetivos de una educación

y capacitación para el pescador artesanal se torna

indispensable; pero sin descuidar al resto de la cadena

productiva del CHD puesto de que de nada vale un producto

de calidad desembarcado, si a partir de ese momento

hasta su recepción por el consumidor final se

deteriora por falta de buenas prácticas de manejo. Están

los estibadores, los ayudantes, los transportistas,

los comerciantes, los puestos de los mercados, que forman

parte de la cadena.

Los pescadores artesanales, que antes capturaban sus

especies a poca distancia de sus poblaciones hoy se

han visto obligados por la necesidad, a convertirse en

Revista Pesca 8


pescadores de altura sin tener la preparación ni el equipamiento

apropiado y se aventuran a veces hasta las

200 millas en busca de especies sustitutas a su pesquería

tradicional, como el perico, por ejemplo. Necesitan

adecuarse a esa nueva realidad.

Los intentos de formalización de la actividad artesanal

no han sido muy exitosos en el tiempo, lo que impone

enfocar una nueva estrategia que consiste en llevar la

actividad a convertirse en un negocio más rentable, para

cual debe reducir sus costos y elevar su productividad.

Estos elementos harán más atractiva la formalización

por las ventajas que ofrece la misma. Ello requiere

de innovación y capacitación. Implica una visión integral

también. No es suficiente tener un permiso de pesca,

sino también RUC, de tal forma que incorporen a los

tripulantes en una planilla lo que resolvería automáticamente

sus necesidades de seguridad social y pensiones.

Es necesario promover la generación de valor agregado

a fin de poder alcanzar mejores niveles de rentabilidad

en beneficio del pescador, del trabajador del sector, del

consumidor y del Estado. Por tanto, es importante diseñar

mecanismos que faciliten el crecimiento. El crecimiento

en función a mantener volúmenes constantes

de desembarque es irresponsable, toda vez que las posibilidades

de extracción tienen límites naturales, lo que

obliga a dirigir el esfuerzo hacia el valor agregado escalando

lo máximo posible.

En la lógica de una política de sostenibilidad, ordenamiento,

adición de valor agregado en óptimas condiciones

sanitarias y de mínimo impacto ambiental se impone

un rediseño de las actividades de capacitación orientada

fundamentalmente a crear capacidades en los pescadores

artesanales y procesadores primarios en las

materias convenientes para lograr dichos objetivos.

Revista Pesca 9


MINISTERIO DE PESQUERIA

¿SOLUCION O ILUSION?

La restitución del Ministerio de Pesquería es un tema recurrente

en el sector pesquero. ¿Necesita el país de un

Ministerio de Pesquería? Lo que es evidente es que la

fusión del Viceministerio de Industria y Pymes con Pesquería

no ha favorecido para nada a este último.

hay un abismo que no se puede superar, más aún con

un alto índice de rotación de funcionarios. Cada cambio

de Ministro lleva consigo cambios en los OPDs y en las

Direcciones de Línea, lo que resta continuidad y eficiencia

a las gestiones.

Los Ministros designados, en los últimos 18 años, tienen

más perfil para el Despacho de Industria y Pymes que

para Pesca, o para ninguno. No tuvo mucho sentido la

fusión de un sector realmente complicado como es la

pesca con otro que no evidencia éxitos resaltantes e impactantes,

no solo para la pesquería sino para el país.

Industria es un sector relativamente tranquilo, no genera

problemas ni desata pasiones. Usar los CITEs como instrumento

de marketing político resulta interesante también

en algunos escenarios, dependiendo de la agenda

del Titular del Pliego.

La sola restitución del Ministerio de Pesquería no es la

solución final a los problemas y necesidades del sector.

Tan solo el cambio de nombre a un Ministerio manteniendo

su misma infraestructura organizativa, administrativa

y metodología de designación personal, ofrece

poca esperanza de mejora.

Los Titulares de Pliego, que ya van 20, o sea casi uno

por año, y en lo que va del actual gobierno ya van 4, no

duran lo suficiente como para evaluar y darse cuenta de

la calidad de su ejecución presupuestal y de su accionar,

ni tienen tiempo para identificarse con Planes Operativos

y Estratégicos ya formulados y con presupuesto. Consumen

la mayor parte de su tiempo tomando conocimiento

del sector, en interminables reuniones con los administrados,

y haciendo ofertas que, finalmente no alcanzan a

cumplir porque no están lo suficiente en el cargo. Además

porque entre la oferta política y lo posible de ejecutarse

dentro de las normas de administración del Estado,

Al final de la gestión, el sistema no sanciona por promesas

incumplidas. No hay más que la fórmula de juramentación

del Ministro: “Si así lo hiciereis que Dios os premie;

si no, que él y la Patria os lo demanden”. Naturalmente

nadie formula demanda alguna y se inicia un nuevo

proceso con un nuevo Ministro que ilusiona nuevamente

al sector y a la Nación sin garantía alguna de que

ocurra una reforma adecuada.

Es incuestionable la necesidad de que exista un Ministerio

exclusivamente dedicado a la pesquería como concepto,

pero si no va acompañado de un cambio estructural

integral, sería un gesto mas no una solución.

Es indudable la necesidad de mayor gasto de inversión

en proyectos de infraestructura de desembarque artesanal,

en investigación científica y en seguridad, control y

vigilancia. Sin embargo debe reconocerse que no es suficiente

mayor disponibilidad presupuestal si es que no va

acompañada de mayor eficiencia en la ejecución del gasto

y en el diseño de los Planes Operativos que deben ser

ejecutados con cargo a los recursos económicos asignados.

Asumir la titularidad de un Pliego exclusivo de Pesca,

requiere ineludiblemente que el conductor y responsable

de la Política Nacional, es decir el Presidente de la República,

esté perfectamente enterado de la realidad sectorial

de forma tal que le permita diseñar objetivos y políticas

de largo plazo. La improvisación en la designación de

funcionarios en un sector sumamente conflictivo, no lle-

Revista Pesca 10


va a los resultados que la sociedad peruana merece.

La pesquería peruana, una de las más grandes del mundo,

requiere de la visión de un Estadista que tenga clara

la necesidad de introducir reformas en la pesquería.

