04.08.2021 Views

SQM_Nº16_JUL2021_DIGITAL

Nº16 de SubaQuatica Magazine, revista especializada en buceo comercial y mundo submarino

Nº16 de SubaQuatica Magazine, revista especializada en buceo comercial y mundo submarino

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.






Ocean Business 2021

Southampton (UK)

Del 12 al 14 de octubre de 2021

www.oceanbusiness.com

Offshore Energy Exhibition 2021

Amsterdam

26 y 27 de octubre de 2021

www.offshore-energy.biz/events/

6 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


OPINIÓN

Necesitamos contar con instituciones de

capacitacion técnica en buceo comercial

Perú presenta una situación particular en el

tema de la formación y capacitación en

temas netamente de buceo comercial. Tan

solo el 40 por ciento de los buzos tiene formación

institucional; el resto de la población de

buzos obtuvo la credencial de buceo fuera de la

formación institucional. Si hablamos del sector

dedicado a la extracción de productos hidrobiológicos

el tema es aún más complejo.

Además, en el país no se exige ostentar alguna

carrera técnica o profesional que respalde

o refuerce la formación de los buzos para obtener

la credencial o carné de buceo profesional.

Igualmente, Perú no cuenta con instituciones

de formación técnico profesional continua en

nuestra actividad. Eso quiere decir, por ejemplo,

que en Perú no existen los cursos de campana

húmeda, buzo soporte de vida, buzo especialista

en soldadura submarina, buzo operador de cámara,

supervisión de buceo con aire o mezcla de

gases o buzo operador de herramientas hidráulicas,

entre otras especialidades.

Es cierto que los buzos peruanos son muy hábiles

en estas labores, sin embargo todo ese conocimiento

fue adquirido a través del ejercicio

práctico de su actividad laboral de campo, en los

diversos trabajos en los que pudo participar y

ese conocimiento toma como referencia el uso

y manejo de prácticas similares o análogas en superficie

y no por una capacitación especializada

y reconocida formalmente.

Como ejemplo, para realizar trabajos de soldadura

submarina se toma como base las prácticas

de soldadura en superficie y no una

capacitación específica en soldadura o corte

subacuático.

Para poder recibir algún tipo de capacitación

certificada, como las comentadas anteriormente,

los colegas buzos tienen que emigrar al

exterior para conseguirlas o, de lo contrario, esperar

a que alguna empresa del rubro promueva

algún tipo de capacitación con instructores del

extranjero. Esto es algo que ocurre en muy raras

ocasiones, como los cursos de mantenimiento

de cascos de buceo Kirby Morgan.

En un mundo globalizado y cada vez más competitivo

es necesario acercarnos a los estándares

internacionales de buceo comercial. Los

buzos de Perú, al igual que en otros países, reconocemos

la importancia de la formación y capacitación

en temas netamente de buceo, y la

necesidad de que las autoridades competentes

y las empresas se den cuenta de esta carencia.

Necesitamos que ambas partes inviertan

dentro de su ámbito y competencia en esta actividad:

de un lado, en el campo de la regulación de

normas y de otro, en la especialización de las

plantillas en las empresas. De esta forma, se elevaría

considerablemente la categoría del buzo

industrial peruano y contaríamos con mano de

obra técnica y profesional especializada en el

país y ,por qué no decirlo, la posibilidad de trabajar

en cualquier parte del mundo.

Juan Carlos

Baldera Velásquez

BUZO COMERCIAL DE

1ª CATEGORÍA EN PERÚ

“Los buzos en Perú reconocemos la importancia

de la capacitación continua y

las carencias del país en esta materia,

pero en muchas ocasiones no resulta

fácil acceder a ella y hay que irse fuera ”

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 7


EDITORIAL

La formación continua en

el buceo comercial

E

l buceo comercial es un sector en constante evolución. Se mejoran

procedimientos, los equipos son cada vez más seguros y eficientes y

surgen nuevos retos y necesidades.

Esta circunstancia hace igualmente que tanto los profesionales subacuáticos

como las empresas tengan que renovarse en todos los ámbitos. Y

uno de ellos es el de la formación.

En una profesión tan exigente y con un plus de peligrosidad elevado, cualquier

acción que ayude a mejorar la seguridad puede marcar la diferencia.

Es cierto que a la formación reglada se acude como origen de muchos de

los problemas y que a mediados de la década de 1990 se produjo una especia

de caos organizativo.

Pero ahora existen muchas más posibilidades de capacitarse con calidad

y garantías. Los buzos en potencia cuentan con escuelas de gran prestigio,

que cumplen con los más altos estándares de la docencia y que han

realizado grandes esfuerzos para disponer de un equipamiento suficiente.

También existen, como ocurre en todos los ámbitos, escuelas anquilosadas

en el pasado, gestionadas por artistas de la triquiñuela y de las malas artes.

Buzos y empresas son soberanos para elegir cuál es la capacitación que

más garantías les ofrece. Afortunadamente, hay decenas de profesionales

del sector con una seriedad a prueba de bombas y de otras tentaciones, que

entienden que seguridad y beneficios pueden ir perfectamente de la mano.

A principios de este inusual año, sondeamos entre nuestros lectores y

colaboradores habituales acerca de sus conocimientos en el uso e interpretación

de las tablas de descompresión.

A priori, se trataba de una materia básica de la formación de los buzos.

Pero pronto comenzaron a surgir las dudas. Afloraron ideas asentadas en

el gremio. Por ejemplo, que se trataba de una competencia exclusiva del supervisor.

O bien que se saben manejar, pero únicamente en inmersiones rutinarias.

Pero, a la par, el interés por poder formarse en esta cuestión era también

palpable. Esto se vio refrendado tras la celebración de dos seminarios online

a cargo de los instructores Ricardo Soares y Joan Pagès, del centro de entrenamiento

de buzos comerciales M6 Subsea Training.

Este interés suscitado necesitaba ser cubierto. De ahí nació la idea de

poder ofrecer a través de SubaQuatica Academy un curso en el que cualquier

buzo o supervisor pudiera aprender (o refrescar sus conocimientos)

sobre el manejo de las tablas de descompresión, tomando como referencia

las publicadas en la séptima revisión Manual de Buceo de la U.S. Navy.

Ya se han completado dos convocatorias con un alto nivel de satisfacción

entre el alumnado y se están preparando las siguientes fechas.

Las tablas están ahí y contienen los mismos números para todos. Pero

detrás de esos guarismos hay un por qué, un cuándo, un cómo y un para qué.

Ese es el objetivo de la formación en la que tuvimos a bien involucrarnos

como punto de encuentro de profesionales del medio hiperbárico.

Esta misma publicación también evoluciona. Procuramos avanzar y aportar

más en el conocimiento de la profesión, para ofrecer un mejor servicio a

lectores y seguidores. La formación continua es una necesidad.

ÍNDICES DE SERVICIOS

EMPRESAS PROVEEDORAS DE

PRODUCTOS Y SERVICIOS

Kirby Morgan. Cascos de buceo comercial..........................................2

Iberco. Cámaras hiperbáricas y estaciones de carga.........................3

Casco Antiguo. Líder en suministros de material de buceo.............4

De Zeeman PRO. Sistema completo de buceo certificado................5

Nippon Gases. Suministro de gases de buceo..................................14

Mariscope. ROVs multidisciplinares ‘made in Germany’.................25

Elimat. Construcción de embarcaciones de trabajo.........................30

Securman. Xtirpa, un sistema de rescate para buzos......................35

QSTAR. Los nuevos ROV de BlueRobotics..........................................44

COMPAÑÍAS DE BUCEO

INSHORE/OFFSHORE

Subacuáticas del Norte.....................................................................40

Crátera..................................................................................................40

Técnicas Submarinas ........................................................................42

ESCUELAS DE BUCEO

CURSOS PRESENCIALES Y ONLINE

Formar...................................................................................................6

QSTAR......................................................................................................6

SubaQuatica Academy.......................................................................21

Director SubaQuatica Magazine

José Luis Galloso Carmona

Departamento de Diseño y Maquetación

Pedro Pérez Oliva, José Antonio Salas

Redacción SubaQuatica Magazine nº1

José Luis Galloso y Pedro Pérez

Colaboradores nº 16:

Rol Freeman, CBA, Manel Melchor, Sergio Romero,

Irineo Castillo, Enrique González (IGaFA), Víctor Sepúlveda,

Juan Carlos Baldera

Fotografía

Foto Portada: U.S. Navy

Imágenes cedidas en el nº16:

Manel Melchor, M6 Subsea Training, Casco Antiguo,

QSTAR, Gabinete de comunicación de la U.S. Navy,.

O’Dive, Axel Barbaud, Xunta de Galicia y colaboradores.

Desarrollo y Diseño Web /Impresión de SubaQuatica

Magazine

PIN Online S.L. y Envato Market/Bonanza Artes

Gráficas

Edición de SubaQuatica Magazine

Administración y Publicidad

PIN Online S.L.

Plaza Doctor Patricio Vizcaíno S/N

Apartado de Correos 17

21100 Punta Umbría - Huelva - ESPAÑA

Contacto

TLF: +34 677 880 258

CORREO: info@subaquaticamagazine.es

WEB: www.subaquaticamagazine.es

Deposito Legal: H - 197 -2017

SubaQuatica Magazine: No se hace responsable de

las opiniones de terceros incluidas en los documentos

periodísticos publicados. Solo se consideran opiniones

de SubaQuatica Magazine aquellas que vayan

suscritas por el director de la publicación o redactores

propios, en el espacio Editorial. Se podrán reproducir

total o parcialmente los trabajos publicados por

SubaQuatica Magazine, siempre que sea citada la

fuente de procedencia y solicitándolo a esta revista.

8 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


SUMARIO

MEDICINA

MUNDO SUBMARINO

ACTUALIDAD

32

10

Reportaje: La importancia

del correcto uso de las

tablas de descompresión

Tecnología para realizar

descompresiones más

eficientes.........................20

MUNDO ROV

ROV Scorpio: tres décadas

de servicio en el Centro de

Buceo de la Armada

Se cumplen cuatro décadas

del mediático ‘Salvamento

del siglo’

HISTORIAS DE BUZOS

Las tablas del Manual de

Buceo de la U.S. Navy (Rev. 7):

qué son y cómo se usan............. 12

26

La intervención con ROVs

en las operaciones de

búsqueda y rescate......28

Manel Melchor, buzo y

presidente de la HDSES

LITERATURA

36

TECNOLOGÍA

41

Un clásico del buceo nacional

reeditado por la HDSES

El conocimiento sobre las descompresiones

en la formación

en buceo comercial....................

16

Varilux U-Xhp70: tener

4000 lúmenes al alcance

de la mano......................31

DESTINOS

Lugares de interés sobre

el mundo del buceo.......43

ENTREVISTA

18

“Todo el equipo debería saber manejar

correctamente las tablas de descompresión

para aumentar la seguridad”

Paulo Ricardo Soares

Instructor de buceo comercial en M6 Subsea Training

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 9


REPORTA JE

¿Saben los buzos interpretar

correctamente las tablas de

descompresión?

Controlar las paradas que deben hacer antes de subir a superficie

resulta fundamental para aumentar su seguridad en las inmersiones

10 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Por: Redacción SubaQuatica

Foto: U.S. Navy Petty Officer 1st Class Omar-Kar

L

a profesión de buzo comercial está sujeta a continuas novedades.

Nuevos cambios en la normativa, avances tecnológicos

en los equipos y nuevas necesidades en las

operaciones. Los estudios fisiológicos sobre las consecuencias

de la exposición del profesional al medio hiperbárico no escapan

a esta evolución. Se revisan los procedimientos descompresivos,

se estudian las dolencias del buzo y se actualizan los

protocolos de emergencia, sin perder de vista la idea de que el

buzo es el primer responsable de su propia seguridad.

A principios del presente año, nuestro medio de comunicación

comenzó un proyecto de formación bajo la denominación

SubaQuatica Academy, en colaboración con el centro de entrenamiento

de buzos comerciales M6 Subsea Training, motivado

por las ingentes dudas detectadas en el gremio acerca de una

cuestión elemental en el buceo como el uso de las tablas de descompresión.

Subaquatica Academy ha completado, hasta la fecha, dos

convocatorias del curso 'Interpretación de Tablas de Descompresión',

con la intención de acercar estos conocimientos a los

buzos de todo el mundo utilizando la red como vía de difusión.

La experiencia de los instructores, Ricardo Soares y Joan

Pagès, durante el desarrollo de los cursos, ha demostrado que la

interpretación de las tablas, así como su correcta aplicación en

operaciones de buceo, sigue siendo una asignatura pendiente

para los profesionales subacuáticos, teniendo en cuenta, además,

que se trata de un tema vital para su seguridad y que está

en continua actualización gracias a los estudios que se realizan

periódicamente.

Otros instructores de diferentes escuelas españolas y latinoamericanas

consultados por SQM suscriben este mismo argumento.

Se trata, pues, de una carencia extendida que se

asienta sobre la idea de que esta responsabilidad recae únicamente

sobre la figura del supervisor.

Este amplio dossier sobre tablas de descompresión, que

toma como base las publicadas por la U.S. Navy, pretende arrojar

luz sobre esta temática, despejar algunas dudas básicas y

evitar errores recurrentes en las prácticas de los buzos con respecto

al uso de estas herramientas de cálculo.

Para ello, hablamos sobre su origen, su finalidad, sus tipos,

apuntes sobre fisiología, conceptos básicos necesarios para su

interpretación y algunos ejemplos prácticos. Se trata, en cualquier

caso, de un documento periodístico cuyo objetivo es poner

de manifiesto una carencia en el sector y proponer alternativas

para solucionarlos, que cuenta con el apoyo de instructores de

buceo altamente cualificados.

Nota: Este reportaje periodístico tiene un carácter divulgativo. Aunque

utiliza fuentes oficiales y cuenta con la colaboración de profesionales

cualificados en buceo comercial, en ningún momento deberá ser tomado

como guía para realizar ningún tipo de procedimiento u operación subacuáticas.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 11


La importancia de un correcto uso de las

tablas en las operaciones de buceo comercial

La acumulación de procedimientos descompresivos mal ejecutados

supone un riesgo elevado para la salud y seguridad de los buzos

E

l manual de buceo de la U.S. Navy, cuya revisión

7 supone la última actualización publicada,

es una obra de referencia mundial para

cualquier operación subacuática e hiperbárica.

Sus casi 1000 páginas (el primer manual publicado

en 1905 contaba con 66) incluyen 18 capítulos profusamente

ilustrados con fotografías, diagramas

y gráficos actuales, que recogen una amplia variedad

de aspectos relacionados con el buceo, desde

su historia y evolución hasta los procedimientos

técnicos más específicos o fisiología.

