REVISTA PESCA MAYO 2021

mkisner

Suplemento especial dedicado a la creación de un Ministerio de Pesquería en Perú

EDICION DIGITAL SUPLEMENTO MAYO 2021 www.revistapesca.blogspot.com

MODELO DE DESARROLLO ORGANIZACIONAL DEL

SECTOR PESCA Y ACUICULTURA

LA POLÍTICA DEL

HORTELANO

UN POTENCIAL

DESCONOCIDO

Los mares representan la octava

economía del planeta, y la más

ignorada

FLOTA PESQUERA CHINA CONCENTRA

SU ACTIVIDAD EN AFRICA CENTRAL Y

EL PACÍFICO LATINOAMERICANO

URUGUAY: NECESITAMOS

REHABILITAR LA “LICENCIATURA

EN OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA”

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 1


Fundada en 1960 SUPLEMENTO ESPECIAL MAYO 2021

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

INDICE

EDITORIAL 3

POLITICA Y PESCA 4

Fujimori ofrece crear el Ministerio de Pesquería 5

Un modelo organizacional para el sector pesquero 6

Ingresos por derechos de pesca 2020 16

Las cifras de la pesca 18

La política del hortelano 19

BITACORA 20

Un potencial desconocido 21

La flota pesquera china en Latinoamérica 23

Argentina: áreas marinas protegidas 25

Licenciatura en Oceanografía Biológica 27

La revista Pesca no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos firmados, los cuales son de responsabilidad de sus

autores.

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería.

El objetivo de la revista Pesca es difundir información, ideas y corrientes de opinión para crear conciencia

de la necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos, de seguridad alimentaria y del

cuidado del medio ambiente.

Pero sobre todo, contribuir con información para que el lector empiece a formarse una opinión propia sobre

la problemática pesquera., que permita ampliar nuestra visión de la pesquería mediante la lectura y el análisis

individual.

http://revistapesca.blogspot.pe/

Correo electrónico:

revistapesca@outlook.com

Presidente de la Revista Pesca: Marcos Kisner Bueno

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 2


EDITORIAL

En relación al tema de la creación del Ministerio de Pesquería, el asunto de fondo es la designación del titular

de este pliego. Si se hiciese realidad la creación de esta entidad, cosa que todo el sector reclama con razón, el

tema es quién la dirigirá.

El problema del sector, como quizá de todos los sectores, es que la dirección del pliego recae generalmente en

personas que no conocen de pesca, como lo evidencian las designaciones de los últimos años.

No se necesita funcionarios que asumen cargos para aprender, sino para hacer cosas. Por otro lado, lo que el

país necesita es políticos o ministros con genuina vocación de servicio sin apetencias personales ni ambiciones

por el poder o el dinero.

El sector necesita de funcionarios honestos, cuya visión sea el desarrollo de la patria grande y no la atención

DIFERENCIAS de mezquinos intereses ENTRE de parte. ATN Y BONITO

Crear un ministerio de Pesquería para ponerlo en manos de o personajes con apetencias y ambiciones personales,

sería volver a más de lo mismo o quizá a escenarios peores.

Un nuevo modelo para la gestión de la pesquería y acuicultura solo tendría éxito si se le coloca en manos de

funcionarios técnicamente competentes y moralmente solventes.

La falta de visión de los políticos y funcionarios que ocupan puestos temporalmente, sin mayor interés o voluntad

por el servicio a la Patria, solo ha traído riqueza y bienestar para los menos y abandono, estancamiento o

miseria para los más.

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 3


Ocupar las calles es una de las

herramientas más efectivas para crear

cambio social porque

demuestra poder y unión.

A veces es la única vía.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 4


FUJIMORI PLANTEA CREAR MINISTERIO DE

PESQUERÍA: “LO HAREMOS SIN QUE GENERE

MÁS GASTO”

La postulante de Fuerza Popular aseguró que de llegar a

la presidencia de la República instaurará esta cartera debido

a los pedidos que le hicieron durante sus viajes proselitistas.

La candidata presidencial de Fuerza Popular, Keiko Fujimori,

señaló que de llegar a la presidencia de la República

crearía el Ministerio de Pesquería y aseguró que este

no generaría más gasto.

Durante su viaje a Piura, como parte de su campaña

electoral con miras a la segunda vuelta electoral, Fujimori

indicó que los pescadores no sienten que sus necesidades

sean escuchadas por el Ministerio de la Producción,

por lo que plantea la creación de una nueva cartera

enfocada solo en el sector pesquero.

“El tema del Ministerio de Pesquería es un anhelo porque

(los pescadores) sienten que en el Ministerio de la Producción

no se sienten escuchados, si es que se va a

crear entonces lo haremos sin que esto genere mas gasto

y burocracia”, manifestó a la prensa.

Del mismo modo, la lideresa de Fuerza Popular aclaró

que la creación de este nuevo ministerio es por los pedidos

que ha recibido en la diferentes regiones que ha visitado

durante sus viajes. Explicó que la solicitud no es

solo de los pescadores del litoral, sino también de las

zonas de la selva.

afectado por pescadores industriales”, enfatizó.

Fujimori evalúa firmar una hoja de ruta

Keiko Fujimori reveló que se encuentra evaluando firmar

una hoja de ruta de cara a la segunda vuelta electoral en

la que se enfrentará al postulante de Perú Libre, Pedro

Castillo.

“Eso es algo que se está evaluando (firmar una hoja de

ruta); lo estamos conversando y agradecemos el respaldo

de tantas figuras políticas, de partidos políticos que

se han ido sumando y apoyando a la democracia y cada

una de nuestras propuestas”, sostuvo.

Esto, luego de que el último miércoles el candidato de

Perú Libre firmó un documento con 10 compromisos en

caso llegue a ser el próximo gobernante de la República.

Entre las cosas a la que se comprometió está permanecer

en el mandato solo los cinco años establecidos, respetar

los acuerdos internacionales de derechos humanos

y fortalecer el Tribunal Constitucional y la Defensoría del

Pueblo.

Fuente

https://larepublica.pe/elecciones/2021/05/06/fujimori-planteacrear-m-de-pesqueria-lo-haremos-sin-que-genere-mas-gastopltc/?ref=lre&fbclid=IwAR2-kzQ2lTvm0qm6Ddn6py6t0MjtyP92MJDQmndMvmlHQq1JOkB-

895JxE

“He hecho eco de este pedido, pero la propuesta más

importante para los pescadores artesanales es hacer los

desembarcaderos, tener tecnología de frío, además de la

fiscalización de las cinco primeras millas, porque se ven

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 5


MODELO DE DESARROLLO ORGANIZACIONAL

DEL SECTOR PESCA Y ACUICULTURA

Marcos Kisner Bueno

OBJETIVOS ESTRATEGICOS DEL SECTOR PESCA Y ACUICULTURA

La organización gubernamental, el Ministerio de la Producción en este caso, que es el ente rector del sector pesquero, no puede ser

estática ni monolítica. En ese sentido el modelo de organización que se propone es innovador e importante en la medida en que se

convierta en el marco dentro del cual los actores participan, negocian, interactúan y crean consensos. Por ello, las configuraciones no

son tan solo organigramas y procedimientos, sino que deben derivar de un marco doctrinario el sector y la orientación de una nueva

cultura organizacional.

La formulación de una política pesquera y acuícola nacional, debería basarse en seis objetivos principales, los cuales tienen que tener

un correlato con la política y la base legal que oriente al sector pesca y acuicultura en el largo plazo.

1. Asegurar la sostenibilidad de los recursos pesqueros profundizando y ampliando el abanico de especies objeto de investigación

científica.

2. Optimizar el ordenamiento del sector para generar eficiencia y alta contribución del sector a la seguridad alimentaria.

3. Lograr la seguridad alimentaria con creciente consumo de especies abundantes, especialmente en zonas de extrema pobreza.

4. Organizar y desarrollar competitivamente la pesca artesanal y la cadena productiva del CHD diversificando y añadiendo valor

agregado a las capturas.

5. Impulsar el desarrollo de la actividad acuícola.

6. Mejorar el modelo organizacional e institucional orientado a la inclusión del administrado y del ciudadano

Alcanzar “pesquerías sostenibles” va más allá del simple enunciado y responde a todo un contenido de acciones y estrategias que a

su vez requieren de medios para alcanzarlas, dentro de los cuales destacan, además de los económicos, el de ciencia, tecnología e

innovación. El Estado tiene que ser el ente regulador que garantiza el equilibrio entre el mercado, la justicia social y la conservación

del medio ambiente, utilizando a la ciencia y la tecnología como instrumento de mayor peso en la nueva gobernanza pesquera, para

alcanzar el fin supremo el cual es el servicio al ciudadano a través de una adecuada seguridad alimentaria.

La creación de un Ministerio de Pesca y Acuicultura, tiene que ser parte de un nuevo modelo de gestión, que incluya una Política Nacional

que facilite la gobernanza marcando la visión sectorial de largo plazo, acompañada de un nuevo cuerpo de doctrina legal concordante

con dicha política.

MODELO DE GESTION

POLITICA NACIONAL

DE PESCA Y

ACUICULTURA

MARCO LEGAL Y

POLITICO

PLAN

ESTRATEGICO

SECTORIAL

MULTIANUAL

(PESEM)

MINISTERIO DE PESCA

Y ACUICULTURA

PLAN ESTRATEGICO

INSTITUCIONAL (PEI)

PLAN OPERATIVO

INSTITUCIONAL (POI)

PRESUPUESTO

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 6


“Gestionar y administrar parecieran ser sinónimos, similares; pero en

la legislación peruana estos conceptos aparecen diferenciados.

En ese sentido se entiende por administración pública, en su enfoque

procedimental, a todas las instituciones y organismos públicos y privados

que prestan servicios públicos. Son las entidades de cualquier

naturaleza que sean dependientes del gobierno central, los gobiernos

regionales o los gobiernos locales, incluido sus correspondientes organismos

públicos.

En efecto, la administración pública comprende a los organismos que

desempeñan una función de interés público, especialmente de provisión

de servicios y/o regulación de los comportamientos e intereses

de la sociedad, el mercado, así como del propio Estado y sus instituciones.

Por otro lado, a la gestión pública se define, como el conjunto de

acciones mediante las cuales las entidades tienden al logro de sus

fines, objetivos y metas, los que están enmarcados por las políticas

gubernamentales establecidas por el Poder Ejecutivo.

Integrando ambos conceptos, porque en si encierran dos elementos

de dan origen a la acción estatal y gubernamental, podemos decir

que la gestión pública está configurada por los espacios institucionales

y los procesos a través de los cuáles el Estado diseña e implementa

políticas, suministra bienes y servicios y aplica regulaciones

con el objeto de dar curso a sus funciones.

La Gestión pública se ocupa de la utilización de los medios adecuados

para alcanzar un fin colectivo. Trata de los mecanismos de decisión

para la asignación y distribución de los recursos públicos, y de la

coordinación y estímulo de los agentes públicos para lograr objetivos

colectivos”.

Fuente: ESTADO Y GESTIÓN PÚBLICA

© Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral - IDEA Internacional, 2008

© Asociación Civil Transparencia

La importancia de la pesquería peruana reside en:

Es el segundo país pesquero a nivel mundial

Es el primer productor y exportador de harina de pescado

Es importante generador de divisas

Presenta oportunidades de inversión

Posee un potencial importante para contribuir a reducir la

anemia y la desnutrición.

El nuevo modelo requiere:

• Reconocer que no existe una Política de Estado para la pesca

y acuicultura del Perú. Tampoco existe una doctrina nacional

en materia pesquera y acuícola. Tomemos como un

ejemplo referencial la existencia de la doctrina del “Mar Presencial”

en Chile, que se convierte en una visión de futuro

de su presencia en el Océano Pacífico Sudoriental. En Perú

no existe nada similar en materia oceánica ni pesquera.

• Entender, identificar y resolver problemas en forma conjunta

con el administrado; la mejora continua de procesos;

lograr apoyo del administrado y del ciudadano para el diseño

y cumplimiento de las normas; ampliar las opciones del

administrado; alentar la acción participativa e inclusiva;

ofrecer incentivos antes que sanciones; evaluar y analizar

resultados; practicar la retroalimentación.

Hay que satisfacer las necesidades del administrado y del ciudadano

a través de una gestión eficiente y transparente, entendiendo

que el administrado, además, es el vehículo a través

del cual se satisface al ciudadano. El sector le debe ofrecer al

ciudadano el producto final de la pesca y la acuicultura, el cual

es un producto alimenticio sano, barato y de calidad, a través

de las empresas pesqueras industriales y artesanales.

Los funcionarios del más alto nivel deben resolver la ambigüedad,

la incertidumbre y el conflicto alrededor de las políticas

públicas, a través de un cuerpo de doctrina y un cuerpo legal

actualizado y coherente con los tiempos actuales a fin de poder

ordenar lo que deben hacer y lograr todos los funcionarios

de la administración.

Los sistemas administrativos como el ROF deben reformarse

en función al cuerpo doctrinario y legal bajo responsabilidad

de las áreas competentes para el efecto.

Hay que destacar la necesidad de un cambio en la cultura organizacional

de las entidades del sector. Deben revisarse y

cambiarse los hábitos, costumbres y forma de actuar impulsando

políticas de personal, centradas en premiar el buen

desempeño, fomentar la investigación, la capacitación y el perfeccionamiento

profesional.

La construcción de un nuevo modelo de gestión debe fundamentarse

en la formulación de una visión de futuro y planes

de largo y mediano plazo, estratégicos y sostenibles. Se requiere

convocar a los administrados y a la ciudadanía a la participación

responsable, que aporte a los procesos de desarrollo,

que no sea solo beneficiario del bienestar, sino que participe.

Más allá de reformas o cambios estructurales en los reglamentos

de organización y funciones y demás actividades burocráticas

que tienen su propio entorno normativo, el nuevo modelo

debe:

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 7

Aplicar un enfoque precautorio, reduciendo, limitando o

deteniendo el crecimiento de la actividad extractiva en

tanto no exista data científica que permita determinar

límites a la extracción o la orientación a nuevas especies.

Promover pesquerías sostenibles.

Colocar al mercado interno en iguales condiciones de

oportunidad y de competencia que el mercado externo,

con el objeto de brindar seguridad alimentaria a la población

nacional en forma prioritaria. En adecuada combinación

con la educación al consumidor para que aumente el

consumo de proteína de origen hidrobiológico, se tiene

que promover el consumo pero de aquellas especies que

sean las más convenientes.

Hacer a la actividad pesquera más inclusiva socialmente

desde la perspectiva del ciudadano que necesita alimentación

y una participación más justa en la renta de la industria

a través de la recaudación de derechos de pesca e

impuesto a la renta de tercera categoría.

Hacer la administración pesquera y acuícola más inclusiva

en términos de participación de los administrados en los

procesos de planeamiento y toma de decisiones.

Generar mejores instrumentos de gobernanza basado en

el gobierno electrónico.

La principal obligación del Estado es contribuir con la estrategia

de una gestión integrada que promueva la conservación y

uso sostenible de los recursos marinos y continentales de modo

equitativo. Requiere una política adecuada con visión y capacidad

de gestión ante los retos que se presentarán a corto


plazo.

La Pesquería en el Perú es una actividad que no puede ser

promocionada en el sentido de incrementar el esfuerzo pesquero.

Mientras no se conozca el número preciso de embarcaciones

pesqueras artesanales y de pescadores artesanales,

que permita cuantificar la capacidad de extracción existente y

mientras no se conozca el estado de las biomasas de las principales

especies, es irresponsable impulsar mayor actividad

extractiva.

Mientras no se conozca los límites máximos de extracción de

todos los recursos pesqueros susceptibles de ser extraídos por

la pesca artesanal e industrial, es irresponsable estimular mayores

inversiones en la fase extractiva.

El censo de pescadores tiene que actualizarse y conjugarse

con la investigación científica de los recursos artesanales. Esta

última es una tarea pendiente e impone limitaciones al ordenamiento

pesquero. Los límites máximos de extracción no podrán

ser precisados en tanto el Instituto del Mar del Perú no

haga una investigación adecuada que permita proveer este

dato científico al ente regulador que es el Ministerio de la Producción.

Este escenario impone aplicar una política precautoria.

Las necesidades alimenticias del país demandan una política

promotora de la comercialización de productos pesqueros en

el mercado nacional y no para la exportación.

Las necesidades de empleo demandan una política de promoción

del mismo en base al crecimiento de la demanda interna

de pescado. Una demanda creciente permite la generación de

empleo y de empresas que a la vez proporcionan proteína a la

población más necesitada. La medición del consumo en Lima,

en el sector A no es el índice que debe marcar el estado del

consumo de pescado per cápita, sino el consumo en el interior

del país. Sin embargo nada de esto será posible mientras no

se establezcan cuotas anuales de extracción científicamente

determinadas por el ente científico.

“Los recursos marinos son un recurso natural público, no un

recurso privado. Por tanto, el derecho de explotar esos recursos

debe asignarse con arreglo a criterios que garanticen que

la pesca contribuya lo máximo posible al interés público".

Los recursos pesqueros no aumentan en función de la demanda.

Por lo tanto se debe legislar en función del recurso pesquero.

La pesca tiene que tener límites y vedas biológicamente

determinados e impuestos, más allá de consideraciones socioeconómicas

o intereses empresariales. El recurso pesquero no

aumenta en función de la demanda ni de los intereses sociales.

Se requiere de un modelo que priorice el consumo del mercado

interno, en especial de las poblaciones vulnerables. Esto

implica inversiones en infraestructura, en educación al consumidor,

en la creación de mercados y sobre todo en capacitación,

tecnología e innovación para poder transformar los recursos

pesqueros en presentaciones que puedan ser fácilmente

transportadas, manipuladas y almacenadas.

La propuesta fundamental que engloba toda la problemática

sectorial y que le permitiría encontrar un camino hacia el desarrollo

sostenible, garantizando la seguridad alimentaria del

país, es que el diseño de una Política de Estado tenga como

objetivo fundamental al ciudadano.

La diversificación de la producción debe ocurrir en función al

desarrollo del productor y del consumidor que requiere y acepta

cambios en la presentación de productos, precios y accesibilidad.

Es necesario:

Crear el Ministerio de Pesca y Acuicultura en base al

Despacho Viceministerial de Pesca y Acuicultura.

Crear la Superintendencia Nacional de Pesca y Acuicultura

(Sunapes) para asumir la función de fiscalización y

sanción que hoy recae en el Ministerio de la Producción,

garantizando así la independencia y tecnicismo de esta

función.

Nuevo ROF del IMARPE y recomposición de su Consejo

Directivo.

Crear el Instituto Tecnológico Pesquero en reemplazo del

CITE Pesquero Callao.

Proponer una nueva Ley General de Pesca.

Elaborar la Política Nacional de Pesca y la Política Nacional

de Acuicultura.

UNA POLÍTICA NACIONAL PARA LA PESCA Y LA ACUI-

CULTURA

La Política Nacional de Modernización de la Gestión Pública

define a las políticas públicas nacionales como “diseños que

sustentan la acción pública” y que, en un Estado unitario y

descentralizado, permiten integrar y dar coherencia a todo su

accionar con el propósito de servir mejor al ciudadano.

Bajo ese concepto, las políticas nacionales:

Se enmarcan en Políticas de Estado y responden a un programa

de gobierno.

Cuentan con objetivos claros que manifiestan las prioridades

del país.

Identifican problemas de la agenda pública que deben priorizarse

tomando en cuenta las necesidades o demandas ciudadanas.

Se reflejan en los objetivos establecidos en los Planes Sectoriales,

en los Planes de Desarrollo Concertado y en los Planes

Estratégicos y Operativos de todas y cada una las entidades

del sector público en los tres niveles de gobierno.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 8


Las políticas nacionales deben formularse sobre problemas

priorizados de acuerdo a las necesidades y demandas ciudadanas,

y reflejarse en los planes sectoriales, institucionales y

operativos del SINAPLAN.

¿ES PERTINENTE ELABORAR UNA POLÍTICA NACIONAL

PARA LA PESCA?

Toda política nacional deberá aprobarse mediante Decreto Supremo

con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros y el refrendo del

ministro titular del sector o sectores competentes, previa opinión técnica

del CEPLAN.

El análisis de pertinencia de la elaboración de una política nacional es

una ruta de análisis a través de la cual las instancias de coordinación

y de discusión de política, la alta dirección del o los ministerios intervinientes

y sus órganos correspondientes evalúan las características y

necesidades del contexto para cerciorar la conveniencia de la formulación

de una nueva política nacional.

Una vez determinada la pertinencia de elaborar una política nacional

el ministerio rector o conductor debe:

Formalizar el proceso; identificar a los responsables de los ministerios

y sus roles; identificar a los actores relacionados y determinar su participación;

diseñar el plan de trabajo; solicitar la asistencia técnica del

CEPLAN.

En calidad de ente rector del SINAPLAN, el CEPLAN cumple las siguientes

funciones en relación a las políticas nacionales: Brindar asistencia

técnica metodológica en el proceso de diseño, formulación,

seguimiento, evaluación y actualización de las políticas nacionales;

emitir opinión técnica favorable sobre la propuesta de política nacional

previa a su remisión a la CCV; elaborar informes de consolidación

anual de los reportes de cumplimiento de los objetivos establecidos

en las políticas nacionales, remitidos por los ministerios.

La propuesta final del documento de política deberá ser remitida al

CEPLAN mediante oficio por la Secretaría General del ministerio correspondiente

solicitando opinión técnica, antes de su remisión a la

CCV. De presentarse observaciones, el CEPLAN devolverá al ministerio

la propuesta de documento para la incorporación de los ajustes

necesarios hasta conseguir la opinión técnica favorable. Una vez que

ingrese a la CCV y en caso de que el documento sea observado o

reajustado, el ministerio volverá a solicitar la opinión técnica favorable

del CEPLAN. Sólo después de dicho proceso, el ministerio continuará

con los procedimientos administrativos correspondientes hasta

su aprobación mediante Decreto Supremo.

