18.02.2021 Views

Hermandad La Merced - Revista La Reseña 2017

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

La Reseña 1


2

La Reseña

FOTOGRAFÍA: Nelo Mijangos


Indice

La Reseña 3

04 Editorial

Manuel Antonio Estrada Ortiz

06 Mensaje del Papa para Cuaresma 2017

Papa Francisco

09 Cuaresma

Fray Eduardo José Simancas O. de M.

13 Hallazgos Documentales al Año 2017

Acerca del Nazareno De San Jerónimo,

Hoy Jesus Nazareno de La Merced

Antigueña

Mario Alfredo Ubico Calderón

16 Adelantos de la historia de

Jesús de la Merced de La Antigua

Johann Melchor Toledo

19 Estampas Pasionarias La Flajelación

Mario Gilberto González R.

25 Primer Encuentro

de Cucuruchos Mercedarios Antigüeños

Leonel Estrada Furlán

28 20 años con Jesús Nazareno

de La Merced

José Carlos Flores León

31 El diseño al servicio de los adornos

procesionales: Arte Catequético

Enrique Alberto Mazariegos González

34 ...Más que un relato

esto es gran parte de mi vida...

Erick Pimentel y Mariano Santacruz)

36 Recuerdos de un Cucurucho

Mercedario

Dr. Marco Augusto García Noriega.

40 Nuestras Tradiciones: Soltar Al Preso

Lic. Carlos Alfredo Navas Solares

42 Cuando la Calle Ancha se vuelve la más

bella del mundo

Fernando Barillas Santa Cruz

44 Viacrucis

La hermandad

50 El Cucurucho

Carlos Enrique Berdúo Samayoa

52 María de Nazaret, Mujer y Signo

Luis Enrique Gaytán Menéndez

FOTOGRAFÍA: La Reseña, Sofía Letona


4

La Reseña

Manuel Antonio Estrada Ortiz

Presidente

De Generación

en Generación

EDITORIAL

Apenas vienen a mi mente,

algunos recuerdos de infancia,

en los cuales siempre ha estado

presente La Merced. Cuántas

vivencias, anécdotas, historias

maravillosas… han surgido desde

que en las cinco puertas mi abuelita

Leonor preparaba con los vecinos de

la sexta avenida norte, el sexto Paso

del Viacrucis, cuya alfombra era el

pretexto primordial para unir a la

familia.

Mis Padres socios de la Hermandad,

siendo novios, deciden contraer

matrimonio en 1967 -hace

precisamente 50 años- y de ahí se

ha de desencadenar un cúmulo de

momentos maravillosos que hasta

hoy, forman parte de una historia

hermosa de vida al lado del Nazareno

de Los Antigüeños y su Santísima

Madre.

Recordar cada momento vivido por

ellos en la Hermandad, fue lo que

provocó tanto amor… escuchar cada

vivencia con nostalgia, con tristeza,

con alegría, y hasta con una carcajada

por las cosas chuscas y absurdas que

pasan, pero al final con gran amor…

y poner de manifiesto el esfuerzo y

trabajo de tantas generaciones de

hombres y mujeres que han ofrendado

hasta su vida, por más de trescientos

cuarenta y dos años.

Aunque el tiempo pase y de

generación en generación las modas

o las formas de pensamiento cambien

constantemente, hay algo que, según

lo vivido en la Hermandad por más de

veinte años, nunca cambia –es más,

cada vez más se fortalece- y es el

amor y la devoción por Jesús Nazareno

y La Virgen María, en La Merced de

esta mística ciudad.

Son miles de personas que en brazos

o de la mano ya están transmitiendo

ese maravilloso sentimiento de

pertenencia que marca la vida de

un cucurucho; de su identidad; de

su sentir en familia antigüeña; de su

acudir en momentos de desesperación

hacia una mirada que con dulzura

y dolor, es bálsamo de amor para

nuestro corazón y aliento divino para

nuestra alma.

No sé cómo expresar tanto amor que

se puede vivenciar al ser partícipe de

tan solemne e imponente tradición

mercedaria… no existen palabras,

para expresar el “cómo” después de

tanto trabajo y esfuerzo, cansancio

y desvelo, aún quedan fuerzas

para seguir adelante a pesar de las

dificultades y desaciertos que en todo

grupo humano habrá de existir…

Hoy es un momento oportuno

para agradecer el esfuerzo que de

generación en generación, cada

integrante de esta hermandad ha

realizado. Y en el caso de algunos,

recordar cómo de la mano de nuestros


padres, ha ido germinando esa semilla

y en tierra buena…

La Reseña 5

Hace algunos años tuve la oportunidad

de escribir una canción a Mi Jesús

Nazareno (y de cantarla en el traslado

después de su restauración en 2005)

y en varias oportunidades he tenido el

privilegio de cantarles a Jesús y María.

Hoy evoco esas notas musicales y esas

líneas que han surgido desde lo más

profundo de este corazón:

Desde muy pequeño yo te conocí

De la mano de mi Padre, tus pasos yo

aprendí a seguir y descubrí

Que tu amor estuvo en mí/

________________________________

Luego con los rezos de mi madre

comprendí

Descubrí que tu mirada estaba llena

del amor de Dios

Que al mirarme Tú, irradias ese amor/

___________CORO____________

Son tantos momentos los que yo he

vivido junto a Ti

Y siempre yo te amé, te amo y te

amaré/

Te amo y te amaré… Jesús de La

Merced.

Sirvan estas palabras como homenaje

y agradecimiento –en sus Bodas de

Oro Matrimoniales- a Víctor Manuel

Estrada Gálvez y María del Carmen

Ortiz de Estrada –Mis Padres- por

haberme inculcado tanto amor y

devoción a Jesús Nazareno, su

Santísima Madre y a la Tricentenaria

Hermandad, en La Merced de

mi ilustre ciudad de Santiago

de Guatemala –hoy La Antigua

Guatemala-.

FOTOGRAFÍA: Jesús Nazareno, Carlos Cordón


6

La Reseña

Mensaje del Papa Francisco

para la Cuaresma 2017

Papa Francisco

E

n él, el Santo Padre habla del

pasaje sobre Lázaro y el rico;

y señala que “la Cuaresma es el tiempo

propicio para renovarse en el encuentro

con Cristo vivo en su Palabra, en los

sacramentos y en el prójimo. El Señor

‘que en los cuarenta días que pasó en el

desierto venció los engaños del Tentador’

nos muestra el camino a

seguir”.

A continuación, el texto

completo del mensaje:

Queridos hermanos y

hermanas:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un

camino que nos lleva a un destino seguro:

la Pascua de Resurrección, la victoria de

Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo

recibimos siempre una fuerte llamada a

la conversión: el cristiano está llamado a

volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12),

a no contentarse con una vida mediocre,

sino a crecer en la amistad con el Señor.

Jesús es el amigo fiel que nunca nos

abandona, porque incluso cuando pecamos

espera pacientemente que volvamos a él

y, con esta espera, manifiesta su voluntad

de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para

intensificar la vida del espíritu a través de

los medios santos que la Iglesia nos ofrece:

el ayuno, la oración y la limosna. En la

base de todo está la Palabra de Dios, que

en este tiempo se nos invita a escuchar

y a meditar con mayor frecuencia. En

concreto, quisiera centrarme aquí en la

VATICANO, 07 Feb. 17 /

06:16 am (ACI).- El Mensaje

del Papa Francisco para la

Cuaresma 2017 lleva por

título “La Palabra es un

don. El otro es un don”.

parábola del hombre rico

y el pobre Lázaro (cf. Lc

16,19- 31).

Dejémonos guiar por este

relato tan significativo,

que nos da la clave para

entender cómo hemos de

comportarnos para alcanzar la verdadera

felicidad y la vida eterna, exhortándonos

a una sincera conversión.

1. El otro es un don

La parábola comienza presentando a

los dos personajes principales, pero el

pobre es el que viene descrito con más

detalle: él se encuentra en una situación

desesperada y no tiene fuerza ni para

levantarse, está echado a la puerta del

rico y come las migajas que caen de su

mesa, tiene llagas por todo el cuerpo y

los perros vienen a lamérselas (cf. vv. 20-

21). El cuadro es sombrío, y el hombre

degradado y humillado.

FOTOGRAFÍA: Papa Francisco, http://yucatan.com.mx


La Reseña 7

La escena resulta aún más dramática

si consideramos que el pobre se llama

Lázaro: un nombre repleto de promesas,

que significa literalmente «Dios ayuda».

Este no es un personaje anónimo, tiene

rasgos precisos y se presenta como alguien

con una historia personal.

Mientras que para el rico es como si fuera

invisible, para nosotros es alguien conocido

y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal,

es un don, un tesoro de valor incalculable,

un ser querido, amado, recordado por Dios,

aunque su condición concreta sea la de

un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero

2016).

Lázaro nos enseña que el otro es un don.

La justa relación con las personas consiste

en reconocer con gratitud su valor.

Incluso el pobre en la puerta del rico, no

es una carga molesta, sino una llamada a

convertirse y a cambiar de vida.

La primera invitación que nos hace esta

parábola es la de abrir la puerta de

nuestro corazón al otro, porque cada

persona es un don, sea vecino nuestro o

un pobre desconocido. La Cuaresma es

un tiempo propicio para abrir la puerta a

cualquier necesitado y reconocer en él o

en ella el rostro de Cristo.

Cada uno de nosotros los encontramos

en nuestro camino. Cada vida que

encontramos es un don y merece acogida,

respeto y amor. La Palabra de Dios nos

ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y

amarla, sobre todo cuando es débil. Pero

para hacer esto hay que tomar en serio

también lo que el Evangelio nos revela

acerca del hombre rico.

2. El pecado nos ciega

La parábola es despiadada al mostrar las

contradicciones en las que se encuentra

el rico (cf. v. 19). Este personaje, al

contrario que el pobre Lázaro, no tiene un

nombre, se le califica sólo como «rico».

Su opulencia se manifiesta en la ropa que

viste, de un lujo exagerado.

La púrpura, en efecto, era muy valiosa,

más que la plata y el oro, y por eso estaba

reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9)

y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de

un lino especial que contribuía a dar al

aspecto un carácter casi sagrado.

Por tanto, la riqueza de este hombre

es excesiva, también porque la exhibía

de manera habitual todos los días:

«Banqueteaba espléndidamente cada día»

(v. 19). En él se vislumbra de forma patente

la corrupción del pecado, que se realiza en

tres momentos sucesivos: el amor al dinero,

la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20

septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es

la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10).

Esta es la causa principal de la corrupción

y fuente de envidias, pleitos y recelos.

El dinero puede llegar a dominarnos hasta

convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh.

ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de

ser un instrumento a nuestro servicio para

hacer el bien y ejercer la solidaridad con

los demás, el dinero puede someternos, a

nosotros y a todo el mundo, a una lógica

egoísta que no deja lugar al amor e impide

la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia

del rico lo hace vanidoso. Su personalidad

se desarrolla en la apariencia, en hacer ver

a los demás lo que él se puede permitir.

Pero la apariencia esconde un vacío

interior. Su vida está prisionera de

la exterioridad, de la dimensión más

superficial y efímera de la existencia (cf.

ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia

moral es la soberbia. El hombre rico se

viste como si fuera un rey, simula las

maneras de un dios, olvidando que es

simplemente un mortal.

Para el hombre corrompido por el amor

a las riquezas, no existe otra cosa que el

propio yo, y por eso las personas que están

a su alrededor no merecen su atención. El

fruto del apego al dinero es una especie de

ceguera: el rico no ve al pobre hambriento,

llagado y postrado en su humillación


8

La Reseña

Cuando miramos a este personaje, se

entiende por qué el Evangelio condena

con tanta claridad el amor al dinero:

«Nadie puede estar al servicio de dos

amos. Porque despreciará a uno y querrá

al otro; o, al contrario, se dedicará al

primero y no hará caso del segundo. No

podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).

3. La Palabra es un don

El Evangelio del rico y el pobre Lázaro nos

ayuda a prepararnos bien para la Pascua

que se acerca. La liturgia del Miércoles de

Ceniza nos invita a vivir una experiencia

semejante a la que el rico ha vivido de

manera muy dramática.

El sacerdote, mientras impone la ceniza

en la cabeza, dice las siguientes palabras:

«Acuérdate de que eres polvo y al polvo

volverás». El rico y el pobre, en efecto,

mueren, y la parte principal de la

parábola se desarrolla en el más allá. Los

dos personajes descubren de repente que

«sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos

iremos de él» (1 Tm 6,7).