LA SOMBRA DE LA ENFERMEDAD DESCOM-

PRESIVA

La enfermedad descompresiva (ED, de forma

abreviada) es una de las dolencias más conocidas

entre los profesionales sometidos al medio hiperbárico.

De forma muy esquemática, su origen está en

la formación de microburbujas de gas inerte, que

en el caso de las inmersiones con aire es el nitrógeno

(N2), debido a una descompensación entre

su absorción en el organismo durante la inmersión

(fase de compresión) y su eliminación gradual durante

la emersión o ascenso a superficie (fase de

descompresión).

Sus síntomas son diversos y pueden aparecer a

nivel cerebral y del sistema nervioso, a nivel vestibular,

gastrointestinal (en forma de náuseas o espasmos

abdominales), en el sistema cardíaco o en

el respiratorio. Es una dolencia silente, con capacidad

de acumulación en el organismo del buzo y

que puede llegar a medio y largo plazo a la incapacitación

total o, en último término, a la muerte si

no se previene o se trata de forma adecuada.

La saturación de los tejidos con gas inerte y la

formación de microburbujas está directamente

relacionada con factores como el tiempo de inmersión,

la profundidad, la temperatura y otros

endógenos como la condición física del buzo o el

nivel de hidratación.

Por ello, es importante conocer cómo se produce

y el papel que tiene una correcta interpretación

y manejo de las tablas de descompresión para

su prevención.

LAS TABLAS DE DESCOMPRESIÓN

En el capítulo 9 del manual, se exponen las tablas

destinadas a realizar los procedimientos de descompresión

de forma segura, tanto para inmersiones

no descompresivas como para inmersiones

descompresivas, que pueden realizarse con aire;

con aire y oxígeno o, ya en superficie, utilizando

oxígeno al cien por cien (salto a cámara).

Una correcta interpretación y utilización de las

tablas suponen una herramienta fundamental

para la seguridad y salud de los buzos, independientemente

de su rol dentro del equipo. Es decir,

no ha de ser responsabilidad única del supervisor.

Existen otras tablas en el ámbito del buceo profesional,

que cuentan con un gran reconocimiento

internacional y que son usadas a diario en todo el

mundo por empresas y organismos oficiales,

como las tablas noruegas o las de la Health and Safety

Executive británica (HSE).

Pero, sin duda, las tablas destinadas a la descompresión

descritas en este reportaje son las

más extendidas en todo el mundo.

Las tablas para inmersiones

con aire publicadas en

el manual de la U.S. Navy

son las más utilizadas a

nivel internacional por las

compañías de buceo

N.E.D.U. Y LAS TABLAS

NEDU - o NAVXDIVU - es el acrónimo de la unidad

experimental de buceo de la U.S. Navy (Navy Experimental

Diving Unit, en inglés). Se estableció

oficialmente como institución en 1927 y su misión

es la de establecer, probar y evaluar procedimien-

Guía rápida del Manual de Buceo de la U.S. Navy (Revisión 7)

El manual consta de 18 capítulos, que recogen los siguientes temas: historia del buceo en todas sus

modalidades; física subacuática; fisiología del buzo bajo el agua; equipos de buceo; registro de inmersiones

y operaciones; planificación de operaciones y evaluación de riesgos; operaciones en

SCUBA; operaciones con suministro de aire desde superficie; descompresiones con aire; operaciones

con Nitrox; operaciones en hielo y aguas frías; mezcla de gases desde superficie; buceo en

saturación; procedimientos para mezcla de gases respirables; equipos de recirculación electrónicos;

buceo con circuito cerrado de oxígeno; diagnóstico y tratamiento de la Enfermedad Descompresiva

y la embolia pulmonar y, por último, procedimientos de recompresión en cámara.

El capítulo 9 es el que recoge todos los procedimientos descompresivos seguros para operaciones

de buceo con aire. Abarca desde las páginas 431 a 516 (86 páginas en total).

El manual ha tenido 19 revisiones desde su primera edición en 1905. La edición vigente es la Revision

7, de diciembre de 2016.

Está profusamente ilustrado con imágenes, esquemas y diagramas explicativos que refuerzan

todas las explicaciones técnicas que contiene.

12 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


tos seguros relacionados con el buceo y el medio

hiperbárico, desde aspectos técnicos a la psicología

de los buzos.

Es el organismo encargado de actualizar las tablas

que ocupan este reportaje, en base a la experimentación

y a la recopilación de información de

miles de inmersiones.

TIPOS DE TABLAS PARA BUCEO CON AIRE

El manual de buceo de la U.S. Navy contiene las tablas

para realizar descompresiones de forma segura

en cualquier operación de buceo. Su capítulo

9 hace referencia a las inmersiones con aire.

Debido al amplio espectro de condiciones,

tiempos y profundidades de las mismas, se han establecido

6 tipos de tablas: tabla de límites de

tiempo para inmersiones sin descompresión y grupos

de inmersión sucesiva; tablas de descompresión

con aire; tablas de nitrógeno residual para

inmersiones repetitivas; tablas para inmersiones

en altitud, que incluyen aquellas necesarias en

casos en los que no hay una aclimatación previa y

aquellas para los tiempos de seguridad necesarios

en caso de aumentar la altitud después de una inmersión

(por ejemplo, cuando un buzo ha de tomar

un vuelo).

Las tablas de descompresión con aire incluyen

los procesos descompresivos que se realizan con

aire dentro del agua; las que se realizan con aire y

oxígeno también en el agua y las que se llevan a

cabo con oxígeno en superficie, en cámara hiperbárica.

¿INMERSIONES SIN DESCOMPRESIÓN?

Esta es una pregunta que se hacen muchos buzos

profesionales. Efectivamente, hay casos en los

que no es necesario realizar paradas descompresivas,

dado que la exposición a profundidades y

tiempo de fondo concretos no suponen un riesgo

para la seguridad del buzo.

Es importante tener en cuenta que la N.E.D.U.

siempre recomienda llevar a cabo procesos descompresivos

para eliminar el gas inerte del organismo

de los buzos. Lo que ha estudiado para

estos casos, son los límites de tiempo de fondo en

los que fisiológicamente no se precisarían paradas,

a la vez que establecen los correspondientes

grupos de inmersión sucesiva que se han de respetar.

Una vez más, conocer las tablas, su correcta

elección y manejo son de vital importancia para realizar

las operaciones con un margen de seguridad.

En este caso, el manual de la U.S. Navy incluye

la tabla 9-7, que establece los límites de tiempo de

permanencia en el fondo sin necesidad de realizar

paradas durante la vuelta a superficie. Este esquema

es válido para profundidades entre los 3 y

los 57 metros.

Es un error común confundir esta ausencia de

límite en el tiempo de fondo con una falsa sensación

de seguridad. Esta tabla indica igualmente los

grupos de inmersión sucesiva que se han de tomar

como referencia para realizar más inmersiones.

Buzo de la Unidad de Salvamento y Rescate de la U.S. Navy con el casco rígido de buceo, luz subacuática

y cámara integrada ANDREW MCKASKLE (US NAVY)

REGLAS GENERALES PARA SU USO

Antes de comenzar a tabular y establecer el proceso

descompresivo, hay que tener en cuenta una

serie de consideraciones sobre el uso de las tablas.

En primer lugar, y aunque pueda parecer obvio, hay

que seleccionar la tabla adecuada a las características

de la inmersión (tiempo de fondo, profundidad

o si se han producido inmersiones previas).

Hay que valorar si se necesita aplicar factores

de corrección. Cuando se usa neumofatómetro

(profundímetro basado en la presión de la mezcla

respirada por el buzo), habrá que añadir una cantidad

de metros que va en función del rango de profundidad

que indique el dispositivo.

UNA PARTE MÁS DEL TRABAJO

Hay que entender las descompresiones como una

fase más de las operaciones de buceo.

Es decir, el ascenso a superficie debe realizarse

conforme a unas pautas y a un ritmo adecuado

para que la operación se considere concluida con

seguridad.

Es por ello que se indique en las tablas el tiempo

total de ascenso (o tiempo total de descompresión),

que hay que cumplir.

CONOCER LOS TÉRMINOS

Saber leer una tabla es básico para aplicar cualquier

proceso descompresivo de una manera segura.

Antes de interpretar las tablas es necesario

tener claros diversos términos y definiciones aplicadas

a este tipo de operaciones.

En este artículo explicamos algunos de ellos,

respetando la numeración que aparece en el manual

de la U.S. Navy. Además, en la siguiente página

se incluye un diagrama en el que se detallan las

partes de una tabla y su utilidad, usando como

ejemplo la número 9-9 del manual, para descompresiones

con aire.

El conocimiento y manejo

de los esquemas descompresivos

por parte de

todos los miembros del

equipo aumenta la seguridad

de las operaciones

Inmersiones a poca profundidad: ¡no te confíes!

C

omo parte dedicada a las inmersiones

sin descompresión, el manual de la U.S.

Navy incluye una tabla específica con los

tiempos límite en los que no se precisa descompresión

para inmersiones entre los 9 y los

15 de profundidad. Es lo que se conoce como

aguas someras y abarca, por ejemplo, una gran

cantidad de operaciones de obra hidráulica.

Debido a esta particularidad, la tabla denominada

'2A-1' es mucho más precisa en sus cálculos

y, a su vez, permite unos tiempos de fondo

más exactos y extendidos que si se utiliza la

tabla 9-7.

Esta precisión se basa fundamentalmente

en que establece unos saltos entre profundidades

de 30 en 30 centímetros (1 pie en el sistema

inglés), a diferencia de la anterior, que es

de un metro y medio.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 13


Es fundamental conocer y

comprender los términos

y definiciones que forman

parte de los procesos

descompresivos antes de

comenzar a tabular

Algunos de estos conceptos y definiciones se

describen a continuación:

9-3.1 Tiempo de descenso. Es el tiempo desde

que el buzo deja la superficie hasta el momento

que toca fondo. Para los análisis de las gráficas, se

redondeará al siguiente minuto completo

9-3.4 Tiempo total de inmersión. Es el tiempo

desde que el buzo deja la superficie e inicia la inmersión

hasta el momento en que vuelve a llegar a

la superficie.

9-3.5 Mayor profundidad. Es la “mayor profundidad”

del buzo durante la inmersión, registrada

en el profundímetro.

9-3.6 Profundidad máxima. La profundidad

máxima es la mayor profundidad alcanzada por el

buzo después de considerar las correcciones necesarias

a los errores en los profundimetros.

Cuando la inmersión se realiza con un SCUBA

(equipo autónomo para buceo), se considera que

el profundímetro está libre de error y se toma la

registrada por dicho dispositivo.

Cuando la inmersión se realiza con suministro

desde la superficie y usando el neumo (profundimetro

neumático, como es llamado en algunos países),

la profundidad máxima será la mayor profundidad

alcanzada (registrada en el

neumofatómetro) más el factor de corrección del

neumo (ver tabla 9-1). La máxima profundidad alcanzada

por el buzo será la profundidad usada

para los cálculos de la Tabla de Descompresión.

9-3.7 Profundidad de ascenso. Es la profundidad

de lectura del neumo en la que se encuentra el

buzo justo antes de dejar el fondo. Esta lectura se

usará para calcular la distancia y el tiempo hasta

la primera parada de descompresión o hasta la superficie

en el caso de inmersiones sin límites descompresivos.

9-3.8 Tabla de Descompresión. Una tabla de

descompresión es un conjunto estructurado de tablas

de descompresión o límites, normalmente organizada

para aumentar los tiempos de fondo y

profundidades.

9-3.9 Esquema / Programación de descompresión.

Es un procedimiento de descompresión

específico para un tiempo de fondo y una profundidad,

tal y como aparece en la lista de una tabla

de descompresión. Normalmente se indica en metros

y minutos.

9-3.10 Paradas de descompresión. Es la profundidad

específica donde el buzo deberá permanecer

un tiempo determinado (tiempo de parada)

durante el ascenso.

9-3-11 Limites sin descompresión o limites nodescompresivos

(No Deco). Es el tiempo máximo

que un buzo puede permanecer a una profundidad

determinada y después, seguir ascendiendo directamente

a la superficie, respectando la velocidad

de ascenso, sin la necesidad de realizar

paradas de descompresión.

9-3-12 Inmersión sin descompresión. Es una

inmersión que no requiere paradas de descompresión

durante el ascenso a superficie.

9-3.13 Inmersión descompresiva. Es una inmersión

donde se requiere que el buzo haga paradas

de descompresión durante el ascenso a

superficie.

9-3.14 Intervalo de superficie. En un contexto

de las inmersiones sucesivas, el intervalo de superficie

es el tiempo que un buzo pasa en la superficie

entre inmersiones. El intervalo de

superficie se inicia desde el momento en que el

buzo llega a la superficie hasta el momento en que

inicia una nueva inmersión. En el caso de inmersiones

con descompresión en superficie, el intervalo

de superficie es el tiempo en que el buzo deja la parada

de 12m (40 fsw) en el agua, hasta el momento

en que llega a la profundidad de 15m (50 fsw) en el

interior de la cámara hiperbárica.

9-3.15 Nitrógeno residual. Es el exceso de nitrógeno

que permanece en los tejidos del cuerpo

del buzo después de que este llegue a la superficie

y que se elimina gradualmente durante el intervalo

de superficie. En caso de que el buzo

realice una nueva inmersión antes de que el exceso

de nitrógeno sea completamente eliminado, se

tendrá en cuenta el nitrógeno que queda en los tejidos

del cuerpo del buzo a la hora de calcular los

requisitos de descompresión de la segunda inmersión.

9-3.16 inmersión sencilla. Es la inmersión realizada

por el buzo después de que todo el nitrógeno

residual de una inmersión anterior sea

eliminado de sus tejidos.

9-3.17 inmersión sucesiva. Sería cualquier inmersión

realizada cuando el buzo todavía tenga nitrógeno

residual en sus tejidos debido a una

inmersión anterior.

Nota:

El lector puede consultar una exposición más extensa

sobre la Enfermedad Descompresiva realizada

por el doctor Emilio Salas Pardo, especialista

en medicina hiperbárica y subacuática, que puede

consultarse públicamente en el siguiente enlace web

www.uninet.edu/tratado/c090702.html

14 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Descripción de las partes de una tabla

*Se toma como ejemplo la tabla 9-9 para descompresión con aire

Tiempo de fondo

Es el tiempo total desde que el buzo

deja superficie hasta el momento en

que deja el fondo. El tiempo de fondo

se mide en minutos y se redondeará al

siguiente minuto completo.