Mientras no exista voluntad y decisión políticas de Palacio

de Gobierno para manejar debidamente el sector

pesquero, dotarlo de un Ministerio no resolvería realmente

nada de fondo, sino tan solo de forma. Un Ministerio

de Pesquería con un Ministro inadecuado, no contribuiría

apropiadamente al mejoramiento del sector, aún cuando

en el Consejo de Ministros la Pesquería tuviese un asiento

exclusivo.

En tanto no exista una Política de Estado definida por el

Presidente de la República, que obligue al Ministro del

Sector a implementarla para que el Ministerio disponga

de una visión de largo plazo, para introducir reformas

sustanciales; en tanto no mejore la eficiencia en el diseño

de normas, en el control, en la ejecución y en la calidad

del gasto, a través de la designación de personas

adecuadas, sería más de lo mismo: inútil y sin sentido.

El problema no radica en la estructura de la organización,

sino en las personas.

Esta niña comiendo anchoveta debería ser el objetivo principal de la pesquería peruana.

Es un símbolo del ciudadano peruano que espera una gestión de la pesca con alma, con patriotismo,

con profesionalismo y despojada de politiquería.

Revista Pesca 11


EL INCIERTO FUTURO DE LA

PESQUERIA PERUANA

Ministros de la Producción desde la creación del Ministerio:

MINISTROS DE LA PRODUCCION 2002 - 2020

1. EDUARDO IRIARTE

2. JAVIER REATEGUI

3. ALFONSO VELASQUEZ

4. DAVID LEMOR

5. RAFAEL REY

6. ELENA CONTERNO

7. MERCEDES ARAOZ

8. NICANOR GONZALES

9. JORGE VILLASANTE

10. LUIS NAVA

11. KURT BURNEO

12. JOSE URQUIZO

13. GLADYS TRIVEÑO

14. PIERO GUEZZI

15. BRUNO GIUFFRA

16. PEDRO OLAECHEA

17. LIENEKE SCHOL

18. DANIEL CORDOVA

19. RAUL PEREZ

20. ROCIO BARRIOS ALVARADO

La cifra de 20 ministros en 18 años, que da un promedio

de 1.11 ministro por año podría ser una de las causas de

que la gestión del sector pesca durante el período sea

inadecuada e improductiva para las necesidades de la

pesquería. Si se suma al corto tiempo que cada Ministro

permanece en el cargo, la inexperiencia de cada uno, la

rotación constante de funcionarios de todo nivel, derivada

del cambio del titular del pliego, podemos entender

por qué el sector está en crisis. No basta la buena voluntad

o la capacidad personal sin que esté acompañada de

conocimiento de la pesca.

Como excepción, destaca Rafael Rey por la dación del DL

1084 que ordenó la pesquería de la anchoveta para CHI.

Sigue siendo una norma polémica, pero ha sido, quizá, la

más importante desde la promulgación de la propia Ley

de Pesca. Rey no era un experto en el sector, pero se

comprometió con la pesca y permitió la generación de un

documento trascendente. Su gestión fue una de las más

largas, desde el 28 de julio de 2006 hasta el 13 de octubre

de 2008, lo que propició un período de avances, sobre

todo en relación a la promoción del consumo de anchoveta,

gestado por su viceministro Alfonso Miranda.

VICEMINISTROS DE PESQUERIA 2002 – 2020

1. JULIO GONZÁLES FERNANDEZ

2. LEONCIO ALVAREZ VASQUEZ

3. ALEJANDRO JIMENEZ MORALES

4. ALFONSO MIRANDA

5. ELSA GALARZA

6. MARIA TALLEDO

7. ROCIO BARRIOS

8. PATRICIA MAJLUF

9. JAIME REYES

10. EDUARDO PASTOR

11. PAUL PUMPHIU

12. JUAN CARLOS REQUEJO

13. HECTOR SOLDI

14. JAVIER ATKINS

15. MARIA DEL CARMEN ABREGU

Si bien es cierto el promedio de viceministros es menor

que el de los ministros, no se aprecia que su nivel de

experiencia o de capacidad de manejo haya sido el adecuado

para servir a un Ministro con o sin agenda política.

Poco se puede decir de la mayoría de los ministros y viceministros

que asumieron el cargo sin agenda, sin vi-

Revista Pesca 12


sión de futuro para la pesca, sin conocimiento y sin compromiso

por hacer algo de fondo para el sector.

Exceptuando la gestión de Alfonso Miranda, el viceministro

de mayor duración en el tiempo que se ha tenido,

con experiencia en el sector y que realizó importantes

aportes para la promoción del consumo de anchoveta,

los demás, o tuvieron poco tiempo para diseñar algo importante,

o carecieron de la fuerza y/o capacidad necesarias

para hacer algo trascendente, o simplemente carecieron

de una propuesta. Otros, que pudieron haber

realizado reformas importantes en base a su experiencia

y cualidades personales, fueron sometidos por una gestión

autocrática, o por la imposibilidad de realizar una

labor eficaz por falta de condiciones apropiadas.

En la inadecuada administración del sector, ha primado

la ausencia de hechos efectivos para la pesca peruana.

Promesas que son difíciles de cumplir y otros instrumentos

de manejo político y administrativo, se convirtieron

en árboles que impidieron ver al bosque de necesidades

y problemas que atender.

La designación de funcionarios de confianza de la administración

para cargos de dirección, se deslegitima cuando

el mismo no es un experto en pesca ni conoce lo mínimo

imprescindible para asegurar un buen desempeño.

Esto ha devenido en una constante que daña a la pesquería.

especial los de la pesca artesanal. No se ha diseñado

una política de largo plazo ni se han enfrentado los temas

con eficacia.

El futuro se proyecta en forma similar, con más de lo

mismo. Nada permite asegurar que las próximas gestiones

serán conducidas por personas adecuadas, que se

elaborará una Política de Estado con visión de largo plazo,

que será respetada por los sucesivos gobiernos y que

los siguientes Titulares del Pliego actuarán con desprendimiento

personal, con tecnicismo, escuchando a quienes

algo tienen que aportar, sin soberbia ni arrogancia.