También nuestra mirada se dirige al más

allá, donde el rico mantiene un diálogo

con Abraham, al que llama «padre» (Lc

16,24.27), demostrando que pertenece al

pueblo de Dios.

Este aspecto hace que su vida sea todavía

más contradictoria, ya que hasta ahora no

se había dicho nada de su relación con Dios.

En efecto, en su vida no había lugar para

Dios, siendo él mismo su único dios.

El rico sólo reconoce a Lázaro en medio de

los tormentos de la otra vida, y quiere que

sea el pobre quien le alivie su sufrimiento

con un poco de agua.

Los gestos que se piden a Lázaro son

semejantes a los que el rico hubiera tenido

que hacer y nunca realizó. Abraham, sin

embargo, le explica: «Hijo, recuerda que

recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a

su vez, males: por eso encuentra aquí

consuelo, mientras que tú padeces» (v.

25). En el más allá se restablece una

cierta equidad y los males de la vida se

equilibran con los bienes.

La parábola se prolonga, y de esta manera

su mensaje se dirige a todos los cristianos.

En efecto, el rico, cuyos hermanos todavía

viven, pide a Abraham que les envíe a

Lázaro para advertirles; pero Abraham

le responde: «Tienen a Moisés y a los

profetas; que los escuchen» (v. 29). Y,

frente a la objeción del rico, añade: «Si

no escuchan a Moisés y a los profetas, no

harán caso ni aunque resucite un muerto»

(v. 31).

De esta manera se descubre el verdadero

problema del rico: la raíz de sus males

está en no prestar oído a la Palabra de

Dios; esto es lo que le llevó a no amar ya

a Dios y por tanto a despreciar al prójimo.

Queridos hermanos y hermanas, la

Cuaresma es el tiempo propicio para

renovarse en el encuentro con Cristo vivo

en su Palabra, en los sacramentos y en el

prójimo. El Señor “que en los cuarenta

días que pasó en el desierto venció los

engaños del Tentador” nos muestra el

camino a seguir.

Que el Espíritu Santo nos guie a realizar

un verdadero camino de conversión, para

redescubrir el don de la Palabra de Dios,

ser purificados del pecado que nos ciega y

servir a Cristo presente en los hermanos

necesitados.

Animo a todos los fieles a que manifiesten

también esta renovación espiritual

participando en las campañas de

Cuaresma que muchas organizaciones de

la Iglesia promueven en distintas partes

del mundo para que aumente la cultura

del encuentro en la única familia humana.

Oremos unos por otros para que,

participando de la victoria de Cristo,

sepamos abrir nuestras puertas a los

débiles y a los pobres. Entonces viviremos

y daremos un testimonio pleno de la

alegría de la Pascua.

Vaticano, 18 de octubre de 2016

Fiesta de San Lucas Evangelista


Fray Eduardo José Simancas O. de M.

Cuaresma

La Reseña 9

“Señor este tiempo de

cuaresma, me sugieres

amar más, me pides que salga al

encuentro del hermano oprimido,

desvalido, triste, solo, hambriento

o en situación de injusticia. Hazme

estar atento al que está necesitado

a mi lado; complícame la vida en la

construcción de tu Reino”

Como comunidad parroquial iniciamos

este tiempo de cuaresma, un

tiempo propicio para la conversón,

el recuentro, la reflexión y el

adentrarnos al encuentro de Cristo

Jesús que sufre el suplicio de la cruz

para nuestra salvación, por eso es

tan importante y necesario que este

tiempo, sea realmente un tiempo

de gracias un tiempo de buscar a

Jesús y de volver

nuestro corazón

a él. La cuaresma

nos ha de llevar

necesariamente

a la pascua, a la

verdadera fiesta

de la vida.

El ayuno que yo quiero

es este:

abrir las prisiones

injustas…

dejar libre a los

oprimidos …

Partir tu pan con el

hambriento,

Hospedar a los pobres

sin techo,

Vestir al que ves

desnudo.

La Palabra de Dios nos sugiere para

este tiempo, el ayuno la oración y

la limosna, un camino, que como

cristianos estamos llamados a

transitar, si queremos realmente

vivir con especial ahínco esta gracia

cuaresmal de conversón.

Este es el ayuno que yo amo

–oráculo del Señor–:

FOTOGRAFÍA: El buen Samaritano, http://bibliadenavarra.blogspot.com


10

La Reseña

soltar las cadenas injustas,

desatar los lazos del yugo,

dejar en libertad a los oprimidos

y romper todos los yugos;

compartir tu pan con el hambriento

y albergar a los pobres sin techo;

cubrir al que veas desnudo

y no despreocuparte de tu propia

carne. Isaías 58, 6

Un ayuno, como nos indica el

profeta, que vaya más allá de la

superficialidad de gestos vacíos; y nos

comprometa a vivir el compromiso

con el hermano, a ser capaz de salir

de nuestras propias comodidades y

nos mueva a comprometernos con el

que nos necesita, y que está ávido de

una mano de hermano que le ayude,

que le anime, que le de fortaleza

para salir adelante. Por eso que este

año nuestro ayuno cuaresmal vaya

acompañado de un deseo profundo de

encuentro con el otro, que dejemos a

un lado las divisiones y nos amemos

más como hermanos, que descubramos

el valor del seguimiento a Cristo

amando al hermano. Descubramos en

la cuaresma la necesidad de morir al

hombre viejo; para que al finalizar

este tiempo podamos resucitar

también con el Señor a una nueva

vida, la vida del amor.

Cuando ustedes oren, no hagan

como los hipócritas: a ellos les

gusta orar de pie en las sinagogas y

en las esquinas de las calles, para

ser vistos. Les aseguro que ellos ya

tienen su recompensa. Mateo 6, 5

Otras de las invitaciones que nos

propones la cuaresma es la oración

en lo secreto en el recogimiento, que

importante es orar, para poder llevar

a cabo el plan de Dios en nuestra vida,

solo en la oración, y con la oración,

podremos salir victoriosos antes las

acechanzas del enemigo, que como

enemigo de Dios quiere apartarnos

del camino de la vida plena que es

Jesucristo Nuestro Señor. Por eso esta

propuesta evangélica, en este tiempo

de cuaresma tengámosla siempre

presente en nuestra vida, debido

a que solo a través de la oración

podremos vivir el gozo de estar en la

presencia del Señor.

Pensemos en Jesús y su oración

profunda en el desierto, cuando es

tentado por el demonio, (Mt. 4,1)

como el Señor vence las tentaciones

debido a ese espíritu de oración, de

encuentro con su Padre. E igualmente

nosotros aprendiendo de nuestro

Maestro, mantengámonos en oración

para salir victoriosos, ante cada

tentación que nos toca vivir en

nuestra vida. Un corazón unido a Dios

es la oración. es un corazón que no

se corrompe con la vileza del pecado

destructor del alma.

Cuando tú des limosna, que tu mano

izquierda ignore lo que hace la

derecha, para que tu limosna quede

en secreto; y tu Padre, que ve en

lo secreto, te recompensará. Mateo

6,3-4

La importancia de poder compartir

nuestros bienes sean muchos o pocos

con los que realmente los necesitan,

en la cuaresma una de las obras de

caridad es la de dar limosna. Pero una

ofrenda dada desde el corazón, que

se compromete con el que no tiene

con el que sufre con el que padece

necesidad, es preciso que hagamos

valer esta enseñanza de Jesús en la

cuaresma para que el compromiso de

la ayuda con el que necesita y adolece


nos acerque a esa caridad y amor con

el que Jesús se entrega y se da para

nuestra salvación.

Vivamos todas estas enseñanzas

cuaresmales, no para ser visto y

apreciado por los otros como lo hacen

los hipócritas y que ya recibieron su

recompensa. Que nuestra actitud

sea la de los hijos de Reino, que

haya sinceridad y rectitud en todas

nuestras buenas obras hacia los

demás, evitemos toda filtraciones

egoístas, y solo procuremos, que este

tiempo maravilloso de gracia que se

llama cuaresma, nos acerquemos más

a Jesús, con un corazón arrepentido

y humillado, que lo único que

busquemos sea una verdadera y

sincera conversión de nuestras vidas…

Vive esta cuaresma tratando de

conquistar la recompensa del que ve

en lo secreto.

La Reseña 11

A ti que cargas en procesión…

A ti que llevas a Jesús sobre los

hombros…

Y a María de los dolores…

Recuerda que ya ellos te han

llevado a ti sobre sus brazos,

practica el mandamiento del amor,

entonces habrás comprendido el

verdadero, seguimiento a Jesús el

Señor.

FOTOGRAFÍA: Cucuruchos Reseña, Sofia Letona


12

La Reseña


Mario Alfredo Ubico Calderón

E

n la obra de este servidor: “Algo

de arte sacro en el antiguo

Reino de Guatemala: imágenes y

otros temas” publicado en el año

2011 por el Consejo Nacional para la

Protección de La Antigua Guatemala

–CNPAG-, hay un artículo cuyo título

es: “Nuevos hallazgos históricos

acerca del Nazareno de San Jerónimo,

hoy Jesús de la Merced antigüeña”,

paginas 13-16; allí se consignó algunas

citas halladas en viejos infolios

de olvidados protocolos notariales

coloniales, donde quedó plasmada

la última voluntad de antiguos

pobladores de Santiago Capital del

Reino de Guatemala, dejando bienes a

la cofradía e imagen del Nazareno de

San Jerónimo. Esas citas, adicionadas

a las halladas posteriormente en el

fondo documental de la parroquia

de San Sebastián, que estuvo en la

Capital del Reino y luego pasó a la

Nueva Guatemala, permiten conocer

más acerca de esta imagen de gran

devoción en la Colonia. En el caso de

los testamentos localizados se destaca

que curiosamente fueron sólo damas

muy piadosas las que tuvieron a bien

donar bienes a la cofradía e imagen

de tan singular Nazareno.

. Las informaciones proceden de los

archivos: General de Centro América

–AGCA- e Histórico Arquidiocesano

“Francisco de Paula García Peláez” –

AHA-. Los textos antiguos transcritos

La Reseña 13

HALLAZGOS DOCUMENTALES AL AÑO 2017 ACERCA DEL

NAZARENO DE SAN JERÓNIMO, HOY

JESUS NAZARENO DE LA

MERCED ANTIGUEÑA

FOTOGRAFÍA: Viacrucis, Sofía Letona


14

La Reseña

conservan en lo básico la ortografía

original, al igual que los nombres de

las personas. Enseguida es posible leer

lo escrito en esos postreros deseos

Año 1690.

Doña Catalina Ramires, natural de

Lima, Perú y vecina de Santiago

Capital del Reino otorgó testamento el

22 de abril de 1690 ante el escribano

Pedro Pereira, y uno de sus deseos

fue:”...Mando que dos cucharas de

plata q[ue] tengo se de la una a los

mayordomos de Jesus Nasareno de

la Yglecia de San Geronimo y la otra

al Señor San Francisco Xavier del

dicho Collejio de la Compañia...”

es decir de los jesuitas(AGCA A1.20-

9675-1182-68v.).

Año 1693.

El 7 de marzo de ese año, doña

Melchora de los Reyes viuda de Juan

Marques, vecina de Santiago otorgó

testamento ante el escribano Diego

Coronado, siendo interesante una

parte de lo mencionado por doña

Melchora, ella escribió: “...Y ten

declaro que Marcos Tamayo Maestro

de platero y veçino de esta Ciudad

le di y entregue unos sarsillos en

forma de medias lunas (?) de oro y

perlas gruesas q[ue] estan abaluados

en cien pesos...”(AGCA A1.20-9097-

604-265 v. corrido). Agregando otros

bienes igualmente valiosos “...lo qual

me pidio y puesto el susodicho por

decir eran para empeñar las dichas

alajas para ayuda de acabar la obra

de la capilla de Jesus Nasareno

q[ue] esta en la ygleçia de Señor

San Geronimo que estava a cargo

del susodicho; es mi voluntad

y mando q[ue] luego q[ue] yo

fallesca se cobren del dicho Marcos

Tamayo todo lo referido, con mas

unos sarsillos de oro y corales que

me costaron treinta pesos y otros

sarsillos hordinarios de plata que

me costaron quatro pesos que estos

le entregue para que me los a de

reaser...”(Loc. Cit.)

-Se conoce que los templos de los

barrios de San Jerónimo, Santiago,

San Antón así como otras pequeñas

ermitas cercanas situadas al

norponiente de la Capital del Reino

hoy La Antigua Guatemala fueron

atendidas por religiosos mercedarios

por muchos años, sin embargo se

hallaban en el territorio parroquial

de San Sebastián, esto es importante

porque en el fondo documental de

dicha parroquia, figuran dos libros

de la ermita de San Jerónimo, el más

interesante es el que corresponde a

los años 1676-1725; allí se consignan

datos acerca del Nazareno así:

Año 1695.