Tiempo hasta 1ª parada

Es el tiempo recorrido desde que

abandonas el fondo (o profundidad de

ascenso) hasta la primera parada de

descompresión.

Paradas de descompresión

Escala de metros a los que el buzo debe

parar para descompresión. En este

caso, en inmersiónes entre 9 y 10,5 metros,

parará a 6m el tiempo indicado,

según tiempo de fondo y mezcla.

Grupo de inmersión sucesiva

El grupo de inmersión sucesiva es la

letra que indica el nitrógeno residual

que permanece disuelto en los tejidos

del buzo después de una inmersión

previa.

Profundidad

Esta cifra indica laprofundidad para la

que se han calculado los datos de descompresión.

En este caso, se aplicarían

estas descompresiones para

inmersiones entre 9 y 10,5 mca

Indicaciones

En los casos en los que aparecen estas

indicaciones, se refieren a cuál es el

mejor modo descompresivo para determinados

tiempos a determinadas

profundidades.

Mezcla utilizada

Mezcla utilizada durante la descompresión.

Puede ser Aire o Aire y O2

Tiempo de parada

Esta columna establece el tiempo, en

minutos y segundos, que debe durar la

parada de descompresión. Indica a los

metros que debe realizarse según el

tiempo de fondo y la mezcla utilizada.

Tiempo total de ascenso

También puede aparecer reflejado

como tiempo total de descompresión.

Es el tiempo que transcurre

desde que el buzo deja el fondo y llega

a la superficie.

Periodos en cámara con O 2

Número de periodos en la cámara hiperbárica

descritos en la tabla de

acuerdo con el tiempo de fondo. Son

los períodos que se deben aplicar para

la descompresión en superficie.

Ejemplo práctico: descompresión para una inmersión de 47’ a 23,5mca

Datos de la inmersión:

Un buzo realiza una inmersión utilizando

suministro de aire desde superficie

(SDS) a una profundidad de 23,5m

(78 fsw) durante 47 minutos.

Procedimiento descompresivo:

Al utilizar suministro de aire desde superficie,

en primer lugar se ha de aplicar

un factor de corrección a la

profundidad. Esto nos dará que la profundidad

máxima habrá sido de 23,8m.

Siguiendo la tabla que corresponde

a este tipo de inmersiones, la 9-9, comenzaremos

a tabular.

Localizamos en la tabla la profundidad

inmediatamente mayor, que sería

de 24m (80 fsw) y el siguiente tiempo

de fondo mayor, que sería de 50 minutos.

La tabla nos indica, en su parte central,

que esta inmersión requiere una

parada de 17 minutos a los 6 metros de

profundidad.

Para llevar a cabo el procedimiento,

el buzo ascenderá desde los 23,5m

hasta los 6m (respetando una velocidad

de ascenso de 9 metros por minuto)

donde permanecerá durante 17

minutos.

Una vez completada la parada, ascenderá

a la misma velocidad hasta la

superficie.

A esta inmersión se le asigna la letra

‘M’ para consultar el grupo de inmersión

sucesiva y los periodos de espera,

en el caso de que el buzo precisara realizar

más inmersiones dentro de la

misma operación.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 15


¿Son las tablas de descompresión las grandes

olvidadas de la formación en buceo?

La capacitación en esta materia no está implantada de una forma

homogenea en las escuelas o no se imparte de forma completa

Alumnos del Instituto Galego de Formacion en Acuicultura (IGaFA) durante unas prácticas con campana húmeda. XUNTA DE GALICIA

L

a consulta realizada por SubaQuatica Magazine

a directores de escuelas de buceo

comercial e instructores sobre el nivel de

conocimiento en el uso y manejo de las tablas de

descompresión ha puesto de manifiesto varias

causas básicas: que no todos los buzos en activo

recibieron una formación reglada; que los programas

formativos, ya de por sí heterogéneos, no se

cumplen por igual y que los instructores han de

tener un perfil docente además de los conocimientos

y la experiencia.

El resultado de todo esto es que hay demasiadas

dudas en un tema que está directamente relacionado

con la seguridad de las operaciones de

buceo.

LA IMPORTANCIA DE LAS TABLAS

Enrique González Figueroa, instructor de buceo

del Instituto Galego de Formación en Acuicultura

e Mergullo (IgaFA), cree que “es básico que un buceador

entienda los efectos de la inmersión sobre

su organismo, tanto en lo que se refiere a la física

como a la química de los gases respirados sobre

sus tejidos: barotraumas, intoxicaciones o enfermedad

descompresiva. Deben entender que así

como los dos primeros pueden mostrar signos y

síntomas inmediatos, la enfermedad descompresiva

puede ser silente y acumulativa a lo largo de

“Es básico que un buzo

entienda los efectos de

la inmersión sobre su

organismo. De ahí la

importancia de saber

manejar las tablas y el

ordenador de buceo”

la vida profesional del buceador. De ahí la importancia

del saber usar correctamente las tablas de

descompresión y el ordenador de buceo”.

“En nuestro caso, todos los cursos de IGaFA,

tanto los de formación para la extracción de recursos,

los de buceo profesional y los de Formación

Profesional (FP), incluyen carga lectiva sobre

teoría de la descompresión con un importante número

de horas, según las atribuciones de cada título.

Los alumnos saben manejar perfectamente

las tablas y el ordenador de buceo atendiendo a

su nivel de competencia”, concluye el docente.

ENSEÑAR A INTERPRETAR

Si bien las tablas de la U.S. Navy son de dominio

público y su uso está extendido por todo el

mundo, resulta fundamental que los instructores

y docentes sepan trasladar la información técnica

que contienen de una forma clara a los alumnos.

Es uno de los problemas detectados por los

profesionales de la docencia consultados en este

reportaje. Los alumnos reciben la formación pero

salen de los cursos con dudas o con información

confusa. A esto habría que sumarle otro mal endémico

en la formación: la dificultad para completar

los currículos.

Manejar las tablas no se reduce solo a saber

tabular. Hay que conocer todas las condiciones de

la operación para saber qué esquemas usar, los

factores de corrección que se deben aplicar o las

limitaciones que tienen los buzos del equipo para

poder realizar inmersiones sucesivas de forma

segura.

AUMENTAR LA SEGURIDAD

Si todo el equipo está formado en esta materia,

las decisiones que toma el supervisor como responsable

último, pueden ser entendidas por

todos los miembros y es posible detectar cualquier

eventual incidencia, aumentando de esta

forma la seguridad de la operación.

16| JULIO www.subaquaticamagazine.es


Un alumno no debería poder obtener

la titulación de buzo sin saber

manejar las tablas de descompresión”

Irineo Castillo Martínez

Director del Instituto de Buceo

Comercial TechDiving (México)

U

n alumno no debería poder egresar como

aprobado sin saber manejar las tablas de

descompresión. Es importante enfatizar

que salen con un conocimiento de dominio básico

y lo aprenden con ejemplos de situaciones

simuladas de diversas adversidades, es decir,

que pueden planear una inmersión y la correspondiente

descompresión (si aplica), pero como

cualquier alumno al egresar de una carrera profesional,

le faltaría la experiencia que da la realidad

del campo laboral para que se aprenda a

hacer las correcciones necesarias como el nivel

de esfuerzo del buzo, su movilidad en diferentes

profundidades, temperatura del agua o las

condiciones del mar.

En TechDiving cumplimos con los requerimientos

del International Consensus Standars

for Commerical Diving and Underwater Operations

6.3. Impartimos un total de 30 horas de capacitación

con respecto al uso y manejos de las

tablas, divididas en teoría y práctica y de

acuerdo con las recomendaciones ADCI

(ANSI/ACDE-01-20215).

Nuestros principales objetivos son los de familiarizar

al alumno con los distintos métodos

de descompresión y proporcionarle la experiencia

suficiente en la aplicación práctica de las

tablas.

Creo que el nivel de conocimiento, manejo e

interpretación de las tablas de descompresión

con el que terminan el curso es muy bueno e incluye

tablas de descompresión para buceo con

aire y helio oxígeno suministrado desde superficie,

incluyendo buceo de altitud.

En nuestro caso creemos que las 625 horas

especificadas por ADCI cumplen con el objetivo

de capacitación básica. Nosotros, de forma

complementaria, agregamos 25 horas más y las

enfatizamos a los tipos de actividades predominantes

que realiza un buzo en México, principalmente

en la Sonda de Campeche (Golfo de

México), que es donde hay más demanda para

trabajos de buceo.

Desafortunadamente es algo común que

haya buzos que laboran profesionalmente y que

no han recibido una capacitación formal.

En mi opinión, tanto las empresas como los

buzos, por ignorancia o por exceso de confianza,

dejan la responsabilidad de la interpretación y

uso de tablas al supervisor. Lo malo es que si el

supervisor no es apto o si por alguna razón se

equivoca, la retroalimentación o mejora continua

se reduce drásticamente, dejando la puerta

abierta a posibles accidentes.

En un contexto muy general creo que hay dos

puntos con mucho margen de mejora en la formación

en buceo comercial.

Por un lado, la experiencia de los instructores.

No deberían transmitir únicamente lo que

leen de los libros o de las experiencias de otros

buzos.

En segundo lugar, el instructor debería tener

el perfil y experiencia como docente. Ha de

estar capacitado para cumplir con los objetivos

de un programa académico previamente estructurado

y avalado por expertos en docencia

del buceo comercial y saber transmitirlo.

La formación continua y el reciclaje

son necesarios para aumentar la

calidad y la seguridad de los buzos”

Sergio Romero Martínez

Buzo comercial

C

omo otros compañeros del equipo, realicé

mi capacitación como buzo profesional

hace bastantes años. Recibí formación en

el manejo de las tablas de descompresión, pero

no fue del todo completa. Es algo que he ido

complementando durante mis años de trabajo.

Considero que la formación continua y el reciclaje

de conocimientos es una necesidad como

trabajador, para aumentar la calidad de nuestros

trabajos y la seguridad en nuestro puesto.

Mucho más si cabe en una profesión de riesgo

como la nuestra. Además, te hace crecer personal

y profesionalmente.

Decidí realizar un curso específico de interpretación

de tablas con M6 Subsea Training y

SubaQuatica Academy porque necesitaba refrescar

mis conocimientos y ampliar la información

sobre algunos procedimientos, como las

descompresiones con oxígeno en el agua y en superficie,

algo que no dio lugar a ver durante mi

formación reglada.

La experiencia ha sido muy positiva. El nivel

de los instructores de M6 es muy alto y han sabido

trasladar una información técnica como son

las tablas de una forma clara y didáctica.

Creo que no es suficiente con que sea el supervisor

de buceo quien lleve el manejo de las tablas,

aunque sea la figura más capacitada para

ello y el responsable de tomar las decisiones al

respecto. Caer en la comodidad de que sea otro

quien gestione únicamente nuestra seguridad

me parece un error que puede llevar al accidente.

Si todos sabemos manejar las tablas y conocemos

su uso en diferentes situaciones, minimizamos

los riesgos.

En la actualidad, se han ampliado las posibilidades

de que los buzos podamos seguir formándonos

y especializándonos sin necesidad de

dejar de trabajar. He podido resolver cualquier

duda directamente con el instructor a través de

tutorías y esto ha sido fundamental para comprender

perfectamente todos los procedimientos.

El buzo debe seguir formándose durante

toda su carrera profesional. Los equipos evolucionan,

los trabajos son cada vez más específicos

y las tablas se actualizan. No podemos dejar

atrás nuestra formación y nuestra seguridad.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 17


ENTREVISTA

“Todo el equipo debería saber manejar

correctamente las tablas de descompresión

para aumentar la seguridad”

ENTREVISTA POR: SubaQuatica Magazine

aulo Ricardo Soares (Brasil, 1967) inició su

carrera profesional en 1989. Posee una alta

Pcualificación como buzo comercial (Surface

Supply Air Diver, Top-Up y Mixed Gas Diver, inspección

subacuática y Wet Welding), como supervisor

y operador de cámara, y, finalmente, como

instructor internacional.

Acumula una dilatada experiencia en inspección

y reparación en buques a flote, unidades offshore

y salvamento de buques. Ha participado en

operaciones en Sudamérica, América Central,

África, Oriente Medio y Europa, entre las que se

puede destacar uno de los más mediáticos de los

últimos años, el del Costa Concordia.

Actualmente es instructor de buceo en M6

Subsea Training, centro especializado en la capacitación

de buzos comerciales.

Hablamos con él sobre la importancia del manejo

de las tablas de descompresión y de la necesidad

de apostar por una formación continua en el

sector.

P-¿Por qué crees que un buzo profesional tiene

que saber manejar las tablas de descompresión si

no desempeña el cargo de supervisor?

R-Creo que todos los buzos profesionales, independiente

del rango o categoría, deben saber utilizar

y aplicar los procedimientos relacionados con

las tablas descompresivas. La seguridad personal

depende, muchas veces, del uso correcto de las tablas.

El buzo debe actualizar su conocimiento en

esta área y así poder verificar si la aplicación de las

reglas descompresivas es correcta o no. El supervisor

de buceo no es inmune a errores o equivocaciones

y es necesario que los buzos estén atentos

a la hora de aplicar los procedimientos descompresivos.

¿Crees que algunos profesionales dan por sabido

el manejo de las tablas sin tener realmente un conocimiento

total de las mismas?

Es cierto y de esto el mercado está lleno. Durante

un webinar sobre la aplicación de las tablas de

buceo del manual de la US Navy (revisión 7),

cuando empecé a explicar sobre los procedimientos

para la descompresión en el agua con aire/O2,

un participante cuestionó mi exposición por enseñar

tal cosa, ya que la tabla de la US Navy no aplicaba

tal procedimiento. El problema es que este

señor había realizado su curso de buceo profesional

en 2018 y la escuela de buceo aplicaba las tablas

de la revisión 5, que no contemplan este tipo

de descompresión. Las propias tablas oficiales de

la Armada Española ya describen tal procedimiento.

Este es un ejemplo de la falta de una formación

adecuada y continuada.

Paulo Ricardo Soares. M6 SUBSEA TRAINING

‘‘

Paulo Ricardo Soares

Instructor de buceo en M6 Subsea Training

La profesión de buzo comercial re-

quiere una actualización continua de los

conocimientos, tanto para ser más competitivo

como para ganar en seguridad

‘‘

18 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


En este sentido, en muchas ocasiones se realizan

operaciones de buceo rutinarias, con las mismas

profundidades y tiempos de fondo similares

¿Piensas que esto puede dar una falsa sensación

de seguridad al supervisor en los procedimientos

de descompresión?

