27.06.2021 Views

Revista Hegemonía. Año IV Nº. 40

Hegemonía es la revista digital de análisis político y sociológico de La Batalla Cultural. Aparece mensualmente. Hegemonía se sostiene con el aporte de sus lectores mediante suscripciones regulares y de auspiciantes, exceptuándose de estas por definición las empresas de capital privado. Para suscribirse y/o auspiciar esta revista, contáctese al teléfono (2245) 40-3510 o al mail hegemonia@labatallacultural.org. Todos los derechos reservados. Las opiniones emitidas en esta revista y eventualmente firmadas son de exclusiva responsabilidad sus autores y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de La Batalla Cultural.

Hegemonía es la revista digital de análisis político y sociológico de La Batalla Cultural. Aparece mensualmente. Hegemonía se sostiene con el aporte de sus lectores mediante suscripciones regulares y de auspiciantes, exceptuándose de estas por definición las empresas de capital privado. Para suscribirse y/o auspiciar esta revista, contáctese al teléfono (2245) 40-3510 o al mail hegemonia@labatallacultural.org. Todos los derechos reservados. Las opiniones emitidas en esta revista y eventualmente firmadas son de exclusiva responsabilidad sus autores y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de La Batalla Cultural.

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Nº. 40 AÑO IV | JUNIO DE 2021

labatallacultural.org

HEGEMONIA

asuntos

prohibidos


REDES SOCIALES

facebook.com/batallakultural/

En Mar del Plata, a metros del centro

y las mejores playas de La Perla.

Más de 80 habitaciones con pantallas

de 42”, wi-fi y aire acondicionado.

Exquisito desayuno buffet, cochera,

sala de juegos y salón de conferencias.

La mejor gastronomía

hotelera en Mar del Plata.

Exquisitas propuestas gourmet y

una exclusiva carta de vinos.

Abierto todo el año mediodía y noche.

Consultá por nuestros menúes

especiales de fin de año.

twitter.com/LBC_Hegemonia

instagram.com/batallakultural/

t.me/labatallakultural

EDITOR

Erico Valadares

HEGEMONIA

SECRETARIA DE REDACCIÓN

Rosario Belén Meza

DISEÑO, DIAGRAMACIÓN E IT

Federico Carril

EDICIÓN

La Batalla Cultural

Hegemonía es la revista digital de análisis político

y sociológico de La Batalla Cultural. Aparece mensualmente.

Hegemonía se sostiene con el aporte

de sus lectores mediante suscripciones regulares y

de auspiciantes, exceptuándose de estas por definición

las empresas de capital privado. Para suscribirse

y/o auspiciar esta revista, contáctese:

Teléfono: (2245) 40-3510

Mail: hegemonia@labatallacultural.org

3 DE FEBRERO 2975 | Mar del Plata

Tel./Fax (0223) 495.5552 - 495.9888

reservas@hotel10deseptiembre.com.ar

www.hotel10deseptiembre.com.ar

Hotel 10 de Septiembre

Restaurante 10 de Septiembre

Todos los derechos reservados. Las opiniones emitidas

en esta revista y eventualmente firmadas son

de exclusiva responsabilidad de sus autores y no

representan necesariamente el pensamiento ni la

línea editorial de La Batalla Cultural.


HEGEMONIA

16

CONTENIDO EXCLUSIVO

Asuntos

prohibidos

32

LA TRIBUNA DE ROSAS

Malvinas y el

Atlántico Sur:

implicancias

geopolíticas

10

ANÁLISIS

Los medios

“amigos” y la fe

en la “realidad”

28

FILOSOFÍA POLÍTICA

Estás equivocado,

pero te voto


EDITORIAL

Cuestionar es preciso

La Revista Hegemonía llega a

su 40ª. edición con un enorme

retraso en su publicación. Nunca

antes desde que empezó a

aparecer, esta revista salió tan

tarde en el mes y eso tiene, lógicamente,

sus motivos. Más allá de

algunos problemas particulares de

los miembros del equipo que produce

y edita Hegemonía, nos encontramos

este mes con un asunto que

literalmente no se dejaba cerrar:

el tema del cuestionamiento del

discurso único alrededor de la crisis

mundial del coronavirus.

Y no lo pudimos cerrar. En realidad,

no hemos podido ni siquiera acordar

en qué aspecto de esa realidad

sería el más idóneo para sintetizar

el debate. Finalmente, en el curso

del mes de junio, se nos apareció la

contingencia de la publicación de

una correspondencia privada muy

reveladora: los correos electrónicos

del Dr. Anthony Fauci, en los que

este personaje central de la construcción

de la narrativa hegemónica

contradice de manera frontal esa

misma narrativa. Y decidimos al fin

poner el foco en las revelaciones

contenidas en el correo electrónico

de Anthony Fauci como punta del

ovillo para que el atento lector empiece

a tirar de allí.

¿Por qué? Porque el hallazgo

del correo electrónico de Fauci en

contradicción con el relato que el

propio Fauci había instalado a nivel

global es un indicio muy fuerte —demasiado

fuerte— de que las cosas

con el coronavirus declarado pandemia

no son como los medios de

4 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


comunicación dicen que son. Acá

existe mínimamente una manipulación

de una contingencia y su uso

para el logro de intereses particulares

muy oscuros. En una palabra,

alguien está sacando provecho del

coronavirus y aquellos que solemos

considerar autoridades en el asunto

sanitario en realidad no son más

que lobistas de esos intereses.

Anthony Fauci es grande, demasiado

grande como para caer y quizá

nunca caiga, ese no es el tema. La

cuestión es que las ideas dichas

“conspiranoicas” acerca de una

mano invisible detrás de la supuesta

promiscuidad entre un murciélago

y un pangolín pasan a ponderarse

de otra manera a partir de este

“FauciLeaks”. Desde cuestiones

aparentemente menores como la

imposición del barbijo sobre individuos

sanos y la vacunación de gente

que ya se había inmunizado tras

infectarse hasta el tema mayor del

origen del coronavirus en el Instituto

de Virología de Wuhan, todo está en

la correspondencia desclasificada

del Dr. Fauci, a disposición de la

opinión pública para el análisis.

Está todo a la vista.

Entonces lo “conspiranoico” no

lo es tanto, hay una manipulación.

Alguien hace algo con el virus,

alguien dirige la forma en la que se

administra la prevención (los famosos

protocolos) y alguien marca el

camino hacia la salida de la crisis.

El “conspiranoico” ve siempre la

misma mano allí desde el origen

hasta la punta de la aguja que se

presenta como la panacea universal

y hasta aquí fue tomado para

la chacota. Hasta que aparecieron

los correos electrónicos de Anthony

Fauci.

Esos son los asuntos prohibidos

del momento y no solo porque sea

demasiado poderoso Fauci y los

medios no lo expongan, lo sigan

blindando. Los asuntos son prohibidos

porque aquí abajo, en el

nivel de la ciudadanía, seguimos

confundiendo cuestionamiento con

negacionismo. Como si se tratara

de algo sagrado, no se permite discutir

la pandemia. Y decir que quizá

los protocolos de prevención estén

amañados para generar un daño

incluso superior al del propio virus

equivale en esta ridícula percepción

a decir que el virus no existe o

algo por el estilo. El miedo juega,

por supuesto, la humanidad está

paralizada por el terror y entonces

dispuesta a aceptar cualquier relato

cuya conclusión proyectada sea la

salvación.

Y por lo tanto dispuesta a rechazar

violentamente cualquier relato

alternativo o cuestionamiento. La

importancia de los mails de Anthony

Fauci es esa, es la poner una

contradicción sobre esa estupidez

hecha verdad revelada de que el

coronavirus solo puede ser lo que

el propio Fauci y sus repetidores

locales dicen que es, que la única

manera de combatirlo es la prescrita

por ellos. Por ellos, justo por los

sospechosos de estar involucrados

en la modificación del SARS que

resultó en el COVID-19.

Eso intentamos hacer ver con esta

edición tardía de la Revista Hegemonía,

ese es el contraste deseado

sobre un discurso único que hace

agua por todas partes, aunque

sigue sosteniéndose en base a un

blindaje mediático monumental y

el terrorismo diario de la muerte

siempre al acecho. La humanidad

se encuentra en una disyuntiva:

aceptar pasivamente la tutela que

promete la cura del mal o cuestionar

esa tutela en la comprensión de

que en ella hay una manipulación.

El poder es poderoso, todo el

mundo lo sabe o debería saberlo. Y

existe, el poder existe en el mundo

hoy más que nunca con capacidad

de ser global, globalizado y globalitario,

que es la forma globalista

y totalitaria del que manipula el

sistema en provecho propio. Podemos

aceptarlo como un hecho casi

natural del desarrollo histórico de la

humanidad o podemos cuestionarlo

como eso mismo, pero sin naturalizarlo.

No es una disyuntiva semántica:

es optar entre la sumisión y la

soberanía en el acto fundamental

de dudar.

Permítase el atento lector dudar.

Nadie es más negacionista de la

realidad que el repetidor irreflexivo

de un discurso que no comprende,

no hay peor negacionista que el

afirmador de la hegemonía.

Erico Valadares

Revista Hegemonía

La Batalla Cultural

5 HEGEMONIA - junio DE 2021


OPINIÓN

La reacción progresista

ROSARIO

MEZA

Mi abuelo tenía un hermano

que era homosexual. Nunca

tuvo una pareja conocida ni

tampoco dijo abiertamente

jamás que era homosexual,

pero todo el mundo lo sabía. Los

miembros de la familia no tenían

conflicto con ello, simplemente a

veces les causaban risa sus excentricidades

en el contexto rústico en

el que vivían.

Pero nadie se manifestaba escandalizado.

Lo dejaban ser sin

cuestionarlo, aunque a menudo

les llamaba la atención que hiciera

cosas que el resto no hacía, como

suele pasar en los grupos cuando

uno resalta porque no se parece a

los demás. Refiriéndose a su hermano

mayor, el abuelo solía decir:

“Y, él es puto, pobre”.

Y eso era todo. No lo decía con

vergüenza, ni con odio ni con sorna,

sino con total naturalidad, como

algo que no se puede cambiar y se

acepta tal y como es.

Estamos hablando de personas

que aceptaban con total naturalidad

la homosexualidad viviendo

en el interior del país a partir de la

década de 1930 y 1940 en adelante.

En ese contexto cercano a la

marginalidad, entre personas que

6 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


en muchos casos eran analfabetas

y que en todos los casos eran “conservadoras”,

fervientemente católicas

e “ignorantes” de las diversidades

sexuales, muy presumiblemente

se hubieran puesto de manifiesto

conductas discriminatorias de

haberse tratado de una comunidad

en la que la homosexualidad fuese

reprimida con violencia, pero nunca

fue el caso.

Es verdad que este hombre jamás

asumió a viva voz su condición de

homosexual, ni tampoco desfiló

en la marcha del orgullo LGBTQ+,

pero era un hombre de quien todos

conocían que no era igual que la

mayoría y nadie lo molestaba, pues

él tampoco molestaba a nadie.

La homosexualidad es tan natural

como la heterosexualidad, la diferencia

es que es una excepción en

el cuerpo social y no la regla. Cuando

una comunidad entiende eso se

terminan los conflictos por la identidad

sexual, esta deja de constituir

una cuestión.

Es que en la sociedad argentina no

existe algo así como una “cuestión

de la tolerancia” en lo que a las

minorías sexuales, étnicas o religiosas

se refiere. No existen en nuestro

país manifestaciones históricas de

intolerancia hacia las minorías, por

lo menos no a gran escala y no que

se manifiesten de forma violenta.