Siendo cura doctrinero Fray Manuel

de Aldana se anotó:

“Tunicas de Jesus Nazareno. Una

túnica de lama morada

Ytt [en] otra de capichola morada

con puntitos

Ytt [en] otra de tafetán morado

Ytt [en] otra de tafetán morado

vieja (AHA Fondo documental San

Sebastián. Libro de San Jerónimo.

1673-1725).

Más adelante, en los años 1711 y 1713

hay nuevas anotaciones en torno al

Nazareno y sus bienes.

Año 1704.

En el testamento de doña Bentura de

Arroyave y Beteta, vecina de Santiago

y oriunda de Segovia -España-,

otorgado en enero del mencionado

año, ante el escribano don Nicolás

Valenzuela, hizo ver:


La Reseña 15

“...Y mando que del monto del dicho

quinto saquen mis albazeas zinquenta

pesos los quales entreguen al Reverendo

Pe Comendador del combento de Ntra.

Señora de la Merzed desta çiudad para

que por su mano se gasten en el retablo

de Jesus Nazareno de la yglesia del

barrio de San Geronimo que asi es mi

voluntad...”(AGCA A1.20-9885-1394-8v.)

Año 1711.

Para el indicado año, siendo cura

doctrinero Fray Joseph Carranza, se

menciona:

Una virgen de bara y quarta de Nra.

Señora de los Dolores…” (AHA Fondo

documental San Sebastián. Libro de San

Jerónimo. 1673-1725). En este caso no

se habla directamente del Nazareno,

pero si de bienes de la cofradía.

Año 1713.

Para ese año, siendo cura doctrinero

Fray Joseph Carranza:

”…Una corona de planta de Jesús

Nazareno, que pesa tres marcos y

cinco onzas.

Una cruz esmaltada de verde, con

una parra de plata de martillo que

pesa onze marcos.

Una diadema de plata de Jesús que

pesa un marco y tres onzas.

Una túnica de lama morada que

costo noventa y siete pesos toda

aforrada. Dos pelucas.

Manteles y palia de Bretaña

bordados de hilo de oro fino con

puntas capitanas…” (AHA Fondo

documental San Sebastián. Libro de

San Jerónimo. 1673-1725).

Anteriormente a estas informaciones,

en mi trabajo publicado por el

CNPAG/UNESCO titulada: “Historia

del Jesús Nazareno de San Jerónimo

hoy conocido como Jesús Nazareno de

la Merced de La Antigua Guatemala”

(1999) aparecen los nombres de otras

devotas personas que igualmente

le donaron bienes, siendo ellas

Crespina(sic) de Los Santos(año 1685),

Micaela de Piedra Santa (año 1685),

Maria Gallardo (año 1689), Maria de

Los Angeles (sin apellido consignado)

(año 1689), y Maria Mexia (año 1691).

Se presume que otras anónimas

personas también donaron bienes

en vida, o en articulo mortis pero

sin testamento que consignara por

escrito su deseo.

El Nazareno de San Jerónimo era

objeto desde aquellos años de gran

devoción por parte de los vecinos de

la Capital del Reino, circunstancia

aún más notable tomando en

consideración que dicha imagen

tenía de sede, una pequeña ermita,

localizada en la periferia de Santiago

de Guatemala.

FOTOGRAFÍA: La Merced, Nelo Mijangos


16

La Reseña

Adelantos de la historia de

Jesús de la Merced de La Antigua

Johann Melchor Toledo

D

esde hace ya varios años me he

dedicado a revisar documentos

en muchos archivos guatemaltecos y de

otros países. Cada vez encuentro más

información sobre Jesús. Ha llegado el

turno de darles a conocer algunos datos

proporcionados por los libros de actas

de la Sociedad de Jesús Nazareno. El

más antiguo comienza en 1913. La

Hermandad de Jesús Nazareno ha

conservado los libros desde esa fecha

hasta el último que se usa en este año

2016.

En el acta No. 1 hecha el 3 de enero

de 1913 se apuntó que el presbítero

Idelfonso H. Rossbach presidente de la

Sociedad de Jesús Nazareno ha sugerido

que se invitara al presbítero doctor José

Piñol y Batres para dar conferencias

desde el Viernes de Dolores hasta

viernes Santo. El presbítero Piñol

era ampliamente conocido en el

arzobispado de Guatemala por sus

estudios teológicos. Años más tarde

José Piñol pronunció los sermones que

provocaron la caída del gobierno del

Manuel Estrada Cabrera.

En 1914 y 1915 don José D. Peralta

llevó músicos de la capital para tocar

en la velación de Lunes Santo. El 20

de febrero de 1916 ofreció de nuevo

sus servicios como organizador de

la orquesta de músicos para dicha

velación. Sin embargo, él no estuvo a

cargo de la música en las procesiones.

El 2 de abril se contrató al maestro

Daniel Sandoval como director de la

banda de La Antigua con 20 músicos,

para que tocaran en las procesiones de

Domingo de Ramos y Viernes Santo.

En febrero de 1916 se sugirió que se

mandaran a hacer 22 cuadros en bulto

con las leyendas alusivas al juicio

y sentencia de Jesús. Se pensó que

los cuadros fueran llevados por tres

sayones cada uno. Los sayones debían

estar vestidos de morado, con capirote

en forma de cono y con la cara tapada.

Un sayón llevaría el cuadro y los otros

dos serían “sus escoltas”, con lanzas

con banderines moradas. Tres días más

tarde se pide que se traigan más de 22

sayones por cada sección, de los pueblos

de Santa Ana, San Cristóbal el Bajo, San

Juan del Obispo, San Andrés Ceballos y

San Antonio Aguas Calientes, para que

ayudaran en las procesiones durante la

Semana Santa.

FOTOGRAFÍA: Proseción 1954, Archivo La Hermandad


El Domingo de Ramos de 1916 se les

daba bombones, dulces y refrescos a los

niños participantes en las actividades así

es los niños bien portados que viven 100

años después (en 2016) pueden pedir

que se reviva esta buena costumbre.

El 20 de febrero de 1917 se decidió

invitar al obispo de Chiapas para las

actividades de Domingo de Ramos

y Viernes Santo, quien confirmó su

asistencia en ambas actividades.

El 6 de marzo de ese año se comisionó al

presidente, tesorero y vocal para pedir

música a doña Matilde A. de Barillas,

para acompañar el Jueves Santo en

La Merced. Asimismo se modificó el

recorrido de la procesión de Domingo

de Ramos que dice así:

“…en vez de doblar por la 6ª avenida

Sur a la 5ª calle Oriente, sea de la

6ª avenida Sur a la 6ª calle Oriente,

siguiendo toda la calle hasta doblar en

la 2ª avenida Norte y 5ª calle Oriente

hasta entrar a la Catedral y seguir el

recorrido acostumbrado.”

La Reseña 17

El 6 de marzo también se aprobó el

proyecto de velación que consistía en

poner a Jesús sobre una gran custodia.

El día 14 fue contratado el señor José

Domínguez V, para elaborar la velación.

Había una comisión de velación que

ayudaría en todos los detalles al artista.

Se logró de los hermanos Matheu la

donación de la pintura de la custodia

gigante, donde se puso a Jesús.

Finalmente, el 8 de agosto de 1917 se

propuso el repinte de la cruz dorada

de Jesús Nazareno y reparaciones a

la capilla de Jesús. Se sugirió que la

imagen de Jesús estuviera visible a los

fieles y que puedan besarle a Jesús.

Además se propuso cambiar el piso

por uno de cemento, aunque no se

especifica el material del piso antiguo.

La junta directiva de la Sociedad de

Jesús de La Merced en los años 1916 y

1917 estuvo integrada por:

Cargo 1916 1917

Presidente honorario Moisés Santiago Moisés Santiago

Presidente Francisco M. Morales Francisco M. Morales

Vicepresidente Gregorio Velásquez Gregorio Velásquez

Tesorero Juan P. Chávez Juan P. Chávez

Secretario Carlos Lira G. José H. Álvarez

Vocal 1 José Ramírez V José Ramírez V.

Vocal 2 Federico Torres Federico Torres

Vocal 3 Calixto Guerra Francisco Toledo Meza

Vocal 4 Francisco Toledo Meza Calixto Guerra

Vocal 5 Manuel Rivera Francisco Mauricio M.

Vocal 6 Francisco Mauricio Morales J. Eugenio Tejeda

Vocal 7 Lauro García (falleció) Daniel Castillo

Vocal 8 Daniel Castillo Julio Guerra

Vocal 9 Julio Guerra Daniel E. Morán

Vocal 10 Daniel E. Morán Silvio A. Pérez

Vocal 11 José H. Álvarez Maximino Quintanilla

Vocal 12

Eulogio González

Continuaré investigando y el próximo año les tendré más nombres, hechos y

vivencias entorno a Jesús de la Merced de nuestra Antigua.


18

La Reseña

FOTOGRAFÍA: El Coro, José Carlos Flores


Estampas Pasionarias

La Flagelación

Mario Gilberto González R.

Ex – Cronista de la ciudad de Antigua Guatemala.

La Reseña 19

L

a

espalda sino los órganos

vitales. Se aplicaba a los

delincuentes previo a su

ejecución.

Su origen se pierde en

el tiempo. Hay quienes

encuentran indicios en

la Biblia contra los siete

flagelación es un castigo

severo que daña, no solo la

hermanos Macabeos, otros en la

costumbre y leyes judías y romanas.

Los antiguos la calificaron como el

mayor castigo para la persona humana

y a pesar de que en los tiempos

modernos se habla de los derechos

humanos, aun se aplica.

“La flagelación es tan vieja como la

Humanidad. Era una de las crueldades

que la mente humana concibió para

dañar a sus semejantes. Pero los

romanos la perfeccionaron para

hacerla lo más dolorosa y sangrienta

posible, hasta lograr convertirla en

Siete imágenes que

representan pasajes

importantes de la

Pasión de Jesús, en

la Procesión del

Nazareno de los

Antigüeños, el Viernes

Santo.

un procedimiento tan cruel, que era

temida en todo el Imperio romano.

La utilizaban como medio de

castigo para con los esclavos,

criminales y traidores, ya

independientemente, ya

previa a la crucifixión.”

La flagelación era el

preámbulo a toda ejecución.

En el caso de Jesús, Pilatos que si

creía en su inocencia, lo mandó a

flagelar como castigo por hacerse

llamar Rey y atentar contra el Poder

del Emperador Tiberio. “Le castigaré

y luego lo soltaré” fue la orden que

dio. El resultado fue todo lo contrario,

porque cuando lo presentó al pueblo

físicamente destrozado, éste prefirió

la libertad de Barrabás y a gritos

pidió su crucifixión. Esa es la razón

de por qué muchos autores creen que

Jesús fue flagelado dos veces. Una

por castigo y otra porque las leyes

romanas ordenaban que, previa


20

La Reseña

a la ejecución, el reo debía de ser

flagelado para aligerar su muerte.

El castigo consistía en amarrar las

manos del reo a la argolla de una

columna truncada. Estar totalmente

desnudo y mantener abiertas las

piernas para que el cuerpo formara

una curva y dejara la espalda

vulnerable para recibir toda clase de

golpes. Los lictores –que aplicaban

el castigo- eran verdugos expertos y

usaban para los grandes castigos el

flagrum que consistía en tres correas

que terminaban con unos huesecillos

de carnero llamados astrálagos y que

causaban severos daños. Las leyes

judías determinaban el número de

azotes pero la romana no.

“El efecto del flagrum al caer sobre

el cuerpo era desastroso: Las correas

penetraban como cuchillos que cortan

y desgarran todo lo que encuentran a

su paso: piel, grasa, músculos, nervios,

vasos sanguíneos…, que en pedazos

saltan y salpican por todas partes,

junto con un profuso sangramiento

que se produce bañándolo todo,

inclusive a los verdugos. Los trozos de

hierro o hueso puntiagudos, así como

la pesita del extremo, al caer sobre el

cuerpo, machacan, perforan; y como

la pesa de hierro de la punta, a causa

de la inercia, hace que las correas se

agarren al cuerpo, después del golpe

de caída, al tirar violentamente,

arrancan trozos de carne, que saltan

del cuerpo o quedan colgando de

él en jirones; de tal manera que

el efecto del flagrum es como una

garra de hierro que arranca la carne

(piel, músculos, venas…) a zarpazos.