La rutina y el exceso de confianza son los dos principales

enemigos de los buzos profesionales y supervisores

de buceo. Existen dos cosas

extremamente importantes a las que el supervisor

(así como el buzo profesional) debe estar

atento: la profundidad y el tiempo de fondo. El supervisor

debe siempre hacer una comprobación

cuando el buzo está en el fondo, durante las variaciones

de profundidad y antes de que el buzo

abandone el fondo. También debe chequear las paradas

descompresivas. No debe confiar en informaciones

dadas por otras personas como por

ejemplo el cliente o personas que suponen conocer

el lugar de las inmersiones. Estas informaciones

pueden estar completamente equivocadas y

pueden ocasionar serios accidentes a los buzos.

‘ El

objetivo de un curso como el que

proponemos es aportar las herramientas

adecuadas para manejar las tablas de descompresión

conforme al plan de inmersión

que se haga en cualquier operación

‘‘

En tu amplia trayectoria internacional como buzo

comercial ¿te has encontrado en situaciones de

riesgo por una formación insuficiente en las tablas

de descompresión de los responsables de la operación?

Felizmente han sido pocas las veces que he detectado

fallos relacionados con el uso de las tablas

por parte de los supervisores. Pero sí, he tenido algunas

situaciones y discusiones con supervisores

por aplicar los procedimientos descompresivos

de un modo inapropiado. Pero tengo conocimiento

de casos extremadamente aberrantes y que han

provocado serios accidentes a buzos profesionales.

Recuerdo que en una ocasión, el supervisor de

una empresa estaba usando una tabla de inmersiones

en superficie en una operación de buceo en

altitud. Esto es inaceptable y extremadamente

peligroso.

¿De dónde surge la iniciativa de hacer un curso de

tablas y cuál es su objetivo?

Hemos detectado algunas carencias a través de

diferentes publicaciones en redes sociales relacionadas

con la actualización de las tablas en la revisión

del manual de la U.S. Navy. Igualmente,

muchos buzos nos mostraron su interés en poder

aclarar sus dudas sobre el manejo de las mismas.

El pasado mes de marzo organizamos un webinar

gratuito sobre interpretación de las tablas, con

la intención de ilustrar sobre las actualizaciones

de la Revisión 7 y a raíz del contacto con más de un

centenar de buzos interesados de más de 14 países

nos vimos en la necesidad de dar un paso más

y organizar un curso sobre esta temática.

El objetivo de un curso como este es aportar las

herramientas adecuadas para manejar las tablas

de descompresión conforme al plan de inmersión

que se haga en cualquier operación. No solo se

trata de explicar en qué consisten las tablas, sino

cómo y cuándo se han de utilizar de forma correcta.

Arriba, Ricardo Soares en la sala de control supervisando las comunicaciones y el panel de gases. En la imagen

inferior, una instantánea durante su participación en la operación de salvamento del Costa Concordia, el

crucero italiano acidentado frente a la isla de Giglio en enero de 2012. RICARDO SOARES

¿De qué naturaleza eran esas dudas planteadas

por los buzos?

En primer lugar, tanto a Joan (el otro instructor de

M6 Subsea Training) como a mí nos sorprendió

que la idea de realizar un curso específico sobre

tablas generara tanto interés.

Por lo general, muchos buzos saben tabular

hasta una determinada rutina. Pero en cuanto la

operación se produce en condiciones distintas a

las habituales, se generan confusiones a la hora de

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 19


aplicar las tablas. Y esto ocurre a nivel general,

pasa en muchos países.

Se trata de dudas sobre procedimientos de

salto a cámara, inmersión en altitud, procedimientos

de emergencia o cómo actuar frente a determinadas

situaciones especiales.

¿Cuál crees que es el origen de estas dudas?

La formación en esta materia es insuficiente en algunos

cursos de buceo profesional. En muchas

ocasiones, se trata de una cuestión de tiempo. El

currículum no se completa y estos temas se han

de tratar de forma muy superficial. Igualmente,

hay casos en los que las escuelas no tienen la suficiente

capacitación para explicar el manejo de las

tablas de una forma clara y eficaz, en parte, debido

a que los propios instructores no tienen experiencia

en determinados casos.

La rutina de las empresas tampoco ayuda a solventar

el problema. Aún no existe una cultura asentada

de formación continua del personal.

Cuando las compañías tienen que afrontar operaciones

que se escapan de lo habitual, afloran los

problemas. Los supervisores se ven obligados a

buscar la información para realizar un plan de inmersiones

adecuado. Esa no es la mejor forma de

aportar seguridad a la operación.

Recuerdo que en una ocasión, el supervisor de

una empresa estaba usando una tabla de inmersiones

en superficie en una operación de buceo en

altitud. Esto es inaceptable y extremadamente

peligroso.

El buzo, por falta de conocimiento, ha de aceptar

la directrices por que tampoco tiene conocimiento.

Si el buzo detecta alguna anomalía, tiene

que hablar con su supervisor para garantizar la seguridad.

El apoyo entre los miembros del equipo es importante.

Creo que es obligación de todo el equipo

conocer las tablas y su aplicación. Es fundamental

que los supervisores sepan proceder y conocer la

correcta aplicación de las tablas.

Ricardo Soares (tercero por la izquierda) durante su formación como buzo en el Centro de Instrucción Almirante Áttila

Monteiro Aché (CIAMA) de Brasil. RICARDO SOARES

‘ Algunas

empresas ya están promoviendo

cursos de especialización técnica para

sus trabajadores con el objetivo de aumentar

la seguridad y la calidad de sus servicios

‘‘

¿Cómo crees que se podrían solucionar?

La solución debería ser sencilla: formación continua

y actualización.

Hemos visto que en Latinoamérica existe interés

y voluntad de aprender a través de cursos. Los

buzos buscan información sobre formaciones específicas.

Además, muchos buzos preguntan

sobre la normativa española para comparar los

procedimientos de seguridad.

En España hay empresas que favorecen la formación

o especialización de sus buzos. Por iniciativa

propia, buscan la fórmula para acceder a

cursos porque son sabedores de que esto redunda

en la calidad de sus servicios. Desgraciadamente,

no es lo normal en el sector.

¿Crees que el propio ritmo de trabajo de las empresas

dificulta una formación continua del personal?

Son pocas las empresas que piensan en el desarrollo

continuo del profesional de buceo comercial.

La mayoría de las empresas, cuando cuentan

con un ritmo de trabajo importante, no invierten

tiempo ni dinero en la formación de sus trabajadores.

Por norma general, implementan cursos

obligatorios como es el caso de los cursos de prevención

laboral, obligatorios para determinado

proyecto u obra. Sin embargo, cuando la empresa

no tiene demasiado trabajo, lo normal es reducir la

plantilla para ahorrar costes. Es algo cultural. Algunas

empresas están cambiando esta praxis, invirtiendo

en el personal técnico de la empresa.

Algunas de las principales empresas de España

Ricardo Soares operando una cámara hiperbárica durante un proceso descompresivo de buzos. SOARES

están promoviendo cursos de especialización técnica

a sus trabajadores de modo a garantizar un

mínimo de calidad técnica con un programa de formación

continuada.

Las empresas deben comprometerse con la

formación de sus buzos. Esto aporta competitividad

y valor añadido a las compañías. En M6 Subsea

Training hemos dado formación personalizada

a compañías que entienden ese compromiso.

Han de asegurarse de que su personal está capacitado

antes de realizar las operaciones, para

llevarlas a cabo con éxito y garantizar las condiciones

de seguridad del equipo. Estar siempre al

día en técnicas, procedimientos, equipos y norma-

20 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


tivas es la base para conseguir esas garantías.

Esto es un tema que se puede relacionar directamente

con las titulaciones. En España, por ejemplo,

hay buzos con mucha experiencia, que han

trabajado en todos los sectores y en operaciones

de todo tipo. Sin embargo, son buzos con el título

de Segunda Restringida. En otras fechas no existía

la necesidad de hacer más cursos. Ahora las empresas

exigen más y el convenio colectivo del sector

ha servido para actuar sobre este problema.

¿Piensas que las presiones que reciben las empresas

por parte de los contratistas repercuten en

el cumplimiento de los procedimientos descompresivos?

Sin duda existen presiones por parte de los contratistas,

pero también existen empresas que

saben mantener una profesionalidad adecuada y

eficaz que exigen los contratistas, sin concesiones

con respecto a la seguridad de su personal. Un accidente

hiperbárico puede suponer más retrasos

en el proyecto que los que se pretenden evitar.

El uso de las tablas está relacionado con otros factores

como el tipo de trabajo, la carga de herramientas

pesadas o las condiciones del agua

¿Crees que se tienen en cuenta a la hora de planificar

las inmersiones?

De acuerdo con las tablas de descompresión del

manual de buceo de la US Navy (Revisión 7-A) no

es necesario contemplar profundidades o tiempos

superiores en el caso de inmersiones con esfuerzo

físico o aguas con baja temperatura, como

está descrito en el apartado 9-6.1 (Volumen 2, capítulo

9 - descompresión con aire del manual de

buceo de la US Navy).

Has impartido cursos de formación para empresas

tanto en España como en Latinoamérica ¿Cuál

es el nivel de capacitación que te encontraste previamente

a la formación?

Es bastante variado tanto en España como en Latinoamérica.

He podido encontrar gente muy cualificada,

y personas con escaso conocimiento no

solo relacionado al uso de tablas, sino también de

un modo en general. Existen países que no cuentan

con escuelas de buceo profesional y es común

ver buzos con certificación deportiva realizando

trabajos y operaciones de ámbito comercial.

Esto indica que las empresas, por norma general,

tienen la intención de que su personal esté lo más

cualificado posible ¿crees que esto es así?

Va a depender del país, del tamaño y de la filosofía

de trabajo de la empresa; del ámbito en que normalmente

trabaja o de los clientes, ya que existen

clientes que exigen determinados conocimientos

o calificaciones para poder desarrollar operaciones

o participar en proyectos. En España, son

pocas las empresas con una filosofía de crecimiento

técnico constante. Creo que el mercado,

de un modo en general, está empezando a crear

esta necesidad. Pero todavía estamos en los

pasos iniciales.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 21


Por: Pedro Pérez MEDICINA

O’Dive Pro: una herramienta

para mejorar los procesos

de descompresión

El sistema creado por Azoth Systems monitoriza

la cantidad de burbujas de gas inerte presentes

en el organismo de los buzos tras las inmersiones

La compañía francesa ha lanzado el O`Dive tras más de diez años de estudios y numerosas pruebas de campo en distintas operaciones de buceo

U

na operación de buceo no se da por terminada

hasta que el buzo se encuentra en superficie

sano y salvo. Y eso implica también

a los procesos descompresivos o los saltos a cámara.

La enfermedad por descompresión es una de

las principales preocupaciones de los buzos

cuando realizan las inmersiones. El cumplimiento

de los protocolos y procedimientos adecuados por

parte del equipo minimizan los riesgos de padecer

esta dolencia. Y para ello, cualquier ayuda extra es

bienvenida.

MEDIR LAS MICROBURBUJAS

Esa es la razón de ser de O'Dive, un sistema de sensores

por ultrasonido (utiliza tecnología Doppler

ultrasónica) que monitoriza la presencia de microburbujas

de gas inerte presente en el organismo de

los buzos y que envía los resultados a una aplicación

móvil. Esta, los analiza y ofrece al buzo o al supervisor

un informe de datos sobre el número de

burbujas y su distribución por grados, algo que permite

la posibilidad de adaptar los procesos descompresivos

y tomar decisiones más

conservadoras según cada caso.

las operaciones que se realizan en medios hiperbáricos.

CÓMO SE UTILIZA

Su uso es muy sencillo. Una vez que el buzo regresa

a superficie, se toman las muestras colocando el

sensor bajo su la clavícula izquierda, en primer

lugar, y a continuación, bajo la derecha. Al igual que

en las ecografías convencionales, hay que aplicar

previamente un gel conductor. Se precisan tan solo

20 segundos para registrar las señales. Durante el

proceso, la aplicación a la que está conectada la

unidad muestra la posición correcta del sensor a

El principal objetivo de

esta herramienta es incrementar

la seguridad de los

buzos. Permite disponer

de datos en tiempo real

para valorar la calidad de

las descompresiones

UNA HERRAMIENTA PARA LA SEGURIDAD

O'Dive PRO se ha establecido como una potente

herramienta que permite analizar la calidad de los

procedimientos de descompresión, al considerar

dos indicadores cuyo vínculo con el riesgo de padecer

ED está demostrado científicamente: el perfil

de inmersión (profundidad, tiempo de fondo

duración, paradas de descompresión y gases respirables)

y la cantidad de burbujas detectadas en

el flujo sanguíneo del buzo después de la inmersión.

Se trata, en definitiva, de un servicio online de

gestión de riesgos y apoyo a la toma de decisiones

para los buzos y los responsables de seguridad en

El equipo ha sido desarrollado para

utilizarse in situ de forma sencilla y

poder obtener el informe en poco

tiempo. AZOTH SYSTEMS

22 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Desarrollado por

buzos profesionales

Prueba del sistema con personal de la armada francesa. AZOTH SYSTEMS

través de un led rojo-naranja sobre fondo azul, para

garantizar un registro fiable. Las señales se graban

automáticamente en el dispositivo móvil y los parámetros

de la inmersión realizada se completan

manualmente o se importan de forma digital. Todo

ello se envía a la central de datos (una plataforma

auditada por la Agencia Nacional del Medicamento

francesa), que devuelve un informe en la misma plataforma.

Toda la operación se realiza de forma autónoma

por los propios buzos o supervisores en tan solo

unos minutos, sin necesidad de apoyo adicional.

SEÑAL CLAVICULAR

El análisis Doppler precordial (el que se realiza en el

área del corazón) requiere entrenamiento para que

la persona que lo lleve a cabo pueda registrar una

señal de buena calidad. El Doppler es una señal de

sonido fuertemente interferida por los ruidos cardíacos.

La monitorización subclavia (bajo las clavículas)

propuesta por el sistema O’Dive, permite encontrar

con mayor facilidad la posición correcta

para una señal óptima. A través de su investigación,

Azoth Systems también demostró que las burbujas

detectadas en el nivel subclavio tienen mayor

relación con el riesgo de ED que las detectadas en

el nivel precordial.

A

Axel Barbaud

CEO de Azoth Systems

zoth Systems fue fundada en 2008 por

Axel Barbaud, un ex oficial de la marina

francesa a cargo de la seguridad del

buceo para las fuerzas armadas del país galo.