El análisis de pertinencia de la Política Nacional de Pesca, de acuerdo

a lo establecido en la Guía de Políticas Nacionales, modificada por

Resolución de Presidencia del Consejo Directivo N° 00057-2018/

CEPLAN/PCD, responde a tres criterios excluyentes que se indican a

continuación:

1. El asunto de interés SÍ es un problema de carácter público,

pues corresponde:

1.1 A una carencia o necesidad de las personas o de su

entorno; una oportunidad de mejora o un riesgo que se desea

evitar;

1.2 Los actores políticos, junto a la sociedad civil, califican

la situación como problema público;

1.3 Su solución requiere de la intervención del sector público.

2. El asunto de interés SÍ es prioridad nacional, expresada en el

marco de la visión de futuro del país, las Políticas de Estado, el PEDN,

la PGG.

3. El asunto de interés NO es atendido por otro instrumento de

gestión (como los planes del SINAPLAN), instrumentos normativos

(como un reglamento, norma técnica, etc.) o de otro tipo”. (*)

(*) Guía de Políticas Nacionales, modificada por Resolución de Presidencia del

Consejo Directivo N° 00057-2018/CEPLAN/PCD

El primer inciso del artículo 8° del Reglamento que regula las

Políticas Nacionales establece que las políticas nacionales:

“Constituyen decisiones de política a través de las cuales se

prioriza un conjunto de objetivos y acciones para resolver un

determinado problema público de alcance nacional y sectorial

o multisectorial en un periodo de tiempo”.

O sea, todo muy simple y sencillo. La autoridad administrativa

impone criterios y metodología a la autoridad política y se reserva

el derecho de aprobar o no la propuesta formulada por

la autoridad política designada por una autoridad electa. A una

autoridad que no necesariamente conoce las interioridades del

sector pesquero, ni es especialista en la materia, se le ha otorgado

la atribución de definir si una propuesta política sobre la

pesca nacional es pertinente o no, basada en consideraciones

de orden de técnica de redacción o de interrelación con las

demás políticas de carácter multisectorial y su armonización

con el Plan Estratégico de Desarrollo Nacional.

Difícil establecer una comunicación apropiada entre técnicos

que no viven ni conocen de pesca, con especialistas que intentan

implementar una visión política.

El Derecho Pesquero, así como la actividad pesquera, existen

en función de los recursos hidrobiológicos. Por lo tanto, la regulación

y administración de las pesquerías descansa fundamental

y primariamente en ellos, los que tienen que ser sostenibles.

Un recurso extinguido no podría ser administrado ni

regulado.

La Ley General de Pesca tiene por objeto normar la actividad

pesquera con el fin de promover su desarrollo sostenido como

fuente de alimentación, empleo e ingresos y de asegurar un

aprovechamiento responsable de los recursos - hidrobiológicos,

optimizando los beneficios económicos, en armonía con la

preservación del medio ambiente y la conservación de la biodiversidad.

La misma menciona que son patrimonio de la Nación

los recursos hidrobiológicos contenidos en las aguas jurisdiccionales

del Perú. En consecuencia, corresponde al Estado regular

el manejo integral y la explotación racional de dichos

recursos, considerando que la actividad pesquera es de interés

nacional.

Los artículos 66 a 68 de la Constitución Política del Perú, establecen

que los recursos naturales son patrimonio de la Nación,

correspondiendo al Estado promover su uso sostenible; y conservación

de la diversidad biológica.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 9


Es en ese contexto que el Estado otorga permisos de pesca

para la extracción de recursos naturales, renovables en el caso

de los hidrobiológicos. Por tanto, no son los pescadores ni la

industria los propietarios del recurso.

Los artículos 6 y 7 de la Ley Orgánica para el aprovechamiento

sostenible de los recursos naturales, Ley Nº 26821, establecen

que el Estado es soberano en el aprovechamiento de los recursos

naturales, mediante el aprovechamiento sostenible de estos,

a través de las leyes especiales sobre la materia y las políticas

del desarrollo sostenible, entre otras acciones. Del mismo

modo, el artículo 20 de la referida ley, dispone que el aprovechamiento

de recursos naturales por parte de particulares da

lugar a una retribución económica que se determina por criterios

económicos, sociales y ambientales, incluyendo ésta, todo

concepto que deba aportarse al Estado por el recurso natural,

ya sea como contraprestación, derecho de otorgamiento o

derecho de vigencia del título que contiene el derecho, establecidos

por las leyes especiales.

En ese orden de ideas, corresponde señalar que el artículo 2

de la Ley General de Pesca, Decreto Ley Nº 25977, indica que

los recursos hidrobiológicos contenidos en aguas jurisdiccionales

del Perú son patrimonio de la Nación, correspondiendo al

Estado regular su manejo integral y explotación racional, considerando

que la actividad pesquera es de interés nacional.

Importante referente para este propósito, se encuentra en la

Demanda de Inconstitucionalidad interpuesta por el Ministerio

de la Producción, en representación del Presidente de la República,

contra los artículos 1º, 2º, 5º y 6º de la Ordenanza Regional

N.º 007-2004-CR/GOB.REG.TACNA, emitida por el Gobierno

Regional de Tacna. El Tribunal Constitucional, en Pleno

jurisdiccional 00011-2008-PI/TC dictó sentencia, de la cual se

destaca el artículo 37, que expresa:

“En tal sentido, cuando la generación lucrativa de ciertas

empresas pesqueras entra en conflicto con el bienestar

colectivo o la defensa de los bienes que resultan

indispensables para que la vida humana siga desarrollándose,

la interpretación que de la Constitución se

haga debe preferir el bienestar de todos y la preservación

de toda clase de vida, toda vez que la Economía

Social de Mercado condiciona la participación de los

grupos económicos al respeto del bien común y del interés

general, estableciendo límites para que la democracia

constitucional no sea un espacio donde se impongan

las posiciones de los más poderosos económicamente

en detrimento de los demás bienes jurídicos

protegidos constitucionalmente”.

“Una pesquería sostenible es aquella que puede mantenerse

de forma indefinida sin comprometer la viabilidad

de la población de la especie objetivo y sin ejercer

un impacto negativo sobre otras especies dentro del

ecosistema, incluidas las personas. Además, debe incluir

un compromiso de buenas prácticas con el medio

marino, contaminación cero y que la actividad no produzca

daños irreversibles”

El diseño de una política que interprete el mandato constitucional,

debe colocar los intereses nacionales por encima de los

intereses de parte.

El objetivo central de la política pesquera debe ser sencillo y

estable en el tiempo: “Promover el desarrollo eficiente y sostenible

de nuestras pesquerías”.

Para la realización de una gestión sostenible de la actividad

pesquera el Estado posee instrumentos que pueden ser clasificados

en instrumentos de control y en instrumentos económicos.

Para su mejor desarrollo, es necesario que exista una visión

de Estado traducida en una política que asegure la sostenibilidad

de los recursos pesqueros, por encima de cualquier

otro orden de ideas, a fin de garantizar que los operadores del

sector dispongan de una fuente permanente de empleo y se

contribuya a la seguridad alimentaria de los ciudadanos del

país.

La visión de largo plazo de la pesquería peruana deberá orientar,

no solo la actividad regulatoria del Estado, sino modelar

una estrategia educativa nacional integral, que facilite la conservación

del ambiente, la inocuidad de los recursos capturados

y la sostenibilidad de los recursos hidrobiológicos de todo

el país.

La sostenibilidad debe ser el criterio fundamental para el manejo

de los recursos Renovables. Para asegurar esto se requiere

de investigación, monitoreo y decisiones de política basadas

en recomendaciones de entidades científicas independientes y

con recursos para poder llevar a cabo sus tareas.

¿Considerará, entonces el CEPLAN, que es pertinente elaborar

una política nacional de pesca y acuicultura?

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 10


MODELO ORGANIZACIONAL E INSTITUCIONAL

Actores del Sistema, sus relaciones y subsistemas

ADMINISTRADOS BAJO AUTORIDAD

SECTORIAL PESQUERA

AUTORIDADES SECTORIALES VERTICALES

PROVEEDORES DE

SERVICIOS

Empresas

pesquera de

CHI

Pescadores

artesanales e

industriales

OOPP

PRODUCE

Mercados

mayoristas y

minoristas

ENTIDADES DE APOYO AL

ADMINISTRADO

Astilleros,

carpinterías

navales,

proveedores de

insumos,

maquinaria y

repuestos

Empresas

pesquera

de CHID

AUTORIDADES

TRANSVERSALES

Empresas

acuícolas y

pequeños

acuicultores

DICAPI,

MINAM, SUNAT,

ANA, DIGESA

MINTRA.

Gobiernos

locales

GOBIERNOS

REGIONALES

OTRAS ORGANIZACIONES DE APOYO

PROMPERU, ADEX, SNP, SNI,

COLEGIOS PROFESIONALES,

CAMARAS DE COMERCIO

ITP, IMARPE, IIAP

INDECOPI, INACAL,

LA CREACION DEL MINISTERIO DE PESCA Y ACUICULTURA

Las consideraciones expuestas en los párrafos precedentes sustentan la necesidad de que el nuevo modelo empiece por restituir la

existencia de un Ministerio exclusivo para la Pesca, creando el Ministerio de Pesca y Acuicultura, cuyo organigrama se muestra al

final.

Siendo la pesca y la acuicultura las actividades que abastecerán y suplirán la creciente demanda de proteínas, requieren de una

atención preferente. En ese sentido, se necesita un Ministerio de Pesca y Acuicultura que se encuentre separado del de MYPE E

INDUSTRIA, con un Titular de Pliego que tenga visión pesquera y acuícola, dedicado a tiempo completo a fortalecerlo y gestionar

su crecimiento, creando la confianza necesaria para asegurar su desarrollo.

Crear el Ministerio de Pesca y Acuicultura implica un nuevo modelo, el cual debe tener en cuenta los mecanismos institucionales

necesarios que permitan una activa participación de todos los actores públicos y privados que se deban movilizar a nivel nacional

para facilitar la innovación pesquera y acuícola. El nuevo Ministerio no debiera crearse solo, sino ir acompañado de una Política Nacional

de Pesca y Acuicultura, así como de una nueva Ley de Pesca que recoja lo mejor de la actual y deseche lo que ya es obsoleto,

además que ordenaría la gran cantidad de modificaciones hechas a los largo de su larga existencia.

Ello está encaminado a propiciar un proceso que facilite pasar de un sector fundamentalmente extractivo, a uno que ponga especial

importancia en el cultivo y la diversificación productiva. En este sentido el solo hecho de crear un Viceministerio de Acuicultura es

de por sí una señal de que se avanza en esta dirección.

Su creación es sencilla, rápida y sin costo. Simplemente el Viceministerio de Mype e Industria se traslada al MINCETUR (de donde

provino cuando se creó el PRODUCE), que está en el mismo edificio, con su actual presupuesto. Lo que es el Ministerio de la Producción

se convierte en Ministerio de Pesca y Acuicultura. El viceministerio de pesca y acuicultura deja de ser “y acuicultura”, quedando

solo pesca. La Dirección General de Acuicultura se convierte en viceministerio de acuicultura.

En consecuencia, cuando se dice que su creación no tendría costo ni generaría mayor burocracia, es correcto.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 11


ESTRUCTURA DEL SECTOR PESCA Y ACUICULTURA

MINISTERIO DE PESCA Y ACUICULTURA

DESPACHO

VICEMINISTERIAL DE

ACUICULTURA

DESPACHO

VICEMINISTERIAL DE

PESCA

El Ministerio de Pesca y

Acuicultura es competente

en pesquería y acuicultura;

siendo competente de

manera exclusiva en

materia de ordenamiento

pesquero, pesquería

industrial, acuicultura de

mayor escala ; y siendo

competente de manera

compartida con los

Gobiernos Regionales y

Locales,

según

corresponda, en materia

de pesquería artesanal,

acuicultura de menor

escala y de subsistencia en

el ámbito de su

jurisdicción

Formula, ejecuta y dirige las

políticas del sub-sector

acuicultura, orientados a un

adecuado control y

aprovechamiento responsables

de las actividades acuícola en

un contexto amigable con el

medio ambiente.

Formula, ejecuta y dirige las

políticas del sub-sector pesca,

las mismas que comprenden las

actividades de extracción y

transformación de recursos

hidrobiológicos marinos y

continentales, velando por la

sostenibilidad de las especies y

la preservación del medio

ambiente.

ORGANISMOS PUBLICOS

IMARPE

ITP

SANIPES

SUNAPES

FONDEPES

PROGRAMAS

-A comer Pescado

El modelo requiere de la creación de dos Despachos Viceministeriales:

el Despacho Viceministerial de Pesca y el Despacho

Viceministerial de Acuicultura. Este nuevo Ministerio se convertiría

en el ente rector de las actividades pesqueras y acuícolas.

El Despacho Viceministerial de Mype e Industria pasa al actual

MINCETUR que pasa a denominarse Ministerio de Comercio,

Industria, Mypes y Turismo.

El soporte administrativo del nuevo Ministerio está constituido

por la actual Secretaría General, que permanece con el, ya

que Mypes e Industria al pasar al MINCETUR, ya cuenta con

su propia Secretaría General.

El Instituto Tecnológico de la Producción y sus CITEs, pasarán

a este Ministerio. Este nuevo ministerio debiera asumir la responsabilidad

sobre el comercio exterior y el comercio interior,

que actualmente tiene poco protagonismo en la medida que el

modelo tiene un sesgo exportador en desmedro del mercado

interno.

El 1 de enero del 2013 el Instituto Tecnológico Pesquero del

Perú se convirtió en el Instituto Tecnológico de la Producción -

ITP, causándole un daño tremendo a la pesca. El nuevo Ministerio

de Pesca y Acuicultura restituirá el Instituto Tecnológico

Pesquero en base al actual CITE Pesquero Callao.

El sector mantendrá el programa “A comer pescado”, como

ente rector de la promoción del consumo de productos hidrobiológicos

emblemático, siendo necesario que este último se

reorganice y se oriente a la promoción de recursos de mayor

disponibilidad estacional dirigido hacia las poblaciones vulnerables

como prioridad, creando el hábito de consumo y convirtiéndose

en un factor de impulso al consumo de pescado; pero

basado en las posibilidades de extracción definidas científicamente.

Se mantiene la permanencia y continuidad de los Organismos

Públicos sectoriales: FONDEPES, IMARPE Y SANIPES.

El FONDEPES deja de tener responsabilidad sobre la infraestructura

pesquera artesanal. La Dirección General de Pesca

Artesanal se convierte en una dirección de infraestructura pesquera

en la medida que las funciones de administración y control

de la pesca artesanal han sido transferidas a los gobiernos

regionales. El proceso de descentralización debe concluir en el

marco de la Ley N° 27783, Ley de bases de descentralización,

la Ley N° 27867, Ley Orgánica de Gobierno Regionales, Ley N°

27972, Ley Orgánica de Municipalidades y la Ley N° 29158,

Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, respectivamente incluyendo

sus modificatorias.

En ese contexto, las competencias en materia de fiscalización

y sanción de las actividades pesqueras y acuícolas a los gobiernos

regionales (GORES), están definidas en el artículo 52

de la Ley Orgánica de los Gobiernos Regionales, en donde se

establece que la GORES asumen funciones en materia pesquera,

entre ellas, la de vigilar el estricto cumplimiento de las normas

vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro

de las cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas y

sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes.

Asimismo, el Decreto Legislativo N° 1047 que aprueba la Ley

de Organización y Funciones del Ministerio de la Producción,

establece que el Ministerio es competente de manera compartida

con los Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales, según

corresponda, en materia de pesquería artesanal, para lo cual

la Dirección General de Políticas es suficiente y no se requiere

una Dirección General de Pesca Artesanal.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 12


Cabe destacar que el grueso de las funciones fue transferido

mediante tres dispositivos legales, publicados entre los años

2006 y 2008: a través de las Resoluciones Ministeriales N° 175

-2006-PRODUCE y N° 213-2006-PRODUCE, se declaró que 20

Gobiernos Regionales concluyeron la transferencia de 8 funciones

sectoriales en pesca y acuicultura, y 7 en industria.

Se debe precisar que de acuerdo a la Constitución Política del

Estado y la Ley de Bases de Descentralización, el Gobierno

Central (PRODUCE) es el ente rector en materia de regulación

normativa en temas de pesca y acuicultura, por lo que los Gobiernos

Regionales se someten a dicho ordenamiento jurídico.

Al respecto, se destaca que está pendiente la transferencia de

la función “j) vigilar el estricto cumplimiento de las normas

vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro de las

cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas y sancionar

de acuerdo con los dispositivos vigentes”, en pesca y acuicultura.

Esta función está siendo ejecutada por el Ministerio de

la Producción actualmente, a través de la Dirección General de

Supervisión, Fiscalización y Sanción de Pesca y Acuicultura.

En materia de fiscalización y supervisión de las actividades

pesqueras artesanales y acuícolas de categorías AREL y AMY-

PE, se señalan las siguientes normas:

- El Decreto Supremo N° 012-2001-PE, Reglamento de la Ley

General de Pesca

- El Decreto Supremo N° 017-2017-PRODUCE y modificatoria,

Reglamento de Fiscalización y Sanción de las actividades

pesqueras y acuícolas.

- El Decreto Supremo N° 004-2019-JUS, que aprueba el Texto

Único Ordenado de la Ley N° 27444 – Ley del Procedimiento

Administrativo General.

Se crea la Superintendencia de Supervisión, Fiscalización y

Sanción.

En materia del Procedimiento Administrativo Sancionador, se

señalan las siguientes normas:

- El Decreto Supremo N° 017-2017-PRODUCE y modificatoria,

Reglamento de Fiscalización y Sanción de las actividades

pesqueras y acuícolas.

- El Decreto Supremo N° 004-2019-JUS, que aprueba el Texto

Único Ordenado de la Ley N° 27444 – Ley del Procedimiento

Administrativo General.

- Resolución Ministerial N° 591-2017-PRODUCE, que aprueba

los Factores para el cálculo de las sanciones administrativas.

Se requiere un nuevo tipo de liderazgo. Los cambios organizacionales

son impulsados por líderes efectivos que tengan actitudes,

habilidades y comportamientos congruentes con la cultura

y doctrina que se quiere instaurar.

Es necesario que las nuevas políticas públicas, que nazcan a

partir de un nuevo modelo, partan de una noción del Estado

como organización proactiva con capacidad de percibir y entender

las necesidades que impulsan el cambio y los efectos

que tiene sobre las formas de sentir y actuar de sus integrantes,

así como de su principal deber, que es satisfacer las necesidades

del ciudadano.

El nuevo modelo necesita planeamiento y gerencia tomando

en consideración todos los elementos que forman parte de la

organización, desde los más visibles hasta los más intangibles:

desde modelos y tecnologías de gestión pública hasta culturas

organizacionales y liderazgos de todas las fuentes.

La ACUICULTURA se orienta al cultivo de organismos acuáticos

(peces, moluscos, crustáceos y plantas), en áreas continentales

o costeras (marinas), que implica por un lado la intervención

en el proceso de crianza (producción de semilla, alimentación,

manejo, engorde y cosecha) para mejorar la producción

y por el otro la propiedad individual o empresarial del stock

cultivado. La PESCA (industrial, artesanal y deportiva) comprende

extracción de su medio natural de peces u otras especies

acuáticas como crustáceos, moluscos e invertebrados.

Por tanto no debiera integrarse la pesca con la acuicultura.

Estas actividades tienen sus técnicas, formas y desarrollos

tecnológicos diferenciados, toda vez que la ACUICULTURA se

orienta al cultivo (crianza) de recursos hidrobiológicos pudiendo

generar su semilla sin afectar el medio ambiente, a diferencia

de la PESCA extractiva que está basada en la captura directamente

del medio acuático.

En Sudamérica, países como de Brasil, Chile y Ecuador, los

cuales son importantes actores que participan activamente en

el desarrollo de la pesca y acuicultura regional, cuentan con

estructuras organizacionales que diferencian la actividad de la

pesca extractiva y la acuicultura. Esta diferenciación les permite

focalizar a la población objetivo que atiende, organizar el

desarrollo de ambas actividades, atender necesidades específicas

de las mismas, y les permiten impulsar especialmente el

desarrollo de la acuicultura.

Brasil, con el propósito de impulsar la pesca y la acuicultura

instauró el Ministerio de Pesca y Acuicultura, el cual en su estructura

organizativa diferencia el ordenamiento y planeamiento

de la acuicultura del ordenamiento y planeamiento del pesquero,

ello le está permitiendo organizar e impulsar especialmente

la actividad acuícola como fuente de empleo e ingresos

y su particular contribución con la seguridad alimentaria, además

la diferenciación entre pesca y acuicultura les permite

agilizar la gestión para la acuicultura contribuyendo con su

crecimiento.

En Chile, se tiene al Ministerio Economía, Fomento y Turismo,

el cual cuenta con la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura

(equivalente al Viceministerio de Pesquería) la cual es la responsable

de la pesca y acuicultura chilena. La estructura organizacional

de la referida Subsecretaria también le brinda un

trato diferenciado a la pesca y a la acuicultura Dicha estructura

ha permitido que la acuicultura tenga un desarrollo importante

en dicho país.

En Ecuador, existe el Ministerio de Agricultura, Ganadería,

Acuacultura y Pesca, este cuenta con el Viceministerio de

Acuacultura y Pesca el cual a su vez tiene dos Subsecretarías

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 13


especializadas un de Acuacultura y otra de Pesca (equivalentes

a Direcciones Generales), esta última enfocada a la pesca industrial

y artesanal; respecto a la Subsecretaría de Acuacultura

se debe indicar que esta cuenta con direcciones dedicadas a

los temas de políticas y ordenamiento, gestión y control acuícola.