Así podemos entender cómo una

sentencia de castigo, era “flageladlo

hasta desnudar los huesos”.

Se cree que a Jesús le dieron treinta

y nueve azotes. Trece en la espalda

y trece en cada uno de los hombros.

Otros multiplican la cifra y la llevan

a miles de golpes. Si es así, lo que

dejaron de Jesús, fue un guiñapo de

carne maltratada en un reguero de

sangre. No quedó la mínima figura

humana, porque si los golpes fueron

en la espalda, no se escaparon otras

partes del cuerpo.

La pérdida de sangre fue abundante

hasta dejarlo exangüe con dificultad

de permanecer de pie y con un

temblor permanente del cuerpo.

Enrique Pérez Escriche, en su libro

El Mártir del Gólgota, nos lleva

al pretorio para que con nuestra

imaginación, vivamos lo que Jesús

sufrió en esa afrenta dolorosa.

“…en aquel momento horrible solo se

escuchaba el silbido de las espinosas

varas al caer sobre las ensangrentadas

espaldas de Jesús, y los gemidos

dolorosos del Divino Mártir que

murmuraba a la vez en voz baja,

perdónalos…”

“Cuando lo desataron de la columna,

Jesús cayó desfallecido a los pies de

los verdugos, pero ni una sola queja,

ni una reconvención se escapó de su

boca.”

La Virgen que seguía desde lejos la

afrenta y el castigo a su hijo, “…se

desmayó y fue auxiliada por San Juan,

María Magdalena, María Cleofás,

Marta y Salomé. Fue llevada a casa de

Serafia.”

En la solemne y majestuosa procesión,

de la Consagrada Imagen de Jesús

Nazareno de la Merced de Antigua

Guatemala, el Viernes Santo por la


La Reseña 21

mañana, desfilan siete imágenes

en bulto que representan pasajes

relevantes de la Pasión de Jesús. La

Oración del Huerto, cuando Jesús

desfalleció y sudó sangre. Jesús del

Prendimiento, cuando le amarraron

las manos y de rey pasó a ser reo.

San Pedro en dos imágenes que se

alternan cada año. Una de pie y otra

de rodillas, en el momento cuando

escucha que le canta el gallo y se

arrepiente de negar por tres veces

a su Maestro. Jesús de pie atado a

la columna que muestra el daño

recibido en la espalda y que ilustra

esta reflexión. Jesús tirado en las

baldosas entre un reguero de sangre.

El Ecce Homo, sentado sobre una

piedra, con la espalda destrozada por

el flagelo y cubierta con un manto

burdo, en una mano sostiene una caña

por cetro y en la frente, una corona

de espinas que le hacen derramar más

sangre y por último vestida de blanco,

La Verónica sostiene el lienzo con el

que le limpió el sudor cuando iba en

la Calle de la Amargura y El en pago le

dejó su rostro estampado.

Una anatomía bien lograda de Jesús atado a la columna.

Procesión de Jesús Nazareno de los Antigüeños.

La imagen de Jesús atado a la

columna, pasa para muchos

inadvertida. Si nos detenemos por un

momento a revivir la triste y dolorosa

escena de la flagelación y soportar

en su frente la corona de espinas que

se enterraban profundamente en las

sienes, estaremos en condiciones de

valorar el alcance de su sacrificio y la

abundante sangre derramada. Porque

la flagelación dañó todo su organismo

y faltaba aun, cargar sobre su hombro

el pesado madero de la cruz, recibir

el daño en muñecas y pies de tres

clavos y permanecer colgado de ella

por tres largas horas.

Refleja el dolor del sufrimiento

Dilectos médicos se han dedicado al

estudio y análisis científico de “las

tensiones psíquicas de la Pasión”;

“Estudio médico-legal de la Pasión”;

“Las lesiones traumáticas de la

Pasión.”; “La herida del corazón

de Jesús”; “Cómo ha sido mi

crucifixión”. Los doctores Antonio

Hermosilla Molina escribió “La Pasión

de Cristo vista por un médico”, el Dr.

Antonio López Alonso: “La Muerte

de Jesucristo vista por un médico

creyente.” Y este año del 2009, el

doctor Francisco Ortega Viñolo de

la ciudad de Almería España, en el

Pregón de Semana Santa, nos habló

de “La Pasión y Muerte de Cristo a los

ojos de la Medicina del Siglo XXI.”


22

La Reseña

Sus manos están fuertemente atadas a la columna

Voy a compartir con mis lectores parte

del estudio científico del cardiólogo P.

Constancio Cabezón, o.f.m. que nos

describe con autoridad científica y

médica, lo que fue la flagelación.

“Cuando los clásicos latinos nos hablan

de la flagelación more romano, nos

dicen que el reo quedaba irreconocible

en su aspecto y sangrando por todo el

cuerpo. Así quedó Jesús. Por eso a la

pregunta ¿Cuántos latigazos dieron a

Jesús? La respuesta es, hasta que le

dejaran irreconocible; hasta que se

cansaron. La ley romana no limitaba el

número. Todas las partes del cuerpo de

Jesús fueron objeto de latigazos. Eso

sí, respetaron la cabeza y la parte del

corazón, porque hubiera podido morir,

como les había sucedido con otros.

Y en este caso tenían la consigna: no

matarlo. Así lo había mandado Pilato:

“Le castigaré y luego le soltaré”.

Su pie se aferra a las baldosas

“Las correas de cuero del flagrum

taxillatum, cortaron en mayor o

menor grado la piel de Jesús en

todo su cuerpo: la espalda, el tórax,

los brazos, el vientre, los muslos,

las piernas. Las bolas de plomo,

caídas con fuerza sobre el cuerpo

de Jesús, hicieron toda clase de

heridas: contusiones, irritaciones

cutáneas, escoriaciones, equímosis

y llagas. Además, los golpes fuertes

y repetidos sobre la espalda y el

tórax, provocaron, sin duda, lesiones

pleurales e incluso pericarditis con

consecuencias muy graves para la

respiración, la marcha del corazón y

el dolor.”

Los golpes repetidos sobre la espalda, evidencias la

magnitud el daño.

“Pero si en la parte externa Jesús

quedó irreconocible por las heridas

y por la sangre, en el interior de su

organismo sufrieron también lesiones

muy graves órganos vitales, como el

hígado y el riñón. Los golpes fuertes

sobre la zona renal, instauraron sin

duda, una disfunción en los riñones.

Lo mismo podemos decir sobre el

hígado, donde provocaron también

una disfunción del mismo. A esta

disfunción o insuficiencia hepato-


renal, junto a mayor pérdida de

sangre, fueron acompañadas de

cambios electrolíticos y de otros

parámetros biológicos con todas las

consecuencias gravísimas para la

supervivencia.”

La Reseña 23

Jesús desfallecido cayó al suelo en un charco

de sangre.

La piel de la espalda está arrancada por la fuerza de

los golpes. El artista imaginero captó con maestría

el daño ocasionado y la separación de los golpes

recibidos por los dos lictores colocados a cada lado.

“La disminución de la volemia por la

nueva y abundante pérdida de sangre,

aumentaron más gravemente la disnea

o dificultad respiratoria, comenzada

en Getsemaní. Esta disnea se aumentó

todavía más, si cabía, por los golpes

en la espalda y el pecho que afectaron

a órganos respiratorios y que además

la hicieron dolorosa. Una hipercadmia

muy seria estaba instaurada, Jesús tenía

graves síntomas de asfixia. La hipotensión

arterial comenzada en Getsemaní y

aumentada con la desnutrición y la nueva

pérdida de líquido corporal y de sangre,

le dejaron materialmente sin fuerzas.

Jesús no se tenía. Sin duda cayó, al

desatársele las cuerdas, sobre el charco

de sangre que había salido de su cuerpo.

No olvidemos que todo esto recayó sobre

una dermis y epidermis sensible al dolor

después de la hemathidrosis....Jesús era

SOLO DOLOR.

El artista logra plasmar los daños severos que sufrió

Cristo en la espalda

Un detalle de las heridas causadas por el látigo

Los imagineros de la ciudad de Santiago de Guatemala,

fueron maestros que dominaron la anatomía humana.

Observada desde esta perspectiva, la imagen de la

Flagelación que va en la procesión de Jesús Nazareno

de los Antigüeños el Viernes Santo, nuestra apreciación

de la Pasión es diferente y nos acerca más al drama

del Gólgota.

Mario Gilberto González R.

Almería, España. Primavera. Semana Santa del 2009.

FOTOGRAFÍAS: Archivo, Mario Gilberto González


24

La Reseña


La Reseña 25

Primer Encuentro

de Cucuruchos Mercedarios Antigüeños

Por: Leonel Estrada Furlán

Con el lema: Yo me identifico con

Jesús de la Merced se realizó

la primera edición del encuentro de

cucuruchos mercedarios, el seis de

noviembre del año recién pasado.

Tratando de obtener una cobertura

polifacética se invitó a destacados

personajes como: Héctor Alfredo

Gómez Barillas director de la

banda de solistas que acompañan

las procesiones de nuestro amado

Jesús, domingo de ramos y viernes

santo. El arquitecto Enrique Alberto

Mazariegos González, promotor de la

belleza y autor de grandes diseños en

varios adornos procesionales.

El Gurú de la fotografía José Carlos

Flores, quien con respeto, devoción

y profesionalismo nos ha compartido

hermosas fotografías que han dado

vida a las cartulinas de los turnos,

afiches y publicaciones de prensa.

José Fernando Vides Nájera, quien ha

hecho sendos aportes a la elaboración

de adornos procesionales y es una

pieza valiosa en propagar la devoción

mercedaria a las nuevas generaciones.

Para este servidor constituyó un honor


26

La Reseña

que se le haya confiado la moderación

del foro, que tras la participación de

los panelistas, contó con la presencia

interactiva de la selecta y abundante

concurrencia que abarrotó el salón de

sesiones de la Hermandad.

En atención a la invitación formulada

compartí algunas vivencias acaecidas

durante los 59 años de llevar en

hombros a nuestra consagrada

Imagen, para lo cual procedí de la

manera siguiente. La devoción y

acercamiento a Jesús de la Merced

viene desde mi niñez. Mi familia

materna, Furlán Comparini, se formó

y vivió en jurisdicción de la parroquia

de San Sebastián, frente al parque del

mismo nombre.

Como la mayoría de niños antigüeños

fui educado en la participación y

respeto a las procesiones. Alcanzar un

metro y 18 centímetros representaba

el pasaporte para llevar en hombros

a Jesús de la Merced. A los 12 años

de edad mi hombro se posó por vez

primera en el anda mercedaria y lo

hice con la tanda 37. Al año siguiente

me correspondió la tanda tres y en

1958 llegué a la número uno, en la

que permanecí más de 50 años. En

el año 2015 después de 59 años de

ser cucurucho activo y con 71 años de

edad, regalé túnica, lámpara y lanza.

Tuve el privilegio de integrar la

subdirectiva mercedaria. En el primer

periodo logramos la elaboración del

anda de 80 brazos, la primera a nivel

nacional. Nos sorprendió el terremoto

de 1976 lo que nos obligó a hacer

cambios en las procesiones de ese

año. En el segundo periodo a solicitud

de los presidentes de la Directiva

Central y la Subdirectiva en la ciudad

capital, hermanos Mario Álvarez

y Hugo Melgar, respectivamente,

fui designado Representante de la

Hermandad ante el gobierno de la

República presidido por el señor

Álvaro Arzú, para satisfacer los

requisitos previos a obtener la Orden

del Quetzal en su grado de Gran Cruz,

a principios del siglo XXI.

Como comunicador social he puesto

pluma, voz e imagen (Prensa impresa,

radio y televisión) para divulgar las

actividades de esta hermandad, el

culto a la consagrada imagen de

nuestro Nazareno y su santísima

madre. Con instrucciones de la

junta directiva capitalina tuve a mi

cargo la elaboración del documento

histórico Bodas de Oro 1954-2004 de

la subdirectiva sección Guatemala;

y gracias a la invitación del hermano

Sergio Abelino Reyes, se han publicado

sendas crónicas, entrevistas y

reportajes en el Boletín Informativo

Mensual y hasta la fecha en la revista

La Reseña, ambas publicaciones

oficiales de la Hermandad.

Es motivo de especial complacencia

compartir con admirados personajes

de la historia mercedaria en este

primer encuentro de cucuruchos

mercedarios antigüeños, lo cual me


La Reseña 27

enorgullece y me permite ofrecer

estas vivencias realizadas en 59

años de decir Presente, de morado o

de crema bajo el alero señorial de la

insignia mercedaria.