Uno de los principales valores de la compañía

francesa es la experiencia de su equipo.

Además de ingenieros y especialistas en medicina

hiperbárica, Azoth Systems está formado

por antiguos buzos militares,

instructores de buceo comercial y buzos de

saturación de clase III/A.

Conocen de primera mano los principales

riesgos de la profesión y dónde se localizan

los puntos más delicados en las operaciones

de buceo, cualquiera que sea su naturaleza.

BENEFICIOS

Para las empresa de buceo comercial, en primer

lugar, es interesante saber si los buzos están expuestos

sistemáticamente a altos niveles de microburbujas,

lo que implica que los procedimientos

de descompresión probablemente no sean suficientes

con respecto al esfuerzo que los profesionales

llevan a cabo bajo el agua.

En la actualidad, muchos equipo están familiarizados

con las modificaciones empíricas (conocido

comunmente como ‘Jesus Factor’) a los perfiles

de descompresión que a veces se practican

para mejorar la seguridad en lugares de trabajo o

condiciones de buceo específicos. Por lo general,

este tipo de modificación la realiza el supervisor,

sin ninguna confirmación final de que fue necesaria

o apropiada para las condiciones específicas del

lugar de trabajo.

A la izquierda, uno de los

gráficos que ofrece el informe.

Sobre estas líneas, ingenieros

de Azoth realizando pruebas

con el equipo. AZOTH SYSTEMS

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 23


Datos del informe tal como se muestran en la aplicación. AZOTH SYSTEMS

Basado en una comparación con otros lugares

de trabajo, el reporte del nivel de microburbujas

que ofrece el sistema O'Dive, provee al supervisor

de una información más precisa sobre la situación.

Esta información combinada con el servicio de

ayuda en línea para la toma de decisiones entregado

por Azoth Systems, supone un valor añadido

para optimizar la seguridad de los buzos y la planificación

de las operaciones de buceo.

AÑOS DE ESTUDIOS Y PRUEBAS

Desde 2008, el equipo de Azoth Systems observó

que los procedimientos descompresivos en algunas

operaciones tenían margen de mejora, a pesar

de realizarse con protocolos ya establecidos en la

industria. Desde 2013 comenzó a recopilar datos

de inmersiones de todas las modalidades de buceo

y de operaciones en otros medios hiperbáricos,

que han servido para que la fuente de datos que

ofrece su centro de informes sea muy fiable. Además,

es una herramienta que se actualiza de forma

recurrente, lo que hace que los reportes que se

ofrecen a los buzos y supervisores se ajusten a

datos recientes.

Empresas como la petrolera francesa Total o

instituciones como L'Ecole Nationale des Scaphandriers

han participado en los estudios previos

a su desarrollo.

César Capria, mánager general de Mohn Drilling

Argentina, ha probado el sistema en operaciones

de larga duración. “Comprobar tan sencillamente

que estás bien con tus descompresiones, colabora

a la confianza en el trabajo, sobre todo en condiciones

extremas, que inciden en estos procedimientos.

Cada cuerpo es diferente, y con O’Dive se

puede hacer un seguimiento personal de cada

buzo.”, señala.

“El procedimiento es extremadamente sencillo

de usar. Es solo prestar atención dónde y cómo colocarlo

y bajar la aplicación creando un usuario para

descargar los datos”, finaliza.

COLABORACIÓN CON DAN EUROPE

La fundación médico-científica de Divers Alert

Network (DAN) invierte una parte significativa de

“Poder realizar un seguimiento

personalizado de

las descompresiones de

cada buzo ofrece mucha

confianza en una operación

de buceo realizada

en condiciones extremas”

sus ingresos en investigación para la mejora de la

seguridad en el buceo.

Para Axel Barbaud, fundador de Azoth Systems,

la idea de una asociación con DAN era natural.

“O’Dive, que ha concentrado 12 años de trabajo de

investigación de nuestro equipo, incluido el análisis

de decenas de miles de inmersiones, también

está ayudando a optimizar la seguridad de más de

1.700 buceadores en todo el mundo. Este sistema

también representa un cambio de paradigma, ya

que permite implementar actualizaciones regulares

de soware y bases de datos en beneficio de

la seguridad de los buzos".

SENCILLEZ Y EFICIENCIA

El sistema O'Dive está diseñado para manejarse de

forma sencilla y con apenas unas indicaciones de

uso. Se entrega en un kit que incluye los sets necesarios

para llevar las grabaciones con total autonomía.

Azoth Systems, además, proporciona una

formación completa sobre cómo utilizar el sistema,

que normalmente se completa en medio día.

El kit incluye el sensor y el gel de

transmisión. AZOTH SYSTEMS

24 | JULIO www.subaquaticamagazine.es



MUNDO ROV

Scorpio: 30 años

al servicio del CBA

Este veterano ROV ha participado en

numerosas operaciones de salvamento

y campañas de arqueología subacuática

Sobre estas líneas, el Scorpio lanzado desde el BMP Neptuno. Abajo, dos imágenes del servicial ROV en distintas operaciones. ARMADA ESPAÑOLA

Por: Pedro Pérez

E

l ROV Scorpio fue adquirido a la empresa

PERRY TRITECH y entregado al Centro de

Buceo de la Armada (CBA) en 1991. Tres décadas

después, el Ministerio de Defensa ha buscado

sustituto para 'Curro', como era conocido

cariñosamente en la institución.

UN ROV ROBUSTO Y CAPAZ

El Scorpio 03 (la numeración responde al orden de

producción del modelo) es un vehículo submarino

workclass, con capacidad para operar hasta los

600 metros de profundidad y está dotado de 6

propulsores, 2 cámaras de vídeo y dos brazos articulados

que son controlados desde la sala de control

en el buque. El sistema cuenta con una unidad

de distribución de energía con paneles dotados de

interruptores de corte y transformadores, para suministrar

la corriente a los distintos elementos del

sistema.

El panel de control contiene los mandos del piloto,

desde donde se controla el suministro de

energía eléctrica e hidráulica al vehículo y al TMS.

El Scorpio ha participado en

numerosas operaciones de

rescate y salvamento, reconocimiento

de pecios e inspecciones,

como la búsqueda

de fuel tras la tragedia medioambiental

del Prestige

Por otro lado, el sistema de lanzamiento y recogida

(LARS) permite desplegar y recuperar el vehículo,

y está compuesto por un chigre dotado de

guía para bobinado automático o manual, umbilical

armado de 550 metros, y una grúa-pórtico abatible,

operados desde una consola de mandos.

Finalmente, el sistema de control del umbilical

(TMS) está compuesto por una estructura cilíndrica

que aloja un tambor con 100 metros de cable,

y que se maneja desde la consola del piloto.

Permite, una vez alcanzada la profundidad de

trabajo, desacoplar el vehículo y largar o cobrar umbilical,

con un radio de trabajo de unos 80 metros.

Durante la recuperación, el vehículo se acopla

en su parte inferior mediante un sistema de trinquetes

hidráulicos.

FIEL AL BMP NEPTUNO

La capacidad principal que aporta al Buque de Salvamento

y Rescate Neptuno y al Centro de Buceo

de la Armada es la de reconocimiento y apoyo a las

operaciones de salvamento y rescate.

Está completamente capacitado para prestar

ayuda a cualquier submarino siniestrado o que se

encuentre en situación de riesgo (Subsunk).

Estas actividades las realiza a través del transporte

de cápsulas de soporte de apoyo vital (Emergency

Life Support Stores), que permiten

introducir en un submarino elementos necesarios

para el mantenimiento de la vida (como generado-

26 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Es un ROV totalmente capacitado

para prestar servicio

de apoyo vital (ELSS) a submarinos

hundidos en situación

de riesgo hasta los 600

metros de profundidad

Leopard, el nuevo ROV

de la Armada Española

res de oxígeno, medicamentos o alimentos) y de la

conexión del andarivel, primer elemento necesario

para la conexión de mangueras de ventilación de un

submarino accidentado.

UN VETERANO DE LAS PROFUNDIDADES

Durante los 30 años de servicio en la Armada, el

ROV Scorpio 03 ha participado en numerosos ejercicios

y operaciones reales, como los ejercicios nacionales

de salvamento y rescate de submarinos,

denominados CARTAGO.

En el apartado de operaciones subacuáticas

destaca la recuperación de diversas puertas de lanchas

de desembarco anfibio (LCM) en los años

2006 y 2012, el reconocimiento del pesquero

'Nueva Pepita Aurora', accidentado en el año 2007

o el apoyo proporcionado a la Xunta de Galicia durante

la campaña PAS (Patrimonio Arqueológico

Sumergido) en las Islas Cíes y Ría de Rande en el

año 2019, así como numerosos reconocimientos de

pecios en la zona del Estrecho de Gibraltar en campañas

de búsqueda del crucero protegido ‘Reina

Regente’. También realizó tareas de inspección y

búsqueda de restos de fuel tras la tragedia medioambiental

del Prestige, en 2002.

MEJORAS

En el año 2008, surgió una nueva necesidad para la

Armada. El Neptuno era el único buque acondicionado

para operar el Scorpio. Por ello, se precisaban

modificaciones que permitieran su alojamiento y

lanzamiento desde cualquier otra nave de la Marina

española.

LA JUBILACIÓN

El pasado mes de abril, la Armada Española, a través

de la Agencia de Adquisición y Apoyo de la

OTAN (NSPA), concluyó el proceso de licitación

para la sustitución de esta unidad con la adquisición

de un ROV workclass Leopard, de la compañía

inglesa Saab Seaeye.

La institución militar buscaba un ROV con las

mismas capacidades que su antecesor para realizar

la conexión de mangueras a los submarinos de

la serie S-80. Esto ampliará el rango de profundidades

de intervención de la Armada Española en

las actividades de apoyo al salvamento y rescate

de submarinos.

L

a Agencia de Adquisiciones y Apoyo de la

OTAN (NSPA) confirmó el pasado mes de

abril la adquisición de un Sistema de Vehículos

Operados a Distancia (Remotely Operated

Vehicle System o ROVS) para la Armada

Española.

Esta operación se enmarca dentro del programa

de responsabilidades de la Oficina de Enlace

de Rescate y Escape Submarino

Internacional (International Submarine Escape

and Rescue Liason Office).

El ROV adquirido por la institución militar es

un Leopard, un vehículo submarino de gran polivalencia

fabricado por la compañía anglo-sueca

Saab Seaeye. El conjunto incluye un sistema de

lanzamiento y recuperación, un sistema de gestión

de amarre, capacidad de posicionamiento

hidroacústico y un módulo de control a bordo.

El ROV eléctrico Leopard tiene una capacidad

de inmersión de hasta 3.000 metros. Puede

ser equipado con diferentes sensores y brazos

articulados, según la operación a la que se enfrente.

Cuenta con ocho propulsores horizontales

y tres verticales para su movimiento y con un

cable umbilical para la transmisión de datos a la

superficie. Equipa hasta ocho proyectores led,

cámaras, sensor de profundidad y brújula magnetorresistiva,

acelerómetros y giróscopos para

el control preciso de su movimiento, así como

posibilidad de incorporar altímetro para navegar

a una profundidad determinada.

Cuenta con seis cámaras fijas y puede configurarse

con diferentes equipos, desde sierras a

pinzas, hasta un total de 205 kg. de carga útil

para un peso en superficie de 1.200 kg.

Dentro de la NSPA, su Sección de Apoyo

Naval brinda apoyo técnico y operativo a las 20

armadas de la Asociación de Apoyo Logístico

Naval, entregando proyectos y cumpliendo con

los requisitos de suministro en el puerto base y

brindando servicios portuarios en todo el

mundo a los barcos en curso.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 27


MUNDO ROV

Los ROVs en las operaciones ‘SAR’

Víctor Sepúlveda, de QSTAR Subsea Solutions, nos habla de los trabajos

de búsqueda y recuperación realizados con drones submarinos

Imagen del ROV Liropus (modelo Super Mohawk) desplegado por el IEO durante la operación de búsqueda de las niñas Anna y Olivia en Tenerife. JOAN COSTA

Por: Víctor Sepúlveda

N

o ha pasado mucho tiempo desde que el

acrónimo 'ROV' era prácticamente desconocido

para muchos de nosotros. A lo largo

de estos últimos años, los diferentes medios de comunicación

se han hecho eco de noticias relacionadas

con operaciones de búsqueda y rescate

(search and recovery o SAR, en inglés) en las que la

intervención de un ROV ha sido fundamental para

su éxito.

Los ROVs son cada vez más

versátiles, más fáciles de

desplegar y mantener y tienen

más capacidades de trabajo,

operatividad, carga y

profundidad de alcance

LOS ROVS Y SUS CAPACIDADES

Un ROV (Remoted Operated Vehicle) es un vehículo

no tripulado que se controla de forma remota.

Los ROVs son muy eficaces para la búsqueda debido

a su gran versatilidad y adaptabilidad en zonas

de difícil acceso. Esto permite ahorrar tiempo y recursos

humanos, así como tener una mejor perspectiva

de la zona donde se va a trabajar, evitando

accidentes o pérdidas humanas. Asimismo facilita

la inspección rápida de zonas remotas o confinadas,

examinando el terreno a tiempo real para minimizar

riesgos.

El entorno ROV no escapa al frenético ritmo de

cambios constantes e innovaciones de la tecnología.

Hoy en día, la necesidad del uso de ROVs en

multitud de operaciones militares y de salvamento,

tanto en tareas de búsqueda, rescate, exploración

o reconocimiento, es una realidad cotidiana.

Los ROVs son cada vez más versátiles, más fáciles

de desplegar y mantener y tienen más capacidades

de trabajo, operatividad, carga y

profundidad de alcance.

Las opciones que aportan los ROVs a las operaciones

de búsqueda y recuperación se han convertido

en un elemento básico para la planificación de

las mismas. Un ejemplo de su eficacia es la gran

ayuda que aportan en la búsqueda de personas

desaparecidas en el medio acuático, permitiendo

una reacción rápida ante cualquier incidente marino

y una mayor eficacia en el despliegue de medios

necesarios.

Recordamos que las guía IMCA (International

Marine Contractors Association) definen 6 Clases

de ROV: Class I ‘Pure Observation ROV’; Class II ‘Observation

ROVs with Payload Option’; Class III ‘Work

Class Vehicles (WCROV’; Class IV ‘Towed and Bottom-Crawling

Vehicles’; Class V ‘Prototype or Development

Vehicles’ y Class VI ‘Autonomous

Underwater Vehicles (AUV)’.