La tendencia natural en los países de América Latina y el Caribe,

es a mejorar las estructuras organizacionales diferenciando

las actividades de la pesca y de la acuicultura definiendo sus

propios procesos por separado, en el entendimiento que por

parte de la pesca extractiva se busca la adecuada administración,

manejo y regulación de los recursos pesqueros de manera

sostenible y por el otro lado, respecto a la acuicultura se

busca su expansión y desarrollo como la mejor alternativa de

producción de alimentos de alta calidad, generadora de empleo

e ingresos y como actividad que contribuye con la seguridad

alimentaria de la población; siendo esta actividad ligada al

cultivo de especies hidrobiológicas cuyo proceso de desarrollo

dista mucho de la extracción o actividades de pesca ya sea

artesanal e industrial.

Se considera, por lo tanto, que el mejor modelo para el Perú

es la restauración del Ministerio de Pesquería, denominándolo

Ministerio de Pesca y Acuicultura, lo cual además, nos acercaría

a las tendencias que hay en otros países en consideración a

las razones expuestas.

MINISTERIO DE PESCA Y

ACUICULTURA

PROGRAMA

NACIONAL A COMER

PESCADO

SECRETARÍA

GENERAL

DESPACHO VICEMINISTERIAL DE

PESCA

DESPACHO VICEMINISTERIAL DE

ACUICULTURA

DIRECCIÓN GENERAL DE

EXTRACCIÓN Y

PRODUCCIÓN PESQUERA

PARA CONSUMO

HUMANO INDIRECTO

DIRECCIÓN GENERAL DE

EXTRACCIÓN Y

PRODUCCIÓN PESQUERA

PARA CONSUMO

HUMANO DIRECTO

DIRECCIÓN GENERAL DE

POLÍTICAS Y DESARROLLO

PESQUERO

DIRECCIÓN GENERAL DE

ASUNTOS AMBIENTALES Y

CAMBIO CLIMÁTICO

DIRECCIÓN GENERAL DE

INFRAESTRUCTURA

PESQUERA

DIRECCIÓN GENERAL DE

MARICULTURA

DIRECCIÓN GENERAL DE

ACUICULTURA

CONTINENTAL

DIRECCIÓN GENERAL DE

INFRAESTRUCTURA

ACUÍCOLA

DIRECCIÓN GENERAL DE

POLÍTICAS Y DESARROLLO

ACUÍCOLA

DIRECCIÓN GENERAL DE

ASUNTOS AMBIENTALES

ACUÍCOLAS

SUPERINTENDENCIA DE

SUPERVISIÓN,

FISCALIZACIÓN Y SANCIÓN

FONDEPES

SANIPES

IMARPE

ITP

Supervisa y asegura el cumplimiento

del ordenamiento pesquero y acuícola,

encargándose de la supervisión,

fiscalización, control y sanción .

Crear y promover las capacidades

y habilidades de la pesca

artesanal. Desarrolla programas

de formación y entrenamiento

para los pescadores artesanales.

Normar, supervisar y fiscalizar

toda la cadena productiva para

garantizar la sanidad e

inocuidad de los recursos

hidrobiológicos

Orientado a la investigación

científica, al estudio y

conocimiento del mar peruano

y sus recursos, para la toma de

decisiones respecto al uso de

los recursos pesqueros.

Desarrolla productos y procesos

innovadores que generen valor

con un enfoque de sostenibilidad

e implementar servicios de

extensión tecnológica, adaptación

tecnológica e investigación.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 14


A QUIÉNES SE BUSCA BENEFICIAR

MODELO DE GESTION DE LA PESCA Y ACUICULTURA

para

Administrados

artesanales e

industriales

Satisfacer la demanda

interna y externa de

productos pesqueros

MERCADO

INTERNO

Colocarlo en condiciones de competitividad similares al mercado externo.

Educar a la población en el consumo de productos hidrobiológicos que han sido

evaluados y definidos con cuota de extracción.

Optimizar la contribución del pescado a la seguridad alimentaria y a la reducción de

la pobreza, particularmente de mujeres y niños de familias vulnerables

Eliminar subsidios a la exportación

MERCADO

EXTERNO

Reestructurar los derechos de pesca.

Fortalecer los controles sanitarios

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 15


VICEMINISTERIO DE PESCA: " [EN EL 2020]

HEMOS TENIDO UN INGRESO POR DERECHOS DE

PESCA DE S/37,8 MILLONES”

Israel Lozano Girón

Úrsula Desilú León, titular del referido viceministerio, da

cuenta de algunos resultados del sector y las consideraciones

que tomó el sector para la primera temporada de pesca

de la anchoveta.

En entrevista con El Comercio, la viceministra de pesca

y acuicultura Desilú León brindó detalles de lo que fue

definir la cuota de 2,5 millones de toneladas para la

primera temporada de pesca de anchoveta del 2021.

MIRA: Precio del dólar: ¿Qué factores serán claves para

observar el desempeño del tipo de cambio en los

próximos meses?

Para fijar la cuota de pesca, está en el Ministerio de la

Producción la misión de conciliar intereses: priorizar la

preservación del recurso y definir una cuota que fomente

a la industria. En un año de crisis y de reactivación

como este, ¿cómo fue la toma de esta decisión?

Definitivamente hemos visto como parte del análisis el tema

de la reactivación económica y el ingreso de divisas al país, ya

sea por exportaciones o inclusive por recaudación de impuestos.

La recomendación del Imarpe fue por tomar un escenario

neutro. Dentro de ese escenario elegimos la cuota

que se ha fijado y que es más alta que la fijada para la primera

temporada del año pasado. En el 2019 tuvimos una cuota

de 2,1 millones de toneladas y en 2018 fue 2,4 millones. Ahora

estamos en 2,5 millones. Es decir, con una tasa de exploración

de 0,3 hemos podido hacer un incremento respecto a lo

que se ha hecho en temporadas anteriores.

¿Cuál es el nivel de biomasa registrado por el Imarpe?

El Imarpe nos remitió su informe en el cual se determinó una

biomasa de 9,8 millones disponibles en el mar. Sin embargo,

sobre esto es que viene ya la parte del análisis técnico sobre

cuánto vamos a extraer. El primero fue el valor de la biomasa

desovante remanente; que es cuánto debemos dejar en el

mar. Se recomendó dejar 5 millones de toneladas.

Otro [factor] que debemos observar es el nivel de riesgo de

tener esta biomasa desovante. Este nivel de riesgo que debemos

adoptar no debe ser mayor al 50%. A todo ello se le suma

la recomendación por un escenario neutro. ¿Por qué? Hay

una gran masa de juveniles, lo cual es positivo y hay

que cuidarlos. Por otro lado, el tema climatológico. De

acuerdo a la proyección del Imarpe y el Enfen, hay una posibilidad

de que en mayo entre una corriente kelvin poco cálida.

En los meses de julio van a entrar probablemente dos ondas,

pero frías. Eso genera un impacto sobre la distribución de la

biomasa en el litoral.

MIRA: ¿Qué se podría mejorar del modelo económico

en el Perú? Responden siete extitulares del MEF y seis

especialistas

El informe de Imarpe da cuenta de inconvenientes que

sufrió la embarcación para determinar el porcentaje de

biomasa. Señala que solo se logró, al 1 de abril, abarcar

el 90,97% del territorio norte centro. ¿El no cubrir

el total del terreno no implica que el stock puede ser

mayor?

Efectivamente se ha cubierto esa parte del litoral que señalas,

más del 90%. Pero con eso tenemos prácticamente mapeado

el escenario para poder determinar la cuota. Lo que se ha

dejado de explorar ya no representa un porcentaje tan

significativo para poder tener una incidencia grande en

las cifras finales.

¿Qué zona fue la que no se cubrió?

La última parte del litoral que se explora durante el crucero.

Esto hasta antes de Atico [distrito de Caravelí en

Arequipa].

¿Cuál fue el desperfecto que sufrió la embarcación del

Imarpe?

El Imarpe, en una de las embarcaciones que sacó durante el

crucero, presentó un desperfecto mecánico. Se encalló y ya no

estaba operativa para continuar. Durante este crucero hay la

posibilidad de que participen embarcaciones privadas con la

participación directa del Imarpe; todo con el cometido de terminar

el crucero. Sin embargo, también una de las embarcaciones

privadas tuvo un contratiempo. ¿Cuál fue? Tuvo un tripulante

lamentablemente contagiado por COVID. Eso obliga a

que la embarcación no continúe y por seguridad de los tripulantes

se ponga en seguridad. Sin embargo, el cálculo de la

biomasa se hace en base a la información y a algunos modelos

estadísticos que están previamente establecidos.

Sobre la alta incidencia de juveniles, el Imarpe da cuenta de

que esto puede regularse; tal como sucedió con la primera

temporada anterior. Antes de que inicie la temporada, se lanzó

una pesca exploratoria. ¿Qué resultados han traído esos buques

sobre la incidencia de juveniles?

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 16


En general, ha ido dentro de lo que se esperaba. Se han encontrado

juveniles dentro de lo estimado. Tallas que fluctúan

entre los 8 y 17 centímetros con una moda principal de 12. La

incidencia de ejemplares juveniles alcanzó un 25,27%

en número y un 8,77% en peso. Lo que recomienda el

Imarpe es que la proporción de juveniles en peso se encuentre

por debajo del rango de valores para el porcentaje máximo de

captura total de juveniles, que está masomenos entre 11% y

13%. Está dentro de lo que se esperaba, pero sí hay zonas

con una alta incidencia de juveniles. Por lo tanto, ya procedimos

con cierres temporales. Algunos por 5 días otros por 10

días. En zonas como Chicama, Huacho, Pisco y Bahía Independencia.

Por las demás zonas, las embarcaciones pueden continuar.

MIRA: Precio del dólar: ¿Qué factores serán claves para

observar el desempeño del tipo de cambio en los

próximos meses?

Si el porcentaje de juveniles es alto, podría darse el

caso de un cierre total. En este caso, ¿es probable ello?

No.

Otro de los beneficios de la actividad es lo que representa

para la recaudación de derechos de pesca. En el

2020, ¿cuánto se logró recaudar por este concepto?

Hemos tenido un ingreso de derechos de pesca de S/37,8 millones.

En el 2019 tuvimos un ingreso de S/27,9 millones. En el

2018 se tuvo alrededor de S/30 millones por derechos de pesca.

Ligado a ello, ¿qué tanto se ha movido el precio de la

harina en el último año?

Los precios han variado levemente. La baja no ha sido tan

significativa. En el 2019 fue mas o menos de US$1.434 por

tonelada y en el 2020 fue de US$1.37. No es significativo. Esperamos

que haya una recuperación mayor este año. Por otro

lado, en el 2020 tuvimos aproximadamente en exportaciones

un total de US$862 millones y China fue nuestro principal destino.

Un pedido recurrente de la industria a su despacho es

el de restituir el régimen de pesca en la zona sur del

litoral. Se ha presentado nueva evidencia sobre la pesca

en esa zona. ¿Qué ha visto su gestión sobre el tema?

¿Considera posible restituir dicho régimen?

Lo primero que te comento es que cuando llegamos como

gestión, vimos que el año pasado no se abrió la temporada

sur. Este año, con todos los esfuerzos y limitaciones que tenemos,

se ha podido salir con la temporada sur. Este es el primer

paso para ir recuperando nuestra capacidad. Sobre el tema

que señalas, está orientado a las ventanas de penetración.

durante el gobierno de transición y emergencia, enfocados en

reactivar la economía. Estos son temas de un análisis más largo.

Estamos abocados a temas de ordenamiento que están

aún pendientes. Estamos trabajando el ROP [Régimen de Ordenamiento

Pesquero] del perico, hemos hecho algunas medidas

de ordenamiento en el norte, estamos viendo temas normativos

para el manejo adecuado de recursos como las conchas

de abanico. Son muchos temas que estaban pendientes

durante mucho tiempo y que ameritan ser tratados por el ministerio.

Nos hemos enfocado a muchas cosas de esas para

dejar un ministerio más ordenado. No es un tema que se haya

priorizado.

Fuente

https://elcomercio.pe/economia/peru/pesca-anchovetaministerio-de-la-produccion-en-el-2020-hemos-tenido-uningreso-por-derechos-de-pesca-de-s378-millones-noticia/?

ref=ecr&fbclid=IwAR2LEgVpczJ6NiLnn1PxZS4lvEnw3zuMNgg9

Ka2zXVSg1f1EkyYvEH_w-II

NOTA DE PESCA

En 2020 las exportaciones pesqueras han tenido la siguiente

composición:

Harina de Pescado 1,179,549.7 dólares

Aceite 366,718.7 dólares

Productos de CHD 1,320,989.3 dólares

En total 2,867,257.74 dólares

Que a un tipo de cambio de 3.621 (mes de diciembre)

nos da la cifra total de 10,382,340,287 soles

Información tomada de la nota tributaria de la SUNAT.

Las declaraciones de la viceministra de pesca y acuicultura

del 11 de mayo informan que en 2020 la industria

ha pagado S/37,8 millones de soles que representan el

0.36% de las exportaciones. Aunque no especifica si la

recaudación de derechos de pesca corresponde a todo el

sector o solo a la anchoveta.

La mitad se transfieren al MEF y son para el canon pesquero.

Pero la otra mitad o sea casi 19 millones se quedan

en PRODUCE. ¿algún día sabremos en qué se gastaron?

La información debería ser más completa. Se precisa saber

no solamente el nivel de exportaciones pesqueras,

sino también el monto de recaudación de derechos de

pesca (por especie), el monto pagado por impuestos, en

especial el de la renta, cuanto se le ha devuelto en impuestos

a la industria por efecto de sus exportaciones,

cuanto se le ha dado por drawback y también conocer

en que va a gastar esos casi 38 millones de soles provenientes

de los derechos de pesca.

Ningún comentarista o analista económico se ha pronunciado

nunca sobre los temas de aportaciones y contribuciones

del sector pesquero, contribuyendo al secretismo

sobre la materia. Solo se comenta y alaba el crecimiento

del PBI y de las exportaciones.

En realidad, siempre es un tema de análisis que debemos tomar

con cautela. Nosotros hemos asumido un periodo corto

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 17


INFORMACION, DESINFORMACION E

INFORMACION PARCIAL

El tema con este tipo de noticias, como la de la página

anterior, es que la prensa difunde una parte del asunto

con la clara intención de inducir al lector a pensar en positivo

creando una corriente de opinión favorable a la

industria. Se omite mencionar el resto de la información

por cuanto restaría “méritos” a lo dicho y dificultaría el

condicionamiento de las personas.

Esas divisas, por ejemplo, inducen a pensar que el país

ganó; pero la verdad es que ese dinero está en las cuentas

bancarias de los exportadores. De ahí se transferirá

al Estado los tributos y tasas que las normas disponen.

Entonces es necesario que se informe a la ciudadanía

cuánto de ese dinero le corresponde al Ministerio, en

qué lo gastará, cuánto le corresponde a la Sunat y en

qué se invertirá y finalmente cuánto le toca a los gobiernos

regionales.

Lo apropiado es decir no solo cuanto cobró la industria,

sino también cuánto le deja al Estado y que va a ganar

el ciudadano común, que es el propietario de los peces,

en forma de inversiones, o lo que fuese. Pero siempre

esta información es sesgada, dirigida y manipulada por

unos medios que eluden mencionar lo que no es conveniente

decir para algunos.

Esta sería la información completa que debería difundirse.

Pero no es así. La prensa solo menciona el gran impacto

sobre el PBI que el volumen de exportaciones genera

induciendo a la ciudadanía a pensar favorablemente

a la industria reductora, distrayéndola al ocultar el análisis

correspondiente, de evaluar cuánto de ese monto exportado

ha favorecido en términos reales al país. Tampoco

mencionan que el IGV de las empresas exportadores

se les devuelve ni hacen números entre lo pagado y lo

devuelto. Nos hacen creer que somos bacanes porque

exportamos mucha harina…somos los primeros, que bacán.

¿Y eso qué significa? Que unos cuantos ganaron

mucho que y los empleados directos e indirectos algo

cobraron. Bien hasta ahí. ¿Y el país cuánto ganó?

Para ser transparentes y honestos se debe decir qué y

cuánto ganó la industria y qué y cuánto ganamos los peruanos.

Pero ya lo sabemos desde siempre: el Perú creció en términos

de PBI y macroeconómicos; pero nada chorreó

para las mayorías. Ni siquiera se invirtió en salud y educación

de calidad como elementos prioritarios de una

política al servicio de la gente. Y finalmente la pandemia

llevó a gastar gran parte del dinero que tenía o tiene el

país, en préstamos empresariales que también ya conocemos.

La Nota Tributaria publicada por la SUNAT, dice, por

ejemplo, lo siguiente:

EXPORTACIONES PESQUERAS DEL PERU

Fuente: Cuadro G-1 de la Nota Tributaria Sunat

Harina de pescado (dolares): US$ 1,179,549,744

Aceite de Pescado (dólares): US$ 366,718,670

Total pesca tradicional: US$ 1,546,268,414

Conservas, congelados, curados y otros (pesca no tradicional):

US$ 1,320,989,329

TOTAL PESCA: US$ 2,867,257,743, que al tipo de cambio da:

S/. 10,382´340,287

Las exportaciones totales del Perú fueron de:

US$ 39,310´861,700

La pesca, entonces, representa el 7.29% de las exportaciones

Pero, el cuadro A-18 dice (en millones de soles):

INGRESO TRIBUTARIO ANUAL RECAUDADO POR LA

SUNAT - TRIBUTOS INTERNOS SEGÚN ACTIVIDAD

ECONÓMICA:

Pesca tradicional: S/. 265.90

Pesca no tradicional: S/. 224.40

Total pesca: S/. 490.30

La suma de los cuadros A-11 (REGULARIZACION DEL IMPUES-

TO A LA RENTA DE TERCERA CATEGORÍA y A-8 (IMPUESTO A

LA RENTA DE TERCERA CATEGORÍA) muestra (en millones

de soles):

HARINA Y ACEITE DE PESCADO: S/. 1,501.30

CONSERVAS Y PRODUCTOS DE PESCADO: S/. 1,578.30

TOTAL RENTA SECTOR PESCA: s/. 3,079.60

DEVOLUCIÓN DE TRIBUTOS INTERNOS (Cuadro B-3)

HARINA Y ACEITE DE PESCADO: S/. 252.59

CONSERVAS Y PRODUCTOS DE PESCADO: S/. 510.72

TOTAL DEVOLUCIONES AL SECTOR PESCA: s/. 763.31

Estas cifras nunca las da a conocer el sector ni los medios

de comunicación, cuando deberían hacerlo y explicarlas

para que sea debidamente analizadas y comprendidas

de tal forma que se aprecie el contexto completo.

Un nuevo modelo de gestión tal vez pudiese corregir esta

desinformación en beneficio del ciudadano que merece

conocer toda la información

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 18


LA POLÍTICA DEL HORTELANO

Cayetana Aljovín

Presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería

Como lo hemos comentado reiteradamente, el sector Pesquero

contribuyó el año pasado y en plena pandemia con más de 2

800 millones de dólares en divisas gracias al esfuerzo conjunto

de tripulantes, personal de planta y empresarios que pusieron

el hombro para sacar adelante la primera y segunda temporada

de pesca de anchoveta.

El Perú nos necesita más unidos que nunca. La situación económica

y sanitaria por la que atravesamos y que se refleja en

la pérdida de la vida de 400 peruanos diariamente, nos debería

llevar a una profunda reflexión de las políticas que deberíamos

implementar de inmediato para frenar esta situación, así

como recuperar los miles de empleos perdidos. Como se sabe,

en el 2020 se perdieron más de 2 millones 200,000 empleos a

nivel nacional como consecuencia de la pandemia, según INEI.

Aunque pareciese una verdad de Perogrullo, el único camino

para revertir esta situación es que el sector público y el sector

privado comiencen a trabajar de manera conjunta, sin recelos

ni desconfianzas que no conducen a nada y donde se dicten,

además, políticas públicas coherentes y conducentes al desarrollo

del país, dejando atrás los sesgos ideológicos que solo

nos condenan al fracaso.

Sin embargo, lamentablemente y aunque resulte inverosímil,

ello no estaría ocurriendo en la actualidad. Así, al sector pesquero,

que ha sido uno de los motores de la economía en plena

pandemia, el gobierno decidió, sin ningún argumento técnico,

cortarle las aletas y las branquias.

Como lo hemos comentado reiteradamente, el sector pesquero

contribuyó el año pasado y en plena pandemia con más de

US$ 2,800 millones de en divisas gracias al esfuerzo conjunto

de tripulantes, personal de planta y empresarios que pusieron

el hombro para sacar adelante la primera y segunda temporada

de pesca de anchoveta.

Este año, con una biomasa comprobadamente saludable de

alrededor de 10 millones TM y con condiciones climatológicas

favorables, pensamos que, gracias a la primera temporada de

pesca de anchoveta de este año, el aporte del sector pesquero

sería aún mayor, ya que se esperaba una cuota de por lo menos

3 millones TM, lo que representa aproximadamente 30%

del recurso, dejando un 70% del mismo para fines de reproducción,

es decir, más de lo que las reglas de sostenibilidad

exigen, que es el 65%.

Sin embargo, sin ningún sustento, Produce sólo otorgó una

cuota de 2.5 millones TM con lo que todos los peruanos hemos

perdido más de s/ 500 millones en divisas, que hubiesen

servido para comprar 1,100 plantas de oxígeno medicinal, 2

500 camas UCI y/o 5 millones de dosis de vacunas. Hoy los

peruanos carecemos de las tres cosas.