Un ciudadano argentino puede ser

negro, homosexual o judío y muy

probablemente nadie se tome el

trabajo de hacerle la vida imposible,

discriminarlo, segregarlo o remarcarlo

mucho más allá de lo que habitualmente

se remarque al que no

responde a los parámetros del promedio

de la comunidad. El petiso, el

gordito, el de anteojos y sí, también

el afeminado, el negro, todos los

que tienen un rasgo particular que

los diferencia de la mayoría siempre

han sido señalados en el grupo sin

que ello implique necesariamente

un ejercicio sistemático y violento

de la segregación.

De manera tal que los intentos por

instalar una “cuestión de la tolerancia”

son netamente artificiales, en

la Argentina no existe una cuestión

racial latente ni una tensión social

asociada al rol de la mujer en la

sociedad, ni tampoco existen conflictos

religiosos o étnicos de envergadura,

por lo menos no existen de

manera espontánea.

La sociedad argentina es una

sociedad mestiza y cosmopolita que

alberga en su seno una infinidad

de situaciones y colectividades que

conviven cohesivamente, congruente

con el modelo salad bowl de una

sociedad receptora de inmigración

que se amalgama en el tiempo y

convive en una armonía que no

coincide con la homogeneización

que proponía la idea de “crisol de

razas” pero tampoco implica los

conflictos intrínsecos a una comunidad

segregacionista.

Entonces los intentos por instalar

a través de los medios de comunicación

y las organizaciones no

gubernamentales una “cuestión de

la tolerancia” son netamente artificiales,

en la Argentina no existen

los crímenes de odio asociados a la

etnia, el sexo o la religión. Tampoco

existe persecución contra políticos

opositores o periodistas críticos.

Por regla general, en Argentina

cualquiera puede decir lo que se

le antoje sin que esté en peligro la

libertad de expresión.

Aquí es posible conformar un

colectivo de periodistas de dudoso

profesionalismo y jactarse de haber

espiado a civiles, revelando nombres,

apellidos, orientación ideológica

y hasta con quiénes se acuestan

o dónde viven porque más allá

de un llamado telefónico “amedrentador”

los miembros del colectivo

en cuestión no van a recibir represalia

alguna, se saben impunes.

Pero a la vez existe una voluntad

expresa de instalar que sí existen

tales cuestiones y eso no es sino

una muestra más del proceso de

desestabilización que agentes foráneos

están ejerciendo sobre nuestra

nación. El hecho de que en un país

que es enteramente mestizo surjan

de un repollo reivindicaciones de la

negritud o las raíces indígenas no

pueden ser sino ejemplos de ese

proceso de desestabilización en

movimiento.

Pero eso no es todo. Mientras

desde los medios de comunicación,

las oenegés y la academia instalan

de manera artificial cuestiones que

no representan las problemáticas

7 HEGEMONIA - junio DE 2021


reales de la sociedad argentina, los

mismos poderes hegemónicos que

arengan y financian esas cuestiones

también llevan adelante una labor

activa de colonización cultural cuyo

propósito es el de reemplazar la

idiosincrasia nacional por la ideología

progresista que emana de la

élite global.

Días atrás, en la red social Twitter

se difundieron largamente las

capturas de pantalla de una conversación

ocurrida en otra red social,

Facebook, en la que una mujer

había recibido un comentario de

tono burlesco luego de publicar una

foto de ella misma posando junto a

una imagen religiosa en el interior

de una iglesia. La mujer respondió

en el mismo tono burlón, esta vez

preguntándose “por qué los ateos

no se meten es sus asuntos” y el resultado

fue que la red social la sancionara

restringiendo el acceso a su

cuenta. La conclusión necesaria del

caso es que hablar medianamente

en contra del ateísmo amerita

sanciones y bloqueos, mientras que

burlarse de las creencias religiosas

de las personas que practican todas

las religiones menos una redunda

en la más inocua impunidad.

Otro caso llamativo también sacado

de las redes sociales tuvo lugar

el pasado 1°. de junio, cuando un

cuadro militante de la comunidad

LBGTQ+ de rango más bien bajo,

dedicado a la venta de pornografía

por internet, publicó en Twitter una

imagen que horas más tarde se

vería forzado a eliminar en virtud de

sinnúmero de muestras de repudio

que recibió de parte de cientos de

personas que se habían sentido

ofendidas. La ilustración representaba

dos humanoides pintados con

los siete colores del arcoíris, simbólicos

de la comunidad gay, montando

una topadora con la que estaban

decididos a pasar por encima a los

heterosexuales, los valores cristianos

y la familia tradicional.

Nos encontramos ante ese estado

de cosas. ¿Se imagina el lector qué

reacciones acarrearía de parte de

la sociedad en general, los medios

de comunicación y las propias redes

sociales que algún militante cristiano,

por ejemplo, mostrara una

representación de sí mismo pasando

por encima con una topadora a

homosexuales, negros y semitas?

Contrafactual o no, el ejercicio de

suposición nos tendería a indicar

que de seguro las innúmeras muestras

de repudio de parte de todo el

arco político, los medios de todo

el espectro ideológico y probablemente

de la comunidad académica

y la sociedad civil en general no se

harían esperar, bajo la premisa de

que toda manifestación de odio e

intolerancia resultan intolerables en

una sociedad moderna.

Por otra parte, el nombre, el apellido

y la dirección del intolerante en

cuestión seguro serían publicados

en la recientemente dada a conocer

lista negra de la International Planned

Parenthood Federation (IPPF),

que periodistas feministas entre las

que se cuenta la propietaria de la

marca “Ni una menos” Ingrid Beck

confeccionaron con el objetivo de

amedrentar a todo aquel que manifieste

cualquier disidencia respecto

de la agenda progresista emanada

de la élite global.

Esa auténtica lista negra constituye

toda una declaración, a través de

ella la élite global nos envió el mensaje

claro de que irá a fondo contra

toda expresión cultural que ponga

en cuestión la cultura global progresista.

La voluntad colonizadora

de la élite global llega al extremo de

imponer una auténtica dictadura de

lo “políticamente correcto”, entendido

esto último como todo aquello

que contribuya a la conformación de

la “sociedad abierta” (Open Society)

que sueñan los George Soros del

mundo.

Se trata de una auténtica reacción

progresista, de la persecución desembozada

destinada a exacerbar

los odios al interior de la comunidad

y, en última instancia, eliminar

la disidencia, instando a que los

ciudadanos comunes ejerzan la

delación sistemática del “distinto”,

cuyo estereotipo se irá construyendo

progresivamente hasta coincidir

con todo aquel ciudadano que

se identifique con los principios y

valores tradicionales o bien, como

se les llama en la jerga progresista,

“conservadores”.

Pero ahí no termina la cosa. Lo gracioso

del caso es que mientras las

periodistas del colectivo de la IPPF

justifican la construcción de su lista

negra por una presunta necesidad

de comprender por qué la sociedad

estaría virando ideológicamente

hasta el “conservadurismo” resulta

evidente por qué cada vez más

La expresión intolerante de parte de quienes pr

hacer bandera de un problema social que no exi

problema, lo tienen que suscitar y natural

8 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


personas jóvenes se aferran a los

principios y valores tradicionales.

Ha sido el advenimiento del progresismo

el que generó ese recrudecimiento

de “la derecha” o la “ultraderecha”,

como gustan de llamarle

esos mismos sectores progresistas.

Pues tanto en la física como en

la política, dos leyes se cumplen a

rajatabla: la primera es que a cada

acción le sobreviene una reacción y

la segunda, que no existen espacios

vacíos; lugar que no ocupa uno lo

ocupa otro por mero horror vacui.

Entonces cuando se nos habla de

“reacción conservadora” necesariamente

hemos de preguntarnos: ¿y

esa reacción a qué acción responde?

Y la respuesta es sencilla, es

visible y es evidente, para demostración

basta simplemente consultar

los balances de las oenegés que

en nuestro país militan cuestiones

tales como el aborto, el supremacismo

indigenista o las reivindicaciones

africanistas para tomar nota

de quiénes las financian y en rigor

de verdad, cuáles son los poderes

que subyacen a la instalación de

cuestiones de minorías.

La “reacción conservadora” responde

al advenimiento del proceso

de subversión “progresista” financiado

desde las altas esferas del

poder global y este proceso explica

entonces el recrudecimiento de

las organizaciones extremistas de

“derecha”, simplemente por horror

al vacío. Está claro que existe una

reacción a la acción invasiva del

colonialismo cultural progresista,

pero también ha habido espacios

que dieron albergue a personas que

no se sentían representadas por la

moral progresista, y de ahí el crecimiento

de las “derechas”.

A este respecto, movimientos

nacionales de liberación como el

peronismo en Argentina debieran

de reconocer su responsabilidad en

esentan en sociedad la denuncia a la intolerancia. Parece una contradicción, pero no lo es: al

ste (o por lo menos no existe con la gravedad pretendida), los denunciadores deben generar el

mente lo hacen en el lenguaje de violencia ideal de un supuesto enemigo también ideal.

el avance del proceso de colonización

cultural, pues ellos han permitido

que el progresismo permeara

tan íntimamente en su interior que

en muchos casos las nuevas generaciones

han llegado a confundir

movimientos como el peronismo

con la ideología global progresista,

aunque se trate de ideologías de

signo más bien opuesto.

La reacción conservadora responde

al advenimiento del progresismo,

esta nueva reacción progresista,

que utiliza como métodos el

espionaje y la publicación de listas

negras, responde al crecimiento de

las manifestaciones de disidencia

respecto de la progresía global.

El proceso está comenzando apenas

a ver la luz, pero no es posible

aventurar una fecha próxima de

finalización ni tampoco resulta

claro cuáles serán los alcances

del mismo. ¿Llegará un punto en

el que los habitantes que no se

autoperciban como respondiendo

a los parámetros de la diversidad

sexual serán aislados en ghettos,

los cristianos se verán forzados a

oír misa en catacumbas como en

los inicios de la cristiandad, los

no-negros serán marcados como

esclavos y se encerrará o acallará a

quienes levantemos la voz contra la

penetración foránea que día a día

resulta más evidente, actúa más a

cara descubierta y promete hacer

de nosotros una colonia multicolor

de ateos homosexuales?

Cualquier conjetura suena en la

actualidad como extraída de una

novela distópica de George Orwell

o Ray Bradbury, más cercana a la

ciencia ficción que a la realidad.

Pero nos hallamos ante un universo

de posibilidades que no conocemos,

aunque sí sabemos que sería

ingenuo de nuestra parte presuponer

de parte del poder un trato

compasivo.

9 HEGEMONIA - junio DE 2021


ANÁLISIS

Los medios “amigos”

y la fe en la “realidad”

ERICO

VALADARES

Tenía que ser una noche de

domingo más en los medios

de difusión de Argentina, una

noche de rosca política como

todas las demás. Pero en la

noche de 30 de mayo ocurrió lo

extraordinario: frente al edificio de

la dirigente oligárquica Patricia Bullrich,

el operador mediático Tomás

Méndez armaba la puesta en escena

de lo que fue interpretado como

un escrache y presentado como una

parodia al sketch alguna vez realizado

por Jorge Lanata en Canal 13

con la consigna de “queremos preguntar”.

Y allí habría de haber otro

punto de inflexión en la relación

entre los argentinos y los medios de

comunicación tradicionales.