Sala de control y monitoraje

para las operaciones

con ROV QSTAR

DESPLIEGUE EN OPERACIONES

Si acudimos a la hemeroteca, podemos encontrar

noticias que hacen referencia a la intervención de

un dron submarino en las operaciones de búsqueda

y rescate con más impacto mediático ocurridos en

nuestro país en los últimos años.

En marzo de 2014, un helicóptero del Servicio

Aéreo de Rescate del Ejército del Aire (SAR) sufrió

28 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Una formación específica

como piloto y técnico de ROV

es fundamental para llevar a

cabo las operaciones de búsqueda

y rescate con la mayor

eficiencia y garantía de éxito

un siniestro en aguas Canarias, hundiéndose hasta

los 2500 metros. En la operación de salvamento intervino

un ROV Remora II, con una profundidad máxima

de trabajo de hasta 6000 metros y capacidad

para navegar en vuelo libre sin sistema de gestión

de umbilical (Tether Management Systemo TMS,

en inglés).

Un año después, en mayo de 2015, se produjo el

hundimiento del pesquero Oleg Naydenov a unos

2400 metros de profundidad a 15 millas del puerto

de Maspalomas (Las Palmas). El buque Fugro Saltire

desplegó dos ROVs workclass FCV3000 de 150

caballos para proceder al sellado del casco y evitar

el derrame del combustible del barco en un espacio

protegido.

En noviembre de 2020, se produjo un accidente

aéreo a treinta millas del delta del Ebro. Una avioneta

civil se precipitó al mar, hundiéndose hasta los

113 metros de profundidad. Tanto Salvamento Marítimo

como el GEAS desplegaron dos ROVs, un

Comanche y un Outland 1000 respectivamente,

para las tareas de localización de la aeronave.

El caso más reciente se produjo en mayo del

presente año. En el marco de una operación de gran

envergadura para hallar rastros de las niñas desaparecidas

en Tenerife, se desplegó el Liropus

2000, un ROV del Instituto Español de Oceanografía

montado sobre un Super Mohawk Light de la

compañía Sub-Atlantic, en tareas de búsqueda

entre los 1000 y los 2000 metros de profundidad.

UNO MÁS DEL EQUIPO

Debido a la complejidad de este tipo de intervenciones,

las distintas instituciones estatales relacionadas

con la seguridad y el salvamento cuentan

con uno o varios ROVs de clases II y III en sus flotas.

De esta manera, el Instituto Español de Oceanografía

cuenta con una unidad Super Mohawk (Liropus

2000, como hemos referido anteriormente y

que ocupó un artículo en el número 15 de SubaQuatica

Magazine); Salvamento Marítimo dispone de

un ROV Comanche y 2 vehículos más declase observación;

la Armada Española, por su parte, posee

un ROV Scorpio; una unidad de ROV Navajo y, recientemente,

ha adquirido un Leopard.

Otras entidades públicas y fuerzas de seguridad,

como los Agentes Rurales, GEAS de la Guardia

Civil, Mossos d´Escuadra, o distintos cuerpos

de bomberos cuentan con ROVs de clase observación

como el BlueROV2, que les ayudan a realizar

intervenciones rápidas en aguas hasta los 300 metros

de profundidad.

DIRECTIVAS INTERNACIONALES

La División de ROV y Sistemas Controlados Remotamente

de IMCA se enfoca en todos los aspectos

de equipos, seguridad, personal y

operaciones relacionados con los sistemas de operación

remota usados en apoyo de actividades marinas.

IMCA tiene como objetivo el desarrollo de

guías técnicas y operacionales del ROV, estableciendo

los parámetros de seguridad, medio laboral,

medioambiente y trabajadores del sector.

Por ello, es de vital importancia personal altamente

cualificado y formado para poder llevar a

cabo las complejas operaciones de ROV en casos

de emergencia, así como realizar los planes de

mantenimiento para que los equipos siempre

estén en condiciones óptimas para poder realizar

una intervención. La formación de Piloto Técnico

profesional de ROV se convierte en un requisito

tanto para organismos públicos como para empresas

privadas.

FORMACIÓN Y OPERACIONES CON ROV

QSTAR cuenta con reconocimiento internacional

en el campo de la formación y en el asesoramiento

e implementación, entre otros, de servicios de búsqueda

y rescate.

Desde sus inicios, QSTAR ha participado en diversas

operaciones de búsqueda y recuperación

para organizaciones públicas y privadas, con tiempos

de respuesta rápida para la localización y recuperación.

La compañía coopera con autoridades

públicas y agencias gubernamentales, así como

con organizaciones privadas para operaciones de

rescate y asesoramiento técnico. Actualmente,

cuentas con una flota propia de 12 unidades, que incluyen

ROVs declase observación, clase II y clase II

light workclass.

Tras liderar la formación de Piloto Técnico de

ROV a nivel Internacional, QSTAR desarrolla la posibilidad

de realizar sus diferentes cursos de ROV

tanto de forma presencial como a distancia, a través

de su Campus Online y el sistema E-Learning.

Los cursos profesionales online cumplen con los

Blue2ROV con brazo articulado de

QUSTOM ROBOTICS QSTAR

estándares de IMCA y contienen módulos de teoría

a distancia y una parte práctica presencial en los

centros de formación que QSTAR tiene en Barcelona

y Las Palmas.

Los cursos presenciales y online disponibles en

el Campus E-learning de QSTAR son: Introducción

y familiarización a los ROV; Piloto Técnico de ROV

de Clase Observación; Piloto Técnico de ROV

Grado II; Piloto Técnico de ROV Grado II Premium y

Piloto Técnico de Grado I y Supervisor de ROV.

Lanzamiento de un ROV workclass

con sistema TMS QSTAR

Mobilización de un equipo

completo para una operación

de búsqueda QSTAR

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 29



TECNOLOGÍA

Varilux U-Xhp70: tener 4000

lúmenes al alcance de la mano

El sistema de iluminación de Northern Diver ofrece un

rendimiento de hasta 4 horas a máxima potencia

L

a compañía británica de trajes y equipamiento

de buceo Northern Dive ha desarrollado

un sistema de iluminación que busca la

facilidad de uso y manejabilidad en distintas actividades

subacuáticas. Se trata del modelo U-

Xhp70 de la submarca Varilux, que cuenta con una

potencia máxima de hasta 4000 lúmenes.

La firma inglesa ya dispone de una extensa

gama de linternas submarinas, con un amplio

rango de potencias y dimensiones, pero con este

dispositivo ha pretendido dar una vuelta de tuerca

más en la ergonomía de los buzos.

La U-Xhp70 dispone de un peculiar sistema de

montaje alrededor de la mano, que facilita la libertad

de movimientos en las extremidades, sobre

todo en tareas de inspección o reconocimientos.

Igualmente, el dispositivo donde se aloja la batería,

que va unido a la linterna mediante un cable

con revestimiento

de gran resistencia,

puede colocarse con

una brida a la botella de seguridad

del buzo. Adicionalmente, puede integrarse

en otras configuraciones del equipo gracias a su

versatilidad.

En cuanto a capacidad de iluminación, tiene una

salida máxima de 4000 lúmenes de luz blanca y

280 lúmenes en su configuración más baja. El

usuario puede seleccionar la potencia manipulando

un único botón, que se deja presionado hasta

alcanzar el brillo requerido.

Monta un LED de haz blanca de cuatro núcleos

CREE XHP70, con un rendimiento de aproximadamente

4 horas en su configuración más alta y de

35 horas en la más baja. La duración de la batería

se refleja en un led que cambia de color verde a

rojo cuando se va a agotar.

El cuerpo de las piezas principales está construidos

en aluminio anodizado de uso aeronáutico

6061, lo que le transfiere, a la vez, ligereza y resistencia.

Este sistema ha sido diseñado para soportar

con todas las garantías inmersiones de hasta 100

metros de profundidad. Es la misma distancia de

alcance que tiene su haz de luz.

Tiene un peso total en uso de un kilo y medio y

se suministra con un cable de conexión de un

metro de longitud.

www.ndiver.com

C60: precisión en color zafiro

La firma inglesa Christopher Ward ofrece una gran variedad

de montajes en su modelo exclusivo de relojes de buceo

Por: Redacción SubaQuatica

C

hristopher Ward, Mike France y Peter Ellis

no heredaron ninguna tradición centenaria

como fabricantes de relojes cuando decidieron

crear la empresa en 2004 a bordo de un

barco en el Támesis.

Lo que sí tuvieron claro fue su modelo de negocio:

crear relojes de categoría premium con precios

muy por debajo de la media. Para ello,

necesitaban cumplir varios requisitos. El primero,

contar con un fabricante de prestigio. El siguiente,

vender directamente a través de su tienda online,

y, por último, evitar pagar auténticas fortunas a celebridades

para que anunciasen sus relojes. Más

de 15 años después, queda demostrado que el sistema

funciona.

FABRICACIÓN SUIZA

En 2008, Christopher Ward comenzó a trabajar

con la exclusiva empresa de relojería suiza Synergies

Horlogères (SH), con sede en Biel. SH estaba

dirigida por Jörg Bader, quien compartía una visión

similar de la relojería y el negocio con los fundadores

de Christopher Ward. En 2014, las dos empresas

se fusionaron oficialmente y ese mismo

año anunciaron su propio calibre, el SH21.

CALIBRE SH21

Este movimiento desarrollado por la marca consta

de 164 piezas y funciona a 4 Hz (28,800 bph).

Cuenta con un sistema de doble barril en serie, que

permite 120 horas de reserva de marcha, algo que

otras firmas incluyen en relojes de sus gamas

altas.

C60 SAPPHIRE

Con el C60, la firma inglesa ha demostrado que su

modelo más universal, el Trident 3, podía tener sucesor.

Una esfera transparente hecha de cristal de

zafiro, que tiene solo 0,6 mm de grosor, puede

tener gran culpa de ello.

La caja de este modelo es de acero inoxidable

316L y está diseñada para una resistencia al agua

de 600 metros. Los índices están recubiertos con

Super-LumiNova Grade X1 GL C1 para garantizar

una visibilidad total en cualquier situación. Gracias

al diámetro de 40 mm y 12,95 mm de espesor, este

reloj se ajusta perfectamente a todos los tamaños

de muñeca.

Su parte posterior es tan espectacular como la

frontal. El reverso muestra el mecanismo Sellita

SW200, hecho a medida. Un sistema que no solo

es preciso y fiable, sino que ofrece una reserva de

marcha de 38 horas.

GAMA CASI INFINITA

En sus líneas diver y retro diver, Christopher Ward

ofrece actualmente un total de 137 modelos distintos.

Distintas configuraciones, correas, esferas

y colores para cubrir con las necesidades de los

clientes más exigentes.

CERTIFICADO COSC

Este modelo, al igual que otros de la marca, cuenta

certificado COSC (Contrôle Officiel Suisse des

Chronomètres), organismo responsable de certificar

la exactitud y precisión de los relojes de pulsera

en Suiza.

www.christopherward.com

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 31


MUNDO SUBMARINO

Cuatro décadas del

‘Salvamento del Siglo’

En 1981, un equipo de intrépidos buzos logró recuperar 431 lingotes

de oro del HMS Edinburgh, hundido por los nazis en 1942

32 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Por: Pedro Pérez

Miembros del equipo de buzos celebrando el rescate del oro del HSM Edinburgh THE TIMES

D

esde su hundimiento en abril de 1942, el

buque británico HMS Edinburgh, que formaba

parte de una flota que transportaba

oro ruso hacia la zona aliada, permaneció 40 años

aletargado a unos 250 metros de profundidad

sobre el lecho marino del Mar de Barents.

Cuatro décadas después, su tragedia y su historia

se vieron ensombrecidas por una operación

de salvamento y rescate con un despliegue de medios

jamás visto hasta la fecha, en la que el brillo

de los casi 500 lingotes del preciado metal era el

único faro.

En este artículo repasamos algunas cuestiones

interesantes de este espectacular - y a la vez polémico

- episodio de la historia del buceo.

El 15 de septiembre de 1981,

el buzo John Rossier comunicó

el hallazgo a la sala de

control: “He encontrado el

oro”, gritó de forma efusiva

ante el asombro del equipo

Edinburgh a la compañía inglesa Risdon Beazley

Ltd. Sin embargo, el proyecto se quedó en el papel

debido a las tensas relaciones políticas con la

Unión Soviética. La Guerra Fría aún estaba a temperaturas

bajo cero. En 1957, el naufragio fue designado

como una 'tumba de guerra', una decisión

que complicaba aún más cualquier intento de recuperación,

debido a las limitaciones en las técnicas

de salvamento de la época para esos casos.

A finales de la década de 1970, el gobierno británico

se mostró cada vez más ansioso por recuperar

el oro; no sólo por su valor económico y

patrimonial, sino también porque existía una preocupación

creciente de que los restos del naufragio

pudieran ser expoliados por saqueadores sin

escrúpulos o por la Unión Soviética.

Un tesoro valorado

en más de 100

millones de euros

F

ruto de un acuerdo entre el gobierno ruso

y el Departamento del Tesoro de Estados

Unidos, el pago inicial por la venta de

armamento y material de guerra al país soviético

se haría en oro.

El HMS Edinburgh viajaba en un convoy de

13 buques con unas cuatro toneladas y media

del preciado metal en su arsenal, rumbo a Inglaterra,

en lo que debía ser una misión secreta.

El 30 de abril de 1942, dos días después de

zarpar de Murmansk (en el Mar de Barents) en

dirección al oeste por la vía conocida como ‘La

puerta del infierno’, el buque británico fue atacado

por un submarino U456 nazi. Tras varios

intentos por remolcarlo de nuevo a puerto, volvío

a sufrir un segundo ataque y tuvo que ser

abandonado a su suerte, hundiéndose lentamente

en las gélidas aguas árticas. La contienda

dejó 58 bajas entre la tripulación.

Se estimó que el cargamento de oro que

transportaba el HMS Edinburgh en su sala de

armas alcanzaba un valor de 1,5 millones de libras

esterlinas. En 1981, con la revalorización

del metal, esa cantidad se transformaría en 45

millones de libras esterlinas y 140,8 en 2021

(más de 160 millones de euros). Estas cifras podrían

explicar tamaño despliegue en la operación

y la implicación de tantas instituciones.

Área del Mar de Barents donde se halló el HMS

Edinburgh a 250 metros de profundidad SQM

UN POCO DE HISTORIA

A unos pocos meses del fin de la II Guerra Mundial,

las campañas militares aún seguían siendo intensas.

El ejército soviético se hacía fuerte ante los

nazis, pero su industria armamentística no daba

abasto. La producción americana se hacía indispensable

y, para hacer frente a los pagos, el gobierno

ruso tenía oro, mucho oro.