No mejorará la gestión pesquera mientras los funcionarios

sigan trabajando sin compromiso, intelectualmente

castrados por el temor a perder el empleo, o subordinados

a la autocracia de la autoridad de turno y tampoco

mientras no se defina una Política de Estado para el largo

plazo. Tampoco con directores de “confianza” pero

sin experiencia ni conocimiento.

Lo ocurrido en relación al Imarpe y la segunda temporada

de anchoveta 2019 puso en vitrina la problemática

pesquera, que generalmente a poca gente le importa y

reavivó un latente conflicto entre la industria y la administración

actual. Se le ha llamado “crisis en la pesca”;

pero la verdad es que el sector vive una crisis hace mucho

tiempo por la falta de voluntad, de capacidad y de

decisión políticas para enfrentarla.

La verdad es que cada gestión diseña, con mayor o menor

conocimiento y con intereses políticos y/o personales

básicamente, su propia agenda, la cual dura apenas lo

que dura su gestión. Ni siquiera dura el gobierno completo.

La consecuencia es que desde 2002 al 2020, los problemas

de fondo de la pesca siguen siendo los mismos, en

Los antecedentes permiten presumir que la pesca está

condenada a ser una actividad sin importancia para los

gobiernos; pero apetecida por políticos con agendas personales,

o lo que es peor: sin agenda.

Crear el Ministerio de Pesquería no solucionaría nada si

el sistema sigue funcionando bajo el mismo esquema.

Revista Pesca 13


Revista Pesca Suplemento mayo 2020 1


LO QUE SE DEBE CONOCER PARA ENTENDER LA

FORMALIZACION DE LOS PESCADORES

La formalización en la pesca requiere entender primero,

que no es lo mismo el armador pesquero que el tripulante

o pescador embarcado. El primero es el dueño de la

embarcación, o sea el empresario y responsable de que

esté en perfectas condiciones para navegar, con todos

los equipos, avituallamiento y demás material necesario

para su correcto funcionamiento.

El armador y el patrón pueden ser la misma persona,

pero no necesariamente. El primero puede contratar a

un patrón, que a su vez contrata o embarca a sus tripulantes,

que son pescadores embarcados.

El barco o embarcación es una unidad de negocio, por lo

tanto se tipifica como una empresa. El tripulante es, finalmente

el empleado con que cada embarcación realiza

la labor de pesca, la cual genera ingresos y requiere de

capital de trabajo, pero es muy diferente del pescador o

tripulante.

La figura aplica también a los pescadores industriales,

con la diferencia que por lo general las embarcaciones

de mayor escala pertenecen a empresas relativamente

grandes o medianas y por tanto formales, con algunas

excepciones de algunas que siguen en la informalidad.

También hay que saber que el pescador artesanal no

embarcado es muy diferente del pescador artesanal embarcado,

así como del pescador industrial embarcado.

asunto totalmente diferente es formalizar pescadores no

embarcados, lo que requiere el diseño de otra metodología

y otra estrategia que nadie se ha atrevido a iniciar, o

por lo menos con resultados visibles y eficaces.

Lo que PRODUCE viene intentando hacer desde hace

varios años, es otorgar permisos de pesca a embarcaciones,

bajo la impropia denominación de formalización y

sustentado en diversas normas legales dictadas para el

efecto como el SIFORPA. Pero que no incluye a todo el

universo de embarcaciones pesqueras.

DEFINICIONES

LA RM 032-2014-PRODUCE aprueba la DIRECTIVA Nº

001 -2014-PRODUCE que establece la definición formal

de armador en el artículo 5.1, de la siguiente manera:

Armador pesquero.- Persona natural o jurídica que cuenta

con embarcación pesquera con permiso de pesca

otorgado por el Ministerio de la Producción, para realizar

actividades de extracción de recursos hidrobiológicos.

Embarcación pesquera- Bien mueble inscrito en el registro

correspondiente, con matrícula, destinada a la extracción

de recursos hidrobiológicos, según los parámetros

establecidos por el Ministerio de la Producción.

El reglamento de la ley general de pesca define que la

extracción, en el ámbito marino, se clasifica en:

En cuanto a las embarcaciones, pueden ser artesanales,

de menor escala y de mayor escala.

Formalizar embarcaciones es un asunto totalmente diferente

a formalizar pescadores.

La formalización de pescadores embarcados es sencilla

porque en la práctica son empleados de alguien; pero un

Comercial:

Artesanal o menor escala:

1.1. Artesanal: La realizada por personas naturales o jurídicas

artesanales

1.1.1 Sin el empleo de embarcación.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 2


1.1.2 Con el empleo de embarcaciones de hasta 32,6

metros cúbicos de capacidad de bodega y hasta 15 metros

de eslora, con predominio del trabajo manual.

1.2. Menor escala: la realizada con embarcaciones de

hasta 32,6 metros cúbicos de capacidad de bodega, implementadas

con modernos equipos y sistemas de pesca,

cuya actividad extractiva no tiene la condición de actividad

pesquera artesanal.

2. Mayor escala: la realizada con embarcaciones mayores

de 32,6 metros cúbicos de capacidad de bodega.

Ya en esta clasificación está creada una confusión al

mencionar artesanal o menor escala en el artículo 1.1 y

luego vuelve a mencionar menor escala en al artículo

1.2.

Mediante el Decreto Supremo Nº 005-2017-PRODUCE,

publicado el 14 de abril del 2017, se aprobó el Reglamento

de Ordenamiento Pesquero (ROP) del Recurso

Anchoveta para Consumo Humano Directo.

El ROP establece que las embarcaciones de cerco artesanal

y de menor escala pueden presentar la misma capacidad

de bodega (32,6 metros cúbicos) y el mismo tamaño

(eslora de hasta 15 metros lineales), pero especifica

que la utilización de “medios mecanizados u otros medios

accionados con el motor de propulsión ubicado bajo

la cubierta o con el motor o equipo auxiliar conectado al

motor de propulsión” para llevar a cabo las operaciones

de lance, cierre o cobrado de la red de cerco, determinará

que una embarcación sea considerada como de menor

escala.

A partir de esta definición los Gobiernos Regionales deberán

remitir a Produce los expedientes (en trámite y

concluidos) de aquellas embarcaciones consideradas como

artesanales con anterioridad a la entrada en vigencia

del nuevo ROP y que ahora deben ser clasificadas como

de menor escala, con el fin de realizar la adecuación de

sus permisos de pesca.