Pero ello no es un hecho aislado. Hace unos meses también

alzamos nuestra voz, toda vez que, sin argumentos técnicos,

Produce decidió no ampliar la cuota de jurel a la flota Industrial.

Esto trajo como consecuencia, que se dejen más de

30,000 TM en el mar, perdiendo el Perú millones de soles en

divisas, pero, sobre todo, empleo de calidad para los pescadores.

Lo más inverosímil en este caso fue la razón que se expuso

para no ampliar la cuota: abastecer los mercados con jurel

barato. Así, se castiga a la flota industrial por proveer de un

recurso altamente nutritivo a la mesa popular a precios accesibles.

Finalmente, podríamos ser una potencia atunera como lo es

Ecuador y una potencia acuícola como lo es Chile. Ambas industrias

son altamente intensivas en mano de obra y además

permitirían la seguridad alimentaria del país. Sin embargo,

importa poco a nuestras autoridades impulsar estas industrias.

A la primera, porque dogmas sacrosantos e inamovibles de

funcionarios impiden su desarrollo y en el segundo caso porque

en el Congreso ni siquiera se tomaron la molestia de analizar

las consecuencias que generaría la derogatoria del régimen

agrario sobre la acuicultura; situación que pese al tiempo

transcurrido no ha sido corregida.

El Perú es un país maravilloso, bendecido con uno de los mares

más productivos del mundo. Lástima que en estas circunstancias

las políticas del hortelano sean las que primen, donde

ni pescan ni dejan pescar.

Fuente

https://gestion.pe/opinion/la-politica-del-hortelano-noticia/?

fbclid=IwAR2Qv07pvCyaUqNtB8ZssRgAaJly8M7WVBjHM6q5sC

Kh1HAFpoKVSOMKDDw

NOTA DE PESCA

Mencionar que las divisas generadas permiten al Ejecutivo

realizar gastos, es una información no del todo

correcta e parcial y no refleja la realidad.

Generalmente los medios usan el termino "divisas" para

destacar, elogiar y colocar la generación de "divisas"

como un aporte o logro de las exportaciones, en este

caso las pesqueras.

El ´termino "divisa" se refiere a "toda moneda extranjera,

es decir, monedas oficiales distintas de la moneda

legal en el propio país". Las divisas son consideradas

como un activo, ya que es dinero de otros países y tiene

un valor.

En los mercados de divisas, todos los días se realizan

transacciones de compra y venta de divisas en función

del interés que tenga para un sujeto esa moneda, por

lo que es habitual que fluctúen, que cambien de valor.

Pero el detalle que hay que saber es que si bien es cierto

las divisas ingresan al país, no pertenecen al Estado

sino a la empresa exportadora. De esas divisas, solo le

corresponde al Estado la porción que el exportador

aporta como impuestos o tasas en los momentos del

año que corresponda. Por tanto, se esta hablando de

un beneficio básico principal para el exportador y no

necesariamente para el país.

Seria interesante conocer y analizar en detalle el aporte

del sector en derechos de pesca, pago de impuestos

y devoluciones de impuestos.

También hay que incluir el monto de devolución de impuestos

que el sector ha recibido. Con toda esa información

se podría emitir una opinión equilibrada.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 19


Revista Pesca Suplemento mayo 2021 20


UN POTENCIAL DESCONOCIDO

Los mares representan la octava economía del planeta, y la

más ignorada

El Deutsche Bank detalla en un riguiroso informe el elevado

potencial económico que nos brindan los mares y alerta sobre

DIFERENCIAS ENTRE ATN Y BONITO

Los generadores eólicos marinos forman parte de la 'Blue Economy'.

Reuters

El mar nos une a todos. Ha sido y continúa siendo la mayor

despensa del ser humano. Pero, al mismo tiempo también es

el gran 'olvidado' para la mayor parte de la opinión pública.

Dependemos de él, pero no nos preocupa conocer su

estado de conservación, lo que es un grave error. Incluso por

una cuestión de supervivencia, ya que nuestro estado de salud

depende en gran medida de la del mar.

Para que esos datos nos ayuden a abrir los ojos, la Chief Investment

Office del Deutsche Bank ha elaborado el informe

'Empoweering the blue magic', sobre la 'economía

azul' (más comúnmente conocida con su anglicismo 'blue economy').

En él, los autores detallan conceptos clave, pero mayoritariamente

desconocidos como el de que los mares y océanos

del mundo, suponen la octava economía del mundo,

con 2,5 billones (de los españoles, no de los anglosajones)

de dólares en bienes y servicios, con una estimación de

'activos' de 24 billones de dólares (19,94 billones de euros).

Los investigadores clasifican el valor de los océanos de dos

formas diferentes: directo e indirecto. En la primera categoría

se engloban las reservas pesqueras, los arrecifes de coral,

la vegetación marina y los manglares, que, en total, tienen

un valor estimado de 6,9 billones de dólares.

Por otro lado, en el valor indirecto se engloba las vías marítimas

de comercio (5,2 billones de dólares), la producción

costera -entre la que se encuentra el turismo- (7,8 billones de

dólares) y la absorción del CO₂ atmosférico por parte del

océano (que también tiene un valor económico, estimado en

4,3 billones de dólares).

Este último es un punto más importante, dado que los océanos

son una de las principales vías por las que el dióxido de

carbono producido por el hombre (el principal gas de efecto

invernadero) es eliminado de la atmósfera. El océano lucha

directamente contra la crisis climática.

No solo eso, sino que las masas de agua salada dan trabajo

a nivel europeo a cerca de 5 millones de ciudadanos.

Esto es de especial relevancia en España, donde, según datos

proporcionados por el informe del banco alemán, hasta un

18,40% de la población activa depende directamente y

está integrada en la economía azul.

Este es el mayor porcentaje del continente, por delante

de Grecia (11,9%), Alemania (10,9%), Italia (10,6%),

el Reino Unido (10,4%) o Francia (7,4%).

Esto tiene, al menos para nuestro país, una explicación muy

clara. Como apuntan los autores, "el turismo costero es el mayor

sector, con 2,8 millones de empleados, que representan

el 63,4% del total".

La gestión del riesgo

¿QUIEN DEPREDO EL JUREL

EN EL PACIFICO SUR?

Pero, al igual que tantas áreas económicas están en peligro

con la crisis climática y medioambiental, la 'blue economy' no

es una excepción. Según apuntan los investigadores, determinadas

áreas específicas de este sector están en directo

peligro.

Esto cobra especial relevancia teniendo en cuenta que el 10%

de la población mundial vive en las franjas litorales, a apenas

10 metros de altura respecto el nivel del mar, por lo que

se ve directamente expuesta a uno de los más temidos efectos

del cambio climático: la subida de dicho nivel

Las economías más importantes de la tierra, con los océanos

en octavo lugar. Deutsche Bank

Según el informe del Deutsche Bank, actualmente el aumento

del nivel del mar amenaza a 8 de cada diez ciudades

costeras, lo que obliga a sus habitantes a convivir con el riesgo

y debería llevar a las autoridades a intentar minimizarlo.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 21


Y no es solo su altura: la temperatura del mar también está

aumentando. En 1880 se realizó la primera medición de la historia

y, desde entonces, ha aumentado hasta 0,76

ºC, explican los investigadores.

Esto se debe a que los océanos del planeta "absorben hasta

el 93% del calor producido a causa del calentamiento global".

Las consecuencias de esto son importantes, dado que,

los eventos climáticos extremos empeorarán. De hecho,

comentan, ocurrirán con más frecuencia, durarán más y serán

más severos.

De hecho, para 2050, calculan que 300 millones de personas

en el mundo se verán directamente afectadas por este fenómeno,

y, para 2100, la cifra de desplazados por la subida de

las aguas marinas podría alcanzar los 2.000 millones de

personas.

Respecto a la actividad pesquera, se remarca la necesidad de

que recupere su equilibrio con los ecosistemas marinos.

Un equilibrio que, en algunas áreas, se ha perdido totalmente.

De hecho, los pescadores son los más concienciados de este

problema, dado que su actividad depende de la conservación

de los recursos pesqueros. Pero la intensa actividad extractiva

que están llevando a cabo de forma insostenible algunas

flotas pesqueras, como la de China, unido a la pesca

ilegal que se practica en caladeros de todo el mundo, está

poniendo seriamente en riesgo la biodiversidad marina.

Según datos del estudio, el gigante asiático es el país que más

pesca del mundo, alcanzando el 37,5% del total de capturas

realizadas por los 5 mayores países pesqueros del mundo.

Las amenazas no acaban ahí

La contaminación por plástico también es uno de los mayores

desafíos a los que nos enfrentamos, apuntan los autores del

estudio. Cada año, explican, hasta 8 millones de toneladas de

este material acaban en los océanos del planeta y, una vez están

dentro, tardan hasta 480 años en descomponerse.

Esto supone que nada de lo que estamos echando al mar desaparece,

solo se acumula.

Además está el problema de los microplásticos. Este material,

sin romper su estructura química, si se erosiona en el entorno

marino, lo que lo 'despedaza'. Esos fragmentos son después

ingeridos por los peces, y, por tanto, por nosotros. De

hecho, se calcula que esto ocurre desde los años 50.

No todo son malas noticias

Como aclaran los autores del estudio, la 'blue economy' también

supone grandes oportunidades sociales y económicas

de cara al futuro. La creación de una industria

de acuicultura sostenible permitiría proporcionar en áreas

costeras, no solo más ingresos económicos, sino suplir la demanda

alimentaria; la industria farmacéutica puede

aprovechar los recursos que ofrece el mar a través de

la biotecnología marina; las grandes extensiones marinas y

sus continuos vientos son el lugar idóneo para la instalación

de generadores eólicos (de hecho, la UE va a la cabeza en

este sentido, siendo los mayores inversores mundiales. Tanto

es así que gracias a las nuevas instalaciones, en 2025 se superarán

los 20 GW instalados y en 2030 los 30 GW).

Del mismo modo, fomentar una industria turística costera

sostenible, que conserve los entornos que pretende explotar,

no solo supone una nueva vía de negocio, sino que mantiene

su valor en el tiempo.

El turismo costero es el mayor sector de la 'blue economy' EFE

Pero para llevar a cabo todas estas transformaciones dedicadas

a fomentar la 'blue economy', los investigadores apuntan que

lo que hace falta es inversión. También aclaran que, aunque

esta deba ser sustancial, seguiría siendo menos que las

'medidas de estímulo de la economía' que puso en marcha

el Gobierno de EEUU a causa del covid-19 que supusieron un

total de 1,9 billones de dólares.

La industria pesquera, una de las más afectadas y parte fundamental

de la 'blue economy'. Reuters

De hecho, los autores del informe calculan que, como mínimo,

el 55% de la extensión oceánica del planeta está cubierta

por la pesca industrial. No solo eso, sino que, como

también apuntan, el 33% de las reservas de pescado están

sobreexplotadas. Además, se estima que para el año

2029 el consumo humano de pescado alcance los 180 millones

de toneladas (lo que supone un incremento del

16,3% con respecto a los niveles actuales). Asia, explican

los investigadores, "consumirá el 75% de ese incremento".

Las áreas clave donde los investigadores creen que son necesarias

inversiones son, en primer lugar, la creación de infraestructuras,

seguido de una transición energética

'verde' de los océanos.

Fuente

https://www.elconfidencial.com/medioambiente/empresa/2021

-05-04/economia-azul-conservacion-mares-oceanos_3059444/?

fbclid=IwAR18Kl0r-LO6BzZTJa4B40IXyuTsRBI7hD8jYA-

Tjcwl8hB67cYeYKYUU-E

Pero estos no son los únicos datos preocupantes que aportan.

El 50% de los arrecifes de coral mundiales han sido

destruidos y más del 85% de los humedales se han perdido.

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 22


FLOTA PESQUERA CHINA CONCENTRA SU

ACTIVIDAD EN AFRICA CENTRAL Y

EL PACÍFICO LATINOAMERICANO

Un análisis encontró que en las zonas económicas exclusivas

(ZEE) de los países de bajos ingresos, 84 por ciento del esfuerzo

pesquero industrializado provenía de otros países, y 78 por

ciento de embarcaciones con bandera de países de ingresos

altos y medios altos.

La investigación de ODI dice que aproximadamente 20 por

ciento de la captura mundial “ilegal, no declarada y no reglamentada”

(INDNR) proviene de Mauritania, Senegal, Gambia,

Guinea-Bissau, Guinea y Sierra Leona, en África. Aunque otros

países también están involucrados en la sobrepesca, los autores

centraron su investigación en las flotas de China debido al

gran tamaño y la intensa presencia global de sus actividades

pesqueras y los bajos niveles de transparencia y control sobre

sus operaciones.

La presencia de las flotas de China se concentra cada vez más

en África central y en Pacífico latinoamericano en un gran tamaño

y gracias a una serie de acuerdos que incrementan su

presencia global en todos los ámbitos pero bajo unos niveles

de transparencia y bajo control sobre sus operaciones. Todo

ello hace entrever que la presencia de la flota es más grande

de lo estimado. Un 73 por ciento de esta flota está fuera de las

aguas chinas internacionalmente reconocidas. Y, es que a medida

que un país de África o de Latinoamérica firma un acuerdo

se produce una flota mayor de barcos chinos, según un estudio

que publica SciDev.Net

El desplazamiento de las flotas chinas se concentran en los países

de bajos ingresos para satisfacer la creciente demanda de

productos del mar. Comenzó su actividad en el Pacífico Noroeste,

con un impacto significativo sobre Vietnam, Filipinas y Camboya.

Sin embargo, las actividades más intensas fueron las

pesquerías de calamar en el Atlántico sudoccidental y el sureste

del Pacífico, especialmente en la costa de Perú.

Diversas investigaciones identifican que casi 1.000 barcos chinos

están registrados en otros países, 518 de ellos en naciones

africanas, siendo Ghana, Mauritania y Costa de Marfil los más

frecuentes. Las llamadas banderas de conveniencia

(pertenecientes a otros países) fueron de Panamá, Rusia, Argentina

y Camboya.

Como resultado de la expansión de la pesca mundial, 90 por

ciento de las poblaciones de peces de agua salada de interés

comercial se sobreexplotan o pescan hasta sus límites máximos

sostenibles, según datos de la FAO.

Fuente: Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) con datos de

FishSpektrum (2018).

“La propiedad y el control operativo de la flota pesquera china

es compleja y opaca. Del análisis de una submuestra de 6.122

embarcaciones, encontramos que solo ocho compañías poseen

u operan más de 50 embarcaciones cada una. La mayoría de

los barcos son propiedad de pequeñas y medianas empresas,

muchas de ellas filiales de grandes corporaciones a efectos fiscales”,

dijo a SciDev.Net Miren Gutiérrez, del equipo de Desarrollo

y Política Agrícola de ODI.

La investigación analizó 5.241 movimientos de pesca chinos

correspondientes a 1.878 buques durante 2017 y 2018. Utilizando

técnicas analíticas de big data, algoritmos y sistemas de

información geográfica (SIG) encontraron que las flotas de pesca

de aguas distantes (DWF, según su sigla en inglés) de China

son 5-8 veces más grandes que lo estimado, con 16.966 buques

identificados, 12.490 de ellos observados fuera de aguas

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 23


chinas internacionalmente reconocidas.

Por el contrario, un informe anterior encontró que la flota DWF

de la Unión Europea era de 289 buques en 2014, y que Estados

Unidos tenía solo 225 buques pesqueros en 2015.

Los buques DWF de un país son aquellos que operan dentro de

las ZEE de otro país, o en alta mar.

Los arrastreros —asociados con daños a largo plazo para los

ecosistemas— son los buques chinos de DWF más comunes

encontrados en el estudio; los autores identificaron 1.821 de

ellos, más del doble estimado previamente.

Para combatir la pesca ilegal

Mejorar la transparencia es la manera más rentable para identificar

las actividades de pesca INDNR. Por lo tanto, los estados

costeros, que a menudo son países en desarrollo, deberían reforzar

la transparencia mediante el establecimiento de un marco

regulatorio que ayude a la publicación sistemática de cualquier

otro acuerdo de acceso que permita la pesca en sus

aguas”, dijo Antonia Leroy, coordinadora de Política del

Oceáno, de la Oficina de Política Europea de WWF, en representación

de la Coalición INDNR de la UE.

Leroy dijo a SciDev.Net que para reducir la pesca ilegal sería

ideal el desarrollo de sistemas electrónicos y armonizados de

esquemas de importación en todo el mundo, con una fuerte

trazabilidad en las cadenas de suministro, ya que permitiría a

las agencias de aduanas y minoristas garantizar que el pescado

que ingresa a sus mercados sea capturado legalmente y de

manera sostenible.

Para Graeme Macfadyen, director de Poseidón, una firma de

consultoría con sede en el Reino Unido especializada en pesca

y acuicultura en todo el mundo, el tamaño de la flota de aguas

distantes de China y sus prácticas plantean serios desafíos a los

esfuerzos mundiales para combatir la pesca INDNR.

Macfadyen dijo a SciDev.Net que para combatir la pesca

INDNR, los estados costeros deberían “requerir el seguimiento

obligatorio de todos los buques comerciales en sus aguas a

través de sistemas de monitoreo u otros medios”.

“También es necesario el adecuado control de monitoreo de

recursos y las actividades de vigilancia; ser parte contratante

de todas las organizaciones regionales de ordenación pesquera

relevantes y aplicar medidas de conservación y ordenación relacionadas

con la pesca INDNR. Y también asegurar que la legislación

sea adecuada para su propósito con sanciones y sanciones

definidas que proporcionen un desincentivo suficiente

contra la actividad pesquera ilegal”, dijo.

La gran presión pesquera “representa un grave problema para

varios países en desarrollo que tienen limitaciones operativas

para controlar la pesca en sus espacios marítimos o en áreas

adyacentes a sus zonas económicas exclusivas”, Pablo Filippo,

Universidad de Buenos Aires

Fuente: Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI).

“El estudio advierte de la gran presión pesquera que sufren

nuestros océanos por el desplazamiento de embarcaciones pesqueras

de países distantes, con foco en China”, comentó Pablo

Filippo, especialista en Derecho de los Recursos Naturales de la

Universidad de Buenos Aires.

“Esto representa un grave problema para varios países en

desarrollo que tienen limitaciones operativas para controlar la

pesca en sus espacios marítimos o en áreas adyacentes a sus

zonas económicas exclusivas”, explicó.

Filippo agregó que los buques pesqueros chinos tienen una

presencia recurrente en aguas internacionales que rodean las

ZEE argentinas. “Aunque pescan en alta mar, donde hay libertad

de pesca y no está regulada, toman recursos que son migratorios

(por ejemplo, merluza común y calamar) y cualquier

explotación excesiva en áreas cercanas a nuestras ZEE tiene un

impacto económico y del ecosistema en nuestros intereses pesqueros”.

Recursos y desarrollo económico

Javier Villanueva, del Departamento de Pesca y Acuicultura de

la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe,

dijo a SciDev.Net que “uno de los principales desafíos a nivel

mundial sigue siendo la adopción y la implementación efectiva

de instrumentos internacionales, para que la comunidad internacional

pueda trabajar juntos para garantizar la gestión sostenible

de los recursos pesqueros y conservar

la biodiversidad marina”.

Entre estos instrumentos, Villanueva mencionó que la adopción

del Acuerdo sobre Medidas del Estado del Puerto (PSMA) representa

una oportunidad para que los países latinoamericanos

frenen conjuntamente la pesca INDNR. Su objetivo es la pesca

INDNR al evitar que los buques que realizan esa actividad utilicen

los puertos y desembarquen sus capturas. También impide

que los productos pesqueros derivados de la pesca INDNR lleguen

a los mercados nacionales e internacionales.

Agregó que en el marco actual “es necesario generar estrategias

que mitiguen los impactos generados por COVID-19 en el

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 24


monitoreo, control y vigilancia de la pesca, los impactos en los

mercados y el desarrollo económico y social”. También señala

que es importante asignar y proporcionar recursos suficientes a

las autoridades responsables para llevar a cabo sus funciones.

El informe de ODI también señala que muchos de los acuerdos

que rigen el DWF chino en las aguas de los países en desarrollo

se enmarcan en términos de desarrollo económico. Los buques

chinos obtienen acceso a los recursos marinos a cambio de

inversiones internas, desarrollo industrial y la generación de

exportaciones para el país anfitrión.

Como explicó Pablo Filippo, “el desarrollo de puertos en los

países en desarrollo, al igual que otras obras de infraestructura,

financiadas por concesiones administrativas y operativas, es un

tema sensible de política exterior que limita la autonomía de los

países”.

Filippo también cree que es esencial fortalecer la investigación

científica marina para involucrar a más personas, brindando

soluciones para la gestión de la pesca y la planificación espacial

marina.

“Se avecina un desastre para las comunidades pesqueras en los

países en desarrollo a menos que los políticos a nivel local e

internacional escuchen la investigación científica y los hechos.

Millones de personas dependen de la proteína del pescado y

economías enteras dependen de esta actividad para obtener

trabajo y bienestar. Si no encontramos una solución colectiva,

eventualmente será un desastre completo para la flota china

también”, dijo Gutiérrez, directora del Programa de postgrado

Análisis, Investigación y Comunicación de Datos en la Universidad

de Deusto, España.