Este es el génesis de una historia en la que, el

mismo año que el Aston Villa ganó la liga inglesa,

un buzo con un casco Kirby Morgan salió de un

pecio con un lingote de oro en las manos.

LA FIEBRE DEL ORO

En 1954, nueve años después de que terminara la

Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico

ofreció los derechos sobre el salvamento del HMS

EL SALVAMENTO DEL SIGLO

A principios de la década de 1980, la empresa Jessop

Marine, propiedad del experimentado buzo

Keith Jessop, con el asesoramiento y apoyo de

Wharton and Williams Ltd. (conocida como 2W),

una empresa de buceo líder a nivel mundial, y de

Offshore Services Association (OSA), una naviera

alemana con más de 100 barcos, ganó un

contrato para intentar la recuperación.

Estas dos compañías, con la inclusión de

Racal-Decca (una empresa con una exitosa

trayectoria en investigación marina), formaron

un consorcio de empresas especializadas

que fue contratado por

Jessop para intentar recuperar el

oro de la sala de bombas del

Edinburgh.

En abril de 1981, el buque

de reconocimiento Dammtor,

propiedad de OSA, con

los topógrafos de Decca

embarcados bajo la di-

Imagen del estado del HMS Edinburgh

tras el impacto del segundo torpedo

nazi IMPERIAL WAR MUSEUM

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 33


ROV Scorpio, modelo desplegado en la operación

de reconocimiento del pecio. CYBZOO

rección del ex oficial de Royal Naval Survey John

Clarke, comenzó a buscar los restos del naufragio

en el Mar de Barents.

La revisión de la documentación de la época indicaba

que el área en el que se hundió el buque estaba

aproximadamente a 150 millas (240 km) al

norte de la costa de la URSS y Noruega.

En menos de 48 horas, los sistemas de sónar

de Decca descubrieron los restos del naufragio a

72 grados norte y 35 grados este, a unos 400 kilómetros

(135 millas náuticas) al NNE de la costa soviética

de Kola Inlet.

El equipo desplegó un ROV Scorpio (fabricado

desde finales de los 70 por Perry Tritech), cuyo reconocimiento

arrojó una profundidad de 245 metros

(800 pies).

La inspección fue grabada en vídeo y desde el

Dammtor se analizó detalladamente la película, lo

que permitió a Wharton Williams y OSA evaluar un

proyecto de recuperación.

El 'Belfast', atracado en el Támesis como sede

del Museo Imperial de Guerra, era un barco gemelo

del Edinburgh. El estudio de sus planos permitió a

la dirección (y más tarde al equipo de buceo) inspeccionar

y conocer el diseño de los compartimentos

que rodean la sala de bombas y, no menos

importante, la forma de abordar la operación y los

riesgos de cortar el barco a esas profundidades,

en un entorno hostil.

Se consideró que el corte subacuático de los

restos del naufragio llevado a cabo por buzos comerciales

era el procedimiento más apropiado

para una 'tumba de guerra', por encima de métodos

tradicionales más agresivos, basados en el

desguace o en el uso de explosivos.

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Con todos los informes listos, a finales de agosto

de 1981, el Stephantium, un barco de

buceo especializado del consorcio,

zarpó hacia el lugar del naufragio.

A bordo estaba Jessop,

acompañado

L

Las manos de Keith Jessop sostienen

uno de los lingotes de oro recuperados

del HMS Edinburgh en 1981 KEYSTONE

Ríos de tinta y

un documental

a historia de esta operación no es

ninguna desconocida. Además de

decenas de artículos periodísticos,

el peculiar rescate del oro del HMS

Edinburgh durante el año 1981 ha quedado

testimoniado en varios libros, algunos

de ellos escritos por los propios

protagonistas. Destacan ‘Goldfinder’, de

Keith Jessop; ‘The Salvage of the Century’,

de Ric Wharton; ‘Stalin’s Gold’, de

Barrie Penrose o ‘Last call for HMS

Edinburgh’, de Frank Pearce.

Igualmente, un equipo de la BBC

formó parte de la tripulación y cubrieron

toda la operativa, en un documental titulado

‘Gold from the deep’.

de una tripulación de 25 buzos especializados en

saturación y personal de apoyo; un reportero y fotógrafo

del Sunday Times, que tenía los derechos

exclusivos para cubrir la operación; dos funcionarios

rusos y un representante del Ministerio de Defensa

inglés.

La operación reunía todos los ingredientes de

una maniobra poco amigable. Buceo a 250 metros,

trabajo en campana, procesos de descompresión,

espacios confinados y el agua a 1 grado de temperatura.

Además, si el consumo de gases se disparaba,

regresar a la costa supondría ralentizar el

proyecto.

Un equipo de suministro desde superficie

(SDS) proporcionaba gases respirables y agua caliente

para los trajes de los buzos mientras trabajaban.

Un sistema de recirculación de gases

patentado por el ex buzo de la U.S. Navy Donald

Rodocker (Divex y SeaBotix), el Gasmizer, solucionó

el problema del suministro.

Al no poder entrar en el naufragio a través del

orificio del torpedo, ya que se encontraba bloqueado

por restos de metal y municiones, se decidió

cortar un orificio de acceso a través del

blindaje de cuatro pulgadas que formaba el casco

exterior. Se necesitó una semana de arduo trabajo

para despejar el camino a través del tanque de

combustible hasta la sala de armas.

¡TIERRA A LA VISTA!

El 15 de septiembre de 1981, desde el centro de

mando recibieron la comunicación que estaban esperando

con ansia. Cual Rodrigo de Triana, el buzo

John Rossier exclamó con vehemencia “¡he encontrado

el oro!”, tras encontrar el primer lingote, timbrado

como KPO620.

Hacia el 7 de octubre, una vez que el mal tiempo

finalmente obligó a interrumpir la operación de

buceo, se habían recuperado 431 de

los 465 lingotes.

Buceo a 250 metros de profundidad,

descensos en campana,

trabajos en espacios

confinados, decenas de descompresiones,

y el agua a solo

1ºC. Todo apuntaba a que no iba

a ser una operación sencilla.

En 1986, el Consorcio planteó una segunda

campaña, en la que se recuperaron 29 lingotes

más, lo que elevó el total a 460, dando cinco por

irrecuperables.

LA POLÉMICA

Desde la concesión a Jessop Marine, la operación

se volvió mediática. Esto implicaba que muchos de

los procedimientos se reflejaban en la prensa. Varias

asociaciones de supervivientes se oponían a

cualquier intervención en un 'sitio de guerra' sobre

los que tendría que prevalecer el honor.

El Gobierno británico tuvo que dar muchas explicaciones

y elevar la operación a una cuestión de

estado.

Barry Penrose, el periodista a bordo del Stephantium,

escribió un artículo condenatorio sobre

la operación de salvamento publicado en el Sunday

Times. Penrose acusó a los buzos de tratar indebidamente

los restos humanos. Estas

informaciones fueron desmentidas por un informe

oficial.

QUIEN PARTE Y REPARTE...

Solo faltaba repartir el botín recuperado. Según lo

acordado en el contrato, el cargamento de oro se

dividió entre los gobiernos británico y ruso al 50

por ciento. Luego, cada país asignó el 45 por ciento

de su parte al consorcio de empresas. Curiosamente,

la Unión Soviética, había recuperado 158

lingotes (con un valor de unos 17 millones de

euros) de un oro que, cuarenta años antes, había

servido para pagar armas.

La parte de las empresas de salvamento

se dividió a su vez según su

acuerdo: el 37,12 por ciento para 2W; el

10 por ciento para Jessop Marine; un

50,4 por ciento para OSA y un 2,48 por

ciento para Racal-Decca.

34 | JULIO www.subaquaticamagazine.es



HISTORIAS DE BUZOS

Manel Melchor, una vida dedicada

al buceo y al mundo submarino

El presidente de la Asociación Española de Historia del Buceo

fundó su propia empresa de material, Practisub, en 1978

N

Por: J.L. Galloso / Diseño: Pedro Pérez

unca una entrevista en SubaQuatica Magazine

ha ofrecido tantas curiosidades relacionadas

con el buceo y variedad de

actividades desde donde abordar esta pasión,

como la mantenida hace unos días con Manel Melchor

Carpio.

El protagonista de este reportaje es un hombre

ligado al fondo del mar desde temprana edad y con

un currículum variopinto en el mundo subacuático.

Ha sido Director de la Escuela Nacional de Actividades

Subacuáticas (ENAS), Presidente de la Comisión

Mundial de Pesca Submarina y miembro

del Bureau Ejecutivo de la CMAS (Confederación

Mundial de Actividades Subacuáticas); reportero

gráfico en la revista ‘Yate y Motonáutica’ y director

de las revistas ‘Cris Revista de la Mar’ y ‘Vida

Submarina’; representante de la empresa MARES

en Cataluña, buzo comercial en la década de los 60;

instructor de buceo deportivo y un gran aficionado

a la pesca submarina.

Desde niño siempre tuvo

claro que quería ser ‘hombre

rana’. En 1960 realizó

su primer curso de buceo

y tres años más tarde ya

colocaba emisarios

Sin duda, un buen abanico de actividades que

han tenido siempre el fondo del mar como referente

y al que pone la guinda haber sido protagonista

del primer matrimonio subacuático

celebrado en España l y de los primeros en el

mundo. “Tuve que buscar a dos sacerdotes que supieran

bucear para llevar a cabo nuestro deseo;

porque el primero de ellos colgó los hábitos un

mes antes de la boda”, nos cuenta entre risas.

Nos atiende desde su casa de la Costa Brava,

en Calella de Palafrugell, donde nos confiesa que

ha comenzado a escribir sus memorias bajo el título

‘La pesca submarina y yo’.’

A sus 79 años dice haber dejado de bucear pero

que “este año piensa enfundarse el neopreno y

quitarse el gusanillo”; lo echa de menos.

SUS INICIOS

Con 16 años visitó el Centre de Recuperació i d`Investigacions

Submarines (CRIS) para aprender a

bucear, pero lo emplazaron a volver con 18. Así fue,

y en 1960 hizo su primer curso de buceo con los

Escuela Nacional de Actividades Subacuáticas

Manel Melchor fue nombrado director de la ENAS (organismo dependiente

de la Federación Española de Actividades Subacuáticas)

en 1988, cuando la situación de la enseñanza del buceo en

España se había quedado obsoleta. En ese año aún se seguía la

normativa oficial de 1969, mientras que en el resto de países se

iban aplicando modelos de enseñanza más flexibles, más dinámicos

y con procesos más cortos. Melchor tuvo que coordinar “un

cambio radical en la enseñanza de FEDAS, que, lamentablemente, todavía no se ha asimilado

del todo. Afortunadamente, ha evolucionado y hoy en día los sistemas de enseñanza

del buceo de la federación pueden competir con cualquier otro”, señala.

36 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Su pasión por el mar le

llevó a celebrar su enlace

matrimonial bajo las

aguas de la Costa Brava,

algo que volvió a repetir

en sus bodas de plata

medios que la época aportaba, es decir, poca tecnología

y equipos limitados.

“En 1963 empecé a trabajar instalando emisarios

en Torremolinos, Mallorca y la Costa Brava.

Como buzo profesional, las empresas no valoraban

el trabajo de los buzos y yo hacía paralelamente

pesca submarina, llegando a competir a

nivel nacional e internacional”, recuerda.

“He tocado de todo menos el coral, ya que me

parecía bastante peligroso, pues te exigía cada

vez mayores profundidades, un riesgo que prefería

no asumir”, confiesa Manel al principio de nuestra

conversación.

Arriba, instantánea del

enlace matrimonial de

Manel Melchor en 1974.

A la derecha, en su faceta

como reportero gráfico.

Abajo, en plena acción en

las aguas del Dolphin

Club en Cala Canyelles

(1961)MELCHOR/HDSES

En los 60 había que echarle mucha imaginación

al asunto porque las empresas contaban con

pocos medios. “En un proyecto en el que participé

en aquel entonces, nos inventamos la manera de

soterrar la tuberías bajo el agua de forma manual.

La habilidad de los buzos era vital. Luego las empresas

se industrializaron y la cosa cambió, pero

para aquel entonces ya me había alejado de la profesión

por la poca seriedad de las empresas en los

sueldos y la seguridad de los buzos”.

Recuerda que en aquella época el buceo tenía

poco desarrollo en España y que Francia era un referente,

si bien es cierto que la difusión de la actividad

fue rápida en la ‘piel de toro’, seguramente

gracias a los muchos kilómetros de costa española,

al atractivo de sus fondos y a las hazañas

submarinas del comandante Cousteau.

Encontrar material de buceo tampoco era fácil

en los inicios y hubo que esperar a la década de los

70, cuando las grandes marcas entraron en España

gracias a la aceptación del buceo y el papel que tuvieron

los clubes de buceo. “Al principio había que

ir a Francia a por las creaciones de La Spirotechnique.

Más tarde tuvimos la suerte de tener a

Nemrod en nuestro país, que se convirtió en una

de las grandes marcas mundiales”.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 37


A finales de 2019, Manel

Melchor fue elegido de

forma unánime como

nuevo presidente de la

Asociación Española de

Historia del Buceo

En Nemrod tuvo un efímero paso como trabajador,

que le sirvió de motivación para comenzar

más tarde su propio proyecto. “Nemrod logró ser

una de las primeras a nivel mundial, por su éxito en

Estados Unidos. Allí estuve proponiendo modelos

para su fabricación que no tuvieron en cuenta.

Pienso que los pioneros hacen las cosas desde el

cariño, pero cuando entra en juego la comercialización

y el afán de lucro, se desvirtúa el objetivo

de origen. Me refiero a que cuando Pedro Vilarrubís

murió, la empresa empezó a decaer. Con su

alianza con la alemana ‘Metzeler’ no consiguió remontar

y su posterior etapa con Pirelli terminó de

hundir la firma”, recuerda.

PRACTICSUB: SU EMPRESA DE MATERIAL

Gran parte de su vida profesional la empleó en

Practisub, la empresa que creó en 1978 para fabricar

sus propios diseños y hacer realidad lo que en

Nemrod no supieron valorar. “Tenía un pequeño taller

donde creábamos nuestros productos y desde

donde también importábamos artículos de otras

marcas. Han sido 30 años de profesión muy gratificantes,

sobre todo viendo cómo algunas de nuestras

redes de protección para botellas o guantes

de nylon, siguen viéndose en algunas inmersiones.

También fabricábamos piezas auxiliares, bolsas,

plomos, cinturones o globos para elevar pesos de

hasta de 2.000 kilos”.