El Artículo 5, Permiso de pesca, del DECRETO SUPREMO

Nº 005-2017-PRODUCE, establece que los permisos de

pesca para la operación de embarcaciones pesqueras de

menor escala son otorgados por el Ministerio de la Producción

y para operar embarcaciones pesqueras artesanales

por los Gobiernos Regionales, en el ámbito de sus

competencias.

Pero esto va dirigido solamente a las embarcaciones que

capturan anchoveta.

Las demás, que se dirigen a otros recursos, como la

merluza, quedaron en una suerte de limbo.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 3


“La Ley General de Pesca, considera pesquería artesanal

a toda practica pesquera que se hace con predominio

del trabajo manual, embarcaciones de 32.6 M3 de

capacidad de bodega y una eslora máxima de 15 Mt.

Sin embargo dentro de este grupo de pescadores, existen

3 tipos claramente diferenciados.

El primer grupo es el pescador artesanal de orilla, embarcado

y no embarcado, o llamado por muchos pescadores

también “pescador selectivo”. Este grupo en particular

es la razón de ser de muchas normas que el estado

peruano ha dado a través de la historia reciente,

básicamente por que muchos pescadores artesanales

tienen conocimientos ancestrales que el estado pretende

proteger, y sobre todo por que su esfuerzo pesquero

es selectivo, de menor cuantía y bajo impacto.

Este grupo como ya hemos dicho se diferencia claramente

de los demás, por que practica su pesquería en

lugares no muy lejanos de la vista de costa, y principalmente

en fondos rocosos o madrepóricos, cavernosos,

o planos con praderas de algas, que alcanzan máximo

los 80 metros de profundidad, que es la profundidad

máxima a la que llega la luz solar. Estos medio ambientes

son los que concentran la mayor biodiversidad bentónica

costera y donde el pescador artesanal de orilla

embarcado o no embarcado practica sus faenas.

Este grupo incluye a pescadores de cordel de orilla, saltamocheros,

rascaplayas, chinchorreros, que son los

“no embarcados”, y los cortineros, pinteros y buzos con

compresora que son los “embarcados”.

Valga la verdad, muchos de estos pescadores pueden

resultar siendo también tripulantes de otras embarcaciones

artesanales o industriales. La mayoría de los pescadores

son “mil oficios”, solo una minoría es mano de

obra constante, calificada y con experiencia. Entre ellos

suele surgir siempre alguien con actitudes de emprendedor

o empresario, que frecuentemente es un patrón

de lancha exitoso, que ha logrado construirse una embarcación

y contratar pescadores como tripulantes. Los

fundadores de muchas empresas de la pesquería peruana

de anchoveta, fueron patrones de pesca exitosos.

Los bolichitos usan la técnica del cerco o boliche para

sus capturas y pescan anchoveta, caballa, cojinova,

corvina, jurel, lorna, cabinza. Pero gran detalle; no hay

bolichito que no use “macaco”, y el usar un “macaco”

no significa “uso predominante del trabajo manual”, el

“macaco” es un equipo hidráulico que permite calar

redes de gran peso y tamaño, algo que manualmente

seria imposible manipular. Pero si se pretende ser artesanal,

no debería tener un equipo hidráulico como un

“macaco”, la red debería recogerse a mano.

El “arrastrero” artesanal, tampoco tiene un predominio

manual, cuentan con winches para halar sus redes y su

practica por ser “arrastre de fondo” costero, es muy

destructiva con los fondos marinos y "barre" los hábitats

de las especies objetivo de los pescadores selectivos

o de orilla. Eso en el norte del Perú donde la plataforma

es extensa y la biodiversidad costera abundante,

representa un serio conflicto entre dos pesquerías artesanales.

Finalmente están los llamados “artesanales de altura”.

Este grupo se dedica básicamente a la pesca de la pota

y del perico, según la estación. Esta flota es capaz de

capturar cerca de 500 Mil Tm de pota y unos 3 mil toneladas

de perico al año. Produciendo exportaciones

que alcanzan los US$500 millones al año, navegando

mas de una ves mas allá de las 200 millas. Si bien en

estas embarcaciones si predomina el trabajo manual, al

acogerse al régimen artesanal, no pueden tener embarcaciones

de mayor eslora que los 15 metros.

Esto resulta muy importante, por que la capacidad de

bodega de 32.6 M3 es mas que suficiente para una embarcación

artesanal, pero con 15 metros de eslora, es

complicadísimo contar con mayores depósitos de combustible,

camarotes para la tripulación, y baños adecuados;

para un trabajo que se realiza por 10 o 15 días de

pesca y navegación lejos de la costa”.

Fuente

http://www.oannes.org.pe/editorial/formalizar-la-pescaartesanal-soluciona-sus-problemas/

Eso genera un segundo grupo en la pesca artesanal,

nosotros los identificamos como “los bolichitos” en el

sur, centro y norte o los “arrastreros artesanales” del

norte ecuatorial.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 4


Revista Pesca Suplemento mayo 2020 5


LA PESCA ARTESANAL Y SU PLAN DE DESARROLLO:

UN ANTECEDENTE INTERESANTE

A inicios del 2002, la Dirección Nacional de Pesca Artesanal

empezó a elaborar un Plan Integral de Desarrollo de

la Pesca Artesanal, el que plasmaba la problemática del

sector artesanal.

El Plan Nacional para el desarrollo de la pesca artesanal

elaborado fue aprobado con RM N° 207-2002-

PRODUCEen 2004, fijó entre otros temas el que se transcribe

a continuación:

V. PROBLEMÁTICA

• Alto porcentaje de pescadores artesanales que no poseen

carnet de pescador, debido a :

o trámites burocráticos y costosos (DICAPI), o gran cantidad

de personas que incursionan en esta actividad en

forma eventual o permanente.

El mismo que no le permite acceder a programas sociales

ni crediticios orientados a su bienestar y desarrollo de

su comunidad.

• Alto porcentaje de armadores artesanales que no registran

sus embarcaciones, debido a trámites burocráticos y

costosos (Registro Públicos), esto no les permite usar

sus bienes como garantía a posibles crédito.

• Desconfianza de los pescadores por el rumor extendido

que con la formalización se convertirían en agente tributarios.