Fuente

https://europa-azul.es/china-africa-pacifico/?

utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=chinaafricapacifico&fbclid=IwAR2BK89ctlTD0RlpUsbiHTcZRv_4pflJcAVPB6e5chS

XYD8bahLfafeKcl4

ARGENTINA: AREAS MARINAS

PROTEGIDAS

LAS AREAS MARINAS PROTEGIDAS ATENTAN

CONTRA LA ADMINISTRACIÓN DEL RECURSO PESQUE-

RO ARGENTINO

"El Proyecto Bentónico “Agujero Azul” y las demás AMP favorecen

al Reino Unido en Malvinas

Diecisiete artículos de la Ley 24.922 dotan de suficientes herramientas

a la Subsecretaría de Pesca de la Nación y a las

similares de las provincias para que administren y hagan sostenible

la pesca en todo el territorio marino y su plataforma

continental. No habría riesgo de sobrepesca si la Autoridad de

Aplicación Nacional hiciese el control adecuado por sí y, a través

de la Armada Argentina y la Prefectura Naval. No necesita

ningún Área Marina Protegida (en adelante AMP), ya que dispone

de suficiente autoridad para vedar en forma transitoria o

permanente, limitar las capturas o aplicar reservas para asegurar

la sostenibilidad de las especies en la plataforma continental

y el mar. La Zona Económica Exclusiva (en adelante

ZEE) y más allá de las 200 millas marinas si se hiciesen los

debidos Acuerdos de Pesca, para proteger las especies migratorias

originarias de la ZEE Argentina.

Dictar leyes para establecer AMP es duplicar las estructuras

oficiales al asignar como Autoridad de Aplicación al Ministerio

de Ambiente y Desarrollo Sostenible en una tarea que por ley

ya presta la Subsecretaría de Pesca. Se encarece la gestión al

requerir más fondos para administrar las tareas que se asignan

y, se burocratiza la responsabilidad, ya que el citado Ministerio

ya está representado por un funcionario en el Consejo

Federal Pesquero. Cuestión que ya es un absurdo, porque con

el criterio que aplica, todos los organismos de actividades productivas

deberían estar integrados por delegados del Ministerio

de Ambiente, en lugar de exigirle a los productores el cumplimiento

de las leyes ambientales. Además, de que ambas

dependencias, deben recurrir a los mismos medios navales

para controlar las áreas y, concluyen -en un país sin recursossiendo

ineficientes e ineficaces, cuestión que el o los autores

(en adelante el autor) del proyecto de AMP Bentónico Agujero

Azul no debieran desconocer.

Esta duplicación de funciones, etc. son el modelo de cómo

desacreditar al Estado, dando pie a futuras privatizaciones

bajo pretexto de mejorar los servicios. En los aspectos relativos

a las AMP Bentónico “Agujero Azul” ya di mi opinión negativa

al entonces Senador Pino Solanas en varias oportunidades

(5/7/11.12.2018) y a la propia diputada Graciela Camaño por

vía mail el 26/11/2020 a quien le sugerí desactivar el proyecto.

También me expresé en el ámbito del Senado de la Nación

en el mismo sentido.

Las AMP no son la herramienta más idónea para tratar de proteger

los recursos marinos en los países que, como Argentina,

tienen una legislación aplicable (Ley 24.922) y organismos de

administración de los recursos pesqueros (esto no quiere decir

que estén cumpliendo con sus obligaciones), ya que las AMP,

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 25


no tienen la adaptabilidad espacial y temporal suficiente para

responder en forma dinámica a los cambios permanentes de

los ciclo vitales, etc. de las especies y en relación con las capturas

y, aún más grave: esta imposición multilateral de origen

extraño, tanto en las actuales AMP Yaganes y Namuncurá I y

II, como en el que se pretende imponer mediante un proyecto

de ley de AMP Bentónica Agujero Azul, con el aval de la Cancillería

Argentina y la Secretaría de Malvinas (Cancillería Argentina,

Informe de Prensa 124/21 16/4/2021) favorecen la explotación

británica en el área de Malvinas y adyacente, de los recursos

migratorios originarios de la ZEE Argentina.

Para que todos podamos entender el daño que las AMP ocasionan

a la Argentina me referiré brevemente a las AMP vigentes

y más en profundidad a la referida propuesta de AMP Bentónica

Agujero Azul; precisando, antes de todo que, según la ley

27.037 en las Reservas Nacionales Marinas Estrictas está prohibida

la pesca y cualquier tipo de prospección, exploración y

actividad extractiva en el lecho y subsuelo marino, cuestión que

las vedas pueden establecer -permanente o transitoriamenteen

forma mucho más dinámica la protección de la reproducción,

el desove, etc. de las especies y la contaminación. Es decir,

que estas limitaciones, antes ya del establecimiento de las

Reservas citadas, las debiera tomar la Subsecretaría de Pesca

con el respaldo científico del Instituto Nacional de Investigación

y Desarrollo Pesquero (en adelante INIDEP), motivo por el

cual, desde hace muchos años, la pesca comercial cumple con

vedas y otras limitaciones destinadas a dar sostenibilidad al

recurso, esté este en la plataforma o en las aguas y, por lo tanto,

en los espacios marinos bajo control argentino -si este fuera

eficiente- no debiera existir depredación. Donde sí hay depredación

es en el área de Malvinas, donde pese a tratarse de un

territorio argentino, las autoridades nacionales no pueden controlar

las capturas; la sobrepesca; los descartes; las artes de

pesca, etc. al igual que en alta mar donde se capturan sin control

alguno las especies migratorias originarias de la ZEE Argentina,

cuestión que no podría resolverse con un AMP, sino con

Acuerdos pesqueros, como la propia Convención de las Naciones

Unidas sobre el Derecho del Mar (en adelante CONVEMAR)

y la Ley 24.543 dejó en claro en su artículo 2º.

Las ONGs (en su mayoría de origen extranjero) y otras organizaciones

internaciones con sus delegados en el país ya han

promovido en la Argentina la instauración de AMP, excediéndose

en la pretensión de reducir la pesca nacional en el Atlántico

Sur a la nada con el pretexto de que la Argentina debe cumplir

con compromisos asumidos ante las Naciones Unidas. Con este

fundamento el Congreso aprobó el Banco Namuncurá-

Burdwood I y II y Yaganes (Leyes 26.875 y 27.490) con una

superficie aproximada a los 100 mil km2 del mar argentino,

que, la ecologista Martina Sasso (de la Fundación Rewilding, ex

The Conservation Land Trust de Douglas y Kristine Tompkins) -

cuyo referente es el británico George Monbiot- entiende, que

los argentinos tenemos «una reserva del 10% de nuestro mar»

y que «en línea con el compromiso argentino en el Plan Estratégico

para la Diversidad Biológica 2011-2020 ya podríamos

fijarnos como meta, ampliar esa protección al

20/30%» (Infobae, 2018). Es tanta la liviandad con que esta

ecologista se refiere a vedar sin fundamento biológico alguno

de 629.269 km2 a 943.904 km2 del mar argentino y, lo que es

peor aún, hace la vista gorda (¿?) y no contabiliza que el Reino

Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (en adelante Reino

Unido) tiene ocupado 1.639.900 km2 de territorio marino argentino

(entre ellas 1.070.000 km2 de santuario ecológico),

donde extrae 250 mil toneladas anuales de pescados y calamares

argentinos, motivo por el cual, la Argentina tiene vedada la

captura nacional en el 52% de su ZEE, más 1,4 millones de

km2 de plataforma continental que el Reino Unido le disputa a

la Argentina.

Por esa razón, el gobierno nacional y, así lo he sugerido en varias

oportunidades elevando proyectos concretos al gobierno,

frente a la extracción de los recursos pesqueros y la exploración

y explotación petrolera en Malvinas por parte del Reino

Unido, debería declarar Zona de Emergencia Pesquera y Ambiental

al área correspondiente a los Archipiélagos de Malvinas,

Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los territorios marinos

correspondientes y en el total de la plataforma continental, el

lecho y subsuelo del espacio marino de esos territorios insulares

argentinos y, crear, un Área Marina Protegida sobre los espacios

marinos correspondientes a los referidos Archipiélagos,

en acuerdo con el Gobierno de la Provincia de Tierra del Fuego

(ver César Lerena, “Un Área Marina Protegida en Malvinas,

Georgias del Sur y Sándwich del sur”, 19/10/2020), dando al

mismo tiempo de baja las AMP de Namuncurá I y II y Yaganes.

Ello no debería impedir, el eventual establecimiento de vedas

transitorias por parte del INIDEP en las últimas áreas mencionadas,

en épocas de desove, presencia de juveniles, etc. o se

pudiese exigir el uso de determinado tipo de arte de pesca u

otra medida restrictiva."

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de

Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Ex Asesor en la

H. Cámara de Diputados y en el Senado de la Nación, autor de 25 libros (entre

ellos “Atlántico Sur, Malvinas y Reforma Federal Pesquera”, 2019).

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 26


URUGUAY: NECESITAMOS REHABILITAR LA

“LICENCIATURA EN OCEANOGRAFÍA

BIOLÓGICA”

Dr. Marcos Sommer

Resumen

El presente documento se enfoca sobre una realidad que el

país en el muy corto plazo, se enfrentara. Es que Uruguay fue

creado por la idea de Hernandarias de introducir ganado en un

territorio de unas formidables praderas, buenos pastos, buenas

aguadas y muchas otras ventajas para la ganadería. Siempre

se dice que vivimos de espaldas al mar, que solo sirve para el

ocio, la playa, el deporte en el agua, y que tampoco para eso lo

aprovechamos bien, sin tener en cuenta la verdadera dimensión

de nuestra dependencia del medio acuático. Hoy en día, el

conocimiento de que si estamos en un año del fenómeno del

Niño, o de la Nina que va a ser determinante en la producción

agropecuaria, en realidad deberíamos hablar de ENSO (El Niño

- Southern Oscillation). Este fenómeno que no es un fenómeno

del Uruguay, ni regional, es un fenómeno a nivel global y en el

conocimiento del mismo participan Meteorólogos, Oceanógrafos

y varias otras profesiones. Entonces porque desconocemos

a las Ciencias del Mar.

Sin embargo la realidad es otra el medio acuático es extremadamente

importante como para que no le brindemos la importancia,

que posiblemente es mayor que el terrestre que depende

en gran medida de las interacciones entre las el aire y el

agua, para regular el clima, y la productividad terrestre. Los

conocimientos actuales sobre el funcionamiento, de los ecosistemas

nos enseñan que debemos hacerlo desde un punto de

vista holístico y ahí el país se está quedando en déficit por diversos

motivos, y uno de los principales se analiza en este documento.

Desde 1978 hasta 1985, hubo siete generaciones de Licenciados

en Oceanografía Biológica. La desaparición de dicha

Licenciatura fue totalmente infundada y primaron más razones

políticas, que del conocimiento y de las necesidades reales y

sustantivas de Uruguay.

Al retornar la democracia, las autoridades que conducían la

Universidad de la República en aquella época (1985-1991), no

estaban dispuestas a reconocer errores ni a escuchar asuntos

fuera del libreto.

¡Consideramos desconsolador y sorprendente que en algunos

ámbitos se siga negando el pasado de las Ciencias Marinas

(Uruguay)! Sostenemos que la carrera de Oceanografía Biológica

no debe quedar interrumpida en el tiempo. Cada período

histórico influye en el siguiente y así sucesivamente. Sin la

perspectiva y la comprensión del pasado, resulta imposible tener

una visión crítica del presente y no se le puede dar sentido

a la actualidad.

Hoy se está comenzando a vivir la desaparición de la investigación

y gestión en las ciencias oceánicas en Uruguay, porque ya

se están empezando a jubilar de sus trabajos, los Oceanógrafos

de las primeras generaciones y en un máximo de 6 años, pasará

lo mismo con una gran mayoría. En muchos casos, sucede

que algunos de ellos no han podido traspasar sus conocimientos

y experiencias ya que no les han puesto técnicos subalternos

ni personal capacitado. En consecuencia, parte de lo logrado

y avanzado en casi 40 años de investigación, manejo y gestión,

probable y lamentablemente, se pueda perder.

Históricamente la ciencia marina tenía en el Uruguay un mero

papel cultural.

Los uruguayos tenían investigadores importantes y los trataban

como actores o músicos. En 1911 se crea el Instituto de Pesca,

así como de la serie de entidades públicas que lo sucedieron.

En1933 el Instituto de Pesca se convirtió en el Servicio de

Oceanografía y Pesca, dependiente de la Armada. En 1945 se

creó, en sustitución al anterior de casi igual nombre, el Servicio

Oceanográfico y de Pesca (SOYP) como ente descentralizado,

ahora en la órbita del Ministerio de Industrias y Trabajo, con

amplias competencias para la pesca, industrialización, exportación,

control sanitario, investigación y reglamentación, incluyendo

el monopolio en la faena de lobos marinos. A principios

de los 60 el área del Atlántico Sudoccidental era un lugar

"virgen". Había muchos barcos extranjeros que venían a pescar

y a investigar los recursos marinos, la mayoría inexplotados. En

1961, la Conferencia de FAO creó la Comisión Asesora Regional

de Pesca para el Atlántico Sudoccidental (CARPAS), un organismo

integrado por países del continente americano al sur del

Ecuador con costa en el océano Atlántico. Sus principales objetivos

eran promover un mayor uso de los recursos marinos del

Atlántico Sudoccidental sobre la base de principios científicos y

económicos, coordinar estudios e investigaciones y determinar

necesidades comunes a los países miembros (Maharashi,

1996).

Fines de 1969 el Estado sancionó la Ley de Riquezas del Mar

N.º 13.833 y extendió unilateralmente su Mar Territorial de 12

a 200 millas náuticas desde la costa, un hito histórico en el

ejercicio de su soberanía que no impidió, sin embargo, que flotas

rusas y polacas continuasen pescando en aguas territoriales

uruguayas desconociendo una resolución que carecía de consenso

internacional (Pauly & Zeller, 2015). En 1971 la FAO asistió

al SOYP en la organización y puesta en marcha de la Terminal

Pesquera de Uruguay. Asimismo, se diseñó un plan de or-

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 27


ganización y funcionamiento integral para la terminal incluyendo

una mejora de toda la cadena productiva y se puso en marcha

un amplio programa de investigaciones y desarrollo pesquero

que se extendió hasta 1978. Éste buscaba continuar impulsando

el aumento de la flota pesquera mediante la incorporación

de barcos nuevos, promoviendo ahora la participación

no solo de capitales nacionales sino también de extranjeros. El

objetivo último era lograr mayores volúmenes de capturas dentro

de un marco de conservación de los recursos. Se implementó

entonces un programa de investigación para determinar la

distribución de los recursos y evaluar los volúmenes accesibles

a la pesca. Se proporcionaron becas de capacitación para el

personal, equipos de campo y laboratorio, tecnología de captura

y se cubrieron los gastos operativos de tres buques de investigación

(1973-1978), de propósitos múltiples para la autoridad

pesquera. Otras áreas abarcadas fueron: tecnología de elaboración

de productos, comercialización y apertura de mercados,

registro de estadísticas pesqueras, así como administración y

planificación de la pesca. Debido a que el país carecía de especialistas

en muchas de estas temáticas, la FAO recurrió a expertos

extranjeros que puso al frente de las distintas líneas de

trabajo.

A mediados de la década del '70´, el desarrollo de las disciplinas

vinculadas a las Ciencias del Mar en la Universidad de La

República se realizó en forma aislada, por algunos personas o

pequeños grupos en distintos servicios universitarios, como la

Facultad de Veterinaria y la propia Facultad de Humanidades y

Ciencias (Fig.1). Al no haber recursos humanos cuantitativamente

ni cualitativamente suficientes, se careció de una carrera

marina específica. En esta década se inician las convenciones

de la Conferencia Mundial sobre Derecho del Mar y se crea La

Comisión Oceanográfica intergubernamental (COl).

En 1974 la UNESCO crea las primeras directrices para la instrucción

y formación en ciencias marinas y programas para su

estudio (UNESCO, Montevideo Uruguay 1974). Del acuerdo

suscrito entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay

y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

(PNUD), firmados por las partes el 13 de diciembre de 1975, se

crearon las pautas para integrar en el proceso nacional la planificación

de las investigaciones científicas en el mar. El objetivo

inmediato era formar personal científico y técnico en Ciencias

del Mar y asegurar un nivel adecuado de egresados para atender

la demanda de los servicios del Estado, del sector privado y

la docencia (PNUD, 1982). La Universidad -en función de las

pautas fijadas en el cónclave de Solís (1977) para el Sector

Educativo- colaboró planificando y orientando la investigación

científica en la jurisdicción marítima nacional (Bayce,1983).

Asumió también la responsabilidad de formar recursos humanos

de nivel superior que garantizará su participación activa en

el asesoramiento de los organismos públicos y privados del sector

marino (Tab. 1).

pionera.

Fig. 1 La

licenciatura

en

Ciencias

del Mar

en el

Uruguay

se implanto

por primera

vez

en 1978,

con la

Facultad

de Humanidades

y

Ciencias

como

La Facultad de Humanidades y Ciencias fue creada por la Ley

10.658 en 1945, fue el primer proyecto de una enseñanza superior

no profesional —profundización, producción, investigación,

estímulo al pensamiento original. La finalidad esencial fue

la enseñanza superior e investigación en Filosofía, Letras, Historia

y Ciencias. Uno de sus cometidos era extender la cultura

por medio de la divulgación, organizar investigaciones de seminario

sobre asuntos que atañen a la cultura superior, especialmente

los referidos al estudio de las cuestiones nacionales o

americanas y fomentar la especialización y la investigación superiores.

El plan de estudios solo comprendía estudios desinteresados

y la enseñanza era impartida en forma que la separaba

nítidamente de aquella que se impartía en las escuelas y facultades

profesionales (Oddone Paris, 2010). Hasta la iniciación de

la Licenciatura de Oceanografía Biológica la misión principal del

Sector Ciencias en la Facultad de Humanidades y Ciencias era

la docencia, siendo muy limitada la investigación interdisciplinaria

de la ciencia marina. El sector Ciencias insumía la mayor

parte del año lectivo, en clases magistrales, con serias carencias

en instrumental y equipos, reflejándose en la formación de

los alumnos el marcado desequilibrio en favor de la docencia

teórica. El Uruguay no lograba pasar el umbral límite de la investigación

en el mar, por dos razones básicas:

- la estructura profesionalista de la Universidad, no visualizaba

en las Ciencias del Mar, actividades remuneradas, en consecuencia,

no existía ninguna carrera específica.

no existía una carrera universitaria específica que reuniera

una masa crítica básica de recursos humanos capaces de

resolver los problemas en esa área. Sin duda hubo muchos

universitarios que, individualmente y con señalado éxito, incursionaron

orientados por sus inquietudes.

Desde fines de los 70, al igual que en el resto de América, se

empleó un modelo lineal de Ciencia, Tecnología e Innovación

que plantea una relación secuencial en los procesos

“Investigación científica, Desarrollo tecnológico e Innovación

industrial” que conduce al progreso y el bienestar social y es:

(i) estrictamente causal, (ii) unidireccional, en ese solo sentido,

y (iii) entre tres esferas perfectamente separadas, con lógicas

propias e independientes (Davyt, 2012). Este modelo estaba

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 28


avalado por las tesis de Merton (1942) sobre la estructura normativa

de la ciencia y por las propuestas de Bush (1945) sobre

políticas científicas en EUA (European University Association),

en ambos casos de mediados del siglo XX. En este esquema la

inversión realizada en investigación fundamental produciría

recursos que pudieran orientarse a la solución de problemas

(investigación aplicada) generando en algunos casos prototipos

de aplicación comercial que mediante desarrollos tendrían impacto

en la economía y el empleo, por lo que redundarían en

generación de riqueza y bienestar social (Velho, 2014). Las funciones

de la Universidad única del Estado son, entre otras,

aportar al desarrollo de la sociedad y a los avances tecnológicos

y científicos, así como generar conocimientos que ayuden a

elevar los niveles de la vida de la población y enriquezcan su

identidad cultural.

En el documento de la UNESCO (1974) sobre la enseñanza de

la Ciencias del Mar se expresaba en líneas generales ciertas

recomendaciones para el establecimiento y desarrollo de programas

de estudio en esta área: "El dominio de las ciencias

marinas” es a un tiempo multidisciplinario (comprende varias

ciencias básicas) e interdisciplinario (estudia cuestiones pertenecientes

a una zona limítrofe entre esas ciencias). Por consiguiente,

los estudiantes que reciban formación deben poseer,

previamente altas calificaciones en ciencias básicas y conocimientos

suficientes de las demás".

El 27 de junio de 1973 se disolvieron las cámaras legislativas y

la Universidad de la República (Udelar) fue intervenida por el

gobierno cívico-militar, se elimina su autonomía y cogobierno, a

partir de ahí comenzó la dictadura más cruel de la historia nacional

(dictadura cívico militar (1973-1985). . Para poder entender

la intervención de la Universidad es preciso observar qué

ocurrió durante la pre dictadura, un proceso de deterioro de la

democracia ocurrido en el país por una afectación socioeconómica

de nuestra sociedad y por una respuesta de los gremios a

ese proceso. En la Universidad las autoridades tendieron a concentrar

el poder: el ministro de Educación y Cultura era Administrador

general de la Universidad y rector interventor, desempeñándose

también como Consejo Directivo Central y Claustro

General. El decano interventor Lic. Miguel A.Klappenbach de la

Facultad de Humanidades y Ciencias, por su parte sintetizo al

Consejo y al Claustro. La Intervención tuvo por cometidos la

depuración y disciplinamiento de los elementos disruptivos pasados,

buscando moldear una juventud acrítica que no ofreciera

resistencia al afán controlador del régimen. Como denominador

común, esta dictadura persiguió ejercer un control pleno

sobre los actores y las instituciones. Este control fue ideológico,

pero también fue un control del comportamiento y de las relaciones

cotidianas entre los actores estudiantes de la facultad.

Las políticas de Estado iniciales (1985-1991) han contado con

el poder del tiempo, pensando que estaba de su lado, o sea

que se pensaba que con el paso del tiempo y a medida que

irían falleciendo los últimos sobrevivientes y testigos, los últimos

vestigios del pasado problemático de los estudiosos de la

Oceanología se borrarían. Sin embargo, de hecho, las políticas

de negación y silenciamiento no lograron ni el cierre del tema,

ni la reconciliación social que se esperaba. Bajo un fino barniz

de consenso, las polarizaciones han persistido durante décadas.