Acompañado por un grupo de unos

diez taxistas porteños, el notero

Miguel Ponce de León hacía en

vivo la puesta en escena junto a un

Tomás Méndez quien, desde el piso,

dirigía el show. La meta declarada

era hacerle preguntas incómodas a

Bullrich, provocarla para sacarla de

su lugar de comodidad, lo que en sí

es todo un clásico de las operaciones

mediáticas en la política. Pero

Patricia Bullrich hizo inteligencia y

se adelantó a la movida, difundiendo

en las redes sociales información

10 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


de que Tomás Méndez les había

ofrecido dinero a los diez taxistas

para que estos concurrieran al lugar

y posibilitaran la puesta en escena.

Lo que sucedió a partir de allí fue lo

inesperado.

Tal vez presionada por la propia

Patricia Bullrich o directamente por

los oscuros intereses en ella representados,

la dirección de C5N actuó

a la velocidad de la luz, le pidió

públicamente perdón a Bullrich e

informó que desvinculaba —es decir,

despedía— a Tomás Méndez y a

todo su equipo por extensión lógica

al levantar igualmente el programa

ADN Periodismo Federal de su pantalla.

Todo muy rápidamente, lo que

dio lugar a una cantidad de teorías

sobre la capacidad de presión que

tienen Bullrich y su sector sobre un

medio de comunicación que teóricamente

responde a otros. En una

palabra, la militancia oficialista

se percató en el acto de que C5N

había traicionado o, mínimamente,

había claudicado frente al que

esa militancia considera que es el

enemigo.

Allí empezó un proceso masivo

de “cancelación”, un fenómeno

cultural de esta posmodernidad.

Como se sabe, la grieta política no

es ajena a los medios de comunicación

ni podría serlo, puesto que la

comunicación es la propia política

expuesta frente a los ojos del público,

es una extensión de la política

en los medios. Y por eso C5N terminó

metiéndose en camisa de once

varas: al ceder rápidamente frente a

la presión del sector al que supuestamente

enfrenta, el canal dejó en

evidencia que, en realidad, eso no

es tan así y que los tentáculos de lo

que hoy es la oposición en la Argentina

son mucho más largos de lo

que se suele imaginar.

Eso fue lo que quedó expuesto

frente a los ojos de los militantes

del oficialismo actual, quienes vieron

que la extensión de dichos tentáculos

llegaba hasta la dirección

del canal al que hasta allí habían

considerado propio. La militancia

en general creyó hasta ese 30 de

mayo por la noche que C5N era un

canal amigo, pero ese día se llevó la

sorpresa. Y aquí empieza la debacle

de un canal de noticias que había

sido elevado a un lugar de gran

relevancia en su categoría gracias a

la acción de la militancia. C5N fue

hasta la noche del 30 de mayo uno

de los canales de televisión más

importantes del país, pero ahora se

enfrenta a una crisis que por lógica

debería ser terminal.

¿Y por qué? Porque alguien vio

algo que no debió ser visto, la militancia

oficialista —acaso responsable

de la casi totalidad del rating de

C5N, si no directamente de la tota-

Tomás Méndez y Miguel Ponce de León (izq.), conductor y notero de ADN Periodismo Federal,

el programa de C5N que fue levantado abruptamente por orden del poder real. En este

curioso episodio quedó al descubierto la verdadera afiliación de los medios de comunicación

en general, allí donde responden al mismo amo sin importar el discurso ideológico que

emitan en cada momento por conveniencia.

11 HEGEMONIA - junio DE 2021


demás dirigentes del sector del propio

Mauricio Macri, concretamente

con sus lugartenientes en los dos

distritos más importantes del país.

Un equilibro precario, por cierto,

que terminó de romperse en la

noche del 30 de mayo. Frente a la

evidencia de que Patricia Bullrich

tiene el poder de levantar un programa

y de expulsar a un periodista

en cuestión de minutos y con tan

solo solicitárselo a los directivos

del canal, la militancia oficialista

perdió la paciencia y llamó a un

apagón contra C5N. Es irrelevante

ya si dicho apagón va a concretarse

efectivamente y el canal va a volver

a tener las pocas décimas de rating

que supo tener antes de posicionarse

en la grieta, el daño ya está

hecho. Ha caído la fe en el oráculo y

el propio oráculo está condenado al

desguace en el mediano plazo.

¿Traidores?

Publicidad gráfica de la programación de C5N en la que se ve el producto presentado para

su venta. Los mal llamados “periodistas” hoy son meros repetidores de un libreto determinado

y sirven más por su capacidad de gritarlo y por la imagen que venden en Instagram que

por una supuesta condición de periodistas, que no tienen. Bien peinados y maquillados,

entran por la imagen con el mensaje ideológico que el poder desea transmitir.

lidad— vio que C5N no es un canal

amigo. Y eso significa en la práctica

que a partir de ese descubrimiento,

pase lo que pase con los intentos

de aminorar el impacto, la relación

entre la militancia oficialista y C5N

nunca volverá a ser la misma. La

militancia es un acto de fe que no

admite dudas y mucho menos sospechas

acerca de la promiscuidad

con el enemigo. Ahora la militancia

oficialista sabe que esa promiscuidad

existe entre C5N y el oscuro

campo mal llamado macrista, sabe

que Patricia Bullrich puede despedir

en menos de quince minutos a

un periodista, levantar un programa

de televisión y dejar en la calle a las

familias que de esa actividad vivían.

Todo eso con un llamado telefónico.

Pero no se trata de una total sorpresa

ni mucho menos. La militancia

oficialista siempre supo que, por

ejemplo, durante el macrismo C5N

estuvo en relaciones promiscuas

con Horacio Rodríguez Larreta y María

Eugenia Vidal, quienes a fuerza

de pautas oficiales multimillonarias

y otras prebendas que no son

de conocimiento público, habían

adquirido un blindaje mediático en

el canal que debió denunciarlos. La

militancia entonces opositora eligió

hacer la vista gorda, no abundaban

los medios “amigos” en esos días y

mientras C5N siguiera vociferando

contra Mauricio Macri se le podría

perdonar la promiscuidad con los

Una de las mayores patrañas instaladas

en la política argentina en los

últimos años es la de que existen

empresarios amigos y empresarios

enemigos, esto es, de que una

empresa privada va a priorizar la

ideología sobre sus propios intereses.

Eso es lo que está en la base de

la creencia en los medios “amigos”,

la delirante idea de que una corporación

mediática de capital privado

orienta la línea editorial de los

medios que controla no en defensa

de sus intereses particulares de

corporación, sino ideológicamente.

Así, Fabián de Sousa y Cristóbal

López —dueños del Grupo Indalo,

que controla C5N y un conglomerado

de radios, diarios, productoras

de contenidos y hasta empresas

petroleras y de alimentos— serían

“kirchneristas”. La idea está muy

difundida y no son pocos los que

consideran “compañeros” a los

12 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


multimillonarios López y de Sousa.

Pero eso es una enorme patraña.

Cristóbal López y Fabián de Sousa

no son compañeros ni enemigos

de nadie en la política, no orientan

su acción por más ideología que

la de ganar dinero, lo que en sí es

legítimo en el sistema capitalista. El

error está en quienes se confunden

y piensan que un empresario puede

moverse por otra razón que no sea

la del lucro constante y creciente.

C5N es una empresa del Grupo

Indalo en la misma medida que TN

lo es del Grupo Clarín, es una empresa

privada que se agrupa en una

corporación mediática y por eso,

lógicamente, paga a sus empleados

para que estos defiendan siempre

los intereses particulares del empleador.

Y los intereses de nadie

más.

Eso es todo lo que hay, la esencia

misma del sistema capitalista y ningún

misterio en absoluto. Es cierto

que los medios del Grupo Indalo

simulan tener una identidad política

para inducir al error al público

y obtener un volumen de difusión

que de otra manera no tendrían.

Los medios de comunicación hacen

negocio con la fe ideológica y eso

tampoco es una novedad, aunque

el truco sigue funcionando. C5N y

los demás medios del Grupo Indalo

solo son traidores desde el punto

de vista del que creyó haber visto

en ellos algo que ellos no tienen ni

podrían tener, pero no son traidores

en absoluto.

No lo son además porque el que

avisa no traiciona. Además de la

clara promiscuidad con Rodríguez

Larreta y Vidal durante el macrismo,

de los que no se podía hablar en

los medios del Grupo Indalo, hace

ya mucho tiempo que esos medios

y sobre todo C5N vienen avisando

que van a girar a su propia conveniencia.

En los últimos meses, en

el marco de la contingencia del

coronavirus, medios como C5N han

sincronizado su agenda con los del

Grupo Clarín y demás que, en teoría,

son enemigos ideológicos. Actualmente,

todos se dedican a ocupar

las pantallas de sus canales, el aire

de sus radios y las páginas de los

diarios con la narrativa excesiva de

la pandemia y la ocultación de la

gravísima y hasta terminal situación

económica. Todos iguales, todos en

un mismo relato unificado y todos

blindando por otra parte a Sergio

Massa, quien parecería ser el as

de espadas del poder fáctico para

suceder a Alberto Fernández.

Pero eso no es todo. Un rápido repaso

por las figuras de C5N ya sería

más que suficiente para revelar que

allí donde algunos ven compañeros

no hay otra cosa que mercenarios y

panqueques. Empezando por Pablo

Duggan, un inveterado detractor de

lo nacional-popular que un buen

día publicó un libro sobre Alberto

Nisman y apareció misteriosamente

en la pantalla de C5N diciendo lo

diametralmente opuesto a lo que

supo decir durante su paso por los

medios considerados enemigos.

Duggan ha sido hasta el 30 de

mayo un referente para la militancia

oficialista y cualquier crítica en

su contra o mención a su pasado

reciente se supo reprimir con violencia

por los propios militantes.

De un despreciable gorila a un

compañero incuestionable sin escalas,

en un santiamén, sin que a nadie

le haga ningún ruido. Pero aún

más escandalosa es la situación de

Gustavo Sylvestre, un ágrafo repetidor

que hasta no hace mucho supo

militar fervientemente en los medios

del Grupo Clarín contra todo lo

que la militancia oficialista considera

sagrado. Pero la magia de la idea

de los medios amigos fue suficiente

para lavarle la cara a Sylvestre a

punto de convertirlo en un intocable

para los militantes, quienes no ven

la obviedad ululante: tanto Duggan

como Sylvestre y demás “panqueques”

de la televisión, de la radio y

de los diarios no son panqueques

en absoluto. Siempre defendieron y

van a seguir defendiendo los intereses

de las corporaciones que les

pagan con jugosos salarios y sobres

no declarados.

Casi nadie lo recuerda ya, pero los

Expresión de la cultura popular con el descubrimiento de que todos los medios de difusión

son homólogos. En la opinión del distraído, TN y C5N son más que rivales por el rating diario:

son enemigos ideológicos irreconciliables. Pero nada de eso existe. Cualquier medio puede

emitir cualquier discurso en cualquier momento si eso les conviene a sus propietarios.

13 HEGEMONIA - junio DE 2021


medios del Grupo Clarín en general

fueron “amigos” del kirchnerismo

en los primeros años y hasta el mal

llamado “paro del campo” del año

2008, cuando la alianza se rompió

y el sistema entre Canal 13, TN,

Radio Mitre y Diario Clarín empezó

a funcionar al revés de lo que venía

haciendo. El Grupo Clarín fue tan

“amigo” del kirchnerismo como

lo es el Grupo Indalo respecto al

actual albertismo, es decir, nada en

absoluto. No existen las amistades

con las empresas privadas y mucho

menos con las corporaciones, las

que solo persiguen el lucro, que

El delirante Gustavo “Gato” Sylvestre, un ágrafo servil al poder fáctico cuya única habilidad

es la de gritar y repetir frente a una cámara de televisión. Previendo la caída de su imagen y

la imposibilidad de volver a ser aceptado por el público en el otro lado de la grieta —al que

le solía hablar en un pasado reciente—, Sylvestre anuncia un nuevo programa en el que se

hablará de culinaria. De algo tienen que vivir los que literalmente roban en la comunicación

vendiendo humo a diario.

es la única finalidad de cualquier

privado en el sistema capitalista.