Algunos jóvenes podrán decir: Que

aburrido oir estas viejadas, hace

seis décadas yo hubiera opinado lo

mismo, pero el paso del tiempo es

inexorable y ojalá ustedes algún día

tengan el cúmulo de experiencias

y la oportunidad de hablar con las

nuevas generaciones y motivarlas a

mantener las tradiciones y a vivirlas

con entusiasmo, respeto, pasión y

buena voluntad.

Jesús Nazareno de la Merced no

es sólo una imagen que nos gusta

llevar en hombros y que despierta

sentimientos y emociones en el

contexto procesional. Jesús Nazareno

de la Merced representa ayer, hoy

y siempre, la figura de Dios Hijo

Redentor del mundo y ante Él doblamos

rodillas, para exponerle nuestras

penas y alegrías, en la seguridad que

con su bondad y misericordia infinitas

nos perdonará y fortalecerá.

FOTOGRAFÍA: Encuentro, Archivo Hermandad


28

La Reseña

20 años

con Jesús Nazareno de La Merced

José Carlos Flores León

El Señor dirige los pasos del hombre

Y lo pone en el camino que

a él le agrada;

aun cuando caiga, no quedará Caído,

porque el Señor lo tiene de la mano.

(Salmo 37,23)

Q

uien iba a pensar que en el

año 1,997 haría mi primera

sesión de fotos privada para el Señor

de la Merced, no sucedió por inquietud

personal, simplemente pasó, recibí el

llamado para fotografiarlo con el fin

de utilizar el material para sus turnos

del siguiente año. Ese evento de una

vez en la vida se convirtió en forma de

vida. Jamás pasó por mi mente que el

tiempo que quería el Señor fuera para

servirle por 20 años, y que repitiera

esa acción con muchas imágenes más.

La primera sesión siempre es muy

atemorizante, máxime cuando uno

no sabe lo que está haciendo, porque

nunca lo había hecho. Fotografiar una

imagen religiosa es mucho más que

fotografiar una escultura, es un rito,

es responsabilidad, es respeto y es

devoción.

Yo llegué en horas de la noche,

después de la Santa Misa. El equipo era

sencillo, una cámara de 35 milímetros

para versatilidad y un par de cámaras,

Pentax y Hasselblad de formato

medio. Un par de luces de tungsteno

serían las destinadas para bañar de luz

FOTOGRAFÍA: Jesús frente al Cementerio, José Carlos Flores


al Señor Mercedario. No recuerdo

bien, pero creo que fueron 6 u 8 rollos

de film de formato 120

los que se usaron para la

primera sesión. Cada uno

suficiente para tomar solo

10 a 12 fotos por rollo.

Mis compañeros, el viejo

trípode, mi acompañante

fiel de siempre, una

maleta de ilusiones y una

gaveta de sentimientos

encontrados. A los

ocho días ya teníamos

resultados, negativos

revelados e impresiones

en hojas de contacto listas

para ser entregadas.

Claro, en ese entonces entregaba las

impresiones en papel, los miembros

de la hermandad se encargaban del

proceso seguidero.

Recuerdo las palabras sabias de uno

de los presidentes de la hermandad

de la Consagrada imagen, “el turno

es lo único que se lleva el devoto

cargador, es un pedacito del Señor que

le tiene que durar hasta el siguiente

año”. Para mí ha sido un honor y una

gran responsabilidad esa tarea, no es

la foto, es la sensibilidad que debe

transmitir.

Ah, pero que emoción al ver aquel

primer turno con mi foto. Esa

sensación es única, con el primero y

con todos, pero siempre recordaré

aquella primicia.

Algunos miembros de la hermandad

estaban muy ilusionados con la idea

de hacer unas ampliaciones grandes,

recuerdo perfectamente que elaboré

varias impresiones en tamaño 75 por

100 centímetros. Hasta la fecha,

Pocas veces nos ponemos

a pensar en el tiempo,

y es lo único de lo que

somos dueños. Creemos

que poseemos control

de nuestro destino, de

nuestras acciones y en

realidad somos un suspiro

en la vida. Recuerdo

perfectamente como conocí

al Señor de La Merced,

Viernes Santo de 1,996.

Esos recuerdos son marcas

en la piel, y esa primera

foto que tomé fue el último

regalo que le di a mi señora

madre para ese fatal mes

de mayo.

La Reseña 29

mucha gente me habla de que ha visto

esas fotos, que presiden la sala de la

casa de hogares antigüeños.

Eso ya 20 años atrás.

Conforme el paso del

tiempo todo ha cambiado,

ya la antigua Pentax

67 es acumuladora de

polvo en algún closet de

mi casa. La tecnología

digital me acompaña, pero

esa misma fe, devoción,

respeto y lealtad para con

mi Señor de La Merced se

ha transformado, el amor

a Dios y la confianza en su

voluntad ha transformado

mi vida.

Estos planes no son mis planes, mi vida

no es mi vida, con aciertos y errores

propios confío que el Señor me guía

y no me abandona, me ha soltado la

mano para que camine y me levanta

al caer, he caído más veces de lo que

puedo recordar, pero la lección de

vida, la experiencia y el estar en el

camino de quien soy son un regalo de

Jesús Nazareno de La Merced.

20 años han pasado, el Señor no ha

cambiado, sigue siendo el mismo que

vieron mis ancestros y que verán mis

nietos. Quien ha cambiado he sido yo,

el tiempo ha pasado, la vida cambia

constantemente y el Señor jamás me

ha soltado la mano en los momentos

de pecado. No importa en dónde

esté, ni en qué espacio temporal,

Jesús Nazareno de La Merced siempre

conmigo y yo con El.

Soy hoy lo que Él quiso, así lo siento yo,

gracias Jesús Nazareno de La Merced,

por los milagros recibidos.


30

La Reseña


El diseño al servicio de los adornos

procesionales:

Arte Catequético

Enrique Alberto Mazariegos González

Febrero 2,107

La Reseña 31

M

i amor por Jesús de

La Merced nace desde

pequeño, en gran medida por el

ejemplo de devoción que mi abuelo,

José Héctor Mazariegos (papá como

le decían…) le brindaba a Nuestro

Señor, siendo miembro activo de la

Hermandad por más de 50 años, con

una labor constante que siempre lo

caracterizó.

Ese amor se ha visto recompensado

con la enorme bendición que nuestro

amado Colocho mercedario me ha

brindado al poder participar en la

expresión de nuestras tradiciones

cuaresmales y de Semana Santa

aportando mis diseños, los cuales,

gracias al apoyo, dedicación y

esfuerzo de la Hermandad, se han

hecho realidad.

En mis años como estudiante de

perito en dibujo de construcción,

FOTOGRAFÍA: Ramos 2003, Archivo La Hermandad


32

La Reseña

empezó a surgir la idea de elaborar

diseños procesionales para Jesús y

María del templo mercedario; mis

estudios de Arquitectura, arte que

engloba variados ámbitos del saber,

terminaron de definir el lenguaje

con el que esas ideas empezaron a

plasmarse en dibujos que surgían

de fundamentaciones teóricas que,

en cada proyecto presentado, han

sido obtenidas de la investigación

exhaustiva y dedicada de las fuentes

bíblicas y teológicas, apoyada en

aspectos alegóricos e iconográficos y

sustentada en el manejo de las artes

plásticas y la expresión arquitectónica

por medio de la proporción de las

formas, la integración de colores y

texturas, la riqueza de los detalles,

la iluminación dispuesta con áreas de

luz directa y penumbra y, sobre todo,

la configuración del adorno en función

de la imagen y su enaltecimiento.

Estas expresiones artísticas

materializadas en los adornos

procesionales hábilmente construidos

por manos artesanas tienen como

objetivo principal llevar un mensaje

de catequesis, acción por la cual la

Iglesia forma e instruye en la fe a

sus miembros. Las procesiones, por

tanto, forman parte de lo que suelo

definir como “arte catequético”.

Así, en el año 2,003, mi primer diseño

se materializa: “Pues tanto nos ama

Dios” fue el tema que inspiró un

conjunto de características barrocas,

mostrando diferentes ejemplos del

Amor de Dios, con esculturas y tallas,

siendo el más grande el habernos

dado a Su Hijo, cuyo sacrificio redimió

al mundo del pecado. Un arco triunfal

con la inscripción Gloria in Excelsis

Deo remataba el adorno, enmarcando

a Jesús, revestido en novedosa túnica

novedosa. La iluminación procesional

innovó el concepto tradicional con el

uso de ojos de buey, propiciando un

acento diferente.

Al año siguiente, conmemorando

la labor de la orden mercedaria,

se presentó el mensaje “800 años

haciendo merced”, con un adorno

dividido en dos jardineras, una

reseca, mohosa, con un enrejado

simbolizando la esclavitud mientras la

otra, pletórica y llena de color y flores,

representaba la vida en libertad, con

un detalle de columnata romana

enmarcando el mosaico de San Pedro

Nolasco. Sobre un altar barroco Jesús

aparecía bello y renovado después de

su proceso de restauración.

El tema eucarístico fue la base para

la alegoría del año 2,005, conformado

por elementos arquitectónicos donde

destacaban columnas almohadilladas,

además de pedestales con acabado

en repujado; el cáliz y la custodia,

piezas de orfebrería original, daban

particular realce al conjunto,

antecedido y culminado por ángeles

anunciando el Sacramento del Cuerpo

y Sangre de Cristo.

Para el 2,008, la sobriedad de una

base de ladrillos, destacando los

símbolos de los evangelistas y detalles

de jarrones y guirnaldas naturales

colocados sobre tríadas de columnas


y entablamentos clásicos, sirvió para

mostrar a Jesús con la frase “Yo soy

el camino, la verdad y la vida”; un

banderín forjado al final del conjunto

representaba la Resurrección, fin

último de la vida del cristiano.

En cada uno de esos años, el adorno

procesional de la Santísima Virgen

complementaba el mensaje de

Jesús, formando ambos un conjunto

conceptualmente armonioso,

expresado artísticamente con el mismo

lenguaje volumétrico, reflejando en

cierta forma la profundidad de tan

bella frase de María, “Hagan lo que

Él les dice”.

Recientemente, en el 2,015 participé

con propuestas de adorno para ambas

veneradas imágenes, resultando en

La Reseña 33

la elección del diseño para la Virgen

de Dolores con el tema “Madre de la

Misericordia”, en alusión al Jubileo

Extraordinario que el papa Francisco

consagró a esta cualidad, y que salió

en procesión el año pasado.

Y en ese 2,106, nuevamente recibo

la bendición de presentar mis diseños

para nuestros amados Jesús y María,

los cuales han sido seleccionados para

que este Domingo de Ramos, 9 de

abril, recorran las calles antigüeñas,

impartiendo Sus Bendiciones y

llevando un mensaje catequético que,

espero en Dios, nos ayude a crecer en

el Amor, la Gracia y la Misericordia del

Padre Celestial.

Amén.

FOTOGRAFÍA: La Reseña 2016, Sofía Letona


34

La Reseña

...Más que un relato

esto es gran parte de mi vida...

(Erick Pimentel y Mariano Santacruz)

H

ace ya un tiempo estaba

tratando de recordar el

inicio de este viaje tan especial el

cual es pertenecer a la hermandad

de La Merced, desde muy temprana

edad surgió en mí el deseo de

estar colaborando en este templo,

mi madre y mi tío fueron los que

me alentaron a seguir este que

para mí se convirtió en un sueño

posible.

Tenía 9 meses cuando me sentí por

primera vez parte de todo esto, salí

de aspirante acompañando a mi

tío, tengo pequeñas pinceladas de

ese tan preciado recuerdo, porque

FOTOGRAFÍA: La Penitencia, Sofía Letona

aunque era tan solo un niño jamás

olvidare esa primera sensación de

estar tan cerca de una procesión,

los años pasaron volando, pero

ser aspirante era algo que ya no

me llenaba por completo, quería

arriesgarme a algo más grande,

así que decidí cargar por primera

vez a los 4 años y aunque no era la

gigantesca procesión de adultos,

para mí era la enorme procesión

infantil, lo cual significaba que era

un hermano cargador, como solían

decir las personas mayores a mi

alrededor y desde allí nunca paso

por mi mente la idea de cargar en

otro lugar.


En el 2011 sentí un gran

nerviosismo, cuando me dirigía a la

merced, pues era el día en el que

me podría medir para cargar “en

las ligas mayores” , mi ansiedad

era mucha con cada paso que daba,

al llegar tuve la decepción de que

aún no era lo suficientemente alto

para poder cargar, llegue al punto

de derramar unas cuantas lágrimas

al saber el estado de mi terrible

situación; después de unas horas

encontré consuelo al saber que

dentro de un año podría cargar al

que más adelante se volvería el

Jesús de toda mi vida.