• Existe información aislada de registro de embarcaciones

pesqueras, por un lado el que maneja Registro Públicos

– SUNARP, DICAPI y DNEPP. No existe un registro

único de embarcaciones pesquera artesanales.

• El alto porcentaje de informalidad que se observa en

esta actividad, imposibilita a las entidades del gobierno

actualizar su información estadística a través de los gremios

de pescadores artesanales; como consecuencia de

ello los programas que se desarrollen, muchas veces podrían

no ajustarse a la realidad, puesto que los datos

corresponderían solo a pescadores formalizados.

• La autoridad marítima no reconoce la certificación de

capacitación que otorga CEP PAITA con fines de acreditación

y obtención de la libreta de embarque, títulos motoristas,

patrones, buzos, etc.

• Oficialmente no se conoce que cantidad de embarcaciones

están inscritas en los Registros Públicos, debido a

la modalidad registral que aplican para registrar la propiedad

de las embarcaciones.

• Existe dos formas de reconocimiento de pescador formal:

con “carnet pescador artesanal embarcado” expedida

por DICAPI y con “certificación artesanal” expedida

por DNPA.

• Con respecto al Registro General de Pesquería del Ministerio

de Producción no esta actualizado.

En su momento se organizó el taller de trabajo y presentación

del Plan Nacional para el desarrollo de la pesca

artesanal en septiembre de 2002. El 5 de febrero de

2004 se aprobó el documento final del plan, el cual fue

aprobado con la RM 248-2004-PRODUCE

Fuente

https://es.calameo.com/read/000453377aad352d4cb74

Como se podrá observar, si se lee el documento, han

transcurrido 16 años y los problemas identificados siguen

vigentes, son los mismos. Las acciones diseñadas en el

plan para resolverlos, o fracasaron o no se ejecutaron

por la excesiva rotación de funcionarios, la falta de continuidad

en las administraciones de pesquería, la ausencia

de políticas de largo plazo, la inexistencia de voluntad

política o la ignorancia.

El daño que la improvisación de cada gobierno le ha hecho

a la pesquería artesanal por la ausencia de una

agenda pesquera coherente, es incalculable. La politiquería

barata, los intereses personales y la ambición de

un puñado de personas, ha utilizado el poder para su

propio beneficio o para nada.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 6


EL LARGO CAMINO HACIA LA FORMALIZACION

Entendidas las diferencias entre armadores, patrones y

tripulantes y, conocida la problemática que tiene más de

una década sin poder resolverse, cabe distinguir, en

cuanto al término formalización, las diferencias entre tener

un permiso de pesca y ser “formal”.

“En el lenguaje económico se conoce como formalización

(laboral o empresarial) la transición de un trabajador o

de una empresa de la economía informal a la formal. Las

políticas que pretenden conseguir o acelerar esta transición

se denominan "políticas de formalización". La formalización

de una empresa requiere que se inscriba en

el correspondiente registro y se ponga a cumplir sus obligaciones

fiscales y laborales. La formalización de un trabajador

requiere, a su vez, que se inscriba (normalmente

en un registro diferente; según los países y sectores esta

inscripción puede realizarse por el propio trabajador, o

bien por su empresario) y se ponga a cotizar al sistema

de seguridad social”

Fuente:

https://es.wikipedia.org/wiki/Formalizaci%C3%B3n

“¿Qué significa formalizar una empresa?

La formalización es el proceso que llevan a cabo las empresas

para incorporarse a la economía formal.

Presenta diversas dimensiones:

• Registro y concesión de licencias por parte de

las autoridades nacionales, provinciales y municipales;

• Acceso a la seguridad social para el propietario

de la empresa y sus empleados;

• Cumplimiento del ordenamiento jurídico vigente,

entre otras cosas en materia de impuestos, cotizaciones

a la seguridad social y legislación laboral.

La formalización es un proceso gradual. Un empresario

podrá, por ejemplo, contar con una licencia municipal de

funcionamiento para llevar a cabo sus actividades desde

su ubicación sin haberse registrado en la agencia tributaria,

la oficina de empleo y la seguridad social.

¿Por qué promueve la OIT la formalización de las empresas?

El objetivo último de las iniciativas de formalización empresarial

es crear más y mejores empleos, reducir la pobreza

y abordar la marginalización de quienes son especialmente

vulnerables a los déficits más graves en materia

de trabajo decente en la economía informal, incluyendo,

aunque no únicamente, a las mujeres, los jóvenes,

los migrantes, las personas mayores, los pueblos indígenas

y tribales, las personas que viven con el VIH o que

están afectadas por el VIH o el sida y las personas con

discapacidad.

Para los gobiernos y la sociedad, la formalización de las

microempresas y las pequeñas y medianas empresas

guarda una estrecha correlación con un entorno empresarial

propicio, el crecimiento económico y la mejora de

las condiciones de trabajo. También permite incrementar

los ingresos fiscales que, a su vez, son necesarios para

proporcionar bienes y servicios públicos. Las empresas

formales se benefician de los procesos de formalización,

porque con ellos se reduce la competencia desleal que

representan las empresas informales. Las empresas formalizadas

tienen acceso a financiación, servicios y tecnologías

de desarrollo empresarial, y se exponen en menor

medida a sanciones gubernamentales.

También pueden participar en licitaciones públicas o actuar

en calidad de proveedoras o minoristas de empresas

más grandes.

La formalización empresarial es parte de un enfoque

multidimensional y equilibrado, tal como se indica en la

Recomendación núm. 204 de la OIT, sobre la transición

de la economía informal a la economía formal. También

es fundamental para la formalización del empleo en esas

empresas. Como tal, contribuye a los Objetivos de Desarrollo

Sostenible (en concreto, a la meta 8.3, que versa

sobre la creación de empleo decente y formalización y

crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas

empresas)”.

Fuente:

https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/--

- em p_e nt / -- -i fp_ se ed/ doc um en ts/ pu bli cat ion/

wcms_549523.pdf

Dentro de este criterio, los intentos que PRODUCE viene

haciendo hace años, no califican exactamente como formalización

puesto que se orientan únicamente a que la

embarcación obtenga su permiso de pesca.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 7


¿UN ARMADOR PESQUERO ES UN EMPRESARIO?