Con el paso del tiempo surge una paradoja inesperada: el pasado

no solamente es pasado, sino que está o se presentaba,

valga la redundancia, como cada vez más presente (Bergero, &

Reati, 1997); Fried Amilivia, 2016;). Periódicamente, ciclos de

debates entre las generaciones pasadas y presentes y movimientos

contestatarios de memoria emergieron para romper el

silencio sobre las responsabilidades y participación de las autoridades

de la ex Facultad de Humanidades y Ciencias y abrir el

debate de lo ocurrido con la Licenciatura en Oceanografía Biológica

desde el advenimiento de la independencia nacional y la

democracia— cometidos bajo la dictadura y continuando en la

post dictadura.

La pregunta que demanda respuesta es: ¿cómo es que estas

experiencias dolorosas de 7 generaciones persistieron en las

memorias colectivas, incluso en generaciones a través del tiempo,

para romper pactos de silencio?

La represión en la Facultad de Humanidades y Ciencias fue

fuerte por considerarla peligrosa para el proyecto, en tanto fomentaban

la libertad de acción y reflexión. Los estudiantes que

desearan ingresar a la Universidad debían realizar una

"Declaración jurada de comportamiento estudiantil", en la cual

se comprometían a respetar la institución, informar sobre todo

aquel que intentase “subvertir” el orden y podían perder su

calidad de estudiantes por diversos motivos sin precedentes.

Igualmente a los profesores se les obligaba a firmar una Declaración

de Fe Democrática, cuyo texto señalaba: “Juro por mi

honor mi adhesión sin condiciones ni reservas al sistema republicano

democrático de Gobierno que la Nación ha implantado

por su voluntad soberana y declaro no haber pertenecido, ni

pertenecer a las organizaciones antinacionales disueltas por el

Poder Ejecutivo, así como toda otra que atentare contra el actual

sistema de Gobierno. La no firma de esta declaración significaba

la destitución (Kirberg, 1989).

El 1° de febrero de 1978 el Ministro de Educación y Cultura

aprueba el "Proyecto del Plan para crear Ia Licenciatura en

Oceanografía Biológica (plan 78 Unesco)", que es apoyada a

partir de 1982 por el Plan de Ciencias del Mar de la UNESCO

(URU/82/009), en la Facultad de Humanidades y Ciencias

(Sommer, 2008). El Plan aprobado define Ia estructura de Ia

carrera: se desarrolló en 4 años lectivos, divididos en 8 semestres,

con gran carga horaria semanal, asistencia obligatoria y

un fuerte sistema de previaturas. Para obtener el título de Licenciado

es necesario haber aprobado Ia totalidad de las materias

y que sea aprobada, por el correspondiente tribunal, Ia

tesis final (Bolívar, 1985). El plan de estudio intento darle a la

carrera de la Facultad de Humanidades y Ciencias una forma

más académica y con mejores condiciones de inserción laboral

de los egresados mediante la inclusión de cursos de Pedagogía;

es decir, una inserción como docentes en franca competencia

con los egresados del Instituto de Profesores “Artigas”. Precisamente,

se trataba de abandonar un poco aquella posición idealista

de Vaz Ferreira del “estudio por el estudio”.

En la Facultad el cambio de planes significó la supresión de

aquellas áreas de estudio que implicaban un gasto innecesario,

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 29


suplantándolas por otras que servían al país, brindándole egresados

altamente capacitados en temas en vías de desarrollo.

En 1980 se establece una prueba de admisión, que debía determinar

el nivel de conocimientos del aspirante y estimar su

aptitud para realizar el estudio universitario, el cupo de ingreso

fue de 15 estudiantes en la Licenciatura de Oceanografía Biológica

(Filgueiras y Lémez,1989). El ingreso selectivo a la carrera

tenía como objetivo limitar el acceso de los estudiantes y controlar

el número de egresos al mercado laboral. El proyecto de

la Licenciatura estuvo relacionado con varias de las metas establecidas

por las autoridades del Programa de las Naciones Unidas

para el Desarrollo (PNUD 1982).

En mayo de 1981 se creó la Asociación Oceanográfica Uruguaya

con el objetivo de promover, difundir el conocimiento y los

avances de la ciencia marina y la limnología, la cultura y las

técnicas marítimas (Fig. 2). Esta Asociación reúne un grupo

multidisciplinario integrado por especialistas de la Oceanología,

tecnólogos y otros profesionales involucrados en el desarrollo

sostenible y la práctica de la Oceanología en la República

Oriental del Uruguay. En 1985 en un artículo de la Ley de Presupuesto

Nacional, se estableció que la Licenciatura en

Oceanografía Biológica estaba dentro del Escalafón A Profesional.

Fig. 2. La Asociación Oceanográfica Uruguaya fue fundada el 10 de

mayo del año 1981.

Los programas de la Licenciatura en Ciencias Biológicas cuando

se creó la Licenciatura Oceanográfica eran programas basados

en la escuela enciclopedista francesa de sesgo naturalista. Casi

la totalidad de los trabajos de investigación que hacían los docentes

era de carácter descriptivo. Exceptuando algunos pioneros

en las ciencias del mar formados muchos de ellos en cursos

regionales organizados tanto por la UNESCO como la FAO como

por ejemplo, el Prof. Dr. Hugo Ferrando veterinario Planctólogo,

el Prof. Dr. Víctor H. Bertullo veterinario, descubrió y desarrolló

un concentrado proteico de pescado llamado BPC (Bioproteo-catenolizado),

el cual tuvo gran alcance y éxito nacional

e internacional (Bertullo,1975). Sobre la base de sus múltiples

investigaciones en desarrollo de productos y tecnologías de

proceso, fue impulsor de generaciones de profesionales e investigadores.

Con su impulso y constancia profesional fue pionero

en el nacimiento de la industria pesquera nacional. Friedrich

K. Müller Melchers especialista sobre fitoplancton (Müller

Melchers, 1955). El Prof. Dr. Raúl Vaz-Ferreira, en el año 1977

le fue otorgado el diploma de honor al mérito por la Universidad

Nacional de La Plata - Argentina en razón de la importancia

de su producción científica sobre mamíferos marinos. El Prof.

Lic. Juan Soriano Señorans estudia la ictiofauna uruguaya, analizando

la diversidad taxonómica y las relaciones filogenéticas

de los peces de aguas dulce.

El Prof. Dr. Fernando De Buen en SOYP organizó el Departamento

Científico y Técnico. Incorporó al Soyp una flota moderna

para la época que le permitió acceder a recursos pesqueros

costeros y de altura (corvina, merluza y posteriormente atunes).

Organizó la obtención sistemática de información estadística,

que fue insumo en ámbitos internacionales (CARPAS) y

para la elaboración de planes de largo plazo (Plan Nacional de

Desarrollo Pesquero de 1972). Se encargó a su vez del Museo

Oceanográfico Dámaso Antonio Larrañaga, dependiente del

mismo organismo. Además actuó en forma simultánea como

Profesor en la Universidad de la República, dictando cursos como

docente de Hidrobiología y Protozoología, y en el Museo

Nacional de Historia Natural de Montevideo en el área de Ictiología.

Desde el Museo Oceanográfico, Barattini (1943) investigó

las causas “del enrarecimiento del pescado”, atribuyéndolas a

causas multiespecíficas que incluían las fluctuaciones naturales

de los recursos, las condiciones del mercado, aspectos reproductivos

y tróficos de juveniles y adultos, y las condiciones climáticas

y oceanográficas. En el área costera donde se centralizaban

las operaciones pesqueras, Barattini incluye entre las

causas del enrarecimiento, a la escasez de lluvia, corrientes,

enemigos naturales, enfermedades, pesca abusiva y desagües

de los establecimientos industriales.

Además, hasta el momento de la creación de la Licenciatura

en Oceanografía la información científica disponible en el país

era fragmentaria, discontinua, incompleta. No se contaba con

catálogos integrados de especies y algunos de los existentes

eran bibliográficos o parciales. Muy pocos datos oceanográficos

habían sido registrados en forma tal que permitan servir de

apoyo a la investigación científica y eran, en general, obtenidos

en estaciones fijas de la costa. Más allá de su misión educativa

formal la Licenciatura contribuyó a clarificar el indiscutible rol

que le cabía a la Universidad en un estado moderno, vinculándola

a las necesidades y prioridades de la sociedad uruguaya,

instándola y urgiéndola a ser el foro que señala los nuevos caminos

para la ciencia y la industria del país, ligándolas en sus

actividades futuras y sirviendo de sólida base para estimular la

creatividad capaz de generar nuevas técnicas en función de los

nuevos conocimientos alcanzados (Bolívar, 1985). Mientras que

en la Facultad de Veterinaria la oferta comprendía cursos cortos

de especialización. Muy pocas Licenciaturas de Oceanografía

a nivel mundial tenía esta visión holística.

La Licenciatura en Oceanografía Biológica fue creada con

una visión holística en cuanto al funcionamiento de los ecosistemas

(gestión interdisciplinaria). Vinculaba lo que ocurre en el

ecosistema terrestre y lo que ocurre en el ecosistema marino y

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 30


su pregunta trataba de entender cómo la variabilidad y el cambio

afectaban esta interacción entre ambos ecosistemas, así los

Licenciados podían proyectarse al futuro para ver qué cambios

pueden ocurrir (Amestoy, 2007).

Sus objetivos básicos fueron la formación en Ciencia Marina

con capacitación profesional para, entre otros ámbitos, prestar

asesoramiento a administraciones públicas o empresas en materias

como recursos marinos, temas medioambientales, impactos

en los ecosistemas, etc. Para conocer, valorar, proteger y

gestionar los 208.057 km2 de aguas territoriales fue necesario

formar a los estudiantes en todas las materias básicas que se

requieren para el conocimiento integral del océano y las regiones

costeras (Fig. 3). Para abordar la dinámica marina, las pesquerías,

la explotación de recursos geológicos, la contaminación

o la gestión del medio marino y costero los egresados tenían

una base sólida de las materias comunes a las ciencias, así

como una preparación específica en otras propias de este medio.

Las diferentes aproximaciones a los campos de la física,

química, biología, geología y las matemáticas, comunes a cualquier

rama científica, proporcionaron una formación interdisciplinaria

única en el Uruguay que permitieron entender el

océano y los cambios que en él se producen.

Otros de los objetivos de la licenciatura fue la transferencia del

conocimiento y saber de la sociedad. Desde 1978 hasta 1991

por el Plan 78 se formaron 136 profesionales con una formación

multi e interdisciplinar, con una gran capacidad de adaptación,

de resolución de problemas, de aprendizaje, de trabajo en

equipo y adquisición de competencias. A título de ejemplo, en

el Sector Ciencias de la Facultad, desde 1946 a 1970, se otorgaron

43 títulos, no debemos olvidar de que la idea original de

la FHC, creada por iniciativa de Carlos Vaz Ferreira, era el

“estudio por el estudio” (Vaz Ferreira, 1958 a/b). El perfil profesional

de la Oceanología fue unos de los más diversos y transversales

de la universidad. Los ámbitos profesionales fueron

muy variados e incluyeron distintos sectores como la docencia,

la investigación, la gestión y ordenamiento del medio marino y

litoral, los recursos marinos, la administración y agencias internacionales

y empresas, entre otros (Bolívar, 1985).

En síntesis, más allá de su misión educativa formal, la Licenciatura

contribuyo a clarificar el indiscutible rol que le cabía a la

Universidad en un estado moderno, vinculándola a las necesidades

y prioridades de la sociedad, instándola y urgiéndola a

ser el faro que señala los nuevos caminos para la ciencia marina

y la industria del país, ligándolas en sus actividades futuras

y sirviendo de sólida base para estimular la creatividad capaz

de generar nuevas técnicas en función de los nuevos conocimientos

alcanzados (Unesco, 1974; Bolívar, 1985).

Fig. 3. Uruguay tiene más mar que tierra, para plantearlo en términos

simples.

En ese contexto, el Director C/N (R) Mario Bolívar potenció el

desarrollo de la disciplina en la Facultad de Humanidades y

Ciencias con apoyo nacional y de fuentes de financiamiento

internacionales para la creación de un Departamento de Oceanografía

(1976) y de la Licenciatura de Oceanografía Biológica.

Esta licenciatura permitió generar un gran impulso al trabajo

fundamental que realizó y realizan el Instituto Nacional de Pesca

(hoy DINARA), Dirección Nacional de Medio Ambiente

(DINAMA), Obras Sanitarias del Estado (OSE), Museo Nacional

de Historia Natural (MNHN), Museo Zoológico Dámaso A. Larrañaga,

Instituto Antártico Uruguayo (IAU) y el Servicio de Oceanografía,

Hidrografía y Meteorología de la Armada (SOHMA).

La opción por la rama biológica de la Oceanografía se debió

fundamentalmente a razones históricas. El desarrollo de esta

disciplina, la Biología, en la Facultad y en otros servicios universitarios

lo permitía, no así las ramas física, química y geológica

(Unesco, 1974). Con la creación de la Licenciatura se esperaba

contar a fines de 1984 con una nueva generación de oceanógrafos

y técnicos, capacitados para contribuir a la ciencia marina

dando solidez y continuidad a la investigación, y crear nuevas

redes de investigación sobre la comunidad biológica marina

y su entorno físico, contaminación, sobre explotación racional o

el mejor aprovechamiento de los recursos marinos, constituyendo

la contribución primaria, como referencia válida para

preservar el medio marino sostenible (PNUD, 1982; Bolivar,1985).

Las siguientes personas: Dr. Raúl Vaz-Ferreira, Lic. Juan

Soriano Señorans, Lic. Jorge Chebataroff, Lic Miguel A.

Klappenbach, Dr. Fernando Mañé-Garzón, Lic. Wilson

Pintos, Dr. Víctor Scarabino, Dr. Hebert Nion, Dr. José

Milton Jackson, Dr. Atilio Francois, Dr. Heriberto Rodríguez

Martínez, Lic. Bárbara Holcman - Spector, Dr. Roberto

Suárez Antola, Dra. Zulema Coppes, Dra. Mary

Lopretti, Dr. Marcelo Juanicó, Dra. Ana Milstein, Lic.

Raúl Montero, C/N (R) Américo Noble, Dr. Mario Bertullo,

Dr. Héctor Osorio, Lic. Miguel Rey, Lic. Emy Feijó de

Ballesteros, Dra. Nibia Berois, Lic. Juan C. Elgue, Lic.

Ekaterina Scvortzoff, Dr. David Szeinfeld, Lic. Carlos

Ríos Parodi, Lic. Susana Maytía, C/N (R) Juan Robato,

Ing. Quím. Gustavo Malek, Dr. Zoel Varela, reconocieron y

promovieron el valor indiscutible de las Ciencias del Mar para

Uruguay y se propusieron potenciarlas a través de distintas

iniciativas dentro de la entonces Facultad de Humanidades y

Ciencias, hoy escindida en Facultad de Ciencias y Facultad de

Humanidades y Ciencias de la Educación, y/o colaborando inte-

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 31


rinstitucionalmente. Como afirma Penchaszadeh (1986,1990)

"el proyecto se constituyó en el propulsor de la Licenciatura en

Oceanografía Biológica y fue también el proyecto más importante

con que contó la Facultad en esos años 1982-1984”.

Todas las instituciones relacionadas con la Oceanología en el

Uruguay hasta el momento se manejaban en un contexto no

coordinado e incluso competitivo, desempeñando roles importantes

en los segmentos del modelo lineal (investigación básica>investigación

aplicada>desarrollo>innovación>sociedad).

Esta estructura sectorial se mantuvo casi sin variantes hasta la

actualidad, con el agravante de que, finalizado el apoyo de los

programas de FAO, UNESCO y PNUD, el sistema no mostró

sustentabilidad provocándose una degradación con gran emigración

de recursos humanos altamente calificados hacia el

exterior y hacia el sector empresarial.

A título de proposición inicial hay que señalar que hoy en el

Uruguay no existe una carrera explícitamente dedicada al conocimiento

científico y tecnológico de las posibilidades que el mar

en su sentido más amplio pudiera ofrecer. Existen una cierta

oferta muy dispersa de conocimientos (Bértola et al., 2005).

Esta dispersión en nada beneficia la correcta formación de las

personas que en el momento actual o en su futuro pudieran

afrontar los problemas marinos. Hay que señalar que la Licenciatura

en Oceanografía Biológica dejó de impartirse hace

ya bastantes años.

Hoy la ciencia y tecnología marina definen la economía de una

Nación (Unesco, 2010). El 70 por ciento de la economía del

Uruguay pasa por el clima, y el rol de los océanos es fundamental

para entenderlo (Bittencourt, 2003; Oddone Paris,

2010). Las costas uruguayas tienen una extensión de 670 kilómetros.

Siendo 220 kilómetros del oceánico atlántico y 450 del

Río de la Plata. El Uruguay es uno de los pocos países del mundo

que tienen gran incidencia oceánica es su clima, por lo que

hay un gran potencial de predictibilidad que no se está usando

(Franco et al., 2020). Actualmente Uruguay se encuentra en el

último lugar de la lista en cuanto a investigación oceánica, dato

que se complementa con el índice de especialización en que el

país está, por debajo de la media mundial en cuanto a publicaciones

sobre el océanos y clima (Acha EM. et al, 1998; Unesco,

2010).

En el último siglo, las ciencias oceánicas han progresado significativamente

al explorar, describir, entender y mejorar nuestra

capacidad de predecir cambios en el sistema oceánico (Cai et

al., 2019). El conocimiento es la fuente de riqueza más importante

en este siglo y tendremos la enorme oportunidad de

aprovechar los avances interdisciplinarios desarrollados en las

ciencias oceánicas para lograr un mejor entendimiento del sistema

oceánico (Santos, 1998; Saráchaga, 1997). Esto permitirá

la entrega de información oportuna sobre el estado de los

océanos pudiendo articular vías y escenarios interconectados

que nos lleven hacia un desarrollo sostenible (Calliari, 2003;

Sommer, 2010).

El siglo XXI es la sociedad del conocimiento. El Uruguay moderno

en este siglo no dependerá simplemente de materias

primas o de capitales, dependerá fundamentalmente de la capacidad

de generar conocimiento científico marino que permita

generar tecnologías apropiadas e innovación que genere ventajas

comparativas y competitivas más allá de sus propias fronteras

(Sommer, 2021).

Tabla 1. Antecedentes de la planificación marina en el Uruguay

Rehabilitar la profesión de la Licenciatura en Oceanografía

para el desarrollo sustentable de las costas y océano en el Uruguay,

en el marco de la Agenda 2030 de la ONU, debería ser el

desafío para esta nueva década de las Ciencias Oceánicas para

el Desarrollo Sostenible.

La Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU)

fue lanzada en 2015, con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible

(ODS), el periodo 2021-2030 será clave para trabajar en

el logro del número 14 sobre “Vida Submarina”, cuyo horizonte

es conservar y utilizar sosteniblemente el océano, los mares y

los recursos marinos, a través de 7 metas. Ahí el punto, razón

de ser de trascendencia en este decenio, ya que “4 de las 7

metas del "ODS N.14" vencieron durante 2020 y una vence en

2025 (ONU, 2015).

El océano es el mayor ecosistema de nuestro planeta; regula el

clima, almacena el carbono, produce oxígeno, nutre a una diversidad

biológica inimaginable y es directamente garante de

nuestro bienestar a través del alimento, los minerales, los recursos

energéticos, y los servicios culturales y recreativos que

nos proporciona. Del océano se conoce una mínima parte de

una inconmensurable inmensidad (Botero, 2017). El gran desafío

de la Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo

Sostenible, si bien hay 10 específicos, es explorar los mares

para conocerlos, entenderlos y observar sus afectaciones

(Sommer, 2009) . En los mares habitan miles de especies conocidas

y con certeza quedan millones por descubrir (es el hábitat

más grande del planeta), y proveen de vitales recursos naturales

tanto minerales y energéticos (como biocombustibles) como

alimenticios (es la principal fuente de proteínas). Además, absorbe

el 23% de las emisiones anuales de dióxido de carbono

(CO2) generadas por la actividad humana y por ello puede ser

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 32


una solución fundamental para mitigar los efectos del calentamiento

global y cambio climático, y, además, allí se produce

gran parte del oxígeno que respiramos, por lo que es un pulmón

del planeta y basurero (UNEP, IOCUNESCO, 2009, Sommer,

2006; 2014).

Actualmente hay fenómenos ocurriendo a escala global muy

preocupantes, como que el océano se ha estado calentando,

perdiendo oxígeno y se están acidificando sus aguas. El CO2

que absorbe el océano ha hecho que el agua de mar se vuelva

más ácida. A medida que la acidez del océano aumenta, su

capacidad de absorber el CO2 de la atmósfera disminuye, lo

que obstaculiza el efecto en la moderación del cambio climático.

Al ritmo actual de emisiones de CO2, se prevé que la acidez

aumentará de 100 al 150% a finales de este siglo (Freeland &

Gilbert, 2009; IPCC, 2019). La contaminación por químicos,

basura y plásticos (macro, micro y nano), que afectan las

aguas y vida de las especies (que pueden consumir estos elementos)

son otras de las severas problemáticas globales. Un

informe de ONU Ambiente de 2018 reveló que cerca de 13 millones

de toneladas de plástico son vertidas en los mares cada

año y la proyección es un aumento del problema por la pandemia

de Covid-19, dado el incremento exponencial de producción

y uso de insumos sanitarios como mascarillas y guantes

desechables. Todo se traduce en degradación y destrucción de

hábitat, y amenaza a la biodiversidad. Lo mismo ocurre con la

sobreexplotación de recursos marinos (UNEP, IOC-UNESCO,

2009; Beaudoin, 2012).