Finalmente, la prematura caída

de la fe en C5N es un enorme problema

para Alberto Fernández,

pero un problema aun más grande

para Sergio Massa. Toda la base

de sustentación del actual gobierno

descansa en la narrativa de los

Duggan, de los Sylvestre y demás

mercenarios, es C5N quien impone

a diario la agenda que luego se va

a replicar en las redes sociales y no

al revés, como creen algunos. Por lo

tanto, la caída de la fe en C5N podrá

resultar en el debilitamiento de

toda la narrativa oficial, conduciendo

a una profunda crisis política ya

anunciada. Y en el mediano plazo,

la consecuencia será la dificultad

en la transición que pretenden los

que quieren instalar la conducción

de Sergio Massa. Si el kirchnerista

no cree en C5N, si no escucha a

Gustavo Sylvestre, a Pablo Duggan

y acólitos, difícilmente aceptará a

Massa como candidato natural del

espacio de cara a las elecciones

previstas para el 2023.

Quizá sin saberlo, Tomás Méndez

asestó un golpe brutal, demoledor,

a una construcción política cuya

finalidad es licuar al kirchnerismo

y cerrar la grieta por arriba en la

transición hacia Sergio Massa como

candidato del poder real aceptado

por la militancia como propio. Si

el aparato mediático empieza a

percibirse como realmente es, a

saberlo, como un instrumento de

colonización de las corporaciones,

todo el truco de los medios “amigos”

se cae y el resultado será la

guerra. Sin C5N para encauzar a la

militancia, esta puede retobarse y

finalmente percibir la existencia del

pacto hegemónico. Hay pronóstico

de fuertes tormentas en el horizonte

y todo gracias a un tiro que salió por

la culata.

14 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


Tu web online,

siempre.

www.duplika.com

15 HEGEMONIA - junio DE 2021


CONTENIDO EXCLUSIVO

Asuntos

prohibidos

ERICO

VALADARES

Muy lejos de aquí, en el centro

del imperialismo actual,

una de las deidades consagradas

a partir del advenimiento

del coronavirus a

nivel mundial está a punto de caer

en desgracia. Tras la revelación de

sus correos electrónicos desde el

inicio de la crisis definida por la

Organización Mundial de la Salud

(OMS) como una pandemia, el

médico inmunólogo estadounidense

Anthony Fauci ha quedado muy

expuesto frente a la opinión pública

y en el punto de mira del Congreso

de su país. El fraude de Fauci es hoy

una realidad a gritos, lo fue siempre

y ahora se hace ampliamente conocido

por el público general tanto en

los Estados Unidos como en el resto

del mundo, aunque los medios de

comunicación lo sigan blindando

para demorar su caída.

En marzo de 2020, en pleno

ascenso de la pandemia y en un momento

de mayor oscuridad, Anthony

Fauci fue entrevistado por la cadena

16 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


de noticias Fox News. En ese momento,

su entrevistador consideró

que Fauci era la persona indicada

para hacerle frente a la amenaza

entonces desconocida. “Soy estadounidense

y por eso asumí que el

hombre a cargo de proteger a los

Estados Unidos del coronavirus

debía ser un hombre racional”, dice

Tucker Carlson, el conductor de

Fox News que entrevistó a Fauci a

principios del año pasado. “Además

asumí que se trataba de un hombre

honesto, pero evidentemente me

equivoqué”. En cuestión de meses,

Fauci se revelaría como un vulgar

burócrata, representante de intereses

particulares y a menudo muy

corrupto.

El reverso de la trama suele ser

oscuro, pero más temprano que

tarde suele sorprender a sus observadores

cuando la verdad aparece.

“Descubrimos en el tiempo que

Fauci estaba implicado en la misma

pandemia a la que se supone debió

combatir. Fauci apoyó los peligrosos

y grotescos experimentos que

aparentemente hicieron posible el

surgimiento del coronavirus en su

origen”, agrega Carlson, hablando

de las conclusiones finales sobre

una enorme cantidad de evidencias

17 HEGEMONIA - junio DE 2021


Anthony Fauci, bajo la mirada de Donald Trump. La relación entre ellos durante el gobierno

trumpista fue de conflicto constante, allí donde Trump tenía ya de antemano la información

suficiente para conocer las actividades de Fauci con mutaciones virales en China.

que el equipo de Fox News pudo

recabar tras investigar a Anthony

Fauci durante un año, desde aquella

entrevista en marzo de 2020.

El resultado de esas investigaciones

está sacudiendo el tablero de

los opacos intereses detrás de la

pandemia y hace temblar no solo

al propio Fauci, sino a todos sus

asociados en los países donde la

influencia de los Estados Unidos es

grande. Aquí en la Argentina, por

caso, la onda expansiva de la caída

de Fauci amenaza con arrastrar a

su homólogo, el infectólogo Pedro

Cahn, quien desde el vamos fue

un tenaz repetidor del discurso de

Fauci en estas latitudes y fue, por

lo demás, el artífice del calco de

la narrativa estadounidense en las

políticas sanitarias de nuestro país.

Gracias a un pedido de informes hecho

por la cadena Fox News a Buzz-

Feed, el equipo de Tucker Carlson

pudo acceder a miles de correos

electrónicos enviados y recibidos

por Fauci durante el año pasado. Y

el análisis de todo ese material —

que constituye un verdadero Wiki-

Leaks del coronavirus— compromete

profundamente a Fauci y a todos

los médicos y científicos que han

ascendido a la fama en su estela.

Para empezar, el conjunto de la

correspondencia demuestra que

desde el inicio de la pandemia Fauci

se esforzó en ocultar a la opinión

pública la conclusión de que el

coronavirus se había originado en

el Instituto de Virología de Wuhan,

China. Y dicha revelación dispara

una pregunta inquietante, la primera

de varias: ¿Por qué habría

de querer Anthony Fauci ocultar el

origen chino y artificial, de manufactura,

del virus? Quizá porque,

como se sabe hoy a partir de la

publicación de su correspondencia

privada, Fauci había financiado y

había participado de los experimentos

de ganancia de función realizados

sobre el virus en el laboratorio

de Wuhan. Es decir, estuvo desde

siempre involucrado en la espeluznante

tarea de crear literalmente el

nuevo coronavirus.

Al ser interrogado por el Congreso

de los Estados Unidos, Fauci

negó cualquier implicación en esos

experimentos, los que en la práctica

consisten en modificar las capacidades

de un virus, esto es, en crear

un virus nuevo a partir de uno ya

existente. Entonces Fauci mintió

bajo juramento y ya con esto al menos

técnicamente podría terminar

en prisión. El 31 de enero de 2020,

cuando el coronavirus era aún desconocido

en gran parte del mundo,

Fauci recibió de parte del inmunólogo

californiano Kristian Andersen

el aviso de que el virus había sido

manipulado en laboratorio. “Las

características inusuales del virus

constituyen una porción pequeña de

su genoma (menos del cero coma

uno por ciento). Así que debemos

observar bien de cerca todas las

secuencias para ver que algunos de

sus rasgos parecen potencialmente

modificados artificialmente”, escribía

Andersen en uno de los correos

electrónicos enviados a Fauci.

¿Qué hizo Fauci al respecto?

Pues comunicarse inmediatamente

con un subalterno suyo, Hugo

Auchincloss, para convocarlo a una

reunión urgente, para enviarle un

documento —un informe sobre experimentos

de ganancia de función

de virus— y para avisarle que tendría

18 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


trabajo que hacer al día siguiente.

El documento enviado por Fauci

a Auchincloss era un estudio de

función del SARS hecho por Ralph

Baric y la doctora Shi Zhengli del

Instituto de Virología de Wuhan.

Zhengli es conocida en China y en

el medio científico en general como

la “Dama Murciélago”, porque se

dedica a manipular coronavirus que

infectan a esos animalitos.

Entonces Fauci conocía por lo

menos ya en enero de 2020 y muy

probablemente desde mucho antes

los experimentos de ganancia de

función viral realizados en China

con el SARS, aunque ante la pregunta

del senador Rand Paul negó

saberlo y negó específicamente que

Ralph Baric hubiera estado involucrado

en tales experimentos de

modificación viral. Fauci mintió. ¿Y

por qué?

“El Dr. Ralph Baric no está haciendo

investigaciones de ganancia de

función. Y si las estuviera realizando,

estas se adecuan a las pautas

establecidas y se están dirigiendo

en Carolina del Norte. Y si observan

las partidas asignadas y los informes

de progreso, no se trata de

estudios de ganancia de función,

aunque haya habido quienes tuitearan

eso”, dijo Anthony Fauci frente

al Congreso de los Estados Unidos y

bajo juramento. Pero no se trataba

de ningún rumor de Twitter: los correos

electrónicos del propio Fauci

habrían de demostrar que todo era

real. Al mentir bajo juramento, Fauci

incurrió en falso testimonio.

Desde un principio quedó evidente

que muchos de los integrantes del

Instituto Nacional de la Salud estadounidense

—cuyo titular es Fauci,

precisamente— se mostraban muy

preocupados ante la posibilidad de

que el coronavirus tuviera su origen

El ahora célebre Instituto de Virología de Wuhan, hoy una fortaleza custodiada las 24 horas del día por las fuerzas de seguridad chinas. Se

presume que de aquí surgió el coronavirus en un experimento de ganancia de función sobre el viejo síndrome respiratorio agudo grave (SARS),

experimento del que el Dr. Anthony Fauci no solo tenía conocimiento, sino que además financió y hasta participó en el nefasto proyecto. ¿Un

arma de guerra biológica creada por China en complicidad con un sector del establishment estadounidense?

19 HEGEMONIA - junio DE 2021


Pese a ser considerado un “conservador” por quienes clasifican la opinión ajena, el periodista

estadounidense Tucker Carlson junto a su equipo es prácticamente el único que se atreve

a investigar los peligrosos experimentos de Anthony Fauci. Todos los demás medios, incluso

los considerados “progresistas”, hacen silencio frente a lo que hoy es ya indisimulable: la

participación de Fauci en la creación del coronavirus con una finalidad aún desconocida.

en el laboratorio chino, lo que se vio

en el esfuerzo monumental y sistemático

que hicieron para ocultar

esa posibilidad, para evitar que la

opinión pública accediera a esa

información. Ya el 1º. de febrero de

2020, Fauci realizó una conferencia

con varios virólogos de renombre y

la mayoría de los detalles de esa reunión

permanecen ocultos al público,

aunque fueron taquigrafiados.

Se sabe que esa conferencia se hizo

en base a un documento cuyo título

fue Comparación de la secuencia

del coronavirus. Jeremy Farrar, un

médico británico que dirige una

importante oenegé de investigaciones

se encargó de recordar a cada

uno de los asistentes a la teleconferencia

que todo lo que dijeran allí

sería ultrasecreto. “La información y

la discusión se comparten con total

confianza de que no serán publicadas

hasta que exista un acuerdo

sobre los pasos a seguir a continuación”,

decía Farrar.

