Revista puño & letra N° 1 junio 2020

punoyletraeditorial

Revista de investigación y opinión editada por Humberto Nieto y Katherine España. Presentamos temas de interés político, económico y social. En nuestro primer número analizaremos la situación actual de la pandemia, nuestros miedos como sociedad y nos cuestionamos qué nos depara el futuro. También presentaremos un reportaje acerca de los mercenarios, sus antecedentes históricos y su transformación hacia las actuales compañías militares de seguridad privadas. Asimismo, incluimos la reseña del libro "Historia de los Estados Unidos (1776-1945) de la historiadora española Aurora Bosch. Por último te damos nuestras recomendaciones de series, películas y libros.

Investigación•reportaje

Los mercenarios contemporáneos:

El caso africano (II)

La reaparición de

los mercenarios en

el siglo XX se da

luego del proceso

de descolonización

política africana,

puesto que los gobiernos europeos

estaban dispuestos a

ceder a una “independencia”

política africana, pero manteniendo

la dependencia económica

a través de las grandes

empresas extractoras de recursos

y materias primas. En

consecuencia, los países europeos

se vieron imposibilitados

en controlar efectivamente

el territorio africano con sus

ejércitos nacionales, es por ello

que comienzan a utilizar el recurso

de los mercenarios con

el propósito de proteger sus

intereses económicos.

Para las revoluciones nacionalistas

y de independencia africanas

la guerra fría significó

la necesidad de inclinarse por

uno de los dos bandos (E.E.U.U.

O la U.R.S.S), con el fin de

obtener apoyo económico,

político y militar en su causa.

Aunado a ello, exmilitares

europeos desempleados por el

fin tanto del sistema colonialista,

como de la segunda guerra

mundial intentan adentrarse

en los círculos militares de las

incipientes naciones africanas

ofreciendo sus servicios de

formación de futuros soldados,

así como estrategas en

operaciones militares. Fue así

como el continente africano

se convirtió en el campo de

experimentos políticos, económicos

y militares de las potencias

hegemónicas: inundado

de armas, combatientes militares

y paramilitares dando

lugar al uso de los mercenarios

en África en las siguientes

guerras civiles.

El Congo Belga

Uno de los primeros registros

modernos del uso efectivo de

los mercenarios en África fue

en el Congo belga, que obtuvo

su independencia en 1960

liderada por Patrice Lumumba

(de tendencia comunista),

quien pretendía la nacionalización

de los sectores industriales

del país, entre ellas: la empresa

Unión Minera del Alto

Katanga 1 (UMHK por sus siglas

en francés) de origen belga, la

cual controlaba gran parte de

las riquezas del país con los yacimientos

más importantes del

mundo de uranio, cobre, radio

y cobalto.

Por consiguiente, para proteger

sus intereses la UMHK

apoyó la secesión de la región

de Katanga del Congo Belga

apoyando al General Moise Tshombe,

para ello contrataron

a varios grupos de soldados

que habían quedado a la deriva

luego del fin del proceso de

descolonización africana, entre

sus líderes los nombres de:

Bob Denard, Jean Schramme

o Michael “Mad Mike” Hoare,

La importancia de los mercenarios

en este contexto histórico

de guerra fría es incalculable,

probablemente sin su

presencia el bloque soviético

hubiese logrado más influencia

a nivel mundial

posteriormente apodados

les affreux (“los terribles” en

francés), quienes al mando

de 100 soldados mercenarios

lograron poco a poco el control

de la región.

Estados Unidos viendo el

avance de la influencia soviética

sobre el Congo, decidió

apoyar y planear un golpe de

Estado dirigido por el General

Mobutu Sese Seko, en el

cual derrocan a Lumumba y

lo envían a Katanga, donde el

General Tshombe y sus aliados

lo fusilan. En consecuencia, se

inició en el Congo la llamada

“rebelión de Simba” que colocó

al país en una guerra constante,

la cual generó mucho más

trabajo para los mercenarios,

entre ellos: “Mad Mike” Hoare

quien se unió al ejército congoleño

y se hizo cargo del

famoso “comando 5” conocido

por su crueldad, tanto con militares,

como civiles. Por otro

lado, el bando de los Simbas

recibió ayuda de contingen-

1 La UMHK proporciono 1.500 toneladas de uranio para la fabricación de la bomba atómica del proyecto Manhattan (1942-1946).

Puño & letra•N° 01 junio• 18

More magazines by this user
Similar magazines