La Reseña 35

El 2012 se llegó y mis esperanzas

eran muy grandes, mi sueño

se cumplió, al fin pude cargar

la procesión que siempre había

querido, y así pase 3 años siempre

tratando de colaborar lo más que

podía con la hermandad, en enero

del 2015 todo comenzó a tener una

perspectiva distinta pues inicie

como colaborador, fue un año

inolvidable para mí y sin duda uno

de los mejores de mi vida. En 2016

aun fui colaborador y ya quería

formar parte de la hermandad,

luche con varios inconvenientes

pero finalmente se llegó el día,

mi emoción era tan grande pues

me juramentarían como parte de

una familia más....La hermandad

de Jesús Nazareno de la merced.

FOTOGRAFÍA: La Penitencia 2015, Sofía Letona


36

La Reseña

Recuerdos

de un Cucurucho Mercedario

Por Dr. Marco Augusto García Noriega.

T

enía la intención desde hace

algún tiempo, de escribir

estas líneas en memoria de mi padre

Dr. Carlos García Bauer, quien el 18

de diciembre hubiera cumplido cien

años.

Mi padre nació en una casa que

todavía conserva la familia, enfrente

de la Merced, hijo de don Alfonso

García Castañeda y doña Elisa Bauer

De García, quienes procrearon una

numerosa familia, siendo quince

hermanos.

Su niñez tal como él la contaba,

se centró principalmente en el

parque, iglesia y ruinas de la

Merced. Posteriormente estudió

profundamente su historia y

arquitectura, y podía explicar como

pocos, hasta el último detalle de la

Iglesia Mercedaria.

Dentro de la misma sobresalía,

sin duda alguna, la bella imagen

de Jesús Nazareno, imagen cuya

profunda mirada ha cautivado a

propios y extraños durante varios

siglos.

FOTOGRAFÍA: Herencia, Sofía Letona


La Reseña 37

Siendo un niño, caminaba la

Procesión de la Reseña el Domingo

de Ramos, y el Viernes Santo,

portando su lanza acompañaba al

nazareno de los antigüeños en su

Procesión de Penitencia.

Esta devoción fue interrumpida,

pues a los siete años lo enviaron a un

internado de un famoso Colegio de

los Jesuitas en Belice, llamado Saint

John, en donde fue compañero del

padre Jorge Toruño, posteriormente

fundador del Liceo Javier y de la

Universidad Rafael Landívar; así

como pieza fundamental en la

reconstrucción del templo de la

Merced de Guatemala, destruido

por los terremotos de 1976.

Aunque regresaba para las vacaciones

por cortos periodos de tiempo,

su regreso a la Antigua, fue hasta

que cumplió 17 años, graduándose

del Instituto Larrazabal, ya que el

colegio jesuita donde estudiaba fue

destruido por un huracán.

Mi abuelo ya en la década de los

cuarenta, estaba en la Directiva

de la Hermandad de Jesús de La

Merced siendo electo Presidente de

la misma.

Todo esto permitió que mi padre

conociera a la perfección el protocolo

de las procesiones de la Reseña y

Penitencia, que año con año se seguía

dentro de la Hermandad.

Después de graduarse con honores

de Abogado y Notario, después

de la Revolución de 1945, donde

participó en la Comisión de los 15,

fue designado como Embajador

Plenipotenciario en Naciones Unidas,

le tocó trabajar en la redacción

de la Declaración de Derechos

Humanos, ejercer el voto decisivo

para la independencia de Israel, y

posteriormente ser Presidente de la

Comisión de Naciones Unidas, que

logró pacíficamente dividir Etiopía

y Eritrea.

Lo anterior le permitió conocer muy

de cerca durante algunos años, la

cultura del Medio Oriente. Le llamó

mucho la atención los tapasoles o

turbantes que utilizaban en Israel

y otros países para cubrirse del

ardiente sol del desierto.

Al regresar a Guatemala, trajo

fotografías y películas, por él

tomadas, de esas costumbres del

Medio Oriente, y sugirió que el

tradicional capirote fuera sustituido

por el tapasol oriental, ya que esto

daría más realismo a la procesión

del Viernes Santo, cambiándose

adicionalmente el cinturón

morado por uno blanco. Mi abuelo

se convenció, y la Subdirectiva

encabezada por René González

Barrios, ejecutaron el proyecto, y

así alrededor de 1955, se transformó

totalmente el uniforme tradicional.

Por eso cualquier persona que

asiste a estas magnas procesiones

se remonta en un abrir y cerrar

de ojos a Jerusalén, viviendo más

intensamente la pasión y muerte de

nuestro señor Jesucristo.


38

La Reseña

Consolidado lo anterior, siendo

Ministro de Relaciones Exteriores

invitó al Cuerpo Diplomático a

vivir un Viernes Santo en Antigua.

Esto fue un disparador para que

la Procesión de Penitencia del

Viernes Santo, fuera conocida

internacionalmente así como sus

alfombras de aserrín verdaderas

obras de arte. El siguiente año

revistas más prestigiosas como Life,

y National Geographic, describían ya

el Viernes Santo de la Antigua. Esto

fue sin duda alguna, la razón por la

cual la procesión de la consagrada

imagen el Viernes Santo fuera

reconocida internacionalmente,

como el ícono de la Semana Santa

en Guatemala.

También tuvo la idea de invitar

al Nuncio, Decano del Cuerpo

Diplomático para que acompañara

la procesión de la Merced, hasta

llegar a la Escuela de Cristo, en

donde asistiría a los actos de

crucifixión. Esta tradición continúa

hasta nuestros días.

Simultáneamente, mi tío José

García Bauer, quien fue Decano

del Congreso de la República, y

Terciario Franciscano, trajo de

Tierra Santa, dos coronas de espinas

que le habían entregado los frailes

franciscanos, confeccionadas en los

campos del Huerto de los Olivos,

por los mismos frailes.

En su viaje de retorno a Guatemala,

pasó al Vaticano, donde ambas

coronas fueron bendecidas por su

Santidad Pio XII, en una audiencia

privada. La relación con su Santidad

provenía de una amistad de Pio XII

con el hermano de mi abuelo Dr.

Alfredo García Castañeda, quien era

sacerdote. Ambos estudiaron juntos

en Roma y compartieron habitación

durante los años de estudio.

Dichas coronas fueron entregadas

una a la Merced que es utilizada

todos los Viernes Santo en su

procesión de penitencia, y la otra

fue entregada al Señor Sepultado de

la Escuela de Cristo siendo utilizada

en el acto de crucifixión.

En ese año también se instituye el

rezo del viacrucis, en su estación

de penitencia marcado con rústicas

cruces y adornadas con bellas

flores. Me acuerdo que el mandó

a imprimir un folleto con el rezo

del viacrucis que fue distribuido

a todos los hermanos cargadores,

y como el Sábado Santo había

problema en recoger dichas cruces,

el mismo contrataba el transporte

e inspeccionaba que llegaran a la

Merced.

También en esa época de la década de

los cincuenta, se hicieron gestiones

para que miembros de la Caballería

del Ejército acompañarán la

procesión, y previamente en lugares

señalados leyeran la sentencia.

Formándose la Caballería Romana.

Mi padre por razones de trabajo

tuvo que vivir muchos años en el

extranjero, pero nunca olvidó sus


orígenes mercedarios. Durante

sus últimos veinte años de vida

regresaba a presenciar los cortejos

del Domingo de Ramos y Viernes

Santo; y siempre esperaba con

anhelo su entrada a las tres de la

tarde.

La Reseña 39

Cuando murió su madre, me hizo

saber que el día que falleciera, su

deseo sería tener una misa de cuerpo

presente en la Merced, frente a

Jesús de la Merced, y que sus restos

mortales fueran enterrados en el

Cementerio de San Lázaro, en su

querida Antigua Guatemala. Sus

deseos fueron cumplidos.

Han pasado varios años de su

fallecimiento, el estado de Israel

en forma póstuma lo inscribió en el

Libro de Oro de Israel, y cada día he

aprendido a admirarlo y agradecer a

Dios por el padre que tuve.

Cada Domingo de Ramos y Viernes

Santo al admirar los millares

de cargadores con su tapasol

característico del Medio Oriente,

viene a mi mente el legado de mi

padre a la Hermandad de Jesús

Nazareno de la Merced, y sé

que al levantarse el anda con la

Consagrada Imagen, y escuchar

la marcha fúnebre de Federico

Chopin, vendrán a mi mente muchos

recuerdos, y más de una lágrima

caerá sobre mi mejilla, y un

padrenuestro en su memoria saldrá

silenciosamente de mis labios.

Descanse en paz.

FOTOGRAFÍA: Cucurucho Mercedario, Archivo La Hermandad


40

La Reseña

Nuestras Tradiciones:

Soltar Al Preso

Por: Lic. Carlos Alfredo Navas Solares

N

o me pregunten cuándo

comenzó. Pero si me

atrevo a asegurar por referencias

de amistades que he tenido, que

la tradición a la que me referiré

comenzó, al menos, allá por los años

cuarenta del siglo pasado y llegó más

o menos al final del siglo XX.

Haciendo acopio de la advocación

mercedaria, la Sociedad de Jesús

Nazareno de la Merced, de la Antigua

Guatemala¸ como era nombrada la

hoy conocida HERMANDAD DE LA

CONSAGRADA IMAGEN DE JESÚS

NAZARENO DE LA MERCED, DE LA

ANTIGUA GUATEMALA, hizo las

gestiones necesarias para que al

paso de la procesión del Nazareno

Mercedario por el parque central de

esta ciudad, fuera liberado un privado

de libertad, con el acompañamiento

del Licenciado José Francisco García

Bauer quien siempre fue muy allegado

a los mercedarios aunque franciscano

de corazón..

Particularmente, tengo nociones de

haber visto por primera vez tal acto

allá por el año mil novecientos sesenta

y cinco, al filo de mis nueve años, de

la mano de mi abuelita. Recuerdo que

tal cosa me pareció incómoda, por

haberla vivido más o menos a las tres

de la tarde de un Viernes Santo ultra

caluroso, vestido con un pataloncito

negro de casimir que me “picaba” a

más no poder, pero por ser el “estreno

de Viernes Santo” debía soportarlo

sin chistar palabra. En esos años de

niño, oía en la calle que las personas

decían apresuradamente cuando

pasaban frente a mi casa con rumbo

al parque central: “…apúrense que ya

van soltar al preso…”, frase que no

dejaba de impactar al público, porque

significaba ampliamente que a un

“malo” lo perdonarían los humanos,

como a Barrabás.

Conforme fui creciendo, y mi

abuelita y mi mamá me explicaban,

fui comprendiendo su sentido, su

razón de ser y siempre aplaudí su

existencia; y al ingresar a las filas de

tan emblemática Hermandad (1974),

se levantó para mí el telón de la

verdad.

Todo era un simbolismo!!!!!!!

Grande, por cierto, al descubrir que

la advocación de la Virgen de la

Merced, era redimir al cautivo, pero

popularmente, para nosotros era “…

soltar a los presos…”.

La Hermandad a través de

sus directivos, se comunicaba

anualmente con uno de los Hermanos

Cargadores, Abogado colegiado,

siendo el apreciable Licenciado Flavio

Atilano González Herrarte, quien

en el apogeo de su carrera, gustoso

aceptaba tramitar con antelación al


La Reseña 41

Viernes Santo, el auto declaratorio

de libertad de algún “bolito” que caía

la noche del Jueves Santo y que no

podía pagar su fianza o multa.

Al paso de la procesión frente al

Palacio de los Capitanes Generales, se

suspendía el cortejo cuando la punta

del andas procesional de Jesús llegaba

a la puerta de la Policía Nacional o

de la Gobernación Departamental;

se tenía esposado al futuro liberto,

el Licenciado González Herrarte

pronunciaba una soberbia perorata,

pues siempre fue connotado orador,

destacando la presencia del Redentor

de los Cautivos (Jesús Nazareno)

y de la Hermandad sostenedora

de tradiciones verdaderamente

significativas para la comunidad,

luego leía el auto de libertad

acompañado del sacerdote que no

era mercedario; finalmente el Jefe

de Policía quitaba las esposas al

favorecido, quien caminaba frente

al andas por algunos metros y luego

se salía del cortejo. Este pequeño

trayecto algunos liberados lo hacían

compungidos, no se si por el show que

habían presenciado y en el cual habían

sido los principales protagonistas

sin quererlo, algunos lloraban, otros

reían, pero ninguno acompañaba la

procesión hasta el templo, al menos

nunca lo ví, sin duda iban ávidos de

echarse un trago y por eso se salían,

porque es de imaginar la “goma” que

se cargaban.