“Una empresa es una unidad económico-social,

integrada por elementos humanos, materiales y

técnicos, que tiene el objetivo de obtener utilidades

a través de su participación en el mercado de

bienes y servicios. Para esto, hace uso de los factores

productivos (trabajo, tierra y capital).

Las empresas puedan clasificarse según la actividad

económica que desarrollan. Así, nos encontramos

con empresas del sector primario (que

obtienen los recursos a partir de la naturaleza,

como las agrícolas, pesqueras o ganaderas), del

sector secundario (dedicadas a la transformación

de bienes, como las industriales y de la construcción)

y del sector terciario (empresas que se dedican

a la oferta de servicios o al comercio).

Otra clasificación valida para las empresas es de

acuerdo a su constitución jurídica. Existen empresas

individuales (que pertenecen a una sola persona)

y societarias (conformadas por varias personas).

En este último grupo, las sociedades a su

vez pueden ser anónimas, de responsabilidad limitada

y de economía social (cooperativas), entre

otras”.

Fuente: https://definicion.de/empresa/

La primera es una embarcación anchovetera

de mayor escala que puede

ser formal; pero también puede

ser informal.

La segunda es una embarcación

anchovetera de menor escala, que

por lo general es informal.

Ambas tienen como especie objetivo

la anchoveta.

Solo las primeras son mayormente

formales y pertenecen a empresas

constituidas debidamente que tributan

y contratan debidamente s sus

tripulantes.

¿Cómo es que durante tantos años

se viene aceptando la existencia de

dos tipos de embarcaciones que

pescan la misma especie pero que

son administrativa y tributariamente

tan distintas?

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 8


LAS CIFRAS

Solo existen dos fuentes oficiales que muestran estadísticas

del sector pesquero artesanal: la ENEPA III realizada

en 2015 y el Censo de Pescadores Artesanales realizado

en 2012. Ambos documentos ya tienen un desfase al

2020.

Cada año se incrementan embarcaciones y pescadores

sin ningún control, proliferando la construcción ilegal de

embarcaciones.

Sin embargo, de alguna manera muestran el universo de

pescadores y embarcaciones que deberían ser formalizados,

cuya cantidad supone un reto considerable para la

autoridad de pesquería y debería ser asumido con mayor

diligencia e integralidad, yendo más allá del permiso de

pesca solamente.

LAS ENCUESTAS ESTRUCTURALES

DE LA PESCA ARTESANAL

El Instituto del Mar del Perú realizó dos encuestas estructurales de la pesca artesanal en el litoral peruano. La ENE-

PA I se llevó a cabo durante los meses de noviembre de 1995 a abril de 1996, en 109 puntos de desembarque, obteniendo

también información sobre artes de pesca, niveles socioeconómicos y culturales, además de la problemática

de la actividad pesquera en nuestro país. Y la ENEPA II, realizada entre setiembre de 2004 y agosto de 2005,

analizó un total de 122 puntos de desembarque y permitió medir los cambios de las variables de la encuesta anterior,

particularmente en lo que hace al número y clasificación de pescadores y embarcaciones.

El Instituto del Mar del Perú (Imarpe) realizó la Tercera Encuesta Estructural de la Pesquería Artesanal en el Litoral

Peruano (Enepa III 2015), cuya finalidad fue facilitar al sector pesquero y, en general a cualquier persona o entidad

interesada o relacionada con el sector, un conocimiento actualizado de la pesca artesanal, así como de los principales

cambios suscitados, después de la Segunda Encuesta Estructural de la Pesquería Artesanal en el Litoral Peruano

(Enepa II 2004-05) con el propósito de promover e implementar programas integrales para el desarrollo y el mejor

manejo de esta pesquería. Es preciso mencionar que la metodología empleada en la recolección de los datos en la

Enepa III es diferente al I Cenpar 2012, por tratarse la primera de una encuesta y la segunda de un censo.

Pescador artesanal embarcado

La población total de pescadores artesanales en el litoral peruano se estimó en 67.427 pescadores. La evolución de

la población de pescadores artesanales de los últimos 20 años, es presentada en la Tabla 1.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 9


Armador artesanal

El armador artesanal es el propietario de una o más embarcaciones pesqueras artesanales y tiene como actividad

principal la pesca artesanal para consumo humano directo, pudiendo participar o no de las faenas de pesca.

Se ha encuestado un total de 3.835 armadores pesqueros artesanales en las regiones del litoral, el 93% está conformado

por hombres (Tabla 52).

Flota pesquera artesanal

Los resultados de la Enepa III señalan que existen 17.920 embarcaciones pesqueras artesanales en el litoral peruano,

siendo notable el incremento entre las dos últimas Enepa, pasando de 9.667 a 17.920 embarcaciones, lo que

significa 8.253 embarcaciones más en el lapso de diez años (Tabla 64, Fig. 4). El crecimiento entre los años 2012 y

2015 fue de 2.206 embarcaciones (14%), lo que demuestra que a pesar que la ley lo prohíbe, aún siguen construyéndose

embarcaciones artesanales.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 10


Fuente

Instituto del Mar del Perú

INFORME

ISSN 0378-7702

Volumen 45, Número 3, Julio - Setiembre 2018

[Inf Inst Mar Perú 45(3)]

Tercera encuesta estructural de la pesquería artesanal en el litoral peruano. Resultados generales

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 11


CENPAR 2012

El Ministerio de la Producción, a través del Viceministerio de Pesquería, conjuntamente con el Instituto Nacional de

Estadística e Informática, ejecutaron el I Censo Nacional de la Pesca Artesanal del Ámbito Marítimo 2012, dirigido a

pescadores, armadores y embarcaciones pesqueras artesanales. Paralelamente, se captó información sobre los desembarcaderos

pesqueros artesanales y otros puntos de desembarque; lo mismo que de astilleros y carpinterías navales

artesanales.

INFORMACIÓN DEL ARMADOR ARTESANAL Y SUS EMBARCACIONES

El I Censo Nacional de la Pesca Artesanal del Ámbito Marítimo 2012, registró información de 12 398 armadores artesanales;

Estado y Documentación de las Embarcaciones

Los resultados del censo con respecto al estado de la embarcación pesquera artesanal declarada por el armador, nos

muestra que 15 579 embarcaciones pesqueras artesanales empadronadas están operativas, lo que representa el

96,0%, 388 embarcaciones están inoperativas temporalmente (2,4%), 244 están en construcción o reconstrucción

(1,5%) y 20 embarcaciones se encuentran en estado de abandono (0,1%).