Más tarde, en una de sus comunicaciones

por correo electrónico

con Fauci, el propio Farrar haría un

repaso de lo publicado en un sitio

científico y sugeriría en secreto que

el coronavirus podría haber sido

creado como un arma biológica.

Ahora se sabe que esa sería una explicación

más plausible que aquella

que se ofreció al comienzo, a saberla,

la favorita de los medios masivos

de comunicación que decían con

total seguridad que el coronavirus

había venido de un pangolín.

Pero esos comentarios de Farrar

habrían de tener consecuencias

para la fuente citada: el sitio en el

que el artículo había sido publicado

fue suprimido de las redes sociales

y hasta hace muy poco nadie podía

sugerir que el coronavirus había

sido creado por el hombre. ¿Y por

qué no? Pues porque los verificadores

de contenidos de las redes

sociales no lo hubieran permitido:

al declarar Anthony Fauci ante los

monopolios de las telecomunicaciones

que el coronavirus no pudo haber

sido creado por el hombre, esos

monopolios dieron por finalizada la

discusión y procedieron a censurar

cualquier opinión que contradijera

la de Fauci.

“Un grupo de virólogos altamente

calificados observó las secuencias

allí y las secuencias en los murciélagos,

a medida que evolucionaban”,

afirmaba Fauci a mediados de abril

de 2020. “Las mutaciones hasta

llegar al punto en que están ahora

son totalmente consistentes con el

salto desde una especie animal a la

especie humana”. En ese momento,

lo que Fauci afirmaba como un

hecho certero no se podía afirmar

de manera concluyente y fue una

mentira, pero fue tomado como una

verdad revelada y utilizado por los

“fact-checkers” para censurar a

todo el que no estuviera de acuerdo

con lo postulado.

Entonces Anthony Fauci mintió y,

a partir de esa mentira, todas las

voces disidentes fueron acalladas

por quienes tienen el monopolio de

la palabra a nivel global. Y tan solo

dos días después de la gran mentira

inicial, uno de los virólogos financiados

por el Instituto Nacional de

20 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


la Salud estadounidense para dirigir

las peligrosas investigaciones sobre

el virus en Wuhan le escribió a Fauci

para agradecer esa financiación. El

virólogo en cuestión es el Dr. Peter

Daszak, quien se mostraba muy

agradecido por el apoyo de Fauci.

“Solo quería agradecerle personalmente

en nombre de nuestro equipo

y colaboradores”, decía Daszak,

dejando testimonio de la participación

de Fauci en experimentos con

el SARS en China.

También a partir de la revelación

de los correos electrónicos que

Fauci envió y recibió durante el año

2020 se sabe hoy que la mentira no

se limitó solo al origen artificial del

virus, sino que además fue sobre

las vacunas y los barbijos en temas

muy sensibles. Para marzo del año

pasado, el exfuncionario de Barack

Obama Ezequiel Emanuel le escribió

a Fauci para hacerle una pregunta

muy sencilla, una pregunta planteada

por muchos una infinidad de

veces: ¿Las personas que ya han

tenido coronavirus estarán inmunizadas

frente a posibles reinfecciones?

Eso se aplicaría a unos cien

millones de estadounidenses, por lo

que no era una pregunta sin importancia

entonces ni lo es ahora y

Fauci no hesitó en responder que, si

bien no existían evidencias, podría

presumirse una inmunidad sustancial

posterior a la infección.

¿Por qué eso es importante?

Porque Fauci lo dijo en privado, en

una comunicación por correo electrónico

que no estaba destinada a

ser conocida por la opinión pública,

a la que Fauci le sigue negando esa

información. Estudios existentes en

la actualidad sugieren que individuos

alguna vez infectados adquieren

cierto grado de inmunidad y no

tendrían la necesidad, por lo tanto,

de recibir una vacuna. Y aun así Fauci

se sigue negando a revelar esa

información, la que ha tenido desde

Anthony Fauci ha acumulado mucho poder con la crisis del coronavirus. Tanto que fue el

único funcionario sobreviviente al cambio de gobierno: ahora Fauci trabaja para Joe Biden,

con quien al parecer —conexiones globales mediante— existe un perfecto acuerdo.

siempre, actuando como un verdadero

lobista de la industria farmacéutica.

¿Por qué Fauci no dice en

público lo que sabe que es verdad y

ha afirmado ya en privado, como se

desprende de su comunicación?

En la misma respuesta enviada

a Ezequiel Emanuel, Fauci revela

otra información que jamás aceptó

hacer pública y además, por el

contrario, sigue negando con toda

la vehemencia: los barbijos dan

una bajísima protección contra el

coronavirus. De hecho, al menos un

estudio afirma que los barbijos podrían

acelerar la transmisión de los

virus y/o ser nocivos para la salud

en otros aspectos. En su comunicación

privada, Fauci dice claramente

que los barbijos no son idóneos

para personas sanas, aunque en

público sigue promocionado su uso

indiscriminado como un elemento

esencial de prevención.

El senador Rand Paul, que también

es médico, confrontó a Fauci sobre

esa cuestión y no obtuvo más que

evasivas por respuestas. “Usted incentiva

el uso del barbijo, independientemente

de que los individuos

hayan tenido la enfermedad o estén

vacunados. Lo que digo es que esas

personas ya están inmunizadas,

todo el mundo está de acuerdo

en que están inmunizadas. ¿Qué

evidencia tiene usted de que las

personas que ya hayan atravesado

la infección o estén vacunadas estén

esparciendo la infección? ¿No

es mero teatro?”. Las respuestas de

Fauci ante dicho cuestionamiento

fueron vagas y escuetas, lo que en

sí ya genera muchas dudas en el

observador. ¿Por qué un médico

como Anthony Fauci mentiría acerca

de una cuestión aparentemente

tan marginal como la del uso del

barbijo en individuos sanos? ¿Qué

ventaja económica o política podría

haber en ello para los intereses particulares

que Fauci representa?

Los correos electrónicos muestran

que Fauci conversa regularmente

con Bill Gates, lo que no sería en

sí extraño ni sospechoso para un

dirigente de su talla si los temas de

21 HEGEMONIA - junio DE 2021


La inexplicable relación entre Fauci (izq.) y Bill Gates (centro), la punta del ovillo para empezar a indagar en la posibilidad de que el coronavirus

haya sido creado por el hombre con fines de dominación política. Gates es famoso por su relación con la pandemia, la que parecería haber

creado a la imagen y semejanza de los virus informáticos con los que se hizo multimillonario.

conversación no fueran siempre la

medicina y la ciencia: Bill Gates no

es médico y tampoco es científico,

Bill Gates es un multimillonario que

hizo dinero produciendo softwares

mediocres para computadoras de

oficina y de hogar. ¿Por qué Fauci

mantendría entonces un contacto

tan regular con Bill Gates para discutir

cosas que en teoría no serían

del interés ni de la capacidad de

este? De hecho, el nombre de Bill

Gates aparece más de dos docenas

de veces en los correos electrónicos

de Fauci. ¿Acaso Bill Gates obtuvo

alguna ganancia con el manejo que

Fauci hizo de la pandemia? Eso es

algo que valdría la pena saber de

manera inmediata, aunque todavía

es desconocido.

Y los medios de comunicación

parecen poco interesados en averiguarlo.

Por ejemplo, es desopilante

la “cobertura” que hizo la cadena

CNN del hallazgo de los correos

electrónicos de Fauci: “Miles de

e-mails de y para el doctor Fauci

revelan el peso de su rol como una

rara fuente de franca honestidad

en el grupo de tareas destinado a la

lucha contra el coronavirus durante

el gobierno de Trump”. Ni una sola

palabra sobre la enorme controversia

contenida en la comunicación

revelada, solo juicios de valor ideológicos

para distraer al telespectador

y restarle importancia al hallazgo

verdadero. Pero CNN no está

sola en este blindaje: ninguno de

los periodistas que cubren el día a

día de la Casa Blanca ha hecho aun

una pregunta sobre el contenido de

los correos electrónicos. ¿Por qué?

Quizá porque Anthony Fauci sea todavía

demasiado grande para caer,

los intereses a los que representa lo

tienen blindado y condicionan a los

periodistas y a las empresas mediáticas

—probablemente estas mismas

empresas sean algo más que

cómplices en el asunto, son corporaciones

y pertenecen a gente muy

poderosa— en el sentido de acallar

a las voces disidentes. En las zonas

más pudientes del noroeste de Washington

aún están visibles aquellos

carteles que rezaban “Gracias, Dr.

Fauci”, mediante los que los ricos

y los poderosos de los Estados

Unidos expresaban su gratitud a

Anthony Fauci. Nadie sabe muy bien

qué agradecen, pero desde luego

que puede presumirse.

22 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


Como todo lo que existe actualmente

en la geopolítica, la respuesta

al enigma del coronavirus y la

solución para la crisis debe necesariamente

estar entre los Estados

Unidos y China, en la lucha de esos

gigantes por la hegemonía global.

Y la revelación de la promiscuidad

entre el principal infectólogo de

un país y los laboratorios del país

rival en un tema de infectología no

puede pasarse por alto, ahí tiene

que estar la punta del ovillo para

tirar y conocer al fin la verdad. Fauci

mintió sobre el origen del coronavirus

y sobre asuntos quizá más bien

accesorios como la necesidad de

vacuna para individuos que ya transitaron

la enfermedad y del barbijo

para los mal llamados “pacientes

sanos”, sobre el núcleo duro de

la pandemia que es el protocolo

de prevención y combate al virus,

pero nadie sabe todavía a ciencia

cierta por qué Fauci miente y oculta

sistemáticamente la información

que podría ayudar a la humanidad a

enfrentar de manera más eficiente

el mal.

Anthony Fauci miente y oculta,

nadie lo presiona demasiado para

que diga de una vez la verdad.

Por otra parte, el monopolio de la

palabra a nivel global censura a

quienes se atreven, desde el llano,

a cuestionarlo en los puntos flojos

de su narrativa. Estos son asuntos

prohibidos, la gran paradoja de que

el coronavirus es el tema del momento

y nadie habla prácticamente

de otra cosa, pero al mismo tiempo

nadie puede discutir el asunto

seriamente. Medios tradicionales,

redes sociales, “fact-checkers”,

gobiernos nacionales y regionales,

toda la política en general, existe

una alianza hegemónica que impone

una narrativa única contra la

que no se puede argumentar, nadie

puede dudar. Y la pieza fundamental

de todo el esquema es Anthony

Fauci, en él está el vínculo entre

Wuhan y los intereses globales, que

son inconfesables.

La humanidad no saldrá de la pesadilla

de la pandemia mientras no

se reconcilie con la ciencia, con el

lenguaje científico que prescribe la

falsación de las hipótesis mediante

el cuestionamiento constante de lo

que se afirma en todo momento. No

hay verdades sagradas para la verdadera

ciencia en su acercamiento

asintótico a la verdad y entonces

Anthony Fauci ya no es un científico,

si es que alguna vez lo fue. Anthony

Fauci es un sacerdote, es un profeta

o es una deidad pagana, es el

Jesucristo de quienes no creen en

Dios y así, con fe religiosa en misterios

que no pueden ser revelados

el hombre jamás resolvió ningún

problema social. Lo único que se

ha logrado históricamente con el

oscurantismo fue la reproducción y

la cristalización de las desigualdades,

de la desgracia para los condenados

de la Tierra. El coronavirus va

durar indefinidamente mientras sea

un asunto prohibido, una narrativa

única e indiscutible y materia de conocimiento

exclusivo de los sabios

guardianes de lo sagrado. Permítase

dudar y cuestionar los asuntos

que se presentan como sagrados,

prohibidos, permítase ponerse al

hombro la tarea de resolver mediante

la lógica y el sentido común los

problemas que modifican profundamente

su vida. Permítase el atento

lector no ser pasajero de su propio

destino.