Siempre han sido codiciados los tres

turnos del Parque Central, porque

las fotos salen bonitas, la procesión

se luce mejor por la amplitud de

las calles, se escuchan muy buenas

marchas fúnebres, etc., pero el

del Palacio de los Capitanes lo era,

adicionalmente, por presenciar de

primera mano este acto de liberación

del preso, ya que tardaba unos cinco

o diez minutos y los sistemas de

audio de aquellos días eran pequeñas

bocinas que no permitían escuchar

adecuadamente los artilugios

oratorios del Abogado, además que los

cargadores disfrutaban más tiempo a

Jesús sobre sus hombros.

Nunca fue liberado ningún asesino o

ladrón de alta monta, porque hubiera

causado un gran impacto social y legal

dentro de la comunidad antigüeña.

Estoy seguro que tampoco hubieran

calificado para este perdón quienes

cometían otros delitos de alto

impacto.

Curiosamente, cuando los Padres

Mercedarios retomaron la Parroquia,

esta tradición fue perdiendo auge

poco a poco y al final de la década de

los ochenta, desapareció.

Aquello era bueno o malo? Tenía

sentido o no? Las respuestas serán

variadas de conformidad con el color

del lente con que lo veamos. De

todas formas eso sucedía, dentro de

la Procesión de Penitencia, cada año,

por muchos años, yo lo viví.

Desde las arcadas del Portal de

las Panaderas, se veía como poco

a poco, las interminables dos filas

de cucuruchos se perdían rumbo al

norte, el andas se mecía… el paso

era pausado, cansado… era hora de la

entrada al templo… con Granadera y

todo…


42

La Reseña

Cuando la Calle Ancha

se vuelve la más bella del mundo

Por: Fernando Barillas Santa Cruz*

U

bicada en la parte

noroccidental de La Antigua

Guatemala, rumbo a Jocotenango,

la Calle Ancha de los Herreros es una

común arteria guatemalteca. Si usted

la visita hoy no encontrará en ella

nada del otro mundo; lo que hallará

es una insípida calzada de doble vía

sin el clásico empedrado de la ciudad

colonial, negocios de diversa índole,

edificios de instituciones públicas,

el estadio Pensativo, smog, tráfico,

muchos cables cual telarañas y algo

de basura.

Claro que tiene su historia y su

importancia para la ciudad. En la

cuchilla que encamina la calzada

rumbo a occidente, en tiempos de la

colonia se ubicaba una cruz de piedra

que, según el historiador Domingo

Juarros, el 2 de mayo de 1715 tembló

como señal de un mal presagio para

los habitantes de la Muy Noble y Muy

Leal. Hoy, esta cruz se encuentra al

inicio de la nave lateral derecha del

templo de La Merced, junto a la pila

bautismal.

Fue y sigue siendo una arteria en

donde fluye el comercio, así como el

tránsito de personas que, provenientes

de distintos municipios, se acercan

a la cabecera departamental para

dirigencias o asuntos personales. Es,

pues, una calle comercial normal.

Pero cada Viernes Santo, la

transformación que sufre es

impresionante y digna de admiración.

Ese día la calle huele diferente, está

adornada con cortinajes morados

y blancos, y se percibe emoción y

ansiedad en el ambiente. Porque de

ser quizás la calle menos agraciada,

esa mañana se convierte en la calle

más bella del mundo; la más buscada,

la más fotografiada, la más colorida,

la más distinguida.

Y esto sucede desde 1927, cuando

Jesús de la Merced, el Señor de

La Antigua Guatemala, empezó a

recorrerla como parte de su itinerario

procesional a primeras horas del día,

atravesando arco iris convertidos en

alfombras de aserrín, corozo y flores,

como muestra de amor de un pueblo

trabajador que no pierde la fe a pesar

de las adversidades.

Familias devotas han mantenido

esta tradición con el paso de

las generaciones por 90 años, y

convierten su calle, la Calle Ancha, en

el principal foco de atención del país.

Es la calle que más recorre el mundo

a través de las postales fotográficas

de Guatemala, la calle que más se ve

en la televisión y las redes sociales, la


La Reseña 43

calle que todos los devotos y turistas

quieren visitar antes del paso del

Nazareno, para presenciar las obras

de arte efímero que los artistas del

barrio plasman sobre el asfalto.

Muchas veces no han importado las

inclemencias del tiempo, que pueden

ser en ocasiones muy bruscas. Tantas

anécdotas de alfombras hechas dos

o tres veces en la misma jornada

gracias a la lluvia. Y lo han hecho sin

quejarse, recibiendo las correntadas

de agua más como una bendición que

como una tragedia; como su manera

de solidarizarse con el dolor de Jesús

de sobria vestimenta con la cruz a

cuestas, y con los cucuruchos que,

empapados, acompañan el cortejo.

Las alfombras que se elaboran en la

Calle Ancha tienen una técnica tan

pulida en cuanto a diseños, texturas

y combinación de colores, que son

únicas en Guatemala y objeto de

admiración para el resto del mundo.

Por eso, para el cucurucho

mercedario, andar de paso por la

Calle Ancha en cualquier otra época

del año, inevitablemente provoca

en él sentimientos de nostalgia

e identidad. Porque atrás de su

apariencia común, sabe que la misma

es solo una fachada que la mantiene

en el anonimato en tanto llega el

Viernes Santo para volver a ser, como

todos los años, la calle más bella del

mundo.

*Periodista y licenciado en Ciencias de

la Comunicación por la Universidad de

San Carlos de Guatemala. Impulsor de la

Semana Santa como Patrimonio Cultural

de la Nación en el año 2008. Cucurucho.

FOTOGRAFÍA: La Calle Ancha, Ricky López Bruni


44

La Reseña

I ESTACIÓN

II ESTACIÓN

iii ESTACIÓN

iv ESTACIÓN


La Reseña 45

v ESTACIÓN

vI ESTACIÓN

vii ESTACIÓN

viii ESTACIÓN


46

La Reseña


La Reseña 47

IX ESTACIÓN

x ESTACIÓN

xi ESTACIÓN

xii ESTACIÓN


48

La Reseña


La Reseña 49

XIII ESTACIÓN

xIV ESTACIÓN

xV ESTACIÓN

OLEOS: Viacrucis, Marco Avila

(Se estrenan Domingo de Ramos 2017)


50

La Reseña

Por: Carlos Enrique Berdúo Samayoa

Cronista de la Ciudad de La Antigua Guatemala

El Cucurucho

L

os actuales Hermanos Cargadores

que participan en nuestras

procesiones cuaresmales, son llamados

popularmente “Cucuruchos”, término

de origen italiano “cucuruccio”, que de

acuerdo a la segunda acepción dada por

el Diccionario de la Lengua Española tiene

el significado de: “2. Capirote cónico de

penitentes y disciplinantes.”

Los relatos de las prácticas cuaresmales

durante el período de la Capitanía General

del Reino de Guatemala destacan la

realización de las procesiones de “nazarenos

penitentes” que consistían en actividades

públicas donde los participantes vestían de

nazarenos y se aplicaban disciplinas, lo cual

consistía en llevar cubierta la cabeza con

un capuz, especie de capucha rematada en

punta, que sirve para cubrir la cabeza, y de

esta manera ocultar el rostro del penitente,

además, llevaban desnudo el torso y los

pies descalzos, portando sobre los hombros

pesados maderos formando cruz o bien

troncos leñosos con espinas, en algunos

casos eran flagelados por otro penitente,

o si no portaban cruz se flagelaban así

mismos, de los azotes se producían heridas

por las que sangraban y de ahí que también

se llamara a estas actividades “Procesiones

de Sangre”. Los penitentes marchaban

siguiendo un paso con la imagen de Jesús

con la cruz a cuestas, o del Santo Sepulcro,

a excepción de la que organizaba la cofradía

FOTOGRAFÍA: La Reseña 2015, Sofía Letona

de la “Santa Vera-Cruz” del templo del

convento de San Francisco El Grande que

procesionaba un Lignum Crucis, relicario

que contenía un fragmento de la Verdadera

Cruz. Las procesiones en esa época tenían

lugar en horas de la noche y por su carácter

penitencial disciplinante estaban revestidas

de mucha solemnidad y recogimiento.

Un gran animador de éstas prácticas de

religiosidad popular fue el Santo Hermano

Pedro de San José Betancur que según

relatan el Padre Manuel Lobo, S. J., el

Padre Fray Francisco Vásquez de Herrera,

O.F.M., y el Padre Fray José García de la

Concepción, O.F.M. en su escritos biográficos

del Santo, éste la noche del Jueves Santo

al concluir la visita a los Monumentos a

Jesús Sacramentado se dirigía al templo

del convento de La Merced para participar

en la procesión de nazarenos penitentes

a la media noche; llevando vestiduras de

nazareno y sobre sus hombros una pesada

cruz mientras otro hermano terciario

vestido de nazareno le azotaba la espalda.

Con el advenimiento del ilustracionismo, las

corrientes de pensamiento liberal y los abusos

cometidos durante esas prácticas, a principios

del siglo XIX se suprimió la realización de las

disciplinas en público; entonces la vestimenta

varió y el capuz se transformó en un capirote

cónico que se colocaba en la cabeza y con

prolongaciones que cubrían el rostro y nuca

del penitente, se implementó el uso de


La Reseña 51

túnica larga y el empleo de calzado; cuando

la procesión se prolongaba a las horas de la

noche se empleaban velas para alumbrar el

paso de las filas que antecedían el anda o

trono procesional.

En la segunda mitad del siglo XIX nuevamente

por abusos cometidos amparados en el

anonimato que procuraba el capirote o

cucurucho, las autoridades de gobierno

prohibieron su uso, obligando a los penitentes

a llevar descubierto el rostro, durante

este período se inicia la modalidad de

medir la estatura de los penitentes hasta

la altura de los hombros, popularmente

llamada “cartabonear”, nombre derivado

de “cartabón”, el instrumento de medición

que formando perpendicular con la vertical

se emplea para tal fin, y así distribuir de

manera equitativa, sin distingos económicos

o sociales, los turnos para llevar en hombros

a la imagen de Jesús, entendiéndose además

que el aporte económico ofrendado por

cada Hermano Cargador tiene el sentido de

constituir una ayuda a la “Hermandad” para

sufragar los gastos que acarrea la celebración

de la Cuaresma y Semana Santa; para

principios del siglo XX se acostumbraba que

los capirotes ya no fuesen de forma cónica,

sino más bien eran gorros que solamente

cubrían la cabeza con una especie de cola

hacia el frente, la cual era recogida hacia

arriba para dejar descubierta la identidad del

penitente, en esas primeras décadas del siglo

pasado se estableció como norma llevar el

cuello almidonado de la camisa, color blanco,

sobre la túnica así como el uso de corbata

sobre la túnica, durante este período se inició

el uso de las linternas que contenían una vela.

A mediados de ese siglo se acostumbraba

todavía el uso de de la corbata pero hacia el

interior, quedando únicamente expuesto el

cuello almidonado de la camisa, color blanco y

el nudo de la corbata. Con la comercialización

de las pilas secas o baterías, el empleo de

velas para las linternas fue decayendo y hacia

la década de los años 1960 prácticamente

quedó en desuso. Durante esa década, se

produjo uno de los cambios más significativos

en la vestimenta de los penitentes ya que la

Hermandad de Jesús Nazareno de la Merced

de La Antigua Guatemala acordó suprimir

el uso de capirote y cinturón color morado,

estableciendo el uso de tapasol color blanco

con una cinta color morado, cinturón color

blanco; y el uso de linterna durante la

Procesión de la Reseña el Domingo de Ramos

y la Lanza para la Procesión de Penitencia

el Viernes Santo; estos cambios fueron

adoptados a instancias del Hermano Cargador

y Terciario Franciscano José Francisco García

Bauer, que argumentaba que de esta manera

se le daba un ambiente más medioriental a

las procesiones con la imagen de Jesús con

la cruz a cuestas, al vestir los penitentes a

la usanza palestina, según se creía entonces.

Paralelo a esto, se impulsó el uso de insignias

adheridas a la manga izquierda de la túnica,

con los escudos de las hermandades, siendo

sus promotoras las Hermandades de Pasión de

los templos de La Merced, Escuela de Cristo,

San Felipe Apóstol y San Bartolomé Becerra.

Hacia 1966, la Hermandad de la Escuela de

Cristo quiso innovar sustituyendo el capirote

color negro, por otro de forma cónica y

cola cuadrada en tela de terciopelo de

color morado, pero diez años después había

desaparecido esta innovación.