Asimismo, la información registrada sobre la tenencia de documentación de las embarcaciones pesqueras artesanales,

muestra que 10 587 embarcaciones tienen licencia de construcción (65,2%) y 8 994 (55,4%) cuentan con planos

de construcción.

Embarcación por número de Propietarios

Los resultados muestran que de las 16 045 embarcaciones registradas, 13 620 tienen un solo propietario, esto representa

el 84,9%; le sigue las embarcaciones que tienen dos propietarios, estas suman 1 970 (12,3%); 197 (1,2%)

tienen tres propietarios y aquellas embarcaciones que tienen de cuatro a más propietarios representan el 0,8%.

Del total de las embarcaciones declaradas por los armadores artesanales, 9.760 son botes, esto representa el 60,8%,

3 344 (20,8%) son lanchas, las chalanas suman 2 312 (14,4%), los zapatos suman 169 (1,1%) y las balsillas participan

con 27 (0,2%) embarcaciones.

Tenencia del Certificado de Matrícula

Los resultados de las 16 045 embarcaciones pesqueras artesanales empadronadas, muestran que 13 459 (83,9%)

embarcaciones tienen certificado de matricula.

Permiso de Pesca Vigente

De las 16 045 embarcaciones registradas en el censo pesquero, 9 566 no tienen permiso de pesca vigente, esto representa

el 59,6%, mientras que 6.333 (39,5%) si tienen el documento.

Del Pescador Artesanal

El I Censo Nacional de la Pesca Artesanal del Ámbito Marítimo 2012, registró información de 44 161 pescadores artesanales;

de estos, 42 806 (96,9%) son hombres; mientras que 1 355 (3,1%) son mujeres.

Organización del Pescador Artesanal

La información registrada del censo, indica que de los 44 161 pescadores artesanales, 42 927 (97,2%) declaró tener

la organización jurídica como Persona Natural, 1 061 (2,4%), manifestaron estar como Persona Jurídica.

Condición del Pescador Artesanal

Los resultados del censo indican que del total de pescadores artesanales según su condición como tales, 34 654 indi-

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 12


ca que su condición es de embarcado que representa el 78,5%, los 9 507 (21,5%) pescadores artesanales restantes

manifiestan tener la condición de no embarcados.

Tenencia de Carnet de Pescador

Sobre la tenencia de Carnet de Pescador los resultados del censo indican que de los 22 735 pescadores artesanales

que manifestaron contar con algún documento de acreditación en la actividad pesquera, 18 126 de estos cuentan

con carnet de pescador artesanal el cual representa 79,7%, los 4 609 restantes indican no contar con dicho documento

de acreditación que representa el 20,3%.

Tenencia de Patente de Buzo

El censo indica que de los 22 735 pescadores artesanales que manifestaron tener documentos de acreditación en la

actividad pesquera, 496 pescadores artesanales cuentan con Patente de Buzo que representa el 2,2%, 22 239 manifiestan

no contar con dicho documento de acreditación el cual representa 97,8%.

Pertenencia a Organizaciones Sociales de los Pescadores Artesanales (OSPA)

Del total de pescadores artesanales que respondieron a las preguntas del censo (44 161); 23 987 de ellos declararon

que no pertenecen a una o más Organizaciones Sociales de Pescadores Artesanales (OSPA), esto representa el

54,3%; mientras que, 20 174 (45,7%) pescadores mencionan que si pertenecen.

Interés en Constituirse como Micro y Pequeña Empresa (MYPE)

Según resultados del censo, es importante señalar que, 31 836 pescadores artesanales están interesados

en constituirse como MYPE, lo que representa el 72,1% del total.

Fuente

I Censo Nacional de la Pesca Artesanal del Ámbito Marítimo 2012

Lima, Agosto de 2012

RESULTADOS GENERALES

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 13


Revista Pesca Suplemento mayo 2020 14


Revista Pesca Suplemento mayo 2020 15


LA FORMALIZACION

¿A DONDE VA ?

En este contexto, un armador es un empresario y como

tal debería formalizarse debidamente, no solamente obtener

su permiso de pesca. El permiso no lo convierte en

empresario formal, es insuficiente. Le falta obtener su

RUC, tener contabilidad, facturar sus ventas e incorporar

a sus empleados, que son los pescadores embarcados, a

fin de que puedan acceder a los beneficios de la seguridad

social y sistema de pensiones.

El armador tendría que contratar debidamente a los pescadores,

ponerlos en planilla y declarar mensualmente a

través del PDT. Este solo hecho les daría automáticamente

derecho a ESSALUD y a pensión, sea ONP o AFP,

resolviendo así esta constante y justa reclamación de los

pescadores. Simultáneamente se generaría una base de

datos de pescadores embarcados que hasta ahora no

existe.

Hasta ahora los reclamos por seguridad social se pretenden

solucionar con improvisaciones u ofreciendo las alternativas

de salud que existen en el mercado a través

del MINSA o ESSALUD a fin de que puedan acceder a

estas prestaciones. Pero nada en cuanto a pensiones.

La verdad es que no ha funcionado. Por tanto, la solución

más adecuada es actuar sobre la formalización de

los empleadores, o sea de los armadores.

La venta de pescado fresco está exonerada del IGV, por

tanto la emisión de boleta de venta no va a incrementar

el costo del producto; pero no se emiten boletas porque

los armadores, como son informales, lo venden sin boleta

o factura. Esto no solamente reduce la posibilidad para

el Estado de recaudar impuesto a la renta, si es que al

final del ejercicio la empresa la tuviese, sino que dificulta

y/o impide implementar la trazabilidad de los productos.

El sistema actual no protege ni otorga los derechos sociales

y laborales que les corresponde a los pescadores,

como a cualquier otro trabajador formal.

La pesca artesanal no tributa; pero demanda mejores

servicios por parte del Estado y más y mejores desembarcaderos.