Al igual que su homólogo argentino Pedro Cahn, Fauci se hizo famoso en los 1980 por sus

elucubraciones sobre el HIV, otro virus que cambió el curso de la humanidad y cuyo origen

también es incierto. Ellos siempre están en el centro de la escena.

23 HEGEMONIA - junio DE 2021


IDENTIDAD PERONISTA

El Paraná es nuestro

FACUNDO

CELASCO

Luego de casi treinta años de

una concesión que en todo

momento se demostró lesiva de

los intereses del pueblo argentino,

una conclusión se impone

en torno a la cuestión de la “Hidrovía”

del Río Paraná: es necesario

y urgente que el Estado argentino

tome cartas en el asunto y proceda

a la inmediata estatización de los

derechos de tráfico a través del Río

Paraná, haciéndose cargo del dragado

del lecho del río, de la exportación

de arena y de la construcción

de las dragas y de una flota mercante

en astilleros argentinos.

Desde hace veintisiete años miles

de millones de dólares en concepto

de derechos aduaneros se han

diluido a través del río sin que en el

proceso el pueblo argentino haya

gozado de la posibilidad de navegar

a través del Paraná o recaudar

los impuestos correspondientes al

tráfico fluvial.

Siete de cada diez toneladas de

productos argentinos se transportan

a través del Río Paraná desde

las provincias ribereñas e incluso

desde provincias mediterráneas

como Córdoba o Tucumán. Asimismo,

a través de la llamada “Hidrovía”

transitan embarcaciones pro-

24 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


venientes de países vecinos como

Paraguay y Bolivia, que no poseen

salida al mar.

La recaudación fiscal derivada de

los derechos de aduana a través de

la cuenca Paraná-Uruguay sería una

fuente inagotable de riqueza para

todos los argentinos, que se podría

reinvertir en la construcción de una

flota mercante nacional, la que significaría

además al país un ahorro

exponencial en concepto de fletes

por la exportación a través del río.

En la actualidad, la empresa

internacional Hidrovía Sociedad

Anónima posee la concesión del río,

así como los derechos de dragado y

la venta y exportación de arenas de

sílice del lecho, residuo del propio

proceso de dragado que se utiliza

como insumo para la explotación

minera. A partir de la sanción del

decreto 949/2020 de noviembre

del año pasado y la segunda prórroga

firmada por el Poder Ejecutivo

Nacional a comienzos de abril

de este año, el gobierno nacional

“pateó la pelota” hacia adelante,

sosteniendo la concesión en vez de

resolver el problema.

Pero el Paraná es de los argentinos,

no debería estar en discusión

la necesidad del Estado de hacerse

cargo de la administración de un

brazo conector entre el continente

profundo y el océano. Las potencialidades

de la explotación del Paraná

son infinitas; a través de la recaudación

que su estatización implicaría,

el Estado argentino podría financiar

obras de infraestructura estratégicas,

como la del Canal de Magdalena

en el lecho del Río de la Plata,

cuyo dragado es de importancia

suprema y urgente para la economía

del país.

En la actualidad, a pesar de que la

Argentina posee salida al mar a través

del puerto de Buenos Aires, los

embarques de ultramar se realizan

a través del puerto de Montevideo

a causa del histórico abandono de

esa ruta que permitiría despachar

a través de nuestro puerto. Esto

encarece los costos de los acarreos

desde el Mar Argentino y el Océano

Atlántico Sur pero también impide

la conexión neurálgica entre el norte

y el centro a través del Paraná.

La creación de una Sociedad del

Estado que se encargara de administrar

el tráfico fluvial a través

de los ríos interiores del territorio

nacional proveería los recursos

necesarios para la puesta en funcionamiento

del puerto de Buenos

Aires, a partir de la excavación del

Canal de Magdalena.

Si el Estado nacional no considera

el valor estratégico y soberano de

nuestros ríos y su vital importancia

para el funcionamiento del comercio

exterior de nuestro país el

resultado no puede ser otro que un

progresivo pero incesante empobrecimiento

de la Argentina.

Eso sin mencionar el peligro ambiental

que implica dejar en manos

de privados y extranjeros recursos

naturales fundamentales como lo

son los cursos de agua. Las preocupantes

bajantes del Paraná, cada

vez más frecuentes, las sequías en

el norte y las inundaciones al sur del

Río de la Plata, en la pampa húmeda,

nos deben llamar la atención

acerca del manejo que se le está

dando a nuestro río.

Y no podemos quejarnos de que

quien no es legítimo dueño del

Paraná ni lo habita lo cuide y lo ame

como lo ama el pueblo argentino,

es lo natural. ¿Desde cuándo una

25 HEGEMONIA - junio DE 2021


Una de las dragas que la actual concesionaria Hidrovía S.A. utiliza en el Río Paraná. Es preciso recuperar el control de la totalidad del sistema

para que los beneficios se reviertan al bienestar general del pueblo argentino.

nación regala de buena fe a los

privados sus recursos para que los

privados los preserven y los protejan

de la erosión? No tiene sentido, si

el Estado no hace frente al manejo

del río, asegurando que se lleve a la

práctica un dragado no agresivo, no

existen garantías de que ese curso

de agua se preserve tal y como lo

conocemos.

Debemos tomar conciencia de

que la mano del hombre es capaz

de infligir daños irreparables a la

hidrosfera y con ella a la biosfera

circundante. Si el Estado nacional

no se hace cargo de preservar los

recursos de todos los argentinos

nadie lo hará, pues el pueblo se

encuentra indefenso ante la depredación

de parte de agentes extranjeros

y no puede defender un río que

el Estado está regalando.

Una extensión de la concesión de

la “Hidrovía”, aunque sea en manos

de otra empresa es “pan para hoy

y hambre para mañana”, pues no

hay garantía alguna respecto de la

preservación de la calidad del río

y es de presuponer que este continuará

en su camino de erosión y en

la ribera, de desertificación.

Pero no podemos hacer caso

omiso de lo más fundamental: los

recursos extraíbles por el tráfico

fluvial son un insumo de vital importancia

para financiar las obras que

van a poner una vez más en funcionamiento

al país. Es a través del

fomento al trabajo argentino que se

resuelve la crisis en un contexto en

el que el trabajo está cada día más

paralizado.

Los argentinos tenemos el río,

tenemos los astilleros, la capacidad

instalada, el personal idóneo y

miles de brazos dispuestos a trabajar

en cada uno de los eslabones

del funcionamiento de una empresa

del Estado dedicada a administrar

el comercio fluvial. Falta la decisión

política, que es urgente y es de vital

importancia para dar el puntapié

inicial al sueño de una Argentina

potencia, un sueño que jamás ha

sido una ilusión, sino que se trata

de una posibilidad tangible y realizable.

Debemos hacerlo, el Paraná es

argentino.

*facundo celasco es presidente del

partido justicialista de dolores

26 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


HD

LIBROS

LA LIBRERÍA COMPAÑERA

CONGRESO

RIVADAVIA 1711

CABALLITO

RIVADAVIA 4000

(ESQ. YAPEYÚ)

ABASTO

CORRIENTES 3315

(ESQ. SHOPPING)

27 HEGEMONIA - junio DE 2021


FILOSOFÍA POLÍTICA

Estás equivocado, pero te voto

DANTE

PALMA

Desde hace tiempo que una

importante cantidad de

argentinos ya no vota a favor

de alguien sino en contra de

otro. Este fenómeno, que no

es estrictamente local, puede llevar

a malentendidos y a errores de

diagnóstico por parte de los ganadores.

Para desarrollar mejor esta

idea comenzaré por algo que resulta

temerario cuando ni siquiera están

determinados los frentes y los candidatos:

voy a afirmar que, al día de

hoy al menos, hay buenas chances

de que el gobierno gane la elección

de medio término. Lo muestran las

encuestas más o menos serias, pero

sobre todo alguna mínima observación

del comportamiento de los

votantes en los últimos años. En

otras palabras, si bien la pandemia

en todos los países les ha pasado

factura a las administraciones que

tuvieron que enfrentarla, el núcleo

duro del votante oficialista parece

estar asegurado. ¿Alguien se imagina

que el 37% que votó a Cristina

en 2017 hoy votará otro candidato?

Sería una tontería suponer que a

ese 37% habría que sumarle automáticamente

los 11% que había

28 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


sacado Massa en esa misma elección

pero, sin duda, en provincia de

Buenos Aires, el oficialismo tiene un

piso de algunos puntos por encima

del 40% y es muy difícil que la oposición

logre superar ese porcentaje.

Ni siquiera parece probable que

alcance el 41% que había obtenido

Esteban Bullrich en 2017, número

que permitió a Juntos por el Cambio

alcanzar un 42% a nivel nacional.

Asimismo, en CABA el oficialismo

local arrasará pero no conseguirá el

63% que en 2017 habían sumado

Carrió (con 51%) y Lousteau (con

12%). Seguramente pueda estar

en un número que supere los 50 y

que el Frente de Todos mejore una

magra cosecha del 21% que en

esa elección lo llevó a obtener 3 de

13 diputados. Así, en CABA es de

suponer que el oficialismo nacional

esté en un número más cercano al

30% que al 20%, y que allí pueda

llevarse al menos un diputado más.

Después se puede analizar provincia

por provincia donde en algunos

casos también se eligen senadores

pero cuesta imaginar grandes sorpresas

al día de hoy: oficialismo y

oposición ganarán un diputado más

o un diputado menos en cada distrito;

quizás, por pequeña diferencia,

algún distrito arroje una nueva mayoría

en senadores pero no mucho

más. El punto es que esas pequeñas

diferencias permiten especular con

que el oficialismo alcance la mayoría

automática también en Diputados

porque son pocos los escaños

que necesita. De hecho, Juntos

por el Cambio ya está instalando

el número fatal: “estamos a siete

diputados de ser Venezuela”. No se

comprende por qué las mayorías

en un congreso llevarían automáticamente

al autoritarismo cuando

parece que eso no ha sucedido en

los 16 años que lleva el PRO dominando

la Legislatura porteña. ¿O es

que solo devienen autoritarias las

mayorías legislativas cuando pertenecen

a espacios populares? Tampoco

se comprende que está lejos

de ser evidente que la parálisis del

gobierno tenga que ver con la falta

de mayorías en ambas cámaras.

¿Cuántas leyes no salieron por ese

puñado de diputados que se necesitan?

¿Faltan diputados o decisión

política? La respuesta no debería

descartar la posibilidad de que

estén ausentes ambas cosas.

Pero parafraseando a Silvio Rodríguez,

quien cantara “Nadie sabe

Los incondicionales de un lado, incapaces de admitir la participación de la fuerza vulgarmente

llamada “macrismo” en la debacle económica argentina: cargan todas las tintas

sobre el actual gobierno y están dispuestos a votar a los candidatos del sector opuesto, aun

sabiendo que están equivocados.