Las ciencias marinas nos pueden ayudar a hacer frente a los

efectos negativos del cambio climático, la contaminación marina,

la acidificación oceánica, la pérdida de especies marinas y

la degradación de los medios marinos y costeros (Sherman et

al., 2009). Si lo que pretendemos es lograr un desarrollo sostenible,

será imprescindible que se elaboren políticas en el Uruguay

basadas en conocimientos científicos marinos adecuados

y que se aumente el nivel de conocimiento de todos los actores

interesados (ONU, 2015).

Lo realmente preocupante es que de lo dicho y mientras varios

países de nuestro entorno económico y político han establecido

una política integral sobre el océano, uno de cuyos principales

ingredientes es la investigación, en Uruguay- no existe tal política,

ni, en ausencia de ella, un programa específico de investigación

en ciencias marinas, diluyéndose en los de medio ambiente,

cambio global, recursos naturales, etcétera, haciendo

más difícil su financiación, frenándose el proceso de cohesión

de los oceanógrafos uruguayos. Cuando se considera que estas

políticas tienen un rol importante en el desarrollo del país, una

de las consecuencias es que tiene que haber recursos. Por lo

que, al no haber políticas, no hubo recursos propios nacionales

para dedicarlos al desarrollo del conocimiento y su aplicación.

Los recursos económicos destinados en las últimas décadas son

bajísimos. En el ranking de los países estamos colocados en

este tema en posiciones ridículas. Los temas marinos se encuentran

diseminados en múltiples organismos, cada uno se

ocupa de una parte, sin nada que los una o coordine, Es así,

que los cables submarinos interfieren con las zonas de fondeo

de los mercantes, los mercantes interfieren con los pesqueros,

los pesqueros con los turistas, y todos interfieren con los peces,

lobos marinos y ballenas.

El Ministerio de Ganadería, Agronomía y Pesca se ocupa de la

pesca, el Ministerio de Defensa Nacional de la navegación, cuidado

del medio ambiente, seguridad al navegante, estudios

físicos, químicos y geológicos; el de Educación y Cultura y Relaciones

Exteriores, de los límites y tratados, ANCAP de la explotación

de recursos y Antel de los cables, súmese al Ministerio

de Medio Ambiente y al Ministerio de Industria, Energía y Minería.

Otro aspecto a tener en cuenta es que a pesar de la noexistencia

de una política de Estado en este tema marino y la

descoordinación que encontramos, uno puede decir que ha

habido cambios en las últimas décadas en materia de ciencia y

tecnología marina, creación de conocimiento nuevo y casi remando

contra la corriente en distintos ordenes, muchas cosas

se hicieron, algunas sobre la base de iniciativas personales. Un

aspecto a resaltar en los Licenciados en Oceanografía Plan

78 es que, con pocos recursos en las áreas de la ciencia, la

tecnología e innovación marina han hecho mucho, se ha remado

contra la corriente. Muchas veces esto se realizaba consiguiendo

fondos internacionales o trabajando en condiciones

casi indignas, pero creando, investigando, concretando conocimiento

(Bolívar, 1985).

Actualmente en la Universidad falta la carrera de grado de Licenciado

en Oceanografía para formar recursos humanos

específicamente en temas marinos. Hay unos sesenta cursos

dispersos en distintas carreras, pero eso no se ha cristalizado

en una oferta académica concreta. Otra debilidad detectada es

que la mayoría de los docentes con maestrías y doctorados se

dedica a temas costero-marinos (alrededor del 75 por ciento), y

son muy pocos los que investigan en la zona oceánica y antártica.

Sobre los motivos parece haber consenso: en esto inciden

las carencias en materia de logística e infraestructura, fundamentalmente,

debido al alto costo del equipamiento y de las

embarcaciones necesarias. El examen, muestra absoluta descoordinación

de las diversas materias impartidas en los diversos

departamentos universitarios y si bien existe un cierto solapamiento

en las diferentes disciplinas, muy parcial dado los

diversos enfoques prioritarios en cada una de ellas, la realidad

es que falta de coordinación es notoria.

Además, la Licenciatura Oceanográfica cambió los términos,

impulsando la investigación como componente básica en

la formación del Licenciado. La puesta en marcha de dicha profesión

logró cambiar favorablemente la situación, al permitir la

activa participación de los alumnos en las actividades de investigación

proyectadas.

Los proyectos de investigación, mediante iniciativas académicas,

tuvieron un incremento desde 1978. Y a partir de entonces

hasta 1985 se inscribieron 54 tesis, publicaciones y proyectos

que han contribuido desde los ámbitos de la oceanología, medio

ambiente y pedagogía (Acha et al., 1998).

Con la reinstitucionalización democrática (1985), y el cambio

que ella conllevó en las autoridades universitarias, produjeron

un número importante de transformaciones en la Facultad de

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 33


Humanidades y Ciencias. Una de ellas fue la reubicación de

la Profesión brindada por la carrera de Oceanografía

Biológica, que pasó a desarrollarse como orientación

dentro de la Licenciatura en Ciencias Biológicas (Plan

1986). Por ende, al entrar las nuevas autoridades en la Facultad,

estaban dadas las condiciones de borrar todo lo hecho por

la intervención, no importa si fue bueno, beneficioso o no, solo

había que deshacerlo, borrarlo, olvidarlo y, fuese o no necesario,

criticarlo. Muchas cátedras sufrieron cambios de materias,

programas y docentes, así como en su escala jerárquica. Allí

recibieron “palo” muchos de los docentes e investigadores, algunos

excelentes, apolíticos o no militantes de izquierda, que

se atrevieron a dar clase durante la intervención. En esos tiempos

sonaba la palabra purga. Con viento soplando del este,

pues la Facultad de Humanidades y Ciencias estuvo dominada

por inclinaciones no diestras. Recordemos que la caída del muro

de Berlín y la Perestroika se dieron en 1989, por lo que el

enfrentamiento ideológico duro estaba bien vigente. ¡Además,

su desaparición muestra la pobreza cultural de una sociedad

politizada hasta la médula y que no ve más allá de sus narices!

Cualquier razón/excusa justificaba decir que la Oceanografía

sería de ahí en más una opción de estudios dentro de la Hidro-

Limnología u otro divertículo oscuro dentro de las Ciencias Biológicas.

En lugar de mantener un tronco común, para luego

hacer sinergias con las ciencias físico-químicas, meteorología,

geología, todas las biológicas, zoología, botánica, bioquímica,

etc., y crear científicos con aptitudes diferenciadas, los dueños

de la nueva verdad optaron por poner el poder para destruir

una buena iniciativa, que era perfectible y seguir con el statu

quo de aplicar su totalitarismo de control, si se piensa como

nosotros estás adentro, si eres apolítico o parcial te ignoramos

y ninguneamos, y si eres políticamente diferente, pasas a ser

inexorablemente un derechista.

Entre 1976 y 1986 el Dr. Víctor Scarabino fue Subdirector de la

Licenciatura de Oceanografía Biológica y profesor titular de

Bentos de la Facultad de Humanidades y Ciencias. Fue el primer

Doctor (Université Aix-Marseille, Francia) en Oceanografía

del Uruguay. Consultor de UNESCO durante 10 años e investigador

del Museo de Historia Natural de Paris. En 1986 renuncia

por discrepancias con el por entonces decano de la Facultad de

Humanidades y Ciencias, Lic. Mario Otero. Las discrepancias

radicaron en la persecución que realizaba el Decano Otero sobre

los docentes e investigadores de oceanografía, lo que provocó

finalmente la desvinculación de Scarabino (Monné, M.

2014).

Los contenidos de los informes de Pablo Penchaszadeh (1986,

1990) y la tesis de Amílcar Davyt (1995), fueron suficientes

para eliminar la Licenciatura en Oceanografía Biológica.

Los fundamentos de ambos se vincularon a análisis de factores

como la calidad de los graduados y el campo de trabajo. En el

informe de evaluación de las Ciencias del Mar realizado para la

Unesco, se destaca: "la carrera de Oceanografía Biológica debe

ser evaluada y reubicada en un contexto tal vez de postgrado.

Mientras tanto, la Oceanografía puede ser una orientación dentro

de la Licenciatura en Ciencias Básicas respectivas".

Un Licenciado en Oceanografía Biológica en aquellos años

podía conseguir trabajo profesional más o menos relacionado

con su formación, a diferencia de lo que le ocurría a un Licenciado

en Ciencias Biológicas con la formación que recibía por

aquel entonces, que lo habilitaba más como docente de enseñanza

media que para otra tarea. El Dr. Pablo Penchaszadeh

fue Grado 5 en la Facultad de Humanidades y Ciencias, donde

ayudó a armar lo que luego fue el Departamento de Oceanografía

en el 1985. En su bibliografía se destaca: “muy lindo trabajar

con los uruguayos”. Cuando retorna la democracia en el

Uruguay, reponen al rector de la Universidad de la República, a

los decanos y profesores cesanteados en los 70 (¡igualito que

aquí…!) y con ellos a muchos amigos míos del exilio, entre ellos

los Decanos Mario Otero y Mario Wschebor, que me piden que

los ayude con el Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas

y a armar algo en Ciencias del Mar” (Penchaszadeh, 2016).

Sin ingresar en la polémica acerca del acierto de la reubicación

de la formación en Oceanografía, se puede decir que la transformación

no se concluyó por espacio de varios años, y esto

tuvo consecuencias muy negativas para la consolidación de

esta Profesión.

Muchos de los egresados fueron muy bien valorados a nivel

nacional y en todo el mundo y ocupan puestos de relevancia en

diversos ámbitos tanto en centros y universidades nacionales

como extranjeras. A pesar de haber pasado 3 décadas del cierre

de la Licenciatura en Oceanografía Biológica, este estudio

universitario paso a ser, hacer a nivel nacional desconocido,

al igual que muchos problemas oceánicos y las áreas costeras

que estudian. La ausencia de su consideración ha llevado,

en muchas ocasiones, a la interposición de recursos personales,

la mayoría de ellos sin respuesta.

Actualmente la Facultad de Ciencia no incluye a quienes están

trabajando en diferentes instituciones relacionadas con la oceanografía

en sentido amplio se sigue generando profesionales

con cero gestiones. Actualmente existen en diferentes organismos

profesionales con un gran conocimiento y capacidad de

gestión que están a punto de jubilarse. Se pierde mucho más

de lo que se cree.

En este decenio decisivo para la ciencia oceánica y la resiliencia

climática muchos países se benefician de infraestructuras, tecnología

y recursos humanos científicos, sofisticados y de vanguardia

en ciencia e innovación, sin embargo, el informe sobre

las ciencias oceánicas concluyó que en el mundo existen grandes

disparidades en cuanto a la capacidad de efectuar investigaciones

científicas marinas. Uno de los objetivos fundamentales

del Decenio para el Uruguay será fomentar y promover el

conocimiento marino científico a través del desarrollo de capacidades.

Este es uno de los principales retos que tiene el Uruguay.

El capital más importante de un país es su conocimiento.

Este, no obstante, depende de la formación de las personas

capaces de producirlo. La integración de la ciencia marina con

la sociedad en general y la cultura futura es crucial para nuestro

desarrollo tanto social como económico, y esta integración

empieza en la escuela (Sommer, 2010). Los problemas medio

ambientales marinos, tan extendidos actualmente, imponen la

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 34


necesidad de una educación en ese sentido desde los primeros

niveles escolares. Los futuros Licenciados de la Oceanología

deberán superar el desafío de explicar su especialidad en

términos que otros científicos y no-científicos pueden comprender.

Sin perjuicio de las consideraciones que se harán a continuación

es necesario sentar una base importante: dada la cantidad

y la calidad que el desarrollo de las ciencias marinas, tanto en

su aspecto fundamental o aplicado es considerable, hay que

afirmar que la oferta disponible es muy reducida. En lo que

respecta a los aspectos de formación superior e investigación

superior marina e investigación propiamente dicha, o quizás

menos condicionada por una función específica, el país cuenta

con una pequeña Unidad de Ciencia del Mar, dentro del marco

de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, el

Núcleo Interdisciplinario para Estudios de la Pesca en Uruguay

(NIEPU), el Instituto de Investigaciones Pesqueras - ''Prof. Dr.

Victor H. Bertullo'', (Facultad de Veterinaria) y una institución

terciaria no universitaria dirigida a la formación de técnicas para

la pesca, dependiente de la Universidad del Trabajo. No

existe de momento educación superior formal o carreras universitarias

en líneas conexas al mar como ser Oceanografía

(Física y Química), o Biología Marina, Geología Marina, Gerenciamiento

costero, así como tampoco existe preparación para la

Gerencia y Administración de centros, producción e industrias

ligados al mar en el país. Si bien la Universidad tiene cursos de

postgrado. De momento esta carencia se suple impartiendo

algunos cursos y/o materias optativas en la Carrera de Biología

con poca o casi ninguna base práctica. Tampoco existe preparación

para la Gerencia y Administración de centros, productos

e industrias ligados al mar.

¡En el Uruguay falta una visión integrada de la oceanología!

Donde hay una política nacional explícita que diga qué haremos

con los sistemas marinos, más allá de los acuerdos internacionales

que mandatan o de los lineamientos de los ministerios

que participan en estos asuntos según sus propios objetivos.

Nunca hubo nada explícito, centralizado, sobre cómo debemos

interactuar y complementar las capacidades de cada organismo,

con un objetivo común que facilite la definición de un modelo

de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible,

desde allí se podría impulsar la cultura oceánica en la sociedad

uruguaya. Esto provocará un cambio radical en el vínculo de los

uruguayos con el océano, donde se entiende y valora en relación

con el bienestar humano y el desarrollo sostenible. Al

océano no hay que temerlo, sino respetarlo, y para eso debemos

entenderlo. Por ello es necesario aumentar los conocimientos

científicos, desarrollar la capacidad de investigación y

transferir la tecnología marina (Dinacyt, 2002).

están dando en nuestros océanos para revertir su deteriorada

salud. Aquí no se trata de si hay dinero o no, debe haber voluntad

dentro de todos los profesionales relacionado con la

oceanología para crear una Planificación Espacial Marina (PEM)

(Ehler et al., 2009; Giaccardi, 2019). Este instrumento fue creado

por la UNESCO en 2009 y se manifestó como un enfoque

práctico para la gestión de conflictos y compatibilidad en el medio

marino frente a las presiones de desarrollo cada vez mayores

y creciente interés en la conservación de la naturaleza. La

Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO

(COI) define la planificación espacial marina como un proceso

público que analiza y asigna la distribución espacial y temporal

de las actividades humanas en las áreas marinas para lograr

determinados objetivos ecológicos, económicos y sociales que

se suelen especificar a través de un proceso político.

En las últimas dos décadas el modelo lineal ha entrado en crisis,

tanto en cuanto descripción de la realidad, como en cuanto

fuente de inspiración de las políticas científicas. Se evidenció

que la relación entre inversión científica y desarrollo social mostraba

una realidad más compleja no lineal donde la generación

de conocimiento no es solo un asunto científico-académico,

sino un fenómeno social de amplio alcance, donde intervienen

la academia, las empresas y el gobierno, interactuando en un

contexto donde las fronteras (ciencia/tecnología/industria) son

difusas (Dagnino y Thomas, 2000). El nuevo modelo emergente

impulsado por el desarrollo de las tecnologías de la información

y las comunicaciones presenta un esquema interactivo.

Esto además está pautado por los crecientes costos de la innovación

y desarrollo, la necesidad de los enfoques interdisciplinarios

y la creciente complejidad de los mercados que lleva a la

necesidad de cooperación y del desarrollo de nuevos mecanismos

asociativos. La innovación se genera a través de “redes de

aprendizaje” y “redes de innovación”, mientras que las tendencias

de los mercados indican que la competitividad está dejando

de ser un rasgo de empresas individuales para convertirse

en la “competitividad sistémica” de cadenas de producción

(Botero Saltarén, 2017).

El Triángulo de Sábato (Sábato & Botana, 1968) es el modelo

más elemental y universalmente aceptado de política científico

- tecnológica. El modelo del triángulo postula que para que

exista en realidad un sistema científico - tecnológico, es necesario

que el gobierno, como diseñador y ejecutor de la política,

la infraestructura científico -tecnológica como sector de oferta

de tecnología y el sector productivo, como demandante de tecnología

estén fuerte y permanentemente relacionados. Sábato

ilustra estas relaciones como un triángulo en cuyos vértices se

encuentran el gobierno, la academia y las empresas, y donde

los lados representan las interrelaciones entre cada sector.

Uruguay necesita recuperar los recursos humanos que forme

en un futuro y los que dispone para afrontar los retos futuros

que se plantean a nivel nacional e internacional. El lema de las

Naciones Unidas para la Década de las Ciencias Oceánicas para

el Desarrollo Sostenible es “la ciencia que necesitamos para el

océano que queremos”. Las medidas que se dispongan sólo

podrán surtir efecto si están basadas en un buen conocimiento

científico. Existe la necesidad imperante de encontrar soluciones

científicas que nos permitan entender los cambios que se

La comunidad de profesionales en ciencias del mar se encuentra

actualmente dispersa en el Uruguay en núcleos separados

(biología marina, química marina, oceanografía física, geología

marina, etcétera). El interés por el estudio del océano y su interacción

con la costa ha ido en aumento, en buena medida

debido al desarrollo industrial y tecnológico de nuevos métodos

de observación (in situ y remotos, desde satélites), a causa de

la preocupación del cambio climático global, donde el océano

desempeña un papel protagonista sobre el que aún existen

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 35


muchos interrogantes (Ehler et al., 2009). Dada la enorme

complejidad de los sistemas marinos y la inmensa variedad de

factores que influyen en los procesos naturales es que surge la

necesidad de contar con una Planificación Espacial Marina

(PEM) conceptual que auxilien en la organización de la información

de forma tal que los componentes del sistema y sus interacciones

estén bien representados. Este tipo de planificación en

el Uruguay puede contribuir en la mejora de la toma de decisiones

y consecuentemente garantiza la sostenibilidad y buen

manejo de recursos marinos. En tal sentido la PEM debería tratar

de constituirse en una herramienta que propicie una gestión

estratégica para crear sostenibilidad económica y ecológica

bajo la hipótesis de que es posible la práctica del desarrollo

sostenible con beneficio para el ambiente y la economía. Actualmente

el Uruguay carece de una Institucionalidad y Licenciatura

en Oceanografía que logren abarcar el tema desde

la perspectiva interdisciplinaria como lo requiere la Gobernanza

de los Océanos y Mares de las Naciones Unidas. La aplicación

del marco conceptual de la PEM puede proveer varios beneficios

para el Uruguay, incluyendo:

• proporciona un marco estratégico, integrado y con visión

de futuro que considera todos los usos del ambiente marino

basado en el desarrollo sostenible que considera

tanto al medio ambiente como los objetivos sociales y

económicos;

• identifica, conserva y si es necesario, puede restaurar

importantes componentes del ecosistema marino y por

último;

• asigna el espacio para diferentes usos minimizando los

conflictos de interés y cuando es posible, maximizando la

sinergia entre actores.

El ODS y el decenio se plantean como las puntas de lanza para

combatir y cambiar una lamentable realidad, de la mano del

paradigma que se tenía con relación al océano, que ocupa el

70% del planeta y del que sólo se conoce el 5%. Por mucho

tiempo en el Uruguay se pensó que el mar era inagotable en

recursos, que podía servir de basurero porque nunca sería suficiente

para afectarlo. En efecto, los uruguayos han impactado y

está impactando a tal nivel el Río de la Plata y su océano que

hay un riesgo de que no cumpla o deje de cumplir las funciones

que tiene. Las investigaciones y evidencias muestran que el

Río de la Plata y el Océano Atlántico, lo que se conoce de este,

está contaminado y degradado, poniéndose en riesgo la vida

de este componente fundamental para la vida; de la flora y

fauna que allí habita, la de nosotros, la de la Tierra (Acha et

al.,1998).

Tenemos muchos actores en el Uruguay que han hecho interesantes

aportes desde su perspectiva, pero con el pasar de los

años, como en otros temas relativos a la ciencia marina, no

hemos podido generar un espacio de esfuerzo conjunto. Existen

varios organismos, cada uno con su mirada y sin saber lo

que hace el otro. Para superar esta situación es necesario crear

nuevamente la Licenciatura en Oceanografía y un Instituto

que concentre y articule la actividad de todos los actores públicos

que intervienen en temas marinos (como la Udelar, el SOH-

MA, Instituto Antártico Uruguayo, la Dinara, la Dinama, Relaciones

Exteriores, Cambio Climático etc.), mientras, por otro

lado, se fortalece la Licenciatura Oceanográfica. Se trataría

de un órgano interministerial cuyo cometido es promover el

desarrollo de estudios en el campo de la oceanografía, favorecer

la coordinación y la correcta orientación en los estudios de

investigaciones oceanográficas, procurando la participación de

las instituciones competentes. La Comisión Uruguaya de Oceanografía

ha hecho poco y nada en este sentido.

Se debería crear entre todas las instituciones que tienen que

ver con la oceanología un grupo de trabajo para Revitalizar la

Licenciatura en Oceanografía que alguna vez existió en la

Facultad de Ciencias. Toda la riqueza y el potencial de crecimiento

que tiene Uruguay en su territorio marítimo amerita que

sea estudiado en profundidad y con seriedad. El éxito de la

Licenciatura dependerá de las contribuciones de muchos diversos

actores, entre los que se incluyen científicos, responsables

de políticas, sociedad civil y el sector privado. La Licenciatura

aportará a la política el mejor conocimiento disponible, así como

escenarios para la toma de decisiones a fin de abordar los

retos relativos a la sostenibilidad oceánica. En la industria facilitará

el acceso a herramientas, información e inversión necesarias

para crear soluciones con miras a la sostenibilidad de las

costas y sus aguas y la economía azul. La sociedad uruguaya

se beneficiará directamente gracias a una mejor gestión de los

recursos costeros, a la reducción de peligros naturales relacionados

con el océano y a una mejor calidad del agua. Con respecto

a la profesión de oceanógrafo, brindará la oportunidad

de desarrollar enfoques multidisciplinarios, mostrar el valor de

su trabajo a la sociedad y movilizar mayores inversiones en la

innovación y desarrollo.