Su gran afición por la pesca submarina le llevó

a diseñar el fusil ‘rayo’ en Practisub, una pieza que

se sigue fabricando en Grecia, donde un empresario

heleno ha sabido valorar el artículo y continuar

con su fabricación, tras el cese de la actividad del

taller de Manel en 2006.

Manel Melchor en el stand de la asociación en una de las ediciones del Salón NáuticoMELCHOR/HDSES

SU ETAPA EN ENAS

Uno de los episodios que recalca en nuestra charla

es su paso por la dirección de la Escuela Nacional

de Actividades Subacuáticas (ENAS) a principios

de los años 80. “Intentamos implementar un concepto

distinto de la enseñanza de buceo. La filosofía

era enseñar al alumno lo suficiente para que

pudiera bucear de la manera más segura y con los

conocimientos necesarios para adquirir suficiente

experiencia. Al final nos dimos cuenta de que la

motivación de la gente era conseguir un título y

nada más”.

LA PRESIDENCIA DE LA HDSES

Pero el principal motivo por el que contactamos

con Manel es por ocuparse desde el pasado año

de la Presidencia de la Historical Diving Society

Spain (HDSES), una asociación sin ánimo de lucro

que se fundó en 2006 con el objetivo de conservar

la conciencia histórica del buceo en España.

El coleccionismo de piezas de buceo antiguo

fue el origen de la HDSES, junto con las visitas que

los fundadores realizaban a eventos y ferias en

otros países. Recuerda cómo la pasión de Joan Torras

por conservar piezas clásicas, sirvió de base

para que en este país existiera una de las sociedades

con el mismo nombre, que se inició en Gran

Bretaña en 1990 y que continuó en otros países

como Italia, Dinamarca, Australia, Estados Unidos

o Polonia.

Su faceta como escritor y reportero

Manel Melchor aportó también una ingente cantidad de artículos y material

gráfico sobre buceo y ecosistemas marinos. Fue director de la revista del

CRIS (Centre de Recuperació i d'Investigacions Submarines), cuyo primer

número se publicó en febrero de 1959 y que está considerada por muchos

como la primera publicación nacional especializada en el mundo submarino.

También trabajó como redactor y reportero gráfico en la revista

‘Vida Submarina’ (editada entre 1980 y 1985), cuyo

germen se sitúa en una sección homónima del famoso

magacín de la época ‘Yate y Motonáutica’.

Su faceta de reportero le llevó a cubrir eventos

como mundiales de pesca submarina, competiciones

internacionales de orientación subacuática o reportajes

en mares tropicales. Realizó el libro conmemorativo

de los 50 años de fundación de la FEDAS, en 2017

38 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


Concienciar a la comunidad

del buceo sobre el

cuidado y la protección de

los fondos marinos es uno

de los principales objetivos

de la asociación

“En 2006 se fundó la HDSES en el club Snorkel

Diving Center, donde Torras recopilaba escafandras

antiguas y otros vestigios del buceo de antaño,

nacida de la pasión y el amor por el mar y la

tarea de conservar el legado de la actividad submarina

en nuestro país. Realizábamos demostraciones

de buceo con equipos históricos y nos

gustaba la exaltación que en otros países se hacía

de la historia del buceo. Es por eso que decidimos

que debíamos conservar nuestro legado a través

del intercambio de material y de ideas, siendo

esta la misión que hoy me toca dirigir, junto a otros

compañeros de aventuras”.

Ahora Manel Melchor pretende dejar su impronta

en la HDSES con un enfoque más amplio, a

través de nuevas propuestas como son seguir con

la reedición de libros de buceo de autores nacionales

o la celebración de un congreso mundial online

sobre historia del buceo, entre otras cosas.

“El coleccionismo es una actividad limitada y mi

intención es que abramos nuestra tarea de recopilación

no solo a piezas, sino también a nuestro

legado inmaterial a través de la historia, las aventuras

de nuestros pioneros y de aquellos que participaron

en los inicios del buceo en España”.

“Siempre nos habíamos planteado que cuando

faltara alguno de nosotros, parte de esta conciencia

histórica del buceo desaparecería, y con ella lo

que a nosotros tanto nos había costado recopilar.

Ahora estamos reeditando algunos de los libros

que ya estaban agotados en el mercado como "Ingeniería

Subacuática del Siglo XX”, de José María

Zapata o ‘Historia del buceo. Su desarrollo en España’

de Juan Ivars Perelló, además de algunos títulos

de Eduard Admetlla. España fue poco

prolífica en cuanto a literatura subacuática y esta

es una manera de que no se pierdan esos libros”,

explica.

Las nuevas tecnologías son un canal de comunicación

que Manel Melchor está teniendo muy en

cuenta en su labor al frente de HDSES. “Estoy muy

ilusionado con el cargo y con algunas actividades

que estamos llevando a cabo. Recientemente

hemos emitido un programa en nuestro canal de

Youtube sobre los orígenes del buceo en Italia y el

Mediterráneo y la figura de Alberto Gianni, ‘il palombaro

en el mar del Ebro’. Ha sido un éxito y muy

gratificante ver la participación de tantos amantes

del fondo marino. En próximas fechas queremos

organizar un congreso mundial sobre buceo

en formato online, ya que la pandemia nos está limitando

la participación en eventos presenciales”,

desvela Melchor.

Uno de sus objetivos es aumentar el número de

asociados y que la tarea divulgativa de la HDSES

llegue a todos los apasionados del buceo en España

y lugares de la geografía mundial.

En su deseo de futuro para el buceo, aboga por

una mayor concienciación para el cuidado y protección

del fondo marino y recuerda que “nosotros

respiramos aire y los peces respiran agua, es vital

que dejemos de arrojar basura al mar y evitemos

que el plástico acabe en él”, concluye.

ractisub nació de la necesidad

que tenía Manel Mel-

de contar con equipos que se

Pchor

adaptaran a las necesidades reales de los

buzos y de los pescadores submarinos.

Durante su etapa como trabajador de

Nemrod presentó algunos diseños y proyectos

a los directivos, que no recibieron

apenas atención. Quizás la deriva de la compañía

en esa época, inmersa en nuevas

alianzas empresariales, impidió que apostaran

por sus propuestas.

Aquellas primeras modificaciones de

equipos, realizadas para ser más efectivas

y cómodas en el día a día, dieron paso a un

proceso de producción industrial que logró

hacerse un hueco en el mercado nacional.

Hoy en día, tras el cese definitivo de la

actividad, está considerada una marca de

referencia en el mundo del coleccionismo.

“Por desgracia no ha habido un ‘Cubo de

Rubik’ capaz de hacer millonario a su creador.

Lo mío han sido pequeños inventos

para hacer el buceo más fácil. Tal vez el más

reconocido es la boya ‘Misil’, creada por mí

en 1972 y copiada en todo el mundo”, sostenía

el empresario en una entrevista con los

compañeros de Buceo XXI hace veinte

años.

Además de las redes de protección de

botellas, hechas de nylon sin costuras,

“también el fusil ‘Rayo’ (que no es un invento,

sino un diseño personal con muchos

detalles que no todo el mundo sabe apreciar)

y los guantes ‘Pulpo’ (en la imagen) tuvieron

una gran aceptación entre

buceadores y pescadores”, concluye.

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 39


40 | JULIO www.subaquaticamagazine.es


LITERATURA

historia del buceo: su desarrollo

en españa, la reedición de un clásico

S

in lugar a dudas, ‘Historia del buceo: su desarrollo

en España’ sigue siendo una obra de

referencia imprescindible para entender el

origen del mundo submarino en nuestro país. La

tecnología y sus verdaderos inventores, hombres y

mujeres que, de la nada, hicieron posible la conquista

del fondo marino que hoy es posible para la

práctica totalidad de las personas que quieren descubrir

por sí mismos este universo tan cercano.

Editorial Mediterráneo (con sende en Murcia)

lanzó la primera edición de ‘Historia del Buceo’ en

1987. Encuadernada en tapa dura en piel o similar

con dorados, contaba con 396 páginas profusamente

documentadas con numerosas fotografías,

dibujos, ilustraciones y gráficos.

Reedición

Juan Ivars Perelló depositó su confianza en el afán

de la Asociación Española de Historia del Buceo

(HDSES) en la divulgación y preservación de la memoria

del buceo, y cedió sus derechos para futuras

ediciones.

‘Historia del Buceo’ se publicó en una única edición

en 1987. El ánimo de la HDSES al proceder a la

reedición del libro, es atender el deseo de muchos

buceadores que lo han estado buscando infructuosamente.

Se trata de un libro importante, fruto del acervo

de conocimientos sobre el buceo de sus autores y

de una larga labor de investigación en archivos y bibliotecas.

Su extensión, su profundidad y la gran

cantidad de imágenes que lo ilustran hacen de él

una excelente herramienta para estudiosos y para

todo aquel interesado en conocer la evolución del

buceo en nuestro país.

La obra se ha reeditado con una tirada limitada

y numerada de solo 100 ejemplares y fue presentada

en el Salón de la Inmersión deCornellà en 2016.

Contenidos actualizados

Se hace difícil enmendar una sola coma a tan insignes

autores, estudiosos y prácticos del buceo.

Sin embargo, es necesaria una revisión de los

datos que, en algún caso, podrían necesitar alguna

actualización en virtud de los conocimientos más

recientes, para que la información sea veraz y contrastada.

Estructura

La obra arranca en los albores de la humanidad y

expone, a través de sus catorce capítulos, los elementos

más interesantes relacionados con lo que

sus autores llaman “periodo menos conocido de la

Historia del Buceo”, seleccionando rigurosamente

los datos de mayor veracidad y rigor cronológico.

Su característica principal es su gran contenido

inédito, que lo hace imprescindible como libro de

consulta. Los contenidos son acordes con la propia

evolución de la aventura submarina de la humanidad,

desde el buceo libre a pulmón, los primeros ingenios

para alcanzar las profundidades, y la propia

transformación de los elementos e invenciones

que han llegado hasta nuestros días, constituyendo

un excelente timeline de la historia del buceo.

Hay una lista de reservas para una nueva edición.

Las personas interesadas pueden obtener

más información en www.hdses.com

J

Juan Ivars y Rodríguez Cuevas

uan Ivars Perelló, Alférez de Navío

en situación de reserva, nació el 25

de diciembre de 1928 en Guardamar

del Segura (Alicante). Ingresó en la escuela

de Buzos de la Armada en 1949.

Gran enamorado de su profesión

como buzo y del apasionante mundo

submarino, ha participado en innumerables

trabajos y proyectos técnicos y

científicos de la Unidad de Investigación

Subacuática del C.B.A., siendo pionero

de las experiencias de buceo a saturación

en la Armada.

Buceador de combate y averías, buzo

de gran profundidad con aire, mezclas de

helio-oxígeno y sistemas de inmersión

con campana. Efectuó cursos en Estados

Unidos: de mezcla de gases en Key

West, buzo de Primera Clase de la Marina

Americana en Washington, Desactivador

Submarino de Artefactos

Explosivos en Indian Head y Manejo de

Complejos Hiperbáricos en Panama City.

Muy vinculado al buceo civil, es buzo

deportivo, instructor internacional de

buceo por la C.M.A.S. y director delegado

de la Escuela Nacional de Buceo

Autónomo Deportivo (ENBAD) de la Región

de Murcia.

Durante su dilatada carrera profesional,

ha realizado una gran aportación a la

enseñanza del buceo en general, confeccionando

multitud de folletos informativos,

colaborando en libros de texto y publicando

diversos artículos, habiendo

sido distinguido con el premio “Francisco

Moreno” por su artículo, “El hombre en el

fondo del mar”, publicado en la Revista

General de la Marina (noviembre 1980).

Es socio Fundador de la Asociación

Española de la Historia del Buceo -

HDSES y recibió el galardón ‘Buzo de

Honor’ en 2016.

Tomás Rodríguez Cuevas, Alférez de

Navío de la Armada, nació el año 1923, en

Casas de Ves (Albacete). En 1940 se incorporó

a la Comisión de la Armada para

Salvamento de Buques, durante la fase

de extracción de los naufragados en el

Puerto de Valencia.

En 1943 ingresó en la Escuela de

Buzos de la Armada, donde perfeccionó

su preparación profesional. Efectuó el

curso de Buceo de Primera Clase de la

Marina Americana en Washington en

1955. Fue instructor y profesor adjunto

en el Centro de Buceo de la Armada, y

estuvo destinado en la Unidad de Investigación

Subacuática durante varios

años.

Participó en numerosos salvamentos

y desguaces de buques en diferentes

puntos del litoral español.

Relacionado con el buceo civil, fue buzo

y e instructor profesional con varias especialidades.

Nos dejó en 2012.

Arriba Juan Ivars ataviado con un equipo clásico y escafandra. En laimagen inferior, el Alférez

de Navio Tomas Rodríguez Cuevas ACUSUB/BUCEO XXI

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 41



DESTINOS

Museo del Buceo de

Espalion (Francia)

Fue inaugurado en 1980 y contiene más de cuatrocientas

piezas que narran la historia del buceo en Francia

Por: Pedro Pérez

E

l Museo del Buceo de Espalion

se inauguró en 1980 y ocupa la

planta baja de la antigua iglesia

de St. Jean Baptiste.

Sus distintas salas llevan al visitante

a través de la historia del

buceo en Francia y muestra la evolución

tecnológica de la disciplina a

través de las más de cuatrocientas

piezas expuestas.

Quizás resulte sorprendente que

un museo de estas características

pueda estar enclavado en el mediodía

francés, a casi doscientos kilómetros

de la costa. Pero es que esta

es la zona natal de dos de los pioneros

en el desarrollo de equipos que

se usaron posteriormente en el

buceo moderno: Benoît Rouquayrol

y Auguste Denayrouse. Estos inventores

sirvieron de inspiración a Julio

Verne para equipar al capitán Nemo

de su popular novela.

Es cierto que sus invenciones tenían

como objetivo principal el rescate

de los mineros y su uso en

estornos cargados de gases tóxicos.

Fue probado en el río Lot, que atraviesa

por el centro de esta bella ciudad

francesa.

El museo es un aliciente más para

los amantes de la historia, que disponen

en esta imponente región

gala de un gran número de enclaves

para disfrutar y de una riqueza gastronómica

para completar la visita.

Arriba, el acceso al museo, presidida

por una campana cedida por COMEX

Mg Club de France

Junto a estas líneas, imágenes de sus

distintas salas expositivas. ASSOCIA-

CION MUSEES ESPALION

www.subaquaticamagazine.es JULIO | 43


Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!