29 HEGEMONIA - junio DE 2021


Los incondicionales del otro lado, con el mismo comportamiento del seguidor acrítico: al

saber qué hay en frente, el llamado kirchnerista está dispuesto a tolerar en silencio todos

los errores y hasta las maldades de un gobierno que considera propio al ocupar la vicepresidencia

con su máximo exponente y referente. En situaciones como esta, el voto negativo

—voto en contra de alguien más que a favor— es mayoritario y la sociedad elige decir que no

a ciertos dirigentes en vez de decir que sí a otros.

qué cosa es el comunismo y eso

puede ser pasto de la ventura”,

podría decirse que nadie sabe qué

carajo pasa en Venezuela, ni en

Nicaragua, ni en el seno del gobierno,

pero lo que importa es encontrar

un cuco y decirle a la gente que

a través de un simple voto puede

acabar con él. Más que políticos la

oposición parece estar compuesta

por alquimistas y no ofrece ninguna

alternativa. Solo es activadora de

temores y conspiraciones: viene el

monstruo y no nos quieren dar la

Pfizer. Eso es todo. Tratará de cambiar

los nombres y buscará caras

nuevas. El voluntarismo a-ideológico

de “La leona” será reemplazado

por los mensajes de la neuroayuda

de Facundo Manes pero allí no hay

ninguna pretensión robusta de

discutir modelos de país sino solo

ingeniería electoral. La apuesta es

que al núcleo duro de votos se le sumen

los desencantados del gobierno,

aquellos que votaron a Alberto

Fernández y hoy están arrepentidos.

Los hay y son muchos pero de ahí

no se sigue que vuelvan a votar a la

oposición o se inclinen por opciones

minoritarias. Por supuesto que,

máxime en una elección legislativa,

la polarización es menor y hay electores

que apuestan a la posibilidad

de que se alce con una banca algún

espacio o candidato que no podrá

ganar la elección, como fue en su

momento Randazzo que, con sus 5

puntos, fue señalado como “el que

le hizo perder la elección a CFK”.

Pero no parecen opciones sustantivas

o que se lleven una cantidad

de votos decisiva. A la oposición se

le puede ir algo por derecha si no

logra acordar con los libertarios y al

oficialismo algo por izquierda y por

nuevas ofertas de peronismo más

ortodoxo pero salvo algún distrito

puntual parece difícil que la sumatoria

de esos votos definan ganadores

y perdedores de la elección. La

clave es que aun cuando los desencantados

con el gobierno puedan

ser muchos, un buen porcentaje de

ellos volverá a votarlo porque jamás

votaría a Juntos por el Cambio.

Y aquí volvemos a lo que les planteaba

al principio. Existe la posibilidad

de que un eventual triunfo del

gobierno sea interpretado incorrectamente

por el propio gobierno

como una señal de que está en el

camino correcto. Pero la paradoja

es que aun muchos de sus votantes

lo van a apoyar considerando que

no está haciendo las cosas bien o,

al menos, no las está haciendo según

las expectativas que se tenían.

A su vez, este tipo de voto no es

exclusivo del oficialismo. También

puede haber votantes en la oposición

que consideren que el papel

de sus dirigentes es patético pero

los va a apoyar por el simple hecho

de ser antiperonistas. No está ni

bien ni mal. Pero en un escenario

donde la polarización es tan fuerte

y las alternativas no aparecen, hay

una buena cantidad de votos que se

ganan de esa forma. “Estás equivocado,

pero te voto porque los que

están en frente son peores”, podría

ser el resumen del razonamiento.

Si esa lógica se aplica a elecciones

legislativas es más que probable

que se aplique a elecciones presidenciales

y esa especulación es la

que sostiene a algunos dirigentes.

Siempre se dice que la política

debe escuchar el mensaje de las

urnas pero ese mensaje es múltiple

y complejo. Por eso yo agregaría un

pedido más porque no alcanza con

escuchar. Escuchar se puede escuchar

un ruido pero lo que hace falta

es interpretar y comprender correctamente

ese mensaje. A veces un

voto a favor no implica un apoyo al

rumbo elegido.

30 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


Habitaciones recientemente

recicladas a nuevo, wi-fi,

desayuno buffet, restaurante,

TV LED 42”, aire acondicionado,

teléfono, despertador,

sommier, cochera cerrada,

frigobar, caja de seguridad.

La mejor gastronomía

hotelera en Mar del Plata.

Exquisitas propuestas gourmet y

una exclusiva carta de vinos.

Abierto todo el año mediodía y noche.

Consultá por nuestros menúes

especiales de fin de año.

3 DE FEBRERO 2975 | Mar del Plata

Tel./Fax (0223) 495.5552 - 495.9888

reservas@hotel10deseptiembre.com.ar

www.hotel10deseptiembre.com.ar

Hotel 10 de Septiembre

Restaurante 10 de Septiembre

31 HEGEMONIA - junio DE 2021


LA TRIBUNA DE ROSAS

Malvinas y el Atlántico Sur:

implicancias geopolíticas

CÉSAR

MILANI

El Atlántico Sur posee una incalculable

importancia económica

y geopolítica para la Argentina

y el mundo que le ha valido ser

blanco de la codicia de parte

de las potencias imperiales desde

la época de la colonia. Partiendo de

la posición estratégica privilegiada

de los archipiélagos marítimos

de las Islas Malvinas, Georgias y

Sándwich del Sur y su proyección

sobre la Antártida y pasando por las

abundantes reservas de agua dulce

y recursos petroleros e ictícolas, el

Atlántico Sur es un tesoro natural

sobre el que el pueblo argentino,

legítimo dueño, no está ejerciendo

soberanía efectiva, mientras que

los caranchos se apropian de los

recursos que les pertenecen a todos

los habitantes de la nación.

En primer lugar, es necesario comprender

que la cuestión del Atlántico

Sur se debe abordar a partir de

dos ejes de análisis: la importancia

estratégico-militar de la posición

geopolítica del área y el acceso y

control de los recursos estratégicos

que sobreabundan allí.

Dos actores de la región, Brasil y

Argentina, detentan por derecho

legítimo casi la totalidad del litoral

marítimo en el Atlántico correspondiente

a América del Sur. Sin

embargo, potencias extrarregionales

como el Reino Unido de Gran

Bretaña y los Estados Unidos de

Norteamérica son acreedoras de

facto tanto de los recursos naturales

como de las ventajas geopolíticas

de poseer allí bases militares

de importancia estratégica. Estos

32 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


países son aliados estratégicos

tradicionales y actores centrales en

la estructura de la OTAN y detentan

la posesión de la cadena de islas

que se encuentran en el centro del

Océano Atlántico Sur, entre América

y África, al tiempo que ejercen

poder naval sobre la zona.

De este modo, lejos de una disputa

por los once mil kilómetros cuadrados

correspondientes a las dos islas

mayores y al conjunto de islotes que

de ellas se desprenden, la “cuestión

Malvinas” hace referencia a un

conflicto que supone alrededor de 6

millones de kilómetros cuadrados,

es decir, ni más ni menos que “dos

Argentinas” continentales más un

océano que rebalsa de recursos.

El Estrecho de Magallanes y los Pasajes

de Beagle y Drake, posibilitan

la comunicación entre los océanos

Atlántico y Pacífico y son fundamentales

tanto para el monitoreo e

intervención en el comercio mundial

como también para el empleo

del instrumento militar de carácter

estratégico.

Se estima que alrededor de

200.000 buques de carga transitan

anualmente el Atlántico Sur. El 80%

del petróleo que demanda Europa

occidental y el 40% de las importaciones

de los Estados Unidos

representan parte importante de

este flujo comercial. Otra dimensión

que da cuenta de la importancia

geoestratégica de las Malvinas es

la conexión que establece con la

Antártida, territorio codiciado por

las potencias hegemónicas por ser

reservorio de minerales, biodiversidad,

por almacenar en forma de hielo

más de las tres cuartas partes del

agua dulce existente en el planeta y

también de suma importancia para

la actividad espacial.

El 12 de mayo de 1985 el príncipe

Andrés de York inauguró el Aeropuerto

Internacional de Mount Pleasant,

que comenzaría a funcionar al

año siguiente. La estación fue construida

como parte de los esfuerzos

británicos para reforzar la defensa

de las Islas Malvinas después de la

guerra de 1982. La base de Mount

Pleasant o Puerto Agradable es el

más reciente aeródromo de la Real

Fuerza Aérea británica y reemplazó

las anteriores instalaciones en el

aeropuerto de Puerto Argentino/

Stanley.

Actualmente, el enclave militar con

la Base Aérea de Mount Pleasant

cuenta con una pista de 2.590 metros

y otra de 1.525 que posibilitan

el desplazamiento de aviones de

gran porte y helicópteros. A esto se

suma el puerto de aguas profundas

Mare Harbour, utilizado por la Marina

Real para el amarre de los buques

y los submarinos que Londres

ha enviado, naves de última generación

y de propulsión nuclear. Incluye

silos y rampas para lanzamiento de

armas nucleares.

Viven allí entre 1.500 y 2.000

efectivos, de los cuales alrededor

de 500 residen en forma permanente

mientras que el resto es parte de

contingentes rotativos que arriban

para ser sometidos a entrenamiento

y posteriormente enviados a escenarios

bélicos donde esté involucrada

Gran Bretaña, como fue el caso

de Irak o Afganistán.

Esta base cuenta con aviones de

última generación, denominados

Eurofighter Typhoon, reemplazantes

de los Harrier que se usaron en la

guerra y de los Tornado F3. Ninguna

fuerza aérea en la América Hispana

cuenta con este tipo de avión.

A esto se suma que en 2017 el

Ministerio de Defensa británico resolvió

ampliar el presupuesto de la

base en 267 millones de libras para

los próximos diez años, implementando

nuevos sistemas de defensa

misilísticos que reemplacen al anterior

sistema de defensa de misiles

Rapier.

Está claro que se trata de un punto

geopolítico y geoestratégico de

primera importancia. Los asentamientos

coloniales británicos aún

pendientes de descolonizar en el

siglo XXI sirven para establecer un

sistema interconectado de bases

Vista aérea de a base militar de Monte Agradable/Mount Pleasant, en las Islas Malvinas.

33 HEGEMONIA - junio DE 2021


El hecho de los recursos energéticos en la zona de las Islas Malvinas es una de las claves

para comprender la usurpación británica en el territorio, aunque no la única. Malvinas es

absolutamente estratégica para el control de una infinidad de recursos.

militares que incluyen a Tristán de

Acuña, Santa Elena y Ascensión.

Si bien algunas no conforman

bases militares clásicas, constituyen

importantes “barreras” en la

geopolítica del Atlántico Sur ya que,

como Santa Elena, con la reciente

inauguración de una pista aérea

pueden transformarse rápidamente

en bases útiles para el transporte

y apoyo logístico, una suerte de

columna vertebral que permite el

abastecimiento y traslado de fuerzas

de combate rápidamente.

Se ha remarcado frecuentemente

la importancia de las Malvinas

como punto de acceso a la Antártida,

su ubicación enfrentada con los

grandes Estados ribereños sudamericanos

y como punto intermedio

en la ruta sur para el acceso al

continente asiático. Sin embargo,

la presencia del Reino Unido en el

Atlántico Sur, con epicentro económico

y militar en Malvinas, obedece

también a su funcionalidad para el

esquema de despliegue militar de la

Organización del Tratado del Atlántico

Norte (OTAN).

En 2004, Londres trasladó la Comandancia

Naval del Atlántico Sur

a Mare Harbour y Monte Agradable.

Cuatro años más tarde, Estados

Unidos anunciaría la reactivación de

la IV Flota para patrullar el Caribe,

América Central y América del Sur

con fines “humanitarios”.

En 2009 las Islas Malvinas, las

islas del Atlántico Sur y el territorio

antártico pretendido por Gran Bretaña

fueron incorporados unilateralmente

como territorios europeos de

ultramar a través de la ratificación

del Tratado de Lisboa y la aprobación

de la Constitución Europea por

el Parlamento Europeo.