No son los pescadores los llamados a tributar,

sino los armadores. Los pescadores embarcados solo

son empleados.

El otro problema que nadie está enfrentando con eficacia,

es la atención de salud y seguridad social de los pescadores

no embarcados, que es una situación muy diferente

a la de los pescadores embarcados.

Sin embargo, el MEF sí dispone de recursos, tiempo y

funcionarios para atacar a la industria peruana del atún.

A pesar de que en junio de 2018 se promulgó la Ley

30788, que declara de interés nacional el incentivo al

desarrollo de la industria atunera en el país, la Intendencia

de Aduana de Paita, en 2019, pretende desconocer

las Declaraciones Aduaneras de Mercancías referidas a

las compras de atún a naves extranjeras por parte de

industrias peruanas, y aplicable desde el 2016. Lo que

significa que se pretendería cobrar el impuesto a la renta

desde dicho año. Ahora considera que la pesca de barcos

extranjeros debe asumirse como producto peruano y pagar

30% del valor de cada embarque. Con esta medida

se pone en riesgo todos los acuerdos comerciales firmados

por el Perú, en los que nuestro país se obliga a reconocer

la pesca del mismo origen del pabellón enarbolado

por la nave. Se puede dejar a miles de familias sin sustento,

obligar al cierre de plantas e impedir generar millones

de dólares en exportaciones.

Con esa actitud, resulta cuestionable que el MEF y la

SUNAT no actúen sobre la formalización de las embarca-

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 16


ciones ni sobre los pescadores no embarcados y dejen

solo al PRODUCE para que formalice, a medias, a las embarcaciones.

La informalidad va a causar problemas a la flota en el

contexto de las capturas de pota en el ámbito de la

OROP del Pacífico Sur.

b) Administrar, supervisar y fiscalizar la gestión de actividades

y servicios pesqueros bajo su jurisdicción.

Pero no es específica ni clara en cuanto al tipo de pescador,

es decir si es artesanal o industrial, embarcado o no

embarcado. Tampoco en cuanto al tipo de embarcación,

si es artesanal, de menor o de mayor escala.

PRODUCE necesita una agenda que:

Oriente hacia la real formalización administrativa,

tributaria y laboral de la flota en beneficio del tripulante

pescador que sufre la ausencia de seguridad

social.

En términos prácticos ¿dónde terminan las funciones de

PRODUCE y dónde empiezan las de los Gobierno Regionales

en el marco de la formalización real del día de hoy?

Jurídicamente hablando las competencias están definidas

y transferidas, pero en forma difusa y vaga ¿quién es en

la realidad el obligado a formalizar?

Defina y/o aclare las competencias y procedimientos

para la formalización de los pescadores no embarcados,

que es una cosa totalmente distinta de la

formalización de embarcaciones.

Perfeccione y/o actualice las competencias de los

Gobiernos Regionales y las suyas en el marco de la

flota artesanal y de menor escala, así como las definiciones

de embarcación artesanal y de menor

escala.

El tripulante, o pescador embarcado, es finalmente un

empleado cuya situación se resuelve cuando se formaliza

debidamente el armador; pero el pescador no embarcado

es otra realidad.

Las embarcaciones artesanales y las de menor escala

están en una zona gris, que debe ser claramente definida

en cuanto a las competencias de la autoridad para

ejercer el control sobre ellas.

Dentro de las funciones transferidas y/o por transferirse

a los Gobiernos Regionales, de acuerdo a la Ley 27867

Ley orgánica de gobiernos regionales, artículo 52°: Funciones

en materia pesquera, están:

a) Formular, aprobar, ejecutar, evaluar, dirigir, controlar

y administrar los planes y políticas en materia pesquera y

producción acuícola de la región.

Debe mencionarse que, según resultados del censo de

2012, 31,836 pescadores artesanales estaban interesados

en constituirse como MYPE, lo que representa el

72,1% del total. ¿Por qué PRODUCE a través del Despacho

Viceministerial de MYPE e Industria no ha invertido

mayor esfuerzo en este paso de la formalización?

El MEF no ha hecho absolutamente nada en cuanto a la

formalización. Cuando el asunto es simple: la seguridad

social y pensiones dependen de que los beneficiarios estén

en una planilla. ¿y cómo se genera una planilla?

cuando se les contrata debidamente.

El Ministerio de Trabajo no dice ni hace nada tampoco.

Salvo por la cuestionada Ley 30003 que legisla en cuanto

a seguridad social y pensiones de los tripulantes pesqueros

de mayor escala, o industriales, no ha hecho nada

por los tripulantes o pescadores artesanales y de menor

escala.

La DICAPI ¿cuál es su papel en el control de la formalización?

Debería agilizar los procesos para el otorgamiento de

certificados de matrícula, incrementar el control sobre las

embarcaciones que zarpan impidiendo que lo hagan las

informales y detener los zarpes de embarcaciones construidas

ilegalmente.

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 17


¿A dónde va PRODUCE?

Debería replantear todos sus esfuerzos por otorgar permisos

de pesca, agregando acciones que faciliten la

creación de pequeñas y micro empresas de armadores

artesanales y de pequeña escala y articular debidamente

con el MEF, el Ministerio de Trabajo, los Gobiernos Regionales

y la DICAPI el resto de acciones que puedan,

coordinada y coherentemente, alcanzar el objetivo de

una formalización integral y no solamente parcial.

¿A dónde van los Gobiernos Regionales?

Y lo más importante ¿a dónde va Palacio de Gobierno en

materia pesquera? Es de allí de donde deberían salir las

directivas para un trabajo integrado entre los sectores

responsables que conduzcan a la verdadera formalización

de la pesca.

La formalización no será posible, en tanto no haya una

voluntad política clara por ordenar la actividad pesquera

dentro de un marco establecido por una política con visión

de largo plazo. Si no se despoja de politiquería a la

administración de la pesca peruana, seguiremos hablando

de los mismos problemas gobierno tras gobierno.

Se requiere un enfoque multisectorial, liderado por Palacio

de Gobierno o por la PCM y que fije objetivos claros y

un cronograma que se cumpla y respete pese a los cambios

políticos que lamentablemente se dan en forma

constante y a veces no para mejor.

Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca Suplemento mayo 2020 18

More magazines by this user
Similar magazines