La convicción es que sólo así con los Profesionales en Licenciatura

en Oceanografía se podrá generar conocimiento

y estrategias que lleven a soluciones pertinentes y efectivas, y,

sobre todo, una real posibilidad de abrir los espacios para educar,

concientizar y sensibilizar a toda la sociedad en su responsabilidad

en las problemáticas y en su solución.

Los futuros licenciados graduados en Oceanología propondrán

gran parte de las soluciones para e crecimiento y economía

azul sostenible. Contribuirán así a diseñar medidas políticas y

de gestión que protejan el océano y fomenten una mejor administración

de los recursos marinos (Carvalho et al., 2019).

Para enfrentar la década por el océano y cuidarlo, hay que hacerlo

como mundo y país de cara a las costas, porque los problemas

los sufren y viven los habitantes de las comunidades

costeras, actualmente se está al debe en la gestión y manejo

bajo esta premisa. Por ello, el reto es que la toma de decisiones

sea desde propuestas de los Profesionales Licenciados en

Oceanografía en las que converjan miradas de todos los sectores

de la sociedad, de manera participativa, inclusiva, unificada

y descentralizada. Es decir, que no se hagan por los Profesionales

en Oceanografía por un lado y autoridades por otro,

sin incorporar a la opinión ciudadana, sino todos unidos. Estas

soluciones generarán beneficio óptimo si se basan en unas

ciencias oceánicas sólidas que estén desarrolladas y sean llevadas

a cabo conjuntamente por un diverso abanico de partes

interesadas. Sin embargo, para que esto ocurra en el Uruguay

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 36


tiene que darse prácticamente una revolución en la manera en

que se generan y utilizan las ciencias oceánicas. El Decenio de

los Océanos genera las condiciones para que se dé esta revolución

facilitando un cambio de paradigma en la manera en que

se desarrollan y se ponen a disposición conocimientos oceánicos

cualitativos y cuantitativos para configurar soluciones que

contribuirán a la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo

Sostenible.

En el país se debe una mirada amplia y una larga discusión

sobre todos los recursos que tenemos, y qué debemos hacer

con ellos. El espacio para acordar qué y cómo aprovechar los

recursos disponibles no está, al igual que el de resolver conflictos;

la visión colectiva de los espacios marinos tampoco está,

pero todo se construye. Por tanto, en vista no sólo de la importancia

que se le otorga al mar dentro del marco global

(protección de la biodiversidad marina, cambios climáticos e

interacción océano-atmósfera y efecto invernadero, cambio del

nivel del mar) sino de una necesidad nacional de ampliar el

conocimiento sobre el mar para encontrar en él vías de desarrollo

sustentables (manejo del Recurso pesquero, desarrollo de

la acuicultura, manejo del recurso mineral, fuentes de energía,

medio de transporte, fuente de turismo y muchos más), y reconociendo

la carencias en lo que respecta a formación

universitaria, el gobierno uruguayo junto con la Universidad

y los Ministerios correspondientes deberían revitalizar

la Licenciatura en Oceanografía en función de las

necesidades nacionales reales y una perspectiva de proyección

nacional y trasmitir al resto de la administración

y a la ciudadanía el esfuerzo en la formación y la

valía profesional que tienen los Licenciados y graduados

en Ciencias del Mar.

Como dice un grafito en Montevideo; “No roben, el gobierno no

acepta competencia”. Yo lo aplico a los científicos dogmáticos,

que prefieren destruir lo distinto, a integrarlo al ecosistema del

conocimiento e investigación nacional.

Reflexión final

Quisieron que fuésemos las generaciones del silencio pero, como

siempre, fracasaron los autoritarismos.

He titulado este artículo: "Uruguay: necesitamos rehabilitar la

“Licenciatura en Oceanografía Biológica”, relato crítico y reflexivo

de la Historia de la Oceanología en el Uruguay, porque, como

protagonista de los sucesos importantes del desarrollo de la

ciencia marina, más que un relato históricamente riguroso lo

que puedo aportar es un comentario sincero y crítico de los

sucesos más significativos de dicha historia.

Al volver la democracia en la Universidad los órganos de cogobierno

comenzaron a funcionar. Lamentablemente las actas del

Decanato, Claustro e informes de la UNESCO (1985-91) no fueron

archivados, tanto en la Facultad de Humanidades y Ciencias

(Fac. de Ciencias y Fac. de Humanidades y Ciencias de la

Educación 1991), tampoco en el Archivo General de la Nación y

UNESCO.

El pasado dice cosas que interesan al futuro (Eduardo Galeano).

Agradecimientos

Este trabajo de investigación no hubiera sido posible sin el interés

y ánimo que nos han dado una serie de personas y amigos.

En especial, al Lic. A.Sogaray, Lic. A.Schwed, M.Sc.

F.Scarabino , Lic. F.Peluffo, Lic. A.Blanco, Lic. A.Perdomo, Dr.

R.Suárez Ántola, Lic. S.Mendez, Dr. E.Valdés-Szeinfeld amablemente

compartieron sus puntos de vista sobre el tema y nos

motivaron a producir un trabajo que ofreciera claridad.

También al doctor Fernando Amestoy cuyas valiosas aportaciones

clarificaron muchas de nuestras dudas. Nuestros entrevistados

representaron una fuente invaluable de información ante

el vacío bibliográfico que enfrentamos.

La última versión del texto fue corregida gracias al intenso debate

y amable interés del grupo de discusión conformado Lic.

Raúl Montero, Lic. Alvaro Mones, Lic. Mario Batallés, Lic. Daniel

Forni, Lic. Ernesto Forbes y Dr. Hebert Nión.

Mi agradecimiento, a todas las Instituciones, organismos, archivos,

bibliotecas, que de alguna manera contribuyeron a facilitarme

acceso a la información requerida para alcanzar los objetivos

trazados en este trabajo.

Finalmente, a todas aquellas personas, colegas y amigos que

me brindaron su apoyo, tiempo e información para el logro de

mis objetivos. 22 Dr. Marcos Sommer Montevideo Uruguay

Referencias Bibliográficas

Acha, E.M., Gómez, M., Guerrero, R., Lasta, C.A., Mianzan, H.,

Muniz P. & Perdomo, A. (1998). Diagnóstico ambiental del Programa

de Acción Estratégica para la Protección Ambiental del

Río de la Plata y su Frente marítimo. Proyecto RLA/97/941 30

pp + Anexos

Amestoy, F., Montiel, D. & Gilardoni, D. (2007). Innovación en

la gestión del sector pesquero uruguayo: adaptándose a los

nuevos paradigmas científico-tecnológicos del siglo XXI.

http://www.dinara.gub.uy/web_dinara/images/stories/file/

Gestión%20DINARA%202005-2009.pdf

Barattini L.P. (1943). Problemas de la pesca y fluctuación del

pescado enUruguay. Rev. Med. Vet. Y Paras. Caracas Vol VII,

Nº 1 al 4. Enero –diciembre 1943. 50p.

Bertullo, V.H., (1975). Tecnología de los Productos y Subproductos

de Pescados, Moluscos y Crustáceos. Buenos Aires. Hemisferio

Sur. 538p

Bértola, L., Bianchi, C., Darscht, P., Davyt, A., Pittaluga, L.,

Reig, N., Román, C., Snoeck, M. & Willebald, H. (2005). La investigación

fue financiada por el Banco Interamericano de

Desarrollo y publicada en una versión concisa con el título

“Ciencia, Tecnología e Innovación en Uruguay: Diagnóstico,

Prospectiva y Políticas” (http://www.iadb.org/regions/re1/econ/

RE1-RN-05-001.pdf).

Bolívar, M. (1985). "lnforme Final, Proyecto URU/82/009, Ciencias

del Mar; Conclusiones y recomendaciones del proyecto",

Facultad de Humanidades y Ciencias, Universidad de Ia Republica-

PNUD-UNESCO, Montevideo.

Botero, Saltarén C. M., Arrizabalaga, Fal M., Milanés Batista, C.,

& Vivas Cortés, O. (2017). Indicadores de gobernabilidad para

la gestión del riesgo costero en Colombia. Revista Luna Azul

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 37


(On Line), (45), 227-251.

Bayce, R. (1983). Algunas reflexiones acerca de Universidad y

Sociedad en el Uruguay actual. Documento de trabajo, CIESU,

Montevideo.

Bergero Adriana & Reati Fernando (eds.) (1997), Memoria colectiva

y políticas de olvido: Argentina y Uruguay, 1970-1990,

Rosario: Beatriz Viterbo.

Bittencourt, G. (2003): Escenarios para la economía uruguaya

en las próximas dos décadas: una aproximación, Documento de

Trabajo, N° 16/03, Departamento de Economía, Facultad de

Ciencias Sociales, UDELAR, Montevideo. http://

www.decon.edu.uy/~gus/uru2020dt16-03gb.PDF

Bush, V. (1945). Science, -the Endless Frontier. A Report to the

President Traducción en Revista de Estudio Sociales de la Ciencia

(En REDES 14) (1999): Ciencia, la frontera sin fin, Buenos

Aires, 89-136.

Beaudoin, Y. (2012). Why value the oceans? A discussion paper.

The economics of ecosystems and biodiversity. UNEP /

GRID Arendal and Duke University`s Nicholas Institute for Environmental

Policy Solutions in collaboration with the UNEP TEEB

Office and UNEP.

Cai, W., Wu, L., Lengaigne, M., Li, T., McGregor, S., Kug, J. S.,

Yu, J. Y., Stuecker, M. F., Santoso, A., Li, X., Ham, Y. G., Chikamoto,

Y., Ng, B., McPhaden, M. J., Du, Y., Dommenget, D.,

Jia, F., Kajtar, J. B., Keenlyside, N., ... Chang, P. (2019). Pantropical

climate interactions. Science, 363(6430. https://

doi.org/10.1126/science.aav4236 Carvalho, N. et al. 2019. The

EU Blue Economy Report DOI: 10.2771/437478

Calliar,i D., Defeo, O., Cervetto, G., Gómez, M., Giménez, L.,

Scarabino, F., Brazeiro, A. & Norbis, W. (2003). La vida marina

de Uruguay: Revision crítica y prioridades para investigaciones

futuras. Gayana 67(2): 341-370.

DINACYT (2002-a): Uruguay en la encrucijada, Visión para la

ciencia, la tecnología y la innovación. Una estrategia para construir

el futuro, mimeo, MEC.

http://www.recyt.org/documentos/arquivos/1159.PDF

Davyt, Garcia A. (1995). Las ciencias del mar en el marco de la

Facultad de Ciencias :la carrera de Oceanografía Biológica

(1978-1994) y la inserción laboral de sus egresados. Tesis de

grado, Universidad de la República (Uruguay). Facultad de

Ciencias.

Davyt, Garcia, A. (2012),Evolución de las concepciones de Política

de ciencia, tecnología e innovación y modelos institucionales

en Uruguay,Revista Gestão & Conexões Management and

Connections Journal Vitória (ES), 1 (1), p.8-43 jul./dez.

Dagnino, R. & Thomas, H. (2000). “Elementos para una renovación

explica-tiva-normativa de las políticas de innovación Latinoamericanas”.

ESPACIOS - Revista Venezolana de Gestión

Tecnológica, 21, (2)

Ehler, C. & Douvere, F . (2009). Marine spatial planning: A step

-by-step approach toward ecosystembased management. Intergovernmental

Oceanographic Commission and Man and the

Biosphere Programme. . Obtenido de IOC Manual and Guides

No. 53, IOCAM Dosier No. 6, Paris, UNESCO.

Franco, B., Defeo, O., Piola, A., Barreiro, M. , Yang, H., Ortega,

L., Gianelli, I., Castello, J., Vera, C., Buratti, C., Pajaro, M., Pezzi,

L. & Moller, O. (2020). Climate change impacts on the atmospheric

circulation, ocean and fisheries in the southwest

South Atlantic Ocean: a review. Climatic Change DOI:10.1007/

s10584-020-02783-6.

Freeland, H. J. & Gilbert, D. (2009). Estimate of the steric contribution

to global sea level rise from a comparison of the WO-

CE one-time survey with 2006–2008 Argo observations. Atmos.

Ocean, 47, 292–298. Filgueira, C. & Lémez, R.. (1989).

"Educaciónen la transicióna la democracia:casosde Argentina,Brasily

Uruguay"Cap."IV El casouruguayo".UNESCO/

OREALC.Chile.

Fried Amilivia G. (2016). Trauma social, memoria colectiva y

paradojas de las políticas de Olvido en el Uruguay tras el terror

de Estado (1973-1985): memoria generacional de la postdictadura

(1985-2015). Sage Journal. Volume: 43 issue: 6, page(s):

103-1231 https://doi.org/10.1177/0094582X16658259

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

(2019) “Resumen para tomadores de decisión. Informe

Especial del IPCC sobre el Océano y la Criósfera en un clima

cambiante [H.- O. Pörtner, D.C. Roberts, V. Masson-Delmotte,

P. Zhai, M. Tignor, E. Poloczanska, K. Mintenbeck, M. Nicolai,

A. Okem, Petzold, J., Rama, B. & Weyer, N. (eds.)].

Maharashi, S.H. (1996). The role of FAO regional fishery bodies

in the conservation and management of fisheries. FAO Fisheries

Circular. N°.916. Rome, FAO. 65 p.

Monné, M. (2014). "Los "rinocerontes" y el Estado : aproximaciones

al campo cultural durante la dictadura en Uruguay (1975

-1980) y Chile (1977-1983)". Tesis de Maestría. Universidad de

la República (Uruguay). Facultad de Humanidades y Ciencias

de la Educación.

https://hdl.handle.net/20.500.12008/9262 Merton, R. (1942).

“Science and technology in a democratic order”, Journal of Legal

and Political Sociology, -1, 115-126. (Reimpreso como:

“The normative structure of science”, en R. K. Merton, The Sociology

of Science, University of Chicago Press, Chicago 1973.

Müller-Melchers, F.C., 1955. Las diatomeas del plancton marino

de las costas del Brasil. Boletim do Instituto Oceanográfico 6(1-

2):93-141

Oddone Paris, G. (2010). El declive: una mirada a la economía

de Uruguay del siglo XX, Montevideo, Linardi y Risso / Centro

de Investigaciones Económicas, 291 pp.

Oddone Paris, G. (1995). Historia y memoria, medio siglo de la

facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. MVD

FHCE

ONU Informe Medio Ambiente, 2018.

https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/onumedio-ambiente-lanza-su-informe-anual-2018

ONU: “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio

Climático”, (1992). [edición electrónica] http://unfccc.int/

resource/docs/convkp/convsp.pdf

ONU: “Resolución A/RES/70/1 Transformar nuestro mundo: la

Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, 25 de noviembre

de 2015. [edición electrónica]

http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/70/1. ONU:

“Informe 2015 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio”,

Nueva York, 2015.

[edición electrónica] http://www.un.org/es/millenniumgoals/

pdf/2015/mdg-report-2015_spanish.pdf. ONU: “Convención

Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio Climático”, 1992.

[edición electrónica] http://unfccc.int/resource/docs/convkp/

convsp.pdf.

Kirberg, E. (1989). Uruguay: Transición democrática en la Uni-

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 38


versidad, Ed. Literatura Americana Reunida, Chile, p. 71

Pauly D. & D. Zeller (Eds.). (2015). Sea Around Us. Catches by

taxon in thewaters of Uruguay. http://www.seaaroundus.org/

data/#/eez/858?chart=catch-chart&

dimension=taxon&measure=tonnage&limit=10

Penchaszadeh, P.

(1986). Informe de la misión de evaluación de la situación en el

campo de las ciencias del mar a nivel universitario en el Uruguay,

UNESCO-COL, Montevideo

Penchaszadeh, P. (1990). Programa de Desarrollo de las Ciencias

del Mar, informe realizado para la Rectoría de la Universidad

de la República, Montevideo

Penchaszadeh, P. 2016. Exactas Exiliada. Buenos Aires: Eudeba.

156 pp., ISBN 9789502325958.

PNUD (1982). Ciencias del Mar. URU/82/009/01/13

Sabato, J. A & Botana N..1968. La ciencia y la tecnología en el

desarrollo futuro de América Latina. Revista de la integración,

Nº 3.

Santos, A. (1998): El gasto en ciencia y tecnología en el Uruguay

y sus modalidades de financiamiento, Informe al CO-

NICYT, mimeo, Montevideo.

Saráchaga, D. (1997): Ciencia y tecnología en Uruguay: una

agenda hacia el futuro, Trilce, Montevideo.

Sherman, K., Aquarone, M.C. & Adams, S. (Editors). (2009).

NOAA. Sustaining the World’s Large Marine Ecosystems. Obtenido

de Gland, Switzerland: IUCN. viii+142p:

http://www.lme.noaa.gov/LMEWeb/Downloads/

book_sustain.pd Sommer, M. (2006). “Salvemos a la Investigación”.

Crisis y Desafío de laInvestigación e Innovación Europea.

Revista Futuros (13).

Sommer, M. 2008. 40° Aniversario de la creación de la Profesión

de la Oceanología en el Uruguay (1978-2008). Asociación

Oceanográfica Uruguaya. 5 pp.

https://asociacionoceanograficauruguaya.wordpress.com/

historia/30-anos-oceanologia/ Sommer, M. (2009). Democratizar

la Ciencia-Sociedad. Organización de Estados Iberoamericanos.

OEI (Aporte al debate Metas educativas 2021).

http://www.oei.es/cienciayuniversidad/spip.php?article117

Sommer, M. (2009). Océanos en la Agonía Sin Retorno. Ecoportal/

Agencia Brasileira de Gerenciamento Costeiro 19 pp.

https://www.ecoportal.net/

Sommer, M. (2009). Océanos, la sombra del hombre.

Worldwide Ciruclation Magazine. 102 (09-10). 17 pp. http://

infoambiental.org

Sommer, M. (2009) Concientización del Cambio Climático en los

Océanos. http://www.ecoportal.net.

Sommer, M. 2009. Océanos la sombra del hombre. Rev.Pesca.

100, 101, 102. (05-06)

http://www.revistapescaperu.net Sommer, M. (2010). Oceanología

en la Sociedad Moderna. Pesca. Worldwide Circualtion

Magazine. 104. (09-10).

Sommer, M., 2010. "Biodiversidad Marina – Nagoya" El hombre

está socavando sus cimientos. Rev. Pesca. 114 (11/10). http://

www.revistapescaperu.com

Sommer, M.,2010. "Parques eólicos marinos". La visión en las

costas alemanas. Rev.Pesca. 108 (05/10) https://

www.ecoportal.ne

Sommer, M., 2010. "Biodiversidad Marina – Nagoya" El hombre

está socavando sus cimientos. Rev. Pesca. 114 (11/10). http://

www.revistapescaperu.com

Sommer, M. (2014). Océanos juntos tenemos el poder de protegerlos.

Rev. Pesca Vol 156 http://

www.revistapescaperu.com/revistas-descargas/finish/10-

2014/83-oceanos-juntos-tenemos-el-poder-deprotegerlos/0.html

Sommer M., 2021. La decada para salvar los océanos. En prensa.

Special Report on climate change, desertification, land degradation,

sustainable land management, food security, and

greenhouse gas fluxes in terrestrial ecosystems (SRCCL). IPCC

(Report). Retrieved August 9, 2019.

Unesco (1974). La enseñanza de las Ciencias del Mar a Nivel

Universitario, Informe del Seminario organizado por Unesco

sobre programs universitarios, 17-20 de diciembre de 1973,

Documento Técnico N. 19.

Unesco 1978. Enseñanza y formación en Ciencias del Mar a

nivel del primer grado de estudios universitarios, Documento

Técnico N. 45.

UNESCO 2010). National Science, Technology and Innovation

Systems in Latin America and the Caribbean. En: G. A. Lemarchand

(ed.) Science Policy Studies and Documents in LAC, vol.

1. UNESCO: Montevideo.

UNEP, IOC-UNESCO. (2009). An Assessment of Assessments,

Findings of the Group of Experts. Start-up Phase of a Regular

Process for Global Reporting and Assessment of the State of

the Marine Environment including Socio-economic Aspects. Obtenido

de

http://www.unep.org/regionalseas/globalmeetings/12/wp04-

assessment-of-assessments.pdf Vaz Ferreira, C., (1958a). Conocimiento

y acción, Obras: Homenaje de la Cámara de Representantes

de la República Oriental del Uruguay. Montevideo:

House of Representatives, vol. 8.

Vaz Ferreira, C., (1958b). Lógica viva, Obras: Homenaje de la

Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay.

Montevideo: House of Representatives, vol. 4.

Vehlo, L., (2011). La ciencia y los paradigmas de la política

científica, tecnológica y de innovación. En: Arellano, A. & Kreimer,

P. Estudio social de la ciencia y la tecnología desde América

Latina. Bogotá. Siglo del Hombre, pp. 68-88.

The EU Blue Economy Report. 2020. The reuse policy of European

Commission documents is regulated by Decision

2011/833/EU (OJ L 330, 14.12.2011, p. 39).

https://ec.europa.eu/maritimeaffairs/sites/maritimeaffairs/

files/2020_06_blueeconomy-2020-ld_final.pdf

Revista Pesca Suplemento mayo 2021 39

More magazines by this user
Similar magazines