En su permanente política de

reafirmación de los legítimos derechos

soberanos de la República

Argentina sobre las Islas Malvinas,

Georgias del Sur y Sándwich del Sur

y los espacios marítimos circundantes

de conformidad con el objetivo

permanente e irrenunciable del

pueblo argentino consagrado en la

Constitución Nacional de recuperar

el ejercicio pleno de la soberanía

argentina sobre nuestros archipiélagos

australes, el 13 de diciembre

de 2007 el gobierno argentino encabezado

por el presidente Néstor

Kirchner rechazó ante las instituciones

y los Estados miembros de

la Unión Europea la pretensión de

incluir a partes del territorio nacional

argentino en la lista de países

y territorios a los que se aplica el

régimen de Asociación de los Países

y Territorios de Ultramar del Tratado

de Lisboa por el que se modifican

el Tratado de la Unión Europea y el

Tratado Constitutivo de la Comunidad

Europea.

En este cuadro de situación la

competencia entre potencias globales

(Estados Unidos, Rusia y China)

es un factor de tensión que potencia

el valor estratégico del Atlántico

Sur, especialmente por la creciente

presencia de China en la región.

En agosto de 2018 el secretario de

Defensa británico Gavin Williamson

declaró ante el grupo de expertos

del Atlantic Council —“think tank”

referente del establishment imperialista

fundado en 1961 en el marco

de la Guerra Fría —, reafirmando

la alianza anglonorteamericana:

“Estamos listos para responder a

cualquier situación en cualquier

momento. Hemos desplegado

fuerzas en todo el mundo, podemos

recurrir a nuestros territorios de

ultramar en Gibraltar, en las áreas

de la base soberana en Chipre, la

Isla Ascensión, las Islas Falklands

y el Territorio Británico del Océano

Índico. Estos a menudo proporcionan

instalaciones clave no solo para

nosotros, sino también para los

Estados Unidos”.

Bajo esta óptica, debemos considerar

que cada nuevo hallazgo

34 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


de recursos naturales redunda en

importancia no solamente para el

Reino Unido —en términos económicos—

sino también para los miembros

de la OTAN y otras potencias

globales. En la medida que aumenta

el valor económico de las riquezas

del Atlántico Sur, se consolida

la fundamentación para mantener y

acrecentar el despliegue de medios

militares al servicio de su vigilancia

y protección. Las denuncias por

el aumento de medios y personal

militar en Mount Pleasant, así como

también las demostraciones de

fuerza (expresadas, por ejemplo, en

los ensayos misilísticos, o en el despliegue

de submarinos nucleares)

reflejan esta tendencia.

Durante la década de 1970 Gran

Bretaña realizó varias misiones

científicas y estudios de prospección

sobre recursos en las islas,

especialmente de petróleo. Para

finales de esa década, no fruto de la

casualidad, diversos medios comenzaron

a manufacturar consenso

en torno a que la corona británica

debía buscar nuevas fórmulas para

el desarrollo de las potencialidades

mineras de las islas, así como la

importancia de quitar de la mesa de

discusión con Argentina el asunto

de la soberanía. Al mismo tiempo,

desde Estados Unidos se sentenciaba

que “la única región fuera de

la OPEP y de los países comunistas

con un potencial petrolero significativo

es la cuenca de las Malvinas,

entre Argentina y las islas Falkland”.

Durante los años 1990 la cuestión

de la soberanía sobre Malvinas

perdió centralidad en el marco de

una política de “acercamientos

prácticos”, favoreciendo a través de

tratados y convenios los intereses

económicos y políticos de Gran Bretaña.

Este marco legal permitió que

Gran Bretaña lanzara unilateralmente

una licitación pública para la

exploración de petróleo en las islas

a mediados de esa década.

Se perforaron seis pozos en 1998

y en 2010 Ocean Guardian lideró

un nuevo ciclo de perforaciones.

El 2 de abril de 2015 Premier Oil,

Falkland Oil & Gas y Rockhopper

La depredación ictícola en el Atlántico Sur es una de las consecuencias de la pérdida de soberanía en Malvinas.

35 HEGEMONIA - junio DE 2021


Exploration anunciaron el descubrimiento

de reservas de petróleo

y gas superando por lejos las expectativas.

En septiembre de 2017,

durante la Conferencia Capital Oil,

el CEO de Rockhopper Exploration

anunció que el pozo denominado

“Sea Lion” poseía reservas certificadas

de entre 500 y 1.000

millones de barriles de petróleo. El

inicio de la extracción de crudo se

estimaba para el año 2020, mientras

que para 2022 se proyecta

una producción offshore de 75.000

barriles diarios, volumen que podría

alcanzar un máximo de 120.000 en

2025.

Es importante recordar la condición

transnacional de las compañías

petroleras. En el caso de Malvinas,

existen importantes intereses

estadounidenses en alianza con

compañías británicas. Por ejemplo,

Rockhopper Exploration y Diamond

Offshore negocian la documentación

vinculante a partir de los principios

acordados para la provisión

de una unidad de perforación y el

financiamiento del proveedor. Actualmente,

las empresas que exploran

y explotan el área son Falkland

Oil And Gas Limited, Borders And

Southern Petroleum, Rockhopper

Exploration, Diamond Offshore Driling,

BHP Billition y Argos, además

de las firmas que brindan servicios

financieros y de accionistas.

Un dato clave es que la ley de

hidrocarburos de Argentina modificada

en 2013 prevé que ninguna

empresa petrolera que haya actuado

en Malvinas podrá hacerlo en la

plataforma continental argentina,

por tratarse de una explotación

clandestina e ilegal. No obstante,

en octubre de 2018, el gobierno del

presidente Mauricio Macri firmó el

decreto 872 que instruye a la Secretaría

de Gobierno de Energía, dependiente

del Ministerio de Hacienda,

para que proceda a convocar

un concurso público internacional

para la adjudicación de permisos

de exploración para la búsqueda de

Para transitar entre las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, los argentinos debemos

necesariamente atravesar el territorio chileno en el Estrecho de Magallanes. Esta es otra de

las consecuencias del déficit en términos de navegación.

hidrocarburos offshore.

En este marco, se adjudicaron

áreas a empresas europeas que

ya están operando en Malvinas al

tiempo que se entrega información

geológica de la plataforma

continental argentina y se aceptan

empresas británicas que operaron

en Malvinas bajo la administración

ilegal de las islas. Estos hechos

fortalecen la ocupación colonial británica

al conceder explotaciones a

empresas que violan la Constitución

Argentina al reconocer el gobierno

kelper. Es decir, no solo se otorgan

estas concesiones ilegales sino que

además se legitima la ocupación

colonial.

Después de la guerra y como parte

del plan para el apoyo económico

de las islas y el mantenimiento de la

base militar del Reino Unido, el sostenimiento

económico se concretó

por medio del otorgamiento de

licencias de pesca en el Mar Argentino.

En la última década, la pesca

representa más de la mitad de los

ingresos de la economía de las islas,

a partir del sistema de licencias

ilegales. Durante 2011, 118 buques

con licencia británica pescaron un

total de 232.000 toneladas. Solo

por calamar, en 2012 se pescó por

un valor superior a los 1.600 millones

de dólares, producto de la

captura de 50 toneladas por día.

Los recursos marítimos de Argentina

son abundantes gracias a

su extensa costa sobre el océano

Atlántico y la gran extensión de la

plataforma continental de la Argentina

en la cual las condiciones geográficas

concentran una importante

biodiversidad, de la que numerosas

especies poseen valor comercial.

Los réditos de la pesca conforman

el 4% de las exportaciones del país.

El organismo oficial argentino que

investiga, supervisa y monitorea

los recursos ictícolas y afines es el

INIDEP (Instituto Nacional de Inves-

36 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021


tigación y Desarrollo Pesquero) cuya

sede central se ubica en la importante

ciudad marítima de Mar del

Plata.

La fuente principal de recursos

pesqueros es la extensa plataforma

continental, de una profundidad

de hasta 200 metros, que la cartografía

denomina Mar Argentino.

La baja profundidad de la misma

hace que sus aguas se encuentren

fuertemente iluminadas por

la radiación solar, de modo que

abunda el primer eslabón de la red

trófica y la biocenosis marina: el

plancton. Gran parte de esta zona

epicontinental está comprendida en

las aguas territoriales y zona económica

exclusiva, conformada por las

350 millas náuticas a partir de la

costa en su línea de bajamar.

Estas aguas se benefician también

de la llamada convergencia

antártica, una extensa zona en la

que se mezclan las corrientes frías

procedentes del Océano Glacial

Antártico con las aguas cálidas

procedentes de la zona cercana al

ecuador. Es conocido que las aguas

frías son muy ricas en plancton

(particularmente el muy ubérrimo

en proteínas: zooplancton), moluscos,

crustáceos, peces y cetáceos a

lo que se suma una numerosa fauna

marina más evolucionada como la

de los pinípedos y foecidos. De tal

modo que las aguas jurisdiccionales

argentinas resultan ser uno de los

principales caladeros o zonas pesqueras

del planeta con constantes

periodos de zafra que se alternan

según la especie.

Es esencial concebir a las Islas

Malvinas en el contexto de una

política de Estado desde una visión

integral del Atlántico Sur, con vocación

y presencia oceánica y antártica.

Para ello la Argentina debe

pensarse también como un actor

regional marítimo y antártico.

La “cuestión Malvinas” implica la

Allí están. La corona británica sostiene una fuerte presencia militar en las Islas Malvinas,

tanto para realizar los entrenamientos en conjunto con la OTAN como para garantizar la

usurpación del territorio en la hipótesis de que Argentina vuelva a reclamar su soberanía por

la fuerza, lo que hoy parecería ser muy poco probable.

disputa por el acceso a los recursos

estratégicos en el Atlántico Sur

en el marco de la competencia de

actores extrarregionales, como el

petróleo, la pesca, los cuantiosos

recursos en la plataforma continental

o los minerales de los fondos

oceánicos.

Una política de Estado respecto

al Atlántico Sur y la Antártida debe

completarse con una visión estratégica

que contribuya al desarrollo

integral de la Patagonia argentina

en el ámbito continental e insular.

En este sentido, como parte de

las estrategias adoptadas, Argentina

debe generar una política de

acompañamiento de actores regionales

en el marco del proceso de

integración, pues existen intereses

estratégicos compartidos en el

Atlántico Sur. Por otra parte, resulta

fundamental una política regional

de contención para limitar la unilateralidad

británica en sectores

como la pesca o la explotación de

hidrocarburos en el Atlántico Sur y

Malvinas, así como para limitar la

presencia del poder militar de actores

extrarregionales en la zona.

Malvinas sigue siendo una herida y

una deuda pendiente, del control de

la Argentina sobre el Atlántico Sur

depende el ejercicio de la soberanía

del país que redundará necesariamente

en el pleno ejercicio de

su independencia económica. La

cuestión Malvinas está vigente y es

urgente. Las Malvinas son argentinas,

sí, por derecho y también por la

necesidad de nuestro pueblo en el

acceso a las riquezas del territorio

para vivir mejor. Esta es una cuestión

de dignidad.

37 HEGEMONIA - junio DE 2021


SOLUCIONES IT PARA PYMES

Soporte tecnico

remoto y presencial

Administracion de redes

Soporte web

Community management

38 HEGEMONIA - JUNIO DE 2021

TECHCARE

SOLUCIONES it

techcare.com.ar/soporte-it/

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!