Durante la década de los años 1970, llevar la

cola del capirote vuelta hacia arriba y sujeta

con un gancho de ropa fue decayendo,

dando paso al uso actual de llevarla caída

sobre la nuca hacia la espalda.

El uso de calzado de vestir color negro, bien

lustrado, ha sido distintivo de la uniformidad

de los cucuruchos, aunque eventualmente

aparecen algunos con calzado deportivo que

debe evitarse preferentemente.

En años recientes, el uso de la linterna

o la lanza ha disminuido por diversas

razones sobre todo de tipo económico, sin

embargo, deben buscarse alternativas para

retomarlo y de esta manera conservar esos

elementos tan distintivos de la tradición y

las procesiones antigüeñas, así como formar

filas acompañando el cortejo procesional,

evitando formar grupos para ir conversando,

recordemos que las procesiones hoy como

ayer tienen un sentido penitencial y litúrgico

pues constituyen la expresión popular de

la Iglesia Peregrina que camina penitente

siguiendo a Jesús, redentor de la creación,

hacia la patria celestial, y que el silencio

a guardarse es un momento especial para

reflexionar y orar en torno al Misterio de

Nuestra Redención.


52

La Reseña

Luis Enrique Gaytán Menéndez

María de Nazaret,

Mujer y Signo

Cada vez que nos adentramos

en los estudios mariológicos,

aprendemos a entender que María es

una carta de Dios, en cuanto que Ella

forma parte de la Iglesia.

Aún más, Ella lo es en un sentido único

y particular, porque no sólo es un

miembro de la Iglesia como los demás.

Sino es la figura misma de la Iglesia, o

la Iglesia en su estado naciente, Ella

es verdaderamente una carta escrita

no con tinta sino con el Espíritu de

Dios vivo, no en tablas de piedra, como

en la antigua ley, ni en pergamino o

papiro, sino en esa tabla de carne

que es su corazón de creyente y de

madre. Una carta que todos pueden

FOTOGRAFÍA: Virgen María, Marcela Molina

leer y comprender, tanto sabios como

ignorantes.

Una de las sospechas – no siempre

justificadas – que ha mantenido a los

hermanos separados lejos de María,

ha sido la duda de que, al hablar de

Ella y exaltar su participación en la

historia de la salvación, en realidad la

Iglesia estuviera hablando de sí misma

y exaltándose a sí misma.

Más cuando leemos la vida de María

a la luz de la palabra de Dios, esta

sospecha ya no tiene razón de ser;

pues con María no es la Iglesia la que

habla de sí misma, sino que es Dios

quien habla a la Iglesia.


Nosotros los cristianos católicos,

consideramos que ésta es la

convicción con la que afrontamos

nuestro itinerario de conversión y

de santificación, tras las huellas de

María. Ella es una palabra de Dios, y

aún más, una palabra fecunda. Decir

que Ella está llena de Gracia es decirlo

todo. María es una carta escrita por el

Espíritu de Dios. Así que la respuesta

más válida por nuestra parte no radica

tanto en la devoción a María, sino en la

imitación de María.

María de Nazaret fue una madre muy

especial. Ella sabía quién era aquel

niño que creció a sus pies. Lo conocía

más que sus discípulos. Rara vez

bloqueaba su paso como toda madre

suele hacerlo cuando se preocupa de

su hijo. Ella sabía plenamente que

antes de ser su hijo, Él era Hijo de Dios.

Antes de pertenecerle, Él le pertenecí

a su Padre. Sabía que el niño que

había amamantado era muy cariñoso,

afectuoso y tan especial, que un día

lo perdería.

El dolor que le produjo la cruenta

Pasión y Muerte de su Hijo, produjeron

profundas huellas en su alma.

Solamente más tarde se alivió su

corazón. Él la había preparado no

solamente para la primavera de la

Resurrección, sino también para el

invierno riguroso de la Cruz.

La piedad popular a la Santísima Virgen

María, diversa en sus expresiones y

profunda en sus causas, es un hecho

relevante y universal; brota de la fe y

de la percepción de la misión salvífica

que Dios a confiado a Maria de Nazaret,

para quién la Virgen no sólo es la

madre de su Hijo, sino también, en el

plano de la gracia, la madre de todos

los hombres.

Así vemos como progresa esa devoción

a Maria Nuestra Madre, ya en el Siglo IV

La Reseña 53

algunos insignes Doctores de la Iglesia,

como San Efrén, San Ambrosio y San

Agustín; desarrollaron conmovedoras

reflexiones sobre los Dolores de Maria.

Más adelante San Bernardo de Claraval,

llevó más lejos las prácticas de esta

devoción. En concomitancia con este

crecimiento de la devoción, fueron

floreciendo esplendidos movimientos

artísticos de alabanza a la Madre de los

Dolores.

Por todo ello y por todo lo que a

Ella concierne, es que podemos con

propiedad afirmar que nuestra Madre

Maria es la poesía de Dios sobre la

creación. El amanecer de la plenitud

de los tiempos. El corazón pascual

en el que late la primera Iglesia.

Para muchos de nosotros decir Maria,

significa la experiencia cristiana

inicial, vigilada por el gozo y mecida

en la ternura más impronunciable del

corazón. Porque Ella es la epifanía mas

tersa y transparente del misterio del

Señor.

Aquella tarde de viernes, Jesús

prendido en la Cruz, se olvidó de sí

mismo para preocuparse por su Madre.

Gastó lo poco de energía que tenía para

consolarla, aunque en aquel momento,

nada podía mitigar su dolor. Ella

entendió el lenguaje codificado de sus

palabras: “Madre… se que Usted está

sufriendo intensamente, pero tome

ahora su lugar no como mi Madre, sino

como una mujer. Recuerde que Usted

fue bendita entre las mujeres”. Y así

termino la más bella historia de amor

entre un Hijo inigualable y una Madre

muy especial.

“Un día de la creación Dios juntó todas

la aguas del mundo y les puso mar. Más

adelante otro día, Dios juntó todas las

gracias y les puso MARIA”.

BENDITA SEAS POR SIEMPRE MADRE

NUESTRA


54

La Reseña

CONSEJO EDITORIAL

Revista Anual “La Reseña” 2017

Director Espiritual

• FRAY EDUARDO JOSÉ

PEREZ SIMANCAS O.

DE M.

Presidente Hermandad

• MANUEL ANTONIO

ESTRADA ORTIZ

Editores Generales,

Productores y

Comercializadores

• VÍCTOR JOSUÉ VALLE

CHIQUITÓ

• GUSTAVO ADOLFO

AZMITIA BARRANCO

• RUBÉN OLIVA

Comisión de Revista la

Reseña

• VICTOR JOSUÉ VALLE

CHIQUITÓ

• PAOLA VELA SANTOS

• ERICK AROLDO PIMENTEL

MEJICANOS

• LIGIA SOLORZANO VIDES

• PABLO JOSÉ GONZALEZ

REYES

• JOSÉ MARIANO SANTACRUZ

• SERGIO ABELINO REYES

• MARCO ANTONIO

MARINELLI

• MANUEL ESTRADA

Diseño y Diagramación

• CESAR HERNANDEZ

Fotografía de Portada

• José Carlos Flores

Impreso en:

• LA COPIA FIEL

LITOGRAFIA®

Agradecemos a todas las personas quienes con su pluma

o arte fotográfico colaboraron y apoyaron nuestra

publicación anual. Así mismo reconocemos y guardamos

gratitud a las marcas que confiaron en el proyecto y

patrocinaron Revista La Reseña.

Permitida la reproducción parcial o total

citando la fuente.

Derechos Reservados 2017 ®

Cuaresma y Semana Santa - Año del Señor 2017

Fotografía: Santa Madre, Marcela Molina


El Honorable Concejo Municipal de La Antigua Guatemala, Departamento de Sacatepéquez.

La Reseña 55

CONSIDERANDO:

Que es deber de las Autoridades Edilicias reconocer y exaltar los valores humanos que caracterizan a los vecinos, ciudadanos e

instituciones antigüeñas, que de manera ejemplar contribuyen a engrandecer nuestra cultura, como parte del aporte a un legado

ancestral de la Ciudad de las Perpetuas Rosas en su máxima expresión. La “Orden Rafael Landívar” se instituyó como máxima

condecoración de reconocimiento a los méritos individuales o colectivos de aquellos antigüeños, que en forma positiva han contribuido

a fortalecer, promover y conservar las tradiciones y valores de nuestra identidad antigüeña, a través de la proyección social,

humanitaria y académica en beneficio de la comunidad.

CONSIDERADNO:

Que, la Ciudad de La Antigua Guatemala, fundada inicialmente como Santiago de Guatemala, el 25 de julio de 1524 en el paraje de

Iximché, fue trasladada al sitio de Bulbuxyá o Almolonga el 22 de noviembre de 1527, dónde fue asolada por una avalancha la noche

del 11 de Septiembre de 1541, para finalmente ser asentada, en forma definitiva en los sitios de Panchoy y Pancán el 10 de marzo de

1543.

CONSIDERANDO:

Que, durante el período histórico de la Capitanía General, esta ciudad fue la capital del Reino de Guatemala y consecuentemente centro

difusor de la educación, las ciencias, la cultura, y teniendo en la persona del Reverendo Presbítero Rafael Landívar y Caballero, al

máximo exponente de la Literatura Barroca, legando a la cultura universal el Poema “Rusticatio Mexicana”, el que fuera escrito en

versos latinos, una de las exaltaciones ancestrales más sublimes de la Belleza Natural de Guatemala.

CONSIDERANDO:

Que para la Ciudad de la Antigua Guatemala y sus habitantes, la Hermandad de la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno y Santísima

Virgen de Dolores del Templo de La Merced, Parroquia de San Sebastián, tiene la particularidad de cultivar, mantener y fortalecer

la devoción a tan bella e impresionante Imagen de Jesús Nazareno a lo largo de 341 años, fomentando e incrementando la Doctrina

Cristiana dentro de la normas de la Iglesia Católica, de igual manera fomentar la devoción a los Misterios de la vida, pasión, muerte

y gloriosa resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y mantener una relación cordial con las entidades de la misma naturaleza y de

proyección social a la comunidad.

Que en la actualidad la Hermandad constituye una organización reconocida a nivel nacional e internacional, es parte integral de la

Asociación de Hermandades Católicas de Antigua y Jocotenango, que a través de un arduo y tesonero trabajo, como un bastión de

la iglesia Católica ha venido fortaleciendo las Tradiciones Cuaresmales y de Semana Santa en esta Ciudad Patrimonio Cultural de la

Humanidad, evangelizando y promoviendo la fe y devoción, a través de los Solemnes Cortejos Procesionales desde el Siglo XVII hasta

nuestros días, tomando como base igualmente que la Cuaresma y Semana Santa, es Patrimonio Intangible de la Nación.

POR TANTO:

En base a lo considerado y fundamentado en el acuerdo emitido por el Honorable Consejo Municipal, en sesión pública ordinaria, de

fecha tres de Marzo del dos mil dieciséis, haciendo constar en el acta número 18 – 2016 Punto Décimo Segundo, Numeral 1.

EL HONORABLE CONSEJO MUNICIPAL

OTORGA LA

“Orden Rafael Landívar”

A

Hermandad de la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno y Santísima

Virgen de Dolores del Templo de La Merced

Porque con su ejemplar y fructífera labor ha contribuido a la promoción y fortalecimiento de los valores tradicionales como expresión

de orden humanitaria, poniendo esfuerzo, voluntad y dedicación en su trabajo, escribiendo una página relevante que se suma a los

anales de la historia en los 341 años de existencia monumental de este legado ancestral, legendario y de abolengo, de la Ciudad

Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Dado en el Salón Mayor del Palacio del Ayuntamiento, de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de

Guatemala, hoy La Antigua Guatemala, a los nueve días del mes de marzo del año de dos mil dieciséis.

Arquitecta Susana Heidi Ascencio Lueg

Alcaldesa de La Antigua Guatemala

Prof. Carlos Orlando Flores Vela

Síndico I

Arq. Pedro José Asturias Montenegro

Concejal II

Lic. Carlos Francisco Azurdia Castellanos

Síndico II

Licda. María Eugenia Contreras Mejía

Concejal III

Ing. Luis Alberto Asturias Archila

Concejal I

Sr. Julio Roberto Roldán Samayoa

Concejal IV

Ing. Roberto Emilio Orozco Oliva

Concejal V

Lic. José Domingo Sical

Secretario Municipal


56

La Reseña

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!